Your SlideShare is downloading. ×
0
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
David Y La Adoracion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

David Y La Adoracion

9,797

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
9,797
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
143
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. David y su<br />
  • 2. Adorar es entregar a Dios nuestra propia inteligencia, que se rinde ante Él, y todo nuestro amor, que siente que arde en Él. Es un acto que nos desprende de la cadena más profunda que nos ata: nuestro propio "yo". Por eso, adoración significa liberación.<br />La adoración es un acto de la mente y la voluntad que se expresa en oraciones, posturas, actos de reverencia, sacrificios y con la entrega de la vida entera. No confundir con devoción<br />
  • 3. No todos adoramos al mismo Dios, pero todos adoramos a algo o a alguien. Ya que todos adoramos, deberíamos preguntarnos la razón de este deseo. La conclusión más lógica es que fuimos creados por un ser supremo con el propósito mismo de adorar<br />
  • 4. Adoración - ¡Glorifica y Exalta a Dios!La verdadera adoración no está confinada a cantar en la iglesia o a la abierta alabanza (aunque estas cosas son buenas y en la Biblia se nos recomienda hacerlas), sino es el sincero reconocimiento de Dios y de todo Su poder y gloria en las cosas que hacemos. Para adorar verdaderamente a Dios, debemos conocerlo y no ser ignorantes de Su naturaleza buena y gloriosa (Hechos 17:23). En resumen, adorar es glorificar y exaltar a Dios; ¡demostrar nuestra lealtad y admiración a nuestro Padre Celestial!<br />
  • 5. Adoración - El Corazón de DavidEn lo referente a la adoración, el rey David fue un ejemplo fenomenal para todos nosotros. Tenía un corazón puro y agradecido hacia Dios, y lo adoró con todo su ser. Muchos de los Salmos reflejan el corazón apasionado de David para la adoración. "Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a Tu nombre, oh Altísimo; Anunciar por la mañana Tu misericordia, Y Tu fidelidad cada noche" (Salmo 92:1-2). Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado... (Salmo 18:3). Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable. (Salmo 145:3). David fue un hombre con un corazón como el de Dios, ¡porque él verdaderamente glorificó a Dios en su corazón!<br />
  • 6. Adoración - El Corazón del AsuntoLa adoración puede incluir la oración, el leer la Palabra de Dios con un corazón abierto, cantar, participar en la comunión, y servir a otros. No está limitada a una sola acción, pero se hace apropiadamente cuando el corazón y la actitud de la persona están en el lugar correcto. <br />
  • 7. 7:1 Aconteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor, <br />
  • 8. las Escrituras vierten<br />luz en los sufrimientos del mundo, a través del retrato que presenta del pueblo de Dios, el antiguo<br />Israel. Esa nación sufrió calamidades similares: holocaustos, cautividad, colapso económico,<br />enfermedades extrañas (algunos de los cuales plagaron a Israel solamente). A veces los sufrimientos<br />de Israel eran tan horribles, que incluso sus enemigos tenían lástima de ellos.<br />¿Por qué Israel sufrió tales cosas terribles? Las Escrituras lo aclaran: en cada caso, ellos se apartaron<br />de Dios y se volvieron a la idolatría y la brujería.<br />
  • 9. 7:2 dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas. 7:3 Y Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo. 7:4 Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo:<br />
  • 10. Esta es la primera vez que se menciona al profeta Natán. Dios se aseguró de que durante el reinado de cada uno de los reyes de Israel hubiera un profeta. Las obligaciones principales de un profeta eran las de exhortar al pueblo a seguir a Dios, y comunicar sus leyes y los planes para el rey. La mayoría de los reyes rechazaron a los profetas enviados por Dios. Pero Dios les dio la oportunidad de escuchar y obedecer. En los años anteriores, los jueces y los sacerdotes tenían el papel de profetas. Samuel sirvió como juez, sacerdote y profeta llenando el vacío entre el período de los jueces y la monarquía<br />
  • 11. 7:5 Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? <br />cronica22:8 Mas vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Tú has derramado mucha sangre, y has hecho grandes guerras; no edificarás casa a mi nombre, porque has derramado mucha sangre en la tierra delante de mí. <br />
  • 12. En este mensaje de Natán, Dios dice que Él no quería que David construyera una «casa» para Él ¿Por qué no quería Dios que David construyera un templo para Él? Dios dijo a David que su trabajo era unificar y guiar a Israel, y destruir a sus enemigos. Esta tarea requeriría que David derramara una gran cantidad de sangre. En 1 Crónicas 28.3 se menciona que Dios no quería que un guerrero construyera su templo. Por lo tanto, David hizo planes y recolectó los materiales para que así su hijo Salomón pudiera comenzar a trabajar en el templo tan pronto como llegara a ser rey (1 Reyes 5–7). David aceptó su papel en el plan de Dios y no trató de ir más allá. Algunas veces Dios le dice no a nuestros planes. Cuando eso ocurra debemos utilizar las otras oportunidades que Él nos da.<br />
  • 13. 7:12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. 7:13 El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. <br />
  • 14. La petición de David era buena, pero Dios dijo que no. Esto no quiere decir que Dios rechazó a David. Es más, Dios estaba planeando algo aun mayor en la vida de David que permitirle el prestigio de construir el templo. Aunque Dios rechazó la petición de David prometió que continuaría la casa (o dinastía) de David para siempre. La dinastía terrenal de David terminó cuatro siglos más tarde, pero Jesucristo, un descendiente directo de David, fue el cumplimiento final de esta promesa (Hechos 2.22–36). Cristo reinará por toda la eternidad, ahora en su reino espiritual y en los cielos, y más tarde en la tierra, en la nueva Jerusalén (Lucas 1.30–33; Apocalipsis 21). ¿Ha orado con buenas intenciones, sólo para que Dios le diga que no? Esta es la manera que Dios tiene de dirigir su vida hacia un propósito mayor. Aceptar el no de Dios requiere tanta fe como para cumplir el sí de Dios.<br />
  • 15. 7:18 Y entró el rey David y se puso delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí? <br />
  • 16. Esta sección registra la oración de David en la que expresa su humilde aceptación de la promesa de Dios para extender su dinastía para siempre. David se dio cuenta de que estas bendiciones habían sido conferidas a él y a sus descendientes para que Israel también fuera bendecido. Ayudarían a cumplir el gran propósito de Dios, y sus promesas para toda la nación; y a la larga, para el mundo entero (Génesis 12.1–3).<br />
  • 17. 7:19 Y aun te ha parecido poco esto, Señor Jehová, pues también has hablado de la casa de tu siervo en lo por venir. ¿Es así como procede el hombre, Señor Jehová? <br />
  • 18. En otras palabras, “Señor, esto no es algo pequeño, esto es tremendo,pero eso no es todo. Tú ahora me hablas acerca de mi casa para el porvenir. Medices del futuro”.<br />
  • 19. 7:20 ¿Y qué más puede añadir David hablando contigo? Pues tú conoces a tu siervo, Señor Jehová. <br />
  • 20. “Dios yo solo no se qué decir, no tengo palabras para expresar lo quesiento por Tu gracia”.Pablo dice, “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quiéncontra nosotros?... ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el quejustifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el quetambién resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que tambiénintercede por nosotros.” Nosotros nos quedamos sin palabras cuando nos damos cuenta de lagrandeza del amor de Dios hacia nosotros. ¿Qué más podría decir David, la másalfabetizada de las personas? Un muchacho que es tan dotado de expresionesde sí mismo, su corazón, sus sentimientos.<br />
  • 21. 7:21 Todas estas grandezas has hecho por tu palabra y conforme a tu corazón, haciéndolas saber a tu siervo. <br />
  • 22. El dice, “Señor, se que no soy yo, no es porque yo sea alguien grande oque sea bueno, es por causa de Tu palabra, y de acuerdo a Tu propio corazónque Tu has hecho estas cosas. Estas cosas proceden de Tu justicia, no de lamía. Ellas proceden de Tu bondad, no de mi justicia”. La gracia de Dios nuncaes una recompensa por su bondad o justicia. La gracia de Dios siempre procedede Su corazón, y por causa de Su palabra El las hace por usted. No debido a sudignidad, no porque usted sea especialmente amable o especialmente bueno,que usted ahora obtendrá esta bendición especial. Nunca. Es solo porque El loama, y esa es Su naturaleza, y ese es Su corazón para mostrar Su amor porusted e inundarlo a usted, a pesar de que usted se da cuenta de no ser digno.<br />
  • 23. 7:22 Por tanto, tú te has engrandecido, Jehová Dios; por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído con nuestros oídos. 7:23 ¿Y quién como tu pueblo, como Israel, nación singular en la tierra? Porque fue Dios para rescatarlo por pueblo suyo, y para ponerle nombre, y para hacer grandezas a su favor, y obras terribles a tu tierra, por amor de tu pueblo que rescataste para ti de Egipto, de las naciones y de sus dioses. 7:25 Ahora pues, Jehová Dios, confirma para siempre la palabra que has hablado sobre tu siervo y sobre su casa, y haz conforme a lo que has dicho. <br />
  • 24. “Muy bien, Dios, Tú lo has dicho, Tú lo harás. Hazlo Señor, cumple Tupromesa. Yo se que Tú lo has dicho Señor, y quiero que lo hagas, establece lacasa de tu siervo para siempre”. Esta es la respuesta de David a esa gloriosapromesa de Dios, de establecer su casa para siempre a través del Mesías.<br />
  • 25. 1pedro 5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 5:11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. <br />

×