Your SlideShare is downloading. ×
1
CUENTOS DE HADAS DE
LOS HERMANOS GRIMM
Volumen II
Coleccionados por
Jacob y Whilhelm Grimm
Publicación en Internet:
www....
2
Num. Nombre Página
051-El Ladrón Maestro .............................................16
052-Las Novias a Prueba ..........
3
056-La Novia Clara y La Oscura ..................32
057-El Pequeño Vaso de Nuestra Señora .................................
4
062-La Boda de Hans ...............................................................65
063-Hans con Suerte .................
5
068-La Zorra y el Gato ............................................83
069-La astuta hija del campesino ....................
6
073-Los tres aprendices
...................................................................................................
7
078-El Ratón, el Pájaro y la Salchicha
............................120
079-El ganso de oro ................................
8
083-Dulce Potaje ...........................................................................140
084-La Hilandera Perezos...
9
087-Juan Fierro ....................................................................159
088-El Árbol de Enebro ............
10
092-Historias Sobre Serpientes ............................................................197
093-La Joven sin Manos ....
11
098-Juan Fiel ..........................................................221
099-Los Seis Sirvientes ......................
12
104-La Niña de Nuestra Dama ......................................268
105-El viejo RinkRank ..............................
13
110-El Campesino Hildebrand ...................................287
111-Los Tres Lenguajes.................................
14
116-El ingenuo Hans .......................................................................308
117-El Joven que no sabí...
15
121-La niña desobediente .............................................335
122-Federico y Catalina ........................
16
051-El Ladrón Maestro
Un día un anciano y su esposa estaban sentados en el frente de su casa miserable
descansando un r...
17
como estaba con su hijo," dijo el forastero, "si usted lo hubiera entrenado mientras él era
todavía joven, él no se hab...
18
durante algunos minutos, y luego dijo, "Bien. Entonces, en primer lugar, robarás el
caballo que guardo para mi propia e...
19
Entonces tuvo una idea buena, desabrochó los amarres de la silla, ató a la silla
fuertemente un par de cuerdas que colg...
20
ataque de magnanimidad en mí, dame el anillo también, pues el infeliz hombre arriesgó
su vida para ello, así que puede ...
21
que las cabezas de los dos tontos chocaban contra las gradas, él gritaba "vamos por las
montañas." Y así los llevó a tr...
22
052-Las Novias a Prueba
Había una vez un pastor joven que deseaba mucho casarse, y conoció a tres hermanas que
eran tod...
23
053-El Viejo Sultán
Un agricultor una vez tenía un perro fiel llamado Sultán, que había envejecido y perdido
todos sus ...
24
-"Vete a casa inmediatamente y hazle al Viejo Sultán una sopa de pan que él no tenga que
morder, y tráele la almohada d...
25
jabalí movió su oreja; y el gato, que pensó que era un ratón que se movía, brincó sobre
ella y la mordió con fuerza. El...
26
054-Pobreza y Humildad llevan al Cielo
Había una vez el hijo de un rey que salió a recorrer mundo, y estaba lleno de
pe...
27
hijo. De este modo, compadeciéndose la reina, le otorgó un lugar bajo la escalera, y
ordenó a dos criados darle aliment...
28
055-El Músico Maravilloso
Había una vez un maravilloso músico, que andaba completamente solo por un bosque y
pensaba en...
29
-"El tiempo y la soledad comienzan a pasar pesadamente conmigo aquí en el bosque,
atraeré aquí a otro compañero,"- y to...
30
-"El tiempo y la soledad comienzan a pasar pesadamente conmigo aquí en el bosque, así
que atraeré aquí a otro compañero...
31
El músico había tocado una vez más su violín más adelante en su camino, y esta vez
había sido más afortunado. El sonido...
32
056-La Novia Clara y La Oscura
Una mujer estaba con su hija y su hijastra cortando el forraje en un terreno, cuando el
...
33
Esto también le fue concedido, y luego el Señor Dios se retiró. Cuando la madrastra vino
a la casa con su hija, y viero...
34
Entonces entraron en el carro, primero la novia blanca en su indumentaria real noble, y
luego la madrastra con su hija,...
35
"Cúbrete bien, mi hermana querida,
Que la lluvia no te moje,
Que el viento no te cargue de polvo,
Pues debes estar agra...
36
El muchacho contestó,
-"Ella es amada por el Rey y está feliz."
"¡Que Dios se apiade de él!"- dijo el pato, y salió nad...
37
Enseñanza:
La bondad y la caridad con el necesitado, son siempre agradables al Creador, y tarde o
temprano rinden sus b...
38
057-El Pequeño Vaso de Nuestra Señora
Hubo una vez un vagón que tan cargado estaba de vino que se atoró en un hueco en ...
39
058-El Hermano Lustig
Hubo una vez durante un largo tiempo una gran guerra, y cuando esta llegó a su final,
muchos sold...
40
-"No"-, contestó San Pedro, -"no tenemos que hacer eso en este momento. Sé un poco
sobre medicina, y ganaré pronto tant...
41
-"Como quieras,"- contestó San Pedro, -"pero no sé nada de cocina; si quieres lo cocinas
tú, ahí hay una caldera para t...
42
Siguieron adelante, y luego San Pedro hizo que una gran corriente de agua viniera
directamente a atravesárseles en su c...
43
Y San Pedro mas bien andaba más despacio y más despacio, aunque el Hermano Lustig
hiciera todo que podía para apurarlo....
44
San Pedro, en realidad, no tendría necesidad de nada, pero cuando el rey vio que al otro le
gustaría tener algo, ordenó...
45
San Pedro tomó un camino diferente, y el Hermano Lustig pensó,
-"Es una cosa buena que él se haya retirado por su propi...
46
-"¡Por esta vez, te ayudaré a salir de la dificultad, pero una cosa te digo, y esto es que si
alguna vez vuelves a inte...
47
El Hermano Lustig viajó con su dinero, y despilfarró y malgastó lo que tenía como lo
había hecho antes. Cuando por fin ...
48
-"No somos ningunos ladrones, un soldado desempleado nos dio el ganso, allí afuera en
el prado."-
-"¡No taparán mis ojo...
49
y cogió la pata de una silla y golpeó en medio de ellos. Pero nueve diablos contra un
soldado era todavía demasiado, y ...
50
-"Yo sería un tonto,"- pensó el Hermano Lustig , "si tomara el camino estrecho y
áspero."-
Y dispuso tomar el camino am...
51
Y en un instante quedó dentro de ella y dentro del Cielo, y a San Pedro no le quedó más
remedio que dejarlo permanecer ...
52
059-Los Seis Cisnes
Hace mucho tiempo, un rey cazaba en un gran bosque, y persiguió a una bestia salvaje
con tanta impa...
53
donde el rey guardaba el ovillo de hilo. Luego hizo pequeñas camisas de seda blanca, y
como ella había aprendido el art...
54
Justo antes de la puesta del sol, ella oyó un crujido, y vio seis cisnes que venían llegando
volando hacia la choza.
El...
55
Ellos, sin embargo, no cesaron, y luego ella les lanzó su faja, y como esto tampoco no era
ningún objetivo, siguió con ...
56
izquierda del sexto faltaba. Cuando ella era conducida al poste de la hoguera, puso las
camisas en su brazo, y cuando e...
57
060-El Ratón y el Gato Asociados
Cierto gato conoció una vez a un ratón, y le habló tanto sobre el gran amor y amistad ...
58
Todo lo que dijo el gato, sin embargo, era falso. No había tal primo, y no había tal
bautizo. Salió el gato de la casa ...
59
un solo pelo blanco en su cuerpo entero; esto sólo pasa una vez cada pocos años, ¿me
dejarás ir, verdad?
-"¡Rica Cumbre...
60
Desdichadamente, así son atrapados los inocentes.
Enseñanza:
Nunca hay que asociarse con quien acostumbra ser nuestro g...
61
061-Las Tres Hojas de la Serpiente
Había una vez un hombre pobre, que ya no podía apoyar más a su único hijo. Entonces
...
62
ninguna fuga. El rey padre había colocado a centinelas en todas las puertas, y no era
posible evitar su destino. Cuando...
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Cuentos de los hermanos grimm - volumen II
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Cuentos de los hermanos grimm - volumen II

230

Published on

Autor: Hermanos Grimm
Idioma: Español

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
230
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Cuentos de los hermanos grimm - volumen II"

  1. 1. 1 CUENTOS DE HADAS DE LOS HERMANOS GRIMM Volumen II Coleccionados por Jacob y Whilhelm Grimm Publicación en Internet: www.cuentosdegrimm.com E-book gratuito. Copyright www.cuentosdegrimm.com  Prohibida su venta o lucro con él.
  2. 2. 2 Num. Nombre Página 051-El Ladrón Maestro .............................................16 052-Las Novias a Prueba .....................................................22 053-El Viejo Sultán .....................................................................23 054-Pobreza y Humildad llevan al Cielo .....................................26 055-El Músico Maravilloso ............................................................28
  3. 3. 3 056-La Novia Clara y La Oscura ..................32 057-El Pequeño Vaso de Nuestra Señora ............................................38 058-El Hermano Lustig ........................................................39 059-Los Seis Cisnes ....................................................52 060-El Ratón y el Gato Asociados ............57 061-Las Tres Hojas de la Serpiente ............................................61
  4. 4. 4 062-La Boda de Hans ...............................................................65 063-Hans con Suerte ................................................................67 064-La Luna ............................................................................73 065-Ocio y Labor ..................................................................................76 066-Los Tres Hermanos ............................77 067-Pichoncito ......................................................................79
  5. 5. 5 068-La Zorra y el Gato ............................................83 069-La astuta hija del campesino ...............................................85 070-Compartiendo dicha y tristeza ..............................................89 071-Nieve Blanca y Rosa Roja ..................91 072-El par de pilluelos ..................................................................................................................................97
  6. 6. 6 073-Los tres aprendices ................................................................................................................................100 074-Lobos y Cabras, Dios y el Diablo .......................................106 075-El Hada del estanque del molino .................................108 076-La mazorca del maíz ............................................................113 077-El espíritu en la botella ..............................................114
  7. 7. 7 078-El Ratón, el Pájaro y la Salchicha ............................120 079-El ganso de oro ..................................................................122 080-La novia del señor Liebre .............................................126 081-La rama de avellana ......................................................129 082-El tamborilero .....................................................................130
  8. 8. 8 083-Dulce Potaje ...........................................................................140 084-La Hilandera Perezosa .......................................142 085-El Joven Gigante .................................145 086-Amigos Sabios .....................................................154
  9. 9. 9 087-Juan Fierro ....................................................................159 088-El Árbol de Enebro ............................................................168 089-Un Buen Negocio ................................................................177 090-El Huso, la Lanzadera y la Aguja ...................183 091-La Mesa de Deseos, el Asno de Oro y la Porra en el Saco ...............................................186
  10. 10. 10 092-Historias Sobre Serpientes ............................................................197 093-La Joven sin Manos .......................................................199 094-El Regalo de los Duendes ....................................................206 095-El Pájaro de Oro .....................................................209 096-El Gigante y el Sastre ...........................................................216 097-El Lobo y el Hombre ..................................................................219
  11. 11. 11 098-Juan Fiel ..........................................................221 099-Los Seis Sirvientes ...................................................................230 100-Los Tres Holgazanes .....................................238 101-Madre Nieve .....................................................................239 102-El campesino en el cielo .....................................................243 103-Los dos hermanos gemelos .............................................244
  12. 12. 12 104-La Niña de Nuestra Dama ......................................268 105-El viejo RinkRank ..............................................................273 106-El hada de las aguas ..................................................................276 107-Los Tres Pajaritos .......................278 108-Linda Katrinelje ...............................................................283 109-La LLave de Oro ...............................................................................286
  13. 13. 13 110-El Campesino Hildebrand ...................................287 111-Los Tres Lenguajes...........................................................................................290 .........................................290 112-La Doncella de Brakel ......................................................293 113-La Muchacha de los Gansos ......................................................294 114-Los Mensajeros de la Muerte ....................................................303 115-El Piojo y la Pulga ................................305
  14. 14. 14 116-El ingenuo Hans .......................................................................308 117-El Joven que no sabía asustarse ............................................316 118-La Señora Trude ............................................................328 119-El amado Rolando .............................................................330 120-El abuelo y su nieto ...........................................................334
  15. 15. 15 121-La niña desobediente .............................................335 122-Federico y Catalina .....................................................336 123-La estufa de hierro ...............................................................345 124-El hueso cantante ............................................................351 125-La anciana mendigante ....................................................354
  16. 16. 16 051-El Ladrón Maestro Un día un anciano y su esposa estaban sentados en el frente de su casa miserable descansando un rato de su trabajo. De repente un carro espléndido con cuatro caballos negros vino llegando, y un hombre lujosamente vestido se bajó de él. El campesino se levantó, fue hacia el gran hombre, y le preguntó qué quería, y de qué modo él podría ayudarle. El forastero estiró su mano al anciano, y dijo, "quiero solamente disfrutar por una vez de un plato campesino: cocíneme algunas patatas, al modo que usted siempre las hace, y luego me sentaré en su mesa y las comeré con placer." El campesino sonrió y dijo, "Usted es un conde o un príncipe, o quizás hasta un duque; los señores nobles a menudo tienen tales fantasías, pero usted tendrá su deseo." La esposa entró en la cocina, y comenzó a lavar y frotar las patatas, y hacerlas en pelotas, a como acostumbran los campesinos. Mientras ella estaba ocupada de este trabajo, el anciano dijo al forastero, "Venga a mi jardín conmigo un rato, pues tengo todavía algo para hacer allí." Él había excavado algunos agujeros en el jardín, y ahora quería plantar algunos árboles en ellos. ¿"No tienen ustedes hijos?," preguntó el forastero, "quienes podrían ayudarles con su trabajo." "No," contestó el campesino, "yo tenía a un hijo, es cierto, pero hace mucho tiempo que él salió de aquí. Él era hábil, minucioso e inteligente, pero nunca aprendió ningún oficio y conocía muchos malos trucos, hasta que por fin él se alejó de mí yéndose a recorrer mundo, y desde entonces no he oído nada de él." El anciano tomó un árbol joven, lo puso en un agujero, colocó una estaca al lado de él, y cuando había movido con la pala alguna tierra y la había pisoteado firmemente, ató el tallo del árbol a la estaca, abajo, y al medio, con una cuerda. ¿"Pero dígame," dijo el forastero, "por qué usted no ata aquel árbol anudado y torcido, que está en la esquina allí, inclinado hacia la tierra, a un poste, para que también pueda ponerse erecto, como éstos?" El anciano sonrió y dijo, "Señor, usted habla según su conocimiento, es fácil ver que usted no es familiar con la horticultura. Aquel árbol allí es viejo y deforme, nadie puede hacerlo enderezar ahora. Los árboles deben ser formados mientras son jóvenes." "Así es
  17. 17. 17 como estaba con su hijo," dijo el forastero, "si usted lo hubiera entrenado mientras él era todavía joven, él no se habría escapado; ahora él también debe haberse puesto difícil y deforme." "Realmente ya hace mucho tiempo que él se marchó," contestó el anciano, "él debe haber cambiado. " "¿Lo conocería usted otra vez si él viniera acá?" preguntó el forastero. "Apenas por su cara," contestó el campesino, "pero él tiene una señal única, una marca de nacimiento en su hombro, que parece a una alubia." Cuando él lo terminó de decir, el forastero se quitó su abrigo, expuso su hombro, y mostró al campesino la alubia. ¡"Dios bueno! ¡" gritó el anciano, "Tú eres realmente mi hijo!" y el amor por su hijo agitó a su corazón. ¿"Pero," añadió él, "cómo puedes ser mi hijo, tú que eres un gran señor y vives en la riqueza y el lujo? ¿De qué forma has logrado hacer esto?" "Ah, padre," contestó el hijo, "el árbol joven no estuvo ligado a ningún poste y se ha puesto torcido, ahora es demasiado viejo, nunca será erecto otra vez. ¿Cómo he conseguido todo esto? Me he hecho un ladrón, pero no te alarmes, soy un ladrón-maestro. Para mí no hay ni cerraduras, ni cerrojos, lo que yo desee es mío. No te imagines que robo como un vulgar ladrón, sólo tomo un poco de la superfluidad del rico. La gente pobre está segura, yo prefiero darles que tomar algo de ellos. Todo aquello que pudiera obtener sin problema, astucia y destreza nunca lo toco. ""Ay, mi hijo," dijo el padre, "esto todavía no me complace a mí, un ladrón es todavía un ladrón, te digo que esto se terminará mal." Él lo llevó a donde su madre, y cuando ella oyó que era su hijo, lloró de alegría, pero cuando él le dijo que se había hecho un ladrón-maestro, dos lágrimas fluyeron abajo sobre su rostro. Con mucho detalle ella dijo, "incluso si él se ha hecho un ladrón, él es todavía mi hijo, y mis ojos lo han contemplado una vez más." Ellos se sentaron a la mesa, y otra vez él comió con sus padres el humilde alimento que no había comido por tanto tiempo. El padre dijo, "Si nuestro patrón, el conde de allá arriba en el castillo, sabe de tus artes y sabe cuales son tus negocios, él no te tomará en sus brazos para balancearte en ellos como cuando lo hizo en la fuente bautismal, sino que lo hará para balancearte de un cabestro." "Tranquilo, padre, él no me hará daño, yo sé como tratarlo. Iré donde él este mismo día." Al final de la tarde, el ladrón-maestro se asentó en su carro, y lo condujo al castillo. El conde lo recibió cortésmente, ya que él lo tomó por un hombre distinguido. Cuando sin embargo, el forastero se presentó tal como realmente era, el conde se puso pálido y estuvo completamente silencioso durante algún tiempo. Al rato, con mucho detalle él le dijo, "eres mi ahijado, y tomando eso en cuenta, te tendré piedad a la hora de hacer justicia, y te trataré con poca severidad. Puesto que te enorgulleces de ser un ladrón- maestro, pondré tu arte a prueba, pero si no pasas la prueba, debes casarte con la hija del fabricante de cuerdas, y el graznido del cuervo deberá ser la única música para esa ocasión." "Señor Conde," contestó el ladrón-maestro, "Piense tres cosas, tan difíciles como usted quiera, y si no realizo sus tareas, haga conmigo lo que usted desee." El conde reflexionó
  18. 18. 18 durante algunos minutos, y luego dijo, "Bien. Entonces, en primer lugar, robarás el caballo que guardo para mi propia equitación, sacándolo del establo; seguidamente, deberás robar las sábanas que están debajo de los cuerpos de mi esposa y míos cuando estamos dormidos, sin que nos demos cuenta de ello, más el anillo de bodas de mi esposa también; y en tercer lugar y finalmente, deberás poner lejos de la iglesia, al cura y al oficinista. Anota bien lo que he dicho, pues tu vida futura depende de ello." El ladrón-maestro fue a la ciudad más cercana; allí él le compró la ropa a una vieja mujer campesina, y se la puso. Se manchó su cara marrón, y se pintó arrugas también, de modo que nadie pudiera haberlo reconocido. Entonces él llenó un pequeño barril con viejo vino de Hungría, y al cual le fue mezclado una bebida poderosa para dormir. Él puso el barril en una cesta, la echó a su espalda, y se dirigió con pasos lentos y tambaleantes al castillo del conde. Ya estaba oscuro cuando él llegó. Se sentó en una piedra en el patio y comenzó a toser, como una anciana asmática, y a frotar sus manos como si tuviera frío. Delante de la puerta del estable algunos soldados estaban alrededor de un fuego; y uno de ellos observó a la mujer, y la llamó, "Venga más cerca, vieja madre, y caliéntese al lado de nosotros. Después de todo, no tienes ninguna cama para la noche, y debes tomar lo primero que se te presente." "La anciana se tambaleó hasta ellos, y les pidió que levantaran la cesta de su espalda, y se sentó al lado de ellos junto al fuego. ¿"Qué llevas en ese pequeño barril, vieja señora?" preguntó uno de los guardianes. "Un muy buen vino," contestó ella. "Vivo del comercio, y por dinero y palabras justas estoy completamente lista a darle un trago." "Entonces tomémoslo," dijo el soldado, y cuando él lo hubo probado dijo, "Cuando el vino está bueno, me gusta repetirlo," y se sirvió otro para él, y el resto siguió su ejemplo. "¡Hola, compañeros!," gritó uno de ellos a aquellos que estaban en dentro del establo, "aquí está una buena anciana quién tiene un vino que es tan viejo como ella misma; tomen un trago que les calentará sus estómagos mucho mejor que nuestro fuego." La anciana llevó su barril al establo. Uno de los soldados se había asentado en el caballo de equitación ensillado, el otro sostuvo su brida en su mano, un tercero había puesto el asimiento de su cola. Ella les sirvió tanto como ellos quisieron hasta que se vació el barril. Pasó poco tiempo antes de que la brida se cayó de la mano del que la sostenía, y cayendo al suelo comenzó a roncar. El otro soltó el asimiento de la cola, se acostó y roncó todavía más alto. Y el que estaba sentado en la silla, permaneció realmente sentado, pero dobló su cabeza abajo casi al cuello del caballo, y durmió y sopló con su boca como el fuelle de una forja. Los soldados de a fuera habían estado dormidos ya desde hace rato, y yacían en la tierra inmóviles, como muertos. Cuándo el ladrón-maestro vio que había tenido éxito, le dio al primero una cuerda en su mano en vez de la brida, y al otro quién había estado sosteniendo la cola, una brizna de paja, pero ¿ qué debía hacer con el que se sentaba en el caballo? Él no quiso lanzarlo abajo, ya que podría despertarlo y hacerlo pronunciar un grito.
  19. 19. 19 Entonces tuvo una idea buena, desabrochó los amarres de la silla, ató a la silla fuertemente un par de cuerdas que colgaban de un anillo en la pared, y preparó al jinete durmiente en el aire, y enroscó con fuerza la cuerda alrededor de unos postes. Pronto soltó al caballo de la cadena, pero si él hubiera montado al caballo sobre el pavimento pedregoso del patio, se habría oído el ruido en el castillo. Entonces forró los cascos del caballo en viejos harapos, lo condujo con cuidado, saltó sobre él, y galopó lejos. Cuando despuntó el día, el maestro galopó al castillo sobre el caballo robado. El conde acababa de despertar, y miraba fuera de la ventana. ¡"Buenos días, Señor Conde," le gritó él, "aquí está el caballo, que saqué sin daño del establo! Sólo mire como maravillosamente sus soldados yacen allí durmiendo; y si usted gusta ir al establo, verá cuan cómodos están sus cuidadores." El conde no podía menos que reírse, entonces él dijo, "Por una vez lo has logrado, pero no irá así de bien la segunda vez, y te advierto que si vienes a mi como un ladrón, no dudaré de tratarte como lo hago con un ladrón." Cuando la condesa se acostó esa noche, ella cerró fuertemente su mano con el anillo de bodas, y el conde dijo, "Todas las puertas están cerradas con llave y asegurado el cerrojo, me mantendré despierto y esperaré al ladrón, pero si él entra por la ventana, le pegaré un tiro." El ladrón-maestro, sin embargo, fue en la oscuridad a la horca, descolgó a un pobre ajusticiado que colgaba allí abajo del cabestro, y lo llevó en su espalda al castillo. Una vez allí puso una escala hasta el dormitorio, se echó el cadáver sobre sus hombros, y comenzó a subir. Cuando ya estuvo tan alto que la cabeza del muerto se asomaba en la ventana, el conde, quién miraba desde su cama, le disparó, e inmediatamente el maestro dejó al muerto caerse, y se escondió él mismo en una esquina. La noche estaba suficientemente iluminada por la luna, con lo que el maestro podía ver claramente como el conde salió por la ventana a la escala, bajó, llevó el cadáver al jardín, y comenzó a excavar un agujero para ponerlo. "Ahora", pensaba el ladrón, "el momento oportuno ha llegado," salió con agilidad de su esquina, y subió la escala directamente al dormitorio de la condesa. "Querida esposa," comenzó él imitando la voz del conde, "el ladrón está muerto, pero, después de todo, él es mi ahijado, y ha sido más un artista del escape que un bandido. No lo pondré en vergüenza pública; además, lo siento por los padres. Lo sepultaré yo mismo antes del amanecer, en el jardín de modo que nadie lo sepa, dame la sábana y envolveré el cuerpo en ella, y lo sepultaré como un perro entierra las cosas rasguñando. "La condesa le dio la sábana. "Te digo que," siguió el ladrón, "tengo un
  20. 20. 20 ataque de magnanimidad en mí, dame el anillo también, pues el infeliz hombre arriesgó su vida para ello, así que puede llevarlo con él a su tumba." Ella no contradijo al conde, y aunque lo hiciera de mala gana ella se quitó el anillo de su dedo, y se lo dio. El ladrón se largó lejos con ambas cosas, y llegó a casa sin peligro antes de que el conde en el jardín hubiera terminado su trabajo del entierro. Qué cara tan larga puso el conde cuando el maestro vino a la mañana siguiente, y le trajo la sábana y el anillo. ¿"Eres un mago?" dijo él, "¿Quién te ha sacado de la tumba en la cual yo mismo te puse, y te trajo a la vida otra vez?" "Usted no me sepultó," dijo el ladrón, "pero sí al ajusticiado en la horca," y él le dijo exactamente como todo había pasado, y obligó a que el conde le reconociera que él era un ladrón inteligente, mañoso. "Pero aún no has llegado al final," añadió él, "tienes todavía que realizar la tercera tarea, y si no tienes éxito, todo habrá sido inútil." El maestro sonrió y no devolvió ninguna respuesta. Cuando llegó la noche él salió con un gran saco en su espalda, un bulto bajo sus brazos, y una linterna en su mano y se dirigió a la iglesia de pueblo. En el saco él tenía algunos cangrejos, y en el bulto candelas cortas. Se sentó en el cementerio que estaba contiguo a la iglesia, sacó un cangrejo, y le pegó una candela en su espalda. Entonces él encendió la candela, puso el cangrejo sobre la tierra, y lo dejó arrastrarse. Él tomó un segundo cangrejo del saco, y lo trató del mismo modo, y así hasta que el último estuviera fuera del saco. En ese momento él se puso una ropa negra larga que parecía la capucha de un monje, y se pegó una barba gris en su barbilla. Cuando por fin él estuvo completamente irreconocible, tomó el saco en el cual los cangrejos habían estado, entró a la iglesia, y subió al púlpito. El reloj en la torre daba las doce; y cuándo el último golpe había sonado, él gritó con una voz fuerte y penetrante, "¡Despierten, hombres pecadores, el final de todas las cosas ha llegado! ¡El último día está aquí! ¡Despierten! ¡Despierten! ¡ Quienquiera desee ir al cielo conmigo debe meterse en el saco. Soy Pedro, que abre y cierra la puerta de cielo. Contemplen como la muerte allí en el cementerio deambula recogiendo huesos! ¡Vengan, vengan, y agrúpense en el saco! ¡El mundo está a punto de ser destruido!" El grito resonó por el pueblo entero. El cura y el oficinista que vivían más cerca de la iglesia, lo oyeron primero, y cuando vieron las luces que se movían en el cementerio, se dieron cuenta de que algo extraño sucedía, y entraron a la iglesia. Ellos escucharon el sermón un rato, y luego el oficinista dio un codazo al cura y le dijo, "no estaría mal si debiéramos aprovechar la oportunidad juntos, y antes del amanecer del último día, encontrar un modo fácil de llegar al cielo." "Para decir verdad," contestó el cura, "es lo que yo mismo he estado pensando, y si te sientes preparado, nos pondremos camino." "Sí", contestó el oficinista, "pero usted, el pastor, tiene la precedencia, yo le seguiré." Entonces el cura fue adelante, y subió al púlpito donde el maestro abrió su saco. El cura entró sigilosamente de primero, y luego el oficinista. El maestro inmediatamente amarró el saco fuertemente, lo agarró al medio, y los arrastró gradas abajo del púlpito. Y siempre
  21. 21. 21 que las cabezas de los dos tontos chocaban contra las gradas, él gritaba "vamos por las montañas." Y así los llevó a través del pueblo del mismo modo, y cuando pasaban por charcos, él gritaba "Ahora pasamos por nubes mojadas." Y cuando por fin llegaron a las gradas del castillo, él gritó, "¡Ahora estamos en las gradas del cielo, y pronto estaremos en el tribunal externo!" Cuándo llegaron arriba, empujó el saco en el palomar, y cuando las palomas revolotearon sobre ellos, él dijo, "Escuche que alegre están los ángeles, y como ellos agitan sus alas!" Entonces echó el cerrojo sobre la puerta, y se marchó. A la mañana siguiente el maestro fue donde el conde, y le dijo que ya había realizado la tercera tarea también, y había sacado al cura y al oficinista de la iglesia. ¿"Dónde los abandonaste?" preguntó el señor. "Ellos yacen arriba en un saco en el palomar, y se imaginan que están en el cielo." El conde subió él mismo, y se convenció que el maestro había dicho la verdad. Una vez que hubo librado al cura y al oficinista de su cautiverio, él dijo, "Eres un ladrón-maestro pleno de arte, y has ganado la apuesta. Por esta ocasión has salvado tu piel, pero abandona mi tierra, ya que si alguna vez vuelves a poner pie en ella, correrías el riesgo de ir a la horca." El ladrón-maestro se despidió de sus padres, y una vez más partió hacia el amplio mundo, y nadie volvió a oír de él desde entonces. Enseñanza: Por más arte que se ponga en la ejecución de un delito, nunca dejará de ser incorrecto.
  22. 22. 22 052-Las Novias a Prueba Había una vez un pastor joven que deseaba mucho casarse, y conoció a tres hermanas que eran todos igualmente bonitas, de modo que le era muy difícil a él hacer una opción, y no podía decidir dar la preferencia a cualquiera de ellas. Entonces él pidió a su madre el consejo, y ella le dijo, -"Invita a las tres a casa, sírveles un poco de queso y observa como cada una de ellas lo comen."- El joven lo hizo así, y llegado el día; la primera ingirió el queso con todo y la corteza. La segunda cortó tan de prisa la corteza del queso, que dejó mucho queso bueno pegado, y lo tiró a la basura. La tercera peló la corteza con cuidado, y no cortó, ni mucho, ni demasiado poco, aprovechando el máximo del queso. El pastor contó todo esto a su madre, quien dijo, -"Toma a la tercera para ser tu esposa."- El pastor la seleccionó, y vivió felizmente con ella.
  23. 23. 23 053-El Viejo Sultán Un agricultor una vez tenía un perro fiel llamado Sultán, que había envejecido y perdido todos sus dientes, de modo que ya no podía sostener nada firmemente. Un día el agricultor estaba de pie con su esposa en la puerta de la casa, y le dijo, -"Mañana tengo la intención de pegar un tiro al Viejo Sultán, ya que no sirve para nada."- Su esposa, que sintió compasión para la bestia fiel, contestó, -"Él nos ha servido por tanto tiempo, y sido tan fiel, que bien podríamos conservarlo." -"¡Eh! ¿qué?"- dijo el hombre. -"No lo has analizado bien. Él no tiene un solo diente en su boca, y ningún ladrón le tiene miedo; por lo que podemos deshacernos de él. Si él nos ha servido, ya ha tenido buena alimentación y buen trato por ello." El pobre perro, quién yacía estirado en el sol no muy lejos, había oído todo, y sintió tristeza de que mañana debía ser su último día. Él tenía a un buen amigo, el lobo, y salió sigilosamente a buscarlo por la tarde al bosque, y se quejó ante él del destino que le esperaba. -"Escúchame, amigo,"- dijo el lobo, -"levanta tu ánimo, te ayudaré con tu problema. He pensado en algo. Mañana, al amanecer, tu patrón va con su esposa a recoger el heno, y ellos llevarán a su pequeño niño con ellos, ya que nadie queda en la casa. Ellos suelen, durante el tiempo de trabajo, poner al niño bajo el seto en la sombra; y tú te pones allí también, justo como si desearas cuidarlo. Entonces saldré de entre los arbustos y me llevaré al niño. Tú te precipitas rápidamente detrás de mí, como si estuvieras tratando de agarrarme. Yo dejaré caer al niño, y tú lo recogerás y lo llevarás de nuevo a sus padres, que pensarán que lo has salvado, y quedarán demasiado agradecidos para hacerte daño; al contrario, te pondrán muy en alto, y ellos nunca pensarán en maltratarte de nuevo."- El plan complació el perro, y fue realizado como se planeó. El padre gritó cuando vio al lobo correr por el campo con su niño, pero cuando el Viejo Sultán lo devolvió, entonces se llenó de alegría, y lo acarició y le dijo, -"No se le hará daño ni a un pelo tuyo, comerás de mi pan libremente mientras vivas."- Y a su esposa le dijo,
  24. 24. 24 -"Vete a casa inmediatamente y hazle al Viejo Sultán una sopa de pan que él no tenga que morder, y tráele la almohada de mi cama, que se la daré para que repose sobre ella."- De aquí en adelante el viejo Sultán estuvo de lo mejor que él podía desear estar. Poco después el lobo lo visitó, y estuvo contento de que todo había tenido tan buen éxito. -"Pero oye amigo,"- dijo el lobo, -"guíñame un ojo cuando haya una posibilidad de llevarme a una de las ovejas gordas de tu patrón."- - "No pienses así,"- contestó el perro; -"yo permaneceré fiel a mi patrón; por lo que no puedo estar de acuerdo con eso."- El lobo, que pensó que esto no podía ser dicho de veras, vino arrastrándose sigilosamente por la noche para llevarse a las ovejas. Pero el agricultor, a quien el Sultán fiel había dicho el plan del lobo, lo agarró y abatió su cuerpo fuertemente con el látigo. El lobo tuvo que huir, pero le lanzó un grito al perro, -"Espera un poco, sinvergüenza, vas a pagar por esto." A la mañana siguiente el lobo envió a un jabalí para desafiar al perro a entrar en el bosque de modo que ellos pudieran dilucidar el asunto. El Viejo Sultán no podría encontrar nadie que lo apoyara en ese momento, excepto un gato con sólo tres patas, y cuando ellos salieron juntos, el pobre gato cojeaba a lo largo del camino, y al mismo tiempo estiraba su cola en el aire con dolor. El lobo y el jabalí estaban ya sobre el terreno designado, pero cuando vieron a su adversario venir, pensaron que traía un sable con él, ya que confundieron la cola extendida del gato con eso. Y cuando la pobre bestia saltaba en sus tres piernas, ellos sólo podrían pensar que recogía una piedra para lanzarla contra ellos. Entonces estaban ambos llenos de miedo; y el jabalí se arrastró bajo un tronco, y el lobo saltó subiéndose a un árbol. El perro y el gato, cuando llegaron al sitio, se preguntaron por qué no había nadie a la vista. El jabalí, sin embargo, no había sido capaz de esconderse totalmente; y una de sus orejas todavía podía ser vista. Mientras el gato miraba con cuidado a su alrededor, el
  25. 25. 25 jabalí movió su oreja; y el gato, que pensó que era un ratón que se movía, brincó sobre ella y la mordió con fuerza. El jabalí hizo un ruido temeroso y se escapó, gritando, -"¡El culpable está arriba en el árbol."- El perro y el gato buscaron y encontraron al lobo, quien estaba avergonzado de haberse mostrado tan tímido, pidió disculpas y renovó su amistad con el perro. Enseñanza: La mútua, honesta y sincera fidelidad entre servidor y patrón, siempre provee magníficos y sanos frutos para ambos.
  26. 26. 26 054-Pobreza y Humildad llevan al Cielo Había una vez el hijo de un rey que salió a recorrer mundo, y estaba lleno de pensamientos y de tristeza. Él miraba al cielo, que era tan maravillosamente puro y azul. Entonces suspiró, y dijo, -"¡Qué bien estaría todo si uno estuviera allá arriba en el cielo!"- Entonces vio a un hombre pobre y canoso que venía por el camino hacia él, y le preguntó, -"¿Cómo puedo llegar al cielo?"- El hombre contestó, -"Con pobreza y humildad. Póngase mi ropa harapienta, deambule por el mundo durante siete años, y llegue a conocer cómo es la miseria, no tome ningún dinero, pero si llega a sentirse hambriento, pida a corazones compasivos un poco del pan; de esta manera tendrá a su alcance el cielo." Entonces el hijo del Rey se quitó su magnífico abrigo, y se puso en su lugar la ropa del mendigo, y salió a recorrer el amplio mundo, sufriendo gran miseria. Él tomaba muy poco alimento, casi nada, pero rezaba al Señor para que lo llevara a su cielo. Cuando habían terminado los siete años, volvió al palacio de su padre, pero nadie lo reconoció. Él dijo a los criados, -"Vayan y digan a mis padres que he vuelto otra vez."- Pero los criados no le creyeron, y se rieron y lo abandonaron dejándolo de pie allí mismo. Entonces dijo, -"Vayan y le dicen a mis hermanos que pueden bajar, ya que me mucho me gustaría verlos otra vez." Los criados no harían eso tampoco, pero al fin uno de ellos fue, y le dijo a los hijos del rey su mensaje, pero éstos no lo creyeron, y no se preocuparon por ello. Entonces él escribió una carta a su madre, y describió toda su miseria, pero él no le dijo que era su
  27. 27. 27 hijo. De este modo, compadeciéndose la reina, le otorgó un lugar bajo la escalera, y ordenó a dos criados darle alimento diariamente. Pero uno de ellos era malévolo y se dijo, -"¿Por qué debería el mendigo tener buen alimento?"- y en vez de dárselo, se lo dejaba para él mismo, o lo daba a los perros, y le daba al débil y desgastado mendigo solamente agua; el otro criado, sin embargo, era honesto, y entregaba al mendigo lo que le era enviado. Era poco, pero con aquello podía vivir un rato, y todo el tiempo él era completamente paciente, pero se puso continuamente más débil. Como sin embargo, su enfermedad aumentó, él deseó recibir el último sacramento. En la misa, cuando el cáliz estaba siendo elevado y bajado, todas las campanas en la ciudad y vecindad comenzaron a sonar. Después de la misa el sacerdote fue a ver al hombre pobre bajo la escalera, y allí ya estaba muerto. En una mano él tenía una rosa, en la otra un lirio, y al lado de él estaba un papel en el cual describía su historia. Cuando él fue sepultado, una rosa creció en un lado de su tumba, y un lirio en el otro. Enseñanza: Cuando se persigue un objetivo con total firmeza, no hay barrera que detenga su propósito.
  28. 28. 28 055-El Músico Maravilloso Había una vez un maravilloso músico, que andaba completamente solo por un bosque y pensaba en montones de cosas, y cuando ya no tuvo en que más pensar, se dijo a sí mismo, -"El tiempo y la soledad comienzan a pasar pesadamente conmigo aquí en el bosque, necesitaré hacerme de una buena compañía para mí."- Entonces él tomó su violín de su espalda, y lo empezó a tocar de modo que resonara por entre los árboles. No pasó mucho rato antes de que un lobo viniera trotando por la espesura hacia él. -"¡Ah, aquí viene un lobo! ¡Él no es de mi complacencia!"- dijo el músico. Pero el lobo vino más cerca y le dijo, -"Ah, querido músico, qué maravillosamente tocas. Me gustaría aprender a hacerlo yo también."- -"Eso se aprende rápido,"- contestó el músico, -"solamente debes de hacer todo lo que yo te pida."- - "¡Ah, músico!"- dijo el lobo, -"te obedeceré como un alumno obedece a su maestro."- El músico lo pidió que lo siguiera, y cuando ya habían caminado parte del camino juntos, llegaron a un viejo roble que estaba hueco por dentro, y partido al medio. -"Mira,"- dijo el músico, -"si vas a aprender a tocar violín, pon las patas delanteras en esta grieta."- El lobo obedeció, pero el músico rápidamente recogió una piedra y con un rápido golpe acuñó sus dos patas tan firmemente que el lobo quedó obligado a quedarse allí preso. -"Permanece allí hasta que yo vuelva,"- dijo el músico, y se alejó por el camino. Al cabo de un rato, otra vez se dijo él mismo,
  29. 29. 29 -"El tiempo y la soledad comienzan a pasar pesadamente conmigo aquí en el bosque, atraeré aquí a otro compañero,"- y tomó su violín y otra vez lo tocó en el bosque. No pasó mayor tiempo antes de que un zorro viniera caminando entre los árboles hacia él. -"¡Ah, está llegando un zorro!" dijo el músico. -"¡Tampoco lo deseo de compañero!"- El zorro se le acercó y le dijo, -"¡Ah, querido músico! ¡En que forma maravillosa tocas ese violín! Me gustaría aprender a hacerlo yo también."- -"Eso se aprende rápido,"- contestó el músico, -"solamente debes de hacer todo lo que yo te pida."- - "¡Ah, músico!"- dijo el zorro, -"te obedeceré como un alumno obedece a su maestro."- -"Sígueme,"- dijo el músico."- Y cuando ya habían andado una parte del camino, llegaron a un angosto sendero, con arbustos altos a ambos lados. Allí el músico se paró, y de un lado inclinó un joven arbusto color de avellana hacia la tierra, y lo sostuvo poniéndole su pie por encima, y del otro lado también inclinó un árbol joven, y dijo, -"Ahora zorrito, si vas a aprender a tocar violín, dame la pata izquierda delantera." El zorro obedeció, y el músico sujetó su pata a la rama izquierda. -"Ahora zorrito,"- dijo él, -"me alcanzas tu pata derecha",- y la ató a la rama derecha. Cuando el músico había examinado que ambas patas del zorro estaban bien sujetas, soltó las ramas de sus pies y los arbustos se enderezaron de nuevo, dejando al pobre zorro suspendido en el aire. -"Espera aquí hasta que yo vuelva otra vez,"- dijo el músico, y siguió su camino. Al cabo de un rato, otra vez se dijo él mismo,
  30. 30. 30 -"El tiempo y la soledad comienzan a pasar pesadamente conmigo aquí en el bosque, así que atraeré aquí a otro compañero,"- y tomó su violín y otra vez lo tocó en el bosque. Entonces una pequeña liebre vino saltando hacia él. - -"¿Por qué viene una liebre?,"- dijo el músico, -"no la quiero."- -"¡Ah, querido músico! ¡Qué manera tan maravillosa de tocar ese violín! Me gustaría aprender a hacerlo yo también,"- le dijo la liebre. -"Eso se aprende rápido,"- contestó el músico, -"solamente debes de hacer todo lo que yo te pida."- - "¡Ah, músico!"- respondió la liebre, -"te obedeceré como un alumno obedece a su maestro."- -"Sígueme,"- dijo el músico."- Y así siguieron una parte del camino juntos hasta que llegaron a un espacio abierto en el bosque, donde había un árbol de álamo. El músico ató una cuerda larga alrededor del cuello de la pequeña liebre y el otro final lo sujetó al árbol. -"¡Ahora, rápidamente, liebrecita, gira veinte veces alrededor del árbol!"- gritó el músico. La pequeña liebre obedeció, y cuando ya había girado las veinte veces, la cuerda se había enroscado totalmente alrededor del tronco del árbol, y la pequeña liebre quedó atrapada. Y la dejó que se moviera lo que quisiera, pero eso sólo hizo que se le maltratara su sensible cuello. -"Espérame aquí hasta que yo vuelva,"- dijo el músico, y se fue por el camino. El lobo, mientras tanto, había empujado, tirado y mordido la piedra, y había trabajado con empeño y por tanto tiempo que logró poner sus pies en libertad y los sacó de la hendidura del tronco. Lleno de cólera y rabia se apresuró a ir detrás del músico para tratar de despedazarlo. Cuándo el zorro vio al lobo correr, comenzó a lamentarse, y gritó con toda su fuerza, -"Lobo hermano, ven en mi ayuda, que el músico me ha engañado!"- El lobo dobló hacia abajo el pequeño árbol y mordió la cuerda, liberando así al zorro quien fue con él para tomar parte en la venganza contra el músico. En seguida encontraron a la liebre atada, a quien igualmente ellos liberaron, y luego todos juntos fueron a buscar al traidor.
  31. 31. 31 El músico había tocado una vez más su violín más adelante en su camino, y esta vez había sido más afortunado. El sonido alcanzó los oídos de un pobre leñador, que al instante, sin pensarlo dos veces, dejó su trabajo y vino con su hacha bajo el brazo para escuchar la música. - "Por fin viene el compañero adecuado,"- dijo el músico, - "ya que yo buscaba a un ser humano, y no a una bestia salvaje."- Y él comenzó a tocar tan maravillosamente y deliciosamente que el pobre hombre estuvo de pie allí como encantado, y su corazón saltaba con alegría. Y mientras él estaba así de pie, el lobo, el zorro, y la liebre llegaron, y él vio muy bien que ellos traían alguna mala intención. Entonces levantó su hacha brillante y se colocó delante del músico, como queriendo decir, -"¡A quienquiera que busque tocarlo, le advierto, tendrá que vérselas conmigo!"- Entonces las bestias se aterrorizaron y retrocedieron corriendo hacia el bosque. El músico, sin embargo, tocó una vez más al hombre en agradecimiento, y luego siguió adelante su camino. Enseñanza: Nunca deben de traicionarse las promesas hechas, como hizo el músico con los animalitos. Lo correcto es ser sincero y decir francamente si no se está en capacidad de dar o hacer algo, pero jamás, jamás, ofrecer falsamente y luego incumplir o causar daño.
  32. 32. 32 056-La Novia Clara y La Oscura Una mujer estaba con su hija y su hijastra cortando el forraje en un terreno, cuando el Señor Dios se les acercó en la forma de un hombre pobre, y les preguntó, -"¿Cuál es el camino hacia el pueblo?"- - "Si usted quiere saber,"- dijo groseramente la madre, -"búsquelo usted mismo."- Y la hija añadió, -"Si usted teme no encontrarlo, busque un guía que lo lleve."- Pero la hijastra dijo, -"Pobre hombre, yo lo llevaré, venga conmigo."- Entonces Dios se molestó con la madre y su hija, y les volvió la espalda, y pidió que su piel se les pusiera tan oscura como la noche, y además que tomaran una horrible apariencia. Con respecto a la hijastra, sin embargo, Dios fue cortés y siguió con ella, y cuando estaban cerca del pueblo, ofreció una bendición para ella diciendo, -"Elige tres cosas para ti, y te las concederé."- Entonces dijo la doncella, -"Me gustaría ser tan hermosa y clara como el sol y agradable como el día."- y al instante ella quedó hermosa y clara como el sol y agradable como el día. -"Luego me gustaría tener un monedero de dinero que nunca se quede vacío."- Y el Señor se lo concedió también, y además le dijo, -"No olvides lo que es el mejor deseo de todos."- Y dijo ella, -"Para mi tercer deseo, quiero que después de mi muerte, habite en el reino eterno del Cielo."-
  33. 33. 33 Esto también le fue concedido, y luego el Señor Dios se retiró. Cuando la madrastra vino a la casa con su hija, y vieron que ellas dos ahora estaban tan oscuras como la noche y con sus apariencias muy feas, pero que la hijastra tenía radiante claridad y hermosura, la maldad aumentó todavía más en sus corazones, y no pensaron en nada más, sino en como podrían ellas hacerle algún daño. La hijastra, sin embargo, tenía un hermano llamado Reginer, a quien ella quería mucho, y ella le contó todo lo que había pasado. Un día, Reginer le dijo, -"Querida hermana, haré un retrato tuyo, para poder tenerte continuamente antes mis ojos, ya que mi fraternal amor por ti es tan grande, que me gustaría siempre poder mirarte."- Ella contestó, -"Pero te pido por favor, que no dejes a nadie ver el cuadro."- Entonces él pintó a su hermana y colgó el cuadro en su cuarto. Él, moraba en el palacio del Rey, ya que era su cochero. Cada día él se quedaba un rato de pie frente al cuadro, y agradecía a Dios por la felicidad de tener una tan querida hermana. Ahora resulta que el rey, a quien él servía, acababa de perder a su esposa, quien había sido tan hermosa que no podía encontrarse a nadie que pudiera compararse con ella, y por este motivo el rey estaba con una profunda pena. Los asistentes de la corte, sin embargo, comentaban que el cochero se paraba diariamente frente a este cuadro hermoso, y como eso los ponía celosos, le informaron al rey. Entonces el rey ordenó que le trajeran el cuadro, y cuando él vio lo parecida que era a su finada esposa en todo sentido, salvo que era todavía más hermosa, cayó mortalmente enamorado de ella. Él hizo que el cochero fuera traído a su presencia, y le preguntó a quién representaba el retrato. El cochero dijo que era su hermana, y entonces el rey resolvió que no tomaría a nadie, sino a esta muchacha, como su esposa, y le dio al cochero un carro y caballos y ropas espléndidas de tela de oro, y lo envió adelante para que trajera a su novia elegida. Cuándo Reginer llegó en esa diligencia, su hermana se alegró, pero la doncella oscura estaba celosa de la fortuna de su hermanastra, y se puso enojada sin control alguno, y le dijo a su madre, -"¿De que sirven todas tus artes para nosotras ahora, si no puedes conseguir ni siquiera un golpe de suerte para mí?"- -"Tranquila,"- dijo la madre, -"pronto te daré algo."- Y por sus artes de brujería, ella entorpeció los ojos del cochero dejándolo medio ciego, y a la doncella blanca le obstaculizó los oídos, de modo que quedara medio sorda.
  34. 34. 34 Entonces entraron en el carro, primero la novia blanca en su indumentaria real noble, y luego la madrastra con su hija, y Reginer sentado al frente listo para conducir. Después de recorrer el camino durante algún tiempo, el cochero gritó, "Cúbrete bien, mi hermana querida, Que la lluvia no te moje, Que el viento no te cargue de polvo, Pues debes estar agraciada y hermosa Cuando te presentes ante el rey. " La novia preguntó, -"¿Qué dice mi querido hermano?"- -"Ah,"- dijo la anciana, -"él dice que debes quitarte tu vestido de oro y darlo a tu hermana." Entonces ella se lo quitó, y lo puso sobre la doncella oscura, quien a cambio le dio su lamentable vestido gris. Siguieron adelante, y un corto tiempo después, el hermano otra vez gritó, "Cúbrete bien, mi hermana querida, Que la lluvia no te moje, Que el viento no te cargue de polvo, Pues debes estar agraciada y hermosa Cuando te presentes ante el rey. " La novia preguntó, -"¿Qué dice mi querido hermano?"- -"Ah,"- dijo la anciana, -"él dice que debes de quitarte la capucha de oro y darla a tu hermana."- Entonces ella se quitó la capucha y la puso sobre su hermana, y se sentó con su cabeza descubierta. Y siguieron aún más lejos. Al ratito, el hermano una vez más gritó,
  35. 35. 35 "Cúbrete bien, mi hermana querida, Que la lluvia no te moje, Que el viento no te cargue de polvo, Pues debes estar agraciada y hermosa Cuando te presentes ante el rey. " La novia preguntó, -"¿Qué dice mi querido hermano?"- -"Ah,"- dijo la anciana, -"él dice que debes de mirar hacia afuera del carro."- Ellos estaban, en ese momento, sobre un puente, que cruzaba aguas profundas. Cuando la novia se levantó de su asiento y se inclinó para mirar, madre e hija la empujaron, haciéndola caer en medio del agua. Al mismo momento en que la novia se hundía, un pato blanco como la nieve emergió de las brillantes aguas, y nadó río abajo. El hermano no había observado nada de aquello, y condujo el carro hasta llegar a la corte. Entonces él llevó a la doncella oscura al rey creyendo realmente que era su hermana, porque sus ojos estaban débiles, y lo deslumbraba el brillar del oro del traje. Cuando el rey vio la fealdad ilimitada de su supuesta novia, se enojó muchísimo, y ordenó que el cochero fuera lanzado en un hoyo que estaba rodeado de víboras y nidos de serpientes. La vieja bruja, sin embargo, sabía tan bien como adular al Rey y engañar a sus ojos con sus artes, que él las dejó quedarse, a ella y a su hija, hasta que ésta le pareciera completamente soportable, y él realmente se casó con ella. Una tarde, cuando la novia oscura estaba sentada junto al rey, un pato blanco vino nadando por el canal hasta la cocina, y dijo al muchacho a cargo de la cocina, -"Joven, por favor enciende un fuego, para que pueda calentar mis plumas."- El muchacho de la cocina lo hizo, y encendió un fuego en el hogar. Entonces vino el pato y se sentó allí cerca, se sacudió y alisó sus plumas finamente. Mientras el pato estaba sentado y disfrutando del momento, preguntó al muchacho, -"¿Qué hace mi hermano Reginer?"- El muchacho de la cocina contestó, -"Él está encarcelado en un hoyo que está rodeado de víboras y serpientes."- Entonces ella preguntó, -"¿Qué hace la bruja oscura en la casa?"-
  36. 36. 36 El muchacho contestó, -"Ella es amada por el Rey y está feliz." "¡Que Dios se apiade de él!"- dijo el pato, y salió nadando por el fregadero. A la segunda y tercera noche vino de nuevo el pato e hizo las mismas preguntas. Entonces el muchacho de la cocina ya no pudo soportar más aquello y fue donde el rey a contarle lo sucedido. El Rey, sin embargo, quiso verlo por él mismo, y a la siguiente tarde fue a la cocina, y cuando el pato sacó su cabeza por el fregadero, él tomó su espada y le cortó su cuello, y de repente el pato se transformó en la doncella más hermosa nunca vista antes, exactamente como se veía en la pintura que su hermano había hecho de ella. El Rey se llenó de alegría, y como estaba de pie completamente mojada, él hizo que le fuera traída indumentaria espléndida y que fuera vestida con ella. Entonces la joven contó cómo había sido engañada con astucia y falsedad, y por fin lanzada abajo al agua al pasar por el puente. Su primera petición al rey fue que deberían sacar a su hermano del hoyo rodeado de serpientes, y cuando el rey hubo realizado esta petición, él entró en la cámara donde estaba la vieja bruja y le preguntó a la bruja, -"¿Qué se merece quién hace esto y aquello?"- relatando los hechos sucedidos. Ella tan ciega en su mente, y la crueldad tan enraizada en su corazón, que no era consciente de nada dijo, -"Esa persona merece ser desnudada completamente, y puesta en un barril con clavos, y que un caballo sea enjaezado al barril, y el caballo enviado a correr por todo el mundo."- Ese castigo pudo haberles sido hecho a ella y a su hija oscura. Pero no teniendo el rey tanta crueldad, en su lugar le fue dada una bebida para que olvidara sus malas artes, y fue expulsada para siempre del reino y a tener que trabajar muy duramente para ganarse su vida en adelante. El Rey se casó con la novia clara y hermosa, y recompensó a su hermano fiel, y lo hizo un hombre rico y distinguido.
  37. 37. 37 Enseñanza: La bondad y la caridad con el necesitado, son siempre agradables al Creador, y tarde o temprano rinden sus buenos frutos.
  38. 38. 38 057-El Pequeño Vaso de Nuestra Señora Hubo una vez un vagón que tan cargado estaba de vino que se atoró en un hueco en el camino tan fuertemente, que por más esfuerzo que se hiciera, no podía ser puesto en movimiento. Entonces sucedió que pasó por allí Nuestra Señora, y cuando vio al pobre carretero con su problema, le dijo: -"Estoy cansada y con sed. Dame un vasito de vino y desatascaré tu carreta."- -"Encantado,"- replicó el carretero, -"pero no tengo ningún vaso en el cual servirte el vino"- Entonces Nuestra Señora cortó una pequeña flor blanca con rayas rojas, llamada originalmente enredadera del campo, que tiene una forma muy similar a un vaso y se la dio al hombre. Él la lleno con vino e inmediatamente el carruaje quedó totalmente libre, pudiendo entonces continuar su camino. La pequeña flor es aún hoy llamada El pequeño vaso de Nuestra Señora. Enseñanza: Ayudar a quien tiene hambre o sed, siempre trae su bendición .
  39. 39. 39 058-El Hermano Lustig Hubo una vez durante un largo tiempo una gran guerra, y cuando esta llegó a su final, muchos soldados fueron despedidos. Entonces el Hermano Lustig también recibió su salida, y además de eso, solamente un pequeño bollo de pan del diariamente asignado, más cuatro monedas en dinero, con lo cual él se marchó. Sin embargo, San Pedro se había puesto en su camino en forma de un pobre mendigo, y cuando el Hermano Lustig lo topó, el mendigo pidió una limosna. El Hermano Lustig contestó, -"Querido mendigo, ¿qué puedo darle? He sido un soldado, y he recibido mi despido, y tengo solamente este pequeño bollo de pan del diariamente asignado, más cuatro monedas en dinero. Cuando esto se me acabe, tendré que pedir limosna como usted. Pero de todos modos le daré algo." Así que él dividió el pan en cuatro partes, y dio al apóstol una de ellas, y también una de las monedas. San Pedro le agradeció, y se fue adelante, y se presentó de nuevo ante el soldado también como un mendigo, pero bajo otra presentación, y cuando lo encontró le pidió de nuevo una limosna como lo hizo antes. El Hermano Lustig habló tal como lo había hecho antes, y otra vez le dio un cuarto del pan y otra de las monedas. San Pedro se lo agradeció, y se fue adelante, y por tercera vez se colocó como mendigo bajo otra apariencia y lo esperó, y le habló al Hermano Lustig . El Hermano Lustig le dio también el tercer cuarto del pan y la tercera moneda. San Pedro se lo agradeció, y el Hermano Lustig siguió adelante, quedándose solamente con un cuarto del pan, y una sola moneda. Con esto él entró en una posada, comió su pan, y pidió una cerveza por el valor de su moneda. Una vez terminado, siguió adelante, y luego San Pedro, asumiendo el aspecto de otro soldado despedido, lo encontró y le habló así: -"Buenos días colega, ¿no podrías darme un pedazo de pan y una moneda para una bebida?"- -"¿Y cómo podría conseguir todo eso?"- contestó el Hermano Lustig , -"He sido despedido y solamente me dieron un bollo de pan y cuatro monedas. Me encontré con tres mendigos en el camino y le di a cada uno un cuarto del pan y una moneda. Y el último cuarto del pan lo comí en la posada y con la última moneda pagué una cerveza."- Ahora mis bolsillos están vacíos, y si tú tampoco tienes nada, podemos ir pidiendo limosna juntos."-
  40. 40. 40 -"No"-, contestó San Pedro, -"no tenemos que hacer eso en este momento. Sé un poco sobre medicina, y ganaré pronto tanto como requiero por ese medio."- -"¡Que bueno!"-, dijo el Hermano Lustig , -"y puesto que yo no sé nada de eso, entonces iré a pedir limosna solo."- -"¡Oh no!, simplemente ven conmigo,"- dijo San Pedro, -"y si gano algo, compartiré contigo la mitad."- -"Bien,"- dijo el Hermano Lustig , y se marcharon juntos. Pronto llegaron a la casa de un campesino donde ellos oyeron gritos y lamentaciones fuertes adentro; entonces ellos entraron, y allí el marido yacía enfermo de muerte muy cerca de su final, y su esposa gritaba y lloraba en voz muy alta. -"Pare esos aullidos y llantos,"- dijo San Pedro, -"pondré a su marido bien otra vez,"- y tomó un bálsamo de su bolsillo, y curó al hombre enfermo en un momento, de modo que pudo levantarse y estar con salud perfecta. Con gran complacencia el hombre y su esposa dijeron, -"¿Cómo podemos recompensarle? ¿Qué le daremos?"- Pero San Pedro no tomaría nada, y entre más le ofrecían los campesinos, más se negaba. El Hermano Lustig , sin embargo, dio un codazo a San Pedro, y le dijo, "Toma algo; bastante seguro que lo necesitamos." Con mucho cuidado la mujer trajo un cordero y le dijo a San Pedro que él realmente debería tomarlo, pero él insistió en que no. Entonces el Hermano Lustig le empujó el costado, y le dijo, -"Tómelo ya, no sea tonto estúpido; ¡estamos en gran necesidad de el!"- Y San Pedro, cediendo, dijo por fin, -"Bien, tomaré el cordero, pero no lo cargaré. Si tú insistes en quererlo, deberás cargarlo."- -"No es nada,"- dijo el Hermano Lustig . -"Lo cargaré fácilmente,"- y lo tomó en su hombro. Entonces ellos se marcharon y llegaron a un bosque, pero el Hermano Lustig había comenzado a sentir el cordero pesado, y tenía hambre, por lo que le dijo a San Pedro, -"Mira, este parece un buen lugar, aquí podríamos cocinar el cordero, y comerlo."
  41. 41. 41 -"Como quieras,"- contestó San Pedro, -"pero no sé nada de cocina; si quieres lo cocinas tú, ahí hay una caldera para ti, y yo mientras tanto me pasearé un poco hasta que todo esté listo. Sin embargo, no debes comenzar a comer hasta que yo haya vuelto, yo vendré en el tiempo correcto."- -"Bien, ve, entonces,"- dijo el Hermano Lustig, -"entiendo de cocina y lo manejaré." Entonces San Pedro se marchó, y el Hermano Lustig mató al cordero, encendió un fuego, lanzó la carne en la caldera, y la hirvió. El cordero estaba ya completamente listo y el apóstol Pedro no había vuelto, entonces el Hermano Lustig lo sacó de la caldera, lo cortó, y le buscó el corazón. -"Se dice que esta es la mejor parte,"- dijo él, y la probó, pero por fin él se comió todo aquello por completo. Segundos después San Pedro volvió y dijo, -"Puedes comerte todo el cordero tú solo, yo solamente tendré el corazón, pásamelo por favor."- Entonces el Hermano Lustig tomó un cuchillo y el tenedor, y fingió mirar ansiosamente entre la carne del cordero, pero sin ser capaz de encontrar el corazón, hasta que por fin dijo repentinamente, -"¡No hay ninguno aquí!"- -"¿Pero cómo puede ser?"- dijo el apóstol. -"¡No lo sé!,"- contestó el Hermano Lustig, -"¡pero mira!, ¡que tontos que somos, buscándole el corazón al cordero, y ninguno de nosotros recordaba que un cordero no tiene ningún corazón! -"¡Ah!"-, dijo San Pedro, -"¡eso es algo completamente nuevo! Si cada animal tiene un corazón, ¿por qué un cordero va a estar sin él?"- -"No, no. Ten por seguro, mi hermano,"- dijo el Hermano Lustig, -"que un cordero no tiene ningún corazón; sólo considéralo seriamente, y luego verás que realmente no tiene ninguno."- -"Bien, está correcto,"- dijo San Pedro, -"si no hay ningún corazón, entonces no quiero ninguna parte del cordero; y puedes comértelo todo tú solo."- -"Lo que no pueda comer ahora, lo llevaré en mi mochila,"- dijo el Hermano Lustig, y se comió la mitad del cordero, y puso el resto en su mochila.
  42. 42. 42 Siguieron adelante, y luego San Pedro hizo que una gran corriente de agua viniera directamente a atravesárseles en su camino, quedando obligados a pasar por en medio de ella. San Pedro dijo, -"Pasa tu primero."- -"No,"- contestó el Hermano Lustig , -"tu debes ir primero," y él pensó, -"si el agua es demasiado profunda me quedaré aquí." Y así San Pedro se internó a caminar entre las aguas, las cuales sólo le llegaron a su rodilla. El Hermano Lustig comenzó a pasar también, pero las aguas se hicieron más profundas y rápidamente le llegaron hasta su garganta. Entonces él gritó, -"¡Hermano, ayúdame!"- San Pedro dijo, -"¿Entonces confesarás que tú te comiste el corazón del cordero?"- -"No,"- dijo él, -"no lo he comido."- Entonces la corriente de agua se puso más profunda y se elevó hasta su boca. -"¡Ayúdame hermano!,"- gritaba el soldado. San Pedro dijo, -"¿Entonces admites que te has comido el corazón del cordero?"- -"No"-, contestó él, -"no lo he comido."- San Pedro, sin embargo, no lo dejaría ahogarse, bajó las aguas y le ayudó con eso. Y siguieron adelante, hasta llegar a un reino donde oyeron que la hija del rey estaba enferma de muerte. -"¡Mira, hermano!"- dijo el soldado a San Pedro, -"esta es una oportunidad para nosotros; ¡si podemos curarla tendremos provisiones para toda la vida!"- Pero San Pedro no caminaba ni a la mitad de la velocidad que lo hacía el Hermano Lustig. -"Vamos, mueva sus piernas, mi querido hermano,"- dijo él, -"que podemos ponernos allí a tiempo."-
  43. 43. 43 Y San Pedro mas bien andaba más despacio y más despacio, aunque el Hermano Lustig hiciera todo que podía para apurarlo. Por fin ellos oyeron que la princesa había muerto. -"¡Ahora sí que la hicimos bien!"- dijo el Hermano Lustig ; -"¡esto resulta del modo tan lento de tu andar!"- - "Mantente tranquilo,"- contestó San Pedro, -"puedo hacer más que curar a la gente enferma; puedo traer muertos a la vida otra vez."- -"Bien. Si tu puedes hacer eso,"- dijo el Hermano Lustig, -"está muy bien, pero tu deberías ganar al menos la mitad del reino para nosotros por ello." Entonces fueron al palacio real, donde todos estaban en gran pena, y San Pedro le dijo al Rey que él restauraría a su hija a la vida. Él fue llevado donde ella yacía, y dijo, -"Tráigame una caldera y un poco de agua," y cuando esto fue hecho, él pidió a todos salir, y no permitió a nadie más permanecer con él, excepto al Hermano Lustig . Entonces él cortó en piezas el cuerpo de la muchacha muerta, las puso en el agua, encendió un fuego bajo la caldera, y las hirvió. Y cuando la carne había desaparecido de los huesos, él sacó los hermosos huesos blancos, y los puso en una mesa, y los juntó en su orden natural. Cuando hubo hecho esto, dio un paso adelante y dijo tres veces, -"En nombre de la Trinidad Santa, mujer muerta, levántate."- Y a la tercera vez, la princesa se levantó, viva, sana y hermosa. Entonces el rey no cabía de la alegría, y dijo a San Pedro, -"Pide la recompensa que quieras; aun si fuera la mitad mi reino, yo te lo daría."- Pero San Pedro dijo, -"No quiero nada por ello."- -"¡Ah, tontito!"- pensó el Hermano Lustig, y dio un codazo en el costado a su camarada, y le dijo, -"¡No seas tan estúpido! Si tú no tienes ninguna necesidad de algo, yo si la tengo."-
  44. 44. 44 San Pedro, en realidad, no tendría necesidad de nada, pero cuando el rey vio que al otro le gustaría tener algo, ordenó a su tesorero que llenara la mochila del Hermano Lustig con oro. Entonces ellos continuaron su camino, y cuando llegaron a un bosque, San Pedro dijo al Hermano Lustig, -"Ahora, dividiremos el oro."- -"Sí", claro".- contestó él. Así que San Pedro dividió el oro, y lo repartió en tres montones. El Hermano Lustig pensó, -"¿Qué locura le ha entrado a él en su cabeza ahora? ¡Hace tres partes, y sólo hay dos de nosotros!"- Pero San Pedro dijo, -"Lo he dividido correctamente; hay una parte para mí, una para ti, y una para el que comió el corazón del cordero."- -"¡Ah, yo lo comí!"- contestó el Hermano Lustig , y de prisa recogió el oro. -"Usted puede confiar en lo que digo."- -"¿Pero cómo puede ser eso posible,"- dijo San Pedro, -"cuando un cordero no tiene ningún corazón?"- -"¿Eh, qué, hermano, en qué estás pensando? Los corderos tienen corazones como los otros animales, ¿por qué deberían sólo ellos no tener ninguno?"- -"Bien, así sea,"- dijo San Pedro, -"guárdate el oro, pero ya no seguiré contigo; iré por mi camino solo."- -"Como quieras, querido hermano,"- contestó el Hermano Lustig. -"Adiós."-
  45. 45. 45 San Pedro tomó un camino diferente, y el Hermano Lustig pensó, -"Es una cosa buena que él se haya retirado por su propia voluntad. Es realmente un santo extraño, después de todo."- El tuvo bastante dinero, pero no sabía manejarlo, lo malgastó, lo regaló, y pasado algún tiempo ya no tenía nada. Y andando llegó a un cierto país donde él oyó de nuevo que la hija de un rey había recién muerto. -"¡Ah, já!"- pensó él, -"eso puede ser muy bueno para mí; le traeré a la vida otra vez, y veré que me sean bien pagados mis servicios."- Entonces fue a la corte donde el rey, y ofreció levantar de nuevo a la vida a la muchacha muerta. Ya el rey había oído que un soldado desempleado viajaba por el mundo y traía a personas muertas a la vida otra vez, y pensó que el Hermano Lustig era ese hombre; pero como no tenía mucha confianza en él, consultó a sus concejales primero, quienes dijeron que debería de darle una oportunidad, ya que su hija estaba muerta, y la situación no empeoraría por ello. Entonces el Hermano Lustig pidió que le fuera traída una caldera y agua, y solicitó a todos salir de la habitación. Ya solo, cortó en piezas el cuerpo de la muchacha muerta, las puso en el agua, encendió un fuego bajo la caldera, y las hirvió, como él había visto a San Pedro hacerlo. Y cuando la carne había desaparecido de los huesos, él sacó los hermosos huesos blancos, y los puso en una mesa, pero como no sabía el orden en que había que ponerlos, colocó a todos ellos en posiciones incorrectas, en una total confusión. Entonces poniéndose de pie frente a ellos dijo, -"En nombre de la Trinidad más santa, doncella muerta, te pido que te levantes,"- y él dijo eso tres veces, pero los huesos no se movieron. Y lo volvió a decir tres veces más, pero también fue en vano: -"¡Muchacha confundida, levántate!"- gritó él, "¡Levántate, o será peor para ti!"- No más había dicho eso, cuando San Pedro de repente apareció con su anterior forma, como un soldado desempleado; entró por la ventana y dijo, -"Hombre sin Dios, ¿qué estás haciendo? ¿Cómo puede la doncella muerta levantarse, cuando has esparcido sus huesos en tal confusión?"- -"Querido hermano, he hecho todo a lo mejor de mi capacidad,"- contestó él.
  46. 46. 46 -"¡Por esta vez, te ayudaré a salir de la dificultad, pero una cosa te digo, y esto es que si alguna vez vuelves a intentar lo mismo, será peor para ti, y además no vas ahora a pedir ni a aceptar nada del rey por lo hecho!"- Dicho eso, San Pedro puso los huesos en su orden correcto, y dijo a la doncella tres veces, -"En Nombre de la Trinidad más santa, doncella muerta, levántate,"- y la hija del rey se levantó, sana y hermosa como había sido. Entonces San Pedro se marchó otra vez por la ventana, y el Hermano Lustig se alegró de que todo finalizó tan bien, pero estaba muy fastidiado de pensar que después de todo él no debía tomar nada por ello. -"Solamente me gustaría saber,"- pensó él, -"que es lo que tiene en su cabeza este compañero, que lo que me da con una mano, me lo quita con la otra. ¡Eso no tiene ningún sentido en absoluto!"- Entonces el Rey ofreció al Hermano Lustig darle lo que deseara obtener, pero él no se atrevió a pedir nada; sin embargo, por indirectas y astucias, él encontró la forma de hacer que el Rey ordenara que su mochila quedara llena de oro, y así con ella se marchó. Cuando él salió, San Pedro estaba en la puerta, y le dijo, -"Mira que clase de hombre eres; ¿no te prohibí tomar recompensa, y sin embargo sales con la mochila llena de oro?" "¿Cómo puedo impedir eso,"- contestó el Hermano Lustig , -"si la gente me lo pone allí?"- -"Bien, te diré que si de nuevo tratas de regresar un difunto a la vida, vas a sufrir por eso."- -"Hey, hermano, no tengas ningún temor, ahora tengo dinero, ¿por qué debería yo preocuparme con estar limpiando huesos?"- -"¡Tengamos fe,"- dijo San Pedro, -"de que el oro durará mucho tiempo! A fin de que después de esto ya nunca pongas los pies en caminos prohibidos, le otorgaré a tu mochila esta propiedad, a saber, que cualquier cosa que desees que ingrese en ella, allí estará. Adiós, ya nunca más me verás."- -"Hasta la vista", dijo el Hermano Lustig, y pensó para sí mismo, -"Estoy muy contento de que te alejes, compañero extraño; y por cierto no te seguiré"- Pero sobre el poder mágico que le había sido otorgado a su mochila, no pensó más.
  47. 47. 47 El Hermano Lustig viajó con su dinero, y despilfarró y malgastó lo que tenía como lo había hecho antes. Cuando por fin no le quedaban más que cuatro monedas, pasó por una posada y pensó, -"El dinero tendrá que irse,"- y pidió el valor de tres monedas en vino y el valor de una moneda en pan. Cuando estaba sentado con lo pedido, un olor a ganso asado hizo camino a su nariz. El Hermano Lustig miró a su alrededor a hurtadillas, y vio que el anfitrión tenía dos gansos listos en el horno. Inmediatamente él recordó que su camarada había dicho que cualquier cosa que él deseara tener en su mochila debería llegar allí, y se dijo, -"¡Ah, já! Debo intentar eso con los gansos."- Entonces él salió, y cuando estaba fuera de la puerta, dijo, -"Deseo aquellos dos gansos asados del horno en mi mochila,"- y no más terminando de decirlo, lo desabrochó y miró hacia adentro, y encontró que ya estaban ahí. -"¡Ah, funcionó",- dijo, -"ahora soy un hombre realizado!"- y se marchó a un prado y sacó la carne asada. Cuando estaba en medio de su comida, dos jornaleros llegaron y miraron con ojos hambrientos al segundo ganso, que aún no había sido tocado. El Hermano Lustig pensó, -"Uno es bastante para mí,"- y llamó a los dos hombres y les dijo, -"Tomen el ganso, y cómanlo a mi salud."- Ellos se lo agradecieron, y se fueron con el ganso a la posada, ordenaron media botella de vino y un pan, sacaron al ganso que les habían regalado, y comenzaron a comer. La anfitriona los vio y dijo a su marido, -"Aquellos dos comen a un ganso; sólo asómate y ve si no es uno de los nuestros del horno."- El propietario corrió al horno y comprobó que estaba vacío. -"¡Qué!"- gritó él, -"¡ustedes par de ladrones!, ¿quieren comer ganso tan barato como esto? ¡Paguen por él en este momento; o los lavaré bien con savia de avellana verde!"- Ellos contestaron,
  48. 48. 48 -"No somos ningunos ladrones, un soldado desempleado nos dio el ganso, allí afuera en el prado."- -"¡No taparán mis ojos con polvo de esa manera!, el soldado estuvo aquí, pero salió por la puerta, como un cliente honesto. Cuidé de él yo mismo; ¡ustedes lo robaron y deberán pagarlo!" Pero como ellos no podían pagar, tomó un palo, y a golpes los echó de la casa. El Hermano Lustig siguió su camino y llegó a un lugar donde había un castillo magnífico, y no lejos de él una posada desgraciada. Él fue a la posada y pidió el alojamiento por una noche, pero el propietario se lo negó diciendo, -"No hay más cuartos aquí, la casa está llena de invitados nobles."- -"Me sorprende tanto que ellos vengan aquí en vez de ir a aquel espléndido castillo", dijo el Hermano Lustig . -"Ah, en efecto,"- contestó el anfitrión, -"pero no es nada bonito dormir allí una noche; nadie que lo haya intentado hasta ahora, ha salido de allí vivo."- -"Bien, si otros lo han intentado,"- dijo el Hermano Lustig, -"lo intentaré yo también." -"Mejor olvídelo,"- dijo el anfitrión, -"eso le costará su cuello."- -"Eso no me matará inmediatamente,"- dijo el Hermano Lustig , -"sólo deme la llave, y algún alimento bueno y vino." Entonces el anfitrión le dio la llave, alimento y vino, y con todo eso en mano, el Hermano Lustig entró en el castillo, disfrutó de su cena, y al final, cuando tuvo sueño, se acostó en la tierra, pues no había ninguna cama. Pronto se durmió, pero avanzada la noche fue molestado por un gran ruido, y cuando despertó, vio a nueve horribles diablos en el cuarto, quienes formando un círculo, bailaban alrededor de él. El Hermano Lustig dijo, -"Bien, bailen lo que gusten, pero ninguno de ustedes deberá venir demasiado cerca de mí."- Pero los diablos lo acorralaban continuamente más cerca, y casi le daban en su cara con sus horribles pies. -"¡Ya paren, fantasmas de los diablos!"- dijo él, pero ellos se comportaron todavía peor. Entonces el Hermano Lustig se puso enojado, y gritó, -"¡Ya verán, pronto los haré calmarse!"-
  49. 49. 49 y cogió la pata de una silla y golpeó en medio de ellos. Pero nueve diablos contra un soldado era todavía demasiado, y cuando él golpeaba a aquellos que tenía delante de él, los demás lo agarraban por atrás por el pelo, y lo rasgaban despiadadamente. -"¡Equipo de los diablos,"- gritó él, -"se están sobrepasando, pero esperen!"-. -"¡A mi mochila, todos los nueve de ustedes!"- En un instante todos cayeron adentro, y abrochó la mochila y la lanzó en una esquina. Enseguida todo quedó de repente tranquilo, y el Hermano Lustig se arrecostó otra vez, y quedó dormido hasta la llegada del nuevo día. Entonces llegaron el posadero y el noble a quien pertenecía el castillo, a ver como le había ido; pero cuándo percibieron que él estaba alegre y muy bien, se sorprendieron, y preguntaron, -"¿No le han hecho daño los espíritus, entonces?"- -"La razón por la que no me dañaron,"- contestó el Hermano Lustig , -"es porque tengo a todos los nueve en mi mochila. Ya usted puede habitar una vez más en su castillo completamente tranquilo, ninguno de ellos lo frecuentará nunca más.- El noble se lo agradeció, le hizo ricos regalos, y le pidió que permaneciera en su servicio, y él lo aseguraría mientras viviera. -"No, gracias,"- contestó el Hermano Lustig , -"estoy acostumbrado a deambular, viajaré más lejos."- Entonces se marchó, y llegó a una herrería, puso la mochila que contenía a los nueve diablos en el yunque, y pidió al herrero y a sus aprendices golpearla. Y ellos la golpearon con sus grandes martillos con toda su fuerza, y los diablos pronunciaban aullidos que eran completamente lastimosos. Cuando él abrió la mochila después de la golpiza, ocho de ellos estaban muertos, pero uno que se había guardado dentro de un pliegue de la mochila, estaba todavía vivo, y escapándose volvió otra vez al infierno. Así el Hermano Lustig viajó mucho tiempo por todo el mundo, y aquellos que lo conocieron pueden contar muchas historias sobre él, pero pasados los años, por fin envejeció, y pensando en su final fue donde un ermitaño que era conocido ser un hombre piadoso, y le dijo, -"Estoy cansado de deambular, y quiero ahora comportarme de tal manera que pueda entrar al reino del Cielo."- El ermitaño le aconsejó, -"Hay dos caminos, uno es amplio y agradable, y conduce al infierno, el otro es estrecho y áspero, y conduce al cielo."-
  50. 50. 50 -"Yo sería un tonto,"- pensó el Hermano Lustig , "si tomara el camino estrecho y áspero."- Y dispuso tomar el camino amplio y agradable, y al fin vino a dar a una gran puerta negra, que era la puerta del infierno. El Hermano Lustig llamó, y el portero se asomó para ver quién estaba allí. Pero cuando él vio al Hermano Lustig , se aterrorizó, ya que ese portero era el mismo noveno diablo que había sido encerrado en la mochila, y que se había escapado de ella con solamente un ojo morado. Entonces este portero empujó el cerrojo otra vez tan rápidamente como pudo, corrió donde el teniente superior, y le dijo, -"Está ahí afuera el mismo tipo de la mochila, que quiere entrar, pero si usted valora nuestras vidas y nuestra tranquilidad no permita que entre, o él deseará tener a todo el infierno dentro de su mochila."- -"Él me tuvo una vez dentro de ella y me dio un martilleo espantoso."- Entonces le dijeron al Hermano Lustig que debía marcharse a otra parte, ya que no debería entrar allí. -"Si ellos no me quieren tener aquí,"- pensó él, -"veré si puedo encontrar un lugar para mí en el Cielo, ya que debo quedar en algún sitio."- El Hermano Lustig dio media vuelta y avanzó hasta llegar a la puerta de Cielo, donde él llamó. San Pedro estaba allí como un estricto portero. El Hermano Lustig lo reconoció inmediatamente, y pensó, -"Aquí encuentro un viejo amigo, esto estará mejor."- Pero San Pedro dijo, -"Realmente creo que quieres entrar al Cielo."- -"Déjame entrar, hermano, pues debo estar en algún sitio. Si en el Infierno me hubieran aceptado, no hubiera venido acá."- -"No,"- dijo San Pedro -"no debes entrar"- -"Entonces, si no puedo entrar, toma la mochila, ya que no tendré en adelante nada tuyo."- -"Dámela entonces."- dijo San Pedro. Y el Hermano Lustig le dio la mochila a través de las barras del portón, y San Pedro la colocó al lado de su asiento. Inmediatamente el Hermano Lustig dijo, -"Deseo que yo esté dentro de la mochila."-
  51. 51. 51 Y en un instante quedó dentro de ella y dentro del Cielo, y a San Pedro no le quedó más remedio que dejarlo permanecer allí. Enseñanza: Hay muchas personas, que siendo sencillas y sin tener mucho conocimiento, son a la vez bondadosas y perspicaces, y gracias a su astucia innata, se ganan su vida sin maltratar a nadie y son apreciados por quienes llegan a conocerles.
  52. 52. 52 059-Los Seis Cisnes Hace mucho tiempo, un rey cazaba en un gran bosque, y persiguió a una bestia salvaje con tanta impaciencia que ninguno de sus asistentes podía seguirlo. Cuando la tarde finalizaba, él se paró y miró alrededor, y se dio cuenta de que había perdido su camino. Buscó una salida, pero no podía encontrar ninguna. Entonces se topó con una mujer anciana con una cabeza que se movía permanentemente, la que vino hacia él, pero no sabía que era una bruja. -"Buena mujer,"- le dijo él, -"¿podría usted mostrarme el camino por el bosque?" -"Ah, sí, señor rey,"- contestó ella, -"seguramente que puedo, pero con una condición, y si usted no la cumple, usted nunca saldrá del bosque, y morirá de hambre dentro de él." -"¿Qué tipo de condición es esa?"- preguntó el rey. -"Tengo a una hija,"- dijo la anciana, -"quien es tan hermosa como nada en el mundo, y bien merece ser su consorte, y si usted la hace su reina, le mostraré la salida del bosque."- En la angustia de su corazón el rey consintió, y la anciana lo condujo a su pequeña choza, donde su hija se sentaba al lado del fuego. Ella recibió al rey como si ella hubiera estado esperándolo, y él vio que ella era muy hermosa, pero de todos modos ella no fue de su complacencia, y él no podía mirarla sin sentir un horror secreto. Después de que él había montado a la doncella en su caballo, la anciana le mostró el camino, y el rey alcanzó su palacio real otra vez, donde la boda fue celebrada. El rey era viudo, había estado casado ya una vez, y tenía con su primera esposa, siete hijos, seis muchachos y una muchacha, que él amaba más que cualquier cosa en el mundo. Cuando él ahora temió que la nueva madrastra no pudiera tratarlos bien, y hasta hacerles algún daño, los llevó a un castillo solitario que estaba asentado en medio de un bosque. Estaba tan oculto, y el camino era tan difícil de encontrar que él él mismo no lo habría encontrado, si una mujer sabia no le hubiera dado un ovillo de hilo con maravillosas propiedades. Cuando lo lanzaba hacia abajo delante de él, el ovillo se desenrollaba y le mostraba el camino. El rey, sin embargo, se alejaba con tanta frecuencia a ver a sus queridos hijos que la reina observó su ausencia. Ella era curiosa y quiso saber que era lo que él hacía cuando andaba completamente solo en el bosque. Ella les ofreció mucho dinero a sus criados, y ellos, faltando a su fidelidad al rey, le dijeron el secreto, y le comentaron además igualmente sobre el ovillo que podía indicar el camino. Y ahora no descansó hasta que averiguó
  53. 53. 53 donde el rey guardaba el ovillo de hilo. Luego hizo pequeñas camisas de seda blanca, y como ella había aprendido el arte de brujería de su madre, cosió un encanto dentro de ellas. Y un día, cuando el Rey había salido de caza en su caballo, ella tomó las pequeñas camisas y entró en el bosque, y el ovillo le mostró el camino. Los jóvenes, que vieron a la distancia que alguien se acercaba, pensaron que su querido padre venía, y llenos de alegría, corrieron para encontrarlo. Entonces ella lanzó las pequeñas camisas sobre cada uno de ellos, y apenas las camisas tocaron sus cuerpos, fueron convertidos en cisnes, y se fueron volando sobre el bosque. La reina se fue a casa completamente satisfecha, y pensó que ella se había librado de sus hijastros, pero la muchacha no había salido corriendo con sus hermanos, y la reina no sabía nada sobre ella. Al día siguiente el rey fue a visitar a sus hijos, pero él no encontró a nadie, excepto a la joven. "¿Dónde están tus hermanos?",- preguntó el rey "¡Ay, querido padre,"- contestó ella, -"ellos se han marchado y me han dejado sola!" Y ella le dijo que había visto desde su pequeña ventana como sus hermanos se habían ido volando sobre el bosque en forma de cisnes, y le mostró las plumas que ellos habían dejado caer en el patio, y que ella había recogido. El rey se afligió, y no se imaginó que la reina había hecho toda esta maldad, y cuando él temió que la muchacha también fuera robada y alejada de él, quiso llevársela consigo. Pero ella tuvo miedo de su madrastra, y suplicó al rey que la dejara permanecer solamente esta noche más en el castillo forestal. La pobre muchacha pensó, -"Ya no puedo quedarme aquí. Iré y buscaré a mis hermanos."- Y cuando llegó la noche, salió y fue directamente hacia el bosque. Ella anduvo la noche entera, y el día siguiente también sin parar, hasta que ya no pudo ir más lejos por el cansancio. Entonces vio una choza en el bosque, y entrando en ella encontró un cuarto con seis pequeñas camas, pero ella no se aventuró a meterse en una de ellas, sino que se arrastró debajo de una, y se acostó en la dura tierra, teniendo la intención de pasar la noche allí.
  54. 54. 54 Justo antes de la puesta del sol, ella oyó un crujido, y vio seis cisnes que venían llegando volando hacia la choza. Ellos se posaron en la tierra y se soplaron el uno al otro, y se quitaron todas las plumas y las pieles de su forma de cisne como quien se quita una camisa. Entonces la joven los miró y reconoció a todos sus hermanos, se alegró y se arrastró hacia adelante desde debajo de la cama hacia donde estaban ellos. Los hermanos no estuvieron menos encantados de ver a su hermana, pero su alegría sería de corta duración. -"Aquí no puedes permanecer,"- le dijeron ellos. -"Este es un refugio de ladrones, si ellos vienen y te encuentran, te matarán. -"¿Pero no pueden ustedes protegerme?"- preguntó la hermana. -"No,"- contestaron, -"sólo durante un cuarto de hora cada tarde podemos dejar a un lado las pieles de cisne y tener durante ese tiempo nuestra forma humana; después de eso, somos una vez más convertidos en cisnes."- La hermana lloró y dijo, -"¿Y no podrían ser puestos en libertad?"- -"¡Ay, no,"- contestaron ellos, -"las condiciones son demasiado difíciles! Durante seis años tú no debes ni hablar ni reír, y durante ese tiempo debes coser seis pequeñas camisas de paja del bosque para nosotros. Y si una simple palabra sale de tus labios, todo el trabajo se habrá perdido."- Y cuando los hermanos habían dicho esto, el cuarto de hora terminó, y ellos volaron por la ventana otra vez como cisnes. La doncella, sin embargo, firmemente resolvió salvar a sus hermanos, aun si esto le costara su vida. Ella dejó la choza, entró en el medio del bosque, se acomodó en un árbol, y allí pasó la noche. A la mañana siguiente ella salió y juntó paja del bosque y comenzó a coser. Ella no podía hablarle a nadie, y no tenía ninguna inclinación de reírse; se sentó y miró solamente a su trabajo. Cuando ya había pasado mucho tiempo allí, acertó a pasar el rey de ese territorio que andaba de caza en el bosque, y sus cazadores vinieron al árbol en el cual se encontraba la doncella. Ellos la llamaron y dijeron, -"¿Quién eres tú?"- Pero ella no dio ninguna respuesta. -"Baja y ven con nosotros,"- dijeron ellos. -"no te haremos daño."- Pero sólo sacudió su cabeza. Cuando ellos la presionaron con más preguntas, les lanzó su collar de oro, y pensó que así los contentaría.
  55. 55. 55 Ellos, sin embargo, no cesaron, y luego ella les lanzó su faja, y como esto tampoco no era ningún objetivo, siguió con sus ligas, y poco a poco todo lo que ella tenía, hasta quedar únicamente con su vestido. Los cazadores, no se dejaron ser desmotivados por eso, y subieron el árbol y trajeron a la doncella abajo y la condujeron ante el rey. El rey preguntó, -"¿Quién eres tú? ¿Qué estás haciendo subida en el árbol?"- Pero ella no contestó. Él hizo la pregunta en cada lengua que él sabía, pero ella permaneció tan muda como un pescado. Como era tan hermosa, el corazón del rey fue tocado, y un gran amor nació por ella. Él puso su capa sobre ella, la montó en su caballo, y la llevó a su castillo. Entonces él hizo que fuera vestida en ricas ropas, y brilló en su belleza como la luz del día, pero ninguna palabra podría ser sacada de ella. Él la colocó a su lado en la mesa, y su porte modesto y su cortesía lo complacieron tanto que él dijo, -"Es con ella con quien deseo casarme, y no con ninguna otra mujer en el mundo."- Y después de algunos días él la tomó en matrimonio. Este rey, tenía a una malvada madrastra que estuvo descontenta con el matrimonio y habló mal de la joven reina. -"¿Quién sabe,"- dijo ella, -"de dónde viene esa criatura que no puede hablar? ¡Ella no es digna de un rey!"- Después de que había pasado un año, cuando la reina trajo a su primer niño al mundo, la anciana madrastra del rey, mientras la joven dormía, tomó al niño, y le untó su boca con sangre. Entonces ella fue al rey y acusó a la Reina de ser una caníbal. El rey no lo creería, y no permitiría que fuera maltratada. La reina, continuamente seguía con la costura de las camisas, y no se preocupaba por nada más. La siguiente vez, cuando ella trajo al mundo otro niño hermoso, la vieja madrastra del rey usó la misma artimaña, pero el rey no dio crédito a sus palabras. Él dijo, -"Mi esposa es demasiado piadosa y buena para hacer algo de esa clase; y si ella no fuera muda, podría defenderse, y su inocencia saldría a luz."- Pero cuando la anciana hizo lo mismo con el tercer niño, y acusó a la reina, quien no pronunció una palabra en su propia defensa, el rey no pudo hacer más que la entregasen a la justicia, y ella fue condenada a sufrir la muerte en la hoguera. Cuando llegó el día de ser ejecutada la sentencia, era el mismo día en que se cumplían los seis años durante los cuales ella no debía hablar o reír, y así ella había logrado librar a sus queridos hermanos del poder del encanto. Las seis camisas estaban listas, sólo la manga
  56. 56. 56 izquierda del sexto faltaba. Cuando ella era conducida al poste de la hoguera, puso las camisas en su brazo, y cuando estaba de pie en lo alto y el fuego ya iba a ser encendido, ella miró a su alrededor y vio a los seis cisnes volando por el aire hacia ella. Entonces supo que su liberación estaba cerca, y su corazón saltó con alegría. Los cisnes volaron hacia ella y se colocaron abajo, de modo que ella pudiera lanzar las camisas sobre ellos, y cuando fueron tocados por las camisas, las pieles de cisne cayeron, y sus hermanos quedaron de pie en su propia forma corporal frente a ella, y eran vigorosos y hermosos. El más joven sólo careció de su brazo izquierdo, y tenía en su lugar el ala de un cisne en su hombro. Ellos se abrazaron y besaron el uno al otro, y la reina fue donde el rey, quien estaba enormemente emocionado, y comenzando a hablar ella le dijo, -"Mi muy amado esposo, ahora ya puedo decirte y declarar a ti que soy inocente, y falsamente acusada."- Y ella le contó de la artimaña de la anciana quien se había llevado a sus tres niños y los había escondido. Entonces para gran alegría del rey los trajeron allí, y como castigo, la mala madrastra pasó a ser juzgada y condenada según las leyes del reino. Y el rey y la reina con sus seis hermanos y sus hijos, vivieron muchos años en felicidad y paz. Enseñanza: La firme decisión de realizar una tarea, y la perseverancia para llevarla a cabo a pesar de las adversidades, conducen al éxito.
  57. 57. 57 060-El Ratón y el Gato Asociados Cierto gato conoció una vez a un ratón, y le habló tanto sobre el gran amor y amistad que él le sentía, que por fin el ratón aceptó que podrían vivir y manejar la casa juntos. -"Pero debemos hacer una provisión para el invierno, o si no sufriremos hambre,"- dijo el gato, -"y tú, ratoncito, no debes arriesgarte en todo lado, pues puedes ser agarrado por una trampa algún día"- El buen consejo fue aceptado, y compraron una vasija de grasa, pero no sabían donde ponerla. Al fin, después de mucha consideración, el gato dijo, -"No sé de ningún otro lugar donde sería mejor almacenado que en la iglesia, ya que nadie se atrevería a llevarse nada de allí. Lo pondremos bajo el altar, y no lo tocaremos hasta que realmente lo necesitemos."- Así la vasija fue colocada en lugar seguro. Pero no pasó mucho tiempo para que el gato sintiera gran ansiedad por la grasa, y dijo al ratón, -"Quiero decirte algo, ratoncito; mi primo ha traído un pequeño hijo al mundo, y me ha pedido ser su padrino; él es blanco con puntos marrones, y debo sostenerlo sobre la fuente en el bautizo. Permíteme salir hoy, y tu te encargas del cuido de la casa".- -"Sí, sí,"- contestó el ratón -"por supuesto, ve, y si consigues algo bueno, piensa en mí, me gustaría una gota de vino bautismal rojo y dulce."-
  58. 58. 58 Todo lo que dijo el gato, sin embargo, era falso. No había tal primo, y no había tal bautizo. Salió el gato de la casa hacia la iglesia, tomo la vasija de grasa y comenzó a lamerla y lamió la cumbre de la grasa. Y luego se dio un paseo por las azoteas de la ciudad, visitó amistades, tomó un rato de sol, y lamió sus labios siempre pensando en la vasija de grasa y regresó a casa antes del final de la tarde. -"¡Oh, ya regresaste!"- dijo el ratón -"sin duda tuviste un día alegre."- -"Todo salió muy bien."- contestó el gato. -"¿Y que nombre le pusieron?"- -"Rica Cumbre."- dijo el gato tranquilamente. -"¿Rica Cumbre?"- gritó el ratón -"es un nombre muy raro y poco común, ¿es eso habitual en tu familia? -"¿Y que significa eso?"- dijo el gato -"no es peor que Roba Migas, como llaman a tus ahijados."- A los pocos días el gato fue atacado por el antojo otra vez. Y le dijo al ratón, -"Podrías hacerme un favor, y una vez más hacerte cargo de manejar tú solo la casa durante un día. Me piden otra vez ser el padrino, y, como el bebé tiene un aro blanco por su cuello, no puedo negarme."- El buen ratón consintió, pero el gato se arrastró detrás de las paredes de la ciudad hasta llegar a la iglesia, y devoró la mitad de la vasija de grasa. -"Nada es nunca tan bueno como lo que uno guarda para uno,"- dijo, y estuvo completamente satisfecho por el trabajo de ese día. Cuándo llegó a casa el ratón preguntó, -"¿Y con qué nombre lo bautizaron?" -"Por La Mitad,"- contestó el gato. -"¡Por La Mitad! ¿Qué estás diciendo? ¡Nunca oí ese nombre en mi vida, apostaré algo a que no existe en el calendario!"- Unos días después el gato tuvo de nuevo el antojo, y dijo: -"Todo lo bueno viene de tres en tres. Me piden de nuevo ser padrino. El recién nacido es completamente negro, sólo tiene blancas las blancas, pero con esa excepción, no tiene ni
  59. 59. 59 un solo pelo blanco en su cuerpo entero; esto sólo pasa una vez cada pocos años, ¿me dejarás ir, verdad? -"¡Rica Cumbre,! ¡Por La Mitad!"- contestó el ratón, -"ellos son raros nombres, y me ponen muy pensativo."- -"Tú te sientas en casa,"- dijo el gato, -"en tu abrigo de piel oscuro gris y larga cola, y estás lleno de fantasías, eso es porque no sales en el día."- Durante la ausencia del gato el ratón limpió la casa, y puso todo en orden, pero el gato avaro en cambio, vació completamente la vasija de grasa. -"Cuando todo está comido por completo uno tiene un poco de paz,"- se dijo, y bien lleno y gordito no volvió a casa hasta la noche. Al llegar, el ratón inmediatamente preguntó que nombre había sido dado al tercer bebé. -"De seguro no te complacerá más que los demás," dijo el gato -"Lo llamaron Todo Comido."- -"¡Todo Comido!,"- gritó el ratón, -"¡es el nombre más sospechoso de todos! Nunca lo he visto en ningún libro. Todo Comido; ¿qué puede eso significar?"- y el gato sacudió su cabeza, se lamió, y se fue a dormir sin decir más palabras. A partir de ese día nadie invitó al gato a ser padrino, pero cuando llegó el invierno y ya no se encontraba qué comer afuera, el ratón pensó en la provisión, y dijo, -"Ven gato, vamos a nuestra vasija de grasa que tenemos almacenada para nosotros, la disfrutaremos."- -"Sí, claro"- contestó el gato, -"vas a disfrutar tanto como cuando pegas esa lengua fina tuya por la ventana." Y salieron hacia la iglesia, pero cuando llegaron, la vasija de grasa estaba todavía en su lugar, pero estaba vacío. -"¡Ay!"- dijo el ratón, -"ahora veo lo que ha pasado, ahora esto sale a luz! ¡Verdaderamente eres un mal amigo! Has devorado todo cada vez que venías de padrino. Primero Rica Cumbre, luego Por La Mitad, y por último..."- -"Ya, ¡cállate la boca!,"- gritó el gato -"una palabra más y te comeré también."- -"..Todo Comido"- terminó de salir de los labios del pobre ratón. Y no más terminaron de escucharse aquellas palabras, cuando el gato saltó sobre él, lo agarró y se lo tragó.
  60. 60. 60 Desdichadamente, así son atrapados los inocentes. Enseñanza: Nunca hay que asociarse con quien acostumbra ser nuestro gratuito enemigo.
  61. 61. 61 061-Las Tres Hojas de la Serpiente Había una vez un hombre pobre, que ya no podía apoyar más a su único hijo. Entonces dijo el hijo, -"Querido padre, las cosas van tan mal con nuestra economía, que soy una carga para usted. Yo prefiero marcharme y ver como puedo ganarme mi pan."- Entonces el padre le dio su bendición, y con gran pena se despidió de él. En este tiempo el rey del país estaba en guerra, y el joven tomó el servicio con el rey, por lo que se inscribió para luchar. Y cuándo se presentaron frente al enemigo, hubo una gran batalla, y mucho peligro, y llovió tanto fuego que sus compañeros caían por todos lados, y cuando el líder también fue matado, aquellos que quedaban estuvieron a punto de darse a la fuga, pero el joven se puso adelante, les habló vigorosamente, y gritó, -"¡No dejaremos a nuestra patria ser arruinada!"- Entonces los demás lo siguieron, y él siguió adelante y al fin triunfó frente al enemigo. Cuando el rey oyó que a él sólo le debía la victoria, el rey lo levantó sobre todos los demás, le dio grandes tesoros, y lo hizo el primero en el reino. El Rey tenía a una hija que era muy hermosa, pero también era muy extraña. Ella había hecho un voto de no tomar a nadie como su señor y marido si no prometía dejarse ser sepultado vivo con ella si ella muriera primero. -"¿Si él me amara con todo su corazón,"- dijo ella, -"de qué le servirá la vida a él después?"- Por su parte ella haría lo mismo, si él muriera primero, bajaría a la tumba con él. Este juramento extraño había espantado hasta este tiempo a todo pretendiente, pero el joven se encantó tanto con su belleza que no le importaba ninguna otra cosa, y la pidió a su padre como esposa. -"¿Pero ya sabes bien que es lo que debes prometer?"- preguntó el rey. -"Debo ser sepultado con ella,"- contestó él, -"si la sobrevivo, pero mi amor es tan grande que no me importa el riesgo." Entonces el rey consintió, y la boda fue solemnizada con gran esplendor. Ellos vivieron un tiempo muy felices y contentos el uno con el otro, pero luego aconteció que la joven reina fue atacada por una enfermedad severa, y ningún médico pudo salvarla. Y cuando ella yacía allí muerta, el rey joven recordó lo que él había prometido, y se horrorizó al pensar en la obligación de acostarse vivo en la tumba, pero no cabía
  62. 62. 62 ninguna fuga. El rey padre había colocado a centinelas en todas las puertas, y no era posible evitar su destino. Cuando vino el día en que el cadáver debía ser sepultado, él fue bajado a la bóveda real con ella, y luego la puerta fue cerrada y echado el cerrojo. Cerca del ataúd estaba una mesa en la cual había cuatro velas, cuatro bollos de pan, y cuatro botellas de vino, y cuando esta provisión llegara a su final, él tendría que morir de hambre. Y él se sentó allí lleno de dolor y de pena, comió cada día sólo un trocito del pan, bebió sólo un traguito de vino, y vio la muerte diariamente acercándose cada vez más cerca. Mientras él estaba así miró fijamente una esquina, y vio que por un hueco venía saliendo una serpiente con intenciones de acercarse al cadáver. Y cuando él pensó que venía para morderla, él sacó su espada y dijo, -"¡Mientras yo viva, no la tocarás!"- y cortó a la serpiente en tres pedazos. Al poco rato, una segunda serpiente se arrastró por el agujero, y cuando vio a la otra serpiente muerta y cortada en pedazos, se devolvió, pero pronto regresó con tres hojas verdes en su boca. Entonces ella tomó los tres pedazos de la serpiente muerta, los puso juntos, justo donde deberían ir, y colocó una de las hojas en cada herida. Inmediatamente las partes cortadas se juntaron, la serpiente se movió, volvió a la vida otra vez, y ambas apresuradamente se alejaron juntas. Las hojas fueron dejadas en la tierra, y un deseo entró en la mente del infeliz hombre que había estado mirando todo esto: saber si el poder maravilloso de las hojas que habían traído a la serpiente a la vida otra vez, no podrían servir igualmente a un ser humano. Entonces él recogió las hojas y puso a una de ellas en la boca de su esposa muerta, y los otros dos en sus ojos. Y apenas había él hecho eso, cuando la sangre se movió en sus venas, se elevó a su cara pálida, y se llenó de color otra vez. Entonces ella recuperó el aliento, abrió sus ojos, y dijo, -"Oh, Dios, ¿dónde estoy yo?" -"Estás conmigo, querida esposa,"- contestó él, y le dijo como había pasado todo, y como él la había devuelto otra vez a la vida. Entonces él le dio un poco de su vino y del pan, y cuando ella había recobrado su fuerza, él la levantó y fueron a la puerta y llamaron, y llamaron en voz tan alta que los centinelas los oyeron, y se lo dijeron al rey. El rey bajó y abrió la puerta, y allí los encontró tanto fuertes como bien en todo, y se alegró con ellos que ahora toda la pena había terminado. El rey joven tomó las tres hojas de serpiente con él, se las dio a un criado fiel y le dijo,

×