El Jardín Renacentista, Villas Medicis - Arq. Fabiola Aranda Chávez 140303
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

El Jardín Renacentista, Villas Medicis - Arq. Fabiola Aranda Chávez 140303

on

  • 516 views

El Jardín Renacentista aparece con las Villas en el Renacimiento.

El Jardín Renacentista aparece con las Villas en el Renacimiento.

Statistics

Views

Total Views
516
Views on SlideShare
516
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El Jardín Renacentista, Villas Medicis - Arq. Fabiola Aranda Chávez 140303 Presentation Transcript

  • 1. Se derriten las murallas dando paso a las ciudades. Crecimiento urbano EL JARDÍN RENACENTISTA Arq. Fabiola Aranda Chávez 140303
  • 2. La Ciudad Medieval • • • • • • • • Pequeños centros urbanos, burgos, pueblos La muralla como signo fundamental El comercio fuera de la muralla: las ferias y los mercados Auge comercial y mercantilismo Los gremios artesanales Casas comerciales y bancos Trabajo asalariado en la construcción Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 2
  • 3. Murallas (línea negra) Zanjas, bancos (línea café) Sitios religiosos (verde sapo) Areas populares de reunión (rojo) Uso residencial y comercial (amarillo) Campos agrícolas o tierras sin uso (verde permanente). Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 3
  • 4. Años 1,300 • Poblados agrícolas amurallados • La muralla como defensa • Reconstrucción de las cercas y muros de la época romana • Reconquista y la fiebre de construcción de las murallas. • La cerca elemental de tapial, adobe y estacas es reemplazada y también las cercas de cal y canto, y de tierra por murallas de piedra • Muralla como sistema: fosos, torres, alcázares, puertas y barbacanas. • La muralla como elemento activo, siempre en transformación, en función del crecimiento urbano. • Financiamiento de la muralla y los tributos. • La muralla incluyó a los burgos, y al mercatum Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 4
  • 5. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 5
  • 6. Planeación para defensas Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 6
  • 7. La Ciudad Industrial • Mecanización del campo • Exodo rural • Expansión poblacional intramuros y extramuros • La eliminación de la muralla • Inversión en la industria • Talleres y manufactura • Trabajo asalariado Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 7
  • 8. Espacio urbano industrial • El problema de la vivienda: insalubridad, • Hacinamiento, falta de ventilación y luz solar, • Falta de cañerías y sistemas sanitarios municipales. • Orfelinatos, mortalidad infantil e infanticidio • Espacios de vivienda y espacios de trabajo (la • casa y el taller) • La aristocracia en los sectores exclusivos de la ciudad y en las villas campestres Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 8
  • 9. Puerto Rico Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 9
  • 10. Posibilidades del Espacio Urbano • La burguesía rodeada de un cinturón de pobreza: “Las clases bajas apestan.” • Casas de campo para el asueto en los fines de • semana. • Casas que evocaban al campo, la vida campestre idílica. • Casas que evocaban a las mansiones de la • aristocracia. • La villa romana y sus jardines bien organizados. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 10
  • 11. Las nuevas Villas • Arquitectura paisajista que evoca a la naturaleza y al campo, imitando los paisajes de las pinturas. • Casa y paisajes campestres evocando lo agreste • Zanjas, ausencia de verjas, estanques. • El terreno organizado por el consumo visual y estético • Distancia prudente del centro de la ciudad. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 11
  • 12. La «nueva mujer» • • • • Albacea de la palabra y la moral. Supervisora de la servidumbre y todas sus tareas. Contadora del hogar. Educadora de los niños (con la ayuda de las nanas). • Poliglota. • Toca piano. • Separada del proceso de acumulación de capital. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 12
  • 13. Las Villas de los Medicis • Las Villas Medicis, representan en el Renacimiento otra aportación, en el que la función del jardín se inserta dentro de la visión de retiro que la familia gozaba. • Pero también como demostración del poder familiar, económico y social. • Lugar para la culta conversación, el retiro amable, el esparcimiento. • El jardín renacentista que se va realizando en estas villas cumple con el statuss de clase. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 13
  • 14. Villas • La prosperidad general de las ciudades italianas se acentúa en Florencia durante la segunda mitad del siglo XV favorecida por el desarrollo de diversas industrias, sobre todo las textiles. • La actividad constructiva dentro de la ciudad comienza a adquirir auge, aunque de algún modo el espíritu conservador de los Médicis y la tendencia tradicionalista marcada por el arquitecto Michelozzo se contraponen a ello dominando la organización de la ciudad. • El predominio de la familia Medici era claro, estos banqueros y comerciantes influían en otras ciudades italianas y también europeas, como Brujas, Pisa, Londres o Ginebra; y tenían intereses directos en Roma al acceder algunos de sus miembros al Papado, estando además emparentados con la familia real francesa al más alto nivel, ya que algunos de sus miembros femeninos, tras sus matrimonios, se convirtieron en reinas; todo ello demuestra su gran influencia política a la vez que su poderío económico. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 14
  • 15. • Era importante para la familia que esta posición de preeminencia social quedara clara dentro y fuera de su ciudad; y por ello, una vez que se dedicaron a la construcción y reforma de sus propiedades en la urbe, se sumaron a lo que comenzaba a ser costumbre en la nueva burguesía emergente: adquirir propiedades suburbanas hasta ese momento fincas agrícolas que ellos modernizaban y reconstruían, cada uno según sus capacidades económicas, adaptándolas a sus gustos y necesidades; de ellas obtenían también una rentabilidad económica que socialmente estaba mejor vista que las ganancias obtenidas con su actividad como banqueros. • Estas propiedades suburbanas les permitían a la vez disfrutar del campo y de nuevas formas de ocio y distracción. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 15
  • 16. • El florentino Giovanni Boccacio en su obra El Decameron (1349), describe algunas de las características de estas villas: “Estaba dicho lugar sobre una pequeña colina en cuya cima había una villa con un hermoso y amplio patio central, con pórticos y con salas y alcobas a cual más bella y decorada con agradables pinturas dignas de admiración, con pequeños prados y con maravillosos jardines y con pozos de agua fresquísima y con bodegas de preciados vinos: cosas mas propias de refinados bebedores que de sobrias y honestas damas “. • Esta costumbre fue extendiéndose por el resto de ciudades italianas, los burgueses con capacidad económica suficiente fueron adquiriendo propiedades suburbanas y realizando en ellas este tipo de villas de recreo y entre esas reformas arquitectónicas y estructurales se inició el diseño de un jardín. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 16
  • 17. • • • Los Médicis adquirieron muchas y las fueron destinando a diferentes usos por lo que su tipología es bastante variada; esto fue como inversión y, sobre todo, una demostración más del poder familiar. El fundador de su imperio económico: Giovanni de Bici, padre de Cosme y Lorenzo de Médicis, adquirió la propiedad que se considera más antigua entre todas ellas: Il Trebio; situada sobre una colina; tras su muerte, en 1428, su hijo Cosme se hizo cargo de ella contratando al arquitecto Michelozzo di Bartolomeo para que la transformara y convirtiera la antigua fortaleza medieval en un pabellón de caza. En ella el jardín es todavía incipiente, por lo agreste del terreno y la finalidad de la villa, puede observarse ya un jardín organizado en el lateral derecho del edificio y a un nivel más bajo, todavía estamos ante un espacio reducido y cerrado, aunque ya organizado en partes regulares, por lo que no deja de ser uno de los primeros ejemplos de jardín suburbano renacentista y un primer intento de emular las antiguas villas romanas. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 17
  • 18. • Vinculada a la historia de los Médicis encontramos la siguiente villa de la que trataremos: Cafaggiolo, al norte de Florencia, zona de procedencia de la familia. • La construcción mantiene cierto aire de fortaleza medieval enfatizada por su organización como tal, ante la existencia de foso y puente levadizo, pero es precisamente el jardín, que se abre a su alrededor y se extiende en la parte trasera del edificio uniéndose al paisaje circundante, lo que más destaca, dotándola de su carácter renacentista; vemos: una fuente y un templete clásicos en la zona delantera, al fondo un extenso jardín rectangular en el que se distribuyen, de manera regular, parterres cuadrangulares (jardín formal). La villa se usaba sobre todo en verano, era una de las predilectas de Lorenzo de Médicis que pasaba en ella largas temporadas rodeado de su círculo de amigos humanistas. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 18
  • 19. • La 3ª villa Medicea: Careggi, fue en 1417, también por Giovanni de Bici; en una zona especialmente posicionada, ya que otras familias importantes de la ciudad habían adquirido propiedades en ella, incluso desde finales del siglo anterior; la familia Médicis lo hizo cuando surgió la ocasión consiguiendo un lugar estratégicamente situado sobre una colina. El edificio era la habitual fortaleza defensiva medieval. Cosme y Lorenzo de Médicis, a la muerte de su padre, encargaron su remodelación a Michelozzo que mantiene sus líneas básicas, rediseña el interior ampliando la zona oeste del edificio con un ala de nivel más bajo próxima al jardín que se abre a él mediante logias con arcadas; convertidas, al parecer, en una reforma posterior en panorámicas atribuida a Giuliano da San Gallo que muy bien podemos relacionar con la diseñada por Rossellino en el palacio Piccolomini en Pienza (Fig.3-4). No se conserva luneto de Utens mostrando su estado en 1599, por lo que no podemos observar el jardín renacentista a la italiana que se construyó. Cosme I, el Viejo, trasladó allí su biblioteca y parte de su colección de arte, cedió una vivienda a Marsilio Ficino para tenerlo cerca de la familia nombrándole su bibliotecario, reuniéndose en ella con artistas y arquitectos como Donatello, Miguel Ángel, o Alberti, con quienes probablemente departía acerca de las características esenciales del jardín renacentista, el último de ellos había teorizado sobre el tema en sus obras de arquitectura, considerándolo una parte esencial dentro de la filosofía humanista, el hombre renacentista creaba en él su paraíso particular, es la naturaleza adaptada por y para el hombre pudiendo así adecuarlo a su propia individualidad. En esta villa nació y murió Lorenzo el Magnífico (1448-1492) y en ella instalará su Academia Neoplatónica. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 19
  • 20. Academia Platónica • La Academia Platónica florentina fue una institución humanista fundada en 1459 por el mecenas Cosme de Médicis. Al principio no fue sino un cenáculo de amigos para discutir temas literarios, y no trascendió del grupo de eruditos ligados a la familia Médicis. Sin embargo, fue imitada en otras ciudades de Italia y posteriormente en todas las naciones de Europa. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 20
  • 21. Villa Careggi Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 21
  • 22. Villa Careggi Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 22
  • 23. La Villa Fiesole • Otra de las más antiguas posesiones de los Médicis, la propiedad fue adquirida por Cosme el Viejo hacia 1450 siendo construida en la década siguiente por el arquitecto de la familia, Michelozzo siguiendo el estilo renacentista, habiendo perdido ya todo vestigio de fortaleza. • Planta cuadrangular, en un espacio semiescarpado adecuándose al terreno mediante un sistema aterrazado que organiza, en diversos niveles, los espacios de la residencia así como su interesante jardín, concebido en relación matemática y geométrica y situado en las terrazas inferiores formando una especie de jardín colgante al que se accedía a través de una logia; uno de sus laterales fue individualizado del resto formando un jardín secreto, tipología que fue adquiriendo auge en la época, y que en este caso estaba especialmente concebido para los miembros de la Academia Platónica: cuando ésta se trasladó a Fiesole, en él sus miembros, inmersos en un paisaje privilegiado, discutían de filosofía clásica. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 23
  • 24. La Villa de Castello • La Villa Medici de Castello construida por Niccolò Tribolo en 1538 es una de las más significativas; se dijo que eran <unos de los más ricos jardines de Europa>, y que tuvieron gran. El luneto de Utens nos permite apreciar su configuración hacia 1599. • El jardín original es un microcosmos bañados por los ríos de la región que discurren por el jardín partiendo de 2 fuentes que representan los montes Falterona y Seranio; diversas esculturas y grutas van componiendo simbólicamente elementos relacionados con Cosme de Médicis y su beneficioso gobierno sobre Florencia; a la muerte de Tribolo intervienen en el proyecto los arquitectos Fortines y Vasari, aunque el proyecto original nunca quedo completado, a la muerte de Cosme de Medici su hijo Ferdinando acabó las obras; durante esta época es cuando Utens realizó su serie de lunetos de las Villas Medici. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 24
  • 25. • La comparación de la imagen que captó Utens y una vista aérea actual del jardín, nos permite apreciar reformas posteriores; permanece la fuente de Hércules pero ha desaparecido el bosquecillo contiguo, conformado por el laberinto de cipreses y laureles en el que se perdía la fuente de Venus, obra de Giovanni da Bologna. Los setos trazan y delimitan los compartimentos del jardín logrando formaciones, el eje principal conduce a la zona de las grutas conformadas por los conjuntos escultóricos de Gino Lorenzi y tras ellas el bosque y la gran alberca donde se alza la estatua de Apenino, dios del río obra de Bartolomeo Ammannati Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 25
  • 26. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 26
  • 27. Villa Poggio a Caiano • • Otra importante villa y representativa de la familia Medici, estratégico lugar cercana a Florencia. Lorenzo de Médicis adquirió la propiedad y convirtió la edificación rústica en una de las villas más significativas de la familia. Su construcción fue encargada a Juliano da San Gallo que realizó lo que se convertiría en el prototipo de villa señorial campestre de la época; la paz reinante en el período le permitió hacer la construcción sin problemas; dominando lo agreste del terreno mediante el orden y la armonía. Fue una residencia veraniega para la familia, en ella vivieron eventos importantes; pues fue el centro de recepción de las novias extranjeras de los varones Medici, llegando, incluso a celebrarse en ella alguno de sus matrimonios. Una idea de sus jardines nos la vuelve a dar el luneto de Utens (Fig.10), donde observamos la típica diversificación de espacios entre los que destaca, a la derecha, un jardín a la italiana de sencillo trazado renacentista exento de elementos decorativos figurativos y/o arquitectónicos Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 27
  • 28. Villa Poggio a Caiano Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 28
  • 29. LA VILLA MEDICEA DE MARIGNOLLE • Fue confiscada por Francisco de Médicis a un deudor, su reestructuración corrió a cargo del arquitecto Bernardo Buontalenti. • El luneto de Utens refleja su estado a finales del Cinquecento, apreciándose un único edificio desarrollado en sentido longitudinal enmarcado en una especie de parque, bastante escueto, sin división en eras ni parterres; no apreciándose tampoco elementos arquitectónicos ni escultóricos, únicamente una alineación de cipreses frente a la fachada principal de la casa con la que intenta romper la monotonía del conjunto; el resto del espacio está cubierto por cultivos agrícolas que nos dejan claro su uso básico. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 29
  • 30. LA VILLA DI COLLESALVETTI • Adquirida por Lorenzo y Giuliano de Medici en 1476, propiedad relativamente modesta con funciones básicamente agrícolas y cinegéticas, pero a pesar de ello los Medici la dotaron de un sencillo jardín de bancales geométricos elevando así la propiedad al rango de villa. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 30
  • 31. VILLA LAPEGGI • Adquirida por Francisco de Medici en 1569, el luneto de Utens nos permite comprobar su aspecto después de la intervención de Bernardo Bountalenti, una villa destinada básicamente a la cacería, pero dotada de un jardín tapiado y organizado con bancales regulares que se sitúa en el lateral izquierdo del edificio; en el que, al parecer, existía un invernadero; la propiedad también contaba con un prado y árboles frutales que rodeaban el conjunto. (Fig.13) Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 31
  • 32. Qué es un bancal? • Superficie horizontal en terrenos con declives, creado por el hombre, que se sostiene por una pared o talud y que se utiliza para labores agrícolas. Se preparan en terrenos de fuertes pendientes, de más del 30%, donde no es factible la excavación horizontal. • El desarrollo de este tipo de construcciones aterrazadas escalonadas tiene relación directa con la falta de terrenos de cultivos llanos, estando íntimamente ligado a periodos con una alta densidad demográfica que obliga a poner en producción nuevos terrazgos en otros tiempos desechados. • El abancalado no ha de superar el 45% de pendiente dado que la anchura de los bancales se reduce mucho y la superficie de los muros que soportan el terreno incrementa el gasto de construcción. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 32
  • 33. • La familia Medici atesoró a lo largo de los años, como habrá podido apreciarse, gran cantidad de villas suburbanas. • Además de estas, tuvieron: Villa Agnado, L’Ambrogiana, Artimino, Niccolini o Camugliano, Carreto Guidi, Coltano, Lilliano, La Màgia, Corsini, Montevettolini o Monte Veturio, Saraveza, Spadaletto, Mezzomonte, Stabbia y La Toppaia. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 33
  • 34. Sobresalen . . . • Los jardines de las Villas mediceas de Pratolino y La Patraia tienen especial significación para este estudio ya que sus características presentan aspectos en los que se supera el modelo de jardín renacentista para avanzar hacia modelos que adquirirán gran auge en épocas posteriores, como el jardín barroco y/o el jardín inglés. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 34
  • 35. VILLA PETRAIA • Originariamente propiedad de los Brunelleschi pasó después a manos de los Strozzi y en 1530 se hicieron cargo de ella los Médicis; en 1591 Fernando I de Medici que la había heredado de su padre, Cosme, decidió transformarla; siendo elegido para ello nuevamente Bernardo Buontalenti, que realizó también los jardines. La zona de naturaleza pedregosa era realmente inhóspita y las obras requirieron tiempo para conseguir hacer de ella un lugar fértil y una construcción acorde con la categoría de su dueño, el luneto nos permite ver su estado entre 1599-1602.; delante de la fachada principal se abría una primera terraza, ocupada por un huerto de plantas enanas, rareza que despertó la admiración de las cortes europeas; en un 2º. nivel una terraza contenía los viveros con plantas simples, el desnivel formado por estas terrazas se salva con dos escaleras laterales que se abren a ambos lados del edificio; en el nivel más bajo se abrían, a ambos lados del vivero, otros espacios organizados con bancales regulares de diseño geométrico, cerrados en sus extremos por dos longitudinales logias. Luego otra terraza dividida por 8 parterres cuadrangulares enlazados mediante 2 círculos centrales de los que salían senderos formando una cruz, conformaban 2 islotes enlazados pero independientes, con lo que se conseguía una distribución regular donde situar plantas, árboles y una especie de corredores semicirculares cubiertos que permitían la deambulación confiriendo todo ello un carácter singular al jardín. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 35
  • 36. VILLA PETRAIA Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 36
  • 37. Villa il Patrolino • • • Hoy conocida como: Villa Demidoff, nombre de su propietario durante el siglo XIX, Francisco I de Médicis, adquirió esta gran propiedad en 1568; situada en una zona agreste al pie de los Apeninos fue remodelada por Bernardo Buontalenti que trabajó en ella entre 1569 y 1575. Todo un escenario de lujo y placer de Francisco de Médicis; un lugar para compartir con su amante Bianca Capello; el gran duque no reparó en gastos invirtiendo en las obras 782,000 escudos de la época. El luneto de Utens nos permite observar su estado a finales del Cinquecento y las descripciones que existen de 1602 con bocetos y explicaciones detalladas. Decía así: “... es un precioso jardín de recreo decorado como no se puede hallar otro en esta época en toda Italia. Pertenece al gran duque de Florencia y en él se puede ver un palatinum real «. En el exterior hay una solana desde la cual se puede ir hacia dos lugares, la alberca y el jardín situado por debajo descendiendo por escaleritas tortuosas de piedra que lo rodean extendiéndose como si fueran un caracol.” Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 37
  • 38. Villa il Patrolino Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 38
  • 39. Buontalenti además de arquitecto era un experto diseñador teatral, la creación de arquitecturas efímeras para divertimento de los mecenas era algo habitual entre los artistas del renacimiento y este jardín es una buena prueba de ello. El simbolismo del agua es uno de los protagonistas del lugar, se la puede ver aparecer y desaparecer, servir de energía, fuentes, juegos de agua etc. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 39
  • 40. • En la avenida de las pilas por las que discurría el agua creando cascadas y efectos sonoros hasta una gran alberca circular. El cuadro de Utens demuestra que el jardín es una parte muy importante del Pratolino ocupando mas de las tres cuartas partes de su extensión y de configuración bastante arbitraria, sólo el sendero central parece regularla dando acceso al palacio, el resto, en general, está lleno de sinuosos senderos y lugares recónditos creados artificialmente para deleite de sus moradores; una serie de lugares laberínticos que permiten perderse entre ellos para reencontrarse al tropezar con grutas y otros muchos de los elementos lúdicos y decorativos creados por Buontalenti. Fuentes como la de Júpiter o la de las Lavanderas, un gran número de estatuas entre las que destaca el colosal dios Apennino, obra de Giambologna, de 12 metros de altura tras él se abre la colina de las grutas: la de Galatea, la de la Estufa, la de la Samaritana, la del diluvio, de la esponja, etc, podríamos seguir enumerando las atracciones de este maravilloso parque renacentista de estilo inglés que, aunque modificado en el transcurso del tiempo, todavía conserva gran parte de su atractivo. Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 40
  • 41. Qué aprendiste hoy? Arq. Fabiola Aranda.- Jardín Renacentista en Villas Medicianas 41