JUDEIDAD Y BORGES  Como lo resumiera André Malraux, Borges lo leyó todo, especialmente aquello que ya nadie lee. Sus fuent...
Jichlinsky y Mauricio Abramowicz (huelga aclaración de origen). Con ellos dos se reencontrócuarenta años más tarde en la m...
los bríos de esa tierra que germinaba en proyectos, se entiende que la suya propia se leapareciese como un rincón adormeci...
No me perdono mi inevitable ausencia. Quiero repetir que de algún modo estoy con ustedes,íntimamente, esencialmente. Sólo ...
La Escritura como cifra del mundo y la lectura como desciframiento, son los ejes de la obra deBorges. Esos motivos reapare...
las venas de su autor? No es seguro que tales raíces hubiesen dado inexorablemente esos frutos;lo que sí es seguro es que ...
A Israel¿Quién me dirá si estas en el perdidolaberinto de ríos secularesde mi sangre, Israel? ¿Quien los lugaresque mi san...
IsraelUn hombre encarcelado y hechizado,un hombre condenado a ser la serpienteque guarda un oro infame,un hombre condenado...
a la violenta luz de la victoria,hermoso como un león al mediodía.Jorge Luis Borges, 1967Israel 1969Temí que en Israel ace...
Trabajará contigo tu hermano, cuya cara no has visto nunca.Una sola cosa te prometemos:tu puesto en la batalla.Judería (19...
siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo era sin palabras, como las canciones deMendelssohn.Crisol, en su número d...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Borges judío

581

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
581
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Borges judío

  1. 1. JUDEIDAD Y BORGES Como lo resumiera André Malraux, Borges lo leyó todo, especialmente aquello que ya nadie lee. Sus fuentes virtualmente innumerables, e inesperadas, redundan en la fascinante vastedad de la obra borgeana. Por ello,evocar al autor de El Aleph puede empujarnos en varias direcciones. Una, la de Palermo, los malevos, Güiraldes, arrabales, el Martín Fierro o Evaristo Carriego, resultado de una pluma vivamente argentina. Otra, un fluir de asociaciones que abarca a Rilke, las Mil y Una Noches, los vikings y el Dante, y revela a quien, incapaz de estrecharse en una sola tradición, es un creador universal. Una tercera es una cultura que predomina en su curiosidad: la judaica. Por GUSTAVO DANIEL PEREDNIKVarios puentes en el universo borgeano llevan a lo judío. Recomienda el aprendizaje del idiomaalemán a través de la poesía de Heine. El primer libro que lee en ese idioma es Der Golem deGustav Meyrink, una fantasía sobre el ghetto de Praga que despertó para siempre su inquietudpor las cuestiones cabalísticas.Su conocimiento del judaísmo, empero, se remonta a la lectura de la Biblia, que lo moldeó desdesu primera infancia. Su abuela paterna, Fanny Haslam Arnet, era una cultora de la Biblia que leabrió las puertas a la cultura judaica, con la que fueIdentificándose hasta pensarse frecuentemente como judío. Reaccionó ante esos pensamientoscon su irónica y escandalosa humildad: "No lo merezco. He hecho lo mejor que pude para ser unjudío. Pude haber fracasado. Si pertenecemos a la civilización occidental, entonces todos nosotros,a pesar de las muchas aventuras de la sangre, somos griegos y judíos. Muchas veces me piensojudío pero me pregunto si tengo el derecho de hacerlo".La única opinión política a la que Borges permitió interferir en su literatura fue la defensa de Israel"cuando lo urgió la exaltación de la Guerra de los Seis Días". Cuando estalló esa guerra, Borgesirrumpió en la biblioteca de la Sociedad Hebraica Argentina con un poema dedicado a Israel, ysolicitó "la hospitalidad" de la revista de esa entidad, en la que eventualmente fueron publicadoslos versos. Agregó a su solicitud un fervoroso y elocuente llamado: "¡Viva la patria!".George Steiner en su libro Extraterritorialidad presenta a Borges como ejemplo del escritor querechaza los los límites de una sola herencia, rechazo que para Steiner constituye un elementoconstitutivo de la judeidad. No faltaron rastreos de posibles orígenes judíos de Borges.Sus alas creadoras le valieron el Premio Jerusalén en 1971, una de las muchas glorias con las quecompensó lo que él llamaba ingeniosamente una tradición anual escandinava (que consistía ennegarle el Premio Nobel). Borges integra en efecto la nómina nada despreciable de geniosliterarios privados de ese premio, tales como Tolstoi, Proust, Joyce, Strindberg, Malraux y otros.Lo judaico en Borges es imaginable como el viaje que plantea Platón. Se forma intelectualmente,sale a la sociedad a retroalimentarse, y regresa a su fuente formativa. Por esas tres etapastranscurrió el Israel borgeano, para el que la tríada es Buenos Aires-Europa-Buenos Aires.El punto de partida porteño es su mentada infancia imbuída de la Biblia, a la que denominó "puntode partida de todo". Sus dos estaciones europeas son Ginebra y Madrid. En la primera transcurriósu adolescencia, educado en el Colegio Calvino en el que sus dos mejores amigos fueron Simón
  2. 2. Jichlinsky y Mauricio Abramowicz (huelga aclaración de origen). Con ellos dos se reencontrócuarenta años más tarde en la misma Ginebra que vio forjar sus años mozos y en la quedescansan sus restos. Allí se había trasladado su familia a comienzos de la Gran Guerra. Concluídaésta, vivieron un tiempo en Madrid, en donde Borges trabó amistad con Rafael Cansinos Asséns,de quien siempre se consideró discípulo.De Cansinos no aprendió sólo poética y ultraísmo, sino la opción que el intelectual españolenfrentó en los años veinte, entre una España tradicionalista, ortodoxa y judeofóbica, frente aotra liberal, heterodoxa y con simpatías por el judaísmo.Con esa opción en la mano regresa Borges a Buenos Aires, en la que el crecimiento del nazismo loempuja a un filosemitismo militante. Tal militancia se destila por ejemplo en su sarcástico textoYo, judío con el que parafraseamos esta sección. Escrita unos meses después de entronizado elFührer, la página ridiculiza con maestría la "acusación" de los judeófobos argentinos de queBorges tenía ascendencia israelita.Restablecido en Buenos Aires, Borges publica en la imprenta de Manuel Gleizer, pionero de laedición literaria en la Argentina, a quien le dedicaría algún verso.Su período más importante de creación es precisamente la Segunda Guerra Mundial. Publicaentonces su prólogo al Mester de judería de su amigo Carlos Grünberg, en el que destaca lalegítima integración de lo judío con lo argentino. Segundamente La muerte y la brújula: sólo ungenio de su talla podía sintetizar en un cuento la filosofía de Baruch Spinoza proponiendo enlenguaje narrativo una dilucidación racional-geométrica de Dios. Luego vendrá su máximacolección de cuentos, El Aleph, y el Holocausto llegaba a su fin. Borges judío Por Moshé KorinBorges llegó a afirmar, parafraseando a Paul Valéry (1871-1945), que la Historia de la literaturapodría escribirse sin mencionar a un solo autor; debería ser la Historia del Espíritu como productory consumidor de literatura. Lo creado disuelve al creador; el gran Libro trasciende a los hombres.La escritura literaria es, ante todo, Escritura; la creación es un hecho sagrado: acontece en unadimensión temporal que no es la de los hechos sociales. La inteligibilidad que tiene Borges de laliteratura no puede ser más hebrea.Las conexiones de Borges con el judaísmo son numerosas y complejas. La presencia de motivosjudíos o hebreos en los textos de Borges, tanto en lo referente a su contenido como en lo querespecta a la estructura, es bien conocida por sus lectores. No sucede lo mismo en cuanto a susvinculaciones personales y profesionales con instituciones de la comunidad judía e incluso con elGobierno de Israel, de quien fuera invitado en 1969:Pasé diez días muy emocionantes en Tel Aviv y Jerusalem... Volví con la convicción de haberestado en la más antigua y en la más joven de las naciones, de haber venido de una tierra viva,alerta, a un rincón medio dormido del mundo.Durante la Guerra de los Seis Días, Borges tomó partido por Israel, sin duda porque lo fascinabael carácter casi fabuloso y épico de la empresa guerrera que había encarado la joven nación: ante
  3. 3. los bríos de esa tierra que germinaba en proyectos, se entiende que la suya propia se leapareciese como un rincón adormecido.El entusiasmo de Borges por la Israel guerrera lo llevó a escribir dos poemas, uno al calor de labatalla:¿Quién me dirá si estás en el perdidoLaberinto de ríos secularesDe mi sangre, Israel?...Salve, Israel, que guardas la murallaDe Dios, en la pasión de tu batalla.(A Israel, 1967)Escribe otro, una semana más tarde, coronando la victoria israelí:Un hombre condenado a ser el escarnio,la abominación, el judío,un hombre lapidado, incendiadoy ahogado en cámaras letales,un hombre que se obstina en ser inmortaly que ahora ha vuelto a su batalla,a la violenta luz de la victoria,hermoso como un león al mediodía.(Israel, 1967)Y en 1969, año en que visita Israel invitado y homenajeado por el gobierno, nos regala aquellosversos que no pueden ser más justos, con la pasión contenida tan propia del rigor borgeano:Serás un israelí, serás un soldado,Edificarás la patria con ciénagas;la levantarás con desiertos./Trabajará contigo tu hermano,cuya cara no has visto nunca./Una sola cosa te prometemos:tu puesto en la batalla.(Israel, 1969)Borges cultivó grandes amistades con judíos. Su relación con Bernardo Ezequiel Koremblit hizoque acostumbrara trabajar durante casi dos años en la sede de la Sociedad Hebraica Argentina.Había culminado su ciclo como director de la Biblioteca Nacional, y el despacho de Koremblit loaislaba convenientemente de los importunos, de los ruidos y del trajín que a menudo perturban eltrabajo. Llegaba cerca de las tres de la tarde, a diario, para dictar, escuchar lecturas, prepararconferencias, artículos, libros, y se marchaba alrededor de las seis y media. Es conocida laimplacable rutina de Borges en sus tareas.En una ocasión en que el escritor no pudo asistir a una reunión a la que lo había invitado elInstituto de Intercambio Cultural y Científico Argentino Israelí, envió estas líneas afectuosas:Queridos amigos:
  4. 4. No me perdono mi inevitable ausencia. Quiero repetir que de algún modo estoy con ustedes,íntimamente, esencialmente. Sólo nos alejan las circunstancias, que son, según se sabe,ficciones.Un perdurable abrazo.Jorge Luis Borges.Las circunstancias a que se refiere Borges en estas líneas son las de un inevitable viaje. Sinembargo, hay otra lectura posible: que la ficción a que alude sea su realidad no judía, una meracircunstancia actual que él se va a encargar de refutar a lo largo de su vida y de su obra. Durantemucho tiempo, Borges indagó en su genealogía la presencia de algún antepasado judío. Estabaconvencido de que a través de la línea materna, la de los Acevedo, su sangre se encontraba conun pasado sefardita. Se amparaba en una referencia de Ramos Mejía, quien en Rosas y su tiempodemuestra que todos, o casi todos los apellidos principales de la ciudad, por aquel entonces,procedían de cepa hebreo-portuguesa, y enumera entre ellos el de los Acevedo.Si la línea materna lo filiaba al judaísmo, tal como corresponde a la tradición, por el lado de lasangre, la línea paterna lo filiaba por el lado de la letra:Yo llegué muy pronto a venerar a la cultura hebrea porque una de mis abuelas era inglesa y sabíala Biblia de memoria. Alguien citaba una sentencia bíblica y ella daba inmediatamente el capítuloy el versículo... la Biblia entró en mí muy tempranamente.Borges nunca dejó de subrayar la deuda que la literatura occidental tiene con la cultura hebrea.Reconocer esa deuda en su propia literatura, lejos de pesarle lo enorgullecía. Según José LuisNajenson, Borges no era judío ni cabalista, pero envidió ambas pesadas cargas con afán. Lamística judía ejerció en él fascinación; estudió con detenimiento a Guérshom Schólem, a quienllamó maestro, y se jactaba de haber sido "el primero y muy imperfecto traductor de la obra deMartín Búber". Es conocida la relación de profundo respeto y admiración que Borges tenía conRafael Cansinos Assens (escribió el libro "El candelabro de los siete brazos"), a quien considerabaotro de sus maestros.La escritura: cifra del mundoLa Cábala constituye uno de los motivos centrales en la identificación de Borges con el judaísmo.Como si fuera el Aleph de la propia obra del escritor, este motivo irradia y justifica los otros, entreellos, su admiración ante el culto hebreo por el Libro. Leer un libro, hablar de un libro, recordar unlibro, era para él una experiencia fabulosa:En un libro sagrado son sagradas no sólo sus palabras sino las letras con las que fueron escritas.Ese concepto lo aplicaron los cabalistas al estudio de la Escritura... El Espíritu Santo condescendióa la literatura y escribió un libro. En ese libro, nada puede ser casual. En toda escritura humanahay algo casual... El curioso modus operandi de los cabalistas está basado en una premisa lógica:la idea de que la Escritura es un texto absoluto, y en un texto absoluto nada puede ser obra delazar.(Conferencia sobre la Cábala)Borges, como los cabalistas, consagró su obra a la tarea infinita de develar el secreto cósmico dela Creación. Pero justamente el carácter imposible de esa empresa era lo que lo fascinaba:sostenía que los cabalistas no habían escrito para facilitar la verdad, sino para insinuarla yestimular su búsqueda.
  5. 5. La Escritura como cifra del mundo y la lectura como desciframiento, son los ejes de la obra deBorges. Esos motivos reaparecen en dos dimensiones a lo largo de su literatura. Por un lado, sepodría decir que la fundan, por cuanto en ellos el escritor – como los cabalistas, otros escribas-encuentra la justificación de su oficio; por otro, constituyen las temáticas predilectas con las queBorges imagina sus argumentos literarios.En La Biblioteca de Babel, encontramos un número infinito de libros con el mismo formato:cada libro consta del mismo número de páginas, cada página del mismo número de líneas y cadalínea del mismo número de caracteres. El significado de cada una de esas obras es impenetrable;la lengua, desconocida.El motivo reaparece en El milagro secreto. Jaromir Hládik, erudito de Praga, sueña con laBiblioteca del Clementinum. "¿Qué busca?", le preguntan. "Busco a Dios... Dios está en una de lasletras de una de las páginas de uno de los cuatrocientos mil tomos del Clementinum".El tema retorna otra vez en "La muerte y la brújula". Estamos ante el único relato de la literaturamundial basado en los datos de la Cábala. Tres asesinatos han sido cometidos. En cada ocasiónaparece en el lugar del crimen una hoja de papel con la sentencia: la primera, luego la segunda,después la tercera "letra del Nombre ha sido articulada".El detective Lönrot, instruido en la literatura cabalística, intenta penetrar el misterio. Descubreque los lugares donde fueron cometidos los crímenes forman los tres vértices de un triánguloequilátero. Infiere que el cuarto crimen ha de corresponder a la cuarta letra del Nombre, y quetendrá lugar en el cuarto punto del rombo virtual reconstituido. La deducción es perfecta, peroLönrot queda atrapado en el borde imposible de su razonamiento: es él, en efecto, quien seráasesinado.Finalmente, en El Gólem, uno de los poemas más clásicos de la lírica de Borges, el motivo de lacreación asociado al carácter simbólico de la escritura confluye en otro de sus tópicos predilectos,la figura del regressus ad infinitum: el hombre que sueña y comprende con estupor que es a suvez el sueño de otro (un dios); el jugador de ajedrez que es a su vez la pieza de un juego Divino;la apertura en abismo que no tiene fin, como una galería muda de espejos que se miranmirarse ... Borges elucubró así la imagen inútil, inmóvil, incorruptible, secreta... de la eternidad.El poema nos sitúa ante Judá León, el rabí de Praga, quien se pregunta – para suscitar a su vez lapregunta de Borges sobre su propia pregunta- al contemplar con estupor la criatura que acaba decrear:¿Por qué di en agregar a la infinitaSerie un símbolo más? ¿Por qué a la vanaMadeja que en lo eterno se devanaDi otra causa, otro efecto y otra cuita?En la hora de angustia y de luz vaga,En su Golem los ojos detenía.¿Quién nos dirá las cosas que sentíaDios, al mirar a su rabino en Praga?Borges conjeturó una y otra vez que en su pasado había ancestros judíos. Esto puede entendersecomo una rigurosa búsqueda histórica, pero cabe también que estemos ante otra conjeturaborgeana. La primera hipótesis no tiene más valor que el dato documental, lo que el mismoBorges alguna vez denominó "la policía de los pequeños detalles". La segunda, en cambio, ostentaseducción literaria: ¿por qué la literatura de Borges necesitó postular que corría sangre judía en
  6. 6. las venas de su autor? No es seguro que tales raíces hubiesen dado inexorablemente esos frutos;lo que sí es seguro es que dichos frutos necesitaron arraigar en ese suelo para madurar. ----------------
  7. 7. A Israel¿Quién me dirá si estas en el perdidolaberinto de ríos secularesde mi sangre, Israel? ¿Quien los lugaresque mi sangre y tu sangre han recorrido?no importa. Sé que estás en el sagradoLibro que abarca el tiempo y que la historiadel rojo Adán rescata y la memoriay la agonía del Crucificado.en ese libro estás, que es el espejode cada rostro que sobre él se inclinay del rostro, de Dios, que en su complejoy arduo cristal, terrible se adivina.Salve, Israel, que guardas la murallade Dios, en la pasión de tu batalla.Jorge Luis Borges, 1967
  8. 8. IsraelUn hombre encarcelado y hechizado,un hombre condenado a ser la serpienteque guarda un oro infame,un hombre condenado a ser Shylockun hombre que se inclina sobre la tierray que sabe que estuvo en el Paraíso,un hombre viejo y ciego que ha de romperlas columnas del templo,un rostro condenado a ser una máscara,un hombre que ha pesar de los nombreses Spinoza y el Baal Shem y los cabalistas,un hombre que es el Libro,una boca que alaba desde el abismola justicia del firmamento,un procurador o un dentistaque diálogo con Dios en una montaña,un hombre condenado a ser el escarnio,la abominación, el judío,un hombre lapidado, incendiadoy ahogado en cámaras letales,un hombre que se obstina en ser inmortaly que ahora ha vuelto a su batalla,
  9. 9. a la violenta luz de la victoria,hermoso como un león al mediodía.Jorge Luis Borges, 1967Israel 1969Temí que en Israel acecharíacon dulzura insidiosala nostalgia que las diásporas secularesacumularon como un triste tesoroen las ciudades del infiel, en las juderías,en los ocasos de la estepa, en los sueños,la nostalgia de aquéllos que te anhelaron,Jerusalén, junto a las aguas de Babilonia.¿Qué otra cosa eras, Israel, sino esa nostalgia,sino esa voluntad de salvar,entre las inconstantes formas del tiempo,tu viejo libro mágico, tus liturgias,tu soledad con Dios?No así. La más antigua de las nacioneses también la más joven.No has tentado a los hombres con jardines,con el oro y su tediosino con rigor, tierra última.Israel les ha dicho sin palabras:olvidarás quién eres.Olvidarás al otro que dejaste.Olvidarás quien fuiste en las tierrasque te dieron sus tardes y sus mañanasy a las que no darás tu nostalgia.Olvidarás la lengua de tus padres y aprenderás la lengua delParaíso.Serás un israelí, serás un soldado.Edificarás la patria con ciénagas; la levantarás con desiertos.
  10. 10. Trabajará contigo tu hermano, cuya cara no has visto nunca.Una sola cosa te prometemos:tu puesto en la batalla.Judería (1923)Quejas que nunca cesan se alzan las anhelantes paredesParedes tan escarpadas que han caído en lo profundo los hombres.Desangradas antaño en vanas palabras hoy se cicatrizaron las bocasMudas como el harapo de infinito que las aristas de los aleros ahorcanY que se arrodilla en los ojos por donde el miedo está espiando,Mientras en el gesto de la resignación las otoñales manos se aflojanY las plegarias rotas se despeñan desde el firmamento implacable.Con las alas plegadas los kerubim han suspendido el aliento.Ante el portón la chusma se ha vestido de injurias comoquien se envuelve en un trapo.Dios se ha perdido y desesperaciones de miradas lo buscan.Presintiendo horror de matanzas los mundos han suspendido el aliento.Alguna voz invoca su fe: " Dios, el Eterno, Dios de dioses, es Uno "Y arrecia la muchedumbre cristiana con un pogrom en los puños. Yo, judío (1934) Por Jorge Luis BorgesBorges, a una acusación absurda de la Revista “Crisol” (publicación argentina de las primerasdécadas del Siglo XX, de absoluta identificación con el nazismo) en donde se le endilgaba queocultaba su ascendencia judía, les responde con el escrito Yo, judíoComo los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene,el pasado remoto es de aquellas cosas que pueden enriquecer la ignorancia.Es infinitamente plástico y agradable, mucho mas servicial que el porvenir y mucho menosexigente de esfuerzos.Es la estación famosa y predilecta de las mitologías.¿Quien no jugó a los antepasados alguna vez, a las prehistorias de su carne y su sangre?Yo lo hago muchas veces, y muchas no me disgusta pensarme judío.Se trata de una hipótesis haragana, de una aventura sedentaria y frugal que a nadie perjudica,ni
  11. 11. siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo era sin palabras, como las canciones deMendelssohn.Crisol, en su número del 30 de enero, ha querido halagar esa retrospectiva esperanza y habla demi ascendencia judía maliciosamente ocultada (el participio y el adverbio me maravillan).Borges Acevedo es mi nombre.Ramos Mejia, en cierta nota del capítulo quinto de Rosas y su tiempo,enumera los apellidos porteños de aquella fecha para demostrar que todos, o casi todos,"procedían de cepa hebreo portuguesa".Acevedo figura en ese catálogo: único documento de mis pretensiones judías, hasta laconfirmación de Crisol.Sin embargo, el capitán Honorio Acevedo ha realizado investigaciones precisas que no puedoignorar.Ellas me indican el primer Acevedo que desembarcó en esta tierra, el catalán don Pedro deAcevedo, maestre de campo, ya poblador del "Pago de Arroyos en 1728, padre y antepasado deestancieros de esta provincia,varón de quien informan los Anales del Rosario de Santa Fe y los documentos para la historia delVirreinato; abuelo, en fin, casi irreparablemente español.Doscientos años y no doy con el israelita, doscientos años y el antepasado me elude.Estadísticamente los hebreos eran de los mas reducidos.¿Que pensaríamos de un hombre del año cuatro mil, que descubriera sanjuaninos por todoslados?Nuestros inquisidores buscan hebreos, nunca fenicios, garamantas, escitas, babilonios, persas,egipcios, hunos, vándalos, ostrogodos, etíopes, dardanios, paflagonios, sármatas, medos,otomanos, beréberes, britanos, libios, cíclopes y lapitas.Las noches de Alejandría, de Babilonia, de Cartago, de Menfis, nunca pudieron engendrar unabuelo, sólo a las tribus del bituminoso Mar Muerto les fue deparado ese don.[Revista Megáfono, 3, Nº. 12, pag. 60, Buenos Aires, Abril de 1934]Borges volvería siempre a responder con contundencia cada vez que se cuestionó su posibleascendencia judía. Estudiosos aseveran que para él, la posibilidad de pertenecer al errante pueblode Israel nunca supuso un motivo de ignominia o mancillamiento, sino por el contrario, una razónpara el alborozo y el regocijo intelectual.Muchos años después, el 14 de enero de 1978, Borges en una entrevista publicada por el diariovenezolano, El Universal, dijo esta frase que posteriormente no ha dejado de ser citada. Expresó:“Siempre lamenté no ser judío”.

×