Virtudes Curativas del Magnesio

15,336 views

Published on

Virtudes Curativas del Magnesio

Published in: Education
2 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
15,336
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,672
Actions
Shares
0
Downloads
222
Comments
2
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Virtudes Curativas del Magnesio

  1. 1. Virtudes Curativas DEL MAGNESIO Compilación de Estudios de eminencias médicas, zootécnicas y agronómicas sobre los beneficiosos efectos del magnesio en el hombre, en los animales y en las plantas por Ignacio Puig, S. I. La Manera práctica de tomar el Magnesio se encuentra en el Apéndice I de este libro
  2. 2. PRÓLOGO La presente obra recoge varios artículos de diferentes autores, consagrados a divulgar el importante papel que desempeña el magnesio en los organismos vivientes, como sus efectos curativos en el hombre y en los animales, los prodigiosos resultados del mismo aplicado a las plantas y, en general, su poderosa intervención en el metabolismo vital. Sobre todo, los diez artículos de Francisco Manzanal, S. I., han tenido la virtud de interesar a gran número de personas que han practicado, con excelente resultado, la cura del magnesio en ellos recomendada y que luego, espontáneamente, se han constituido en los grandes propagadores de las virtudes curativas del magnesio. No se crea, sin embargo, que con estos artículos se descubre algo totalmente nuevo o ignorado respecto al magnesio. Desde hace años se conocía su intervención en el metabolismo orgánico y no pocas de sus virtudes curativas, según lo dan a entender los excelentes preparados hechos a base de sales de magnesio, tales como DELBIASE (en forma de comprimidos y de crema), LIDACRÓN (en forma sólida), LIDATINE (en forma líquida), MAGNOGENE (en grajeas), HALMAGNOL (en ampollas), y más recientemente HALÓGENOS JULIÁ-4 (en forma líquida), etc. Sin embargo, hablando en general, se había prestado escasa atención a la importancia que el elemento tiene en el mundo orgánico, hasta que recientes experiencias, llevadas a cabo principalmente en Francia y en los Estados Unidos y recopiladas con gran maestría por el Padre Manzanal, han tenido la virtud de llamar la atención del público sobre lo mucho que puede esperarse del elemento magnesio, ingerido, no en forma metálica naturalmente, sino en sales, particularmente de cloruro y carbonato. Que, por lo menos en Barcelona, son muchas las personas que, se sirven de las sales de magnesio para alivio de sus males y aun como alimento (pues auto- ridades médicas aseguran que el magnesio debería figurar en la dieta ordinaria), lo demuestra la admiración de algunas droguerías de dicha ciudad que en un mes venden más sales de magnesio que antes vendían en diez años. No vamos a extendernos, en este prólogo, haciendo la apología del magnesio, puesto que ésta ya se hace —y por cierto bien cumplida, según creemos— en el decurso del presente libro. Solamente queremos precisar, antes de terminar, el carácter del mismo, que es más bien una complicación o refundición de lo que especialistas en las respectivas materias (médicos, ganaderos y agricultores) han observado y experimentado con respecto al papel biológico del magnesio. Aunque el fondo básico de este libro, sobre todo en lo que respecta al hombre, son los aludidos artículos del Padre Manzanal, quien a su vez se ha servido principalmente de la obra del. doctor Delbet, hemos de hacer constar, que en él figuran extractos de otros varios autores. Asimismo, hemos utilizado los informes que nos han proporcionado cuantos se han servido darnos a conocer los efectos beneficiosos del magnesio que en sí han experimentado. En esta complicación de datos o, si se quiere, refundición de trabajos de otros autores, hemos procurado la mayor unidad y orden, reuniendo en capítulos separados lo referente al hombre, a los animales y a las plantas, lo que no siempre se encuentra bien delimitado en otros autores. Esperamos que la presente obra servirá para ampliar el campo de acción del magnesio. CAPÍTULO PRIMERO ¿POSEE EL MAGNESIO VIRTUDES CURATIVAS? Entendemos que, en todo libro, revista y, en general, en cualquier escrito, lo primero que debería hacerse —y no siempre se hace— es justificar el título que se le ha puesto, a no ser que él mismo se caiga por su peso o que, en el decurso de la exposición, aparezca claramente justificado. Al encabezar esta compilación de escritos sobre el magnesio le hemos puesto por título «Virtudes Curativas del Magnesio», con lo cual parece queremos dar a entender que el magnesio posee virtudes curativas, como así es en efecto. A) MARAVILLOSOS EFECTOS DEL MAGNESIO A no pocas personas que tan sólo habrán oído hablar del magnesio al designar los polvos de que se sirven los fotógrafos para producir chispazos de luz blanca deslumbradora, o al tratar del purgante denominado magnesia, les ha de parecer raro que se pueda escribir un libro que trate exclusivamente de las virtudes curativas del magnesio. Por esto hemos creído del caso comenzar esta compilación justificando el título que le hemos
  3. 3. puesto, a fin de que nadie nos pueda tildar de que no ponemos en práctica lo que creemos debe hacerse en todo libro y de que en él caemos en el mismo defecto que reprochamos en otros. Dice el refrán que la mejor manera de demostrar el movimiento es andando; pues esto es lo que ahora vamos a hacer en este capítulo introducción: describiremos una serie de maravillosos efectos curativos, obrados con el magnesio, no precisamente bajo la forma metálica, sino de sales, como el cloruro, sulfato o carbonato en lectores de esta obra, los cuales además de experimentar en sí sus saludables efectos, nos lo han escrito o comunicado de palabra. En la imposibilidad de aducirlos todos, nos limitaremos a dar a conocer en este lugar algunos pocos. 1. Cura la artrosis debida al ácido úrico. (De una carta fechada el 28 de octubre de 1956): Un amigo mío me recomendó el libro las «Virtudes Curativas del Magnesio», el que, una vez leído, me decidió a poner en práctica el tratamiento a base de cloruro de magnesio. »Los resultados no han podido ser más sorprendentes ni más halagüeños, ya que, al poco más de un mes de tomarlo todas las mañanas en ayunas, me vi casi totalmente restablecido (hoy completamente) de las dolencias que me aquejaban. Me encontraba excesivamente sobrecargado de ácido úrico y, como consecuencia de ello, sufría una grave artrosis en ambos rodillas, particularmente en la izquierda, y estaba decidido a dejarme operar, sabiendo que me tenía que quedar la articulación rígida, o sea, cojo para toda la vida; pero es que hacía cerca de cinco meses que me tenía imposibilitado y con unos dolores terribles. Afortunadamente este peligro desapareció tomando el cloruro de magnesio y hoy me encuentro mucho mejor que diez años antes. »También sufría de dilatación de la aorta (tengo cincuenta y dos años) y hoy puedo decir que ya no me inspira ninguna preocupación; pues, en opinión del doctor que me ha mirado últimamente en la pantalla, me encuentro perfectamente. «Aparte de lo que antecede, se siente uno a los pocos días de tomar el cloruro, con una gran energía y vitalidad, que hace que hasta el carácter se transforme, ya que le proporciona una euforia y optimismo sin igual. »Me complazco en proporcionarle los detalles de este mi caso, para que sirva de estímulo y de ejemplo a aquellos que sufren, no solamente de las dolencias reseñadas, sino de todas aquellas que son propias de las personas de edad.» 2. Hace desaparecer el temblor senil. (De una carta fechada el 2 de marzo de 1956): «Desde que terminaron de publicarse los artículos del P. Francisco Manzanal sobre «Virtudes Curativas del Magnesio», he sido un propagandista del cloruro de magnesio. »Yo lo tomo desde entonces y sus efectos han sido más y mejores de lo que yo esperaba. Empecé por tomarlo para aliviarme del temblor senil que me impedía escribir y hascta poner mi firma, si no era sujetándome la mano derecha con la izquierda, y me temblaba la mano al beber, y demás usos. A los cuatro días de tomar una dosis bastante floja, ya noté sus efectos, pero no quise dar crédito, hasta a los trece días en que, sin querer, di un grito de entusiasmo al ver la facilidad y constancia en poder manejar la pluma y demás enseres. «Padecía desde muchos años hemorroides constantes y se me han curado totalmente, y esto que ya trataban de operarme. Ahora, a pesar de los tiem-tos reinantes, esto era en febrero de 1956, sin usar bufanda y saliendo de casa varias veces al día, no he cogido ningún resfriado. Otra ventaja he observado en mi ya achacoso cuerpo; optimismo, alegría de vivir, agilidad de mis piernas y rodillas a mis 62 años. »Son muchas las personas que me agradecen les haya aconsejado el cloruro de magnesio. Es un laxante eficaz y el más económico.» 3. Desvanece el agotamiento intelectual. (De una carta fechada el 17 de junio de 1957): «Me dirijo a usted para solicitarle el libro «Virtudes Curativas del Magnesio». Tengo interés en tenerlo; pues conozco el resultado satisfactorio que ha obtenido con el tratamiento del magnesio un señor que sufría desgaste y agotamiento intelectual y ahora sigue trabajando incansable. Como soy enfermera y también otros me han hablado de los efectos del magnesio, es por eso que deseo tener este libro.» 4. Otros notables efectos beneficiosos del magnesio. — A. Un hombre de carrera, de unos 60 años de edad, padecía de cierta infección intestinal crónica. Un amigo le proporcionó «Virtudes curativas del magnesio». Después de dos meses, escribió estas textuales palabras: «Hace un mes que tomo magnesio y me he librado de un achaque que hacía 35 años lo llevaba conmigo». B. Hace algún tiempo se presentó un individuo diciendo que, poco antes, apenas podía valerse por el reúma; incluso le habían de vestir. A los pocos días de tomar magnesio, le desapareció el mal y «ahora —dijo— me siento como un atleta», y comenzó a gesticular como tal. Todavía dijo más: «Mi madre —añadió— que ya pasa de los 80 años, desde que toma magnesio se encuentra como una joven». C. Un lector que toma magnesio y que está entusiasmado con él por los buenos efectos que le ha producido, fue a visitar a un amigo suyo que sabía estaba enfermo. Se lo encontró en cama aquejado de fuertes dolores, pues padecía de la próstata y le habían de operar. Le recomendó tomara magnesio, como efectivamente lo hizo. A los pocos días, se lo encontró en la calle, tranquilo, sin haber sido operado y como si nada hubiese tenido. B) ¿EN LOS CASOS REFERIDOS NO SE TRATARA DE SUGESTIÓN?
  4. 4. Antes de contestar directamente a esta pregunta, hay que saber qué es sugestión, lo cual vamos a hacer aduciendo dos casos: uno provocado por el profesor Slosson y el otro referido por el psicólogo Gillet. Primer caso: Un día el profesor Slosson llega a clase con un frasco de un líquido transparente. Sus alumnos, al entrar, concentran sus miradas intrigantes en el frasco. El profesor, a su vez, fija sus ojos centelleantes en los discípulos y les dirige unas breves palabras de aclaración para justificar su modo de proceder. Se trata de un experimento sumamente delicado para el que reclama la cooperación de los jóvenes del aula. El doctor Slosson infunde a sus alumnos el convencimiento de que jamás han percibido un olor tan fuerte como el del líquido que conserva en el frasco; con todo, les advierte que, durante la experiencia que piensa realizar, no se sentirán excesivamente molestados por el olor del líquido. Les ruega encarecidamente que, una Vez haya destapado el frasco, le vayan indicando cuándo empiezan a percibir la acción odorífica del líquido, para que él pueda precisar la velocidad de propagación de las partículas existentes. El profesor quita cuidadosamente el tapón del pequeño frasco, echa unas gotas del líquido sobre un pedazo de algodón y se retira convenientemente para no dejarse inficionar tan de cerca por el influjo del líquido. ¿Qué sucede? A los quince minutos, los alumnos de la primera hilera de los bancos levantan la mano: han notado ya el escozor del líquido. Unos intervalos más, los de la segunda serie dan también señales de haber respirado el aire contaminado por las partículas del líquido. Apenas ha transcurrido un minuto, las tres cuartas partes de la clase se sienten impresionados por el olor, hasta el punto de que muchos pretenden abandonar el aula. La voz del profesor resuena de nuevo, entremezclada con una sonrisa. «No han de temer los jóvenes universitarios: el líquido del frasco que ha producido efectos tan alarmantes, no es sino agua pura, de clara transparencia, cuyas moléculas gozan íntegramente de las propiedades esenciales del agua.» Los alumnos de aquella clase han sido víctimas, no de la peligrosa contaminación de un líquido mefítico, sino de un fenómeno psicológico, conocido vulgar y científicamente con el nombre de sugestión. «Este hecho — anota José O. Martínez, S. L., al reproducirlo en su libro ¿Cómo curar la neurastenia?— que, tal como acaba de ser escrito, parece extraordinario e increíble, en sus caracteres generales es muy frecuente.» Este primer caso es un ejemplo palpable de heterosugestión, es decir, de sugestión provocada por otro. El que a continuación ofrecemos, presentado por Gillet, es de autosugestión, de sugestión provocada por uno mismo. A un hotel de ínfima calidad llega un hombre de mediana edad. Las tinieblas densísimas de la noche se avecinan. El forastero, después de haber cenado se retira al aposento. A altas horas de la noche, el huésped se despierta por el acceso de tos. Es asmático y el ahogo le oprime. Anda a tientas por la habitación, hasta que al fin llega a los cristales. La asfixia aumenta. No puede hallar la falleba de la ventana. Impaciente, acosado por el dolor, destroza con sus puños los cristales. ¡Ah! ¡Qué diferencia! ¡Qué mejoría! —exclama—. Devora el aire puro de la noche... La tos va desapareciendo. El forastero se calma. Se acuesta de nuevo. Pasa lo restante de la noche con normalidad absoluta. Al día siguiente, al despertarse, advierte con horror que ha aporreado el cristal del reloj de pared..., ¡cuyo aire apolillado había estado respirando la noche anterior, y en el que había encontrado el remedio para el asma que le asfixiaba! «Ejemplo notable de autosugestión» —exclama José O. Martínez, S. I. al reproducirlo en el libro antes citado. —«Si bien es verdad —añade— que la sugestión es muy frecuente en todos los órdenes de la vida, hay que tener, con todo, presente la posición de los que, imbuidos en ideas psicológicas nada científicas y a las veces supersticiosas, ensanchan desmesuradamente el campo de este hecho y atribuyen a sugestión lo que, en realidad, no lo es. Ya que hablamos de sugestión y tenemos ante la vista ese número de falsos psicólogos... Se trata de los milagros de Lourdes.» Al llegar a sus oídos las relaciones de esas curaciones, los influidos de doctrinas perniciosas, sin detenerse a examinar, sólo tienen unas palabras. «¿Todo eso...? ¡Superchería...!, ¡no es sino sugestión!» Lean los tales, lo que escribe el doctor Boine-rie acerca de este particular: «En Lourdes no hay sugestión, pues las curaciones que allí suceden no corresponden a ningún tipo de sugestión, pues las curaciones son súbitas, como las curaciones funcionales, pero estables como las curaciones orgánicas.» Y a todo esto se dirá: ¿qué es sugestión? Se han dado muchos definiciones de sugestión, las más de las veces incompletas o inexactas. Una de las que más satisface es sin duda la que propone el psicólogo Fernando María Palmes, S. I., en un artículo aparecido en la revista madrileña «Razón y Fe»: «Sugestión —dice— es un proceso psíquico que se verifica con cierto grado de automatismo por parte de las actividades inferiores, es a saber: de la razón y del libre albedrío.» He aquí delineados, según esta definición, los dos elementos esenciales a toda sugestión. En primer lugar se requiere: a) un proceso psíquico inferior, que se reduce a un fenómeno más o menos complicado de asociación, por el cual un fenómeno suscita a otro, hasta llegar a un movimiento corporal interior o exterior, o a una tendencia, a un sentimiento, a un conocimiento o a cualquier otro fenómeno mental, sin exceptuar actividad mental alguna; y, además, b) un grado más o menos pronunciado en el psiquis-mo superior, respecto de dicho proceso. Ni el primer
  5. 5. elemento separado del segundo, ni éste separado del primero son sugestión. Esta se halla constituida esencialmente del complejo o junta de los dos. A la vista de esta definición de sugestión y de los casos particulares antes referidos, vean nuestros lec- tores, si las curaciones anteriormente expuestas, obtenidas con el tratamiento de sales de magnesio, pueden explicarse puramente pof sugestión. C) SE DESCARTA QUE EL MAGNESIO OBRE SOLO POR SUGESTIÓN Por si alguno de nuestros lectores no queda, con lo hasta aquí expuesto, enteramente convencido de que el magnesio obra física y químicamente en el organismo humano y no puramente por sugestión, le ofrecemos a continuación un caso notable, referido verbalmente por el mismo interesado. El aludido relator enfermó de tifus cuando tenía unos 33 años de edad. Salió bien de la enfermedad; pero el médico le advirtió que, después de algún tiempo, experimentaría a media tarde fuertes dolores intestinales debidos a fermentaciones provocadas por algún alimento, que él entonces no podría prever cuál sería. Y así fue en efecto: Algún tiempo después, le vinieron dichos dolores. Acudió a otro médico, pues entonces residía en otra población, y éste le dijo que debía averiguarse el alimento que se los ocasionaba; cosa no siempre fácil, añadió. Le preguntó si solía tomar leche, y, al responderle afirmativamente, le sugirió que pasase tres días sin tomar otro alimento más que leche. Como no se le reprodujeron los dolores, la conclusión fue que el responsable del mal no era la leche. Entonces el médico le dijo que añadiese pan a la leche, y al primer día de hacer esto, le repitieron los dolores. El médico ya no dudó de que el causante del mal era el pan y, en consecuencia, que debía abstenerse de tomarlo. Con esta abstención fueron pasando los meses y aun los años, sin que nuestro informante fuera molestado de los dolores; con la particularidad de que podía comer macarrones, fideos y sémola, sin que le sobrevinieran los dolores intestinales, a pesar de estar hechos de harina dichos alimentos: es que esta harina no ha sufrido fermentación previamente como la del pan. Después de transcurrido mucho tiempo, un buen día le repiten los dolores, no obstante estar persuadido de que no había comido pan. Acudió de nuevo al médico. Éste le sugirió le fuese nombrando los manjares que había comido y, al saber que uno de ellos eran albóndigas, exclamó el médico: «No diga más; es que una buena parte de albóndigas están hechas de pan.» Años más tarde, un cocinero, que sabía que nuestro individuo no podía comer pan, quiso probar si esto era pura aprensión, dándole a comer pan sin que el interesado se diese cuenta. A este fin calentó en el horno miga de pan sin que llegara a tomar el color tostado, y la trituró de manera que pareciese sémola. Naturalmente, el individuo en cuestión, ignorante de la treta, comió de aquella sémola como lo venía haciendo con la sémola legítima, y esta vez le volvieron los dolores. El cocinero, pues, pudo convencerse de que los malos efectos del pan eran realmente debidos al pan y no fruto de la imaginación. En tiempo rojo y durante los primeros años de la postguerra, nuestro comunicante podía comer pan sin dolor alguno: es que aquel pan negruzco todo lo era menos pan legítimo. Volvió el tiempo del pan blanco y ya no podía comer de él. En 1954, al enterarse de las maravillas que obraba el magnesio, comenzó a tomar cada día alguna de sus sales, y desde entonces puede comer todo el pan que quiera y sin que se le reproduzca la pasada dolencia, después de más de 40 años que debía abstenerse de él: ahora tiene ya 77 años. Que el magnesio tiene virtud intrínseca para actuar favorablemente en el organismo humano y que no obra por pura sugestión, se deduce también por los testimonios médicos de gran competencia que lo aseguran y por los muchos casos que se refieren en el segundo capítulo de este libro, como también científicamente estudiando las propiedades inherentes a este elemento introducido en el organismo bajo la forma de alguna de sus sales, es decir, no bajo la forma metálica, sino iónica. Y todavía queda descartado cualquier resquicio de sugestión sabiendo que las sales de magnesio no sólo previenen y curan muchas enfermedades en los animales como largamente se explica en el capítulo 3.° de este libro, sino también en los vegetales, en los que por testimonio de agricultores han obrado verdaderas maravillas. ¿Va a hacer sugestión en los animales que ingieren sin saberlo, o en las plantas que carecen de todo conocimiento? CAPITULO II EL MAGNESIO EN EL ORGANISMO HUMANO Las carencias y desequilibrios en la parte orgánica de los alimentos del hombre causan terribles estragos. Conocidas de todos son las carencias de vitaminas, las cuales han atraído de tal manera la atención de los sabios,
  6. 6. que han emprendido contra esas carencias una lucha seguida de victorias. No así con respecto al desequilibrio mineral del hombre que continúa haciendo estragos, sin encontrar oposición. Pues, por una parte, este desequilibrio ha sido menos estudiado por los sabios, y por otra, sucede que los poderes públicos lo fomentan inconscientemente y la opinión pública continúa ignorándolo. A) LA SALUD Y EL EQUILIBRIO MINERAL EN EL HOMBRE Como hace notar Francisco Manzanal, S. I., la atención de todo el mundo se dirige a conseguir el don natural que juzga más precioso: su salud. Es que la conservación de la salud, la preservación y cura de las enfermedades infecciosas, admite una solución diversa y más eficaz que la que se sigue ordinariamente, es decir, la de la lucha contra los microbios por medio de antisépticos, vacunas y sueros. Éstos van creciendo continuamente y no pocas veces dan lugar a efectos perniciosos y aun contraproducentes, que ya no tratan de ocultar los galenos que quieren ser sinceros. Hoy día, desde hace algún tiempo, empieza a dirigirse más la atención sobre el terreno donde se desarrolla el microbio, que sobre el microbio mismo; en una palabra: atiende más a la disposición del organismo que al microbio que lo invade continuamente. Y con razón. Es que la fuerza del microbio, según se ha comprobado, radica en la pobreza del terreno, cuya resistencia natural queda frecuentemente paralizada por causas diversas. Por esto, Pasteur pudo decir a este respecto: «El microbio no es nada, el terreno es todo.» Pues bien, una de las causas más importantes de la mala disposición del terreno del organismo humano en su lucha contra los microbios es el desequilibrio mineral. He aquí un pasaje del doctor Alexis Ca-rrel, que da luz sobre el particular: «Los microbios y los virus se encuentran por doquier: en el aire, en el agua, en nuestro alimento. Se hallan siempre presentes en la superficie de la piel y en las mucosas digestivas y respiratorias. Sin embargo, en mucha gente permanecen inofensivos. Entre los seres humanos, unos están sujetos a ciertas enfermedades y otros son inmunes a las mismas. Este estado de resistencia proviene de una constitución especial de los tejidos y de los humores, que impide la penetración de los agentes patógenos o los destruye cuando han penetrado. Esta es la «inmunidad natural». »Ella preserva a ciertos individuos de casi todas las enfermedades —prosigue diciendo el doctor Ca-rrel—. Es una de las cualidades más preciosas que el hombre puede desear. Ignoramos su naturaleza. Parece depender, a la vez, de cualidades provenientes de los progenitores y de otras adquiridas en el curso del desarrollo. Hay razas sensibles o resistentes a ciertas enfermedades. Se observan familias predispuestas a la tuberculosis, apendicitis, cáncer, enfermedades mentales. Otras, en cambio, resisten a todas las enfermedades excepto a las degenerativas que sobrevienen a la vejez. Pero la inmunidad natural no se debe solamente a la constitución hereditaria; proviene también del género de vida y de la alimentación, como lo ha demostrado Reid Hundt hace tiempo. «Nosotros no sabemos todavía qué modo de vida podrá producir en el hombre la resistencia natural a las infecciones. La prevención de cada enfermedad por inyección de vacunas o sueros específicos, los exámenes médicos repetidos en la población, la construcción de gigantescos hospitales y sanatorios son medios costosos y poco eficaces para desarrollar la salud de una nación. La salud debe ser una cosa natural de la que no hay que preocuparse. Además, la resistencia innata a los individuos un vigor y una intrepidez de la que carecen los que deben su vida a la medicina y a la higiene. Las ciencias médicas, en adelante, deberían orientarse a la búsqueda de esos factores de la inmunidad natural.» Tales son los nuevos puntos de vista del doctor Carrel, respecto de la salud y la manera de conservarla o de recuperarla cuando se ha perdido, que a más de uno podrán parecer revolucionarios. De dos fuentes principales hace provenir el citado médico la inmunidad natural espontánea: de las propiedades hereditarias del organismo y de las conseguidas en el curso de su desarrollo continuo por el régimen de vida y de la alimentación. El terreno de nuestro organismo, cualquiera que éste sea, se puede disponer mejor o peor contra los agentes que le van a atacar por medio de las segundas propiedades. Respecto de las primeras propiedades, las ciencias no pueden nada: cada uno deberá contentarse con las que le han caído en gracia. Las otras, sin embargo, son susceptibles de perfección y mejoramiento, y los hombres de ciencia han dado pasos, con sus estudios y experiencias, para encontrar esos factores de la inmunidad natural. Múltiples estudios y experiencias han llevado a la conclusión de que, en la inmunidad natural, tiene una parte principalísima lo que muy ajustadamente se ha dado en llamar equilibrio mineral. En este capítulo nos esforzamos en divulgar, según lo hace el P. Manzanal, los modos concretos de conseguirlo y fomentarlo. En el organismo humano hay dos clases de elementos químicos, llamados respectivamente orgáni-. eos y minerales. Los elementos orgánicos son el carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, por ser los que principalmente constituyen los compuestos orgánicos. Los elementos minerales, que en conjunto forman del 4'3 y 4'4 por 100 del peso del cuerpo humano adulto, son, por orden decreciente en cantidad, el calcio, fósforo, potasio, azufre, cloro, sodio y magnesio. Todavía deben señalarse los llamados oligoelementos, por hallarse en cantidades insignifi- cantes, los cuales, por orden decreciente en cantidad son: el yodo, flúor, hierro, bromo, aluminio, cobre, manganeso, cinc, arsénico, silicio y boro.
  7. 7. Los elementos minerales, considerados en conjunto, desempeñan un triple papel: unos sirven a la formación del esqueleto y tejido; otros intervienen en la formación de fermentos y diversos catalizadores bioquímicos; otros forman disoluciones iónicas e intervienen en sus condiciones de equilibrio, tan importantes en los fenómenos vitales. Frecuentemente, cuando la proporción de los elementos minerales no tienen el valor deseado en el cuerpo humano, las perturbaciones que de ello se siguen puédense atribuir indiferentemente, ya al exceso de uno de los elementos, ya a la carencia del antagónico, que no está en cantidad suficiente para equilibrar al otro que es, relativamente, demasiado abundante. Pongamos por ejemplo la proporción que hay en un terreno entre el potasio y el magnesio (K/Mg), que es de especial importancia para los vegetales. Si abunda mucho el potasio con relación al magnesio, podemos decir que las plantas son envenenadas por un exceso de potasio, o también que son envenenadas a causa de la carencia de magnesio, que no contrarresta en las plantas la absorción de potasio o sus efectos. Es una ley universal la necesidad de un equilibrio mineral determinado para asegurar el desarrollo y funcionamiento armónicos, tanto del hombre, como de los animales acuáticos y terrestres y de las plantas. Si éste falta, vendrán trastornos del organismo. Un desequilibrio pronunciado hace sentir prontamente sus efectos, pero también un desequilibrio pequeño puede causar trastornos considerables, si continúa durante mucho tiempo. Puede servir de ejemplo el caso de aquellas regiones pobres en yodo; algunos de sus habitantes, al faltarles este alimento insignificante, sufrirán trastornos de la glándula tiroidea y tendrán el llamado vulgarmente mal de «pa- peras» o bocio. B) DESEQUILIBRIO MINERAL EN EL HOMBRE POR FALTA DE MAGNESIO Entre los elementos minerales del organismo humano hay tres que constituyen un interesante trío de mutua dependencia, a saber: el magnesio, calcio y sodio. Estos tres elementos para formar equilibrio deben encontrarse en el hombre, según se cree, tal como se encuentran en la naturaleza, por ejemplo, en las cascaras de los huevos de pájaros salvajes. Repetidas experiencias, de las que más adelante se hablará, han llevado a la afirmación de que el magnesio juega un papel importante en la vida de las plantas, de los animales y, por extensión, del hombre, con el mismo derecho que otros tres elementos más conocidos: el nitrógeno, el fósforo y el potasio. En el hombre los huesos son el principal depósito de magnesio, aunque contienen ocho veces más calcio que magnesio; también existe en los tejidos muscular y nervioso y en la sangre. Copisarov señala en el hombre la siguiente proporción de magnesio: huesos, 31'7 a 46'6 por 1000; hígado, 22'5 por 1000; bazo, 6'2 a 7'5 por 1000; pelo, de 9'2 a 127 por 100. El plasma del hombre adulto contiene de 2'4 a 3 miligramos de magnesio por 100 centímetros cúbicos; los glóbulos rojos, de 61 a 7'1 miligramos por 100 y la sangre completa, 4'5 miligramos por 100 centímetros cúbicos. Es un hecho innegable que una gran parte de las personas se hallan bajo los efectos del desequilibrio mineral, particularmente por falta de magnesio en su organismo. Naturalmente que esta escasez proviene de una alimentación deficiente en este elemento mineral. El agricultor francés H. Vilain señala tres causas principales del desequilibrio mineral en el organismo humano, en una conferencia pronunciada en Lachapelle (Francia), donde posee y cultiva una gran finca. 1.a Una ley mal hecha, que no conoce como abonos más que tres elementos: nitrógeno, potasio y fósforo. Un abono que los contenga es legalmente completo, de suerte que el cultivador es impulsado a creer que a las plantas no les faltará substancia útil, si han recibido estos tres elementos. Somos un rebaño —dice— dirigido por un pastor, bueno o malo, a quien seguimos con sus consecuencias. La ley sobre los abonos —continúa el mismo autor refiriéndose a la ley francesa— nos obliga a contentarnos con tres elementos, siempre los mismos, para todos los terrenos, para todas las especies y variedades de plantas. Esto es sencillamente absurdo. Vosotros — dirigiéndose a sus conciudadanos— habéis contatado conmigo este error y yo soy feliz al mostraros que la aldea de Lachapelle revive, aunque sea fuera de la ley. 2.a El abono de la potasa y el empleo de sales de potasio puras: Por todas partes se repite: «Cuanto más potasa empleéis, tanto más abundantes serán vuestras cosechas». Y el resultado es que el exceso de potasa ha creado un envenenamiento potásico crónico, sobre todo allí donde, en lugar de silvini-ta, que aporta con la potasa otros muchos elementos útiles, se han empleado sales puras: cloruro, sulfato, nitrato. El análisis ha revelado que los abonos ordinarios, con mucha potasa o poco o nada de magnesio y de sodio, acarrean modificaciones importantes en el equilibrio mineral de los vegetales, aumentando el porcentaje del potasio con relación al del magnesio. Se han obtenido, sin abonos, remolachas que contienen cinco veces más potasa que magnesia. Con la aplicación de distintos abonos, las remolachas de la misma variedad contenían 150 veces más de potasa que de magnesia. 3.a El abuso del superfosfato como fuente de ácido fosfórico: El superfosfato contiene un 50 por 100 de yeso. Donde el superfosfato es empleado con exceso, las plantas absorben demasiada potasa del suelo; de ahí la perturbación del equilibrio mineral y el riesgo de intoxicación del ganado. El «kuhima-phos» o «escorias Thomas», que es superfosfato sin yeso, no tiene estos peligros últimos.
  8. 8. Descubierta la raíz de los males, ya se ve dónde debe aplicarse la segur: evitar el exceso de potasa, yeso y amoníaco en los terrenos, y suministrarles magnesio en forma de fosfato, nitrato, carbono y sal marina no purificada. De este modo se asegura el equilibrio mineral en los vegetales y animales y, consecuentemente, en el hombre que se alimenta de ellos. La prodigiosa influencia que se atribuye al cambio de aires para la salud, no puede explicarse por un mero cambio de éstos. Pero, teniendo en cuenta que cambiar de aires es cambiar también de agua, suelo y de alimentos de composición mineral distintas, entonces se explica fácilmente este influjo tan extraordinario sobre la salud. La eficacia indiscutida de las estaciones termales es debida primeramente a la mineralización característica de las aguas, y también a los alimentos producidos sobre el suelo, que lleva consigo algunos de los elementos tan raros que escapan a veces al análisis corriente. Por su parte el médico francés Pedro Delbet aduce las siguientes razones para demostrar que la alimentación de los pueblos civilizados es actualmente menos rica en magnesio que en otros tiempos. La primera es el refinamiento de la sal. Antes se usaba en la mesa y en la cocina la sal gruesa y gris, es decir, la sal sin especial refinamiento. En tiempo húmedo se licuaba, en tiempo seco y caluroso se convertía en masa un poco dura. Esta delicuescencia de la sal se debía a la presencia del cloruro magnésico. El análisis de dicha sal gruesa y gris mostró que contenía por kilogramo 1,7 gramos de magnesio. Para evitar la incomodidad que repre- senta el humedecimiento de la sal, se comenzó a eliminar una gran parte del cloruro magnésico, de suerte que ahora la sal refinada sólo contiene de 0'35 a 0'45 gramos de magnesio, en vez de 17 que tenía antes, o sea una cuarta parte. De sólo este hecho resulta que la ración magnesiana ha disminuido unos 50 gramos cada año por persona. La segunda causa de la disminución del magnesio es el cernido de las harinas, siguiéndose de ello un pan desmineralizado. Sobre este punto leamos, en primer lugar, estas líneas de Alexis Carrel: «Nuestra vida está influenciada en muy grande escala, por los diarios. La publicidad está hecha únicamente en interés de los productores y nunca de los consumidores. Por ejemplo, se ha hecho creer al público que el pan blanco es superior al moreno. La harina ha sido cernida de un modo cada vez más completo, y así ha sido privada de los principios más útiles. Se conserva mejor y el pan se hace más fácilmente. Los molineros y panaderos ganan más dinero. Los consumidores comen sin duda un producto inferior. Y en todos los países donde el pan es la parte principal de la alimentación, las poblaciones degeneran. Sumas enormes se invierten en la publicidad comercial. Gran cantidad de productos alimenticios y farmacéuticos, inútiles y frecuentemente nocivos, han venido a ser una necesidad del hombre civilizado.» Alexis Carrel está perfectamente de acuerdo con Pedro Delbot, quien nos dice: «El pan era antiguamente el alimento más rico en magnesio. Era la principal fuente de él para la humanidad occidental que se alimentaba de pan. El pan y la sal solamente eran el símbolo de la hospitalidad, eran los elementos fundamentales de ella. Ahora bien, se ha llegado a eliminar del pan la mayor parte del magnesio contenido en el trigo. Esta falta grave contra la higiene alimenticia no tiene otra explicación que la satisfacción de la vista. La única razón de preferir el pan blanco es el agrado que su blancura produce a la vista. Se paga esta elegancia con una disminución de la energía y de la salud. El magnesio se acumula en las envolturas del grano, envolturas a las que se aplica la molinería perfeccionada, y las logra descartar.» Se han analizado las distintas harinas y salvados. Los resultados, por cada 100 gramos, en miligramos de magnesio, son. Harina de galleta 8 » de panadería 11 » basta 25 » baja 62 Salvado menudo 70 » grueso 116 La aberración sobre esta cuestión es tal, que la harina que contiene una notable cantidad de magnesio (62 miligramos por 100 gramos) recibe el calificativo de baja. Y por este error insospechado, la mayor parte del magnesio está destinado a los animales en la harina de baja calidad y en el salvado. Por consiguiente, con razón se puede decir que los perfeccionamientos de la molinería son una causa importante de la degeneración, que es causada por la mala mineralización de los alimentos. Pedro Delbet viene de nuevo sobre este punto capital: «En este asunto la molinería tiene la primacía, pues en nuestro país el pan es el alimento principal. Por un error inimaginable, el cernido de las harinas ha sido apurado tanto, que el precioso magnesio del trigo ha sido eliminado del pan blanco. Yo he demostrado que el pan blanco es cancerígeno.» Por su parte, Schrumpf-Pierron nos notifica que, en el país donde se come mucho pan, éste, si es bueno, suministra la mayor parte del magnesio alimenticio. Pero, he aquí que nuestro pan contiene siete veces y media
  9. 9. menos de magnesio (MgO) que el que toman los campesinos de Egipto. Si nuestro pan europeo tuviese la conveniente mineralización magnesiana, un individuo que consumiese 500 gra mos de pan ingeriría 830 miligramos de magnesio, mientras que ahora sólo ingiere 320 miligramos. La tercera causa de la pobreza del magnesio en la vida moderna proviene de la agricultura. P. Delbet experimentaba que las patatas degeneraban en cierta región al cabo de tres años que se habían plantado en ella. Era preciso importarlas de los Países Bajos, Flandes y Monte San Miguel, es decir, de terrenos particularmente ricos en magnesio. Es cosa enteramente averiguada que las plantas fijan el magnesio en tiempo de su maduración; que unas especies lo fijarán más que otras, supuesta siempre una relación proporcional entre el contenido de la planta en magnesio y el del suelo. C) MANERA DE OBTENER EL EQUILIBRIO MINERAL EN EL HOMBRE Acabamos de ver que el organismo humano se halla en desequilibrio mineral particularmente por la falta de magnesio. Ahora bien, este desequilibrio mineral produce estragos sin cuento en los seres humanos, por no encontrar apenas oposición, es decir, reacción para alcanzar el debido equilibrio. Hombres de ciencia que se han preocupado de este grave problema y lo han estudiado a fondo han estampado frases como éstas: «Los microbios patógenos son muy temibles en los organismos desequilibrados; pero en el mundo equilibrado, no serían quizá más que una curiosidad de laboratorio.» Pero es el caso que estos microbios llevan tras sí la mayor atención de los médicos e impiden así —y por eso sobre todo son temibles— descubrir la verdadera causa de las enfermedades que aquejan al género humano: el desequilibrio mineral, y de poner ahí el remedio. Mientras que la lucha contra los microbios acapara una mayor actividad de los sabios y la diligencia de los servicios sanitarios, se asegura la multiplicación de estos mismos microbios a quienes se pretende combatir, se aumenta su virulencia, ofreciendo por todas partes una excelente disposición para su desarrollo: los organismos desequilibrados del hombre, animales y plantas. Y los abonos minerales que pueden restablecer, al menos en parte, un equilibrio mineral más perfecto, se emplean frecuentemente de tal manera que son responsables de un desequilibrio mineral que no cesa de aumentar. Y bajemos a casos concretos. El doctor Hurfez-Sacleux ha constatado cada año casos de enteritis graves en los niños, y ha establecido una relación proporcional entre los casos de esta enfermedad y la cantidad de leche de vaca que toman los niños. H. Vilain hace notar que precisamente se dan estas enfermedades cuando el alimento de las vacas es a base de remolachas, cuya composición mineral es muy poco variada, sobre todo si en los abonos predominan las sales de potasio, como se aconseja desatinadamente a los cultivadores. En consecuencia, que el desequilibrio mineral de la leche de dichas vacas es la causa de las enfermedades graves de estos niños que se alimentan de ella. Una buena y equilibrada alimentación mineral será la base de nuestra salud y de la recuperación de excelentes cualidades en la sociedad. Para evitar la deficiencia alimenticia de magnesio, es preciso intensificar el cultivo de las especies y variedades más aptas para fijarlo, y poner a disposición de la planta todo el magnesio que ella pueda fijar útilmente. Éste es el camino que se debiera seguir. Pero se ha elegido otro camino, con la subsiguiente perturbación del equilibrio mineral. Se siembran trigos híbridos que se desenvuelven en terrenos pobres en magnesio, en vez de enriquecer los terrenos con abonos de magnesio. Se siembran variedades incapaces de fijar el magnesio del suelo en proporciones convenientes. Los ingenieros agrónomos han de determinar qué variedades son las de mejor constitución para la salud. Cuando éstas estén bien determinadas, quedará el trabajo de hacerlas adoptar. Las variedades, incapaces de fijar el magnesio en las proporciones debidas, deberían ser proscritas. Un punto muy importante para llegar a la obtención del equilibrio mineral estriba en el conocimiento de su relación con las glándulas endocrinas. Sabido es que estas glándulas rigen, en su mayor parte, la salud y el desarrollo vital del organismo. En este punto podemos asentar como cierto este principio: a todo desequilibrio mineral prolongado corresponde un desequilibrio endocrino, que repercutirá notablemente en los individuos sometidos a él. De ahí no nos extrañará que los individuos de una región presenten especiales características respecto de los de otras regiones, que tienen un influjo mineral distinto en las glándulas endocrinas, rectoras de la vida y del desenvolvimiento del organismo. Los nuevos planes a realizar son numerosos: Determinar cuál es la mineralización ideal, característica del alimento perfectamente sano; determinar cuáles son las plantas que pueden adquirir una mineralización mejor; precisar el modo de cultivo de las distintas plantas y las fórmulas de abonos más aptas. La producción de tales alimentos se generalizaría, haciendo ver a los cultivadores que ellos pueden producir tales alimentos, que ellos deben producirlos y que esto es en su provecho propio, consiguiendo frutos no sólo de excelente calidad, sino también en mayor cantidad. El pan, por ser primero de los alimentos, ha ocupado la atención de H. Vilain. Insiste en que se siembren las mejores variedades de trigo para la salud del consumidor. A estos trigos se les debe dar un cultivo que mejore
  10. 10. todavía las cualidades de su excelente composición mineral, pues ésta puede variar entre límites no pequeños. Y, por fin, hay que utilizar debidamente estos trigos. Elimínese el salvado, que no es digerible; pero, sobre todo, de ningún modo se quiten el germen y las envolturas internas, tan ricas en vitaminas y minerales útiles, a fin de obtener un pan más blanco. La panificación directa es un excelente medio y muy poco conocido por aprovechar perfectamente el trigo de buena calidad. El trigo no se muele, sino que se pone en agua a temperatura conveniente durante cierto tiempo. Los granos de trigo absorben agua, se hinchan, se reblandecen, el germen pasa de la vida de letargo a la vida activa, se enriquece en vitamina, segrega diastasas, que le permiten digerir las reservas nutritivas del albumen. Entonces se machaca y se transforma directamente en pasta de pan. Se elimina el salvado, pero las sales solubles del salvado quedan en la pasta. No queda más que echarle sal, hacerlo fermentar y cocerlo. Este pan es muy fácil de digerir, por contener las diastasas del germen y las solubles del salvado. Este pan es además, más económico. De todo lo dicho hasta aquí ya no puede dudarse de que nuestra salud exige una alimentación más abundante en magnesio, sobre todo si se tiene en cuenta los efectos saludables y el gran número de enfermedades que previene o remedia las ingestión de las sales magnésicas, según hemos de ver más adelante. Parece, pues, que para evitar donde se pueda las enfermedades sin número, que son la consecuencia directa o indirecta de la carencia o desequilibrio mineral, es preciso y urgente asegurarnos una alimentación más rica en magnesio. ¿Cómo obtenerla? Los medios son dos: uno artificial, natural el otro. Sin duda, cada uno puede añadir, en forma de sales, a su alimentación los minerales deficientes. Este procedimiento tiene su eficacia, como lo demuestran los enfermos curados que lo han tomado siguiendo los consejos del doctor Delbet. Pero por dos razones este método no es plenamente satisfactorio; pues así los beneficiarios serían una minoría, y es un medio anormal, porque se tomarían como medicamentos pedidos en la farmacia, ingredientes que deberían estar en nuestra alimentación ordinaria. El medio que mejor conviene seguir es el natural. Dado que los desequilibrios, o al menos su aumento cada día más acusado, son consecuencia de algunos errores señalados por P. Delbet, el medio mejor es corregir estos errores, de la siguiente manera: 1.° Es preciso, en primer lugar, asegurarse un pan convenientemente mineralizado. Un pan de esta clase sería suficiente para aumentar nuestra ración magnesiana en proporciones considerables. Para llegar a esto, se deberían tomar las siguientes medidas: A. No usar para la panificación más que trigos ricos en magnesio (2 gramos al menos por kilo) y relativamente pobres en potasio. — B. Prohibir por una ley el cernido de las harinas por debajo del 80 por 100. — C. Volver a los procedimientos de panificación integral de antes. Las personas robustas que deben hacer un trabajo fatigante, preferirían el pan íntegramente completo. La generalidad de la gente adoptaría el pan moreno. El pan blanco sería reservado para los dispépticos. — D. Se debiera tener presente y estudiar la panificación directa, sin harinas, de que hemos hablado antes. 2.° Esta modificación del pan debería hacerse posible y ser completada por una reforma de la agricultura. La agricultura debe producir buen trigo, sin el cual no se puede hacer buen pan, y procurar que las demás plantas, y consecuentemente los animales, tengan la mineralización conveniente, el equilibrio deseado. Hemos indicado antes que los abonos químicos pueden traer perturbaciones perniciosas en la composición de los vegetales; pero también se pueden obtener con otras fórmulas de abonos minerales de una alta calidad mineral. Los señores Vilain y Kuck, curando a sus animales con simple modificación de la fórmula de sus abonos, han puesto de manifiesto la importancia de esta cuestión y lo que se puede lograr en este punto. Parece urgente dar a este problema el lugar que se merece. Podría tener lugar la institución de un control para el análisis de los productos de la tierra. Aquellos cuya composición fuese juzgada malsana, deberían ser apartados del consumo. 3.° La vuelta a la buena sal, gruesa y gris, a pesar de su ligero inconveniente de la higroscopia, no debiera ser descuidada. Pedro Delbet ha sido el heraldo de estas ideas. El ha tomado el trabajo de publicar libros, para dar a conocer estas verdades, semillas de resurrección. El no está contento con la sola administración de las sales halógenas del magnesio, en forma de comprimidos o de solución en agua. Este es un medio individual, no la solución de este problema serio y universal de la sociedad moderna, a que siempre ha aspirado. A ésta conducirán los medios últimamente expuestos. Otro médico francés, el Dr. Víctor Pauchet, de la Facultad de Medicina de París, se esfuerza como su connacional, el Dr. Pedro Delbet, en dar la receta para la incorporación de magnesio en el organismo: el pan integral y la sal sin refinar. Y así en su obra «Permaneced jóvenes», escribe (págs. 56 y 57): «El magnesio se introduce normalmente en el organismo consumiendo pan integral o salmuera, que lo contienen en abundancia. El pan blanco y la sal blanca no contienen magnesio y, por lo tanto, el individuo se halla privado de ese precioso auxiliar. Esta laguna puede colmarse absorbiendo sales de magnesio, preparadas en los laboratorios; pero, ¿para qué recurrir a este medio artificial, cuando el uso del pan integral y de la salmuera constituyen medios tan simples y naturales?» Y para que nadie se llame a engaño acerca del verdadero pan integral, el mismo Dr. Pauchet explica claramente de qué pan integral habla, cuando dice: «Una palabra sobre el pan integral. Se le desacredita mucho;
  11. 11. se le echa en cara que es indigesto. A esto respondo que hay pan integral de muchas maneras. El pan que se vende generalmente bajo el nombre de pan integral no tiene de éste más que la etiqueta. Lo hacen con harina blanca a la que añaden un poco de centeno y de salvado. Esta horrible e indigesta mezcla no tiene nada de común con el pan integral, cuya fabricación es muy difícil, si el panadero no posee una instalación especial. La molienda de «Graham» necesita una manipulación especial y una serie de tamizajes para obtener una harina fina. »Los molinos actuales —continúa diciendo el doctor Pauchet —no están montados, por lo general, para poder llevar a efecto esta molienda. Hace algunos años, bajo la influencia del Dr. Montennis, se creó en París, en la calle Las Casas, una panadería moderna, pero quebró, pues el filántropo que sostenía aquella obra se desalentó ante la indiferencia de los parisienses. Más tarde Heudebert, e] gran fabricante de productos alimenticios higiénicos, ha emprendido la fabricación de un pan integral que corresponde a la fórmula perfecta. Hace poco le preguntaba yo cuál era el resultado comercial de sus ensayos. «Sí, sí, ya se vende el pan integral, pero..., sobre todo, a los extranjeros. Es lástima que, ante el esfuerzo de un compatriota, los franceses no se preocupen de sostenerle y de aprovecharse de este alimento natural. El verdadero pan integral recuerda, por el gusto y el aroma, el exquisito pan moreno o campestre de otro tiempo. Todos cuantos padecen de estreñimiento han de consumir pan integral.» D) EL MAGNESIO Y SU PAPEL EN TERAPÉUTICA HUMANA Por lo dicho, ya no es de maravillar que el magnesio haya adquirido, desde hace algunos años, una importancia terapéutica cada vez más considerable. Elemento de transición entre metales y metaloides, presenta gran actividad como agente catalítico o de fijación para los metales alcalinotérreos, especialmente para el calcio y el fósforo. La fijación del calcio sólo puede realizarse por intermedio de ciertos agentes orgánicos, ayudados por agentes químicos en los que se han fijado los fisiólogos en estos últimos años y han estudiado su papel. En todos los trabajos, los autores, se han dedicado a establecer el papel de fijador representado por el magnesio, y a precisar, en los estudios sobre el raquitismo experimental, que el magnesio ayuda enérgicamente a fijar el calcio sobre los huesos de los animales hechos raquíticos. El magnesio, cuya acción sobre las secreciones de las glándulas endocrinas es muy importante, parece actuar como intermediario de las glándulas paratiroides, cuyo papel sobre el metabolismo del calcio es primordial. Las glándulas paratiroides contienen 5'8 por 100 de magnesio y la ingestión experimental del magnesio aumenta claramente la actividad de las glándulas paratiroides. Hoy día está bien establecido que, entre las substancias que poseen la secreción más fijativa sobre el calcio orgánico, la que mejor papel desempeña, es la hormona paratirói-dica en primer plano. La hipoparatiroidía conduce a una serie de trastornos entre los cuales los principales caracterizan la tetania, y, a consecuencia de la diferencia de la fijación del calcio orgánico y por aumento de la excreción del calcio resultante, se ha observado la aparición de una serie de estados patológicos caracterizados por estados convulsivos en los niños, así como en los deprimidos, cualquiera que sea la causa de la depresión general. El magnesio juega un papel considerable en el equilibrio de la fijación paratiroídica y se puede igualmente considerar como el verdadero regulador de esta secreción. Las experiencias han mostrado que las sales magnésicas actúan en sentido inverso que las sales de calcio. La hiperparatiroidía aumenta la excreción del magnesio, mientras que disminuye la del calcio. La ingestión de las sales magnésicas excita la secreción paratiroídica oponiéndose a la descalcificación paratiroídica, derivada de la hiperparatiroidía, y los trastornos convulsivos que se presentan. Los trabajos de Tibberts y Arch muestran claramente que la asociación del magnesio y del calcio favorece la eliminación del calcio orgánico en- exceso, y puede concluirse de sus experiencias que el magnesio y sus sales constituyen agentes terapéuticos de primer orden contra los trastornos de la ateroma, favoreciendo diferentes órganos, particularmente sobre las arterias y tejidos articulares. Se ha podido comprobar, en el servicio hospitalario, el aclaramiento sobre pantalla de las aortas oscuras y la desaparición de los ostiofitos, como consecuencia de un tratamiento de yoduro magnésico. La acción del magnesio sobre la asimilación del fósforo no es menos importante. La experimentación ha demostrado que el magnesio representa un papel considerable en la formación de los fosfatos. Es necesario en la hidrólisis de las lecitinas, que dan el ácido glicerofosfórico, y el ácido ortofosfórico. La mezcla de sales cálcicas y de estos dos ácidos da origen al glicerofosfato de cal, compuesto particularmente asimilable, tanto en cuanto al fósforo como al calcio, utilizado para regular el equilibrio en fósforo y calcio del organismo. No deja de ofrecer interés indicar aquí los resultados de algunas experiencias. Mientras que la ingestión de fosfato tricálcico no determinó ninguna absorción del calcio, la del fosfato cálcico-magnésico permitió comprobar una disminución de un 50 por 100 de la cantidad de calcio eliminado por las orinas, demostrando que la presencia del magnesio ayuda a la retención de la cal, tanto alimenticia como medicamentosa. Por tanto, aquí para ayudar a la medicación cálcica, es oportuno una indicación importantísima que permita comprobar la necesidad de una asociación de sales magnésicas con las de fósforo y de calcio para facilitar la absorción. Estas experiencias, rigurosamente ejecutadas, permiten su comprobación y establecimiento. Por otra parte, el magnesio asociado al bromo o al yodo da origen a dos productos halogenados (bromados y yodados) de magnesio, cuya utilidad terapéutica es de las más importante. En el bromuro magnésico, el magnesio
  12. 12. aumento su buena tolerancia y refuerza su actividad por su acción antiespas-módica. En lo concerniente al yoduro de magnesio, la absorción es aún más prometedora. Su actividad terapéutica es mucho más poderosa y también más durable que la de los productos yodados utilizados por la acción hipotensora del magnesio que refuerza la acción hipotensa del yodo. Así se han podido expresar los resultados quimioterapéuticos obtenidos en las sales yodadas de magnesio. Inspirándose en esta importante documentación y en el tratamiento quimioterápico del cáncer, por H. Hartmaan, se ha estudiado y redactado la fórmula de un complejo yodoyodurado magnésico, en el cual el magnesio debe ejercer una acción terapéutica. Este complejo fue experimentado primero sobre animales en aplicaciones locales para el tratamiento de diversas afecciones cutáneas, llagas infecciosas, ulceraciones, etc. P. Groulade, veterinario, dio a conocer en una comunicación los resultados experimentales constitutivos de una prometedora labor que pueda conseguir su aplicación a la medicina humana. También el doctor Graciansky, dermatólogo, ha experimentado ampliamente la acción del yodoyodu-ro magnésico sobre las diversas variedades de úlceras infecciosas de los miembros. Esta medicación fue utilizada, sea en tintura diaria o bien en un día sí y otro no, resultando indiscutible que el tratamiento determinó una cicatrización de las úlceras. Según la citada comunicación del doctor Graciansky, esta cicatrización fue a veces notablemente rápida. La úlcera, hasta este momento abierta, se cerró rapidísi-mamente. Al cabo de un día o dos, la serosidad se concretó en forma de costras, que se curaron rápidamente, dejando aparecer una piel delgada, pero que desde el primer momento fue suficiente para que la lesión pudiera considerarse como curada. Más fre- cuentemente la curación fue más lenta. La costra se formó como antes, pero más o menos rápidamente. La conclusión que se sacó fue que, en general, se requieren tres semanas para conseguir la curación de una úlcera de importancia media. Recientes estudios han demostrado, en detalle, cómo el magnesio interviene en acciones bactericidas y virucidas del organismo humano. Lo daremos a conocer, según lo refiere el director del Hospital de la Cruz Roja, de Madrid, doctor D. Carlos Blanc-Soler. «El organismo humano —dice— dispone de una serie de recursos para luchar contra el paso de bacterias y virus al torrente circulatorio a partir del intestino o de cualquier otro órgano, no sólo por la acción macrófaga y destructora de los leucocitos, sino principalmente por la acción bactericida de de- terminadas substancias, como la lisozina, la espermina, etc. Una de las últimas substancias descritas con poder bactericida y virucida, que existe normalmente en la sangre, es la «properdina». Es ésta una globulina que se une al «complemento» y al «ion magnesio», dando lugar así a un sistema enzimático. Es suficiente la falta de una parte del «complemento» o del «ion magnesio», para que el sistema enzimático de la «properdina» deje de tener acción virucida, según se ha demostrado recientemente por el virus de la enfermedad de Newcastle». E) DELBET, PALADÍN DE LA TERAPÉUTICA MAGNESIANA No cabe duda que el médico francés doctor Pedro Delbet ha contribuido como nadie a valorizar la terapéutica del magnesio. En los apartados siguientes hemos de hacer desfilar una serie impresionate de efectos curativos, obrados por medio de las sales de magnesio. Por esto agradecerán sin duda nuestros lectores que les demos a conocer al héroe de tantas hazañas curativas, al paladín de la terapéutica magnesiana; lo que vamos a hacer presentándolo tal como nos lo ofrece el doctor F. A. Cid. Al leer esta descripción, no podemos menos de re- presentarnos al doctor Delbet, no ya como en una foto estática, sino como en un película cinematográfica sacada a lo largo de sus muchos años de vida (más de 90). El famoso profesor Delbet, discípulo de Dastre, mantuvo tenazmente —a pesar de sus noventa y tantos años— un férreo índice en dirección al polo de la ciencia inexpugnable: la que trasciende al conocimiento humano, la que cada día, en mayor cuantía, suma sus misterios con más muertes. Las particularidades del cloruro de magnesio no podían menos que fascinar, desde el primer instante, al abigarrado grupo de sus contemporáneos. Y como el espíritu humano tiende constantemente a buscar analogías, no es de extrañar que en un principio le pretendieran asignar casi un papel, si se nos permite la palabra, telepático. Pero, allí donde surgen regiones sombrías, comparece en seguida el espíritu investigador de Delbet con su penetrante mirada, saturada de curiosidad. Su voluble fantasía científica, ya frivola, ya genial, pero siempre inquieta, transformó inflexiblemente esta confusa hipótesis de sus contemporáneos en una patética afirmación: las virtudes curativas de las sales halógenas de magnesio. Muchas cosas, si el espacio nos lo permitiera, podríamos decir de este paladín de la ciencia, coronado, ahora, por una vejez gloriosa. Mas, preferimos recordar aquel hombre de ancha frente y bien formado, que ya exteriormente llamaba la atención por su elevada estatura y porte imponente, que se establece —a fines de siglo —en el laboratorio de su maestro, en la calle d'Ulm. Sus rasgos reflejan un rostro armonioso y bien dibujado, labios finos, mentón lleno y carnoso y fren te magníficamente abombada sobre unos indefinibles ojos de mirada de acero. Cuando por las mañanas atraviesa, con su andar amplio y decidido, la puerta de la trastienda de su laboratorio, irradia una seguridad bienhechora; todos sus contemporáneos le reconocen una paciencia infinita, incansable.
  13. 13. De temperamento más melancólico que impetuoso, más tenaz que impulsivo, el animoso Delbet —entonces joven sabio Delbet— observaba cuidadosamente los fenómenos, y, de la misma manera que cruza por sus habitaciones con grandes pasos firmes y rudos, así camina con pausa y decisión en sus investigaciones, pasando de una observación a otra, lenta, pero inflexiblemente. No procede por arranques fulminantes y arrebatadores, sino por conclusiones prudentes y, por lo mismo, irrecusables, y no hay impugnación ni encarnizamiento capaces de al- terar su profunda calma. Esta tranquilidad, este tesón, esta grandiosa y perseverante paciencia, esta entrega de la vida para la vida de la ciencia, este ex profeso olvido del pensamiento en la penumbra del misterio, tenían que resurgir. En 1891 demuestra que el lavaje del peritoneo con antisépticos favorece la infección. La antisepsia, basada en los descubrimiento de Pasteur, había revolucionado el campo de la cirugía. Pero, si la esterilización de los instrumentos y de las manos permanecía igual, la acción de los antisépticos sobre las llagas era puesta en duda. El licor de Labarraque, el ácido fénico y un sin fin de productos atacan los microbios y destruyen las células. Para el pensamiento científico de su época, la segunda conclusión no reza la mayoría de las veces. Pero Delbet va más lejos; sabe, desde Metch-nikoff, el papel de los glóbulos blancos en la lucha contra la infección, y constata que una solución de cloruro de magnesio aumenta su poder fagocitario. En un momento, las obscuras horas de soledad en el laboratorio y los días enterrado en sus estudios prorrumpen en un estallido que hace volver todas las miradas hacia él. Y es entonces cuando Delbet concreta parsimoniosamente un método que bautiza de «citofiláctico». Su objeto: exaltar la vitalidad de las células; un medio de acción: una síntesis de compuestos órgano-magnésicos, que sus enfermos del Hospital Necker llaman su «droga» y a la cual denomina «Delbiase». A partir de este momento, queda aparentemente obscuro dentro de su gloria. Y de la misma manera que la vida de su juventud linda casi en lo desconocido, los quince años que transcurrirán hasta la nueva comunicación, serán de un íntimo recogimiento que le permitirá ir desmenuzando la trascendencia de su eslabón. Y así en la Academia de Medicina expone que en el mundo civilizado la ración magnesiana va disminuyendo: el pan es demasiado pobre de magnesio, la sal refinada, las conservas se consumen con exceso. Y habla de la desmineralización fisiológica magnesiana del hombre hacia los cuarenta años, desmineralización agravada todavía por la alimentación deficiente en magnesio. Llega a afirmar que el agricultor debe incorporar el magnesio en sus abonos para mejorar las cualidades higiénicas de los vegetales alimenticios y restituir al suelo el magnesio sacado por sus cosechas. Esto debe ser política del Estado: «Del Ministerio de Agricultura depende la salud pública» — dice. Y mientras sus estudios —sobre la enfermedad que agota más a la humanidad: el cáncer— prosiguen infatigablemente consumiendo sus horas, van surgiendo nuevas comunicaciones: «Acción frenado-ra del cloruro de magnesio en la multiplicación de las células atípicas en el desarrollo anárquico (Academia de Medicina, 1.° de mayo de 1932). «El cloruro de magnesio favorece la evacuación biliar y mejora la digestión» (Academia de Medicina, 1.º de mayo de 1936). «De la resistencia general conferida al organismo por las sales de magnesio» (Academia de Medicina, con el Dr. Palios, 1.° de julio de 1939). «Delbiase y prostatismo. Disminución de pH urina- rio» (Academia de Ciencias, 25 de mayo de 1940). Y citando obras y más trabajos, trazaríamos la vida del profesor Delbet. Como todos los hombres de ciencia, su existencia está alejada del mundo y oscura entre su luminoso pensamiento. La humanidad sólo premiará al descubridor del medicamento efectivo del cáncer, y es muy posible que olvide en él uno de sus precursores. No querríamos que ocurriera al profesor Delbet, el primero de los médicos modernos que ha debido tomar sobre sí la suerte ingrata eternamente reservada a los que llegan antes de tiempo, aquello de que en todas las épocas los precursores han de ser sacrificados. Este ha sido el motivo de que habláse- mos de él, a través de sus obras. F) MÚLTIPLES EFECTOS CURATIVOS DEL MAGNESIO Ante la multitud de efectos curativos atribuidos al magnesio, que nuestros lectores podrán luego apreciar, si continúan leyendo este libro, no ha faltado quien le haya llamado despectivamente «panacea». Podemos, sin embargo, llamarle panacea — como advierte el Padre Manzanal— en el verdadero sentido de la palabra, con una pequeña acotación explicativa. Si se consideran las sales de magnesio como medicamentos, entonces con razón se las puede llamar en sentido peyorativo panacea; pero, si se las considera como alimentos necesarios, a cuya falta se deben muchas enfermedades, que desaparecen con la toma de cloruro de magnesio o de otra sal magnésica, entonces la experiencia ha demostrado que son una verdadera panacea, por la multitud de enfermedades que curan. Esta son tantas, que si no las viésemos confirmadas por los hombres de ciencia, nos parecerían sospechosas. Pero he aquí que son casos realmente sucedidos y comprobados por la experiencia. Nos bastará para nuestro intento revisar los comunicados que el doctor Delbet ha dirigido a la Academia de Medicina francesa. P. Delbet, de la Academia de Medicina, nombrado Presidente de la Asociación Francesa para el Estudio del Cáncer.
  14. 14. Por un camino distinto ha llegado a las mismas conclusiones que H. Vilain. Los dos proclaman la necesidad del magnesio en la economía mineral del mundo actual. Esta necesidad proviene, en parte al menos, del refinamiento meramente caprichoso y poco racional de los alimentos, que han sufrido menoscabo de su equilibrio mineral, especialmente por la deficiencia del magnesio. Vamos a exponer brevemente cómo P. Delbet ha comprobado experimental-mente que el cloruro de magnesio obra en multitud de curaciones, dejando para más adelante tratar con detenimiento de las enfermedades infecciosas, tales como la difteria y el cáncer, que también son curados o, cuando menos prevenidas, por el cloruro de magnesio. 1. El cloruro de magnesio y la fagocitosis: En el año 1914, el doctor Delbet se admira de los daños de la antisepsia (conjunto de procedimiento destinados a eliminar, alejar y destruir los microbios patógenos). «Esta — nos dice— dirige sus tiros a los microbios y mata las células». Por eso, en vez de ir directamente a la destrucción del microbio, se prefiere aumentar la resistencia y actividad de las células, para que ellas triunfen de los microbios. A esta acción protectora y exaltación de la actividad celular la ha llamado citofilaxia; concepto que debe añadirse, si es que no substituir, al de antisepsia. En el tratamiento de las llagas con diversas soluciones investiga el doctor Delbet cuál de ellas exalta más las propiedades citofilácticas de los glóbulos blancos, tan importantes en la lucha contra la infección. Hasta entonces se creía que la solución del cloruro de sodio al 8 por 100 era lo mejor. Las nuevas experiencias del doctor Delbet han demostrado que el cloruro de magnesio cristalizado en solución acuosa el 22 por 1.000, ejerce una acción tal sobr¿ los glóbulos blancos, que duplica la acción de éstos en la destrucción de los microbios. La solución de cloruro de magnesio ejerce benéfica influencia sobre las llagas, y conserva esta influencia cuando es inyectada en el sistema circulatorio. La experiencia se hizo en un perro. Se le inyectaron en una vena 150 centímetros cúbicos de esta solución. Se tomaron muestras de sangre antes y después de la inyección. A los glóbulos blancos de estas muestras se les inyectaron microbios de un mismo cultivo. De esta manera, los glóblulos blancos bajo la influencia del cloruro de magnesio destruyeron triple número de microbios que se habían tomado antes de inyectar la solución al perro. Con las debidas precauciones el doctor Delbet ha hecho pruebas en el organismo humano, y ha expe- rimentado los mismos efectos: los glóbulos de la sangre reaccionan más activamente contra los microbios, invasores del organismo humano, si les ha sido inyectada la solución del cloruro de magnesio. 2. Euforia y resistencia a la fatiga: Además de estimular la acción fagocitaria de los glóbulos blancos, tanto externa como internamente, se podría pensar si el cloruro de magnesio favorece a otras células de distinta actividad. Fué en el Hospital de Necker cuando se usó, por primera vez, por vía bucal. Había un soldado gravemente herido que rehusaba la inyecciones. El doctor Delbet dijo una mañana a las enfermeras: «Probemos de darle la solución por vía bucal». A estas palabras las enfermeras insinuaron una sonrisa. «¿Por qué se ríen ustedes?», les pregunta el doctor. «Todas lo tomamos», respondieron ellas». «¿Por qué lo toman?» Es que nos da ánimo en el trabajo. Hemos notado que los enfermos mostraban cierto bienestar, y a nosotras nos ha producido el mismo efecto. Por este suceso, que podríamos llamar casual, el doctor Delbet administraba esta solución a todos los heridos de su servicio. Las enfermeras, satisfechas por la sensación de euforia, de energía y de resistencia a la fatiga, hicieron propaganda de la solución. Muy a menudo, un gran número de personas tomaban regularmente esta solución. Este paso debía traer otros consigo. Sucedió que muchas personas que buscaban el efecto tonificante del cloruro de magnesio, sufrían distintos padecimientos que desaparecían. Se produjeron curaciones en extremo variadas, que fueron relatadas al doctor Delbet. El doctor Víctor Pauchet, de la Facultad de Medicina de París, en su obra «Permaneced jóvenes», exalta de varias maneras el poder del magnesio para el bienestar corporal. Así, por ejemplo, para gozar de salud recomienda «consumir cloruro de magnesio» (pág. 51). Esta recomendación es consecuencia de lo que antes había dicho (pág. 37): «Los que consumen regularmente cloruro de magnesio excitan las tiroides y experimentan una impresión legítima de rejuvenecimiento y de vida. No consumáis sal blanca ni pan blanco, que no contienen magnesio; consumid pan moreno y salmuera que lo contienen». 3. Desórdenes digestivos: Un médico envió al doctor Delbet su propia observación. Tenía perturbaciones intestinales penosas y persistentes. A pesar de un severo régimen y un tratamiento de agentes físicos (diatermia, rayos infrarrojos), su estado no había cambiado apenas. Se somete, por fin, a la acción del cloruro de magnesio con una dosis de 2 gramos por día, suprimiendo todo medicamento. Los resultados fueron excelentes: desaparecen los dolores de la región epigástrica y las perturbaciones intestinales. Aumenta 10 kilos de peso, su aspecto exterior se transforma y puede llevar las ocupaciones ordinarias sin fatiga. El cloruro de magnesio, tomado de una manera continua, reduce las evacuaciones en los diarreicos. En otros, aunque al principio traiga algunas perturbaciones, el resultado de su acción habitual es una regulación. Hace también que las materias fecales pierdan su olor desagradable. El doctor Rodríguez Méndez, en su obra titulada «Apuntes sobre Medicamentos», dice ponderando las ventajas de los bizcochos de peróxido de magnesio (págs. 133 y 479), conocidos con los nombres de «hopogán» y «perhidrol magnésico», que están destinados a combatir muchos padecimientos gastrointestinales, y, al mismo tiempo, hace constar expresamente que el peróxido «no irrita ni causa accidente alguno».
  15. 15. En una obra de los doctores S. Milne Edwards y P. Vacasseuh, publicada nada menos que en 1835, con el título de «Manual de Materia médica», al referirse al carbonato de magnesio calcinado, se dice textualmente (pág. 289): «Es muy ventajoso su uso, en casos de acidez de las primeras vías, que se observa mayormente de esta manera como antiácido y absorbente para neutralizar los ácidos que se desenvuelven con demasiada frecuencia en el estómago en ciertas circunstancias. Ofrece igualmente grandes recursos, en casos de envenenamiento por los ácidos, en razón de la facilidad con que se combina con estos cuerpos y de no ser nocivas las sales que resultan de esta combinación». Un poco más adelante (pág. 299), tratando del subcarbonato de magnesio, asegura que «sus usos son los mismos que los de la magnesia calcinada y se emplea mucho en los mismos casos». Y termina diciendo: «En fin, se emplea con mucha ventaja en casos de mal de piedra, que dependen de la superabundancia de ácido úrico». 4. Acción sobre la piel: Es interesante la acción del cloruro de magnesio sobre picores que quizá se deban a alteraciones de la piel o a lesiones nerviosas. Una criada no podía lavar sin sentir después picazones en las manos, que no la dejaban dormir, acompañados a menudo de eczema. Había sufrido muchos tratamientos sin resultado satisfactorio. Tomando 2 gramos de cloruro de magnesio diarios, le desapareció la molestia. Puede lavar sin inconveniente ni molestia. La señora de un médico sufría mucho de sabañones. Después de la ineficacia de los tratamientos preventivos y curativos, renuncia a ellos, comenzando a tomar un poco de cloruro de magnesio en el mes de septiembre. Con este tratamiento se pasó el invierno sin sabañones. Otras personas han constatado la eficacia del cloruro de magnesio como preventivo de los sabañones. Hablando concretamente de una enfermedad de la piel curada por las sales de magnesio, el doctor Delbet expone a qué se deben estos efectos curativos, dentro de su teoría general de la citofilaxia. Se expresa en estos términos: «Una dosis de 2 gramos de cloruro de magnesio, tomada por vía digestiva, no puede tener ninguna acción antiséptica sobre los microbios de las glándulas sebáceas. A causa, pues, de una modificación de las células, las glándulas triunfan de los agentes patógenos. Puede considerarse esto como acrecentamiento de la actividad celular. Yo repito que el magnesio debe considerarse como alimento, no como medicina». 5. Operaciones quirúrgicas e intoxicaciones de cloroformo: Varios efectos del cloruro de magnesio indicaban el uso de los enfermos antes de sufrir una operación: una reacción más rápida y eficaz contra las infecciones, desodorificación de las materias fecales y, sobre todo, su acción sobre el sistema nervioso. Se evita, ante una operación de esta clase, una emoción desordenada y el agotamiento que ella trae, mediante el uso regulador del cloruro de magnesio que, al cabo de unos cuantos días, proporciona una especie de equilibrio del sistema nervioso. También modera las sensaciones superexcitadas y, a la vez, da más energía. Un punto quedaba oscuro: su acción sobre el narcótico. Delbet hizo la experiencia sobre el cloroformo, realizando la prueba con conejos. En ella llegó a la conclusión de que varias dosis de inyecciones de cloruro de magnesio, administradas en los días anteriores a la operación, reducen la toxicidad del cloruro, por lo cual Delbet recomienda se practiquen inyecciones de cloruro de magnesio, como preparación a las operaciones quirúrgicas. El antes citado doctor Rodríguez Méndez, en su libro «Apuntes sobre Medicamentos», dice, a propósito de las sales de magnesio (pág. 404): «Los estudios de Mcltzer prueban que sus sales (cloruro y sulfato) poseen gran poder inhibitorio y anestésico. Bajo su acción ha efectuado (Meltzer) intervenciones quirúrgicas». 6. Los achaques de la vejez: Los avanzados en edad, por debilitación del sistema nervioso, tienen cierta rigidez muscular que se manifiesta en diversas acciones: la marcha es un poco sacudida, al bajar de una escalera necesitan apoyo... Personas de esta clase han recuperado, bajo la influencia del cloruro magnésico, la marcha flexible y elástica de su juventud. La primera manifestación de esta rigidez es una modificación de la escritura, que se hace irregular. En un grado más avanzado está el temblor senil. Todos estos inconvenientes, pequeños o grandes, desaparecen bajo la acción del cloruro de magnesio. En un hombre de sesenta y nueve años, el temblor comienza a disminuir a las tres semanas de tomar todos los días 2 gramos de cloruro de magnesio. Al cabo de cinco semanas, la escritura, que le era imposible desde hacía dos años, se hace normal. Una anciana de sesenta y siete años tenía, además de otros temblores más pequeños, temblor de los miembros superiores, con grandes oscilaciones, de manera que no podía llevar nada a la boca. Toma una dosis de 3 gramos por día. El temblor disminuye rápidamente. Cesa la dosis de cloruro magnésico, sobreviene a los pocos días el temblor. El cloruro de magnesio se lo hace desaparecer de nuevo y definitivamente. Las sales de magnesio obran también sobre algunos temblores patológicos y hacen desaparecer las sensaciones de calambres. Entre las enfermedades más propias de la vejez figuran las perturbaciones en la próstata, que se manifiestan en desórdenes molestos, frecuentemente penosos, a veces graves. Pues bien, en todos los desórdenes de micción, graves o leves, el uso regular de comprimidos de magnesio ha hecho desaparecer o disminuir el mal. Un anciano retentista completo se disponía a una operación de próstata. Como preparación para ella toma cloruro de magnesio. Y he aquí que comienza la mejoría, y sale curado del hospital, sin haber sido operado, por el benéfico influjo del cloruro de magnesio.
  16. 16. El aumento de la ración de magnesio detiene la evolución de la hipertrofia prostática, que es una plaga de la humanidad, y a veces la hace desaparecer. Además, parece ser un preservativo de los desórdenes prostáticos, pues los que lo usan comúnmente, no los han tenido. Las investigaciones que se han hecho sobre órganos muy importantes de los ancianos, nos dicen que las características de estos órganos afectados por la edad son la disminución del magnesio y el aumento del calcio; y, por consiguiente, la proporción, el equilibrio debido, disminuye entre estos dos importantes elementos. En los adultos el valor de esta proporción es doble que el valor de esta misma proporción en los ancianos. Esta disminución del magnesio no es un hecho secundario, ya que el aumento del calcio; y, por consiguiente, la propor- accidentes y caídas de la vejez. Por eso es necesario que el contenido en sales magnésicas de los alimentos sea tanto más rico, cuando la edad es más avanzada. El magnesio favorece la fijación del calcio allí donde su presencia juega un papel fisiológico normal, por ejemplo, en los huesos; mientras que lo elimina de las partes donde su presencia es patológica. Ejerce, pues, una acción reguladora. Al eliminar el calcio patológico, el cloruro de magnesio es un excelente preventivo de la hipertensión. Los depósitos de calcio, que hacen perder su elasticidad a las arterias, desempeñan un papel importante en ciertas hipertensiones y en los accidentes que de ellas provienen. La eliminación de estos depósitos calcáreos tiene, pues, una importancia grande en la práctica, que es favorecida por el cloruro de magnesio. Según esto, el magnesio resulta un medicamento muy indicado para evitar la arterioesclerosis. No hay contradicción en que el magnesio fije en unas partes del calcio y lo elimine de otras, pues el calcio se encuentra formando distintos compuestos en las diversas partes del cuerpo. La acción del cloruro magnésico también se manifiesta en la actividad cerebral. Un escritor agradecía al doctor Delbet el efecto de las sales de magnesio; pues, gracias a ellas, escribió su última obra con suma facilidad. El reuma también desaparece mediante la toma de la solución del cloruro de magnesio. Se deberá tomar en pequeñas dosis (una copita), mañana y tarde, hasta que se note la curación, con alguna breve interrupción. En el organismo débil de los ancianos los efectos del magnesio son magníficos; sin embargo, en el organismo lleno de vida de los jóvenes puede aún acelerar el ritmo vital produciendo efectos no saludables. Por eso, advertimos —dice Delbet—, por bien de los jóvenes, que no es conveniente que ellos abusen de ello, sino que lo usen con moderación. En las mismas ideas abunda el Dr. Pauchet antes aducido en su obra «Permaneced jóvenes» (página 57), cuando escribe: «Y para acabar este capítulo, dos palabras sobre el magnesio. Actualmente los médicos se ocupan mucho de la cuestión del magnesio introducido en el organismo como medio terapéutico. Se ha demostrado que, en todo individuo, la presencia del magnesio está en relación directa con el grado de vigor. Rico en magnesio al principio de la existencia, el organismo posee cada vez menos a medida que el individuo envejece y se torna senil. Parece ser que, para prolongar el período de vigor en el adulto, para combatir las diferencias orgánicas, la absorción de sales de magnesio prestaría grandes servicios». G) TERAPÉUTICA MAGNESIANA DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS Los efectos curativos del magnesio se extienden, en general, a todas las enfermedades infecciosas. Po- dríamos narrar minuciosamente casos de curación en distintas enfermedades, pero nos limitaremos a las líneas generales de esta materia. Iremos extractando, según lo hace el P. Manzanal, las observaciones y notas del doctor Neveu en las principales enfermedades que ha tratado. 1. Gripe y afecciones de las vías respiratorias: El doctor Neveu atendía desde 1923 a 1939 a los enfermos de las Hermanitas de los Pobres en Roche-fort-sur Mer. La cuarta parte de los ancianos, físicamente agotados, moría cada año de bronconeumo-nía, siendo tratados por los medicamentos usuales. El año 1934 comienza el doctor Neveu el tratamiento magnesiano en el asilo. Daba a todos los enfermos con fiebre la solución de cloruro de magnesio, en dosis de 125 centímetros cúbicos cada seis horas. Los efectos fueron excelentes: los enfermos curaban rápidamente. En el invierno de 1934-1935 vino una fuerte epidemia de gripe, que atacó a todos los ancianos. Todos salieron incólumes de ella por la solución de cloruro de magnesio. Ésta les cortaba la fiebre. Los que fueron atacados de bronconeumonía gripal, recibieron el mismo tratamiento, además se les inyectaba aceite alcanforado. Curaban todos en el espacio de tres a cinco días. En el mes de mayo, pasada la epidemia, había muerto en el asilo un solo enfermo de bronconeumonía gripal, mientras que la mortalidad en la ciudad había sido muy elevada. Este contraste inesperado fue señalado en el Ayuntamiento de la ciudad. En lo sucesivo los ancianos adoptaron este método curativo, y cuando se sentían indispuestos o con fiebre, iban a pedir a la Hermana Enfermera la solución de cloruro de magnesio a la que habían puesto el nombre de «la bebida que corta la fiebre». El doctor Neveu nos narra su propia curación. Sintiéndose insomne y con malestar general, aparecieron los síntomas claros de la neumonía. Acostado en el lecho, se hizo llevar la solución. Era un viernes cuando empezó a tomar la solución. Al domingo siguiente, aunque no perfectamente curado, se levantaba para visitar a un amigo
  17. 17. suyo que estaba enfermo. A partir de este momento, se puede decir que su neumonía había sido cortada por el cloruro de magnesio. Dice el doctor Neveu que ha tratado en su clientela desde 1934, no pocos casos de gripe, neumonía y bronconeumonía por el cloruro de magnesio, con un éxito constante: «He tratado en particular —son sus palabras— niños, en bronconeumonías consecutivas a la gripe o a la tosferina, que sin duda no hubieran curado por un tratamiento distinto del magnesio. Estas palabras del doctor Neveu se ven perfectamente confirmadas por las distintas observaciones que de cada enfermedad nos transmite. No es nuestro intento reproducirlas. Baste decir que la curación, en general, es rápida; si se ha dado al paciente una dosis suficientemente fuerte de la solución al principio de la enfermedad, habrá que aumentar esta dosis en cantidad o en número, hasta conseguir una mineralización magnesiana suficiente. Estas observaciones muestran el poder citofiláctico de la mineralización magnesiana en las afecciones pulmonares agudas, ya sean de gripe o bronconeumonía, pleuroneumonía o bronconeumonía. La solución magnesiana cura, en efecto, las enfermedades agudas de las vías respiratorias. La tosferina también ha sido tratada por la solución de cloruro magnésico. La experiencia fue hecha en un orfelinato en 1935. Es preciso comenzar el tratamiento muy a los comienzos, al notar la primera tos. De esta manera el tratamiento magnesia-no corta la tosferina. Comenzando un poco tarde, modera los accesos de tos y corta la enfermedad. Estos resultados en la tos ferina se pueden tener por ciertos, dado el suficiente número de casos tratados por el doctor Neveu. En un caso desesperado cuando la penicilina y la estreptomicina se mostraban impotentes para combatir la enfermedad, la. solución de cloruro de magnesio salvó del inminente peligro a una niña de siete meses. El tratamiento magnesiano posee igualmente una notable acción contra el asma, bronquitis crónica y el enfisema. El doctor Neveu nos dice: «He obtenido resultados admirables en enfermos que habían agotado todos los recursos de la terapéutica clínica, y que varias veces habían tenido tratamientos de aguas medicinales». A estos enfermos hacíales tomar por la mañana y por la tarde 125 centímetros cúbicos de la solución durante veinte días. Este tratamiento era renovado cuantas veces su estado de salud lo hacía necesario. En caso de crisis aguda, de congestión o de fiebre, les hacía tomar la misma dosis cada seis horas. Para el doctor Neveu el mejor tratamiento contra el asma y la bronquitis crónica es éste de la solución de cloruro magnésico. 2. Afecciones de otros aparatos: Restan todavía muchas enfermedades cuya curación puede realizarse por la solución de cloruro de magnesio. Es suficiente para nuestro intento mencionar las más principales. Comenzaremos por el forúnculo. El tratamiento magnesiano se opone a la evolución de un forúnculo, al principio de su formación. (Forúnculo, en lenguaje vulgar, «divieso».) Varios enfermos atacados de forúnculos y que habían ensayado todos los remedios, se han curado con el siguiente tratamiento: 125 centímetros cúbicos de la solución de cloruro de magnesio, mañana y tarde, durante veinte días. Los forúnculos que tenían tendencia a renovarse, reventaban después de un corto período inflamatorio; luego desaparecían definitivamente. El tratamiento magnesiano es, a juicio del doctor Neveu, el mejor tratamiento de la forunculosis. El doctor Neveu también ha curado por este tratamiento varios ántrax. La intoxicación alimenticia también ha desaparecido por la solución de cloruro magnésico. Asimismo la enfermedad de eczema desaparece mediante el tratamiento magnesiano. La dosis es de 125 centímetros cúbicos, mañana y tarde. Se registran varios casos de poliomielitis curada por el mismo tratamiento. La poliomielitis se distingue clínicamente como una atrofia muscular. Dos observaciones nos muestran la eficacia del cloruro de magnesio en el período agudo de la poliomielitis. Una tercera observación nos muestra que, administrado dos meses después de los primeros síntomas, ha hecho desaparecer una atrofia muscular y una parálisis que, sin duda, hubieran sido definitivas. El doctor Neveu ha aplicado el tratamiento magnesiano a todos los enfermos atacados de erisipela, ostiomielitis, escarlatina, sarampión y adenitis, para los cuales ha sido consultado. Bajo ¡a influencia de este tratamiento, las curaciones son siempre rápidas. En particular ha experimentado curaciones muy interesantes en erisipela y ostiomielitis. Ningún enfermo de ostiomielitis ha tenido que sufrir intervención quirúrgica; todos se han curado perfectamente por el cloruro de magnesio. Los atacados de estas cinco enfermedades últimas no tienen complicaciones con otras enfermedades infecciosas, tratados por la solución del cloruro de magnesio. H) TERAPÉUTICA MAGNESIANA DE LA DIFTERIA En las primeras horas de un jueves, el doctor Neveu es llamado junto a una niña de nueve años atacada de una angina sospechosa. La niña presenta señales claras de una difteria grave. El análisis de los bacilos de sus amígdalas confirmó el diagnóstico. Para atacar la enfermedad, había que inyectar a la niña suero a grandes dosis, como lo había hecho el doctor Neveu en muchos casos con feliz resultado. Con el fin de evitar las perturbaciones
  18. 18. debidas al suero que pensaban inyectar, el doctor Neveu prescribió la solución siguiente: Cloruro de magnesio cristalizado, 28 gramos; agua natural, como disolvente, medio litro. Esta solución debía ser tomada en tazas de café, cada cuatro horas. El sábado por la mañana pasa por la casa de su enferma y comprueba con admiración que está en vías de curación. A las cinco de la tarde vuelve junto a la enferma. Había acabado de tomar la solución, y ya estaba curada. Es preciso reconocer que el cloruro de magnesio había curado una difteria, como lo hubiera hecho el suero, si se hubiera administrado. Esto lo veremos confirmado a medida que se multipliquen las experiencias del doctor Neveu y sus compañeros de profesión. El cloruro de magnesio no ha obrado como antibiótico o como un suero, los cuales, o bien atacan directamente la vitalidad de los microbios, o bien neutralizan sus toxinas. No ha podido causar la curación más que por una acción favorable ejercida sobre el mismo organismo. Esta es la citofilaxia del cloruro de magnesio de que hemos hablado antes, es decir, el aumento de vitalidad de las células que las hace triunfar por sí solas de los microbios, según la doctrina del doctor Delbet confirmada por mu- chas experiencias. Y si éste es el método de obrar del cloruro de magnesio, es claro que no es un remedio particular y específico de la difteria, como lo es el suero antidiftético, y que la inmunidad que proporciona no debe ser limitada a la sola difteria, ya que, fortaleciendo el organismo, lo dispone para superar ésta y otra infección cualquiera que sea su clase. El doctor Neveu ha tratado con este método otros cinco casos con los síntomas y exámenes positivos de los bacilos de la difteria (bacilos de Loeffler). Todos se han curado rápidamente, después de haber tenido gran cuidado de probar que se trataba de casos de difteria. Neveu, seguro de la eficacia de su método, ha suspendido los exámenes bacteriológicos y la redacción de las observaciones clínicas, que ya no tenían interés para él, y en los años siguientes trató por la solución de cloruro de magnesio al 20 por 1.000 más de 60 casos de anginas diftéricas, siempre con feliz resultado. Notemos solamente que el doctor Neveu, en un caso difícil de difteria, en el que después de siete días de tratamiento por la solución de cloruro de magnesio no aparecía franca mejoría, usó una inyección antidiftérica de 10.000 unidades, continuando el tratamiento por la solución de cloruro de magnesio con una sola dosis. Este tratamiento dio por resultado la curación del paciente. Las 10.000 unidades de suero, dosis mínima y tardía, no bastan según el doctor Rouche, para justificar la curación de este caso. La dificultad provino de haber comenzado tarde el tratamiento, que fue al cuarto día de la enfermedad, viniendo a aumentar la dificultad el frío y la falta de higiene. En 1943 el doctor Neveu se conmovió, al saber que sus colegas estaban insuficientemente armados contra la difteria por la escasez de sueros, y que ésta hacía estragos lamentables. Entonces creyó deber suyo dar a conocer un tratamiento cuya eficacia había experimentado. Reveló, pues, las observaciones clínicas de cuatro nuevos casos de difteria, tres de los cuales eran ex- tremadamente graves, confirmados todos por el laboratorio, y dirigió estas observaciones juntamente con las precedentes al doctor Duvic, Inspector-Médico de la Charente-Marítima. Este comunicó los documentos al director regional de la Salud y Asistencia de Poitiers. Ellos me impulsaron —escribe Neveu— a publicar sin retraso un artículo en la prensa profesional. El primero de enero de 1944, el diario de medicina «Concours Medical», me incluía una nota sobre el tratamiento de la difteria por el cloruro de magnesio...» El quince de abril del mismo año publicaba otro artículo el «Concours Medical». He aquí una síntesis de sus ideas: Desde hace diez años he tratado con éxito más de sesenta casos de difteria por la solución siguiente: Cloruro de magnesio cristalizado, 33 gramos; agua ordinaria, como disolvente, 1 litro. Empleo esta solución en dosis de 125 centímetros cúbicos que se toman de una vez o en el espacio de cinco minutos. Después de dos horas, viene una segunda dosis de 125 centímetros cúbicos. Esta dosis se renueva cada seis, ocho o doce horas, según la gravedad del caso. Las dos primeras dosis, bastante próximas, permiten obtener rápidamente una concentración sanguínea suficiente. El intervalo de las dosis siguientes tiene por fin mantener o disminuir progresivamente esta concentración, según el estado del enfermo. Este tratamiento es sumamente sencillo y rápido. Frecuentemente el análisis del cultivo de los bacilos llega del laboratorio, cuando el enfermo está casi ya curado, pues el examen del cultivo se hace después de diecisiete horas. No he tratado niños menores de cinco años. La dosis para éstos debería reducirse a 100, 80 ó 60 cen- tímetros cúbicos. Hasta aquí la exposición del doctor Neveu. Con este artículo comienza a extenderse, con feliz augurio, el procedimiento del doctor Neveu. Llega a muchos médicos y será presentada a la Academia de Medicina una comunicación sobre él. Vamos, pues, ahora a decir algo sobre la acogida y resultados del nuevo método expuesto en este artículo. Los mismos doctores nos cuentan cómo lo recibieron y con qué resultados lo aplicaron. Naturalmente, la primera reacción no fue de franca acogida. Se mostraban indecisos ante el tratamiento; pero, después que experimentaron los mismos efectos que el doctor Neveu, la acogida fue incondicional. René Fortin lo empleó, por primera vez, con un poco de escepticismo. El resultado fue rápido y feliz. Cree que la

×