• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA  UDE - Nº 4
 

REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA UDE - Nº 4

on

  • 681 views

REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA UDE ...

REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA UDE

Publicación arbitrada. Indexada en Latindex

COMITÉ EDITORIAL NACIONAL

Dr. Claudio Rama Vitale (Universidad de la Empresa)
Dra. Silvia Facal Santiago (Universidad de la Empresa)
Dr. Manuel Díaz Molina (Universidad de la Empresa)
Cr. Raúl Correa (Universidad de la Empresa)

EDITORES

Dra. Silvia Facal Santiago
Dr. Manuel Díaz Molina

COMITÉ EDITORIAL INTERNACIONAL

Dr. Edelvino Razzolini Filho (Universidade Federal do Paraná, Brasil)
Dr. Hermilo Jasso (Lee University, Estados Unidos)
Lic. María Teresa Villacé Molinero (Universidad Rey Juan Carlos, España)
Dr. Enrique Costa Lieste (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, Argentina)
Dr. Marcos Cobra (Fundación Getúlio Vargas, Brasil)
Mag. Juan Antonio Briano Ormaechea (EOI, Escuela de Negocios Madrid, España)
Dra. Silvia Dutrénit (Instituto Mora, México)
Dr. Joaquín Eguren (Universidad Pontificia Comillas de Madrid, España)
Lic. Christian del Carril (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, Argentina)

COMITÉ CONSULTIVO ESPECIAL PARA ESTE NÚMERO

Dr. Enríquez Martínez Larrechea (Facultad de Educación, Universidad de la Empresa, Uruguay)
Dr. Nelson Colossi (Instituto de Pesquisas e Estudos em Administração Universitária, Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil)
Mag. Carlos Benvenuto (Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad de la Empresa, Uruguay)
Lic. Lucía Caumont (Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Católica del Uruguay)
Dr. Antoni Seguí Alcaraz (Departamento de Economía Aplicada, Universidad de Valencia, España)
Mag. Bolívar Gutiérrez (Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad de la Empresa, Uruguay)

Autoridades de la Universidad de la Empresa

Sr. Jorge Abuchalja (Presidente)
Cr. Roberto Brezzo (Rector)
Sr. Guillermo Jasidakis (Director General)

Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad de la Empresa
Dirección postal: Soriano 959
Montevideo, Uruguay
Tel.: (598) 2 900 24 42 (int. 119) Fax: (598) 2 900 24 42 (int. 144)
E-mail: revistaude@gmail.com
Web: http: //www.ude.edu.uy


Institución Editora: Universidad de la Empresa
Diseño: Lic. Dis. María Pérez
Correctora español: Lic. Lucía Caumont
Correctora portugués: Lic. Graciela Chadicov

Statistics

Views

Total Views
681
Views on SlideShare
681
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA  UDE - Nº 4 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA UDE - Nº 4 Document Transcript

    • 1 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 2 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • ISSN 1688-6631 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA Publicación arbitrada. Indexada en Latindex Año IV | Número 4 | 2013 (Publicación anual) COMITÉ EDITORIAL NACIONAL Dr. Claudio Rama Vitale (Universidad de la Empresa) Dra. Silvia Facal Santiago (Universidad de la Empresa) Dr. Manuel Díaz Molina (Universidad de la Empresa) Cr. Raúl Correa (Universidad de la Empresa) EDITORES Dra. Silvia Facal Santiago Dr. Manuel Díaz Molina COMITÉ EDITORIAL INTERNACIONAL Dr. Edelvino Razzolini Filho (Universidade Federal do Paraná, Brasil) Dr. Hermilo Jasso (Lee University, Estados Unidos) Lic. María Teresa Villacé Molinero (Universidad Rey Juan Carlos, España) Dr. Enrique Costa Lieste (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, Argentina) Dr. Marcos Cobra (Fundación Getúlio Vargas, Brasil) Mag. Juan Antonio Briano Ormaechea (EOI, Escuela de Negocios Madrid, España) Dra. Silvia Dutrénit (Instituto Mora, México) Dr. Joaquín Eguren (Universidad Pontificia Comillas de Madrid, España) Lic. Christian del Carril (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, Argentina) COMITÉ CONSULTIVO ESPECIAL PARA ESTE NÚMERO Dr. Enríquez Martínez Larrechea (Facultad de Educación, Universidad de la Empresa, Uruguay) Dr. Nelson Colossi (Instituto de Pesquisas e Estudos em Administração Universitária, Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil) Mag. Carlos Benvenuto (Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad de la Empresa, Uruguay) Lic. Lucía Caumont (Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Católica del Uruguay) Dr. Antoni Seguí Alcaraz (Departamento de Economía Aplicada, Universidad de Valencia, España) Mag. Bolívar Gutiérrez (Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad de la Empresa, Uruguay) AUTORIDADES DE LA UNIVERSIDAD DE LA EMPRESA Sr. Jorge Abuchalja (Presidente) Cr. Roberto Brezzo (Rector) Sr. Guillermo Jasidakis (Director General) Facultad de Ciencias Empresariales - Universidad de la Empresa: Dirección: Soriano 959, Montevideo - Uruguay :: Tel.: (598) 2900 24 42 (int. 119) :: Fax: (598) 2900 24 42 (int. 144) :: e-mail: revistaude@gmail.com :: web: www.ude.edu.uy Institución Editora: Universidad de la Empresa Diseño: Lic. Dis. María Pérez Correctora español: Lic. Lucía Caumont Correctora portugués: Lic. Graciela Chadicov Impresión: Pocitos Impresiones - Dep. Legal: 356 379 / 2013 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 3
    • 4 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • CONTENIDO TRABAJOS ORIGINALES DE INVESTIGACIÓN La vinculación universidad-empresa-estado, ¿es necesaria? la percepción de académicos argentinos 11 María Fernanda Arias Mundos paralelos: uruguayos en Alemania y su vinculación con el país de origen 31 Florencia Racioppi Rüsch El teletrabajo en España: regulación y experiencias piloto en empresas españolas 45 Angel Belzunegui Eraso y Amaya Erro Garcés Las calificadoras de riesgo, su rol en los mercados financieros y el caso uruguayo 69 Antonio Juambeltz ARTÍCULOS Auditoria de Desempenho: mudança de paradigma na avaliação da gestão Carlos Wellington Leite de Almeida, Fabrizio Santos Bordallo, Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto, Margarete Inês Portela de Paula, Tarcisio Campanholo, Tatiana Souto Maior de Oliveira, Vera Lúcia de Almeida Simões y Sérgio Cristóvão Zarpellon 93 Vocação logística - transformação dos portos de Suape e de Montevidéu em hub ports a partir de investimentos em infraestrutura e tecnologia Roberta de Queiroz Miranda 109 RESEÑAS The black swan (el cisne negro) 125 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 5
    • 6 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • PRESENTACIÓN DE ESTE NÚMERO En esta ocasión presentamos el número IV de la Revista Iberoamericana de Ciencias Empresariales y Economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa, revista arbitrada con frecuencia anual, que contiene cuatro trabajos originales de investigación, dos artículos sobre temas de gran actualidad en el mundo de los negocios y la economía en general, y una reseña sobre un libro recientemente publicado. Esta revista viene generando, desde hace ya cuatro años, un espacio académico para difundir conocimiento científico sobre las Ciencias Empresariales y la Economía producido tanto dentro y fuera de nuestro país por expertos en sus respectivos campos de estudio. Tenemos el agrado de informar que a partir de enero de 2012 la presente revista pasó a integrar la base Latindex que se trata de un sistema de Información sobre las revistas de investigación científica, técnico-profesionales y de divulgación científica y cultural que se editan en los países de América Latina, el Caribe, España y Portugal. Editores REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 7
    • 8 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • TRABAJOS ORIGINALES DE INVESTIGACIÓN 9 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 10 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESAESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS María Fernanda Arias * Fernanda.h2o@hotmail.com RESUMEN Este artículo trata de analizar las percepciones de los académicos argentinos sobre la vinculación universidad, empresa y Estado: cómo debería conducirse y qué dificultades tienen que enfrentar las tres partes de la relación. Palabras claves: Universidad, empresa, Estado. ABSTRACT This article tries to analyze the perceptions of argentine academics on university, business and state partnership: in which way it should be conducted and which difficulties the three vertexes of this relationship have to face. Key words: University, business, state. 1. INTRODUCCIÓN A fines de la segunda posguerra, se produjo un significativo debate como consecuencia de la transferencia de los conocimientos científicos y técnicos que se habían producido para el enfrentamiento bélico hacia la producción industrial y postindustrial. En efecto, en tiempos de paz, estos progresos fueron destinados a la elaboración de productos y la prestación de servicios. El conocimiento generado por los países triunfantes, especialmente Estados Unidos, fue utilizado para fines pacíficos, generando un avance significativo en las comunicaciones, la producción industrial y tecnológica; un fenómeno que se dio en llamar revolución científica-tecnológica o tecnotrónica. Esta se expandió, especialmente, a los países europeos y Japón. De hecho, hacia los años ‘70, las regiones altamente desarrolladas eran Norteamérica, Europa Occidental y Japón. * María Fernanda Arias es Profesora de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) de Argentina. Investigadora del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET). Especialista en Políticas Educativas. Autora de Carisma y Poder: el ascenso de Carlos Saúl Menem a la Presidencia (1983-1989) y Educación y Política: un estudio sobre las interpretaciones de la vinculación universidad, empresa y estado en la Argentina. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 11
    • María Fernanda Arias El debate estaba centralizado en los siguientes puntos: ¿cuál sería, en adelante, el principal factor de crecimiento económico de los países? y ¿en qué medida este desarrollo se difundiría a escala global? La primera pregunta se contestó con el siguiente apotegma: el desarrollo ya no provenía solamente ni de la acumulación de capital ni de la de recursos humanos. El factor tecnológico se había convertido en el principal generador de la riqueza de las naciones. Por eso mismo era necesario que el Estado organizase, a través de prácticas, planes y concertaciones entre los miembros de la comunidad científica, empresarial y la burocracia estatal, las medidas que se tomarían para encauzar el progreso devenido de este desarrollo científico y técnico. Tal fue el nacimiento de la política científica. Albornoz señala su nacimiento en el Proyecto Manhattan, que creó la bomba atómica bajo la dirección del físico nuclear J. Robert Oppenheimer. El documento de Vannevar Bush, Science, the Endless Frontier, que el científico del Massachusetts Institute of Technology (MIT) escribió para el Presidente Roosevelt y que trataba sobre la utilización política de la ciencia, sería su acta fundacional (Albornoz, 2001). 12 Ahora bien, el desarrollo tecnológico no se difundió de la misma manera en todo el mundo. Los países latinoamericanos manifestaron un significativo atraso con respecto al desarrollo de la política científica. Esto fue también debatido por una extensa literatura. En líneas generales, y siguiendo el modelo cepaliano1, el círculo vicioso del subdesarrollo también se hacía presente en el campo tecnológico. Es decir, Latinoamérica era fundamentalmente un productor de materias primas. Aunque se había ido industrializando en forma geométrica a partir de principios del siglo XX, este desarrollo fue dirigido a la producción de sustitutos de importación, básicamente, industria liviana que constaba de recursos humanos de poca calificación (en su mayoría, blue collar workers2) y de una tecnología poco avanzada. En la medida en que las demandas por productos de mayor valor agregado, como las comunicaciones, los fármacos, las maquinarias, entre otros, se hicieron más necesarias, el mercado latinoamericano se hizo más dependiente de la producción de tecnología extranjera y se marginó a los tímidos intentos de desarrollo local en universidades y centros de investigación. En las empresas multinacionales, los productos innovadores se importaron de las casas matrices y el sistema científico y técnico local se limitó a la adaptación de esas tecnologías (Halty Carrere, 1975). En otras palabras, la subordinación continuó siendo igual. Aunque los países latinoamericanos ya no dependían de los productos manufacturados ni de algunos productos de capital, la producción de alta tecnología local todavía era muy incipiente y solo se podía llevar a cabo a través de una fuerte política científica que encauzara los esfuerzos mancomunados de la academia, el Estado y las empresas. En los años ’60, los argentinos Jorge Sábato y Natalio Botana (1968), entre otros, explicaron la vinculación universidad, empresa y Estado (VUEE) o el triángulo de relaciones entre ciencia y tecnología, estructura productiva y Estado. La idea de estos científicos de las ciencias duras y las ciencias sociales, que pertenecían a lo que se dio en llamar la Escuela de Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología, y Desarrollo (Vidal, 2002), era que el conocimiento generado en la universidad no podía estar separado del mundo productivo y que el Estado debía fomentar esta vinculación. Era ineludible que las tres instituciones debían unirse para lanzar el desarrollo de los países de la región. Esto comenzó a realizarse en América Latina y tuvo como beneficiarios a los países líderes del momento: Argentina y Brasil, especialmente a través de la inversión pública. Mientras la política brasilera 1 La CEPAL es la Comisión Económica Para la América Latina de las Naciones Unidas. Tradicionalmente, sostiene que los países latinoamericanos están impedidos de desarrollarse a la par de los países ricos porque dependen económicamente de los países desarrollados: antes de sus productos manufacturados, ahora de sus tecnologías de avanzada. 2 Los blue collar workers o trabajadores de cuello azul son aquellos que utilizan su fuerza física o habilidad manual. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS fue consistente con el objetivo propuesto a lo largo de los distintos gobiernos militares y civiles, Argentina sufrió marchas y contramarchas a partir de la caída del gobierno desarrollista de Frondizi en 1962 y perdió su rumbo en años posteriores. Por otro lado, como bien analiza Oteiza, este pensamiento no logró incidir en las elites de poder ni en los gobiernos, con excepción de Brasil (Oteiza, 1993). A partir de los años ‘80 y ’90, la confirmación de que la universidad, la empresa y el Estado no podían convertirse en compartimentos estancos que obraran autónomamente fue reformulándose con la aparición de las teorías que referían a la sociedad del conocimiento. Desde hace algunas décadas se inició una discusión teórica sobre el papel del conocimiento como motor del desarrollo de una sociedad. En ese sentido, se develaba que la riqueza de una nación no dependía de su desarrollo tecnológico per se, sino de la evolución del conocimiento de esa sociedad. El conocimiento producía trabajadores y profesionales calificados, desarrollo de nuevas tecnologías, reingeniería gerencial y descubrimientos científicos que podían ser utilizados para la creación de nuevos productos. Ahora bien, ¿quiénes serían los promotores de este despegue en las sociedades modernas?: ¿los centros educativos y de investigación?, ¿las empresas?, ¿el Estado? Estudios revelaban que debía haber una conjunción entre estos tres actores. O sea, las instituciones educativas en general y la universidad como centro educativo debían brindar a los alumnos las competencias necesarias para poder desarrollarse de acuerdo con las nuevas demandas del mercado (Onsomu, E.N., Ngware, M.W., y Manda, D.K., 2010). Asimismo, la industria debía integrarse con la universidad para señalar deficiencias en la formación y demandar cierto tipo de competencias profesionales. Al mismo tiempo, el Estado debía actuar para alentar esta relación a través de subsidios a la investigación y marcos legales para que las empresas pudieran destinar fondos para Innovación y Desarrollo (I+D) en las universidades y en los centros de investigación. Se discutió mucho sobre la viabilidad y la oportunidad de que la universidad se relacionara con las empresas productivas. Algunos teóricos veían con suspicacia la relación, ya que, en primer lugar, el conocimiento desarrollado en las universidades dependería de lo que las empresas indicaran como necesario y primordial; en segundo lugar, los valores y la cultura universitaria se diferenciaban de los de la empresa (Mendoza y Berger, 2008). En ese sentido, mientras la institución universitaria buscaba la verdad, la empresa siempre estaba buscando la rentabilidad. Finalmente, la temática que demandaban las empresas era para soluciones a corto plazo, mientras que las universidades generalmente miraban a largo plazo. Otros estudiaron el cambio en la cultura académica, donde los valores tradicionales universitarios de búsqueda de la verdad y el desarrollo de la sociedad eran superados por el valor comercial de los productos científicos. Judith Naidorf, por ejemplo, calificaba a las acciones llevadas a cabo por las universidades nacionales para vincularse con las empresas como intentos de privatización del conocimiento, ya que la universidad dejaba de lado su misión de investigar para diseminar sus conocimiento al público en general y solo lo concebía para transferírselo a quien se lo encargaba (Naidorf, 2005). En esa misma tesitura, Hebe Vessuri consideraba que las presiones gubernamentales e industriales sobre la universidad para que mejore la competitividad comercial de los países en el concierto mundial y el desarrollo económico social corrían el riesgo de convertir a la universidad en un brazo del Estado, restringiendo así su autonomía intelectual (Vessuri, 1996). Por otro lado, autores como Torres consideraban que el riesgo era mínimo, ya que los países en desarrollo no habían llegado a un avance tecnológico suficiente para temerle a la privatización de los conocimientos, dado el bajo desarrollo tecnológico de la mayoría de sus industrias y su poca actividad innovadora o pionera (Torres, 2009). Un estudio crítico sobre la literatura de las relaciones academiaindustria develaba que, por un lado, había posiciones fuertemente negativas que veían en la fusión de ambas instituciones un peligro para la universidad y su papel de promotora de investigación REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 13
    • María Fernanda Arias independiente. Sin embargo, también se citaban trabajos importantes, como el de Slaughter y Leslie, basados en estudios bibliográficos y entrevistas con funcionarios y académicos, en los que la mayoría argumentaba que las relaciones eran muy beneficiosas en cuanto a que mejoraban los vínculos de la universidad con las instituciones comunitarias, aumentaban el prestigio de los académicos implicados en las relaciones con la industria, creaban futuras oportunidades de consultoría para la universidad, producían derrames para la investigación y la docencia y posibilitaban el empleo de estudiantes, de graduados y postgraduados, así como la adquisición de mayor equipamiento. Los entrevistados privilegiaban estos beneficios indirectos sobre los directos, o sea, la recaudación monetaria (Anderson, 2001). La intención de este artículo es señalar que la polémica sobre los beneficios o prejuicios que tiene la vinculación entre la universidad y la empresa existe todavía. Sin embargo, no es el tema principal del presente análisis. Su propósito es indagar sobre cómo esta discusión -en la que se cruzan los discursos de los organismos nacionales, regionales e internacionales de educación con la literatura de expertos nacionales, regionales e internacionales- ha construido una realidad social que, a su vez, es reconstruida por los funcionarios o académicos que tienen en sus manos, directa o indirectamente, el manejo de las vinculaciones universidad-empresa-Estado3 . El objetivo es conocer las representaciones sociales4 de aquellas personas que enfrentan, día a día, estos temas en universidades privadas y públicas. Se busca develar cuáles son, para ellos, los problemas relevantes, sus opiniones acerca de cómo debería actuar el Estado, la empresa y la universidad en forma coordinada, cómo realmente lo hacen y cuáles son las principales dificultades que se presentan. 14 La hipótesis de trabajo es que la relación entre empresa, universidad y Estado es importante para los actores entrevistados. Sin embargo, la percepción general es que, pesar de los temores de los defensores de la autonomía universitaria, la relación entre la universidad y la empresa es de baja significación y la que realmente existe es de muy temprano desarrollo en Argentina. Se considera, también, que los entrevistados culpan tanto a la empresa, por ser egoísta y no comprometida con la realidad nacional, como al Estado, porque no desarrolla alientos suficientes para que se estimule la relación, y a la academia, por no haberse actualizado con el cambio de los tiempos y pretender que el investigador continúe con sus prácticas de publicar en revistas científicas en vez de ser difusor de novedades científicas en un mundo sediento de progreso. 2. METODOLOGÍA Se utilizó una metodología de tipo cualitativa: a través de entrevistas en profundidad se trataron de interpretar las percepciones de los académicos acerca de la vinculación previamente mencionada. En total, se realizaron 24 entrevistas en profundidad a funcionarios académicos de universidades 3 Se considera que la construcción social de la realidad es, como dicen Berger y Luckmann (1983), una construcción ideal realizada por un grupo social en base a lo que este percibe como la realidad, de acuerdo con sus sensaciones, racionalizaciones, motivaciones, relaciones entre individuos, etc. 4 Las representaciones sociales son esquemas de pensamiento constituidos, en parte, por elementos cognitivos y sentimentales que integran lo que se denomina sentido común, o sea, lo que es compartido por personas que se relacionan entre sí por motivos de proximidad física, social, geográfica, etc. Se considera que los funcionarios universitarios constituyen un grupo social bastante homogéneo que posee sus propias representaciones sociales. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS públicas y privadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Conurbano Bonaerense. Es en esta área donde se concentra más de un 30% de la matrícula universitaria nacional. Además, cuenta con variedad de universidades de distinto tipo de gestión y diferente edad, desde la más antigua -la Universidad Nacional de Buenos Aires, que concentra más de 300.000 alumnos y podría considerarse una mega-universidad- hasta universidades privadas con poco alumnado -como la Universidad de San Andrés en el partido de San Isidro en el Gran Buenos Aires-. Los entrevistados fueron elegidos principalmente según su relación con el tema. Es decir, se eligieron académicos de las facultades o universidades que son más proclives a actuar con las empresas y también con el Estado. Por ende, son, casi en su totalidad, de las facultades de economía, administración de empresas, negocios, ingenierías, ciencias exactas y naturales, y funcionarios dedicados exclusivamente a la vinculación. Se excluyó a las humanidades y a representantes de las ciencias sociales y de otras ciencias y, en cambio, se privilegió a los entrevistados que poseían una relación más estrecha con las vinculaciones, efectivas a través de pasantías, consultoría, transferencia de conocimientos, contratos, capacitación y otras actividades más propias de esas carreras. Se empezó por ubicar a aquellos funcionarios que tenían a su cargo el desempeño de la vinculación como secretarios de extensión y de vinculación a nivel rectoral. Luego, se contactó a autoridades y profesores de las disciplinas antes mencionadas. Muchas de estas personas fueron sugeridas por algunos de estos primeros entrevistados y otros fueron elegidos al azar, dependiendo de sus funciones dentro del organigrama de cada universidad. Como resultado, se obtuvieron 24 entrevistas de las siguientes universidades o institutos universitarios: en primer lugar, dentro de los públicos: - Universidad Nacional de Quilmes (1) Universidad Nacional de San Martín (4) Universidad Nacional de Tres de Febrero (1) Universidad Nacional de Buenos Aires (2) Universidad Nacional de La Matanza (1) Universidad Nacional de Lanús (1) Universidad UTN (3) 15 En segundo lugar, dentro de los privados: - Universidad Católica Argentina (5) Instituto Universitario ESEADE (1) Universidad de San Andrés (1) Instituto Universitario ITBA (3) Universidad Austral (1) Los entrevistados provenían de las siguientes carreras: - Humanidades y Sociales (3) Economía (10) Ingeniería (6) Ciencias Exactas y Naturales (5) Las preguntas fueron semi-estructuradas y no se formularon de la misma manera en todas las entrevistas, sino que funcionaron como suerte de disparadores para que el entrevistado pudiera expresar abiertamente lo que pensaba del tema así como relacionarlo libremente con otros asuntos que le interesaban. Las preguntas fueron las siguientes: REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • María Fernanda Arias - ¿Qué posición toma con respecto a dos opiniones que versan sobre la VUEE: la universidad debería ponerse enteramente a disposición de la empresa, en aras de generar el desarrollo económico de la sociedad, o la universidad no debería tener ningún contacto con la empresa y el Estado, porque su objetivo es buscar la verdad con la mayor independencia posible? - ¿Cómo ve la vinculación universidad, empresa y Estado en el mundo y en la Argentina? - ¿Cómo debería ser en nuestro país? - ¿Qué tipo de vinculación y qué calificación le pondría a lo que se hace en la universidad de la que forman parte en términos de pasantías, consultorías, capacitación y transferencia de conocimientos y tecnología? - ¿Cómo evalúa a las empresas argentinas con respecto a esta relación? - ¿Cómo evalúa al Estado y cómo debería ser su rol? Las entrevistas se realizaron en el ámbito de las universidades y tuvieron una duración media de unos 45 minutos cada una. A diferencia de otros trabajos anteriores en los que fue difícil conectarse con los entrevistados y concertar una entrevista, el 90% de las personas con las que se entabló contacto accedió de inmediato y las entrevistas fueron muy distendidas y amables. Los textos fueron analizados con ayuda de un programa cualitativo, a saber, Maxqda 2, que ordena las transcripciones de las entrevistas de acuerdo con ciertos códigos en base a lo que los entrevistados destacaron en sus discursos. Se eligieron los siguientes: cómo debería ser idealmente la relación VUEE, percepción de la vinculación VUEE en el mundo y en la Argentina, tipos de vinculación y evaluación de acuerdo con la universidad: pasantías, consultoría, transferencia de tecnología, capacitación, innovación, relaciones internacionales, formación de empresas y empleos de graduados, y, finalmente, opinión de los funcionarios sobre los empresarios y sobre el rol del Estado. 16 3. PERCEPCIÓN SOBRE LA VINCULACIÓN En líneas generales, los funcionarios académicos de las universidades ven positivamente la relación entre las universidades, las empresas y el Estado. El tipo de gestión pública o privada no es una variable significativa que condicione la opinión sobre la relación de las universidades con las empresas. Tampoco este factor determina su postura respecto al papel del Estado en el afianzamiento de esta relación. Todos consideran que los tres vértices de universidad, empresa y Estado deberían vincularse más tal como se produce en los países desarrollados y en Brasil, al que toman como parangón por su eficaz política de desarrollo. Se le preguntó a cada entrevistado cuál era su opinión acerca de cómo debería ser la relación entre la universidad y la empresa. Tal pregunta nunca fue formulada de la misma manera, porque no se leía textualmente para mantener la espontaneidad, pero quería significar los siguiente: ¿con cuál de estas dos afirmaciones adhiere con más facilidad: la universidad no debe relacionarse con la empresa en ninguna circunstancia porque esta última siempre le va a imponer condiciones que están muy lejos de su fin de búsqueda de la verdad o la universidad debe someterse completamente a los requerimientos de la empresa? También se les preguntó cómo debería ser el papel del Estado: si intervencionista, alentando para contribuir positivamente en esta relación, o si no debería entrometerse en esta vinculación. Se suponía que las respuestas caerían en el medio de estas dos posiciones tan extremas. Y en su mayoría, cuantitativamente, así fue. En general, los entrevistados consideraron que la universidad no podía someterse totalmente a los requerimientos de la empresa, incluso cuando dependiera de ella para la realización de algunos proyectos, pero tampoco podía dar la espalda a la realidad, encerrarse en su torre de marfil y desconocer FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS lo que ocurría afuera y qué es lo que necesitaba la sociedad. Con respecto al Estado, la contribución de las instituciones políticas fue considerada, en general, como positiva. Sin embargo, se encuentran otras opiniones de pensamientos diferentes. Por eso, se podría hablar de tres grupos de referentes: los primeros pueden ser catalogados como vinculadores positivos, porque consideran que las relaciones entre la universidad y la empresa deben estrecharse en un vínculo de igualdad e independencia. El segundo grupo está formado por los universitarios empresariales, que consideran que la universidad debe someterse a los requerimientos de la empresa, mientras que el tercer grupo responde a los anti-vinculadores, que defienden los valores de la universidad y sospechan de los del mundo exterior a ella, inclusive del Estado. 3.1. Vinculadores positivos Un profesor de la Universidad de San Martín considera que la universidad no solo debe atender los problemas de la región que la rodea, sino también aquellos que son beneficiosos para la sociedad entera, como por ejemplo la clonación. Ante la pregunta de cómo debería ser la relación entre la universidad y la empresa, decía: “yo me pondría en el medio, no porque me gusten los tibios, sino porque yo creo que ni una cosa ni la otra por sí solas serían buenas. Una universidad que se dedicara a satisfacer solamente las necesidades de la industria que la rodea quizás podría perder la visión general que debe tener. Me parece que lo importante sería que la universidad tenga programas diferenciados, procurando que una parte de sus estudios, de sus esfuerzos, tengan que ver con el medio que la rodea, porque eso es imprescindible. Y que pueda dedicarse al estudio, por ejemplo, esto que le mencionaba de la clonación; no tiene que ver con San Martín, pero es importante, el país lo necesita, nuestros investigadores con eso adquieren capacidad e inteligencia para otras tareas y las dos cosas son importantes. Si nos dedicáramos solamente a tratar (…) quizás perderíamos perspectiva, así que sería muy negativo” (Hugo, de UNSAM). Además, es necesario que la universidad destaque con qué empresas se deberá vincular. No es lo mismo una multinacional que no tiene interés en el desarrollo del país que una empresa nacional. ”La posición que nosotros impulsamos desde la gestión nuestra es que no es lo mismo cualquier empresa. No es lo mismo una multinacional, que a lo mejor le interesa comprar una patente para que no se pueda producir en el país, porque quiere defender su mercado global o su negocio en otro país, o decir, bueno, está bien, vamos a lograr resolver problemas que sean de interés para el país y que después lo pueda llevar a la práctica el país, el Estado o una pequeña y mediana empresa argentina. No es lo mismo cualquier empresa, sino la que produzca un bien para el país” (Jorge, Físico de UBA). Algunos académicos consideran que la universidad debe relacionarse con las empresas por necesidades de la universidad misma, o sea, para que ella deje de convertirse en un elemento aislado de la sociedad o bien para que sus estudiantes conozcan el ambiente en el que van a trabajar cuando se gradúen: “[La concepción] del ITBA es generar una relación estrecha con las empresas para que nuestros graduados…no dejarnos avasallar, sino que sea una verdadera alianza y ver qué se necesita para que los graduados estén preparados para lo que necesita la sociedad. Si no es así, me encierro en una especie de torre de marfil donde nosotros no sabemos lo que va a necesitar el medio. Eso no es estar muy abiertos a las necesidades del medio para poder prepararlos” (Ana, de ITBA). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 17
    • María Fernanda Arias Estos académicos también buscan que sus estudiantes estén preparados para adquirir un dominio de la tecnología, que es esencialmente cambiante, y a la que deben estar abiertos a lo largo de su carrera profesional: “La primera respuesta que se me viene tiene que ver con un trabajo articulado. Te cuento una situación puntual que tiene que ver con nuestro saber hacer acá. Nosotros, como la tecnología avanza de una manera tan rápida, en realidad generamos capacidades para tecnologías que todavía no están inventadas. Acá tenés el tema temporal importante, en el sentido de que vos necesitás generar capacidad en los alumnos, porque cuando se inserten en el mundo laboral, la tecnología habrá avanzado muchísimo. Y esto les pasa en muchos espacios del conocimiento, pero en tecnología esto pasa muchísimo más. Entonces la articulación es necesaria, porque tiene que ver con preparar a los alumnos para trabajar en el momento de graduarse, que va a ser sideralmente diferente a la realidad que tuvo en el primer año de estudio con la rapidez de la revolución de la tecnología” (María Eugenia, de ITBA). También los entrevistados destacan la necesidad de que la universidad esté más abierta a paliar las necesidades de la sociedad y de eso depende el que se relacione o no con las empresas. No todas estas últimas se destacan por la búsqueda del bien de la sociedad. Por ello, es necesario estudiar qué vínculos debe estrechar la universidad: 18 “Creo que la visión global, que es tanto para el mundo como para la Argentina, es que el conocimiento no sirve de nada puertas adentro. Que el conocimiento sirve en la medida en la que es una transferencia a la sociedad en la solución de problemas. Entonces ahí es donde se da la vinculación que las empresas vienen o la universidad sale de manera proactiva a ofrecer alternativas de solución a problemas de desempleo, las cuestiones energéticas, las cuestiones de alimentos” (Mónica, de UTN). Otro tema que se discute es que debería haber dos tipos de investigaciones: unas que sean investigaciones generadas y financiadas por las empresas y otras por la misma universidad. O sea, que algunas investigaciones no deberían ser dejadas de lado por él solo hecho de que no le interesan a las empresas. Estas deberán ser promocionadas por las propias universidades o el Estado, mientras que aquellas que interesen a las empresas podrían ser financiadas por las corporaciones: “Yo creo que los extremos son malos. Por ahí desde el lado de la escuela de negocios [estamos] más cercanos a la participación de las empresas. Pero en una universidad que abarca mucho más que la escuela de negocios, yo creo que debe haber dos tipos de investigación: una investigación que, de alguna manera, sea financiada por la universidad misma y que genera investigación en un campo por ahí que las empresas ni conocen y nunca van a financiar, y también tiene que estar la participación de las empresas sobre el ámbito de las escuelas de negocio, que son importantes porque financian cuestiones que la universidad por sí sola es difícil que las estudie. Más allá que las pueda financiar, que las estudie. Porque también de esas relaciones no solo la empresa se beneficia con la investigación de la universidad, sino que la universidad aprende de la empresa” (Fernando, Escuela de Negocios, UCA). Fernando refuerza la idea de que la investigación sobre las empresas no solo beneficia al mundo empresarial, sino también a la universidad, porque aumenta el conocimiento teórico y práctico sobre un tema. Otro economista de una universidad privada defiende la financiación privada mientras se mantenga la libertad de opinión académica: FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS “A ver, desde el punto de vista de la investigación, uno defiende determinados puntos de interés, pero para hacer esa defensa de valores necesitas trabajar en el sustento de esa defensa de valores. Ahora la defensa del sustento de esos valores, el trabajo no se hace gratis. Si yo no tengo quién lo financie, a la larga no voy a poder defender esos valores. En ese marco, yo creo que el aporte, el financiamiento de empresas, es bueno, siempre y cuando el aporte no sea a cambio de que pienses igual que yo. Dentro de lo que yo encuentro si surge alguna diferencia con la empresa, no debería sesgar la opinión de la universidad. Que después la empresa siga haciendo el aporte, ese es un tema de la empresa. Por ende, yo creo que en los tiempos que vivimos y ante la creciente necesidad de estos nuevos fenómenos que van apareciendo, que hay que investigarlos, que hay que trabajarlos, se necesita el aporte de las empresas para volver esto más dinámico. Si no, volvemos otra vez a que el Estado me financia. Me da la sensación de que tenemos que ser un poquito más autónomos y abiertos” (Leonardo, economista de ESEADE). Aquí, el funcionario expresa que la universidad también debería tratar de ser independiente del Estado en el sentido de necesitar los dineros públicos para poder financiar las investigaciones, implicando que el Estado tampoco es un elemento totalmente neutral desde el punto de vista ideológico. Finalmente, otro grupo brega por la creación de una sinergia entre los tres elementos: el Estado, la universidad y la empresa: “Primero, tiene que haber una interacción de tres patas que es Estado, sociedad y producción, que tiene que interactuar entre sí y que la fuerza que los guía tiene que ser el sistema académico, que provea tanto investigación básica independiente para un sector como investigación para resolver problemas concretos. Y que todo eso se tiene que debatir socialmente. Es lo que llamamos una especie de sinergia, que damos como nombre desarrollo integral y sostenible” (Pablo, Físico de UCA). Otro investigador, con un cargo de vinculador, recalca el trato igualitario entre los tres vértices del triángulo universidad-empresa-Estado: “Yo creo que el principal factor es que se traten como pares entre los tres. Si uno quiere ser más importante que el otro por el simple hecho de ‘yo soy yo’, estamos en problemas. Ni es el Estado ni es la universidad la principal ni es la industria la principal. Si la empresa piensa que es la principal, porque tiene el poder económico y pone el dinero, si la universidad piensa que es la principal, porque los planes académicos los hago como yo quiero, a mí no me va a decir la industria cómo los quiere, nos sentamos los tres en una mesa, que es muy difícil lograr. Entonces, yo creo, y esto lo he vivido personalmente, que lo que necesitamos es un poquito de humildad de todas las partes para lograr este consenso y entender que todos necesitamos de todos para lograr el triángulo de Sábato” (Lucas, Ingeniero de UTN). 3.2. Universitarios empresariales Esta categoría corresponde solamente a uno de los entrevistados. La pregunta es por qué sólo una persona ha hablado tan abiertamente a favor de la asimilación a la empresa y se ha concluido que, o bien algunos de los otros entrevistados han tratado de ocultar su verdadera posición para ser más aceptados por el entrevistador, o bien porque este entrevistado no ha sido demasiado mesurado en sus respuestas y tal vez no se haya expresado con ponderación: REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 19
    • María Fernanda Arias “Yo estoy de acuerdo con que nosotros tenemos que estar totalmente a disposición del mercado. Tenemos que estar a disposición de lo que necesita, de lo que necesita la empresa” (Gabriel, de UNLAM). Pero no solo la universidad en su totalidad, sino que la enseñanza y la investigación deben adecuarse a lo que quiere el mercado: “No sirve enseñarle algo [a los alumnos] que después no se va a aplicar. Yo creo que la currícula del alumno tiene que estar basada en los requerimientos del mercado. Es así. Si uno se pone a investigar, el que se dedicó a investigar el genoma humano, es decir, empezó haciendo una investigación básica porque quería saber qué era eso, pero ahora es un negocio. Y ahora tiene más demanda y hay más investigaciones y esa misma demanda que hay, se retroalimenta para las aulas, para que los mismos alumnos e investigadores sigan tratando el tema. Es una cadena. Si yo transfiero más conocimiento, esos empresarios van a requerir más de la Universidad y yo voy a generar más y así sucesivamente” (Gabriel, de UNLAM). En este caso, se destaca que es un funcionario de una universidad estatal del conurbano. Su empeño por defender la relación con las empresas en términos de estar a su disposición se puede deber a una necesidad imperiosa que tiene su universidad de captar el interés de la zona industrial que la rodea, de modo de emplazarse como un centro de conocimiento prestigioso en la zona oeste del Gran Buenos Airesi. 3.3. Antivinculadores 20 Sin embargo, hay algunas voces que suenan disonantes entre estas opiniones: la de un filósofo que también es economista de la UCA, quien nos habló críticamente de la relación universidad-empresaEstado. Consideró que la universidad de los recientes años ha sido el último reducto feudal de una corporación. O sea que desde la época medieval la universidad se fue manteniendo más o menos independiente de los avatares de las otras corporaciones económicas y estatales, pero que en este siglo, y más profundamente en las últimas décadas, ese fuerte comenzó a derrumbarse y la corporación académica fue minándose para empezar a manejarse con las leyes de la sociedad, no con las del conocimiento libre: “Yo creo que la universidad en el mundo era el último reducto feudal que había. Claro, las cátedras eran un conjunto de familias o de feudos académicos, centradas alrededor de una figura carismática o de mucha autoridad, que por sus conocimientos era el centro de la universidad. En definitiva, ¿qué eran la cátedra o el instituto de investigación? Todas alrededor de estas figuras de mucha autoridad académica que irradiaban y que alrededor de ellas, estaban sus discípulos que formaban las familias académicas y, en el fondo, la universidad era el conjunto de las familias académicas. La universidad era el último reducto feudal, la última corporación feudal autonómica que se movía libremente sin ligazón con la sociedad y la economía y el Estado” (Carlos, de UCA). Los cambios de este siglo, que se han señalado previamente, implicaron la pérdida de la libertad de pensamiento de la universidad y la invasión de otra mentalidad que este entrevistado denomina tecnocrática, porque es puramente formal, basada en elementos cuantitativos, seguidora del modelo industrial, que no solo se utiliza en la industria, sino que ha pasado a otros ámbitos, como el Estado. Este pensamiento tecnocrático ha socavado no solo la administración de las organizaciones societarias, sino también las organizaciones evaluativas. O sea que ya no es la universidad la que se evalúa a sí misma, sino que son cuerpos externos, también formados por universitarios, los cuales encarnan las FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS nuevas técnicas tecnocráticas o cuantitativas de evaluación, que dan más importancia a la norma que a la esencia de lo que se investiga. En conclusión, hay una percepción generalizada de los beneficios que puede traer la vinculación universidad, empresa y Estado, tanto para la empresa, como para la universidad, como para la sociedad entera. Esta presunción es compartida por otros autores (Naidorf, 2005). Principalmente, se destacan, entre otros, la necesaria vinculación del conocimiento con los requerimientos sociales y de los productores, el desarrollo de un saber aplicable a los problemas de la sociedad y la capacitación de los futuros graduados en conocimientos prácticos para ser competentes para trabajar. Sin embargo, hay posiciones minoritarias que evalúan negativamente este cambio que se está dando a nivel mundial, porque sospechan de la mercantilización de la universidad que puede terminar con el desarrollo del conocimiento verdadero. Por último, también se expuso un caso de una universidad nacional que se pronuncia fuertemente por el modelo de universidad empresarial. A continuación, se buscó comparar la representación social del ideal de la relación con la percepción de lo que realmente sucedía en la Argentina. O sea, si bien en líneas generales la percepción de los funcionarios evaluaba positivamente las VUEE, se quiso indagar en cómo se vivían dichas vinculaciones en el día a día de la academia, en las universidades grandes y pequeñas, privadas y públicas, de la capital y del conurbano. La realidad se percibe bastante diferente al ideal. 4. PERCEPCIÓN DE LOS ACADÉMICOS ACERCA DE LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD, EMPRESAS Y ESTADO EN ARGENTINA La mayoría de los entrevistados opinan que en la Argentina, a diferencia del mundo desarrollado y de algunos países en desarrollo, la vinculación no es algo común y el camino para el estrechamiento de relaciones está lleno de obstáculos. Los entrevistados observan distintas causales o circunstancias para que esto no haya pasado en Argentina, pero sí en Brasil. Una de ellas responde a las circunstancias históricas que le tocaron vivir a nuestro país; otras, al comportamiento de su clase empresarial, al funcionamiento del Estado y la clase política y a los errores dentro de la academia. Algunos relacionan el fenómeno con los cambios estructurales ocurridos en la Argentina. Históricamente, la Argentina mantuvo un modelo agro-pastoril que se modificó recién en profundidad durante los años ‘40 y ‘50, etapa del Peronismo en el poder, con el llamado proceso de sustitución de importaciones, que creó una industria mayormente liviana. Es decir, esta industria reemplazó los productos que se importaban de Europa antes de la guerra mundial y que eran mayormente de consumo intermedio. Mientras, en los años ‘50 y ‘60 se lanzó un modelo desarrollista con el impulso de la industria pesada, cuando se convocó a inversiones en los sectores duros de la economía, como el petróleo, y se implementaron políticas científicas: “Acá. Es decir, existía una idea de que el país, en realidad, con las materias primas que tenía, con sus ventajas comparativas de producción, así primaria y con poco más, ya estaba. Y en realidad, la ciencia y la tecnología era una cosa para decir, ‘queda bien tener algo para mostrar que somos gente culta, que hace ciencia, que publica trabajos’. Pero no era para decir, ‘no, bueno, esto es central para un modelo de desarrollo’. No sé si se percibió que era central, pero hubo un modelo de desarrollo a fines de los ‘40 y ‘50 durante el peronismo que quería aportar a una industrialización y después re-formulado, pero similar, durante la época de Frondizi: ‘bueno, creemos ciencia, REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 21
    • María Fernanda Arias pongamos el CONICET, pongamos investigación en las universidades, porque esto tiene que ver con el desarrollo’” (Jorge, Físico de UBA). Pero en los ‘70, ‘80 y ’90, con la profundización de la desindustrialización, la investigación se fue separando de la empresa y aún de los planes de gobierno. Esta situación se agudizó en esas décadas y se diferenció notablemente de lo que sucedía en otro país vecino, Brasil, que prosiguió con el modelo desarrollista y no se desindustrializó. Sin embargo, este mismo entrevistado considera que el gobierno ha cambiado en los últimos años su postura y sostiene que no es lo mismo hacer golosinas que otros productos con mayor valor agregado y más tecnología. Eso ha puesto al desarrollo científico-tecnológico otra vez de pie. 4.1. Los que culpan a la clase empresarial Muchos culpan a la clase empresarial por la falta de coordinación con las universidades para embarcarse en proyectos comunes. Uno de los entrevistados, que se dedica a investigar sobre la incidencia de los cambios climáticos sobre la producción vitivinícola, comentaba sus avatares con los productores del sector, a quienes tiene dificultad de convencer para que financien sus investigaciones (aunque les traerá un provecho como retorno) y de que le entreguen material de consulta: 22 “Es tedioso porque las empresas no guardan los registros que tendrían que guardar ellos o no los quieren dar. Se necesitan ciertos tipos de información tecnológica y química. Hay empresas que dicen que recién lo tienen a partir de la década del ‘80, otros hace cinco años y otros todavía no. O sea que ellos mismos no han guardado o no tienen la información necesaria para este tipo de trabajo” (Pablo, de UCA). Este entrevistado no puede evitar comparar la situación con Europa, que, a su entender, es bien distinta a la de Argentina: “Lo que queremos hacer aquí está inspirado, no es exactamente igual, a lo que sucede en una región de Bourdeux en Francia. Y ahí la Universidad de Bourdeux mantiene un sistema de aporte, de seguimiento, de los viñateros franceses desde la década del ‘50. Se tienen los primeros datos desde la década del ‘50 y siguen funcionando. Hay lugares como -también son otras costumbresen Austria, donde hay datos vitivinícolas que guardan desde 1570. Y lo que pasaba en Austria es que eran las parroquias las que guardaban los registros vitivinícolas; otra estructura socioeconómica de antes, pero el valor está. Y yo sé que toda esta información es guardada por el productor y se da a la investigación o se arman, como en nuestro caso, sistemas que resguardan la privacidad de la información, de manera tal que se pueda utilizar para asesorar al productor y para la investigación científica. Allá eso existe. Acá eso no existe todavía. Y aparte hay un recelo como que si se les dan los datos al INTA o al CONICET, es el Estado que va a intervenir en la empresa. O sea que hay un recelo sociopolítico adicional” (Pablo, Físico de UCA). Pero el retaceo para dar dinero a la investigación llega a situaciones irrisorias: “No voy a dar el nombre de la empresa por piedad, pero cuando fuimos a tratar el tema de la financiación clima-BID, le pedimos que por lo menos pagara a un becario que después pudiera trabajar con ellos. En ese momento la beca anual era 30.000 pesos. Si juntamos tres, serían 10.000 por año. Una estación meteorológica de medio pelo para la finca cuesta 10.000 pesos, pongamos con toda la furia una buena, 15.000 pesos. ‘No, no, porque no tenemos plata’. ‘No, porque no tenemos ganancia, estamos trabajando a pérdida’. Bueno, al final, mandé a un FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS mendocino. Ese es el otro tema. Yo a veces no puedo ir a las reuniones, porque no soy mendocino o cuyanoii y se sienten como que alguien…la negociación fue así: ‘no, le podemos dar los datos’. Entonces me llama este chico: ‘¿aceptamos los datos?’ ‘Y sí, si no queda otra, por lo menos…’. Supuestamente, no tenían plata y abrieron botellas en homenaje al acuerdo por más de 2000 dólares. Fueron cuatro botellas cotizadas entre 50 y 200 dólares las que abrieron” (Pablo, Físico de UCA). Muchos de estos empresarios que se beneficiarían porque la calidad de sus vinos aumentaría, no lo hacen porque están más interesados en obtener retornos más rápidamente y piensan en cambiar de varietales en vez de producir con más calidad, como sería crear vinos que no contuvieran gases con efecto invernadero5 . Un académico de la Universidad de La Matanza considera que a él también se le hace muy difícil la relación con los empresarios, tanto con los pequeños como con los grandes; sostiene que al ser una universidad estatal podrían querer obtener información para el gobierno sobre una posible evasión de impuestos de esa empresa: “Era para conocer y ‘¿ustedes son sabuesos de la AFIP?’6 ‘La verdad, no. No somos sabuesos de la AFIP’. Es decir, la clase política hizo todo lo posible para que el empresario hoy descrea de la clase política. Lo mismo pasa con… Ellos ven a la universidad como ‘¡ay! ¡No! Allá están todos los que piensan’. Est á todo lo que…ellos no saben que nosotros vamos a hacer, entre comillas…fabricamos talentos, fabricamos para que después se vuelque a la industria. No es que fabricamos para después meterlo en un laboratorio y que empiecen a hacer bichitos de laboratorios, analizando y estudiando cosas que nunca van a pasar. Entonces, no, la idea es hacer investigación y aplicarla a la industria” (Gabriel, de UNLAM). Aún un académico con vasta experiencia laboral en la empresa admite que al empresario argentino le falta cultura y convencimiento para comprender lo mucho que puede aportar la universidad a su progreso: “Yo vengo del mundo de la empresa, yo no soy académico, ese es el tema. A mí me resulta muy fácil hablar. Responden bien y más allá de lo personal, nuestra universidad, particularmente, tiene una orientación grande hacia la empresa, de hecho arrancó con la escuela de negocios, con lo cual estamos muy empapados en esas cuestiones. Si bien en lo personal a mí no me resulta nada difícil -al contrario, es muy fácil para mí sentarme con el director general de una empresa-, yo creo que, más allá de esto, todavía la empresa tiene que descubrir mucho más el valor agregado que significa trabajar más estrechamente con la universidad. Porque todavía hay un desconocimiento” (Fernando, Economista de Austral). Comparándola con otros países, los empresarios argentinos no tienen cultura de afianzar lazos con las instituciones que crean conocimiento. 5 El cambio climático produce la emisión de gases efecto invernadero que baja la calidad en los viñedos. Últimamente, en algunos países de Europa se han impuesto barreras parancelarias para impedir la compra de vinos de ese tipo. Sin embargo, existen técnicas para eliminar esos gases en la industria vitivinícola. 6 La AFIP es la Agencia Federal de Ingresos Públicos que recauda impuestos en Argentina. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 23
    • María Fernanda Arias “Hablemos de las grandes universidades del mundo. Y es otra cultura, pero las propias empresas son las que más apoyan, incluso económicamente, a estas universidades, porque saben que de ahí sale la materia gris, la experiencia, el conocimiento y la gente que le alimenta a sus propias empresas: salen las ideas, los trabajos en conjunto y demás. Acá falta mucha conciencia, se van haciendo cosas, pero todavía falta (Fernando, Economista de Austral). Finalmente, también un académico del área de negocios considera que hay una falta de formación, sobre todo en los ámbitos de recursos humanos de las grandes empresas. Generalmente, estas personas no están consustanciadas con la necesidad de vinculación con la universidad, ya sea por deficiencias en su formación o porque no tienen poder de decisión y los mandos altos no lo exigen: “Yo creo que es interesante esta temática porque, de alguna manera, muestra una problemática que hoy en día creo que a veces las empresas no lo perciben. Algo que veo mucho, me toca trabajar con Recursos Humanos. Lo que veo es que a veces no está preparado para este nuevo entorno competitivo que viven las empresas, no porque no tengan la habilidad, sino porque a veces la gente que está en Recursos Humanos no termina de involucrarse con la estrategia de la compañía o porque la compañía no termina de involucrar a Recursos Humanos como parte de su estrategia. Esto, en definitiva, perjudica a la organización” (Leandro, de ESEADE). 4.2. Los que culpan al Estado 24 En general, la percepción de los entrevistados es que en Argentina el Estado ha sido bastante desertor en estos temas. Se muestran defensores de la intervención del Estado, porque sin él no es posible realizar políticas a largo plazo. Por otro lado, se considera que el rol del Estado es fundamental en la ecuación universidad, empresa y Estado. “Yo estoy convencido de que el rol del Estado es fundamental en cualquier área y cuando se trata de responsabilidades compartidas en ese triángulo virtuoso que usted señalaba, siento que las universidades tienen una responsabilidad y los institutos y el Estado tienen otras. Siempre la responsabilidad del Estado va a ser superlativa por el hecho de ser el órgano que está por encima, dirigiendo todas las relaciones, entre las personas, entre las empresas, entre las instituciones, en definitiva” (Hugo, de UNSAM). Pero los entrevistados demandan del Estado la planificación de políticas a largo plazo. La opinión generalizada es que el cambio en el campo científico y tecnológico, con la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y con las nuevas políticas que dan incentivo a la actividad, no resulta suficiente. Todos bregan por políticas estratégicas, que los dirigentes tengan en cuenta las demandas de la sociedad argentina, que posean una visión de su futuro y que los cambios científico-tecnológicos comiencen a impulsarse desde ahora: “Yo creo que nuestros dirigentes lo que tienen que poder lograr es sentarse en una mesa y tener esta visión de la argentina de a 20 años, de a 10 años, independientemente de la política o de las banderas políticas que haya. Cuando podamos sentar en este país a todos estos actores y desarrollar cosas que estemos todos de acuerdo de que pase lo que pase y venga quien venga esto lo vamos a mantener, la Argentina va a tener un impulso terrible y esto es lo que ha sucedido, no lo digo por decir, esto es lo que ha sucedido, con Brasil, por ejemplo. Ha tenido políticas que se han sostenido en el tiempo y bueno, señores, nosotros, tenemos que hacer esto y hacia allá vamos” (Lucas, Ingeniero de UTN Avellaneda). FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS El mismo entrevistado advierte que ningún político está decidido a tocar temas como el problema de los ferrocarriles o el abastecimiento energético en nuestro país, porque ello llevaría muchos años y no tiene réditos políticos a corto plazo: “En nuestro país, ningún gobierno tomó el tema de los FFCC. ¡Con el problema que tenemos en los FFCC! La respuesta es muy sencilla. Porque no es algo que se puede solucionar en cuatro años. Entonces, nadie, nadie va a tomar ese desafío porque sabe que no es algo que va a quedar dentro de su gestión y no lo quieren hacer porque el logro no va a ser propio, sino de la gestión que va a venir. Por eso, eso demuestra la mezquindad que se está teniendo. No estoy hablando bien ni de uno ni de otro, porque son argentinos” (Lucas, Ingeniero de UTN Avellaneda). Para un economista de UCA, el Estado también debería brindar la estabilidad necesaria para que haya capital de riesgo en el país y que pudiera utilizarse para invertir en industrias innovadoras: “El sector financiero, por definición, va a ser reacio a dar créditos a largo plazo a sectores de riesgo como el sector innovador. Para eso tiene que haber una política de Estado para apoyar y germinar este crédito. Pero eso también va de la mano de una estrategia nacional.de desarrollo. Y yo veo que en la Argentina esto ha sido muy vapuleado, ha sido muy cambiante en el tiempo. Y entonces, cuando se ve a Brasil, se ve a un país donde hay estabilidad y donde es más clara la estrategia industrializadora “(Martín, Economista de UCA). Otro economista de UCA comparte la concepción de Martín de que la Argentina no es un país con una visión de futuro, a diferencia de Brasil: “Argentina fue un país tácticamente oportunista, no tuvo estrategia. Brasil, en cambio, fue un país con conciencia estratégica. Y vea dónde está Brasil y dónde estamos nosotros. La Argentina, históricamente, fue tácticamente oportunista. Nunca tuvo conciencia estratégica. En cambio, Brasil siempre tuvo conciencia estratégica. Sabía para dónde iba. ¡Ahí va! Fíjese cómo se está despegando, cuando hace muchos años nosotros estábamos arriba” (Horacio, Economista de UCA). A la pregunta de por qué en el país no se piensa en el futuro, una respuesta clara es de una funcionaria de la Universidad Tecnológica Nacional: “Y no poder sentarse en una mesa a planificar todo el problema energético en los próximos 12 ó 20 años en el país. Esto es lo que hace falta. Digamos, no resolver un problema de hoy como la coyuntura. Me parece que hay que sentarse con el gobierno y con las universidades. Hay como una responsabilidad y qué vamos a hacer con los alimentos de acá a veinte años, qué vamos a hacer con la energía de acá a veinte años…No, porque siempre estamos superados. Los funcionarios con más razón. Los funcionarios nacionales, por la urgencia. La urgencia no te deja ver lo importante. Nos pasa a nosotros en la oficina. Nosotros quisiéramos hacer otras cosas y la urgencia siempre te termina desbordando, ¿no? Si se pudiera parar, se podrían crear esos comités, que a veces uno dice, con plazos determinados, con propuestas determinadas” (Mónica, Rectorado de UTN). Un economista de la UBA considera que el progreso científico y técnico es bueno, pero que el país no se puede embarcar en cualquier proyecto demasiado ideal ni siquiera pensando en el largo plazo. Por un lado, desmiente que la investigación por la investigación misma sea causa necesaria del progreso. Hay que estudiar más estratégicamente el mercado y ver dónde un producto argentino puede ser competitivo a escala internacional para dar impulso al país: REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 25
    • María Fernanda Arias “Para el problema de la vinculación, en particular, yo creo que el Estado, que uno debería tratar de encontrar áreas en las cuales la Argentina pudiera desarrollar algún tipo de conocimiento que genere alguna actividad económica competitiva a nivel internacional y entonces ahí poner dinero para que haya no tanto proyectos de investigación, sino en realidad para que haya proyectos en donde…Por ejemplo tratar de aplicar el caso de Embraer en Brasil es un poco ambicioso, ¿no? Vamos a investigar sobre los aviones. No. queremos construir un avión ‘x’ para competir en el mercado ‘z’…A ver, en la Argentina, en qué lugares está…esto tendría que estar de un diálogo entre empresa, Estado, universidad. Es decir, a ver, muchachos, ustedes qué saben, nosotros qué sabemos. Yo pienso que siempre se le puede errar, ¿no? Yo pienso que acá hay un área que está relativamente deshabitada a escala internacional, donde no están los chinos, no están los estadounidenses, y hacer un poco inteligencia de mercado “(Andrés, Economista de UBA). Con su posición, Andrés desmitifica los proyectos a largo plazo y cree en estrategias a corto plazo para colocar a Argentina en la elaboración de proyectos más competitivos a nivel mundial, de modo tal que se pueda contender en áreas en las que otros no hayan pensado todavía. Sería una buena forma de vinculación VUEE: “La vinculación, me parece a mí, aparte de estos proyectos más orientados que uno tendría que hacer con más inteligencia…pero no con perspectivas de qué se va a usar dentro de veinte años, ¿no? Yo estoy hablando de algo que…no inventar un avión raro, sino, bueno, ‘hay este mercado de aviones de tal tamaño para realizar tal tipo de vuelos. ¿Podemos hacer algo ahí?’ No si dentro de 20 años vamos a usar energía en base a moscas. Porque eso es muy…y la otra cosa es en la base de start ups7. No, decir bueno, ‘a mí me parece que aquí falta gente que salga de la universidad con buenas ideas y que encuentre financiamiento para invertir’“ (Andrés, Economista de UBA). 26 4.3. Los que critican al medio académico Muchos de los profesores, dentro de una visión también negativa, ponen en duda la pureza del medio académico en Argentina y lo hacen responsable, en parte, de la dificultad de que se desarrolle una buena vinculación universidad-empresa-Estado. Existen problemáticas dentro del ámbito académico que lo sitúan lejos de aquella torre de marfil desde la que parecía ignorar el mundo. En realidad, la ven con defectos tan o más comunes que los que existen en instituciones similares, formadas por grupos que buscan el poder y ambicionan objetivos económicos e ideales a la vez. “Decir que las universidades buscan la verdad, yo me puedo tirar al suelo de la risa. Mucho más incierto es eso que decir que las empresas buscan la rentabilidad. Yo he visto universidades más empresariales que las mismas empresas. Y además, muchas veces -yo estoy diciendo cosas políticamente incorrectísimas en esta charla, aclaro- bajo ese manto lo que se produce es un esquema de reproducción corporativa que no genera valor más que para sí mismo, que no aporta, pierde todo lazo con la sociedad, y los recursos que sostienen a esas enclaves son sociales. Entonces, ¿hasta qué punto estamos criticando la rentabilidad empresarial? Ojo, yo creo que hay que tener muchísimo cuidado con las empresas y con los abusos que, en nombre de esa rentabilidad, se pueden llegar a cometer diariamente y que no los desconozco. Ahora, cuidarse atrás de la verdad universitaria es un argumento insostenible, más a la altura de las experiencias que hay en el mundo. Ya está muy mal planteado hoy en día. Ese debate quedó totalmente 7 Emprendimientos, muchas veces pymes innovadoras. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS descolocado, me da la impresión. Y si alguien me plantea este eje, yo desconfío de la persona, hay algo que esa persona no quiere ver” (Carlos, de UNTREF). En el testimonio anterior, el entrevistado cambia el objeto de sospecha y ya no lo coloca en la empresa, sino en la universidad misma. Es decir, considera que si bien es verdad que la empresa busca la rentabilidad y la universidad, la verdad, en muchos casos, existen universidades que se apartan de ella y persiguen su propio provecho material, como puede ser el caso de algunas universidades privadas. En otras situaciones, también poseen sus fines ideológicos. Jorge, Físico de la UBA, afirmaba que su Facultad de Ciencias Exactas y Naturales no tenía libertad para realizar convenios con empresas privadas por la dura posición anticapitalista de las organizaciones estudiantiles. O sea que en aras de defender su propia ideología, se negaban a conversar con los posibles negociadores privados, vinieran de donde vinieran, respetaran o no los condicionamientos sociales o filosóficos que les propusiera la universidad. Finalmente, un académico del área de ciencias económicas de la Universidad de Buenos Aires criticaba también el tan mentado purismo cientificista de la academia de ciertas facultades, como la de Ciencias Exactas, que, en su gran mayoría, se dedica a la investigación: “en Exactas hay gente de primer nivel que publica papers en revistas de primer nivel, excelentes, pero lo que ellos hacen no tiene nada que ver con lo que nosotros podemos ir a pedirles, porque ellos están en el juego de producir papers, totalmente, claro, y también en ciencias básicas. No sé de qué manera se replica eso en otras áreas. En el caso del software, pareciera que hay, sí, algo de eso. No hay poca masa de científicos. Lo que ocurre es que los llevan por senderos lejanos que van en sentido contrario a la aplicabilidad” (Andrés, Economista de UBA). A lo que se refiere este profesor de UBA es que muchas veces las investigaciones dejan de lado la aplicabilidad y otra vez, se resguardan en una torre de marfil donde son juzgadas según valores que son académicos8 y no prácticos: “la idea de una universidad libre, absolutamente libre [no es adecuada]. Parecería que los científicos serían los únicos capaces de juzgar la tarea que hacen, ¿no? Digamos... y los pagamos todos nosotros, ¿no? Digo, entonces, hay un problema de accountability, me parece a mí. Esa cosa se basa en que la ciencia algún día produce progreso. Pero eso es una idea que, no sé, digo, me parece del siglo XIX. Entonces, yo creo que tiene que haber un espacio para la ciencia libre donde se produzca conocimiento público en aras del avance del conocimiento, pero me parece que debe haber algún tipo de vinculación no solo con las empresas, sino con la universidad” (Andrés, Economista de UBA). Este profesor considera que la sociedad no puede correr el riesgo de dejar que la universidad produzca lo que quiera, sin tener en cuenta las necesidades y los controles que deben hacerse sobre ella. A diferencia de Carlos de la UCA, la corporación universitaria no puede extraerse de la sociedad en la que vive. No siempre los científicos producen conocimientos que generan progreso en la humanidad. Por ello, la vinculación se hace necesaria. 8 Se asume que Andrés se refiere a que existe un mal llamado valor académico que no mide la verdad que alcanza la investigación ni el real aporte e impacto en la sociedad, sino otros aspectos más formales que corresponden a lo que expresaba Carlos de la UCA respecto a la importancia de lo cuantitativo en la ciencia de hoy. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 27
    • María Fernanda Arias Otro elemento que dicho entrevistado critica de la universidad, mientras sea dejada al azar y a su afán, es a los científicos. Ellos saben cómo escribir para que les publiquen los papers. Es decir, no depende mucho de la rigurosidad de sus logros y descubrimientos, sino de la habilidad que utilizan para saber qué le gusta a los lectores de los journals: “Porque yo me pongo a ver, a decir, bueno, a ver, yo sé cómo progresan los que publican papers en economía. Vos encontraste una veta en donde sabés que te van a publicar papers en el mundo y seguís ahí. Y a quién le importa si eso es relevante o no, no te preocupás. Pero ellos no tienen la culpa, porque los que lo van a juzgar verán si publicó un paper en el American Economic Review y ¿sobre qué era? y sobre…no sé…’¿Por qué los diarios que cotizan en bolsa valen más que los que no cotizan?’ Y qué se yo, ¿es una pregunta relevante?” (Andrés, Economista de UBA). 5. CONCLUSIONES Como se manifestó en la hipótesis de trabajo del presente artículo, los entrevistados consideran fundamental la vinculación VUEE. Sin embargo, también piensan que la VUEE no se ha desarrollado en Argentina como sí lo ha hecho en otros lados. Ello constituye una de las representaciones sociales principales que posee el grupo académico en la Argentina, sin distinción de origen público o privado, teniendo en cuenta, además, que algunos de ellos pertenecen o pertenecieron a casas de estudio de diferente gestión o han pasado por universidades tanto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como del Conurbano Bonaerense. O sea que puede considerarse parte del imaginario social del académico de, al menos, ambas zonas. 28 Si bien la mayoría de los entrevistados cae dentro de lo que se denominó vinculadores positivos, existen también, aunque muy minoritariamente, representantes de anti-vinculadores y de académicos empresariales. Los primeros rehúyen de la intervención del Estado y de la lógica del mercado en la universidad por una cuestión purista. Es decir, porque la cultura académica se vería reemplazada por otra que no necesariamente guardaría relación con la libertad en la búsqueda de la verdad. Los segundos, o sea, los defensores de la subordinación de la academia a las necesidades del mercado, también son un grupo poco significativo, por lo menos en esta muestra. En general, la posición de los académicos es moderada: si bien manifiesta una voluntad de cambio y de apertura social, no pierde de vista la necesidad de la libertad de creación y de investigación en áreas, como la filosofía o la educación, que no siempre benefician directamente a la producción de bienes. Dada la aparición de tantas universidades privadas que se orientan hacia los estudios empresariales, en el mundo y en la Argentina, el investigador podría temer que algunas de las respuestas de sus representantes hayan sido demasiado cuidadosas para no defender a las empresas: no se niega esa posibilidad. Sin embargo, el hecho de que no hayan querido parecer pro-empresariales también manifiesta que, íntimamente, creen que la universidad no puede favorecer solo a los estudios dirigidos a los intereses empresariales, sino que también debe realizar investigaciones que sirvan a otros intereses comunitarios. Cuando se preguntan sobre las causas de este divorcio entre lo que sucede y la realidad, los entrevistados señan las vicisitudes históricas de Argentina, su clase empresarial, su Estado y su medio académico. Con respecto a la historia argentina, indican que no hubo, en la tradición del país, una idiosincrasia cientificista ni industrialista sino recién hasta los años ‘40 y ‘50, pero que luego se desarmó en los años ‘70 con el período neoliberal y la desindustrialización. En cambio, Brasil comenzó su proyecto industrialista en los mismos años. Argentina no sostuvo ni su industria ni sus inversiones en ciencia y técnica. A pesar de eso, los entrevistados ven con cierta esperanza el cambio producido en los últimos años con la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-ESTADO, ¿ES NECESARIA? LA PERCEPCIÓN DE ACADÉMICOS ARGENTINOS El sector empresarial se ve como uno de los principales culpables de la falta de relación con las universidades. Las acusaciones van desde la avaricia hasta la falta de interés, así como la desconfianza e incultura por parte de la elite empresarial. Incluso los académicos de las áreas que se manejan con más asiduidad con el medio empresarial, como son las escuelas de negocios de las universidades privadas, notan dichas características en Argentina, pero no las perciben en otras partes del mundo. En este análisis se pudo comprobar que el académico argentino tiende a ver positivamente la intervención del Estado en la vinculación. Nadie lo percibe como único financista, pero sí como facilitador para que se logren ciertas metas. Por ello, algunos consideran al Estado como desertor o, muchas veces, como un actor que no llega a resolver los conflictos entre particulares y decide ser ecuánime en sus políticas, en desmedro de su eficacia. Con respecto a las ciencias y a las técnicas, los entrevistados creen que el Estado no ve más que a corto plazo, ya que no ha diseñado políticas a largo plazo que sean creíbles. En general, Brasil es el referente necesario como actor principal en el desarrollo de la ciencia y técnica. Hay una actitud de resignación ante el desarrollo del país vecino, que ha sobrepasado el progreso argentino en estas áreas en pocos años. Finalmente, estas entrevistas han permitido develar un hallazgo inesperado: una fuerte crítica al sector académico como culpable, en muchos casos, del divorcio de la universidad con la sociedad entera. En este sentido, se destaca la poca practicidad de la investigación en las universidades y su bajo impacto en el medio social. Asimismo, la falta de control sobre la financiación de los recursos y la participación en la gestión universitaria en el ámbito científico son temas que deberían reverse en el medio académico. 29 ÍNDICE DE FUENTES SECUNDARIAS Bibliografía ALBORNOZ, M. (2001): “Política científica y tecnológica. Una visión desde América Latina”. En: Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación. Organización de Estados Americanos. No.1. Septiembre-Diciembre. Consultado el 14 de julio de 2012. Disponible en <http://www.oei.es/ctsiima/ albornoz.pdf>. ANDERSON, M. (2001): “The Complex Relation between the Academy and Industry: Views from the Literature.” En: The Journal of Higher Education. Vol. 72. N°2. Marzo-abril), pp. 226-246. BERGER, P. Y LUCKMAN, T. (1983): La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu. HALTY CARRERE, M. (1975): “¿Hacia un nuevo orden tecnológico?” En: Estudios Internacionales, 8(32). Consultado el 14 de julio de 2012. Disponible en <http://www.claridad.uchile.cl/index.php/REI/article/ viewArticle/17321/19763>. MARTÍNEZ VIDAL, C. Y MANUEL, M. (2002): “La Escuela Latinoamericana de Pensamiento en Ciencia, Tecnología y Desarrollo. Notas de un Proyecto de Investigación”. En: Revista Iberoamericana de Ciencia, REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • María Fernanda Arias Tecnología, Sociedad e Innovación. Organización de Estados Americanos. N° 4. Setiembre-diciembre, pp. 65-90. MENDOZA, P. Y BERGER, J. B. (2008): “Academic Capitalism and Academic Culture: A case study”. En: Education Policy Analysis Archives, 16(23). Consultado el 28 de mayo de 2012. Disponible en <http://www/.epaa.asu.edu/epaa/v16n23/>. NAIDORF, J. (2005): “La privatización del conocimiento público en universidades públicas”. En: Espacio público y privatización del conocimiento. Estudios sobre políticas universitarias en América Latina. CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Consultado el 28 de mayo de 2012. Disponible en <http://sala.clacso.edu.ar/gsdl252/cgi-bin/library?e=d-000-00—0becas— 0 0-0 -0 — 0p rom p t-1 0— 4 —— — 0-0 l— 1 -e s -5 0 —2 0-abo ut— 0 00 3 1-0 01 -1-0 windo wsZ z-1 2 50 00&cl=CL4&d=HASH317d3c0abcb7a55b91e73b.4&x=1>. ONSOMU, E. N., NGWARE, M. W. Y MANDA, D. K. (2010): “The impact of skills Development on competitiveness: Empirical evidence from a cross-country analysis”. En: Educational Policy Analysis Archives, 18 (7). Consultado el 28 de mayo de 2012. Disponible en <http://epaa.asu.edu/epaa/v18n7/>. OTEIZA, E. (1993): “Dimensiones políticas de la política científica y tecnológica”. En: Sociedad Nº9. Consultado el 15 de julio de 2012. Disponible en <http://josemramon.com.ar/wp-content/uploads/OteizaDimensionespol%C3%ADticas-de-la-%E2%80%9Cpol%C3%ADtica-cient%C3%ADfica-y-tecnol%C3%B3gica.pdf>. SÁBATO, J. Y BOTANA, N. (1968): “La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro de América Latina”. INTAL, Buenos Aires, Año 1, N°3, pp. 15-36. 30 TORRES, A., DUTRÉNIT, BECERRA, N. Y SAMPEDRO, J.L. (2009): Patrones de vinculación academiaindustria: factores determinantes en el caso de Méjico. Ponencia presentada en el XIII Seminario de ALTEC, octubre, Cartagena de Indias, Colombia. VESSURI, H. (1996): “Pertinencia de la educación superior latinoamericana a finales del siglo XX”. En: Nueva Sociedad. N°146. Noviembre-diciembre, pp. 102-107. Recibido el 30 de mayo de 2012 Aceptado el 18 de julio de 2012 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN Florencia Racioppi Rüsch * florenciar87@gmail.com RESUMEN La emigración de uruguayos a Alemania se inició a comienzos de la década de 1970, cuando el país atravesaba un contexto de crisis social, política y económica. En términos generales, este grupo se encuentra conforme con su experiencia migratoria y su grado de integración a la sociedad alemana, lo que no supone, sin embargo, la desvinculación total con su país de origen. Por el contrario, se han identificado entre estos emigrantes diversas iniciativas a nivel social, académico y empresarial relacionadas al Uruguay. En este sentido, el grupo presenta un interesante potencial de vinculación que puede favorecer el dinamismo y desarrollo de las respectivas áreas, tanto a nivel público como privado. Descriptores: migración, vinculación. ABSTRACT The Uruguayan emigration to Germany began in the early 1970´s when this country went through a social, political and economic crisis. In general terms, most of these immigrants find themselves very comfortable with their migration experience and integration in the local society. This does not mean, however, a total dissociation with the country of origin. Indeed, social, academic and business initiatives to be developed in Uruguay have been identified among them. For that reason, this group shows a linkage potential whit these local areas which could dynamize and develop them, not only at the public level but also at the private one. Key words: migration, linkage. * Florencia Racioppi Rüsch es Licenciada en Sociología por la Universidad Católica del Uruguay. Actualmente se desempeña como Asistente Especializada de Investigación en la empresa MERCOPLUS LATIN AMÉRICA. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 31
    • Florencia Racioppi Rüsch 1. INTRODUCCIÓN La emigración constituye un fenómeno central en la dinámica demográfica uruguaya. En el año 2003 nuestro país perdía por emigración todo su crecimiento natural9 y en 2008, la Cancillería estimaba que unos 700.000 uruguayos se encontraban residiendo en las distintas colonias del exterior, lo que representaba un 21.1% de la población (El País, 2008). Estos datos permiten ubicar al Uruguay entre los países con mayor proporción de emigrantes en el mundo. El 2009 ha sido señalado como año bisagra para nuestro país en relación a esta cuestión, ya que la tendencia demográfica fundamental parece revertirse y mostrar saldos migratorios positivos luego de varias décadas. Sin embargo, las explicaciones a esto refieren, más que a una mejora en las condiciones de vida y oportunidades ofrecidas por el Uruguay, a un contexto global adverso que desestimula la salida de nuevos migrantes hacia los principales países de destino. Dado que el freno a la salida parece tener un carácter coyuntural y momentáneo -y considerando que las consecuencias de contar con una importante proporción de la población joven, activa y calificada en el exterior continuarán haciéndose sentir en la realidad uruguaya- es clara la necesidad de atender esta temática. Así se enmarcó el estudio del contingente de uruguayos emigrados hacia Alemania, que si bien no ha constituido uno de los grupos de mayor interés por sus dimensiones numéricas, cuenta con peculiaridades y aspectos muy interesantes que aportan para una comprensión más acabada del fenómeno migratorio en el contexto nacional. 2. ALGUNAS CUESTIONES METODOLÓGICAS 32 El objetivo central de este estudio fue lograr una aproximación más real de las dimensiones de la diáspora uruguaya en Alemania, indagar sobre sus principales características y conocer su forma de vida. Asimismo, se colocó especial énfasis en conocer las razones, metas y expectativas que impulsaron a estos uruguayos a emigrar y a elegir Alemania como destino, así como su grado de integración en la sociedad de acogida y las dinámicas y procesos que la favorecieron y/o dificultaron. La delimitación del objeto de estudio se realizó a partir de algunos datos proporcionados por la Embajada Uruguaya en Berlín. El universo de estudio estuvo comprendido por aquellas personas con ciudadanía natural uruguaya residentes en las capitales -y alrededores más cercanos- de los Estados Federados Alemanes con mayor registro de uruguayos: Baden Württemberg (Stuttgart), Hamburgo, Baviera (Múnich), Hesse (Frankfurt del Meno) y Berlín. La aproximación a dicho objeto se realizó a partir de un enfoque mixto cuanti-cualitativo. En el plano cuantitativo se trabajó con dos fuentes de información secundarias: la Embajada Uruguaya en Berlín y la Oficina Federal Estadística Alemana. En este punto, el objetivo central respondió a la obtención de una cifra lo más aproximada posible de los uruguayos radicados en Alemania y sus características demográficas fundamentales. 9 Según Pellegrino (2003), Uruguay presentaba en el año 2000 un saldo migratorio negativo de 20.000 personas por año, cifra que correspondería aproximadamente al crecimiento natural de la población uruguaya. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN El grueso de esta investigación se basó, sin embargo, en el enfoque cualitativo, para lograr la comprensión del fenómeno desde las propias palabras de sus protagonistas. La técnica aplicada fue la entrevista en profundidad, implementada a partir de una pauta de 40 preguntas que tocaban los diferentes aspectos de interés sin limitar las palabras y testimonios de los entrevistados. Para la realización de las entrevistas en profundidad se definió previamente un muestreo teórico no probabilístico a partir de los datos ofrecidos por la Embajada Uruguaya en Berlín, tomando como criterio fundamental la distribución geográfica de los emigrantes en los diferentes Estados Federados y buscándose, por otra parte, una distribución equitativa según género de los entrevistados. Se realizaron, entonces, un total de 69 entrevistas que comprendieron a 32 hombres y 37 mujeres. De este grupo, 10 (15%) residían en Hessen, 24 (35%) en Baden Württemberg, 11 (16%) en Baviera, 12 (17%) en Berlín y 12 (17%) en Hamburgo. Con respecto a los datos de referencia (mencionados más arriba) podría decirse que se logró una reproducción bastante cercana de la muestra teórica, salvo en el caso de Berlín que se encuentra sobre representada. El método de reclutamiento de entrevistados previsto en el diseño de la investigación fue el denominado bola de nieve, a partir de diversos contactos personales de uruguayos emigrados en Alemania y la página web de relacionamiento de uruguayos en el exterior Redota.com. Sin embargo, las propias características del grupo estudiado (disperso geográficamente y con niveles de relacionamiento con compatriotas relativamente bajo) dificultaron la aplicación de este método, que operó en una minoría de los casos. Esto determinó que el reclutamiento se haya realizado fundamentalmente a partir de contactos proporcionados por la Embajada Uruguaya en Berlín, el Consulado General en Hamburgo y los Consulados Uruguayos Honorarios en los Estados Federados incluidos en esta investigación. Este es un dato importante a tener en cuenta a la hora de analizar la información, dado que podría esperarse que las personas que deciden inscribirse y participar de este tipo de iniciativas cuentan con determinadas características no generalizables al total de uruguayos estudiados. 3. LOS URUGUAYOS EMIGRADOS HACIA ALEMANIA Según la información obtenida tanto a partir de las fuentes primarias como secundarias anteriormente citadas, podría afirmarse que la conformación del contingente de uruguayos inmigrados en Alemania responde a las tendencias generales observadas en la dinámica emigratoria uruguaya, cuyas principales oleadas se registran a partir de fines de la década de 1960. Considerando este momento como punto de partida del fenómeno estudiado, se identificaron dos grandes subgrupos de emigrantes con características bien diferenciadas: por un lado, el que podría reconocerse como de migración temprana, extendido hasta comienzos de la década de 1990 y, por otro, el de migración tardía, enmarcado entre la década de 1990 y la actualidad. El primer contingente identificado reúne, entonces, a aquellos que decidieron emigrar hacia Alemania impulsados posiblemente por el contexto de crisis política y económica que caracterizó al Uruguay en esa época10. Como contrapartida a esta realidad nacional hostil, se registraba en Alemania -al igual que en otros países europeos- un escenario favorable a la recepción de inmigrantes en medio del conocido milagro alemán. El auge de su economía y la falta de mano de obra llevaron a implementar 10 Según Nahúm (1996), casi 68.000 uruguayos abandonaron el país entre 1968 y 1972. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 33
    • Florencia Racioppi Rüsch la política migratoria del Gastarbeiter11 o trabajador invitado que convocaba a trabajadores de otros países que quisieran radicarse en Alemania y volcar su mano de obra en el mercado laboral local. Compartiendo las tendencias observadas en la emigración uruguaya en este período12, los compatriotas que abandonaron el país para radicarse en Alemania fueron fundamentalmente personas jóvenes, de nivel educativo medio, que emigraron acompañadas de su núcleo familiar. El hecho de que estos primeros emigrantes se instalaran mayormente en el Estado de Baden Württemberg respondió a su integración al sector industrial de la economía alemana que experimentaba un gran desarrollo en este período y, particularmente, en esta zona. Cabe destacar que la fábrica de automóviles Mercedes Benz habría tenido un fuerte peso como empleadora de estos inmigrantes tempranos. En cuanto a las motivaciones que impulsaron la salida de los uruguayos en este momento, las dificultades económicas constituyeron el factor explicativo fundamental de su decisión de emigrar, lo que resulta lógico teniendo en cuenta la drástica disminución de los salarios, la desocupación y la pérdida de derechos de los trabajadores que presentaba el país debido al plan de ajuste del gobierno dictatorial. Sn embargo, el factor económico no parece haber revestido un carácter urgente, por lo que es probable que éste sólo haya constituido un motivador de la emigración combinado con un descontento respecto a las condiciones generales de vida que caracterizaron al Uruguay en este período. 34 Más allá de los vaivenes de la economía y la alternancia de períodos de crisis y recuperación en las décadas siguientes, la dinámica demográfica uruguaya continuó signada por la tendencia sostenida a la pérdida de población (Pellegrino y Cabella, 2005). Los momentos de bonanza de la economía nacional no lograron establecer frenos a esta situación, así tampoco las políticas restrictivas implementadas en Australia o el Golpe de Estado de 1976 en Argentina, destinos más elegidos por los emigrantes uruguayos. Las nuevas dificultades del contexto internacional fueron minimizadas con la reorientación de los contingentes hacia países como Estados Unidos y España. El rápido avance en las comunicaciones, el abaratamiento del transporte y la consolidación de las redes sociales continuaron validando la salida del país como una estrategia posible. Ni siquiera eventos fundamentales de la vida política nacional como la recuperación democrática o el triunfo del Frente Amplio en 2005 lograron poner freno a la emigración. Así se enmarca el segundo subgrupo de uruguayos radicados en Alemania, conocido como de emigración más tardía. Si bien comprende igualmente a personas que llegaron al país de destino en edades jóvenes y activas, se observó entre ellas un mayor peso de quienes emigraron de forma individual. En lo que respecta a su nivel educativo, los uruguayos que abandonaron el país en los últimos años continuaron presentando un promedio de años de estudio superior a la media nacional. Por otra parte, su nivel educativo promedio superó también al de quienes llegaron a Alemania en el primer período. La incidencia de la formación terciaria en este subgrupo es coherente con la reubicación que se observó, en algún sentido, entre los inmigrantes más tardíos, instalados fundamentalmente en las ciudades de Berlín (capital cultural), Hamburgo (capital portuaria), Múnich (polo tecnológico) o Frankfurt (centro financiero). Las motivaciones del proyecto emigratorio demostraron también ciertas diferencias respecto a aquellas que impulsaron a los uruguayos hacia Alemania en las décadas de 11 Es interesante destacar que estos trabajadores eran considerados como inmigrantes temporales que, una vez agotado el período de demanda de trabajo, volverían a sus países de origen, de manera que no se desarrollaron políticas de vivienda, acceso a la educación, sanidad, etc. que facilitaran su integración y contención en el país de destino (García, 2003:2). 12 Ver Wosenwer y Teja (1983). FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN 1970 y 1980. Conocer y estudiar contaron con gran peso en este segundo caso, al igual que las razones familiares/personales para quienes decidieron emigrar por tener una pareja nacida y residente en este país. El peso que estos factores no económicos tuvieron como impulsores de la nueva emigración es coherente con la importante proporción de personas entrevistadas que no se volcaron inmediatamente al mercado laboral y, por el contrario, priorizaron la inclusión al sistema educativo y la profundización de su formación al momento de llegada como forma de integrarse a la vida en Alemania. Por otra parte, el debilitamiento de los factores económicos como motivadores de la emigración contribuiría a explicar, en términos más generales, el hecho de que continúe la salida de uruguayos a pesar de un contexto económico favorable en su país de origen. Más allá de las especificidades y particularidades de cada uno de los testimonios recabados en esta investigación, el análisis de la información permitió el acercamiento a un grupo de compatriotas que se encuentran conformes con su experiencia migratoria, que se han adaptado de forma satisfactoria a la vida y códigos alemanes, que se encuentran insertos en las redes laborales y sociales de la sociedad de acogida, pero que, de todas maneras, mantienen estrechos vínculos con el país de origen y presentan un interesante potencial de cooperación. Este último factor es fundamental. En un país donde el fenómeno migratorio reviste dimensiones tan importantes, potencializar el relacionamiento con sus ciudadanos residentes en el exterior puede facilitar el establecimiento de canales de transmisión de información, capitales y bienes que terminen por favorecer e impulsar su desarrollo. 4. VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN Cuando el emigrante abandona su país de origen deja atrás su vida allí y, con ella, sus familiares, amigos y experiencias más significativas. Sin embargo, este mundo no desaparece, sino que se transforma en una especie de realidad paralela con la que el emigrante establece contactos y relaciones. El gran desarrollo tecnológico en el área de las comunicaciones facilita aún más el nexo con esta otra realidad, lo que ha llevado a la elaboración del concepto de migrante transnacional para designar a aquellos migrantes que se sienten igualmente parte de su sociedad de origen y de destino y buscan desarrollarse como ciudadanos en un “espacio de vida transnacional” (Pellegrino, 2001:24). Este tipo de relacionamiento encerraría un interesante potencial, lo que ha impulsado a los gobiernos de los países emisores a implementar estrategias concentradas en favorecer la vinculación y la creación de redes con sus emigrantes. En este sentido, se parte del supuesto de que la emigración supone una fuerte pérdida económica13 para el país de origen que podría ser compensada o revertida mediante diferentes vías. Por ejemplo, en el ámbito científico los emigrantes podrían constituir una especie de motor para el desarrollo del país de origen al transmitirle aquellos conocimientos adquiridos en la sociedad de acogida14. Por otra parte, la vinculación con emigrados que se desempeñan en el ámbito empresarial 13 Estas pérdidas se relacionan, fundamentalmente, a la emigración de sectores jóvenes, activos y con altos niveles de instrucción, en los que el Estado invierte previamente a través de diversas prestaciones sociales como educación, salud y manutención. 14 Esto podría concretarse mediante visitas frecuentes para participar en eventos con colegas y estudiantes, tutorías a distancia, canalización de información sobre becas, desarrollo de proyectos de investigación bilaterales, etc. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 35
    • Florencia Racioppi Rüsch podría operar como un facilitador para el acceso a mercados de exportación, así como a mercados de capitales y tecnología mucho más amplios que los del propio país de origen. Finalmente, la cooperación humanitaria puede implementarse mediante el apoyo a sectores carenciados en el país de origen o a instituciones educativas o científicas. En este sentido, el emigrante puede no sólo contribuir explícitamente con el país de origen, sino, además, funcionar como un nexo que canalice eventuales fondos institucionales disponibles en el país de residencia y que no son fácilmente accesibles ni suelen tener al país de origen en sus listas de destinatarios prioritarios. Uno de los aspectos más mencionados en relación al vínculo de las diferentes diásporas con su país de origen es, posiblemente, el de las remesas. Estas transferencias de dinero para los familiares no emigrados impactarían directamente en la economía de los hogares de modo que, cuando se trata de volúmenes importantes, podrían llegar a contribuir a mejorar la balanza de pagos y aumentar el PBI del país de origen. Pero, además, hablando en un nivel macro, los emigrantes podrían contribuir con la economía de sus países mediante la realización de diversas inversiones allí, lo que no sólo aumentaría su volumen de capitales sino, asimismo, generaría más puestos de trabajo (Espiago, 1982). En el caso de Uruguay, los estudios sobre las remesas han concluido que si bien su peso sobre el PBI aumentó en el período 2001-2005, éstas no resultan tan relevantes como en otros países de América Latina15. Precisamente, esto se observa entre los uruguayos radicados en Alemania, lo que podría relacionarse a la ausencia, en el grupo de entrevistados, de casos de emigración netamente económica, en los que el jefe de hogar (o su cónyuge) se traslada para obtener mejores ingresos para ser canalizados directamente a su familia residente en Uruguay. 36 El envío de remesas no constituye, entonces, un comportamiento de peso en el contingente estudiado. Por el contrario, sí se identificó entre estos emigrados una interesante voluntad de vinculación, fundamentalmente en las iniciativas de ayuda humanitaria, cooperación académica y desarrollo empresarial en Uruguay. En el primer caso, las formas de colaboración son muy variadas y comprenden tanto donaciones de personas particulares (por ejemplo, ropa) como canalización de recursos desde organizaciones alemanas hacia el país de origen -gestionadas y promovidas por uruguayos o el caso de un grupo de entrevistados residentes en la ciudad de Múnich, quienes programan eventos para recaudar dinero y apoyar proyectos concretos en Uruguay-. En este sentido, es claro el valor y el gran potencial que tienen los emigrantes como captadores de recursos a través de sus redes sociales, operando como vínculo con actores en el país de acogida que de otra manera resultarían inaccesibles desde el país de origen. “Estoy muy vinculado con un club de Uruguay, con el Rotary Club de Pocitos, a través del cual hemos participado en ayudar a alguna organización uruguaya. Yo mandé desde aquí dos respiradores artificiales para el Pereira Rossel, a través de la comisión de apoyo del hospital, [en la] que está mi hermana y otra amiga. Después mandamos dos respiradores al Hospital del Clínicas, que los llevó el Rotary Club de Pocitos. Yo fui, hablé, me los ofrecieron y yo dije que sí y después me puse en contacto. Los que fueron al Pereira Rosell lo pagó el transporte el Perira Rosell y los que fueron al Clínicas los recibió la doctora Directora y el transporte lo pagó el Rotary Club de Pocitos. Después hubo la posibilidad de conseguir donaciones para actividades no políticas ni 15 Borraz y Pozo (2007) han estimado que en el breve período 2001-2005 las remesas se multiplicaron por cuatro, por lo que esperan que su peso como fuente de los ingresos de los hogares de Uruguay se vuelva cada vez más fuerte. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN religiosas y el Rotary de Pocitos apoya a una organización para jóvenes con síndrome Down y con parálisis cerebral y se presentó una solicitud (…) Lamentablemente, no se llegó a concretar. Pero bueno, yo junto de todo, entonces llevo muletas, llevo pelotas para clubes de barrio, para escuelas, para el club donde jugaba al fútbol” (Emigrado 1976, Baden Württenberg, 58 años, pequeño empresario). “En cuanto llegué acá, al poco tiempo de instalarnos más o menos, conseguimos que la Unión Europea y la ciudad de Dümpster nos compraran un camión con volcadora para mandar a Uruguay, para las cooperativas que estaban en formación, para que cooperativas de vivienda que estaban construyendo tuvieran la posibilidad de tener un medio de transporte y no pagar mucho flete, un camión Mercedes, usado, pero en muy buen estado. Amigos alemanes (…) nos ayudaron a conseguir herramientas tanto de trabajo para la construcción como herramientas para reparar el camión en el caso de que fuera necesario. Pusieron ellos un container [contenedor] arriba del camión, completo con herramientas adentro, totalmente lleno de herramientas. La cooperativa de vivienda Tacuabé era la que iba a recibir el camión, lo iban a utilizar ellos pero además lo iban a prestar a otras cooperativas que estaban construyendo” (Emigrado 1995, Brerlín, 50 años, pequeño empresario). Las intenciones observadas en el grupo de entrevistados para generar instancias de cooperación académica también es un factor que debe destacarse. En este sentido, algunos uruguayos manifestaron interés en organizar congresos binacionales o dar apoyo a programas de prácticas o estadías de investigación de estudiantes y graduados universitarios de ambos países para intercambiar conocimientos, experimentar las distintas formas de trabajo en uno y otro país, etc16. “Siempre tuve la idea, estuve pensando qué se podría hacer para hacer un intercambio, tener algo par a ofrecer, que la facultad no esté así de destruida. Acá cerró la parte del norte en la clínica y tenía sillones mejores que en el Uruguay (…) pero a veces no se encuentran las personas (…) Cómo se podría hacer para que estudiantes de acá fueran allá y hubiera intercambio, que los estudiantes de acá a la vez lleven tecnología y estén allá viendo, porque acá se estudia (…) es una universidad con muñecos. Hay pupas de plástico sentadas entonces el odontólogo pierde la mano. Recién en el 5to. año se aprende a coser y es muy difícil con los pacientes en el último año tomar la mano, ¿no? No sabés lo que son los estudiantes para dar la anestesia y todo. Sería muy bueno que fueran allá y no hay (…) la posibilidad de hacerlo (…) Yo me prestaría mucho y me gustaría mucho en el futuro porque tengo mi madre y tengo mi familia, pero la cosa es económicamente porque tendría que tener un trabajo también” (Emigrada 1992, Brerlín, 48 años, Desempleada, minijobs). “Por ejemplo, una idea que todavía no la generé por falta de tiempo, pero en el futuro me gustaría organizar, es un congreso traumatológico uruguayo-alemán o latinoamericano en Uruguay, trayendo gente importante de aquí para que dé un discurso” (Emigrado 1970, Berlín, 46 años, Médico). 16 Este tipo de iniciativas podrían relacionarse con el alto nivel educativo que caracteriza a la población estudiada, lo que lleva a considerar la fuga de cerebros como tema relevante. Este término refiere a un tipo de migración selectiva que supone el traslado de unos países a otros de cantidades significativas de personas que poseen un alto grado de capacitación, obtenido casi siempre a partir de los sistemas de educación formal del país de origen de la corriente migratoria (Oteiza en Meyer, 1998). La relevancia de esta temática en el campo de las discusiones migratorias surge de la toma de conciencia de que los recursos humanos altamente capacitados son actores clave para impulsar y promover el desarrollo. Los indicios encontrados en esta investigación reafirman estos postulados. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 37
    • Florencia Racioppi Rüsch Finalmente, cabe destacar que se identificaron al interior del grupo estudiado algunos proyectos de inversión económica y empresarial en Uruguay. Tales iniciativas se inspirarían en el aprovechamiento de oportunidades estratégicas que ofrecen a estos emigrados un mayor desarrollo personal, a la vez que vuelcan en su país de origen los conocimientos y experiencias recabadas en Alemania. La capacidad que los emigrantes perciben en sí mismos para aportar al Uruguay representa, a su vez, la posibilidad de ir acercándose a su país de origen para evaluar luego un posible retorno. 38 “Hace cinco años que ando embarazado con un proyecto de hacer un recinto ferial en Montevideo, de construir un recinto ferial que sea gestionado por una gran feria de aquí de Alemania en lo que es el predio de la Estación Central de Montevideo. Es un baldío, es algo inconcebible, inaceptable, incomprensible que un patrimonio histórico esté en esas condiciones hace muchísimos años. Pero bueno, sabemos todos que en Uruguay los caminos burocráticos muchas veces son muy largos y por más buena voluntad que haya no se puede saltar a la torera a cualquier posibilidad o cualquier propuesta pero sigo (...) Yo lo que quiero hacer es un parque industrial o parques industriales, parques tecnológicos en las áreas urbanas grandes, algún frigorífico (…) No sé (…) Yo quiero que mis hijos vivan en Uruguay un período de su vida (…) así que tengo que armar un negocio que me dé de comer y poder vivir allá, porque si vuelvo necesito (…) O sea, trabajo no voy a encontrar (…) Yo ahora tengo una edad que quiero cambiar un poco mi vida de nuevo, darle otro impulso y creo que el mejor lugar del mundo en este momento de mi vida es la región de Latinoamérica y más en el Uruguay. Creo que es una región emergente que puedo aportar yo algo al Uruguay de lo que he hecho aquí, de lo que he logrado aquí, de los conocimientos que tengo, puedo aportar allá, de eso estoy seguro y me siento bien porque estoy familiarizado con el Uruguay, nunca me desvinculé emocionalmente, intelectualmente con el país. Y hoy por hoy con los medios tecnológicos que tenemos yo vivo como si estuviera en Montevideo, porque yo me levanto, tomo mate, pongo internet y escucho la radio, escucho El Espectador, escucho todas las radios mientras tomo mate y me preparo para trabajar, leo las noticias, estoy abonado a Canal 12, miro la televisión en directo, estoy al día con lo que pasa mediáticamente allá. Falta el contexto humano, lógicamente, pero estoy familiarizado con lo que pasa allá” (Emigrado 1970, Berlín, 54 años, Empresario). “Yo ahora viajo muy seguido al Uruguay, tengo casa desde 2004. Ahora estoy haciendo un proyecto con un alemán que se enamoró de Montevideo, de la Ciudad Vieja, compramos un edificio antiguo en la Ciudad Vieja, vamos a reciclarlo. Él es físico y tiene un concepto de usar energía renovable a través de paneles solares, armar un sistema de calentamiento y refrigeración con un circuito de agua que se puede enfriar y calentar a su vez y un sistema de aislamiento y queremos integrarlo a ese edificio. Queremos hacer una casa modelo y tuvimos muchos contactos a través de la Embajada con gente del Ministerio de Medio Ambiente y también con el Ministro de Turismo. Lo que queremos hacer es un hotel destinado un poco para viajeros alemanes que quieren conocer la región y queremos promover el Uruguay también, tenemos mucho material. Yo hice ya varios discursos sobre Uruguay, tengo mucho material y me gusta promover el Uruguay como país cultural, turístico (…) Lo que queremos, también, es hacer un turismo de idioma para el Uruguay, promoverlo de acá para allá” (Emigrado 1970, Berlín, 46 años, Médico). Diversas iniciativas de relacionamiento se identificaron, entonces, entre los uruguayos estudiados. Sin embargo, se percibió también un cierto descontento con los recursos de información y apoyo disponibles para llevar adelante estas acciones. Los déficits en este sentido se identificaron no sólo en relación a las agencias de representación diplomática del Uruguay en Alemania, sino, además, a los diferentes organismos públicos uruguayos que regulan el relacionamiento y los intercambios con otros países. Asimismo, los reclamos no refieren únicamente a la escasez de información disponible, sino, además, a la confianza en la información brindada. Algunas anécdotas sugirieron que acciones previamente asesoradas por parte de estos agentes se vieron truncadas por diversos imprevistos. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN Este tipo de experiencias y percepciones genera frustración, perjudicando un vínculo que en realidad debería cultivarse. “Visito [la Embajada] de tanto en tanto, nos hablamos (…) recibo todos los mails, todos los mails, claro que sí que me mandan todos los mails pero (...) Cuando viene un cantor, cuando hay un concierto de No Te Va Gustar [grupo de música uruguayo], cuando viene una pareja de tango, cuando hay una exposición, solamente eso, plan cultural, ¿no? Lo que a mí me interesa, actividades sociales, empresariales, económicas, no tenemos nada de nada. Y a mí me da bronca eso porque yo en los últimos años empecé a barajar la idea de revincularme con el Uruguay, también empresarialmente y encaminé un par de proyectos para hacer en el Uruguay, grandes, por eso demoran tiempo, y la Embajada no tiene lo que necesitaría, ¿no? (…) Una representación de un Estado tiene que motivar a gente para que vayan inversiones al Uruguay, para que el Uruguay exporte, para hacer vínculos, estrechar relaciones, sobre todo, lo que nosotros necesitamos allá, las inversiones (…) Nadie sabe nada absolutamente del Uruguay y esa difusión la Embajada no la puede hacer, no la sabe hacer o no quiere hacerla. Yo creo que no puede hacerla, creo que también tiene recursos económicos limitados y un trabajo de marketing necesita naturalmente de recursos económicos un poco más generosos que quizá lo que tengan, ¿no? Lo entiendo. Pero Berlín es un destino importante como es París o Washington o Pekín, por lo tanto creo que aquí se debería de hacer un trabajo de relación pública referente al Uruguay mucho más de lo que se hace” (Emigrado 1970, Berlín, 54 años, Empresario). “No hubo forma de que ese camión entrara, no hubo forma. Fuimos con mi mujer y mi hija, que era chiquitita, a Uruguay, llevamos los títulos del camión, las llaves de camión, los papeles de la Unión Europea que había donado el dinero para comprar ese camión. No hubo posibilidad, nadie tenía la posibilidad de que ese camión entrara. Después de algunos años, unos amigos dijeron ‘tenemos un radio móvil’ o sea, significa una camioneta que tiene adentro, en la parte de atrás, instalado una radio para transmitir en cualquier parte del país. ‘Nos gustaría llevarla para Latinoamérica. ¿Qué te parece a vos si la llevamos para Uruguay ya que vos tenés el contacto directo allá?’. Hicimos contacto con un montón de gente, hasta con la radio CX30 en ese momento, para que entrara como donación para esa radio y ser utilizada por las otras radios también, o sea, que fuera un servicio a nivel del pueblo. Lo llevaron porque dijeron que sí, que era posible, algunos parlamentarios, no sé quiénes. Estos amigos míos que son técnicos de radio fueron, viajaron y pusieron el radio móvil a punto, o sea, lo ajustaron para que funcionara bien. Hasta el día de hoy, hace como ocho o nueve años, el camión ese está en una zona franca y nunca se pudo poner a circular en Montevideo (…) Digo, ¿qué pasa con Uruguay? ¿Quién se cree que es la gente que está trancando todas estas cosas? No lo entiendo” (Emigrado 1995, Berlín, 50 años, Pequeño empresario). Finalmente, al margen de las dificultades señaladas por estos emigrantes, es importante destcar la presencia, al interior del grupo estudiado, de personas que intentaron concretar emprendimientos propios en Uruguay, cuyo fracaso impidió su regreso definitivo. “Me acuerdo que hace unos años atrás quise llevar unos materiales para vender allá, motores y fue prácticamente imposible, imposible porque tuve que hablar con un círculo de gente que eran los que tenían, vamos a decir, el poder en ese terreno laboral. No me gustó, porque me sentí como en una película de Al Capone, no sé. Entonces fue el último intento que hice yo de hacer algo allá y como vi que era imposible porque tenía que hablar con tres o cuatro, entonces dije ‘no’. Y fue más imposible cuando me dijeron que si yo llevaba algo a la aduana, en el puerto, de repente se podía arreglar para que me den el material más rápido. Ese fue el último segundo de yo decidirme, sentarme en el avión y volverme a Alemania. Eso no me gustó para nada. Estoy cansado de eso yo. Yo tuve muchos intentos, 17 ó 18 años acá intenté muchas cosas, ninguno funcionó (…) Lo REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 39
    • Florencia Racioppi Rüsch que me gustaría a mí, que lo estoy planeando, me gustaría hacer una muestra en Uruguay, la próxima vez que vaya, sobre las pinturas mías, pero vamos a ver si es posible, porque la última vez que intenté hacer eso no fue fácil para mí porque ahí empezó todo ese (…) no sé si decir manoseo, es muy agresivo (…) pero empezó todo eso de ‘tenés que hablar con fulano, fulano habla con mengano y ellos deciden’ y eso me cansó también. Fue otro intento de mostrar un poco lo que estoy haciendo yo acá, el último, también en vano, ¿no? Y lo voy a intentar de nuevo” (emigrado 1982, Hessen, 45 años, Comerciante y Artista). “En el 97 estuve un año viviendo en Uruguay (...) ¡Horrible! Fui porque acá se puso muy difícil con esto de los nazis (…) Hubo un tiempo cuando abrieron, se abrió la otra Alemania, tiraron el muro, hubo mucho y hay racismo, ¿no? Entonces los muchachos, por lo menos los míos, lo notaban y lo hallaban peligroso, ¿viste? (...) Entonces mi marido dijo ‘vamos y probamos’, pero me sentía más extranjera que en Alemania, no me sentía bien allí. Pusimos un negocio, una rotisería en Salinas, pero no funcionó aquello (…) Me comió el dinero que llevé, lo tiré, fue tirar dinero nada más. Allí trabajás para los impuestos, para que te coma todo el mundo y lo veían a mi marido hablar alemán y le querían cobrar por hablar alemán. Te ponían todos los días un impuesto nuevo y no sacabas ni para la comida (…) Entonces le hice la cruz, nunca más pisaré el Uruguay ni que me eche Alemania ni que me eche España. Acá en Europa me quedo” (emigrada 1978, Hessen, 58 años, Empleada Doméstica). 40 Esto sugiere que si bien el retorno de emigrantes puede ser considerado como una oportunidad para la transferencia de habilidades y capacitaciones adquiridas en el país de destino, esto depende de la capacidad de absorción con que cuente para ello la sociedad de origen (Pellegrino, 2001). En este sentido, la vinculación de agentes públicos y privados, no sólo con los emigrados sino también con los retornantes, puede aportar nuevas ideas y perspectivas al ámbito local, al tiempo que acompaña y contiene a la persona en su experiencia de reinserción social y económica. 5. LÍNEAS DE TRABAJO PARA EL RELACIONAMIENTO CON URUGUAYOS EMIGRADOS El discurso de estos emigrados radicados en Alemania deja en claro un cierto vacío en cuanto a políticas, programas o acciones que enmarquen y canalicen sus iniciativas de relacionamiento con el Uruguay. Según sostiene Mármora, en los programas de vinculación interesan dos aspectos básicos: por un lado, los motivacionales17, ya que éstos deben fomentar la toma de decisiones que beneficien al país emisor por parte de los emigrados. Por otro lado, los operacionales, encargados de proveer los canales necesarios para que esas decisiones brinden, efectivamente, beneficios al país de origen (Mármora. Citado por: Meyer, 1998). Es interesante destacar que los proyectos o aspiraciones identificadas en esta investigación no parecieron responder a incentivos promovidos explícitamente desde organismos uruguayos, sino que, por el contrario, se desarrollaron de forma espontánea. Teniendo en cuenta, además, las 17 Dentro de los aspectos motivacionales Mármora menciona, por ejemplo, la participación electoral, la política de ciudadanía y la comunicación e información a los emigrados sobre el país de origen. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN características del contingente estudiado, éste aparece como un grupo objetivo en el que los programas de vinculación posiblemente encuentren resultados satisfactorios. Por otra parte, respecto a los testimonios anteriormente citados, la disconformidad percibida en varios casos con la respuesta de las autoridades uruguayas demanda la implementación adecuada de aspectos operacionales. Tal como sostiene Mármora, es fundamental la definición de mecanismos y referentes claros, tanto para el envío de los materiales o del dinero con que se desee colaborar, como para el desarrollo de los emprendimientos antes mencionados (Mármora. Citado por: Meyer, 1998). Desde el año 2005 se ha percibido a nivel del gobierno uruguayo la toma de conciencia respecto a la importancia de vincularse con su diáspora, desarrollando en este sentido ciertas líneas de acción. Entre ellas se destaca la creación del Departamento 2018, organismo dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRREE), creado en marzo de dicho año, al que podría considerarse como el principal espacio de vinculación con la diáspora. En el mismo sentido, este Ministerio concretó la creación de la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación19, que estableció contactos con los uruguayos emigrados y logró niveles aceptables de interlocución, comunicación y organización en diversos destinos (Departamento 20, 2010). A su vez, la implementación del programa de Circulación de Uruguayos Altamente Calificados20 (CUAC) se concentró, más particularmente, en el registro y relacionamiento con uruguayos calificados residentes en el exterior. Otras acciones a destacar en este ámbito son la reactivación del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (PEDECIBA)21 y la creación de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII)22, ambas orientadas a la revinculación con emigrantes uruguayos calificados mediante la financiación de proyectos y estadías de investigación en Uruguay, entre otros. Más tarde, esta serie de medidas se verá complementada, en el año 2008, con la promulgación de la Ley de Migraciones Nº 18.25023 y, en el 2009, con la creación de la Oficina de Retorno y Bienvenida24 del MRREE, motivada por la necesidad de acompañar a posibles retornantes en su proceso de reinserción social y todos los desafíos que esto supone. Sin embargo, el aprovechamiento de las oportunidades de vinculación no interesa únicamente al ámbito estatal. Organizaciones orientadas a lo social, instituciones educativas u asociaciones empresariales son también pasibles de potencializar este tipo de relacionamiento. En este sentido, podría destacarse el Programa de Modelo Migratorio de Retorno Voluntario Basado en el Desarrollo de la Capacidad Empresarial25, creado en 2008 y cofinanciado por el Banco Iberoamericano de 18 Ver www.d20.org.uy 19 Esta dirección se creó con el apoyo del programa Unidos en la Acción (ONU) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Ver http://www.mrree.gub.uy/gxpsites/hgxpp001?7,1,80,O,S,0,PAG;CONC;49;15;D;326;18;PAG;MNU;E;339;1;335;2;MNU 20 Este programa se lleva a cabo en conjunto con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y la Universidad de la República. 21 El PEDECIBA fue creado en 1985 como vía de revinculación con la comunidad científica emigrada durante el período dictatorial que, luego de un impulso inicial, había prácticamente desaparecido (Pellegrino, Drenaje o éxodo, 62). Ver www.pedeciba.edu.uy 22 Ver www.anii.org.uy 23 Ver http://www.parlamento.gub.uy/leyes/AccesoTextoLey.asp?Ley=18250 24 Ver http://www.mrree.gub.uy/gxpsites/hgxpp001?7,1,91,O,S,0,MNU;E;24;5;MNU 25 Ver www.retornoproductivo.org.uy REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 41
    • Florencia Racioppi Rüsch Desarrollo (BID). Dicho programa ofrece capacitación empresarial y asesoría individual a uruguayos que deseen retornar al país y poner en marcha sus negocios, facilitándoles un nuevo modo de vida productiva en sus países de origen. Es evidente que desde el 2005 a esta parte se ha recorrido -sobre todo a nivel público- un importante camino en lo que a la vinculación con uruguayos residentes en el exterior se refiere. Sin embargo, volviendo al caso estudiado, es claro que, por algún motivo, muchas de estas nuevas iniciativas no resultan accesibles para los emigrados uruguayos en Alemania -o al menos esto era lo que se observaba al momento de realizada la investigación-. Por ejemplo, para el caso del Departamento 20 o la Ley de Migración del 2008, se percibió un desconocimiento generalizado, mientras que aquellos pocos que habían escuchado algo al respecto manifestaron una evaluación negativa. El resto de los organismos o programas señalados arriba no fueron ni siquiera mencionados por los entrevistados. En el ámbito empresarial, por otra parte, cabe señalar que un organismo de renombre en el ámbito nacional como lo es la Cámara de Comercio Uruguayo-Alemana26 tampoco fue mencionado. Esto demuestra que, en lo que respecta al relacionamiento con la diáspora, aún resta mucho por hacer. En cuanto al contingente de uruguayos en Alemania, podría comenzarse señalando, por ejemplo, la necesidad de promover más y más estrechos vínculos entre éstos y las entidades diplomáticas que representan al Uruguay en el país de destino27. En este sentido, el gobierno uruguayo debería reforzar su capacidad para brindar el apoyo demandado por los emigrados para llevar adelante sus iniciativas de vinculación y, a su vez, trabajar para una mayor difusión de las medidas y programas ya desarrollados, a fin de maximizar sus impactos. 42 “Tenemos un cierto network [red de contactos] entonces yo creo que mismo para la Embajada es importante tener contacto con nosotros como nosotros con la Embajada, entonces nos invitan (…) Nuestro Rotary Club invitó también a la Embajada a una fiesta que hicimos (…) Soy miembro del LAV, es una organización importante que hace intercambios entre empresarios de negocios alemanes y latinoamericanos y siempre hacen eventos importantes. El LAV invitó en su momento a la delegación presidencial y Tabaré Vázquez vino con una delegación de 30 representantes y uno de ellos es el que está haciendo todo el trabajo portuario, es un semi exiliado que se especializó en Alemania y hoy en día está favoreciendo al Uruguay. Yo creo que mucha gente muy capacitada está en el exterior y esto es un capital que el Uruguay está reconociendo y se tiene que esforzar mucho más para que esta gente tenga más estímulos para querer regresar al Uruguay, porque puede favorecer a la sociedad mucho. Porque digamos, nosotros no tenemos necesidad de volver al Uruguay, porque aquí nos elaboramos nuestro éxito, estamos bien posicionados, nos costó mucho esfuerzo” (Emigrado 1970, Berlín, 46 años, Médico). 26 La Cámara Uruguayo-Alemana funciona desde 1951 como plataforma para la expansión de los negocios, fundamentalmente en el ámbito internacional. Ofrece diversos beneficios como asesoramiento en comercio exterior, información económica, estudios de mercado, servicios para visitantes y expositores en ferias alemanas, datos de contacto, etc. La Cámara Uruguayo-Alemana reúne a socios con capital alemán, socios con patentes alemanas en Uruguay y socios interesados en tener contacto con las empresas alemanas. Fomenta el intercambio entre éstas y otras Cámaras Binacionales, con representaciones diplomáticas y con instituciones de la más diversa índole. Ver http://www.ahkuruguay.com/uruguay 27 Según manifestaron los emigrantes entrevistados, el vínculo con la Embajada Uruguaya en Berlín y los Consulados en las distintas ciudades se limita básicamente a cuestiones de tramitación del pasaporte. Por otra parte, éstos señalaron una actividad de fuerte difusión -por parte de la Embajada- de eventos culturales vinculados al Uruguay. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • MUNDOS PARALELOS: URUGUAYOS EN ALEMANIA Y SU VINCULACIÓN CON EL PAÍS DE ORIGEN Otro campo de trabajo interesante consiste en la promoción y desarrollo de redes de vinculación entre el gobierno uruguayo, los uruguayos emigrados y las instituciones de las que estos forman parte. Tal como se identificó en los testimonios citados, varios emigrados se vinculan con organizaciones tanto nacionales como internacionales que en alguna oportunidad han tomado contacto con el Uruguay. La implementación de medidas que fomenten estos vínculos aparece, entonces, como algo a tener en cuenta, ya que podría generar interesantes dinámicas de vinculación interinstitucional. Finalmente, no debe dejarse de lado el espacio abierto identificado para el trabajo y difusión de vínculos entre los uruguayos emigrados y los organismos ajenos al ámbito estatal en el país de origen. Puntualmente en lo que refiere a las iniciativas de negocio, las diversas asociaciones del sector empresarial podrían desarrollar su papel como agentes canalizadores de información, facilitadores de trámites, etc. para dar más fluidez a los emprendimientos económicos a distancia. Asimismo, podría trabajarse en la construcción de más redes de cooperación internacional entre empresarios uruguayos a nivel local e internacional, generando intercambios de conocimiento y recursos que incluso terminen por promover nuevas oportunidades de negocio en forma conjunta. La Cámara de Comercio UruguayoAlemana ha abierto ya un camino en este sentido. Sin embargo, su aparente falta de notoriedad al interior del grupo estudiado sugiere la necesidad de una mayor difusión de la institución y sus cometidos o, tal vez, una ampliación en la base de su público objetivo. En definitiva, la investigación aquí citada sugiere que, a pesar de su número reducido respecto a otros contingentes de emigrados, el grupo de uruguayos en Alemania cuenta con interesante potencial para el trabajo en el área de la vinculación con su país de origen, volviéndose un terreno fértil para la implementación de acciones específicas en este sentido, desarrolladas tanto desde el ámbito estatal como desde el privado. 43 ÍNDICE DE FUENTES FUENTES PRIMARIAS Entrevistas Entrevistas realizadas a emigrantes uruguayos en Alemania por la autora en 2009. FUENTES SECUNDARIAS SECUNDARIAS Bibliografía BORRAZ y POZO (2007) en DÉVALOS, PLOTTIER y TORRES (2009): “Fuga de Cerebros: El caso uruguayo”. En: Migración y Políticas Sociales en América Latina, SOPLA, Fundación Konrad Adenauer. D20, “Lineamientos generales para el debate estratégico en el Departamento 20”, Ministerio de Relaciones Exteriores, 2010. Disponible en <http://consejoconsultivoportoalegre.blogspot.com/2010/09/lineamientosgenerale-para-el-debate.html> [11.07.2011] REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Florencia Racioppi Rüsch El País, “Cancillería: hay 700.000 uruguayos en el exterior” [en línea], Diario El País (29.10.08). Disponible en: <http://www.elpais.com.uy/081029/pnacio-378440/nacional/cancilleria-hay-700000-uruguayos-en-el-exterior> [05.11.08] ESPIAGO, J.: (1982): Migraciones exteriores, Ed Aula Abierta Salvat, Estella. GARCÍA, M. (2003): “Tema 2: Políticas europeas de Inmigración”. En: Módulo 2: Aspectos Demográficos de la Migración en Europa y en España, Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Inédito. NAHÚM, B. (1996): Manual de Historia del Uruguay. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental. MEYER, J. B.; CHARUM, J. Eds. (1998): El Nuevo Nomadismo Científico, Bogotán: Escuela Superior de Administración Pública. PELLEGRINO, A. [et al]: (2003): La emigración del Uruguay actual ¿el último que apague la luz? Montevideo: UNESCO. PELLEGRINO, A. (2001): “¿Drenaje o éxodo? Reflexiones sobre la migración calificada” [en línea], Universidad de la República, Facultad de Ciencias Sociales, Programa de Población, Montevideo. Disponible en: <http:/ /www.universidad.edu.uy/institucional/trabajos_rectorado/doc_tr12.pdf> [22.11.08] PELLEGRINO, A. y CABELLA W. (2005): “Una estimación de la emigración internacional uruguaya entre 1963 y 2004”. En: Documento de Trabajo Nº 70, Programa de Población de la Unidad Multidisciplinaria, Montevideo: FCS. 44 Poder Judicial, República Oriental del Uruguay “Ley de Migraciones Nº 18.250” [en línea]. Disponible en: <http://www.parlamento.gub.uy/leyes/AccesoTextoLey.asp?Ley=18250> [05.06.2010]. WOSENWER I., y TEJA, A.M. (1983): La emigración Uruguaya 1963-1975. Sus Condicionantes Económicos, Montevideo: Ed Banda Oriental. Recibido el 27 de febrero de 2012 Aceptado el 23 de mayo de 2012 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Angel Belzunegui Eraso * angel.belzunegui@urv.cat Amaya Erro Garcés ** amaya.erro@unavarra.es RESUMEN El teletrabajo surge como una nueva alternativa de organización del trabajo que coexiste con otras formas organizativas de corte más clásico. Este artículo presenta un análisis de la implantación del teletrabajo en la empresa española a partir de los convenios colectivos de ámbito nacional y de un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Navarra a partir de la participación de un conjunto de empresas y trabajadores de dicha ciudad en una prueba piloto de teletrabajo. Clasificación JEL: M11 - Production Management; M54 - Labor Management. Palabras clave: teletrabajo; organización de empresas; gestión del trabajo. ABSTRACT Teleworking is emerging as a new labor organization alternative that coexists with classical organization structures. This paper presents an analysis of the implementation of teleworking in Spanish companies, from the perspective of national collective agreements and a study by the Navarre Chamber of Commerce with the participation of a group of Navarre’s companies and workers in a pilot teleworking test. JEL Classification: M11 - Production Management; M54 - Labor Management. Key words: teleworking; business organization; labor management. * Ángel Belzunegui Eraso. Departamento de Gestión de Empresas. Universidad Rovira i Virgili (Tarragona). Avenida Universitat, 1. 43204, Reus. Teléfono: 977 558350. Fax: 977 558357. E-mail: angel.belzunegui@urv.cat ** Amaya Erro Garcés. Departamento de Gestión de Empresas. Universidad Pública de Navarra. Campus de Arrosadía. 31006, Pamplona, Navarra. Teléfono: 948 077 070. Fax: 948 077 081. E-mail: amaya.erro@unavarra.es REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 45
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés 1. INTRODUCCIÓN El teletrabajo ha evolucionado en las dos últimas décadas como una nueva forma de organización del trabajo29 cuya novedad radica en que la prestación se realiza on line desde diferentes lugares fuera del entorno físico de la empresa, con la ayuda de las nuevas tecnologías de la comunicación. El teletrabajo se asocia a flexibilidad interna (Martínez Sánchez, et al.2006) y, además, presenta una innovación organizativa, como es la creación de redes conectadas que tienen, en la actualidad, gran importancia para garantizar la capacidad de respuesta de las empresas. Una de las cuestiones más debatidas en torno al teletrabajo reside en si este precisa de la existencia de una relación laboral (Purcalla y Belzunegui, 2004)30. En el presente artículo se ha analizado la situación en la que el teletrabajo se realiza a través de relación laboral, no de forma autónoma. En 2003, SIBIS31 desarrolló una clasificación del teletrabajo en cuatro modalidades: el teletrabajo desde el hogar, el teletrabajo móvil, el teletrabajo de autónomos en SOHO’s (small office/home office) y el realizado desde instalaciones compartidas y externas a la empresa y al domicilio. El teletrabajo en el hogar se produce cuando se dedica al menos un día a la semana a trabajar desde casa. El teletrabajo móvil es el que realizan los trabajadores que pasan más de 10 horas a la semana fuera del hogar y de la oficina. El teletrabajo SOHO es el del trabajador, en régimen de autónomo, que trabaja en una oficina en su hogar. Respecto al ámbito jurídico, el teletrabajo en España no está recogido en una normativa específica que lo regule32, por lo que la negociación colectiva se perfila como el marco en el que se produce su regulación. Además, las empresas que lo han incorporado negocian las condiciones del teletrabajo a 46 29 El debate sobre si el teletrabajo representa o no una nueva forma de organización se realizó a lo largo de la década de los años noventa por parte de la sociología del trabajo, la sociología y la economía de la empresa, con aportaciones desde la perspectiva del derecho. Pueden seguirse los argumentos de este debate en Belzunegui (2002), Giesen (1999), Escudero (2000), Romero Burillo (2000), Altmann (1991), Baethge y Oberbeck (1995), Gaeta, Manacorda y Rizzo (1995), Gray, Hodson y Gordon (1995), Human y Streeck (1993) y Liceras (1999). 30 “Una primera consideración a destacar en el análisis jurídico-laboral del teletrabajo es la diferenciación entre el teletrabajo dependiente y el teletrabajo autónomo. El teletrabajador es dependiente o autónomo según se realice la prestación en régimen de subordinación o no. En efecto, el hecho de que tenga que entenderse que o bien es una relación de prestación de servicios (autónomos) o bien es una relación laboral (subordinación y dependencia), dependerá de las diferentes modalidades de cómo se lleve a cabo o se ejecute el teletrabajo. Dicho de otra forma, el teletrabajo puede ser calificado como una prestación de servicio sometida al ámbito de la aplicación del Derecho Mercantil y, dentro de este, encuadrado como trabajo por cuenta propia o autónomo, o al ámbito del Derecho del Trabajo y, dentro de este, encuadrado como trabajo por cuenta ajena o subordinado” (Purcalla y Belzunegui, 2004:58). Véase también Pérez de los Cobos y Thibault (2001), Mella (1998), Sellas (2001). 31 SIBIS (Statistical Indicators Benchmarking the Information Society) es un proyecto de la Comisión de la Unión Europea desarrollado con el objetivo de obtener información de la Sociedad de la Información en Europa. El proyecto se desarrolló en el período comprendido entre enero de 2001 y septiembre de 2003. 32 El Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, regula por primera vez el trabajo que se realiza preponderadamente desde el domicilio del trabajador o el lugar libremente elegido por este. En este sentido, establece que el acuerdo entre empresa y teletrabajador debe realizarse por escrito y asegura a los teletrabajadores los mismos derechos que los trabajadores de forma presencial. Por otro lado, se contemplan ciertas obligaciones para los empresarios que contraten bajo esta modalidad, puesto que deberán garantizarles los medios necesarios para asegurar su acceso a la formación profesional continua, así como el derecho a una adecuada protección en materia de seguridad y salud. Por último, con el objetivo de igualarles algún día con los que trabajan de forma presencial, si así lo desean, menciona que los trabajadores a distancia tendrán derecho a ser informados de la existencia de puestos vacantes para su desarrollo presencial en centros de trabajo e impone que los teletrabajadores sean adscritos a un centro de empresa de modo que se aseguran sus derechos colectivos. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS través de un acuerdo individual con sus trabajadores. En ocasiones, se llevan al ámbito colectivo condiciones generales relacionadas con el teletrabajo, pero en todo caso se mantiene el acuerdo individual por escrito que regula sus condiciones de prestación. SIBIS midió la incidencia del teletrabajo en los distintos países durante 2002-2003. La presencia del teletrabajo en España podría calificarse de reducida. Gráfico 1. Incidencia del teletrabajo 2002-2003 (% sobre el total de trabajadores) 47 Fuente: SIBIS (2003). Diversos factores inciden en el bajo desarrollo del teletrabajo en España: la propia normativa laboral, la penetración de las tecnologías de la información, la falta de regulación jurídica específica, las resistencias al cambio organizativo entre los cuadros intermedios y entre los trabajadores, las formas de control clásico del trabajo, el secreto empresarial, entre otras. 2. METODOLOGÍA La metodología utilizada en este artículo se ha basado en la combinación de investigación documental y encuesta ad-hoc. En el análisis documental se han analizado todos los convenios colectivos (sectoriales, territoriales y de empresa) firmados durante el período 1997-2011, seleccionando finalmente aquellos que han incorporado cláusulas sobre el teletrabajo o sobre el trabajo a distancia utilizando procedimientos telemáticos e informáticos. Se ha llevado a cabo una identificación de las cláusulas de los convenios en las que explícitamente se hacía referencia a algún tipo de regulación del teletrabajo. Esto ha permitido crear una base de datos que, a su vez, posibilita contabilizar la presencia de cláusulas y su naturaleza en función del sector de actividad. El análisis de las cláusulas de los convenios se realizó teniendo en cuenta un tipo de categorización previa que incluía conceptos como: a) tiempo de teletrabajo y control del tiempo; b) vinculación contractual; c) período de prestación en modo teletrabajo; d) descansos; e) remuneración, REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés etc. Esto es, una buena parte de lo que comúnmente se consideran las condiciones de trabajo en la mayoría de los convenios. Para el análisis cuantitativo se ha contado con los datos de una encuesta diseñada específicamente para empresas que pusieron en marcha experiencias de teletrabajo durante los años 2008, 2009 y 2010. En cierta manera, el diseño de la encuesta fue tipo panel, ya que durante los tres años de recogida de información se contó con una base muestral fija y otra variable (la correspondiente a las nuevas empresas que se sumaron a la experiencia piloto del teletrabajo). El universo sobre el que se pensó la encuesta estuvo formado por todas las empresas que participaron en la experiencia piloto durante estos años. Fueron pocas las empresas que no quisieron participar en la encuesta, así que prácticamente la muestra final coincidió con el universo de partida. Por consiguiente, el alcance de los datos, a nivel de significatividad estadística, es muy elevado, contando siempre con la restricción inicial de tener una N poblacional pequeña (y, por consiguiente, una n muestral también pequeña). Este hecho no invalida ni cuestiona las observaciones finales que se realizan ya que, como hemos dicho, el tamaño muestral coincide con el universo de partida. Sin embargo, sí limita las generalizaciones al ámbito del estudio que se ha realizado, es decir, no pueden extenderse más allá de esta área de empresas en la que se experimentó la puesta en marcha de proyectos de teletrabajo. 48 Los datos de encuesta fueron tratados con el programa estadístico SPSS y el plan de análisis consistió en el tratamiento descriptivo de las escalas en el que se compararon los ítems relacionados con las formas en las que se implementó el teletrabajo (esto es, la organización interna) y las valoraciones y percepciones acerca de la idoneidad de esta forma de trabajar. El análisis permite descubrir los patrones de actuación en las empresas, concluyendo sobre la existencia de unas líneas de actuación con ciertas similitudes a la hora de implementar el teletrabajo. Se procedió a la tabulación descriptiva de los ítems en los que se obtuvo información consistente y relevante y a realizar la comparación de los ítems que se mantuvieron en el cuestionario durante los tres años considerados. 3. EL TELETRABAJO EN LAS ORGANIZACIONES. TELETRABAJO Y EMPRESA EN ESPAÑA 3.1. Experiencias de teletrabajo en España Como ya se ha apuntado, más allá de la reforma laboral de 2012, no existe una regulación específica del teletrabajo en el ordenamiento jurídico español, por lo que la regulación del teletrabajo se enmarca dentro del conjunto de relaciones laborales. Las condiciones de teletrabajo se establecen en acuerdos individuales entre la empresa y el trabajador o en el ámbito de la negociación colectiva. De ahí el interés de analizar las experiencias de teletrabajo a partir de los convenios colectivos, ya que esta fuente permite conocer el grado de implantación del teletrabajo en distintas empresas españolas y en diferentes sectores de actividad. Los convenios colectivos pueden referirse a una empresa concreta o a un sector de actividad y su vigencia depende de su publicación en los diferentes boletines oficiales, tanto de ámbito nacional como regional. Se ha centrado el análisis en aquellas empresas que publican sus convenios a nivel nacional, recogidos y publicados en el Boletín Oficial del Estado. La razón que justifica esta selección radica en que son estas empresas, en términos generales, las compañías de mayor dimensión y, por tanto, las que encabezan la puesta en marcha de prácticas innovadoras, como es el caso del teletrabajo. Desde el punto de vista temporal, se ha seleccionado el período que va desde 1997 a 2011, un lapso suficientemente amplio para observar la presencia de cláusulas referidas al teletrabajo. Por otra parte, es un período en el que las empresas han incorporado las nuevas tecnologías de manera generalizada. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Tras la consulta de los BOE de este período, en el cuadro 1 se muestra la relación de empresas y sectores de actividad cuyos convenios colectivos hacen referencia al teletrabajo. Cuadro 1: Experiencias de teletrabajo en España (teletrabajo en el convenio colectivo) Empresas/sectores que tratan el teletrabajo en su convenio colectivo Agencia Efe (BOE 27 abril 2011) BSH Electrodomésticos España, S.A. (oficinas centrales PLA-ZA, Zaragoza y red comercial), (BOE 27 abril 2011) Orange Catalunya Xarxes de Telecomunicacions S.A. (BOE 26 abril 2011) Telefónica Ingeniería de Seguridad S.A.U. (BOE 17 marzo 2011) Telefónica Móviles de España S.A.U. (BOE 21 febrero 2011) Thales Transport Signalling & Security Solutions, S.A.U. (BOE 28 octubre 2010) Convenio colectivo estatal de perfumería y afines (BOE 14 septiembre 2010) France Telecom España, S.A. (BOE 26 agosto 2010) BP Oil España, S.A.U. (BOE 6 agosto 2010) Ibermática, S.A. (BOE 23 julio 2010) Tradia Telecom, S.A.U. -antes, Difusió Digital Societat de Telecomunicaciones, S.A.U. (BOE 12 julio 2010) Iberdrola Ingeniería y Construcción, S.A.U. (BOE 5 julio 2010) Nutricia, S.R.L. (BOE 2 junio 2010) Numil Nutrición, S.R.L. (BOE 29 mayo 2010) Repsol Butano, S.A. (BOE 14 mayo 2010) Telefónica Soluciones de Informática y Comunicación de España, S.A.U. (BOE 23 abril 2010) Repsol YPF Lubricantes y Especialidades, S.A. (BOE 21 abril 2010) Cableuropa, S.A.U. y Tenaria, S.A. (Grupo ONO) (BOE 3 marzo 2010) Repsol Comercial de Productos Petrolíferos, S.A (BOE 1 diciembre 2009) Nokia Siemens Networks, S.L. (BOE 10 noviembre 2009) Tecnocom España Solutions, S.L (BOE 5 noviembre 2009) Repsol Química, S.A. (BOE 28 octubre 2009) Siemens, S.A. (BOE 28 octubre 2009) Repsol Petróleo, S.A. (BOE 23 octubre 2009) Alcatel-Lucent España, S.A.(BOE 19 septiembre 2009) Telefónica Móviles de España, S.A. (BOE 31 agosto 2009) Repsol YPF, S.A. (BOE 12 agosto 2009) Unidad Editorial, S.A. (BOE 29 mayo 2009) Consultoría Tecnológica para el Comercio, S.L (BOE 6 enero 2009) Convenio colectivo de prensa diaria (BOE 18 diciembre 2008) Petroquímica Española, S.A.-PETRESA (BOE 28 noviembre 2008) Compañía Española de Petróleos, S.A. (CEPSA) (BOE 27 noviembre 2008) Telefónica de España, S.A.U. para los años 2008-2010 (BOE 14 octubre 2008) Thales Rail Signalling Solutions, S.L.U. (BOE 24 septiembre 2008) Alcatel-Lucent España, S.A. (BOE 17 septiembre 2008) REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 49
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés Grupo Endesa (BOE 26 junio 2008) Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (BOE 17 junio 2008) Nutricia, S.R.L. (BOE 16 abril 2008) Numil Nutrición, S.R.L. (BOE 15 marzo 2008) Siemens, S.A. (BOE 11 marzo 2008) Telefónica Telecomunicaciones Públicas, S.A. (BOE 28 marzo 2008) Banco de España (BOE 28 enero 2008) Industria química (BOE 29 agosto 2007) Perfumería y afines (BOE 23 agosto 2007) Numil Nutrición, S.R.L. (BOE 29 junio 2007) Nutricia, S.R.L. (BOE 28 junio 2007) Ibermática, S.A. (BOE 18 mayo 2007) Telefónica Móviles España, S.A.U. (BOE 31 enero 2007) Siemens, S.A. (BOE 7 noviembre 2006) Telefónica de España, S.A.U. (BOE 3 noviembre 2006) BP Oil España, S.A.U. (BOE 10 julio 2006) Prensa diaria (BOE 22 julio 2005) Telefónica Móviles España, S.A. (BOE 30 septiembre 2004) Industria Química (BOE 6 agosto 2004) Ibermática, S.A. (BOE 25 junio 2004) Telefónica de España, S.A.U. (BOE 16 octubre 2003) BP Oil España, Sociedad Anónima (BOE 2 octubre 2002) 50 Avaya Comunicación España, Sociedad Limitada (BOE 24 septiembre 2002) Telefónica de España, S.A.U (BOE 2 julio 2001) Ibermática, Sociedad Anónima (BOE 20 marzo 2001) BP Oil España, Sociedad Anónima (BOE 24 agosto 2000) Ibermática, Sociedad Anónima (BOE 9 agosto 1999) Siemens Nixdorf Sistemas de Información, S.A. (BOE 25 noviembre 1997) Ibermática, S.A. (BOE 6 mayo 1997) Fuente: Elaboración propia a partir del Boletín Oficial del Estado. Tras identificar empresas y sectores que incorporan el teletrabajo en sus convenios colectivos, se han analizado los artículos concretos de los distintos convenios en los que se regula el teletrabajo con objeto de observar si existen patrones de comportamiento en su implantación. A partir de este análisis, se proponen cuatro fases que componen el proceso de implantación del teletrabajo en una organización: Fase a. Fase b. Fase c. Fase d. Interés en el teletrabajo. Fase de sensibilización. Compromiso de desarrollo de un proyecto piloto o de estudio de su implantación. Desarrollo de acuerdos individuales. Definición de un acuerdo marco. Diversas empresas incorporan el teletrabajo recorriendo las fases anteriormente definidas, lo que exhibe un cierto patrón de comportamiento en su implantación. Así, tras la sensibilización o muestra de interés en la empresa ante esta fórmula de trabajo, se desarrolla el compromiso de estudiar la viabilidad de la implantación del teletrabajo, en ocasiones a partir de un proyecto piloto, y posteriormente FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS se establecen acuerdos individuales con empleados para teletrabajar. En una fase avanzada, se plantean normas generales para la implantación del teletrabajo en los distintos puestos de la empresa mediante la definición de un acuerdo marco en el ámbito de la negociación colectiva. Figura 1: El proceso de implantación del teletrabajo Fuente: Elaboración propia. Existen experiencias de empresas que definen directamente un acuerdo marco o que, en lugar de desarrollar un proyecto piloto, ponen en marcha el teletrabajo directamente en el conjunto de la organización. En esta línea, cabe indicar que el establecimiento de un acuerdo marco no dirime de la necesidad de negociar acuerdos individuales, pero simplifica esta negociación al establecer prácticas comunes para el conjunto de la organización. A continuación se presenta la evidencia empírica que fundamenta la definición de estas cuatro fases de implantación del teletrabajo. 3.1.1. Formas de abordar el teletrabajo en los convenios colectivos a) Fase a. Interés en el teletrabajo o fase de sensibilización. Algunas organizaciones incluyen en su convenio colectivo menciones genéricas hacia el teletrabajo. Por un lado, empresas como la agencia de noticias Agencia EFE, S.A. o Iberdrola Ingeniería y Construcción, S.A.U. definen el concepto de teletrabajo en el propio convenio colectivo. En concreto, el sector de perfumería y afines describe, en el artículo 15 del convenio colectivo de 2007 (BOE de 23/08/2007), el concepto de teletrabajo. En esta línea, Iberdrola (BOE de 5/07/ 2010) señala la potestad de la empresa para desarrollar o suprimir esta fórmula de trabajo. Otras empresas muestran interés hacia esta fórmula de trabajo, si bien no lo plasman en el convenio colectivo si no disponen de alguna acción concreta para la implantación del teletrabajo. Es más, solo un grupo reducido de empresas incluyen un tratamiento genérico del teletrabajo en su convenio colectivo, concentrado en convenios colectivos en empresas que abordan la fase b, c y d del proceso de implantación del teletrabajo. b) Fase b. Compromiso de estudiar la viabilidad del teletrabajo y/o desarrollar un proyecto piloto. Diversos convenios colectivos muestran el interés por el desarrollo de un proyecto piloto que permita extraer conclusiones sobre la factibilidad de extender el teletrabajo en la organización. En el ejercicio 1997, Siemens Nixdorf proponía en el artículo 36 del convenio colectivo el compromiso de definir conjuntamente entre la empresa y los representantes de los trabajadores áreas funcionales, colectivos y puestos que puedan desempeñar sus funciones en teletrabajo. Entre 2000 y 2007, destaca la experiencia de Telefónica en el desarrollo de proyectos piloto de teletrabajo. Así, en 2001 la empresa se compromete a desarrollar pruebas piloto sobre teletrabajo para valorar y ampliar el número de actividades que puedan desarrollarse bajo esta forma de trabajo (BOE de 2/07/ 2001, artículo 12.4), compromiso que ratifica en 2003 a través del desarrollo de un plan piloto, mediante acuerdo con la representación de los trabajadores (BOE de 16/10/ 2003, cláusula 12.1). Telefónica Móviles España, S.A. se une a este plan piloto en 2004 (BOE de 30/09/ 2004, cláusula REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 51
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés 12.1). De hecho, tras este plan, en 2007, Telefónica Móviles España se compromete a establecer una regulación del teletrabajo durante el primer trimestre de 2007, negociada con la representación social (BOE de 31/01/2007, artículo 67), y en 2009 crea un acuerdo marco para extender la práctica del teletrabajo en el conjunto de la organización (ver fase d). Telefónica valora el teletrabajo para reducir la movilidad geográfica en los procesos de recolocación de empleados. Ya en estos convenios se cita el Acuerdo Marco de la Unión Europea y la necesidad de establecer un acuerdo individual entre la empresa y el teletrabajador para fijar los compromisos de ambas partes. La experiencia de Telefónica se recoge en un informe técnico elaborado por Mercader Uguina et alt. (2009), en el que se estudia la incidencia del teletrabajo en la productividad y se analizan condiciones de trabajo como la retribución, el tiempo de trabajo, la incidencia de las nuevas tecnologías, los permisos, excedencias y otras suspensiones y la prevención de riesgos laborales. Finalmente, se analizan los colectivos con necesidades especiales y la protección social. Otras empresas como Nutricia y Numil Nutrición desarrollan proyectos piloto sobre teletrabajo entre los años 2000 y 2007. El convenio colectivo de Nutricia S.R.L. del ejercicio 2007 recoge el compromiso de la empresa a desarrollar un plan piloto durante la vigencia del convenio (BOE de 28/06/2007, artículo 32), y Numil Nutrición S.R.L. repite este compromiso en el BOE de 29/06/2007 (artículo 31). El plan piloto propuesto por ambas compañías se caracteriza por regular el teletrabajo a través de un acuerdo individual entre el trabajador y la empresa, para un máximo de ocho horas de teletrabajo, durante un período máximo de tres meses, prorrogable (la prórroga deberá realizarse al menos 15 días antes de la finalización) y para un máximo del 15% del conjunto de la plantilla. 52 En esta línea, Siemens propone designar una comisión paritaria para estudiar medidas de conciliación y cita, entre estas medidas, el teletrabajo (BOE de 7/11/2006, artículo 48). El sector de la prensa diaria se compromete a desarrollar un plan piloto con carácter experimental durante la vigencia del convenio colectivo (BOE de 22/07/2005, artículo 67). No obstante, a pesar de estas iniciativas, es durante el ejercicio 2008 cuando se publican el mayor número de convenios colectivos con el propósito de estudiar la viabilidad del teletrabajo. Banco de España, Telefónica Telecomunicaciones Públicas, Siemens, Nutricia, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Compañía Española de Petróleos y Petroquímica Española son algunas de las empresas que estudian la viabilidad del teletrabajo, muchas de ellas a través de proyectos piloto. Durante 2009, Tecnocom España Solutions y Nokia Siemens Networks crean una comisión específica para estudiar la posibilidad de regular el teletrabajo. Unidad Editorial S.A. constituye también una comisión paritaria para elaborar, en un plazo de 90 días, un protocolo para teletrabajar. De forma similar, en 2010, Tradia Telecom (antes, Difusió Digital Societat de Telecomunicaciones, SAU) y France Telecom España crean una comisión para elaborar un estudio sobre teletrabajo. En 2011, Orange Catalunya Xarxes de Telecomunicacions S.A. y BSH Electrodomésticos España, S.A. deciden estudiar las posibilidades del teletrabajo. c) Fase c. Acuerdos individuales. Diversas organizaciones han planteado acuerdos individuales con sus trabajadores tras estudiar la viabilidad del teletrabajo. Tal es el caso de Siemens, que luego de analizar el teletrabajo en el marco de una comisión en 2006, desarrolló en 2009 una comisión para continuar con el acceso al teletrabajo en las condiciones que se determinen y donde sea necesario y posible (BOE de 28/10/2009). En la elaboración de acuerdos individuales, destaca la experiencia de Ibermática, que en 1997 incluyó en su convenio colectivo la posibilidad de pactar por escrito, entre el trabajador y la empresa, las condiciones de las tareas a realizar por el trabajador, duración, control y seguimiento o disponibilidad FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS del teletrabajador de presentarse en la oficina cuando sea necesario, entre otras (BOE de 6/05/1997, artículo 19.C). Ibermática mantuvo este compromiso en sucesivos convenios colectivos (1999, 2001, 2004, 2007 y 2010). En el período comprendido entre 2008 y 2011, el Grupo Endesa, Thales Rail Signalling Solutions, S.L.U, Consultoría Tecnológica para el Comercio, S.L. y Telefónica Ingeniería de Seguridad, S.A.U contemplan en sus convenios colectivos la figura del acuerdo individual entre el trabajador y la empresa para regular el teletrabajo. Thales Solutions asume el compromiso de informar a los representantes de los trabajadores de estos acuerdos individuales (BOE de 24/09/2008, cláusula 36, y BOE de 28/ 10/2010, cláusula 37). El Grupo Endesa se compromete también a informar a la representación social (BOE de 26/06/2008, artículo 45). El sector de la Industria Química establece la negociación de las condiciones de teletrabajo de forma individual, salvo en los aspectos en los que pueda existir un acuerdo colectivo con los representantes de los trabajadores (BOE de 6/08/2004, artículo 10, bis). Por último, cabe señalar el caso de Avaya Comunicación España, S.L., que hace una mención expresa al teletrabajo al regular la jornada laboral, ya que hay un empleado que está utilizando esta fórmula de trabajo en la compañía (BOE de 24/09/2002, artículo 19). d) Fase d. Acuerdo marco. En una fase de mayor desarrollo del teletrabajo se proponen condiciones generales que son objeto de negociación colectiva y, por tanto, se regulan en el convenio colectivo. En este ámbito se establecen soluciones a aspectos relacionados con la prevención de riesgos, salud y seguridad laboral, con el cumplimiento de la LPDPD, sistemas de selección de trabajadores interesados en teletrabajar y regulación de criterios de actuación para teletrabajadores y empresarios ante esta nueva forma laboral. Vale indicar, asimismo, que en la mayor parte de los casos, se hace referencia al Acuerdo Marco de la Unión Europea como contexto regulatorio. A continuación se muestran las empresas que se han comprometido a desarrollar un acuerdo marco para la regulación del teletrabajo. Algunas de ellas se han analizado ya en las fases previas, confirmando así la existencia del patrón de conducta al que se hacía referencia: Telefónica, Telefónica Móviles, Nutricia, Numil, Repsol y el sector de la industria química confirman este modelo de comportamiento. En 2006, Telefónica aprobó un acuerdo de teletrabajo tras haber realizado una prueba piloto durante 2005 de tres meses de duración. En este acuerdo se regulan cuestiones como la voluntariedad del teletrabajo, los medios aportados por la empresa, las condiciones laborales y el procedimiento de teletrabajo, entre otros. Se trata de un acuerdo muy exhaustivo sobre la regulación del teletrabajo que se publica en el BOE de 3/11/2006. Para los años 2008-2010, la empresa se compromete a extender la aplicación del teletrabajo y a mejorar aspectos relativos a la dotación de medios y herramientas, entre otros (BOE de 14/10/2008, cláusula 12). De forma similar, en 2009, Telefónica Móviles accede a crear un marco común de acuerdos individuales para regular el teletrabajo que establece al menos una jornada presencial en la empresa a la semana y regula los aspectos de prevención y salud laboral, así como los relacionados con la formación, medios para el teletrabajo y duración del teletrabajo (BOE de 31/08/2009, artículo 65). Asimismo, se señala que el teletrabajo no dará lugar a compensaciones retributivas ni modificará los derechos colectivos del trabajador. El acuerdo se aprueba el 13/05/2010 y en 2011 Telefónica Móviles acepta continuar con este acuerdo marco en su convenio colectivo (BOE de 21/02/2011, artículo 65). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 53
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés En la misma línea, Telefónica Soluciones de Informática y Comunicación de España, S.A.U. establece en 2010 el compromiso de realizar un acuerdo marco para regular el teletrabajo (BOE de 23/04/2010, artículo 28). El grupo Repsol desarrolla condiciones generales de teletrabajo en situaciones de baja maternal que posteriormente extiende a otras situaciones de trabajo. Repsol YPF, S.A, Repsol Petróleo, S.A., Repsol Química, S.A., Repsol Comercial de Productos Petrolíferos, S.A. y Repsol Butano, S.A. regulan, en sus respectivos convenios colectivos, los requisitos de teletrabajo durante los años 2009 y 2010. Repsol establece como requisitos para el teletrabajo el disponer de un mínimo de dos años en la compañía, desarrollar el trabajo a jornada completa y la valoración del puesto, en cuanto a que sea factible el teletrabajo. También se recogen los requisitos técnicos y espaciales para teletrabajar y se propone un Acuerdo Individual de Teletrabajo (AIT) a firmar entre el trabajador y la empresa, que incluye los derechos y obligaciones del teletrabajador. Se establecen cláusulas en relación a los medios necesarios, protección de datos y uso de Internet. Repsol define modalidades de teletrabajo: un día a la semana, dos días a la semana, 20% de la jornada diaria, dos tardes a la semana y la jornada de los viernes. Cabe destacar que Repsol incluye en el convenio las competencias que el empleado debe tener para teletrabajar: conocimiento suficiente del puesto, un mínimo de un año de antigüedad en el cargo, conocimientos informáticos suficientes, responsabilidad en autogestión, disciplina y motivación. Así, la empresa diferencia entre la viabilidad del puesto para teletrabajar y la capacidad del trabajador, que se mide a través de las competencias del empleado. 54 Las empresas Nutricia y Numil Nutrición también han desarrollado acuerdos para teletrabajar, tras una fase previa piloto. Así, en 2008, Numil Nutrición establece en su convenio colectivo las condiciones para teletrabajar: el teletrabajo se regula en un acuerdo individual, debe ser aprobado por el director correspondiente, por un máximo de ocho horas semanales (que se podrán distribuir en una o dos jornadas laborales), para un máximo de tres meses de duración, tras los que se podrá prorrogar con 15 días de antelación y para un máximo del 15% de la plantilla (BOE de 15/03/2008, artículo 33). En 2010, Nutricia y Numil Nutrición extienden el período de vigencia del acuerdo individual de tres a seis meses de duración y eliminan la obligación de distribuir el tiempo de teletrabajo en una o dos jornadas laborales (BOE de 2/06/2010 y BOE de 29/05/2010, respectivamente). Alcatel-Lucent España, S.A. establece en 2008 las condiciones generales para el teletrabajo y regula aspectos como la aportación de medios por parte de la empresa, la fiscalización en protección de datos, en materia de seguridad y salud laboral, en cobertura por accidente y en enfermedad profesional, etc. Con una antelación de 48 horas, tanto el trabajador como la empresa pueden finalizar la participación en el programa de teletrabajo. Las jornadas a trabajar desde el domicilio y desde la empresa se acuerdan entre ambas partes y no se establece una compensación retributiva por el teletrabajo. En 2009, la empresa renueva este compromiso (BOE de 17/09/2008, artículo 43, y 19/09/ 2009, artículo 43, respectivamente). Por otro lado, Unidad Editorial, S.A. se compromete en 2009 a elaborar un protocolo para teletrabajar en un plazo de 90 días. En el convenio colectivo se indica que la decisión de aceptar o no el teletrabajo corresponde, en cada caso, exclusivamente a la empresa. En todas las oportunidades, será preceptivo para la aceptación el informe favorable del Redactor jefe y del Director del periódico (BOE de 29/05/ 2009). FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Cableuropa, SAU y Tenaria, S.A. (el grupo ONO) incluyen en su convenio colectivo en 2010 un acuerdo sobre teletrabajo, donde se establece el perfil de las actividades y los teletrabajadores, las condiciones de implantación del teletrabajo, los medios a proporcionar por la empresa, las condiciones laborales de los teletrabajadores, el procedimiento de teletrabajo, la efectividad y el seguimiento del acuerdo (BOE de 3/03/2010, capítulo XII). En líneas generales, las empresas no contemplan modificaciones de las condiciones retributivas en los casos de teletrabajo. Como excepción a esta regla, la empresa BP Oil España, S.A.U. define un complemento retributivo para los teletrabajadores (400 euros anuales en 2002) y una retribución para llevar a cabo las adecuaciones necesarias en su domicilio para trabajar (un máximo de 1.803,04 euros). Estas cuantías son actualizadas anualmente por la empresa. Por sectores de actividad, el convenio colectivo de la prensa diaria, el convenio de perfumería y afines y el convenio de la industria química regulan el teletrabajo. En concreto, el sector de la prensa diaria aprueba un acuerdo basado en el Acuerdo Marco de la Unión Europea. Señalan que el teletrabajo podrá formar parte de la descripción inicial del puesto de trabajo o iniciarse posteriormente, pero que, en todo caso, no modifica la situación laboral del empleado y se realizará de común acuerdo entre empresa y trabajador (BOE 18/12/2008, disposición transitoria séptima, apartado g). El sector de la industria química establece las condiciones de teletrabajo en el convenio de 2007: voluntariedad del teletrabajo, derecho de información, condiciones de empleo, condiciones de seguridad, derechos colectivos, equipamiento de trabajo, entre otras. El teletrabajo se regula a través de un acuerdo individual que cumple con las condiciones citadas anteriormente (BOE de 29/08/2007, artículo 10 bis). 3.1.2 Patrones de actuación en las empresas En definitiva, se observa un patrón común de comportamiento en las empresas, que comienzan por declarar en un convenio colectivo su interés hacia el teletrabajo y/o su intención de desarrollar un proyecto piloto, y en convenios posteriores se desarrollan las condiciones concretas del teletrabajo. También existen empresas que mantienen las mismas cláusulas en relación al teletrabajo durante sucesivos convenios colectivos. Se observa un comportamiento similar en el tratamiento del teletrabajo entre empresas filiales que pertenecen a una misma empresa matriz (por ejemplo, Telefónica o Nutricia y Numil Nutrición). Asimismo, parece existir cierta relación entre el tamaño empresarial y la puesta en marcha del teletrabajo: las empresas de mayor tamaño son más proclives a establecer procedimientos detallados y por escrito sobre el teletrabajo. En general se informa y hace partícipes a los representantes de los trabajadores del proceso de teletrabajo, de los diferentes planes pilotos que se proponen desarrollar en las empresas y de los acuerdos individuales que se negocian entre la empresa y el trabajador. Además, en todos los casos el teletrabajo parte de la voluntad de las partes, recogida en un acuerdo entre empleado y empresa. En la mayoría de las ocasiones se observa la referencia al Acuerdo Marco de la Unión Europea como contexto de regulación de las condiciones de teletrabajo. Diversos convenios incluyen menciones al cumplimiento de las obligaciones de protección de datos en el teletrabajo, a medidas relacionadas con la seguridad y salud en el empleo o al conocimiento de sistemas tecnológicos para teletrabajar. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 55
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés Todos los convenios en los que se desarrolla un acuerdo marco para implantar el teletrabajo contemplan la necesidad de que tanto el cargo como el empleado resulten aptos para esta fórmula de trabajo. Así, algunos de los convenios identifican competencias en el empleado para adoptar este sistema de trabajo y otros establecen puestos en los que es posible teletrabajar. Varios convenios diferencian entre la opción de incluir el teletrabajo en las condiciones iniciales del contrato de trabajo y la alternativa de optar por el teletrabajo posteriormente. Las condiciones laborales de los teletrabajadores son, en la mayoría de los casos, similares a las del conjunto de los empleados. Se ha observado la experiencia de una empresa (BP Oil España) cuyo convenio colectivo contempla un complemento retributivo para el teletrabajador. Por otro lado, en muchos casos se acuerda la aportación por parte de la empresa de los medios necesarios para teletrabajar. Por último, cabe indicar que las condiciones relativas a horarios, duración del teletrabajo, etc., se regulan en los acuerdos individuales de teletrabajo, si bien hay empresas que determinan jornadas y tiempos máximos de teletrabajo e incluso un número máximo de trabajadores que pueden utilizar esta fórmula laboral en el convenio colectivo. Por ejemplo, algunos convenios establecen, a través de un acuerdo marco, una duración explícita del teletrabajo (tres, seis meses) y prórrogas posteriores a este plazo. No obstante, la mayoría de los acuerdos establecen explícitamente la necesidad de compaginar el teletrabajo con la asistencia presencial en la empresa, de forma que no se opte por el teletrabajo para la totalidad de la jornada laboral. 56 3.2. Análisis de la experiencia piloto en empresas de Navarra durante los ejercicios 2008, 2009 y 2010 3.2.1. Tipos de teletrabajadores y sus percepciones sobre la actividad del teletrabajo Los resultados que se presentan a continuación corresponden a las características personales y profesionales de 21 teletrabajadores que pertenecen a 14 empresas que participaron en la experiencia piloto de teletrabajo promovida en 2008 por la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Navarra (en adelante, CCN), con la colaboración del Servicio Navarro de Empleo del Gobierno de Navarra. Entre los teletrabajadores que participaron en esta experiencia, el 81% fueron mujeres y el 19% hombres. La selección de los trabajadores que participaron en la experiencia piloto no fue dirigida por la CCN, sino que se dio opción a las empresas de analizar el contenido de los puestos de trabajo y escoger los de mayor interés para la experiencia. Las empresas les dieron a sus propios trabajadores la oportunidad de teletrabajar, sin modificar sus situaciones contractuales. La media de edad de los teletrabajadores es de 36,2 años, con una edad mínima de 30 y una máxima de 48. Respecto al nivel de estudios alcanzados, el 62% son licenciados y el 9,5% han cursado estudios de tercer ciclo (postgrado o máster). El 19% son diplomados y el 9,5% tienen un título de estudios secundarios. El predominio de estudios universitarios refleja una primera característica del contenido del teletrabajo: se trata de empleos que requieren altas y medias cualificaciones, ocupaciones técnicas y de responsabilidad. Respecto a la antigüedad, la media de años en la empresa es, para el conjunto de los teletrabajadores, de 6,3 años, con un límite inferior de 10 meses y uno superior de 16 años. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Respecto a la pregunta sobre la evolución dentro de la empresa y las perspectivas de futuro, en líneas generales y para los trabajadores con más antigüedad, se observan trayectorias profesionales ascendentes, es decir, que acaban por ocupar puestos de mayor responsabilidad, relacionados básicamente con la gestión en diferentes áreas. Para reflejar con mayor claridad el tipo de desempeño que realizan los trabajadores, se incluyó una pregunta en el cuestionario, que, una vez agrupada, ofrece el siguiente resultado: Tabla 1. Puestos que ocupan los teletrabajadores en la empresa Tipo de puesto n % Trabajador 4 19 Técnico 6 28,6 Responsable/jefe 11 52,4 21 100,0 Fuente: Elaboración propia. Como se ve en la tabla anterior, el 52,4% de los teletrabajadores tienen puestos de responsabilidad o de jefatura en diferentes áreas de desarrollo de la empresa (auditorías, marketing, recursos humanos, área económica y financiera, gestión de calidad, administración, etc.). El 28,6% ocupan puestos de trabajo calificados como técnicos (contable, relaciones públicas, informáticos, entre otros). Los agrupados en la categoría de trabajador desempeñan funciones directamente ligadas con la producción o con el trabajo de comerciales. El 71,4% de los teletrabajadores realiza jornada completa, mientras que el 28,6% restante, una reducida. Aquí -aunque el número de teletrabajadores masculinos es escaso-, el 72% de los hombres desarrolla una jornada completa, frente al 71% de las mujeres teletrabajadoras. Además, el 67% de los hombres y el 53% de las mujeres teletrabajadoras realizan una jornada partida, con distribución horaria clásica de mañana y tarde. Atendiendo al número de horas que laboran los teletrabajadores, el 38% trabaja hasta cinco horas al día, mientras que el 62% restante trabaja siete o más horas diarias. En el caso en cuestión, el 75% de los hombres trabaja con jornada reducida, frente al 72% de las mujeres que trabaja con jornada de siete y más horas. Para el conjunto de los datos, la media de horas trabajadas al día es de 6,8 horas, con un mínimo de cuatro y un máximo de nueve horas. En cuanto al tiempo dedicado a determinadas funciones operativas, se preguntó a los teletrabajadores la distribución del desempeño total que destinaban a tareas relacionadas con la gerencia, la administración, económico-financieras, servicios informáticos, recursos humanos, marketing, producción, calidad, logística, I+D y otras funciones. Las respuestas obtenidas muestran la siguiente distribución del tiempo de dedicación: REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 57
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés Tabla 2. Porcentaje de teletrabajadores que dedican tiempo a determinadas funciones Funciones Hasta 20% del tiempo Entre el 21% y el 40% del tiempo Entre el 41% y el 60% del tiempo Entre el 61% y el 80% del tiempo Entre el 81% y el 100% del tiempo Gerencia 14,3% - - - - Administración 19,1% 19,1% - - 4,8% 4,8% 4,8% Económico-financiera 9,6% 9,5% 4,8% Servicios informáticos 19,1% 9,5% 4,8% - 4,8% Recursos humanos 14,3% 4,8% 4,8% - - Marketing 4,8% 9,6% - - 4,8% - 4,8% Producción 23,9% - - Calidad 19,1% 4,8% - - - Logística 14,4% - - - - I+D 14,4% - - - - 4,8% 9,5% - 4,8% Otras 9,6% Fuente: Elaboración propia. 58 La tabla 2 no muestra una excesiva concentración del tiempo de dedicación, hecho que queda reflejado en el mayor número de teletrabajadores que asegura dedicar hasta un 20% de su tiempo a una determinada tarea (columna de hasta 20% del tiempo). La última columna, que agrupa a los teletrabajadores que dedican entre el 81% y el 100% del tiempo a una sola función, queda muy poco representada en esta distribución. Por tanto, no se trata de perfiles muy especializados en un determinado ámbito, sino que son competentes en diferentes áreas: se está ante una realidad de trabajadores cualificados y polivalentes. Desde otro punto de vista, el porcentaje de teletrabajadores que dedica tiempo (algo de tiempo, no importa cuánto) a una determinada función (gráfico 2): aquí destacan la función de administración (43%), las funciones informáticas (38%) y la de economía y finanzas (33,3%). En el extremo opuesto se encuentran las de gerencia, I+D y logística; las tres con un 14,3% de participación de los teletrabajadores. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Gráfico 2. Porcentaje de teletrabajadores que dedica algo de tiempo a cada una de las funciones Fuente: Elaboración propia. Al tratarse de una pregunta de múltiple respuesta, el total de respuestas supera el 100%. A continuación se preguntó a los trabajadores las razones que les llevaron a participar en el proyecto de teletrabajo. Un 85,8% adujo motivos de conciliación de la vida familiar y laboral. El 14,3% por interés técnico y profesional y un 4,8% pensó en el aumento de la calidad del trabajo realizado. No existen diferencias entre hombres y mujeres al respecto. Uno de los motivos que frecuentemente se utilizan para justificar el teletrabajo ha sido el tiempo de desplazamiento desde el domicilio al lugar de empleo. No es el caso, sin embargo, de los teletrabajadores que participaron en esta prueba piloto: el tiempo dedicado se encuentra mayoritariamente entre 10 y 20 minutos. Respecto a las responsabilidades familiares que tienen los teletrabajadores, y teniendo en cuenta que la gran mayoría de ellos han manifestado acogerse al teletrabajo como forma de conciliación de la vida laboral y familiar, sus obligaciones son las siguientes: Gráfico 3. Responsabilidades sobre el cuidado de personas Fuente: Elaboración propia. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 59
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés A continuación se obtuvo información sobre la distribución del tiempo total de trabajo en relación a tres categorías: a) trabajo para la empresa, b) dedicación a la familia y c) otras actividades. El 62% de los teletrabajadores dedica hasta el 50% de su jornada habitual a la empresa y el 38% restante brinda más del 50% a la empresa. Como media resulta un 50,2% de tiempo de la jornada habitual dedicado a la empresa. En esta distribución se encuentran extremos que van desde el 25% de dedicación a la empresa (dos casos, o sea, 9,5% de los teletrabajadores) hasta el 70% y 85% de dedicación a la empresa en el caso de dos y un teletrabajador, respectivamente. La media de tiempo dedicado a la familia en una jornada habitual se sitúa en el 40,8% del tiempo total. El 90,5% de los teletrabajadores dedica hasta un 50% del tiempo a la familia, mientras que solo un 9,5% le brinda más de un 65%. Un 47,6% de los teletrabajadores indica que no dedica su tiempo a otro tipo de actividades que no sean la empresa y la familia, pero 11 teletrabajadores (esto es, el 52,4%) afirma dedicar entre el 5% y el 40% del tiempo a otras actividades, con una distribución, aquí, muy desigual. A continuación se procuró conocer, del tiempo total de trabajo efectivo para la empresa, cuánto se realiza en su sede y cuánto en la modalidad de teletrabajo. El 23,8% de los teletrabajadores realiza hasta el 25% de su jornada laboral en modalidad de teletrabajo, básicamente en el domicilio. El grupo mayoritario, representado por un 47,6% de teletrabajadores, dedica entre un 26% y un 50% de la jornada diaria a teletrabajar, también básicamente desde el domicilio. Por último, el 28,6% brinda entre el 70% y el 100% de su tiempo de trabajo diario a realizar teletrabajo fuera de la empresa. Todos teletrabajan desde el domicilio y también todos aseguran tener espacios específicamente acondicionados en el domicilio para desarrollar su labor. 60 ¿Qué habilidades personales son necesarias para teletrabajar? A esta pregunta, los teletrabajadores contestaron sintéticamente como se observa en la tabla 6: fundamentalmente, se requiere organización y planificación de la labor, seguido por la habilidad del compromiso y la disciplina. Tabla 3. Habilidades requeridas para teletrabajar (múltiple respuesta) n % Organización 11 31,4 Compromiso 9 25,7 Disciplina 4 11,4 Constancia 3 8,6 Gestión del tiempo 2 5,7 Habilidades relacionales/comunicación 2 5,7 Habilidades técnicas 1 2,9 Iniciativa 1 2,9 Autonomía 1 2,9 Flexibilidad 1 2,9 35 - Fuente: Elaboración propia. El cuestionario se complementó pidiendo a los teletrabajadores que señalaran las ventajas y los inconvenientes de practicar el teletrabajo. Las ventajas de esta modalidad se recogen en la siguiente tabla: FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Tabla 4. Ventajas del teletrabajo (múltiple respuesta) n % Conciliación 11 37,9 Flexibilidad 7 24,1 Trabajar como en oficina 4 13,8 Ausencia de desplazamiento 2 6,9 Mayor planificación 2 6,9 Mayor aprovechamiento trabajo 2 6,9 Salud 1 3,4 Autonomía 1 3,4 29 - Fuente: Elaboración propia. Las respuestas de los teletrabajadores sobre las ventajas del teletrabajo son congruentes con la pregunta anterior sobre la decisión de acogerse a esta modalidad: la conciliación de la vida familiar y laboral aparece como la primera de las ventajas destacables. Esta conciliación, como se ha visto también, se centra, a su vez, en el cuidado de hijos menores de edad dependientes (solo en un caso aparece, además, la necesidad de cuidar de un menor de edad con una discapacidad). Muy ligada a esta ventaja está la segunda señalada en importancia: la flexibilidad y la autonomía personal para organizar tanto los contenidos como el tiempo de dedicación. Por último, y a más distancia, aparecen otras ventajas, como la ausencia de desplazamiento, el mayor aprovechamiento del trabajo o, en un caso, los motivos de salud. Respecto a los inconvenientes, han sido señalados la adaptación del equipo, la adaptación inicial del teletrabajador, la deficiente comunicación con la empresa y la soledad del entorno del teletrabajador. Los retos que señalan los teletrabajadores tienen que ver con la solución de estos inconvenientes. También cabe añadir como reto el que señala un teletrabajador: incrementar la productividad. 3.2.2. La organización de la actividad y las condiciones técnicas del teletrabajo En este apartado se exponen los resultados de un cuestionario periódico hecho a los mismos teletrabajadores. Se realizó el seguimiento de estos trabajadores para recabar información sobre algunos aspectos que tienen que ver con la organización del teletrabajo. Se ofrece, aquí, el resultado agregado en forma de media de las tres puntuaciones de cada ítem de escala contenidos en el cuestionario. Respecto al número de horas teletrabajadas de media a la semana y, por otra parte, en lo que se refiere a la frecuencia de días trabajados a la semana, los resultados fueron los siguientes: REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 61
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés Tabla 5. Número medio de horas trabajadas y frecuencia de días trabajados a la semana % % Hasta 10 horas / semana 38,8 1 ó 2 días a la semana 22,3 De 11 a 16 horas / semana 19,4 3 ó 4 días a la semana 45,7 De 17 a 24 horas / semana 30,6 Más de 4 días a la semana 31,9 Más de 25 horas / semana 11,2 100,0 100,0 Fuente: Elaboración propia. Como se ve en la tabla anterior, la frecuencia mayoritaria de los teletrabajadores es la de tres o cuatro días de teletrabajo semanales con una dedicación de hasta 10 horas a la semana o, también, de entre 17 a 24 horas a la semana. A continuación se indagó, en caso de pérdida de tiempo de trabajo, cuáles fueron las causas que lo motivaron: un 19% adujo problemas técnicos y/o informáticos en la empresa; también un 19% manifestó las distracciones en el domicilio; un 17,5% consideró los problemas técnicos e informáticos de su propio equipo personal de teletrabajo; el 12,7% alegó las llamadas y/o reuniones de trabajo no previstas; el 9,5%, la falta de información para realizar el trabajo y el 4,7%, la falta de información digitalizada. 62 Sobre la cantidad de trabajo desarrollado desde que comienza a teletrabajar, la media para los tres registros sitúa al 56,5% de los teletrabajadores en la idea de que el trabajo ha permanecido igual, sin variación en cuanto a la cantidad. Pero un 38,5% de teletrabajadores considera que el trabajo ha aumentado, pero es asumible. De igual forma, el 50% de los teletrabajadores consideran que la calidad del trabajo realizado permanece igual en la modalidad de teletrabajo, esto es, ni aumenta ni disminuye. Ahora bien, el 48,4% considera que ha aumentado: de este porcentaje, un 24,2% piensa que lo ha hecho imperceptiblemente y el otro 24,2% sostiene que ha aumentado mucho. Respecto a los contactos que tienen los teletrabajadores con la empresa, el 60,6% manifiesta que la comunicación y la colaboración con la oficina de la empresa es frecuente; el 29,6% considera que esta comunicación se produce a veces y el 9,8%, que no hay contacto alguno. Preguntados sobre si la comunicación con la empresa ha mejorado, empeorado o permanece igual, el 80,6% de los teletrabajadores considera que la facilidad y fluidez de la comunicación con la oficina permanece igual; para un 14,6% ha mejorado y para un 4,4% ha empeorado. El 65,6% de los teletrabajadores cree que con el e-mail y el teléfono es suficiente para realizar correctamente su trabajo, mientras que el 34,4% considera que estos medios son insuficientes. Cuando se trata de la valoración de la instalación del equipo y la conexión con la empresa, el 21,6% de los teletrabajadores la considera muy buena; el 45,2%, buena; el 30,2%, normal y el 3%, mala. Por tanto, un 66,8% tiene una buena o muy buena valoración del equipo. El 33% de los teletrabajadores, de media para los tres años de seguimiento, dice haber sufrido algún problema técnico. De estos, un 57,1% sostiene que dicho problema supuso un grave impedimento para el desarrollo normal de su trabajo. Y el 60% de los que tuvieron este grave impedimento cree que FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS no se resolvió de forma rápida y eficaz. Por lo tanto, la valoración de la asistencia técnica no es muy buena: un 43,3% de los que tuvieron problemas la considera buena, pero un 38,3% la evalúa como regular. El 28,5% de los teletrabajadores echa de menos algún medio técnico o de infraestructura que, por el hecho de no tenerlo, afecta el desarrollo de su trabajo. Un 52,4% no echa de menos ningún medio técnico que afecte su trabajo. 3.2.3. Valoración y percepción del teletrabajo realizado en el domicilio En este apartado se incluyen algunos ítems de valoración del ambiente de trabajo y de la conciliación de la vida laboral y familiar. En primer lugar, se presenta la valoración de los teletrabajadores acerca de la conciliación laboral y personal. A partir de las respuestas sobre una escala con puntuaciones que va desde 1 (ha disminuido claramente) hasta 5 (ha mejorado mucho), se observa que las expectativas se han cumplido para los teletrabajadores: de estos, el 62,1% considera que ha mejorado mucho la conciliación laboral y personal lograda con el teletrabajo; para un 28,8%, ha mejorado, pero imperceptiblemente y para el 9,1%, permanece igual. Gráfico 3. Valoración positiva o negativa desde que se teletrabaja 63 Fuente: Elaboración propia. A la pregunta de si se ha cargado con más trabajo o responsabilidades domésticas de las habituales por el hecho de teletrabajar, el 59,2% de los encuestados asegura que nunca; el 30,6%, algunas veces y el 10,2%, habitualmente. El 90% de los teletrabajadores contesta que la relación con la dirección y los responsables de la empresa permanece igual, mientras que un 10% considera que ha mejorado. En lo que respecta al vínculo con los compañeros y compañeras de trabajo (ya sea en la oficina o los que teletrabajan), el 86,9% de los teletrabajadores considera que permanece igual; un 8% manifiesta que ha mejorado y el 5%, que ha empeorado. El 94,9% de los teletrabajadores no ha tenido la sensación de sentirse aislado; tan solo un 5,1% se ha sentido así alguna vez. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés 3.2.5. La evolución de la experiencia en 2009 y 2010: algunos datos relevantes A partir del 2009 se volvió a proponer a algunas empresas (algunas repetían la experiencia, otras eran nuevas) que pusieran en marcha procesos de teletrabajo. El número de organizaciones participantes en las experiencias de teletrabajo fue 15 y el número de teletrabajadores sobre los que se recabó información fue 37. En la encuesta del 2009 se incluyeron algunos ítems nuevos, como por ejemplo la valoración de las herramientas facilitadas por la empresa al teletrabajador. Con una escala de valoración de 1 (muy mal) a 5 (muy bien), los resultados obtenidos fueron los siguientes: la media de valoración de la herramienta selección del puesto fue de 3,60. La herramienta evaluación de competencias obtuvo una puntuación media en la escala de 3,70. La herramienta firma electrónica, un 4,25 (siendo así la mejor valorada) y, por último, el asesoramiento jurídico, un 3,50. Respecto a la valoración de los medios técnicos (ordenador, PDA, conexión al servidor, entre otros), el 48% de los teletrabajadores manifestó su satisfacción y un 17% aseguró estar muy satisfecho. El 30% mostró indiferencia y un 4%, insatisfacción. El 76% manifestó no haber tenido ningún problema técnico, frente a un 24% que sí adujo algún problema. Para un 18% estos problemas supusieron graves impedimentos para el normal desarrollo de la prestación y un 53% valoró como muy satisfactoria o satisfactoria la asistencia técnica recibida, aunque uno de cada cinco afirmó estar insatisfecho o muy insatisfecho con la asistencia recibida. El nivel de satisfacción global con la experiencia es elevado: el 79% de los teletrabajadores asegura estar muy satisfecho o satisfecho con la experiencia de teletrabajo. El 21% se mantiene indiferente. 64 Gráfico 4. Satisfacción con la experiencia del teletrabajo Fuente: Elaboración propia. La mayoría de los ítems del cuestionario del 2008 se repiten en el 2009 con resultados bastante parecidos, por lo que a continuación se mostrarán, exclusivamente, los nuevos indicadores que se utilizaron en el cuestionario del 2009. Entre ellos, está la pregunta: en caso de pérdida de tiempo de trabajo, indique las causas que lo motivaron. La novedad de este ítem radica en la categorización que se dio como posibilidades de respuesta y que queda reflejada en la siguiente tabla: FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS Tabla 6. Causas de pérdida de tiempo de trabajo (múltiple respuesta) % Problemas técnico/informáticos desde la organización 0% Problemas técnico/informáticos del equipo personal 50% Falta de información digitalizada 25% Falta de información para realizar el trabajo 50% Distracciones en el domicilio 75% Llamadas y/o reuniones de trabajo no previstas 75% Fuente: Elaboración propia. Se incluyó también la pregunta ¿considera necesario algún tipo de formación en teletrabajo para los teletrabajadores?, a la que el 74% de teletrabajadores respondió que no y el 26% que sí. En el apartado de resultados, el cuestionario introdujo también la siguiente pregunta: ¿qué ahorro mensual aproximado (en euros) estima que podría obtener gracias al teletrabajo? Un 48% de trabajadores contestó que el ahorro estimado era de hasta 100 euros al mes; un 38%, de entre 101 y 300 euros al mes; un 10%, entre 301 y 600 euros al mes y, por último, el 5%, de más de 600 euros al mes. El ahorro medio de horas al mes se situó alrededor de las 22 horas. Por último, se expone aquí el indicador sobre conciliación que aparece en el cuestionario del 2008. Para el 81% de los entrevistados su proceso de conciliación laboral y personal ha mejorado; para el 19%, permanece igual. Los resultados, comparados con el 2008, han mejorado ostensiblemente, ya que en 2008, el 62,1% de los teletrabajadores había contestado que la conciliación, para ellos, había mejorado mucho. 4. CONCLUSIONES Debido a la falta de legislación sobre el teletrabajo en España, este se ha incorporado a través de acuerdos individuales entre empresa y teletrabajador, a partir de lo expresado de forma muy genérica en los convenios colectivos, bien de empresa, bien de sector de actividad. La reforma laboral de 2012 regula la necesidad de formalizar estos acuerdos por escrito e iguala a los teletrabajadores al resto de trabajadores, garantizando sus derechos colectivos. El referente al que se atienen dichos acuerdos suele ser el Acuerdo Marco Europeo sobre Teletrabajo. Estos acuerdos individuales permiten a la empresa organizar el teletrabajo de manera más flexible e introducen, asimismo, flexibilidad a la hora de llegar a acuerdos sobre el teletrabajo. En la mayoría de los casos, son las empresas grandes las que mayoritariamente han incorporado el teletrabajo y, más aún, lo han hecho a través de acuerdos, no de manera informal como puede estar ocurriendo en las pequeñas empresas. Se observa un patrón de comportamiento a la hora de poner en marcha el teletrabajo: las etapas por las que pasan las empresas son las siguientes: fase a) interés en el teletrabajo, fase de sensibilización (el teletrabajo como práctica de interés); fase b) compromiso de desarrollar un proyecto piloto o de estudiar la implantación del teletrabajo; fase c) desarrollo de acuerdos individuales y fase d) definición de un acuerdo marco. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 65
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés En líneas generales, las experiencias piloto que se han desarrollado han sido negociadas previamente con los trabajadores, contando con la voluntariedad de la participación y su reversibilidad cuando el empleado no quiera continuar. Las condiciones de trabajo permanecen básicamente sin modificar; solo en algunos casos mejoran a nivel retributivo. Por ende, el teletrabajo, tanto en el análisis de los convenios colectivos como en las experiencias prácticas analizadas, ha garantizado los derechos laborales de los teletrabajadores y su posición en la empresa. En general, el teletrabajo se destina a un sector de empleados cualificados, con estudios medios y superiores, que realizan tareas de gestión, con diferentes responsabilidades en el organigrama de las empresas. También hay un teletrabajo menos cualificado que se centra en las actividades comerciales y de carácter administrativo más rutinario. La mayoría de los teletrabajadores se ha acogido a esta modalidad buscando una mayor y mejor conciliación de la vida familiar y laboral. En la experiencia analizada de las empresas, la satisfacción con el teletrabajo es prácticamente unánime por parte de los teletrabajadores. El teletrabajo se va abriendo paso lentamente: puede decirse que tiene poca presencia en los convenios colectivos de empresas y de sectores de actividad. No se han cumplido las expectativas de hace dos décadas cuando se realizaban estimaciones sobre el alcance del teletrabajo. Factores como las resistencias organizacionales, el control de la información, las inercias del modelo fordista y burocrático de trabajo, la desconfianza sindical, etc., estarían en la base de su lenta implantación. 66 ÍNDICE DE FUENTES SECUNDARIAS Bibliografía ALTMANN, N. (1991): “Nuevas formas de organización del trabajo y representación de la fuerza de trabajo en la fábrica”, en J. J. Castillo (comp.), Las nuevas formas de organización del trabajo. Viejos retos de nuestro tiempo. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Madrid. BAETHGE, M. Y OBERBECK, H. (1995): El futuro de los empleados. Nuevas tecnologías y perspectivas profesionales en la gerencia empresarial. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Madrid. BELZUNEGUI, A. (2002): El teletrabajo: estrategias de flexibilidad. Consejo Económico y Social, Madrid. CARRASQUER, P.; BORRAS, V.; TORNS, T. (2004): “La conciliación de la vida familiar y laboral”. Revista Sociología del Trabajo, nº. 50, pp. 111-138. Consejo Económico y Social (2007): Dictamen sobre el Proyecto de Real Decreto por el que se regula el teletrabajo en la Administración General del Estado. Consejo Económico y Social, Madrid. ESCUDERO RODRÍGUEZ, R. (2000): “Teletrabajo”, en VV. AA., Descentralización productiva y nuevas formas organizativas del trabajo. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • EL TELETRABAJO EN ESPAÑA: REGULACIÓN Y EXPERIENCIAS PILOTO EN EMPRESAS ESPAÑOLAS EuroCommerce and UNI-Europa: European Agreement on Guidelines on Telework in Commerce. Disponible en <http://www.union-network.org>. GAETA, L.; MANACORDA, P. Y RIZZO, R. (1995): Il telelavoro: l’ufficio a distanza. Ediese, Roma. GIESEN, K-G. (1999): “El trabajo a distancia en la economía postfordista”. Revista Políticas Sociales en Europa, nº 5, pp. 9-19. GRAY, M; HODSON, N. Y GORDON, G. (1995): El teletrabajo. Fundación Universidad-Empresa, Madrid. HUMAN, R. Y STREECK, W. (1993): Nuevas tecnologías y relaciones industriales. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Madrid. LARA RODRÍGUEZ, A. (2003): “El telemarketing en España: materiales para una cartografía del mundo del trabajo contemporáneo”. Revista Sociología del Trabajo, nº. 49, pp. 27-59. LICERAS, D. (1999): “Cambio tecnológico y empleo: ¿hacia la fragmentación del trabajo?”, en VV. AA., Trabajar en la sociedad de la información. El teletrabajo, ¿problema o solución? Cómo contratarlo. Fundación Universidad-Empresa, Madrid. MARTÍNEZ SÁNCHEZ, A.; Pérez Pérez, M.; De Luis Carnicer, P.; Vela Jiménez, Mª. (2006): “Teletrabajo y flexibilidad: efecto moderador sobre los resultados de la empresa”. Cuadernos de Economía y Dirección de la Empresa, nº 29, pp. 229-262. MELLA MÉNDEZ, L. (1998): “Sobre una nueva manera de trabajar: el teletrabajo”. Revista Aranzadi Social, Vol. 5, pp. 641-646. MERCADER UGUINA, J., et. al. (2009): Productividad y conciliación en la vida laboral y personal. Ariel Editorial, Colección Fundación Telefónica, Barcelona. Ministerio de Administraciones Públicas (2006): Manual para la implantación de programas piloto de teletrabajo en la Administración General del Estado. Ministerio de Administraciones Públicas, Madrid. Ministerio de Administraciones Públicas (2006): Libro electrónico sobre el Plan concilia: horarios y teletrabajo. Ministerio de Administraciones Públicas, Madrid. MINTZBERG, H. (1988): La estructuración de las organizaciones. Editorial Ariel, Barcelona. PÉREZ DE LOS COBOS, F. y Thibault, J. (2001): El teletrabajo en España. Perspectiva jurídico-laboral. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid. PURCALLA, M. A. Y BELZUNEGUI, A. (2004): “Marcos jurídicos y experiencias prácticas de teletrabajo”. Revista Aranzadi Social, nº. 18, pp. 49-92. ROMERO BURILLO, A. (2000): “Algunas consideraciones sobre el teletrabajo transfronterizo”, en VV. AA., Descentralización productiva y nuevas formas organizativas del trabajo. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid. SÁEZ SORO, E. (2004): “Transformaciones en la figura del profesional a través del teletrabajo”. Revista Sociología del Trabajo, nº. 51, pp. 61-82. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 67
    • Angel Belzunegui Eraso | Amaya Erro Garcés SELLAS BENVINGUT, R. (2001): El régimen jurídico del teletrabajo en España. Aranzadi, Pamplona. THIBAULT, J. (2000): El Teletrabajo. Consejo Económico y Social, Madrid. Recibido el 19 de febrero de 2012 Aceptado el 22 de mayo de 2012 68 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO Antonio Juambeltz * ajrizzo42@gmail.com RESUMEN Pese a las críticas recientes que han recibido las calificadoras de riesgo (CR) tras la crisis hipotecaria que estalló en Estados Unidos en 2008 y la posterior debacle europea de los últimos años, es evidente que su rol ha sido y sigue siendo muy relevante en los mercados financieros, ya que agregan información sobre la calidad crediticia de los emisores al mercado. Por tanto, del análisis y veredicto que estas agencias ofrezcan al mercado dependerá, en gran medida, el costo financiero al que deberán enfrentar los emisores de deuda -tanto públicos como privados-, la potencial demanda del resto del mundo por valores financieros y la imagen general de un país. Sin embargo, los dictámenes de las CR deben tomarse como complemento de otros tipos de análisis, tal como los que realizan los propios inversores o bancos de inversiones. En consecuencia, los inversores que consideren los ratings de estas agencias como un sustituto perfecto a sus propios análisis o de terceros no han comprendido cabalmente el rol que tienen las CR. En ese contexto, este trabajo busca describir cómo funcionan estas agencias y cuáles son los principales aspectos metodológicos que emplean para realizar una acción de rating, focalizada en las emisiones de títulos de soberanos. Se describe cómo han calificado a Uruguay en los últimos años -y su correlato con la valoración hecha por el mercado- y cómo se realizan las calificaciones de los valores privados en la plaza local. Palabras claves: calificadoras de riesgo, calificaciones, grado inversor, metodologías de agencias calificadoras Clasificación JEL: E44, G15, G29 * Las opiniones vertidas en este documento son de total responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición oficial de las organizaciones en las que trabaja. Cualquier error involuntario es de exclusiva responsabilidad del autor. Universidad de la Empresa. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 69
    • Antonio Juambeltz ABSTRACT Despite the recent criticism rating agencies (RA) have received after the mortgage crisis in the United States in 2008 and the subsequent European debacle, it is evident they are still relevant in financial markets because they shed light on the credit quality of issuers to the market. Therefore, the overall costs that issuers -both public and private- will face, the potential demand from the rest of the world by financial markets and the overall image of a country will depend, to some extent, on the verdict that these companies provide. However, the opinions of the RA should be taken in addition to other sources of analysis, such as those made by investors themselves or by investment banks. Consequently, investors that only take into account the information of the RA as a perfect substitute for their own analysis or that made by third parties have not fully understood the role of the former. In that context, this paper aims to describe how these agencies work, identifying the main methodological aspects they use for evaluating sovereign bonds. It also describes how they ranked sovereign Uruguay’s bonds in recent years -compared with the market’s evaluations- and how local securities are evaluated by RA. Key words: rating agencies, ratings, investment grade, credit ratings methodologies JEL Classification: E44, G15, G29 70 1. INTRODUCCIÓN Desde que estalló la crisis hipotecaria en Estados Unidos (EEUU), cuyo momento más álgido fue la quiebra de Lehman Brothers en setiembre de 2008, hasta el agravamiento de la crisis de Europa a partir de la segunda mitad de 2011, las calificadoras de riesgo (CR) han estado bajo la lupa de la opinión de inversores, analistas, gobiernos y público en general. La decisión que en agosto de 2011 tomó una de las tres principales agencias de rebajar el rating de la deuda pública de EEUU por debajo de la nota máxima o riesgo mínimo (lo que descarta que los treasury de ese país puedan ser considerados como activos libres de riesgo) reavivó el debate y provocó fuertes críticas por parte de las autoridades reguladores de valores de dicho país. A pesar de la cantidad de críticas que han recibido, las CR siguen jugando un rol preponderante para un país como Uruguay, por los siguientes motivos: en primer lugar, porque sus dictámenes generalmente establecen un techo a las notas asignadas a las empresas privadas locales y, por tanto, afectan el costo del financiamiento en el mercado de capitales local. En segundo término, porque existen muchos inversores institucionales externos que no están habilitados por la normativa a invertir en papeles de países catalogados como grado no inversor o grado especulativo, disminuyendo el potencial de demanda de títulos de deuda emitidos por estos33. 33 Generalmente, la regulación establece que un soberano debe estar catalogado como GI por al menos dos calificadoras para que los inversores institucionales puedan adquirir títulos de dicho soberano. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO En el caso de Uruguay, este segundo factor es muy relevante dado que, a la fecha de publicación de este trabajo, el país está calificado un peldaño por debajo del umbral de grado inversor (GI), por cuatro de las cinco calificadoras que evalúan al país, con la excepción de Standard & Poor’s. En efecto, esta CR elevó, en abril de 2012, la nota uruguaya a GI. Los títulos catalogados como GI son aquellos que, según las agencias, tienen una mayor posibilidad de pago o menor riesgo crediticio en comparación con los de grado especulativo o no grado inversor. En tercer lugar, porque las acciones de rating que llevan a cabo las CR son tomadas en cuenta por la regulación financiera para exigir niveles de capital mínimo a las entidades bancarias, tal como lo establece el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea34. Finalmente, en cuarto lugar, porque contar con una aceptable calificación crediticia contribuye a mejorar el clima de negocios de un país y a atraer inversiones en la economía real. En ese contexto, el objetivo de este trabajo es describir cómo funcionan estas agencias y qué elementos toman en cuenta a la hora de asignar una determinada calificación crediticia, focalizado en las calificaciones de soberanos. Un emisor soberano es un gobierno nacional o federal que ejerce una autoridad sobre determinada jurisdicción reconocida. Para ello, en el siguiente capítulo se realiza una descripción de qué rol cumplen y cuál es el funcionamiento de las CR, qué nomenclatura utilizan y cómo operan. Posteriormente, se presenta una revisión bibliográfica de cómo la más reciente literatura ha estudiado la manera de operar de estas agencias. Luego, se exponen las metodologías más recientes de acuerdo con las propias agencias. A continuación, se explica cómo las CR han evaluado a los títulos de deuda que emite Uruguay. También se hace una breve reseña de cómo evalúan a las empresas locales que cotizan en el mercado local de valores. Por último, se presentan algunas consideraciones finales. 2. CALIFICADORAS: ROL, NOMENCLATURA, FUNCIONAMIENTO Las CR son empresas con fines de lucro especializadas en evaluar el riesgo crediticio relativo de un emisor (soberano, empresa, etc.). Ello no quiere decir que las CR hagan recomendaciones sobre si es conveniente comprar, vender o mantener determinado bono soberano o de una compañía. De hecho, no lo hacen y lo aclaran explícitamente en sus metodologías y contratos. Tampoco realizan ningún comentario sobre si los precios de mercado de un determinado instrumento financiero son los adecuados ni sobre la conveniencia de invertir en un determinado activo financiero en función del tipo de inversor. 34 En junio de 2004, este Comité anunció la creación de un estándar internacional -conocido como el enfoque de Basilea II- que sirve de referencia a los reguladores bancarios, con objeto de establecer los requerimientos de capital necesarios para asegurar la protección de las entidades frente a los riesgos financieros y operativos. Basilea II se basa en tres pilares: requerimiento mínimo de capital, proceso de supervisión bancaria y disciplina de mercado. Dentro del primer pilar, se les exige a las entidades financieras contar con un capital regulatorio igual o mayor al 8% de los activos ponderados por riesgo crediticio, riesgo de mercado y riesgo operativo. Para realizar la ponderación por el primer tipo de riesgo, las entidades deben tener en cuenta: 1) las calificaciones de riesgo provistas por las CR y 2) modelos internos de los bancos. Por ejemplo, si un banco tiene como activo un bono de deuda soberana con la máxima calificación, AAA, entonces ese activo pondera como 0 y la regulación no le exige contar con capital precautorio, pero si tiene como activo un bono calificado con BBB+, el hipotético banco debe ponderar el valor de dicho activo en un 50%. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 71
    • Antonio Juambeltz Las CR se encargan de medir e informar a la comunidad inversora y público en general la capacidad y voluntad de pago de las obligaciones financieras de un emisor/emisión en tiempo y forma, ya sea en lo correspondiente a la tasa de interés como a las amortizaciones de capital, moneda, etc. Su papel es más relevante en un contexto en el que existe información asimétrica entre emisores de obligaciones financieras (oferentes de valores) e inversionistas (demandantes)35. Obviamente, los primeros están más familiarizados con su propia capacidad y voluntad de pago que los inversores. Por tanto, el rol fundamental de las CR es ayudar a reducir las asimetrías de información entre los oferentes y demandantes de valores financieros que hay en los mercados financieros. En ese sentido, el hecho de contribuir a reducir la información asimétrica implica que las CR ayudan a mejorar la eficiencia de los mercados. Este concepto ha sido desarrollado por Schwarcz (2002) y Rosseau (2011). Tal como lo establece Standard & Poor’s (2012), debido a que la calidad no es un atributo que se pueda observar directamente, los inversores deben estimarlo utilizando varios enfoques. Uno de ellos es el análisis que el propio inversor debe hacer36; otro es el análisis de rating de las propias CR y un tercero sería el/los análisis de terceras partes, como bancos de inversiones, reportes de brokers, etc. Estas tres fuentes de información le deberían permitir al inversor tomar una decisión financiera, especialmente cuando las tres conducen al mismo resultado. Como se verá más adelante en el capítulo dedicado al caso uruguayo, esto último no ha pasado en recientes años. 72 Debido a que el soberano es la máxima autoridad y tiene el poder para imponer su voluntad en la jurisdicción que gobierna, los acreedores tienen limitados recursos legales o  de otro tipo en caso de que aquel  no  pueda  o  no quiera  hacer  frente  a  los servicios  de  su  deuda.  Es  que  aún  cuando  un soberano tenga suficiente capacidad de pago podría estar incentivado a no cumplir con sus obligaciones si considerara que los costos políticos o sociales de hacerlo serían muy elevados en relación al beneficio obtenido. Además, a diferencia de lo que sucede con los bonos corporativos, en la deuda soberana no existe un código de bancarrota en caso de que un país entre en default, por lo que el tenedor de bonos no tiene cómo acceder a los activos del gobierno en cuestión para rescatar parte de su inversión. Es así que la solvencia de un país y su calidad crediticia no solo dependerán de su capacidad de pago, sino también de su voluntad de hacerlo. Por tanto, dado que las CR tratan de medir la voluntad y la capacidad futura de los emisores para cumplir con sus obligaciones, el proceso de calificación tiene un carácter subjetivo, tal como lo establece 35 El concepto de información asimétrica fue estudiado por los economistas George Akerlof, Michael Spence y Joseph Stiglitz, lo que les valió el Premio Nobel de Economía en 2001. En 1970, Akerlof explicó este concepto usando el ejemplo del mercado de autos usados. Para simplificar el problema, Akerlof supuso que en este mercado se venden autos usados en buen estado (los llamó bizcocho) o en mal estado (limones). En este mercado, el comprador no tiene suficiente información como para saber, al momento de la adquisición, si está comprando un bizcocho o un limón, por lo que necesitaría varios meses de uso para saberlo. Por tanto, si el precio de mercado del bizcocho es US$ 10.000 y el del limón es US$ 2.000, los compradores estarán dispuestos a pagar en cualquier caso solo US$ 2.000. Esto, a su vez, conllevaría a que nadie estuviera dispuesto a ofrecer bizcochos y, por ende, este mercado podría no existir. Para el caso de los valores financieros, y siguiendo con esta lógica, los inversores no podrían ser capaces de distinguir entre bizcochos y limones y, por tanto, solo estarían dispuestos a invertir en ambos si obtienen una rentabilidad de limones necesaria para cubrir el riesgo de prestarle a un deudor de baja calidad crediticia. En este escenario, el volumen de operaciones crediticias hechas en el mercado de bizcochos (o prestatarios de bajo riesgo) sería muy escaso. 36 Los inversores deben tener en cuenta otros elementos, además de la calificación, como la liquidez de los bonos, el flujo de caja que ofrecen, el calendario de amortizaciones de capital, la moneda en que son emitidos, el nivel y pendiente de las curvas de rendimiento de referencia, la carga impositiva que tengan estos títulos, la tasa libre de riesgo de referencia, entre otros factores. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO Pena (2000). También tiene un importante componente cualitativo, ya que no está basado totalmente en modelos rígidos, dependientes de una serie de ratios predeterminados. Estos riesgos relativos se mapean a través de una escala de notas alfa-numéricas, en ratings discretos. Para asignar una determinada nota (conocida en la jerga financiera como notch) a un emisor, las agencias se basan en aquellas variables cualitativas o cuantitativas que consideran necesarias y, a su vez, asumen que estas son confiables. En el caso de las calificaciones a soberanos, tal como lo definen Jaramillo y Tejada (2011), sus ratings crediticios intentan establecer medidas de probabilidad de incumplimiento (default) elaboradas por las agencias. Tal como establece Ponce (2009), estas firmas cumplen con los roles de certificación al asignar un determinado rating a los emisores, además de ser divulgadores de información, dado que elaboran informes para los inversores. Desde sus inicios a comienzos del siglo XX hasta la década de 1970, las calificadoras realizaban sus dictámenes sin cobrarle al emisor y financiaban sus operaciones a través de la venta de reportes a inversores interesados. Sin embargo, esta tendencia comenzó a cambiar a comienzos de dicha década. Actualmente, todas las calificadoras financian su operativa a través del cobro de una cuota anual a los emisores y divulgan públicamente las acciones de rating crediticio al mercado. Cada calificadora debe firmar un contrato con el soberano por el servicio de evaluar su riesgo crediticio. En los contratos se especifica que los gobiernos deben proveer información apropiada y suficiente de forma de que las CR puedan llegar a un dictamen. Las calificadoras aclaran que confían en la veracidad de los datos que sus clientes les proporcionan y que no tienen obligación alguna de verificarlos o de realizar auditorías. Cuando una nota es asignada, las CR publican un comunicado de prensa indicando cuál fue su acción concreta y atienden los requerimientos de la prensa. Las calificadoras reconocen, a su vez, que algún tipo de información provista por el emisor puede ser tratada como confidencial, por lo que podría no ser divulgada a terceros. Si bien cada agencia actualiza sus calificaciones y/o perspectivas cuando lo considera conveniente, es común que al menos dos analistas visiten el país. Luego, estos presentan el caso ante un comité (Sovereign Rating Committee), que tiene la última palabra a la hora de realizar alguna acción de rating (rating actions). El comité está integrado por varios analistas que evalúan a otros países en cuestión. Las CR disponen de un analista primario (lead analyst) que se encarga de hacer un seguimiento periódico sobre la realidad del país en cuestión. Generalmente, el analista primario concurre, al menos una vez por año, al país en cuestión para realizar una actualización del rating, acompañado de al menos otro colega. Durante su estadía, los analistas mantienen reuniones con autoridades de los ministerios de hacienda, oficinas de crédito público, bancos centrales, organizaciones empresariales, empresas, politólogos, entre otros. Luego, el analista primario presenta el caso del país en cuestión a un comité integrado por varios analistas de una gran cantidad de países de las agencias. Allí se delibera la nota corriente que tiene el país, pudiéndose modificar la perspectiva o la propia calificación crediticia. Las decisiones se toman por mayoría absoluta del comité. 2.1 Calificaciones y nomenclatura Las agencias Fitch y S&P usan notas que van desde AAA, AA, A y BBB para riesgos crediticios de largo plazo, catalogados como GI, y, por otro lado, BB, CCC, CC, C, SD y D para los riesgos crediticios de largo plazo especulativos o no grado inversor. Moody’s, por su parte, utiliza notas con mayúscula/ minúscula que van dese el Aaa, Aa, A, Baa, Ba, B, Caa, Ca, C. A su vez, dentro del GI hay activos REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 73
    • Antonio Juambeltz catalogados como de Máxima Calidad: Fitch y S&P utilizan signos de + y - (AA+, AA, AA-) mientras que Moody’s utiliza números (Aa1, Aa2, Aa3). Le siguen los títulos catalogados como Fuerte Capacidad de Pago (AA-, A+, A, A-; Aa3, A1, A2, A3) o Capacidad de Pago Adecuada (BBB+, BBB, BBB-; Baa1, Baa2, Baa3). Dentro del grado especulativo, la subdivisión es para los títulos con Pago Probable pero Incierto (BB+, BB, BB-; Ba1, Ba2, Ba3). Le siguen los valores catalogados como Vulnerables (B+, B, B-; B1, B2, B3); Muy Vulnerables (CCC+, CCC, CCC-; Caa1, Caa2, Caa3) y finalmente los de Incumplimiento (CC, C, D; Ca, C). Cada nota también tiene asociada una determinada perspectiva, que puede ser positiva, estable o negativa. Cuando un soberano, o los títulos de su deuda, tiene una perspectiva positiva, entonces tiene una probabilidad mayor al 50% de que la calificadora en cuestión aumente su nota crediticia en los siguientes seis meses a dos años (el plazo depende de cada CR). Cuando es estable implica que tiene mayor probabilidad de permanecer igual en dicho plazo y cuando es negativa tiene mayor chance de ser rebajada. En la gran mayoría de los casos las calificadoras primero revisan la perspectiva de la nota, aunque podrían tener una acción de rating sin haber modificado previamente la perspectiva. 74 En el caso particular de Moody’s, la agencia puede, además de cambiar la perspectiva de la nota, poner bajo revisión positiva/negativa la nota vigente. Ello implica que la probabilidad de subir/bajar la calificación actual puede darse en un plazo menor que cuando esta agencia cambia la perspectiva (incluso podrían darse subas o bajas en más de un escalón). Por ejemplo, el 16 de julio de 2010, Moody’s puso bajo revisión positiva la nota de la deuda uruguaya, que en ese momento estaba en Ba3. Luego, el 8 de diciembre de ese mismo año, Moody’s finalmente elevó la nota de Uruguay y lo hizo en dos escalones (cuando generalmente se suben o bajan de un notch por vez): Ba1. A su vez, las CR distinguen entre las obligaciones financieras que están nominadas en moneda local o en moneda extranjera. Generalmente, las primeras cuentan con mejor calificación (o igual) que las segundas, debido a que se entiende que el emisor (especialmente si es un soberano) tiene mejor acceso al mercado local para fondear sus operaciones. Al mismo tiempo, se parte de la premisa de que los gobiernos pueden obtener recursos en la moneda doméstica, ya sea vía el aumento de impuestos y/o emisión de dinero primario, por lo que el riesgo crediticio es menor. En contraste, los gobiernos deben contar con un adecuado nivel de reservas internacionales o acceso fluido a los mercados de capitales globales para poder servir la deuda nominada en moneda extranjera. También realizan una discriminación entre la calificación de corto y largo plazo, ya que la capacidad de pago a lo largo del tiempo puede variar en función de las reservas actuales, perspectivas de crecimiento económico de mediano plazo, etc. No obstante, por defecto, las calificaciones que el mercado, analistas y público en general toman en cuenta para poder comparar con todos los países son las de largo plazo y en moneda extranjera. Para el caso de los países desarrollados, que casi siempre solo emiten en sus propias monedas (EEUU, países integrantes de la zona Euro, Japón, Inglaterra), se toma en cuenta su calificación a largo plazo. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO 3. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA Tal como fue mencionado anteriormente, las agencias calificadoras evalúan la voluntad y capacidad de pago de un emisor de deuda. Es decir que sus dictámenes se basan en un componente subjetivo pero también en otros sistemáticos, de análisis -o sea, variables más cuantificables- que toman como referencia los factores económicos, financieros, políticos, etc. La evaluación de la voluntad de pago por parte de cada emisor es algo muy difícil de realizar, ya que depende de decisiones arbitrarias por parte de los gobiernos de turno. Una de las proxy tomadas en cuenta para evaluar la disposición al pago de las obligaciones de un soberano es su reciente historia crediticia, o sea, si en los últimos años se han producido eventos de default. La cantidad de años elegida depende de la metodología de cada agencia. También analizan que, aún en el caso de que un emisor haya realizado una reestructura de las condiciones originales de la deuda, el valor presente neto (VPN) ofrecido a los inversores no haya sido menor al existente antes de la propia reestructura. En otras palabras, si el tenedor de bonos de un soberano no registró pérdidas en el VPN como consecuencia de un canje o reestructura de deuda. En tanto, los factores objetivos utilizados por las CR, que determinan la capacidad de pago de un emisor, han sido un elemento de estudio en la reciente literatura, tal como lo describen Mellios y Paget-Blanc (2003). Bajo este enfoque, el deterioro intencional de las condiciones macroeconómicas y/o financieras de un país puede ser la causa de la cesación de pagos. Si bien tradicionalmente las CR no han explicitado qué variables utilizan y cómo las ponderan para evaluar el riesgo crediticio de un emisor, desde la segunda mitad de la década de 1990 varios autores intentaron interpretar sus acciones. Estos estudios adquirieron mayor relevancia dado que, a partir de esa década, la mayoría del flujo de entrada de capitales, especialmente para financiar a los gobiernos, provino de la emisión de bonos públicos (en detrimento del financiamiento tradicional bancario a los gobiernos). En ese contexto, el interés de la comunidad inversora por saber cuáles variables se toman en cuenta para asignar una calificación crediticia de los bonos soberanos ha ido en aumento. Cantor y Packer (1996) fueron de los primeros investigadores en tratar de responder esta pregunta al presentar un análisis sistemático de los determinantes y el impacto de los ratings crediticios sobre los bonos soberanos, de acuerdo con las calificaciones asignadas por las agencias Standard & Poor’s y Moody’s Investors Service. Los autores concluyeron que las acciones de calificación, o sea, subas, bajas, mantenimiento y/o cambio de perspectivas en las calificaciones soberanas, podían ser explicadas por un número reducido de variables macroeconómicas, que, a su vez, eran ponderadas de forma muy similar. No obstante, también aclararon que las calificadoras brindaban poca orientación al mercado acerca de cuál es la ponderación de las variables en sus decisiones de ratings. También concluyeron que la valuación que el mercado hacía acerca del riesgo crediticio soberano -tomando en cuenta el rendimiento pedido a los bonos de los países en cuestión- estaba en línea con los rankings relativos de las calificadoras al momento de la realización de ese trabajo. Además, también encontraron que los anuncios de cambios de ratings tienen un efecto significativo en los precios de los bonos calificados por debajo del grado inversor. Básicamente, Cantor y Packer utilizaron datos macroeconómicos (cross section) para explicar los distintos rendimientos de los bonos soberanos y luego los compararon con una escala ordinal de las REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 75
    • Antonio Juambeltz notas de la deuda. Las variables que encontraron como significativas para explicar el rendimiento de los bonos de los países emisores son solo ocho37: - PIB per capita (+). Esta variable puede servir como una proxy de la estabilidad política y otros importantes factores (a mayor PBI per cápita, mayor estabilidad). - Tasa de crecimiento del PIB real (+). Una mayor relativa tasa de crecimiento económico esperada sugiere que el ratio de deuda pública/PIB tenderá a bajar en los siguientes años y, por tanto, será más fácil servir la deuda. - Inflación (-). Una mayor tasa de inflación o inflación creciente podría estar indicando problemas estructurales de las finanzas de un gobierno. Además, la no satisfacción del público con una mayor inflación podría conducir a una mayor inestabilidad política. - Resultado Fiscal (+). Un mayor déficit fiscal podría absorber un mayor ahorro privado doméstico y sugiere que los gobiernos pueden tener poca habilidad o predisposición para incrementar los impuestos para cubrir el gasto público creciente. - Posición Externa (+). Un mayor déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos podría estar indicando que los sectores público y privado de la economía en cuestión se basan en una confianza en los fondos provenientes del exterior para financiarse. 76 - Deuda Externa (-). Un aumento en el stock de deuda externa podría estar correlacionado con un una mayor probabilidad de default. El riesgo aumenta a medida que se incrementa el ratio de deuda nominada en moneda extranjera en relación a las exportaciones. - Desarrollo Económico (+). Países con mayor nivel de desarrollo tienden a ser menos proclives a no cumplir con sus compromisos financieros debido a que sus economías están más integradas al resto del mundo. Los autores utilizaban como proxy de este indicador la clasificación de países industrializados propuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI). - Historia de Default (-). Aquellos países con historias recientes de default cuentan con un riesgo crediticio mayor. En concreto, los autores proponían utilizar un indicador que midiera la reputación crediticia de un país si este había entrado en cesación de pagos o no. El plazo tomado fue de los últimos 25 años. Una vez definidas las variables, los autores buscaron cuantificar la relación entre estas, en 49 países analizados en setiembre de 1995, y los ratings crediticios, según un modelo de regresión simple38 37 El hecho de que los autores hayan elegido un modelo de regresión con pocas variables obedece al principio básico de la Econometría, conocido como parsimonia. En ese sentido, un paso importante en la construcción de un modelo es el de la elección de variables a incluir (y cuáles excluir). Los mecanismos para la selección de variables no son fáciles de especificar, ya que dependen, en gran medida, del tipo de modelo, del contexto de utilización y de las propias características del proceso analizado. La única norma clara es que ante dos posibles modelos, similares en otros aspectos, siempre se preferirá el que sea más sencillo y menos variables tenga (criterio de parsimonia). 38 Los autores encontraron que el modelo lineal simple se ajustaba mejor que las alternativas de modelos no lineales, como los logarítmicos o exponenciales. En la misma línea, los autores Kaplan y Urwitz (1979) también habían encontrado que estos modelos eran más eficientes para estudiar los ratings de corporaciones. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO (conocido como el método de Mínimos Cuadrados Ordinarios). Para ello, asignaron valores numéricos a los ratings crediticios que oscilaban entre uno (para las categorías de B3/B) y 16 (Aaa/AA), en base a un promedio de las calificaciones de S&P y Moody’s (de forma de obtener una sola variable dependiente). La regresión, que tenía como variable dependiente las notas de ambas agencias, y como independientes, las ocho variables antes mencionadas, explicaba más del 90% de la variación muestral39 . La metodología de esos autores fue replicada por Juntter y McCarthy (2000) para el período de 1996 a 1998. Para ese lapso, el poder predictivo del modelo original planteado por Canter y Packer se había deteriorado significativamente debido a que en 1997 estalló la crisis financiera de Asia. Esta tuvo un efecto contagio en otros países emergentes, como Brasil o Rusia. En consecuencia, quedó en evidencia que los resultados no serían estables con el correr del tiempo. Alfonso (2003), utilizando la misma metodología que Cantor y Packer con datos hasta junio de 2001, concluyó que para los países industrializados el PBI per cápita es la única variable relevante para determinar sus niveles de rating, mientras que para los emergentes el nivel de endeudamiento externo jugaba un papel clave en sus niveles de calificaciones crediticias. Mellios and Eric Paget-Blanc (2003) plantearon que el hecho de preseleccionar algunas variables especialmente las cualitativas, que buscan ser una proxy de la voluntad de pago de los países- puede generar sesgos en los parámetros estimados. Para ello, compilaron 49 variables económicas y políticas de 86 países al cierre de 2003. Como variable dependiente eligieron el promedio de las calificaciones de los bonos en moneda extranjera hechas por Moody’s, Fitch y S&P. Mediante el método de Análisis Principal de Componentes40 lograron reducir el conjunto de variables explicativas del modelo a 13. 77 4. METODOLOGÍA DE LAS CALIFICADORAS En este capítulo se hará una descripción de las metodologías actuales que emplean las tres principales CR (Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s), según los manuales de las propias CR. - Moody’s Esta agencia explícita que no existe modelo cuantitativo que pueda captar adecuadamente la compleja red de factores que conducen a un gobierno a dejar de pagar su deuda. También aclara que la calificación de un soberano requiere una evaluación de una combinación de factores cuantitativos y cualitativos, cuya interacción es a menudo difícil de predecir. Además, por la naturaleza misma de la soberanía, un gobierno puede decidir no pagar su deuda a pesar de tener los recursos para hacerlo. Por esa razón, un enfoque mecanicista basado en factores cuantitativos es por sí mismo incapaz 39 En ese sentido, el coeficiente de determinación ajustado de dicha regresión, conocido como R2 ajustado, fue de 92.4%. 40 El método de Análisis de Componentes Principales (ACP) es una técnica utilizada para reducir la dimensionalidad de un conjunto de datos. Intuitivamente, la técnica sirve para hallar las causas de la variabilidad de un conjunto de datos y ordenarlas por importancia. El ACP se emplea, sobre todo, en análisis exploratorio de datos y en la construcción de modelos predictivos, reduciendo el set inicial de variables independientes, eliminando variables redundantes y solo eligiendo aquellas variables con mayor poder explicativo. Al igual que el método MCO, el ACP busca obtener la menor cantidad de variables posibles (criterio de parsimonia). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Antonio Juambeltz de captar  la  complejidad de  la  interacción  entre factores  políticos,  económicos,  financieros  y sociales que  definen el  grado  de  riesgo para  los  acreedores, señala  Moody’s  en  la  última  revisión metodológica de setiembre de 2008. Siguiendo a Moody’s, hay tres etapas en el proceso de calificación de bonos soberanos que lleva a que una determinada calificación crediticia pueda ser modificada en el Comité de Analistas. El primer paso, Capacidad de Resistencia de la Economía, consiste en determinar la capacidad de absorción de impactos del país, basado en la combinación de dos factores: 1) La fortaleza económica del país. Esta es capturada, en particular, por el PIB per cápita -el mejor indicador de la solidez económica- y, a su vez, es la que mejor mide la capacidad de absorción de la economía de shocks no esperados. Moody’s complementa este indicador tomando en cuenta el grado de diversificación de la economía -o su escala-, así como los factores estructurales que contribuyen a su fortaleza de largo plazo. A su vez, cada factor se divide en cinco posibilidades: muy alto, alto, moderado, bajo y muy bajo. En cada informe crediticio, Moody’s informa dónde ha quedado posicionado cada país. 2) La fortaleza institucional del país. La pregunta clave es si la calidad marco-institucional de un país y el gobierno -como el respeto al derecho de propiedad, la transparencia, la eficiencia y la previsibilidad de la acción del gobierno, el grado de consenso en los objetivos clave de la acción política- favorece el respeto de los contratos. 78 La combinación de estos dos indicadores ayuda a determinar el grado de resistencia y la posición del país en la escala de calificación: muy alto, alto, moderado, bajo o muy bajo. El segundo paso, Robustez Financiera del Gobierno, se centra en la situación del endeudamiento público y de la combinación de los factores que siguen: 3) La fortaleza financiera del gobierno. La cuestión es determinar lo que debe ser pagado y la capacidad que tienen los gobiernos para movilizar recursos para lograr ese objetivo. Por ejemplo, el margen que tengan para aumentar los impuestos, recortar el gasto, vender activos, la obtención de divisas, etc. 4) La susceptibilidad a los eventos de riesgo que puedan impedir el normal pago de las obligaciones financieras. La  cuestión es determinar  si la situación  de la  deuda puede empeorar  por la  ocurrencia de eventos económicos, financieros o políticos adversos. La combinación de estos dos indicadores ayuda a determinar el grado de solidez financiera y a afinar el posicionamiento del país en la escala de calificación. La tercera etapa, Determinación del Rating Crediticio, consiste en ajustar el grado de fortaleza económica con el grado de solidez financiera. Esto da como resultado la identificación de un rango o entorno en el que debería estar situada la calificación, que generalmente tiene una amplitud de tres notches41. 41 Por ejemplo, para el caso uruguayo la escala estuvo entre Ba3 y Ba1, de acuerdo con el último informe crediticio del país en mayo de 2011. En diciembre de 2010 Moody’s había elevado la nota de la deuda de Uruguay a Ba1. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO La determinación exacta de la calificación se realiza sobre la base de una comparación entre pares y los f actores de ponderación adicionales que pueden no haber sido adecuadament e capturados anteriormente. Según la metodología de Moody’s, la calificación en moneda local de bonos del gobierno puede diferir de la de sus pares en moneda extranjera (la calificación de bonos en moneda local por lo general es más alta) por las razones ya explicadas en este trabajo. En el siguiente esquema se presenta la evaluación que hizo Moody’s sobre Uruguay, de acuerdo con el reporte de mayo de 201142, donde quedó en el rango Ba1-Ba3. Figura 1. Evaluación sobre Uruguay 79 Fuente: Moody’s sobre Uruguay. - Fitch El enfoque de Fitch para el análisis de riesgo soberano es una síntesis de los juicios cuantitativos y cualitativos que  buscan  capturar  la  disposición  y la  capacidad de  un  soberano  para  cumplir  con sus obligaciones  de  deuda,  según  consta  en  su  manual  de  metodología  actualizado  en  agosto  de 2011. 42 El documento está disponible en: <http://deuda.mef.gub.uy/documents/15486/39658/Uruguay+Credit+Analysis+Moodys_ May_2011.pdf?version=1.0>. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Antonio Juambeltz Esa agencia elabora el Sovereign Issuer Default Rating (IDR, por su sigla en inglés), una evaluación de la capacidad de un soberano y su voluntad de cumplir con sus obligaciones actuales y futuras en tiempo y forma. El IDR se divulga en moneda local y extranjera -de corto y largo plazo- y solo refleja la probabilidad de que el soberano no cumpla con el pago de su deuda a los inversores privados. La división de calificación entre monedas obedece a que desde la perspectiva crediticia del soberano pueden existir diferencias si se toma en cuenta en qué mercados se emiten esos títulos y quiénes son sus principales tenedores (residentes o no residentes). Debido a que los gobiernos tienen capacidad de obtener ingresos en moneda local vía aumentos impositivos o emisión de dinero por parte de sus bancos centrales o a través del mercado de capitales domésticos (que son más estables que los mercados globales, especialmente durante períodos de alta volatilidad), Fitch generalmente otorga una calificación superior a los títulos en moneda doméstica comparados con los emitidos en moneda extranjera de un mismo soberano. Fitch aclara que el análisis de la calificación incorpora una amplia gama de factores, y no solo la fortaleza financiera del  soberano,  e  incluye  una evaluación  de  lo  siguiente: - desempeño macroeconómico y perspectivas; - características estructurales de la economía que la hacen más o menos vulnerable a períodos más volátiles, incluidos los riesgos para la estabilidad macroeconómica y las finanzas públicas planteadas por el sector financiero, así como el riesgo político y los factores de gobernabilidad; - las finanzas públicas, incluyendo la estructura y la sostenibilidad de la deuda pública; - la situación externa, con un enfoque particular en la viabilidad de la balanza comercial, la financiación de  la  cuenta  corriente y  los  flujos  de  capital,  así  como  el  nivel y  la  estructura de  la deuda externa (pública y privada). 80 Pese a que Fitch reconoce que los factores cualitativos importan mucho a la hora de calificar a un soberano, a tal punto que la calificación no puede ser predicha por ningún modelo, la agencia desarrolló un Modelo de Calificación Soberana (SRM, por su sigla en inglés) que genera un score esperado para las IDR de largo plazo en moneda extranjera. El SRM entró a regir a partir de la segunda mitad de 2011. Se trata de una aplicación econométrica del método de Mínimos Cuadrados Ordinarios que toma en cuenta 17 variables económicas-financieras relevantes. Es decir, Fitch realiza una estimación MCO de los valores esperados de las calificaciones tomando en cuenta una muestra de esas variables de los últimos diez años. Dicho modelo se actualiza anualmente de forma de obtener sus parámetros. Para formar parte de dicho modelo, esas 17 variables tuvieron que cumplir la condición de ser estadísticamente significativas al 95% y, además, tuvieron que contar con el signo esperado. Básicamente, las variables independientes se agrupan del siguiente modo: i. Orden Macroeconómico: crecimiento real del PIB, volatilidad del crecimiento real, inflación. ii. Finanzas Públicas: resultado fiscal, deuda bruta, pagos de intereses y deuda pública en moneda extranjera. iii. Finanzas Externas: dependencia de los commodities, resultado de la cuenta corriente más inversión extranjera directa, deuda bruta externa, intereses de la deuda externa, reservas internacionales. iv. Aspectos Estructurales: profundidad del sistema financiero, PBI per cápita, indicadores de gobernanza del Banco Mundial, estatus de la reserva de la moneda, historia de incumplimiento de la deuda. En muchas ocasiones, la calificación que predice el modelo no coincide con la nota real que asignan los analistas de esa agencia. En ese sentido, para la prueba entre 2000 y 2009, el 35% de las FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO calificaciones que predecía el SRM coincidía con la nota real y hasta el 79% de los ratings predichos por ese modelo no se distanciaba en más de un escalón de la verdadera nota, según la propia Fitch. - Standard & Poor’s A partir de junio de 2011, S&P divulgó su nueva metodología del rating crediticio, que toma en cuenta cinco factores claves para la calificación crediticia de un soberano: - Efectividad institucional y riesgo político, que se recoge en el score político. Estructura económica y perspectivas de crecimiento, que se recoge en el score económico. Liquidez internacional y posición de inversión extranjera, que se recoge en el score externo. Performance fiscal y nivel de deuda, que se recoge en el score fiscal. Flexibilidad monetaria, que se recoge en el sector monetario. Para cada uno de estos scores, S&P asigna una puntuación que va de una escala de uno (con mayor fortaleza) hasta el seis (más débil). Cada score está basado en una serie de factores cuantitativos y cualitativos. A su vez, los criterios que combinan los scores políticos y económicos determinan el perfil político-económico del soberano. Los restantes tres scores determinan su perfil de flexibilidad y performance. A su vez, estos dos perfiles combinados determinan un nivel indicativo de rating para la deuda de largo plazo en moneda extranjera. Factores excepcionales podrían modificar este nivel primario de rating. Una vez obtenido el rating final de la deuda en moneda extranjera, la metodología de S&P establece que se debe determinar la calificación en moneda nacional y esta podrá ser igual a la de la primera o incluso estar hasta dos niveles más arriba. El proceso de calificación se describe en el siguiente cuadro: Cuadro 1. Proceso de calificación Fuente: Metodología de S&P. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 81
    • Antonio Juambeltz 4.1. Las calificaciones de la deuda de Uruguay y la valoración del mercado En el cuadro siguiente se muestra la nomenclatura que utilizan las calificaciones y una comparación entre ellas tomando en cuenta las agencias de rating que le asignan una nota a Uruguay. Cuadro 2. Calificación de la Deuda de Largo Plazo en Moneda Extranjera de Uruguay 82 Fuente: Calificadoras de riesgo. Con información actualizada al 31 de Mayo de 2012. De acuerdo con el FMI (2010), 74 empresas calificadoras de riesgo están listadas, pero solo tres agencias lideran el mercado de calificaciones crediticias con presencia global: Standard & Poor’s (S&P), Moody´s Investor Services y Ftich Ratings. S&P califica a 125 bonos de países soberanos, Moody’s, a 110 y Fitch Ratings, a 107. Estas tres, junto con la japonesa Rating & Investment Information Inc. (R&I) y la calificadora de origen canadiense DBRS, son las que asignan una nota a los bonos soberanos uruguayos. Tomando en cuenta los dictámenes de las tres principales agencias, el cuadro siguiente muestra la ubicación de la calificación crediticia de Uruguay en relación con otros países emergentes, que en lo que va de 2012 han visto modificados sus calificaciones. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO Cuadro 3. Cuadro comparativo de la calificación de Uruguay y de otras economías emergentes según las tres grandes agencias CALIFICACIÓN LARGO PLAZO MONEDA EXTRANJERA (*)     MOODY’S   País Calificación Perspectiva   S&P     FITCH   Calificación Perspectiva Calificación Perspectiva Chile Aa3 Estable A+ Estable A+ Estable Sudáfrica A3  Estable  BBB+ Estable BBB+ Estable México Baa1 Estable BBB Estable BBB Estable Rusia Baa1 Estable BBB Estable BBB Positiva Brasil Baa3 Positiva BBB- Estable BBB Positiva Perú Baa3 Estable BBB- Positiva BBB- Positiva Costa Rica Baa3 Estable BB+ Estable BB+ Estable India Baa3 Estable BBB- Estable BBB- Estable Rumania Baa3 Estable BB+ Estable BB+ Estable Colombia Baa3 Estable BBB- Estable BBB- Estable Uruguay Ba1 Positiva BBB- Estable BB+ Positiva Indonesia Ba1 Estable BB Positiva BB+ Positiva Turquía Ba1 Estable BB Positiva BB+ Positiva Egipto B2 Negativa B Negativa B+ Negativa Filipinas Ba2 Estable BB Estable BB+ Estable Vietnam B1 Negativa BB- Negativa B+ Estable Venezuela B2 Estable B+ Estable B+ Estable Argentina B3 Estable B Estable B Estable Fuente: Calificadoras de riesgo. Con información actualizada al 20 de Junio de 2012. Tal como fue mencionado, actualmente Uruguay no cuenta con el grado inversor por parte de las tres agencias, sino solo por S&P. El grado inversor había sido quitado por las agencias como consecuencia del impacto de la crisis de Argentina de 2001 y 2002. Cabe destacar que Uruguay nunca contó con una mejor nota que el escalón más bajo dentro de la categoría de GI (BBB-, según la nomenclatura de S&P y Fitch, y Baa3, de acuerdo con la de Moody’s), con la excepción de la calificadora japonesa R&I, que entre marzo de 1998 y marzo de 2002 catalogó a los títulos de deuda uruguayos un escalón por encima (BBB). El 14 de febrero de 2002, S&P fue la primer agencia en rebajar la nota de la deuda en moneda extranjera de largo plazo de BBB- a BB+, manteniendo su perspectiva negativa. S&P había calificado al país como GI desde el 13 de julio de 2007. El 11 de enero de 2002, había cambiado la perspectiva de la nota de la deuda de estable a negativa. Fitch degradó la nota de bonos uruguayos a la categoría de especulativos el 13 de marzo de 2002 (había puesto bajo la perspectiva negativa el 23 de julio de 2001) y Moody’s lo hizo el 3 de mayo de 2002. Sin embargo, como consecuencia de la exitosa reestructuración de deuda pública realizada por Uruguay en mayo de 2003 y tras el fuerte proceso de crecimiento económico que viene registrando el país desde entonces, las agencias crediticias aplicaron varias mejoras a la nota de la deuda uruguaya en los últimos años. La acción de rating más cercana la aplicó S&P el 3 de abril de 2012, cuando volvió a calificar a Uruguay con BBB-, o sea, dejándolo en el nivel más bajo dentro de la categoría de grado inversor. Anteriormente, el 26 de enero de ese mismo año, Moody’s había puesto bajo perspectiva positiva la nota de la deuda uruguaya, lo que dejó al país muy próximo a ese status. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 83
    • Antonio Juambeltz La siguiente gráfica muestra la evolución de la nota de la deuda uruguaya (en moneda extranjera y de largo plazo). Gráfica 1. Evolución del rating crediticio de Uruguay Fuente: Calificadoras de riesgo. Con información actualizada al 31 de Mayo de 2012. 84 La pregunta que se ha formulado el gobierno, analistas e inversores, desde al menos el comienzo de 2011, y que ha generado debate público en los últimos meses es si dado el progreso que viene registrando la economía uruguaya, y además tomando en cuenta las calificaciones de los países de la región que alcanzaron el GI, Uruguay no debería entrar en la categoría de GI. En ese sentido, Juambeltz y Saráchaga (2011) compilaron una serie de datos sobre la situación institucional, política, macroeconómica y financiera de Brasil, Colombia, México y Perú43 (países catalogados como GI) y la compararon con la de Uruguay. Los indicadores elegidos para hacer la comparación se basaron en los que figuraban en las metodologías de las CR y los sugeridos por la literatura. Como indicadores de calidad institucional se presentaron, para ser comparados con los países de referencia, los Indicadores de Gobernabilidad del Banco Mundial; el Índice de Clima Económico (Fundación Getulio Vargas y Universidad de Munich); Índice de Percepción de Corrupción (Transparencia Internacional); Índice de Democracia (Economist Intelligence Unit); Índice de Inestabilidad Política (Economist Intelligence Unit); Índice de Libertad Económica (The Heritage Foundation); Índice de Derechos de Propiedad (Property Rights Alliance); Índice de Libertad de Prensa (Reporteros sin Fronteras); Doing Business (Banco Mundial). 43 Incluso en el caso de México su calificación crediticia estaba un escalón por encima del mínimo de grado inversor establecido por Fitch y S&P (BBB) y dos escalones por encima de lo establecido por Moody’s (Baa1). FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO Como indicadores de situación macroeconómica se presentaron: la evolución del PBI real de los últimos años; las proyecciones de crecimiento del PIB real para los próximos cinco años (FMI); PBI per cápita en dólares corrientes de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); variación real del PIB per cápita de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); tasa anual de desempleo abierta de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); crédito doméstico al sector privado en relación al PIB (Comisión Económica para América Latina y el Caribe y FMI); tasa anual de inflación de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI). En cuanto a los indicadores de sector externo se presentaron: las exportaciones en relación al PBI de los últimos cuatro años (Banco Mundial); el balance de la cuenta corriente de la balanza de pagos en relación al PIB de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); la deuda externa privada en relación al PIB de los últimos cuatro años (Banco Mundial). Como indicadores del frente fiscal y de la situación de deuda se presentaron los balances fiscales primarios del sector público global de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); la evolución de la deuda bruta y también neta (deuda bruta menos reservas internacionales) del sector público global en relación al PIB de los últimos tres años y proyecciones para el año corriente (FMI); la duración en años de la deuda de los gobiernos centrales de los últimos cuatro años; el vencimiento promedio en años y el porcentaje de deuda en moneda doméstica sobre el total de los gobiernos centrales (en base a datos de cada Ministerio de Hacienda de cada país). Los autores establecieron que las condiciones de Uruguay en mayo de 2011 eran muy similares a las de los países de referencia y que el mercado ya había convalidado una mejor calificación para Uruguay tomando en cuenta el spread crediticio soberano que le exigían. El spread es la diferencia entre el rendimiento exigido a un conjunto de bonos líquidos emitidos en dólares por los países emergentes en los mercados internacionales de capital en relación al rendimiento de bonos emitidos por Estados Unidos, considerados como activos de menor riesgo crediticio. La unidad de medida es un punto básico (100 puntos básicos equivalen a 1%). Comparando la evolución del Emerging Markets Bonds Index (EMBI+)44, elaborado por el banco de inversión JP Morgan con frecuencia diaria, y la calificación crediticia respectiva de cada país emergente, se puede observar cómo el spread de Uruguay no ha diferido demasiado del de los otros países desde comienzos de 2011. Dicha evolución se ve en la siguiente gráfica. 44 De acuerdo con la propia definición de JP Morgan, el EMBI+ es un índice ponderado por la capitalización de mercado y registra los retornos de los instrumentos de deuda en dólares más transados en las economías emergentes. Fue creado para cubrir la necesidad de los inversores de contar con un índice de referencia más amplio que su predecesor (el EMBI, que solo agrupaba a los Bonos Brady emitidos a comienzos de la década de 1990 bajo el Plan Brady de reestructura de deuda de países de Latinoamérica), dado que el EMBI+ incluye los bonos globales y otros bonos de deuda voluntaria emitidos a partir de la década de 1990. JP Morgan calcula el EMBI+ para cada país que cuente con una calificación tope de Baa1 por Moody’s o de BBB+ por S&P. El EMBI+ es de referencia a nivel mundial y es balanceado con una frecuencia mensual. Está compuesto por bonos denominados en dólares (Bonos Brady, Eurobonos) que tengan un circulante mayor a US$ 500 millones y que tengan una vida mayor a dos años y medio. Se calcula en forma diaria desde el 31 de Diciembre de 1993. Posteriormente, a partir de julio de 1999, JP Morgan creó el EMBI Global usando un proceso diferente de selección de países y admitiendo instrumentos menos líquidos. En vez de seleccionar países de acuerdo con un cierto nivel de calificación crediticia, como se hizo con el EMBI+, el EMBI Global define mercados de países emergentes con una combinación de ingreso per cápita definido por el Banco Mundial y la historia de reestructuración de deuda de cada país. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 85
    • Antonio Juambeltz Gráfica 2. Evolución del spread crediticio de Uruguay y países de LATAM con IG medido a través del EMBI de JP Morgan Fuente: JP Morgan. Con información actualizada al 31 de Mayo de 2012. 86 Por tanto, en la medida en que el EMBI de Uruguay converge hacia los valores de sus pares de Brasil, Perú y Colombia -incluso llegando a estar por debajo en períodos prolongados de tiempo-, podría inferirse que el mercado no ha venido asignando un mayor riesgo crediticio a Uruguay en relación a estos otros países de Latinoamérica. A una conclusión similar arriban Borraz, Fried y Gianelli (2011), aunque estos autores toman en cuenta un enfoque econométrico tal como fue explicado en el capítulo III. En efecto, los autores sostienen que al finalizar el año 2010 la calificación de Uruguay no debería haber sido inferior a la de Brasil, Perú y Colombia. Como ya fue expresado, casi un año después, en abril de 2012, la calificadora S&P mejoró la nota de la deuda pública uruguaya a BBB-, posicionando al país como GI. 5. CALIFICACIONES DE EMISORES LOCALES Además de la calificación crediticia realizada por las agencias internacionales, las entidades que forman parte del mercado financiero uruguayo también cuentan con otra calificación, a escala nacional. Del mismo modo, en este caso las CR asignan una nota para corto y largo plazo del emisor, por un lado, y una perspectiva positiva, estable o negativa, por otro. Esta última, al igual que en las calificaciones externas, indica la posible dirección en que se pueden mover las calificaciones en el corto y mediano plazo. Mientras que la escala local provee una medida relativa de la calidad crediticia de las emisiones o emisores dentro del mismo universo, la escala global brinda a los inversores información acerca de los diferentes riesgos crediticios de los países en el mundo. Según la metodología de Fitch, una entidad calificada con la nota local AAA implica contar con el mejor riesgo crediticio relativo dentro del país. O sea que, aún cuando una empresa local tenga la máxima calificación en escala nacional, esta siempre estará topeada por la calificación crediticia externa del país en que se encuentre dicha empresa. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO Las calificaciones nacionales no son comparables con las internacionales y son identificadas con el agregado de una denominación especial para cada país, que en el caso de Uruguay es (uy). Siguiendo con el ejemplo anterior, una empresa con la mejor calidad crediticia contaría con la nota AAA(uy) y sería el mejor crédito respecto de otras emisiones de firmas locales de Uruguay. Las calificaciones a nivel local son para los siguientes activos financieros: títulos de deuda y/o sus acciones; títulos de deuda emitidos por instituciones financieras; finanzas estructuradas; administradoras de activos; fondos de inversión; agentes fiduciarios. Las firmas registradas en el Registro de Valores del Banco Central del Uruguay son: - Care Calificadora de Riesgo SRL. Fitch Uruguay Calificadora de Riesgo SA. Moody’s Latin America Calificadora de Riesgo SA. Primera Calificadora Uruguay -PCU- Calificadora de Riesgo SA. De acuerdo con la normativa vigente, la calificación en el mercado local debe ser actualizada al menos una vez por año45, durante todo el plazo de vigencia del valor financiero o empresa en cuestión. Obviamente que al tratarse de activos financieros de empresas, instituciones financieras y otro tipo de organizaciones, las variables que toman en cuenta las CR difieren de las que toman en cuenta a la hora de analizar el riesgo crediticio de los gobiernos o de los países. Básicamente, las CR se basan en los balances auditados anuales de las empresas para construir algunos indicadores, entre los que se destacan: - Indicadores de Rentabilidad. Tomando en cuenta los resultados de balances, las calificadoras construyen, entre otros indicadores, el Retorno/Patrimonio o el EBITDA operativo (resultado operativo antes de amortizaciones y depreciaciones). - Indicadores de Cobertura. Algunos indicadores como EBIDTA/Servicio de Deuda o EBIDTA/Intereses Financieros Brutos, entre otros. - Estructura de Capital y Endeudamiento. Deuda de corto plazo/Deuda Total, entre otros. - Flujo de Caja. Flujos de Caja Operativo, Inversiones de Capital, Flujos de Fondos Libre, Dividendos, Variación de Capital de Trabajo, entre otros. A su vez, las CR presentan datos más elementales del balance de las empresas, generalmente en términos anuales y tomando en cuenta los últimos cinco años, como ser total de Activos, Caja e Inversiones Corrientes, Pasivos, Patrimonio, Resultado Neto, entre otros. Además, las CR también describen en forma detallada las características de los títulos de deuda que califican (moneda en que fue emitida, plazo, tasa que paga, cronograma de amortizaciones de capital, etc.). 45 De acuerdo con la Circular Nº 1.913 del 1º de Julio de 2004 del Banco Central del Uruguay. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 87
    • Antonio Juambeltz Los dictámenes que generan las agencias toman como fuente de información los últimos balances auditados de los emisores (generalmente, consideran los últimos cinco balances anuales en caso de contar con ellos); la auditoría externa del último balance anual; el o los prospectos de emisiones de los títulos; la propia información suministrada por la empresa y otras fuentes de información, como ser publicaciones de prensa. En el Anexo I de este documento se presenta como ejemplo el dictamen vigente de Fitch para la calificación de títulos de deuda emitidos por la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE), que esta empresa pública ha colocado en el mercado de valores local con fecha abril de 2012. 6. CONSIDERACIONES FINALES Las CR se encargan de medir e informar a la comunidad inversora y público en general la capacidad y voluntad de pago en tiempo y forma de las obligaciones financieras realizadas por un emisor. Cada CR define su propia metodología para evaluar a los bonos soberanos basándose en aspectos cuantitativos y cualitativos. Los dictámenes de las CR se encuentran contenidos en una determinada nota y perspectiva para el corto plazo. 88 El rol que tienen en los mercados financieros es muy importante, aunque limitado. Los dictámenes de estas agencias deben tomarse como una fuente más de información. Además de estos, se encuentran las evaluaciones de los propios inversores, asesores financieros, etc. Por tanto, los inversores que tomen en cuenta los ratings de estas agencias como un sustituto perfecto de sus propios análisis o de terceros no han comprendido cabalmente el rol que tienen las CR. En este marco, es posible que no siempre coincida la opinión de las agencias con las del mercado (estas últimas medidas a través del spread crediticio de los bonos soberanos en cuestión). Por ejemplo, para el caso de Uruguay algunos análisis realizados recientemente concluyeron que los fundamentos con que contaba el país eran lo suficiente robustos como para ser catalogado como GI, especialmente al compararlos con los otros países de Latinoamérica de igual categoría. ÍNDICE DE FUENTES SECUNDARIAS Bibliografía ALFONSO A. (2003): “Understanding the Determinants of Sovereign Debt Ratigns: Evidence of the Two Leading Agencies”, Journal of Economics and Finance, 27, pp. 56-74. Banco Central del Uruguay” [en línea]. Disponible en: <http://www3.bcu.gub.uy/autoriza/ggmvrf/registronuevo/ calificadoras.htm> [05.03.11] BORRAZ F., FRIED A. y GIANELLI D. (2011): “Análisis de las Calificaciones Soberanas: el caso Uruguayo”, Revista de Economía BCU, Segunda Época Vol. 18, pp. 71-99. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • LAS CALIFICADORAS DE RIESGO, SU ROL EN LOS MERCADOS FINANCIEROS Y EL CASO URUGUAYO CANTOR R. y PACKER F. (1996): “Determinants and Impact of Sovereign Credit Ratigns”; Federal Reserve Bank of New York Economic Policy Review: pp. 37-53. FITCHRATINGS (2011): “National Ratings Criteria” [en línea]. Disponible: http://www.accessbankplc.com/ Library/Documents/Credit_Rating/Fitch_Rating_2012.pdf [02.12.11] FITCHRATINGS (2011): “Sovereign Rating Methodology” Disponible: http://www.accessbankplc.com/Library/ Documents/Credit_Rating/Fitch_Rating_2012.pdf [02.12.11] Fondo Monetario Internacional (2010): “The Uses and Abuses of Sovereign Credit Ratings”, Capítulo 3 Reporte de Estabilidad Financiera, Abril. JARAMILLO L. (2010): “Determinants of Investment Grade Status in Emerging Markets”, En: IMF Working Papers 10/117, International Monetary Fund. JUAMBELTZ A. y SARÁCHAGA, R. (2011): “Determinantes de las Calificaciones Crediticias de los Bonos Soberanos: una aproximación al caso uruguayo”, XIII Jornadas de Coyuntura Económica Regional y Nacional del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, Universidad de la República. Global Index Research (2010): “EMBI Global and EMBI Global Diversified”, J.P. Morgan Securities Inc. MELLIOS C. y PAGET-BLANC E. (2006): “Which factors determine sovereign credit ratings?”, The European Journal of Finance, Vol. 12, Nº 4, pp. 361-377. Moody’s Investors Service (2008): “Sovereign Bond Ratings Methodology”. PONCE J. (2009): “The Quality of Credit Ratings: A Two-Sided Market Perspective”, XXIV Jornadas Anuales de Economía, Banco Central del Uruguay. ROUSSEAU, S. (2011): “Enhancing the Accountability of Credit Rating Agencies after the Financial Crisis: the Role and Limits of Regulation” [en línea], En: Benchmarks, Research, Data and Analytics. Disponible en: http://www.standardandpoors.com/ratings/articles/en/us/?articleType=HTML&assetID=1245333793833 [20.11.11] SCHWARCZ, S. (2002): “Private Ordering of Public Markets: the Rating Agency Paradox” ” [en línea], University of Illinois Law R. Vol. 2002. Disponible en: http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=267273 [10.10.11] Standard & Poor’s (2012): “The Role of Credit Ratings in the Financial System”, Global Credit Portal, Ratings Direct. Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas” [en línea], Disponible en: http:// deuda.mef.gub.uy/ [03.03.12] Recibido el 21 de junio de 2012 Aceptado el 31 de agosto de 2012 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 89
    • 90 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • ARTÍCULOS 91 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 92 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO Carlos Wellington Leite de Almeida A Tarcisio Campanholo E carlosla@tcu.gov.br tarcisio_campa@hotmail.com Fabrizio Santos Bordallo B Tatiana Souto Maior de Oliveira F fabriziobordallo@gmail.com tatianasoutomaior@gmail.com Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto C Vera Lúcia de Almeida Simões G lbaldisserotto@gmail.com vera_simoes_4@hotmail.com Margarete Inês Portela de Paula D Sérgio Cristóvão Zarpellon H margaretepaula@uol.com.br sczarpellon@bol.com.br RESUMO A evolução da sociedade contemporânea impôs mudancas importantes no papel e nos procedimentos de auditoria. Demandas sempre crescentes a serem supridas com recursos cada vez mais escassos transformaram o desempenho organizacional em elemento chave para a avaliação. Oferecer aos 93 A. Carlos Wellington Leite de Almeida: Auditor Federal de Controle Externo no Tribunal de Contas da União (TCU), entidade de fiscalização superior do Brasil. Doutorando em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Ciência Política obtido na Universidade da Brasília (UnB). Graduação em Direito obtida na Universidade Federal de Rondônia (Unir). Graduação em Ciências Navais obtida na Escola Naval. B. Fabrizio Santos Bordallo: Advogado e professor. Doutorando em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Direito Constitucional na Universidade Federal do Pará (UFPA). Graduação em Direito na Universidad de Amazonia (Unama). C. Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto: Administrador. Gerente operacional do Centro de Integração Empresa Escola (CIEERS). Doutorando em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Administração e Marketing Estratégico na Universidade de Ciencias Empresariales y Sociales de Argentina (UCES). Graduação em Administração de Empresas na Universidade de Caxias do Sul (UCS). D. Margarete Inês Portela de Paula: Enfermeira e professora. Diretora do Centro de Tratamento Ortopédico de Teixeira de Freitas (BA). Doutoranda en Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Economia de Empresas (FEADMG). Graduação na Faculdade de Enfermagem N.Sa. Medianeira (Facem-RS). E. Tarcisio Campanholo: Professor. Universidade Presidente Antonio Carlos (UNIPAC). Doutorando em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Biotecnologia e Gestão Industrial na Universidade Federal do Rio de Janeiro (UFRJ). Graduação em Ciências Contáveis na Faculdade de Itapiranga (FAI). F. Tatiana Souto Maior de Oliveira: Professora. Faculdade Santa Cruz, Curitiba, PR. Doutoranda em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Gestão Urbana na Pontifícia Universidade Católica do Paraná (PUC-PR). Graduação em Comunicação Social e Relações Públicas na Universidade Estadual Júlio de Mesquita Filho (Unesp). G. Vera Lúcia de Almeida Simões: Turismóloga e professora. Instituto Superior de Educação de Paraíba (IESP). Faculdade de Ciências Sociais Aplicadas (Facisa). Doutoranda em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Administração na UDE. Graduação em Turismo no IESP. H. Sérgio Cristóvão Zarpellon: Administrador e professor. Faculdade Guarapuava (PR). Doutorando em Administração na Universidade da Empresa (UDE). Mestrado em Administração na UDE. Graduação em Administração na Universidade do Centro-Oeste do Paraná (Unicentro). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon gestores informações capazes de produzir melhoras nos resultados perseguidos pelas organizações emergiu como um imperativo para os sistemas de controle e as auditorias que conduzem. No presente artigo se procura delinear o quadro no qual se desenvolve o conceito da auditoria de desempenho e as razões que levam a uma crescente relevância em seu uso como ferramenta de gestão. Palabras-chave: auditoria, desempenho, gestão ABSTRACT Contemporary society evolution has imposed important changes on auditing role and procedures. Increasingly huge demands to be supplied with even more scarce resources made organizacional performance a key element to be evaluated. Providing managers with information able to improve organizacional results became a major concern to control systems and its audit works. This article has a point to present a general view of the situation in which the concept of performance audit has evolved. At the same time it presents reasons by which performance audit has become increasingly more important as a management tool. Key words: audit, performance, management 1. INTRODUÇÃO 94 Nas duas últimas décadas, a atividade de auditoria mudou decisivamente sua maneira de atuar, enfatizando o tema do desempenho e não somente o tradicional cumprimento de leis e regulamentos. Paralela e reflexamente à mudança verificada na ação organizacional, em que o desempenho passou a ocupar o centro das atenções, nas auditorias se produziu uma nova perspectiva, necessária para acompanhar essa essencial mudança de rumo. A mudança tem sido tão intensa que se pode falar em uma quebra de paradigma. No presente artigo trataremos de explorar as características e os límites dessa valorização do desempenho das organizações como fator essencial de seu funcionamento. Consideraremos tanto as organizações privadas quanto as públicas e verificaremos que, na verdade, há muito de similar entre os dois casos. Tanto a gestão privada quanto a pública são hoje estimuladas a buscar melhores resultados a menores custos e a auditoria de desempenho constitui elemento-chave dessa tomada de posição gerencial. Inicialmente, apresentaremos as razões que conduziram ao fim da simples conformidade como objeto das auditorias. Enfatizaremos o tema das atuais demandas sociais, sempre crescentes e exigentes de resultados mais visíveis, e trataremos de mostrar como a própria concepção de legitimidade organizacional, desde há duas décadas, vem passando pela noção do desempenho. Vincularemos referidas demandas e concepções novas ao fato de que as auditorias, desde o início das mudanças, têm buscado avaliar os resultados efetivamente obtidos pelas organizações, ainda que não se haja descartado a conformidade. Os desafios que vêm se impondo às organizações são, também, objeto de análise, sobretudo a gestão do conhecimento, elemento-chave para garantir melhores resultados e para criar um ambiente propício à inovação, conceito percebido como essencial ao máximo aproveitamento do conhecimento organizacional. O desempenho é apresentado como o paradigma que se afirmou para as auditorias e o controle da gestão. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO 2. CREPÚSCULO DA SIMPLES CONFORMIDADE As demandas sociais que sucederam à década de 1980 e a necessidade de atender a demandas crescentes com recursos cada vez mais escassos conduziram ao crepúsculo da simples conformidade. A aderência das práticas de gestão ao definido em leis e regulamentos ainda continua relevante, contudo, não mais é suficiente para garantir a boa imagem de uma organização. O desempenho, a capacidade de fazer mais com menos, ingressou definitivamente nos aspectos mais relevantes da avaliação da gestão. Na América Latina, a exemplo do que já ocorria em outros países, como os Estados Unidos e a Inglaterra, esse aspecto tornou-se crítico para os administradores, privados ou públicos. A percepção de que as organizações públicas e privadas têm muito mais em comum em seus aspectos corporativos e organizacionais (Fontes Filho, 2003: 28) fez com que surgissem estímulos bilaterais entre governo e empresários por resultados mais efetivos, em um nítido processo de mimetização (Galaskiewick e Wasserman, 1989: 463). Empresas privadas e órgãos públicos concentraram sua atenção na obtenção de melhores resultados quando seus recursos não cresceram ou, ainda pior,quando foram reduzidos. A ideia de obter e entregar melhores resultados passou a ser um conceito central de gestão (Welch, J. e Welch, S., 2008: 121) e não mais se passou a conceber a sobrevivênia de uma organização que desperdiça recursos ou que mostra resultados inferiores aos que poderia apresentar. As escolas do pensamento administrativo começaram, então, a desenvolver conceitos coerentes com a nova realidade, associando-se à ideia de uma melhor compreensão do ambiente externo e seus fatores de influência (Martins Filho, 1991: 178; Mintzberg, Ahlstrand e Lampel, 2007: 21-29). As novas estratégias de gestão passaram a ser desenhadas com o enfoque que então se afirmava. Os modelos foram marcados pela busca de uma fórmula geral de conduta competitiva com claras definições de metas e políticas requeridas para alcançá-las (Porter, 2002: 111) e por uma aceitação maior dos riscos envolvidos e, até mesmo, de eventuais fracassos, tudo com o propósito de obter padrões de desempenho superiores (Peters, 1993: 501). Mesmo o institucionalismo, escola marcada por sua atenção aos limites impostos às decisões e às ações da gestão incorporou a seus conceitos as noções de preferências e comportamentos individuais em busca de melhores resultados (Rutherford, 2003: 33-34). O controle da gestão e a auditoria precisaram adequar-se às exigências então surgidas. A análise de conformidade passou a não ser suficiente para garantir uma boa avaliação e a análise de desempenho ganhou forças na doutrina e nas práticas de auditoria, com isso promovendo uma importante mudança de foco no trabalho de controle (Borinelli e Rocha, 2007: 3-4). A relação custo-benefício, a medição de resultados efetivos, a utilização plena dos recursos destinados a um programa de ação e os riscos envolvidos nas práticas de gestão e controle passaram a constituir conceitos centrais neste novo mundo da auditoria (De Paulo, Fernandes, Rodrigues e Eidt, 2007: 49). A mudança de foco não foi tarefa fácil. A muitos administradores não agradou ler em um relatório de auditoria que seu desempenho não havia sido o melhor possível. Os relatórios que lhes informam do descumprimento de leis e regulamentos sempre os incomodaram, mas, quase sempre, os gestores puderam sustentar que deixaram de seguir regras formais com o propósito de maximizar os lucros e os resultados, em geral. Com as auditorias de desempenho, essa desculpa deixou de ser aceitável, pois passaram a avaliar os resultados obtidos. Barreiras de relacionamento foram gradualmente derrubadas e os administradores começaram a perceber nas auditorias não mais um elemento de agressão às suas condutas, mas uma importante REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 95
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon ferramenta para seu aperfeiçoamento. Tudo dependeu do processo de comunicação do desempenho estabelecido entre os stakeholders, isto é, das informações disponíveis, da forma de apresentação e dos prazos definidos para correção de falhas e erros aos terceiros interessados (Melo, Andrade, Pereira, Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 18). Auditorias internas e externas se dedicaram dedicado a desenvolver métodos, técnicas e indicadores capazes de sinalizar claramente os resultados do desempenho dos gestores, mudando velhos paradigmas que as prendiam, quase que exclusivamente, às questões de conformidade. Inicialmente, às auditorias internas foi destinado um papel mais preventivo e voltado à adesão dos atos de gestão aos planos e objetivos estabelecidos. Já às auditorias externas se destinou, em princípio, um papel mais julgador de resultados e avaliador de possíveis mudanças nos planos e nos objetivos. Contudo, percebe-se que houve um processo de mimetização, no qual práticas e conceitos originários das auditorias internas e externas terminaram por mesclar-se: as auditorias internas começaram a fazer parte do julgamento da gestão e as externas assumiram uma conduta mais preventiva. 96 As auditorias internas, em especial, passaram a ser percebidas de maneira muito diferente pelos gestores. Seus relatórios deixaram de ser vistos como interferências indevidas de outro setor organizacional para serem identificados como ferramentas de grande importância para o desenvolvimento da gestão. Reduzir desperdícios, simplificar tarefas, apoiar a gestão e prestar informações sobre resultados aos tomadores de decisão passaram a ser vantagens verificadas com a chegada do tema do desempenho às auditorias internas (Santos, 2007: 9). Em 1985, nos Estados Unidos, foram criadas a National Commission on Fraudulent Financial Reporting, para avaliar as causas das fraudes em relatórios financeiros e contáveis, e o COSO (Committee of Sponsoring Organizations of the Treadway Commission), logo seguido pelo COSO II, que enfatizou a gestão de riscos para as empresas, com a metodologia do ERM (Enterprise Risk Management). O COSO, uma entidade sem fins lucrativos, começou a dedicar-se ao aperfeiçoamento da atividade empresarial por meio da ética, dos controles internos e da gestão corporativa (Melo, Andrade, Pereira, Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 25). O resultado de tudo foi que a forma de conduzir auditorias, seja nas empresas, seja no serviço público, mudou substancialmente. 3. NOVAS DEMANDAS SOCIAIS A realidade social do mundo começou a mudar ainda mais rapidamente a partir dos anos 1980. Os avanços verificados na tecnologia de comunicações e a crescente inclusão digital mudaram o mundo, tornando-o mais integrado e mais consciente dos problemas sociais. Além disso, o rápido desenvolvimento de alguns países foi associado à perda de riquezas em outros, muitas vezes aprofundando a situação de pobreza de milhões de pessoas. As demandas relativas a “fazer mais com menos”, a obter o máximo de resultados em qualquer tipo de investimento e a entregar à sociedade o máximo de bens públicos, como saúde, educação e segurança não tardariam a chegar ao tema da gestão. Foram realizados novos estudos de gestão, com a intenção de oferecer respostas adequadas a essas novas demandas sociais. Questões como interferência do Estado na Economia, arrecadação de impostos e privatização de serviços públicos ocuparam o centro das discussões. Doutrinas de todos os tipos mostraram seus conceitos e conclusões. Em alguns casos, a mesma fonte doutrinária serviu para explicar tanto as falhas de mercado e justificar um grau maior de intervenção governamental, quanto as falhas das intervenções governamentais e a necessidade de maior liberdade para as iniciativas privadas (Rutherford, 2003: 34). Da mesma forma que no mundo das ideias, no das ações FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO também as mais diferentes práticas foram tentadas, muitas aprovadas e adotadas, outras rechaçadas como inadequadas. Contudo, algo que se afirmou entre os conceitos de gestão foi, sem dúvida, a noção do desempenho. Seja com o apoio de uma maior intervenção estatal na Economia, seja com a defesa de uma maior liberdade de ação para as empresas privadas, todos concordaram que os produtos gerados e entregues à sociedade deveriam ser obtidos ao menor custo financeiro, social e ambiental. Obter o melhor desempenho possível passou a ser visto como oportunidade social: resultando em mais impostos, gerando mais postos de trabalho para os desempregados ou fazendo dos lucros empresariais meios de retorno de bens e serviços para a sociedade (Welch, J. e Welch, S., 2008: 122). Na esfera da gestão pública, da mesma forma, gerou-se uma forte demanda pelo aperfeiçoamento da performance da burocracia (Farias Filho, 2004: 18), mesmo em setores nos quais não se via a aplicação dessas ideias, como a defesa nacional, a segurança pública ou a inteligência de Estado (Cepik, 2002: 210). Administradores privados e públicos começaram a desenvolver novas formas de gerenciar seus negócios, fazendo da inovação uma ferramenta de primeira importância na busca do êxito. A compreensão e o uso das oportunidades para produzir mudanças e conseguir inovações bem sucedidas se afirmou como característica essencial do perfil gerencial (Drucker, 1992: 34). Isso mesmo quando as inovações não resultaram em maiores lucros (Brito E., Brito, L. e Morganti, 2009: 2). Os que não se adaptaram passaram a enfrentar o constante risco de serem excluídos do mercado ou retirados de suas posições de mando na administração estatal. A sociedade, as empresas e o Estado fizeram do tema do desempenho na gestão uma questão de ordem e, hoje, é muito difícil aceitar administradores que apresentem resultados débeis em qualquer campo de ação. Em paralelo, as auditorias se adaptaram a essa nova realidade de gestão e começaram a enfatizar o tema do desempenho. O contexto de forte concorrência entre organizações exigiu mudanças nos processos administrativos, seja nas empresas privadas, seja na gestão pública. A forma de apresentação de informações e dados públicos se converteu em uma prioridade para o Estado (Reis, 1995: 27; Repetto, 1998: 80). Elevados padrões de efetividade e eficiência passaram a ser associados à sobrevivência organizacional e as auditorias passaram a ser consideradas estratégicas para a supervisão e a avaliação das atividades empresariais (Santos, 2007: 1). Em 2002, nos Estados Unidos, a Lei Sarbanes-Oxley (SOX), que deve seu nome aos senadores Paul Sarbanes e Michael Oxley, foi publicada com o objetivo de recuperar a confiança do cidadão nos relatórios de auditoria financeira das empresas, em um período de baixa credibilidade do mercado estadunidense, como resultado de sucessivos escândalos corporativos (Melo, Andrade, Pereira, Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 24). O papel das auditorias na geração de transparência e credibilidade foi fortalecido e os impactos da SOX se fizeram sentir não só nos Estados Unidos e em suas empresas privadas, mas, também, em muitas organizações públicas e privadas em todo o mundo. Apresentar informações e dados capazes de servir de alavanca para a obtenção de maior desempenho tornou-se uma prioridade para as auditorias. 4. NOVA LEGITIMIDADE ORGANIZACIONAL A chegada do tema do desempenho ao topo das prioridades de gestão foi suficiente para gerar expectativas até então adormecidas com relação às organizações e criar um novo conceito de legitimidade organizacional. Não se deve esquecer que instituições e organizações adquirem legitimidade somente na medida em que refletem as estruturas econômicas e sociais existentes e demostram respeito pelo sistema, seja na esfera da gestão privada, seja na gestão pública (Suchman, REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 97
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon 1995: 563-565; Bresser Pereira, 2005: 6). A própria noção de legitimidade organizacional se associa claramente à forma como as organizações correspondem às expectativas da sociedade em que estão inseridas (Hock, 1999: 24-27). Com o mundo cada vez mais exigente em termos dos resultados concretos, o desempenho passou a ser elemento-chave na definição de legitimidade das organizações. O administrador deve levar em conta que as organizações com baixos padrões de desempenho serão rechaçadas pela sociedade e que, ainda que sua sobrevivência possa ser apoiada por atalhos políticos pouco transparentes, isso não será mais que um remédio temporário. O mundo tem mudado rapidamente em busca de melhores resultados a menores custos e exigido dos gestores uma atitude inovadora e capaz de perceber que a tarefa essencial das organizações é entregar bons resultados à sociedade (Drucker, 1992: 40). A competição passou a estar no centro do êxito ou do fracasso das organizações, determinando as atividades que podem contribuir com seu desempenho, a necessidade de inovações e o estabelecimento de uma cultura coerente e sã, bem como mecanismos adequados para garantir uma boa implementação das decisões (Porter, 1996: 19). 98 A legitimidade das auditorias seguiu um caminho similar. Uma auditoria limitada a apontar falhas de conformidade, sem oferecer ao tomador de decisões informações e dados para aperfeiçoar o funcionamento das organizações não tem mais a necessária legitimidade: não é percebida como uma auditoria que mereça atenção. O foco das auditorias, sem descuidar da conformidade (compliance), mudou rapidamente rumo ao tema do desempenho (Borinelli e Rocha, 2007: 15). A atividade de auditoria se aproximou dos propósitos da gestão não só para garantir a adesão de condutas às regras existentes,mas, também, para apoiar os dirigentes no exercício da liderança nas instituições, servindo-lhes, então, ao desenvolvimento das funções de líder pessoal, monitor de resultados, gestor de anomalias e difusor das informações da organização (Mintzberg, 1983: 95-101), papéis já reconhecidos, mas que passaram a contar com uma ferramenta adicional em seu favor. Na busca da contínua afirmação de sua legitimidade, as unidades de controle e avaliação de gestão têm desenvolvido diversas técnicas de análise e conseguido superar o simples papel de apontador de anomalias para exercer uma influência construtiva nas organizações. Metodologias de auditoria voltadas para a identificação e medição de riscos foram incorporadas ao trabalho diário das referidas unidades de controle (De Paulo, Fernandes e Rodrigues, 2007: 59). Técnicas de avaliação estratégica com foco na busca de vantagens competitivas e a cultura de monitoramento permanente de resultados por meio de indicadores especialmente concebidos ingressaram no mundo das auditorias (Greve e Salles, 2007: 67-70). Equipes de trabalho concentradas na cooperação intra-organizacional, e não na concorrência com outros setores da empresa, foram criadas e constantemente treinadas para enfrentar os novos desafios, desenvolvendo nas pessoas capacidades específicas para atender às novas exigências, assim como ocorria em outros setores estratégicos da gestão (Peters, 1993: 337; Senge, 2007: 222). A relação anterior de quase-conflito entre administradores e auditores foi substituída pelo respeito a ideias diferentes, pelo esforço de comunicação adequada do desempenho e por laços de confiança interpessoal que fizeram a diferença entre organizações que atingiram o sucesso e outras que se viram condenadas ao descrédito e ao fracasso. Nos governos passou-se o mesmo que nas empresas privadas, ainda que com menor rapidez. As auditorias governamentais têm sido submetidas às mesmas exigências que as empresas privadas e também perceberam a necessidade de adotar condutas similares, mimetizando-se eticamente, com o propósito de atender ao tema do desempenho como fonte de legitimidade organizacional (Galaskiewick e Wasserman, 1989: 461). As normas de funcionamento das organizações públicas incorporaram critérios de qualidade para poder analisar os resultados obtidos, verificar a qualidade da supervisão (monitoramento) e avaliar a comunicação e a distribuição dos referidos resultados (Díez e Meroño, 2007: 2). É seguro dizer que as mais importantes reformas da gestão pública ocorridas FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO desde os anos 1980 tiveram como foco o esforço para incrementar o desempenho das organizações e que as auditorias governamentais desempenharam um papel decisivo nesse novo e desafiador contexto (Pollitt e Bouckaert, 2000: 62-66). A administração pública abandonou antigos paradigmas de legitimação do poder unicamente em razão de sua conquista pelos meios constitucionais e legais para agregar-lhes o bom desempenho das políticas públicas como fonte de credibilidade perante o cidadão. O governo, por meio dos relatórios públicos de auditoría, passou a prestar contas de suas atividades e resultados como apoio ao desenvolvimento econômico, fazendo-se perceber como importante pilar de uma sociedade democrática e livre (Welch, J. e Welch, S., 2008: 71). As organizações de serviços públicos perceberam que as rápidas mudanças na sociedade poderiam, ao mesmo tempo, ameaçar sua constituição ou apresentar maiores oportunidades de afirmação. Compreenderam, também, a necessidade de inovar em suas unidades de auditoria, convertendo-as em geradoras de conhecimentos capazes de apoiar os administradores em seu esforço de achar o ponto no qual os atos e modificações podem conduzir a melhoras significativas e duradouras (Drucker, 1992: 34; Senge, 2007: 244). Como resultado dessas mudanças e evoluções, a legitimidade das organizações e das suas unidades de controle e auditoria ficou, definitivamente, vinculada ao desempenho. Mesmo diante de metas aparentemente contraditórias, como a necessidade de reduzir custos e a responsabilidade social de gerar postos de trabalho. Metas contraditórias passaram a ser vistas não mais como impedimentos à gestão, mas como desafios a vencer (Senge, 2007: 223). O desenvolvimento de estratégias capazes de posicionar adequadamente as organizações em um mundo de crescente concorrência passou a ser um objetivo (Porter, 2002: 51). Administradores e auditores compreenderam a necessidade de construir uma nova legitimidade, baseada na entrega efetiva de bens e serviços à sociedade e não na simples adesão de procedimentos às regras de conduta previstas (compliance) (Suchman, 1995: 567-569; Hock, 1999: 42-45; Fontes Filho, 2003: 30). 5. AUDITORIA DE RESULTADOS A auditoria de desempenho afirmou-se como auditoria de resultados. Procura demonstrar o grau efetivo de alcance dos objetivos, mais que a adesão a leis e regulamentos. A necessidade de atender a mais demandas sociais com o mínimo de recursos leva a uma completa mudança na visão do auditor: redução de custos e ações inovadoras passaram a ser temas de trabalho. Ligados ao conceito da auditoria de desempenho passaram a estar à noção de competência, desafio essencial para as organizações, e a proposta de conhecer os próprios resultados para obter uma posição vantajosa em face das organizações competidoras, de acordo com uma estratégia bastante próxima da que sugere Michael Porter (1996: 137) ao sustentar a busca da diferenciação ou da liderança em custos. Tratou-se de uma mudança de paradigma que afetou, igualmente, os controles externos e internos. Resultado das fortes modificações sofridas pelas empresas, a mudança de mentalidade dos auditores se impôs como medida de credibilidade e respeitabilidade para as unidades de controle. Uma auditoria que se empenhe exclusivamente em anotar os descumprimentos de leis e regulamentos, sem atenção aos resultados efetivamente apresentados ao cidadão passou a ser percebida como atrasada no tempo e não confiável (Díez e Meroño, 2007: 2; Santos, 2007: 1). Nesse sentido, a Lei Sarbanes-Oxley (SOX) representou um ponto de inflexão. Considerada a lei estadunidense mais importante do tema corporativo nos últimos anos, a SOX fez com que as práticas de boa gestão corporativa se transformassem em regra geral e enfatizou o papel fundamental dos controles internos empresariais (Melo; Andrade, Pereira; Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 24). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 99
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon A SOX exerceu forte influência na mudança de foco das auditorias internas das empresas para os resultados. Os institucionalistas sustentam que a moderna lógica do rápido desenvolvimento industrial tem fortes efeitos sobre a organização social, política e econômica, bem como sobre a cultura. Esta, por sua vez, tem profundo efeito na adoção de novas tecnologias, doutrinas e procedimentos (Conceiçao, 2002: 616-617). O campo da auditoria tem sido fortemente influenciado pelo rápido desenvolvimento verificado nas últimas décadas. A resposta a essas intensas exigências por maior produtividade, eficácia e eficiência foi a auditoria de desempenho, na qual os resultados estão no centro das considerações. Como as empresas, também as organizações públicas necessitam objetivos bem definidos para orientar-lhes a gestão. Sobretudo porque, com raras exceções, não contam com uma medida clara de seus resultados, em termos financeiros. Sistemas de controle externo e interno no poder público devem contar com ferramentas para orientar a ação dos gestores de acordo com o interesse dos “proprietários”, sejam estes o governo, a sociedade ou os grupos de investimento (Fontes Filho, 2003: 31). 100 O National Accounting Office (NAO), instituição de controle externo do Reino Unido, desenvolveu o conceito de value for money audit, em que o foco está no que se obtém concretamente com o investimento de recursos públicos e não na conformidade legal do uso desses mesmos recursos (Lonsdale, 2000: 77-79). A mudança que então se impôs fez com que outros órgãos de controle da gestão pública no mundo começassem a buscar formas de medir o desempenho de suas organizações públicas, com isso avaliando a entrega efetiva de bens e serviços públicos à sociedade. Ganhou força a noção de que não só as estratégias necessitam ser muito bem formuladas, mas, também, que os controles de resultados, capazes de orientar a tomada de decisões, devem ser parte das preocupações dos administradores (Greve e Salles, 2007: 70). Um dos instrumentos que representou muito dessa quebra de paradigma no mundo da auditoria do setor público foi o contrato de gestão. O contrato de gestão tem representado, desde sua origem, uma mudança radical na maneira de gerenciar os serviços públicos. As organizações públicas firmam um compromisso de obtenção de resultados concretos e, em troca, têm garantida maior flexibilidade com respeito às regras do serviço público, normalmente mais rígidas que na instância privada (Ramos, 1997: 87-90). Com o contrato de gestão, os resultados concretos passaram a ser a verdadeira medida de desempenho das organizações que o adotaram. As mudanças que se seguiram nas normas, nos procedimentos e na doutrina da auditoria foram igualmente impactantes. Conduzir auditoria de desempenho é, portanto, tratar de avaliar os resultados efetivamente obtidos pelas organizações. A contribuição esperada pelas organizações, públicas ou privadas, é a identificação de oportunidades de aperfeiçoamento, para que se possam conseguir mais resultados com menos recursos, com isso confirmando a centralidade dos temas de eficácia, eficiência e efetividade. Os controles externos e internos das empresas e dos órgãos públicos devem se ocupar da avaliação dos resultados obtidos ou estarão distanciados de toda a moderna perspectiva marcada pelas exigências sociais e corporativas. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO 6. DESEMPENHO E CONFORMIDADE Apesar de toda a mudança de foco operada pelo tema da auditoria de desempenho, o tema da conformidade (compliance) não reduziu sua relevância original. Ao contrário do que se poderia pensar, a auditoria de hoje não está se afastando do tema da conformidade, nem pode fazê-lo, pois, também, é parte de seu trabalho garantir que os resultados obtidos sejam conformes as leis e os regulamentos existentes. Não é estranho que um ou outro administrador compreenda que possa obter resultados sem preocupar-se com a aderência às regras e, mais ainda, compreenda que eventuais bons resultados justificam desvios na conduta legal. A ênfase recente dos controles externos e internos nos resultados não chega a respaldar a noção de que os fins sempre justificam os meios. O que a auditoria de desempenho nos trouxe não foi a diminuição da importância da conformidade, mas o resgate do valor dos resultados. É importante compreender que não se trata de um trade-off em que a maior relevância de um significa a desvalorização do outro. O desempenho não estava sendo adequadamente considerado antes que fosse exigido como fator essencial de gestão. Passou a ser parte fundamental do processo de avaliação da gestão organizacional, mas isso não significou perda de importância da conformidade. No que se refere às organizações públicas, o General Accountability Office (GAO), entidade de fiscalização superior dos Estados Unidos deixa claro que a busca de maior desempenho não pode significar o esquecimento da adesão de condutas administrativas às leis e aos regulamentos. O Yellow Book, como é conhecido o U.S. Government Auditing Standards afirma que a avaliação de conformidade da gestão continua sendo um ponto central de interesse do controle (GAO, 2007: 12). Não se sustenta, portanto, a ideia de que a necessidade de obter resultados autoriza os gestores a agir em desacordo com as regras existentes. Na verdade, seria bastante estranho para as organizações públicas se assim fosse, pois a elas compete, justamente, garantir o cumprimento das leis. O tema não é diferente nas empresas privadas. Ainda que movidas pelo lucro e outros incentivos não vinculados ao rigor procedimental típico das organizações públicas, as empresas devem cumprir com as leis e os regulamentos. O descumprimento de regras essenciais pode significar prejuízos financeiros resultantes de multas e outras sanções do poder público ou, ainda pior, a perda de credibilidade perante os investidores, a sociedade e os próprios colaboradores. Mesmo no contexto contemporâneo das chamadas organizações caórdicas, onde a noção do controle é sensivelmente diminuída em nome de uma maior chance para a criatividade, o descumprimento de leis e regulamentos não chega a justificar-se. A ideia do caórdico traz, ao lado da liberdade criativa, um rigoroso conjunto de objetivos e princípios que servirão como guia para a execução das atividades da organização, estas, sim, regidas pela maior liberdade criativa (Spare, 2001: 17-21). , Ainda, os controles externos e internos manterão sua função essencial de identificar riscos para a organização, monitorar seus resultados e buscar oportunidades de aperfeiçoamento (De Paulo, Fernandes e Rodrigues, 2007: 49). Portanto, a ênfase no desempenho, característica da moderna organização, não representa a perda de importância da conformidade (compliance). O que deve ser buscado é um equilíbrio entre os objetivos de controle, para que as auditorias de desempenho e as auditorias de conformidade se complementem e contribuam para com o aperfeiçoamento das organizações. Os controles devem ser implementados pela alta administração e atingir todos os níveis organizacionais, além de contar com adequada tecnologia de informação e pessoal adequadamente qualificado (Melo, Andrade, Pereira, Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 26), capaz de compreender a importância do equilíbrio entre desempenho e conformidade. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 101
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon 7. DESAFIOS PARA AS ORGANIZAÇÕES A mudança de paradigma promovida pela ênfase no desempenho das organizações trouxe novos desafios. São desafios relacionados com medidas necessárias ao incremento de resultados, à ética que deve subjacer a esses mesmos resultados, às crescentes demandas sociais e ao equilíbrio que se deve manter entre desempenho e conformidade. O enfrentamento desses desafios tem exigido dos gestores uma clara percepção das mudanças, originalidade, superação de preconceitos e bom manejo de diferentes talentos e visões nas organizações. Um dos temas que emergiram desse âmbito foi o dos modelos mentais: as visões paradigmáticas que temos do mundo. São imagens internas a nós mesmos acerca do funcionamento do mundo, que nos limitam a modos familiares de pensar e atuar (Senge, 2007: 223). A construção das chamadas organizações inteligentes, que serão capazes de superar desafios e crescer em um mundo que muda permanentemente, passa pela superação de referidos modelos (Senge, 2007: 246). A gestão do conhecimento, conceito que vem tocando as organizações desde o princípio dos anos 1990, se tornou essencial (Peters, 1993: 501). A obtenção do máximo proveito de referidos conhecimentos está na base das respostas que produzirão as organizações bem sucedidas hoje e no futuro. 102 É impossível que alguém possa contar com toda a informação necessária acerca do funcionamento organizacional. A liderança nas distintas organizações, públicas ou privadas, se tornou cada vez mais vinculada à capacidade de lidar com talentos das diferentes pessoas que da “grande visão” do chefe. Ocorre que as organizações cresceram em tamanho e em responsabilidade, mas muitos dos conceitos administrativos e das estruturas não mudaram (Hock, 1999: 57-59). É necessário fazer com que as organizações adentrem esse novo mundo, no qual o desempenho está na essência da sua atuação e da sua sobrevivência. Os mesmos desafios afetaram o tema do controle nas referidas organizações contemporâneas: este passou a ter que contribuir para o alcance dos objetivos organizacionais. Os auditores passaram a desenvolver métodos e técnicas capazes de monitorar e identificar oportunidades de aperfeiçoamento, supervisionar dispositivos contratuais e encontrar as alternativas ótimas de ação: aquelas que induzam maiores níveis de desempenho (Fadul, 1997: 69) e, ao mesmo tempo, garantam o cumprimento de leis e regulamentos. Para isso, as unidades de controle e auditoria passaram a ter que enfocar seus novos deveres e realizar seu trabalho com absoluta independência profissional (Santos, 2007: 3). As organizações e seus dirigentes passaram a se ocupar com a criação um ambiente próprio à recepção de críticas e feedbacks negativos, sem que isso fosse considerado um ataque à organização ou aos seus membros. A maturidade organizacional em muito passou a ser avaliada pela capacidade de receber críticas das auditorias e percebê-las como ferramentas de gestão. A própria Lei Sarbanes-Oxley se delineia na existência de uma eficaz estrutura de controles, os quais são elementos-chaves de prestação de contas à sociedade (Melo, Andrade, Pereira, Shiawaku e Urbanavicius Junior, 2009: 25). 8. A INFORMÁTICA A (TI), O PROCESAMENTO ELECTRÔNICO DE DADOS (PED) E OS CONTROLES Outro desafio que se passou a se apresentar para as auditorias foi o da intensificação do uso das ferramentas da tecnologia da informação. Os sistemas contáveis organizacionais as têm aplicado intensamente e seu uso tem feito com que as auditorias obtenham sucessivos êxitos nos exames e na avaliação de eficácia e eficiência (Santos, 2007: 2). Não se deve esquecer que a ênfase tecnológica FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO já se afirma como um dos principais caminhos para tornar competitivas as organizações e que o desenvolvimento tecnológico se apresenta como um dos fatos mais importantes no tocante à mudança das regras de competição (Porter, 1996: 181). O grande desafio organizacional, em essência, é desenvolver um ambiente no qual seja possível a convivência, sem preconceitos, de diferentes ideias, pontos de vista e práticas, e, ao mesmo tempo, o aproveitamento de cada contribuição individual para aperfeiçoar o funcionamento da organização. É necessário derrubar a “monocultura institucional” que privilegia o olhar “de cima para baixo” e criar condições para que se reproduzam no seio das organizações os benefícios que possam ser obtidos a partir das diferenças (Evans, 2003: 20). Isso não quer dizer que as organizações serão menos exigentes com seus membros: muito ao contrário, a quebra de paradigma representada pela ênfase no desempenho exigirá muito mais esforço das equipes em todos os níveis organizacionais. As organizações devem conduzir suas atividades com foco nos resultados, porém, sem quebrar a aderência às leis e aos regulamentos. Na organização do futuro, que já se desenha no presente, o comportamento organizaconal será induzido pelos líderes e não forçado por eles (Spare, 2001: 2729). As grandes organizações do futuro tendem a funcionar como “holdings invertidas”, pois não serão responsáveis por manter unidas suas partes constituintes, mas, inversamente, deverão ser por elas mantidas (Hock, 2005: 70-78). Como desde há três décadas, pelo menos, aos líderes das organizações se reserva o papel primordial de promover a integração entre as necessidades das pessoas e as da organização (Mintzberg, 1983: 95). Porém, e isso é fundamental, a noção de que o ideal desenvolvido isoladamente pelo líder seja suficiente não mais tem lugar. Substitui essa noção a de que as organizações serão melhores quanto mais sejam capazes de recolher as boas ideias e práticas de todos os seus membros, independente de seu grau hierárquico ou da natureza de seu trabalho. Isto é, o líder passou a ser, sobretudo, um gestor de talentos e capacidades de seus colaboradores e as organizações tenderão a ser, cada vez mais, comunidades com propósitos e valores firmemente estabelecidos, mas onde as pessoas de qualquer hierarquia terão a oportunidade de se autogerir em busca de melhores resultados (Spare, 2001: 43-44). Conclusões As exigências dos últimos anos, marcadas por demandas sociais crescentes e pela necessidade de atendê-las com recursos cada vez mais escassos, fizeram com que o tema do desempenho chegasse ao centro das preocupações organizacionais. As organizações compreenderam que a adesão de práticas de gestão ao definido em leis e regulamentos de diferentes tipos não seria suficiente para legitimá-las ante a sociedade e, ao mesmo tempo, garantir sua sobrevivência. A capacidade de fazer mais com menos ingressou, definitivamente, na agenda de gestão, e, na América Latina, onde os anos 1980 foram especialmente duros para as economias nacionais. Esse aspecto se converteu em tema de primeira importância. Parte permanente da gestão, o controle e a auditoria não podem se distanciar das mudanças, devendo se adequar às novas exigências. À simples análise de conformidade se agrega uma crescente responsabilidade por avaliar o desempenho das organizações, identificar oportunidades de aperfeiçoamento e promover ajustes voltados para a maior eficiência no uso de recursos escassos. Às auditorias se atribuiu o papel de garantir a boa gestão corporativa e contribuir para que as organizações nas quais atuem obtenham maiores ganhos a menores custos e, em especial, que possam compartilhar com a sociedade seus bons resultados. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 103
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon Auditorias, externas e internas, passaram a se dedicar ao desenvolvimento de novas técnicas capazes de avaliar consistentemente o desempenho de administradores, privados ou públicos. Trataram de mudar velhos paradigmas e de escapar à rotina, hoje anacrônica, de tratar exclusivamente das questões de conformidade. Assumiram uma conduta mais preventiva que repressiva e buscaram fazer da transparência uma ferramenta de primeira linha para sustentar a credibilidade das organizações às quais se vinculam. Novas regras, como a Lei Sarbanes-Oxley (SOX), promulgada nos Estados Unidos em 2002, impuseram às auditorias o desafio de recuperar a confiança cidadã nos relatórios periodicamente produzidos. Nesse sentido, o novo papel das auditorias, servir como alavanca para obtenção de maior desempenho, ficou definitivamente confirmado no mundo da gestão. Como esperado, a legitimidade dos controles e auditorias seguiu um caminho paralelo ao das próprias organizações às quais servem. Hoje, é cada vez mais claro que uma auditoria limitada às questões de conformidade conta com reduzida respeitabilidade e pouca credibilidade. Os acionistas das empresas, os governos e a sociedade esperam que a atividade da auditoria se aproxime aos propósitos da gestão para apoiar seus dirigentes na busca de resultados mais eficazes e eficientes. Ainda que seja certo que a conformidade com as leis e regulamentos não foi esquecida, a quebra do paradigma que restringia o trabalho das auditorias, quase exclusivamente, à avaliação de conformidade é evidente. Entretanto, a recente ênfase no desempenho não chegou a representar a perda de importância da conformidade. O que se deve buscar é um equilíbrio entre os dois objetivos de controle. Assim, poderão os trabalhos de auditoria contribuir para que as organizações tenham os melhores resultados, sem infringir as regras. Compreender a importância de referido equilíbrio é um dos desafios essenciais para o desenvolvimento dos controles organizacionais contemporâneos. 104 De fato, a mudança de paradigma promovida pela ênfase no desempenho das organizações trouxe novos desafios. São desafios relacionados com medidas necessárias ao incremento de resultados, à ética que deve acompanhar esses mesmos resultados, às crescentes demandas sociais e ao equilíbrio que se deve manter entre desempenho e conformidade. Os esquemas mentais dos membros das organizações precisaram e precisam mudar para permitir a apropriada gestão do conhecimento. A liderança organizacional passou a se concentrar cada vez mais no uso de talentos e atitudes e no bom manejo das diferenças interpessoais. O controle nas organizações contemporâneas enfrentará desafios coerentes com a mudança geral do paradigma organizacional. As auditorias, cada vez mais, deverão contribuir para o alcance de melhores resultados ao menor custo. Conceitos como independência profissional, caráter firme, ambiente favorável à recepção de críticas e feedbacks negativos serão as marcas de uma maturidade organizacional a ser permanentemente buscada. A intensificação do uso das ferramentas da tecnologia da informação e o desenvolvimento de um ambiente em que seja possível a convivência de diferentes ideias, pontos de vista e práticas completam o quadro desafiador que se apresenta para as organizações e suas unidades de controle e auditoria. O desempenho, como paradigma organizacional, provocou mudanças em todas as áreas. As organizações são melhores na medida em que são capazes de recolher as boas ideias e práticas de todos os seus integrantes, independentemente do grau hierárquico ou da natureza de seu trabalho, e fazer que tudo resulte em melhores resultados a menores custos. É o que esperam os dirigentes e funcionários comprometidos com o sucesso de suas organizações. É interesse dos governos que esses êxitos resultem em maiores arrecadações tributárias. É esperança da sociedade que as organizações, ao aumentarem seu desempenho, contribuam para o atendimento de demandas sempre crescentes. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO 9. LÍMITES DA ANÁLISE, CONTRIBUIÇÃO E PROPOSTAS É proposta deste trabalho motivar futuros estudos na área da auditoria de desempenho. Demonstra o quadro geral no qual se desenvolveu o conceito de referido tipo de auditoria, bem como os motivos de sua relevância enquanto ferramenta de gestão. Obviamente, não esgota o tema, que é muito amplo. Faz-se possível realizar estudos futuros levando-se em conta revisões bibliográficas de autores específicos, como Christopher Pollitt ou Jeremy Lonsdale por exemplo. Ainda, é possível desenvolver importantes pesquisas mediante o estudo de instituições em particular. Diversas, pontanto, são as oportunidades de novas contribuições, as quais se quer estimular com este trabalho. INDICE DE FONTES SECUNDÁRIAS Bibliografia BORINELLI, M. Luiz e ROCHA, W. (2007): “Práticas de controladoria: um estudo nas cem maiores empresas privadas que atuam no Brasil”. Em: 7º CONGRESSO USP DE CONTROLADORIA E CONTABILIDADE, Anais. São Paulo: Universidade do Estado d e São Paulo (USP ). D ispo níve l em : <http:// www.congressousp.fipecafi.org/artigos72007/301.pdf>. Acesso em 21.07.2009. BRESSER PEREIRA, L. C. (2004): “Instituições, bom Estado, e reforma da gestão pública. In: Biblioteca Virtual TOP sobre Gestión Pública”. Disponível em: <http://200.80.149.114/ecgp/FullText/000000/BRESSERPEREIRA,%20Luiz%20Carlos%20-%20Institui%C3%A7%C3%B5es,%20bom%20estado,%20E%20reforma %20da%20gest%C3%A3o%20publica.pdf>. Acesso em 11.07.2009. BRITO, E. Pereira Z., BRITO, L. A. L. e MORGANTI, F. (2009). “Inovação e o desempenho empresarial: lucro ou desenvolvimento?”. Em: RAE-eletrônica: Revista de Administração de Empresas, São Paulo: Fundação Getúlio Vargas (FGV), v. 8, n. 1, ISSN 1676-5648, jan/jun. Disponível em: <http://www.rae.com.br/ artigos/5232.pdf>. Acesso em 21.07.2009. CEPIK, M. (2002): “Novo institucionalismo e agências de segurança nacional”. Em: Revista Brasileira de Ciências Sociais (RCBS), São Paulo, Associação Nacional de Pós-graduação em Ciências Sociais (Anpocs), v. 17, n. 48, p. 209-211, ISSN 0102-6909. Reseña de: ZEGART, Amy. (2000): Flawed by design: the evolution of the CIA, JCS and NSC. Stanford (CA): Stanford University Press. CONCEIÇÃO, O. A. C. (2002): “A relação entre processo de crescimento econômico, mudança e instituições na abordagem institucionalista”. Em: Ensaios (FEE), Porto Alegre: revista da Fundação de Economia e Estatística Siegfried Emanuel Heuser (FEE), v. 23, número especial, p. 603-620. DE PAULO, W. L., FERNANDES, F. C., RODRIGUES, L. G. B. e EIDT, J. (2007): “Riscos e controles internos: uma metodologia de mensuração dos níveis de controle de riscos empresariais”. Em: Revista Contabilidade e Finanças, São Paulo: Universidade do Estado de São Paulo (USP), n. 43, p. 49-60, ISSN 1519-7077, jan/ abr. DÍEZ, J. A. e MEROÑO, O. (2007): “Revisión de Calidad en Auditoría Interna”. Quito, Instituto de Auditores Internos de Ecuador. Disponível em: <http://www.iaiecuador.org/downloads/Evaluacion_de_calidad_de_ Auditoria_Interna.pdf>. Acesso em 21.07.2009. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 105
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon DRUCKER, P. F. (1992): La innovación y el empresario innovador: la práctica y los princípios. 3ª ed. Traduzido por Maricel Ford. ISBN: 950-07-0341-6. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. EVANS, P. (2003): “Além da “monocultura institucional”: instituições, capacidades e o desenvolvimento deliberativo”. Em: Sociologias, Porto Alegre: ano 5, n. 9, p. 20-63, ISSN 1517-4522, jan/jun. CAVALCANTI FADUL, E. M. (1997): “Redefinição de espaços e papéis na gestão de serviços públicos: fronteiras e funções da regulação social”. Em: RAC: Revista de Administração Contemporânea, Curitiba: ANPAD, v. 1, n. 1, p. 55-70, ISSN 1415-6555. FARIAS FILHO, M. C. (2004): “Organizações e instituições: uma abordagem exploratória a partir de experiências de mudanças no setor público”. Em: Adcontar, Belém: Centro de Estudos Administrativos e Contáveis da Universidade da Amazônia (Unama), v. 5, n. 1, p. 15-34, ISSN 1518-7438, jun. FONTES FILHO, J. R. (2003): “Governança organizacional aplicada ao setor público”. Em: VIII Congreso Internacional del CLAD sobre la reforma del Estado y de la Administración Pública. Panamá: Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD). GALASKIEWICK, Joseph e WASSERMAN, Stanley. (1989): “Mimetic Processes within an Interorganizational Field: An Empirical Test”. Em: Administrative Science Quarterly, n.34, p.454-479. GAO. Government Auditing Standards. (2007): GAO-07-731G. Washington, DC: United States General Accountability Office (GAO): July. 106 GREVE, J. T. e SALLES, J. A. (2007): “A gestão de estratégias com o uso do balanced scorecard garante o alcance dos objetivos estratégicos?”. Em: Gestão empresarial, Ponta Grossa: Universidade Tecnológica Federal do Paraná (UTFPR), v. 3, v. 2, p. 57-73, ISSN 1808-0448. HOCK, D. (1999): Birth of the chaordic age. San Francisco, CA: Berrett-Koehler Publishers, Inc. __________. (2005): Organização caórdica: depoimento. Entrevistador: Oscar Motomura. São Paulo: AmanaKey. 1 CD-ROM. Entrevista concedida en el ámbito del programa de gestión avanzada de Amana-Key (APG Middle). LONSDALE, J. (2000): “Developments in value-for-money audit methods: impacts and implications”. London: International Review of Administrative Sciences, vol. 66, p.73-89. MARTINS FILHO, E. de Oliveira. Safári de estratégia. (2000): RAP: Revista de Administração Pública, Rio de Janeiro: Fundação Getúlio Vargas (FGV), v. 35, n. 1, p. 177-181, ISSN 0034-7612, jan-fev 2001. Reseña de: MINTZBERG, H., AHLSTRAND, B., LAMPEL, J. Safári de estratégia: um roteiro pela selva do planejamento estratégico. Porto Alegre: Bookman. MELO, M. C. Alcântara de, ANDRADE, Cláudia Cristina, PEREIRA, F. Ribeiro; SHIAWAKU, E. e URBANAVICIUS JUNIOR, V. (2009): “A lei Sarbanes Oxley dentro do conceito de governança corporativa”. Em: V Congresso Nacional de Excelência Em gestão , p. 12-31. Niterói. Disponível em: <http://www.vcneg.org/documentos/anais_cneg5/T8_0152_0786.pdf>. Acesso em 21.07.2009. MINTZBERG, H. (1983): La naturaleza del trabajo directivo. 1ª edición en Español. Traduzido por Deborah Bonner e Javier Nieto. Barcelona: Editora Ariel. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • AUDITORIA DE DESEMPENHO: MUDANÇA DE PARADIGMA NA AVALIAÇÃO DA GESTÃO MINTZBERG, H, AHLSTRAND, B e LAMPEL, J. (2007): Safári de estratégia: um roteiro pela selva do planejamento estratégico. 7ª reimpressão. Porto Alegre: Bookman. PETERS, T. (1993): Liberation Management (La Gerencia Liberadora). Traduzido por Alejandro Tiscornia e Luis F. Coco. Buenos Aires: Editorial Atlantida. POLLITT, C. e BOUCKAERT, G. (2000): Public Management Reform. Oxford: Oxford Univesity Press. PORTER, M. E. (1996): Ventaja competitiva: creación y sostenimiento de un desempeño superior. 12ª reimpresión, primera edición 1987. Traduzido por María Ascención de la Campa Pérez Sevilla. México, DF: Compañía Editorial Continental. __________. (2002): Estrategia competitiva: técnicas para el análisis de los sectores industriales y de la competencia. 29ª reimpresión, edición original 1982. Traduzido por María Elena Rosa Sánchez. ISBN: 0-02925360-8. México, DF: Compañía Editorial Continental. RAMOS, M. de Matos. (1997) “Contratos de gestão: instrumentos de ligação entre os setores do aparelho do Estado”. Em: Revista do Serviço Público. Brasília: Escola Nacional de Administração Pública (ENAP), Ano 48 n. 2, p. 81-100, mai-ago. REIS, J. (1995): “Estado, instituições e economia: a despesa pública em Portugal”. Coimbra, Universidade de Coimbra, 1995. Disponível em: <http://br.monografias.com/trabalhos908/estado-instituçoes-economia/ estado-instituçoes-economia.pdf>. Acesso em 14.07.2009. REPETTO, F. (1998): “Notas para el análisis de las políticas sociales: una propuesta desde el institucionalismo”. Em: Perfiles Latinoamericanos, México: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, n. 12, p. 53-84, ISSN 0188-7653, jun. RUTHERFORD, M. (2003): “La economía institucional: antes y ahora”. Análisis Económico, México, revista de La División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Azcapotzalco, v. 18, n. 38, p. 13-99, ISSN 0185-3937, segundo cuatrimestre. SANTOS, M. I. da Costa. (2007): “Auditoria interna como instrumento formador da eficiência e eficácia dos resultados organizacionais”. Em: II Congresso de Pesquisa e Inovação da Rede Norte Nordeste de Educação Tecnoló gica. João P essoa. Disponível em: <http://www.rede net.edu.br/publicacoes/arquivos/ 20080922_105130_GEST-011.pdf>. Acesso em 21.07.2009. SENGE, P. (2007): La quinta disciplina: el arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje. 2ª ed. 6ª reimp. Traduzido por Carlos Gardini. Buenos Aires: Granica. SPARE, N. C. (2001): “Birth of the chaordic age”. Book review, The Swiss Deming Institute. Disponível em: <http://www.deming.ch/downloads/E_ChaordicAge.pdf>. Acesso em 10.10.2009. Reseña de: HOCK, Dee. (1999): Birth of the chaordic age. San Francisco, CA: Berrett-Koehler Publishers, Inc. SUCHMAN, M. C. (1995): Managing Legitimacy: strategic and institutional approaches. Academy Management Review, v.20, n.3, 560-571, jul. TOWERS, E. (1977): “Aspectos de la Auditoria Operacional y del Control Interno”. Em: Auditoria Operacional, administrativa, de rendimento e de efectividad, El Instituto Latinoamericano de Ciencias Fiscalizadoras, Quito. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 107
    • Carlos Wellington Leite de Almeida | Fabrizio Santos Bordallo | Lucas Antonio Sciapina Baldisserotto | Margarete Inês Portela de Paula | Tarcisio Campanholo | Tatiana Souto Maior de Oliveira | Vera Lúcia de Almeida Simões | Sérgio Cristóvão Zarpellon WELCH, J. e WELCH, S. (2008): Ganar (Winning). Edición original 2005. 1ª edición en Zeta enero 2008. Traduzido por Magdalena Palmer. Impreso en Uruguay. Barcelona: Zeta. Recibido el 29 de diciembre de 2011 Aceptado el 2 de marzo de 2012 108 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA Roberta de Queiroz Miranda * robertaqm@ig.com.br RESUMO A eficiência dos portos e o desenvolvimento econômico de uma região estão intrinsecamente relacionados. O aumento da eficiência logística reduz os custos e melhora o nível dos serviços portuários. Neste trabalho são descritos os modelos atuais de infraestrutura dos portos de Suape (Brasil) e Montevidéu (Uruguai), políticas fiscais, justificativas para o status de hub ports, características operacionais, além da relevância de ambos para o desenvolvimento da economia local. Palavras-chave: Infraestrutura, Logística, Portos de Suape e Montevidéu, Desenvolvimento. ABSTRACT The efficiency of ports and economic development of a region are closely related.Increased efficiency reduces logistical costs and improves the level of portservices. This paper describes cur rent models of infrastructure of the por ts of Suape ( Brazil) and Montevideo (Uruguay), their operational characteristics, emphasizing its relevance to the development of local economy. Keywords: Infrastructure, Logistics, Ports of Suape and Montevideo, Development. * Roberta de Queiroz Miranda, Especialista no Ensino da Matemática (UNESF). Mestrança em Administração pela UDE. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 109
    • Roberta de Queiroz Miranda 1. INTRODUÇÃO O desenvolvimento portuário tem sido utilizado como importante elemento estratégico para o crescimento econômico em várias partes do mundo. Os portos constituem instrumentos vitais de suporte à economia das regiões onde se situam. Fundamental na cadeia logística de transporte, a atividade portuária contribui para a agregação de valor às mercadorias geradas endogenamente à região, além de desempenhar um papel estratégico no seu comércio exterior através da catalisação de fluxos de importação e exportação. Essa necessidade de desenvolver o comércio exterior e contribuir para o crescimento econômico nacional, impõe uma pesada responsabilidade aos portos de todos os países em desenvolvimento, já que lhes exigem um funcionamento com grande eficiência logística. Com a globalização, novas demandas foram colocadas sobre os portos, o que resultou em mudanças no sistema portuário mundial e nas cidades com portos. Desta forma, destaca-se que o mesmo não pode ser pensado apenas do ponto de vista técnico e operacional, pois não é apenas um corredor, ele é mais: Um instrumento ao serviço de um projeto de desenvolvimento. O presente trabalho tem como objetivo analisar a infraestrutura dos portos de Suape e Montevidéu ressaltando seus aparatos logísticos, justificando assim os fortes investimentos, públicos e privados, recebidos por eles. 110 Esses portos foram escolhidos por seu posicionamento geográfico estratégico, dispensa de dragagem periódica, volume de movimentação atual e potencial operacional. São portos de destaque também por todo o trabalho desenvolvido por seus administradores para moldá-los como plataforma logística, o que os transformou em hub ports para toda a América do Sul. 2. LOGÍSTICA PORTUÁRIA A logística portuária e marítima compreende as mais diversas atividades relacionadas com a movimentação de cargas, desde sua origem até o destino, envolvendo o transporte, carregamento e descarregamento das embarcações, dimensionamento de terminais e equipamentos portuários, acesso aos portos, agenciamento marítimo e rebocagem, entre outros. São serviços em sua maioria interdependentes, que podem ser prestados tanto por empresas que desempenham somente uma das atividades, quanto por operadores integrados, que conhecem e operam cada uma das etapas do processo:transporte (linhas de serviços, tipos de navios aplicados, frete, contratos de afretamento, conferência de fretes), mercadorias, terminais de carga e armazéns gerais, dentre outros). O sucesso da função logística nos portos mede-se pelo nível de intensidade e qualidade dos serviços prestados. Quanto mais navios e mercadorias demandarem um porto, maior importância ele assume. O suporte logístico num porto tem a ver com o modo como, nele, os navios são operados e assistidos, e com a maneira como as mercadorias são manuseadas nos vários locais dessa infraestrutura. Daí a necessidade de que a administração portuária conheça o desenho do sistema logístico portuário em operação, com identificação de fluxos, circulações e espaços, avaliação de tempos e custos de referência. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA No movimento dos navios que demandam os cais do porto, nos fluxos de mercadorias entre os navios e a zona portuária, nos fluxos entre esta e os veículos rodoviários, nas cargas e descargas, ainda nos fluxos entre as portarias dos terminais e o “hinterland”, em todas estas circulações e movimentos intervém, ou deve intervir, a administração portuária, seja através dos concessionários ou de terceiros, sempre com pleno conhecimento e total identificação desses mesmos fluxos. E isto porque num tal volume e complexidade se combinam cadeias logísticas que fazem do porto um elo de ligação e ponto de passagem, e que se torna necessário acompanhar e, sobretudo, dinamizar. Atualmente, existem mais de 2.000 portos no mundo, desde aqueles com apenas um berço (espaço para um navio) que movimenta algumas centenas de toneladas por ano, até os portos multitarefa que movimentam mais de 300 milhões de toneladas por ano. Em todo o mundo, 36% do tráfego nos portos é de granel líquido (óleo, derivados de petróleo e químicos), 24% de granéis secos (carvão, ferro, grãos, dentre outros) e 40% de cargas variadas. O surgimento de contêineres no cenário de transporte mundial possibilitou mais agilidade em todo o processo, reduzindo o tempo de entrega. Os portos tiveram que se modernizar e adequar sua forma de atuação à nova realidade da distribuição internacional. Além disso, o uso de contêineres possibilita o transporte multimodal: A passagem de um meio de transporte para outro, seja em barcos, caminhões ou trens é feita com relativa facilidade. Dentro desta perspectiva, o porto assume parte de uma cadeia logística global, que envolve desde a coleta da mercadoria no exportador até a sua entrega no destino final. Os principais benefícios são notados na diminuição dos custos logísticos e melhoria do nível de serviço durante as transações realizadas no comércio nacional e internacional. 3. O PORTO DE SUAPE Distante 40 km do Recife, dividido entre os municípios de Ipojuca e Cabo de Santos Agostinho, o complexo industrial de Suape foi criado para desafogar o porto do Recife, operando inicialmente produtos, combustíveis e cereais a granel.Esse complexo foi baseado na integração porto-industrial, a exemplo de países como França e Japão, e hoje é um dos maiores portos do Brasil. Levando-se em conta que o fluxo de cargas ocorre nas extremidades do País, seu posicionamento geográfico é estratégico, ficando em um ponto intermediário em relação aos principais portos do País, facilitando a movimentação entre o mercado interno e seus parceiros internacionais. Segundo o site oficial de Suape, o complexo hoje opera navios nos 365 dias do ano, sem nenhuma restrição imposta pelas variações nas tábuas de marés. Dispõe de sistemas de monitoramento de atracação a laser, dando maior segurança ao prático e oferecendo técnicas nos padrões dos portos mais importantes do mundo, operando mais de 5 milhões de toneladas de carga por ano. Com mais de 80% da movimentação e carga conteineritada, atende a navios de até 170.000 Tpb e calado operacional de 14,50m. Com 27 km2 de retroporto, seus portos internos e externos oferecem as condições necessárias para atendimento de navios de grande porte, com um canal de acesso de 5.000m de extensão, 300m de largura e 16,5m de profundidade. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 111
    • Roberta de Queiroz Miranda 3.1 Porto Externo É formado por um molhe de proteção em L, com 3.000m de extensão, abrigando dois píeres de granéis líquidos, um cais de múltiplos usos e uma tancagem flutuante de GLP. Um píer petroleiro com dois terminais de atracação está sendo construído com previsão para ser inaugurado ainda em 2012. Navios de 170 mil Tpb poderão atracar em Suape depois dessa obra. A profundidade do canal de acesso atinge 16,5m e a bacia de evolução tem 580m de diâmetro e 15,5m de profundidade. São três instalações de acostagem, totalizando seis berços com quase 1,6 km de cais acostável. 3.1.1 Terminal de Granéis Líquidos O PGL-1, píer de granéis líquidos, atende navios de até 45.000 Tbp. Tem 84m de comprimento e 25m de largura na sua plataforma de operação, com profundidade de 14m tanto no berço leste como no berço oeste. Dispõe de quatro “dolphins” laterais, ficando ligado ao molhe através de uma ponte de acesso, sobre a qual estão assentadas as tubulações destinadas ao transporte de granéis líquidos, com origem ou destino no parque de tancagem localizado no retroporto. São 10 braços mecânicos para embarque e desembarque de granéis líquidos, sendo 5 em cada berço, com capacidade de 1.000m3/h cada um. Toda a operação portuária é atualmente realizada pela Petrobrás e por outros operadores qualificados, vinculados a terminais de gases e álcool. FIGURA 1: Porto Externo - Granéis líquidos e gases 112 Fonte: www.condepefidem.pe.gov.br 3.1.2 Cais de Múltiplos Usos O complexo de Suape conta, ainda, com o cais de múltiplos usos (CMU), localizado no molhe de abrigo do porto com cais de 340m de comprimento por 39m de largura, com área total de 13.260m2 e 21 cabeças de amarração. 3.2 Porto Interno O porto interno tem 15,5m de profundidade e um canal de navegação interno com 1.500m de extensão e 450m de largura. É acessado pela abertura da entrada do porto interno, com 300m de largura, para permitir o acesso dos navios; contam com 935m de cais, em cinco berços, todos com 15,5m de profundidade. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA Dos três primeiros berços, o segundo e o terceiro (660m de extensão do cais) atendem o terminal de contêineres privados, cujas operações começaram em 2001. Este terminal de 290.000m2 de área tem capacidade de movimentar até 400.000 TEU´s por ano ou 600.000 contêineres/ano. O primeiro berço, com 275m, também em operação, é cais público e se destina a múltiplos usos, predominando a operação de minérios de ferro, coque, escória e clínquer. O quarto berço inaugurado em 2007 tem 330m de extensão e 15,5m de profundidade, atuando com cargas em geral e grãos. De acordo com o site de Suape, anualmente, são movimentadas 800 mil toneladas de grãos para processamento, por uma esteira rolante de 1,5 km, construída para interligar esses cais ao moinho de trigo da Bungue Alimentos. O quinto berço tem 335m de extensão, atualmente se encontra em estudo de viabilidade, deverá movimentar cargas de açúcar a granel e tem capacidade de desenvolver, pelo menos, mais 15km de cais acostável. A área ainda conta com um pátio de veículos de 56.000m2 e capacidade estática de estocagem para 4.825 veículos. 3.2.1 Tecon O Terminal de contêineres de Suape é uma das provas de que o complexo é um dos terminais mais modernos do Brasil. Com o funcionamento do Tecon, além de se fortalecer como o maior centro concentrador e distribuidor do nordeste, o porto de Suape passa a disputar mercado com o porto de Santos, o mais importante do país. De acordo com site de Suape, a Tecon é controlada pela empresa Terminal de Contêineres do Porto de Suape S/A, subsidiária da International Container Terminal Service (ICTSI), que investiu US$ 20 milhões no empreendimento. O grupo filipino ICTSI é um dos grandes operadores de contêineres do mundo, operando em vários países. A presença do terminal em Suape transforma o complexo em um Hub Port, um porto concentrador e distribuidor de cargas no Atlântico Sul. Com 660m de cais, numa área de 280 mil metros quadrados, o Tecon Suape tem capacidade para movimentar até 400 mil contêineres por ano podendo, no futuro, atingir uma movimentação de até 1,5 milhão de contêineres. Conta ainda com uma área alfandegária, calado de 15,5m, cinco empilhadeiras, CFS, 291 toneladas de reefers. O controle e planejamento do pátio e dos navios são realizados através do software Navis, integrando atividades de escritório da alfândega dentro da área do terminal, galpão para a verificação de mercadorias, balança rodoviária, entre outros. O Tecon está localizado no ponto de convergência das principais rotas comerciais marítimas, ligando a costa leste da América do Sul às regiões nordeste e norte do Brasil. Contendo acessos diretos pelas rodovias de Pernambuco, além de linha férrea que conecta o terminal à rede da compainha ferroviária do nordeste (CFN). Isso possibilita a oferta de serviços de complementação e sinergia atendendo às necessidades logísticas dos importadores e exportadores. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 113
    • Roberta de Queiroz Miranda FIGURA 2: Localização privilegiada/Porto concentrador de carga (Hub Port) Fonte: Adaptado de www.condepefidem.pe.gov.br 4. O PORTO DE MONTEVIDÉU 114 Do ponto de vista geográfico, o porto de montevidéu é a principal porta de entrada do Mercosul. Localizado à margem norte do Rio de La Plata, é abraçado pela capital do país, e sua localização estratégica faz a conexão com as principais rotas de acesso à região, sendo porta de entrada da hidrovia Paraná-Paraguay que constitui um elo de integração dentro do contexto do Mercosul. Equidistante dos principais mercados consumidores da região, está emergindo como um dos eixos centrais e influentes para os mais de 300 milhões de pessoas que compõem o mercado comum do sul. É uma baía natural que permite a fácil entrada dos navios porta contêiner mais modernos, além de ser plenamente operacional 24 horas por dia, 365 dias por ano, o que contribui para reduzir o custo dos serviços prestados. Está ligado às principais rotas terrestres, aéreas, ferroviárias e fluviais na região formando o Hub regional principal atendendo a clientes internacionais. Isto permite um mais rápido transporte de mercadorias a diferentes países da região. FIGURA 3: Localização privilegiada - centro das principais rotas da América do Sul Fonte: www.gruporas.com Suas instalações estão distribuídas e constam de 4.253m de plataforma que incluem: 1 cais especializado no manejo de contêineres e 11 cais multifuncionais para o atraque de barcos de ultramar e 10m de calado, áreas para a movimentação de cargas, circulação de equipes e veículos de transporte. Possui ainda plataformas de passageiros e de pesca e uma área destinada para a preparação naval. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA O anteporto abriga zonas de estalagem que complementam a atividade no manuseio e transporte de mercadorias. 4.1 Terminal de Contêineres O terminal de contêineres encontra-se situado junto à plataforma de atraque de 278m de comprimento, na qual se encontra instalada a grua pórtica com capacidade de carga de 40 toneladas e operacionalização de 25 contêineres por hora. 4.2 Terminal de Passageiros O terminal de passageiros encontra-se concessionado à empresa Los Cipreses S.A. (Buquebus). Esta empresa construiu um moderno terminal marítimo preservando o estilo das antigas construções portuárias do ano de 1923, em um entorno de jardins com instalações em nível de primeiro mundo. O terminal atende um fluxo de passageiros que se locomove por via fluvial e também permite o embarque e desembarque de passageiros de barcos de turismo de ultramar. Suas instalações com 12.400m2 distribuem-se da seguinte forma: 9.000m2 correspondem a áreas internas, 1.600m2 a áreas externas e 1.800m2 de estacionamento. 4.3 Complexo Frigorífico O complexo frigorífico concessionado à empresa Entretin S.A. é um depósito de última geração, com 26.000m3 de capacidade que equivalem a 9.000 toneladas, e está acondicionado para a armazenagem de mercadorias que requerem condições atmosféricas especiais para a sua conservação. Suas instalações e tecnologia avançada foram habilitadas por inspetores internacionais, viabilizando a exportação de carnes e pescados para os destinos mais exigentes. As condições atmosféricas requeridas para cada tipo de mercadoria (temperatura, umidade e ventilação) são programadas por uma central de alta tecnologia, e o sistema de controle assegura a estabilidade dessas condições mediante estações meteorológicas que se encontram instaladas em cada uma das três câmaras. Possui também uma estação com 30 contêineres refrigerados, e está em processo de ampliação para atender 80 equipamentos refrigerados. 4.4 Depósitos Para a prestação de serviços de armazenagem existem depósitos e áreas abertas que a ANP, Administração Nacional de Portos, destinam a operadores privados em regime de concessão e permissão. Estes operadores portuários oferecem serviços para a mercadoria nas operações de carga, descarga e trânsito de acordo com a lei 16.246/92, que consagra a área portuária como uma zona de exclusão alfandegária, onde a mercadoria circula e é depositada isenta de toda carga tributária, sem a necessidade de autorização de trâmites formais. Estes operadores atuam em regime de livre competência. A capacidade total é de 103.770m2 de depósitos fechados que se complementam com 243.230m2 de áreas abertas. 4.5 Plataformas Multifuncionais Estas plataformas são utilizadas para o manejo de diferentes tipos de cargas por sua facilidade de adaptação às necessidades da mercadoria e do equipamento conveniente para a operação de carga e/ou descarga respectivamente. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 115
    • Roberta de Queiroz Miranda Nestes cais multifuncionais opera a maioria da frota fluvial que desenvolve o tráfego através da hidrovia Paraná-Paraguay. Nele é realizado o embarque de madeira para exportação, detém 42% do tráfego total de contêineres e também opera frotas pesqueiras estrangeiras que utilizam o porto como base para a transferência da captura. 4.6 Reparação Naval O porto opera com o maior dique flutuante do rio de La Plata, pertencente à companhia Tsakos Industriais Navales. Também operam dois diques secos e um pequeno dique flutuante da ANP, sendo concedida a sua exploração a particulares. A qualidade das reparações navais que são realizadas no porto de Montevidéu é reconhecida internacionalmente. 4.7 Projetos que Vislumbram Crescimento Futuro O Porto de Montevidéu está aumentando de forma significativa o número de projetos a serem desenvolvidos. Há cinco grandes projetos em curso: 4.7.1 Construção do Píer C O Píer C está sendo construído, e funcionará como cais público - TRECHO DUPLICADO e multiuso para a instalação de contêineres, granéis e outras cargas. 116 Localizada a leste do Píer B, esta nova unidade terá um comprimento de 333 metros e irá operar, por drenagem, com navios de até 14 m de calado. Será construído junto à uma área pavimentada de 30.400 m2 para a operação, tratamento e armazenagem de mercadorias e tráfego de veículos. O prazo para a conclusão das obras está previsto para 2013. 4.7.2 Enchimento de Terra e Construção do Acesso Norte Na área mais ao norte do porto alfandegário, foi preenchido um trecho de 13 hectares. O efeito foi de criar um novo acesso para cargas, um corredor de transporte e outras instalações, tais como, estacionamento para caminhões e espaços para o controle de cargas e outros serviços auxiliares. Espera-se que o acesso norte, parte do qual já está em operação, e a respectiva infraestrutura associada, se encontrem totalmente finalizados até o ano de 2014. 4.7.3 Novo Terminal de Produtos Florestais e Granéis Sólidos Ao sul da área onde está o acesso norte, estão previstas obras de enchimento para criar um novo terminal de produtos florestais e sólidos a granel, a ser operado como concessão. A infraestrutura relevante incluirá um cais para navios graneleiros de grande porte e uma correia transportadora para o transporte terrestre de cargas. A estimativa é que o projeto seja concluído em 2013. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA 4.7.4 Novo Porto Pesqueiro Está previsto, no lado norte da Baía de Montevidéu, um porto de pesca especializado chamado Puerto Capurro. As atuais instalações pesqueiras são destinadas ao uso comercial portuário. O projeto compreende dois módulos com as respectivas plataformas e áreas operacionais: uma instalação de uso comum para pequenas embarcações de pesca e um terminal em regime de concessão, para atender as frotas nacionais e internacionais de pesca oceânica, com grande capacidade de armazenamento frigorífico e equipado para realizar reparos em navios. 4.7.5 Novo Complexo Logístico: Porto Logístico Puntas de Sayago A efeito de reforçar Montevidéu como centro logístico, foi elaborado um projeto estratégico que visa a concentração de várias atividades logísticas e de processamento em um único complexo de grande porte. Estas atividades agregam valor ao produto, gerando benefícios adicionais para a economia portuária, como uma maior eficiência nas operações de movimentação de cargas, alívio ao congestionamento do tráfego rodoviário, liberação de valiosos espaços dentro do recinto portuário propriamente dito e o fortalecimento das relações entre as atividades portuárias e a economia urbana de Montevidéu como um todo. Para este efeito, foi colocado sob jurisdição da autoridade portuária uma grande área ao oeste da baía de Montevidéu, que conterá uma zona industrial com 100 hectares, zona portuária livre com sistema especial de benefícios fiscais e flexibilidade na operação das mercadorias. Os responsáveis por este projeto estão considerando a possibilidade de utilizar barcaças para a transferência de cargas entre o cais comercial e o cais do centro de logística portuária. 4.8 Lei do Porto Livre Além de possuir custos operacionais baixos, o porto de Montevidéu é agraciado pelas vantagens que oferece o regime do porto livre, sistema inexistente em nenhum outro país da América do Sul. Isto significa uma livre circulação e exonerações tributárias para a mercadoria em trânsito. De acordo com o site da “Administración Nacional de Puertos”, ANP, a Lei do Porto Livre de Montevidéu proporciona modernidade e dinamismo às operações que nele se efetuarem, estabelecendo, entre outras coisas: - Liberdade para realização de todas aquelas operações que não signifiquem alterações na natureza do produto (não deve haver alteração da nomenclatura tarifária), tais como fracionamentos, agrupamentos, etiquetagens, reembalagens, etc. - Possibilidade de modificação livre no destino final da mercadoria. - Eliminação da necessidade de apresentação da fatura comercial à aduana uruguaia, na entrada de mercadorias a um depósito intraportuário. - Manutenção das isenções tarifárias do MERCOSUL para as mercadorias importadas para o Uruguai ou reembaladas para a região desde o porto livre em sua totalidade ou de forma parcial. - Extensão, às empresas que operam dentro do porto livre de Montevidéu, às vantagens que oferece seu regime legal sem a necessidade de incorrer em despesas “extra”, fora dos relativos à operativa e aos custos de armazenamento. - Isenção do pagamento de imposto de renda e do imposto do patrimônio para as empresas radicadas no exterior do país, que operem com mercadoria em trânsito dentro do porto livre de Montevidéu. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 117
    • Roberta de Queiroz Miranda CONSIDERAÇÕES FINAIS Com a união de um complexo industrial a um porto de águas profundas com localização privilegiada com relação às principais rotas de navegação, torna Suape o principal destino para investidores nacionais e internacionais na atualidade. Situado na extremidade oriental da América do Sul, o porto destaca-se pela curta distância, de apenas 8 dias, da costa americana e do leste europeu. Com perfil concentrador de cargas, está interligado a mais de 160 portos em todos os continentes e com seus demais atrativos, estimula a geração de emprego e o incremento da economia. Possui uma infra-estrutura eficiente e pólos industriais segmentados além de atrativos diversos como os programas de capacitação de mão de obra local, licenças ambientais das áreas pré-aprovadas, benefícios fiscais (redução de 75% nos impostos federais e de até 50% nos municipais e estaduais), além de programas para o desenvolvimento da indústria naval e de mecânica pesada. Mesmo com a crise econômica enfrentada pela Europa e os Estados Unidos, o ritmo de crescimento do Porto de Suape continua acelerado, com números ainda maiores que os de 2011, fazendo com que o porto evolua mais que a economia do estado, consolidando-se como um dos grandes portos do Brasil. O impacto das novas linhas de longo curso Ásia-Suape, que entraram em operação em agosto de 2011, já é sentido pelo Porto de Suape. Foi movimentado, pela primeira vez, mais de um milhão de toneladas e este ritmo de crescimento vem se mantendo. Os resultados não só ratificam Suape como um importante distribuidor de cargas, como reforçam todas as expectativas de fechar o ano de 2012 com 11 milhões de toneladas de movimentação. 118 Sendo assim, não é mais possível pensar em Suape sem olhar o que acontece no mundo. Os países emergentes ganharam importância na economia global. Nessa tendência, Uruguai e o porto de Montevidéu ganham importância. O Uruguai é um país democrático e com forte estabilidade política e social, onde o crescimento continua apesar da crise global. Possui incentivos fiscais que dão direito a isenções de até 100% do investimento, tornando-o ainda mais atraente para o meio empresarial. O governo melhorou a Lei de Investimentos criando um mecanismo automático, transparente e eficaz que beneficia mais empresas e especifica critérios objetivos para conceder estímulos. Também modernizou os procedimentos de isenções fiscais, estabelecendo um único centro de atenção a investidores. Possui o regime de admissão temporária, que permite às empresas importar insumos livres de impostos de importação por até 18 meses, enquanto estes sejam usados para produzir bens para serem exportados. Possui também zonas francas, onde os usuários possuem 100% de isenção no imposto de renda (IRAE), imposto do patrimônio, tarifas às importações, além de poderem exercer atividades industriais, comerciais ou de serviços. O porto de Montevidéu, com sua localização segura, viável e competitiva, fornece uma base logística no coração da região mais rica do continente. Possui uma moderna estrutura de nível internacional e já é um hub port por excelência para o cone sul. É um dentre os poucos portos livres da Costa Atlântica da América do Sul, onde as mercadorias têm livre trânsito, sem a necessidade de autorizações ou procedimentos formais. Tem, dentre outras FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • VOCAÇÃO LOGÍSTICA - TRANSFORMAÇÃO DOS PORTOS DE SUAPE E DE MONTEVIDÉU EM HUB PORTS A PARTIR DE INVESTIMENTOS EM INFRAESTRUTURA E TECNOLOGIA vantagens competitivas, a proximidade a um corredor marítimo por onde transita um elevado número de navios Panamax e Post-Panamax, boa reputação internacional dos serviços atuais, mercado potencial de construção de barcaças, formação de um arranjo produtivo local (APL) com importante apoio e incentivo do governo e alta qualidade e especialização dos recursos humanos. A modernização e os atrativos logísticos e fiscais, fazem do porto de Montevidéu um impulsionador da economia do Uruguai, que está em crescimento, o que faz liderar muitos rankings na América Latina. O fluxo de investimentos continua forte e são executados muitos programas inovadores. Em suma, os portos são agentes da globalização, a partir do momento em que deixaram de ser apenas ponto de partida e chegada de navios, investindo no conceito logístico como meio de expansão dos serviços prestados, o que possibilita a utilização da força local para obtenção de um alcance global. INDICE DE FONTES SECUNDÁRIAS Bibliografia CAMACHO, A. (1997): El Puerto de Montevideo como una Plataforma Logística para la Región. 41f. Monografía(Licenciatura en Negocios Internacionales e Integración Faculdad de Ciencias Empresariales, Universidad Católica Del Uruguay. 1997. DÍAZ, A. (2010): Puerto de montevideo. Revista Comercio Exterior. n. 88, p. 1-6, julho. DRAPPER, G.; STEWART, D. (2004): Inversiones a Granel. Revista Comercio Exterior.n. 3, p. 14-17, setiembre. FILHO, J.V.C.; MARTINS, R.S. (2001): Gestão Logística do Transporte de Cargas. São Paulo: Atlas. GOMES, C.F.S.; RIBEIRO, P.C.C. (2004): Gestão da cadeia de suprimentos: Integrada à tecnologia da informação. São Paulo: Thomson. PORTER, M. (2005): Estratégia Competitiva. Rio de Janeiro: Elseiver. PORTO, M. M. (2007): Portos e o Desenvolvimento. São Paulo: Aduaneiras. Sites de Internet consultados: Administración Nacional de Puertos - ANP (2011). Puerto de Colônia: Infraestructura. Acesso em 22 de março de 2012, em: http://www.anp.com.uy/wps/wcm/connect/anp/inicio/institucional/infraestructura/ montevideo/infraestructura_fisica/puerto_de_montevideo_infraestructura_fisica Administración Nacional de Puertos - ANP. Puerto de Montevidéu. Acesso em 05 de abril de 2012, disponível em: http://www.anp.com.uy/wps/wcm/connect/anp/inicio/servicios/montevideo/puerto_libre1 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 119
    • Roberta de Queiroz Miranda Agência de Transportes Aquaviários - ANTAQ. Mercadoria e Contêiner. Acesso em 12 de março de 2012, disponível em: http://www.antaq.gov.br/Portal/pdf/Portos/2012/Suape.pdf Agência Nacional de Transportes Aquaviários - ANTAQ. Porto de Suape. Acesso em 12 de março de 2012, disponível em: http://antaq.gov.br/portal/pdf/portos Uruguay XXI - Promoción de Inversiones y Exportaciones. Acesso em 15 de março de 2012, disponível em: http://www.slideshare.net/UruguayXXI/servicios-logisticos-ago-2010-portugus Complexo Industrial Portuário de Suape. Infraestrutura. Acesso em 14 de março de 2012, disponível em: http://www.suape.pe.gov.br/infrastructure/infrastructure.php Complexo Industrial Portuário de Suape. Porto. Acesso em 14 de março de 2012, disponível em: http:// www.suape.pe.gov.br/port/port-structure.php Grupo RAS. O Porto de Montevidéu. Acesso em 07 de abril de 2012, disponível em: http://www.gruporas.com/ index.php?option=com_content&view=article&id=9&Itemid=15&lang=pt Grupo RAS. Lei do Porto Livre. Acesso em 07 de abril de 2012, disponível em: http://www.gruporas.com/ index.php?option=com_content&view=article&id=17%3Aley-de-puerto-libre&catid=3%3Adatos-deinteres&Itemid=15&lang=pt PE Desenvolvimento. Equipamentos. Suape. Acesso em 17 de março de 2012, disponível em: http:// www.pedesenvolvimento.com/tecon-suape-recebe-novos-equipamentos 120 Uruguay XXI. País Confiável. Acesso em 12 de abril de 2012, disponível em: htt://www.uruguayxxi.gub.uy/ PT-br/pais-confiavel/ Recibido el 5 de mayo de 2012 Aceptado el 19 de julio de 2012 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • 121 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 122 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • RESEÑAS 123 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 124 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • THE BLACK SWAN (EL CISNE NEGRO) Taleb, Nassim Nicholas 47 Random House (ISBN 978-1-4000-6351-2 - USA) y más tarde por Allen Lane (ISBN 978-0713999952 - UK), 2007-201148. INTRODUCCIÓN En el mundo científico de hoy está generalizada la idea de que la estadística y el conocimiento probabilístico aplicado constituyen el núcleo del conocimiento. La estadística es lo que nos indica si algo es verdadero, falso o meramente anecdótico, y constituye la esencia de la lógica intrínseca de la ciencia. Es el instrumento que nos permite tomar riesgos y es la herramienta aplicada en la epistemología. Actualmente, nadie puede considerarse un moderno intelectual si no es capaz de aplicar intensamente el pensamiento probabilístico en todos los órdenes de su investigación. Pero este desafío intelectual encierra consecuencias mucho más complicadas de lo que parece a simple vista, ya que los modelos de pensamiento que sustenta, básicamente mecanicistas, han sido pacientemente desarrollados y establecidos en la mente de los analistas durante su formación en la mayoría de las escuelas de grado y postgrado. 125 Nassim Nicholas Taleb, a lo largo de toda su obra, ha denunciado que las estadísticas, tal como las conocemos y aplicamos, pueden ser fuente de engaño y error, con consecuencias graves e imprevisibles para las personas, las empresas y la sociedad toda. Para él, un cisne negro es un suceso improbable, sus consecuencias son importantes y todas las explicaciones que se puedan ofrecer a posteriori no tienen en cuenta el azar y solo buscan encajar lo imprevisible en un modelo perfecto. Los cisnes negros son parte integrante de nuestro mundo, desde el auge de las religiones hasta los acontecimientos de nuestra vida personal. ¿Por qué no podemos identificar este fenómeno hasta que ya ha sucedido? Según el autor, ello se debe a que los humanos nos empeñamos en investigar las cosas ya sabidas, olvidándonos de lo que desconocemos, y ello nos impide reconocer las oportunidades, a la vez que 47 Nassim Nicholas Taleb es un ensayista y ex analista matemático de inversiones. Hoy es un reconocido profesor de ingeniería de riesgo en el Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York (USA) y en Oxford (UK). Actualmente asesora e Universia Investments y al Fondo Monetario Internacional en temas de su especialidad. 48 Libro impreso - 400 pp. - publicado por Random House (ISBN 978-1-4000-6351-2 - USA) y más tarde por Allen Lane (ISBN 978-0713999952 - UK). La primera edición de esta obra apareció en el 2007 y fue un éxito comercial casi inmediato. Permaneció por 36 semanas en la lista de best sellers del New York Times. Una segunda edición revisada fue editada en 2010. Desde su publicación original ha vendido más de tres millones de copias. Ha sido traducido en 32 idiomas, incluyendo el español (Editorial Paidos). REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • nos hace demasiado vulnerables al impulso de simplificar, narrar y categorizar, y olvidamos recompensar a quienes saben imaginar lo imposible. Las bases conceptuales de The Black Swan La Teoría del Cisne Negro (o Teoría de Eventos Cisne Negro) es una metáfora que describe un hecho que resulta sorpresivo para el observador y tiene un gran impacto, pero después de que ha sucedido es, a menudo, inapropiadamente racionalizado desde una visión retrospectiva. En su libro El Cisne Negro - El impacto de lo Altamente Improbable, Taleb presenta y analiza las graves repercusiones de ciertos tipos de eventos excepcionales e imprevisibles (outliers) y la tendencia que manifiestan los seres humanos al querer encontrar explicaciones simplistas y evidentes, a posteriori, para este tipo de eventos imprevistos. Así, su metáfora Eventos Cisne Negro (Black Swan Events) concibe la incertidumbre y la aleatoriedad como una sola idea. Esta teoría fue desarrollada inicialmente en su libro Fooled by Randomness (2001)49, pero aplicada en forma limitada solo al ámbito de las finanzas, mientras que en The Black Swan (2007) extiende dicha propuesta hasta abarcar toda la realidad económica y social del hombre y hacia otros aspectos de su realidad relacionados con el conocimiento, la estética y las formas de vida. En esta obra, Taleb utiliza elementos de la realidad y la ficción para la construcción de los argumentos y conclusiones con los que propone y explica sus nuevas propuestas. 126 Aquí, el autor afirma que en la mayoría de los descubrimientos científicos, eventos históricos y logros artísticos de la humanidad se presentan cisnes negros (black swans)50 imprevisibles, y cita algunos acontecimientos revolucionarios como ejemplos de este tipo de fenómenos: la aparición de Internet, el desarrollo de la computadora personal, la Primera Guerra Mundial y los eventos del 11 de setiembre de 2001. Además, para este autor, modelos como la teoría de la decisión fallan dado que se basan en un universo fijo o un modelo de posibles resultados, ignorando y minimizando el efecto de aquellos acontecimientos que se ubican fuera del modelo. Por ejemplo, un modelo sencillo que anticipe los retornos posibles de operaciones bursátiles puede incluir movimientos extremos, como el llamado lunes negro (19/10/1987), porque es capaz de registrarlo como experiencia histórica, pero resultaría incapaz de anticipar la debacle de los mercados tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 debido a que un modelo fijo solo puede considerar las incógnitas conocidas, pero ignora las incógnitas desconocidas. 49 Taleb, Nassim Nicholas (2001/2005). Fooled by Randomness. The Hidden Role of Chance in Life and in the Markets. Nueva York. Random House y Pinluin. ISBN 0-8129-7521-9. 50 El uso del nombre cisne negro para definir este tipo de eventos deriva de una expresión latina utilizada por el poeta Juvenal: “rara avis en terris nigroque simillima cygno” (“una rara avis en las tierras, muy similar a un cisne negro”). Cuando se acuñó esta frase se presumía que no existían cisnes negros, de allí su interpretación como la de un hecho improbable. La importancia de esa comparación indica la posibilidad de que un conjunto de conclusiones sea potencialmente deshecho a partir de que alguno de sus postulados fundamentales pueda ser desmentido. En tal caso, la observación de un cisne negro no solo desbancaría la lógica aceptada (que todos los cisnes son blancos), sino también cualquier razonamiento que siguiera a partir de esa lógica subyacente. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • THE BLACK SWAN (EL CISNE NEGRO) Su teoría fue desarrollada para intentar explicar: - El papel desproporcionado de eventos de alto impacto, difíciles de predecir y raros que están más allá del ámbito de las expectativas normales en historia, las ciencias, las finanzas y la tecnología. - La imposibilidad de calcular la probabilidad de ocurrencia de estos eventos raros utilizando métodos científicos más tradicionales (debido a la naturaleza de pequeñas probabilidades). - Los sesgos psicológicos que hacen que las personas, tanto en forma individual como colectiva, resulten ciegas a la incertidumbre e inconscientes del papel catastrófico que pueden generar los eventos raros en asuntos históricos. Es importante aclarar que, en su obra, el autor no intenta encontrar una forma de predecir los eventos tipo cisne negro, ya que los considera imprevisibles por definición, sino que propone la necesidad de desarrollar anticipadamente fortalezas que nos permitan minimizar sus efectos negativos y, a la vez, capitalizar los positivos. Taleb señala que existen, además, otras distribuciones que no son utilizables con precisión, pero que a menudo resultan descriptivas, como los fractales o las distribuciones escalables, y que el tener conciencia de sus limitaciones podría ayudar a moderar las expectativas. Sin embargo, también destaca que muchos eventos simplemente no tienen precedente, lo que socava la base de este tipo de razonamiento en su conjunto. Asimismo, Taleb aboga por el uso del razonamiento contrafactual51 al considerar el riesgo. Por todo esto, lo que el autor llama un cisne negro es un evento que presenta los siguientes tres atributos: 1. Es un valor atípico, ya que se encuentra fuera del ámbito de las expectativas normales, porque nada en el pasado apunta convincentemente a su posibilidad. 2. Su ocurrencia tiene graves repercusiones. 3. A pesar de su condición de valor atípico, nuestra naturaleza humana nos hace intentar inventar explicaciones para su ocurrencia luego de acontecido el hecho, lo que lo transforma en una ilusión de algo explicable y predecible. Resumiendo, se trata de eventos que resultan raros, de graves repercusiones y altamente imprevisibles. Asimismo, para el autor, un pequeño número de cisnes negros resultaría suficiente para explicar casi todo en nuestro mundo, desde el éxito de algunas ideas y religiones sobre otras, pasando por la dinámica de los acontecimientos históricos, hasta los elementos de nuestra propia vida personal52. 51 El término pensamiento contrafactual es usado en psicología para describir la tendencia que manifiestan las personas al imaginar alternativas a la realidad, debido a que los seres humanos están predispuestos a pensar cómo podrían haber salido las cosas si solo algo hubiera sido distinto y también suelen imaginar el ¿qué pasa si? 52 Bent Flyvbjerg y Alexander Budzier, de la Saïd Business School de la Universidad de Oxford, han desarrollado el concepto de ceguera de cisne negro para explicar cómo los responsables son comúnmente sorprendidos por eventos fuera de control a pesar de conocer anticipadamente la existencia y el impacto posible de estos eventos de cisne negro. Así, aunque la ceguera de cisne negro tiene consecuencias desastrosas, es causada por falacias gerenciales bien conocidas, tales como la ilusión de control. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 127
    • Principales contenidos del libro El autor describe su libro como “un ensayo o relato basado en una sola idea central - poner de manifiesto que existe una ceguera en los hombres a la hora de tener que analizar y evaluar la aleatoriedad de las grandes desviaciones”. A continuación, se cuestiona por qué ocurre esto y ensaya explicaciones y ejemplos para completar su desarrollo. En general, el diseño del libro sigue una lógica sencilla, clara y directa: inicialmente desarrolla argumentos más especulativos y literarios y luego evoluciona hacia temas más científicos y matemáticos. Así, en la primera parte y el comienzo de la segunda, el autor ahonda en la psicología; en la última mitad de la segunda y la tercera parte, aborda la ciencia y la empresa y en la cuarta parte brinda consejos sobre cómo acercarse al mundo ante la incertidumbre y aún disfrutar de la vida. En su obra, el autor desarrolla una serie de argumentos, de los cuales destacan los siguientes: 1. La frecuencia de ocurrencia: eventos raros e improbables ocurren con mayor frecuencia de lo que pensamos, dado que nuestro pensamiento generalmente tiene un alcance limitado y genera suposiciones en base a lo que vemos, conocemos y asumimos, mientras que la realidad resulta mucho más complicada e impredecible. 128 2. El efecto devastador: eventos extremos de gran impacto suceden y tienen un gran efecto sobre la realidad. Su gravedad se multiplica debido a que resultan inesperados. Así, eventos como los ataques del 11 de septiembre de 2001, el auge de Internet y el impacto de empresas como Google resultaron tremendos a pesar de que sus resultados fueron apenas pensados con anterioridad a su efectiva ocurrencia53 . 3. Límites del conocimiento humano: el enfoque del cisne negro de Taleb acerca del conocimiento humano difiere de anteriores versiones filosóficas sobre esta cuestión, específicamente en los aspectos epistemológicos, ya que según este autor se trata de un fenómeno con propiedades empíricas y estadísticas específicas que denomina (y desarrolla) como el cuarto cuadrante54. Para él, este problema se relaciona con las limitaciones epistémicas en algunas partes de las áreas relacionadas con la toma de decisiones, en especial, con sus dos aspectos principales: filosófico (matemático) y empírico (sesgos epistémicos del conocimiento humano). El problema filosófico se vincula con la disminución en el conocimiento cuando se trata de eventos raros, ya que, al no registrar experiencias anteriores, requiere el desarrollo de un fuerte a priori (una 53 En nuestro tiempo, un caso clásico de cisne negro es el ataque terrorista del 11 de setiembre de 2001 en el World Trade Center y el Pentágono en USA, ya que contiene todos los criterios que definen un hecho de este tipo: fue un evento único, enormemente sorpresivo, con repercusiones graves que todavía se sienten hoy en día. Este hecho ha tenido un impacto poderoso sobre el manejo de los pasajeros y está demandando enormes recursos aún en nuestros días. 54 Taleb, N.N. The Fourth Quadrant: A Map Of The Limits Of Statistics. Publicado el 15 de setiembre de 2008. Disponible en: <http://www.edge.org/3rd_culture/taleb08/taleb08_index.html>. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • THE BLACK SWAN (EL CISNE NEGRO) teoría extrapolatoria). Como consecuencia, en eventos cuya probabilidad de ocurrencia es pequeña, las predicciones sobre ellos dependerán cada vez más de teorías que desarrolle y aplique el analista. Por el contrario, antes de Taleb, quienes trataron con la noción de lo improbable (en especial Hume, Mill y Popper) centraban el problema de la inducción en la lógica, es decir, poder extraer conclusiones generales de observaciones específicas. Por otra parte, la idea del evento del cisne negro de Taleb adquiere relevancia por el alto impacto que genera y porque luego de ocurrido, los seres humanos indefectiblemente intentarán explicarlo en el afán de convencerse de que este tipo de hechos pueden ser comprendidos si se los analiza en retrospectiva. Lo que parece absurdo es que, si esto fuera así, no se entiende por qué este tipo de eventos a menudo nos toma por sorpresa y por qué somos tan lentos al reconocer lo que es raro y novedoso. El autor sostiene que esto se debe a que aprendemos naturalmente enriqueciendo nuestros conocimientos existentes con nuestras experiencias, hecho que a su vez se ve exacerbado por nuestra educación formal, la cual, a grandes rasgos, se basa en sumar el conocimiento y experiencia histórica de los demás a nuestra experiencia y conocimiento propio. Esto inhibe la apertura mental completa necesaria para poder asimilar nuevos eventos y sus posibles consecuencias. Así, cuando Bertrand Russell observa que “una mente abierta es una mente vacía”, Taleb no propone que estemos completamente abiertos ni completamente cerrados, sino que tratemos de lograr un equilibrio entre lo conocido y lo desconocido y de establecer un límite aceptable de hasta dónde poder utilizar nuestro conocimiento y experiencia. Para el autor, el efecto de los acontecimientos inesperados probables es fundamental en la búsqueda de ese necesario equilibrio y afirma que lo raro e inesperado resulta más significativo para la formación de nuestro conocimiento de lo que la gente a menudo imagina. Así, Taleb sostiene que “la proposición ‘sabemos’, en muchos casos, es una ilusión, aunque una ilusión necesaria ya que la mente humana tiende a pensar que sabe, pero no siempre tiene una base sólida para este ‘deseo de saber’. Por esto, frente a quienes argumentan que el avance de la ciencia ha transformado al mundo en algo conocido, Taleb afirma que cuanto mayor conocimiento agrega la ciencia, mayor es el riesgo de experimentar lo improbable, raro y novedoso, ante lo cual caben dos posibilidades: (a) resultamos sorprendidos por este nuevo conocimiento y experiencia o (b) adoptamos una actitud abierta hacia ellos. 4. No todos los expertos merecen el título: Taleb también cuestiona la autoridad de los expertos al afirmar que la verdad detrás de la ciencia está limitada a ciertas áreas y métodos y que, en muchas áreas del saber, presentar un grado académico o presentarse como un científico resulta irrelevante, puesto que, en esos casos, la autoridad de un experto puede sofocar el peso de la experiencia empírica que tantas veces ha demostrado tener una base más sólida para lograr la precisión y exactitud en esos conocimientos. 5. La falacia narrativa: respecto de la cuestión de la falacia narrativa (también llamada correlación ilusoria) -nuestra tendencia a construir historias alrededor de hechos para que estos sirvan a un propósito- asegura que, cuando alguien comienza a creer y a acomodar los hechos a esas historias, todo el esquema de conocimiento resulta más propenso al error. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 129
    • 6. La irrelevancia de lo habitual: el autor argumenta que “para evaluar la peligrosidad de un criminal, no resulta de gran utilidad examinar lo que este hace en un día ordinario” y que “para entender lo que significa la salud es imprescindible considerar las salvajes epidemias y enfermedades graves”. Para Taleb, “lo normal suele ser irrelevante y casi todo en la vida social es producto de los raros pero importantes golpes y saltos”. En este sentido, es un grave error de apreciación considerar que “mientras que casi todo lo estudiado sobre la vida social se centra en lo que se considera ‘normal’, aplicando métodos de comportamiento normal como la curva de campana (Gaus) no podremos inferir casi nada de ella, dado que este tipo de modelos ignoran las grandes desviaciones, resultan incapaces de manejarlas, y solo sirven para hacernos creer en la ilusión de que estamos domesticando la incertidumbre”. Esta falacia intelectual se denomina Great Intellectual Fraud (GIF) o gran fraude intelectual. Conclusiones En general, este libro plantea un tema original en forma objetiva, completa y creíble. Utiliza una narrativa elegante y a veces, sorprendente, con reflexiones de alcance y trascendencia universal. Taleb es un escritor ameno, ingenioso y en ocasiones, un poco irreverente, con un profundo conocimiento de temas tan dispares como la ciencia cognitiva, el mundo de los negocios y la teoría de la probabilidad. 130 En su redacción, el autor combina, con habilidad y soltura, historias y comentarios personales con los puntos esenciales de su propuesta, planteando así un diálogo fluido con sus lectores, a quienes va cautivando para lograr pequeños acuerdos y concesiones intelectuales sobre los que poder acumular otros, crecientemente más desafiantes, rigurosos y comprometidos, a medida que avanza en el desarrollo de su propuesta. Recomendaciones Sin duda, la lectura del Cisne Negro cambió mi visión de cómo funciona el mundo y, en especial, mi comprensión de las íntimas relaciones que subyacen a las complejidades aparentemente caóticas de la realidad que nos toca vivir. Por lo tanto, sugiero este libro como lectura obligatoria para estudiantes y profesionales de negocios y, en especial, para los pensadores estratégicos y gerentes de empresas. Asimismo, recomiendo la lectura de esta obra, en la medida de las propias posibilidades, en su idioma original (inglés), para así poder disfrutar plenamente de la enorme riqueza de las ideas y novedosas propuestas desarrolladas por su autor. Roberto A. Llauró FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • 131 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • NORMAS PARA LA ADMISIÓN DE ORIGINALES a) Trabajos originales de investigación y artículos: · Los trabajos originales de investigación y los artículos -enviados con una declaración de originalidad- 132 deben ser de carácter científico o profesional, con información actual y novedosa sobre conocimientos y herramientas concretas relacionada con la administración de empresas, los estudios de mercado, de recursos humanos y economía. · Deben ser inéditos y podrán estar escritos en español, portugués o inglés. · Los mismos pasarán por un cuidadoso proceso de arbitraje a través del sistema por pares académicos (especialistas), preferentemente bajo la modalidad doble ciego. Este proceso de dictamen es anónimo. Una vez recibido el artículo se envía a los pares para su evaluación; éstos tendrán que enviar su informe a los editores de la revista y a su vez éstos se lo harán llegar al autor. Una vez cumplido el artículo con las recomendaciones y solicitudes de los árbitros el mismo será aceptado para su publicación. · Los artículos no podrán, de forma simultánea, postularse para su publicación otras revistas u órganos editoriales. · Se publicarán artículos que versen en las siguientes temáticas: administración, marketing, recursos humanos, comercio exterior, economía, turismo y afines. · Serán escritos en MS Word versión 6.01 o superior. · Tendrán una extensión mínima de 10 páginas y una máxima de 20 a espacio simple, en ARIAL 12, papel DIN A4, con el margen superior e inferior de 2,5 respectivamente y el derecho e izquierdo de 3. · El título se escribirá en negrita con mayúsculas centrado en ARIAL 14. · A continuación y alineado a la derecha se escribirá el nombre del autor/res del artículo junto con su correo electrónico y mediante una llamada se agregarán los datos del mismo/s a pie de página con una extensión máxima de 5 líneas en ARIAL 10 (cargo, institución, estudios principales, especialización y publicaciones más relevantes). · Contendrán, inmediatamente después, un resumen en la lengua de origen y otro en inglés hasta de 10 líneas con tres palabras clave. · Los subtítulos se escribirán en ARIAL 12 en negrita alineados a la izquierda y en mayúscula. · No se subrayarán palabras dentro del texto. · Con relación al caso de inserción de imágenes, fotos, gráficos, cuadros…, todos ellos deberán contener un título en la parte superior y la fuente en la parte inferior. Se hace constar que si se trata de material que no pertenece al autor, la responsabilidad por el licenciamiento de los derechos de reproducción estará a cargo del autor/res del artículo. · Todos los trabajos serán tomados en cuenta por el Comité Editorial de la Revista y serán sometidos a la lectura por separado de expertos y éste se adjudica la potestad de publicar o no el artículo enviado. · Con relación a las citas: - Si son menores a las 40 palabras se colocan dentro del texto entre comillas. - Si superan las 40 palabras se separarán del texto con comillas y la primera línea se separa 5 espacios del lado izquierdo. - Las citas se tienen que identificar siempre antes o después de efectuada la misma en el estilo Harvard, es decir en el mismo texto se coloca el apellido del autor, la fecha de publicación del libro y la página en la cual expresa esta opinión. Ej. (Díaz, 1998: 35). - No se aceptan las notas al pie de página para indicar la referencia a la bibliografía salvo para proporcionar aclaraciones. · Con relación a las fuentes: - Obligatoriamente se deberá colocar al final del artículo un listado de las fuentes utilizadas en la elaboración del mismo en el cual se podrán primero las fuentes primarias utilizadas (entrevistas en profundidad, grupo de discusión, observación participante, etc.) y a continuación las secundarias (bibliografía, hemerográficas, filmografía, etc.). El estilo utilizado será también el Harvard. - Ejemplos de cómo citar la bibliografía: Libros impresos: Apellido/s, Nombre/s del autor/es (si no hay autor se pone el título y luego la fecha). Año de publicación. Título del libro en cursiva. Número de edición (excepto la primera). Lugar de edición: Nombre del editor. De forma optativa se puede agregar: Número de páginas (si se trata de obras de más de un volumen, se debe indicar el número de éstos sin mencionar las páginas) y se puede agregar el número de ISBN. Si falta algún dato se pone así: fecha s/f; editorial s/e. FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • Ej. FROM, E. (2007): El arte de amar. Barcelona: Editorial Paidós, 197p. Si hay más libros de un mismo autor se puede omitir el nombre del mismo con guiones bajos y a continuación comenzar la cita en la fecha. Capítulos de libros impresos: Autor (es) del capítulo. Año de publicación. Título del capítulo entre comillas. En: autor del libro, nombre del libro. O En su: subrayado y seguido de dos puntos, cuando el autor del capítulo es el mismo autor del libro. Número de edición (excepto la primera). Ej.: MARTÍ, J. (2001): “Etnicidad y nacionalismo en el siglo XXI”. En: REBOREDO, X. M. (coord.). Etnicidad y nacionalismo. Simposio Internacional de Antropología. Santiago de Compostela: Consello da Cultura Galega, pp. 159-172. Libros electrónicos: Apellido/s, Nombre/s del autor/es (si no hay autor se pone el título y luego la fecha). Año de publicación. Título del libro. Tipo de medio entre corchetes. Número de edición (excepto la primera). Lugar de edición: Nombre del editor. Fecha de consulta [requerido para documentos en línea entre corchetes]. Disponible en: Dirección de la página Web. Ej.: CONDE, J. L. (1998): Ecografía en atención primaria [en línea]. Madrid: Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias [fecha de consulta: 18 Octubre 2005]. Disponible en: http://www.uca.es/dept/psicologia/bvsss/csalud/memoria/pdf/tecnologia /ecografiaenap.pdf Revistas impresas: Título de la revista. Fecha entre paréntesis. Lugar de publicación. Volumen. Número (anotar entre paréntesis). Ej.: Estudios Migratorios (2003): Santiago de Compostela: 1 (15). Artículos de revistas impresas: Autor (es) del artículo. Fecha entre paréntesis. Título del artículo entre comillas. En: Título de la revista (subrayado o en cursiva). Volumen. Número. Paginación. Ej.: FAZZIO, E. (1996): “Análisis y modelo descriptivo para la industria alimentaria. Gestión estratégica de exportación”. En: Prisma, Nº 7, pp. 23-34. Artículos de revistas electrónicas: Autor (es) del artículo, ya sea institución o persona. Fecha de realización. Título del artículo entre comillas. Título de la revista o serie electrónica en letra cursiva. Tipo de medio [entre corchetes]. Edición. Volumen. Número. Día, mes y año. Fecha de revisión. Fecha de consulta [requerida para documentos en línea, entre corchetes]. Ubicación dentro del documento original. Disponibilidad y acceso (requerida para documentos en línea). Ej.: CUERDA, J. L. (1997): “Para abrir los ojos”. El País digital [en línea]. 9 de mayo, nº 371. [fecha de consulta: 9 Octubre 2008]. Disponible en: <http: //www.elpais.es/p/199770509/cultura/tesis.htm.uno> Para el resto de las fuentes consultar: American Psycological Association (2002): Manual de estilo de publicaciones. (2º ed.). México: El Manual Moderno GONZÁLEZ BONORINO, A. y TORRES, S. (comp.) (2004): Manual de citas bibliográficas. (2º) ed. Buenos Aires: s/e. b) Reseñas: · Se tratará de reseñas inéditas relacionadas con publicaciones que versen sobre la temática de análisis de la revista ya sea en el número temático o en el general. · Las mismas no pasarán por el proceso de arbitraje. · Serán escritos en MS Word versión 6.01 o superior. · Tendrán una extensión máxima de 6 páginas a espacio simple, en ARIAL 12, papel DIN A4, con el margen superior e inferior de 2,5 respectivamente y el derecho e izquierdo de 3. · El título del libro reseñado se escribirá en negrita con mayúsculas en ARIAL 14 agregándose a continuación con un espacio el nombre del autor/res del libro reseñado, la ciudad de publicación, la editorial y el año: centrado. · No se subrayarán palabras dentro del texto. · Al final del texto y alineado a la derecha se escribirá el nombre del autor de la reseña. Derechos de autor: La revista se reserva los derechos de autor o difusión de los contenidos que se publiquen. Lugar de envío de los artículos y reseñas: Los artículos y las reseñas deberán ser enviados a la siguiente dirección: Universidad de la Empresa. Facultad de Ciencias Empresariales. Unidad de Investigación. Soriano 959. Se deberá enviar junto con la copia en papel otra en un CD, o al siguiente correo electrónico: revistaude@gmail.com con copia a sfacal@ude.edu.uy. REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA 133
    • 134 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE
    • 135 REVISTA IBEROAMERICANA DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ECONOMÍA
    • 136 FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES DE LA UDE