• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Etica y sexualidad_2012
 

Etica y sexualidad_2012

on

  • 1,618 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,618
Views on SlideShare
1,618
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
32
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Etica y sexualidad_2012 Etica y sexualidad_2012 Document Transcript

    • ETICA Y SEXUALIDAD ¿SE PUEDEN COMPAGINAR?La primera observación que hacemos al entrar en el campo de la moral aplicada a lo quese quiera: a los negocios, a la política, a la docencia… y, por supuesto también a lasexualidad, es que en cuestiones morales no basta decir: “Yo soy auténtico, yo soysincero; yo soy así; yo pienso así y obro de acuerdo con lo que pienso”. No basta,porque “auténtico” es un adjetivo y hay que ver a qué sustantivo califica. Porque si unoes un criminal, un ladrón, un “puerco”…, no se adelanta nada con que sea un “auténticopuerco”.Abundan lo que dicen: “Yo soy sincero, y eso basta”. No basta ser “sincero”, hay queser “verdadero”, adherirse a los verdaderos valores. Hay muchas personas sinceras, pero están “sinceramente equivocadas”“Yo sigo mi conciencia”. Tampoco basta, a no ser que usted se preocupe por iluminaresa conciencia; de lo contrario tenemos a un ciego que pretende guiar a otro ciego: unainteligencia miope que pretende guiar el instinto. “Mi intención es recta y eso essuficiente”. No lo es: la índole moral de una conducta no depende solamente de laintención subjetiva…Por estas y otras razones trataremos de elaborar esta ETICA SEXUAL, partiendo decriterios objetivos, tomados de la naturaleza de la persona y de sus actos. El misteriode la persona tiene que estar en la base de toda moral y, entre todas, de la moral sexual.En otras palabras, tenemos que partir de los datos que nos proporciona unaAntropología de la Sexualidad que nos muestra claramente los SIGNIFICADOSHUMANOS DE LA SEXUALIDAD. Para determinar lo que el hombre “debe ser” –en cualquiera de sus actividades libres- es preciso partir de “lo que es”, de las exigenciasde la persona total, con todas sus dimensiones. El “quehacer” del hombre, en su aspectoético, está orientado por su “ser”.Ahí está la NORMA, la clave, el metro que nos permite medir si un acto libre es buenoo malo.Un comportamiento sexual es bueno si “personaliza” o “tiende a personalizar” alhombre y a la mujer. Un comportamiento que no responde a las exigencias objetivas dela persona humana total, se vuelve “ipso facto” negativo, deshumanizante. La sexualidad es una cosa buena Pero el hombre puede usar mal las cosas buenas…No seguiremos una ética hedonista y utilitaria, esa que suelen vender los medios decomunicación social como artículos de consumo y de diversión, esa ética “Play boy”,hija de la Revolución Sexual “permisivita”…
    • Tampoco volveremos atrás, a una ética estética, con normas inmutables, rígidas,centradas en la “procreación”, que fácilmente vinculaba sexualidad con pecado.Partiremos de una ética sexual personalista, que tiene en cuenta los datos de la biología,de la psicología, de la filosofía y otras ciencias humanas auxiliares.En nuestras reflexiones suponemos que el lector admite la existencia de Dios; pero noinsistiremos en la dimensión teológica de la sexualidad. El que tiene una “cosmovisióncristiana” sabrá integrar en ella lo que la razón va descubriendo. La voluntad de Dios,por otra parte, está escrita en el hombre mismo, pensado y creado en Él.No descenderemos a temas particulares de moral sexual, que se prestan a largasdiscusiones, nos limitaremos a señalar los principios, los criterios básicos que nospermitirán distinguir el trigo de la cizaña.Para esto hemos escogido una lista de AFIRMACIONES FUNDAMENTALES quereaparecen constantemente en los autores que abordan estos temas, porque pensamosque lo más importante es entregar elementos de juicio que ayuden a discernir lo buenode lo malo en el comportamiento sexual.Advertimos también desde el principio que aquí nos limitamos a proponer un IDEAL,sin por eso desconocer el hecho de que cada persona es única y es un “ser histórico” enproceso permanente de maduración para alcanzar la plena posesión de sí mismo. Elhombre está llamado a crecer hacia la madurez afectivo sexual en apertura yreciprocidad, integrando la sexualidad en al pedagogía de la comprensión y de lagradualidad.Advertimos también desde el principio que aquí nos limitamos a proponer un IDEAL,sin por eso desconocer el hecho de que cada persona es única y es un “ser histórico” enproceso permanente de maduración para alcanzar la plena posesión de sí mismo. Elhombre está llamado a crecer hacia la madurez afectivo-sexual en apertura yreciprocidad, integrando la sexualidad en el conjunto armónico de la persona. Hay queaguantar las lentitudes y seguir la pedagogía de la comprensión y de la gradualidad.Tampoco olvidaremos algunos condicionamientos culturales, que influyendecisivamente en el ejercicio de una sana sexualidad.Recordemos que no se educa la sexualidad; solamente la persona leude se objeto deinflujos educativos…Veremos más adelante que hay que educar para el amor, a no ser que alguien considerea la Pedagogía como “la ciencia que enseña a recuperar la animalidad originaria”.3.4.8 CRITERIOS BÁSICOS PARA UNA ÉTICA DE LA SEXUALIDADSe oye decir por allí; El ejercicio de la sexualidad es lo más natural que existe”; pero seolvida que hablar de naturaleza y de natural con respecto al animal y con respecto alhombre, es hablar de cosas diferentes.
    • El animal es irracional y en él la sexualidad es un instinto que depende exclusivamentede la acción de las hormonas sobre el sistema nervioso. En él es automático einconsciente.El hombre es racional y, en realidad, no tiene instintos programados, estereotipados;siente necesidades, pulsiones, pero no dispone de automatismos para satisfacerlascorrectamente. Para eso tiene la corteza cerebral sede de la inteligencia y de la libertad,que le permiten imponer a su sexualidad condiciones y límites humanos.La sexualidad humana es muy poco programada. Corresponde al hombre estructurarlaconsciente y libremente, de acuerdo con una imagen de sí mismo, modelada por elámbito cultural que le rodea. La educación, en esto, es decisiva.No podemos identificar sexualidad animal y sexualidad humana, porque ésta, si quiereser humana, tiene que evolucionar no en forma ciega, sino lúcida y en un contexto delibertad.Lo espiritual, en el hombre, tiene que hacerse cargo de lo erótico y de lo instintivo,porque se trata de ser hombres y mujeres en un mundo humanizado y no machos yhembras de un mundo animalizado.No es malo satisfacer “humanamente” los instintos, los impulsos sexuales, lo que esmalo es dejarse dominar por ellos, porque eso limita la libertad. Y hay veces en queuno debe dejar de satisfacer los impulsos del sexo… sin que eso amenace la propia vida. No sucede lo mismo con las exigencias del hambre, la sed, la necesidad dedormir. El instinto sexual es un “instinto de lujo” decía Marc Oraison. Decir que elsexo es “puro instinto” equivale a decir que es una actividad que3 debe satisfacerse demanera inevitable, y que es imposible controlar…, lo cual es un disparate. Sinembargo eso es lo que piensan muchos que es una necesidad biológica como cualquierotra… a. El ejercicio genital del sexo no es una necesidadEl acto sexual no es necesario para la sobrevivencia del individuo. No se muerte porfalta de sexo, pero puede morirse por falta de afecto. Pensar que es una “necesidad”lleva a comportamientos caprichosos e inmaduros. Hay que repetirlo, porque algunosidentifican “virilidad” (personalidad) con “capacidad genital”.Y no faltan padres que impulsan a sus hijos (varones) a un ejercicio prematuro del sexo:“Tienes que demostrar tu “virilidad”, les dicen… y festejan sus conquistas sexuales o,peor, los orientan a casas de prostitución. Esos hijos se convierten, a la larga, enmáquinas automáticas, irracionales y sin voluntad.El acto sexual no es una necesidad. Nuestra relación con el otro sexo es siempresexuada, pero no necesariamente “genital”. Varones y mujeres podemos abstenernosvoluntariamente de la actividad sexual por motivos superiores, sin comprometer nuestrarealización.
    • Algunas mujeres creen que la maternidad física es un “destino fatal de la mujer”. Es unprejuicio malsano. Es inútil, incluso, que una mujer sea materialmente “madre” si no loes espiritualmente. Los hijos, como personas, son más fruto del amor educativo que de la biología.La actividad sexual debe partir de la libertad, de la autonomía `personal y no de unaobsesión asfixiante, centrada en el sexo.Volviendo al tema: el sexo humano no es estereotípico como el sexo animal, que tienemetas fijas, épocas de celo. El sexo humano no es puramente instintivo: está sujeto alaprendizaje, es maleable, plástico, no está programado como el del animal; puede serpuesto en función de un “proyecto de vida” elegido libremente por cada uno. Según seael aprendizaje en el campo sexual, el hombre se realiza…, o no se realizaabsolutamente.b. En el acto sexual la ética exige que se acepten y se respeten los datosbiológicos (genéticos, fisiológicos, anatómico)Expliquemos esta afirmación abstracta.La relación sexual entre personas debe realizarse en la “diferencia sexual”, en laheterosexualidad, no en la homosexualidad. Es cierto, puede existir amor y amoroblativo en otras formas diferentes de amor interpersonal; varón con varón, mujer conmujer. Pero cuando se trata del acto sexual, del ejercicio biológico, hay que tener encuenta, las estructuras naturales de la sexualidad y personalizarlas. Si hay unaperversión o desviación de la estructura sexual, se destruye la sexualidad como lenguajede amor oblativo. Es decir, hay que tener en cuenta la finalidad inscrita en la mismanaturaleza humana. La facultad sexual exige alteridad, complementariedad de sexos, yse ordena por sí misma a la generación. Hay que respetar esa función importante –lageneración-, sin afirmar que sea exclusiva.Así, pues los datos biológicos no hay que echarlos al olvido. No hemos de centrarnosen este aspecto abstracto, fisicista, pero tampoco dejarlo de lado a la hora de juzgar lamasturbación, el control egoísta de la natalidad, la homosexualidad… Esta no es una“variante normal” el lado de la heterosexualidad. Es una anomalía, una deficienciaestructural que incapacita al acoger al otro como diferente y dificulta la planificaciónhumana. ¿Qué sentido tiene un acoplamiento entre machos?3.3.9. La sexualidad humana desborda su significado procreador: apunta más allá de su función biológica. a. Un signo de que no es la procreación la única finalidad, es que en el hombre la sexualidad no ejerce únicamente en los períodos de celo, sino que tanto la atracción como el comportamiento sexual son continuados y dejan amplio margen a la creatividad.
    • Es cierto que los primates subhumanos ya dan indicios de una actividad sexual no solamente reproductora, pero esto, exigido por el proceso de la cría, no pasa de ser un signo de que son un eslabón intermedio. Para los animales el sexo es un dar y recibir puramente biológico. Los animales se acoplan, las personas se encuentran. b. Una pregunta se viene discutiendo desde hace 80 años: ¿es la procreaciónel fin primario?; ¿procreación ayuda mutua?Los documentos eclesiales, frenados por la discusión, han evitado la jerarquización defines en el matrimonio. Esos Documentos colocan en el mismo plano el bien de loscónyuges, la comunión progresiva, el amarse más (fines personales) t el bien de laespecie: procreación y educación de la prole.Existe bastante confusión. Pero ya Pío XI, hacia el año 1930, consideraba el amorcomo ç”causa primera y razón de ser del matrimonio” contemplado en su integridad.Una unión huérfana de amor, por muy fecunda que sea, es contraria al Plan de Dios.Hoy se ha pasado de la sexualidad reproductora a la sexualidad relacional. Lasexualidad pertenece a una persona destinada a realizarse en una relación interpersonal.La relación se establece con alguna forma de lenguaje.El perfeccionamiento actual de los anticonceptivos ha llevado a una situacióntotalmente nueva en la historia de la pareja. Entre otras consecuencias llevó a unacomprensión menos biológica y procreacionista de la sexualidad3.4.9.1.El Sexo es un lenguaje, una forma privilegiada de expresar el amor través del cuerpo.Si es un lenguaje tiene que atenerse a las reglas de juego del lenguaje.Si no expresa el amor se convierte en una mentira trágica.Esto merece una Fundamentación mayor. a) Sabemos por la Antropología Filosófica que el hombre es una unidad bipolar. “La victoria más insigne de nuestro siglo es la superación del dualismo”, decía Merleau Ponty. Hay en el hombre una sola actividad psicoorgánica, psicosomática. Nada humano es puramente sensible, corporal; nada humano es puramente espiritual. Todo lo corporal es “personal” el trabajo, el hambre, el sexo, la misma muerte. Porque organismo y psique son dos factores estructurales, dos raíces metafísicas del “yo-uno”·, dos subsistemas de un único sistema total; el hombre (como diría X. Zubiri).Superando el dualismo ¿a que llamamos “cuerpo” en Filosofía?El cuerpo es el lugar de mi expresión y punto de partida de mi relación con el mundo ycon los demás, condicionado por el espacio-tiempo.Es la psique que se autoexpresa en lo orgánico.De este modo todo el cuerpo es lenguaje, interioridad que se manifiesta, epifanía del yo.
    • Mi alma puede ser vista en mis ojos, puede ser oída en mi voz. b) De manera que lo biológico en el hombre queda humanizado, espiritualizado: la alimentación se transforma en banquete, el crecimiento en proceso de maduración humana, el instinto en deseo consciente… ¿Y la sexualidad? Pasa a ser encuentro personal, lenguaje. Las palabras, los saludos, las miradas, los abrazos, las caricias… son todas formas de lenguaje que revelan un mensaje íntimo y profundo que el espíritu deposita en esos gestos.El beso es algo más que la yuxtaposición de dos músculos orbiculares inclinados enestado de contracción.El acto sexual, en el matrimonio, no es un juego de órganos, un acoplamiento agradablea nivel de piel y de glándulas, sino un diálogo entre dos personas, un gesto de entrega ycomunión. En ese momento varón y mujer se están hablando, se están diciendo: “Túeres la persona más importante de mi vida, te quiero, te aprecio, tú significas muchopara mí”. El acto sexual puede ser un signo de reconciliación, un modo de resolverconflictos, de aliviar tensiones, de agradecer… c) En los casados hay una amplia gama de contactos sexuales. Tratándose de novios el lenguaje tiene sus límites, deben educar la sensibilidad y la sensualidad. Si adoptan sistemáticamente formas de contacto que normalmente conducen a una fuerte excitación sexual (con orgasmo o sin él), comprometen el sano desarrollo de la comunicación y por eso mismo es éticamente inaceptable. Porque en ese caso la sensualidad acaba monopolizando la relación, empobreciéndola y desvirtuándola. Habría que preguntarse si se manifiestan el amor o tratan de saciar la avidez sexual… De ahí que en los enamorados tiene que haber un esfuerzo serio de autodominio y de respeto al otro. La actitud interior es decisiva. También se han de tener en cuenta las diferencias psicológicas entre varón y mujer, Eustace Chesser, un médico inglés reconocido por su apertura y su larga experiencia con la juventud, relata el caso de Juan joven que, después de mucha resistencia, para no perder al muchacho, cedió en tener su primera relación sexual: se entregó. Profundamente chocada comenzó a llorar, mientras que él comenzó a fumar tranquilamente un cigarrillo como si nada hubiera pasado…, y todavía le pareció mal que ella llorara. Son muy distintas las condiciones biopsicológicas.3.4.9.2.La sexualidad humana afecta profundamente las relaciones interpersonales a) El animal se acopla sexualmente a nivel genital, pero, carente de autoconciencia, forma bloque con el entorno, ignora al compañero “en cuanto otro”, en cuando distinto de su “yo”, de ese yo que no tiene. El hombre, en cambio, es una estructura abierta en su doble aspecto de indigencia y de oblatividad.
    • En el hombre la sexualidad trasciende lo puramente genital, colorea el psiquismo y lasrelaciones interpersonales con un matiz masculino o femenino, favorece la apertura almundo de tú, hace que la persona tome conciencia de su esencial referencia “los otros”.Además tiende naturalmente a la construcción de un “proyecto de vida en común”.La sexualidad no pervertida permite que se descubra el carácter personal de todoindividuo humano, que es “otro yo”, un sujeto, un fin-en-sí, que nunca puede ser tratadocomo objeto. La sexualidad es un factor de personalización. Esto no es puraespeculación abstracta. Un estudio tan cientificista como el “informe Hit” llega a laconclusión de que el aspecto más positivo y más valioso del comportamiento sexualhumano, es lo que significa este gesto como expresión de amor, de entrega, de ternura. b) Dentro de la Antropología del Antiguo Testamento, el bíblico “hacerse una sola carne” significaba no sólo la simple unión física, sino la entrega total de dos personas. c) En la relación de pareja lo principal no es lo biológico, lo genital y sus actos; tampoco la emotividad despertada por los valores de atracción sino el rol de una persona a otra, significado, expresado y acrecentado por la sexualidad. d) La ética cristiana está indiscutiblemente centrada en el amor: “toda la ley” se resume en esta sola palabra. El cristiano tiene que potenciar todo lo que significa altruismo, generosidad y entrega, y debe oponerse a todo lo que signifique cerrazón y egoísmo.3.5. LA SEXUALIDAD VA MÁS ALLÁ DE UNA RELACIÓN INTIMISTA “YO-TÚ” SE MUEVE EN UN HORIZONTE SOCIAL.Sirve para construir el “nosotros”, dentro de un clima de relaciones interpersonalescruzadas. No por ser “personalista” el comportamiento sexual se convierte en unaconducta “individualista” (…) La sexualidad no es un asunto que pasa entre dos, elcomportamiento sexual se abre al nosotros social”. 3.5.1. La sexualidad plena tiene que vivirse en situación conyugal. a) La primera apertura se da en la familia. En ella el amor y la fecundidad –los dos sentidos inmanentes de la sexualidad humana- pueden realizarse.El amor, en efecto, en su triple dimensión de “sexo”, “eros” y “ágape” (amor – don)tiene que ser indivisible (uno con otro) e irreversible (para siempre). Nadie le dice a suesposa: “Te amaré por un año y tres meses”…Se habla mucho del “amor libre”… ¿libre de qué?, ¿de responsabilidades?, ¿deconsecuencias?... ¿abandonado al capricho y a la traición?La conyugalidad es una invitación a lo definitivo, a la permanencia fiel, a la unión másprofunda entre dos personas, a la encarnación del amor en los hijos, a una vidacompartida en su totalidad. No sólo las leyes del amor, sino también el bien de los hijospide la estructura monogámica indisoluble.
    • Hablamos de las leyes naturales. Los novios son libres para casarse o no, pero no para“descasarse”…, porque han entrado en una institución Natural que tiene sus leyes. Noes una Institución creada por un contrato libre; las leyes del matrimonio las dictó elCreador, por el simple hecho de hacernos varón y mujer. El peligro número uno de la “revolución sexual” Es la ruptura de la relación entre sexualidad, amor y matrimonio Se está pasando del “matrimonio institución” Al “matrimonio asociación”. b) La víctima de los hogares desechos son los hijos, pero indirectamente sufre toda la sociedad. La ley civil debe proteger la estabilidad del matrimonio. El “tú” y “siempre” exigen algún amparo social. Todas las culturas, por otra parte, ejercen algún control sobre las manifestaciones sexuales, en vistas del bien común, fin de la sociedad organizada. La misma biología apoya la estabilidad de la situación conyugal. El hecho de la continuidad del impulso sexual –ausente en los animales que tienen su época de celo- contribuye, en los humanos, a la solidez de la pareja y asegura el cuidado de los hijos. Los hijos vienen al mundo como partos prematuros. Portmann, un biólogo suizo, decía que nacen como partos prematuros. Portmann, un biólogo suizo, decía que nacen “con 18 meses de anticipación”. Y eso es un hecho providencial, teleológico: tiene una finalidad, porque le proceso de maduración del cerebro, al darse fuera del seno materno, en el ambiente extrauterino mucho más rico, favorece el desarrollo del psiquismo humano. Los hijos, además de romper el círculo cerrado de los esposos, les exigen a ellos un compromiso con la sociedad, por la historia que inauguran. 3.5.2. El ejercicio de la sexualidad debe insertarse en el marco de las estructuras sociales. a) La pareja, que se beneficia de las estructuras sociales, debe lógicamente comprometerse con ellas, toda vez que es la célula de la sociedad. En una palabra, la relación sexual plena exige un proyecto de vida en común, socialmente reconocido. Antes de casarse son revolucionarios de los que queman llantas para luchar contra las injusticias. Una vez casados, de incendiarios pasan a ser bomberos… su familia se aburguesa se atrinchera en el bunker del hogar y se empobrece. La familia se construye abriéndose b) De esta dimensión social se deduce una consecuencia: la sociedad tiene el derecho y la obligación de ejercer cierta vigilanciasobre las manifestaciones de lo sexual, en el campo del pudor, por ejemplo, en vistas del bien común. Pero en esto hay que tener en cuenta que “las manifestaciones del pudor social” estas sometidas a la variabilidad de los tiempos y de las culturas”, como nos enseña
    • la etnología. El pudor, la vergüenza es “como la defensa psicosomática de la intimidad personal, cuando está amenazada”: revela la voluntad de no dejarse poseer como objeto. La persona quiere ser visita como persona y no como sexo. Un humorista norteamericano ha escrito, no hace mucho, que para la vista del “play-boy” la hoja de parra ha cambiado de sitio: lo que ahora cubre es el rostro de la mujer… Repetimos sin embargo que “existe gran flexibilidad en la barrera del pudo. No es la cantidad de ropa lo decisivo”. Garaudy afirma haber encontrado más pudo y santidad en los campos de nudistas que en muchos ambientes “decentes” llenos de hipocresía. Con todo, el vestido no se abandona tan fácilmente: salvaguarda la dignidad personal, crea cierta distancia y conserva una saludable tensión entre los sexos. Estímulos eróticos excesivos acaban incluso por causar inhibición. Hay un erotismo que “elimina toda la dimensión humana del eros” y la preocupación se centra en lo físico, en el placer egoísta, para conseguir con la técnica más eficaz la mayor satisfacción posible. El cuerpo no es lugar de cita, ni sendero de comunión, sino un simple pedazo de carne que alimenta y sacia la soledad y el vacío interno. Y el mismo sujeto que así lo ofrece se destroza como persona, pues lo entrega como una vulgar mercancía a quien vaya pagando mejor.c) Los MCS si son prudentes, debieran “contar con la inmadures y la fragilidad de los niños, jóvenes y otras personas débiles en lo humano”. Pero todos, no solamente los niños tienen derecho a no verse perturbados por ciertas exhibiciones eróticas que resultan provocantes, porque rayan en lo obsceno y pornográfico. La pornografía presenta un material erótico deshumanizante que estimula fuertemente la imaginación y excita los instintos ya por sí difíciles de dominar. Rebaja el sexo y lo reduce a simple pasto de la curiosidad erótica Sin suplantar la libertad la libertad con la ley, corresponde a la censura controlar los excesos, cuando existe una agresión continua al derecho de tranquilidad afectivo-sexual que tiene la gente, y cuando corre peligro de degradarse los valores humanos del amor y la sexualidad. Sin embargo, en una época de tanta permisividad no fácil de controlar y de frenar, sin descuidar la responsabilidad social, hay que insistir más en la responsabilidad personal. En una palabra, hay que educar la mirada y lograr una madurez sexual que sea capaz de resistir todas las embestidas del ambiente. Ahora que ha llegado la pornografía electrónica, ya no hay posibilidad de controlar su invasión. El ávido de sexo puede tener imágenes de modelos, desnudarlas y manipularlas en su casa, según las necesidades de sus fantasmas. Es el “porno interactivo” hech0o a la medida de cada uno, que va creando enfermos mentales, personas frustradas, resentidas, amargadas, nihilistas… sin valores por los cuales valga la pena quemar la vida.
    • 3.6. LA SEXUALIDAD ES AMBIGUA, PARA SER HUMANIZANTE DEBE EXCLUIR TODA FORMA DE LIBERTINAJE. a) La sexualidad es una cosa buena, pero el hombre puede usar mal las cosas buenas. El cuchillo, que sirve para compartir el pan de la mistad, puede convertirse en el puñal del asesino. El P. Fabbri escribió un artículo con este título: “La sexualidad, un lenguaje de vida”. Pero tuvo que añadir enseguida: “¡Cuántas veces pasa a ser un lenguaje de muerte!”Decir que la sexualidad es ambigua significa afirmar que “no alcanza automáticamentesu finalidad, si no interviene la cooperación responsable del hombre”. Es un lenguajede entrega y generosidad, pero también puede convertirse en medio de placer egoísta, dedominio y de violencia.Si es cierto que en torno a la sexualidad se han escrito maravillosas páginas de amor,también es cierto que se han realizado páginas tristes de violencia, de agresión, deatropello a derechos humanos fundamentales. Pensemos en las violaciones, en el usoque se hace de la mujer en la publicidad y en todas las formas de machismo. ¿Dóndequeda el respeto al carácter personal del otro? Toda cosificación es inhumana,tremendamente destructora de la persona.Sir Laurence Olivier pudo decir de Marilyn Monroe: “Marilyn ha sido explotada hastamás allá de lo imaginable”. Dos semanas antes de suicidarse Marilyn declaró en unreportaje: “Algunas veces me invitan a sitios para adornar la cena, como si se invitara aun músico, para que tocara el piano después de la cena.Y una se da cuenta de que no es invitada por sí misma, sino que es considerada como unobjeto de decoración”Ciertos “machitos” que andan sueltos, tratan a las mujeres como pañales: “úsela ytírela”.b) ¿Por qué los programas baratos de cine y televisión (los comerciales) vinculanestrechamente hechos de violencia y actitudes sexuales de erotismo egoísta y a menudopornográfico? ¿No será que tarde o temprano el sexo sin amor conduce a la muerte realo simbólica, realizada en un clima de violencia? Si falta el amor, seducción y violenciavan fatalmente acollarados. Incluso anatómicamente, en el tronco cerebral los centrosdel sexo y de la violencia están muy próximos. Excitando el uno despierta el otro ¿Losabría el Marqués de Sade? Por lo menos… ¡lo vivía!Llega el momento en que el que cede a los impulsos no es capaz de postergar ningúndeseo. La razón es clara: en la sexualidad se alcanza un placer sensible muy agudo, quepide repetición inmediata y obsesiva, sin que importen los valores personales.Por algo Freud insistía en que es preciso conciliar el “principio realidad” con el“principio placer” (la libido). Y no sabemos si Juan pablo II pensaba en Freud cuandoel 5 de noviembre de 1980 dijo algo parecido: “Es necesario conciliar lo erótico con loético”.3.6.1 No se debe confundir sexo con amor
    • Hay una expresión ya consagrada por el uso: “Hagamos el amor”..., y se refiere al actosexual. El amor o existe o no existe, no se puede “hacer” con el coito. El sexo noorigina amor: es mediador, expresión del amor, requiere amor, pero en sí no es amor.El amor es mucho más amplio. ¿Qué es? Es más fácil sentirlo que definirlo. Digamosque, en los casados, es la comunión integral de dos personas, una relación deintegración plena, física, psicológica y espiritual.3.6.2. El amor es algo más que un sentimiento. a) Es un sentimiento, sí en sintonía que no tiene explicación, algo imprevisible, juguetón, que pone en marcha la emotividad y provoca el enamoramiento. En él entran en juego los valores de atracción del otro o de la otra; la belleza, la riqueza afectiva, la inteligencia, éstos a veces ejercen una fascinación irresistible (to fall in love). La atracción puramente sexual queda integrada, transformada, embellecida por el “eros”. Es una etapa en la que los novios se conceden todo, se perdonan todo… y hasta los vicios del otro parecen virtudes excelsas. El enamoramiento posee un encanto que no debería desaparecer nunca del corazón de la pareja. b) Pero es un sentimiento frágil, inquietante, huidizo, que se esconde y reaparece, que así como llega puede esfumarse. ¡Cuántos hay que se “enamoran” o “desenamoran” al unísono de sus sentimientos! A veces los enamoramientos son como fuegos artificiales, se encienden, derraman un poco de luz, hacen más o menos ruido y luego se apagan, para dejar como reliquia ingrata un poco de polvo negro que el viento se llevará. Los sentimientos son como yoyos, suben y bajan alternativamente según por donde vayan las hormonas. Como cantaba aquel tango: “Hoy un juramento, mañana una traición, amores de estudiante flores de un día son”. Los que se casan en la borrachera del enamoramiento sin haber profundizado el amor no ofrecen garantías de futuro. c) Para superar la crisis que se da sobre todo en los casados, debe reforzarse el eros como el “amor de amistad”, la filía de los griegos que, para el cristiano llegar a ser ágape, don gratuito del Padre, por Cristo en el Espíritu. La filía o ágape es la libre elección recíproca, por la cual cada miembro de la pareja acepta al que ha elegido “tal cual es”, asume su existencia y se compromete” su último retoque integrador y el vínculo cobra solidez definitiva.Podríamos resumir en tres frases estos tres niveles que deben integrarse: El sexo dice: “Me gusta usted por tener ese cuerpo”. El eros es más amplio: “Usted me gusta por ser así”. Y el ágape va más lejos: “Usted me gusta por ser usted”.Son también tres etapas de la evolución, con alguna diferencia entre varón y mujer, elmuchacho despierta primero hacia el “sexo” después al “eros” y el eros se profundiza enla amistad, el “ágape”, la chica, en cambio primero despierta al “eros”, el cual seprofundiza en el “ágape”. Más tarde despierta al “sexo”. Se sabe que muchas mujeresalcanzan el orgasmo después de algún tiempo de vida conyugal. Esto sin embargo es
    • relativo. Masters declara que “hay matrimonios fantásticos sin ningún sexo”, y otros“que sólo se mantienen a causa del sexo”. d) La madurez afectiva exige que el amor sea ofrenda de sí al otro, cada vez más gratuita, siempre más desinteresada: exige ir más allá de la atracción y el deseo. El amor significala afirmación, no la posesión del amado, tiene que ser liberador, noposesivo, manipulador., “Tú tienes que conservar tu libertad de tener tus propiossentimientos, de pensar tus propias ideas y de tomar tus propias decisiones. No vinistela mundo para cumplir mis expectativas”. e) El compromiso es cosa seria. Chicas y muchachos inmaduros, sin experiencia, hacen juramentos bajo el influjo de fuertes emociones o reacciones físicas que a la mañana siguiente, después del desayuno, suenan a huecas. Ella, la mujer sobre todo, regresa a su soledad, desengañada, sin protección, y le costará volver a empezar. Compromisos prematuros, promesas “de marinero”… dejan heridas que tardan en cicatrizar. El matrimonio no es ni un cielo ni un infierno: es un estado para gente afectivamente madura.Rommy Schneider, ex-esposa de Alain Delon, poco después de haberse separado de él,entrevistada por la revista argentina “GENTE”, sobre la causa de su divorcio respondió:“Alain nunca va a ser feliz con ninguna mujer, simplemente porque hasta ahora nuncaestuvo oportunidad de salir de su egoísmo y comprender que la gente, alrededor suyo,también existe, sufre y espera”.Romy se suicidó pocos años después. f) El amor verdadero, además, es incondicional. Un ama de cada relataba que el amor de su marido le parecía estar condicionado a que tuviera la casa limpia y ordenada. Ella sostenía que necesitaba saber queél la amaba estuviera o no la casa limpia con el fin de tener fuerza necesaria para mantener la casa aseada. Sólo un amor incondicionado por ambas partes ayuda a cambiar y a desarrollarse. Otra condición, fatal para el compromiso, es ponerle un límite de tiempo. No. El amor es para siempre. Hay que ser ciego para entregarse a un compromiso que tiene muchas notas al pie del contrato. El amor tiene que convertirse en ternura, esa actitud de afectuosa preocupación por el otro, esa actitud que todo lo espera, todo lo cree, todo lo sufre en relación al otro. La ternura la que la libera la sensualidad del peso del egocentrismo y de la lugacidad de lo momentáneo: humaniza la sensualidad sin mutilarla.
    • La ternura se expresa en el cariño –que no es lo mismo que las caricias- el cariño es el lenguaje de la ternura. Todo esto incluye una buena dosis de ascesis, de renuncia, de autodominio.3.6.3. La sexualidad no es una máquina de placer. a) El sexo implica placer, va acompañado de placer. El sexo sin placer está enfermo. Pero el placer no es la finalidad de la relación sexual; el verdadero fin de la relación es la persona del otro, la otra persona. Si se la considera principalmente como fuente de placer, se priva la sexualidad de su capacidad de donación, de entrega, se la convierte en expresión de egoísmo y el otro acaba por ser un objeto.Victor Frank añade que el placer se destruye y se malogra en la medida en que seconvierte en el “fin” que uno persigue en la relación.Dice textualmente: “Cuanto más intenta el varón demostrar su potencia sexual o lamujer, su capacidad de sentir el orgasmo, menos posibilidades tienen de conseguirlo. b) El placer tiene que seguir siendo un efecto o un producto secundario de la relación, porque tiene sus peligros: es como el comer. El comer para reparar las fuerzas proporciona un placer; pero el comer por placer, haciendo del placer un fin…, acaba en un dolor de estómago o en una afección al hígado.Para alcanzar un valor superior hay que renunciar a otro inferior. Por ejemplo, el valor“salud” exige dejar, comilonas, alcohol, cigarro, droga… Tal renuncia no significa unarepresión, sino una jerarquización de valores. Lo agradable y lo placentero representaun valor. Pero éste remite a un valor más alto.Quedarse con el placer sexual y centrarse en él es como saludar a una persona darle lamano y retener la atención en la suavidad o aspereza de la mano, en la temperatura de lamano, pero olvidando la persona y el sentido del gesto que hacemos.Un joven recién casado, en una reunión de universitarios dijo mirando a su esposa: “Siyo busco mi placer en el acto sexual, tú comienzas a ser una cosa”.El placer sexual hace agradable el acto sexual, pero si se lo busca como fin deteriora a lapersona. Si se considera la sexualidad como una máquina de placer, acaba por triunfaren sus engranajes la misma posibilidad de amar.Sintetizando el placer no es la felicidad. La felicidad tiene mucho más que ver con elamor que con el sexo. Más que jugar con el gesto sexual, hay que tener en cuenta que lapersona se juega en el gesto sexual”.3.6.4. Planear el abuso del sexo es tan inmoral como ejecutar el plan.El Dr. Chauchard, desde la psicofisiología afirmó que “el órgano sexual más importantedel hombre es su cerebro…”, no la médula espinal y los genitales. Se entiende, “elcerebro animado por la inteligencia y la voluntad”. De {el parten las decisiones, del“papá cerebro”.
    • Lo planificado “desde arriba” –ese programita de fin de semana con la mujer delvecino- es tan inmoral como la ejecución del acto. La intención y la ejecución soncomo la parte interna y externa del proceso. La ejecución a veces fracasa, se frustra poralgo imprevisto. Sin una nueva decisión. Sólo una mentalidad infantil podría concluirque no hubo pecado porque no sucedió nada.La prioridad ética de la intención es una característica de la moral evangélica: “Delcorazón del hombre salen las malas intenciones: prostitución, robos, asesinatos,adulterios…” (Mc 7, 21). Y “el que mira a una mujer con deseo libidinoso ya cometióadulterio en su corazón” (Mt 5, 28)La infidelidad está muchomás en el corazón que en la relación sexual. Incluso haydeslices graves que no significan rompimiento interior. En éstos hay más debilidad quemalicia. Hay que educar la imaginación, la “loca de casa”. No olvidar que el paso de“soñar” al “planear” es pequeño. Ser sincero consigo mismo y vigilar.3.6.5. Concluyamos: el ideal es una sexualidad plenamente humana y racional.Es decir, el ideal es una sexualidad ordenada y libre, no desordenada y egoístaabandonada al instinto ciego.Para que el acto sexual sea humano debe vivirse no de una manera compulsiva, siendoprisioneros de deseos incontrolables, sino en la riqueza del deseo libre, nacido deldominio que uno tenga de sí mismo, controlando la libido, la energía sexual y losdinamismos que ella desencadena.El egoísta necesita del otro, pero solamente como un espejo que le devuelva su propiaimagen. Narcisismo puro. Porque no ama al otro, sino la sensación agradable que elotro le produce. El denominador común de todos los comportamientos sexualesdesordenados es el egoísmo. No es tarea fácil vencerlo. El egoísmo muerte un cuartode hora después de uno y hay que luchar hasta el fin.Si se vive el sexo en un diálogo generoso, el amor crece sin cesar haciendo siempremás felices a aquellos que lo viven. Nunca se ha de separar la sexualidad del amor.Sólo que esa palabra de cuatro letras amor ampara y nombra una fauna emocionalvariadísima; muchos hablan de amor, cantan amor, lloran amor, se abrazan o se peleanpor amor, matan o dan la vida por amor… pero nunca han comprendido en qué consisteel verdadero: no han comprendido que el secreto más profundo de la aventura humanapara que sea noble y fecunda es el don de sí mismo.3.7. NO OLVIDAR LO QUE AÑADE LA MORAL CRISTIANA3.7.1 Vivir la sexualidad en la perspectiva del Plan del Dios Amor.Lo específico de la moral cristiana es el seguimiento de Cristo, modelo básico de unmodo de concebir y de vivir la vida.El cristiano es una creatura llamada a decidirse en la fe –fe en Cristo, en su Plan deSalvación- por una vida comandada no por el egoísmo sino por el amor. “La fe queobra por caridad” (Gál 5,6) El amor-don, el amor oblativo es participación del amor delPadre, infundido por el Espíritu Santo.
    • Jesús, en el sermón de la montaña, clarificó y radicalizó las intuiciones del hombresobre el amor y la sexualidad. El Nuevo Testamento considera al diálogo intersexualcomo alianza fiel y entrega mutua, y lo compara con el diálogo entre Cristo y la Iglesia.3.7.2. El que sigue a Cristo, se perfecciona en su misma dignidad de hombre.Nadie puede realizarse, en absoluto, sí, después de haber conocido suficientemente aCristo, renuncia a seguirle, porque la vocación del hombre es una sola, es decir, divina.De ahí que la gracia, a pesar de ser gratuita, es necesaria para realizarse como hombre.La “humanización” del hombre es signo y epifanía de su divinizaciónCristo nos invita a hacer de nuestra vida una “Love story”, una Historia de Amor, aunen medio de las inevitables penas de la vida.3.7.3. El “pecado del mundo” (Jn) ha herido también nuestra sexualidad.Sólo el Espíritu Santo puede hacernos progresar en el amor.Sólo el Espíritu Santo puede sacarnos de la”imposibilidad de amar” en que nos hadejado el pecado original para hacernos vivir en el amor. El cristiano, si quiereredimirse, sabe que tiene que morir al “hombre viejo”, cerrado en sí mismo, y revestir el“hombre nuevo”, abierto al prójimo y dócil al Espíritu.Como somos “miembros de Cristo y Templos del Espíritu Santo, los pecados sexualesson una especie de profanación.3.7.4. Las normas concretas de la Biblia. Sufrieron los condicionamientos culturales de la época hasta influencia pagana-y deben ser interpretadas. Por ejemplo: cuando San Pablo habla de la sumisión de lamujer al varón, refleja la condición social de su tiempo, que se hallaba bajo el influjodel patriarcalismo del Antiguo Testamento. Eso no pertenece al Mensaje revelado: essolamente el “lenguaje” de que se sirvió Pablo para transmitir el mensaje… como no esMensaje revelado la “imagen del mundo” que tenían entonces, y muchos otroselementos culturales empleados como simples vehículos de la revelación.Por último, elMatrimonio Cristiano es Sacramento, “sacramento permanente”, porque la fuente degracia que recibieron un día, no dejará nunca de manar, e irá creciendo en la medida enque crezca el amor de los esposos.EJERCICIO Nº 14 1. ¿Qué piensas de los que proclaman la sexualidad “una función biológica”, tan normal como comer y orinar? Decía Nietzsche que “el impulso sexual es el más espiritual de todos los impulsos”. ¿Tendría alguna razón para afirmarlo? 2. Antes se hablaba muchísimo del amor y se sabía muy poco acerca del sexo. ¿ No habrá llegado el tiempo en que los modernos, que saben muchísimo sobre el sexo, comiencen nuevamente a hablar sobre el amor?. El corazón sin amor es una víscera cualquiera. ¿Y el sexo sin amor? 3. Las diferencias psicológicas entre el varón y la mujer, ¿son puro efecto estructural…, son pura creación cultural? ¿hasta que punto se puede decir que “se nace hembra y se llega a ser mujer”?
    • 4. ¿La mujer es un medio, un objeto, una mercancía?. Lo que sucede en América Latina ¿no son mecanismos destinados a perpetrar el machismo. Señala síntomas de machismo que se detectan en nuestro país.5. Si no fuera por la fuerza sexual, ¿dejaría el o la joven el “dulce hogar” para embarcarse en la aventura del amor?Analiza este “paralelismo antitético” entre sexo y amor:a) EL AMOR ¿es una copia borrosa del SEXO, tiene sus mismas raíces…, o es una realidad distinta? ¿Por qué?b) ¿En cuál de los dos –AMOR Y SEXO- tienen más importancia las cualidades físicas? ¿Cuál de los dos es altruista? ¿Cuál es interpersonal? ¿Cuál es más duradero? ¿Por qué?c) En los prostíbulos, ¿Qué es lo que se somete a compra-venta: el SEXO o el AMOR?d) ¿Qué es lo que más interesa a una “mujer fácil” el SEXO o el AMOR?e) ¿Le preocupa al SEXO quién es el compañero, el “partner”? ¿Lo elige con cuidado? ¿Puede reemplazarlo? ¿Sucede lo mismo con la persona amada? ¿Puede haber SEXO sin AMOR, puede haber AMOR sin SEXO, puede haber AMOR SEXUADO?f) Saberlo todo acerca del SEXO, ¿es saberlo todo acerca del amor?g) El animal, ¿puede frenar su instinto sexual, por amor al otro animal?h) ¿Hay que integrar el SEXO en el AMOR… o diluir el AMOR en el SEXO?