Vivir con fe y con esperanza

6,966 views
6,689 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
6,966
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
60
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Vivir con fe y con esperanza

  1. 1. Vivir con fe y con esperanza<br />
  2. 2. La fe cristiana implica creer en todas las declaraciones y promesas de Dios escritas en la Biblia; por lo tanto, es una respuesta humana de aceptación a la gracia de Dios. Cuando se trata de Dios es creer ciegamente en algo, sus promesas, sus verdades, sin tener prueba de ello, debido a que es algo que se siente dentro de uno.La fe es adquirida, no es innata ni se hereda, es enseñada. La Biblia define a la fe como "la certeza de lo que se espera (en el futuro), la convicción de lo que no se ve (en el presente)"(Hebreos 11:1).La fe no se basa en la sabiduría del hombre sino en creer en algo sin poderlo probar. Quiere decir que, la fe es un acto espiritual, por lo tanto irracional (1 Corintios 2:5; 12:9; 2 Corintios 4:13). El cristiano cree con el corazón, no con la mente (Romanos 10:9; Daniel 12:10<br />
  3. 3. 1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, <br />
  4. 4. El término renacer se refiere al nacimiento espiritual (regeneración), el acto del Espíritu Santo de llevar creyentes a la familia de Dios. Jesús empleó este término cuando le explicó a Nicodemo lo que es la salvación (véase Juan 3)<br />¿Necesita usted aliento? Las palabras de Pedro ofrecen gozo y esperanza en tiempos de problemas, y él basa su confianza en lo que Dios está haciendo por nosotros en Jesucristo. Se nos llama a una esperanza viva de la vida eterna (1.3). Nuestra esperanza no es solo futurista; la vida eterna empieza cuando creemos en Dios y nos unimos a su familia. Por mucha aflicción o prueba que estemos pasando en la vida, sabemos que no es nuestra experiencia definitiva. Finalmenteviviremos con Cristo parasiempre<br />
  5. 5. 1:4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, <br />
  6. 6. Los judíos habían mirado a su herencia en la tierra prometida de Canaán (Números 32.19; Deuteronomio 2.12; 19.9). Los cristianos ahora miran a su herencia familiar en la eterna ciudad de Dios. Dios ha reservado esa herencia que nunca se desvanecerá ni decaerá; tampoco será manchada por el pecado. Lo mejor es que usted tiene una herencia si confía en Cristo como su Salvador<br />
  7. 7. 1:5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. <br />
  8. 8. Dios nos ayudará a permanecer fieles a nuestra fe sin importar los momentos difíciles que afrontemos. El «tiempo postrero» es el día del juicio de Cristo descrito en Romanos 14.10 y Apocalipsis 20.11–15. Podríamos tener que soportar dificultades, persecución o muerte violenta, pero se ha de dañar nuestra alma si hemos aceptado el don de salvación de parte de Cristo. Sabemos que recibiremos la recompensa prometida<br />
  9. 9. 1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 1:7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, <br />
  10. 10. En II Corintios 4:17 dice: “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”, no es ridiculizando y rebajando la terrible tribulación o prueba, es comparando cuán leve es ésta, frente al más excelente y eterno peso de gloria;<br />el oro es perecedero, preciosos y valiosos pero perecederos, la fe no perece, pues es de Dios, y todo lo que a Dios compete es eterno<br />
  11. 11. Pedro menciona el sufrimiento varias veces en esta carta: 1.6, 7; 3.13–17; 4.12–19; 5.9. Cuando él habla de pruebas, no se refiere a los desastres naturales ni a los castigos de Dios, sino a la reacción de un mundo incrédulo a las personas de feTodos los creyentes se enfrentan ese tipo de pruebas cuando dejan que su luz brille en medio de las tinieblas. Debemos aceptar las pruebas como parte del proceso de refinamiento que consume las impurezas, y nos prepara para nuestra reunión con Cristo. Las pruebas nos enseñan a ser pacientes (Romanos 5.3, 4; Santiago 1.2, 3) y nos ayudan a crecer para ser la clase de personas que Dios quiere que seamos<br />
  12. 12. 1:8 a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; 1:9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. <br />El término en griego, para “inefable” (‘aneklaletos’), es muy interesante, algo que no se puede divulgar’; es decir, ‘algo inexpresable’. El gozo del cual Pedro habla, es tan misterioso en su origen, y tan profundo en su naturaleza, que es imposible describirlo en palabras humanas.<br />Como dice las Escrituras que La Palabra de Dios Tiene poder!!!!!<br />
  13. 13. Muchas veces el creyente tiene que escoger entre poner su mirada en las cosas que se pueden ver o poner su mirada en las cosas que no se pueden ver.<br />Este gozo se debe, en primer lugar al perdón de los pecados. Cuando nos sentimos perdonados, nos sobreviene una euforia espiritual (Salmo 32:1-2, 10-11).<br />
  14. 14. 1:10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, 1:11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. 1:12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles. <br />
  15. 15. Aunque el plan de salvación fue un misterio para los profetas del Antiguo Testamento, aun así sufrieron persecución por su fe en Dios y algunos hasta la muerte. Algunos cristianos judíos al leer la carta de Pedro, por contraste, vieron a Jesucristo por sí mismos y dedujeron por qué había venido. Basaron su confianza en la muerte de Cristo y en su resurrección. Con su conocimiento personal de Cristo, su fe llegaría a ser mucho más sólida que la de los profetas del Antiguo Testamento<br />
  16. 16. Llamamiento a una vida santa 1:13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; <br />
  17. 17. El inminente retorno de Cristo debe motivarnos a vivir para Él. Eso significa estar mentalmente vigilantes («ceñid los lomos de vuestro entendimiento»), disciplinados («sed sobrios»), y concentrados («esperad por completo»). ¿Estáustedlistoparaencontrarse con Cristo? <br />
  18. 18. 1:14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; <br />
  19. 19. El Dios de Israel y de la iglesia cristiana es santo; Él determina las normas para la moralidad. A diferencia de los dioses romanos, Él no es belicoso, adúltero ni rencoroso. A diferencia de los dioses populares de los cultos paganos en el primer siglo, Él no es sanguinario ni promiscuo. Él es un Dios de misericordia y justicia que cuida personalmente de cada uno de sus discípulos. Nuestro Dios santo espera de nosotros que lo imitemos al aplicar sus normas morales elevadas. Así como Él, debemos ser misericordiosos y justos, y también sacrificarnos por los demás.<br />
  20. 20. 1:15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;1:16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.<br />
  21. 21. Después que las personas dedican su vida a Cristo, aun sienten cierta atracción por sus costumbres pasadas. Pedro nos dice que debemos ser como nuestro Padre celestial, santos en cada cosa que hacemos. Santidad significa mantenerse totalmente devotos o dedicados a Dios, separados para su uso especial, y apartados del pecado y de su influencia. Debemos mantenernos apartados y ser diferentes, no mezclándonos con la multitud. No debemos ser diferentes solo por el hecho de serlo. Lo que nos hace diferentes son las virtudes de Dios aplicadas a nuestra vida. Nuestras prioridades deben ser las de Él. Todo eso va en contraste directo con nuestras costumbres anteriores (1.14). No podemos llegar a ser santos por nuestros propios esfuerzos, por lo que Dios nos da su Espíritu Santo para ayudarnos a ser obedientes y nos da poder para vencer el pecado. No use la excusa de que no puede evitar cometer pecado. Pídale a Dios que le ayude a ser librado de las garras del pecado<br />
  22. 22. 1:17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; 1:18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, <br />
  23. 23. Un esclavo era «redimido» cuando alguien pagaba el dinero para comprar su libertad. Dios pagó por nuestro rescate para librarnos de la tiranía del pecado, no con dinero sino con la sangre preciosa de su propio Hijo (Romanos 6.6, 7; 1 Corintios 6.20; Colosenses 2.13, 14; Hebreos 9.12). No podemos escapar del pecado por nuestros propios medios; solamente la vida del Hijo de Dios puede librarnos<br />

×