1
EL BARROCO
Arq. Fabiola Aranda Chávez
140423
2
El Estilo Barroco
Qué significa Barroco?
Adjetivo femenino, denominaba a las perlas que tenían alguna deformidad y no
se...
3
Contexto y marco referencial.-
 Época de grandes disputas entre el catolicismo y el protestantismo;
 Incipiente inicio...
4
deseaba que fuesen, especialmente en el mundo católico, donde la Contrarreforma
tuvo un éxito exiguo, ya que media Europ...
5
Durante el Barroco, el carácter ornamental, artificioso y recargado del arte de este
tiempo traslucía un sentido vital t...
6
vieron en el arte una forma de magnificar su imagen y mostrar su poder, a través de
obras monumentales y pomposas que tr...
7
Tras la época de austeridad del Escorial, el barroco se dispara en mil innovaciones
llenas de fantasía creadora. Una eno...
8
 Uno de los primeros arquitectos en España que se despega de la austeridad
escurialense es Arq. Juan Gómez de Mora, que...
9
Arquitectura Palaciega.-
En esa historia ocupan el lugar más importante los palacios de los reyes de Francia que
ha sido...
10
aprendieron los instrumentos para crear edificios públicos, que poblarían las ciudades
europeas en el siglo XIX.
Los pa...
11
posición. Por esa razón, las viviendas de la nobleza y alta burguesía francesa se
ofrecieron como modelo a todas las vi...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El estilo Barroco - Arq Fabiola Aranda Chávez

307
-1

Published on

Semblanza general del Barroco, sus conceptos, antecedentes, búsquedas y logros.

Published in: Design
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
307
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El estilo Barroco - Arq Fabiola Aranda Chávez

  1. 1. 1 EL BARROCO Arq. Fabiola Aranda Chávez 140423
  2. 2. 2 El Estilo Barroco Qué significa Barroco? Adjetivo femenino, denominaba a las perlas que tenían alguna deformidad y no servían para decorar coronas, ni joyas. Fue en origen una palabra despectiva, designaba un tipo de arte caprichoso, excesivamente recargado. Así apareció por vez primera en el Dictionnaire de Trévoux (1771), que define «en pintura, un cuadro o una figura, donde las reglas y las proporciones no son respetadas y todo está representado siguiendo el capricho del artista». Otra teoría, de origen aristotélico nos dice que es algo que basado en un débil contenido lógico, hace confundir lo verdadero con lo falso, en tono sarcástico. En ese sentido lo aplicó Francesco Milizia en su Dizionario delle belle arti del disegno (1797), donde expresa que «barroco es el superlativo de bizarro, el exceso del ridículo». La palabra Barroco, se usó peyorativamente, fue hasta 1,800s que se revaloró la palabra oficialmente como un estilo. Concretamente se hablaba de un exceso de énfasis, de sobreabundancia de ornamentación, y se acunó en Roma, Italia, precisamente para dar relevancia al Catolicismo. Como resultante de la Reforma y la Contrarreforma, un medio para propagar más la Fe Católica. Renovación del mensaje bíblico, atraer más fieles, etc. El Barroco es un período conocido como Seicento, poco usual y se sitúa entre el Manierismo y el Rococó. Nunca un estilo alcanzó tan hondas y prolongadas resonancias en la plástica popular. Todo el Siglo XVII y principios del XVIII. Períodos del Barroco.-  Primitivo (1.580 – 1.630)  Maduro o Pleno (1.630 – 1.680)  Tardío (1.680 – 1.750) En el Barroco sucede que todas las artes confluyen para crear una obra de arte total, con una estética teatral, escenográfica, que pone de manifiesto el esplendor del poder dominante (Iglesia o Estado), con ciertos toques naturalistas pero en un conjunto que expresa dinamismo y vitalidad. La interacción de todas las artes expresa la utilización del lenguaje visual como un medio de comunicación de masas, plasmado en una concepción dinámica de la naturaleza y el espacio envolvente.
  3. 3. 3 Contexto y marco referencial.-  Época de grandes disputas entre el catolicismo y el protestantismo;  Incipiente inicio del Capitalismo  Hambrunas, escaza agricultura.  Había países con el Régimen del Absolutismo, donde sólo el Rey daba órdenes y disposiciones y otros países con el del Parlamentarismo (cámaras de lores, opinión consensada). Zona de influencia.- Su auge fue principalmente en Europa Occidental, derramándose con profusión en las colonias de las potencias Europeas. Medios de expresión.- Repercutió en  Arquitectura  Pintura  Música y ópera  Literatura, poesía  Escultura  Danza  Teatro Características generales del Barroco.- Una determinante del arte barroco es su carácter ilusorio y artificioso: «el ingenio y el diseño son el arte mágico a través del cual se llega a engañar a la vista hasta asombrar» (Gian Lorenzo Bernini). Se valoraba especialmente lo visual y efímero, por lo que cobraron auge el teatro y los diversos géneros de artes escénicas y espectáculos: danza, pantomima, drama musical (oratorio y melodrama), espectáculos de marionetas, acrobáticos, circenses, etc. Existía el sentimiento de que el mundo es un teatro (theatrum mundi) y la vida una función teatral: «todo el mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres meros actores» Así la Arquitectura tendió a teatralizarse. Es un arte que se basa en la inversión de la realidad: en la «simulación», en convertir lo falso en verdadero, y en la «disimulación», pasar lo verdadero por falso. No se muestran las cosas como son, sino como se
  4. 4. 4 deseaba que fuesen, especialmente en el mundo católico, donde la Contrarreforma tuvo un éxito exiguo, ya que media Europa se pasó al protestantismo. Entonces estamos hablando de un estilo festivo, tuvo su máxima expresión en la fiesta; edificios como iglesias o palacios, o bien un barrio o una ciudad entera, se convertían en teatros de la vida, en escenarios donde se mezclaba la realidad y la ilusión, donde los sentidos se sometían al engaño y el artificio. La Iglesia Contra reformista, buscaba a través de la pompa y el alarde, mostrar su superioridad sobre las iglesias protestantes, con actos como misas solemnes, canonizaciones, jubileos, Te Déums, procesiones, incluso las investiduras papales, coronas, joyas, etc. Igual de fastuosas eran las celebraciones de la monarquía y la aristocracia, con eventos como coronaciones, bodas y nacimientos reales, funerales, visitas de embajadores o cualquier acontecimiento que permitiese al monarca desplegar su poder para admiración del pueblo. Las fiestas barrocas suponían una conjugación de todas las artes, desde la arquitectura y las artes plásticas hasta la poesía, la música, la danza, el teatro, la pirotecnia, arreglos florales, juegos de agua, etc. Arquitectos como Bernini o Pietro da Cortona, o Alonso Cano y Sebastián Herrera Barnuevo en España, aportaron su talento a tales eventos, diseñando estructuras, coreografías, iluminaciones y demás elementos, que a menudo les servían como campo de pruebas para futuras realizaciones más serias: así, el baldaquino para la canonización de Santa Isabel de Portugal sirvió a Bernini para su futuro diseño del baldaquino de San Pedro, y el quarantore (teatro sacro de los jesuitas) de Carlo Rainaldi fue una maqueta de la iglesia de Santa Maria in Campitelli.
  5. 5. 5 Durante el Barroco, el carácter ornamental, artificioso y recargado del arte de este tiempo traslucía un sentido vital transitorio, efímero. Este sentimiento impulsa la fugacidad del instante, a disfrutar de los leves momentos de esparcimiento que otorga la vida, o de las celebraciones y actos solemnes. Se elaboraban grandes montajes que aglutinaban arquitectura y decorados para proporcionar una magnificencia elocuente a cualquier celebración, que se convertía en un fastuoso espectáculo, donde cobraba especial relevancia el elemento ilusorio, la frágil línea divisoria entre realidad y fantasía. El arte barroco se expresó estilísticamente en dos vías: por un lado, hay un énfasis en la realidad, el aspecto mundano de la vida, la cotidianeidad y el carácter efímero de la vida; por otro lado, se manifiesta una visión grandilocuente y exaltada de los conceptos nacionales y religiosos como una expresión del poder, que se traduce en el gusto por lo monumental, lo fastuoso y recargado, el carácter magnificente otorgado a la realeza y la Iglesia, aclaro nuevamente, a modo de propaganda. Tendencia hacia las ilusiones ópticas y golpes de efecto, como los remates visuales, y manejo de planos en relieve. Cierta tendencia a la exageración. Debido a las nuevas teorías heliocéntricas, la Tierra gira alrededor del sol, se difumina el sentimiento antropocéntrico propio del hombre Renacentista. El hombre del Barroco evade el orden y la razón, evade la armonía y la proporción; la naturaleza, no reglamentada ni ordenada, sino libre y voluble, misteriosa e inabarcable, pasó a ser una fuente directa de inspiración más conveniente a la mentalidad barroca. Mientras la ciencia se circunscribía a la búsqueda de la verdad, el arte se encaminaba a la expresión de lo imaginario, del ansia de infinito que anhelaba el hombre Barroco. De ahí el gusto por los efectos ópticos y los juegos ilusorios, por el cambio en las construcciones; o el gusto por lo sugestivo y seductor, sensual y evocador, por la fuerza de la imagen y el poder del decorado. Absolutismo y Clero propician el Barroco.- El arte Barroco fue más artificial, más recargado, decorativo, ornamentado. La belleza buscó nuevas vías de expresión y cobró relevancia lo asombroso. Surgieron nuevos conceptos estéticos como los de ingenio, perspicacia o agudeza. Destacaba sobre todo el aspecto exterior, de forma que reflejara altivez, elegancia, refinamiento, era exagerado, dirigido, enfocado a la comunicación masiva, de carácter popular, para mantener el orden establecido. Era seductor, debía llegar fácilmente al público y debía entusiasmarle, hacerle comulgar con el mensaje que transmitía, un mensaje puesto al servicio de las instancias del poder —político o religioso—, que era el que sufragaba los costos de producción de las obras artísticas, ya que Iglesia y aristocracia —también incipientemente la burguesía— eran los que pagaban a artistas y escritores. Si la Iglesia quería transmitir su mensaje contra reformista, las monarquías absolutas
  6. 6. 6 vieron en el arte una forma de magnificar su imagen y mostrar su poder, a través de obras monumentales y pomposas que transmitían una imagen de grandeza y ayudaban a consolidar el poder centralista del monarca, reafirmando su autoridad. Porque tenía ese propósito el Barroco, sorprender con su magnificencia y ganar adeptos a la religión católica. El Barroco se define principalmente por su oposición al Renacimiento: Renacimiento VS Barroco La visión lineal renacentista VS la visión barroca curvilínea, rebuscada Composición en planos VS la basada en la profundidad Forma cerrada VS la abierta Unidad compositiva basada en la armonía VS la subordinación a un motivo principal La claridad absoluta del objeto VS la claridad relativa del efecto Pintura Barroca.- Así, el Barroco «es el estilo del punto de vista pictórico con perspectiva y profundidad, que somete la multiplicidad de sus elementos a una idea central, creando una oscuridad que evita los detalles y los perfiles agudos, siendo al mismo tiempo un estilo que, en lugar de revelar su arte, lo esconde». El Barroco es un concepto heterogéneo que no presentó una unidad estilística ni geográfica ni cronológicamente, sino que en su seno se encuentran diversas tendencias estilísticas, principalmente en el terreno de la pintura.  Naturalismo.- estilo basado en la observación de la naturaleza pero sometida a ciertas directrices establecidas por el artista, basadas en criterios morales y estéticos o, simplemente, derivados de la libre interpretación del artista a la hora de concebir su obra;  Realismo.- tendencia surgida de la estricta imitación de la naturaleza, ni interpretada ni endulzada, sino representada minuciosamente hasta en sus más pequeños detalles;  Clasicismo.- corriente centrada en la idealización y perfección de la naturaleza, evocadora de elevados sentimientos y profundas reflexiones, con la aspiración de reflejar la belleza en toda su plenitud. La escultura Barroca.- En cuanto a la escultura, la madera, de honda tradición castellana, se empleará casi en exclusiva. Incluso para las arquitecturas-esculturas de los retablos que inundarán todas las iglesias coetáneas o anteriores.
  7. 7. 7 Tras la época de austeridad del Escorial, el barroco se dispara en mil innovaciones llenas de fantasía creadora. Una enorme variedad, ya que cada autor es un estilo distinto, lo que hace difícil, y a veces imposible, una clara agrupación por escuelas. Características generales de la escultura Barroca Se desarrolló tanto la escultura por pieza como la decoración escultural interna y externa en los templos, palacios, etc. La escultura renacentista estaba regida por un eje, eran axiales, estás parecen desequilibradas y dan la impresión o hasta representan, el estar posados sobre una piedra y estar en movimiento, muchas de las veces, en menos casos, las sacras. Los rostros expresan, sufren, se esfuerzan, apretando los labios o abriéndolos para gemir, los músculos se encuentran en tensión y las venas parecen latir bajo la piel, incluso cabellos y barbas, despeinados. El movimiento se convierte en una auténtica obsesión de los escultores barrocos, captando siempre en plena acción, hacia afuera, mediante composiciones abiertas en las que ropajes y miembros se proyectan violentamente hacia el exterior, en las que desaparece la simetría, en las que predominan las líneas diagonales, en las que se multiplican los pliegues, los contrastes lumínicos, los puntos de apreciación, etc. Elaboran muchos ángeles y arcángeles, santos y vírgenes, dioses paganos y héroes míticos, agitándose en las aguas de las fuentes o asomándose de sus nichos en las fachadas, cuando no sostienen una viga o están en los altares. Los materiales que mejor expresaban estos sentimientos eran el mármol blanco y el bronce. Aunque como ya dijimos, recurrieron principalmente a la madera policromada. La Arquitectura Barroca.-  En arquitectura el barroco mantendrá los esquemas fundamentales del edificio, sobre los que diseñará toda la fantasía ornamental.  Cambios y propuestas.-  No renuncia a los elementos clásicos pero se hace más recargada, por lo que es el período triunfal de la columna salomónica y se rodea de una plenitud de riqueza decorativa.  Plantas ovaladas con las que logran dar la sensación de movimiento.  Efectos luminosos.  Adoptan las líneas curvas.  Y lo más importante y que va a repercutir en el urbanismo, empieza una marcada diferenciación de edificios según sus usos, palacios, templos, galerías, comercio, como las plazas mayores en el centro de las urbes, etc.
  8. 8. 8  Uno de los primeros arquitectos en España que se despega de la austeridad escurialense es Arq. Juan Gómez de Mora, que hace la Portada del Convento de la Encarnación en Madrid (sólo la fachada).  El Barroco termina dando paso al Rococó. Arq. Juan Gómez de Mora Convento de la Encarnación en Madrid Arq. Juan Rodríguez La Clerecía de Salamanca.- estilo barroco, el clásico modelo de las iglesias jesuitas caracterizado por una sola nave de cruz latina y capillas comunicadas entre sí. Se inició en 1617, terminan hasta casi finalizado el siglo XVIII, bajo la dirección de varios arquitectos, aunque el plano original es obra de Juan Rodríguez siendo los últimos Andrés García de Quiñones y su hijo Jerónimo Quiñones, que harían las torres y la espadaña. La gran cúpula de 50 metros de altura ha causado problemas de estabilidad a lo largo de la historia. Arq. Juan Rodríguez Y en madrid traza la plaza mayor y el ayuntamiento, de recuerdo claramente herreriano,
  9. 9. 9 Arquitectura Palaciega.- En esa historia ocupan el lugar más importante los palacios de los reyes de Francia que ha sido una de las primeras naciones modernas europeas, regida por un fuerte poder central, su número de habitantes casi o cinco veces superior a cualquier otra nación. Por tanto, los reyes de Francia han contado con más medios (más impuestos recabados) que cualquier otro monarca europeo. Pero además, entre algunos monarcas franceses (Carlos VIII, François II, Henri II, Louis XIV) se ha dado un verdadero "fureur de batir", una obsesión por construir. Lo que originó una brillantísima serie de edificaciones, cada vez más ambiciosas que alcanzó su mayor auge con Louis XIV y le costó la cabeza a Louis XVI, pero los gastos y la admiración que suscitaban aumentaron con el régimen de República, del emperador Napoleón y sus sucesores hasta casi el final del siglo XIX. Los palacios franceses ejercieron desde mediados del siglo XVII una influencia incomparable; porque los cortesanos visitaban con frecuencia otras cortes; y la corte francesa era la mayor de Europa; porque los arquitectos franceses trabajaron para otros príncipes europeos. Por tanto, estos palacios fueron muy conocidos, y constituyeron la envidia y el modelo para los demás palacios reales europeos. En Europa los palacios reales crecieron llamativamente en escala desde el siglo XVI : partiendo del modesto y "práctico" (desde el punto de vista militar : pero nunca del todo) castillo medieval se llegó a edificios desmesurados, atendidos por inmensidad de sirvientes, y habitados por también por cortesanos que acompañaban a la familia real. A estos despilfarros se sumaban los gastos incomparablemente mayores -y cada vez más urgentes- de los ejércitos permanentes y fortificaciones en constante aumento y mejora. Y todo ello se mantenía gracias a los impuestos que sufridamente pagaba el pueblo. No fue suficiente. Las diferentes dinastías se vieron repetidamente endeudadas por los gastos pero daba relevancia, honor y grandeza al reino. Los Países Bajos y la región de Suiza, se libraron parcialmente de este absurdo. Pero en el resto de Europa (y luego en las colonias en las que fueron teniendo poderío), desde el siglo XVI al XVIII, todas las familias reales renovaron y multiplicaron sus residencias cortesanas, suburbanas, veraniegas, invernales, campestres, marinas, montañeras. Hoy, por suerte, estos disparates sólo existen en función como museos o lugares de visita. Los palacios están compuestos de muchos elementos que han experimentado una evolución que puede estudiarse con relativa independencia. No todos poseen el mismo interés. Son edificios que fueron creciendo en dimensiones hasta hacerse gigantescos. En ellos se ha aprendido a componer escalas fuera de lo común: especialmente la composición general (plan de masas) y las fachadas. Además, algunos elementos han sido especialmente estudiados: los vestíbulos y escaleras y los salones de recepción. En los palacios los arquitectos europeos
  10. 10. 10 aprendieron los instrumentos para crear edificios públicos, que poblarían las ciudades europeas en el siglo XIX. Los palacios reales son edificios raros, aunque incomparablemente representativos; exigían del despliegue de recursos de cuanto se había aprendido en arquitectura monumental y diseño noble. Diseñar palacios ayuda a consolidar más monumentalidad en las iglesias. Por muy grandes que sean los salones de recepción ninguno alcanza las dimensiones de las naves de los templos (un salón de 30 metros de altura sería monstruoso). Los diseñadores no se ven forzados a aventurarse con estructuras atrevidas; y en las dimensiones ordinarias quedan liberados de los requerimientos de seguridad. Sin embargo, el programa arquitectónico de un palacio real es más complejo que el de una iglesia. El palacio forma parte de la etiqueta, es decir del ceremonial de presentación del monarca ante sus súbditos; y también de los súbditos ante el monarca, y de los extranjeros, y de la bienvenida oficial a los huéspedes notables. Las reglas de la etiqueta elaboran el palacio, constituyen el programa. Pero antes que eso, los sucesivos diseños de palacios han contribuido al desarrollo de las reglas de etiqueta, al distinguirse el destino de las habitaciones, establecer el orden en que se suceden, y dotarles de la categoría que les corresponde. Los diseños de palacios que se han sucedido en la historia europea han enseñado a los cortesanos y a los diseñadores cómo dar el máximo esplendor a las ceremonias. Y un carácter adecuado a cada área. Esto vale para los alzados exteriores, y lo mismo para los interiores, vestíbulos, escaleras y patios, salones y habitaciones regias; una escala de dignificación que abarca desde la imponente fachada a la plaza de armas hasta los patios, cocheras o jardines. Aunque Napoleón no tomó demasiado interés por la arquitectura, su política europea lo exigía eso y nuevas sedes, más residencias palaciegas. Si en un principio los grandes palacios urbanos fueron de las familias poderosas italianas y después los nobles y reyes franceses, más tarde quedaron como líderes indiscutibles la reina Victoria y sus herederos ingleses. El Imperio Británico en fechas tardías hubo de hacer un esfuerzo arquitectónico para ponerse a la altura. La manía de hacer palacios reales, ha llegado hasta nuestros días y prendió por todo el mundo, siempre y cuando hubiera con qué construirlos y habitarlos. Los autores franceses desde la segunda mitad del XVII insistieron en que la distribución era un arte netamente francés. Lo cierto es que en Francia, antes que en otros países, se creó una nobleza, adinerados, banqueros, y grandes negociantes, que necesitaban viviendas representativas, para vivir en sociedad, recibir visitas y ser considerados en su
  11. 11. 11 posición. Por esa razón, las viviendas de la nobleza y alta burguesía francesa se ofrecieron como modelo a todas las viviendas europeas desde mediados del siglo XVII. Bibliografía.- https://portal.uah.es/portal/page/portal/universidad_mayores/apuntes/programa_humanidades_senior/ar te_ii/LA%20ESCULTURA%20BARROCA.pdf http://www.sedhc.es/biblioteca/tratados.php Gómez, Rebeca Eugenia, (2.011). Barroco y Neoclasicismo, Editorial La Unión Libros. Vargas, Lugo de Bosch Elisa, (1.993). México Barroco,Editorial Hachette Latinoamérica. VV.AA, (s/f). El Barroco, 1.600-1.770. El Arte Europeo de Caravaggio a Tiepolo. Editorial Electa.

×