Your SlideShare is downloading. ×
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La Promesa I - Capítulo Décimo Tercero: La Bicicleta ( http://www.slidesh are.net/fcerong/la-promesa-version-final )

743

Published on

La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma... …

La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

La Promesa:

“La Piedra Filosofal:
Una receta mágica para curar el alma malherida”

Las palabras tienen efectos,
los efectos son los afectos,
los afectos son los sentimientos…

Y a veces,
las palabras y los sentimientos,
son lo único que nos queda,
son lo único que tenemos…

El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

"Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada

Published in: Education, Travel
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

    La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

    La Promesa:

    “La Piedra Filosofal:
    Una receta mágica para curar el alma malherida”

    Las palabras tienen efectos,
    los efectos son los afectos,
    los afectos son los sentimientos…

    Y a veces,
    las palabras y los sentimientos,
    son lo único que nos queda,
    son lo único que tenemos…

    El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
    Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
    Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

    'Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

    Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

    Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

    Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

    Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

    Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

    Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

    Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

    Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

    Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

    Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

    Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

    Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

    Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

    Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada uno de quienes me leéis, y me escucháis, os hayan puesto un límite, un límite al insoportable dolor de existir, a la más absoluta levedad del ser...

    Por eso estas mis letras, estas mis muy humildes letras, estas letras que escribo como 'poeta del amor', trascienden mas allá de mi propia vida, y son ya no solo 'la huella' de mi paso por la vida, estas humildes letras, llenas de la sabiduría del amor, decía, trascienden mas allá de mi propia vida, porque llegan a cada uno y todos de vosotros, quienes las leéis, y las escucháis, mis semejantes, y así mi huella se hace perenne, y he burlado a mi propia muerte, en vuestro recuerdo de ellas, en la huella, que estas mis humildes letras, han dejado en todos, y en cada uno, de todos vosotros...

    Y estas letras, estas humildes letras, que son mi paso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamente libre, que me han permitido crearme mi propio mundo, y llenarme la vida de ilusión, en un reino de libertad y de amor...

    Porque esta historia que cuento, esta odisea épica de valor y heroísmo, esta mi historia, que cuento con estas mis muy humildes letras, es una historia de la lucha entre el bien y el mal, de la lucha entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros...

    Y así he vencido, paradójicamente, he triunfado, he dejado de estar y de ser derrotado, derrotado por la muerte, derrotado por el Tánatos, derrotado por lo aciago del destino...

    Y he triunfado con todos, con todos y cada uno de todos vosotros, con todos aquellos en quienes deje una huella, y todos aquellos, los que dejasteis también una huella en mi, en mi ser y en mi alma, en mi paso por la vida...

    Y cuando me haya ido, cuando haya terminado ya para siempre, este viaje, este mi viaje por la vida, mi paso por la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no me recordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por mi dinero, ni por mis posesiones, si las tuve, no me recordéis por nada material...

    Solo me recordéis, y por nada más, por lo que os quise y os amé, y por lo que fui querido y amado...

    Y este es mi epitafio, esta es toda la herencia que os dejo, a todos vosotros, mis semejantes, no tengo nada más que dejaros, que solo estas mis muy humildes letras, que escribí, como poeta del amor...

    Y si alguna vez os encontráis, como yo me encuentro a veces, y en muchos de mis días, de este mi tiempo presente, os encontráis como yo, sin ni siquiera tener ni para comer, recordar lo que decía Jesús y la Biblia: 'No solo de pan vive el hombre...'

    Y así, yo también vivo, estoy vivo por y de mis letras, de estas mis muy humildes letras...

    Y de esta manera termino, tan solo como empecé, sin musa, ni compañía ninguna, escribiendo de nuevo con mi agenda electrónica, desde 'el banco de la soledad', con estas humildes letras, que son toda la compañía, la que me ha querido brindar, mi propia y muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Porque tal y como el héroe Eneas, en la Eneida de Virgilio, o en la Odisea de Homero, o en la Ilíada de Troya, o en Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del vellocino de oro, así tal y también como todos ellos, estoy en este mi paso por la vida, en esta mi odisea por la vida, en este mi viaje épico, estoy intentando, y en pleno siglo XXI, el retorno, intentando el retorno y desde lo imposible, el retorno y desde lo real, para volver a ver a mis tres y muy amados hijos, buscando mi vellocino de oro, en una lucha titánica y épica, contra los hados adversos, y el destino aciago, y contra todas las mareas, y los vendavales, y las tormentas, y las tempestades, y los huracanes, que me trajo este mi navegar, por el inmenso y desconocido océano de la vida, en un heroísmo tal, tal y como también hicieron, y antes que yo mismo, cada uno, y todos los héroes, de la antigüedad...

    Porque Salta entera, toda y entera, esta bendita tierra, esta bendita y adorada tierra mía, esta maldita...

    Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza, este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero maldito no por su tierra, pero si por muchas de sus gentes, no todas, pero si por muchas de sus gentes...

    Porque son muchos de los salteños, y muchas de las salteñas, adoradores del Demonio, adoradores del demonio sino y también, porque estén endemoniados y endemoniadas, que los hay y muchos, porque aquí están las mayores y más profundas sectas satánicas del mundo entero, y porque Salta, casi toda entera, es el mayor y más profundo portal del Demonio, en todo el mundo entero...

    Decía, y además, porque muchos de aquellos y aquellas, que no están endemoniados, sacan sin embargo, y de lo más profundo de su corazón, una maldad tan sumamente refinada, y cubierta y maquillada, con la máscara y los ritos excelsos, y muy salteños por excelencia, de 'las buenas costumbres', y 'la buena educación': !Tanto! !Tanto ya que ni siquiera las presencias permanentes del Señor Y la Virgen del Milagro pueden traer algo de santidad a esta tierra!, no maldita por sí misma: !pero si maldita por el Demonio y sus adoradores!...

    Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en esta mi bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este Paraíso Perdido del Mundo, en este Paraíso Terrenal, en este Edén del Cielo, existen también, muchas almas, muchas bellísimas almas, almas tan Vírgenes e Inmaculadas, que portan al mismo Dios vivo, portan la presencia del Dios vivo en su seno, que portan al Espíritu Santo, tal y como yo mismo, como yo mismo y también, estoy, y siempre, en su permanente y perenne presencia...

    Y por eso La Luz del Cielo, a quien habitualmente llamamos Dios, por eso La Luz del Cielo, me llevo lejos, tan lejos, al otro lado del Océano, al otro lado del Mundo...

    Muy lejos de esta, de esta y mi muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Y hacen ya casi 29 años de ello...

    Y casi 29 años después de salir, perseguido como un perro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo, también me volvió a traer...

    Y me trajo de nuevo, ya curtido como el cuero, y templado como el mismo acero, me trajo de nuevo, como su antorcha humeante y llameante, así y como la zarza que ardía, y con la llama del Cielo, ante el mismísimo Moisés...

    Y llegue con olor en mi alma, con olor y ya no solo a incienso, el olor de la Tierra Madre y de la Pachamama, llegue y además, con olor a azucenas y jazmines, el olor del Cielo...

    ¡Llegue y como un Místico del Siglo XXI! ¡Y con todas y cada una de las letras!

    Llegue a traer y a desparramar, un poco, un poco de su Luz, de la Luz del Cielo, un poquito de ella, en medio de tanta oscuridad...

    Porque yo que creí, que ya había terminado de escribir, este mi libro, esta mi vida, este mi paso por la vida, esta mi huella por la vida, esta mi odisea...

    Sin embargo, este libro que yo creía ya concluido, no pude enviarlo todavía a concursar, al Premio Planeta de las letras...

    Y no pude, por no tener, ni siquiera, ni los cien pesos, o los veinte euros, o los treinta dólares, que cuestan la impresión y en blanco y negro, porque en color son cinco mil pesos, o mil euros, o seis mil dólares, de los dos ejemplares del libro, necesarios para enviarlos a concursar a Barcelona, en España...

    Y así, esperando a poder juntar el dinero, paso el tiempo, y se paso y se termino el verano, y se paso también y se termino el invierno, y llego el tiempo de la primavera, el tiempo del Milagro de Salta, del Milagro de la renovación anual, del Pacto de Fidelidad, entre el Pueblo de Salta y entre nuestros Santos Patronos, para que nos protejan de los terribles terremotos, que ya destruyeron a nuestra antepasada, la muy noble ciudad de Esteco...

    Pero con el tiempo del Milagro, también llego y ocurrió, otro Milagro...

    El Milagro del amor...


    Cuando tomé tu mano...


    Cuando tomé tu mano
    en ese momento pasó...
    y me preguntaba
    ¿como y cuando sucedió?
    cuando tomé tu mano...

    Cuando tomé tu mano
    sentí
    sentí como toda mi vida y mi energía
    toda mi energía
    ya se había ido
    y antes de tomarte tu mano
    ya se había ido
    ya se había ido y toda
    toda contigo...

    Cuando tomé tu mano
    porque tenías frío
    que yo creía
    que yo creía del cuerpo
    pero era un frío del alma
    de tu alma toda
    helada de pavor
    y turbada
    tan turbada
    turbada por el amor
    el amor que ni te atrevías
    ni te atrevías
    en tus más lejanos sueños
    a confesarme...

    Cuando tomé tu mano
    apretaste
    apretaste mi mano
    con tanta fuerza
    que yo no supe
    yo no supe ni pude saber
    que estaba pasando...

    Pero yo
    yo entonces
    cuando tomé tu mano
    me quedé helado
    tan helado
    como así lo estaba
    así lo estaba
    tu alma toda

    Y el frío de tu alma
    se pasó todo
    y de golpe
    ¡tan de golpe!
    ¡todo a la mía!...

    Y entonces me quedé
    me quedé tan turbado
    ¡tanto!
    como tú misma
    como tú misma ya lo estabas...

    Cuando tomé tu mano
    y tomé tu otra mano
    tan helada también
    entonces supe
    entonces empecé a saber
    que eso que nos pasaba
    eso que nos pasaba a los dos
    se llamaba
    se llamaba el amor...

    Y entonces
    recién entonces
    y por primera vez
    entonces te miré
    y miré tu alma...

    Y vi tu alma
    tan llena
    tan llena de gozo
    tan desbordante
    que se desbordó
    se desbordo a la mía
    a la mía toda
    toda y entera
    mi alma mía...

    Y empezamos a temblar
    a temblar los dos
    los dos juntos
    no ya del frío
    sino
    de la turbación
    del gozo
    y del amor
    cuando tomé tu mano...

    Francisco Antonio Cerón García
    fcerong@gmail.com

    La Versión final, impresa y enviada al Premio de Literatura Planeta, de las letras...
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final


    Tags:
    Piedra, Filosofal, receta, magica, curar, alma, malherida, palabras, efectos, afectos, sentimientos, viaje, vida, paso, odisea, epica, coraje, valor, heroismo, amor, solidaridad, etica, Misterio, amor, desamor, tragedia, comedia, desesperanza, esperanza, sabiduría, Felicidad, Humildes, humilde, letra, letras, historia, lucha, bien, mal, hastio, pasion, cobardia, valentia, egoismo, Satanas, Lucifer, Diablo, Dios, muerte, vida, Tanatos, Eros.

    ----------------------------------------------------------------------
    Comentarios de Lectores de La Promesa
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un viejo profesor universitario de literatura:

    Francisco

    Al leerte me he dado cuenta, que tus letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribes en poesía, y sin embargo, haces lo más difícil en literatura: ¡Escribes permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...
    También al leer tu libro, me he dado cuenta de que has sufrido, no ya mucho, sino muchísimo, demasiado para lo que pueda y puede sufrir nadie...
    Pero lo que más me ha sorprendido es que, sin embargo, y a pesar de todo, y de tanto sufrimiento, eres un hombre feliz, demasiado feliz...
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un Presidente de una Gran Multinacional:

    Francisco

    He leído algunas partes del libro: ¡Y tengo que decirte que me has tocado el alma!
    Y sobre todo tu dolor por tus hijos me ha dado en el centro del corazón... No me puedo imaginar en una situación similar con mis hijos...
    ¡Aquí va mi solidaridad! Se que tu espíritu lo recibirá con afecto...
    También quiero decirte, que tenia viejas y sangrantes heridas en el alma, que la sola lectura de tu libro me ha curado...
    ¡Recibe un muy fuerte abrazo!...
    ----------------------------------------------------------------------

    Excelentísima Señora Cristina Fernández de Kirchner
    Presidenta de la República Argentina

    Yo soy un ex-combatiente de las Malvinas, con una épica y heroica historia en dicha guerra, nunca reconocida, sabida ni contada, y que relato en mi libro, en el capítulo titulado ’El día de la Memoria: El 24 de Marzo...’

    Siendo funcionario oficial y de muy alto rango, en aquella guerra, denuncié a dos altos generales superiores míos, ante el estado mayor conjunto, y el resto de la historia la cuento en mi libro...

    Espero que el libro le pueda servir para reivindicar la justicia y el reconocimiento que se merecen, todos los ex-combatientes de las Malvinas, y que en general se les niega reiterada y sistemáticamente por parte de todos los estamentos de la sociedad argentina...

    Muy reconocido por su gran hacer político, y porque está haciendo historia para nuestro amado país, le saluda muy cordialmente,

    Francisco Antonio Cerón García
    Las Orquídeas 178
    Villa Las Rosas
    4.400 Salta (Argentina)
    República Argentina

    fcerong@gmail.com
    Mi número de móvil (llamando desde el resto del mundo) 0054 9387 5845950
    Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387 155845950
    ----------------------------------------------------------------------
    Amor Ψ Amores (Una gran aristócrata española...)

    ¡Que belleza lo que pude leer en esas páginas!...
    ¡Sus hijos se sentirán muy orgullosos!...
    Cuando lean esta historia, de sus propias vidas, y quien fue, y es su padre....
    Nunca existe una lucha vencida, sin amor y comunicación... Ambas espadas las tienes en tus manos.... Así que el resto, el tiempo, dictara el veredicto final....
    ¡Bello, bellísimo libro!...





    Francisco Antonio Cerón García

    Querida amiga desconocida:

    ¡Me has hecho llorar, me has hecho llorar y a lágrima viva con tus palabras!...






    Amor Ψ Amores

    Prosigue adelante, eres un sembrador de experiencias vividas y las debes compartir... Para incentivar a otros, que el amor, no es solo rosas... Hay espinas en su andar, y también hay que llorar... Pues muchos, solo piensan en rosas, pero no en el dolor, y es muy necesario el proceso del deber, y también las responsabilidades del quehacer...





    Francisco Antonio Cerón García

    Por eso mismo escribí mi libro, como mi herencia a mis tres hijos...
    Y tardé 28 años y 6 meses en pensarlo, y lo escribí en menos de 4 meses...
    No son sólo las vivencias de una persona, que ha vivido una vida demasiado intensa, mi propia persona, y mi propia vida, sino y además, es una muy profunda, profundísima reflexión sobre la vida misma, y su sentido, el que habitualmente se nos escapa, a casi todos...

    Y en este mundo hedonista, y de sólo búsqueda del placer, hasta el paroxismo, el dolor y la muerte están forcluídos, excluidos de nuestras vidas, con la ayuda del dinero, de la ciencia y de la tecnología, pero ni siquiera los tanatorios pueden desterrar a la muerte, ni al sufrimiento, ni al dolor...

    Y el dolor, tanto del cuerpo, como y peor, del alma, es un muy viejo conocido mío, tanto, que ya casi no me hacen daño, aunque no por ello soy masoquista, ni lo busco: ¡Para nada!...

    Mi libro es una oda al amor, una elegía al amor, una profunda e intensa apología del amor...

    Y como un Místico del Siglo XXI, y con toda y cada una de las letras, mi libro, mi libro habla también de la experiencia del amor Divino, tal y como la vivieron y experimentaron también, tanto San Juan de la Cruz, como Santa Teresa de Jesús, pero en lugar de hacerlo con un lenguaje de hombres del Medioevo, mi libro lo hace con un lenguaje moderno del Siglo XXI...

    Me califican de Quevedo, Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Pablo Neruda, todos juntos y a la vez, por la belleza de mi literatura y mis poesías (hay muchísimas desparramadas en todo el libro)...


    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
743
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cuando pienso en como escribí este libro, pasandohambre y en la más absoluta miseria, sin medios ningunos, y con las más vetustas y viejas computadoras…
  • 2. Capítulo Décimo Tercero: La bicicleta…
  • 3. En el capítulo anterior hablaba de la ilusión de vivir, decómo me inventé una ilusión de vivir antes de salir deEspaña, y de cómo me inventé otra ilusión antes de llegar aArgentina, que fue “La Promesa” que le hice en elaeropuerto de escribirle a mi hijo Daniel, para que siempresupiera que nunca dejaría de quererle, como siempre quepude se lo dije, y se lo repetí, y también a mis otros doshijos mayores, porque todos necesitamos no sólo seramados, sino y mucho más, sabernos amados… La historia de mi vida, que cuento en este libro, es elcumplimiento de la promesa que le hice a mi hijo pequeño,y es una ilusión que me mantiene en pie, que me mantienevivo, a pesar de todas las derrotas de la vida…
  • 4. Mi carísima bicicleta de carretera o ruta, más cara que un auto o coche medios, de colección y fabricación artesanal, marca Greg Lemond, de aleación de titanio y acero Reynolds 853, con grupo y equipamiento “Durace”Shimano, y con un peso de 9 Kg. similar a las de carbono, pero muchísimo más resistente... Pero, ya que no hay ninguna “musa” a la vista, aunquehay más de medio millón de mujeres en Salta, y algunasbellísimas, sólo me quedó también inventarme otra ilusión,una ilusión que llevo muchísimos años montándola durantetoda mi vida: ¡Y no es precisamente una mujer sino y mibicicleta!
  • 5. Recién llegado a Argentina: ¡Y con casi 110 Kg. de peso!… Para comprender algo de porqué la bicicleta me da nosólo salud, pues después de cuatro años de colgarla y nomontarla por trabajar, veinte horas desesperadamente delunes a domingo, para no arruinarme, al final me arruinéigual, lo perdí todo, y además perdí la salud, y así llegué apesar de ochenta kilos, y mido un metro y ochenta y trescentímetros, llegué a pesar casi ciento diez kilos…
  • 6. Con veinte kilos menos ya en Salta, y bajando todavía de peso… Y desde hace más de un año vengo bajando desdelos ciento diez kilos, y estoy ya por debajo de los noventakilos, y en camino de lograr quedarme en mi peso desiempre, rondando los ochenta kilos. Y mi presión o tensión, que cuando llegué a Salta, queestaba en diez/dieciséis, ha bajado sustancialmente, yahora sin ninguna pastilla la tengo en seis/diez…. Todo ello sólo montando la bicicleta (y casi sin montara ninguna mujer)…
  • 7. En un muy frío día de domingo de invierno en Salta… Decía en el párrafo anterior que para comprender algode porqué la bicicleta me da ilusión, voy a adjuntar acontinuación una muy vieja carta, ya muy amarilla por elpaso de los años, y de la que traduciré su texto acontinuación, de Antonio, el hermano de Paco, que fueronlos ciclistas que me iniciaron hace ya muchos años en esteintenso deporte. La carta me la escribió Antonio cuando meregaló unos viejos botines, y una muy vieja ropa de ciclista;los botines con el tiempo se rompieron ya del uso y de lavejez, pero la ropa es tan buena que todavía la tengo y lauso, y es la mejor ropa de abrigo que tengo de invierno…
  • 8. En el día de la Humita en la ciudad de Salta.
  • 9. La carta que me dedicaron en mi iniciación al ciclismo…
  • 10. La carta que me dedicaron en mi iniciación al ciclismo…
  • 11. Dice así:“A mi hermano argentino para que tome buena notade todo”Estimado amigo: Cuando mi hermano Paco, compañero de fatigase infatigable y fiel escudero de tantas batallas,disputadas durante tantos años, te entregue estasprendas, te dará con ellas el recuerdo de cada golpede pedal, de cada gota de sudor que brotando delgeneroso esfuerzo físico, han empapado cadajornada. Cada fibra, cada palmo de ellas, llevanimpregnado el recuerdo de las vivencias recogidas encada tramo, de cada recodo, de cada curva delasfalto.
  • 12. Con ellas he recorrido Sierra Espuña, esepulmón de Murcia, tan cercano a nuestro pueblo deAlhama de Murcia, la Cuesta del Caballo cerca deLibrilla, el Puerto de la Cadena de la entrada a Murcia(como el Portezuelo de entrada a Salta pero de varioskilómetros de pendiente), o la subida dura como elAlto del Cedacero en Mazarrón; grabado en la retinaquedan esos demarrajes en plena ascensión,escalando a golpe de riñón. Cómo olvidar aquel día en que rompí el pelotón(de ciclistas) en la ascensión a la Santa de Totana,cuando sólo el “Mandi” pudo seguir mi rueda, oaquella etapa de los Cantareros, cuando mi hermanoculminó de modo glorioso, una labor de equipo,nosotros dos contra Joaquín y compañía,imponiéndose sin paliativos ante la desesperación eimpotencia de todos ellos, como arrancó, él sólo, conel viento de cara, nada pudieron hacer, yo a rueda deellos, haciendo de freno, controlando pararemacharlos si lo cogían (agarraban o pillaban), nofue necesario a medida que se aproximaba a lallegada y cobraba más ventaja, cogía (agarraba opillaba) al tiempo que el tío Fulgencio y Joaquíndando golpes de desesperación en el manillar, serendían, yo a rueda contemplaba el desenlace nocabiendo de alegría dentro de mí, pero contenida parano provocar más su desesperación. Con estas prendas quiero que recibas un pocode tantas y tantas batallas, al mismo tiempo me sientoprofundamente afortunado porque a mí nunca medieron nada, quizás por no ser de acá, quizás porintereses, envidia o amiguismo; yo creo que tan felizse siente el que recibe como el que da algo, porpequeño o grande, ya sea importante o sencillo, loque importa es la intención, y yo quiero que aunque
  • 13. ya no este en ese pelotón, de modo físico tú merepresentes en él y no quiero que llegues de vacío,mientras ellos hacen ostentación de material tantomecánico como de equipamiento. Se que cuando llegues vestido, alguno seacordará de modo lejano, tal vez te pregunten quequien te lo ha dado, y tengo la seguridad que losudarás como yo lo he sudado. A cambio me debes una salida, no se cualquierdía de estos, porque tú y mi fiel escudero siempre meesperaréis en las bajadas que hago con tantaprecaución (y miedo porque los demás bajáis comolocos en medio de semejantes precipicios). Entretantocoge (agarra y pilla) mi relevo y recuerda: ¡Aprieta losdientes “pibe”! No dejes de dar pedales y sigue lossabios consejos de mi hermano. Un fuerte abrazo Antonio
  • 14. En mi primera marcha de Mountain Bike, que fuecomo empecé antes de montarme, un año después,en la bicicleta de carretera. Se llama la “del Moral”, yes de casi 200 Km. Soy el que está levantando elbrazo y la mano vestido de azul, y con casco, en laúltima fila. En la página siguiente con Paco, el hermano deAntonio, en la Marcha de Mountain Bike “del Moral”
  • 15. Paco y mis hijos Sergio y Rubén, en la Marcha de Mountain Bike “del Moral”.
  • 16. Antonio “El Mecánico”, mi escudero y cumpa, juntocon Sergio y Rubén, en un descanso de las muy largas yrápidas caminatas de 50 Km., de montaña arriba y abajo, en el descanso de invierno de la bicicleta. Al fondo en el valle, se aprecia la ciudad de Murcia.
  • 17. Mi amigo Antonio el mecánicoAntonioAntonio, el mecánicocon su pesado andararregla cochescoches rotosse enfanga las manoscon sus entrañasmanos de betúnnegro como el carbónmanos de mecánicoy tu monoo lo que queda de élroto y con agujerosagujeros de enganchesenganches con las piezaspero los agujeros de tus manosllagas vivas sony con el gasoil de limpiarcon ello ardenarden en carne viva
  • 18. Y en tu oficinaelegante y sencillacon tu guardapolvo y overolhaciendo las facturasque algunos pagany otros dejan a deber¡que no fío ni prestopero quedan cuentas a cobrar¡Antonio, el mecánicosiempre de malhumoren el tallercuando llegashosco silencioy cuando al fin te presta atención¡qué pasa!¡qué pasa con tu coche!la cuenta rápiday la lista pronto¡que no tengo tiempode sentarme a charlar!Pero a última horade ciclistas el tallerque voy a subir esta cuesta¡y esta otra!y no hay ya broncasse ríecon felicidady en su deseo y el de los demás,allí la encuentra.
  • 19. Antonio “El Mecánico”, mi escudero y cumpa, juntocon Rubén y conmigo. Sergio tomó la foto y por eso no sale. Al fondo, y al pie del valle, se aprecia la ciudad de Murcia.
  • 20. Luego del entrenamiento de fuerza a pie y corriendo, entrenábamos con la bicicleta de montaña, o mountainbike, antes de montarnos cuando venía el tiempo bueno en la primavera, y se pasaba el frío, en la bicicleta de carretera o de ruta.
  • 21. Daniel de ciclista… Así que al igual que a mí, Daniel, que me dedicaronesta carta, en mi “iniciación” al ciclismo, que yo sé que tegusta con tanta locura, de verme a mí montado en mibicicleta, que te ponías mi casco de ciclista, y que queríasmontarte en mi bicicleta: ¡Tan grande para ti!... Así Daniel, yo te digo ahora, en tu “iniciación a lavida”, que al igual que me dijeron mis amigos “ciclistas”,cuando tú aún no habías nacido: ¡No dejes nunca de darlea los pedales de la vida! Yo te digo también a ti: ¡No dejesnunca de caminar!…
  • 22. Daniel de ciclista… Y recuerda siempre que al igual que montado enla bicicleta, después de una pedalada sigue otra, porque sino te caes de la bicicleta al suelo, así también en la vida,después de un paso sigue otro, aunque se te caigan laslágrimas por el rostro, a lágrima viva, ¡como las que a míahora se me caen también, mientras que te escribo estasletras!…
  • 23. Y cuando tu hermano Rubén Darío tenía ochoaños, e íbamos junto con tu otro hermano Sergio David ycon el pelotón, y al último ya del pelotón, subiendo la duraCuesta de la de la Cuerda, en la Santa de Totana, Rubénme decía mirando para arriba, al lejano final de la cuesta:¡Papá que no puedo! ¡Papá que no llego! Y yo sólo le dije: ¡No mires al final! ¡Sólo miraesta pedalada y luego la otra que sigue! Y así, tu hermanoRubén, dejando de mirar al final, sólo mirando cadapedalada, llegó al final de la cuesta y logró culminarla. A continuación el poema que le hice a tuhermano Rubén:
  • 24. CiclistaQue agachas tu espaldamojada al vientoy el esfuerzoel duro esfuerzoque te consumepedalada a pedaladaante la montañaimposible de subirsubes, subessin mirar el final,sólo un paso y otroy otro másy has llegado al final de tu carrera
  • 25. ¡Que no suboesta cuesta tan alta!La de la Cuerda¡hay que esfuerzoir montado en bicicleta!¡Pero que puedesno te bajes!¡Pero a mí no me faltan ganasde bajarme también!Y al final de ellalo que nunca creíapoder lograrme doy cuentaque la vidaes lo que esta montaña¡imposible de subirhasta que se llega al final!...
  • 26. De correr la etapa del domingo, llegando de prisa albar para pillar sitio para sentarse y tomar la Coca Cola
  • 27. En una muy fría mañana de un muy duro invierno, decorrer la etapa del domingo, llegando de prisa al bar para pillar sitio para sentarse y tomar la Coca Cola
  • 28. Tomando la Coca Cola con los ciclistas en el bar, después de haber hecho la etapa del domingo. Uno de ellos de amarillo al fondo señala con los dedos una V devictoria, por haber sido el primero en el Sprint “bonificado” con la convidada gratis... Y también te cuento que cuando hicimos la subida deLos Lagos de Covadonga en Asturias, que al principio dela durísima y muy larga cuesta de casi 50 Km., del puertode primera especial, con una pendiente del 16% en supeor parte, que se llama por eso la “Huesera”, o sea quees donde uno se deja, no ya los riñones, subiendo y delesfuerzo, sino y todos los “huesos”…
  • 29. La subida la “Huesera”, de Los Lagos de Covadonga en Asturias. Rambo y su cuñado Mariano, de los que pongo suspoesías a continuación más abajo. Rambo me dijo esamañana, que el pesando más de 120 Kg., que no iba apoder subir Los Lagos de Covadonga, y yo le dije que enlugar de llegar yo el primero, como siempre, ya que era elmejor de todos, que le acompañaría.
  • 30. En los Lagos de Covadonga, después de haber culminado la subida, he ido al hotel a ducharnos ycambiarnos. “Rambo” a la derecha de amarillo, “mostrando las piernas y haciendo autostop como si fuera una mujer joven”, a su lado de rosa, mi fiel escudero, “Antonio el Mecánico”, y a su lado Mariano el cuñado de “Rambo”, todos ellos del “Club de los 120” (kilos de peso). ¡El campeón!, como tú me decías cuando eras muypequeño, cuando siempre me preguntabas todos losdomingos, cuando llegaba de la bicicleta, si había ganado,y yo siempre te decía que sí: ¡Y eras muy feliz de que tupapá fuera un campeón!
  • 31. Principio de la durísima subida a los Lagos, donde compramos el “billete de la lotería” con Rambo… Pero nadie es un campeón en la vida, y en realidadsolemos ser todos perdedores, y sin embargo esta vez,subiendo los Lagos de Covadonga, decidí perder, en lugarde ganar, y llegar el primero, para acompañar a mi amigo, yyo le dije al empezar a subir la muy dura subida: ¡Rambohas comprado el billete de la lotería y te puede tocar! ¡Yo teacompaño y vamos a subirla juntos poco a poco!
  • 32. Después de llorar al culminar la subida, Rambo hecho esta foto, estoy yo junto con las dos bicicletas… Y cuando llegó al final, me dijo llorando como un niñopequeño, y como yo ahora también lo recuerdo, y estoyllorando como en ese momento: ¡Paco yo nunca creí queesto lo hubiera podido lograr hacer! ¡Ni todo el dinero lalotería que me hubiera tocado me hubiera hecho nunca tanfeliz de verdad!
  • 33. Yo de blanco, a mi izquierda y de azul, Antonio “Elmecánico”, a mi derecha y de amarillo, Raúl, que corría en profesionales, y cuando la subimos por segunda vez, llegamos juntos los dos y a la vez; a la derecha de Raúl,Mariano el cuñado de “Rambo”, y Rambo no sale porque tomó la foto… ¡Y yo el único billete de la lotería que he podidocomprar, para poder volver a verte alguna otra vez en lavida, mi muy amado y querido Daniel, son estas humildesletras!, que te estoy escribiendo, y además como escritornovel, y si no tengo dinero en el bolsillo ni para un café:¿De dónde podría sacar yo el montón de dinero que valeun pasaje de ida y vuelta a España?...
  • 34. He decidido por ello, luego de los tres meses que hetardado en escribir este libro, que lo voy a presentar alPremio Planeta de las Letras, y no es precisamente por los600.000 € (euros), de la cuantía del Premio, sino ysencillamente para tentar a la suerte, tentar a la suerte deun humilde contrato que me den, y que me hagan por lapuerta trasera, para conseguir así el billete para verte, miquerido Daniel…
  • 35. MarianoMarianono el de la Virgenmi amigo el ciclistael ciclista de los más de 120kilos digode peso¡Pero qué buena que esta la comida!Cordero al hornoy pollo a la brasa¡y que no falten unos lomos de cerdo!Así me mantengo en formaa ver quién me quita lo bailadoy hasta la próxima carrera...
  • 36. RamboRambo, el ciclistacuñado de Marianotambién del clubdel club de los 120y a la mañanaque buen bocata del almuerzo¡pero que este año voy a subir los Lagos!Los de Covadonga digomedia ración de bocatay a comer más despacioasí dura más…¡Pero qué sacrificio Señorsubir los Lagos de Covadonga!el sudor que cae a chorrosreguero en la carretera¡que no subo míDios!Pero sí hombre (yo a su lado)suda y suda,y arriba estoylágrimas por tus mejillaslágrimas por las míasno de sudorlágrimas de emoción¡Me ha tocado la loteríadel billete de esta mañana!El año que vienede nuevo,¡media ración de bocata!…
  • 37. Yo cambiando una rueda por un “pinchazo”… La vida es como esa cuesta, tan dura y tan difícil paratodos, pero sólo hay que mirar el momento presente, si solomiras al futuro, te desesperas, porque el futuro suele sercasi siempre negro y muy incierto para todos, sólo tienesque vivir cada momento presente, y no pensar en cuandovolverás a ver a tu papá, porque si lo piensas fríamente, yyo sé que lo has pensado ya, seguramente no nosvolveremos a ver nunca más, que fue lo que me dijistecuando me explicaste porque te habías acostumbrado avivir sin un papá. Pero yo sé que nadie se acostumbra avivir sin un papá ni una mamá, y eso cuando se nosmueren siendo grandes: ¡Cuánto más siendo tan pequeñocomo tú!
  • 38. El grupo de compañeros y compañeras de ciclismo deMurcia. Yo no estoy porque hecho la foto como siempre.Hay otra docena de grupos más así en Murcia, donde hay una gran afición como en toda España, y también muy importantes como por ejemplo, el Comercial Moto5.
  • 39. Subiendo y sufriendo en el “Mortirolo”, en“Quebrantahuesos”, junto con mi fiel escudero Antonio “El mecánico”…
  • 40. Otra muy durísima subida de Los Lagos deCovadonga, yendo todo el tiempo haciendo “la bailarina”, o sea de pie y sin sentarse en ningún momento… Por eso mi muy amado Daniel, desde esta lejaníainmensa, del tiempo y de la distancia, y seguramente detoda la vida entera, solo te puedo decir: ¡Que te quieromuchísimo!…
  • 41. Escapado y saludando, en la muy durísima marcha deMoratalla, en Murcia, con tremendas subidas, y de casi 200 Km.…
  • 42. MurciaMi tierrami tierra desconocidaaquella que creía míay no encuentroy solo al paso.Tierra de oros y de sangretierra de ocres y pardostierra de gentesque viven¡sin la lluviala lluvia que da la vida!...
  • 43. Gentes sedientassedientas de vidaque fluyefluye en medio del desierto¡del desierto y vergel!…
  • 44. Inicio de la bajada a pico de varios kilómetros, y casivertical en su mayor parte, precisamente la que no sale en la foto, que descendimos con las bicicletas al hombro, y desde Tresviso a Urdón, en Los Picos de Europa… Todavía he recordado otra, otra gorda aventura quehicimos en Asturias con mi amigo Raúl.
  • 45. Nos hicimos de una sola vez más de 300 Km., por lasdurísimas cuestas de los macizos de esas montañas, delos Picos de Europa, hasta llegar a Tresviso, y comoestábamos ya muy cansados, creímos que iba a ser másfácil que volver hacia atrás, y desandar de nuevo todo elcamino, con otros 300 Km. más, creímos que iba a ser másfácil bajar a Urdón, por donde escalaban a Tresviso losmontañeros. Pero claro que siempre es más fácil bajar quesubir, pero no con botines de ciclismo, y con una bicicleta acuestas cargada en la espalda… Cuando nos vieron aparecer en la base del macizomontañoso, la gente se quedó asombrada y estupefacta,porque habíamos bajado por donde suben los escaladores,y con equipo y calzado especial… Y recuerdo que nos dijeron: “¡¡¡Tenéis que tener loscojones (los huevos o testículos) del tamaño de sandías omelones!!!…”
  • 46. Subida a Cachi, por encima del mar de nubes, en la Cuesta del Obispo. Por eso me voy a subir todas las cuestas que puedade los altísimos Andes, porque ya que me subí todas las deEspaña, como la muy difícil de “Quebrantahuesos”, de 300Km. en los Pirineos, cruzando desde Zaragoza en Españahasta Francia y vuelta de nuevo a España, subiendo dospuertos de primera especial en la ida, y dos de vuelta,como el “Mortirolo”, o “la muerte”, de lo duro que es, y conuna media o promedio de 25 Km. por hora: ¿Porque no voya intentarlo en los bellísimos, maravillosos, y agrestespaisajes de los Andes de Latinoamérica?
  • 47. En los Pirineos de Europa… Me voy a hacer todos los recorridos que pueda de losAndes de Argentina, Perú y Bolivia, con puertos yprecipicios de montaña que llegan a los 5.000 metros dealtura, siguiendo la ruta del “Che Guevara” en su recorridoen moto por Sudamérica, ¡pero yo lo voy a hacer encambio, y en bicicleta!… Y te adjunto Daniel, a continuación, algunas fotos deesas subidas y de esas montañas gigantes, Los Andes deAmérica, y te voy a escribir un libro sobre ello para titambién, mí amado Daniel, cuando lo haga…
  • 48. Mi nuevo “reto”:“Cuesta del Obispo”, en los Valles Calchaquíes de Salta.
  • 49. Los recorridos que quiero realizar desde Salta...
  • 50. Cuando pienso en como escribí este libro, sin mediosninguno, y con las más vetustas y viejas computadoras…
  • 51. La verdad, en que cuando pienso en como escribíeste libro… Casi sin medios ningunos, con las muy viejas yvetustas computadoras, de los Ciber locutorios mas baratosdel Tercer Mundo, porque muchas veces no tenia ni mediodólar, o el cuarto de euro, o los dos pesos, que cuesta unahora de ordenador o computadora en ellos... Con mi vieja agenda electrónica, media rota yatambién, con el word sin eñes y sin acentos, y con eldiccionario en idioma inglés, que me volvía luego loco, paracorregir la ortografía en castellano, porque todas lascomputadoras se iban al diccionario en inglés, y por eso seque todavía tendré y me quedarán en el libro: ¡Muchísimoserrores ortográficos!... No digamos entonces: ¡De los días en que me quedésin comer, por no tener dinero! ¡Por no tener ni siquiera loscinco pesos, o el euro, o el dólar y medio que valía unmenú!... Pero aun así, y pesar de lo imposible que fue, y de lamucha, ¡muchísima hambre que pasé!, lo he escrito: ¡Enuna lucha épica y heroica, contra todos los vientos, lasmareas, y las tempestades, que me trajo la vida!... Por eso el gran Psicoanalista Jacques Lacan teniarazón: "Lo imposible es lo único real que existe..." Y por ello quiero consolarme, que aunque seaimposible que tú, mí amado Daniel, y yo, nos volviéramos aver, alguna otra vez, en nuestra vida restante, quieroconsolarme con la esperanza de que aunque imposibleahora, podría llegar a ser sin embargo, alguna vez real...
  • 52. Mi nuevo “reto”:“Cuesta del Obispo”, en los Valles Calchaquíes deSalta
  • 53. Las velas que tuve que usar y repartir por toda lacasa, cuando me cortaron la luz por el impago de los recibos…
  • 54. De + 54 9387 5845950Fecha 20/9 hora 11:49----------Sergio:Hay muchos días en que no como, porque no tengo nadade dinero, y he perdido ya más de treinta kilos de peso...Debo ya el importe de 370 pesos de dos recibos de la Luz,y ya no admiten más prórrogas.Han dado ya la orden del corte, que se suspende si sepagan las dos facturas...Si cortan la luz, hay que cambiar toda la instalación enteray el contador...No pude avisarte antes, porque algunos de tus familiaresse llevaron hasta el balde de la ropa y el cable delteléfono...Confírmame por favor que has recibido los mensajes...Francisco Antonio Cerón Garcíafcerong@gmail.com
  • 55. A la izquierda María, y a la derecha Ezequiel, la pareja que da los desayunos ambulantes en la puerta deacceso a la UNSa, todos los días del año, y desde antes de las seis de la mañana, sirviendo un desayuno a unos clientes. Ellos fueron los únicos en toda Salta entera,quienes me mitigaron mucha de mi hambruna, invitándomea un desayuno en los muchos días, en que pasé verdadera hambre, y no comí absolutamente nada, llegando y a perder más de treinta kilos… Nunca les podré pagar su gesto, y me honra su gran humanidad y solidaridad, mientras me deshonra el de todo el resto de Salta entera, empezando por mis propios familiares médicos, y terminando por mis propios amigos, todos los cuales, sabían a ciencia cierta del hambre que pasaba…
  • 56. El famélico mendicante…Avive el seso y despierteel alma dormidacontemplandocomo se pasael hambrecomo se vienela muertetan callando...
  • 57. Avive el seso y despiertecontemplandoal magroal famélicoal escuálidosemblantetan delgadotan calavéricotan cadavérico...Avive el seso y despiertecontemplandolos segundoslos minutoslas horaslos díaslas semanassin probarni un mendrugo de pan durosin degustar ni siquierauna migaja...
  • 58. Avive el seso y despiertecontemplandocomo huelen las comidaslos perritos calienteslos pochochos y las palomitas de maízdulces y saladas...Avive el seso y despiertecontemplandocomo se cae el cuerpocomo se apagade a pocoy en pococomo se apaga toda y la mismavida entera...
  • 59. Avive el seso y despiertecontemplandocomo pasan los amigoscuando también pasanel dinero y la diosa fortuna...Avive el seso y despiertecontemplandoal famélicoy escuálido cantan famélicoy escuálidocomo uno mismoy con las costillas al airey con los ojos de suplicaque en la primera comiday después de semanasde forzoso ayunole disputa a unoun solo trozo sobrante de hueso...
  • 60. Avive el seso y despierteal hambre de los demásy saciado y ahítode tanto comeral hambriento canel hueso sobrantele fue dadoen obra mendicante…Avive el seso y despiertecontemplandocomo en mi propiay muy amada tierra míay la muy nobleSalta La Lindahasta los ricos se muerenhartos y ahítosmientras los pobres tambiénpero solo hartosy del hambre...
  • 61. Mi gran amigo “Gogo”, el lotero muy culto, y un ávido y gran lector, de toda la literatura universal…
  • 62. Y cuya Lotería está en la peatonal Alberdi junto al Casino, y antes de la Avenida San Martín. El me soportó en todos y mis muy terribles momentos de gran desánimo, y lo que es peor, desánimo “literario”, cuando me parecía que escribía para nada, para nada y por nada,, que escribía algo absolutamente sin sentido, y que era todo tiempo perdido… El escuchó todas mis poesías y mi literatura,conforme fui escribiendo este libro, y me dijo que no estaba escribiendo para mí, ni siquiera para mi hijo Daniel… Que estaba escribiendo para todo el mundo, y que lo que estaba escribiendo era una gran obra, y muytrascendente, de toda la historia de la literatura universal… Pero más aún, el me dijo que yo le estaba dando una identidad a mi hijo, escribiéndole este libro, y así el notuviera que sufrir el desarraigo, el desarraigo que yo mismo y todas mis generaciones anteriores a mí y a Daniel,hemos sufrido, y lo que es peor, en nuestras propias y muy amadas tierras: ¡España y Salta “La Linda”!… Y también me dijo, que así no consiguiera volver a ver nunca más a mi hijo Daniel (y a sus hermanos mayores Sergio y Rubén), y en toda mi vida restante, me dijo que yo había cumplido, había cumplido la palabra empeñada a un hijo, la palabra de escribirle un libro, para que supiera de donde venía…
  • 63. Daniel haciendo los deberes de la Escuela, junto consu muy vieja abuela materna, que con quien vive ahora, sin padre, y casi también sin madre… Porque de momento, en que estoy terminando deescribir este mi libro, mi chiquillo, mi changuito, mi adoradoniño, ni siquiera sabe, todavía no sabe, porque no medejan hablar con él, hace ya más de tres meses…
  • 64. ---------- Mensaje reenviado ----------De: Francisco Antonio Cerón García<fcerong@gmail.com>Fecha: 30 de agosto de 2010 09:50 horas.Asunto: Siento que digas que te hago daño a ti, peromuchísimo más que se lo hago al niño...Para: Mercedes Escudero <*@gmail.com>Mercedes:Siento que digas que te hago daño a ti: ¡Pero muchísimomás que digas delante del niño que le hago daño al niño ypor hablar con él!...Y que por ello me digas delante de Daniel, insultándole asu abuela materna, mi madre, y chillándome como unaloca, en este fin de semana pasado, y cuando ya hacenvarios meses en que no hablaba con él:¡¡¡¡¡Que nunca jamás voy a volver a hablar con él!!!!!...Todos los meses tienes los casi 500€ del desempleo, másalgunos meses el dinero que algún alma samaritanaingresa, otros 200€, que hasta ahora no los había tocado, yaunque estoy pasando y he pasado aquí muchísimasfaltas, para que dejaras de pasar hambre con el niño,aunque yo si la esté pasando aquí...Me dices que me tire por un puente porque no he aprobadouna oposición de la UNSa, y no te puedo enviar dineroninguno...Ni me voy a tirar por un puente, y aunque te pesara a ti y atodas las mujeres del mundo: ¡Voy a ser todo lo feliz quepueda!...Y si el niño fue a preguntarte si todavía me querías, eso
  • 65. salió de él, y sin que yo le hubiera dicho absolutamentenada, porque me dijo, y llorando, que no quería que yo medivorciara de ti...Pero la que se ha divorciado de mí has sido tú, y como unaloca, y me has echado de tu vida y de España, alquedarme sin trabajo, en la calle, y en la indigencia...Y ahora te pesa lo sola que estás, y me reclamas que teenvíe dinero a como dé lugar, así robe un banco o mecorte las venas, cuando en cambio, me decías queArgentina a 14.000 Km. era muy cerca, que me querías enAustralia, a 28.000 Km., en las antípodas del mundo...Yo lo siento en el alma, que ahora trabajes 16 o 18 horas,el doble de horas que antes y ganando menos de la mitad:¡Lo siento de verdad!...Pero yo no me paseé con un "novio o amigo" cerca de tutrabajo, y delante de la arpía tía de tu Ex-Jefe, y siento quepor ello hayas perdido ese trabajo tan bueno, y ahora estésacosada sexualmente y matándote, literalmente, decocinera de lunes a domingo: ¡De verdad que cuánto losiento!Espero que recapacites, y recuperes algo, del sentidocomún y de la cordura, que pareces que has perdidocompletamente, amargándote y amargándome a miadorado y muy amado hijo pequeño, y me permitas estepróximo sábado o domingo a la tarde, a partir de las seis olas siete, hablar con mi hijo, y dejar que él hable conmigo...Francisco Antonio Cerón Garcíafcerong@gmail.comMi número de móvil (llamando desde España) 0054 93875845950
  • 66. Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387155845950Francisco Antonio Cerón GarcíaLas Orquídeas 178Villa Las Rosas4.400 Salta (Argentina)República ArgentinaLa página de Internet desde al cual enviarme gratis smsdirectamente a mi móvil/celular del operador Claro deArgentina:http://www.depaginas.com.arPrefijo (387 de Salta) mas número de destino sin el 15 (155845 950 queda el 5 845 950); en suma hay que poner en laprimera casilla:3875845950En la casilla de correo electrónico vuestro email.Y por último en la casilla del operador debe estar ya pordefecto Claro.Luego rellenáis en la casilla de la derecha hasta ciencaracteres y le dais a enviar,Y os dirá:.:¡mensaje enviado con éxito!.:destinatario: 3875845950.:remitente: ¡vuestro email!
  • 67. El odio¿Cómo se puederezumar tanto odio?Del amor que fue,soloodio…Si lo hubo alguna vez,el amorsoloodio…¿Cómo se puedesentir tanto desprecio?Rencor que anidaamargura que no pasa…
  • 68. ¿Como se puedevivir sin perdonar?¿Como se puedevivir sin amar?
  • 69. Daniel feliz en los fórmula 1, que le gustan converdadera locura, y quiere ser piloto de Fórmula 1, como su ídolo Fernando Alonso… Mi adorado niño no sabe, no sabe, que su padre lecumplió la promesa que le hizo en la Estación deAutobuses de Murcia, no la que hubiera querido hacerle, devolver a verle, sino y la de escribirle un libro, un libro que lediera, a él y sus hermanos, su identidad, que le evitara eldesarraigo que sufrí yo mismo, y por tres veces en mi vida,y hasta en mi propia y muy amada tierra mía, Salta “LaLinda”…
  • 70. Daniel con uno de mis doce amigos, Francis Segura, junto a su mujer y sus padres, que entre todos me financiaron el viaje a Argentina, poniendo cada uno 500euros de su bolsillo, y regalándome DHL, con sus extravíos otros 12.000 euros del coste del transporte de mis libros y mi bicicleta… Que le recordara desde esta inmensa lejanía delespacio y tiempo, y que nos separa a ambos, que su padrelo tenía, y lo tiene (y también a sus dos hermanosmayores), siempre presente en su pensamiento, que lequería, y que le quiere (y también a sus dos hermanos), yque no le había olvidado, ni le olvidará nunca…
  • 71. Y el libro lo he escrito, y la promesa, “La Promesa”que le hice, la he cumplido, pero él no lo sabe todavía, y nosé si lo llegará a saber alguna vez, alguna vez en su vida, yllegará a leer este libro, a leerlo, y antes de que yo memuera…

×