• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Grmania17anys
 

Grmania17anys

on

  • 1,294 views

Escritos y fotografías producidos a lo largo de los 17 años del grupo senderista GRMANIA: epístolas de Evaristo González, poesías de Pedro Puerma y fotos de Antonio Gil. Edición de María ...

Escritos y fotografías producidos a lo largo de los 17 años del grupo senderista GRMANIA: epístolas de Evaristo González, poesías de Pedro Puerma y fotos de Antonio Gil. Edición de María Morales.

Statistics

Views

Total Views
1,294
Views on SlideShare
1,068
Embed Views
226

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 226

http://afondonatural.blogspot.com.es 201
http://afondonatural.blogspot.ru 16
http://afondonatural.blogspot.com 9

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Grmania17anys Grmania17anys Document Transcript

    • 1GRMANIA, 17 ANYSIMATGES, EPÍSTOLES I POEMESIMATGES: ANTONIO GILEPÍSTOLES: EVARISTO GONZÁLEZPOEMES: PEDRO PUERMAEDICIÓ: MARIA MORALES
    • 2
    • 3ÍNDEXPRÒLEG.............................................................................................................................................................................5AÑOS 1996 – 1998...........................................................................................................................................................7Gr5: Sitges – CanetAÑOS 1998 – 1999...........................................................................................................................................................7Gr2: La Jonquera – AiguafredaAÑOS 1999 – 2000...........................................................................................................................................................7Gr4: Puigcerdà - MontserratAÑOS 2000 – 2002...........................................................................................................................................................8Gr7: Fredes – Grau RoigAÑOS 2002 – 2003...........................................................................................................................................................8Gr171: El Caro – PinòsAÑOS 2003 – 2004...........................................................................................................................................................9Gr5: Sitges – CanetAÑOS 2004 – 2005.........................................................................................................................................................10Gr3: St. Joan de les Abadesses - Vallbona de les MongesAÑOS 2006 – 2007.........................................................................................................................................................46Gr92: Port de la Selva - GarrafAÑOS 2007 – 2009.........................................................................................................................................................92Gr1: Empúries – Pont de MuntanyanaAÑOS 2009 – 2010.......................................................................................................................................................153Gr83: Mataró – CanigóAÑOS 2010 – 2011.......................................................................................................................................................171Meridià verd: Setcases – El MasnouAÑOS 2011 – 2013.......................................................................................................................................................190Camí de St. Jaume: Cap de Creus – LleidaVERSOS DE GRMANIA.........................................................................................................................................217A BOTE PRONTO...............................................................................................................................................217BICIMANIA.........................................................................................................................................................222COSAS Y LUGARES ............................................................................................................................................223COSAS Y LUGARES ............................................................................................................................................224GRMANIA 10 AÑOS...........................................................................................................................................230LETRILLAS .........................................................................................................................................................232PASCUAS.............................................................................................................................................................235PEQUEÑOS HOMENAJES..................................................................................................................................238YO ME MI CONMIGO ........................................................................................................................................251
    • 4
    • 5PRÒLEGAmics/gues,Grmania va començar a fer les seves primeres passes pel Mas den Barbeta (Sitges-Olesa de Bonesvalls). Crec que cap de nosaltres, no haguera pogut imaginar queaixò duraria disset anys: I que arribés, pel que sembla, tan consolidada al 2.013 iallò que és més important, amb tantes ganes de continuar descobrint nous camins.De vegades, mhan preguntat: com hem arribat fins aquí? No ho sé. Crec que laresposta adequada la tenim cadascú de nosaltres. Personalment, magrada dir quenosaltres des del principi hem estat una colla que ha esdevingut “gran”, bo i sabentconservar les esències del petit grup, és a dir, el companyerisme, la intimitatpersonal, lacollida, lamistat, etc.Un altre punt a resaltar, seria el model de gestió de la colla: predisposició acol·laborar-hi per part de tothom, responsabilitat, eficàcia, transparència total,absència de protagonisme, i model assembleari per la presa de decisions queafecten al funcionament del grup. Podríem definir GRMANIA com una sinèrgia,on voluntàriament tothom suma.Finalment, crec que a la descoberta del país, hauríem dafegir el coneixement de lespersones que shan anat integrant a la colla, que a la bellesa dels paisatges, la bellesade la sensiblitat dels seus membres i a la quantitat de quilòmetres caminats, laquantitat democions acumulades.Grmania, per molt anys !!!J. Hervás
    • 6
    • 7Años 1996 – 1998Gr5: Sitges – CanetLas primeras imágenes …Años 1998 – 1999Gr2: La Jonquera – AiguafredaAños 1999 – 2000Gr4: Puigcerdà - Montserrat
    • 8Años 2000 – 2002Gr7: Fredes – Grau RoigAños 2002 – 2003Gr171: El Caro – PinòsPrimeros escritos …Hermandad del Santo SacrificioCuaresma 2003 Epístola cuaresmalYa nos hemos enterado de las andanzas de unseleccionado grupo de Hermanos que aprovechan laCuaresma y el recogimiento propio de la época para lapráctica del “ora et camina” por esos monasterios delSeñor. Si bien alguno quedó penitente aferrado al deSant Cugat, cual primera caída en tierra del calvarioque le esperaba, otros castigaron sus bien alimentadascarnes en pos de la bendición de La Moreneta.Sin embargo, el Espíritu Santo ha propagado la(suponemos falsa) noticia de que ciertos Hermanos se abandonaron a los placeres que el diablo les tendióy gozaron con cigarros, bebidas energéticas pecaminosas y otros líquidos dopantes; incluso hubolujuriosos pensamientos encarnados en una maría magdalena que Lucifer colocó para encandilar sus bajosinstintos. Sufrieron alucinaciones y espejismos provocados por el recuerdo de paradas de autobuses ymarquesinas diversas. A pesar de momentos de debilidad, pronto enfilaron la ascensión final hacia la
    • 9apoteosis de la Santa Montaña y honraron a esta Hermandad con placas, chapas, cerámica, velas y demásaccesorios santificadores que les colgaron al llegar.Por otra parte, la carne es débil y este Hermano de Dios es Cristo observa cómo se prepara connocturnidad y alevosía una pagana peregrinación a honrar a un santo que murió en una parrilla, pero veque esta hornada de modernos peregrinos van a deleitarse con lo que se dora encima de ese objeto delmártir, con pringosos colesteroles cocinados en honor a San Lorenzo. Chacinas, preparados paracarnívoros, tocinos y grasas variadas, innumerables levantamientos de porrones honrando al dios Baco,condumios abundantes y hasta licores digestivos varios. Pido al Señor en mis oraciones que, ¡Por Dios!,no rematen la faena con descensos alegres de la montaña, propensos a carantoñas, tocamientos,arrumacos y magreamientos diversos, so pena de penitencias y castigos severos, en forma de confusioneskilométricas en próximos GRs.Y recuerde la Hermandad del Santo Sacrificio que, mientras la digresión, la gula y la incitación a la lujuriase apoderan hasta de la persona más fría, olvidando los sacrificios y kilos perdidos en otras expediciones,otros condiscípulos reposan porque al día siguiente se levantarán “a la del alba sería” para vivir otro santosacrifico, castigar sus escuálidas carnes, dejar el hábito habitual y vestirse de corto, y mirar muchas veces alcielo implorando muchas ayudas del Altísimo por las calles de Barcelona. Se identificarán con Dios en elritual previo, quemarán adrenalina, se exaltará su ánimo, sufrirán la soledad, se desesperarán y buscaráncon ansia el punto 42,195.Y, para acabar, este Hermano os comunica que el Nuncio y uno de los ayudantes de Su Santidad intentanhaceros olvidar el mal carácter y la cara de Nazareno del último chófer que hemos desgastado, y busca sindescanso (¡¡Habemus Papa: ya lo han encontrado!!) de otro Papamóvil en forma de autocar para el 22 demarzo a las 6 horas. Desconocemos cómo será el citado carruaje ni cuánto nos durará. Ante la oferta de lanueva empresa de si queríamos que la conductora fuera la modelo de INTIMÍSSIMA (con suindumentaria original), estos tonsurados han decidido declinar el santo ofrecimiento, para evitarempujones, navajazos, peleas y quién sabe Dios qué más por acceder a las primeras filas, pues laconcupiscencia varonil perturbaría el auténtico espíritu de la Santa Cuaresma.Sólo por llegar leyendo hasta aquí, este Hermano os dispensará la correspondiente Bula con cargo al botedel GR para hacer lo que os plazca.Firmado: El bulero de los bulosEvaristoGacetilla sobre el lema de GRMANIA:Noviembre 2003Después de la votación masiva a las frases para el lema del grupo, la más votada fue: CONDITIOVOCAT OPTIMES (cinco votos). Con estos resultados se espera que la abstención no signifique dejarde aceptar a la mayoría. Los ganadores tampoco podrán hacer alianzas para gobernar nada, ni pactospostelectorales.Años 2003 – 2004Gr5: Sitges – Canet
    • 10Años 2004 – 2005Gr3: St. Joan de les Abadesses - Vallbona de les MongesPrimera etapa, de Sant Joan de lesAbadesses a VidràUna etapa exigente para excursionistas conbuen talanteInauguramos el nuevo cursoexcursionista en blanco y rojo, comoauténticos GRmanos y Grmanas.Nuestros colores favoritos se suman a lasalida de los armarios del nuevo diseñotextil. Poco a poco aparecieron loscolores pret-a-porter, que fueronsudados como mínimo en proporcióndirecta a las jarras consumidas al final.El principio fue un encuentro a las seisde la mañana con mucho ji, ji, ji, ja, ja ja,como corresponde a la ocasión. Adestacar una miembra del grupo que, por los nervios o las prisas, se dejó las botas y la bota en casa. Otraapareció al final, cuando la nueva tecnología informática desplegada por nuestro jefe detectó su ausencia.Uno de sus ayudantes de campo pudo pasar lista usando este instrumento móvil de última generación: noera una PALM, un iPOD, una PDA o cualquier otra invención electrónica oriental. Se trataba de unaescueta hoja de libreta de comerciante, escrita por ambas caras. Sólo faltaba el lápiz chupado en la oreja.Por lo demás, las pilas parecían estar cargadas en paraísos perdidos que quizá los encontramos enTerrassa, Almería, Granada, Jaén (el sur del norte), Cantabria (donde hay GR por pisar), el Machu Pichu(un buen lugar para “dejar olvidada” la camiseta oficial del GR en el cuerpo de un indio), Mongolia (aúntenemos pendiente la Ruta de la Seda), el Camino de Santiago (en coche, a pie, en bici o con elpensamiento), Irlanda (donde la reflexión y el precio ayudan a dejar de fumar), la Ruta de la Plata (¡y quéruta!), Las Palmas (en un hotel de cuatro estrellas donde un sujeto del GR llamaba al recepcionista“gorrión”), Polonia (con o sin Wojtila), Tarragona, Berlín (¿quién tiene el cargador olvidado de la máquinade fotos?)GRMANIA se dirige al norte, a la Cataluña profunda de Guifrè el Pilós, cerca de donde tambiénanduvieron Serrallonga y el Comte Arnau, zonas inéditas que ya nos recibieron con aires de sospecha.Parece ser que flotaba en el ambiente cierta desconfianza ante nuestras capacidades y hazañas. El iniciodel GR 3, en el pueblo de las abadesas - pero desde el primer momento de despiste con gente dentro delprimer bar abierto del pueblo - despertó dudas y suspicacias entre algunos de sus habitantes. En estostiempos tan motorizados, ciertos individuos, incrédulos ellos, ponían el honor y la honra de GRMANIAen duda y se cuestionaban cuando el actual conductor (por cierto, ¿cuántos llevamos ya?) les asegurabaque nos dirigíamos a Vidrà caminando. Las dudas parece que llegaron pronto a Vallfogona del Ripollès.Un acreditado representante de la tercera o cuarta edad tampoco se creía que fuéramos capaces de llegar aVidrà. Tal reto apenas impresionó a quienes sí que quedamos gratamente sorprendidos el paisaje. Labelleza en estado puro, gratis. Se comentó mantener en secreto este recorrido, para preservarlo de voracesturistas.Sant Joan, Vallfogona, coll de Milanys, castell de Milanys, coll d’Obiols, coll de Ferreria, puntos altosdesde los que apreciamos el puzzle visual que componen tantas cimas tan conocidas y sufridas. El encajede todas las piezas desde otra perspectiva nos hizo repasar conocimientos previos y nos vanaglorió detanto saber acumulado por tanto andar y sudar.La evaluación inicial y la final fue superada con buenanota. Incluso todos y todas pudimos hacer visualmente el recorrido de la Matagalls-Montserrat, pero conlos pies y el culo en el coll de Milanys. Las mentes más sabias colocan esta etapa entre las de mayorbelleza de las ocho temporadas de GRMANIA. Y estas mentes no suelen equivocarse.Pronunciadas subidas. Hayas. Bajadas. Subidas. Boñigas. Vacas. Boñigas. Vacas. Especies cuaternariascomo l’orella de l’ós”. Un zorro (de los de cuatro patas en esta ocasión). Pastores eléctricos. Cierres de
    • 11caminos con alambre o cómo poner puertas al campo Marcas. Sudor. Cansancio. El coll. Otro coll.Sentarse. Seguir y...EL BAR.Quizá sea la primera vez en la historia del excursionismo contemporáneo que se celebre tamaño botellóncolectivo y multitudinario después de 21 km de GR. En Vidrà no estaba prohibido y la Xibeca recordóviejos tiempos en que aún no habíamos hecho méritos para dar el salto a la Estrella Dorada. Los entrantesdel almuerzo colectivo, como siempre, compartidos y abundantes. Pero donde GRMANIA se consolidaes en los postres. El Gremio de Fabricantes de Chocolate debería comprobar si existe alguna marca onueva delicatessen que no se haya catado aquí. Parece ser ya una especialidad de la casa que, si continúaasí, podría pasar a ocupar un espacio en el logotipo del grupo, cuando haya que rediseñarlo.Ambiente distendido, camaradería, viejos y nuevos temas, cada vez más en torno a la salud, todo juntoconforma la nueva definición del grupo que, en uno de sus tantos momentos de gloria y de lucidez,nuestro estimado Rafael lanzó a los aires del Ripollès desde el coll de Ferreria: “excursionistasjuguetones”.Un GR con buena gente y con mejor talante.Terrassa, septiembre de 2004Segunda etapa, de Vidrà a Els MuntsEl placer de caminar con voluptuosidadGRmanos y Grmanas: Este aspirante aescriba de GRMANIA quiere iniciar estaextensa epístola pidiendo disculpas,saludando y aclarando, todo en estrictoorden. Disculpas en público a los GRmanosCarlos y Antonio Gil por haberlos dejados“tirados” en el punto habitual de encuentromatinal. Un hecho no atribuible al posiblenerviosismo postadolescente y momentáneode este GRmano, por ser conducido al puntode salida en el coche de una GRmana conbotas y bota. Procuraré que no vuelva aocurrir tal afrenta. En segundo lugar, saludosa la nueva GRmana Adela y felicitación por su introducción en GRMANIA con una primera pruebainiciática, que en nuestra logia andarina implicó una pared casi vertical al final de la etapa. Y unaaclaración inicial para entender las líneas posteriores.El Grmano Jaume me instruyó con sus sabios y doctos consejos ya de vuelta en Terrassa, aleccionándomede que moderara el lenguaje descriptivo de varios hechos que sucedieron a lo largo del recorrido,acontecimientos provocados quizá por las hormonas otoñales de algunos miembros y miembras, pordesmesurada imaginación ante aspectos de la naturaleza, identificables quizá con contenidos relacionadoscon el sexto mandamiento o vaya usted a saber porqué: voluptuosidad, concupiscencia, la imaginación alpoder. He seguido sus consejos y me encuentro ante el ordenador con una mesa repleta de obras de ayudapara no caer en vulgarismos y chabacanerías impropias de quien tanta educación recibió del anteriorRégimen: el diccionario de la Real Academia Española, otro de sinónimos y antónimos, el diccionario deuso de María Moliner, el de Manuel Seco y, muy lejos de mi vista, el diccionario cheli de FranciscoUmbral o cualquier obra del ya fallecido Camilo José Cela.Conducidos por un veloz chófer, ya jubilado y dueño de la empresa, propenso a mirar para todos loslados menos para la carretera, llegamos al Coll de Vidrà. El grupo de zancadeadores y zancadeadorasdejaron atrás al Comte Guifrè del Ripollès y se adantraron en tierras de Mossen Cinto Verdaguer, esemaestro del lenguaje nacido en tierras de esta comarca osonenca, en Folgueroles. En realidad, todo elcamino fue una disculpa para subir hasta topónimos con la terminación “Munt(s)”: montañas.Abandonamos el GR para ascender al primer objetivo, el monasterio de Bellmunt, a 1246 metros de
    • 12altitud. Un promontorio que nos hizo parecer que Cataluña giraba en torno nuestro. “Fer pais” tambiénpuede ser sudarlo y verlo desde arriba, dejando los problemas más humanos allá abajo. El Puig Cubill(1492 m), el Puigsacalm(1515), el Coll de Bracons (1130), puntos ante nuestros ojos explicados en unmural “obsequi de la lleva del 69”. La panorámica era extraordinaria, con picos que nos rodeaban portodos los lados. La niebla propia de la comarca fue nuestra mejor aliada. Permaneció ausente, aunque noasí los típicos olores animales osonencs.Visto el paisaje, los estómagos pidieron auxilio. Y en esas estábamos cuando en un grupo lateral ya seasomaron los ardores hormonales, las feromonas causantes de cierta indisciplina en el lenguaje y en lasposturas. Los hechos de autos partieron de una explicación técnica de Paco Troya sobre unos músculossituados en la parte de atrás de las piernas. Si el funcionamiento es correcto, has de llegar con las manos alsuelo arqueando la espalda hacia delante y sin doblar las piernas. La superioridad femenina fue evidente:Ana y María lo hicieron bien. Ante varias demostraciones que ratificaron la atrofia del músculo masculinoy viendo por atrás la postura femenina que la situación provocaba, nuestro sabio Rafael interpretó estocon un sofisma de fabricación propia: “esta postura es el estado natural de las mujeres” (favorecedor de laprocreación). Su apreciación anatómica inmediatamente fue calificada de machismo y de respuestas muyprimarias a tal superioridad para doblarse. Incluso un GRmano llamó al jefe de la tribu para que formara alos hombres a un lado y a las mujeres a otro, doblados y en perfecto estado de revista. Al final la cosaquedó en anécdota pero parece ser que Rafael consiguió lo que se proponía: calentar el ambiente. Y doyfe con esta crónica que lo consiguió.A partir de aquí, en la bajada de Bellmunt ya se oían improperios eróticos, chistes, chascarrilloscuarteleros e insinuaciones de tamaños, conquistas y éxitos varios. Al salir de una curva descendente unode los grupos finales observó un rápido agrupamiento femenino en torno a un objeto que había en elsuelo. El género hombre que por allí circulaba se acercó a comprobar tal objeto de adoraciónmultitudinaria y cuál no sería la sorpresa que el centro de atención era una seta. Quizá la única delcontorno, encontrada por un potente grupo femenino y con un curioso nombre: “Phallus Impudicus”(consultado el libro “Guia dels bolets dels Països Catalans” de Ramon Pascual, la llama familiarmente“Ou del diable”). La describe sin valor culinario alguno, pero no menciona otras virtudes que laimaginación produce cuando las feromonas están a flor de piel, o debido a enseñanzas de Lorena Berdúnen el televisivo “Dos Rombos”. Vimos que “un falo impúdico” era el centro de interés femenino:jolgorio, jerigonza, regocijo, admiración y quién sabe qué mas. Incluso un miembro masculino del grupo(que no diremos su nombre) se fotografió con el boletus a modo de otro “miembro” más entre laspiernas. Lástima que se le movió el artificial y en la foto salió totalmente flácido. Entre las posturasnaturales y los falos impúdicos, el calor y la desinhibición global, el camino se afrontó de otra manera. Y,por contraste, algunos quisimos creer que también habrá “phallus pudicus”. Porque si no, ¿qué hacemosalgunos aquí? Después en el autocar, en la zona delantera, comenzó un simulacro de concurso“Pasapalabra” con vulgarismos andaluces en torno a tal miembro: zupo, bergajo, cipote, chichorra y otrosque Jaume me imagino que aconsejaría no mencionar.La alegría de la retaguardia era ignorada por las primeras filas. A lo largo del recorrido todo fue fijarse enlos bosques de los bordes. Ocres, morados. marrones, amarillos, el otoño nos ofreció la mejor pintura sinestar en museo alguno: al natural. Que si se estudiaban los árboles, que si restos de animales marinosincrustados en las piedras, que si frutillas de colores, mucha observación que al final también consiguióotro resultado: ¡otro phallus impudicus! El caso es que ninguna seta más, de ninguna clase, y dos falosantes de llegar a mitad de camino.Una parada de reagrupamiento, al lado de una riera, nos mostró lo que es la uniformidad, la marcialidad yla disciplina que Pepe se ve impotente de conseguir aquí (ni falta que hace). Un grupo de “escoltes” osimilares desfilaron ante nuestros ojos con tal arte que suscitó algunos aplausos cual desfile de las FuerzasArmadas del ministro José Bono. De forma automática, hubo un movimiento de fuerzas contrarias y,mientras los marciales se adentraban en el bosque, los descamisados de Pepe se ponían en marcha en grandesorden pero con alegría y buen rollo. No sabían ellos y ellas cuál sería el regalo final.Sant Quirze de Besora, profundos olores de animales, cuadras, granjas, más olores hasta enfilar despuésde la última fábrica animal de perfumes un camino que ascendía cercano a una riera. Dudas, movimientosde mapas, consultas de diversos técnicos, necesidad de comprar entre todos un GPS con los fondosreservados por Pepe y, al fondo, muy al fondo, Els Munts . En un alto, como corresponde a la palabra,final de etapa, objetivo previo a las jarras de cerveza. Había que llegar. En marcha. Agua. Marcha. Ritmo yel camino que se empina(con perdón, Jaume). Estiramiento del pelotón. Dos grupos: unos, los que seentrenan por su cuenta en gimnasios y plazas varias, sufren menos si también probaron la épica ascensión
    • 13a esa montaña del Moncayo llamada por Pepe “nuestro himalaya particular de juguete y gaseosa”; otros,los que pretenden progresar poco a poco y conseguir el objetivo con paciencia y sin presumir de irsobrados.Ascensión sin parar. Una casa a la derecha.Ramón López se la mira con ojos“golosines”. Sigue subiendo. Empieza adescolgarse el personal. El pelotón se estira.Manel se agarra a un árbol pero él sigue contesón. Esto no se acaba nunca. “¡Mira quedecir que la etapa era casi llana!”. Caminoancho que se estrecha. Sube. No para desubir. ¡Qué horror lo que se ve! Piedra lisa enfuerte subida. Resbalones. No hay casi árbolesdonde sostenerse. Un trago de agua. Esto nose acaba. Sigue. Al fondo, falso llano.Seguimos. Una hilera de hierba envuelta en unlargo plástico blanco. Los de las feromonasmás embravecidas y aún con fuerzas haciendobromas sobre si era un gran condón (otra vezperdón, Jaume). Sigue subiendo (el camino, se entiende). Una senda que ya parece el final. Arriba. Esto nose acaba. Parones, pasos cortos, respirar hondo, cambio de color en la cara, sudor y más sudor. ¡Y decirque esto es llano! Arriba, la roca de Els Munts. Pero para llegar al final hay que girar a la derecha. Sigue elcamino. ¿Dónde y cuándo acaba? Al final, al fondo el cielo y el descanso. Hemos llegado. La camisetachorreando, la boca seca, los niveles de glucosa bajo mínimos pero el paisaje que se ve, lo máximo, algogrande en todas direcciones. Por orden y de forma circular: Puigsacalm, Gullieries, La Plana de Vic,Montserrat, Pedraforca, el Catllaras, el Cadí, Santa Maria de Montgrony, el Puigmal, el Taga, Bruguera, elMontseny. Todo y más desde Els Munts: 1086 metros y el mundo al fondo, en panorámica y abajo.Una vez en el bar de Sant Quirze de Besora, mesas repletas de bebidas y productos no de régimen. Unexquisito dulce de membrillo de Tessa, novedad gastronómica. Como siempre, donde se pone Manel es lazona más visitada. Siempre repleta aunque él casi no probara bocado debido a los efectos colaterales en sucuerpo de la última subida. Pero tuvo fuerzas aún para explicarnos un curioso método para quitarinmediatamente el hipo, en especial el femenino. Como tal método no aparece en los manuales oficialesque tengo encima de la mesa, no procede contarlo aquí.Para acabar, sólo desear que todos y todas podáis suscribir la frase que Ramón Alcaraz pronunció al finalde la comida a modo de resumen. “Hoy he estado en mi salsa”.Terrassa, 24 de octubre de 2004Tercera etapa, de Els Munts a Sant Bartomeu del GrauLos efectos colaterales de pasear un GPS entre la nieblaGRmanos y Grmanas, La salida de esta etapa pasará a la historia por la aglomeración de gentío antes dela hora prevista y sin que aún hubiera llegado el microbús. No eran jubilados que acudían raudos y velocespara ser los primeros en subir al autocar y situarse en el asiento acostumbrado. Esta vez la tercera edad ono le tocaba madrugar o venían más tarde. Éramos los GRmanos y Grmanas quienes nos adelantábamosal horario previsto. La razón, sin duda, es la coletilla que el jefe nos dejó caer en el último recordatorio,como quien no quiere la cosa. Una postdata en mayúsculas: “PD: SIGUEM MOLT MOLTPUNTUALS PER RESPECTE ALS QUE HO SÓN” impactó y todos cumplimos la orden, y máscuando repite dos veces la palabra clave. Recordar la ausencia de miembros históricos y miembrashistóricas y saludar a las nuevas personas que nos acompañaron: dos jóvenes con Cesc, la compañera deTesa y también remarcar que hoy se hizo realidad la visita de una persona que hacía tiempo que figurabaen la lista de espera de la consulta viajera de GRMANIA, Rosa Gil, experta en escaladas, cumbres, rutaslejanas y en el tratamiento de temas más profundos del paisaje humano.
    • 14El grupo GRMANIA ya se consolida incluso en los foros eclesiásticos. Una muestra evidente es eltestimonio impreso que el GRmano Jaume aportó, una publicación eclesiástica del nuevo Obispado deTerrassa en la que se nos cita como quintacolumnistas que conducen las mesnadas a Montserrat. Por otraparte, este gacetillero recibió la llamada del máximo organizador de la Romería invitándonos a ir aMontserrat el próximo lunes 13 de diciembre a efectuar una valoración de la expedición con los abadesdel citado centro religioso de Cataluña. También aprovechó para confiarnos la organización de la próximaromería 2005, si hay GRmanos y Grmanas que quieren colaborar.Pero la proyección de GRMANIA va más allá de la religión. Hoy toca hacer memoria histórica y recordarque fuimos unos adelantados a los tiempos políticos actuales. Ahora que tanto se habla de unosgobernantes que fueron de excursión política (y se supone que también gastronómica) a hacerse una fotoa Miravet y a anunciar el llamado “espítiru de Miravet”, deben saber que antes que ellos GRMANIA yaestuvo allí. En una etapa de lluvia las huestes de Pepe subieron a la fortificación, admiraron los meandrosdel Ebro en lontananza y, antes que el tripartito, nuestro particular GRpartito ya funcionaba con unauténtico espíritu de grupo, sin necesidad de Estatut propio de funcionamiento.Y no todo queda aquí. No hace mucho anduvimos por caminos cercanos a donde vivieron nuestrosancestros. Hemos pisoteado las tierras de nuestro nuevo abuelo Pau. El amigo “Pierolapithecuscatalaunicus” vivió al lado del GR 5, en una zona de Els Hostalets de Pierola que, cuando pasóGRMANIA, estaba desmontada por la construcción de un centro de basuras (al que se oponía lapoblación) y por estas excavaciones. Nuestros pasos, por tanto, también hacen y tocan la historia.Ponemos los pies en el suelo y, en esta ocasión, el destino inicial eran Els Munts.La niebla fue nuestra compañera en Osona, capaz de mojarnos por fuera, convertirnos en sombrasandantes, adornar el paisaje con esa bruma fantasmagórica que también tiene su belleza. Sin embargo, elalivio a tanta penumbra llegó cuando el conductor paró el autocar al lado de Els Munts, encarado a laprofundidad de la perspectiva de unpaisaje espectacular. Hasta el chófer seasombró y tal cara puso que aún quedómás perplejo cuando Manel le cortó lassensaciones con la frase: “¡Mira, gorrión,a dónde te traemos para que veas estepaisaje y encima te sale gratis!”. Mientraslos atuendos y demás parafernalia eracolocada como corresponde entreexcursionistas avezados, hubo quienes setrasladaron al punto final de la etapaanterior. Se desconoce si para añorar lasubida última, para presumir de lossudores allí derramados o sólo para verel paisaje ya conquistado, de forma másdescansada que en la anterior ocasión.Lo que sí causó extrañeza fue que en unlugar alto bautizado precisamente con el nombre de Els Munts, nada más bajar del autobús, hubiera unremo de una barca. Hay quien se le abrieron los ojos como platos, quizá soñando con esa embarcaciónnueva que espera como oro en paño, mientras Pedro, de tierra adentro, viendo el objeto como un vulgarpalo de agua, interpretó tal esotérico símbolo como que “es que aquí no dan un palo al agua”.A esta altura, entre los pertrechos de Pepe no podía faltar su ininterrumpido trasteo con el GPS. Botones,coordenadas, menús, flechas, grados, kilómetros, pueblos, direcciones, fueron los conceptos másimportantes de la programación del día. Todo giró en torno al nuevo tótem: retrasos, estiramientos delgrupo, concentración en torno al aparato, movimiento de la máquina en todas direcciones, interpretaciónde su pantalla, memorización de todos los datos para ofrecerlos como una exclusiva catalano-mundial enwww.grmania.com. El caso es que Pepe lucha para comprender la máquina con progresivo espíritude victoria. Pronto nos citará en su colegio a una sesión presencial, impartida con tecnología muy visual,incluida la ya imprescindible presentación en Power Point , para hacernos amena su explicación de lasinterioridades del GPS del grupo. La idea de su intervención académica es evitar, como dijo Jordi, “salircon la cabeza caliente y los pies fríos”. Por eso se ha preparado concienzudamente en esta etapa.
    • 15La niebla fue un factor que se confabuló con el buen ritmo y pronto se observó cómo casi se batíanrécords de km por hora andada. Parada obligatoria para el primer tentempié al abrigo, en un bello lugarllamado Santa Llúcia. En el porche de entrada a la iglesia hubo lucha contra los elementos, búsqueda sinGPS del sitio más resguardado de la niebla y colocación de las posaderas en el mejor lugar posible.Mientras el retrasado GPS aparecía, el panorama debajo del tejado era un conjunto de cuerpos en variadasy decentes posturas: sentados en un banco de piedra, cuerpos por los suelos, de pie, en recónditosrincones. Pero la niebla hacía de las suyas y pronto se descubrió que la iglesia adyacente a la masía estabaabierta. Una vez el GPS ya estaba de cuerpo presente, los acólitos de Pepe fueron entrando en el recintosagrado. Creyentes, agnósticos, ateos, todos los perfiles ideológicos fueron desfilando por el interior delcentro de culto. Hubo hasta quienes recordaron sus tiempos jóvenes y subieron al coro. Pero este ataquede fe, cierto en muchos GRmanos y Grmanas, era para otros una búsqueda de calor.La casa de Santa Llúcia, según le informó a este escribiente un muchacho que salió, era un centro deacogida de menores de edad con familias con problemas.Desde aquí a Sant Martí Xic, el camino fue un original paseo entre la niebla, con cierto encanto de paisajemisterioso. Vegetación de media montaña, tierras de cultivo, el olor porcino propio de la industria animalde la comarca, la magia de las tierras aradas que esperan la siembra de la futura vida, todo en un paisaje demontículos que demuestran que la Plana de Vic no es tan plana como dice su nombre.Sant Martí Xic, a 845 metros, encimade impresionantes riscos queacreditan un paisaje tan espectacularque se propuso repetir la etapa enmejor tiempo, esta ermita estádecorada con una escultura exterioren homenaje a las personas quecaminan por allí (o sea, tambiénnosotros) y con un maravillosopoema del añorado poeta de Roda deTer Miquel Martí I Pol. Cerca, otrasletras de Jacint Verdaguer, el mossende Folgueroles. Fotos con la ermitaal fondo, fotos en grupos, en parejas,subida al Castell de Voltregà ytambién fotos arriba, en medio de labandera catalana en un 20 N,aniversario de la muerte de Moya.Allá en la cima, en un momento de recogimiento ante aniversario tan “sentido”, alguien dio fe de unaconversación histórica dicha “off de record” entre los falangistas, allá por los años 30/40 del siglo pasado.Estos camisas azules insinuaron, sin que el más que general los oyera, que se podía reconocer la banderacatalana como representante del Estado español. Aducían estos secuaces de Primo de Rivera que laespañola es una reproducción de la catalana con menos barras y, en su sentido práctico de la política,decían que así se acabaría con los problemas que les creaban Cataluña y otras zonas peninsulares. PeroMoya no los oyó. Sus cabezas se libraron de un tajo seguro.Bajamos por un paisaje imponente, de cortados majestuosos que nos descubrieron una cara desconocidade Osona. Llegamos a una hípica, donde hubo reagrupamiento de la tropa, con insinuaciones e insidiasrespecto al nuevo juguete electrónico y a su portador. Que si hay que ponerle un horario de uso, que sillevarlo apagado, que si confiscarlo, que si guardarlo bajo llave, sin valorar que el estiramiento del grupo sedebía a la profundización en sus conocimientos del GPS para preparar mejor el Power Point y nocalentarnos la cabeza con tanta teoría. En la espera, rodeados por caballos, un perro con una gran heridavino a vernos, sin sospechar que nuestra experta veterinaria hoy no estaba. Pero sí que fue una agradablesorpresa, y muy aplaudida, el detalle de la hípica de poner los colores del GR impresos en un mosaico y enun lugar bien visible de una pared del complejo caballar.El camino nos va descubriendo el encanto de árboles casi desnudos, con el suelo acolchado por unaesponjosa capa de hojas casi secas. Suaves y continuas subidas que nos conducen a la última ermita de laetapa, Santa Perpètua de Voltregà. Desde arriba, con la niebla casi recogida hasta su probable despliegueal día siguiente, observamos el típico paisaje osonenc, propio de manuales de escuela y de anuncio de
    • 16pizza o fuet de Casa Tarradellas, de Gurb (por cierto, anuncio con masía incluida grabado en una casa deun pueblo cercano, Cantonigrós). La llegada a Sant Bartomeu de Grau fue el final de una de las etapasmejor marcadas, con la novedad de señales del GR3 que forman parte de los indicadores de tráfico. Sinembargo, todo quedó en “porca miseria” cuando vimos que en el único bar abierto de tal pueblo nosabían apreciar con quiénes estaban hablando y no mostraron demasiado interés en abrirnos sus grifos decerveza.Ni Sant Bartomeu, ni Gurb, hubo que buscar un abrevadero en Vic. Allí, el trasiego de bebidas fue laantesala de los abundantes chocolates, del anuncio de la Navidad con productos típicos de las fechas ycon el trasiego abrumador de la lotería. Por momentos aquello se convirtió en una timba de juego.Mientras Manel luchaba por vender las participaciones de su número oficial, otros se le adelantaban ypretendían esquilmar los bolsillos con números variados, no fuera que se acabara el dinero en metálico. Elsaqueo adquirió tales proporciones que algunos tuvieron que pedir prestado, otros querían ir a buscaralguna oficina bancaria y hasta se las vieron y se las desearon con reservar la cantidad para pagar elautocar. Mientras, Manel hacía publicidad de su compra y, para los incrédulos, decía que había ido a rezara Montserrat, Lourdes y Fátima; que le había pasado los décimos por la chepa de un jorobado en lamisma administración. Todo fueron excusas para que nuestros vendedores ambulantes vaciaran lascarteras de quienes confiamos en que nos toque y organizar un viaje conjunto de dos meses para hacer elGR de Canadá que va de punta a punta.En el capítulo de novedades, destacar la propuesta de aumentar el patrimonio con la compra de doswalki-talkis de cobertura cercana a los 5 km. Así en cada etapa cada aparato lo llevarían respectivamentelas personas de cabeza y las que cierran filas. Serviría para evitar pérdidas y que nadie tenga que gastar susaldo del móvil en el rescate de personas extraviadas.También los mentideros andarines ya están proponiendo y trabajando en futuras expediciones. Citando alsocorrido Paul Eluard con su frase “Hay otros mundos, pero están en éste” (cita a la que acudimos lospedantes), se pretende por lo menos acercarnos a los paisajes más próximos. De hecho el jefe ydiplomado en el Departamento de Albergues, Paco García, ya perdió una etapa del GR para husmear yvalorar el albergue de Berga y tenerlo en cartera para empresas posteriores. Otras GRmanas como Ana yCati, se desplazarán como enviadas especiales de GRMANIA a un albergue de una zona de Cuencadurante el puente del Pilar. Estudiarán el terreno para una prevista salida a ver el nacimiento de los ríosCuervo, Tajo y Segura, y la ciudad encantada de Cuenca, las Torcas, etc. Para completar los proyectos, yase contempla la posibilidad de proponer una salida para abril a Àger. Si somos cerca de 40 podríamosincluso “bloquear” el albergue de la población, en palabras de Pepe. Quien quiera hacer parapente estiloMarta Ferrusola es opcional, el objetivo es iniciar el GR 1 y hacer el recorrido por la impresionantegarganta de Mont-Rebei.En fin, desear la solución de quienes tienen problemas en las rodillas(con 3 en 1, voltarén o sucedáneosgenéricos), espaldas, mareos, bajadas de glucosa y otros achaques circunstanciales. Nos toque o no el62799 u otros números, lo importante es seguir y continuar con esa buena salud física y sobre todomental que puede aportar GRMANIA a todos y a todas.Terrassa, 21 de noviembre de 2004Cuarta etapa, de Sant Bartomeu deGrau a LEstanyLas andanzas en una pista americana, entregascones y baños involuntariosGRmanos y GRmanas, la del albasería cuando, a la hora en punto y enel lugar de autos, no había nadie. Losprimeros que asomaron por elkilómetro cero quedaron tandesconcertados que dudaron si lamedia hora más tarde habíaprovocado cierta relajación horaria.Claro que, como no venía la amante
    • 17de la puntualidad, Ana, hubo una inconsciente permisividad general. Incluso un nuevo GRmano, Fidel,marcó la diferencia y puso a prueba la permisividad del grupo. Pero no llegó a alterar la comprensióngeneral ante casos provocados por Morfeo.Y, hablando de ausencias, echamos en falta a aquellas personas que alegaron y justificaron el no ocupar subien ganada plaza en GRMANIA. Destacar quienes tuvieron que ir de notario como Manel (ése sí que esun buen “gorrión”, Manel); otros a ensayos de teatro como Ramón Alcaraz que, por cierto, tuvieron quehacerlo “en la antigua Funeraria”, y para justificar su ausencia lo hizo en estos términos: “Lo siento, perosí se ha encontrado lugar de ensayo. ¡ La antigua "morgue" funeraria de Terrassa ! Será un teatro hinchadode almas”; hubo quien, como “aceitunera altiva”,(Cati). justificó la ausencia de su bota con que tenía querecoger estos frutos en un lugar tan olivarero como las inmediaciones de Terrassa; Adela, de cena; Belén,quiere y no puede; Ramón López, ¿?; Francesc, algún motivo tendría; pero, mención especial esacordarnos también de quienes, por practicar el estar en forma y hacerlo con mucha ilusión, se hallanpostrados por impedimentos corporales, es uno de los tributos que hay que pagar por tanto caminar:Charo y Rosa con resfriados, Ana con su rodilla y Paco Ortega, con mucha ilusión por venir pero tambiéncon su rodilla indispuesta. De parte de todos y de todas GRmanos y GRmanas, deseamos que seproduzcan prontas recuperaciones y el 15 de enero nos encontremos en el punto de salida habitual, conmás puntualidad que la practicada hoy por los tardíos asistentes (casi todos).Antes de montarnos en el autocar todas las miradas se centraron en las manos de nuestro jefe cuando, desus bolsillos, empezó a efectuar tal despliegue tecnológico que hubo quien ya pensó en una futura maletadigital adosada a la mochila: dos walki talkis y el GPS, (todo del patrimonio de GRMANIA) , además desu teléfono móvil y el formato excell de su hoja de inscripción con quienes iban a la etapa, con textotambién digital (entiéndase: escrito a dedo). Los Walkis fueron el nuevo juguete, tan impactante que yadisponemos de nuevos sonidos por el bosque: pitidos varios al principio y al final, nuevo diccionario contérminos tales como: “me copias, me recibes, afirmativo, alfa-omega llamando a eco-charly, zorro deldesierto llamando a ave rapaz”, y demás palabrería variada. Se solicita que cada GRmano y GRmana vayapensando en un ALIAS original para cuando le toque el turno de prácticas de walkis. Y que, a ser posible,sea creativo en sus estructuras verbales para la mensajería instantánea por ondas. Total, que entre móvilessonando, GPS orientando, walkis pitando, la etapa pintaba con muy buenan y segura orientación. Pero notodo fueron flores y violas.La comarca de Osona se despidió de nuestras botas de buenos pisahormigas con la acostumbrada nieblaque, a medida que subíamos y llegábamos al punto de salida, se iba aclarando. El Lluçanés, poco después,nos sorprendería con una pista americana que ya la querría Bush para entrenamiento de sus Marines. Lasalida del sol fue el primer espectáculo visual. Sant Bartomeu de Grau nos recibió con un gran desplieguede antenas parabólicas en los balcones. No es que sea un pueblo altamente desarrollado en las famosasTIC, y menos después de que el señor Puigneró cerrara sus bien subvencionadas fábricas textiles. Las“paelleras” miran todas a La Meca o sitios similares. Por algo será. Sin embargo, tales adelantos noshicieron pensar que quizá la próxima compra que nuestro jefe haga sea una antena parabólica plegable,extensible cuando se quiera. Hubo quien, ironizando y llevando su imaginación al máximo, pensaba en lamáxima autoridad con dicha antena en forma de peineta cogiendo mejor la onda de su GPS, futuribleportátil, móvil, walki talki y demás parafernalia que puedan inventar los chinos para ésta o próximasNavidades.La etapa se inició con impactantes vistas del Pirineo nevado al fondo. El Puigmal y demás picos quenuestra memoria identifica se elevaban cual atalayas invernales. Más cerca, además del perfume animal deestas zonas, masías típicas de postal con animales, campos con el tallo del nuevo trigo despuntando en lastierras sembradas no hace mucho, el verde que quiere anular el marrón del terruño, caminos helados yresbaladizos y señales de GR que apenas se identifican. Menos mal que los primeros kilómetros tuvieronel auxilio de la tecnología punta. Los walkis no paraban, cada poco identificación de posiciones, avisos,bromas y ciertas envidias por parte de quienes los veían pero no los tocaban. Hasta hubo quien hizopropuestas sospechosas y se imaginó qué pasaría si estos aparatos vibraran también. El lascivo individuose dejó llevar por otros pensamientos, inapropiados para la ocasión. También Pedro nos deleitó con subuena memoria histórica y nos trasladó a las parejas de la Benemérita Guardia Civil cuando en Andalucíahacían ostentación de los primeros transmisores a distancia. Les llamaban “ el mancontro”, pues aquellospicoletos presumían de estar todo el día comunicándose así en andaluz nativo: “m’ ancontro en tal lugar,¿tú dónde t’ ancontras, cambio?”.
    • 18Parada para el desayuno, lugar soleado donde comenzó a circular por determinados mentideros el rumorde que faltaba una bota. Tanta tecnología punta y poco detalle práctico. Este escribiente, ante tanardorosos deseos insatisfechos, ha propuesto a la máxima autoridad que se brinda para adquirir una botacomunitaria, con cargo al erario público de GRMANIA. Será otro objeto para el patrimonio colectivo,siempre que nadie se oponga. Todo viene porque el hábito creado por Cati ha arraigado tanto que ya hayquien lo echa en falta. Para que esta GRmana no tenga que asumir esta obligación y pagarla de su pecuniopropio, se propone que en cada etapa se encargue una persona diferente de traerla llena. Así, en vez dehacer catas a ciegas, daremos tragos en público. Y se sugiere que cada sumiller catador valore la calidaddel vino de quien lo ha traído, que lo clasifique afinando sus papilas gustativas, haciendo sus pinitos enidentificar de qué denominación de origen puede ser, qué añada, etc. Recuerdo que con esto se pondrá aprueba el gusto vinícola de quien lo trae, pero sobre todo su capacidad adquisitiva para sorprender concalidad y qué producto le ofrece a la compañía. Si nadie se opone, yo seré el primero que iniciaré la rondael 15 de enero. Es otra idea más para compartir en grupo.El suelo helado dio paso al barro y tanto uso de las nuevas tecnologías provocó lo que se esperaba: elrápido desgaste de las baterías. Tanta novedad para tan poca carga. Quizá haya que adquirir un cargadorde manivela o de pedales, un nuevo equipo móvil para alimento de tanta maquinaria. Las señales casi noexistían y, con tantas subidas, bajadas, giros, cruce de rieras, paso de vallados, hubo que recurrir a las dosherramientas tradicionales que menos fallan: los papeles y las voces. Menos mal que las fotocopias eranbien interpretadas. Un comité de sabios le asignó a Ginés hasta una suficiente puntuación por saberleerlas, interpretarlas, explicarlas y recordarlas. Ahora, para después de Navidad, le falta traer la redacciónfinal y la presentación en Power Point. El excelente lo va ganando, a pesar de sus posteriores chapuzonesy bautizos casi invernales. Y, sin walkis, los silbidos, las voces, las esperas, marcas, flechas en el suelo, osea, la simbología tradicional fue nuestro mejor auxilio ante fáciles pérdidas. Porque hubo momentosdifíciles: sin señales, las expertas y expertos en la búsqueda de fredolics desorientados, momentos dequerer seguir el rastro en el camino: sólo se identificaban marcas de neumáticos, huellas de pezuñas,mucho excremento, más barro y poca huella podológica humana. Retrasos, reagrupamientos,reencuentros, renovación de fuerzas y retorno al trabajo andarín.El camino poco a poco fue adquiriendo un cariz de campo de maniobras militares. A menudo seestrechaba y se cubría de tantas zarzas que era difícil sortearlas todas, ¡y cuidado con las orejas!. Desgarrode la camisa de Jordi, un siete en el pantalón de Jaume, tirones de las fibras de la indumentaria, mochilasllenas de hojas, barro hasta la rodilla, subidas tan embarradas que era más fácil bajar por la inercia que darun paso hacia arriba. Pero los GRmanos y GRmanas adoptaron las medidas adecuadas y sortearon tantosobstáculos que ya sólo les quedaba por despejar una incógnita: ¿quién era “el brau Gascón”? estaba muybien publicitado por todo el recorrido , anuncios del toro susodicho, no se sabe si para que se prepararanlas vacas ante sus dotes sementales o para prevención de riesgos laborales a posibles caminantes. El casoes que todo eran pasos estrechos, alambradas de tales dimensiones que el amigo Gascón, como no se leveía, ya hacía dudar tanto de su existencia como pasa con Bin Laden.El paisaje de media montaña descubría los efectos de la despoblación y tantas masías, con tantas historiasy vivencias en su interior, estaban ya olvidadas y casi caídas. También las había aún con vida, como laúltima de Sant Bartomeu de Grau: animales de pico y de pluma, casas con las proporciones de los dibujosde Pilarín Bayés, masovers abajo y el amo arriba, otras casas reconstruyéndose, pero todas juntas, nadaque ver con la mansión de Mas Castell.¿Quién sería su propietario/a y a qué se dedicaría?.La pista americana nos iba preparando para afrontar gestas posteriores, y sin aparecer aún nuestroincógnito Gascón. Nos tensaba los músculos sorteando obstáculos, pasando pequeñas rieras, con o sinagua, sin saber que nuestro Gascón particular e imaginario vendría pronto. Y vino en forma de rierahonda, con agua y con dificultades. Equipos de husmeadores y olfateadores adiestrados efectuaronprospecciones por la zona para descubrir posibles pasos alternativos. Nada, no había otra solución quepasar por encima de unas ramas. “Alea jacta est”. Los primeros fueron pasando como equilibristas con unpie casi en el agua. Mientras los de un lado temblaban, los del otro observaban la maestría de cómo ponerlos pies. Claro que un selecto grupo se atrevió a enseñar sus extremidades inferiores, descalzarse yafrontar las heladas aguas como si fuera un tratamiento antivarices. Rosa Gil y Tesa consiguieron el reto ycausaron admiración. El sector masculino se veía como sexo ya más débil de lo que el actual mercado loconsidera. Tamaña proeza y atrevimiento femenino debía tener su respuesta. Menos mal que un hombrecomo Jaume se atrevió a dejar el pabellón muy alto. Tanto que no sólo enfervorizó a la masa sino que seoyeron procaces y atrevidos piropos a sus esbeltas piernas. Un logro más de la igualdad de sexos y de
    • 19pérdida de vergüenza de los hombres en piropear a Jaume. Los nuevos tiempos políticos nos conducen aesto.El paso fue correcto hasta que lopeor se produjo. Quien habíaconseguido buena clasificaciónen dominio e interpretación dela lectura, no pudo superar laprueba de paso y cayó al agua.Ginés sufrió un remojón integraly todos nos imaginamos en supiel, pues nos pudo haberpasado a cualquiera. Menos malque, debido a la asignatura de laque es experto, supo tomarse elchapuzón con mucha “filosofía”.Fede cerró el grupo con ciertolavado de pies incluido.Inmediatamente se puso enmarcha la máquina solidaria parasecar a los mojados. Los centrosde recursos mochileros sacaronde todo para socorrer a los pasados por el tren de lavado. Y también fue motivo de cierta observación delas intimidades de los afectados. En pleno mes de diciembre el espectáculo era digno de un cabaret.Despelote, calzoncillos al aire, redondeces, protuberancias imaginadas a lo lejos y abultamientos varios,todo porque por allí aparecieron unos kalvin klein limpios de color beige (por aquello de que disimulanmejor la raya de en medio), modelo “huevos colgando”, según palabras de Carlos, su propietario. Lamoda invernal debido a las circunstancias solucionó el problema y dio paso a otras tendencias del pret-a-porter de la temporada, en especial el lucimiento de piernas de Ginés con unas mallas de Fede.Y mientras, pasos y más pasos estrechos y difíciles, llenos de alambre espinosa, superados “dejando pelosen la gatera”, según Pedro. Pero Gascón no aparecía, aunque se oían en lontananza mugidos de ávidasvacas que querían gozar de sus atributos y habilidades. Lo que sí se veían eran los efectos del paso deunos animales que, según Antonio Gil, se pueden llamar técnicamente jabalines y jabalises, pero que se lesconocen por el nombre vulgar de “biiiiichooosssss”. Y acebo, mucho acebo masculino y femenino.Tentadoras plantas protegidas por la ley, alguna rota por desalmados, que le facilitaron la faena a quienantes había lucido sus piernas y es docto en temas eclesiásticos, teatrales y de contador de cuentos. Tuvola osadía de desafiar a los posibles guardas y presentarse en el bar con su trofeo navideño. No era Gascón,sino una decorativa rama de acebo con sus bolas rojas.La retrasada llegada al hostal Grau de L’Estany se hizo saltándose todos los pronósticos. El GPS ya casihabía enloquecido y no le salían las cuentas, aunque nos advirtió que sólo habíamos hecho 25km y 700metros. Y eso va a misa, en palabras de su administrador. Cuando el grueso del pelotón llegó, los tresmiembros de cabeza ya había reservado y preparado el abrevadero, y ya se estaban abriendo los grifos delos barriles de cerveza. Amabilidad total del dueño del bar-restaurante que, desde el primer momento sebrindó a mojar las secas gargantas. Una vez acomodados todos, se notó aún más la ausencia delencargado de traer la tabla de embutidos ibéricos, Manel. Esperamos que con los restos de esos patanegras y cinco jotas que le regalan por Navidad nos pueda agasajar en la próxima etapa y recupere así elprestigio perdido en ésta.No obstante, también nos consolamos con ese experto en acebo, Jaume. Nos trajo un chorizo ibérico deun pueblo de Salamanca llamado Vitigudino que parecía “teta de novicia”. No fue comparable con eldetalle de Pepe, una bolsa con añejos restos procedentes de la última expedición a Bruguera. Destacartambién las prácticas degustativas que le ayudamos a llevar a cabo a Tesa. Nos sorprendió con un paté dequeso de cosecha propia, fruto de los aprendizajes que hace en su cursillo de cocina. La animamos todosa que progrese más adecuadamente y se destaque aún más con alguna otra delicatesen tipo “bocatto dicardinale” para la próxima etapa. Si hemos de ponerle nota, tendrá más de un DESTACA. Después, a lospostres, apareció nuestro inefable Ambrosio acompañado de la Preysler y los ferreros rocher se juntaroncon tantos y tan buenos chocolates que no hubo posibilidad de degustarlos todos.
    • 20Mi “ite missa est” de esta epístola debe acabar con un ruego que Paco Troya me ha hecho: ponerle unapenitencia pública a Jaume por su pecado venial al coger acebo. Como su formación eclesiástica y sussaberes superan a los míos, me veo imposibilitado en adivinar cuál es el recto proceder canónico en estoscasos. Dejo a la divinidad y a su conciencia que obren en consecuencia porque “amigo Sancho, con laiglesia hemos topado” (y nunca mejor dicho en el 400 aniversario de El Quijote). Yo, más terrenal, lesugeriría que, “para desfacer el entuerto”, podría traer alguna otra vez más chorizo de Salamanca.Esperemos que, antes de desearnos buena salud el día 23 de diciembre, ese pelao que cada diciembre noscastiga los oídos con eso de que cada Navidad tus sueños juegan a la lotería nos ayude en el 62799. Y sino lo hace, nos conformaremos con la suerte de seguir saliendo a caminar, de esperar que se recuperen laspersonas del grupo con problemas y de seguir disfrutando en grata compañía. Y esto ya es una buena ysegura lotería.Terrassa, 19 de diciembre de 2004Quinta etapa, de L’Estany a Monistrol de CaldersEl arte de romper el hielo y magrear la botaGRmanos y GRmanas, después deNavidades, pasados los Reyes y enmedio de las rebajas, las mismas caraspero con otro aspecto se presentaronal lugar de concentración yexpendeduría de excursiones parasegundas, terceras y cuartas edades.Como siempre, pronto se rompió elhielo inicial: saludos, ¡qué bien estás!,¡te han sentado bien las Navidades!¡No has cambiado nada con el año!,etc. Las rebajas y los Reyes eraevidente su comprobación: nocolgaban las etiquetas de algunasprendas pero estaba claro queestrenos había y mejoras significativasen las fachadas corporales. Sobre los efectos de los yantares navideños en los cuerpos, aquí podemosaplicarnos, sin que nadie se sienta ofendido, aquella definición que hicieron del poeta latino Horacio porel aspecto tan orondo que ofrecía: “Lucio y rubicundo como un lechón de la piara de Epicuro”.Los Reyes parece ser que no le trajeron a nuestro coordinador general ninguna de esas máquinas móvilesde control del personal ya citadas en otras ocasiones. Ayudado por Carmen, se presentó en el momentode pasar lista con un novedoso recurso para contar a sus acólitos: nos tenía apuntados a todos en un papelque luego levantó las sospechas de Jordi: por un lado había deletreado nuestros nombres pero por elotro... era un comprobante conforme había sacado dinero de un cajero automático. Se desconoce si erauna encubierta ostentación de que manejaba bancos, o que aún tenía fondos al principio de la cuesta deenero o que había acudido a última hora al cajero de enfrente para no quedar en evidencia.Las expectativas de asistencia eran muchas pero la realidad fue distinta. La comisión de Notables ruega asus Excelentes Señorías que, cuando prevean que no podrán acudir a la cita sabatina de GRMANIA, loavisen con antelación. Esta vez hubo alguna persona de fuera del grupo que no pudo venir a disfrutar denuestras habilidades andarinas por no saber si había o no bajas. Además, al parecer dos observadores de lacompetencia, o sea, ejecutivos de un centro excursionista terrassense quieren venir, de la mano de RamónLópez, a comprobar esas cualidades que se comentan por la ciudad sobre nuestras virtudes, rectitud en elpaso, marcialidad, informalidad, buen talante, instrumental tecnológico y desorden ordenado. Por esointeresa que, si hay bajas, nuestro máximo jefe lo sepa cuanto antes. Como novedad, esta vez hubo querecurrir a un matrimonio de la tercera edad como estrellas invitadas para hacer más bulto dentro. Comose enteren los grupos de pensionistas, que habitualmente esperan en el punto de salida, que se puedehacer esto, alguna vez podremos tener conatos de conflicto, que se podrán resolver cuando se enterenque con nosotros no volverán con ningún jamón, garrafa de aceite o manta de regalo.
    • 21A medida que aclaraba el día se veía que la etapa se presentaba fría. Un efecto colateral fueron lospertrechos con que hubo que cubrir las extremidades, formándose una columna que parecía que eranparte de una expedición de asalto o de una manifestación violenta no autorizada: buffs, gorros, orejeras,guantes. Los ojos era casi lo único que se veía, porque tenían que ver, claro. Y la helada acumulada demuchas jornadas de anticiclón nos acompañó por estas tierras del lluçanés y del moianés, con las cumbresnevadas del Pirineo al fondo. No hubo necesidad de grampones pero sí de vista para no medir el cuerpoen su total longitud cuando estuviera tirado por los suelos. Como por ejemplo este escribiente, que tuvoque hacer un quiebro involuntario e irregular debido al hielo, salvado en el último momento e “inextremis” por el buen reflejo de ayuda del GRmano Gil, el cual evitó que el desvencijado chasis óseo deeste plumilla se desmontara en el camino, como si de un puzzle se tratara.A medida que nos abríamos paso por los helados caminos, la animación fue subiendo aunque latemperatura era baja. Para entrar aún más en calor y usar las extremidades superiores, se aprovechó unacharca helada para hacer ejercicios de tiro. Una incesante lluvia de piedras constató el grosor de la capa dehielo, hasta que los bíceps de Carlos acabaron con el encanto de conseguir lo difícil y lanzó un pesadopedrusco que descubrió el agua. Claro que hubo quien, tocado por los recuerdos del concierto de AñoNuevo en Viena, dirigido por Lorin Matzell, quiso trasladar la escenificación de los valses de Strauss porlos palacios vieneses a esta charca. Ramón López se imaginaba bailando “El Lago de los Cisnes” encimade esta superficie helada.La parada reponedora de fuerzas se aprovechó para presentar en sociedad la última adquisicióntecnológicamente más práctica: una bota de dos litros, llena de vino tinto del Penedès. A pesar de que aúnhay que perfeccionar su curación, la bota alegró el yantar y removió las lenguas y cerebros que aúnfuncionaban a bajo régimen por los fríos invernales. Este objeto, fabricado en Pamplona y de la marca“Las tres ZZZ”, hubo que importarlo de León. Situada en tierras al norte de la tan nombrada ciudadsalmantina donde se encuentran los añorados y polémicos legajos que todos pronto tendremos queaprender de memoria, se envió allí un comando para rastrear por las tiendas de cuero, pellejerías,guarnicionerías y similares, todas ellas dentro del famoso “Barrio Húmedo” leonés. Y qué mejor nombrepara buscar allí una bota, sitio muy visitado últimamente por famosos presidentes llevados de la mano deZapatero a que se familiaricen con la cultura de vino y de la recia tapa leonesa como aperitivo. Al final, yaes patrimonio de GRMANIA, aunque el comprador tuvo serios problemas para el cobro de los 39 eurosque costó, sin incluir vinos, tiempo, viajes y preocupaciones para su curación inacabada. Cuando presentóun papel a modo de factura, era tan informal su contenido que pronto se sopesó la posibilidad de formaruna comisión de investigación. Todo eran irregularidades: no llevaba desglosado el IVA, el nombre de latienda estaba al revés y no figuraba el NIF. Sin embargo, todo se solucionó cuando el empresario delgrupo atestiguó su validez porque él, con facturas de este tipo trabaja a menudo y dio fe de que cuelan enHacienda e incluso obtiene pingües desgravaciones fiscales con papelillos así.Pepe aprovechó la piel de cabra de la bota para dejar volar su imaginación. Qué mejor estructura caprinapara que, al acariciarla, nos vengan a la mente gratos recuerdos y podamos usar el verbo “magrear”, comosi fueran ejercicios corporales prácticos sugeridos por Lorena Berdún en el programa “Dos Rombos”.Pero también nos enseñó sus penúltimas adquisiciones del diccionario. Así, nos previno del peligro enque puede derivar el levantamiento continuado de la bota: podemos caer en una “Dipsomanía” (os ahorroconsultas, según el diccionario de la Real Academia: “tendencia irresistible al abuso de la bebida”). Estevocablo se une a otro enseñado en etapas anteriores, una vez que el Forum ya pasó: cómo se llaman loshabitantes de la ciudad mexicana de Monterrey, próxima sede del Forum: Monterreginos. ¡Qué culturacogemos en los GR!La amplitud de los caminos nos condujo hacia Moià (no confundir con la tierra de Moya, donde según lashabladurías populares “cada uno fuma lo que le sale de...), localidad que nos recibió con la música de lascampanas tocando a muerto. Impresionante toque con su cadencia funeraria. Callejeando llegamos hastala puerta de la iglesia, observamos el duelo y admiramos la estructura peatonal de la capital del moianés. Ala salida hubo que consultar los papeles y se produjo un conato de incidente multicultural que no llegó amayores. En un momento Manel le pidió a Jordi que mirara el mapa y para ello utilizó la expresión: “Miraesos papeles en regla”, sin darse cuenta que detrás de él venía un ciudadano de lejanos países africanos yque al momento se percató de tan preocupante frase. El rictus de espanto de su faz fue por momentostodo un poema, hasta que vio que Manel no era de “la pasma” ni tenía pinta de agente secreto de nadie.Como no podía faltar, de nuevo nos enfrentamos a los ya habituales cruces de rieras. En esta ocasión, alas dificultades propias del salto se unió el hielo y los resbalones propios del terreno barroso. Las
    • 22habilidades atléticas quedaron de manifiesto y nadie tuvo que tomarse el posible chapuzón con la filosofíade nuestro recordado Ginés. Los caminos eran auténticas pistas heladas en las curvas umbrías. Romper elhielo continuamente era nuestra labor, igual que admirar el encanto del agua sólida en las cascadas del ríoCalders, los tonos blanquecinos del río helado como si fuera espuma, la capa superior de las aguasestancadas que invitaban a su contemplación y fotografía. Y seguir tirando piedras sin llegar a agujerear loque el frío consigue en el agua. Es la naturaleza en invierno sin niebla y con los tibios rayos solares aúnbajos.La parte final de nuestros 25 km. 300 metros (Según el PePeeSe-PPS o GPS) de la etapa tuvo dosprotagonistas destacados. Por un lado, la veloz escapada que protagonizó Rafael en un quiebro que hizoen un momento inesperado. Los últimos seis km. demostró los resultados de su entrenamiento ytenacidad en la cinta del gimnasio. Imposible alcanzarlo por parte de cuatro “galgos” que salieron sólopara divisarlo en lontananza. No fueron capaces ni de eso. Y la protagonista femenina fue la primeramujer en llegar, Adela. ¡Cuánto nos agradecerá cuando haga el Camino de Santiago la preparación física aque la estamos sometiendo! Buen papel, por otra parte, por el resto del personal, como siempre. Pero enespecial Ana, que se atrevió a enfrentarse a una etapa aun sabiendo que su rodilla estaba mal y que deberíair con bastones. Y tener en cuenta también otras personas que ya venían “tocadas” por gripes varias comoCati o Ramón Alcaraz, que acudieron a la GRterapia como posible forma de curación que pronto habráque patentar. Aprovechamos para animar a quienes no vinieron a la etapa por problemas de salud orodillas, para que se reincorporen pronto: Paco Ortega, Rosa Gil y otras personas.Monistrol de Calders, pueblo de buenamanduca según certifican algunos(apuntad un sitio “afartapobres”:restaurante El Rubell, carrer de laVinya 6, teléfonos 938399003 y938399086), fue el final de la etapa y elprincipio de la reposición de fuerzas.El bar Cuell nos retrotrajo en eltiempo a aquellos garitos con estufa deleña en el centro, tarde de toros o defútbol con partida de tute o dominóincluida. Además de los preparadospersonales, las mesas se llenaron derestos navideños. Tanta comida hizoque nuestro jefe aconsejara “que nocomáis sin sentido”, y quién le hacíacaso ante tantas tentacionesgastronómicas. Los chocolates, como siempre, fueron el centro de atención y si no que se lo pregunten aCarmen, cómo disfrutaba. Los demás, pues lo mismo. Una iniciativa para el futuro que surgió de caminoal autocar. Como en un futuro lejano debería haber más toques de calidad en estas salidas, más aires decierto refinamiento burgués y acumulación de más fondos bancarios en las cuentas corrientes personales,Ramón Alcaraz sugirió que no estaría mal “acortar etapas y alargar sobremesas”, pero con la comida finalcomunitaria en un restaurante.La comida concluyó como siempre, con una timba monetaria de alto copete. Pero esta vez se invirtieronlos papeles y, antes de pagar se cobró. Antes de que la gorra de Pepe reivindicara la cuota habitual,Antonio Gil desplegó billetes y monedas y resarció con creces la inversión de cinco euros en la lotería queél vendió. Con lo cual hubo quienes la excursión les salió gratis, quines volvieron aún con superávit yotros incautos que no han encontrado aún la única papeleta premiada de toda la inversión navideña. Asíque la gorra cobradora pronto recogió los emolumentos previstos.En fin, entre magreos a la bota, romper hielos y admirar los paisajes helados con la nieve del Pirineo alfondo transcurrió la primera etapa de 2005. Un año que promete de momento salidas ya anunciadas porel Diplomado en Albergues, Paco García y por su ayudante de ventanilla que atiende la SubdirecciónGeneral de Salidas Vinculadas a Asuntos Eclesiásticos, Jaume Valls. Y habrá más etapas, y otras pruebasque quien las conozca las puede ir anunciando, al alcance de quien quiera venir. Y los proyectos yaanunciados para 2005, si nadie se opone o alega objeciones. Carpe DiemTerrassa, 16 de enero de 2005
    • 23Sexta etapa, de Monistrol de Calders al Pont de Vilomara.Por las tierras del Bages, con el permiso del siberiano.GRmanos y GRmanas, en honor a la verdad, no es exacta la parte final de la etapa, pues nuestroplanificador viario estimó procedente tomar un desvío y volver a andar por el GR 4 en la parte final, paraacabar en el Pont de Vilomara, en “Cal Curro”.Y, también en honor a la verdad, el inicio del viaje nunca hasta hoy se había visto alterado por esos“buitres” que pululan por nuestras ciudades y que persiguen presas automovilísticas. Parece ser que estaclase de fauna urbana de Sabadell, que conducen la grúa municipal, capturaron el coche de Àngels demadrugada y, como buenas aves de rapiña, no dejaron huella de sus fechorías. Inmediatamente dio cuentade los hechos a la unidad central, la cual provocó la inmediata movilización de una unidad especial quepartió rauda y veloz en auxilio de la GRmana Àngels. Roser, cual UVI móvil medicalizada, la socorrió yambas recuperaron el vehículo una vez resarcidos los disparatados honorarios fijados por dichas aves depresa. No se daban cuenta éstas de que alteraban de buena mañana eso que Don Isidoro Álvarezcomunica tan amablemente con antelación a los clientes de El Corte Inglés por su aniversario: “En estedía tan señalado para usted y los suyos, me es muy grato acompañarle en su alegría, expresándole mi máscordial y sincera felicitación” Pero, “a mal tiempo buena cara”, y Roser y Àngels no se amilanaron ycumplieron con el deber de GRMANIA: se reincorporaron al servicio en su unidad motorizada y suexpediente así lo recoge. No así el de otros, que pretenden hacer méritos para próximas convocatoriaselectorales y no consiguen convencer al los GRmanos y GRmanas debido a sus errores.Con un cuarto de hora de retraso, nuestro conductor, estrechamente vigilado por sus padres en la partetrasera del autocar, partió hacia Manresa. Hubo una primera parada para recoger a Pedro, en un servicioespecial sólo para distinguidos GRmanos que viven en urbanizaciones. Por la hora que era, las primerasfilas estaban preocupadas por el estado de Pedro y no paraban de mirar por si divisaban coches paradoscerca de donde debía esperarnos. Como la zona está plagada de especies diurnas y nocturnas procedentesde los países del Este, preocupaba que necesitados automovilistas lo confundieran con una rusa y esorepercutiera en su ritmo de caminar en el GR. Al parecer no fue así y ocupó su tiempo en un correctocalentamiento de las ancas.Quizá el hecho de hablar de esta fauna de carretera fue lo que motivó que nuestro chófer, a la vuelta, yasufriera una primera tentativa de cuestionario erótico-sexual por parte de Manel. No oían sus padres laspreguntas a las que tenía que responder su hijo: que si sabes cómo se hace una ola, que si está bien hacerel carrillo, que si las rusas y otras lindezas por el estilo. Su cara no mostraba descontento alguno y “elgorrión” debió quedar contento con esta primera evaluación inicial, quizá esperando el desarrollo de lapróxima unidad didáctica. Claro que habría que tener en consideración que, según manifiestan las altasautoridades eclesiásticas, en este puzzle de país que tenemos se peca mucho últimamente. Y con estoscomentarios tan pecaminosos de Manel no se resuelve la acusación vaticana.Antes de entrar en otros detalles de la etapa, este aprendiz de escribiente debe abrir el capítulo de FE DEERRATAS. Tal como dos muy cultas personas del grupo me manifestaron por escrito, en la anteriorepístola cometí un error garrafal, vaya, “metí la pata hasta el corvejón”, que dicen en Castilla. Me pasé delisto y se me vio cierto plumero republicano. Donde dije “Monterregino”, habitantes de Monterre debedecir “Reginomontano”. Fue un error de protocolo regio, pues cometí la torpeza de situar el monte antesque el rey y eso no lo permiten las autoridades monárquicas. La GRcultura de GRMMANIA no debequedar desatendida, y más cuando uno se mueve entre tanta gente docta, con muchos libros leídos y conalgunas dioptrías y vista cansada ganada.Enmendado el desliz, Monistrol de Calders nos recibió con la correspondiente capa de hielo en la riera ycon sus templos gastronómicos cerrados. Las mochilas iban llenas de ropa de abrigo y los cuerpos, concapas y más capas. La alarma mediática de la semana hizo que el frío real fuera más frío, mientras unos yotros discutían “si eran galgos o podencos”, o sea, si el frío era polar o siberiano. Total, después detriunfar el siberiano nos descubren que, según las estadísticas, una persona urbana normal pone su piel encontacto con el aire exterior una media de 14 minutos al día (se supone que Míster Dato, Pepe, ya losabría). Pero como en todos los sitios se hablaba del de Siberia, pues así se hizo notar y nos visitó. Quienpudo quedar en buen lugar fue María, qué mejor oportunidad como ésta para lucir su gorro traído detierras siberianas. Si no lo hizo debió ser porque el frío no era proporcional al gorro. Pero lo que sí hizo elfrío fue concedernos una tregua en esta etapa y engañarnos a amagar pero a no dar.Las noticias de inicio se centraron en articulaciones varias y en inventos innovadores. Mientras la rodillade Paco Ortega y de Ana se adaptan al medio, las GRtecnologías de GRMANIA derivadas del GPS nos
    • 24sitúan como grupo puntero en las TIC. Gracias al excelente trabajo de María, Fede y Gil, nuestra webofrece a la galaxia virtual las etapas de los GR en versión GPS. Otra idea más que ratifica la propuesta dedarnos a conocer para que otros sepan las coordenadas que hemos conseguido gracias al pateo decaminos. Por otra parte, saludamos desde aquí a una persona que se inicia en la escuela de Pepe. Chari,experta en submarinismo, cambió en esta ocasión las profundidades marinas por las superficies de losGR. Con lo que ya disponemos de dos unidades acuáticas especializadas en inmersiones profesionales:Chari y Ramón Alcaraz.De entre los temas relacionadoscon la GRterapia, cada etapa esuna fuente de ideas. Ana ya esexperta en posiciones deconducción que evitan lesionesen los tendones de las piernas.Ramón Alcaraz ofrece sesudaslecciones del láser aplicado a lacorrección de lesiones del ojo.Será porque ya nos debe “ver”bastante borrosos. Rosa Gil, depsicología sabe mucho más de loque parece. Paco Ortega, derodillas ni le cuentes. Manelconfirma la idea de adquirir unacamilla portátil para lisiados ytullidos. Ante la duda de saberquiénes serían los porteadores encaso de lesionados, proponedespeñarlos por un barranco y evitar molestas cargas. Y Jordi sugiere habilitar la parte de atrás delmicrobús como “rincón del minusválido”: bien acondicionado sería un reservado para quien sufralesiones y espere milagros.La etapa decían las fuentes más solventes de GRMANIA que era de bajada. Vista la experiencia, pocos secreen que pisemos etapas de ese tipo. Suaves subidas y bajadas, rieras y rierols que están abajo y queobligan a subir para ir a buscar el próximo curso de agua helada, que se sitúa después de una suave subida,lo que nos conduce a otra bajada que da lugar a una nueva ascensión. Total, etapa “llana”. Poco a poco laropa empezó a sobrar, las sendas desembocaban en caminos y estos nos descubrían el típico paisaje delBages: vegetación mediterránea donde la había, pues los incendios habían dejado un paisaje lastimoso enalgunas zonas. El paisaje mejor era la perspectiva más lejana: Montserrat, La Mola y sus montículos porun lado y todo el Pirineo nevado por el otro.En estas estábamos cuando el ronroneo estomacal provocó una parada gastronómica. La dispersióninicial derivó lentamente en una discreta reagrupación en torno a la bota. No paró de moverse, con unestimulante y continuado magreo. El vino negro de 11 grados del Penedès entraba bien y hasta provocóideas propias de gourmets sibaritas. Ramón Alcaraz propuso que quien se encargue de traerla llena, quecomunique con antelación el tipo de vino para escoger el bocadillo más adecuado: tipo de pan,ingredientes que combinen mejor, envoltorio y postre. Si seguimos así optaremos a alguna estrellaMichelín en versión excursionista. Carlos nos sorprenderá el próximo día con otro buen preparado. Eldepartamento de ingeniería de precisión ya piensa en someter la parte superior de la bota a una actuacióntécnica para que salga más vino del que ahora ofrece. Una broca, el potro y a ver qué ocurre, vaya.Después del desayuno el vino causó perturbaciones en el GPS cerebral. Las señales se empezaron a verpeor, hubo confusiones, hasta el expediente de candidatos a quitarle el poder a quien lo tiene quedómancillado por no acertar, Manel fue víctima de un “elegante trastabilleo”, o sea, inicio de caída. Losefectos de Baco también le pusieron voz a maniobras personales de cara a optar a los diplomas de final detemporada. Para evitar sobornos encubiertos, peloteo vario y críticas posteriores por la falta de paridad deestos nuevos tiempos, se propuso efectuar una votación democrática menos violenta que la de Iraq y quelos NOTABLES deduzcan, por la horquilla que se derive de los resultados, quiénes tendrán el papelito enjunio.El camino nos muestra la arqueología industrial en las cabañas para guardar aperos en las tierras, puentes,restos de molinos, colmenas para abejas, colonias textiles donde se trabajaba como hoy en las empresas
    • 25chinas, presas para embalsar el agua de las rieras, fábricas quemadas, restos de edificios en ruinas.También, por supuesto, notamos los efectos de la mala educación de quien cree que todo debe ser unbasurero. Las rieras siguen siendo nuestras compañeras. La de Calders nos mostró su cara más amable yurbana. Hoy casi no hubo que saltar pero sí que la acompañamos y disfrutamos de las filigranas del hielovertical y horizontal. El acceso a Navarcles fue un GR urbanizado: un largo pasadizo con barandillas, conlos patos en el agua y encima del hielo. Prohibido probar experiencias saltarinas con riesgo. Paseamos loscuerpos por el Pont Vell, construido el 25 de julio de 1796 en épocas en que se hacían los actuales GRpor necesidad. Ahora nosotros somos los recuperadores de aquella historia, vamos de traginers demochilas y condumios personales, con tecnología para dar y tomar.Y, amigo Sancho, con la tecnología seguimos topando. Ramón López ya ha creado escuela con su técnicade hacer negocios con el móvil mientras camina. Cada GR lo acaba con varios presupuestos hechos y lacartilla con un cero más a la derecha. Como hoy no vino, hubo quien aprovechó sus enseñanzas parahacer lo mismo pero de forma más altruista y pedagógica. Jaume Valls inició una nueva experiencia, ahoraque tan de moda está el e-learning: durante una parte del recorrido dio clases particulares de catalán por elmóvil. Claro que a ver quién no lo haría cuando quien te solicita ayuda extrema es la hija de nuestro jefe,para salir del entuerto que provocan los maestros con esa manía de mandarles deberes a sus pupilos parael fin de semana, en esta época tan audiovisual.En Navarcles se produjo elencuentro con lasrescatadoras de cochessecuestrados por grúasvallesanas. Una alegría porver cómo el espíritu deGRMANIA se sobreponea imponderables varios.Roser y la felicitada Àngelshoy han sido dos ejemplos.Desvío hacia el ya hechoGR4, dirección a SantBenet de Bages, sitioespiritual comprado porlos nuevos amos de casitodo, el mundoeconómico, donde CaixaManresa pretende haceruna entelequia cultural, conanuncio de Ferran Adriàde poner en marcha aquísu última deconstrucción con nitrógeno o cualquier otro invento de los de gran plato, poco contenido ymucho precio. La guía nos vio tan lozanos que se desvivió en atendernos, salió en nuestra busca y a laretaguardia nos facilitó su teléfono de contactos, entiéndase, de contacto para visitar Sant Benet. Apunten:938722290. “Recuperem la nostra història per a tothom”, se anuncian los secuaces de Adrià a la entradade la iglesia.Finalizamos nuestro recorrido encarándonos a territorio ya conquistado. Quién nos va a explicar algo delpuente sobre el Llobregat o a los del vértigo, el Pont de las Arneules. Sin embargo, descubrimos a uno denuestros mejores abrevaderos hasta hoy. Cal Curro parece que nos estaba esperando. Un sitio para teneren la agenda de GRMANIA: Cal Curro, Avda de la Constitució, 95. Pont de Vilomara. Teléfono938317279. Un trato ejemplar para gaznates deseosos de esos envases que nos obnubilaron la vista: ¡quéenormes jarras tan doradas!, y qué despliegue de comida compartida. La GRterapia de estos momentos.Al acabar en tan buen ambiente podemos recordar esa frase que Ginés le puso voz en otro momento delcamino: “Qué bien se está cuando se está bien”.Terrassa, 29 de enero de 2005
    • 26Séptima etapa: de Manresa a CampsUn recorrido “casi” llano, corto pero muy “estirado”GRmanos y GRmanas,, ¿Para qué sirve un sobre usado? Este objeto, de forma alargada y con una partetransparente, a pesar de su poco espacio útil, bien aprovechado se puede convertir en objeto de culto paralos seguidores del reciclaje, incluso de ayuntamientos como el de Terrassa, gran amante de la separaciónde basuras por los vecinos y de subida de tasas para agradecerles su trabajo. Nuestro jefe se presentó a lapuerta del autocar con un sobre timbrado por unas fincas llamadas “Lapiedra” y allí iban los nombres detanta gente elegida para el microbús. ¿Mala intención, a quién quería “pasar por la piedra”? La lista por unlado, pero por el otro, anotaciones casi cifradas: giros de la etapa, coordenadas para el GPS, datos y másdatos casi escritos en un lenguaje secreto. Con tanta preparación de la etapa la cosa prometía seguridad,rectitud y ausencia de pérdidas. El estudio previo era acertado pero los hechos posteriores, en una faseinicial, fueron por otros derroteros.Excepto un reducido grupo de GRmanos y GRmanas, nadie más sabe cómo echó humo el correoeléctrónico a lo largo de la semana. El encaje de bolillos consistía en cómo meter 35 personas en unmicrobús de 30 plazas. La valija diplomática de GRMANIA en forma de mensajes no paró: listas de avisopara confirmar y asegurar plazas, posibilidad de un autocar más grande (descartada), quién ha aseguradosu butaca, quién aún permanece en la indefinición, confirmaciones, ausencias. Los nervios, a flor de piel.Ya había previsto el plan B de los derechos adquiridos por la antigüedad para poner cierto orden concriterios iguales para todos: primero las personas más antiguas (propietarios definitivos), despuésinterinos/as (siguientes reincorporaciones) y por último sustitutos/as (últimas personas llegadas al grupo).No se sabe cuándo se convocarán oposiciones para ganar la plaza, si es que quedan libres.El jefe incluso presentó un sesudo estudio estadístico muy esperanzador para resolver el entuerto sinperder las amistades: nos movemos en “una masa” de 35 personas, con una incidencia de bajas del 17%por etapa. O sea, la solución está ahí, excepto que algún desaprensivo implore también a la ley de Murphipara casos sin legislar. Atrás queda aquella etapa en que, en la terraza de un bar de Sant Feliu de Codines,a la sombra de una jarra de cerveza y en torno a los embutidos de Manel, los catorce allí presentesveíamos un futuro difícil: ser o no ser, he ahí la cuestión que nos recordó Hamlet en aquella ocasión. Las28 personas de hoy son el doble que aquéllas. Por algo será.Recordar las bajas de históricos/as: hubo a quien la rodilla no le funcionaba bien y necesitaba una ITV yreposo; dos personas que se dejaron llevar por los placeres de la carne y dels calçots y se echaron enbrazos de Don Carnal, sin hacer caso a Doña Cuaresma; alguien de celebración merecida; y quien por elestrés de su nueva situación prefiere no madrugar y así recuperarse.Destacar una visita prometida desde hace tiempo y nunca cumplida hasta hoy. Hace tiempo que nuestrojefe le insistía a su director de trabajo y, a la vez, también director espiritual, Alfredo, para que viniera. Yen esta ocasión se presentó (en calidad de sustituto del sustituto) para levantar acta de la seriedad delgrupo, organización, grado de orientación y aproximación correcta al objetivo final. Quiso Pepedemostrarle con hechos el funcionamiento de GRMANIA, pero los principios fueron otros. Desorden,empezar al revés, ir en dirección contraria, los mapas por los suelos. Alfredo hasta llegó a poner en dudala imagen corporativa que transmite nuestra web. Claro que después comprobó que botas había, botatambién, y jarras de cerveza, que se lo pregunten a Cal Curro del Pont de Vilomara. Son loscontrasentidos de la vida: traen a Madrid embajadores olímpicos a practicar la nueva modalidad localmadrileña, el “salto de zanja”en cualquier calle; aquí cerca tenemos el juego del túnel con socavón exteriory, última hora, un edificio sometido a un tratamiento antiincendios en Madrid, no aguanta y va y sequema. Nosotros, rebelión a bordo pero todo por no hacer caso al jefe.El inicio de la etapa, con nocturnidad y alevosía, siempre lo recordaremos por el detalle que Paco Troyatuvo con todos nosotros: el regalo de un buff a cada uno. Protección de gargantas, uniformidad deatuendos y agradecimiento del detalle. Claro que siempre está el que rompe el encanto del momentodiciendo que hasta aquí hay que llegar debido a la crisis del textil, que si quieres promocionar tusproductos y nos usas como “modelos” gratis, que si ya le pasarás la factura a Pepe, que si es otramanufactura china más. Habladurías que no romperán la sorpresa del sincero regalo de Paco.Manresa nos recibió con la primera parada, en el Parc de l’Agulla. Arquitectura moderna al servicio delocio aprovechando las canalizaciones de agua que ya había en la zona desde la época medieval,aumentadas con la industrialización. Este parque fue el primer encuentro con los GRmanos y Grmanas.Empezamos al revés, rodeados por patos, agua, indicadores de paseos y nosotros perdidos. Acudimos a
    • 27un GPS autóctono, un abuelo, y tampoco atinó demasiado. Al final, antes de girar sobre nuestros pasos,en el Mas de Sant Iscle, ahí se produjo el conato subversivo. Alfredo, como GPS espiritual de Pepe, no seimaginaba tal afrenta que se le montó a su súbdito laboral. Y el caso es que hasta Jordi tuvo que reconoceren público que lo que más le fastidiaba era darle la razón a Pepe, pero esta vez lo tuvo que hacer. Eso lehonra.Volvimos al camino auténtico, con Montserrat al fondo y el Pirineo en lontananza pintadas sus cumbresde blanco. Los alrededores de Manresa nos descubrieron las viñas del vino Denominación de Origen delBages, los canales, los lagos de recreo, tantos huertos para cada vez más jubilados y prejubilados y unoscarteles que anunciaban un importante evento. Un toque de Grcultura o de pedantería de sabidillo, si melo permitís: para quien no lo sepa, ¿qué querían decir anunciando la Festa de l’Aixada, principio de lasposteriores Festes de la Llum? En 1683, el rey Carlos II otorgó a Manresa el privilegio de poder montaruna feria y así nació la Fira de l’Aixada. Cada año la capital del Bages retrocede en el tiempo y aún lo hacemás (hasta antes del siglo XIV) con las Festes de la Llum, celebraciones que conmemoran un hechomilagroso que tuvo lugar en la ciudad en el siglo XIV: la ciudad y el obispo de Vic tenían unas discusionesporque los del Bages querían construir una acequia y ésta tenía que pasar por tierras del obispado, cosaque el clero no quería (¡faltaría más!). Un 21 de febrero de 1345, un misterioso rayo de luz venido deMontserrat llegó hasta la iglesia del Carme de Manresa, cosa que provocó que el obispo cediera y sepudiera construir la acequia. ¿Sería una de las que cruzamos?Dejamos atrás Manresa,cruzamos nuestro segundoRubicón, el río Cardener (elprimero, el Llobregat), entradaen Sant Joan de Vilatorrada ypérdida posterior. Distribuciónde husmeadores de señalesblancas y rojas en la búsquedadel rumbo marcado por elGPS, camino correcto ycontinuamos por el camino“llano”. Tan llano que empezóa iniciar una “suave” subida.Tan suave que tuvimos quetensar los músculos para ganarel almuerzo. El punto final, a494 metros, el Coll de Baix(¿en qué pensaría quien le pusoeste nombre después detamaña subida?), nos ofreció un buen espectáculo visual. Enfrente, Montserrat, abajo a la derecha, el EixTransversal, a nuestros pies Sant Joan de Vilatorrada, al fondo Manresa, a la izquierda la C16 y, encima denuestras cabezas, un mástil con pedazos de una bandera estelada. En medio, devoradores de bocadillos,degustadores del vino de Carlos y probadores de otra especialidad de Tessa: caramelos de jengibre. Quizálos trajo para ver si nos hacía catar algo que no fueran derivados del chocolate.El camino nos fue mostrando la belleza del Bages, con tierras sembradas, algunas masías, la Cataluñaprofunda al alcance de las emociones. Pequeños caminos, muchos mojones orgánicos en medio para elpisotón del despistado/a, temerarios seguidores de la estirpe de Charlton Heston con rifles que cazabanjabalíes pero que te podían levantar la tapa de los sesos en un descuido, una casa de indianos (LaMassana), el llano en forma de pequeñas subidas y bajadas hasta llegar al complejo de Fals: de entrada uncobertizo con una gran barbacoa, torres, bajada a la riera, subida, la masía de Fals y el molí de Fals. Aquíhabía un gran aparcamiento, vacío de entrada pero lleno a la vuelta con el autocar. Claro, era unrestaurante donde la gente disfrutaba a la sombra de los monumentos de Fals. Está claro que paracontemplar el arte rural se ha de hacer con el apoyo de una buena manduca.Antes de llegar a Camps, una placa en homenaje a una persona que allí derramó su sangre. ¡Qué granmonumento, qué mensaje tan profundo, qué pensamientos a la altura del polvo del camino y sinrestaurante o letrero indicativo al lado ante frase tan lapidaria. Contrasentidos de la vida. La llegada aCamps, como su nombre indica, nos ofreció una buena vista del entorno agrícola, con alguna casa enventa, otras magníficas pero sin atisbos de bar. ¿Qué hacer? Pues encomendarnos a Cal Curro y volver a
    • 28donde se nos trató como nos merecemos. Así le demostrábamos a Alfredo que nuestra imagencorporativa se consolidaba homenajeando a la jarra de cerveza. Y de jarras hubo para dar y tomar, sevaciaban al momento, aquello parecía un bar de Baviera, con continuos trasiegos de vasos e incesantesvisitas a los lavabos para aliviar las vejigas. En el autocar se completaría la imitación alemana.Mientras esto ocurría, pocos se daban cuenta cómo en un extremo de la mesa había dos personas que seafanaban en la revisión de nuestra protección en casos de accidente. La unidad móvil medicalizada, almando de Fina y Rosa, comprobaban todos los detalles de la farmacia comunitaria. Eso se traduce encaminar y beber pero seguros. Mejor que no haya que usarla pero en buen estado y en buenas manos está.De vuelta al autocar, los de Baviera entraron en acción. Como si fueran escolares díscolos, se colocaronen la última fila del autocar y demostraron los efectos de las jarras: chistes, procacidades, ironías, cruces deconversaciones y risas sin parar con los ojos acuosos. Quizá sea para verificar esa frase que hace poco dijoun importante publicitario de este país: “El talento fluye con la risa” Si es verdad, en GRMANIA haymucho.Menos mal que antes, también en el microbús, hubo un toque de seriedad y Ana enseñó sus creacionestextiles sin pasar por China. Se desconoce si en la próxima etapa vendrá cargada con un hatillo lleno deproductos en venta para completar su economía, o hará como Paco Troya. O sea, una etapa con principioy final textil.Por lo demás, recordar que el Departamento de Albergues - Paco García- sigue recogiendo la paga y señalpara Àger (ya somos más de 25); que el 13 de marzo hay una cita con los Tres Monasterios y cuatroposibles finales que califican a los deseosos/as de andar: quienes tienen como objetivo volver a tomar elaperitivo en casa, los que pretenden volver a comer, quienes piensan merendar en su hogar y, por último,aquellos que con llegar a cenar se conforman; también el 26 y 27 de febrero Cal Jaume os espera y el 16de abril Vallbona de les Monges.Cierro esta epístola con sinceros deseos para que nuestro GRmano Antonio Gil haga el papel que semerece en la maratón de Valencia, el próximo domingo 20 de febrero.Terrassa, 13 de febrero de 2005Octava etapa, de Camps a SaloLa celebración de Sant Jordi por el Bagescon un GPS desorientadoGRmanos y GRmanas, transcurridosunos días de probar los primeros 50años, en tal fecha como hoy nuestroDecano del Colegio de Senderistas(copio el título original de PacoGarcía), comandante en jefe yCamarlengo mayor (copio delVaticano), nos ha sorprendidogratamente en el habitual punto deencuentro y salida con detalles muysignificativos propios de esta fecha,23 de abril. Pepe y sus ayudantes,Fina y Fede, quisieron elevar el espíritu cervantino del ya de por sí culto grupo y EL QUIJOTE fue elregalo escogido para presentes y ausentes, junto con la tradicional rosa, todo sin discriminación de sexos.Detalles tan acertados a primera hora de la mañana impresionaron al respetable, estimularon la lectura orelectura de tan magna obra e invitaron a afrontar los retos de GRMANIA con actitudes quijotescasmuchas veces, aunque también el sentido común de su inefable ayudante se deba imponer muy a menudo.Pero si de impresiones iniciales hablamos hubo más. Para empezar, la moda y el destape primaveral ya sepresentó en la pasarela de la avenida Ángel Sallent con el modelo bermudas largas, calcetín blanco alto yzapatilla de andarín de Manel. Alegó que servía también para mostrar sus extremidades inferiores ypropiciar la refrigeración de zonas intermedias. Sus justificaciones causaron efecto y, a medida quepasaban los kilómetros y el sol calentaba el ambiente, el sector “homo” no paró de enseñar susblanquecinas y peludas piernas. De momento el sector femenino no se sintió aludido y aguantó mejor los
    • 29sofocos primaverales. Por otra parte también, como casi siempre, la tercera edad nos visitó antes departir. Una viajera despistada preguntó si nosotros éramos “los del jamón” y, desgraciadamente para ella ytambién para nosotros, le aclaramos que nuestro destino no era este suculento manjar.Con el microbús convertido en bibliobús floral, raudos y veloces confiamos nuestros cuerpos a un joven ynuevo conductor. Camps fue el inicio de un recorrido aparentemente corto y muy bien estudiado porFede, el cual nos envió dos mensajes previos a la etapa en los que aparecían dos mapas muy trabajados,con tantos puntos marcados que luego pensamos que el GPS nos guiaría sin pérdida. Una máquina que senos presenta como devoradora de energía en forma de pilas, castigadora de cargadores y, como veremos,a veces también desorientadora de andarines. Pero Fede hizo más de lo que pudo, con una inversión detiempo que se le debe agradecer, aunque esta vez no le lució porque, como a menudo pasa, quien hacealgo tiene más posibilidades de confundirse que los que casi nos da calambre el GPS de sólo mirarlo.Sirva este alegato para enmendar comentarios posteriores y que no desanimen a quien realiza un grantrabajo de interpretación y marcaje del territorio GR con el GPS en la web oficial. No obstante, los toquesde humor son necesarios, recordad aquello que alguien dijo: “La única forma de hablar de las cosas seriases hacerlo en broma”.El Bages en primavera es un verde vergel de montaña baja pero con pronunciados desniveles y camposcultivados por los pocos labradores que aún quedan. Masías, restos de construcciones ya abandonadas, elromero y otras hierbas aromáticas en plena floración, caminos polvorientos libres en esta ocasión demaquinaria urbana tipo motos y quads. Quienes tienen la suerte de ver cumplido el sueño de “la casa yl’hortet”, se fijaban en las plantaciones de verduras y hortalizas y ya se veían con el lomo encorvadoplanificando las siembras en los próximos días. Los demás, algunos desertores del arado, nosconsolábamos con los recuerdos de la infancia y con la observación de los procesos de la evolución de lavida en la naturaleza.Sendas, caminos amplios, cubas protectoras de lo que se nos avecina con frases del tipo “ADF amics delsboscos”, bosques, paradas para reagrupar y también para el almuerzo. Como siempre, hubo un antes y undespués de la manduca. Aposentadas nuestras reales en la parte trasera de una casa en recuperación (en laparte pobre, la otra eran “habitaciones con vistas”), nuestro GRmano Paco Ortega nos ayudó ahumedecer los resecos gaznates con su bota de chorro amplio y un vino del Penedès de 14 grados quepropició mejorar el ambiente del buen yantar. Buen detalle en estos momentos en que la bota propiedadde GRMANIA está convaleciente y se desconoce su posible recuperación. No había prisa para seguir,grupillos de conversadores se regodeaban con la amena charla pues la etapa parecía corta y “muy bienestudiada”. No podía faltar la mención al nuevo “pastor alemán” vaticano y su enrabietado discurso hacialas decisiones de Zapatero sobre el matrimonio homosexual, o la propuesta de métodos para que elpersonal descargue los correos electrónicos de la web oficial y desbloqueen el espacio necesario paracolgar nuevas fotos, y para ello nuestras autoridades digitales distribuyeron una encíclica aclaratoria de quéhacer para dejar el espacio libre. Y quien no lo haga recibirá una corrección más amable que la deBenedicto XVI.El tramos final por el Bages estuvo lleno de entuertos provocados por los incendios y por “el afeitado decaminos y marcas”, resultado del trabajo de una máquina, según interpretación de Pepe. Una empresaardua el orientarse por este entramado de caminos, árboles quemados, bancales caídos, marcasdesaparecidas por las piras incendiarias de temporadas estivales anteriores. En medio de esto, llegó a talpunto la desorientación que en varias ocasiones se oyó la expresión “Me huele mal” válida tanto por nosaber escoger la ruta como porque al lado había una de tantas granjas de cerdos en plena producción. Losoteadores del camino bueno y quien llevaba el GPS hicieron lo que pudieron pero, como sus supuestasorientaciones no eran acertadas, esto propició serias amenazas de degradación de cargos para queconstara en la hoja de servicios: “de ser candidato a tener un diploma has pasado a una menciónhonorífica, y si sigues así te quedarás con un accésit o con un arresto” ( a figurar como otros, en elConsejo de Estado, versus Aznar, pero cobrando 12 millones de pts. al año por ¿qué hacer?).Dudas y más dudas, pero seguimos adelante en una etapa que los elementos nos la pusieron difícil.También hasta nos vimos acompañados a los lados de los caminos por animales tan pequeños ylaboriosos que provocan miedo. Nuestro webmaster y atleta de honor pasó cerca de ellos con cuidado“por si las moscas”, pero en realidad eran abejas y una le saludó con una dolorosa picadura.Sin embargo, el momento más memorable y propicio para inmortalizarse con una foto aérea ocurrió en eltramo final del recorrido, en una zona que formaba una amplia curva. Todos nos veíamos con perfilesvarios en distintas curvas de nivel y en actitudes que rozaban la comicidad: uno arriba de un montículo
    • 30oteando alguna raya blanca y roja, otras en el un extremo tratando de descubrir lo que no se veía, unos enavanzadilla sin saber qué hacer, el grupo intermedio a merced de órdenes cruzadas y contrarias, los dedetrás queriendo imponer a todos los dictados del GPS, el cual debía implorar alguna ayuda celestialcuando debía ordenarnos por dónde ir y fiarse de datos erróneos introducidos involuntariamente. Anteesto, ¿qué hacer? Se impuso la cordura y se solicitó la opinión del Decano del Colegio de Senderistas, elcual obró con rectitud y le hizo más caso a su sentido común que a su juguete orientador en manos defamiliares allí presentes. Continuamos por el camino indicado previamente por un lugareño, lo que nosdemostró que los nativos no dominan para orientarse más que el conocimiento del terreno transmitido degeneración en generación. Pronto el destino final: Salo, delante de nuestras narices.El lugar escogido por Roser para abrevar fue Callús, y muy bien escogido por cierto. Lástima que Àngelsno nos guiara en su pueblo, uno de los primeros núcleos del Estado en que Internet y el resto deTecnologías de la Información y de la Comunicación se extendió por todo el pueblo, todo impulsadoentre otros por un grupo de emprendedores maestros. El bar que nos acogió nos sorprendió con un buenajuar de jarras y su dueña, nada más llegar, cayó en manos de los consejos de Manel. En una operación declara manipulación mental, le alegó que debían ser servidos primero quienes solicitaban cervezasbautizadas con gaseosa o sucedáneos, por ejemplo él. Y la incauta cayó en sus redes, vanagloriándose dejugar con ventaja y ser el primero en beber. Pero el rostro de él y del resto de los varones quedó absortocuando cada mujer del grupo recibió el regalo de una flor, un grato detalle si no fuera porque en este casola tradición sirve para discriminar en este bar a los capullos que allí estábamos. Pero bienvenidos seantambién esos otros entregados a nuestras GRmanas.Parafraseando a nuestro jefe, en la “Diada de la llengua i dels enamorats i enamorades catalanes”, seimpone acabar felicitando en público a nuestro GRmano Jordi Herrera en su día (ya vale para la Diadapasada y la próxima, Jordi) y también recordar al resto que no ha venido, pero que tiene reservado suQUIJOTE particular. Y muy en especial a dos personas que se encuentran con problemas de salud peroque felizmente se recuperan y pronto esperamos contar con su presencia: Charo, ¡ánimo! Nos veremos enun próximo GR y también a un gran deportista al que esperamos en Âger, en La Seu d’Urgell y Andorray en lo que se tercie: Gil (marido de Rosa Gil). ¡Ánimo también!Terrassa, 23 de abril de 2005Novena etapa, de Salo a CardonaLa despedida del Bages, entre la decadencia masculina y la espectacular Montaña de Sal de CardonaGRmanos y GRmanas, en alguna etapa tenía que ocurrir y ha sido en la novena. El número de personasdel sexo femenino ha superado a las del sexo masculino. En realidad esto no debía ser noticia, ni siquieraobjeto del más mínimo comentario. Pero la realidad de GRMANIA es una muestra de la normalizaciónde la sociedad. Si en muchas etapas las hormonas masculinas imperaban y el género hombre no dejaba dehacerse notar, hasta copar los altos mandos virtuales de este grupo, la sección femenina (léase enminúsculas y sin reminiscencias de otros tiempos) poco a poco ocupa más asientos que el cada vez mássexo débil. La novena etapa tuvo 12 mujeres y 11 hombres. Los números cantan y quedan ahí parafuturos análisis sociológicos y para posibles cambios paritarios en la cadena de mando. Atrás quedantantas etapas en que las varoniles conversaciones casi acobardaban las pocas pero valientes mujeres que seatrevían a moverse con soltura entre tanta sección masculina.La puntualidad poco a poco se va consiguiendo, a pesar de que siempre hay alguien que confirma la reglapor su excepcionalidad, y siempre en el punto de salida nos visita la tercera edad. En esta ocasión erantres señoras que, vista la calaña andarina, no se confundieron con el autobús que las llevaría a las ofertas,regalos, comida y baile todo a 25 euros. Aunque sí hubo una que le hicimos recordar sus tiempos jóvenescuando ella también iba de excursión. Algún lejano día imitaremos al abuelo del anuncio de los caramelosWherters y seremos nosotros los que recordaremos aquellos pasados tiempos, o sea, éstos.Salo se asomó en un día caluroso más propio de junio que no de ahora. El Bages aún conserva elincipiente verdor de unos campos sedientos que, de no llegar las esperadas lluvias, se agostarán y ayudarána los pageses a confirmarles su impresión de que el campo es muy bonito sobre todo para el que no vivede él (y menos lo trabaja) y de que ellos, posiblemente, serán los últimos en continuar las costumbres, lastradiciones y los rituales heredados de tantos años de tratar al campo de una manera humana y ecológica.
    • 31La Cataluña profunda quizá haya que descubrirla así, recorriendo caminos a punto de cerrarse y perderse,andando por donde de momento no llegan los quads ni las motos, observando los restos de masías ybancales para valorar cuando aún se ven bastantes casas con vida, animales en los corrales, rancias masíasllenas de la vitalidad del día a día, cultivos de cereales, árboles podados, bosques explotados y noquemados y ese olor natural al estiércol (que no el penetrante fruto de piensos concentrados: yaindispensables).El recorrido transcurrió con la normalidad habitual. En un principio las marcas dieron ánimos de ausenciade dificultades visuales. Además, nuestro experto en GPS, Fede, luchó para evitar las habituales pérdidas.Pero como contra los elementos no luchamos, las marcas nos pusieron a prueba por su inexistencia enalgunos tramos (seamos sinceros: por no verlas). Y, como casi siempre, cada etapa tiene momentos dehacer un auténtico GR (Gran Rodeo) . En esas estábamos cuando alguien del grupo recibió una llamadade un GRmano que ya había hecho algunos kilómetros caminando por tramos portuarios almerienses yque estaba situado en un bar, al lado de los efluvios de un oloroso café. Luego se dispararon losinterrogantes para saber qué hacía Carlos a más de mil kilómetros de su cita senderista. Alguien justificósu viaje diciendo que había ido a aquellas tierras andaluzas a inaugurar una piscina. De inmediato seempezaron comentar sus gestas natatorias, sus progresos y su disciplina en el agua, tanta como suexigencia en las etapas de GR. Otra persona quiso aclarar el tema justificando su ausencia con actosfamiliares, pero este mensaje no consiguió imponerse respecto a sus gestas en el agua. Puede que, debidoa la sequía de los campos y al calor que hacía, el espejismo del agua nos situaba al lado del mar y en unapiscina, mejor que por caminos polvorientos y con dudas por doquier.También hemos de destacar a Fina en otra proeza, como es conducir a un selecto grupo de profesionalesde la enfermería hasta Santiago de Compostela. Las cuatro etapas gallegas que hicieron demostraroncómo las enseñanzas de nuestro formador de formadores se aprovechan y se ponen en práctica en uncamino tan histórico como el de Santiago.Después del almuerzo enfrente de una auténtica casa de pagés, una vez andado un tramo, quizá debido albuen vino de la bota de Paco Ortega (a ver si arreglamos la nuestra), la pérdida vino por añadidura. Fuedespués de una bajada, con un camino que nos acabó de confirmar que las marcas debieron quedar atráspero no fueron oteadas. Buscábamos a Vallbona (no el de las monjas) y no aparecía la orientación. Menosmal que esta vez el GPS de auxilio se presentó en un todo terreno y con un caliqueño en los labios. JMM,de Navàs, nos indicó a dónde íbamos, unas casas con una ermita que tenía el escudo de San Pedro encimade la puerta principal. Y, al lado, una masía como las de Pilarín Vallès, retratada por el fotógrafo suplente,Fidel. Fede, por otra parte, no erró en ningún cálculo y sí nos condujo hasta el destino final, la Montañade Sal de Cardona. Antes, una impresionante vista primero del castillo y actual Parador de esta ciudad, delos restos de las minas de sal y del uso turístico de una parte para turistas sedentarios los cuales, mientrasesperaban abajo a que los subieran a su punto de origen con un todo terreno, recibieron en tromba lavisita de excursionistas habituados a ir por todos los terrenos pero sin molestar al campo y usando sólotracción pedestre. Pudieron comprobar cómo nosotros hacemos realidad ese dicho de los guías italianosde montaña: “Chi marcia piano, marcia sano e marcia lontano” (quien camina despacio, camina sano ycamina lejos).La espectacularidad de la Montaña de Sal causó efecto y nosotros también a quienes, una vez visto suinterior, ascendían motorizados por emocionadas rampas mientras los GRmanos y GRmanas daban unalección de poderío y salero (había mucha sal por allí). Con tanto cloruro sódico en el ambiente y con tantosudor pegado alos cuerpos, el sitio del ágape volvió a ser el mismo. Paramos de nuevo en el bar STOP,como su nombre indica en Callús. Esta vez no había flores pero sí un incesante trasiego de jarras tipoalemán. Condumios variados, bocadillos y otros preparados sirvieron para crear el ambiente de laactuación final a cargo de Manel. El Gremio de los alicatadores y otros secuaces del ramo especulador delladrillo fueron protagonistas del chiste final, muy solicitado y explicado por grupos, con tanto éxito quehubo quien casi lagrimeaba cerveza por la risa. El chiste de las baldosas y el remate final, con el ya famoso“caldillo” femenino, fue el mejor postre, también muy reído por el sector de mujeres de GRMANIA.Terrassa, 7 de mayo de 2005
    • 32Comida de Hermandad: 20 de junio de 2005Última etapa: circular en la casa de Carmen en TorreblancaLa eucaristía de cierre de temporada, un motivo más para el hermanamiento senderistaGRmanos y GRmanas, la última etapa de la temporada se acostumbra a desarrollar también en continuomovimiento, con algunasparadas recuperadoras de fuerzaspero todo dentro de un recintodelimitado por el contorno delas propiedades de la familia deCarmen, efectuando bastantesviajes cortos pero provechosos.La celebración ecuménica porexcelencia, la eucaristía, estuvodignamente representada esteaño por las figuras mediáticasque adornan nuestro vaticanoparticular, una estampita digitalque compite con la cúpularomana y se difunde tambiénurbi et orbe, aunque sin el boatoni los adornos conciliares delEstado Vaticano. Un SantoPadre y muchas mesas quepracticaban continuamente eltomad y comed y bebed y hablad y gozad de la fraternidad de una temporada ya cerrada que da paso a lasiguiente. Ausencias de dos notables: un cocinero y el ayudante del diplomado en albergues. Perotambién, la presencia de nuevas personas, traídas quizá por las expectativas que siempre crea la buenagente.Esta etapa siempre se presenta con intenso trabajo, indumentaria apropiada y multitud de aperos, objetosy enseres que la hacen inolvidable. Todo para exteriorizar esas virtudes que se acumulan temporada trastemporada para que, en torno a dos paellas, vuelva a surgir otra vez el más el auténtico espíritu deGRMANIA (por lo menos, así lo ve el Director de la Oficina de la Fe Senderista).En vehículos particulares y con una puntualidad aleatoria, el punto de concentración no fue en estaocasión los tradicionales bajos de una altiva chimenea sino el magnifico y ya habitual entorno deTorreblanca, enfocando a las paredes de Montserrat. En vez de mochilas surgen a diestro y siniestro losmás variados objetos, indispensables para el inicio del recorrido gastronómico final. La colaboracióngeneral montó un auténtico set, como si fueran los boxes de tranquilos senderistas de GRMANIA enestado de relajación, una zona para el disfrute de una larga parada y fonda para reposiciones diversas. Unjardín, árboles, un espacio cubierto con barbacoa incluida, una casa, piscina y Sant Jeroni, un buen marcopara incomparables vibraciones paisajísticas y humanas (y para los creyentes, quizá también espirituales)procedentes de las míticas paredes de Montserrat.El recorrido inicial no necesitó de GPS pero sí hubo móviles orientadores a modo de modernos lazarillosque anuncian su presencia, no con ladridos pero sí con melodías descargables. Las primeras horas,preparatorias del ágape, son propensas a sudores, lagrimeos perfumados de cebolla, el olor a ajo en losdedos, los dedos teñidos del rojo del pimiento, movimiento continuo de herramientas y útiles de cocina,descargas de maleteros llenos de innumerables pertrechos. Pelar, cortar, aliñar, ordenar, calentar, dorar,separar, pochar, mezclar, rehogar, hervir, asentar, sentarse, comer, hablar, reír, recordar, planear y...¡queaproveche!Mientras el proceso previo a la eucaristía se preparaba, hubo especialistas que tuvieron que superarobstáculos aparentemente fáciles pero imprescindibles: el equipo de entoldadores extendiendo cuerdas ysábanas protectoras de las rigurosidades solares; ingenieros que descubrían los entresijos de los chipsocultos de un nuevo quemador, el cual parece ser que no superó las peculiares normas ISO coreanas; elarreglo la noche anterior de la tecnología de la piscina, con la pérdida de miles de litros de agua porque eloperario de turno tampoco debió pasar controles de calidad. Tanta actividad y tanto calor se pasó que loscuerpos pronto detectaron continuas bajadas en el nivel de líquidos y del colesterol modelo LDL (el malo,
    • 33conseguido con buenos productos que luego te prohíben). Múltiples paradas en marcha, continuos altosen el particular camino, pasos cortos y culos en sillas o tirados por los suelos o remojados en el agua de lapiscina, degustaciones diversas supliendo la bota y el bocadillo por aperitivos variados, bien regados ymejor comidos. Productos extremeños, bebidas con y sin alcohol y especialidades diversas anunciaban loque vendría después. También se repartían dos CDs con fotos, no todo iba a ser atender a la gula. En elfondo todo formaba parte de cierta estrategia disuasoria: se intentaba nublar la vista, saciar los estómagosy adormecer las papilas gustativas por si las paellas adolecían de algún “defecto de forma” final.A más alcohol, menos reconocimiento de matices deficientes y más aplausos para ayudantes, pinches ycocineros titulares, de tal manera que el ensamblaje final del arroz superara con adjetivos varios la cosechapaellera de 2004.Repuestos con creces de tantos líquidos sudados, las lenguas se explayaban proporcionalmente al efectode las graduaciones ingeridas y a cualquier tema formulado por las personas contertulias del corrillo otertulia lateral. El cultivo de cierto desorden y el alterne intergrupal cohesionó unas relaciones aún másintensas si se ojeaba la evolución de las paellas, te cautivaban sus vapores y eras capaz de reponer ellíquido con una penúltima visita a la nevera. Los dos objetos metálicos con asas que unían tantosingredientes no eran sino una metáfora de lo que, trasladado a personas, es GRMANIA: donde nadie esextraño y se acoge a quienes les invitan a participar o quieren compartir. Pero, así como en el planosenderista hay un Santo Padre, en el tema de ordenación de las paellas también hubo una cabeza pensanteque siguió al pie de la letra su librillo arrocero, con la suerte de ser jefe de condumios y sentarse a laderecha del Padre.Gracias a las buenas sensaciones que produce el buen olor, con placenteros movimientos de los jugosgástricos, gracias a que entre más tarde se come más se valoran nuestros platos y gracias a las bebidas, losestómagos parece ser que recibieron muy bien la ingestión del resultado final. Los frescos vinos ayudarona la circulación del condumio y a su asentamiento en el aparato digestivo y, para alegría de los cocineros,los platos fueron rellenándose, señal de que el trabajo final no quedó mal.Como siempre, los postres siguen siendo uno de los platos fuertes de GRMANIA, un momento especialque muestra aquellas creaciones con las que se consigue ese esperado efecto sorpresa, que se verecompensado por la gratitud reflejada en la cara de quien los prueba. Antes de los dulces, también huboel efecto sorpresa de una fruta reincorporada este año, no tanto por sus incitadoras estimulacioneseróticas sino por ahorrar el trabajo de la tradicional macedonia. Después, originalidades de cosechapropia, derivados del chocolate incluidos. Y un detalle altamente simbólico: nuestro poder de difusión dela imagen de marca llega hasta el marketing más directo, como fue la reconstrucción de nuestros coloresen blanco y rojo con chucherías, aprovechado después para su deconstrucción por pequeños y grandes.Todo formaba parte de la “comun-unión” en esta eucaristía particular.Con tan buen ambiente y con muchos cinturones aflojados, llegó el momento cumbre, la entrega de loscuatro paritarios diplomas a personas que han hecho por GRMANIA tanto como las que aún no los hanrecibido (pero están en la lista de espera). La duda siempre está en saber por qué a unos antes que a otros,qué han hecho estas personas que no hayan efectuado otras, aunque el orden de factores no debe alterarel producto final. Y también hubo cierta decepción en algunos sesudos mentideros formados por analistasde la casuística que convergió en la entrega de cada título a tal persona, todo hay que decirlo. En especialpor parte de una persona que, antes de venir a la celebración, confesó que había tirado a la papelera lareproducción de “El Guernika” de Picasso que adornaba su sala de estar, pero había conservado laalcayata con la ilusión de colgar y mostrar su esperado trofeo a familiares y amistades (amigo, pronto lotendrás)Como una comida da para mucho, aparecieron muchas propuestas para el futuro y para el presente queconviene sugerir, para reconducir la nostalgia de una temporada que acaba con la ilusión de esas nuevasideas que hacen que un grupo afronte expectativas aún no conseguidas:- La COME (Comisión de Medallas) anuncia que la próxima temporada se entregará “La gran Jarra deGRMANIA” a quien haga actos heroicos en beneficio de todos. La convocatoria puede quedar desierta sise considera falta de heroicidad.- Nuestro jefe ya ha enviado una propuesta de salidas y actos diversos para la próxima temporada. Ladefinición entre el GR1 y el 92 se hará sobre la marcha.- El próximo lunes 27 de junio, a partir de las 17 horas, en el local de la calle Blasco de Garay, se reunirá lacomisión que colabora con la Federació de Cristians para preparar la romería de octubre a Montserrat.
    • 34- De cara a la próxima temporada se espera el estreno de la nueva camiseta técnica de GRMANIA, decolor rojo y manga corta, con el logotipo reducido y adaptado.- Como el verano pasado, quien se mueva por el mundo que recuerde llevar la actual camiseta, hacerseuna foto digital en lugares singulares y enviársela en septiembre a nuestro webmaster para la sección “Ytú, ¿dónde la luces?”.- El precio de la comida, como siempre, es “político”: se incrementó por tener que pagar la nuevapaellera, el quemador, los apoyos y los cuatro palos (o remos) y, además, se redondeó al alza para sacarfondos para GRMANIA (como ya os detallará el jefe). Al final todo queda en casa, sumándose alpatrimonio del grupo.- Se habló de pensar en la posibilidad de elaborar unos estatutos y registrar GRMANIA como unaasociación.- En septiembre se pondrá en marcha el foro de la web, creado por el diplomado administrador digital.- Este verano un grupo de observadores de GRMANIA se trasladará a los Picos de Europa para prepararuna posible estancia en albergues de estas tierras del norte en futuras salidas.- En septiembre se empezará a difundir el dossier de prensa elaborado entre centros excursionistas ymedios de información. La finalidad es dar a conocer a GRMANIA.- Y, siempre, EL QUIJOTE es un buen recurso para situarse a su sombra.Como veis, los arroces y las eucaristías dan para mucho. Y eso que en vez de comidas de trabajo se trabajapara hacer la comida. Actos de este tipo son fruto de la buena predisposición de todos y de todas, por esose ha evitado citar nombres aquí para no excluir a quienes seguro que también han colaborado como elque más.Para acabar, señalar que estamos a las puertas de una próxima temporada histórica. En septiembreentramos en el DÉCIMO ANIVERSARIO DE GRMANIA. Seguro que si seguimos así nossuperaremos aún más. Pensad en posibles ideas para encumbrar aún más GRMANIA en tal aniversario.Como uno casi siempre tiene que recurrir a ideas de otros, qué mejor para despedir esta epístola post-eucarística que hacerlo con esa frase que lucía nuestro estimado hombre del GPS y fotógrafo y más cosas,en su camiseta.Un pensamiento más:“ Triste época la nuestra, es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”A. Einstein.Salud y buen caminoTerrassa, 20 de junio de 2005
    • 35Etapa 11, de Castellvell (Solsona) a MadronaPor el auténtico Solsonès con tres botas y orgullo mediáticoGRmanos y GRmanas, el inicio de una nueva temporada es la mejor señal de que seguimos activos.Después de dos meses de parada técnica, el encuentro en el punto habitual significa ver las mismas caraspero con más experiencias, con las visiones y vivencias más personales de esos paseos hasta dondepermiten los aviones, la Visa, el tiempo, las posibilidades o las ideas.Amanecimos ante el autobús haciendo realidad la sorpresa mediática del día: “Diez años compartiendosenderos y conversación”, titulaba así DIARIO DE TERRASSA la página 55, entera, que escribió elperiodista Antonio Losada en la sección de Deportes. Le hemos de agradecer que el artículo sea fiel a unarealidad iniciada diez años atrás y confirmada en cada una de las etapas de nuestro particular recorrido,por ejemplo en la de hoy. En esta ocasión, no se creó el titular antes que el contenido profundo de lanoticia sino que han sido necesarios diez años de existencia para confirmar lo que dice el titular.Masiva afluencia de GRmanos y GRmanas en esta primera etapa, con los uniformes veraniegos de andarpor los GR, besos, saludos, abrazos y la habitual retahíla de sitios por donde GRMANIA ha dejado suhuella estival. Nuestro webmaster espera fotos, retratos de la camiseta en sitios diversos y todas lasaportaciones que consideréis enriquecedoras. Mucho público externo también en el punto de salida, unlugar que parece que hemos puesto de moda. La chimenea Almirall ya casi representa un alto monolitocomo si se tratara del kilómetro cero de cualquier actividad de GRMANIA. No sólo tercera edad, hasta lamás tierna infancia miraba nuestro microbús mientras sus familiares pretendían adivinar cuál sería suautocar para el fin de semana en Andorra. El nuestro estaba a rebosar y no cabrían quesos, whisquis ytabacos de allende las fronteras.El día clareaba a medida que dejábamos atrás Manresa y subíamos hasta el nivel del Solsonès por unacarretera que han mejorado con menos curvas y mejor asfalto. Antes los restos de uno de los incendiosdel verano dejó al descubierto lo que queda de la intencionalidad, de los despistes, de los intereses o de lascasualidades de esa agresión al medio que ya forman parte del espectáculo estival. Entre Súria y Cardonase alzaban pinos chamuscados y confirmaban de nuevo que se empeñan en despoblar al Bages de suriqueza forestal.
    • 36Solsona nos es familiar en GRMANIA por su proximidad a algunos GR y por tener un Casal muyvisitado en la parte final del recorrido. Las banderas propias del 11 de septiembre ya ondeaban o colgabande ventanas y rompían la uniformidad del color de la piedra en una ciudad antigua, con un obispo de losque antes del Tripartito, por estas fechas, asombraba con sus disertaciones más políticas que eclesiásticas.De Solsona hacia Torà, carretera a Sant Climenç, Castellvell y subida hasta El Santuari del Remei, dondeondeaba una bandera más, se veían las primeras marcas de nuestro recorrido y nos brindaba una excelentepanorámica del Solsonès. La ciudad, abajo, uniforme en unos tonos que la mimetizan con el entorno.Pero también los extrarradios muestran su importante fábrica de tablones laminados de madera y el restode centros auxiliares de la agricultura, ganadería y explotación forestal de esta comarca.Ahorrada la primera subida, el descenso por el GR descubrió el continuo incremento de bastones. Alparecer, el ahorro energético y su contribución a la prevención del desgaste óseo y muscular ya es muyvalorado por quienes piensan en estar operativos durante los años venideros. Nadie piensa que asíestaremos entrenados para cuando haya que pasarse del bastón de andar a andar con bastón. Pero eso yavendrá.La calidad de la pintura de las marcas fue una agradable sorpresa. También ayudó a evitar diatribas ointerpretaciones sobre mapas o GPS. El Departament de Medi Ambient dejaba plasmado su trabajo enuno de tantos carteles como parece que pretenden justificar y publicitar algún trabajo oficial. Comomínimo alguien trabajó para jacer y poner el cartel. “La Direcció General de Boscos i Biodiversitat” debióandar por allí y GRMANIA también debe sentirse identificada con la última palabra. Treinta y tantaspersonas “biodiversas”.A tener en cuenta que en esta etapa hubo ahorro de los kilómetros iniciales y careció de pérdidas. Claroque hubo quien la distancia le supo a poco y anduvo, desanduvo y volvió a andar parte del recorridoporque sus miras del próximo fin de semana están en la salida en Coll Formic y llegada a Montserrat. Undeseo general hubo de suerte y éxitos en quienes quieren y podrán llegar seguro y en quien las trece horasserá su marca a batir. Nuestro atleta de élite luchará y obtendrá su recompensa. Un novato que pretendeiniciarse en esta marcha se atrevió a suspirar ya con la marcha “dels sables”, viéndose sano y salvo en lamontaña de la Moreneta. Seguro que triunfará también.El Solsonès profundo queda lejos de las habituales carreteras y enseña que aún hay muchos árboles,grandes espacios de vegetación salpicados por tierras de secano roturadas por enormes tractores. Pinos,muchos pinos, encinas y robles que ojalá sigan a salvo de la plaga del verano. La población diseminada seconcentra en robustas masías, algunas con contrafuertes como si de iglesias se tratara, con enormesventanales para recoger el máximo calor y luz solar, arcos y columnas que trasladan el arte al campo. Sustejados, además de la tradicional chimenea, sostienen un pararrayos y una antena de televisión, aquel,símbolo de la prevención de rayos y ésta, puerta de paso que mantiene actualizada a la población rural conlo que vemos los de ciudad. Así todos estamos uniformizados.Muchas casas cerradas, algunas abandonadas, otras con señales de ocupación, aunque las que abundanmás son las que auxilian al labrador o ganadero para guardar máquinas, cosechas o alimentos. Can Gasparnos enseñó lo que es una masía compacta de las de antes. El olor a animal como señal de vida, el abonocomo alimento para vegetales y las pacas de paja para animales, he ahí algo de un paisaje que se pierde enel horizonte y que se repite después de cada curva del sendero. Los márgenes de los caminos aún noservían de aparcamiento para tantos y tantos aficionados a las setas que se congregan por una de lascomarcas míticas entre amantes de estos frutos del bosque. Pero no sólo se vive de esto, comer y beberimporta mucho en GRMANIA.Sentados al borde del camino en dos filas, tres botas de diferentes vinos actuaron como lubricanteslíquidos para favorecer el trasiego de bocadillos de composiciones variadas. Nunca hasta hoy tantas botascircularon de mano en mano en una etapa de GR. El vino cacereño de Pitarra traído por quien tanto noscuida, el tinto del Penedès de once grados catado en Gisclareny y esa especialidad de catorce grados conun elevado toque de cariño: tres cosechas degustadas con moderación. Después empezaron a asomar losprimeros chocolates de la temporada, frutas variadas y otras golosinas de asegurado éxito.El camino continuó en su mayor parte por pistas. Un paisaje parecido, con fuerte olor a pino en unossitios, penetrante indicación de tierras abonadas con purines, alambradas que delimitan campos y resecaszonas de pastos, nuestros conocidos gascones entretenidos a ras de suelo, maquinaria guardada enamplios soportales, muchas masías con señales de abandono de la vida humana, restos de cobertizosdonde vivieron aves de corral y el tiempo que deja su huella en el cambio de los hábitos de la vida en elcampo.
    • 37Poco a poco la distancia final se acortaba pero, a modo de anticipo del paisaje final de Madrona, habíarestos antiguos al lado del camino. “La fossa del Camí dels Casals” era una cista del neolítico, de 3000años antes de Cristo, un monumento de otras épocas que se sumaba a la majestuosidad de lasmencionadas masías, de las altivas torres de iglesias vecinales y del conjunto final que componía Madrona.Desconocemos la realidad del conjunto pero la impresión del fin del recorrido eran unas construccionesen que sobresalían dos edificios de culto de diferentes épocas, una iglesia románica y la más reciente, SantPere de Madrona de 1776; el cementerio, con nichos y calaveras y huesos a ras de suelo y una casa al ladode la iglesia en la que se oían voces de personas jóvenes, una escalera de mano, un perro, ningún cochevisible y todo cerrado. ¿Qué pasaría allí dentro?Lo mejor es que el microbús estaba allí. Hubo quien ya aporta un nuevo toque de refinada comodidad alos finales de etapa. Los pies agradecen un cambio de calcetines y de botas por algo más cómodo. Y, si decomodidad hablamos, qué mejor que seguir la pista que nos conducirá al Casal de Solsona donde ya nosechaban de menos. Pero andar es duro y no está exento de sorpresas corporales. A cualquiera le puedepasar aunque hace tiempo que no ocurría. La cartilla sanitaria de salud de GRMANIA tiene anotadosalgunos de los últimos mareos. En esta ocasión, la persona afectada tuvo un recaimiento de tensión queobligó a un forzoso estacionamiento del autocar y a la intervención inmediata de la unidad móvilmedicalizada.Uno de los fuertes de GRMANIA es cubrir muchos campos, y uno cada vez más fundamental es el de lasalud. Contamos con expertas en cardiología y en enfermería que, sin bata, se pusieron manos a la obra.Su profesionalidad exigió de inmediato que se formara una unidad de ventilación mecánica para airear a lapaciente. Rápidamente tres generadores de aire manual fabricaron el correspondiente aparato con hojasde periódico y, al momento, fue tal la ventisca generada que la cardióloga y la enfermera mandaron rebajarla velocidad de la maquinaria. Con estos cuidados de tantas manos expertas, pronto el susto se transformóen buena cara y la recuperación fue inmediata. Pero el hecho de socorrer un mareo pasajero provocó queuna persona de GRMANIA recordara agravios comparativos con su persona.Alegó el sujeto que cuando él se ha mareado, una vez diagnosticado el cuadro clínico, la medicación quese le ha recetado es que baje del autocar y que le dé el aire, entre más mejor. Nunca ha tenido el másmínimo conato de movilización sanitaria que no fuera más allá del aire natural. Incluso, para defender susderechos médicos, adujo que en su momento tuvo que dramatizar un mareo “antinatura” paradefendernos de una multa de una Mossa d’Esquadra, cuando estábamos mal aparcados en la Nacional Idespués de pasar el Bruc camino de Terrassa, por culpa de una desintegración momentánea de lacohesión caminante. Claro que, por otra parte, ya empieza a hacer méritos para ver si este año consiguellenar el espacio vacío de su Guernika con un diploma. Ya tiró de su historial de chistes de la nuevatemporada y sorprendió con su tabla de embutidos.El casal de Solsona ya casi es nuestracasa. Nada más entrar, la barra nos acogecon gozo, las jarras se ponen en línea ylos tubos también. Todo con moderaciónpero nuestra segunda mascota exige suhomenaje final. Un encargado deanotaciones líquidas y otro de cafés ysimilares se pusieron en marcha para quelos espontáneos camareros y camarerasadivinaran qué pidió cada boca. Lasmesas vacías dieron paso al consumo yposterior producción de los restos delyantar que, con la educación queenseñamos, fueron recogidos dejandotodo en perfecto estado de revista.El regreso, con agradables temperaturasinternas y también en el autocar, produjocierto estado de sopor pasajero y la sensación muscular de que la primera etapa ha dejado secuelas.A modo de cierre, como ayuda del primer esfuerzo, un texto copiado este verano de la fachada de laúltima iglesia de Astorga en el Camino de Santiago hacia El Bierzo (disculpas y respeto para quien no creaen Dios):
    • 38“Peregrino, Que el cansancio del camino nunca te impida pensar.¿Es lo importante la meta?¿No será acaso el encuentro con el monte, con el río,con el rumbo que has perdido...con el mismo Dios quizás...?”Desear la pronta recuperación de Charo y José Antonio, que hoy no han podido venir, y que porcuestiones familiares Rosa Gil tampoco lo pudo hacer. Y ánimo a Pedro.Terrassa, 11 de septiembre de 2005Etapa 12 , de Madrona a PontsPor la Segarra y la Noguera entre ermitas, cementerios y cruces pero sin el equipo médico habitual. ¿Lo pillas?GRmanos y GRmanas, cinco minutosantes de la hora habitual teníamos lamensual cita con nuestros estimadossenderos GR. A las 6,25, en primeraconvocatoria, en teoría el grupo debíapresentarse en perfecta formación parasalir hacia Madrona. A las 6,30, ensegunda convocatoria, se debía poneren marcha el autobús pero la realidadtambién cuenta.De entrada, causaron cierta inquietudlos avisos previos de nuestrocoordinador sobre la longitud ydificultad del recorrido. Pretendíanconseguir “un efecto llamada” peroparece que “el efecto huida” por causasde enfermedad no estaban previstos.Hubo quien pretendió establecer relaciones de causa-efecto entre este avance informativo y las ausenciaspreviamente comunicadas. Las especulaciones quedaron ahí y cada baja quedó justificada en la hojapersonal de servicios. Salud y recuperación para los y las ausentes.No obstante, de inmediato se detectó que nuestro equipo médico habitual no venía. Si era una etapa largay con desniveles y si no había atención médica personalizada, o cada uno era autosuficiente y vigilabadónde ponía los pies o habría que recurrir a la teleasistencia telefónica con las expertas no presentes.También se vieron zapatillas y botas a estrenar. Había expectación en cómo abandonaríamos el SolsonésPasadas las 6,30 horas corrió la noticia de que un equipo móvil tuvo que ir a rescatar a un GRmano deentre las sábanas. Al mismo tiempo se dispararon los rumores y hubo especulaciones nocturnas dedudosa moralidad que explicaran la puntual falta a la cita de nuestro hombre docto en tantos saberes. No,fue el despertador el causante y, en el momento de pasar revista, se le observó casi en paños menores, conla indumentaria a medio montar, con chanclas de playa y la mochila llena de calcetines, botas nuevas yuniformes varios. Tuvo su minuto de gloria entre senderistas y nuestro ya habitual club de jubilados. ¿Lopillas?Y, si de jubilados hablamos, nosotros también llevábamos uno y era el chófer. Nuestro Raiikkonen condos sonotones era el supuesto responsable de llevarnos hasta el punto de salida. Si le aplicáramos el refráncastellano “Por las trazas conoceréis al galgo”, de inmediato demostró su valía. Manifestó desconocercómo se abría el portaequipajes y también el significado de unos cuantos botones del salpicadero.Reconoció no haber conducido nunca nuestra diligencia. Claro que debe ser un secreto en qué añocondujo la última y cómo era. Ante la demanda de una GRmana de activar el botón de recirculación delaire interior, puso cara de estupor ante esta terminología. Cuando se le pidió poner el aire acondicionado,un GRmano tuvo que apretar la tecla porque la desconocía. Y lo mejor vino cuando los sonotones letransmitieron el interrogante de si nos podría conducir hasta Solsona. En su currículo viajero jamás habíallegado a este destino, por lo que la labor pedagógica de las primeras filas fue intensa. Incluso cada vez
    • 39que debía frenar tuvo ambientación sonora onomatopéyica entre las filas de detrás. Eso sí, sus maniobrasprovocaban señales luminosas de los vehículos que le adelantaban. Él las interpretaba a su manera, comoque podía llevar la puerta del portaequipajes abierta. Pero, eso sí, un ciclista salvó la piel y él iba despacio.¿Lo pillas? Seguro que sí porque la velocidad no era como para activar los radares.Con este panorama respiramos hondo cuando casi en una curva de una carretera comarcal nos dejó. Ymenos mal que bajamos porque ya se sentían ruidos de sables dentro. Se oyó la palabra “escisión” porqueno se había respetado el punto original de salida y se acortaba el camino alargando el placer de disfrutarde nuestro Raikkonen particular. No se llegó al transfuguismo pero habrá que evitar posibles maniobrassecretas de inconformistas con esta forma de reducir las etapas y caminar menos.Entre el grupo de hoy, aparte de las bajas, también hubo nuevas personas que quisieron conocer enpropias carnes lo que los diarios publican de nosotros. El efecto mediático existe. Dos pruebas que lodemuestran. En primer lugar, destacó un atleta de un grupo de atletismo de Terrassa. De entrada venía acaminar y a correr pero le tocó prestar otros servicios a GRMANIA, como el de mensajería directa. A lolargo de toda la etapa se convirtió en un animador del camino con su ejemplo. Hacer la maratón en 2horas 26 minutos es una gran marca, que también pudo demostrar su rapidez y efectividad cuando serecurrió a sus servicios para avisar a un grupo que se perdió en la retaguardia. Fue un servicio “de puerta apuerta” y todo se solucionó. Además, incitó a caminar y a resolver la etapa en un buen horario.Agradecerle a él y a su compañera la agradable compañía y mejor ejemplo.El segundo efecto mediático es la queja de uno de los miembros fundadores de GRMANIA y directivodel centro educativo en donde se gestó el grupo. Alfredo alega que, aunque la sede de GRMANIA esvirtual, en su centro educativo figuran los amplios archivos con las facturas de los gastos, el ordenadorcentral del grupo, él incluso amaestra a nuestro coordinador e inspirador y, además, en las aceras de sutemplo del saber se ataron los primeros cordones de las botas de las primeras salidas de GRMANIA, haceya diez años. Se acepta su queja y quizá más adelante haya que poner, debajo de la placa de la Generalitatde la entrada del colegio, otra con nuestros dos símbolos y algún motivo alegórico más que demuestre queen parte, somos fruto de la formación física y paisajística que él tanto cuida entre sus discípulos. Sólo faltaque el experimentado directivo venga de vez en cuando a nuestras salidas.El camino abandonaba el Solsonés entre bosque bajo y ondulaciones suaves del terreno. La habitualniebla poco a poco se diluyó ynos permitió ver cómo la Segarraes un paisaje más llano, con máscampos de cultivo de cereal,hasta el punto de llamarla “elgranero de Cataluña”. El rocíomatinal imprimió a algunosarbustos formas definidas portelarañas con adornos acuosos,la pertinaz sequía es una trabapara las setas y la siembra y elpaisaje se iba abriendo a medidaque el sol podía con las gotas deagua. Pequeños campos enmedio de encinas y pinos,muchas casas caídas, símbolo deotros tiempos y nuevasadaptaciones a formas de vidamás cómodas y fáciles, y ermitas.Muchas pequeñas construcciones religiosas con un pequeño cementerio al lado. Como, por ejemplo, laque nos sirvió de parada a la hora del desayuno, la ermita de Santes Creus de Bordell. Alineados junto auna de sus paredes, en perfecta formación, los cuerpos pedían alimento y los gaznates hacían correr lashabituales botas. Alegría en el cuerpo a medida que los vinos hacían su efecto, amenas conversaciones y,como postre, ya es habitual el repertorio de chistes de nuestro experto. Tienen la particularidad de, segúnel Grmano chistoso, los califica no por su contenido de mayor o menor voltaje, sino que se centra más ensu público objetivo y los divide según la inteligencia del escuchante. Al final, como parece que le preocupamucho esta facultad entre su fieles acólitos, insiste con un “¿lo pillas?” para que así quede bien asimiladoel profundo mensaje. Y, de profundidades, hablan muchas de sus unidades didácticas.
    • 40De nuevo en marcha, la tecnología hacía su cometido, especialmente en la parte delantera y trasera.Destacar una significativa apreciación de uno de nuestros expertos manipuladores del GPS, no apta parasegún qué oídos en esta época estatutaria. Según ha observado, las marcas referenciales de los mapas delGPS son mejores y más exactas las de los mapas americanos que las de los catalanes. (información secretapara que no trascienda a círculos políticos altamente sensibles). No obstante, los recursos técnicos yhumanos se complementan aunque no evitan las pérdidas y los pequeños errores de interpretación. Detodo hubo y también se formuló la propuesta de que la cabeza lleve cintas verdes, como en la romería aMontserrat, para poner en puntos conflictivos, que recogerían las personas que cierran el grupo.Nunca como en esta etapa se produjo un estiramiento tan alargado. Las huestes de GRMANIA ocupabanmuchos metros por entre tantas curvas que permitían verse en lontananza en algunos tramos. Porejemplo en el paso por Vilanova de l’Aguda, con una plaza de la Diputación en la que debía figurar unafuente pero no estaba. Suponemos que no tenía nada que ver con una cruz observada, la Creu delsLladres, en memoria de unos ladrones de masías allí ajusticiados hace años. Si hubiera que usar hoy estesistema no habría sitio donde colocar tantas cruces. Más ermitas como Sant Miquel o la de Castellar, de1737, todas con su pequeño cementerio, puertas cerradas y no demasiado uso en una comarca conmuchas casas abandonadas pero con campos de secano más grandes que los habituales en Cataluña.También flotó en el ambiente el intenso olor de granjas porcinas, la industria de una zona con pueblosmuy separados, con muchas cruces y monolitos por los caminos y, como siempre, ausencia depracticantes del senderismo. Se buscaban frutas olvidadas en el otoño y algunos membrillos, granadas yuvas se encontraron. El calor, por otra parte, propició el vaciado de cantimploras que, no obstante, sepudieron llenar con el regalo del agua en la fuente de Sant Pere de Ponts. Esta vez sí estaba la fuente enun entorno con una espectacular colegiata románica del siglo XI, reconstruida a finales del siglo XX. Alfondo Ponts, con 2.300 habitantes, de la comarca de La Noguera, feudo de los godos, de los árabes,defendida en 1628 por el canónigo Pau Claris y muy conocida por ser paso y parada habitual de muchosvisitantes a Andorra, con los consiguientes y tradicionales nervios al ocultar el correspondienteradiocassette, tabaco, queso y güisqui.Ponts nos sorprendió con una visión de negocio muy particular y desconocida en estas tierras. Dos barespusieron reparos en limpiar y acondicionar las mesas de sus terrazas para acoger a 25 personas. Menosmal que hubo otro que nos recibió con jarras de gran tamaño y hasta con una zona reservada a tan ilustresvisitantes que comieron, bebieron y un sector celebró la sobremesa con las sonoras carcajadas provocadaspor nuestro animador oficial. Por allí se había instalado también el conductor, el cual menos mal que noatendió a la invitación que se le hizo para que disfrutara de una cerveza. De haberlo hecho, lasconsecuencias podían habernos alterado la sensación del placer de conducir de nuestro jubilado chófer.Para acabar, recordaros un capítulo de la filosofía de GRMANIA con la firma del poeta y escritor catalánMiquel Desclot: “Anem a la muntanya a esbravar de qualsevol manera la nostra adrenalinaurbana”. ¿Lo pillas?Terrassa, 9 de octubre de 2005Etapa 13 , de Ponts a AgramuntTerrassa, 5 de noviembre de 2005
    • 41Etapa 14 , de Agramunt a TàrregaIntrigas en torno a la salvación de un zorro de las aguasen medio de la llanuraGRmanos y GRmanas, un día antes del treintaaniversario de la muerte de él, el protagonismode la penúltima etapa del GR3 fue para unaespecie animal con ciertos matices lingüísticosque, en sentido figurado, bien que se le podríanaplicar al susodicho desaparecido sujeto, a Diosgracias.Nadie podía sospechar que una etapaaparentemente llana, sin apenas repechos nidesniveles, nos guardara significativas sorpresasy pusiera a prueba la capacidad de conservaciónde las especies animales (y, se supone quetambién humanas) que tiene GRMANIA. Encualquier parte salta la liebre (o puede aparecerun zorro dentro de un canal).El momento de concentración inicial fue rápido,con un intervalo en el que hubo quien acudióraudo y veloz a extraer fondos para posteriorespagos loteros, una GRmana tuvo que restregarlas zapatillas en la hierba del parque cercano porhaber pisado algo blando que no era barro y otrapersona acudió a la cita con el tiempo justo. Unjoven espontáneo, con ojos acuosos quedenotaban haber trasnochado, oteaba el pasaje del microbús no se sabe en busca de qué. Con bajas deúltima hora, los asientos del fondo ayudaron a algunas personas a seguir en brazos de Morfeo, aunquefuera por las curvas de la carretera de Martorell.La autovía a Madrid descubría la habitual niebla a medida que las tinieblas daban paso al día. Sesospechaba que sería nuestra constante compañera en una comarca propensa a no ver en este tiempo elsol, pero el sol pudo con ella y los campos de la Cataluña central mostraron las singularidades de unpaisaje menos monótono de lo que a simple vista parece. Agramunt, con regusto a turrón de avellana ymiel, fue el inicio real de un camino que antiguamente era el límite de las invasiones de otros pueblos.La niebla descubrió los contrastes y matices de tantas tierras dedicadas a cultivos varios. Aún existen losantiguos bancales que protegen o salvan desniveles que dan paso a un paisaje formado por tierrassembradas, otras en barbecho y algunas que aún no han sido roturadas. El verdor de los cereales nacidoshace pocos días parecía un adelanto de la primavera, enseñaba las hileras rectas hacia el horizonte desiembras a máquina, pequeños tallos que transforman el paisaje seco del verano en un vergel como si deuna inmensa pradera se tratara. El trigo y la cebada estaban adornados por una capa de hielo a modo deprotección fría de la noche que se disiparía pronto en un alarde de enseñar la cara al sol (treinta añosdespués).No, el campo no es llano. Pequeños montículos o repechos cierran un espacio y abren un nuevo paisajeque, en el fondo, es más de lo mismo pero con algún elemento diferenciador. Por ejemplo, las perdices yconejos que se les ve tranquilos hasta que sienten las pisadas humanas. Si el zorro estuviera aquí noandarían tan tranquilos. Y si, hace muchos años atrás, estas piezas le hubieran sido puestas a tiro a él,también se hubieran convertido en esos trofeos de caza que tanto enseñaba el NO-DO. La mejorescopeta y la mejor caña nacional hace treinta años que muerde el polvo de ese valle donde está “caído”.Sin nuestro GPS humano particular sí nos beneficiamos de su excelente trabajo en la máquina y lasseñales digitales, junto con las marcas blancas y rojas, nos condujeron a una carretera y a un camino quenos enseñó el pilar de Almenara. Una antigua torre de vigilancia de la línea hispánica ahora con usosturísticos, escalera de acceso incluida. Invitaba a subir y a fotografiarse, incluso a probar composiciones yencuadres artísticos con la luna detrás. La torre fue la atalaya que, por mucho que uno se alejara, siemprete vigilaba. Ella era más significativa que el punto geodésico de al lado, la marca de la altura oficial del
    • 42terreno quedaba eclipsada por el interés de estar más alto, ver más y fotografiarse mejor. Picados ycontrapicados, una invitación a verse igual pero diferentes.El camino triscaba por entre campos, casetos, el verdor cerealista se veía salpicado por el gris de otrastierras y por el marrón de aquellas parcelas que les habían dado la vuelta esperando su turno. Charcos,barro y los primeros signos de agua. Unas señales que se irían acrecentando como si fueran avisos de queel Canal d’Urgell estaba cerca. Este río artificial interior para el regadío estaba delimitado por el cementoque marcaba una hendidura en el terreno, por donde discurría esa corriente continua de agua que, tiempoatrás, alimentaría los cultivos agostados por la pertinaz sequía estival.El canal también es una barrera infranqueable para los animales. Nada más llegar a sus riberas, unacompuerta había detenido una gran ave muerta. La primera incógnita, descubrir cómo pudo haber muertoun animal con tanta envergadura. La segunda, descubrir de qué animal se trataba. Pero la sorpresaposterior nos la trajo un zorro que había caído allí y miraba a los caminantes con ojos de súplica.Agotado, exhausto, parecía buscar la compasión y la complicidad de quien te puede ayudar. Lo consiguió,de sobra sabía a quiénes estaba mirando. Zorro era pero no tonto. Movilización general, quien más oquien menos se conmovió con el animal aunque las interpretaciones fueron varias según el público que lomiraba y su concepto en cuanto a interpretación de tal animal.Quienes eran originarios del campo lo veían diferente a los urbanitas y, de forma específica según eloficio, a quienes eran especialistas en medicina humana o animal. El problema era cómo salvar a nuestro“moisés” animal. Estrategias, yo qué haría, mejor tirar un palo, que se meta la submarinista, crear unacuerda, que se acerque a las escaleras. En fin, como siempre la incógnita es saber quién le pone el cascabelal gato. Un labrador que pasaba por allí en coche no demostró cara de conmoción por tal animal. Lamejor solución, acudir a la autoridad competente, a nuestro ángel de la guarda salvador. Móvil, Mossosd’Esquadra, agentes forestales. Mientras venían, comida cerca del lugar de autos. El espectáculo estabaservido. Había que ver la evolución de los hechos.El zorro fue el tema principal. Primero, susexo. Cómo saber si era zorro o zorra.“Debe ser zorro porque si fuera zorra no sehubiera caído”. “Debe ser una zorra, almenos ésta no se esconde”. “En el agua estáhecho unos zorros”. “No debe ser muyzorro para caerse en el agua”. “Le faltózorrería y por eso se cayó”. La intriga estabaservida. Y eso que no acudimos aldiccionario y hablamos de expresiones comorabo de zorra, no hay zorra con dos rabos,hacerse uno el zorro, pillar uno una zorra, noser la primera zorra que uno ha desollado.Claro que para zorro, zorrón, zorrocloco,zorrero y zorrastrón como el difunto de hacetreinta años hubo pocos.Mientras corrían las botas hubo quien no le quitó el ojo encima al animal. No se separaba de él, conllamadas constantes a su centro de trabajo especializado en animales y maquinando estrategias paraponerlo a salvo. Su profesionalidad sorprendió a los más observadores, se movía como pez en el agua (o,mejor que zorro en el agua). Al final, aquella rapidez dio como resultado que una parte del grupo no sequisiera perder el rescate efectuado por los forestales. El espectáculo estaba servido y no era mediático.Todo acabó bien, el dominio de un lazo lo rescató y a estas horas debe estar en zona de secano, lejos delagua, siempre que los disparos de los cazadores de la zona no le hayan detenido “en seco”.La gran actuación en el medio animal demostró la alta preparación humanitaria de GRMANIA. Seguroque este bagaje de solidaridad se traslada cada día a la especie humana y, ante cualquier detección denecesidades entre las personas, la respuesta es tan inmediata y eficaz como ante la clase zorruna.Al lado del canal discurría el camino, por entre granjas, con algunos campos de manzanos y almendros acada lado. Un monumento, les Pedres Ficades, curiosa construcción artificial formada por unas piedrasencima de otras, tractores que aran y la inmensidad de un territorio aún cultivado. El pueblo de SantaMaría de Montmagastrell fue punto de concentración general. La Font de les Codines brindaba agua y
    • 43unos enigmáticos cables que colgaban de la parte superior. Alguien sospechó que eran para enchufar lamáquina de afeitar o usos similares entre el oficio agrícola.Una vez cruzado el pueblo, la ermita del Sagrat Cor dio paso a un cementerio que tenía pegada en lapuerta un sorprendente aviso, digno de pasar a los anales del absurdo: “Els títols acreditatius d’aquestsníxols estaran a disposició en l’associació de veïns”. Parece que los de dentro no se daban por aludidos, oestaban allí porque ya tenían los títulos, y los de fuera quizá no tuvieran interés en acreditarse, comomínimo de cuerpo presente. Los vecinos de Claravalls no lo debían tener muy claro.El camino pasaba por Altet, con fuente incluida y, también, un cementerio al final. Bifurcación y falsasospecha de pérdida. La amabilidad de una pareja no muy agraciada físicamente fue instantánea. En elmomento que escucharon que podía haber alguien despistado encendieron el coche y se pusieron alservicio de GRMANIA. Una positiva actitud desconocida hasta hoy. Un público agradecimiento alsignificativo detalle.El camino pasaba al lado de uno de esos monumentos de otras épocas en que los arrieros de la ruta deCervera y Tàrrega usaban los hostales, en este caso el Hostal del Bosc. Edificios ya abandonados,testimonios de unos años que han dado paso a modernidades y diseños varios, aunque no le ha debidotocar esto al Ateneu de Tàrrega, lugar “intocable” por los encargados de la limpieza, en donde por pocoquedamos pegados mientras comíamos en una entorno amarillento y no a causa de la pintura.La ciudad comercial por excelencia, capital del Urgell, donde cada habitante es un comerciante nato,atesora los afamados lavabos de RENFE, los cuales no aguantan la prueba del algodón, comparables a losdel Ateneu; lugareños tocados por la diversidad de procedencias, fira de teatre al carrer y el antro dondecomimos, denominado eufemísticamente “Ateneu”. Un lugar para olvidar si no fuera por los buenosmomentos entre condumios, jarras y la habitual timba anterior a la lotería navideña. Quienes por estasfechas traen la cartera llena de billetes la llevan repleta de ilusiones en forma de papeles con números. Ytodos llevamos un buen número que invita a prácticas varias, acabado en “69”. Claro que a más cosasinvitaría si fuera agraciado con un premio gordo.Nos toque o no, lo que sí es segura es la comida oficial de Navidad del 17 de diciembre que, además,despide el GR3.Un camino, una comida en un restaurante y más....Y una frase de despedida dicha por Valery Babanor después de escalar en el MacKinley, en Alaska:“Si miras profundamente en tu interior, puedes decir sin temor a equivocarte que el camino quesigues te lleva al infinito”.Terrassa, 20 de noviembre de 2005Etapa 15, de Tàrrega a Vallbona de les MongesLa ilusión de acabar otro GR celebrándolo con cuchillo y tenedorGRmanos y GRmanas,, la marquesina de la parada delautobús del punto habitual de salida predicaba un mensajede ilusión siempre que jugaras a la lotería de Navidad.Detrás del tradicional calvo que cada año hace más magiacon las bolas que con los décimos de nuestra cartera, yahabía un grupo de senderistas que se refugiaban allíporque el frescor matinal anunciaba un posteriorambiente invernal. Pronto el grupo se hizo más numerosoque nunca y por todas partes aparecían personas a llenarel autocar más grande que GRMANIA haya usado hastaahora.Las 44 personas allí congregadas eran vigiladas por laatenta mirada del jefe de personal, el cual tiró de sumemoria escrita en papel para pasar la lista de rigor ycomprobar si aquellos rostros le sonaban o no. Nuevascaras, rostros no vistos desde hace tiempo y loshabituales, todos y todas dispuestos a cerrar una etapa y
    • 44un GR, a visitar un monasterio, comer, beber, cantar y participar en un acto más que coincide con eldécimo aniversario de GRMANIA.El largo pasillo del autocar parecía un anticipo de la longitud de una etapa previamente planteada al gustodel consumidor. Muchos asientos que extendían al grupo hacia un lejano final. Desde el fondo seinsinuaban en lontananza las cabezas pensantes y dirigentes que ocupaban las primeras filas y quepretendían situar geográficamente el inicio de la etapa. Tàrrega estaba localizada pero la incógnita eraencontrar el punto de salida. En principio, hubo movimientos delanteros ya habituales por tantas vecescomo la costumbre nos ha curtido en saber dónde deberíamos estar. Mientras las dudas encrespaban alcoordinador, el jefe de personal, con voz engolada y enérgica, lanzó un S.O.S desafiante y prudente a lavez, dedicado especialmente a posibles mentes dudosas del tipo: “quiero y no puedo, no puedo y quiero obien, ni quiero ni puedo”. Quien se bajara aquí debía ser consciente de las consecuencias. Y de sobrasospechábamos que la principal podría ser provocar un retraso entre los comensales hambrientos a lahora indicada si no fichaban en el restaurante de autos.Sin embargo, quienes lo tenían claro ya estiraban sus músculos pasillo arriba y abajo, con la lycra pegada ala piel, insinuando sus marcas puestos de perfil, aunque estuvieran reducidas a la mínima expresión.Esperaban el pistoletazo de salida. Mucha testosterona acumulada debajo de la fibra y no desgastada enotros cometidos. Los Mossos d’Esquadra fueron nuestro ángel de la guarda que confirmó una vez másque cuando nuestro coordinador asegura algo es por algo.A partir de aquí se podía correr un tupido velo a la etapa hasta Vallbona de les Monges. Narrar lo no vistoes difícil pero habrá que recurrir a lo oído para imaginar lo desconocido.Los de la lycra partieron con una marcha in crescendo. Dejaban atrás a otro grupo que iban a paso ligero.Mientras ambos pelotones se dirigían a Verdú (no a comprar cerámica negra) el grueso del grupo inicial setrasladaba por medios mecánicos a Guimerà, pueblo que exigía una profundización cultural. Un pueblodeclarado conjunto histórico artístico el 20 de junio de 1975, núcleo medieval, laberinto de calles quesuben hasta la iglesia de Santa María. Un sitio que crea un juego de formas arquitectónicas y que inspiró aun poeta así:“Guimerà, insòlitapoblació medievalesglaonada, que el pobleha batejat graciosamentamb el nom de “nou de copes”Josep J. Piquer i JoverEl camino hacia Verdú no estaba adornado por el habitual hielo que teñía de blanco los árboles, pero sípor una temperatura que retaba al trote y que te bañaba en puntitos de hielo a medida que transpirabas.La llanura era falsa o bien casi todo era llanura subiendo y llanura bajando. Verdú arriba, bajada haciaGuimerà por en medio de campos de olivos y viñedos, los tradicionales e intensos olores porcinos ylugareños trasvasando garrafas de aceite mientras debían de pensar en el estado mental de esos sujetosque a esas horas pasaban por allí.Unos subiendo el ritmo del paso y otros aumentando su nivel cultural en Guimerà. Paradojas de la vida.Fue tal la fe y el interés de la visita que la actividad física atrapó a la actividad cultural y la sobrepasó. Si enotros ámbitos vitales pasa esto a menudo, así nos luce el pelo. En el recorrido posterior, no muy bienmarcado, hubo quien se perdió y, cuando dice que se encontró, se vio a sí mismo comiendo un bocadilloen la barra de un bar, acompañado por una cerveza y un café. Así se pierde cualquiera a esas horas y bajoesa temperatura.Tanto los titulares de plaza fija en GRMANIA como visitantes, observadores, acompañantes y cónyugesaguantaron con estoicismo y deportividad al paseo matinal por caminos rurales en un ambiente invernal,con la luz mortecina de un día sin niebla ni escarcha. A medida que subía la temperatura los bajos tambiéncambiaban. El barro alfombraba los suelos de las botas y ponía a prueba el centro de gravedad personal.Hubo quien sospechó que el coordinador lo había colocado allí para someter a prueba a sus huestes.No fue el barro el percance más temeroso. Quienes parecen tener los caminos y los espacios másexpeditos son los cazadores, ese sucedáneo militar en el campo que, bajo el pretexto de divertirseasesinando animales indefensos y alegando la práctica de un deporte, siembra el miedo a quien se atreva apasear cerca de su punto de mira. Los tordos eran las víctimas propiciatorias en esta ocasión pero, si tedescuidabas, podías situarte en medio del fuego cruzado de la refriega cinegética, con los perrosincrepadores al lado y tú allí sin tener ni siquiera una bandera blanca para izarla en son de paz.
    • 45El paisaje seguía discurriendo por campos cultivados, plantaciones nuevas de olivos y viñas (buensíntoma), ruinas de casas y de torres, rieras secas y pocas marcas blancas y rojas. Pronto Vallbona enseñósu monasterio, aunque los primeros vieron antes los colores del autocar en la carretera que el centroreligioso. Unos antes y otros después, la ilusión común se cumplió y se produjo el reencuentro final en elpunto de destino.Ya se veía muy lejana aquella primeraetapa, en septiembre de 2004, que partíadel monasterio de Sant Joan de lesAbadesses. Allá aquellas abadesas y,aquí, estas monjas, en Vallbona de lasidem.Como corresponde al lugar, hubo visitaturística guiada al cenobio fundado enel siglo XII. La belleza exterior secompletaba con el arte sacro interior, enun recinto donde quizá para algunospasó desapercibido que estábamospisando el terreno donde se consolidóla línea sucesoria de la monarquíaborbónica española. Sí, aquí se fraguóque un espermatozoide real y un óvuloplebeyo diera origen a una Leonor sucesora.Al parecer, la gente del lugar asegura que, cuando los príncipes visitaron el recinto monacal, acompañandoal presidente de Hungría, hicieron la tradicional ofrenda a la Virgen, la misma a la que acuden las señorasque aspiran a tener descendencia natural (no de probeta). Y siguen asegurando los lugareños que nuevemeses después de la principesca visita, asomó la Leo.No es cierto el insistente rumor de que el príncipe ofreciera huevos a esta imagen, truco que tienen enexclusiva las monjas clarisas. Los huevos los debió usar después para otros menesteres reproductores.Las diferentes estancias fueron contempladas con interés y frialdad (debido a la temperatura). Uno de loselementos más atractivos sin duda fue la forma trapezoidal del claustro. El conjunto arquitectónicoimpresionó por su volumen y por las dificultades para su conservación, aliviada posteriormente al quitarunas cuantas toneladas de piedras. “Le han practicado al monasterio una liposucción”, afirmó concontundente visión estéticaun miembro fundador deGRMANIA. El desfile de losdiferentes estilos por lasparedes, desde el siglo XIIhasta el XV interesó pero, laverdad, no a todos. Hubo uncolectivo de GRmanos yGrmanas que rodeaban lafuente central del jardín ypracticaban el arte de desafiarla física y sopesar laresistencia del hielo.Acariciaban la superficiehelada con sus extremidadesinferiores, la sometían adistintos cálculos de presión,no tanto para saber más sinopara limpiar el barro de laszapatillas y retrotraerse hastala infancia. ¡Qué ilusión!Pero sigamos adelante para hacer parada y fonda en el restaurante El Tallat. Era una licencia ocasional yextra para un grupo no acostumbrado a acabar una etapa o un GR así. Comer sentados con cuchara,cuchillo y tenedor. Incluso el dueño nos decoró la sala con un pase de modelos de zorros en diferentesposturas. Faltaba el modelo “zorro salvado de las aguas del canal d’Urgell”. No, de momento no parecía
    • 46estar allí aquél. La comida estuvo amenizada por un lento servicio desbordado por las circunstancias.Al final, acabado el ágape, la sorpresa estuvo a cargo de una comisión de fiestas digital (nombrada a dedopor el coordinador). Qué decir del excelente trabajo de quienes se responsabilizaron de los diferentesregalos y músicas y del grupo animador que, con mucha ilusión también, contagiaron su alegría al resto decomensales.Un gran final para una etapa, para un GR y para un año. Y los buenos deseos para Charo, que se recuperede su operación. Y para recién nacidas y ausentes profesionales de GRMANIA.Y, como casi siempre, acudamos a los que más saben para que sus palabras ratifiquen nuestros objetivos:“No hay que pensar que una caminata, como algunos quieren hacer creer, es sólo una formacomo otra cualquiera de ver el campo”R.L. StevensonFeliz 2006Terrassa, 19 de diciembre de 2005Años 2006 – 2007Gr92: Port de la Selva - GarrafEtapa 1 , de Sant Pere de Rodes a Port de la SelvaContra los elementos no caminamosGRmanos y GRmanas, cuando toda la ciudad de Terrassa incitaba desde sus marquesinas publicitarias apracticar la “passió per córrer” (en la Media Maratón del 22 de enero), las ganas de empezar el año con unnuevo GR se vieron truncadas por los elementos meteorológicos. Debía ser el GR92 de Llançà aCadaqués pero la aventura andarina se quedó en la bajada de Sant Pere de Rodes hasta El Port de la Selvapor el GR11. La pasión hubo que reservarla para otra ocasión o sublimarla de otras maneras, que haberlashaylas.La empresa transportadora nos sorprendió con un vehículo que se adapta mejor a los imponderables deasistencia con que debe luchar quien se encarga del tema. Sin embargo, hubo quien echó de menos elanterior microbús, con la nostalgia que le producía perder el sonido de sus particulares elementosmecánicos. Pero también la nueva o remodelada máquina da para mucho, sobre todo las historias quesurgen en los desplazamientos. En esta ocasión se oyó de todo. Además del habitual pase de modelos delas posturas de quienes duermen, hubo conversadores que animaron o enervaron la libido de algunossectores. Rebuscados sentidos de frases, uso de la semántica específica y ese gozo que produce el hablarpor hablar pero refiriéndose al final a menudo a eso. A pesar de que el vehículo estaba bien tapizado, lasosamentas particulares debían encajar en los espacios reducidos de los asientos. También surgieronpropuestas no muy futuribles de reparto de los espacios atendiendo a los estados físicos de los presentes.Los cuerpos a veces ya se resienten más de la cuenta y algunos chasis ya empiezan a necesitar alguna capade pintura. Pero aguantamos hasta la lluvia.Los regalos navideños, como cada año, se presentaron en público aprovechando el asueto del traslado.Estrenos de pantalones que hasta permitían tocarlos, prendas expuestas a toques de calidad, aparatos detecnología punta como PDA que te sitúan en el mundo por si no sabías dónde estás y hasta relojes demarcas de lujo se vieron en alguna muñeca que habitualmente trata con dinero.La nueva ruta discurre por el corredor mediterráneo hacia el norte. La Mola quedaba atrás mientras elMontseny se asomaba como un punto de referencia más que daría paso a las llanuras de las comarcas deGirona. Pero no quedamos por aquí, nuestro destino es el Empordà y sus efluvios parece que seempezaron a notar. No, no soplaba la tramontana, a nadie aparentemente le visitó la musa artística peroquizá la lluvia y la magia de esta tierra se confabularan para trastocarnos los planes y alterar algo lareceptividad y adaptación a las condiciones meteorológicas que lidiábamos.Las vivencias de otros tiempos más jóvenes vinieron a la memoria de una GRmana, que recordaba susañorados tiempos en que veraneaba en Llançà y bajaba los 164 escalones para llegar a la cala Cau dellLlop. Antes era eso y ahora era el agua que no paraba. Las habituales dudas se resolvieron con un gesto deplacer. Lo más práctico, aliviar las vejigas y reconfortar el estómago sentados en un bar con bebidas y sólomojándose por dentro. Vilajuïga acogió a los desconcertados caminantes. Después, para dar tiempo a quese decidieran las nubes por si nos concedían una tregua, qué mejor que una visita cultural a Sant Pere de
    • 47Rodes, espectacular construcción que ha bebido de tantas historias en su puesto como atalaya de tantospueblos que recalaron en aquellas radas de allá al fondo.Merecía la pena ver cómo había quedado la reconstrucción de lo que quedaba después de tantos saqueosy destrucciones. El resultado final es una obra de arquitectura e ingeniería que magnifica aquellos restosque se pierden en el tiempo, una acumulación de trozos construidos a lo largo de varios siglos hasta queCaja Madrid financió la obra. Sí, tuvo que ser una entidad de ahorro madrileña la que se hiciera cargo depagar todo. Y nosotros allí, mojándonos mientras leíamos en una placa que el príncipe inauguró el final dela reconstrucción el 21 de julio de 1999. A esas horas de ese sábado, tal realeza debía estar pensando enotros menesteres, al lado del ínclito Rouco Varela, el cual mojaba con agua del Jordán a su Leonor detodos los Santos.La edificación nos mostró sus entrañas y se encarnó en una voz masculina que, en primera persona, nosnarró su historia en un audiovisual al uso. La atención del público se vio alterada por la expectación quecausó que una Biblia de aquí fuera usurpada y estuviera en manos de museos franceses. Ante tal rapiñaestalló la ira y varias voces se encomendaron al efecto “que vuelvan los legajos de Salamanca”. Prontoquizá sopesen la posibilidad de elevar quejas diplomáticas para que esta afrenta sea saldada y abrir así otrapolémica más.Quién lo diría que acabamos un GR y una etapa en un monasterio de monjas y ahora reemprendemos lamarcha y un nuevo GR con esta visita a un antiguo monasterio benedictino. Su situación, sus vistas al masMediterráneo y las vistas de El Port de la Selva era un placer para los sentidos. Las tonalidades del cieloplomizo cuando deja de llover se abrieron y, a medida que bajábamos por el GR 11, el paisaje nosregalaba a la vista la luz invernal que presenta los colores tal como son, con ese pueblo de casas blancas alfondo y con los recortes y las formas variadas que el mar y la costa se han encargado de labrar a lo largode los siglos. Es la costa más brava en un paisaje libre de visitantes, con casas cerradas al lado de otras queeran abiertas por propietarios con coches de lujo.La bajada significaba dejar atrás aquel gran edificioque en su día estuvo rodeado por bancales llenosde viñedos, con alguna tumba antigua a un ladomientras Selva de Mar parecía un pueblo de marpero ya en el interior. En realidad antes fue elnúcleo principal de los pescadores que iban apescar a las playas a donde ahora estábamos.La playa de El Port de la Selva sirvió para unir elGR11 y el 92 y para enfrentarnos con las dudas dela hora, con los planes de quienes deberían volverantes, con posibles propuestas andarinas y conquien hoy no fue nuestro aliado: el tiempo. Estasituación suscitó algunos tintineos de sables y unacierta imagen de indecisión. No soplaba latramontana pero tampoco era echar leña al fuegopor una situación que en diez años no se habíadado nunca. La etapa se redujo a cinco kilómetrosgracias a que las nubes nos lo permitieron, cosa quehabría que agradecerles. No obstante, hubotambién cabezas pensantes que echaban de menosel orden y las directrices de una voz de mando parasaber qué hacer. En diez años tal rectitud no hahecho falta, si bien pronto habrá propuestas quevayan más allá del movimiento asambleario, perotodo dentro del buen talante de quienes vamos a disfrutar sin ser demasiado dirigidos.Para justificar cómo probar el auténtico GR92 y buscar un sitio para descargar las mochilas, las botas y lasbolsas de comida y bebida, nos esperaba un tramo de este sendero que se dirigía al Cap de Creus. Buenaidea si no fuera por las gotas (no del Jordán) que nos hicieron retroceder y buscar refugio. En esasestábamos cuando por primera vez en diez años nos sentimos reconfortados con la compañía desenderistas de Ripollet y alrededores que recorrían el GR 11. Eran muchos, venían protegidos de la lluvia
    • 48con el atuendo adecuado y se dirigían a Sant Pere de Rodes y Llançà. Pero algunos nos confundieron congente de su grupo y se refugiaron donde ya estábamos nosotros. ¿Dónde?Nunca hasta hoy tanta gente debió permanecer a las puertas de las dependencias de la Policía Municipalde este pueblo. Parecíamos hacer cola para entrar en el cuartelillo. Y no era porque allí decía que atendíanurgencias las 24 horas, estábamos enfrente del bar “Sol i Sombra” pero a la sombra de las entradasmunicipales, sin haber pasado a ver cómo se está a la sombra de las rejas. Nadie apareció por allí y menoslos uniformados del pueblo. Sólo había personas, botas y condumios diversos. Pasamos del restaurante defin de GR en Vallbona de les Monges a estar comiendo con nuestras posaderas ocupando baldosasmunicipales. Personas adaptadas al medio.La vuelta fue somnolienta, quizá debido al sopor de tan buenos vinos y al calor del interior del autocar,que no debido a cansancios externos. Nunca hasta hoy la bajada en el punto de salida suscitó frases comolas que se oyeron: “Me encuentro como si no hubiera hecho nada”, “Mi plan de entrenamiento navideñome ha funcionado: hoy no noto agujetas” o “Sólo tengo dolores en el cuello por las posturas en elautocar”.Hacer hicimos lo que pudimos. Sirva como consuelo final esa frase dicha por un gran himalayista y quefigura en el monumento que hace poco le pusieron a Edmund Hillary en el pueblo se Sant Joan Fumat (allado de La Seu d’Urgell”):“ Hi ha poca virtut en una victòria fàcil”Terrassa, 15 de enero de 2006Etapa 1 bis, de Llançà a CadaquésLa luminosidad invernal desde el parque natural del Cap de CreusGRmanos y GRmanas, encontra de los tópicos dealgunos dichos populares, enesta ocasión segundas partessí han sido buenas.Las condiciones meteoro-lógicas fueron favorables ypermitieron no sólo acabar laprimera etapa, tambiéndisfrutar del agua (no de lalluvia), de la auténtica costabrava y de la luminosidadpropia de esos días invernalesen que el sol coloca a cadacolor en su lugar natural.Las iniciales suspicacias entorno al tiempo fueronmotivo de comentario a lolargo de trayecto, un viaje quediscurrió por ese camino hacia el norte que tantas veces repetiremos, una vía abierta a tantos pueblos, atantos productos y a tanto comercio sin boicots ocasionales. El traslado hacia Llançà fue el principio dealgunas conversaciones en medio de la propensión al sueño, una primera toma de contacto con quien terodea y hace un mes no has visto. No obstante, siempre hay quienes empiezan el camino con tantasenergías que ya se atreven con temas sensibles, hacen un primer arreglo del mundo y hasta hablan delpróximo carnaval. Hubo algún momento en que, mientras un reducido sector negociaba sobre disfracesescatológicos, otro sector se refería a las últimas producciones intelectuales de esas tres mentesprivilegiadas del partido conservador, dirigidas por el sabio de Georghtawn. Pura coincidencia en eltiempo de ambas conversaciones o una mala pasada del inconsciente más consciente.
    • 49Llançà estaba seco con el mar al fondo. El pueblo, aún dormido, paseaba su soledad matinal, acrecentadapor tantas viviendas cerradas, tanta arquitectura fantasma que ocupa un lugar en el espacio costero pararevivir cada verano y cerrarse hasta el siguiente. Y, al fondo, el mar.En primer plano, calentamiento general. Sí. En la playa, al fondo se divisaban tres personas ataviadas contrajes de neopreno que, a primera hora de la mañana, ya ponían a punto su musculatura. Llamaban laatención sus movimientos, tanto que los aspavientos que se les veían hubo quien los asoció consimulacros de sardanas antes de lanzarse al agua. Quien decía esto era un especialista en suscitarcalentamientos, pero de otra clase. También alguien dejó caer una iniciativa a tener en cuenta: laposibilidad de efectuar alguna tabla gimnástica breve nada más bajar del autocar. Todos juntos, cualorientales, estirando y tonificando músculos y mentes antes de entrar en acción. El espectáculo estaríaservido. Gratis.La primera línea de la costa en invierno no la forman ni los apartamentos ni los yates ni las tumbonas. Lasolas, la tramontana y las mareas trasladan a esa arena y piedras negras los restos naturales y artificiales quenunca debieron ir al agua. Pero ella, amable, nos los devuelve como si fuera un gesto más para afearnosnuestra conducta: botellas de plástico, maderas, papeles, trozos de hormigón que no respetan ninguna leyde costas, felizmente arrancados por el temporal, algunas tumbonas y barcas despanzurradas como sifueran restos veraniegos ya inservibles. También la playa muestra objetos más cotidianos, toallasolvidadas, restos orgánicos de amores ya caducados, papeleras aún llenas de lo que queda de placeres yaconsumidos. Y, siempre, cerca o al fondo, el mar. El camino de Ronda te acerca a verlo, a saborear suespuma, a oler el salitre, a que tus oídos se llenen del continuo batir de las olas, de ese ronroneo seguido ycontinuo que ha recortado las rocas más blandas y que, con su furia de mar bravío, enseña el dibujo de suobra maestra aún inacabada.Y también el viento, ahora que quieren adornar el paisaje de esta zona con algunos molinos eólicos. Unviento –dicen- con efectos secundarios en las mentes de los lugareños, aunque sus efectos primarios sepodían notar de manera suave. Es la costa en invierno, son las playas vírgenes porque son así, sin duchasque funcionen, sin tractores que limpien, sin olor a bronceado ni a fritangas, sin los símbolos delplacentero asueto estival.Tanto paisaje invitaba a buscar un rincón para la pitanza. Cómo no, debía ser en una cala noacondicionada para la postal bucólica: tenía una barca pero estaba sucia y de al revés; la playa, con restosvariados y el servicio de comidas y bebidas era el que salía de cada mochila. Bien colocados aprovechandoel desnivel orográfico, había diferentes alturas corporales, bien estratificadas. Los problemas venían a lahora de hacer circular los caldos en bota. Porque esta vez eran tres: de chorro, de chorrito y de chorrazorespectivamente. A pesar de la ley de la gravedad, subían y bajaban bien los desniveles y asentaban loscondumios con sus digestivos líquidos. Hubo fotos en todas direcciones, el evento era único y se prestabaa ser guardado en formato digital.Desde aquí a Port de la Selva, pasando por un camino que bordeaba el mar y te obligaba a estar atento, nosiendo que una metedura de pata te condujera al abismo marino. Este pueblo, también adormilado por lahibernación, obligó a tensar la musculatura porque se avecinaban suaves subidas y bajadas que nosconducirían a una sostenida ascensión final. El cementerio nos despidió (“qué solos se quedan losmuertos”, dijo el poeta) y, a partir de aquí, las vistas se ampliaban a medida que las fuerzas empujaban alos cuerpos hasta arriba. No hubo problemas porque la llegada al alto devolvía la amplitud del paisajerecortado de la costa por un lado y, por el otro, los atisbos del principio del término municipal deCadaqués. Estábamos en el término medio, con sed y con las vejigas que pedían a gritos ser aliviadas. Y,en estos casos, también hay gente sabia que da lecciones gratis. Nuestro lobo de mar aconsejaba que, ensituaciones así, cuando alguien iba a efectuar una micción, lo hiciera siempre a sotavento, nunca abarlovento. Atestiguaba que así se lo enseñaban a los grumetes en sus primeras lecciones acerca del mar.El trayecto hacia el pueblo de Dalí estuvo salpicado de continuas lecciones históricas. Hubo quienesdemostraron su amplitud cultural y derrocharon conocimientos a diestro y siniestro, auténticasdisertaciones sobre tantos búnkeres de la segunda guerra mundial, prevenciones franquistas ante posiblesamenazas aliadas, la defensa patria ante supuestos enemigos que llegarían por mar. También el territorioenseñaba los restos de tantos bancales de viñedos arrasados años a por la filoxera, un camino a Cadaquésperfecto, con piedras encajadas tan bien que aún seguía siendo una obra maestra de la ingeniería popular.Allá arriba, majestuoso, el monasterio de Sant Pere de Rodes. Más arriba aún, los restos de un castillo. Ala derecha, los volúmenes geométricos de una antigua base militar encima de Cadaqués y, siempre,
    • 50siempre, el azul del mar como relajante compañía. No, aún nadie le ha puesto al agua marina el letrero de“privado”, como tantos que salpicaban el camino.Era un placer andar por una senda tan bien hecha, como si fueran dos líneas tendidas que, si las seguías,te conducían a ese horizonte que se representaba en un pueblo blanco, con una iglesia, museos, artistas yesa imagen que aún se alimenta de glorias pictóricas pasadas. A los lados, la vegetación mediterránea queaún aguanta, impertérrita, los vientos de la zona y tantos incendios como ha habido. Pronto, Port Lligat yCadaqués. Hubo que renunciar a ver la conocida imagen de la casa de Dalí pero no se perdonó laceremonia de la comida. Antes, la playa en la fachada más conocida de este pueblo. La arena, el aguasalada, el paseo y el deleite de breves pero intensos momentos que no se pagan con dinero.Detrás nuestro había un edificio que, cómo no, debía ser centro de acogida y de comida. Su fachadadejaba leer un enorme letrero que bien podía hacer honor a GRMANIA: “Societat L’Amistat”. Y allí, enel bar El Casino, el grupo fue muy bien acogido y mejor servido por personas latinoamericanas. Un sitiopara recordar, pues no es fácil estar tan bien cuando se está bien y, encima, con ese cuadro natural que locompone el mar, las rocas, la playa, la luz, el sol y algún barco al fondo (pero todo con una buena cervezaen la mano).Acabado el ágape, el bienestar posterior provocó originalidades. Por ejemplo, algunos ya sugerían lo derebautizarse como “GR y Manías” y, otros, más prácticos, ya pensaban en la próxima etapa por tierrastarragoninas con calçotada incluida. De esto se habló y se concretó antes de iniciar la vuelta a los orígenes.Propuesta aprobada, con lista de asistencia incluida.Ya en marcha, en algunos tramos del camino hubo quien animó el trayecto con sus habitualesintervenciones, muy celebradas entre parte del sector femenino. Alguien hablaba del calor de lacalefacción del autocar, aunque al lado de su asiento llevaba a quien en cada etapa se consagra comocalentador oficial (bautizado en secreto por un notable del grupo como: “el que las pone...”). Debe estarpreparando sus intervenciones del día de la calçotada: ¡qué dirá ante tan lascivo manjar!.El paisaje de retorno dejaba ver al fondo las cimas pirenaicas llenas de nieve. Montañas que bien pudieranser un homenaje personal al recuerdo de uno de los más grandes alpinistas, desaparecido la semanapasada en el Makalu, el francés Jean Christophe Lafaille. En su homenaje, he aquí la frase que figura hoyen su web oficial: “La vie à ses raisons que la raison ignore...”Terrassa, 12 de febrero de 2006Etapa 2, de Cadaqués a RosesTerrassa, 11 de març de 2006Etapa 3, de Roses a El CortaletPor el remanso natural de la histórica bahía de RosesGRmanos y GRmanas, “Yo soy yo y mis circunstancias”, he ahí la cita orteguiana que justifica el continuobaile de cifras de asistencia a la última etapa, un problema con el que tuvo que lidiar nuestro jefe depersonal, a quien felicitmos en el día de Sant Jordi. Del máximo posible se pasó a la habitual estabilidad.Las circunstancias personales y familiares hicieron que la horquilla numérica de desbocara en un principiopara serenarse y aposentarse, y así evitar el vivir al borde de un ataque de nervios de quien se cuida de
    • 51estos menesteres. Un saludo a las nuevas incorporaciones y un mensaje de ánimo a quienes porproblemas de enfermedades o de compromisos diversos no pudieron asistir.En diversos mentideros se sugería estabilidad de cifras, no aumentar la lista de interinos, sustitutos ynúmeros cero de esta larga enumeración de fieles de GRMANIA. Incluso un miembro propuso que quienquiera pertenecer a esta logia andarina deba esperar hasta el “cambio generacional”; dicho en Románpaladino, cuando nos retiremos los y las personas actuales. Dejamos para la broma otra idea máscontundente de otro Grmano sobre cómo mermar al sector masculino del grupo y facilitarle a cadamiembro saliente su nueva tarjeta de “Bienvenido al club de la petanca”. Lo sugería, más que nada, poraumentar el sector femenino del grupo. Otra sugerencia, ésta más funcional, es que por culpa de la culturanos hemos quedado sin el habitual aparcamiento. El edificio de la supuesta nueva biblioteca del distrito deLa Maurina ha provocado la búsqueda de suelo libre (aún no urbanizable) para estacionar los carruajesmecánicos a tan temprana hora. Aunque alguien ya ha sugerido una propuesta, se abre la plica delconcurso de ideas de cara a la próxima temporada.Un día previo al 23 de abril en el que estrenamos nuevo autocar de 40 plazas, observamos la habitualtercera edad tan excursionista y nos sentimos halagados por esas marquesinas publicitarias tanprimaverales, en las que se observan féminas de la primera edad que enseñan los efectos de tantasmilagrosas cremas en sus zonas más nobles. Piel más joven para más tiempo o piel de naranja más pulida.También se ve algún hombre mostrándose no en paños menores y hasta niños de uso publicitario. Habráque confiar en sus consejos. O no.No cabe duda de que en día tan señalado como el de la etapa, previo a Sant Jordi, hubo quienesrecordaron y añoraron el detalle institucional de regalar una rosa y un libro entre GRMANIA. Mentes conansias de cultura creyeron que volverían a recibir otro regalo y se consolaron con sugerir que el detalle delaño pasado quede ya como anual tradición. Habrá que nombrar una nueva comisión al efecto.Menos mal que aún debe durar El Quijote del año pasado. Tal libro fue traducido en pedaladas y sudorespor algunos GRmanos que pasearon su nivel físico por las Lagunas de Ruidera y los Campos de Criptana,doscientos kilómetros sin atender los movimientos de los viejos gigantes (molinos de viento) aunque sí serindieron a prestar su imagen a la personificación de Don Quijote y Sancho con sus dos resplandecientesrostros. Observadores díscolos se fijaron en las piernas de ambos individuos que asomaban por debajo.Esta foto, sin embargo, se completó con la otra imagen vacacional, otras caras de un viaje a los Picos deEuropa en el que tres modelos se retratan en un excelente contrapicado, casi sacados de los archivos deuna agencia de modelos en altura.La bahía de Roses nos recibió con su habitual fortificación romana a la izquierda (La Ciudadela) y con laVenecia catalana a la derecha. La Venecia o una más de tantas Marbellas como deben haber aún. Porqueen Empuriabrava, por haber debe existir materia para varios peinados fiscales a fondo. Dejemos a lasmafias de los canales artificiales porque el día amanecía en la histórica bahía con una tenue luz, conextranjeros deportistas, paseantes varios y canes necesitados de paseos obligados.Pronto este mar por donde tantas civilizaciones dicen haber entrado lo cambiamos por el espacio natural,con canales de los de verdad. Los aledaños del Parque natural dels Aiguamolls de l’Empordà aúnaguantan las embestidas de grúas y similares. Allí, en esta zona pantanosa con marismas y canales, aún tepuedes situar en caminos cuya vegetación oculta las barbaridades del ladrillo costero y te sumerge en unremanso natural único. Caminos llanos y amplios bordeados por sombras arbóreas, por cañizales que semecen por el viento y con los sonidos de tantos pájaros de los de verdad. Son los encargados deamenizarnos el paso con ese hilo musical natural. Ellos le ponen sonidos a la primavera, en medio decampos de cereales, tierras labradas que esperan el maíz (¿transgénico?), pequeñas carreteras locales queaparecen sin verse antes, árboles frutales aún en flor, labradores con enormes tractores y las habitualesgranjas porcinas que reconocemos a distancia por sus peculiares aromas.La situación nuestra dentro del terreno agrícola de la zona provocaba un curioso efecto óptico a medidaque avanzábamos hacia el destino final si uno se fijaba en el punto de partida, en la zona del mar y en elsemicírculo que se trazaba mientras avanzábamos. Era avanzar para casi retroceder, alejarse del mar paraacercarse, todo entre unas lejanas montañas a la espalda y ese mar que se entreveía al fondo. Y, en medio,el remanso natural, esos carteles que repetían que estábamos en una reserva natural de caza y pesca. Queno sea por denominaciones también aquí: parque natural, reserva integral, reserva natural, paraje naturalde interés nacional. ¿Cómo distinguir tantos matices semánticos?
    • 52Mucho verde, tanto que a la hora del desayuno nos situamos después de pasar un puente artificial demadera, en una curva del camino donde los primeros se habían alineado por imperativo de unas maderascolocadas en forma de L, con el habitual movimiento de mandíbulas y botas. Parecía uno de esosrincones creados en una zona de gran frondosidad para descansos, refrigerios o refriegas varias.El camino se dirigió hacia otro pueblo histórico, Castelló d’Empúries,, villa medieval que tiene la iglesia deSanta Maria, gótica, iglesia que algunos denominan “la catedral de l’Empordà” (recordad: Lois en Leóntiene “la catedral de la montaña”). Pero quienes nos recibieron fueron unos operarios que trabajaban enmedio de un intenso olor, al lado de una sala de despiece de aves del parque, de unos lavaderos públicosy, hablando de agua, junto a la calle Monturiol (¿el catalán del submarino?). Este pueblo sirvió paraaprovisionarse de parches y curar a una Grmana con problemas en los pies. Llamaban la atención unoscarteles distribuidos en forma de esquelas por el pueblo con el curioso título: “Què és la mort?”. Un pocomás allá, otro cartel que aludía a tarjetas con premio seguro hacia su destino preferido. ¿Se relacionaríanambos mensajes publicitarios?De salida, el río La Muga nos enseñó un puente de madera reciclado con asfalto encima y nos permitióseguir su curso por el camino natural de tal río. Unos abuelos nos guiaron mejor que el más exacto GPSpor dónde debíamos ir y tantas modernas carreteras confirmaron su efecto frontera (a vecesdesorientadora) para quienes aún se atreven a ir a pie siguiendo marcas. En esta zona, ya cercana al fin dela etapa, había viejas masías abandonadas, campos de trigo adornados por las encarnadas amapolas, tressubsaharianos encaramados a una plataforma elevadora para podar árboles altos y un nativo que lesimpartía órdenes o instrucciones de uso. A lo lejos aún se veía el cemento playero mientras nosacercábamos a la valla que controlaba el paso de vehículos a la zona de interpretación del parque natural.El oasis de la cultura en plafones que te descubre qué ves donde estás, es la puerta de entrada a un espaciode 4.703 hectáreas, de las cuales 825 son reserva integral estrictamente protegida. El remanso natural tanprotegido nos ofreció sombra y las habituales aves que caracterizan al parque y que no habían marchadoaún, parecían ser de uso turístico. Las cigüeñas cumplieron bien su papel y también algunos patos (no, noeran a la naranja como algún gastrónomo dijo allí entre bromas) que trazaban algunas salidas en una de laspequeñas lagunas. También alguien sacó el tema de la gripe aviaria y, no es que estornudara, pero parecíaque buscaba microbios sospechosos. La cigüeña blanca, el flamenco común, el colimbo del ártico, elmartinete común, el cormorán grande, la garza imperial, la garza real, la garceta común, el ánade azulón, eláguila pescadora, el cernícalo vulgar. Otros nombres: la gaviota reidora, el chorlitejo patinegro, la curruca
    • 53cabecinegra, el pájaro moscón, el martín pescador, el petirrojo, y así hasta más de cincuenta pájaros, 60mariposas diferentes y mucho género Homo con artilugios digitales.Después de los 21 kilómetros andados, el yantar se alargó por el afán de búsqueda y descubrimiento denuevos lugares. El objetivo cervecero era un restaurante de Riudellots de la Selva que no se dignó aacogernos porque allí no se despachaba más que su comida. Con más vista comercial, el otro restauranteabierto de ese polígono industrial nos sirvió las habituales bebidas. Hubo, como en los toros, el tendidode sol y el de sombra. Quienes se refugiaron dentro protegieron su tez del bronceado. No así los delexterior, aunque unos y otros dieron buena cuenta de sus condumios. Bien bebidos y comidos,observamos las reivindicaciones de una zona que se opone a la línea de Muy Alta tensión (MAT). Elpoderoso caballero del dragón, si la leyenda hoy fuera realidad, se supone que se enteraría que, si vinierapor la zona, debería lidiar con lo que dicen ser su actual amenaza, aunque nadie renuncie a más bienestardel que necesitamos. Muchas casas lucían la típica bandera del día, decorada en medio con elarchiconocido asno catalán que le daba una coz a una medio rota torre de alta tensión, nombrada comoMAT.Los caminos te enseñan otras realidades. Don Quijote y Sancho son un buen ejemplo. Por ello nos puedeservir como despedida esa frase que una marca de zapatos usa para sus anuncios. Se la atribuye aR.L.Stevenson:“No pido otra cosa: el cielo sobre mí y el caminar bajo mis pies”Terrassa, 23 de abril de 2006Etapa 4, de El Cortalet a Torroella de MontgríTerrassa, 20 de maig de 2006Etapa 5 , de Torroella de Montgrí a Cala MongóEl impacto en la vista y en los tobillos del macizo del MontgríGRmanos y GRmanas, la pareja brasileña de la tercera edad que permanecía en la parada del autobús nosalía de su asombro cuando su tranquila espera se vio turbada por un apelotonamiento grupal y por losnerviosos paseos de quien controla el servicio de autobús. El viaje de cierre de temporada podía versealterado por una confusión de vehículo, hecho que provocaría supuestas personas sobrantes, o sea, sinespacio legal para asentar sus reales posaderas. El error en el cambio de uno de 37 por el presente de 30plazas se vio recompensado por esas hadas que ayudan en estas tareas. Es la ley de Murphi pero ensentido positivo (una utopía, vaya).Las bajas de ultimísima hora, algunas sin la correspondiente justificación verbal hecha con antelación yotra por despiste de fechas, propiciaron que no hubiera que acudir a otras estrategias para salvar lapapeleta y evitar una trifulca oral de altos decibelios. Los abuelos brasileños notaron luego la habitual
    • 54tranquilidad en GRMANIA y pudieron esperar a su autobús para, según ellos, ir a Andorra con el sosiegonecesario para elegir el Sombrero de Copas adecuado.Al parecer, las últimas cifras de los viajes confirman cierta estabilidad en torno a 30 plazas. También escierto que nos gustaría traspasar esta horquilla con la grata compañía de personas que convalecen dearreglos de bisagras varias, ajustes óseos diversos y otras operaciones de “chapa y pintura” para pasar laITV necesaria que les permita acudir a las etapas de GR sin los ya normales chirridos propios de la edad .Sus experiencias en estos menesteres nos servirán a quienes, tarde o temprano, acabaremos en parecidos“talleres”. Deseamos su pronta recuperación.Además, entre las gratas sorpresas de este escribiente, hoy domingo apareció una entre tanta acumulaciónde correos electrónicos. Era la grata fotografía de una nueva GRMANA, Eva García Arnau. Un anhelo denuestro destacado responsable de salidas especiales que este verano se hará realidad. Esperamos quepronto también sea colmada la espera de otra persona del grupo y también conozcamos a la segunda niña,ambas se supone que continuadoras del actual espíritu GRMANO.El último viaje de la temporada a tierras de l’Empordà partió hacia su destino por la vía habitual con laintención de hacer la etapa en sentido contrario, todo por el bien de la higiene colectiva y para facilitar elenjuague de los sudores y otros efluvios corporales en una de las calas típicas de tan brava costa. Unrecorrido que puso a prueba los actos reflejos del pie para sortear tantas piedras como había y proteger lostobillos de torceduras, esguinces y posteriores bajas laborales. Realmente fue casi un trabajo de la nueva“nanotecnología” cuando cada paso significaba buscar instintivamente los centímetros justos para ponerel pie, o pisar la piedra por el reborde justo, o calibrar si ésta se mueve o no, o bien calcular si ese desgastebrillante debido a tantas pisadas anteriores no provocaría un corrimiento descendente de la zapatilla quete haría zozobrar y sentir el temible “crac-crac” de la lesión de rigor. Pero no. Nadie incumplió lo que ledictaba su experiencia andarina y los tobillos salieron reforzados de la prueba de caminar por el Montgrí.Girona, Celrà, la carretera en dirección a La Bisbal, más allá a la derecha el castillo de Púbol, entornodaliniano donde está enterrada su amada Gala Dalí (se supone que ya sin amantes) y giro a la izquierdapara entrar en los diez kilómetros de carretera local que nos dejarían en Torroella de Montgrí. Un paisajeque ya nos enseñaba en lontananza el perfil del macizo, coronado por la silueta de un castillo que, amedida que nos acercábamos, se definía más como tal y como destino ascendente inicial de la etapa.Mientras, los campos del Baix Empordà mostraban las incipientes cabezas helicoidales de los girasolessubvencionados, las hileras de árboles frutales a cada lado, las redes protectoras contra el pedrisco y, másallá a la izquierda, otro más moderno color verde acorde con los nuevos usos del suelo agrícola. Unpequeño campo de golf enseñaba su tonalidad verdosa tratada para la ocasión, con suaves subidas ybajadas y aún sin jugadores.Torroella ded Montgrí, capitalde la comarca, situada a lasombra del macizo que le da elapellido, con una iglesia queacoge cada año su afamadofestival internacional de músicaestival, con las aguas finales delTer antes de su desembocadura,el museo de Can Quintana, elconvento de los Agustinos,desde esta población partimoshacia el castillo. Y allí, al lado deun restaurante que se auto-anunciaba como experto encocina de temporada y delterritorio, apareció unmadrugador intercultural, concamiseta chillona que daba vidaa su negra piel, que se refugiabaante la caída de agua del piso superior de aquella casa. Un toque extraterritorial para habitantes ya de aquí,muy a pesar de esos peperos que les ven como globales delincuentes, aunque sean aquellos lospromotores de tierras míticas y de marbellas varias.
    • 55La ascensión al castillo fue tranquila para todos excepto para los primeros de la fila y para una figuraatlética que apareció al final y despareció en un momento. Según alegó el sujeto que subía corriendo, seestaba preparando para las cien millas del Himalaya, en octubre próximo. Nosotros, mientras, yaadmirábamos desde los 315 metros de altura sobre el nivel de aquel mar de al lado un castillo muy bienrestaurado en 1988, construido por el rey Jaime II entre 1294 y 1301, de planta cuadrangular con cuatrotorres, de un estilo de transición entre el románico y el gótico. Los de más vértigo agradecimos lasmedidas de seguridad que facilitaban la subida y la contemplación de los límites entre el Baix i l’AltEmpordà.Un extenso territorio donde imperaba a sus anchas la familia Torroella en el siglo XI, con los privilegiosque os suponéis. Una población que tuvo su apogeo en el siglo XIV, cuando fue el principal centro del’Empordà y descanso de los reyes. Nuestra ascensión nos permitió admirar las dos vertientes del macizodel Montgrí. Parcelas de terreno que conforman continuas cuadrículas de los colores ya amarillentos delcereal con el verde de los frutales, girasoles y encharcados arrozales. Siguiendo el curso del Ter se observasu desembocadura en la playa de l’Estartit, cerca de donde un Grmano hoy ausente se asienta en verano,descansa de su continua actividad teatral y se disfraza de lobo de mar con barca (que no cayuco) paradescubrir los paisajes de las islas Medes, donde tantas inmersiones submarinas hizo en sus tiemposjóvenes.Al abrigo del castillo, el almuerzo gozó de buenas vistas y mejores botas hacia estos grandes espacios, conlos límites de la playa que marca el cap de Begur al fondo y, cerca, las puntas de las Medes en un entornode un parque natural submarino de alto valor ecológico. El descenso puso a prueba los tobillos, los cualesno pararon de ser sometidos a las presiones propias de las piedras que conforman esa costa brava tanadmirada.La bajada fue por los restos de un bosque no se sabe cuántas veces quemado, con una supuesta caseta deobservación que debe hacerlo ella sola (no se veían observadores humanos en su interior) y unpronunciado descenso hasta el área recreativa llamada Caseta de Dunes. Un espacio para abrevar de lafuente pública, con arena y sedimentos dejados por los ríos Muga y Fluvià, los cuales fueron asentados yfijados en el siglo XIX con los pinos que nos daban sombra. Cerca, la iglesia de Santa Caterina.Ya en superficie plana, el viaje discurría hacia el destino final por la llamada “Ruta del Vent”, un caminocompartido por la susodicha ruta y por el GR 92. Las vistas se veían salpicadas por el mar y por variosbunkers de la época guerrera, aquella que dio paso a las conquistas turísticas posteriores. Ahora aquelloscamuflados puntos de defensa se ven muy superados por los vistosos atentados al medio ambiente,símbolos del culto al turismo desmesurado, la especulación y la fiebre de tener una segunda residenciacomo patrimonio casi indispensable, aunque los grandes espacios naturales se vean desdibujados por tantaartificialidad de tan mal gusto para ser ocupados veinte días al año.Ya cerca del final, poco a poco laruta nos acercaba a losacantilados verticales de estacosta, el olor a agua de mar nosembargaba mientras todo eravigilar dónde ponías el pie,tensabas los tendones y ajustabaslas pisadas. Íbamos por uncamino de Ronda, esos que giranlas calas, las muestran desdearriba, te hacen rodear losacantilados, ascender ydescender mientras algunoscuerpos empiezan a tostarse alsol, cubiertos o no con esas tirasestivales que, algunas, su preciose dispara en proporción inversaal tamaño del textil.Nosotros nos descuidamos lostangas y tuvimos que presumir de modelos varios que introdujimos en las aguas frías de Cala Montgó, unplacer para las posibles agujetas de las piernas, un gozo para las varices y para las plantas de los pies. La
    • 56ocupación de la playa por parte de GRMANIA parecía un campamento de la antigua OJE o SecciónFemenina, con las mochilas en el centro y los cuerpos al sol a los lados. La mayoría bañados por fuera,una minoría sólo por dentro en el chiringuito de al lado y una selección por dentro y por fuera, todospartimos hacia nuestros orígenes, es decir, al punto de salida en Torroella de Montgrí, a la búsqueda de unbar con precios populares.Después de la tranquila comida en una terraza con vistas al castillo de Montgrí, degustación de jarras y denísperos y cerezas de producción propia, la partida hacia Terrassa no permitió estirar las sesteantespiernas con una rápida subida y bajada al susodicho montículo. Sí se comprobó, en cambio, algún mareode alguna Grmana docta en las artes del baño a grandes profundidades protegida por neoprenos decalidad superior. A pelo, los baños cambian y las temperaturas también. Detrás de ella, en el autocarpudimos apreciar cómo otra persona era venteada muy cuidadosamente con una toalla para alivio de otroconato de mareo. Al final, ambas llegaron recuperadas y, quienes soñaron en sus asientos con Morfeo,también. En el fondo, los sueños, sueños son (que diría quien lo pronunció hace siglos).Final de curso escolar andarín y principio de la planificación del tradicional viaje veraniego. Qué mejorque acudir al escritor Italo Calvinho para que ideas ajenas alimenten ignorancias propias:“Vete de viaje, explora todas las costas y busca esa ciudad. Después vuelve a decirme si misueño responde a la verdad”, le dice el emperador Kubblai Khan a Marco Polo en el libro de ItaloCalvinho “Las ciudades invisibles”.Terrassa, 4 de junio de 2006Última etapa de la temporada 05-06Mayoritaria participación en la tradicional comida de hermandadGRmanos y GRmanas, no había urnas allí pero sí se dio una asistencia mayoritaria de personas que secongregaron en torno a dos grandes paelleras, en las que “las papeletas” allí introducidas eran condumiosvariados del género animal y vegetal.En el fondo, se trataba de decir que sí se acababa la temporada 2005-2006, que sí seguía adelanteGRMANIA después de diez años, que sí era importante caminar y compartir y que sí estaban excelentesel arroz, los aperitivos, bebidas, postres y otras ingestas que por allí se pasearon.No, esta vez no fue necesaria una puntualidad absoluta, no había que llevar mochila aunque sí losingredientes necesarios, no esperaba el autobús y no era en la chimenea donde se encontraba el punto departida.El perfil del recorrido no necesitaba GPS ni los exactos cálculos de quien sabe tanto de esto y que fuecondecorado por ello. Tampoco tuvo que intervenir el diplomado en orientación para llegar al lugar deconcentración. Desde Terrassa la etapa atravesó la riera de Gaià, dejó a un lado la fábrica Sony para, en unquiebro a la derecha y, luego, giro a la izquierda (a dónde sino), volver a la derecha, ligera subida asfáltica,entrada a las primeras casas de Viladecavalls, fuerte rampa a la derecha siguiendo las señales de laurbanización “La Planassa”, giro de nuevo a la izquierda con el cementerio enfrente, fuerte descenso y, yaal final y a la derecha, el nuevo entorno daría paso al principio del acto social.Nuestros Grmanos residentes en la zona hace tiempo que se habían fijado en los locales de la asociaciónde vecinos para que éstos acogieran a tan distinguidos comensales concelebrantes de una eucaristía tanmultitudinaria. Las instalaciones, excelentes, aptas para la disposición de las dos filas de mesas necesariaspara el ágape.El momento no se prestó al desgaste de fuerzas ni tampoco de las pistas deportivas de al lado. No hubotentaciones a bajar al ruedo futbolístico, ni siquiera para disputar ese tópico partido después de lospostres, con enfrentamiento entre solteros y casados, solteras y casadas, divorciados y divorciadas, ycualquier otra variante ya normalizada del género humano que aquí no figure.Quienes llegaron en primer lugar observaron las neveras llenas de vinos espumosos rosados traídos parala ocasión de la ya tradicional bodega del Baix Penedès. Pertenecían a un laureado diplomado humorísticoque nunca se olvida de mojarnos el gaznate con ese buen vino. El tintineo de las botellas dio paso a laprogresiva incorporación de bolsas y más bolsas, herramientas, garrafas, palas, paelleras, cajas y otrosingredientes necesarios para que los delantales pudieran iniciar la faena.
    • 57Después del ejercicio electoral de muchas personas allí congregadas, tamaño desgaste mental dirimiendoentre el sí o el no o todo lo contrario debía ser recompensado con buenos aperitivos, excelente arroz einmejorables postres. Como, al parecer, tampoco se preveía una estampida inmediata después de lospostres, los gaznates trasegaron licores variados, combinaciones etílicos que bien pudieran habernoshecho gastar muchos puntos, si ya estuviéramos en julio y un chupete en manos de la especie “mossod’esquadra” nos hubiera hecho soplar.Los preparativos fueron inmediatos. Las mesas luego se vieron engalanadas con manteles, platos y otrautillería de plástico. Como de estética sólo no se vive, pronto aparecieron platos y más platos de muchosde esos productos que otras veces debemos llevar dentro de las mochilas, o en medio de esa estructura deun pan con una incisión en medio relleno de variados productos. No bocadillos y sí platillos, no botellinesy sí botellas.Tampoco uno podía conformarse sólo con los entrantes. Manos a la obra, orden y concierto. La habitualestructura de preparativos para el arroz puso todos los ingredientes a punto. Siempre pasa lo mismo: laexpectación suele girar en torno a quién corta la cebolla y qué tamaño tienen los trozos resultantes. Lasolución pasa por ese experto que, como responsable en riesgos laborales en su colegio, se presenta congafas protectoras de sol y consolida su experiencia con las cebollas con una precisión mejorable. Mientras,fuera, un grupo olfatea dónde colocar las paelleras. Zapadores de élite tiran cuerdas, se encaraman a unaescalera, suben muros, atan cuerdas a farolas y extienden una lona para proteger al arroz y a los cocinerosde una fuerte insolación. Luego, para que el viento no voltee ese paraguas ocasional, se dedican alejercicio de tiro de precisión de piedras y colocarlas en el centro del entoldado.Instalado todo, con mesa de apoyo para ingredientes, se pone en marcha un ejercicio de adivinación delrecorrido del sol en las próximas horas. Muchos ojos miran al astro rey, muchos conocimientos se ponenen marcha hasta que alguien acude al socorrido palo para dibujar una supuesta línea en la arena. Divisiónde opiniones hasta que nuestro experto en astros demuestra sus lecciones aprendidas y da por zanjado eltema, a pesar de que alguien dice que se mueve mejor por los astros nocturnos que por los diurnos.Siguiente paso. Cómo encender los fuegos para poner la operación de cocción en marcha. La ley denuestra ministra Elena Salgado ha hecho casi desaparecer la especie fumadora y, quienes antes aspirabancilindrines y otras teas y picaduras, ahora ya no se les ocurre ni por asomo saber dónde hay una cerilla. Detodas formas, también hubo algunos deportistas que, en esta comida, alardearon de aspirar humos debuenos vegueros, o presumir de un oloroso habano en el bolsillo de la camisa. Pero no, no salía el fuegodeseado. Momentos después, aunque estábamos cerca del bosque y debajo del cementerio, se pudoencender la llama salvadora.Los dos expertos cocineros quisieron ensayar una nueva metodología culinaria de la misma recetagastronómica. Llegaron al acuerdo de dividir las cocciones y dedicar una paellera para productos animales
    • 58y la otra para vegetales. No era por aquello de separación de carnívoros y herbívoros (perdón,vegetarianos) sino para probar nuevas formas, y qué mejor que en este momento, cuando uno de nuestroscocineros estrella no pudo acudir a la cita anual por estar inmerso en otras catas.Por el olor los conoceréis y, claro, no es lo mismo la fragancia de los frutos del mar y animales de tierraque las frituras de los vegetales. Después, la alquimia profesional hizo que se combinaran los sabores y losingredientes y se confirmara una vez más esa propiedad matemática que dice que el orden de ingredientesno altera el producto final. Excelente el resultado y excelente nota en los contenidos procedimentales. Elcalor, por otra parte, provocó el consabido clic de las latas de cerveza, las botellas que se vaciaban y losplatillos de aperitivos que se paseaban al alcance del mejor postor.El inexistente servicio de protocolo no pudo conseguir que la silla roja de cabecera de la mesa fueraocupada por quien, casualidades de la vida, venía con camisa encarnada en un día electoral. Quedó vacíaen toda la comida. Todo transcurrió con la normalidad habitual de un acto en el que prima la hermandad,el buen rollo y esos mensajes que suelen aparecer en los textos de tantos versos de nuestro rapsoda o entantos diplomas como se han dado. Bebidas de muchas clases ayudaban a ingerir la paella. Con el buenregusto del trabajo bien hecho, los postres demostraron que también siguen siendo un punto fuerte deGRMANIA. Tras las lujuriosas y sabrosas cerezas vino un postre especial preparado por nuestra expertaen delicatesems varias, cocas y otros postres a cargo de buenas cocineras, helados de gustos variosy…celebraciones y condecoraciones.Diez años han dado para mucho. Quienes lo podemos evaluar somos todos y todas, son los recuerdos, laweb y también esos inmejorables versos de nuestro estimado experto. Y, a quienes evaluaron como queprogresan muy adecuadamente, son esas siete personas condecoradas en público. No obstante, ya seempezaban a ver gestos de aspirantes a la distinción del año que viene. Otros, sin embargo, como ya estáncondecorados, echan de menos otros alicientes honoríficos y, aviso a navegantes, el año que viene sepondrá en marcha la COME (Comisión de Medallas), con la entrega de la Jarra de GRMANIA a quiendestaque por su heroicidad y servicio.Después, tras el encendido de algunos puros, el descorche de aguardientes varios y un veterano brandy decuarenta años de antigüedad, la distendida conversación fue variada mientras los cafés enervaban losánimos ya parlanchines debido a los brebajes etílicos.No pudieron faltar referencias a las elecciones y qué mejor que reproducir aquí las enseñanzas de dosdistinguidos y reflexivos GRmanos. Su lección política decía que votar a un partido político se parece acomprar un CD: lo compras porque te gustan algunas canciones pero otras no y, sin embargo, lo hascomprado entero (hubo que matizarles que con el e-mule esto ya no pasa).También hubo repaso a estivales destinos turísticos de GRMANIA: urbi et orbi. Cada año las huestesandarinas se extienden por más lugares: Brasil, China, Cuba, El Estado español (o como se llame), Italia,Portugal, etc.Y, en medio de tantos proyectos, tres laureados y distinguidos con un diploma se vieron sorprendidos porun incidente fortuito. Un agresivo can, al ser acariciado, montó en cólera y clavó sus dientes en la manode quien ostenta el diploma al esfuerzo constante. Inmediatamente el equipo médico, también condiplomas, entró en acción. La diplomada al mérito curativo y la diplomada de todo corazón demostraronque los títulos se dan por algo. A las pruebas nos remitimos. Eficacia probada que es confirmada con eltítulo de rigor.Poco a poco las personas fueron marchando con ese sabor de boca que deja el haber colaborado entretodos a crear ese ambiente que nos distingue y que se confirma en actos como éste. Un eminente ydistinguido deportista, y buen montañero, asistente a la comida por primera vez, comentó que habíaquedado maravillado del poder de convocatoria.Antes de acabar, agradecer a todas las personas la colaboración general, y en especial a los tres GRmanosvecinos del lugar de autos (María, Rafael y Fidel). Más que nada, comentarles que vayan reservando el sitiopara el año que viene.Desde aquí, desearos un buen verano y, en especial, a las personas lesionadas o convalecientes de algunaoperación.¡Salud!Terrassa, 18 de junio de 2006
    • 59Primera etapa de la temporada 06-07Etapa de Torroella de Montgrí a BegurPuesta a punto con turbulencias en el inicio de la temporada por el Baix EmpordàEl rodaje inicial de la nueva temporadaempezó con significativas novedades,propias de quienes cuidan cada vez más laconsolidación de un servicio de transportede cercanías. El habitual autobús, muyrodado por los ruidos y chirridos que nocubre la ya perdida insonorización de losbajos, fue testigo de los dos grupos (másuno individual en Mollet) que se formarona esas horas nocturnas en que los padresexcursionistas dejan la cama caliente a loshijos troneras que se incorporan al lechofamiliar. Ahí estábamos, subimos y, dondetodo parecía comodidad, se empezaron anotar suspicacias que esperemos no vayana mayores.El viaje motorizadoCual autobús de la tercera edad, en que las correrías de los abuelos por reservar el asiento habitual sonfrenéticas, así parece que podría ocurrir pronto si no se respetan los derechos de antigüedad. Algunaspersonas ya casi con el mismo asiento reservado de por vida vieron herida su sensibilidad al notar que yaestaba ocupado. Por eso tuvieron que acomodar sus reales posaderas en asientos no adaptados,ergonómicamente hablando, a su lindo culo. De la zona VIP pasaron a espacios traseros. Alguien yadiseñó la estrategia de subir también con el primer grupo y, así, seguir donde siempre.Y hubo quien se dejó llevar por la costumbre y, cuando montó en el segundo turno, quiso viajar cualpolizón que pretende pasar el Estrecho de Gibraltar camuflado en el motor de un camión. De momento,en este rodado carruaje a motor, la mochila no se puede guardar en el motor. Ya veremos más adelantequé pasa. La segunda parada, por otra parte, fue despedida por un ciclista que creía que éramos de a dosruedas que partían de Viladecavalls a Sitges. Se supone que se dejó llevar por el olfato de que arriba ibantambién los de BICIMANIA.El acomodo en el vehículo sirvió para un preocupante desplazamiento de los temas de conversación. Si,después de vacaciones, se suele hablar de éstas en primer lugar, esta vez predominaron las consultas envoz alta sobre achaques varios, disfunciones de miembros, pruebas de rodaje de extremidades en cartera,recuperaciones de convalecencias anteriores y ese nuevo dolor que te sorprende cada día cuando televantas y que ya te da que pensar. Incluso, para completar el retrato, desde atrás hubo quien se interesópor conocer a quién pertenecía esa nueva calva que veía en lontananza. En esencia, haberlas haylas y, enpotencia, cada temporada alguna más. No obstante, al acabar la etapa, alguien creyó reconocer la vitalidadde un miembro del grupo por lo que contaba, pero fue una desgraciada mala interpretación tal como secomprobará más adelante. En el fondo, son esos altibajos, esas turbulencias que preocupan pero que, demomento, aún se pueden corregir con presteza y apósitos y no suelen necesitar de aterrizajes forzososdirigidos por el facultativo de turno.El viaje a pieAtrás quedaba en la memoria Torroella de Montgrí y su castillo allá arriba. La dirección ahora era hacia laparte baja. El golf de esta población nos encajonaba entre este césped artificial, cual si fuera una esponjaque chupa muchos trasvases de agua, y el río Ter en su tramo final antes de entregarse al mar cercano unpoco más allá. El camino llano estaba adornado por esas mecedoras vegetales que son las cañas y porcampos de árboles frutales ya sin fruta. Algunos amantes de vegetales ajenos oteaban las superficiesarbóreas para tomar prestado ese manjar que sabe mejor cuando se coge con la mano, es gratis y lo cultivaotro. Higos, granadas y manzanas fueron el regalo para los más atrevidos. En otoño las orillas de loscaminos te agradecen tu paseo con estas dádivas vegetales.El Baix Empordà era la tierra de la puesta a punto de inicio de temporada. Del río Ter al río Daró, en unasuperficie plana que exige pasar por el pueblo de Gualta, donde se aprecia su molino de agua y, a la salida,
    • 60hubo que tensar los cuádriceps para ascender al lugar donde los bocadillos se compartieron con la vista delos promontorios del macizo de Montgrí y sus salientes en el mar, las islas Medes. El Turó de FontPasquala, con sus 92 metros, sació el apetito que se debió abrir por la suave ascensión desde los 15 metrosiniciales hasta esta cima.La atalaya con vistas al fondo ofreció una excelente perspectiva a lo lejos, una cierta diseminación delgrupo allí al lado y, más a la mano, bocadillos, magreos a la bota y otras lindezas comestibles dieron pasoa seguir en suave bajada hacia Fontanilles. Esta tierra, colonizada por tantas civilizaciones que entraronpor el cercano mar, ha pasado a ser idealizada por tantos burgueses e intelectuales que la han tomado yque han establecido comparaciones con la Provenza francesa o la Toscana italiana. Pero aquí, además depueblos con labradores y viejas casas en donde el cerebro produce libros después de largas tertulias muybien regadas, hay olor a purines, barro y trabajo. También masías fortificadas con torreones de vigilancia,escondidas entre la frondosidad de palmeras, olivos y demás vegetación mediterránea.En esta zona también se cultiva el arroz. Diferentes cosechadoras trabajaban en la recolección mientrasotros, senderistas ellos, tiraban de las ramas de las higueras, abrían granadas y olisqueaban otras frutillasde las que se desconocía su propietario. Con las manos pegajosas llegó Palau Sator. A un lado quedó laiglesia de Santa María. Nosotros, a lo nuestro. Las señales ayudaban a seguir con la esperanza de que elpróximo pueblo, Fontclara, hiciera honor a su nombre y nos regalara esa fuente para el lavado deextremidades superiores. No, el agua estaba en los canales de los arrozales y no era apta para otrosmenesteres.Ya se empezaba a notar que aquellas quejas sobre la salud se acrecentaban a medida que los kilómetrossituaban a cada uno en su lugar. Tampoco se puede pedir más al principio de temporada. Las puestas apunto no debían ser violentas. Poco a poco y a buen paso. O sea, vigilar siempre dónde se pone el pie.Algo que parece mecánico, un acto reflejo muy bien practicado que no lo es tanto. Meter la pata o tenermala pata está al alcance de cualquiera. O por no hablar de los tobillos y demás piezas de las extremidadesandantes que a veces olvidan su uso y provocan que lo que está arriba se arrastre por los suelos y todosnos solidaricemos con el papel del caminante caído, aunque el dolor real sólo lo siente sólo él.Pals enseñó su mejor cara, o sea, esa zona medieval de gran encanto, con El Pedró como un inmejorablelugar para mirar a lo lejos, con varios poyos preparados para el jubilado, el turista cansado o el GRmanoque ya piensa en cuándo acabará la etapa. Al lado de los asientos de piedra había una fuente, la oficina deturismo y las típicas tiendas de regalos nativos (made in China).Mientras los efluvios líquidos refrescaban y refrigeraban los cuerpos, otros aprovecharon para aliviarvejigas y ascender a un punto alto en el que ratificar que era verdad que este verano tiraron las antenas deRadio Liberty, instaladas desde cuando el general ayudaba a los estadounidenses a transmitir mensajes conla verdad absoluta hacia los países del Este. Ahora la playa de este pueblo ha quedado libre de esasinstalaciones. Porque aquí también hay playa y parquímetros activos y paredes reconstruidas y muchoencanto de otras épocas. Ypequeños accidentes, cómo no.Un desgraciado “viaje” hacia abajoTanta belleza de este pueblo quedóeclipsada por esos incidentes quecualquiera puede protagonizar. Enun momento inesperado lasorpresa se convierte en sangre.Hablas, ríes, te relajas, observas lobien que estás cuando estás bien y,de golpe, un miserable bordillo tecondena a comprobar la dureza detu cabeza cuando da y rebota en elcemento. Parecía imposible peroera real y, en esta ocasión, teníanombre de hombre poeta peropodíamos haber sido cualquiera.De hecho, no hace tanto otrostuvimos que morder el polvo del asfalto y sacrificamos el juego óseo llamado tobillo. El rapsoda afectadotomó la situación como venía y, como días después pudimos comprobar, el golpe le provocó una grata
    • 61conexión neuronal y un ripio elevó el incidente a la categoría lírica. Ya tenía otra experiencia con aquellamaligna zarza de antaño, enganchada a una oreja. Ahora el estorbo de un reborde le creó una muesca enla frente y en la nariz, o sea, otra herida de guerra que confirma que sigue activo y en marcha.Y, como siempre, también hay por allí algún maligno que incita a reírse de lo malo, ese chistoso quecompara la dureza de una cabeza humana con un adoquín, que implora al dios Murphi en estos casos yque demuestra que los humanos, al final, siempre nos reímos de lo malo, mientras le pase a otro. Y a otrotambién se le resentía aquel tobillo lastimado por aquella vecina que recibió al recién llegado con cajasdestempladas. Gajes de este oficio que es el andar y ver un paisaje que incita a esa tranquilidad protegidadel viento de la Tramontana por los cipreses.Dicen que, para las personas del Medievo, cuando veían a uno de estos árboles al lado de una casa, elviajero podía entrar. Si eran dos o tres, podía comer y dormir. Y si había más, más vale que pasara delargo. Era un cementerio. Aquí, muchos cipreses en hilera simbolizan la protección de las tierras de eseviento que inspiró o enloqueció a artistas y a otras especies del género humano.Bifurcaciones, suaves giros y caminos en bastante buen estado driblaban algunas históricas masíasescondidas por la vegetación. Por ejemplo Can Pou de Ses Garites, masía fortificada gótico-renacentistaque vaya usted a saber de quién será. Más adelante ya se notaba que el final estaba cerca. Begur obligó atensar los músculos y ascender hasta la zona más ajardinada de un pueblo que lo corona un gran castillo.El final de etapa agrupó a la tropa y dio lugar a esas indecisiones típicas de muchas ideas al mismo tiempo.Subir o no al castillo, buscar un bar de este turístico pueblo para que te esquilmen por saciar tu sed,marchar y parar en algún otro.Tres “viajes” al díaMientras las ideas se aclaraban, se volvió a hablar de salud y de hazañas que, si hubieran sido verdad,glorificarían al sujeto actor. En uno de los corrillos cercanos al autocar, un GRmano con patrimonioempresarial explicaba que hasta echaba tres al día. Los ecos de esta conversación suscitaron el interés deuna dama la cual, con ojos casi desorbitados, le preguntó si a su edad era capaz de tanto. A lo que talsujeto le aclaró que, ya que se estaba decidiendo a dónde ir a tomar la jarra, él en verano echaba tres jarrasde cerveza al gaznate cada día como mínimo. Aclarados cuáles eran los poderes placenteros reales, nadiese aventuró a caer en las redes especulativas de los bares turísticos y hubo que visitar un sitio ya conocidode Torroella de Montgrí.El reposo del viajeA las faldas del castillo, una pareja de turistas que estaba sentada en la terraza de autos, quedó rodeada porel grupo. Se supone que, cuando vuelvan a su país, explicarán que los excursionistas de aquí acaban lasetapas consumiendo cervezas por cajas. Porque, en esta ocasión, nada de jarras, cajas sobre la mesa. Y loscondumios habituales. Por hoy ya estaba bien.El camino de vuelta, como casi siempre, divide al grupo entre los amantes del sueño de Morfeo y quienesse entregan a los placeres de la lengua, como si de una digestión oral se tratara. El paisaje desde la ventanaera una sucesión de hitos típicos de este territorio pero con imágenes curiosas. Hablemos de territoriodesde el asiento de atrás. Las rotondas de las carreteras secundarias son incesantes, giros y más giros paraque tantas urbanizaciones tengan acceso a la comunicación por el asfalto. Obras inacabables, antes determinar una casi hay que arreglar la antigua, una cercana torre de una masía fortificada convive con tantastorres de alta tensión y, allá a lo lejos, asoman grandes torres de edificios turísticos. A la entrada deCalonge han colocado la estructura esférica del Forum 2004. Un entramado de hierros de gratosrecuerdos para algunos GRmanos que nadaron por la noche en aquel espectáculo llamado “Moure elmón”. Tuberías metálicas que ahora les toca descansar porque los clientes de los parques acuáticos hanvuelto al secano de su actividad diaria. Mención especial merece ese nuevo golpe de efecto al lado de lacarretera. En una zona verde un pequeño rebaño de ovejas pastan tranquilamente. No se mueven. Nocomen. Brillan. De blanco inmaculado. Inmutables, el artista que las creó y el mandamás que gestionó talgenialidad debieron ganar algún premio FAD de diseño. O alguna subvención europea. Es el territorio.Y acabaremos con una cita, una frase que nuestro coordinador general de GRMANIA dejó caer a loscuatro vientos en el viaje de vuelta, dirigida a mentes despiertas (o sea, que en aquel momento nodormían):“ No podemos darle la espalda a la realidad territorial”Terrassa, 9 de octubre de 2006
    • 62Etapa de Begur a Cala Fosca (Palamós)El paisaje marítimo de la Costa Bravadesde un GR con buenas vistasGRmanos y GRmanas, los buenos propósitos para la presente temporada sobre el servicio de puerta apuerta no parecen brillar por su eficacia. Los diferentes grupos deberán distribuirse los walki tallkis yadesde el día anterior a la salida y así, situados cada uno en una punta de la ciudad, tranquilizar los nerviosde quienes esperan un autobús que no llega. Los veinte minutos de retraso parecieron ser la otra cara de lamoneda cuando, de camino a la búsqueda del segundo grupo, un cartel electoral te recordaba la consignapublicitaria del momento: “Fets, no paraules”. De eso se debe tratar también con esta empresa dedesvencijadas diligencias.Reservas con antelaciónLos dulces sueños del conductor animaron la espera y propiciaron el primer cruce de palabras, mientraslos controladores de la lista oficial azuzaban la vista para saber si faltaba alguien o no (además delconductor). El continuo desfile de vehículos de presuntos “caçadores de bolets” no ensombrecía la figuraesperada. Al final vino y se iniciaron movimientos de reserva de plazas entre quienes primero ojeaban lasmejores posiciones. Sí, se observaron las primeras prendas que verificaban que ese asiento estabareservado para ausentes que pronto se presentarían en el lugar elegido. Con o sin asiento, hubo acomodoy sobraron plazas. Incluso no fallaron quienes venían de una boda, pasaron por el tren de lavado de casa,dejaron la pajarita, cogieron los útiles de paseo y disimularon sus sueños como bien pudieron. Tambiénhubo nuevas caras y “nuevos” repetidores que parece que han sido bien tratados.Begur a la vista con subidasBagur nos acogió al lado de ese monumento que no pasaría la primera inspección de riesgos “públicos”sobre seguridad viaria. Hierro retorcido a pie de calle, arte por tierra y estética oxidada, simbología quenecesita un tiempo para ser comprendida. GRMANIA no iba a eso y tampoco era cuestión de destaparlas interpretaciones subjetivas ante tanto arte como allí estaba tirado por los suelos.La pregunta casi siempre se repite y la auténtica respuesta sólo se sabe al final. Si hay o no subidas ycuántas. División de opiniones, como en los toros (dicen), etapa llana, llana, llana. Los escépticos que
    • 63sudan y no disfrutan con “las llanas subidas” arrugaron el entrecejo cuando los inicios fueron enascensión. Ni curvas de nivel ni prospecciones de GPS ni dibujos de expertos. Los latidos del corazón ylas rodillas demuestran que la llanura debe estar en otras zonas. Al lado del mar, apenas grandes alturaspero…A pie con buenos balconesIr por la recortada costa de esta zona tiene unos encantos que obligan o a utilizar medios acuáticos, aéreoso pedestres de desplazamiento y contemplación. La belleza de la brava costa sólo nos estaba permitida apie, o acuática si había un momento de despiste y caías al fondo, o aérea si eras tan soñador que todo eraetéreo y te la imaginabas como las postales, aun a riesgo de no pisar el suelo y sufrir las consecuencias.Los balcones venideros invitaban a asomarse al mar y perderse en su inmensidad.La calle Gurugú asomó en una bajada y fue la puerta de entrada a Tamariu, a escasos cinco metros sobreel nivel de un mar que estábamos casi tocando. Un bello rincón que nos mostró ese mar tranquilo que yahabía lavado muchos cuerpos estivales, un sitio más donde disfrutar del sol de otoño de forma tranquila,calmado desayuno en una terraza al sol, buena compañía y ningún otro objetivo que no fuera dejar lamente en blanco e imaginarse qué habrá más allá de la línea del horizonte. O sea, pura palabrería cuandola realidad nos sugiere que busquemos las escaleras de la playa para sentarnos y observemos cómo vivenlos que se lo montan de otra manera. Las gradas marinas mostraban la playa con restos de todo tipo y,donde antes los pescadores ponían sus peces a secar al sol, ahora hay neoprenos de submarinistas quedemuestran cómo cambian los tiempos y, o adaptarse o morir: mejor, el buen vivir del turismo.Bocadillos de cara al marEl azul del mar, la claridad de la luz, la tranquilidad y los momentos pausados propiciaron un agradabledesayuno con un regalo de lujo: un limpio y agradable lavabo de hotel a nuestra disposición. Un sitio paravisitar en otras ocasiones y con otras intenciones. O, por lo menos eso manifestó un sujeto que, mientrasdegustaba su bocadillo, no paraba de entornar la vista hacia aquellas mesas con buenos desayunos al estilobritánico.El GR no había hecho más que comenzar y se trataba de seguir los caminos de ronda que se perfilabancomo continuos puntos de observación de la más típica costa de estas latitudes. Más que los habitualessenderos, parecían caminos civilizados, bien reconstruidos, hasta con barandillas y señalización de ayuda.Aquella etapa llana se notaba de continuas subidas y bajadas. El acantilado arriba, la cala abajo, subida,suave llanura, vuelta a bajar. Vegetación mediterránea y casi ausencia de grúas, señal inequívoca de que otodo ya está especulado u otros aires empiezan a soplar en estas zonas tan castigadas por la vorágine delladrillo y por la tradicional tramontana. O esas luchas ecologistas que, como en la playa de El Castell, handado sus frutos.Calas y farosCala Pedrosa hacía honor a su nombre de piedra, a la que se legaba después de una pronunciada bajadaescoltada por protecciones de madera. Tan abajo implicaba subir, ir por una senda estrecha en medio detorrentes llenos de vegetación. Había momentos en que los sitios podían corresponder a cualquier otro deesos lugares por los que se paga mucho dinero para fotografiarse con él al fondo. Y aquí están y por ellospasamos. Poco a poco nos aproximábamos a los 180 metros de la montaña de Sant Sebastià, que era elfinal del macizo de Begur. Grandes pinares descubrían de vez en cuando alguna mansión bien disimulada,cuyos propietarios se especulaba que fueran los amos de tantos juegos, casinos y máquinas de origen enDoña María y residencia real ni se sabe dónde. De la fiscal, mejor no imaginar.La ermita de al lado de la torre descubre a ésta, un torreón no apto para instintos suicidas, más que nadaporque no te dejan subir hasta arriba y casi todas las ventanas están bien cerradas. No obstante, huboquienes, después de traspasar al “simpático” mozo de la entrada, se atrevieron a llegar arriba, abrir unaventana e imaginarse caballeros luchando por aquellas dos descocadas damas que dejaban entrever susencantos. Sí, eran reales y parecían extranjeras. Estaban abajo, junto a unos aguerridos atletas de otraslatitudes. Las vistas, espectaculares (se entiende las del paisaje). Reagrupamiento al lado del lavabo y delbar cercano al faro. Comentarios en torno a la locuacidad de un mozo de los nuestros que presumía desus encantos parlanchines con varias damas a la vez. Lo que también era causa que se sumaba a ciertalentitud general que se observó cuando aún quedaban bastantes kilómetros.
    • 64Llafranc con vistasPor tanto, bajada rápida haciaLlafranc, otra encantadora calacon penetrante olor a salitre, aguisos marineros y a sardinas apunto de ser acompañadas defrescas bebidas. También habíacuerpos al sol y atrevidosbañistas. Todos daban muchasana envidia a quienes sólo losveíamos y pasábamos más omenos rápidos. No era cuestiónde detenerse a pensar en lasinocentes simplezas decualquier libro de texto deprimaria: el mar es azul, losprados son verdes, la arena estáen la playa, el sol calienta, elniño se baña. Mentes másrebuscadas podrían añadir lobuenas que estarían esas sardinas, la playa no se limpia, la carne es débil y la buena vida gusta a todos.En esas estábamos cuando las primeras unidades y las últimas iban exageradamente separadas. Pararsepara reagruparse, unos “haciendo la goma” y otros no llegando, la solución en Calella de Palafrugell.El camino era variado y muy diverso, apto para todos los gustos. Mar y montaña, cazadores y pescadores,unidades motorizadas y a pie, familias, parejas y soledades entregadas a disfrutar del otoño cuando la masaya no está, o sea, está masificada en otro lugar. Seguimos por encantadores caminos de Ronda, adornadoshasta con túneles que hacen agacharse a cabezas altas. Peldaños de escaleras que te hacen dudar sicogerlos de dos en dos o de tres en tres: lo hagas como lo hagas, casi siempre los últimos pasos siemprese quedan cortos y debes salvar el tobillo “in extremis”. Hubo pérdidas por esa velocidad que imprimenlos que piensan que se va más deprisa si los primeros corren. O sea, que aprendan los últimos.Calella de Palafrugell y la filosofíaCalella de Palafrugell asomó por una de sus playas, al final de la cual hubo una espera general, cuerpos portierra cansados de tanta “llana” subida y reagrupamiento en una de las tierras cuna de las habaneras, cercade la televisiva cala en la que los modernos lobos de mar con boina al uso y camiseta a rayas blancas yazules se dejan ver en sus barcas, que reflejan su silueta en las olas de la noche. Allí escuchan “El meu avi”y similares o esperan a “la bella Lola” mientras los granos de café crepitan en el cremat regalo de la casa (ode Ron Pujol). Son esas canciones coloniales que Marina Rossell las clasifica como “las músicas confilosofía”.Amenazas y bodasLa salida de esta turística población se dirige hacia la urbanización El Golfet (nombre de golf, de golfo ode “golfo”) para subir hasta los 139 metros del Puig del Terme. Desde aquí, entre las escopetas de loscazadores y sus perros, se llega a la cala Castell, símbolo de las recientes luchas de los ecologistas encontra de las amenazas inmobiliarias de los de casi siempre. De momento gana la belleza de un lugar endonde se observan construcciones abandonadas y alguna casa cerrada.A continuación otro sitio encantador, cala S’Alguer, donde las antiguas casas de pescadores tienen su viejorefugio para las barcas y donde sus habitantes distribuían velas para actos nocturnos. Quizá pudieran estarpreparando algo para la pareja de novios que se hacían fotos unos metros más allá. Se supone que, ya unavez desposados, se entregaban a los lances del amor fotografiado y querían inmortalizarse casi al bordodel acantilado. Después de dar el paso de la unión, no se trataba ya de empezar con un paso en falso ycaer al abismo antes de iniciar la convivencia de verdad. El grupo de GRmanos que por allí pasaban lossaludaron con el manido “vivan los novios”, detalle que agradeció la novia mientras posaba para la tomafotográfica.
    • 65Comidas, estiramientos y exhibición de almejasPoco a poco parte del grupo llegó al final previo al previsto inicialmente. Cala Fosca fue el lugar escogidopara rematar la etapa. Allí los concurrentes desplegaron sus saberes respecto a estiramientos y, mirarasdonde miraras, todos estiraban. Hasta un gato hacía lo propio, algo que, por cierto, siempre hacen aunquese levanten de dormir. Ante tantos ejercicios urge diseñar una tabla de estiramientos y, al toque de unbuen pito, todos en formación y a la vez hagan movimientos más o menos coordinados. Pero no todos seentregaban a esta acertada operación. Pronto la terraza de un bar la habían reservado para todo el grupo.Mesas, jarras, vinos, cafés, chocolates, los primeros turrones, dulces. Todo formó parte de ese tercertiempo de cualquier partido en el que los agradables comentarios de la jugada, bien regados y mejorcomidos, hacen más por el bienestar del equipo que el tiempo en activo.Los postres, como siempre por estas épocas, sirvieron para esquilmar los bolsillos con variadas loterías ypara diseñar otros actos posteriores.En esas estábamos cuando un grupo de damas se entregó al disfrute de los beneficios del agua marina.Después de cierto tiempo, se presentaron ante el grupo luciendo sus almejas. Sí, habían ido al agua ytraían almejas mojadas. Y las había grandes y pequeñas. Unas más rojas quizá por la clase o por la cortaedad, otras más oscuras. Debido a la situación se debieron cohibir y estaban cerradas, no les tentabaabrirse y enseñarnos sus entrañas. Quien más sabía de animales disfrutaba y disertaba con tantasenseñanzas sobre esos seres vivos tan atractivos en sus diferentes estados y acepciones.El tiempo pasaba, el sol perdía fuerzas y tocaba dejar esta cala y estos paisajes, estos caminos que teenseñan las maravillas de una costa idealizada porque así lo propicia la realidad. Un paisaje, un mar, unasenda, unas personas y un destino.Y una enigmática frase a la que recurre el actual Premio Nobel de Literatura, Orham Pamuk, que es unacita del escritor turco Ahmet Rasín:“La belleza del paisaje está en su amargura”Terrassa, 24 de octubre de 2006Etapa de La Fosca a Sant Feliu de GuíxolsPor sus huellas no los conoceréisGRmanos y GRmanas, ¿Un camino concontinuas subidas y bajadas, muyacondicionado en muchos tramos, pistaamericana en otros, y en proceso deembellecimiento con granito en algunos?¿Una senda donde las huellas que dejas seborran de forma natural? ¿Un sitio dondelos túneles te sorprenden con vistasinesperadas y donde, desde lo alto, lavista es de foto ilustrativa de libro deestudiantes? ¿Un camino donde no hacemucho todo era una alfombra textil (detoallas y pareados) con intenso olor abronceados y fritangas? ¿Una senda conpoblaciones encadenadas que representanel mayor estatus de la zona, incluidas laBaronesa y su difunto y beodo barón?¿Tantas huellas de ricos con buen gusto?Todo debe formar parte de una realidad expresada en aquella pintada que había en una pared al lado deuna playa por donde pasamos: “Mundo Guay”.Tales incógnitas se despejaron a lo largo de una etapa que transcurrió por la más típica costa brava, ésaque a los niños del interior nos hizo ver las diferencias que había entre la bravía costa de aquí con lahabitual imagen de mucha arena y muy extendida hasta el infinito y más allá de lugares más planos. El
    • 66“bressol” de la Costa Brava dicen que anda por aquí y, junto a estos estímulos paisajísticos con belleza dealto standing, siempre se enganchan los pudientes que pueden instalar sus reales en sitios con habitacionescon muy buenas vistas. Todo tan bien que hasta han sometido al GR a encajonamientos varios, lo handelimitado por vericuetos y zizgzags propios de un zoco de ciudad árabe, o han cambiado su curso haciael interior para salvar mansiones o entradas con barca.Los iniciosMuchas personas aunque menos de las previstas se dieron cita a las horas convenidas y con un autocarpuntual por primera vez. ¿Paradas? Casi servicio a la carta en lo que es, a nuestro servicio. Hasta hubo unaparada más de lo normal para recoger y presentar en sociedad a aquella dama del hielo que hoy se deshizoy se convirtió en agua, llevando al “huerto” (perdón, “al agua”) a uno y solo un ilustre, atlético y aguerridomozo, e incluso adulterando bebidas (con agua de mar) que al final fueron ingeridas por nuestrocoordinador general. ¡Qué atrevimiento para empezar! Igual que el de otra pasajera en la fila del gallinerodel autocar. Amenazaba con ponerse el biquini y lucir palmito como sirena otoñal en aguas de dudosatemperatura. No lo hizo, si bien sí que se atrevió a provocar y enervar a santos varones (con “v”) que yaestán fuera del mercado, ocupado éste hoy día por gañanes con más posibles.El momento del amanecer por la autopista hacia las Europas descubrió las primeras nieves queemblanquecían las puntas de los Pirineos, allá a lo lejos, mientras los árboles de ribera adornaban con suvestuario ocre los campos de cereales ya nacidos o aquellos otros recién arados, sometidos al descanso delbarbecho. El sol permitió ver esos pueblos de la Girona del interior, con las espadañas de las iglesias enalto, siempre en el centro, verdaderas atalayas o faros qua antes debían alumbrar con más fe que ahora.Sin embargo, estas comarcas están en pie de guerra a causa de la actual gallina de los huevos de oro. Bienlo saben las endesas, iberdrolas, fenosas, e.ons y similares que, con tanto dinero fruto de los superavits detantos Pacos Poceros, son compradas por ellos y quieren traer más energía de Francia a través de unalínea de muy alta tensión, a la que se oponen muchas personas de estas zonas. El AVE es una buena yverdadera excusa.La comarca de La Selva no es tal pero sí tiene muchos árboles y cada vez más almacenes de todo tipo,granjas y mucho movimiento ocasionado por el transporte, o sea, todo se mueve sin parar. Poco a poco elBaix Empordà se notaba porque las lomas de cualquier promontorio estaban conquistadas porurbanizaciones y casas que ascendían hasta arriba. Sus dueños querían ver el mar al fondo y, para eso, obajar ellos a la orilla o subir sus casas a la cima. El autocar nos situó abajo y enfiló hacia La Fosca.Encajonados hacia el marTodo muy urbanizado, hasta el GR. La ley de costas debe tener algún subapartado dedicado a los caminosde ronda y similares. Se empezó por terreno asfaltado, todo construido o en proceso de terminar con lospocos espacios aún demasiado naturales, con las típicas furgonetas y camiones de obras varias. Pronto lascallejuelas del núcleo urbanizado de turno tenían una doble función y también acogían a caminantes quese interrogaban por qué eso y a dónde se saldría. Pues al mar, ¿dónde sino? Con terrazas espléndidas queinspiraron a sectores femeninos muy cuidadosos con los detalles prácticos: hubo quien se imaginó allíenfrente, con un desayuno con croissants recientes, con churros y chocolate humeante. Alguien, quizámás carnívora, recordó aquella idea que tuvo en Caín (León) con una tienda de campaña y un solterónhijo único en medio del prado y quiso trasladar tan grata utopía a estos lares, mirando al mar.Lo que sí se veían era el brillo y las tonalidades del agua del mar, aquel azul del texto escolar al lado devariadas formas de acantilados, con vegetación mediterránea y también algunas especies de eucaliptos queya empiezan a conquistar estas zonas. Un muy urbanizado GR, apto para paseos de después de cenar conzapato lustroso y la tez bien morena fruto de una jornada agotadora …echados en la playa o en la cubiertade un yate.El desayuno y las micciones cara al marLa playa de La Fosca estaba reluciente, igual que el resto de los recortes costeros. Tonalidades azuladas,brillos como espejos, fondos lejanos, arena casi solitaria y ausencia de bullicio. Los puertos deportivos separecen a un caramelo sólo al alcance de una minoría, con mucha fibra kevlar, mástiles, cabos y amarresbien sujetos para evitar los quebraderos financieros de posibles tormentas (marinas, no económicas). Haymuchos, y más que llegarán pero, por suerte, Palamós también sabe lo que es un puerto de pescadorescon sus afamadas y caras gambas. Por lo demás, la primera línea de mar es un continuo más de lo mismo,la industria turística casi quieta ahora, el paisaje humano reducido a pocos prototipos y muchas persianas
    • 67cerradas. Por aquí aún hay muchos monumentos a pescadores, a la ya casi olvidada industria del corcho, ala guerra con cañones y a maestros de la habanera como el inefable Ortega Monasterio.El camino se sometía al dictado de la belleza y casi al mismo guión: subir y bajar, subir, el pueblo abajo,puerto deportivo, playa, tipos, subir y vuelta a repetir. Pero quizá la mayor originalidad estaba en eldiscurrir de la senda. Y, claro, en el guión siempre hay una hoja que dice “Parada a desayunar”. Y en SantAntoni de Calonge se cumplió ese enunciado a rajatabla. Fue al final de la playa, después de unpromontorio por el que se accedía a una más de tantas calas. Un lugar para contemplar si no fuera porqueen el grupo se produjo una curiosa dispersión y oteo de rincones no al alcance de voyeurs. La vejigaapretaba, quizá por el efecto de ver tanta agua fuera. Había que buscar un supuesto excusado y, la especiehombre, debía tener en cuenta la dirección del viento, no siendo que lo que sale hacia fuera te vuelva amojar. Se desconoce si padecían el mismo apretujón interior aquella pareja que, entre arrumacos ycarantoñas debajo de la arboleda, no tenían entre su cometido vigilar qué hacía tal grupo o a aquellos dosabuelos extranjeros que demostraron su poderío con la bicicleta.Allí aparecieron las viandas, botas y similares y también las bebidas posteriores. Ya circulan dos termos decafé y uno de té. Empiezan las primeras comparaciones como si de un seminario de aromaterapia setratara. Mientras, listado de calçotada, últimas evacuaciones de mozas más recatadas y el camino seguía ensuave ascensión.Gritos en el aguaLa sucesión de calas era continua, gracias a un camino que es un cúmulo de sorpresas. Ya no sólo era quete enseñara los farallones y cortados de cada zona, que sus balcones fueran de los mejores; podía estarasfaltado, tener luces o no tenerlas, bajar en fuerte pendiente, estar bien marcado o sin marcas, conoscuros túneles que te sorprendían al final con la blanca espuma de las olas, con vallas que te obligaban aestirar, tensar y encoger con corrección; o ascender por encima de embarcaderos, o rodear mansiones, ocontemplar decoradas fachadas con flores, o bajar al trote porque te lo ponían a “h…” Y otra cala tanenvidiable como la anterior pero menos que la siguiente, con un urbanismo bastante comedido en zonascasi acotadas para según qué especies humanas.Sant Antoni de Calonge, la riera de Calonge, Punta Valentina (fortificación que da nombre a la zona),playa de Treumal, playa de Belladona, la de Sa Cova y…En un momento dado, ya en Platja d’Aro, se empezaron a oír gritos en el agua. En un primer momentoparecían de auxilio. Después, alguien mal pensado dijo que ese sonido podía disimular supuestos gemidos.No, a nadie se le pasó por la imaginación la hipotética posibilidad de que se hiciera realidad aquella frasedel grupo musical Radio Futura: “Dicen que tienes un tacto divino, y quien te toca se queda con él”.Hasta que los dos seres de las aguas fueron identificados llamaron la atención. Eran una pareja, habíandejado sus ropas allí tiradas, rebozadas de arena al lado de otra joven pareja, la cual estaba también en laarena. Alguien creyó detectarles una posible y ligera subida de tensión motivada por sus posturas y actos.Debió haber presuntas apuestas encubiertas porque, al parecer, tenían que haber sido dos mujeres y elexperto nadador pero la del biquini se vendió al mejor postor. Saciadas sus ansias marinas, ambos salieroncomo si nada. Una voz anónima dijo que ese master en natación esta vez sí que se había llevado el conejoal agua.La pérgola de….Platja d’Aro tiene fama de ser un pueblo muybien aireado. Mucho viento y más edificios.También se veía cierto paisaje humano muypropio de estas épocas de vacas flacas turísticas:auxiliares sudamericanas paseando entrañablesabuelas, mesas bien surtidas de envidiablesaperitivos, abuelos ya en el otoño de la vida quesesteaban en los bancos y otros quereconfortaban sus varices con ese medicamentonatural que es el agua del mar. Mientras, alguienmuy versado en negocios que le “pintan” bien,miraba hacia un yate en el mar que avanzaba en lamisma dirección que los caminantes. Imaginó envoz alta que pronto su futuro desplazamiento
    • 68sería así, como si de otro Paco el Pocero se tratara. No se vio reflejado en aquella otra pareja que tenía asu derecha: ambos, sudorosos, descansaban después del recorrido con unas bicis de montaña bienembarradas.El camino seguía y enseñaba más calas y más puntas, muchas de ellas con influencias del mallorquín en sudenominación de origen: Punta Prima, S’Agaró, Cala Pedrosa, Punta del Molar, Punta de Ses Sofreres. Enmedio, la senda sigue haciendo de las suyas y puede tensarse para subir, aflojarse o extenderse por enmedio de arena donde las pisadas se convierten en huellas que pronto las hará desparecer el mar. No dejade ser la mejor forma de andar por los caminos: que tu paso no deje señales de que has arrastrado tushuesos por él.Nuestro proceder debe ser una excepción, la cual se ve confirmada por las construcciones de gran soleray, entre ellas La Gavina, ese lujoso hotel por donde aún debe pasear el espectro de Elisabet Taylor ysucedáneos. También los rincones de gran belleza y buena perspectiva enmarcan fotos, postales, cuadrosy demás modalidades para empaquetar paisajes. Pronto corrió la voz de que, no muy lejos de allí, aúndebe buscar los restos del descorche de la penúltima botella destilada el espíritu abrevador de un insignebarón alemán, dueño de hierros y ascensores, que cayó en manos de cierta baronesa con residencia en elfinal de etapa y con renombrado museo en Madrid, guerrera ella con su alcalde por un quítame allá esaspajas (perdón, esos árboles del paseo de Recoletos). Y allí cerca destacaba una pérgola con buenospaisajes y caída libre. Un marco incomparable para retratarse en grupo. La estampa se hizo aunque noestábamos todos los que éramos. A partir de aquí, paso ligero por parte de algunos andarines quecreyeron que aquel paseo tan bien acondicionado era para preparaciones atléticas. A un lado, señorialesmansiones. A otro, el mar con acantilados, algunos de los cuales ya son famosos por practicantes de lasvías ferratas. Mientras, las diferentes especies de gaviotas despliegan su envergadura y muestran suspoderes aéreos.Uno de los últimos pueblos del Baix Empordà, a cinco metros sobre el nivel del mar, nos recibió con labuena cara de la ya habitual carta de presentación: el puerto deportivo. Sant Feliu de Guíxols se atribuye lapropiedad del topónimo “Costa Brava”, algo que no les debía importar mucho a caminantes deseosos deabrevar con buenas jarras. Si de cultura se trata, además de los Eldorados Petits y similares ejemplosgastronómicos, aquí empezó o acabó la vía férrea que partía hacia Ogassa. Lejos queda aquel año de 1842,cuando se creó para dar salida al mar al carbón de aquellas zonas. 1969 fue el año de su defunción. Hoy,como bien saben los amantes de la bicicleta, es una de las vías verdes más típicas. También el corcho espasto de la memoria. No así la comida y la bebida del final de la etapa.Bien aireados en una terraza, atendidos por ese personal que nos ayudará a cobrar las futuras pensiones, lacomida discurrió con la placidez habitual en medio de un grupo muy numeroso. Y, de postre, la loteríaoficial de los amigos de la montaña. El administrador oficial repartió números. Después, otro espontáneohizo lo propio pero, cándido él, ya daba premio en efectivo con cada número. Devolvía más cambio de lacuenta. Por tanto, los números ya tocaban en el acto.Lleno el ánimo con tanta costa brava, sin huellas a la vista, quizá ya las pisadas de la arena borradas por elmar para que nadie se entere de nuestros pasos, es justo agradecerle a la naturaleza lo que ella nos brinda.Atendamos la voz de los sabios como Giordano Bruno, quien dejó este buen sabor de boca en una de susfrases:“Que la naturaleza sea la ley de la razón, no la razón la ley de la naturaleza”.Terrassa, 21 de noviembre de 2006Etapa de Sant Feliú de Guíxols a Tossa de MarEntre nieblas, lomas, comidas, cavas y cancionesGRmanos y GRmanas, como tan bien nos recordaba nuestro coordinador, muy atrás queda ya aquellafecha en que Tapiocas coroneles y sus huestes de descamisados ponían una pica en Flandes, o sea, en elmas d’En Barbeta, en aquel añorado 1996, en donde se fraguó una cruzada excursionista que llega hastanuestros días. Pues sí, todo continuó hasta este pasado sábado, en el que el cierre de la década, bienregada con cava de denominación de origen GRMANIA, demostró que la suma de voluntades y el interésmás desinteresado da lugar a curiosas experiencias como ésta.
    • 69Si hoy en las mejores escuelas de negocios se estudian con interés fenómenos digitales como los de laBruixa d’Or, Google, flikr, You Tube, Ebay, Del.icio.us o Barrabés entre otros, quizá un día en lasescuelas de relaciones humanas (reales: no digitales) se curiosee sobre este grupo y se mencione comomínimo con una nota al margen que aún es posible confiar en la bondad humana bajo la disculpa decaminar al aire libre. O en hacer realidad el “conditio vocat optimes”, también abierto al segundo lema denuestro cava: “bibito amice quia vita brevis est”. O, más modernos y mediáticos, en recurrir al “Be water,my friend” que, si estuviera aquí Bruce Lee, no andaría muy desencaminado de nuestro lema andarín yfilosofía grupal. Aunque, barriendo para casa, nos podemos conformar con la cita de nuestro mentorprincipal, que bien pudiera figurar en el frontispicio de nuestros ánimos: “GRMANIA és una SINÈRGIAque genera un ambient humà difícil de trobar en dinàmiques col•lectives”De camino al inicioEn este final de año vamos alprincipio del camino. Muchagente congregada por esassinergias acuden y casi llenan elautocar más grande del curso.Nuevas caras bien acogidas en suceremonia de estreno, otras yaconocidas pero que se habíanausentado por esos avatares de lavida. Las más, las habituales. Ytambién algún retraso de dosmozas a las que se lesemparentaba con supuestosgañanes nocturnos. La regla de lostrajes largos se confirmaba con laexcepción de uno de losmiembros fundadores del grupo,que paseaba y presumía de sus canillas bien formadas. El único con pantalón corto en diciembre, él quesigue los consejos y entrenamientos de su instructor particular, destacado miembro de GRMANIA y unomás (ya muchos) de los que casi estamos empadronados en el Club Natació Terrassa por tanto acudir a él.Poco a poco las paradas recogían a caminantes que se dirigían una vez más por la misma carretera al lugarde autos.Desde septiembre es la misma. Nos ha enseñado los árboles vestidos, de colores otoñales y ahoradesnudos. Nos ha mostrado sus campos amarillentos, después marrones y ahora verdes. El cielo limpioha dado paso a las nieblas y brumas que dejaban entrever sin ver del todo, que mostraban el paisaje por supoder de insinuación. De las carreteras y zonas turísticas llenas hemos pasado a ese barbecho que haráflorecer de nuevo a nuestros necesarios visitantes cuando llegue el buen tiempo. Aquí, ahora, tantatranquilidad parece una anormalidad, pues lo normal para estas costas parece que es el atiborramientohumano estival. Y ahí estamos las 47 personas en activo, dispuestas a partir desde Sant Feliú de Guíxolshasta Tossa de Mar.Del inicio al finalEl redondo y encendido sol ya comenzaba a despuntar al fondo, allá en la playa de Sant Feliú, con laimagen de una palmera en primer plano que componía la típica postal del desierto, si no fuera porque unagrúa se erigía como un impedimento dentro del encuadre. Las palmeras y la vegetación de las afueras delpueblo dejaban al descubierto lo poco que aún queda del entorno rural. Viejas casas que no aguantarán lapresión de las rotondas, restos de esa curiosa ingeniería rural como son los depósitos de agua aldescubierto, las aspas de esos artilugios metálicos que, volteando al viento, extraerían el agua o moleríanlos granos. En medio de las cañas del camino, de excrementos de perros y de algún que otro vehículo amotor, allí aparecían las marcas del camino hasta que, en una curva, los hombres de delante condujeron ala tropa a un rumbo equivocado. Al parecer, ellos iban elucubrando con bellas y lozanas Dulcineas y no sedieron cuenta de que el entuerto se debería deshacer volviendo para atrás y enmendando el desliz.Los caminos costeros parecen un engaño encubierto. Se presentan como si la llanura fuera su razón de sery después los soplidos y los sudores verifican que las subidas y las bajadas son continuas, que las lomasestán ahí. Ni la font de la Guilla fue capaz de saciar la sed. No son tiempos como para regalar agua en
    • 70estas zonas. Del nivel de cinco metros de la salida, hubo que tensar músculos para llegar al Coll del Vidre,a 380 metros, o al coll de l’Escorpí, de 370, o al coll d’en Barraquer, a 330 metros. La vegetaciónmediterránea oculta muchas formas de vida, alimañas y también algunas especies pensantes pertrechadasde armas de fuego que, ya por el solo hecho de pasearlas, obligan a uno a ajustarse mejor la tapa de lossesos. Por si acaso. Allí estaban, a la búsqueda de jabalíes y de becadas que eran un objetivo a batir paraposibles ágapes navideños. Y, como de alimentos hablamos, parada y fonda al sol, cara al mar en unapendiente que nos hace imaginar allá a lo lejos que ahí debe estar lo que los antiguos llamaban “La bañerade Ulises”: el mar Mediterráneo.Al ser más los caminantes degustadores de platos varios, también aumentó la oferta de éstos y losbombones, dulces y otras especialidades navideñas asomaron de sus envoltorios, todo ello regado porestimulantes tipo té y café. Por los aires circulaban atrevidos olores de amantes de los placeres connicotina. Ellos, que destapan envidias por pertenecer aún a la especie que incinera cilindrines y perfumacon los aromas de los caliqueños las conciencias de antiguos fumadores con algunos momentos dedebilidad.La partida siguió su rumbo previsto, sin confusiones, por en medio de masías ya en ruinas como CanCodolar o can Cabanyes de Montagut, denominación que verifica que pasamos por el coll de Montagut, allado del fotografiado menhir de Can Llach y después otro más, el de Monitor. Cruces y giros, esperasporque el grupo se estira tanto que algunas parejas del final parecen desparecidas en la espesura delbosque. Mientras, amantes de los hongos muestran sus cestos con sus capturas, no muy propias de lastemperaturas de antes por estas fechas.Situados en la cúspide de la etapa, ahora ya sólo queda seguir una curva tras otra y descender hasta la rierade Tossa de Mar, a diez metros sobre el nivel del mar. Las huellas de motos y quads en la pista erancontinuas, igual que el sonido de algún aventurero motorizado, o la tierna imagen de ese grupo de niñosque, con el pañuelo anudado al cuello, ascendía con bastante fe de “escoltes”, quizá más que la de susmonitoras, risueñas acompañantes que tiraban de guitarras con no demasiada energía sobrante.Continua curva a la izquierda y a la derecha hasta el final. Antes de llegar al pueblo, demostración tambiénde oficios antiguos agrícolas. Reminiscencias de aquellos “aceituneros altivos…”que ahora, con una cañabien larga, se dedicaban no a varear olivos pero sí los pinos para que les regalaban unos frutos quellevarían a una fábrica cercana. Hasta hubo quienes degustaron algunos piñones gentilmente ofrecidos porun vareador. Cerca, allí al lado, la riera con agua marcaba la dirección del mar. Pero como no se tratabaahora de baños por fuera, había entusiasmo casi infantil por dirigirse a la posada restauradora, más parareposición de líquidos y mojaduras internas que no para contemplar los gnomos del lugar.Al final, la celebraciónLa tradición iniciada el año pasado en Vallbona de les Monges se reproducía ahora en la Farga delGnomo, en la carretera de Lloret a BLanes, un sitio que destacó por sus atenciones y por acoger hasta acuestras bebidas espumosas propias.Los actos congregaron a los afectados por aquellas sinergias, tanto a caminantes en activo como a tantosotros y otras que vinieron de allende los mares a la eucaristía de fin de año. Tres filas de mesas preparadasal efecto en las que sentaron sus reales las huestes que hoy conforman aquel germen nacido en el masd’En Barbeta, en Sitges. No obstante, destacar algunas leonesas ausencias y, también, quien con muchailusión estaba volando a tierras chinas para fortalecer a la tercera generación de GRMANIA.El proceso de desarrollo de los actos que a continuación se relatan fue estudiado con muchodetenimiento por un experto en celebraciones diversas allí presente que, a modo de observadorexperimentado, comprobó cómo este grupo no se sale de los cánones establecidos en la sociología de lafiesta hispana. Veamos el desarrollo de la secuencia:1. Llegada a la sala: suspicaces movimientos para colocarse en lugares estratégicos. Ciertas personastienden a juntarse por diversas afinidades. Llama la atención cómo algunos hombres se arriman alas mismas mujeres que en la comida del año pasado.2. Saludos a los que llegan, acercamiento de caras para hacer que se besa y saludarse efusivamenteporque en realidad hay alegría.3. Inicio de la comida, observación del ambiente y descorche de los primeros vinos que comienzana lubricar el pensamiento.
    • 714. Diversos brindis por sectores y risas explosivas en algunas zonas (en este caso en la secciónfemenina, como casi siempre).5. Dato original: durante el segundo plato, presentación del cava personalizado y muy biengestionado por nuestro webmaster. Degustación y apertura de los espumosos catalanes llevando ala práctica el lema de “bibito amice quia vita brevis est” .6. Una botella tras otra, fueron cayendo las 21 que se consumieron. Los ánimos ya pedían cancionesy músicas propias del momento, fiesta, alegría y “xerinola”.7. 7. Reparto de letrillas y coplillas. Al verlas, este observador sospechó que las había escogidoalguien de “Ciutadans pel Canvi”, aunque buscó quién estaba desnudo y con una hoja de parra yno lo encontró. Después supo que venían de León, que un especialista las había seleccionado conalgún que otro aire provocador.8. 8. Empiezan los ritmos, coros y danzas. La pericia y sabiduría de la juerga se pone en marcha.Expertos en rasgar la botella de anís del Mono, en tocar la guitarra, toqueteadores de panderetas,golpeadores de la taza del café con ritmo, palmeadores, bailaores por servillanas, tonadillerosvarios, saeteros y espontáneos diversos. Y los coros de acompañamiento.9. Canciones, villancicos e himnos en varias lenguas y al gusto de todos. Sin discriminacionesposibles. El tono sube y el grupo participante cada vez se hace más numeroso. La sala vociferacon ritmo y llama la atención de un señor que no para de extraer sus conclusiones. ¿Quépensaba? ¿Por qué miraba tanto?10. El observador experto en saraos varios pronostica que pronto llegará la etapa llamada “Asturias,patria querida”. No falla en casi ninguna celebración de este estilo. No puede faltar el himno másconocido y aquí tampoco. Clamor popular, voces unidas a coro que escenifican una letra que vamás allá que la voz.11. De Asturias a Navarra. Otro recurso casi imprescindible, “los estudiantes navarros”. Luego,versiones y más versiones en una velada magnífica con participación mayoritaria. Éxito total.12. Llegada la hora del final, otra cita imprescindible como colofón, “l’hora dels adéus” escenificadacomo corresponde pero de verdad.Mientras el numeroso grupo se retiraba, se procedía a abrir el mercado del cava, con una continuacirculación de dineros y números para abreviar el reparto final. En medio de la vorágine, alguien seaproximó a aquel señor observador que, instalado en una mesa con dos señoras, no había parado deinteresarse por GRMANIA, de oír las canciones y de acercarse a escucharlas. Las tres personasanónimas se expresaron. Les llamó la atención el acto, la fraternidad y saber algo más de quiéneséramos, cuál era nuestra historia y qué hacíamos. Después aprovecharon el momento para transmitira todo el grupo su admiración por quienes hoy aún son capaces de llevar a cabo empresas como ésta.Entre comidas, cavas, fiestas y alegría el nuevo año ya será el número once.Un año más de sinergias, deoptimismo y de ese milagro que nacióhace diez años. El mismo que, conesta frase, transmite Albert Figuerasen su libro “Optimizar la vida”:“Vivimos rodeados de milagrosque a menudo, absortos ennosotros mismos, noreconocemos. Milagros que nacende la ternura, la esperanza, elcoraje y el optimismo”.Feliz añoTerrassa, 20 de diciembre de 2006
    • 72Etapa entre Tossa de Mar y TorderaLos últimos paseos invernales del GR92 por la Costa Brava, bajo los efectos del cambio climático y del INSERSOGRmanos y GRmanas, Año Nuevo y otra vez a la acostumbrada tradición de equiparse, madrugar ypartir. Pero con los efectos de tanta celebración pegados al cuerpo. Son esos añadidos laterales que cuestatanto despegarlos de cinturas, dorsos y similares. Y de nuevo el absentismo caminante se dejó notar, confaltas notables de algunas personas que se quedaron postradas mientras hacían volar su imaginación o sumóvil para saber por dónde andarían aquéllos, “y yo aquí, triste y cuitado que vivo en esta...”Pero también hubo quien se quedó sin GR por otras causas y proyectos de vida muy interesantes. Porejemplo, ella y su mejor regalo navideño, calificado éste de forma cariñosa por su abuelo como “laamarilla”. Un saludo para Aina y, “bienvenida al club”. De países lejanos también hubo visitas notables.Los dominios de GRMANIA se extienden hasta las antípodas. Nueva Zelanda estuvo representada enesta etapa, con lo que se demuestra que la internacionalización es evidente e imparable.El caminoLas 32 almas allí presentes se movieron por territorios cada vez más cercanos al punto de salida. Lahabitual carretera dio paso a otros desvíos que poco a poco hacen olvidar la línea de mar, aunque en estaocasión sí se contó con su presencia. La quietud de la mañana y los últimos estertores de la nocheofrecían un amanecer con un cielo despejado. Las composiciones luminosas provocadas por múltiplesreflejos rojizos dibujaban un cielo lleno de efímeras líneas de colores, un cuadro con poco tiempo de vida.Hasta el día siguiente.En una curva de la sinuosa carretera de la costa, antes de llegar a Tossa de Mar, el personal empezó amoverse por la última etapa de la Costa Brava, la cual desembocaría en donde le asignan el nacimiento aesta abrupta y hermosa línea, Blanes. Una línea extendida que pronto buscó las marcas habituales yempezó a conocer tantas construcciones como uno se pueda imaginar. Más de lo mismo. Pero que nocunda el desánimo: aún quedan huecos por edificar.Las subidas y bajadas de esta etapa destacaron por multitud de escaleras accesibles para suelas en perfectoestado. Los escalones conducían al fondo de las calas, con desniveles muy considerables y sin la confianza
    • 73que aporta una barandilla. Las chanclas veraniegas se supone que algún susto habrán dado por estosterrenos tan empinados. Nadie del grupo solicitó los primeros auxilios, señal de que se sabe dónde sepone el pie. Nombres de calas atrevidos como Cala Morisca convivían con otros como Cala Canyelles oCases de la Llevantina.A medida que pasaba el tiempo empezaron a aparecer esos seres llamados por algunos “unidades degasto”, personas de edad bastante adulta que pueden acogerse a baratas vacaciones en temporadasturísticas de vacas flacas. En principio era un continuo goteo de gente que anunciaba dónde estaría elgrueso del conjunto. Como ellos ya habrían desayunado, los caminantes allí presentes pararon en un lugarcon buenas vistas para satisfacer algunas de sus necesidades básicas.El sitio era uno de tantos de postal, en un camino de ronda muy urbanizado, quizá pensando en lasjubilaciones. En una curva con buenas vistas se produjo la parada para repostar. Unos, dentro de loslímites y otros (y otras) fuera, rozando el vértigo dada la caída libre del acantilado. En un ambientedistendido, quien más quien menos miraba abajo y al fondo pero hubo quienes enfocaron las bifocaleshacia arriba. ¿Qué había? Una casa de atrevida construcción de la que sobresalía una planta de formatriangular. El hecho de quedar en el aire, casi encima de nuestras cabezas a modo de lejana visera provocóuna retahíla de especulaciones que iban más allá del entretenimiento (o de hablar por hablar): seelucubraba con quién la construyó, dónde se pondría el andamio, quién sería el propietario sin vértigo oquién barnizaría aquella madera que se vislumbraba tan arriba. Al lado de esta casa, otra con un balcóncon tres cariátides, tres frías observadoras de aspecto gélido que nunca se inmutaban.Entre tantas especulaciones arquitectónicas, a ras de tierra se produjo un hecho físico con susto y dañoscolaterales. Dos leoneses probaron la ley de causa-efecto y, sin quererlo, hicieron volar por los aires unasaceitunas artesanales de Aragón gracias al impulso de un buen vino. Aquí se cumplió ese principio dejuristas de a pie que dice: “La causa de la causa es causa del mal causado”. Traducido: beber por una botay bajarla con energía al acabar es capaz de impulsar un recipiente lleno de aceitunas si éste se interpone enel justo momento de la bajada. La desastrosa consecuencia se pudo ver por los suelos. Un hecho fortuitoque animará a la propietaria de las aceitunas a traerlas otra vez pero con restricciones de uso según paraquién.Lloret de Mar“El tiempo que tenemos ya es limitado” fue la primera frase oída a dos jubilados que hacían ganas decomer con un paseo por las afueras de Lloret, por un GR que a su edad desconocían qué era eso. Eranmuchos y seguro que más tranquilos que las hordas de jóvenes europeos que llenan este lugar en veranopara beber al máximo y tostarse más. Los efectos del INSERSO se dejaban notar en un día espléndido. Elpúblico caminaba y observaba esa población flotante que llevaba buen paso y que atravesaba el paseomarítimo con mochilas. Quizá despertaran las envidias entre aquellos GRmanos que cada vez másmencionan la palabra jubilación o ya van tachando los días transcurridos en su calendario mental. Algúndía nosotros seremos ellos y otros serán nosotros.La salida de Lloret condujo al grupo a visitar a una señora al alcance de la mano. El monumento a laDona Marinera ya estaba ocupado pormás jubilados que la miraban a ella, tanespléndida y descocada. Foto de rigor,piruetas para sostenerse al lado de ellay magníficas vistas del entornomientras las bromas de la tercera ocuarta edad componían un agradablesonido ambiente.Más allá de LloretEste territorio era muy conocido porGRmanos que tienen ladrillos aquí enpropiedad. Daban fe de sureconocimiento del entorno hastaprediciendo que en un lugar concretohabría muchos gatos de buen ver ymejor alimentar. Allí estaban. Inclusoinformaba de que a menudo venía a su
    • 74propiedad a regar un ficus. Pronto las lenguas viperinas especularon con supuestas versiones más lúdicasy ociosas de estos desplazamientos en solitario a lugar con tanto jolgorio.Más allá, después de los jardines de Santa Clotilde, una moza anunció una cala a la que, en sus tiemposjóvenes, venía a lucir sus tributos sin ningún tipo de paño en el cuerpo. Tal cala ella la denominaba la“Cala Guarrilla”. La cala bautizada con el topónimo de Boadella estaba operativa y hasta demostró queaún acogía a no textiles. La prueba eran las dos personas que, con esta temperatura, se comportaban contotal naturalidad y sin paños.El castell de Sant Joan, a 173 metros de altura, fue un lugar de esos inolvidables por las vistas que ofrece.Desde este punto asomaba a lo lejos el todo Blanes, enfrente todo el mar y, atrás, parte de ese casi todoque ya se había recorrido, por ejemplo con los jardines Marmutra. Un arco muy bien puesto componíauna curiosa fotografía que seguro que figurará en muchos archivos de turistas. Después, escaleras y másempinadas escaleras hasta llegar a los 10 metros de altura de Blanes. En medio, algunas casas con diseñode revista de arquitectura o de suplemento dominical. Y, en Blanes, ¿qué había de especial? Pues ellas yellos, el paseo marítimo lleno de esas edades a las que todos deberíamos llegar en el mejor estado posible.Hacia TorderaLa parte final fue apta para quienes se entrenaban para marchas posteriores. Terreno llano, con plantas deacelgas y de alcachofas en medio de campos que descansaban hasta el próximo cultivo.Pronto Tordera apareció y produjo un suspiro de placer para quienes ya le pesaban demasiado los 27 kmrecorridos en una etapa después de los ágapes navideños. La avanzadilla tuvo trabajo en buscar el únicoestablecimiento del pueblo con sitio para tantos a esas horas. Allí a las afueras, en “Casa Lucas” discurrióla comida a una hora más tardía de lo habitual. Los postres, como siempre, abundantes y con algunoscondumios navideños. Se observó a más de una persona que degustaba plátanos. Buen detalle paraentrenarse para la próxima etapa con los calçots. Estos vegetales dan mucho de sí y siempre han sidobuenos símbolos de tantas sanas y placenteras prácticas.No todo acabó aquí. Las nuevas camisetas dieron lugar a un descubrimiento de torsos masculinos. Sobrelos femeninos, ninguno, aunque una moza, con su habitual desparpajo y gracejo extremeño manifestó quemás vale que a una le sobre que no que le haga falta. ¿Qué será?La primera etapa del año acabó bien, con un final que fue el principio de la nueva y técnica indumentariaque pronto se pondrá en marcha. Quizá esas camisetas puedan ser un símbolo más de cambios y deprogresos. De mejoras que hagan mirar adelante y perseguir otras.Porque, tal como el presidente de Apple, Steve Jobs, dijo la semana pasada en San Francisco,parafraseando a un gran jugador de hockey hielo:“Yo patino hacia donde va la pelota, no hacia donde ha estado”Terrassa, 17 de enero de 2007Etapa entre La Pobla de Montornès y TarragonaUna de romanos y muchas de calçotsGRmanos y GRmanas, el primero, un cocheMercedes. El segundo, un monovolumenusado para transportar a directivos de empresade ida o vuelta al aeropuerto. El tercero, unautobús de 40 plazas. Parecía una expediciónbien organizada y numerosa, con objetivos delmás alto nivel. Alto, alto sí que lo era: lo quedaba el brazo para levantarlos, descapullarlos,mojarlos y engullirlos.¿Cargamos? dijo la conductora, expresión queinquietó a usuarias que no entendían el argotde la profesión: cargar y descargar (humanaspersonas, se entiende). Aún provocó másnuestra transportista cuando nos consultó qué
    • 75nos parecía si le escuchábamos otra expresión habitual: “¿Hago hoy un servicio?” Aclaró que tenía otrosentido que el grito de guerra de los nocturnos y eróticos alrededores del Nou Camp, por ejemplo.Ya cargados todos y todas, sin el Mercedes inicial, la dirección concreta era un recorrido preparatorio parajustificar los condumios posteriores, sentados a cubierto con cuchillo y tenedor. Una historia de romanos,un santuario y muchas, muchas tejas llenas de calçots.Hacia abajoLa ruta señalada discurrió paralela a ese pasillo mediterráneo por donde las huestes romanas ya semovieron hace muchos años. Ahora aquella “Via Augusta” ha dado paso a muchas carreteras, viaductos ytrenes de baja (la más abundante) o alta velocidad. Las señales de que la voracidad de la civilización noquedará así se comprobaban en las talas longitudinales de vegetación, también paralelas a la antigua víaromana. Al destruir para construir se le llama transformar.Pero lo nuestro era caminar, sin dejar más huellas que las pisadas. Uno de los caminos después deAltafulla sirvió para comprobar sobre el terreno la temperatura ambiente: en la tierra del suelo los charcoshelados así lo demostraban. Los avellanos desnudos y esa vegetación tan típica como el palmito, elalgarrobo y algunas viñas se alternaban con los pinares que aún sobreviven a las talas y a los estivalesincendios.La referencia al asfalto era evidente: el tráfico rodado evidenciaba la movilidad continua de la ciudadanía,la libertad de desplazamientos y, para mentes aburridas, entretenerse en imaginarse adónde irá cadavehículo a esa velocidad (se supone que controlada por el carnet por puntos).Mientras el camino se hace al andar, nos acercamos al primer objetivo cultural programado, ese sitio quees monumento histórico-artístico desde 1931, el Médol. Unos restos romanos cercano a un área deservicio de la red de “Medes”, simbolizada con una palmera. Nada que ver con el obelisco de 16 metrosde altura que señala el inicio de la extracción de piedra romana, de donde se dice que sacaron 50.000metros cúbicos dejando un agujero de más de 200 metros de largo. Se supone que la sangre, el sudor y laslágrimas de tanto esfuerzo perteneció a tantos esclavos que sucumbieron para que hoy todos admiremosel arte romano de Tarragona, sin apenas imaginar a tanta gente anónima que allí pereció “al servicio de…”Fue una de romanos con prueba pericial incluida. El personal nunca se pudo imaginar la imagen dada acausa de una inoportuna pared que franqueaba el paso. Por la parte de atrás se instaló la “culocracia” (pordónde sino: por atrás), muchos traseros altivos preparados para el impulso. Por delante, foto y clamorpopular. Si lo hubieran visto aquellos romanos, el salto no hubiera quedado sólo en eso. Como efectoscolaterales, aparte de la instantánea digital, crujido de rodillas y algunos huesos temporalmentedesencajados. Menos mal que faltaba poco para el refrigerio a modo de desayuno.Tentempié inicialHubo que sortear la autopista parasituarnos en un lugar despejado y consol. Imitando quizá al obelisco de ElMédol, los más osados y osadasdegustaron sus bocadillos encima de losrestos de un promontorio de cemento.Oteaban un panorama gastronómicobastante uniforme y, también aquí, lasmáquinas trituradoras de antiguospaisajes aplanaban los espacios para másasfalto. En medio, carteles alusivos a ElMédol allí, solos, cubiertos de polvo. Enuno, patrocinado por nuestra tiendafrancesa de moda deportiva, se loabancontemporáneos proyectos en el solarde la pedrera romana. Ejemplos: unconcierto de música celebrado allícuando se declaró Patrimonio histórico. Otro, fallido: el President Macià quiso levantar ahí unmonumento “Als Catalans Ilustres”, pero todo quedó en la utopía política. Nuestra realidad era uncamino con sorpresas.
    • 76De subidaCon los cuerpos más o menos acondicionados, el camino iba sorteando más obras, pueblos y subidas. Larespuesta del respetable fue la adecuada. Lamentar sólo uno de esos gajes del oficio, como fue la lesión deuna cuidadora profesional de nuestra salud. Desearle una buena recuperación y su pronta reincorporaciónal servicio de guardia de GRMANIA. Lo demás, lo de siempre. La subida, con esos jadeos propios delesfuerzo y hasta con sudor. El rellano urbanizado sirvió como punto de concentración y de permanenciade las responsables de primeros auxilios. Allí esperaban al vehículo de rescate, operación que se convirtióen una aventura llevada a buen puerto gracias aldominio de la orientación de nuestro coordinadorgeneral. Ni GPS ni nada. Para llegar a ese puntoutilizó instrumentos manuales de oteo. Tuvo queencaramarse a lo más alto de un pino, asombrando alos allí presentes por su banco de recursos en últimainstancia. Mientras, el resto ya había tomadoposesión de un santuario que dio mucho de sí.Lorito o Loreto a la vistaNadie podía imaginar que aquellos cuatrohelicópteros que ronroneaban en lontananza fuerancomo un preámbulo de un santuario relacionado conel vuelo. Colocado allí arriba, el primer recibimientoera un monumento que la aviación le dedicaba a estavirgen, su patrona. Encima de aquella loma, bien soleada y mejor aireada, el edificio en sí era atractivo,colocado en una explanada con el mar al fondo, con un polémico movimiento de obras en medio y conun centro religioso italiano.La larga espera hizo volar la imaginación y el entorno ofrecía algunos atractivos lingüísticos dignos dedestacar. La pared de la entrada, cerca de las aspas del avión, recibe al visitante con una frase como si allíhubiera ladrones de bicicletas: “La teva oblidada bici potser la seva millor eina”. Después aclaran que serecogen bicicletas para la Ciudad de los Muchachos de los Padres Rogacionistas en Manila (Filipinas). Másadentro, la pared del centro religioso expone un rótulo con la cara y el nombre del fundador italiano,Aníbal Maria di Francia y una frase del evangelista Lucas: “Preguem l’amo del camp envii obrers a lesseves messes” (Lucas 10,2) e iba firmada por las “Hijas del Divino Celo”. Parece ser que esta frase enervólos ánimos y, por aquello de entretenerse, sirvió para curiosos juegos lingüísticos y diversos maticessemánticos. Ya dentro del santuario, llamaba la atención algunas incompatibilidades de las nuevastecnologías (ya viejas): “Para hablar con Dios no necesitas el teléfono móvil. Apágalo, por favor”.Parecían no saber que “La vida es móvil, móvil es…” Ya sabéis para qué no sirve el celular.Lo que sí sirve para mucho esese terreno excavado que seveía entre el santuario y el mar.Podía ser como un Médolromano de ahora. Pero no. Eramucho más, uno de los grandesescándalos inmobiliarios de lazona. Se llama “TerresCavades”, 101 hectáreasprevistas para construir 5.000viviendas y 20.000 personasmás en un futuro. Todo ellogracias a complicidadespolíticas del ayuntamiento deTarragona con ese ya habitualentramado de constructores.Quizá era aquí a donde esosespeculadores enviarían aaquellos obreros que aparecíanen la frase del evangelista
    • 77Lucas. A los amos de esos campos les enseñaban planos en los que siempre pasaba un vial por encima desu casa. Así vendían sus terrenos. Otra Marbella más, muchos más Pacos el Pocero. Y van…Muchas tejas de calçotsEl último monumento programado, otra de romanos, se tuvo que contemplar desde el autocar. No habíatiempo y el destino nos esperaba con retraso. El multitudinario recinto ya estaba muy ocupado, quizá nopor aquellos jubilados de Lloret y Blanes vistos durante la etapa anterior. O sí. Mesas dispuestas con salsa,babero y guantes de plástico para auscultar los calçots, mojarlos e ingerirlos después. Respecto a lacomida, la normal en estos casos. Tejas y tejas de este tipo de cebollas, con la vista hacia arriba paraconseguir un encaje perfecto entre la boca y el calçot. De los fallos dio fe el babero, la mesa y el mantel.Mención especial a esas legumbres que el humorista del grupo definió como “las aflojatodo”. En cuanto ala calidad, división de opiniones como en los toros: hubo palmas y ciertos pitos por parte de los paladaresmás exigentes, los cuales observaron ciertos defectos de forma culinaria. Si se repitiera en otras ocasioneseste tipo de reuniones gastronómicas, se sugiere que las personas que se mueven en estos entornosaporten ideas de sitios cuya relación calidad precio entre dentro de un presupuesto ajustado. Tambiénestaría muy bien que otras voluntades pudieran gozar del “placer” de coordinar movimientos de masas deeste tipo. Y, cómo no, después de la comida hubo seguimiento de algunas piezas musicales por las parejasmás atrevidas que se lanzaron al ruedo del baile. Y algunos, desde la mesa, cuchicheando sobre mira quiénbaila con quién.Mención especial para Aina, presentada en sociedad en medio de la sala, un encanto para GRMANIA ytambién para aquella tercera edad que se deleitaba mirándola. Colaboraremos para que tu futuro sea elmejor posible.Y la despedida con un pensamiento que habla de búsquedas, conocimiento y recorridos. Lo ha escritoJavier García Sánchez en su último libro titulado como la montaña, “K2”:“Ya no más vías de ataque sino sutiles y prudentes recorridos de búsqueda, pues si aquéllas danefímeras glorias, éstos reportan el conocimiento certero”Terrassa, 29 de enero de 2007Etapa entre Tordera y VallagorguinaUna etapa como las de antes en un parque natural como ésteGRmanos y GRmanas, incógnitas iniciales: ¿Qué son las cornicabras? ¿A qué vino la frase de quefuncionaba mejor con un toque suave y acariciándole el culo? ¿Cómo se hace un link en una etapamientras se camina? ¿Qué hacían unos GRmanos dentro de unos lavabos femeninos? ¿Se le avecina unpeinado fiscal a GRMANIA?¿Por qué hay gente que a este grupo empieza a denominarlo comoJARRAMANÍA? ¿A quién le llama “El azote de GRMANIA”?Como, según el refrán, quien avisa no es traidor, los redundantes mensajes preventivos ya alertaban deque esta etapa no sería como las habituales. Más bien recordaría a las de antes, a aquéllas en que subir ybajar no era precisamente pisar escalones hacia una idílica playa. Los expertos planificadores de perfiles yahabían dibujado una curva algo diferente a anteriores recorridos costeros. No se trata de establecerhipotéticas comparaciones entre dificultades anunciadas y supuestas ausencias justificadas. Pero la relaciónevidenciaba que faltaban caminantes. Se perdían uno de los mejores recorridos por el Parque natural delMontnegre i El Corredor.Nuevas visitasQuienes sí estaban eran nuevos espíritus inquietos que visitaban por primera vez a esta hermandad, el díaen que se repartió una pieza del atuendo oficial. Nuestro experto en GPS (aparato que ya solicita urgentemodernización con relevo obligatorio) se vio no gratamente sorprendido porque ya no era el más jovendel grupo. Una joven promesa, vástago de ayudantes del jefe de personal, le quitó ese pasajero privilegio(“juventud, divino tesoro”). Un joven arquitecto muy viajado acudía a cobijarse en un grupo andarín quedestaca por lo que para su profesión no tiene, o sea, no edificio físico y sí sede virtual. Pocos planos deedificios reales nos podría diseñar. Sus viajes por medio mundo parecía que necesitaban redimirse en unlargo paseo con esta compañía. Aires jóvenes, cultos y con mucho futuro. Semejaba que tenía que haberrecorrido medio mundo para descubrir a estos viajeros a pie de aquí al lado.
    • 78Y, alerta, nuestra segunda nueva visita pudiera levantar ciertas sospechas debido a un inocente mensajeque este plumilla difundió por la red con mucha inocencia y nula picardía. Este chico para todo tuvo elatrevimiento de anunciaros que había pagado la estampación de las camisetas con el perdón de ciertotributo a la Hacienda somostodos. ¡Válgame Dios! Talatrevimiento digital pareció retara esta noble institución y, si túno vas a ella, ella viene a ti y lopuede hacer disfrazada deaplicada caminanta. O sea, unapersona de la alta inspeccióncentral de Hacienda se presentóde incógnito, mientras los másincautos se referían a losvolátiles billetes de quinientoseuros, los ahorros por noolvidarse de satisfacer algoobligatorio o el último ladrillocontratado. Aviso a navegantes:¿se avecina un peinado fiscal alos añejos legajos con las cuentasde GRMANIA desde hace másde diez años? Imaginamos anuestro coordinador general clasificando, sumando y cuadrando cifras, como en sus añorados tiempos debancario. Menos mal que, a requerimiento de este nervioso recadero, dijo que en esos momentos estabafuera de servicio. De todas formas, demostró buen hacer, mejor caminar y, por tanto: bienvenida al club.El inicioLa imagen inicial de esta etapa, como pasa casi siempre que hay invitados, fue de cierto caos. No deja deser una buena y no estudiada táctica que desmoraliza al principio para, después, enmendarla yperfeccionarlo todo hasta la apoteosis final, es decir, la jarra de cerveza. También hubo nervios cuando elautobús se enfilaba por un camino de tierra. Quien quería sudar veía peligrar sus esforzados deseosporque el vehículo no se detenía y ya la adrenalina se disparaba. Las afueras de Tordera aún muestrancampos de cultivo. Ojalá que el monocultivo del cemento no suplante pronto a los vegetales. PorqueTordera sufre la vorágine constructora de quienes no llegan a los precios de la costa y se conforman consucedáneos en el interior. Encontrar el camino fue a salto de mata, se sortearon obstáculos y hasta huboquien ya de buena mañana lavó uno de sus pies sin quererlo. Las marcas pronto aparecieron y ya serecuperó la confianza.Las pistas fueron los caminos habituales en un parque único, cercano y, a la vez, alejado del mundanalruido. La incursión en el parque del Montnegre produjo esa sensación de estar rodeado por una granaglomeración humana por casi todas las partes menos por donde tú estás. Representa un privilegio estaren un espacio como éste, con castaños y hayedos desnudos que te recuerdan zonas más alejadas a pesarde estar cerca del mar, desniveles acumulados que hacen mella en las fuerzas si bien rellenan los pulmonesy el ánimo de los beneficios del aire libre de los grandes espacios. A un lado el Mar Mediterráneo, al otroel macizo del Montseny y , en medio, poblaciones y grandes urbes. Más cerca de los caminantes, dosaguerridos atletas que ya estaban de vuelta, algunas motos, bastantes bicicletas, cazadores con un fuegoencendido allí en medio y muchos de esos vehículos a los que el gobierno quiere prohibir que se salgandel asfalto.El intermedioLa primera subida fue continuada hasta llegar a Hortsavinyà, a 492 metros. Casas dispersas, una iglesia, uncentro de esos que ahora se llaman de “interpretación del medio” y una escuela con placas solares ytecnologías por satélite. Y un espacio con frías mesas que acogían a quienes iban llegando. Pronto eldescanso se animó, y más cuando empezaron a circular las dos botas. Hubo quien recibió consejos paraconvencer a este recipiente de que se le da más gusto al usuario receptor del líquido si sabe tocarle yacariciarle el culo como se merece. La tertulia fue animada y distendida, hasta que la orden de partida nosenfrentó con una realidad que subía y bajaba. Preparaba a un nutrido grupo para empresas posteriores
    • 79como los Tres Monasterios. Mientras, la vegetación caducifolia dejaba ver a esos almendros que, yaflorecidos, se adelantaban a don Isidoro Álvarez cuando su gran almacén nos presagia, un mes antes delevento meteorológico, que ya es primavera en…La continuaciónLa ligera subida post-desayuno sorprendió con el collde Sant Benet, de 550 metros de altura. Un cruce decaminos con un pedestal en el que algunos ciclistasemulaban estatuas. Se hacían fotos adoptandoposturas diversas con la bicicleta en el aire. Nuestrocoordinador miraba con deleite y sana envidia talproeza y pronto nos sorprenderá con la digitalizaciónde su cuerpo encima de esas piedras, a modo deescultura viviente. Mientras, la primera línea oavanzadilla se acercaba a Sant Martí de Montnegre, unsantuario espiritual y otro gastronómico cerca,situados a 476 metros de altura en medio de las15.010 hectáreas del Parque Natural de Montnegre i elCorredor. En este punto se produjo una espera delgrupo y se comprobó que también los walki talkisnecesitan un recambio por un equipo de transmisiónmás potente. También los recuerdos de algunosandarines identificaron esta zona como el lugar en elque hay un abundante refrigerio durante la Marxassa,con cubitos de hielo, vermú y abundantes aperitivosincluidos. Esos individuos hasta husmeaban por losalrededores por si aún se podía ver (y, mejor tocar) ala chica de Martini. La espera para la unión grupalsirvió para que el experto en GPS colocara una marcaen el suelo. Tan metido está en temas tecnológicos que a aquello que antes se hacía, que era marcar conun palo la flecha de la dirección en el suelo, ahora se le llama “link”. “Cosas veredes, amigo Sancho…”La amplia pista condujo hacia el destino final. Aún quedaban restos de antiguas carboneras a los lados,vegetación mediterránea y un camino muy bien marcado. Invitaba a trotar, a hablar y también adespistarse y perderse. Eso se produjo entre las primeras unidades cuando, llegados a Can Mora no vieronel firo a la izquierda y siguieron adelante. Les hubiera hecho falta otro link en el suelo o más observaciónde las marcas. Al fondo estaba el destino final, a 222 metros Vallgorgina, un pueblo con rituales debrujería y el dolmen más mediático de Cataluña. Pero no así ese bar que nos acogió.El finalEl experto en otear este tipo deestablecimientos públicos noscondujo a un sitio lleno desorpresas. La principal, un sitiodescuidado, con lavabos indecentesy un servicio de barra incalificable.El acomodo fue en zona de sol y desombra. El autocar tuvo que acercara este lugar una carga especial:artesanas aceitunas muy bienaliñadas por una pareja de expertosen este arte y la habitual tabla deembutidos preparada por la mujerde… La presentación en sociedaddel fruto del olivo dio lugar a unaconversación muy técnica sobreclases de aceitunas. Se decía que laallí presente tenía un nombre muy sugerente: cornicabra. Mientras la comida transcurría a la espera de la
    • 80diligencia del servicio de barra, alguien creyó ver a unos GRmanos dentro del servicio de mujeres. Y lohacían pendientes del entorno, como si pudieran ser cogidos in fraganti en cualquier momento. Alegarondespués que tal operación clandestina era por la carencia de agua en la otra zona de los excusados. Lo quesí corrieron fueron las jarras, esos objetos que destacan en el calendario y que algunos extraños fusionancon nuestra denominación, con lo que crean otro nombre diferente en la forma pero parecido en elfondo: JARRAMANÍA.A los postres se abrió el mercado de la camiseta marcada, con el reparto esperado y con algún pase demodelos textiles que, unas veces encajaban en los cuerpos y otras no. Como muy dice nuestro estimadoGinés, residente ahora en Lois (León): “¡Cómo se ponen los cuerpos con los años!”La colecta de la cuota económica se vio incrementada por la espontánea colaboración de unos hermanoschecos y eslavos que estaban en la zona de sombra. Debieron quedar tan sorprendidos de un evento tanextraño para ellos que patrocinaron al grupo con cinco euros, a fondo perdido. Por supuesto que es unaprueba más de la capacidad de acoger a nuevos y extraños en un grupo sin fronteras.Como muy bien declaró Alejandro González Iñárruti, director de la película “Babel”: “Mi película nocontesta a la pregunta: ‘¿de dónde soy?’ sino más bien a la de: ‘¿a dónde voy?” (…) “Las auténticasfronteras, más que líneas físicas exteriores, están dentro de nosotros, son barreras del mundo delas ideas” (…) “Lo que nos hace felices como seres humanos puede ser muy diferente, pero loque nos hace desgraciados y vulnerables, más allá de la cultura, la raza, el idioma o el niveleconómico, es lo mismo para todos”.“El azote de GRMANIA”Terrassa, 14 de febrero de 2007Etapa entre Vallgorguina y Coll de BartomeuPor El Corredor de la diversidad de vistasGRmanos y GRmanas, “Era hermosa, alegre, bonita. Daba gusto ver a tantas personas decentes allícongregadas” (repítase este estribillo cinco veces).Os dice esto un indecente que no estuvo allí (en Madrid días ha) pero sí aquí. Tal cancioncilla “pepera delde la barba” se puede aplicar a una etapa que transcurrió por el Corredor del Montnegre, en medio demucha decencia personal y más belleza de los entornos naturales, una diversidad de vistas, un paseo por elfilo de dos vertientes que enseñan varias comarcas naturales.La buena forma física del respetable público activo de esta hornada andarina es más que evidente queexiste. Su progresión sólo la detiene el tributo de las esporádicas lesiones o las paradas técnicas para elmantenimiento de las piezas que exigen revisión y puesta a punto, o bien una intensa mano de tres enuno. Sólo hay que repasar la hoja de servicios individual para ver que la superación se demuestra enmaratones, medias maratones y convocatorias afines. ¿Cómo se explica si no que once representantes deGRMANIA acudieran a la última edición de los Tres Monasterios y llegaran todos y todas en un tiempomás que decente?Hasta la actividad física no tiene fin y las aficiones o devociones se extienden por bicicletas, políticasmunicipales, teatros, buceos, futuras expediciones a duras rutas o a montañas de países lejanos, porejemplo Eslovenia. Un grupo casi incombustible que a veces necesita de algunas paradas técnicas para elengrase de las piezas.¿Y qué decir de esa tendencia al adelgazamiento general que no para de tener cada vez más acólitos? Sólohay que ver de perfil al respetable para observar unas líneas más que estilizadas, aun sin llegar al modelotableta de chocolate abdominal. Todo se copia. El hecho de que el coordinador general siguiera unrégimen tan eficaz sentó un precedente con bastantes seguidores, aunque también con honrosasexcepciones que confirman la apreciación anterior. Incluso hubo quienes se quedaron con tallas decamisetas inferiores a su envergadura para obligarse a caber en ellas pero sin estallarlas. O sea, manos a laobra.VallgorguinaCon esta introducción tan activa y estilizada la etapa se planteaba como una rutina más. Nadie se quejó delos 27 km y los 1.200 metros de desnivel acumulado. Un paseo a modo de entrenamiento para cuerposlustrosos y bien paseados. Aunque, para paseo de reconocimiento previo del terreno, la salida que nuestro
    • 81experto en GPS hizo al punto de llegada. Quería dejarlo todo atado y bien atado y, en un momento derelax de las tareas docentes, nos aseguró el retorno. Buen trabajo una vez más.Sin dolmenPor esos avatares de los caminos marcados, el famoso dolmen de Vallgorguina quedó para otra ocasión.Un sitio muy historiado en aquelarres, ceremonias mágicas o espectáculos que no se sabe si son sólo eso ohay más. Ir a ver estas piedras tan bien colocadas representaba dar una vuelta no prevista. No obstante,quien no se conforma es porque no quiere. Bien puesto también estaba el romero florecido en una de lascasas adosadas del principio de la etapa. Y bien se fijó en el detalle vegetal la botánica del grupo, la cualadmiró que esta especie se asemejara a una planta colgante que bajaba por una pared. Pero no todo quedóaquí. El GPS y su domesticador no acertaban a encontrar el río de Vallgorguina que los satélites marcabancomo que debía estar allí. Pues no. Estaba más allá porque su sitio era ocupado por unas cuantas nuevasconstrucciones que le hicieron cambiar su curso natural. Ya veremos si un día se sale de madre a ver quépasa.Lo que algunos sí reconocían era ese terreno inicial, por donde transcurre la Marxassa en dirección aMataró. Qué experiencias aquellas en que en este pueblo te atienden con una opípara comida una vezhechos más de cincuenta km desde Montseny hasta aquí. Y allí estábamos, enfilando la subida inicial. Undesnivel de más de 400 metros que calentaba los cuerpos y ya te enseñaba desde lo alto ese paisaje queregala el estar situado varios metros por encima de los más comunes de los mortales.La altura mostraba lejanos perfiles de conocidos territorios, muchos de ellos pisados en esas salidas que teenseñan el otro país de este territorio, o la otra cara de la misma moneda. De los 222 metros deVallgorguina hasta los 632 de El Corredor, un sitio con restaurante que anuncia su proximidad cuando lapituitaria comienza a oler el perfumado aroma de las carnes a la brasa a tan temprana hora. Comoanimales de Pavlov, parecía que allí estaba el sitio de la primera parada. Y no. Sólo hubo visita dereconocimiento, lectura de algunos platos de la carta por quienes ya planearon visitas gastronómicasposteriores y reconocimiento de un entorno no muy adecuado como para una parada campestre conbocadillos descubiertos.La paradaEl territorio está muy bien parceladohasta en lugares como éste, preservadosaún de las embestidas urbanasascendentes de las zonas limítrofes. Lapresión del ladrillo va subiendo. Y lafuerza de la naturaleza en primaveraenerva la sabia vegetal y los camposrecomponen el verde perdido. Camposde cereales. Cerezos ya con sus frutosformados. Tantos capullos (sin ofender) apunto de convertirse en esa explosión decolores y de los sabores de las posterioresfrutas.Mientras, la zona de ocio de Can Bordoiacogió la cita obligada con loscondumios. Pero no a todos. Huboquien, explosivo él, no atendió a la paradareglamentaria y se proyectó en la lejaníadel camino sin fin. Menos mal que latelefonía móvil, además de para hacerpresupuestos o para perseguir impagados,le sirvió para reconsiderar su soledad,retroceder hasta la civilización andarina yreconciliarse con el orden establecido (enla II Trobada).Más CorredorLa etapa estaba llena de subidas y bajadas
    • 82continuas, diversas vistas de parecidos paisajes pero desde ángulos diferentes, un espacio apto paramultitud de esos vehículos que ya forman parte de la aventura. O bien la aventura son sólo ellos. Debe serel placer del acelerador y de la frenada continua. Desde el Puig de L’Aguilar, de 525 metros, hasta laTorrassa del Moro (413), y de aquí al Coll de Parpers (295). En medio, aspectos pintorescos como esascasas recicladas en casas de colonias, o esa otra masía con sabor añejo, en donde aparecía una ancianamimetizada casi con la suciedad ganadera del entorno entre gallinas, perros y aperos de labranza.Una versión desgraciadamente más moderna de los avatares del camino en estos tiempos era pensar enPablo, ese joven recordado con flores artificiales y con la foto de la moto que le condujo hasta laeternidad. Corredores (con minúscula) imitados por quienes te echan de los caminos al empujarte con suartilugio de dos o cuatro ruedas y un potente motor.La felicidad allí al ladoEl final se entreveía pero aún no llegaba, y eso que ya se acumulaban 25 km en las piernas. En medio deestas circunstancias, el coll de Parpers fue testigo de cómo quien no se conforma es porque no quiere.Allí, a la sombra de un monumento a todas las víctimas de la Guerra Civil de 1936-1939, un ilustre yreciente miembro del club de los 50 llegó a esta zona limítrofe entre el Maresme y el Vallès Oriental,situada encima del túnel de la carretera entre Granollers y Mataró, y proclamó un sofisma que se podíacomprobar en la práctica: “¡Qué poco cuesta ser feliz!” Estaba viendo una gasolinera ya clausurada y, a lasombra, una pareja de felices ancianos jugaba a las cartas en una mesa plegable, ambos sentados en dosmodelos de sillas de tijera diferentes. Se les veía pletóricos y muy animados. Igual que al pagés que pasabapor allí. Llevaba su máquina cargada de estiércol, con los restos de un puro en la boca. Tuvo que parar enla subida para reducir la velocidad y llegar a su destino. Transmitía gran humanidad, paz consigo mismo yfelicidad. Lo mismo que aquel ciclista que venía de Alicante. Paró en el coll para preguntarle a los últimosdel grupo cómo se llegaba a Corró d’Avall, localidad que algunos de los allí presentes era la primera vezque descubrían que se situaba cerca de Granollers. Y también se le veía feliz en su esfuerzo, él, joven yapuesto, con un cuerpo esculpido por la práctica continua de triatlons. Por lo que se ve, ellos eran tanfelices como quienes a punto estábamos de llegar al destino final de hoy, pero a pie.Parada y fondaLa vuelta pasó por la parada técnica en el tradicional bar. La Roca del Vallès recibió a la expedición en unaparcamiento enfrente del cual, milagros de la tiza, se encontraba el instituto del pueblo y, cómo no, enobras de ampliación. Esta zona y esa carretera hacia Vilanova del Vallès y Montornés, al día siguientealgunos GRmanos la volverían a repetir pero no en autocar, sino con las zancadas propias de una mediamaratón.En el bar hubo curiosos descubrimientos y aprendizajes muy significativos. Por ejemplo, en un cenáculo,una dama confundió el juego del Teto con el del Tétrix. Un destacado submarinista le explicó que el Tetoes lo mismo que el Aconcagua, pero que éste se practica debajo del agua. O las recetas de las patatas a lopobre, de la técnica del fumet de pescado y otros manjares que invitaron a prácticas culinarias posteriores.Y eso que no estaba nuestra profesora de gastronomía.Una etapa, por tanto, decente, alegre, hermosa y bonita.Como decía Confucio:“Cada cosa tiene su belleza pero no todos pueden verla”Terrassa, 28 de marzo de 2007Etapa entre Coll de Can Bordoi y MontcadaDel realismo de un camino exigente a la magia de una reunión gastronómica y literariaGrmana y GRmano, tengo una pregunta para usted: Después de los dos años que se le han dejado paraleer (o releer) la primera entrega literaria de GRMANIA, El Quijote, ¿se atrevería usted a enfrentarse conlas siguientes líneas de uno de los principios más famosos de una obra maestra de la literatura: “Muchosaños después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquellatarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”?
    • 83He aquí el realismo mágico en la historia de seis generaciones de los Buendía, del inventor de un remediopara tener buena memoria (la bebida del gitano Melquíades que ya falta nos hace) que trajo a Macondo elimán, la lupa o el hielo. El principio y el fin de un pueblo y esa soledad que, ni de lejos, quiere paraGRAMANIA nuestro jefe de personal, el cual proclamó esa máxima que bien podría figurar en elfrontispicio de nuestras mentes senderistas: “Amb GRMANIA mai patirem cent anys de soledad”. 30millones de ejemplares vendidos, publicado en 35 lenguas desde hace 40 años por un autor que ahoratiene 80 y que hace 25 años que recibió el Premio Nobel de Literatura, enfundado en la guayabera de sulugar natal.Qué le voy a explicar a usted que no demuestre mi pedantería. Par saber más y mucho mejor, consultencon Álvaro Mutis, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Víctor García de la Concha y Claudio Gullén (enla introducción del libro). Y disculpas paraquien, cautivador de damas, esperaba elKamasutra con imágenes creíbles, algo quese deja para prácticas o intentos íntimos. Yuna próxima pista, más adelante, queorienta en dónde dicen que se inspiró elautor para comenzar el libro así. Y otrafrase de cosecha propia que imita mal allibro y recoge el acto fundacional deGRMANIA.Todo y más, a continuación.Casi “pleno al quince”Casi. Por poco no se pasó a los anales dela ocupación total. 36 personas seenfrentaban a esa realidad sólo conocidapor unos puntos en el GPS y por unas hojas que trasladan al papel aquello que uno sufrirá en su cuerpo.Una etapa exigente, muy llena de “colls”, que se extendía por un litoral con buenas vistas perodifuminadas por la persistente niebla, que discurría por las crestas de la conurbanización metropolitana yque acababa con la reunión gastronómica y literaria, en un lugar a la sombra y sentados como nuestrasposaderas se merecen. Más de 28 km, 960 metros de desnivel y una fortaleza que ya se entrena para el GR1.Nada más empezar, el camino se inició con un amago de subida y el suspiro en voz alta de quien hacíatiempo que no venía y que caminó ayudado por dos bastones: “Ya empezamos a j…” Ése era el aperitivopara el buffet libre que vendría después, un tobogán con abundantes subidas y bajadas y muy variadassorpresas de tipo sólido, líquido, gaseoso, humano y vegetal.Sorpresas sólidasLa principal, la orografía de un terreno exigente el cual, de tan sólido que era, dejó huellas e hizo chirriaralgunos engranajes de las rodillas y fue causante de agujetas varias el día después. La ventaja es que ya hayoperaciones que, si sus resultados son como los de la recién operada del menisco que iba en la primeralínea, podemos caminar tranquilos. Sin embargo, hubo una rodilla en especial que se resintió más de lacuenta y, cuando quedaban pocos kilómetros para el final, casi a la sombra del hospital de Can Ruti, seprodujo un movimiento de solidaridad encomiable. Nuestro ilustre rapsoda estuvo bien acompañado enel tramo final, todos muy motorizados. Incluso al final se enorgullecían de haber acabado la etapa en unbar “por prescripción facultativa”: fue uno de nuestros médicos el que les “recetó” una cerveza en el barmás próximo, tratamiento que siguieron al pie de la letra. El terreno, por otra parte, tensó los reflejos, altranscurrir parte del camino por tramos encajonados, profundas hendiduras configuradas por el agua ypor los neumáticos de aventureros urbanos con motos de cross. También los dólmenes y restos ibéricosmostraron una solidez verificada por el transcurso de los años y aún siguen en pie.Sorpresas humanasAdemás de la compañía habitual del grupo, sin atisbos de soledad, el buen tiempo parecía que animaba alpaseo o a hacer ganas de comer moviéndose, o a justificar la mañana de algún modo o vaya usted a saberpor qué uno sale de casa y vaga por esos parques naturales o zonas protegidas a aquellas horas del día.
    • 84Muchas bicicletas de montaña, muchos maillots con mil y una inscripciones, ciclistas vestidos al uso y conganas de devorar kilómetros. También, por supuesto, esos quads que tanto se venden ahora y loshabituales coches que dejan ese rastro de polvo que, cuando se junta con el sudor que discurre por tucuerpo, produce una extraña mezcla que después tiñe el agua de la ducha de colores variados. Y personascaminando, muchas más que nunca: en la ermita de Sant Mateu, en la Conrería, por Can Ruti y por elpoblado ibérico de Montcada. De todos modos, la sorpresa humana más importante fueron esos cuerposbien curtidos a lo largo de la temporada, con un aguante y ritmo en progresivo aumento, unaconsecuencia más del espíritu de GRMANIA. Sin embargo, entre el sector femenino suscitó másexclamación de deseo contenido la imagen de un anuncio del torso desnudo de un bello Adonis quedecoraba un anuncio en una furgoneta. “Magic Body” decía el lema de tan insinuante imagen, a la quepaseaban por una calle detrás del hospital de Badalona.Sorpresas líquidasEl sofocante calor provocó un creciente consumo de líquidos, muy bien repuestos en oportunas fuentespúblicas, colocadas estratégicamente cerca de zonas de ámbito religioso. Por ejemplo esa fuente en laConrería, dentro de ese recinto que, en otro tiempo, colmó la sed espiritual de dos ilustres GRmanos ensu etapa de joven formación. O aquella otra detrás del recinto monacal de Sant Jeroni de Murtra, encimade Badalona. Con aires más laicos, también se veían esos grandes depósitos que acumulan agua para losbomberos, una sana insinuación a bañarse en medio de tanto calor. Y qué decir de líquidos de otroscolores como las rieras que eran afluentes del río Besós, ya cerca del final de etapa. Agua de colores yolores diversos, una secuela más de este montaje de civilización en el que vivimos.Sorpresas gaseosasPara qué nos vamos a engañar. No es realismomágico, es la más cruda realidad. Los malosolores, los excrementos, las aguas residualestambién van unidas a la vida. Nos guste o no,Montcada te familiariza con los desechos, con elolor que desprenden y aporta un toque deoptimismo cuando se ve la depuradora comotabla salvadora de males mayores.Sorpresas vegetalesLa primavera está que se sale. Y no es por esasconversaciones más o menos subidas de tono.Eran muchas las flores, el verde ya fortalecido,los campos en los que despuntaban las primerasamapolas, esas hojas que estrenaban las verdestonalidades en los árboles que volvían a vestirse. Llamó la atención la repoblación de viñas en la zona deAlella, buena señal de que su fruto transformado se aprecia y se bebe. Al tacto también le sorprendieron lacantidad de plantas, pinchos, zarzas, espinos que nos hacían reverencias a ambos lados de estrechoscaminos, nos acariciaban los sentidos y obligaban a dejar una prudente distancia de seguridad, para evitarel efecto latigazo de esas ramas que cimbrea la persona que va delante. También, variados cultivos,algunos de los cuales pusieron a prueba el bagaje de cultura agrícola de la mayoría, y eso que más de unohemos sido desertores del arado y, quizá allí es de donde nunca debíamos haber salido. “¿Qué plantapuede ser ésa? “Para mí son hierbas, hierbajos, plantas o vegetales” (al final alguien precisó que eranhabas). De momento no hemos llegado a confundir un campo de trigo con una enorme pradera o con uncampo de golf. Menos mal.Los vericuetos del camino en forma de “colls”Los pequeños puertos y su altitud evidenciaban el esfuerzo acumulado. El coll inicial a 315 metros nosrecibió para presentarnos a Can Bordoi, a la Torrassa del Moro a 413 metros. Otro coll, el de Parpers, 295metros, después el de Sant Bartomeu a 385, luego Sant Mateu con su ermita a 488. ¿Vais imaginando lacurva de nivel y sus oscilaciones? ¿Más colls? El de Font de Cera a 270, el de Galzeran a 410, el deMOntalegre y su Seminario de la Conrería a 295 metros. Aún quedan más pero, a la bajada, ante loscaminantes se le mostraba el hospital Germans Trias i Pujol, Can Ruti de Badalona. Precisamente aquí esdonde la rodilla de nuestro querido poeta debió oler a hospital y dijo ¡basta! Con el inmediato movimientode solidaridad hacia el autobús.
    • 8511 años atrásDetrás del centro curativo seiniciaba el espacio protegido delTorrent de l’Amigó . Un buenlugar para descifrar unainspiración y para proponerotra. Del maestro GarcíaMárquez sus estu-diosos dicenque, para escribir la frase inicialdel libro regalado, se inspiró enla siguiente frase que, añosantes, escribió Juan Rulfo en suobra maestra “Pedro Páramo”:“El padre Rentaría se acordaríamuchos años después de lanoche en que la dureza de sucama lo tuvo despierto ydespués lo obligó a salir”.En este tramo del caminonuestro coordinador general sefijó en una vieja y desapercibida casa que podría dar lugar a la siguiente frase pirata, imitando a losmaestros anteriores: “El coordinador de GRMANIA, tal día como hoy, al paso por la masía Can Barbeta,del año 1683, recordaría que, once años atrás, el grupo dio sus primeros pasos en un lugar de parecidonombre del GR 5, a las afueras de Sitges, llamado Mas d’En Barbeta”.Los colls y otros monumentos no acabaron aquí. Aún quedaba el monasterio de Sant Jeroni de la Murtra,en Badalona, el coll de les Ermites y, al fondo allá arriba, los restos ibéricos de un poblado en Montcada.Ya al final, el río Besós, a 32 metros, reagrupó al sector solidario con el poeta, que había tomado lacerveza, con quienes venían deseosos de catar su espuma.Del encuentro gastronómico y literario, uno sólo puede hablar sólo de oídas. Por lo tanto, mejor callarse.Aunque sí quiere recordar aquí la frase del escritor Emili Teixidor que publicó el pasado domingo eldiario EL PUNT en la portada:“Llegir dóna valor al temps”Terrassa, 24 de abril de 2007Etapa entre Montcada y Santa Creu d’OlordaCollserola: al fondo, coches; al lado, pájaros y bicicletasGRmanos y GRmanas, “No daba un duropor esta etapa”, he ahí una frase dicha envoz alta por una notable GRmana ypensada por más personas. Estábamnosahí al lado, rodeados por un gentíoimpresionante, por innumerables edificiosy casi casi el “som sis milions” estabantodos allí abajo: en los dos Vallès,Barcelonés, Maresme, Baix Llobregat,Bages, Anoia, etc. Mucho mundo se veíadesde este recorrido.Tal frase fue oída en medio de unfrondoso bosque, con flores a ambos ladosdel camino, robles centenarios, helechos ymucha vegetación. Una postal que,descontextualizada, podría pertenecer a
    • 86zonas húmedas de sitios situados a mucha distancia. Pero no. Todo estaba allí, soportando humildementeuna soledad bien acompañada de bicicletas. Muchas bicicletas que se convertían en un susto cuandoaparecían en cualquier curva. Pero sin problemas de convivencia.En medio del cementoAllí en medio, debajo de una de tantas autopistas como cuartean Montcada, descargó el autocar a unadiezmada tropa de caminantes. 40 plazas para 26 senderistas que anduvieron 25 kilómetros, desde las 7 dela mañana hasta las 13 horas. Sí, historia pura en GRMANIA: la primera etapa que, saliendo en autocar deTerrassa, se empieza a esta temprana hora. Por hitos para nuestro particular libro Guiness que no quede.Más adelante, más récords.Si de referencias peculiares se trata, más hubo. Por ejemplo, ¿a quién se le ocurre hacerse un chequeo delas ancas andarinas después de la anterior etapa de 29 km? Pues alguien fue a los típicos y profesionalestoqueteos y resonancias médicas del tobillo. Y allí salieron los efectos colaterales de los huesos puestos aprueba previamente. Los resultados fueron disparatados. Pero vino a la etapa. Igual que otra GRmana,que acudió rauda y veloz aunque tarde a la cita. Estaba justificada su impuntualidad: tuvo que visitar al Sr.Roca varias veces antes de salir y en su mochila parecían figurar varios rollos higiénicos. O aquella otraGRMANA que manifestó haber quedado “cruixida” después de la anterior etapa, que se ve que progresamuy adecuadamente. También, por supuesto, justificaron su ausencia caminantes que se reponen paraempresas posteriores. Desearles buenos arreglos y más ilusión.Pronto dejamos el cemento para ascendery ver desde arriba lo que habitualmentevemos desde abajo. Una primavera tanlluviosa da muchas agradables sorpresas,algunas a nuestros pies, otras más arriba.El Parc de Collserola es ese pulmón queaún los humos, las diversas poluciones ylas otras presiones no le afectan. Estamontaña está llena de sorpresas, tantomirándola hacia arriba como, en lasalturas, entornando la vista hacia lainmensidad del cemento. Muchas fuentes,aunque algunas sólo conservaban elnombre. Otras te regalaban el agua.Curiosos nombres como el de Font de laMitja Costa.Pronto, parada gastronómicaBueno, no tan pronto aunque pocas veces antes de las 10 horas se agitan las interioridades y solicitansólidos condumios. Antes hubo que ganárselos con más subidas, bajadas, ceder el paso a las bicicletas o alrevés, ver a deportistas de todas las edades que se entretenían en ascensos y descensos a aquellas horas,que aparecían los mismos en puntos distintos, observar casas con la herrumbre del abandono, algunascabañas despistadas con sospechosas señales del placer del momento, copas de árboles muy arriba yatalayas conocidas que delatan dónde estamos. El Tibidabo, el cementerio de Collserola o la torre de ídemidentifican la zona. Y tanta masa arbórea contrasta con las vistas panorámicas que te permiten ver muchascomarcas con un simple giro del cuello. La vista cabalga de una a otra y la memoria( o lo que queda deella) juega a ese entretenimiento de identificación de las poblaciones, a distinguir el velódromo de Horta,esa forma tan sospechosa de Jean Nouvel (la torre Agbar), rondas, barrios, el mar, la vida que discurre alláabajo mientras nosotros, aquí arriba, podemos disfrutar con el sonido de los pájaros, con el verde y con elsexto sentido para la captación de la siguiente bicicleta. Con tanta práctica, a comer se ha dicho.La parada, yaComo dijo el coordinador general de esta cofradía andarina, otro hito para la historia. Por primera vezGRMANIA es Okupa. El oasis no era un espejismo. En medio del bosque el grupo se detuvo ante unassillas que pertenecían a Juaco. De plástico, bastante limpias, con mesas a su alrededor, vacías, allí estaban adisposición del grupo. Pertenecían al Asador Can Juaco, se cogieron prestadas para la ocasión y, al final,todo quedó casi mejor que estaba. Tanta inusual comodidad propició que la imaginación formara unparaíso deseado. Como Juaco aún no había abierto, se echaba en falta la cerveza y los cafés, como
    • 87mínimo. Hubo que conformarse con conversaciones y con las botas. Hablar por hablar. De entra elrepaso habitual a casi todos los temas habidos y por haber, mientras el mundo queda arreglado en cadaetapa, las elucubraciones formularon una posible pregunta al futuro miembro de GRMANIA, casi ya consus posaderas en sede parlamentaria o municipal: ¿Qué hay de lo nuestro? Allí se decía que un buen temapodría ser la demanda de un pequeño local para reuniones y eventos varios. Quienes aspiraban a tantosolicitaban que, caso de que lo nuestro algún día fuera real, lo primero en instalar sería un buen grifo concerveza de barril y jarras del tipo hincha inglés. Debía de ser un espejismo de lo que en aquel momento noteníamos. La realidad es que seguiremos en sede virtual porque tal GRMANO nunca haría esto “por éticay por estética” (Diario de Terrassa dixit).Más bien nos haría “pedagogía de la convivencia” (sin cerveza).Y los okupas desokuparon el lugar, no sin antes dar cuenta de otro hecho para los anales.El brillo del aceroEl acero comienza a brillar. De hecho, ya se ha visto alguna cheira, albaceteña o pallaresa (navaja) pelandofruta. Quien la trae la usa, la guarda y no hace ostentación. No obstante, en esta etapa hubo acero que fuemuy enseñado y presumido. Quien lo llevaba lo acariciaba, lo sacaba y certificaba que había sidoimportado de Argentina. Pero no sólo eso. Ocupaba el primer puesto de la marcha y, cuando veía quealguien quería pasarle, parecía como que daba a entender que buscaba muescas para la empuñadura.Aunque todo quedó en una figura retórica para gracejo general, como no podía ser menos. Y como de laPampa se trata, nuestro hombre de teatros varios dejó sobre la mesa la voluntaria participación enbanquetes carnívoros preparados por nativos. Y como de otras máquinas también se hablaba, nuestrocoordinador general informó de que se dispone de unos instrumentos para “cazar al cazador”, o sea, walkitalkies que detectan las transmisiones de los tiroteadores de animales y alguna vez también deexcursionistas.Ocupados en caminarEn caminar para establecer otro récord: llegar a las 13 horas al punto de destino. El dilema: o estar omarcharse el autobús, he ahí la cuestión. Y estuvimos con bastante puntualidad. Pero antes pasamos yvimos todo lo posible: la ermita de Sant Iscle de les Freixes, en una finca privada; muchos puntos altos oturons como el de Valdaura, el coll de Maltall o de la Margarola, y desniveles que parecía que sí existían.De los 40 metros de Montcada hasta el Coll de Vinyassa a 480 metros, subidas y bajadas que aumentabanlos desniveles acumulados enuna etapa por la que no se dabaun duro (o algún céntimo deeuro, ahora en estos “tiemposmodernos”).Un recorrido que también tocópoblaciones de postín, núcleosresidenciales burgueses enVallvidrera (230 metros) chalets,torres, urbanizaciones, quintas,paradas de ferrocarriles y airesde “rico en la naturaleza peromuy cerca de Barcelona”.Enfrente de la estación, lahistoria, una casa, un museo yuna sede de un parque natural.Un monumento a JacintVerdaguer en forma de libro conuna peana que decía:“La poesia és un aucellque fa soviet volades a la terra”(Jacint Verdaguer)Y, enfrente, la casa-museo en donde murió el cura nacido en Folgueroles.Y, cerca, muchos coches oficiales aparcados. Por supuesto, debían ser de funcionarios del Parc deCollserola. De quién, sino. ¿Qué si había subidas? Pues ahí va la del collet de Can Sauró, a 400m.. Más
    • 88arriba, Turons de Can Pasqual, a 470. Y, más adelante, a las 13 horas, otro récord, el final en Santa Creud’Olorda, a 380 metros.Aquí, parada y no fonda. Un buen sitio muy ambientado por olores a la brasa, una ermita y, por allí debeandar la “Pedrera dels Ocells”, y paseantes que debían refocilarse con olores y sabores varios. Nosotros ynosotras, al autocar.La jornada económica acabó aquí, con paisajes, deporte, lugares abarrotados, otros aún vacíos de edificiosy disfrute en una hermosa etapa aquí al lado.Como decía John Steinbech:“La gente es también el lugar donde vive”Terrassa, 9 de mayo de 2007Etapa entre Sant Climent de Llobregat i GarrafPor fin GRMANIA “sale del armario” en el GarrafGrmanas y GRmanos, de cómo el título de esta epístola es por aclamación popular – de cómo las retinasquedaron deslumbradas por paisajes físicos y destapes humanos en un parque que, también, nos enseñósus encantos naturales – de cómo fue la evolución de la CORTA a la RECORTA para atrevimientos quepasarán a los “anal-es” de la historia GRmana – de cómo se fue calentando el ambiente hasta la “salida delarmario” en los alrededores de Sitges – de cómo transcurrió el primer macrobotellón al lado de la playa.Nunca hasta hoy un titular de una epístola o gacetilla fue tan democrático, sugerido y sugerente. Lasparedes del castillo de Eramprunyà, además de ser testigos de tantas hazañas históricas más o menosardorosas, también habrán recogido los comentarios que por allí se dijeron mientras corría el vino, seconsumían viandas y frutas más o menos simbólicas de algo más. Un titular que pretende dar fe de lahistoria de la última etapa de la temporada, en la que se echó en falta a distinguidas personas que están endique seco, refugiadas en los libros o vaya usted a saber qué otros motivos alegan. Dar fe de que el trabajoa la sombra de nuestro orientador de mapas y GPS sirvió para guiarnos hasta nuestro destino final en elpueblo de Garraf. Y animar a quienes convalecen y preparan la próxima temporada, aunque debanconsolarse con aquello de que “el descanso también forma parte del entrenamiento”.Las cerezas del “Jerte catalán”Una de las ventajas de los GR es que pueblos casi ignorados pasan a la lista de pateados. Sant Climent deLlobregat, a 87 metros sobre el nivel del mar, nos recibió como si fuéramos un destacamento deinmigrantes que iba a recoger las cerezas que ya no existían. Pero algunas sí estaban a la vista de supuestosamigos de lo ajeno. Justo ese fin de semana se celebraba la 31 edición de la Exposición de Cerezas, cestosdecorativos que dan fe de una comarca que produce el 33% de las cerezas catalanas, en una superficie de288 hectáreas. 30 variedades de este libidinoso y placentero fruto, tan usado para diversas e insinuantesartes. Enfilando el pueblo desde la plaça Francesc Macià hacia la salida del Cementerio, con terreno máselevado (como casi siempre son nuestras salidas), se abrían los campos de cerezos. Hubo quienes, casicomo aves de rapiña, se imaginaban los árboles llenos del fruto rojo. Nada. Las fincas con alambradassólo enseñaban los árboles despojados de sus frutos. La resignación inicial se vio compensada por el afánde saborear esa fruta “prestada” que tan bien sabe. Algunos tuvieron suerte y, balanceándose en la telametálica protectora, alcanzaron algunas ramas espléndidas. La carnosidad, los azúcares en su punto, la
    • 89insinuación de esa fruta prohibida por ser de otro, la sospecha de si no podía repercutir negativamente enel intestino después, la posibilidad de que el amo te haya visto, todo ello formaba parte del ritual. Unefecto colateral fue que, tan contentos ellos, se olvidaron de las marcas y se perdieron. Varias rierasfueron marcando el territorio: riera de Salom, riera de Sant Llorenç. Después, Can Amat, font del Miracley la urbanización de Bruguers, la cual anunciaba el santuario de Bruguers. Los de la fruta prohibidatuvieron que llegar hasta aquí por el borde de la carretera, sorteando enormes camiones que iban o veníande una pedrera cercana. Una de tantas como hay por la zona del Garraf.Un desayuno “picante”A 235 metros sobre el nivel del mar se encontraba el santuario de Bruguers. Allí se empezó a entrever unaconstante en toda la etapa: un grupo muy rápido y otro más pausado. Ambos, por supuesto, fueronreencontrándose, tal como marcan las normas. “Els misteris de glòria” rodeaban a esta ermita, un lugardonde ya nuestro experto en “calentamiento global” dejó caer alguna frase sobre la supuesta relaciónentre pérdidas femeninas en excursiones y bajada de prendas interiores. Y lo decía a la puerta de unaermita que aún conservaba los pétalos de rosas de una ceremonia nupcial muy reciente, quizá lo insinuópensando en lo perdidos que debían estar a aquellas horas la pareja recién casada.A continuación, empinada subida hacia el castillo de Eramprunyà, a 438 metros, lugar de gratos recuerdospara quienes, años ha, pasaron por aquí en un mes de noviembre mientras participaban en la Marxa delGarraf.Cuando unos llegaban otros ya estaban en los postres. Las conversaciones empezaban a caldear elambiente posterior. La euforia del vino, el calor ambiental y la primavera debieron ser la causa de laposterior hilaridad. Motivos hubo variados. Por ejemplo, ese hombre que acariciaba con los dientes yluego comía un plátano y que alguien lo contemplaba con deleite. O la tertulia en torno a los ingredientesde las paellas: con cigalas para unas, con almejas y conejo para otros. O alguien que habló de una paellagay, o de una pastilla rosa. O nuestro atleta de élite que ofreció la posibilidad de hacer algún tupper-sex,como para dar trabajo al sex-shop que inauguró un corredor en Rubí. O quien se imaginó una tienda decondones enfrente de Correos. Con tal buen ambiente casi nadie sospechaba que el desenlace de la playade Garraf se iba anunciando y estaba servido.También hubo tiempo de contemplar la enorme panorámica que se veía, miraras a donde miraras. InclusoMontserrat despuntaba detrás de un montículo, como queriendo no ser visto. El Baix Llobregat y el deltadel río del mismo nombre se ofrecían ahí enfrente, con dos pistas: la de agua del canal olímpico de
    • 90Castelldefels y la que está en construcción del aeropuerto de El Prat. Mientras en una se reflejaba el brillodel agua marina olímpica en su tiempo, en la otra eran los vidrios de los coches los que delimitaban unentorno que anunciaba que los aviones, las ilusiones y los largos destinos nacían o acaban allí.La competición más disputada por el primer puesto.Antes de llegar a La Morella, donde se encuentra una cruz y el vértice geodésico que anuncia los 595metros, las primeras líneas fueron testigos de una de las luchas más apasionantes en el camino. Lacasualidad hizo que un grupo de GRmanos fueran hablando de la supuesta rivalidad de Alonso yHamilton en la última carrera de Fórmula 1 de Montecarlo. En ésas estábamos cuando, en lontananza,pudimos asistir a la lucha casi encarnizada entre nuestro jefe de personal, que quería defender su merecidoprimer puesto, contra la velocidad perseguidora que imponía un insigne empresario del ramo de lapintura. “Yo aquí sí pinto algo” debía ir pensando cuando lanzó un veloz ataque. La carrera mantuvo envilo y en tensión a los espectadores de la segunda fila hasta que las cosas quedaron en su sitio y, tanto avencedor como a perseguidor, hay que felicitarlos por la emoción y el esfuerzo que le pusieron.Allá arriba estaba la cruz que lo veía todo; detrás, el parque natural del Garraf i Olérdola; al lado, la últimacapa del enorme basurero con que se debió rellenar ese gran agujero que a saber qué guarda en su seno.Y, bastante atrás, el grupo que caminaba a su ritmo. Repliegue general, la inmensidad de una vista que amás de uno les hizo ir hasta el infinito y más allá. La costa recortada se extendía hasta donde permitía labruma. Siguiendo hacia el sur, a aquella hora en Sitges había una reunión de empresarios con el jefegubernamental de León. Más abajo, en Tarragona, desembarcaban esas personas de países pobres noacogidas por Malta. Y nosotros, desde lo alto, situados a otro nivel. Hasta hubo quien se situó aún másalto y se dejó fotografiar en posición de Cristo a los vientos. De sobra sabía él que, dentro de poco, anivel de playa también lo retratarían pero enseñando otras partes.Palmitos y simas en un parque natural con encantoYa de bajada por en medio del parque delGarraf, hubo que dejar a un lado lainmensidad del basurero para sortearprofundas simas, típicas del paisajecárstico de la zona. Las 12.376 hectáreasconformaban otro tipo de paisaje, con elpalmito y la vegetación baja comocaracterística, cruces de caminos, el mar alfondo y barreras en las carreteras paradetener a vehículos que se enfilaban desdeCastelldefels por esa mítica subida quealgunos ciclistas denominan como “elAngliru catalán”. Al otro lado, PlanaNovella y su monasterio budista. Haciaabajo, trotando, llegada al centro deinterpretación La Pleta, a 350 metros, unamasía modernista situada a la entrada delParque natural. Dentro, dos encargadas ofuncionarias. La primera, servicial y muyatenta, vendía mapas a dos euros. Lasegunda, funcionaria de la vieja guardia, teregalaba los mapas. Y, más adentro, laexposición permanente titulada “ElGarraf, bressol de l’espeleologia aCatalunya”.Sin parar de bajar por un caminozigzagueante, aún hubo que descubrir otragran cavidad de fabricación humana: unainmensa pedrera en proceso de vaciado.Quizá acabe como la ampliación del basurero. O no. Con el mar al fondo y el sol encima, los caldeadosánimos ya ansiaban llegar al agua y a las neveras del primer macrobotellón, en Garraf, a 20 metros sobre elnivel del mar. Mientras, se preparaba la atrevida sorpresa de la jornada.
    • 91De la CORTA a la RECORTAUna cuadrilla de ocho atrevidos GRmanos sacó de sus archivos la idea que se fraguó el año pasadodurante el baño en la playa de L’Escala, al final de la etapa del GR de junio. Se trataba de sorprender alrespetable con un baño en tanga.Rápidamente se puso en marcha la CORTA (Comisión por la Recuperación del Tanga). Viendo que lospaquetes encogen en el agua, nuestro ilustre nadador de élite valoró la posibilidad del que “la tanga máscorta” y subtituló a dicha comisión como la RECORTA. Y se produjo el movimiento de búsqueda deltanga adecuado. Dicho nadador dio con los restos de un modelo de majorette de los pasados carnavalesde Tenerife. ¿Problema? Era de mujer y las pruebas periciales demostraron que no tenía la suficientecazoleta delantera como para sostener la paquetería masculina. Desestimado este textil, también sedesechó otro modelo con pajarita delantera, traído de Sitges y cuyo precio era inversamente proporcionalal tamaño de la muy escasa tela. Al final, el modelo escogido no era excesivamente descocado, era versátily listo como para lucir los blancos mofletes traseros en toda su amplitud, con una línea de tela quecosquilleaba muy gratamente los interiores. Otro problema colateral fue que nuestro ilustre orientador deGPS estaba en la lista de escogidos pero por causas ya conocidas, no pudo asistir. Hubo que buscarsustituto y no fue tarea fácil. Hasta que nuestro ingenioso GRmano que se estira y descansa en cualquieralto del camino, se decidió a participar y llegó a proclamar que tal descoque pasará a los “Anales” de lahistoria de GRMANIA.Y allí se presentaron, en una playa que les tributó hasta aplausos por parte de foráneos, en un gesto deatrevimiento nuevo para ponerle más salsa al baño, y para simular qué podría significar eso de “salir delarmario” si tanto cuesta a veces participar en una broma así. Bien fotografiados por delante y por detrás,en grupo, en parejas y solos, luego vino el agua fría que puso las cosas en su sitio y calmó los ardores delcamino. Bromas aparte, con el tanga puesto se deseaba que nunca nadie deba tener que “salir del armario”para ser como es y vivir como quiera.El primer macrobotellónLas neveras destapadas colmaron la sed del personal con multitud de latas, bien frías y variadas, al gustodel consumidor. Los 43 céntimos del precio de compra de una lata en un supermercado se convertían entres euros al otro lado de la pared que nos ofrecía sombra, de uno de los bares de la zona. El primermacrobotellón demostró, una vez más, la capacidad organizativa del grupo. Prueba de ello fue laintención de repetirlo alguna vez más, siempre que acompañe el buen tiempo y haya que huir de las“clavadas” turísticas.Con estos ánimos ya se prepara la última experiencia de la temporada. Ésa que simboliza la anualeucaristía en torno al arroz elaborado con la colaboración de todos y todas. Una prueba más que verificaaquello que en cierta ocasión dejó dicho Emerson:“En cualquier caso, las personas son siempre mejores de lo que parecen”Terrassa, 5 de junio de 2007
    • 92Años 2007 – 2009Gr1: Empúries – Pont de MuntanyanaPrimera etapa, entre Llampaies i Sant Martí d’EmpúriesEmpúries: inicio de historias, de frases y de caminosGRmanas y GRmanos, sobre frenadas, vidrios y hielos- sobre qué hacía una silla sola en la carretera - Decómo hay maestros bajo sospecha - Sobre conexiones virtuales a la geografía mundial donde no hayacceso -De porqué esta epístola nunca estará colgada en Sant Martí d’Empúries - De cómo podrían ser laslibaciones contemporáneas en un entorno griego y romano.Un fuerte frenazo y el tintineo de vidrios y hielos fueron sonidos que se cruzaron en el primer punto deembarque de la nueva temporada 07-08. Es ese momento en que escuchas el estruendo y tu oído esperasaber si el desenlace final suena a chapa estrujada o no. No hubo tal deformación de ningún chasis ytampoco se sabe a ciencia cierta si el rápido conductor, antes, se sometió a varias pruebas delevantamiento de vidrio con hielo incluido sobre barra fija. Con lo que allí se trajinaba era con lospreparativos del próximo botellón. Mientras se esperaba a quien al final faltaba porque no venía, lasneveras se sometían a ajustes varios para que cupieran todas las cervezas rebosantes de alcohol ysucedáneos sin. El gran botellón se desarrollaría “en un marco incomparable” cargado de historia, nubes yalguna boda (“mariage”, según los indicadores de dirección de la boda francesa). Luego, la carga líquida secompletó en la segunda parada. Con todo a punto para aliviar los gaznates y reponer líquidos perdidos, lasalida significó demostrar que GRMANIA sigue viva. Y también copiada. Y orgullosos de que, delante,fuera un autocar que ha seguido los pasos de esta cofradía y se mueva por la virtualidad de Internet paraluego sacrificarse por caminos reales, pedregosos, polvorientos o vaya usted a saber cómo.Pero no estábamos todos los que érams. Mención especial a quienes se reponen de rodillas, talones,espolones y otros miembros. Que la estatua de Asklepios, el dios griego de la medicina (que es la insigniade las ruinas de Empúries) acuda hoy en su cura y mañana quizá en la nuestra. Y tampoco estaba quientenemos ganas de ver pero Girona y su granja no le deja. O de nuestras enviadas especiales a Praga y a susmontañas. A pesar de la inestabilidad del tiempo, nos trató como ese día nos debía corresponder.
    • 93Estados líquidosSi el hielo inicial anunciaba buenas y frescas bebidas, pronto se derritió y una nevera actuó comoinvoluntario refrigerador de las espaldas. Su desagüe provocó que las mochilas acogieran el frío líquido y,luego, despertaran los cuerpos empezando por la parte posterior. Tal suceso ocurrió en Llampaies, puntode inicio de la etapa, a 120 metros sobre el nivel del mar. Allí ya estaba él, el submarinista y hombrepolifacético donde los haya. Al lado, la lucha de la zona contra la línea de muy alta tensión en forma depancarta: “No mateu el futur dels postres pobles”. Una forma de entender el futuro que creen se opone ala energía para el AVE, la industria, contra los apagones, etc.Las gotas de agua también ensombrecieron el camino matinal con una niebla que parecía esperar a que elsol la ayudara a desaparecer. Luego, la claridad asomó, el sol también y algunas gotas de agua a modo delíquido refrigerante para, ya al final, rebajar la temperatura los menos con un baño en el histórico mar y,todos, degustando el frescor de las bebidas bien colocadas al principio.Una silla en el caminoLa etapa, hecha en dirección contraria a lo políticamente correcto, discurría al principio paralela a lacarretera. Mientras alguna sesuda mente seguía pensando en el futuro de aquellos pueblos, apareció ella.No, ella no. Sólo la silla. Al lado, una botella de agua. Detrás, una bolsa de basura. La silla, sola. No debíaser el futuro. O sí para según quiénes. Tampoco se veían coches al lado. Ni tractores. Podía ser unarepresentación teatral o un símbolo para aguzar el ingenio de transeúntes avispados. O una de esasocurrencias dalinianas propias de la tierra de la Tramuntana. La imaginación podía producir rostros,situaciones, placeres, países del este o del oeste, con o sin papeles, descargas machistas, chulos. O podíaser una trampa para que uno piense en lo que no debe y se te vea el plumero.OloresA no mucha distancia de Llampaies estaba Camallera, un pueblo con un agradable olor a comida. Otravez la imaginación podía componer escenas matinales con un mantel puesto, comodidad y todo el día pordelante. La realidad fue cierta desorientación de marcas y alguna sugerencia para parar a desayunar. Quérazón tenían los perros de Pavlov. Reconducido el grupo ya en buena dirección, el camino discurrió entreel típico paisaje de l’Empordà. Esa Toscana a la catalana, con bellos pueblos de casas antiguas, la bucólicavida rural al lado de los penetrantes olores a purines varios, los animales en las granjas y otros fuera. Porejemplo una enorme rata que, en posición delantera, nos sacó de este pueblo como si fuera una oficiosaguía turística local. O alguna ardilla muerta por el camino. O esos animales que se supone que pasarían amejor vida víctimas del tiroteo de los próximos cazadores. O aquel asno con semblante de pegatina decoche (catalán) que asomaba por una puerta (por aquí nunca veréis un toro de Osborne: el enemigo). Oesos perros ladradores que parece que se les va la fuerza por la boca (se supone). Mientras, olores y másolores donde había tierras recién abonadas. La humedad del día que poco se acrecienta y te anuncia que elhistórico mar Mediterráneo está cerca, en un enclave en el que desembarcaron antiguos pueblos allá por elsiglo IX antes de Cristo.Maestros de la sospechaNo. No. Nadie sospecha de la profesión más abundante en GRMANIA. Que nadie de la tiza o de las TICse moleste. Es que hay tal pozo de ciencia desplegado por los caminos que uno sólo puede reflejar elúnico discurso que oye. Las antenas personales no pueden dar fe de todas las jugosas conversaciones. Y aveces son auténticas lecciones en versión peripatética. Uno empieza a caminar con las neuronas vacías yacaba la etapa con las conexiones cerebrales a tope. Nuestro filósofo fue hábilmente interpelado por elcoordinador general de la orden andarina. Su inquietud cultural (una de tantas) era saber qué significa laexpresión “Maestros de la sospecha”. El ilustrado GRmano disertó sobre Nietzhe y Freud para situar eltema. Este escriba captó que la base de los fundamentos teóricos de muchas ideologías ha surgido deciertas sospechas o bien del orden imperante o de otras ideas. Lo que ha dado lugar a nuevas ideologías.Para más información, consulten al experto, a Internet o castiguen su mente encima de la almohada. Pero,por favor, no sospechen de sus maestros. Y menos de los que caminan a su lado.Conexión virtual al entorno mundialTranscurrido un tiempo prudencial se produjo la parada para el primer avituallamiento. Un momento quedemostró una vez más cómo sin ADSL uno puede estar conectado a nuestro Google Earth en versióndoméstica, sin hilos ni cables ni satélites. Tú nombras un país más o menos conocido que esté en rutasturísticas y siempre hay alguien que ha estado en él. Es tal el archivo mental de gente tan viajada que lasanécdotas y puntos de vista son inagotables. Al final parece que tú también estuviste en él. O sea, sin
    • 94cansarte, sin pagar precios más o menos caros o baratos, sin sudar y sin esperar en el aeropuerto, lo hasrecorrido mientras realmente vas siguiendo el GR. En resumen, dos o más viajes en uno. Y más en laprimera etapa de la temporada, cuando nuestro amigo alemán aún nos permite recordar algo más (gracias,sr. Alzheimer, hace poco fue su día, aunque cada vez está más presente a diario). Y te enteras de quealguien fue a Las Vegas, se alojó en un hotel de “la Paris” y pensaba que tal señorita no se iba a preocuparde ponerle toallas a sus clientes. Llevaba toallas de aquí. Paris Hilton no necesita toallas sino otras cosas(por lo que dice o da a entender ella). O de las excelencias culinarias rebosantes de colesterol que se metíanuestro enviado especial al Camino de Santiago (por cierto, de nuevo felicidades por el redondeo de tucifra). O de las dificultades comunicativas para entenderse en China. O de los problemas con el inglés dequien fue a Londres. O de las maravillas de las montañas y paisajes de Eslovenia: los Alpes en plan barato.Incluso admiramos con la imaginación algunas bellezas eslavas (rusas en concreto). En fin, tú preguntasobre un sitio y la solución, en la próxima etapa. A eso se llama compartir conocimiento vivido ypateado.EntornosLa suavidad del camino propició un inicio tranquilo, sin sobresaltos. Hasta se cumplieron lasinstrucciones del coordinador. Los reagrupamientos demostraron que una sugerencia casi puede ser unaorden encubierta. La altura máxima, 165 metros, dio paso a un discurrir de lomas, campos de cultivo,masías y tiros. En un momento dado un indicador perecía ser un antecedente de las posterioresconsecuencias. “El Faixà d’Or”, caza, era como si te pedía ponerte en guardia y a salvo ante lostiroteadotes que anunciaban su presencia con pólvora. Luego, otro cartel: “Caça amb reglamentacióespecífica”, confirmaba lo dicho, ratificado por cartuchos vaciados recientemente y con un indicador dedirección de GR por los suelos. Si en China había problemas comunicativos, qué decir de aquel poste allítirado. Cómo interpretarlo. Sospechas de una estrategia de los cazadores para el despiste. Al final,expertos en bricolage senderista lo dejaron como debía ser. Más allá, la refriega entre los pinos parecía lade un país en conflicto.El Puig de Sant Pere, a 135 metros, evidenciaba pérdida de altura y confirmaba que el día no nos permitíaver el mar desde estos entornos. Como tampoco se pudo catar ninguna manzana con denominación deorigen de la zona. Sólo hubo que conformarse con granadas silvestres, verdes, abiertas y abandonadas almejor postor.Viladamat, a 6 metros, estaba cerca. Su plaza de Catalunya no podía faltar, así como esa combinación deviejas casas con las otras. Ya se adivinaba el final pero aún quedaba el paso por la riera de Pelacalç i porCinclaus, a 5 metros. Curiosa población ésta, con una enorme masía llena de maquinaria y paja para losanimales, el restaurante de rigor y la nueva moda de las casas rurales. En medio, una iglesia, la de SantaReparada. Confirmado: estaba en buen estado. Por lo menos por fuera.A partir de aquí la elevación orográfica del fondo era el fin, Sant Martí d’Empúries. El primerasentamiento griego de la zona, hoy ocupado por una plaza llena de restaurantes, una iglesia para lo del“mariage”, un gran paseo heredado de las olimpíadas del 92, un aparcamiento y un cartel indicador de laruta ciclista por el Fluvià. Por cierto, aquí nunca se podría colgar esta epístola. El cartel informativo sóloestaba escrito en catalán, inglés y francés.De las ánforas a las latasLa parada, al lado del antiguo puerto griego, situó a GRMANIA dentro de aquellas historias de etruscos,fenicios, griegos y romanos que, ya desde el siglo IX a. de C. visitaron el lugar. Las gradas olímpicas delpaseo lleno de tamarindos ofrecían un mar cargado de culturas con un cielo plomizo. La playa, ya vacíaporque ahora ya no tocaba ir, era un territorio para disfrutar y bañarse. Cinco fueron los mojados porfuera y todos también por dentro con las bebidas frescas. Aquel moderno botellón podía ser un trasiegomoderno de viejos líquidos, fruto del comercio de ánforas, que tiempo ha se desarrolló aquí. Antes, elemporio del comercio con vino, aceite y otros productos. Ahora, latas frías, hielo y comidas variadas. Alfondo, uno se imaginaba aquellos barcos antiguos pero sólo veía pasar una embarcación de recreo conRoses en una punta de la bahía y L’Escala en la otra. O recordaba cuando, en 1992, aquí llegó la llamaolímpica, en un sitio donde ahora ondea una bandera azul a la calidad de la playa, una pareja de novios sesomete a la típica sesión de fotos y algún político pasea.Después de vaciar casi las neveras, a la hora de los postres, los bombones de celebración del aniversariode quien sabe de caminos de Santiago suscitaron una frase de esperanza, dicha por nuestro filósofo paraél. Quizá se imaginaba aquí encarnando ahora los espíritus de los pensadores de aquella época cuando,
    • 95con el bombón en la mano, se dirigió a él y, en voz alta, con el mar al fondo le dijo: “Yo no soy antiguo,soy eterno”. Qué mejor lugar para una frase de frontispicio.Al final no pudo faltar que el ojo digital inmortalizara el momento ante el muro de los restos del espigóngriego. Allí empezaba el GR1, en un lugar testigo de tanta historia. Como por ejemplo, el inicio denuestro actual GR.Y, en este entorno tan historiado, quien no hace mucho redondeó sus años, el mismo que hace pocohabía acabado su primera Matagalls-Montserrat, pronunció otra de esas frases como para pensar:“La vida es poliédrica”Terrassa, 23 de septiembre de 2007Segunda etapa, entre Llampaies y BanyolesEntre la diversidad de paisajes y la uniformidad de oloresGRmanas y GRmanos: De cómo los más veteranos no son los más “rodados” – ¿quién buscaba sillasvacías? - sobre caminar a la sombra del Canigó – sobre el rekuerdo (con K) del final, al principio – sobreanimales sin efecto Axe –sobre obeliscos vegetales- sobre remos, remadas y ….- de mares interiores enotoño- sobre bodas, botellones y calentones. Sobre poesías encima del agua que hay que pisar.Cuando parecía que al día siguiente el rugido de la élite de los motores hacía soñar a más de uno conmilagros de alta gama, la realidad se acercó hasta la primera parada en forma de un veterano profesionalque casi se estrenaba con su vehículo de treinta y siete plazas. No había dudas de que la FIA no andabadetrás de posibles alteraciones técnicas. No era por eso que alguna puerta no se abría, que la marcha atrásparecía no sincronizada o que los botones del tablero casi eran unos desconocidos puestos allí para serdescubiertos sobre la marcha. La apuesta se simbolizó en ese cruce general de dedos para que lassorpresas no fueran más allá que para risa y jerigonza global. La veteranía dice que es un grado pero enesta ocasión pudo más la suerte que la experiencia. No obstante, la experiencia de pasar por tantas manoshace que el grupo andarín acoja cada nueva cara al volante como un bautismo más.Camino sin sillasLlampaies, principio hacia el mar Mediterráneo. Llampaies, principio hacia ese mar interior llamado Lagode Banyoles. Dos direcciones contrarias que forman parte del mismo GR, que tienen en comúnsuperficies más o menos llanas con montículos, con un final en grandes masas de agua, sean dulces osaladas. Y con otro final común: botellones a la orilla de ambas superficies. En medio, no había las tanbuscadas sillas pero sí animales; no se olía a cautivadores y femeninos (se supone) perfumes pero sí aquienes desconocían el humano efecto Axe; no se apreciaban barcas pero sí asfalto en todas direcciones;no había frutas para degustar pero sí campos y más campos con algunas hortalizas bien visibles y bienvalladas; no rugían las olas en la orilla pero sí zumbaban tantos y tantos camiones o motores de fin desemana, dejando en medio idílicas masías perturbado su bucolismo campestre por el rugido de veteranos(estos sí) camioneros o por el tubo de escape de tantos y tantos cerdos productores de carnes y derivadosolfativos. Sillas, algunas en las masías abiertas; sillares, en los arcos de las más antiguas; sillones, en algunaterraza con abuelos al sol. Pero de las otrassillas, ni rastro.Recuerdos del finalEntre los 120 metros del nivel del mar delpunto de partida hasta los 165 de la llegada aBanyoles, el paisaje sorprendió con pequeñostoques de atención para no caer en lamonotonía. Muchas barriadas, agrupacionesde casas, masías solas, establecimientosagropecuarios, cruces diversos a carreteras demás o menos solera, un continuo sorteo decaminos bien marcados que tambiénenseñaron nuevas marcas. Hasta aquí llega labrocha del grupo terrassense que ha marcadocon señales amarillas y azules la vieja vía
    • 96romana denominada Vía Augusta. En muchos tramos no deja de ser la referencia más antigua por la quese guiaron para las modernas autopistas o para esa otra vía paralela con nombre de AVE, aunque le cuesteiniciar el primer vuelo.Las ondulaciones del terreno brindaban los tonos ocres de las tierras aradas, con rectos surcos que seperdían en la distancia, si es que antes la lluvia no los había desdibujado. O se alternaban con esos camposde maíz para ser convertido en forraje o triturado para el invierno. Son los contrastes del otoño en unastierras que se columpian entre el Alt Empordà i el Pla de l’Estany (si miramos el terreno, lo de alto y llanodaría pie a más de una tertulia), situadas en medio de cadenas montañosas a lo lejos y, aquí cerca,pequeñas poblaciones como Orriols. Parada y fonda. ¿Dónde? Qué mejor lugar que a la sombra de lapared del viejo cementerio, en un antiguo entorno parecido a una plaza con una calle que va al castillo yotra a la iglesia. Al lado, el cementerio viejo. Y aquí, botas, condumios, cafés y líquidos varios. Sonmomentos más para disfrutar que no para leer la inscripción que recuerda lo inevitable. Quizá fue escritapor un ácrata de los de la K (“tanka per a l’entrada al cementiri”), pero sus humildes versos debíanpretender poner las cosas en su sitio:No tan sols els viusSense memòria es perden,VianantAquest és el lloc,Teva és l’ombraRessucita ara els teus mortsVersos quizá premonitorios de otro casual encuentro en Banyoles con alguien relacionado con la muerte,un ser andante que guía a vivos y a difuntos, como descubriremos después. Y versos que tienen otracontinuación también al final, en Banyoles. Y un tema, éste, que hizo proclamar al escritor rusoDostowiesky, que “Europa es un cementerio”.Obeliscos vegetalesLa comarca presuntamente llana era una suma de contrastes ondulados. Las suaves lomas dibujaban olasen un terreno amable, o en barbecho, despejado de vegetación en general aunque también protegido pormasas boscosas bien cuidadas. Un paseo muy agradable por caminos abiertos unas veces, o amparadosotras por muchas encinas. La verticalidad se manifestaba en las boyas metálicas para guardar y distribuir elpienso en las granjas, construcciones metálicas que asomaban y anunciaban que esos animales tan limpiosy gustosos se engordaban al lado. Pero, sin duda, eran las viejas encinas las que parecían monumentosvegetales en los patios de algunas masías. Se presentaban en medio de la zona de entrada, rodeadas porcemento y allí entronizadas como la mejor decoración para recibir al posible visitante. Árboles centenariosconsiderados con el mayor respeto posible, símbolos de muchas generaciones de antepasados que lasvieron crecer con esa lentitud propia de algunos vegetales mediterráneos. Herencias que transmiten ungran respeto por la naturaleza y por el trabajo bien hecho. Ellas allí y nosotros aquí, viendo los diferentesrostros del Pla de l’Estany.Animales en clausuraLa zona, una de las más habitadas de Catalunya por animales de granja, ratifica a sus inquilinos por sutípico olor. Profundo, de aquellos que no hace falta respirar hondo por si se acaba. No. Permanece coninsistencia, sin efectos Axe o disimuladas impregnaciones para hacer oler lo que no es. La alimentacióntan industrial diseñada por laboratorios brinda estos resultados. Cerdos en serie, carnes según lafluctuación de la lonja de Bellpuig y uno de esos animales de los que se aprovecha todo. Y tambiénasomaban ya algunas ocas y patos, quizá importados de los vecinos del norte, allí donde su carne es tanhabitual como aquí otras. La producción en serie nos alimenta.Espíritus literariosPasadas algunas casas de recreo o de inversión, de las que te hacen imaginar la supuesta opulencia ajena, lallanura permitía ver la sierra Transversal al fondo. Además de tantas antenas como se ven por todos lospuntos más altos, destacaba una atalaya literaria. La Mare de Deu del Mont despuntaba como símbolo quepermitió a Jacint Verdaguer allí escribir su obra “Canigó”. Se veía al fondo y uno se imaginaba al cura deFolgueroles allí recluido escribiendo versos tan afamados. Es el mismo cura del que también vimos la casadonde murió en aquella etapa que pasaba por Valldoreix. O también, ya de nuevo bajando de las alturas,aquí al lado la imaginación te llevaba a Javier Cercas, a buscar el santuario de El Cullell, donde SánchezMazas y los suyos se convirtieron en protagonistas de “Soldados de Salamina”. Una zona ya descubierta al
    • 97turismo, como muy bien demostraba uno de nuestros andarines, destacado guía de la romería nocturna.Él ya había experimentado en su cuerpo y mente este recorrido, lo que confirma aquella teoría yaexpuesta: nombre turístico que cites en un GR, seguro que alguien levanta la mano y dice: “Yo ya estuveallí”.Cerca, BanyolesLa llanura cercana a estapoblación brindaba de nuevoese paisaje que parece unatransición antes de entrar enzona volcánica propiamentedicha. Los campos de al ladoacababan en Banyoles, una vezfranqueada la carretera deGirona a Olot. Entrar en estapoblación, famosa por tristesexposiciones de humanosdisecados y apergaminados, estambién observar esa realidadde mezclas de razas y depersonas, de convivenciadiversa y tranquila entre gentesde muchos lugares. Como lascalles desconcertaban, uno va ypregunta a quien iba bien vestido repartiendo sospechosos papeles. Se le veía muy habituado a tratar conlos vivos. Sus indicaciones fueron muy completas y precisas. Pero, por lo que llevaba, también conocíamuy a fondo el “Polvo eres”: era un operario de la funeraria que repartía recordatorios de un entierro. Deaquellos cementerios pasamos a la antesala de lo que nos espera.Y, al lado del lago, ya nos esperaban quienes ya lo habían pateado porque el veterano conductor los habíatrasladado aquí. Aunque sólo hicieron la mitad del GR, seguro que la espectacularidad de la masa líquidales obligó a recorrerlo a pie.Botellones, remos, calentones y celebracionesLa sede de las pruebas de remo y piragüismo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 estabaespléndida.La superficie lacustre parecía un gran mar de los de tierra adentro, con sus pesqueras, con esas pequeñasedificaciones que parecían flotar encima del agua, barcos de paseo y otros deportivos, de esos de remar.La tranquilidad imbuía un ambiente otoñal: plataneros y otros árboles de ribera que rodean el lago, ya conlos colores ocres y amarillos de las hojas, ya con sus ramas cimbreadas por el aire. Mientras el agua y elbotellón mojaban exteriores e interiores, allí sentados se podían apreciar esas fotos hechas aquí por Navia,de las que decoran artísticos calendarios de pared: en un momento dado la brisa provocó la caída demortecinas hojas sobre el agua de la orilla, mientras al fondo los patos y las gaviotas se dejaban mecer porlas suaves olas del agua y, en medio, algunas piraguas se abrían paso a base de mover los remos. Estampasque permanecen en la retina como auténticas combinaciones paisajísticas, parecidas a las que los pintoresde la escuela de Olot recogen en sus cuadros.Mientras el lago se ofrecía tal cual, la doble fila de cansados y hambrientos andarines se dedicaba alagradable arte del comer y del beber. Al lado de un cartel con prohibiciones varias, se consumó laalimentación a pesar de estar fuera de la ley. Neveras desplegadas, bebidas frías y condumios varios. A lospostres, sorpresa y agradecimientos al padre (y ya suegro), al marido, a Marta y a Martí (que no haya malospensamientos como si los dúos ya fueran tríos). Qué detalle la invitación a tarta y a Martí Sardà, elexcelente cava que sirvió para animar posteriores elucubraciones relacionadas con el calentamiento global.Nuestro compañero de caminos y su hermano nos deleitaron con esas burbujas tan celebradas.Claro que la subida del nivel alcohólico les sirvió a ciertas personas para contemplar con otros ojos aquienes se afanaban en fortalecerse con los dos remos. Aquéllos allá moviendo esas dos extremidadesartificiales en el agua y ese reducido colectivo, a la orilla, entregándose a ensoñaciones fruto no de lainocencia de la edad. Llegaron a imaginarse qué hacer con terceros remos en las piraguas, cómo manejareste último y cuál sería el manual de instrucciones para elucubraciones más que eróticas: remo, remada
    • 98y…Pero no todo quedó ahí a la orilla. De nuevo en el autocar, acomodados los cuerpos a los duros respaldos,la imaginación de las burbujas siguió trabajando y produciendo piezas insinuantes de alto calibre, hastaque el sueño reparador situó las lenguas en su sitio y el cerebro al ralentí.En la orilla del lago, a nivel del agua, también estaba presente la poesía. No se asemejaba a la de aquelcementerio de Orriols, ni a la de “Canigó”. Eran unos versos que se pisaban. No quedaba más remedio.Para acceder a la Oficina de Turismo de Banyoles la sorpresa era un paso con el agua debajo y un vidrioque había que traspasar, el cual te brindaba la posibilidad de ver, leer y pensar en un halago más a estelago para recordar:Cada color del mónse t’encomana, estany,cal.lidoscopi cristal.líblau cel del celen pau i blaumaríquan et xarbotaun cop de tramontana,tens segon com,foscors de serraladao bé t’imaginesdel gris blanquinósdels núvolsi tot d’una et fos verdsi presagiesla tamborinadaJ.N. Santaeululàlia2006Terrassa, 25 de octubre de 2007Tercera etapa, entre Banyoles y BesalúEntre razas autóctonas y artes medievales y contemporáneasGRmanas y GRmanos: Sobre cómo el frío también va por dentro – Por qué la línea curva es la tendenciaque alarga los GRs – Sobre razas autóctonas en la fila de los récords – sobre polvazos por los caminos –de por qué hubo que pasar por la piedra – sobre cómo el arte y la magia son para grandes minorías.La meteorología, ciencia, arte o magia, ya dejaba notar su primer ramalazo del próximo invierno. Lasseñales se veían en la cantidad de fajos y refajos que el respetable público traía consigo a la etapa. Yrazones no le faltaban. A pesar de que mirar los termómetros callejeros implica un juego de pronósticos aver quién acierta o quién la dice más gorda (la temperatura), los apéndices corporales delataban la fríarealidad. Ya lo expresó con exactitud nuestro rapsoda cuando dijo que las narices se quedaban como siuno hubiera caído de cara dentro de un congelador. Tal expresiva imagen también se comprobó en elinterior del carruaje a motor. Los cristales por dentro estaban helados. Pero, a pesar de los menos bajocero, allí estábamos, enfilando el norte.Otros, en otros vuelosUnos allí y otros cuerpos situados en otras direcciones. Algunos, convalecientes. Ojalá les dure poco lapuesta a punto. Otros, más al norte europeo, visitando museos tan “impresionistas” como la fábrica decervezas Heineken o los “impresionantes” escaparates nocturnos de los que aún quedan en el barrio rojode Amsterdam; alguna, en donde hay más dineros guardados que chocolates y relojes suizos exportados; yalguien, quizá ya debajo de las aguas del océano Índico, en inmersiones hacia otras realidades. Aunquepara otros, otros mundos, como el de esa isla caribeña en que alguien del grupo fue tratado hace poco acuerpo de alta alcurnia comunista. Y el resto, acercándose a Banyoles y empezando a enfilar la línea curva
    • 99de una etapa que era una provocación por lo aparentemente corta que se presentaba. ¿Corta? ¿Laalargamos?La curvatura del círculo a pieLos escasos kilómetros planificados eran una apuesta muy tentadora para ver quién los hace más largos.De entrada, para que se vea que se le da consistencia turística, propuesta de vuelta casi completa al lago deBanyoles a pie. Antes, acercamiento en autobús. Bien planificado. La realidad era que ya había quienes lohabían pateado antes del botellón anterior, otros se atrevieron a dar la vuelta al ruedo entre andarinesmatinales, paseantes de cánidos y otras especies deportivas. Pasear por la orilla de esta masa de agua eshacerlo entre las brumas matinales que dejan ver cómo se despierta ese cuadro líquido en medio de lallanura. Y se observa que los colores de las señales de los GR también están en el agua a aquellas horas:las corcheras separadoras de los trazados indicadores de piragüistas eran blancos y rojos, como si fuerauna provocación para atrevidos caminantes encima del agua. O varias piragüas también blancas y rojas. Oquienes por allí circulamos con otra visión del conjunto, distinta a aquella otra parada del pasado botellón,tan bien mojada por dentro.Ya agrupados, el Club Natació Banyoles congregaba a náuticos diversos, estilizados cuerpos fruto delargas sesiones al lado de aguas tan olímpicas. Pero, antes de completar la vuelta, con ampliación del GRincluida, el personal no sabía que se iba a adentrar en los preparativos de un acontecimiento histórico.Pollinos Guiness autóctonosLa feria de Sant Martirià,junto con la de Firestany,montaba las estructuras.Un acontecimiento históricoque arranca en 1368 cuandoPere IV concedió el permisopara una feria por dondeahora pasa el GR. La razaautóctona del burro de aquítenía una cita que querían quefuera un récord. Tenían queponer en fila india, atados, elmayor número de rucs,guaràns de la raza AsininaCatalana. Ya empezaban allegar a su espacio reservado,pero también se congregabanotras razas de animales de aquí: el cavall cerdà bretó, el pollastre de pota blava del Prat de Llobregat, elgos d’atura y la vaca bruna. Por en medio de animales, la zona no permitía ver marcas pero sí oficiosdiversos de artesanos, productos alimenticios y bares ambulantes. Había casi de todo menos marcas.Cuando éstas parecía que asomaban, hubo un grupo que salió en estampida. Se convirtieron en velocesfagocitadores de kilómetros, enfilaron el camino y se tiraron a completar el círculo del lago, inclusopasaron más allá del punto de salida (o de parada del autocar). Mientras, otros oteaban los perfiles,husmeaban, preguntaban, giraban el mapa y llegaban a la conclusión de que era hora de juntarse para laprimera parada gastronómica en un alto. Vuelta atrás y subida a lo más encima del llano, a los restos de laermita del santo del día. El cuentakilómetros indicaba que se habían modificado las distancias inicialesaunque aún casi parecía que la inamovilidad era evidente: se empezó al lado del lago (a 165 metros dealtura), se recorrió éste y se come mirándolo al fondo, desde 255 metros de altura. La curva más alargadaen una suave subida al mirador de L’Estany. Y aún casi no hemos empezado.El vuelo del polvo y la sugerencia de la sondaDesde el mirador el camino sigue por la llanura de la comarca, por en medio de tierras sembradas, masías,granjas, fábricas de piensos, pequeñas urbanizaciones con mansiones incorporadas y esos contrastes quedeja ver la luz, entre el rojo terruño y el verde ya mortecino de las pocas plantas que aún hay.Bifurcaciones, cruces, la tranquilidad vuelve y estira las pequeñas comunidades hablantes que trotan.Pronto, Serinyà, pueblo con antepasados prehistóricos que se han convertido en objeto de devociónturística. Muchos escolares infantiles y adultos han pasado por allí: es una mirada atrás desde hoy. La
    • 100cueva allí al lado y el núcleo antiguo del pueblo, con aspecto de estar cuidado, con la mejor pose para serretratado por el ojo digital. Por ejemplo, una iglesia apta para subir y ver desde arriba el llano. O pequeñosrincones con encanto.El camino sigue por un entorno de momento bien marcado. No parece tener pérdidas, y eso que ya seavisa de que los momentos de estiramientos deben compensarse también con el encogimiento grupal. Noobstante, pequeñas sorpresas siempre las hay. Y más si momentáneas necesidades fisiológicas te obligan asacar, menear, meter, bajar, subir, limpiar, componer, vestirse. Te retiras y buscas un excusado natural y,cuando pretendes ver a alguien, nada. No queda ni el polvo. Menos mal que hay quienes van en grupo aestos menesteres y buscan consuelos o soluciones en conjunto. Al final, reincorporación al grupo conasomo de una nueva iniciativa para no perder el tiempo ni el grupo: “A la próxima etapa acudiremossondadas”.Alguien se extasió con el colorido de la tierra recién arada. El sol iluminaba la hilera continua de surcos ydescubría la tierra que antes había estado abajo. Momento que aprovechó quien procede del campoextremeño para impartir una auténtica lección del barbecho y la sementera. Es esa cultura rural de tantosdesertores del arado que nos reciclamos hace años en jóvenes urbanitas del extrarradio.Y también hubo dos de diferente sexo que se internaron en el bosque con motivo de la búsqueda deseñales. Al reincorporarse al sendero, la coincidencia hizo que, debido a lo seco del suelo, alguien inocenteque los vio proclamara: “¡Qué polvazo!” En realidad, la ausencia de lluvias dejó las placenteras sospechasen sólo suciedad en las zapatillas.El juego al despiste y el paso por la piedraLas marcas no parecían verse bien siempre. Y un sujeto se dedicó al juego de la confusión. Amagaba conconducirnos hacia una dirección. Pero casi todos sospechábamos que era la contraria. Al final algunossesudos observadores no se creyeron los ardides del caminante. Pensaron que en vez de un juego era uncúmulo de errores en la orientación de quien, por otra parte, ha demostrado buen olfato para las señalesen otras ocasiones.En ésas estábamos cuando el camino parecía ir de frente. Encima de una piedra permanecía un pensadorprofesional que dejaba discurrir el sentido de la búsqueda y captura de la marca auténtica. Antes de que sesiguiera el camino incorrecto, levantó sus reales y descubrió que lo que tenía debajo eran las marcas delGR que se debían seguir. “Ahora pasaréis todos por la piedra”, dijo. Y así se hizo.El tiempo y los kilómetros preconizaban que quedaba poco para el final. Aún no se veían señales de tanhistórico y turístico pueblo pero el cielo mostraba curiosos vuelos. Por ejemplo, el de tantas gaviotas en lazona del río Fluvià. Nuestro lobo de mar luego olfateó que estas aves se trasladaban hacia los basurerosdel interior, como si de auténticas carroñeras se tratase. Otros, a pesar de tantas dioptrías, fueron capacesde enfocar la bifocal al cielo y distinguir algo parecido a parapentes con motor. Iban más altos que lasgaviotas y también con más ruido. Cerca había una feria de estos objetos voladores a motor. Y, poco apoco, ya nos aproximábamos al arte medieval recubierto por vivos colores de eso que ahora se llama Arte
    • 101Contemporáneo, sólo al alcance en su totalidad de algunos iniciados. Del burro tipo raza autóctonaíbamos a pasar a otras especies artísticas de altos vuelos.Besalú, magia, arte y también polvoA estas alturas de la vida turística, qué decir de este pueblo si no fuera por el asombro del colorido conque vistieron el torreón central de paso del puente. Un buen efecto óptico con cierto ramalazo de artecontemporáneo. El cromatismo moderno que contrasta con lo medieval del pueblo, un lugar con uncementerio donde enterraron maquis, un casco antiguo medieval y mucha magia durante aquel fin desemana.Antes de refocilarnos con tantas artes, los estómagos pedían una parada y se hizo. El lugar, regentado porforáneos acogidos en un bar llamado “Fórum”, tenía una terraza con mesas protegidas con una buenacapa de polvo. Esto sí que era un gran polvazo. La limpieza la hicieron con una de esas bayetas tipolimpiaparabrisas de semáforo que te exige el pago del diezmo. Después, tal arte tenían que hasta excitaronlas iras de algunos profesionales degustadores de cerveza. Si en sus países se toma del tiempo o templada,en la patria de tantas razas autóctonas se sirve fría. Y sino, me quejo y se la devuelvo. Y así hicieron.Los postres, como de costumbre por estas fechas, fueron un buen momento para esquilmar las carterascon loterías variadas. Aunque la suerte aún estaba por llegar, allí al lado había que visitar por enésima vezla población. El arco recubierto provocó recuerdos de esos museos de arte contemporáneos que son lamoda. Sitios ansiados por cualquier población que se precie de estar a la última. Cuadros y objetos sólo(in)comprendidos por la selección artificial de las mentes más avispadas. Más allá, el pueblo y la magia.Aquel fin de semana se inauguraba el I Festival de Magia de Besalú, con cena mágica, espectáculo deserpientes, magia en globo y gran gala nocturna para condecorar al mago de siempre…¿quién? Pues alMàgic Andreu.Entre tanto, al lado de la iglesia, ojo avizor estaban los del tradicional negocio a pie de calle: “el poder dela tierra, la cabanya dels bruixots del Pirineu, ajos mágicos”. O ese puesto de la echadora de cartas que por20 euros te adivina lo divino y lo humano, todo con el ritual olor y los adornos al uso. Por las paredes,otra tradición cada vez más autóctona: anuncio del “sopar independentista”.Visto lo visto, vuelta atrás, acomodo para la siesta de rigor y regreso al punto de partida. La luz del otoñoaporta al paisaje pistas para llegar a otra forma de entenderlo. Poco a poco, de tanto usarlo para disfrutarde él, de ese intento por interiorizar campos, naturaleza y luces, recorriéndolo en cuerpo y alma, quizállegue algún día en que uno se pueda acercar a aquello que dijo Aldous Huxley:“El hábito convierte los placeres suntuosos en necesidades cotidianas”Terrassa, 22 de noviembre de 2007Cuarta etapa, entre Besalú y OixCuando lo que calienta no es el solGRmanas y GRmanos: De cómo algunaspartes del autocar pueden calentar (se) –sobre la aplicación literal del deseo de buenasuerte en el teatro –– acerca de animales fijos- sobre curiosas y falsas etimologías – decómo un nuevo aceite afrodisíaco femeninose fabricaba allí al lado – de cómo el Homokleenex tendrá un gran futuro- sobre cómo losagrado puede convivir con intentos dedestapes masculinos.“Me gustar formar parte de este grupo”, dijouna mente femenina al acabar la comida enCa La Nàsia, se supone que en un seguroataque de sinceridad. No deja de ser unareflexión en voz alta que incumbe a todos.Claro que el marco sí que era incomparable, y la lejana y, personalmente, muy querida Ribera del Duero
    • 102ayudó mucho a desinhibir mentes y crear otros ambientes, entre copos de nieve, canciones navideñas ybuena compañía.La Navidad se acercaba…entre el tintineo de las cajas de cava que se cargaban en la parada uno. ¿Quéhubiera pasado si quien las llevaba en el coche hubiera sido detenida en un control policial de alcoholemiaque tuvo que sortear antes de subir al autobús? Después de tantas cajas, el torrente humano casi llenótodas las plazas. Casi, pues aún hubo bajas a última hora. Después de los nervios pasados en díasanteriores por una persona de más que debía caber en algún sitio, al final hubo una de menos.Sobre autocares y pilotosEn realidad es todo un monumento andante, por mucha web que autoanuncie detrás. Con estos vehículosy con un GPS humano al volante, que alguien entronca con el más profundo Pedro Almodóvar, no huboproblemas en llegar hasta Besalú, a 150 metros sobre el nivel del mar. Allí donde el polvo inundaba lasmesas del restaurante de la etapa anterior, allí mismo la puerta del portaequipajes no se abría. Estaba fría,decía el amo. Necesitaba calor, no ese fuerte de efecto o patada que obra milagros. Alguien apuntaba queuna micción masculina con chorro tipo surtidor ascendente sería “el mecánico ideal”, Pero el fríoacartona, encoge y enfoca mucho más abajo de lo habitual. Al final, el frotamiento continuado conposterior distensión de las gomas dejó coger el equipaje. Y ponerse gorros, buffs, bragas, gorras, como side sospechosos rufianes se tratara. Un aspecto muy apropiado para franquear aquella torre del puente deBesalú, ahora despejada de su colorido hábito anterior en la torre principal. Y ver al fondo una enormebandera autóctona, mientras las medievales calles observaban el paso de contemporáneos senderistas.¡Mucha mierda!A nuestro actor, cantante y guitarrista siempre le deseamos eso y más en sus bolos y representacionesvarias. Sin embargo, la salida de Besalú mostró un camino difícil de encontrar en algunas zonas, consospechosos papeles no de blanco inmaculado. No es que la cultura estuviera por los suelos, losretortijones intestinales provocan a veces intempestivos adornos en zonas por donde alguien puede pasaralguna vez. La frase del deseo de la buena suerte en el teatro era literalmente sorteada hasta que todo sedespejó, la autovía se franqueó y el bosque caducifolio permitió arrastrar los pies por el suelo. El pisolleno de hojas secas permite experimentar pisadas esponjosas, oír el crek crek de esa materia orgánica quepronto alimentará el sotobosque. Pasar pequeños puentes formados por dos tablas. Andar por entreárboles de hoja perenne como si dentro de un túnel se tratara. Ver casi el principio del invierno en unamplio valle volcánico. Y hacer ganas de desayunar.Animales fijosCara al sol que casi no calienta, los condumios fueron pasando en uno de los días más cortos del año,aunque ese sábado fuera el primer día en que las tardes empezaban a alargarse, si bien el día seguíaacortándose por las mañanas.Las energías se iban a gastar en dos posteriores subidas en medio de capas de esa helada que se juntaríacon la del día siguiente. Por el camino, pocos animales. Algunos perros y otros que seguro que iban aestar día y noche fuera. Vacas de colores como si formaran parte de una composición gráfica en unentorno con una casa que aparentaba de alto postín. Unos mastines parecía que merodeaban por elentorno como si su labor de posible vigilancia no les diera demasiado trabajo. Para entretenerse, el ganadovacuno fijo les permitía ladrar con cierta furia y acercarse a caminantes matutinos. Todo era fotogénico,hermoso, colorista, un cuadro de esos de la Escuela de Olot.Un pueblo con afrodisíacosEl camino también se acercaba al asfalto, a fábricas de sillas, a masías, pajares, segundas residencias y apueblos. Como el de Tortellà, a 275 metros. Curioso nombre que sirvió para que alguien, de formainocente, quisiera relacionar este nombre con el del tortell. Y preguntaba si aquí habría algún monumentoal supuesto origen de este dominical postre. No apareció en nuestro camino, aunque sí dos tió pintadosen dos enormes troncos al lado de la iglesia.Y…, más allá…
    • 103Tortellà es un referente en elmundo del actual perfumeartesanal de Cataluña. Gratosrecuerdos aquellos de haceveinte años, cuando alguien aúnse acuerda que casi vio nacer enCan Duran el origen del Tallerde Alquimia, (observad el vídeode presentación de la web).Muchos aromas, esenciassacadas de tantas plantas de LaGarrotxa, donde Idili Lizcanoha creado una industriaartesanal con una nueva ideapara el regalo de calidad. Nohace mucho, en este pueblo pordonde pasamos, el Taller deAlquimia puso a la venta unidades de “un aceite afrodisíaco para mujeres”:“Lanomenat Sensuality Body Nectar Woman és un producte que té per objectiu «millorar lenergiafemenina i optimitzar al màxim les relacions sexuals»”.Hacia el Homo kleenexDespués de Tortellà, el camino sigue hasta pasar por el puente románico que permite cruzar el río Llierca.La reliquia del puente ralentizó un grupo que debía encarar algo más distanciados la primera subida, hastahollar el Oratori de Sant Roc, a 430 metros. La zona estaba vigilada por unos cazadores de liebres, tresescopetas que, a falta de objetivos, buscaban uno de sus perros que, perdido, aún “no había sido cazado”.La bajada permitió afrontar después la última subida, el coll Palomares, de 615 metros. Un lugar conlímites: a un lado Francia, al otro Cataluña y al fondo…Oix. El reglamento obligaba a esperar y se suponeque hablar. La blanca helada aún permitió que algunas neuronas produjeran observaciones propias desesudos analistas. Como esa nueva especie cada vez más abundante bautizada allí mismo como “HomoKleenex”: a los hombres poco a poco se les pronostica un futuro de usar y… A caminar hasta donde elfinal de la senda que baja y e lleva hasta la entrada de un pueblo con gruesos trozos de hielo que flotabanencima de unos bidones de agua. Un símbolo del intenso frío que acompañó hasta el final. Bueno, paraentrar en calor, qué mejor que sortear la sospechosa oscuridad, las inciertas nubes negras y refugiarse enLa Vall de Bianya, en Lloc-Alou.Comida, nieve y adéusUna gran y alargada mesa simbolizabaGRMANIA, con o sin pajaritas y camisasblancas, andando o convalecientes, amigos dela amiga, compañeros y conocidos. El ágapefue abundante, mezcla de productos dediversos orígenes, un toque diferencial paracerrar un año más antes de Navidad. Ca laNàsia significó un encuentro, una comida yuno de esos marcos ambientales de difícilrepetición. Un techo con vigas de madera;calor humano; oscuridad exterior, agua,viento, aguanieve y nieve; buenos alimentos;vinos, cavas y moscateles; regalos y sorpresas,canciones.Y curiosas anécdotas entre copa y copa de vino Ribera del Duero, de Haza, Burgos, 2006. Tocavillancicos. Mientras unos cantan “…y mira cómo beben los peces en el río…”, al otro extremo de lamesa alguien inicia sesión de despelote con sombrero puesto. Se regodea, focaliza la atención particular enel punto concreto, suelta la hebilla y dice que debe parar donde empieza lo negro (la prenda interiortambién era negra; la camisa, blanca).
    • 104Tocan detalles como el ya manido de las lenguas de las canciones.Algunas personas del restaurante fruncen el ceño y sugieren cantar sólo en la lengua de Pompeu Fabra.Cuando se cumplen sus deseos ponen cara de globalización entendida a su manera.No obstante, felicitarles por su servicio y especialidades culinarias. Si bien a algunos de ellos se lesatragantaba la lengua de Cervantes cantada, los comensales agradecían su amplitud de miras: vino deRibera del Duero, cabrito (para nada ¡qué cabrón!) y otra especialidad no degustada esta vez, el “chuletón”(las comillas son de su tarjeta de la puerta: tal cual, sin posible traducción). Copas dentro y grandes coposfuera.Ya en el autocar alguien con buena temperatura interior transmitió sus pensamientos a alguna pieza delasiento. Juega a subir y bajar el apoyabrazos del objeto en cuestión, con ímpetu y gran impulso de subida.Se imagina otros calores y cualquier pieza intenta imitar al original.Un año más y van… El cierre de un tiempo que se abrirá a otras ideas, otras vivencias y posiblesnovedades. De momento estamos aquí, rodeados de lo de cada año por esta consumista época navideña.Quizá sea un buen momento para recordar lo que un psicólogo japonés de una gran multinacional les dicea los empleados:“Todo lo que no hace falta, sobra”Que 2008 os sea leve.Terrassa, 19 de diciembre de 2007Quinta etapa, entre Oix i Sant Pau de SegúriesLa alta Garrotxa, con un interés muy naturalGRmanas y GRmanos: De cómo un espacio de alto valor natural responde al cartel – Sobre disfuncionesmomentáneas de órganos diversos - de la alta Garrotxa a la Terra Baixa – sobre turismo nocturno por LaMaurina – sobre la cuesta de enero, muy en subida – del lujo de pisar charcos –sobre marineros de tierraadentro - sobre simulacros de comidas vigiladas por uniformes – de remedios femeninos para malesmasculinos.El nuevo año, además de tantosdeseos, ilusiones y proyectos,sorprendió a los caminantes reciénsubidos al autocar, con una visitanocturna para descubrir lasinterioridades de La Maurina, cualturistas ojeando Las Ramblas deBarcelona en autobús al uso. Losprincipios sirvieron para demostrarel valor del rodear frente a lainmediatez de la línea recta. Dosvueltas al barrio, observación deaquel colegio que dirigió tan ilustreformador de generaciones, ajustespara caber por las calles y llegada a lasegunda parada. GRMANIA notenía nada que ver con que laempresa se hubiera dividido, que losautocares ahora aumentaran el patrimonio de la compañía fuerte de Terrassa y que la agencia con la quetratamos siguiera siendo nuestro único punto de referencia. Pero podremos seguir disfrutando del tacto yamenidad de quien nos conduce.Disfunciones corporales diversas“La percepción de la realidad es la realidad”, dice un aforismo del mundo de la economía. Y la deGRMANIA es diversa desde el punto de vista corpóreo. 2008, el DNI y los fríos invernales parece que sehan juntado y han aglutinado pasajeras disfunciones en los cuerpos: resfriados diversos, posoperatorios
    • 105renales, espolones, intensas gripes, esquirlas puntiagudas, etc. El campo es diverso pero esperanzador.Esperamos que todos los procesos sean satisfactorios y que las funciones hagan a los miembros. No tocóla lotería pero que no decaiga la salud.Espacios de alto valor naturalAsí rezaban diversos carteles distribuidos por un lujo de subcomarca que muchos descubrimos: la altaGarrotxa. Las mentes despiertas de caminantes curtidos admiraban las grandes masas forestales aún casivírgenes, los hayedos que permanecen en el anonimato de la gran masa pateadora de aceras, pinos rojos,extensiones de árboles de hoja caduca o perenne que permitían ver el horizonte y descubrir una realidadnatural por capas: cerca, el bosque y animales diversos de los de verdad; más allá, más de lo mismo y, aúnmás lejos todavía, la claridad del día permitía contrastar el color de la nieve con el gris de la naturalezaadormecida, el verde apagado del fondo con el marrón de tanta hoja seca a los pies, la luz del sol deinvierno con la luminosidad del fondo nevado.Oix, a 410 metros, enseñó el centro de un pequeño pueblo del que partía la etapa. El camino hoy eraexigente y representaba un continuo calentamiento muscular para afrontar en forma la cota máxima, 910metros. 500 metros de desnivel que ponían a prueba al personal, procedente de las voracidadesnavideñas.Ermitas, animales y almuerzos de los de verdadEl coll de Toralles, a 615 metros, ya significó cierto consumo de reservas caloríficas, por lo que seprocedió a la búsqueda de una buena zona para el avituallamiento sólido y líquido. Antes el caminoenseñó vacas de las auténticas, no de las fijas y pintadas; caballos para carne y algunas aves de granenvergadura que merodeaban a cierta altura. Un paisaje para vivir la soledad y para pasar con un GR. Ypara desayunar con tranquilidad, al sol y al lado de una ermita, la de Sant Martí de Toralles, del año 977,románica y abierta a las visitas. Al lado, la pareja cuidadora de la casa y de los terrenos de un propietariovalenciano, amables y acogedores, procedentes de Palau de Plegamans. Al parecer, el amo pensó venirdesde Valencia tres o cuatro veces al año. Pero ahora, la zona le cautiva tanto que cada mes aparece poraquí.San Isidro, expectanteEl camino, lleno de bifurcaciones,siguió tensando ahora el almuerzo.Poco a poco el paisaje se abría con laaltura. En el coll de Toralloles, a 735metros, apareció la imagen el patrón delos labradores (excepto en Cataluña,que dicen que es Sant Galderic) ypatrón también de Madrid. En unapequeña hornacina, el santo debía darsecuenta de los entornos que le rodeaban:desde el alto sólo se veía un camino alfondo que conducía a dos masías, todoera una tupida masa forestal y aquellanieve que iluminaba aún más laperspectiva del horizonte. El camino era estrecho y resbaladizo.El encanto del aguaHacía tiempo que no había posibilidad de sortear charcos de agua. No había forma de llenarse laszapatillas de barro. Era difícil ponerse en alerta porque la suela del calzado no te sorprendía con piedrasque resbalaban. Los pantalones no podían disfrutar con las ocasionales salpicaduras de barro. Pero hoy sí.Hasta una parada técnica para juntar el grupo se hizo al lado de una laguna en el camino. Parecía como sifuera algo recuperado después de tantos días sin lluvia. Un símbolo de ese agua tan publicitada conaquello de que para tenerla hay que cerrar el grifo. Allí, al lado del hostal de la vall del Bac se recuperó lapalabra “retrete”. No porque varias personas aprovecharan la parada y fueran a usarlo de forma real eimaginaria al mismo tiempo, sino porque nuestros pupilos más pequeños hoy hacen mejor susnecesidades si son capaces de identificar en el símbolo de la puerta que les toca las letras W.C. Una vezhechas las
    • 106evacuaciones y recuperado el grupo en su integridad, la partida no nos podía hacer imaginar que prontounos animales se pondrían a nuestra altura.Sorpresas rurales inesperadasPocas casas y algunos animales. Y, de entre todos, nuestra especie. “Ponte a su lado que os hago una fotoa los dos burros juntos”, era la irónica invitación que nuestro webmaster hacía a algunos distinguidos a serretratados con la raza autóctona: el guarà. Al lado de la ermita de la Mare de Deu dels Àngels deLlongarriu había machos, hembras y crías. Parecían de uso turístico, objeto de decoración de fotos condetalles del lugar, de ésas que indican “yo también estuve allí”. Los animales formaban parte de unentorno rural en proceso de reconstrucción. El edificio que remodelaban se asemejaba a esos de descansoen el campo, muy apto para que los modernos profesionales del ordenador para enseñar (ya no tiza)puedan algún día hacer una cura de desintoxicación educativa. Por ejemplo ellos u otras profesionestambién. Espacios donde el tiempo funciona de otra manera, donde esperar cuenta menos que si fuerasun pasajero de los trenes de cercanías (¿qué son cuarenta minutos de espera comparado con toda laeternidad?, que dijo el futuro abuelo a quien se quejaba de sus minutos desperdiciados hace unos días anteunas vías desiertas de trenes de cercanías).Pero el campo también se adapta a los nuevos tiempos. No sólo con vehículos de tracción total. ¿Quéhacía él con un artilugio lleno de antenas al lado del camino? Era un habitante de la zona que habíadesplegado modernas tecnologías de captación de ondas. Buscaba a sus perros, perdidos pero marcadoscon un chip cuyas ondas captaba dicho aparato. O sea, las TIC al servicio del labrador.La cuesta de enero, muy en subidaLos planos en formato papel avisaban que pronto se producirían sorpresas. Había que cubrir un desnivelsignificativo, inhabitual desde hace bastantes etapas. 200 metros en poco trozo. Ante esta sorpresa, quécoincidencia pero hubo un grupo que se despistó por la carretera y llegaron descansados al final de laetapa. De hecho los servicios jurídicos amenazaron con incoarles un expediente administrativo por abusardel asfalto y no sudar la cuesta de enero. Después de los tres cuartos de hora de espera por si seretractaban de su despiste y volvían al punto inicial, el grupo acometió el reto final. La bajada al torrentepronto fue adoptando suave posicionamiento en ascenso. Mientras esto ocurría, la senda estabafranqueada por paredes verticales a modo de balcones no aptos para el vértigo. El pronunciado desnivelrecordó otros tiempos en que aquéllas sí que eran subidas. Ésta era una auténtica cuesta de enero, consudor y esfuerzo para llegar al final (también del mes). Una subida a prueba de turrones acumulados ehígados castigados. Una vez arriba, la carretera y los indicadores simbolizaban que el final estaba cerca. Alo lejos, Sant Pau de Segúries, el grupo despistado y la leyenda del marinero por estos pagos. Esepersonaje que para que no lo conocieran en la costa se fue al interior y acabó en este pueblo, un lugar delque arranca también una vía romana digna de recorrerse. Y el Costa Bona a lolejos, marcando formas envueltas en una gran capa blanca.La comida, en cueva vigiladaLa parada en el restaurante y campingEls Roures pasará a la historia por sudecorado y por su expectantecompañía. Además de las cuatropersonas nuevas que acompañaron algrupo, el marco del lugar seasemejaba a una cueva con el techoformado por una bóveda de ladrillos.Parecía una de aquellas comidas quese hacían para celebrar alguna reuniónconspiradora contra otro Régimen.Pero ni contra aquello ni contra lo dehoy. Además, ¿quién sería el quelevantara la voz o dijera según quéconsignas si al lado había cuatrorepresentantes de la seguridadnacional catalana que comían conagua?. Nunca hasta hoy GRMANIA
    • 107ha comido con tanta y tan latente vigilancia, aunque no tuvieron que llamar al orden (establecido) a nadie.Una seguridad que pronto levantó el vuelo y dejó que quien hará de Tomàs “L’Ermità” en Terra Baixaestimulara el ánimo del sector femenino. Pronto se habló de “lagartonas”, se recordó a una moza quedesconoce en su calendario el pasado uno de enero a causa de una indisposición muy espumosa. O sesugirió el nuevo uniforme del cobrador del GR: con tanga por encima de las mesas.Calores curativos de vueltaLos cristales del autocar pronto se empañaron por dentro. El calor humano del interior fue a parar a loscristales. Y más cuando los ánimos se caldearon ante posibles formas de curar a algún GRMANOausente. Cierto sector femenino se brindó a darle con suavidad y cariño masajes (empezando por elpecho) con uno de esos compuestos que exigen “contacto con tacto”. Menos mal que los sueños, sueñosson y la siesta se apoderó de bastante personal.La primera etapa del año presentó en sociedad un GR que cambia de proporciones y que implica másesfuerzo, otros retos pero sin llegar al miedo. Aunque bien está para otras empresas vitales atender lo quehace poco dijo en una entrevista la más famosa arquitecta del mundo, la iraquí Zaha Hadid:“Si no te comes el miedo, no consigues nada”Terrassa, 18 de enero de 2008Sexta etapa , entre Sant Pau de Segúries y RipollGRMANIA mojó en el RipollèsGRmanas y GRmanos: Del valor de la tecnología punta en vena – Por caminos paralelos a casi todo -Sobre suplentes y suplantados –Sobre votaciones en medio del bosque – Acerca de la desbandada final.La excepcionalidad de la etapa era evidente. No tanto por el recorrido, con escasos desniveles y pocoaccidentado. El hecho a destacar en sí era que el coordinador general permanecía expectante yconvaleciente en sus aposentos ovales. Intrigado por ver qué pasaría por el Ripollès con el personal a susórdenes. Y recuperándose muy favorablemente. Eso sí, empezaron a circular rumores sobre la calidad delas piezas que le colocaron en su zona de operaciones, como más adelante se verá. El segundo hechoexcepcional fue la forma tan sibilina en que a alguien lo van formando como suplente para tareas deresponsabilidad. Y, cuando el formador lo ve capaz para cometer el mando, le otorga los bártulos, elcargo y hace mutis por el foro. Pero de eso habrá tiempo de tratar con más detalle. Por otra parte, granalegría causó ver de nuevo rostros que hace tiempo se echaban en falta: el de quien cuida con esmero denuestro gran capitán y el del ufano y feliz que quitó su piedra del camino, con lo que su buen humor aúnse acrecentará.Disfunciones caloríficasNuestro respetado tocador del volante yotros mandos se ve incapaz de dar gustoa todos en el autocar. Y no es que lefallen los sensores climáticos delreceptáculo andante. Mira que seesfuerza pero siempre recibesugerencias. Quien se hiela, a quien lesuben los efluvios caloríficos, quien nove el paisaje porque se empañan loscristales, quien toca el vidrio y a veces elhielo hace acto de presencia. En fin,menos mal que, a la vuelta, el sopordespués de caminatas y comidas,conjugado con los desequilibrios delinterior (del autocar, se entiende),sumen al personal en un dulce sueñoredentor.
    • 108Tecnología punta a modo de sosténLa zona trasera del carruaje con motor entró en una serie de especulaciones y rumores, a la vez queaportó soluciones tecnológicas para fallos de operatividad propios de estas edades. De entrada, alguien noconfirmó pero sí apuntó que a nuestro coordinador le habían instalado en la zona operada piezas hechascon la última tecnología alemana. Y especuló que su próxima reincorporación al camino será como para ira su rebufo. Hablaban de titanio y otros materiales que, decían, habían sido probados en los cuellos de losconductores de vehículos de Fórmula 1.Pero no todo quedó ahí. Quien sabe más casi ya por futuro abuelo apuntó más recursos. Una marcajaponesa ya experimenta con algún invento para subir los párpados, en caso de que quien conduce uncoche se duerma. Extrapolado el invento, a los cincuentones de la zona del gallinero del autocar lescomenzaron a brillar los ojos de forma lasciva: por fin habrá una tecnología capaz de mantener tambiénen subida otras zonas corporales que empiezan a estar en bajada.Los rigores del climaEl anticiclón persistente, además de orquestar toses y resfriados múltiples, cubre la Cataluña interior conuna persistente helada. Un paisajesubyugante desde dentro del autocar.Un anuncio de que el día será soleado yque de los hielos pronto se pasará aobservar mejor aquellos campos delRipollès. Esta etapa de hecho fue unade las que menos núcleos habitadoscruzó y más masías ocupadas porlabradores nos mostró. Casas con todolo propio de la agricultura moderna,tractores que roturaban la tierra y lahacían girar, gramíneas ya crecidas queesperaban como todos: que de una vezllueva. El río Ter, algunos canales y lasrieras que se cruzaron confirmaban laescasez del líquido elemento. Casi nipara mojarse había agua en algunaszonas.Caminos paralelosA menudo los caminos, los ríos, las carreteras y las vías ferroviarias van todos paralelos. Cuando estopasa, la brecha fluvial suele ser la que ha abierto el paso a las demás vías de comunicación. En este caso, elparalelismo se dio en bastantes tramos del recorrido. Se apreciaba poca población pero algunas masíasaún en marcha, con esos adelantos que facilitan la dureza del campo. O esos leñadores, también contecnología punta. Disponían de alargados y articulados brazos que alcanzaban a cortar elevadas ramas.Mucha poda a lo largo de un sendero bien marcado y aún más cerrado. En pocas etapas ha habido tantosalambres como en ésta: son esos cerrojos pasajeros que ponen puertas al campo, limitan propiedades oimpiden que animales de cuatro patas traspasen las fronteras artificiales.Almuerzo y suplencias en la cúpulaCruces, giros, muchos pasos y hambre. Al lado del edificio que albergaba una esclusa para abastecer deagua a un canal de riego, el personal sacó los condumios cara al sol. Cerca, el agua que no mojaba en sucaída algunos metros más allá. Unos, al lado de la acequia. Otros, abajo. Muchos, encaramados a losrestos de un balcón sin acabar. Mientras se engullían las viandas, hubo competencia de vinos. Por allíapareció una bota con un suave vino que ponía la nota diferencial a los paladares. Hubo quienes,pensando en su propietario, se afanaron a probarlo. Pensaban que podría ser vino de misa y, por sucalidad y ausencia de agua, bien iría para consumar una comunión completa. Pero no fue el caso. Seapreció la libación y se habló de la sorpresa del día. Un suplente encaramado al poder.Al parecer, el anterior jefe de personal y de recursos humanos de GRMANIA estuvo formando casi ensecreto durante bastante tiempo a su suplente en el cargo. Dicho aventajado alumno manifestó que “nofue ningún suplicio ser suplente” y menos “suplantar” al titular. Llegado el momento, como que ya lo viosuelto en el cargo, procedió al relevo sucesorio. Con lo que GRMANIA ya dispone de un nuevo jefe de
    • 109los recursos más humanos, cargo que seguro que se tomará con mucha filosofía. Claro que, según se mire,quizá este hecho sea el principio de una carrera de altos vuelos. Porque si el ya exjefe de personal, despuésde tantos años adquiriendo rodaje en GRMANIA, ha pasado a gestionar el conocimiento de áreas yámbitos muy superiores, quizá el nuevo jefe de personal aspire a, en un futuro, seguir sus pasos. Y puedaprogresar en otros ámbitos, aunque quizá la esperada y deseada jubilación le abra otras puertas másplacenteras.Vías verdes, senda del hierro y chocolate para todosUna de las terapias más practicadas en los GR es aquel consejo que hace años dio el cómico italiano DarioFo: “La risa libera al hombre de sus miedos”. Por la cantidad de carcajadas se deduce que de miedo, nada.Risas y buenos momentos mientras los vericuetos te llevan por una altura de unos 800 metros: de SantPau de Segúries al torrent de Quatrecases, de aquí a la riera del Repunxó, masías con nombres como ElMarquès o El Grau, El Pujol, la Batilla, el Tampere o el molino de Malatosca. Desde aquí, queda pocohasta la estación de la vía verde de Sant Joan de les Abadesses, a 770 metros. Un cruce de caminos, con laantigua ruta del hierro reconvertida para el turismo, el río Ter, la carretera, el monasterio y el puente quehan dado merecida fama a estapoblación. Abadesas debía haber (deabades, no se habla).Y aquí, uno de los recientescincuentones del grupo quiso quetodos mojaran. El chocolate caliente ylos bizcochos fueron un tentempié enmitad del camino. A pesar de ciertosofoco derivado de los kilómetrosandados, no sentó mal dicho brebaje,llamado hace años en algunos sitios“la merienda de los curas” (por algosería). De este GR no parece quenadie se despidiera si haber tenido laopción de mojar algo. Aunque sólofueran bizcochos.Y, visto lo visto, un cumpleañospuede ser motivo como para pensar en aquello que apuntó la escritora irlandesa Edna O’Brian: “El cuerpocontiene la biografía tanto como el cerebro” (habrá que mirarse al espejo con detenimiento).Votando por los bosques del RipollèsHasta Ripoll el camino transcurrió entre masas arbóreas muy tupidas, ausencia de presencia humana y unhombre destacado que se esfumó en lontananza. Acometió el camino con buen paso, sin mirar atrás. Sólolas marcas que, decía, no le conducirían a pérdida alguna. Ante su derroche de fuerza, el grupoperseguidor bromeaba sobre sus capacidades y sobre otros temas. O sea, la risa que cura. Las masíashabitadas eran las únicas construcciones que dejaban ver la actuación humana. La mayor subida, a 890metros en el coll de Can Sau. Después, la riera de Ogassa, el torrente de la Rimbala y el típico rodeo porquienes enfilan la directa y son capaces de trotar más kilómetros con mucha alegría e inocencia.Ya de bajada, un miembro de GRMANIA sugirió una votación para discernir si venía hasta aquí elautocar o se acababa la etapa andando. El resultado electoral fue uno pero la realidad fue otra: trestrotando sin mochila hasta el final, unos esperando al autobús, otros dentro de él, unos rompiendo ladisciplina de voto, y el autobús dando vueltas a un lado y a otro buscando a los más lejanos. Vueltas, girosy paradas hasta no dejar a nadie en tierra. Menos mal que nos conducen buenas manos. La desbandadainicial acabó bien.El restaurante Rama primero y el otro con apelativo en honor a la barrica, ambos fueron testigos de losdiversos movimientos del personal. Suerte que no había pérdida y el GR iba paralelo a la carretera. Pero,por movimiento que no quede. Al final, concentración en la zona exterior de un restaurante. Una viejamasía con problemas en la red de cañería, con escaso servicio de personal, con viejos aperos yherramientas de labranza en exposición y algunas aves que daban un toque rural al entorno.Allí, al sol, nuestro servicio propio de camareros se comportó con más diligencia que el inexistente delbar. Las cajas de cerveza y las botellas de vino alegraron los semblantes y cerraron una etapa por una de
    • 110las comarcas de Cataluña con bellezas no masificadas. Imágenes para recordar y también para soñarmientras el sopor de la siesta se apoderó de los que volvían al punto de origen.Aunque hoy las protestas a veces ya ni son, hace unos cuantos años un cantante norteamericano cerró suvida antes de suicidarse con una significativa mención a la rebelión por la estética:“Ah, pero en un tiempo tan feo como éste, la única protesta verdadera es la belleza”Terrassa, 13 de febrero de 2008Séptima etapa del GR1, entre Ripoll y AlpensCargando pilas y ánimos con muchas energíasGRmanas y GRmanos: Sobre facturas más veloces que el autocar- acerca de energías eléctricaseuforizantes – de remedios y terapias diversas- sobre brindis por esponsales recientesOcurrió antes de empezar a andar. Antes de ponerse en marcha. Antes de subir. Fue la primera vez queuna empresa como ésta envía la factura antes de que llegue el autocar. Y eso que tal sucedáneo devehículo se distinguió por presentarse antes de la hora, antes del primer senderista. Puede que seanseñales de cambio, pero el viernes anterior ya facturaban lo que no habían hecho. Y el sábado ya esperabaquien era afamado por no ser puntual. En tal día de reflexión y de la mujer trabajadora, nuestro hombredel volante brindaba toda su sabiduría viaria para llevarnos hasta Ripoll.Baile de cifras y de bajasEn diferentes mentideros se especuló sobre posibles causas de tantas y distinguidas ausencias. No sesospecha que fuera ninguna muestra de solidaridad con el coordinador general. Y menos ese día. Porqueél allí estaba en la parada 2, raudo y veloz. Puso en marcha el manual titulado “Cómo aprender a manejarun GPS en un minuto” y, como su espíritu pedagógico ahora está insatisfecho, se volcó en dos cándidosGRmanos y les esquematizó el funcionamiento del aparato. Los susodichos pupilos interiorizaron esegran torrente de sabiduría y, con tanta información tan comprimida, dudaron de su futura orientación.Pero no. El GPS se comportó, y eso que él parecía darse cuenta de las manos en que estaba. Por tanto, elcoordinador despidió a la expedición con la lección aprendida. Otros, ausentes con disfunciones diversas,con virus, con muestras pedagógicas, con la prevención ante tantas subidas, o con resacaspostcelebración, o con preparación preelectoral. Al final, la treintena éramos y Ripoll nos esperaba.
    • 111El perfume de los churrosComo casi siempre ocurre en este tipo de jornadas, todo ya está reflexionado y la puesta en común seconvierte en una necesaria terapia colectiva. En la zona trasera del vehículo hubo quien compadeció aljubilado de oro, al del jersey rosa y peinado antiguo, o alabó al de las cejas subidas y todos repasaron elestado de la nación antes de sentir el intenso olor a churros y ver los primeros pantalones del mercadillode Ripoll. Nuestro chófer se nota que tiene olfato, estética y gusto. Asustado quedó el emigrante cuandoel tenderete se vio sorprendido por tanto mochilero. Mientras, la gula olía a aceite muy versado en doraresas tiras de masa de harina que invitan a ser mojadas en chocolate. El recorrido siguió por una zona de lapoblación en la que, a esas horas, unas cocas recién hechas te miraban con ánimo de retar la tentación unavez traspasado el escaparate. Pero no. Hubo contención, miradas para encontrar las primeras marcas ypreparativos para acometer la primera cuesta del día. Dicho y hecho.Entre bosques y bancalesLa primera, en la frente. O sea, subida inicial para ganar altura y probar las piernas. Desde arriba la mecade Guifré el Pilós empezaba a quedar distante y lejana. Buena señal. El frío matinal despejaba la fina capade escarcha que cubría la sequedad del terreno. Se notaba la ausencia de precipitaciones y se iba la vistahacia campos cultivados o prados bien cuidados. En una comarca tan densamente poblada por árboles,los pocos espacios libres estaban cuidados por quienes aún se sienten protagonistas de algo más que deuna denuncia: “De todas las especies protegidas, la que está en mayor peligro de extinción es el labrador”.Algunos debía haber, bancales bien cuidados, con ganadería vacuna bien protegida y con límitesterritoriales para que esos animales no se despisten. Claro que lo que a uno reprime a otro le enerva.Los electrizantes límitesDe sobra sabe el género vacuno que esos alambres son una barrera que no se debe franquear. Larepresión del paso la notan cuando el morro prueba la función de los electrones. Pero también loshumanos pueden probar sus efectos cuando la conexión eléctrica te pilla por sorpresa y te somete a unacuriosa prueba. Y más siendo el protagonista uno de la selecta estirpe maratoniana. Resulta que, alparecer, o no se dio cuenta o no valoró en su justa medida aquella barrera eléctrica. Fue a pasarla concierto descuido. Mientras una pierna sorteaba el obstáculo, la otra impulsaba el cuerpo para finalizar laacción pero…¿y la zona de en medio, la entrepierna? Durante unos segundos quedó en contacto directocon el pastor eléctrico. Digamos que esa zona vital básica, tan alabada por Wody Allen y comparada conel cerebro, sufrió una sobrecarga eléctrica digna de mención. Los alaridos iniciales dieron pie a loscaminantes a interesarse por el resultado de la experiencia. Corrieron rumores de que, al final, todo fuemuy placentero, quizá con euforizantes cargas de energía que, más tarde, pudieran necesitar las oportunasdescargas para que todo quedara donde debía.Terapias al aire libreNo cabe duda de que esos remedios tan naturales de la risa y de la deconstrucción de la normalidadvigente, son tareas muy practicadas en este paseo tan peripatético en que se convierte una etapa deGRAMANIA. Clamando a los aires consignas, hipótesis, comprobaciones y consejos varios, uno llega a laconclusión de que no queda más remedio que airear la mente y abrirla a otros pensamientos que por allíse escuchan. La sabiduría fluye por los caminos, la persecución de las marcas da rienda suelta aproducciones cerebrales diversas. Y más ahora en que la constancia de la edad cada vez se hace másevidente.Son esas etapas de la vida que muy bien definió quien se cuida de la salud mental ajena. En este caso elgénero hombre por allí reinante fue clasificado por el experto dentro de la Edad de los Metales: plata enlas sienes, oro en los implantes dentales y…plomo en zonas que otros recargan con energía eléctrica.Sobre el género mujer se oyeron comentarios acerca de la magia de los tintes, allí donde ellos no seatreven a aplicar el “just for men”. Y también se aportaron sugerencias para momentos de coyunda osoledades diversas: que si ellas o ellos se inclinan más por la práctica de artes manuales o digitales. O,puestos a ello, la lengua da para mucho y los juegos de palabras y procacidades diversas dieron pie atrabalenguas y palíndromos de alto voltaje (lo de “un metro de encaje negro” ocupó una parte de laoratoria y fue un primer ejemplo). Por lo que se ve, la terapia del caminar una vez al mes quizá ahorreotras empanadas mentales (por no decirlo con recursos lingüísticos más populares)
    • 112Un recorrido exigenteSuperados los primeros trechos, consumado el almuerzo de rigor, las energías estaban preparadas para serdilapidadas en constantes subidas y bajadas por un terreno poco frecuentado a pie por la actual especiehumana. Atrás quedaron los 695 metros de Ripoll, la Mare de Déu del Remei (815), El Puig (840) y el GRseguía subiendo hasta Vallespirans (880) y el coll de Sant Esteve de Vallespirans (950). El paisaje eraimponente a esta altura en medio de la soledad por estar tan alto, con una perspectiva sin obstáculos quese interpusieran con el horizonte. Una comarca para descubrir siguiendo caminos, para ver las sierras desiempre desde otro lugar. Casas recuperadas para usos residenciales, casas de colonias en medio de lasoledad, construcciones en ruinas y algunas personas que de vez en cuando nos hacen pensar que noestamos solos allí.La subida sigue. A 1040 metros, la casa de colonias de Portavella alinea muchas bombonas de butano, unatorre, obras de reconstrucción, indicadores confusos y un giro hacia la derecha por unas empinadas rocas.Quien creyera que la máxima altura ya era ésta se equivocaba. La ascensión seguía. También los alambresseparadores. Ésta vez no ofrecían “placeres” eléctricos. Más pista, más caminos en medio de altos yolorosos pinos. Salida a otra pista y ya venía la senda a la derecha que, en subida, desembocaba en elmayor espectáculo de la jornada: el santuario de Sant Margarida de Vinyoles, a 1205 metros de altura. Unlugar en donde una inscripción dice que allí se llevaba a los enfermos de cólera, mucho tiempo atrás. Unlugar con espectaculares vistas sobre el Pirineo Oriental, el Berguedà, Osona y el Ripollés. Debajo de estaermita, reconstruida en 1854, estaba el castillo de la Guàrdia, datado en 1017. Y, por un camino quedescendía, seguimos hasta llegar a Alpens, a 860 metros. Una bajada en medio de restos de viviendas,otras recuperadas y un pueblo al fondo, con un casal y con un bar. El destacamento que llegó antes, porhacer sólo media etapa, ya había tomado posiciones en la terraza. Todo bien acondicionado para todos enun lugar que precisamente ese día lo estrenaban los nuevos dueños.¡Qué buena que estaba ella!Bien pertrechados en unlugar al sol, en una terrazabien situada y con loscondumios encima de lamesa, la celebración de lacomida empezó con buenpie y acabó mejor. Losánimos se fueron caldeandoy, como siempre, corrierondegustaciones diversas paraser compartidas. Destacaronunos buñuelos de purocapricho. La bondad delplato de cuaresma fue laconfirmación de que la cosaiba bien encaminada. Yacerca del final, apareció ella.Se presentó con todo suarte. Aparentaba buensabor, un color muy atractivo, un aspecto muy húmedo, muy sugerente. Invitaba al placer con calma, aobservar sus encantos, a comulgar con ellos. De hecho, entraba bien. Le dimos la bienvenida, laprobamos y felicitamos una vez más a quien nos deleitó con su presencia. Fue una agradable invitacióndel GRmano recién casado a todos los allí presentes. Ella, un símbolo más, era Anna de Codorníu, lamarca de un buen cava que sirvió, una vez más, para hacer de un acto personal un gesto comunitario, unaforma de compartir aquel momento civil con quienes le acompañamos en tantos buenos ratos. Él, unexperto en las distancias cortas, nos hizo disfrutar del suave paladar de ella con un gran gesto.AlpensAntes de partir de este pueblo, hubo un momento para descubrir el entorno. Las casas de siempre seveían ya acompañadas por las adosadas, mientras aún quedaban huertas sin construir. La diferencia entreunas construcciones y otras era manifiesta. Se las veía allá, mientras aquí al lado, un pagés jubilado labrabasu pequeño huerto con herramientas manuales y ancestrales, tal como hacían sus antepasados. Viejas
    • 113casas con arcos en un pueblo retirado, donde hasta puede presumir de rotular su ayuntamiento de formadistinta. Se sabía dónde estaba la casa consistorial porque lo ponía un papel cualquiera, clavado con doschinchetas encima de una puerta. Tamaño gesto gráfico sería inimaginable en cualquier entorno urbano.Dicho lo cual, la partida llegó porque otros acontecimientos y celebraciones esperaban horas después. Elsueño recuperador del autocar preparó los cuerpos para la larga noche en que otro GRmano celebró quehace poco había traspasado la barrera de los cincuenta.Un emotivo acto con un detalle final en forma de puzzle: una estampa del Estany Tort de Peguera con elalbergue Josep Maria Blanc al fondo (y con experiencias compartidas) y una frase de Abrahan Lincolm amodo de deseo y de cierre:“Al final, el més important no són els anys de la vida, sinó la vida dels anys”Terrassa, 23 de marzo de 2008Octava etapa, entre Alpens y el Molí d’en VilaltaPatrimonio cultural al aire libre primaveralGRmanas y GRmanos: Una duda: ¿veinte centímetros o veinte segundos? – Sobre trotadores conferomonas sueltas – acerca de lecciones en torno al color verde – sobre la sabiduría de un letrado guía –sobre Quico y Kiki.La primavera, la cultura y comer sentados debajo de un tejado ya son elementos aglutinadores que se hanpasado a la categoría de tradición cuando toca. Ya son tres los años en que el destacamento andarín sesorprende a sí mismo con títulos literarios, gastronomía puesta en mesa y las diversas manifestaciones deuna primavera que ya hace un mes que está aquí.Y allí estábamos, en los puntos de salida, con autocar más grande de la cuenta y también con más asientosvacíos de los previstos. No obstante, podíamos haber sido más pero las circunstancias también cuentan yrestan.20 segundosLa sociología del espacio del autocar ha alcanzado tal nivel de estabilidad que pronto habrá quepersonalizar los cabezales de cada asiento con el nombre de quien lo usa. Junto a la hoja Excel de reservasquizá en un futuro habrá que adjuntar los asientos sin dueño consolidado, y también los intocables.Atrás, sin embargo, la ley es un cierto desorden tanto en contenidos como en continentes. Para empezarel orden del día, primer tema, carreras. Se consiguió adormecer a nuestro hombre experto encalentamientos globales, el cual se situó atrás pero debió echar de menos tener al lado a alguna de aquellaspersonas que tan bien le acompañarían después en la mesa redonda de la comida.Pronto se empezó a oír el número 20, el cual era objeto de veneración por parte de dos atletas. Nodiscutían de si el tema era sobre longitudes de 20 cm, se encomendaban al Champion Chip y a Internetpara pasarle por la cara delcontrario que los 20 segundos dediferencia en la cursa dels Bombersjustificaban la temporada. Y miraque pasa rápida esta fraccióntemporal, pero en el ego personalda mucho de sí. Alguien que pasade los cincuenta se crecía ante quienaún presume de estar aún en lacuarentena y no es maratoniano.Blanco al fondo, verde al ladoLa claridad del día mostró uno delos primeros matices de estaprimavera: el autocar parecía queavanzaba al encuentro de la nieve.Al fondo, el Pirineo Orientalresplandecía con su blanca luz, un
    • 114decorado que se complementaba con el verdor de los cereales de secano, las primeras amapolas, el estrenode las hojas recién salidas y ese alimento líquido en forma de agua que empujaba a todo hacia la explosiónfinal. Es la primavera, aunque aún los robles no se han atrevido a cubrirse con su nuevo ropaje. Dicho locual, hubo oportunidad durante todo el camino para ver, sentir, escuchar y pisar ese patrimonio naturalque también es cultura viva.El Lluçanés, a caballo de muchos sitios, parece una extensión de terreno puesta allí para girar la cabeza entodas las direcciones. La panorámica es como si la zona central de Cataluña girara en torno a ti. Y tú ahíen medio, en la altiplanicie que te brinda muchas posibilidades. De hecho la historia se repite: ha habidomuchos lugares por donde GRMANIA ha pasado en que la sensación de infinito es evidente, ver losmismos sitios desde otro punto de vista.TradicionesEl patrimonio cultural de esta subcomarca quedó patente antes de bajar del autocar. En una masía nadiese escondía de matar un cerdo a la vista de los transeúntes y viandantes. Una tradición que parece unatentado pero que siempre ha sido lo más natural en el campo. Los matarifes rendían culto a una de lasenseñanzas más ancestrales propias de la economía de autosuficiencia. Animales, muchos y sueltos encampos delimitados por pastores eléctricos. Quitar cierres metálicos para pasar, cuidar de las descargaseléctricas, o tentar a la suerte y probar la misma excitación que sintió en sus partes más nobles quien en laanterior etapa probó tal bocado. Las vacas, los toros y toda suerte de caballería ayudaban a entender cómosería la vida por estas tierras años ha. Y todo con esas masías que responden al típico estereotipoarquitectónico de estas construcciones. Casi ninguna deshabitada, un símbolo de una vida que se repite.MomentosEl camino propicia tantas actitudes y tantos temas como personas que se junten. Si un oído multiusos ypano-rámico pudiera reco-ger hasta el último cuchicheo de cada grupo que se hace y se deshace, seríacomo para plasmar una generación de conocimiento, o sea, una wikipedia andante.Y amenizada con mucha risa. O con temas más serios. Como el paso de la vida, como aprovechar elmomento, como las enseñanzas de aquellos africanos que cada día se reían porque a lo mejor ése era elúltimo de su existencia. Como lo fácil que es que en un segundo te cambie tu existencia. O sea, conejemplos prácticos: se entiende, por tanto, que aquellos veinte segundos representaran la justificación deuna temporada atlética para quien alardea de su proeza.Al trotePor una superficie quese mueve entre los 600y los 800 metros dealtitud, con un caminoapto para carrerasvarias, tardaron muchoen salir al trote ligerotres hombres y unamujer. Alegaronentrenarse sin mochila,estirar músculos que noaguantan tantatranquilidad de lamarcha. Se fueron perose encontraron, antesde parar en el ruso-catalán, con la hormade su sombrero. O sea,el grupo casi giraba entorno a ella y parecíaque iban dejandorastros de feromonas delimitadoras del territorio masculino. Pero se encontraron con aquel rebaño deganado vacuno. Uno del grupo recordó aquel otro encuentro con un toro de lidia allá por els Ports en elGR 7. Y observaron cómo aquellos animales se comportaban casi de forma parecida: toros y vacas,
    • 115feromonas, territorio, actividad, presumir ante la feminidad. Aunque una cosa era diferente: Lluçà, sumonasterio y el guía eran placeres para degustar a sorbos por seres humanos.El medio y el mensajeLa supuesta altura máxima del terreno dejaba ver al fondo un terreno dado al cultivo de cereales Atrás,Alpens estaba a 860 m, ahora Lluçà a 755. El camino no ofrecía dificultad pero sí vistosidad. Lasimágenes de una primavera revitalizada por las últimas lluvias eran espléndidas y muy completas. Junto aalguna masía abandonada, con evidentes restos de oficios y vida en sus entornos, había campos verdes,con matices muy intensos de un color que luego fue explicado muy bien por expertos en tintes textiles.Hasta en algún tramo el camino obligaba a pasar por sembrados de cereales, donde las marcas del pasoparecían atentados a la verticalidad conjunta natural del conjunto. Los matices del color no necesitaban dela paleta artificial del Photosop para resaltar una radiante realidad. El olor intenso a pino, el gorjeo detantos pájaros que parecían estar felices mientras construían su nido. El apareamiento o la alegría de lanueva vida, con el verde cerca y la nieve al fondo. Aquella blanca luminosidad se veía acrecentada por elazul del cielo y ese verde tan cercano. Es un regalo de abril, un mes que intensifica los colores reciénnacidos después del letargo invernal. Aquí el medio transmitía muchos mensajes, sólo había que oírlos einterpretarlos.En la parte más alta del camino, el Coll nord del Castell (a 810 m), una masía con las puertas abiertas,muchas balas de paja, una explanada y, a la izquierda, un letrero: “Lluçà: deixeu el cotxe a descansar i aneua caminar” Dicho y hecho. El horizonte cercano se componía de los restos de un castillo a la izquierda yun monasterio al fondo, con la línea de la nieve más allá. Un próximo cruce orientaba en cómo llegar alcastillo. Cerca, una cruz de término, un gran árbol con sombra y un banco de piedra, con una superficieincrustada con rayas. Uno se podía imaginar cuántas generaciones habrían honrado a aquella cruz y sehabrían sentado en aquel banco, a la sombra del majestuoso árbol. Tres símbolos de paso y de una culturaya antigua. Pronto, la joya: Santa Maria de Lluçà.El medio es el mensajeEn ésas estábamos cuando McLuhan iba a aparecer encarnado en un ferviente devoto del arte románicodel monasterio de Lluçà. Mientras unos llegaban, otros habían detenido su galope en un abrevadero conbarra y cerveza. Allí estaba una maravilla del arte y su encantador artificial. Él era catalán viajado a Rusiacon billete temporal de vuelta yu parada y fonda en esta obra de arte. Recibía al viajero con demasiadosilencio contenido. O sea, su verborrea y ganas de explicar quedaban al alcance del oído presto a escuchar.Claro que él se dirigía al turista con tiempo, no al andarín de paso. Los tesoros le habían embelesado. Paraconfirmar la belleza de aquel arte, repetía que un equipo de la tele había estado hace poco grabando allí.Sí, la tele. Las cámaras parecían serle de gran valor, el ojo digital verificaba la importancia que percataba elojo real. Y McLuhan contento con el guía. Como si tanto arte necesitara de la pequeña pantalla parajustificar su excelencia.Hubo sospechas de que un sitio de tanta belleza dejara medio petrificados a tantos amantes del arte comopor allí pasaban. El misticismo del lugar, la penumbra del espacio religioso, tanto pantocrátor y el efectonarcotizante de un aroma a tanta cultura religiosa allí dentro, el conjunto levantó sospechas. El grupo sepodía estirar, y no por atender a los encantos restauradores de los dos jóvenes de La Primitiva, nombre dela casa de comidas situada enfrente del monasterio. Es la cultura, amigo. Un sitio como para volver ydegustar los placeres del buen yantar.El mensaje de los coloresUna amplia y larga pista parecía alejarse y acercarse al monasterio de Lluçà como si de un juego se tratara.Era el Coll de Plana, a 805 metros, con buenas panorámicas sobre el Lluçanés, Osona, Pirineo Oriental,Montseny, Collsacabra, Sant Llorenç del Munt y Montserrat Era un largo rodeo que servía para alejarse deuna parte de la riera de Merlés pero sin dejar de jugar al escondite con el centro religioso.Al final, para asegurarse de que estábamos todos los que éramos, hubo una parada técnica muy educativa.Son esos momentos en que alguien se sienta, come, bebe, descansa, ríe, se limpia el sudor. O imparte a losignorantes toda una lección en torno al color verde. Como delante tenía suficiente materia prima, empezóa diferenciar el verde oliva del verde pistacho y del militar. Y usó ejemplos allí presentes para que lalección se entendiera. Tanta pedagogía sirvió también para humanizar otros colores con dos ejemplosmuy sencillos. Dos personas que se conocían por andar pero no se identificaban por el nombre,aprovecharon el hecho de hablar de colores para poner encima del verde paisaje dos más en femenino:Blanca y Rosa.
    • 116La gastronomía como paisajeEl camino poco a poco tocaba a su fin. Grandes embalses artificiales y antiguos molinos en la riera deMerlès (el Molí d’en Vilalta, a 500 m) ya abandonados dejaban entrever que la tan preciada agua existía. Ytambién una carretera y un autocar.El traslado al centro del ágape sirvió para alegrar al personal y para entrar en ambiente. Alguien, cándidoél, confundió el nombre del lugar, “Cal Quico” con “Can Kiki”. Quien de esto entiende bastante,comenzó a calentar el ambiente. La traición del inconsciente motivó chanzas de elevado contenidoerótico. Pero no pensaba él la que le esperaba en el restaurante.El lugar era excelente; el rincón,digno de quienes allí comíamos; y lamateria prima motivó que ya seprogramaran varias caminatas más,pero todas con punto de destino eneste lugar.La distribución de comensales hizoque, mira qué casualidad, el quedomina muy bien los temasfemeninos, quedara solo en unamesa redonda con acreditadasrepresentantes de ese sector. Y,claro, su teatral gracia les alegró lacomida. Igual que a todos lainvitación a cava de quien celebra suonomástica el 23 de abril.Pero uno de los platos fuertes de lacomida era de papel. Un libro como símbolo, con tantos significados, un punto de libro personalizado, elexcelente trabajo de quienes se preocuparon por todo y la oportuna puesta en escena de la ceremonia deentrega, a cargo de quien sabe contar cuentos y declamar en público. Un acto ya institucionalizado queluego debe continuar con la lectura de la “Antologia Poètica” del gran Miquel Martí i Pol.El poeta nos brindó un trabajo digno de ser paladeado a pequeños sorbos. Y con sus palabras de la página209 nos quedamos en esta etapa llena de patrimonio cultural y también literario:“Aquest camí, com tots, acabaràen un estimball clar, sense paraules,ni desitjos, ni vent. L’ombra benignad’algun ocell em farà companyia,perquè el record no sigui una feixugadisbauxa de claror, i en tindré prouamb no dir res per sentir el fosc embruixdel buit immens que tot ho purifica”Terrassa, 26 de abril de 2008Novena etapa, entre el Molí d’en Vilalta y Gironella¿Agua?, sólo en los piesGRmanas y GRmanos: Sobre ecuaciones de muchas incógnitas – Sobre aguas y lavados de bajos – Acerca de pastoras muy bucólicas - Micciones muy protegidas – Comidas con buen clima.El sábado amaneció con el suelo mojado, lo cual podía parecer un pronóstico de lo que se avecinaba enuna jornada que pretendía adentrarse “en el ojo del huracán”. O sea, decían que llovería allí y el destinofinal era ése.Las bambalinas de cada etapa sólo están al alcance de ciertos comités de personas con trabajo extra. Enesta ocasión la pulverización de las neuronas se agudizó con la famosa ecuación del tiempo. Una prueba
    • 117matemática de muchas variables que nuestro coordinador creó a base de mucho insomnio consultando eloráculo de la Agencia estatal de Meteorología. El cometido de estos gabinetes de consulta es variado,depende de cada circunstancia. Algún día habría que publicar las historias ocultas que implican lacoordinación de este grupo humano. En esta ocasión, alguien no recordó los elementos del gabinete decrisis, nombrados en la última asamblea, y abogó por una reunión consultiva y urgente de dicho comité.En vez de eso, se formó en la sombra digital “un sanedrín”. Los mensajes se sucedieron sin parar. Setrataba de ir más allá que las nubes, interpretar la quintaesencia del Meteosat, adivinar si llovería o nocuando los tantos por ciento fluctuaban pero no desvariaban. Al final, las ganas de volver al tajo andarínpudieron más que los pronósticos y el tiempo puso el resto. No llovió en general, aunque agua hubo y,por cierto, muy higiénicaGotas y remosAquellas gotas iniciales sobre el asfalto no quedaron ahí. Las humedades matinales también limpiaron elparabrisas del carruaje con motor. Y la prevención del personal hizo que algunas mochilas apenas podíancerrarse por tanto recambio junto. No obstante, el detalle que levantó más sospechas fue ver a nuestrasubmarinista de élite con una mochila especial, por si acaso. Porque, si de lo que se trataba era que llevabael neopreno, su olfato acuático podía causar estragos en el resto. Pareció que no le hizo falta. Ahora bien,los gurús del sanedrín arrugaron el entrecejo cuando aquellas gotas en el autobús podían avivar lapolémica entre ir o no ir, quedarse o cambiar de planes: ser o no ser caminantes aquel día, esa era lacuestión. Y fue la claridad, el amago del falso sol en días con nubes amenazadoras, las circunstancias paracaminar con la espada de Damocles encima.Como el tema era propicio, qué mejor que hablar del remo. Ella decía que se presentaba a la etapacansada por remar la noche anterior. Al ser preguntada si lo había hecho en seco o en mojado, aclaró sunueva apuesta con un tipo de remo largo, duro, consistente pero pesado. Dice preferirlos de fibra tipokevlar. Ha empezado a competir en un tipo de embarcación antigua, el iagout, en Lloret de Mar, pero sóloremaban mujeres.Días después, fuentes bien informadas aseguran que en algún sector se continúa hablando de agua peromarina. Al parecer, dos Grmanos hombres se están introduciendo de forma sibilina en el mundo de lanáutica. La primera sesión de navegación marina la acaban de recibir. Se supone que ya no confunden uncabo con una cuerda. No se sabe si sus miras pueden estar en la inversión, a corto o a largo plazo, enalgún tipo de embarcación que los distinga del resto de los mortales de mochila.Aguas dulcesDe entrada, la zona inicial del molíd’en Vilalta debió estar muy bienbuscada por quien molía. Agua portodas partes que desaguaba en la rierade Merlés. A 500 metros sobre elnivel del mar, la frondosidad de estaprimavera era la antítesis de loslamentos por la sequía de no tantosdías atrás, con cañería incluida. Erauna muestra de cómo laspreocupaciones temporalesevolucionan. Mientras, los charcos sesucedían, la riera Regatell parecía unrío y algunos caños de las fuentes nodaban abasto. Tanto verdor de golpeimpactaba, miraras a donde miraras.Nuestra experta en botánica no dabaabasto a identificar flores. O a invitara degustar algunas de pétalos azulados que ella comía en su más tierna infancia. Y, a decir verdad, erangustosas.Lavado de bajosNi los perfiles de la maquinaria digital GPS ni los mapas a la vieja usanza (en papel) detectaron contiempo que tanta agua daría lugar a ejercicios diversos si es que se quería proseguir el camino. Los
    • 118oteadores que iban en avanzadilla luego se percataron de que la primera dificultad orográfica más bien erahidráulica. Una riera se interfería en el camino a modo de reto. Iba con agua suficiente como para hacertrabajar las neuronas. El paso era obligado y los caminos posibles sólo daban una opción: cruzarla. Hubointentos de instalar supuestos pasos con maderas de la zona. Pero como que no. Por tanto, no quedabamás remedio. Había que dejar al aire las zonas más bajas del cuerpo y enfriarlas. Fue un buen motivocomo para componer otra cara de GRMANIA: que si me tengo que sentar para quitarme el atuendo, quesi resbalo, no salpiques, el agua está fría, a ver si te caes como aquella vez le pasó a…, mira por dónde yno he traído toalla, por fin un día me lavo los pies, ahora con qué me seco. O bien, pensamientos futurospor si otra riera obligaría a lavarse otros bajos que están un poco más altos. Por primera vez, todo elpersonal tuvo que enseñar los pies en agua dulce. Y quizá fuera por el tono del agua fría de aquelmomento, o porque las varices bombearon mejor la sangre, el caso es que esta etapa se acabó más prontode lo planeado.BucolismoTanto verde, tanto pasto, tanta explosión ardorosa de la primavera tardía desembocó en un alto en elcamino para saciar alguno de los apetitos. Parada digestiva que también sirvió para coordinar la comida dehermandad que cierra la temporada. Y para buscar a una pareja de expertos cocineros que pretendíanguardar su secreto de maestros en el arte del rancho para colectivos. Pronto nos mostrarán sus habilidadesculinarias.De nuevo en ruta, con las botas casi vaciadas y cierta alegría corporal por la recuperación de las caloríasperdidas con pasos honrosos por frescas rieras, alguien del grupo trasero revivió en voz alta sus mástiernos deseos de la infancia. Al paso por un corral de ovejas, ella no pudo menos que proclamar en vozalta que una de sus ilusiones profesionales hubiera sido ser pastora. Y las miraba con esa ilusión de la mástierna infancia. Dentro, el pastor casi a punto de jubilarse quizá le hubiera cedido de buen gusto la cacha,los perros y el caliqueño si se lo hubiera propuesto en serio.BúsquedaEl Lluçanès debe guardar sus mejoressecretos al aire libre. Puede que estascircunstancias meteorológicas yprimaverales brindaban una ocasiónúnica para contemplar una alfombra tanverde, tapizada por el colorido de lasamapolas y otras especies. Ladiseminación de las pocas casas dabaaún más protagonismo a unos camposque pronto cambiarían de tonalidad. Alfondo, siempre estaba la referencia delprePirineo y cerca, un pequeño pueblofamoso por tener uno de los mejoresrestaurantes de la zona, Sagàs, a 740metros. Pero el GR fue directo a laiglesia de Sant Andreu de Sagàs, situadaen un promontorio con unas escalerasque invitaban a la típica foto de grupo.Era románica, con panel explicativofuera y porche con diversos carteles queanunciaban o buscaban: quien quisierair a misa tenía sus horarios; si en la zonahabía matrimonios en potencia para el2008, allí los preparaban; quien quisierair a Lourdes en el 41 peregrinaje, allí leinformaban; y también anunciaban quelas vocaciones nativas eranresponsabilidad de todos. Era unaiglesia románica con mucho contenido.
    • 119SonidosLa quietud y tranquilidad de la etapa se veía alterada por algún tractor o por la alegría dicharachera de lospájaros que parecían mantener discusiones inacabables en las ramas. Es la primavera, hermano. Laperspectiva del paisaje poco a poco dibujaba la perspectiva de las montañas que hay encima de Berga.Altitudes con el monasterio de Queralt en medio y con el recuerdo de muchos sudores de algunoscomponentes de GRMANIA no hacía tanto tiempo atrás. Carreteras que se van abriendo por en mediodel paisaje a modo de dentelladas al terreno. Movimientos de tierras para hacer balsas, construir puentes yasfaltar la rapidez en movimiento. Y ruido, mucho sonido de tubo de escape en la lejanía. Olván, a 555metros, tenía enfrente una pista de entrenamiento para motos de trial. Enormes desniveles afrontados atodo gas, con motores que empujan con rapidez. Casi enfrente, algunos recuerdan otras muypronunciadas subidas y bajadas a Rasos de Peguera, empujados sólo por las justas fuerzas del fuellehumano.MiccionesUno de esos que se dedican a hacer estudios de cualquier ocurrencia dice que cuando hay agua que correse excitan algunos esfínteres corporales. Por eso al lado de las fuentes es habitual que haya un letrero conla prohibición de juntar aguas menores con las emergentes naturales, estén o no analizadas por ellaboratorio de Oliver Rodés. En cada etapa es habitual la diseminación del personal para menesteres muyíntimos. Pero lo que no es normal es que alguien detenga la marcha de todo un grupo sólo porque unilustre atleta avanza unos pasos y se regodea pareciendo hacer de la necesidad virtud. Mentes que van másallá sugerían otras habilidades manuales. Pero en estos casos siempre hay una voz que sitúa las habladuríasen su sitio: una cosa es la necesidad y otra la diversión. Después de esto, prosiguió la marcha.ClimasEl final se acercaba, aunque para llegar había que sortear pasos asfaltados con curvas muy pronunciadas,falta de marcas por movimientos de tierras y atisbar para comprobar que las primeras casas de Gironellaeran aquéllas que se veían en lontananza. La llegada tenía un objetivo importante, la búsqueda del casal LaLlar. Allí ya habían preparado las mesas quienes acortaron la etapa con el autocar.
    • 120El local daba seguridad, no tanto por el sitio sino por ser la primera vez que uno come con unaambulancia medicalizada al lado y a punto. Se supone que nada tenía que ver con que este sitio fuerafrecuentado por terceras y cuartas edades, refugiadas allí también por un anuncio en la puerta: “localclimatizado”. Debía estar oculta esta maquinaria porque sólo se veía un espacio tipo almacén, conantiguallas como máquinas de coser, instrumentos de gimnasia inoperantes y sillas modelo posguerra.Pero la ambulancia estaba enfrente. Y, en una esquina de la sala, había una cartelera que en nada separecía a la de la iglesia de Sagàs. Aquí la tercera juventud iba más a lo terrenal y a lo práctico: la cena deNavidad, vacaciones del Inserso en Mallorca, taller de manualidades, viajes culturales.Los comensales se entregaron a los placeres digestivos entre risas, bromas y anécdotas curiosas. Mientraslos espontáneos que tan eficazmente se transforman en camareros atendían las demandas del personal, losdiversos temas que se tocan dan que pensar. Una facultad ésta que le sirvió a nuestro filósofo paraenseñar con un ejemplo extraído de uno de sus brillantes discípulos, el cual, ante la invitación que una vezle hizo para que pusiera en práctica la facultad de pensar, le respondió: “¿Y eso cómo se hace?”.Y, para cerrar pensando, aquella otra cita de Basilio Martín Patino quien, en su libro “La seducción delcaos”, escribió:“Nada sigue siendo tan engañoso como las evidencias”Terrassa, 10 de junio de 2008Primera etapa de la temporada 08-09Décima etapa, entre Gironella y LEspunyolaIntensa vida social en un agradable paseo por el BerguedàGRMANOS Y GRMANAS: Besos, arrumacos, hola, cómo estás, los típicos saludos se produjerondespués de varios meses de dispersión por esos mundos tan globalizados en uno. Aparentemente lanocturnidad no dejaba descubrir supuestos cambios físicos. Lo más visible fue alguna barba tipo CheGuevara (de nuevo de moda: Benicio del Toro en pantalla), alguna perilla de perfil romántico, muchosteñidos y bastantes cabellos que debieron quedar a merced del viento (fueran o no por “echar una cana alaire”).Desempolvados los enseres excursionistas, llenas las mochilas, sólo quedaba estirar la musculatura,acomodarse en el marco incomparable del espacio de cada asiento de aquella antigüedad con ruedas, fiarsede los dedos muy anillados de quien nos conduce y encomendarse al destino.GlobalizadosAquel final de la otra temporadaahora es el principio de ésta.Gironella, a 450 metros, meta einicio. Al lado del río Llobregat, adonde vertían las aguas de las fuerteslluvias caídas hace poco. Los charcospor el camino también daban fe deello. La placidez del recorridoinvitaba a la añoranza de aquellostiempos estivales en que todosinvertimos nuestros dineros para ver,fotografiar y contar tantas muestrasde que lo que vimos en la web o enla foto de la agencia era verdad.Existía. Somos testigos y lo hemostraído en nuestra memoria digital.Con las aguas del Llobregat cerca,alguien hablaba de la belleza delcrucero por el Nilo o por los mares del norte de Europa. Siguiendo el camino hubo quien su porción deagua estuvo en el delta del Ebro. Entre arrozales y barcazas llegó hasta Buda (la punta). Más adelante
    • 121inquietó saber por qué a aquel guía le faltaba un dedo por culpa del agua (muy bien digerido por laspirañas). O cómo nadie se atrevió por la noche a bajarse de la hamaca para “hacer aguas” o a “cambiarleel agua al canario” en medio de tan espesa vegetación, con sonidos inquietantes. O quien descendió el ríoSella en canoa y le hizo aguas, quedándole la barca por montera. Entre charcos y barro también le vino aalguien el recuerdo del camino de Carlos V desde Tornavacas a Yuste, con frescos baños en la Gargantade los Infiernos. Y, ya que de líquidos va el recuerdo, hubo quien denunció en público que lo invitaron acasa de un ilustre caminante y no fueron del todo saciadas sus necesidades cerveceras. Decía que Budavivió mejor. Pero nada como quien estuvo diez días de submarinismo en medio del Mar Rojo, en la zonadonde Moisés dicen que separó las aguas. O de los caminantes hacia Santiago, bien regados con buenoscaldos al final de cada etapa, en bici o a pie. O la preocupación que inquietaba a otro ilustre del grupo,pues no sabía para qué utilizarían el edificio con la gota de agua de la Expo de Zaragoza. Claro que, paradesfacer el entuerto, pronto le espera una ruta por los paradores de Andalucía. Hasta también se recordóla ausencia del agua: en ese gran desierto en medio de la selva brasileña, en las zonas donde el Nilo no esel maná, en los altos riscos de exigentes rutas pirenaicas con los recipientes vacíos, en los precios a los quecobran el agua al turista asfixiado. En resumen, el mundo tiene aún más forma global en verano mientraslos aviones, la paga extra, el pago a plazos e Internet lo permitan.Dulces paseos otoñalesLas lluvias habían refrescado el ambiente y algunos vegetales reverdecían. Otros aportaban esas frutas quealgunos muy rurales tomaban prestadas sin derecho a devolución. El recorrido sorprendía con pintadasreivindicativas de libertades varias, o que los del centro roban. La lluvia aún no las había desdibujado.Estéticamente sorprendían a los pocos caminantes que por allí pasaban. Con el Prepirineo al fondo ycharcos al lado, pronto apareció la ermita de Sant Vicenç dObiols, de arte románico. Muy bienconservada, con buenas vistas y un recóndito cementerio. Un espacio, éste, que a alguien le recordó elprincipio de otra actividad deportiva del domingo pasado en Sant Joan de les Abadeses. En aquellaocasión, ciertos intrépidos del pelotón de cola aparcaron al lado del servicio de Pompas Fúnebres delRipollès. Afortunadamente ni en aquella ocasión ni ahora hizo falta su uso.Mientras, el dulce paseo discurría entre el bucolismo de los campos que esperaban el otoño real, losanimalillos vacunos rebrincaban en sus granjas, los de la cresta cacareaban en el corral formando un rojopelotón y los patos dibujaban un sinfín de olas en aquel estanque. Y todos los caminantes disfrutaban delreencuentro, con tantas historias acumuladas tras varios meses de no verse. Aunque, bien es verdad quealguna destacada moza ya empezaba la temporada con disquisiciones improcedentes. La atrevida señoraquiso calentar el ambiente por Internet con aquello de alargar las etapas. Un sagaz mozo se interrogaba ensu respuesta sobre qué había que alargar y, según lo que fuera, se apuntaba a tamaño proceder. A lo queella, delante de testigos andarines, tuvo el descaro de cierto desaire perdonable: “Yo cuando quierocaminar, llamo a mis amigos y me voy a la montaña”. Mientras, todo el grupo que la acompañaba laseguía...¿haciendo qué? Más adelante se descubrirá realmente qué es lo que le supuraba por una pierna,que usaba para caminar...¿o no?“No le hagáis un feo al abuelo”La primera etapa, diseñada paraponer los cuerpos a tono, transcurríaplácidamente. Y el reloj, también. Sinalteraciones, con la nostalgia delverano en los labios, regodeándoseen lo felices que fuimos mientras noteníamos horario fijo. Hasta huboquien presumió de que lo único queanduvo fue para cubrir la distanciaque había entre el aparcamiento delcoche y el restaurante de turno. Losesfuerzos del primer día se pagan yqué mejor que coger fuerzas con laprimera parada gastronómica.Se desconocen las fuerzas telúricasque mueven el inconscientecolectivo pero las iglesias y ermitas deben embrujar al personal. La parada se efectuó en una que parecía
    • 122haber previsto el encuentro. Ya había un espacio cerrado, como si fuera una mesa redonda, y unhabitáculo en medio. Lo que quizá fuera un baptisterio en desuso pronto tuvo utilidad. Los bastones allícolocados parecían un cuadro de las lanzas, prestas a entrar en acción por la empuñadura. Pero lo que sepuso en marcha fue la parafernalia habitual: botas, bocatas y otras especies. Todo parecía discurrir dentrode los cauces habituales, hasta con cierta tranquilidad sospechosa. Y todo se alegró cuando el abuelo y laabuela enseñaron los trofeos que habían acarreado en la mochila. Los termos con café estimularon unambiente que pronto pasó a mayores. El preciado y afrodisíaco chocolate Lind se derritió en lospaladares, las cajas no paraban de circular. Para despegar el preciado cacao de la lengua, qué mejor que laayuda de algunos alcoholes como Torres 10 y Chinchón dulce. Con la disculpa de preparar un carajillo,los vasos no paraban de rellenarse y los cerebros pronto se vieron atacados por risas, frases y locuacidadesdiversas. La temporada empezaba con un suave botellón...¿dónde? Pues a la puerta de una iglesia. Risas,chistes, tertulias, “llena otra vez el vaso, parece que hablas demasiado, come otro bombón y no le hagasun feo al abuelo, tantos años en colegios de curas y monjas y a tu edad narcotizándote cerca de la piladonde a alguno bautizarían....con agua, si Paco viera el fruto de tantos dineros como invirtió en tueducación y ahora esto”. Las botellas circulaban y todos felicitaban tan loable iniciativa. Una sincerafelicitación que, más delante, el abuelo le contará a Júlia con pelos y señales. Luego, quizá ella le responda:“¡Venga abuelo, no paras de contar batallas!” Pero seguro que ambos se entenderán mejor que los delanuncio del espetec Casa Tarradellas.Encrucijadas y anacardosEl camino discurría entre suaves lomas con las estribaciones del Prepirineo al fondo, el santuario deQueralt, campos en diversos estados dentro del calendario agrícola, casas derruidas por el abandono,granjas y ermitas como la de Santa Maria dAvià, a 685 metros. Un GR con bifurcaciones sin pérdidas,con pintadas reivindicativas a merced de pocos lectores y con sorpresas.La placidez del recorrido dejó mucho tiempo libre para hablar, fotografiar, escuchar, compartir, fijarse yhasta hacer equilibrios en el aire. Aquella moza díscola con la persona que se esfuerza en diseñar losrecorridos observó que por su pierna supuraba algún líquido raro. Como que el camino le sabía a poco,debió entregarse tanto a las libaciones etílicas que restos de algún destilado le recorrían la pierna, mientrasla sin hueso no paraba de trabajar. Pronto se puso a tono, volvió a cierta compostura y siguió haciaadelante por barrizales diversos y charcos a discreción.Más adelante, otra alerta preocupó a los servicios médicos femeninos. Un buen mozo parece ser que ibapensando en la “castanha caju” y, no sabe por qué, pero casi demostró lo que era un tirabuzón en vivo yen directo. Trastabilló, tropezó, giró y las consecuencias de tan desgraciada caída eran evidentes. Entre lasfrutas tropicales con que obsequiaron al grupo la pareja de intrépidos aventureros (en español, la palabraanterior es Anacardo), quizá los vapores de carajillos anteriores y alguna raíz o piedra puesta a modo deestorbo, el susto puso en alerta al grupo. Y se produjo un curioso efecto, una novedad: una manofemenina muy diestra frotaba al caído hasta en la tetilla izquierda (¿sería por ser ella experta encardiología?), él insistía en que tenía más muescas en otros lugares, como en la cara o pierna. Todo fueronatenciones en tierra y, en especial, al reiniciar el camino. El efecto pasará a los anales de GRMANIA: yaen pie, él inicia el camino y casi toda la representación femenina del grupo andarín lo rodea mientrasasciende una pequeña cuesta. Parecían querer llevarlo en volandas. Con tantas atenciones de género, se ledesea que las próximas caídas a tierra no sean por accidentes.El hombreLos kilómetros llegaban a su fin aunque hubo ciertas dificultades que superar. Los resbalones provocaronsalirse del camino oficial y triscar por márgenes varios, aguantar alambres protectoras al pasar ymancharse los bajos (de los pantalones). También hubo quien, en anteriores salidas estivales, se quejaba asus compañeras de camino que ya no tenía tantas fuerzas, que ella ya no era ni su sombra, que tiempospasados fueron mejores. Batallas que se fueron al traste cuando se puso la primera de la fila y se dejóllevar por algún hombre que ahora está en progresión muy ascendente. Las compañeras, desde atrás,veían cómo ella sí era como antes, sólo que en esta ocasión el estímulo del paso ligero no sólo estaba en elcamino.Otro hombre destacó en la ruta. Un tractor llevaba un remolque con buenos trozos de madera paracalefacciones, chimeneas, parrillas y asados. En el pescante iba un señor entrado en años luciendo elmoreno y desnudo torso. Detalles que no le pasaron desapercibidos al profesional del chiste en el grupo.De ello dan fe las palabras que le lanzó a aquel sujeto: “¿Qué bien vas ahí arriba tomando el sol, eh? ¡Conesa leña ya harás buenas barbacoas!”.
    • 123El panCerca del final, la casa dels Quatre Vents, a 775 metros, parecía una atalaya que estaba a merced de losfuertes aires de la zona. Unos canes atados en las esquinas mostraban su cara menos amable, aunque eldueño decía que todo era imagen. Las vacas le hacían compañía al dueño, un hombre mayor que serecuperaba de fuertes sesiones de quimioterapia y veía su futuro con optimismo. No obstante, el presenteera una casa por donde han pasado muchas generaciones y una higuera que brindaba sus granates ymaduros frutos. Esta vez hubo que pedir permiso y disfrutar de las delicias de unos higos que sabían aregalo natural (de hecho, eran gratuitos). Aunque no todo eran momentos dulces. A un atleta enconstante progresión le sorprendió “la caricia” de una avispa y le dejó un desagradable recuerdo. Másadelante, ya a la entrada de LEspunyola, el olor a pan recién hecho formaba parte de esa técnicapublicitaria que ahora cada vez está más de moda. Es el marketing sensorial, un moderno trucoempresarial basado en lo de toda la vida: los buenos olores de los alimentos recién hechos se expandenurbi et orbe y animan a los sentidos más primarios a soñar con esos manjares. O sea, a conprarlos. Piusdaba nombre a aquel horno que recibía al consumidor con una gran masera al fondo, grandes hogazas depan cerca y dos señoras que se vieron sorprendidas por la avalancha humana, ávida de recordar lossabores de antes hechos ahora. Quien sabe de productos autóctonos, experta en flora, fauna y hongos,sorprendió al público ignorante con la compra de una especie de pan rallado típico de la zona. Ella decíaque era excelente para la sopa de pescado. O sea, un secreto que no desveló hasta el momento de montaren el autocar.Cal CurroComo el dulce paseo dio para mucho, sobró tiempo para recordar aquellos momentos en que este bar delPont de Vilomara llenaba las mesas de enormes jarras de cerveza. Esta vez fueron más pequeñas peromuchas. Bebida y comida. Porque, como dijo una vez el padre del presidente de la empresa Ford ydespués de Chrysler, Lee Iacocca: “En tiempos de crisis, la última cosa que deja de hacer la gente escomer”.No se sabe los motivos pero se formaron dos grupos de comensales. ¿Quizá la gente más fashion estabafuera y el resto dentro? Todos, bien regados por líquidos. Y, los de dentro como mínimo, degustarondetalles gastronómicos con que nos obsequiaron los visitantes de Brasil. Pero los de fuera sorprendieronal respetable con un detalle al cuello. Siguiendo con el moderno márketing, ahora también se puedecolaborar en la esponsorización de una nueva barca tipo llaüt a cambio de un pañuelo amarillo. Y,además, con el honor de que tu nombre figure inscrito en una zona del exterior de la barca, bien visible.Ya de vuelta, en el autocar, siguió el reparto: una postal de recuerdo de la fiesta de Sant Llorenç a la Mola,del pasado 10 de agosto, y un cartel anunciador de la Romería. Todo dado en medio de una sesudaconversación previa al breve conatode siesta. Se debatía acaloradamentesobre las predicciones catastrofistasdel sabio Stephen Hawking. Unintercambio de ideas que apenas diopaso al momentáneo descanso.El viaje de vuelta fue breve, significóel final de la primera etapa, un felizencuentro que también puede serpropicio para terminarlo con unpensamiento:“El secret de la felicitatno rau a fer sempre el que es volfer;sinó a estimar sempre el que esfa”Leon TolstoiTerrassa, 3 de octubre de 2008
    • 124Etapa 11, entre LEspunyola i la Vall DOraCuando la impresión es la bellezaGRMANAS Y GRMANOS: Hacetiempo que no pasaba pero ocurrió.Mientras la lista de fijos y provisionalesen GRMANIA tiende a aumentar, lapresencia y asistencia a esta etapa rozónúmeros desconocidos. Bajo mínimosen un tiempo otoñal, con la bellezarozando los sentidos. Quien tiene susneuronas al máximo rendimiento (noserá este plumilla) tiraba de anales y dedisco duro para retroceder en el tiempoy hallar aquella salida. Pero tampoco larecordó. Sin embargo, las ausencias seperdieron impresiones puntuales muybien fotografiadas en las retinasindividuales. Hacía tiempo que no habíatantos colores, tantos matices, tantascontinuas subidas y bajadas, tanta perpspectiva del Prepirineo por un lado y del Solsonès y el Berguedàpor el otro.La incógnitaSuscitaron muchos comentarios las ausencias. Incluso los hubo que situaron en su GPS mental laposición de quienes físicamente se dedicaban a otros menesteres en aquel uso horario. En tierras asiáticashabía una enviada; a otros se les imaginaba delante del espejo, acicalándose a fondo, haciendo filigranaspara acertar con el nudo de la corbata para celebraciones de alto copete; había quienes estabanconvalecientes o dedicados a menesteres laborales diversos. Un ilustre indicó que su mujer estabapinchada, motivo por el cual no vino. Él se presentó en el autocar con el perfil de la etapa en papel, tanennegrecido que impresionaba antes de comenzar. También hubo un grupo no hermético, pero síreservado, que dedicó bastantes minutos a aumentar su diccionario personal con una nueva palabra.Dicho término vino suscitado por alguna notable ausencia.PistasA lo largo de esta epístola irán apareciendo pistas para descubrir no a la persona pero sí al términoconceptual. Si cada etapa es un pozo (de ciencia, de sudores, de técnica, de confusiones o de resbalones)en ésta ese círculo no reservado habló de tal vocablo. Para encontrarlo, las pistas serán palabrassubrayadas. ¿Quién lo descubrirá?TúnelesComo siempre, las tertulias viajeras dependían de la situación de cada sector en el armatoste con motor yruedas conducido por “el señor de los anillos”. La antenas recogen ondas pero no descifran todos losmensajes, quizá debido a las interferencias acúsiticas o a futuras necesidades de sonotones. Donde másruido se concentra, atrás, se apreciaban más los estados previos a la somnolencia que discursosinteligibles. La crónica viajera se centraba en tejer una relación entre los gritos y modales educativos de lasmonitoras de comedores escolares con lo que debe querer decir la educación, versión nueva LOE.También alguien apuntaba una curiosa apreciación educativa. Como su centro escolar estaba al lado de lavía del tren, su equipo estadístico había anotado que una clase es igual al paso de cinco trenes. O sea, laeducación física era un ejercicio sonoro: a más traqueteo ferroviario, más silencio y menos sudor. Sedesconoce si la empresa lo tenía en esa escuela como infiltrado para verificar la puntualidad del servicio.También era otro motivo de diálogo el trabajo de las máquinas para hacer túneles, como los de lacarretera en dirección al inicio de etapa o en los trenes de Terrassa. Claro que hubo para quien la palabra“tuneladora” le remite a otros pensamientos. Máquinas con armazones en espiral que entretuvieron laparte final del recorrido, con el último punto en donde el panadero comenzó a servir hogazas de pan asenderistas amantes de los gustos de antes.
    • 125AnimalesNada más empezar, las primeras marcas se vieron muy bien vigiladas. Un perro atado daba vueltas yladraba con ímpetu. Abrió paso quien aún recuerda malas experiencias con canes pero con un valorevidente. El grupo iba ganando enaltura poco a poco. Las lluvias y elambiente otoñal invitaban al resbalóninvoluntario. Fue lo que hizo esteescriba. Caída escorada y concontundencia. Aún conserva muescasen su pierna y codo. Aquellas piedrasparecían tener una baba por encima,disfrazadas de ese verdor sospechoso.Las gomas de los bajos (de laszapatillas) no protegen y se dejanllevar por la humedad.Otro animal casi nos cerró el paso enmitad del camino. Bien oteado pormentes aficionadas, se debatió sunombre vulgar: salamandra,salamanquesa, dragón. El reptil sesalvó por esa mentalidad conservacionista que protege nuestras conciencias más que a los animales. Antesposó para una sesión fotográfica informal.HongosLa subida serpenteaba por senderos, caminos más anchos, paso de rieras con agua, charcos y muchassetas. Y si se dan éstas, abundan ellos. A estas alturas, pocos todoterrenos se veían y menos caminantescon el cesto. Este plumilla se atrevió a decir en voz alta que por aquí no llegan ni los abuelos. Palabras maldichas, pues alguien del grupo matizó: “Por lo menos uno sí ha llegado”. Cierto, aunque él no cogióningún fruto del bosque. Otros y otras sí que lo hicieron: “cogían, miraban, cazaban o no se enteraban”de las setas . Al lado del camino había alfombras de fredolics, en cualquier sitio aparecía el rovelló (máscon gusanos que sin) o alguna llanega muy pringosa. Y también los típicos restos de basuras diversas deboletaires, excusionistas o cazadores antinaturales.PoyetesLa reagrupación del personal se vio algo entorpecida por estiramientos boletaires. Caminar y buscar no esdel todo compatible, con retrasos globales como efecto colateral. Con esperas incluidas, también hubobolsas repletas y el equipo de transmisiones que se desgañitaba con invitaciones al “agrúpense, por favor”.Esta vez, también se aprendió y mucho. Para demostrar que andar con bastones alivia el cansancio, quiende física sabe mucho acudió a leyes de la termodinámica.Dicho lo cual, las fuerzas invitaban a la búsqueda de un espacio donde satisfacer algunas necesidadesprimarias. El entorno era idílico, con los bosques que parecían una paleta de colores, un horizonte ampliolleno de brumas que no desdibujaban los míticos perfiles de La Mola, Montserrat o el Montseny al fondo.Y un presente con explanadas ocupadas por coches, masías dispersas y el camino que asciende. Sería lasubida de las ganas de comer lo que hizo suspirar a una moza por un poyete. Debió dejarlo caer con unaentonación tan placentera que las insidias verbales pronto la persiguieron. Los sabuesos de la lengua lainvitaban a matizar pero ella quería el poyete. Otra ilustre que iba a su lado le ratificó que el traserofemenino como mejor está es “apoyado en un buen poyete”. Pues... a buscarlo.ApoyosEn un desnivel del terreno ellas se consolaron. No había lo que buscaban. Pero las vistas eranespléndidas, debajo de una línea eléctrica que se perdía en el horizonte, estableciendo a su paso uncortafuegos artificial. Tanta energía suscitó múltiple terminología a medida que los estómagos pasaban dela formalidad de la comida a la diversidad de los postres. Mientras, ellos hablaban de alguien ausente quebuscaba ampliar conocimientos muy terrenales, muy rastreros, con toques ascendentes. Otros implorabana Murphi cuando decían que no cogían setas porque, si hubiera una venenosa, le tocaría a él. O hubopersona muy versada en ordenadores que comparó la cabellera de su cabeza con una urbanización: unarotonda en medio y dos despejadas entradas a los lados. Bien apoyado estaba el grupo, pues en tres
    • 126cuartos de hora de condumio aparecieron castañas asadas, variedad de frutos secos, tés y cafés, frutas yesa libación artesana de ella que alguien denomina el “whisqui hippy”. Éxito total.TemasEl arranque fue en cuesta. Lasmarchas del motor entrabanlentamente. Había que afrontarla parte más dura del mapaexpuesto en el autocar. Era unapequeña cresta con un caminofranqueado por alambreespinoso. Detrás había cuernos.Bosques de altos pinos conmatorrales y pradera donde lascornamentas enfocaban haciaabajo. Ellas comían y nomostraban interés porsenderistas que comenzaban asudar. Las vacas sólo dejabansus grandes huellas fruto de susdefecaciones recientes. Lasenda subía e invitaba a algunaconfusión. La belleza te engullía mientras el almuerzo prodiucía efectos colaterales. El perfil de la crestaenfocaba hacia el valle del Llobregat más abierto. Pero pronto las constantes curvas ascendentes te abríalos ojos a más paisaje, más perspectiva y unas ruinas de lo que debió ser una iglesia, una masía y unasplacas solares a modo de toque contemporáneo.La cabeza del grupo paró, vio, observó,se fotografió y reflexionó. La instantáneadigital era un cuadro diverso, formadopor las ruinas atrás y los rostros andarinesdelante. Pronto la socarronería apareciócon juegos de palabras en torno a“ruinas”: “los de la foto somos o nosomos una ruina, mucha gente estáarruinada con la crisis, pronto estaremosderruidos”. A aquellas alturas también sepensó en qué estaría haciendo quienfaltaba por estudiar. Nosotros, tan altos yesa persona, tan bajo. Muy abajo para vertodo mejor y profundizar en un términocon toques placenteros, si bien ese placerno a todos le gusta ni le convence.Más adelante, un gran balcón naturalmostraba mejor lo que la naturalezaofrece de forma gratuita: vegetación,verdor, visibilidad, vida. Alguien miró alcielo y atinó a identificar supuestosbuitres. Ellos volaban tan alto. Deben sermejores que los que van a ras de tierra.También es donde está el objeto deltrabajo de nuestra incógnita ausente.El camino siguió bordeando pendientes, “tosales”, siguiendo bordes resbaladizos con buenas vistas a unacarretera y masías bien protegidas por vehículos de boletaires. Ella aprovechó el tiempo para ofrecer unalección de anatomía. Aseguraba que existe una relación entre el tamaño de la nariz con otros tamaños.Parece ser que fue una de las conclusiones a las que llegó de su viaje a Turquía. Decía que los de este paísdisponen de una buena tercera dimensión, de una larga conversación, acorde con su apéndice nasal.
    • 127Como en todo estudio científico, sólo falta demostrarlo con pruebas prácticas comprobadas por ellamisma in situ. Otra prueba más de que caminar es un continuo aprendizaje. Aunque quien no está aquísigue el rastro para ver si es verdad o no que la belleza depende de su objeto de estudio.FinalesLa parte final del camino fueLa parte final, si aún no sabéis la incógnita se trata de un animal rastrero, que deja babas, tiene cuernos, enLleida son el centro de una fiesta y en la tele recurrían a su baba para vender milagros estéticos. Nuestroscaracoles son el centro de nuestro descubrimiento: la helicicultura.En una tienda de deportes en Ax-les.Termes:“Bien que nous voyagions de par le monde poru trouver la beauté, nous devons lavoir en nous-mêmes ou nous en la trouverons pas”Ralp Waldo EmersonTerrassa, 5 de noviembre de 2008Etapa 12, entre La Vall DOra y la Llosa del CavallSin riesgo no hay aventuraGRMANAS Y GRMANOS: Hay etapas y etapas en GRMANIA. Si bien cada una tiene susparticularidades, la que nos concierne estuvo llena de esas habilidades y competencias que hoy se lesofrece a los directivos de empresa. Además, pagan una fortuna por el paquete completo. Aquí no. Por 20euros, quien asistió a la última etapa efectuó parecidas prácticas a las que una afamada web ofrece aejecutivos agresivos en período de desintoxicación laboral: el outdoor training.Veamos cómo es más rentable ir a un GR que no a una de ésas de “entrenamiento psicológico”bautizadas con el apelativo de “sin riesgo no hay aventura”TrasladosEs la desconexión total, el cambio de costumbres, el vestirse con nuevos hábitos. Un día a la semana seabandonan las pudorosas vestimentas, tantos ajustes y vestidos que aprietan las carnes. El cuerpo seentrega al placer de la mochila bien repleta, las ropas holgadas y los ademanes poco ortodoxos. Aquéllosolvidan las corbatas y sus “emidio tucci” o similares. Les montan en un transporte diferente al vehículohabitual de aros, con jaguar o muy estrellados en su parrilla frontal. A nosotros, un anillado conductor nossomete a un batido de coco, al crujir de huesos y a ácaros diversos. La aventura ya es sentarse y olvidarsede dónde se apoya uno. Puede que a la larga sea un deporte de riesgo observar cómo en un asiento traseroun agujero parece una caverna, donde se desconocen los habitantes de sus profundidades. Cada etapa seobserva cómo la cavidad del tapizado se agranda. Los efectos colaterales en el entorno ya veremos cómoevolucionan. Pero el desgaste, los desgarros y los boquetes se llegarán a convertir en todo un centro derecursos (no pedagógicos). Con estos principios muy consolidados extraña que estos atropos rodantespasen la ITV, aunque sean un material rodante muy idóneo para poner el cuerpo a tono para lamultiaventura.JefesA aquellos ejecutivos les dicen en sus desconexiones aventureras que se olvidarán de los jefes y quetrabajarán competencias y habilidades como la comunicación, el trabajo en equipo, la organización, laplanificación, la estrategia y el liderazgo. Tanto objetivo sirve para justificar los altos precios de lasminutas de la empresa organizadora. En los GR, todo es más barato y encima aderezado con risas,bromas y mucho humor. Ellos dicen olvidar al jefe pero en esta etapa el que manda tomó las riendas y sepuso en primera fila nada más empezar a caminar. Sonaba raro verle dando zancadas rápidas para situarseen cabeza. Parecía ir al revés que esos cursos de desintoxicación de alto standing. Como iba por una zonasin marcas, el personal dudaba de su cometido en voz alta, lo que le obligó a proclamar a los cuatrovientos: “¡Voy a empezar a imponerme!” (léase con tono enérgico y voz impostada). Incluso, como susabiduría abarca ya hasta la lengua árabe, lo remató: “Voy a insultar en moro”. Por tanto, ya se sabe quiénmanda.
    • 128Mejoras humanasDespués se supo que quien manda destapó sus habilidades de liderazgo para conducir al grupo mejor, sinpérdidas. O sea, detrás de sus órdenes estaba trabajando el compañerismo y la buena conducción delgrupo hacia el final. Bien orientado el conjunto, él se retiró a sus posiciones habituales. Aquella etapaprometía. La ausencia de marcas, borradas de un GR ya antiguo, se completaba con el laborioso yexcelente trabajo de quien pasa muchas horas acariciando al GPS y llenándolo de buenas informaciones.Otra enseñanza aventurera: aprecia el trabajo de todos porque, como se dice en Terrassa: “tothom suma”.El camino ascendía de manera continuada, dibujando los contornos de un hermoso valle surcado por unode los ríos de aguas más claras del Prepirineo; la vall dOra. Aparecían algunos letreros que simulaban serun juego de pistas o de doble significado: “A Busa per lescala”. Quien ignoraba el detalle finalinterpretaba que había escaleras de piedra, con suave subida hasta el final. En muchos momentos quizá laignorancia bien llevada alivia las sorpresas venideras. Hasta hay quien opina que se vive más feliz entremás ignorante se es.La subida por la empinada senda dejaba ver el otoño y los desgastes de la roca, cárcavas incluidas. Unbuen momento para que alguien descubriera una habilidad que se cotiza al alza: ella decía que impartíaclases en las que había visto mejorar a los hombres. Tal cual. Este sexo débil salía fortalecido una vez quele habían llegado hasta el alma tantas enseñanzas de ella. La promoción de tales destrezas causó revuelo yalguien se ofreció a inscribirse en la lista de espera con un objetivo muy noble: quería que al salir de allí lasmujeres le miraran, no sólo le vieran. La moza en cuestión sería una buena formadora de ejecutivosagresivos.Poco a poco la primera prueba se acercabaEscaleras y brochetasPor algún sitio tenía que estar Busa.Pronto se despejó la incógnita. Busaestaba allá arriba. Y para llegar habíaque escalar. Una moza muy rodadapor estos parajes se sorprendió al vercómo el hierro había acondicionadomejor la casi vertical subida. Antes elreto era más aventurero. Ahora setrataba de subir en fila. La adrenalinase disparó ante el ascenso muypronunciado.Desde abajo el espectáculo eratrasero: sólo se veían posaderas enprogresión subida. Comentarios,sucedáneos de gritos, bromas. Era lacatarsis que provoca la descarga delas tensiones semanales. Tal deportede aventura disparó la riqueza cultural de quien sabe de todo. Viendo el panorama sugirió que, si otra vezse presenta una escalera de este tipo, que las mujeres procedan a ataviarse con falda plisada corta y loshombres con falda escocesa, libres los bajos a los balanceos propios de la fuerza de la gravedad. Seimaginaba tamaña escena. Pero pronto subió y asomó su cabeza en la zona alta. Casi nadie sabía cuál erasu oculta misión al observar en posición visual de picado la ascensión.Mientras, tres grmanos por poco se convierten en pincho moruno o brocheta. Un bastón se soltó y bajódisparado por la escalera. Casi quedan engarzados como si de alimento para una barbacoa se tratase. Yaarriba, todos contemplaron el paisaje natural en el que sobresalía un trapo artificial colgado de un mástil,algo que afeaba el balcón natural. Aunque, para quien lo puso, el valor del entorno debía residir en elsímbolo.Cuando la última persona subió, el que miraba hacia abajo en lo alto de la escalera se retiró. Después sesupo que no estaba allí para publicitar aún más su cara. Observaba cómo subía el personal y estabapreparado por si alguien quedaba bloqueado por el miedo o el vértigo. Si esto hubiera ocurrido, disponíade un recorrido alternativo para facilitar su subida. Por tanto, he aquí otro de los valores de las salidasejecutivas en plan multiaventura, gratis en un GR.
    • 129Almuerzos y petacasDespués de atravesar un campo lleno de ganado vacuno en el Pla de Busa, tocaba el desayuno. Laaventura rural ya se sabe: no hay sillas, posible suelo mojado, no poyetes, piedras puntiagudas, charcos deagua, no mesas ni vasos ni cubiertos. Ambiente ganadero, boñigas diversas, olores a reses. Se formarondos grupos a ambos lados del camino, separados pro charcos diversos. Las habituales botas estuvieronacompañadas por otra con vino de la Terra Alta. Alguna parece que se prodiga mucho en el chorro y echatanto que no da tiempo a tragar. Pero no sólo se habló de vino. Un ilustre habló largo y tendido de laleche materna. Sabía tanto que hasta informó de los últimos avances a quien hace tiempo que no toca ni ellíquido ni quizá la fuente del líquido. Hablaba de la técnica de la congelación de la leche, citaba lafabricación de yogures y otros preparados lácteos. Como se ve, la ciencia de la teta también avanza.Alguien se movía entre las aguas del camino, atentamente observado por ella. Temía que “se marraneara”:pudiera caer por un resbalón y volviera a casa algo desmejorado en su estética. La cosa no llegó amayores. Aunque, cuando apareció una petaca llena de licor, hubo muchas degustaciones y más verborrea.El dueño dijo que el líquido del interior era añejo, de calidad. El asegurado éxito del brebaje no eclipsó ala competencia. “El whisky hippy” también se acabó. Y ya van dos petacas. Como dos fueron loscilindrines que se incineraron por sendas personas que aspiraban el humo, fruto de la combustión.Dicho lo cual, la visita de “ferrero rocher” completó el buen sabor de boca para proseguir la aventura.Aún quedaba mucho por venir.PrisionesA aquellos ejecutivos les aseguran emociones fuertes y les convencen de que volverán diferentes. En losGr se vuelve de forma emocionada por todo y a precio de saldo. Circular por caminos sin marcas, conreses cornudas y hacia una prisión debe significar una desconexión total con la urbe. Todo se completabacon las vistas de la vall de Lord, de Port del Compte, de la forma de barco del promontorio en que seasienta el santuario de Lord, Sant Llorenç de Morunys,el Cadí, el escondido Pedraforca y la sierra deGuixers. Y eso que no se veían aún las impresionantes jaulas en las que los alemanes crían halcones paravendérselos a los adinerados jeques árabes. En Canalda están, aconpañados de polémica ecologista y demucho dinero.Ahora tocaba descubrir.La prisión del Capolatell impresionó con sus riscos y paredes verticales. Hubo recuerdos para estasbarbaridades guerreras, foto de grupo en lo alto y buenos deseos por parte de una señora ajena aGRMANIA que allí estaba. Soñó en alto y le dijo a este escriba que le gustaría pasar unas jornadas allícon buen yantar, buen beber y dejó entender que buen folgar con un aguerrido mozo (aseguro que elsujeto soñado no era éste que teclea). Quizá sería para compensar las miserias de quienes sufrieron la másvil inhumanidad de sus semejantes.Llanuras y desorientacionesDe vuelta a la zona llana de Busa, el paisaje lo formaba un terreno ondulado con repoblaciones forestales,antiguos establos desocupados con sus inquilinas en los prados de enfrente (sobre una vaca con loscuernos caídos alguien hizo otra lectura: se les habían desatornillado) y una gran masía con la chimeneahumeante mientras la señora buscaba más madera en el exterior. Se desconocen los motivos pero la granabertura del primer piso en forma de arco, orientada al sol poniente, estaba tapada con ladrillos. A saberlos motivos a tal atentado a la arquitectura tradicional.En medio de todo, un letrero ocupó las miradas de una parte del personal. Se quería buscar el rumbo enmedio de Busa. Las elucubraciones no parecían tener en cuenta la gran labor de quien tenía muy bienamaestrado el GPS, con muchas horas laborales invertidas a fondo perdido. Se debatía la direccióncuando ésta ya la definía el susodicho aparato y la ilustre moza que ya había hecho el camino. Pero no. Laopción fue seguir husmeando casi hasta llegar al Coll dArques. Allí se acabó de reconocer que la sabiduríapara la orientación no estaba en una pareja de buscadores de setas sino en el mismo grupo. Vuelta atrás ysuave descenso por en medio de un impresionante bosque de pino rojo. Espectacular su altiva pose, lalimpieza del sotobosque, la suavidad de la pradera y el dulce trotar con placidez hacia el camino de bajada.Los miembros y la “miembra”No era un camino muy transitado, excepto por la industria de la madera. El perfume del pino era natural,no como los sucedáneos envasados para envolver el suelo de tu hogar de una fragancia silvestre
    • 130demasiado artificial. Una aventura el bajar a trote rápido, con los riscos del Capolatell a la derecha. Laperspectiva de la roca magnificaba los sufrimientos anteriores y los supuestos placeres imaginados por laseñora allá en lo alto.No había señales, sólo ganas de llegar al autobús.El GPS perdía los satélites de vez en cuando. Sin marcas, sin artefactos, sin chismes, la bajada podía ser atumba abierta hacia el pantano de la Llosa del Cavall. El camino no quedaba claro, aunque también aquíse contaba con la experiencia de caminantes que ya habían dejado sus huellas antes. De todas formas, unaavanzadilla se adentró por entre zarzas, gatosas y otras especies con pinchos. Pronto se encontraron conuna pared vertical. Pero dos miembros fueron muy intrépidos, se jugaron la hipotética y futura pensión dejubilados y dejaron que sus cuerpos se deslizaran hacia abajo. Y, la heroína por el otro lado, fue unadestacada “miembra” cuyo sexto sentido no sólo le funciona debajo del agua. Condujo bien al personal,apoyada después por los conocedores del terreno. Todo ello coordinado también con el contactotelefónico. Ese ya casi imprescindible apéndice ttecnológico an bien manejado por ejecutivos agresivossirvió aquí para componer una escena cierta: el chófer abajo con su teléfono móvil en vivo y en directo.Miraba para arriba y veía humanos moviéndose por doquier. Él le transmitía instrucciones al jefe de laexpedición sobre por dónde bajar y cómo conseguir el objetivo final.Mientras, se corrió la voz de que alguien se había perdido. Multiaventura total. Despliegue de sistemas deseguridad. Los pitos para toques de emergencia salen de su guarida. Señales de alerta. Se oye cierto conatode concierto a pitido limpio. Una moza manifestó en voz alta que ella había metido el pito de unGRmano en la boca, pero que antes lo había lavado bien. La higiene, hasta el final, aunque fuera paramotivos tan loables como encontrar al perdido. Al final, sanos y salvos, el útero materno en forma detrasto con motor acogió a quienes sólo tenían ganas de comer, abrevar y sestear. La etapa había acabadopero no las aventuras.ComidasTanta sorpresa en un recorrido sin marcas había consolidado eso que venden a los ejecutivos paradesestresarse: hubo confianza para buscar cooperación y complementación entre miembros y“miembras”, lo de delegar responsabilidades se ejerce bastante bien, igual que motivar a los Grmanos y
    • 131Grmanas en compromisos. Y no hablemos del fomento de la comunicación o de mejorar la reacción desagacidad en ingenio ante situaciones de presión y cambio. La etapa de hoy era un claro ejemplo.No obstante, aún quedaba por encontrar un garito de carretera para abrevar. No fue tarea fácil a aquellastardías horas. El sitio elegido debía poner a prueba la salida hasta el final. El moderno dueño dijo queacogía al grupo pero no dentro. Una caja de cerveza y a comer al lado de la perrera, sentados en unosbancos, en una pared o en el suelo, ante la atenta mirada de un malencarado perro. Era la última pruebadel día. Sin riesgo a comer y beber al raso no hay aventura. Las caras fueron diversas: muecas dedesencanto por parte de algunos y aceptación de la aventura hasta el final por parte de muchos. Estecapítulo debía puntuar demasiado en la nota final. Conformados a la fuerza por las circunstancias, el nohay más remedio se transformó en alegría cuando el bar abrió una zona lateral donde acomodarse mejor.Las cosas cambiaron. Y más que lo harán si las participaciones de la lotería de grupo, normalizadalingüísticamente hablando, van más allá que la simple estética.Para acabarEl difícil reto llegaba al final. Pocas etapas como ésta, sin necesidad a recurrir a esos lemas de captación dedirectivos ávidos de emociones fuertes, del tipo de“entrenamiento psicológico en medio de paisajesimponentes y desafiantes”. Los adornos para la desintoxicación carecen de sentido cuando el rodaje detantos años pateando GR confirman que no hay que pagar tanto para tener casi todo lo necesario a tualcance.Y este escriba ya se calla apelando a un proverbio árabe:“No parlis si el que vols dirno és més bonic que el silenci”Terrassa, 13 de noviembre de 2008Etapa 13, entre La Vall DOra y Sant Llorenç dels MorunysGRMANAS Y GRMANOS: Somos humanos. GRMANIA es humana. Por tanto, también se cansa.Prueba de ello fueron los rostros, las renqueantes piernas y las expresiones alusivas al esfuerzo de unaetapa que hasta en las bajadas fue dura. Una persona muy humana y con mucho humor dio fe de ello enel último tramo, cuando ya ni el consuelo de acabar impuso un cierto efecto placebo de fin de etapa. Elrecorrido fue exigente, con un perfil de un Solsonès desconocido en el que ni la población dispersaabundó. Mucha masa forestal, agua y vacas en un entorno que seria calificado por el poeta como de“soledad sonora”.CaminosDe nuevo las cifras de asistenciajugaron a la baja, con diversidadde motivos que justificabanausencias varias. Sin embargo,en algunos mentideros causóuna extraña sensación un rumorque tuvo un efecto de bola (ynunca mejor dicho). CiertoGrmano al parecer priorizó unapartida de billar antes que laasistencia a la etapa. Y alguienpuso en marcha el disco durocon la biografía ajena y recordócómo aquel GRmano fue unnúmero uno en tal especialidad,aunque le pusieran muchasfaltas en el instituto poraprender más de la vida en una mesa de billar que en una clase magistral (ya lo ratificó después JoaquínSabina en una de sus canciones). Aprender como tal es una práctica continua en cada etapa. Aprender yviajar.
    • 132Viajes y contrastesLa Vall dOra quedó atrás, con el ecomuseo en el que las antiguas escuelas muestran las enseñanzas de lasfamilias que vivieron de este valle, la sierra que aún funciona con agua o el molino que también se muevecon este elemento y todavía hace su función. Hace unos años, en la misma casa vivía una señora muymayor que enseñaba a los visitantes esa cultura rural fruto de muchas generaciones y que hoy tan prontose pierde. Contrastes de unos tiempos con otros.Estancias recientes de una viajera también que dio fe de ello con el testimonio de su experiencia en paíseslejanos de Asia. El camino ascendía y rodeaba un río y una iglesia. Parecía que lo hubieran diseñado parano molestar al agua ni al silencio del solitario entorno que, desde arriba, empequeñecía una de lasconstrucciones religiosas más importantes del románico del Prepirineo. El camino era la arteria para salira pie de un valle que ya ocupa un lugar destacado en el recuerdo. Lo mismo que le ocurría a quienrememoraba sus impresiones de aquel país que es más que bombas en hoteles de Bombay o conflictoscon Pakistan por Cachemira. A medida que se ascendía hacia el Pont de Llinars, el traslado a un país detantos contrastes se asemejaba a una balanza en la que pesaba la modernidad y la tradición más ancestral,el tener mucho o sólo algún metro cuadrado en una calle, la paz espiritual más absoluta o las prisasoccidentales también allí en Oriente, el no desear con el no hartarse. Muy abajo quedaba el símbolo delrománico, cuyo nombre aparece en muchos manuales. Arriba, el balcón de una curva abría el valle yenseñaba la primera perspectiva de lo que faltaba hasta la otra vertiente.A cubiertoAquellas vacas y estas vacas. Unas: sagradas, intocables, símbolos religiosos, muy libres. Otras: muy bienalimentadas, muy vigiladas por pastores eléctricos, a merced del precio a la baja del mercado(especulación) y de políticas agrarias europeas variadas.El camino ascendía en paralelo al nacimiento del Aigua DOra. El agua aquí era limpia, de gran pureza,como para beber sin embotellar. Allí, las diarreas se previenen con el consumo del agua envasada. Unproducto, por cierto, que cada vez tiene más expertos en contra por la agresión al medio de las plantasenvasadoras y por los desechos que ocasiona. Pero esto son lujos de aquí. Allí, el agua turbia también labeben. Y aquí y allí hay que comer.Y qué mejor sitio que un camping abierto y acogedor, el camping Valldora, a 905 metros de altitud. Previopermiso, el personal aposentó sus reales en un entorno con más comodidades que las habituales. Huboquienes comieron como si fuera bajo palio: debajo de una carpa, alrededor de una gran rueda central en laque se situó el jefe. Por allí se daban consignas del tipo “tócale mejor el culete”, frase muy expresiva paraque la caminante procedente de las antípodas aprendiera los primeros pasos para beber en bota sin dejarrastro en la ropa. La situación de ese sector de comensales era propicio para establecer una ruedaalimentaria: pasar productos, compartir y degustar. También esa moda de la petaca, aunque en estaocasión falló una.Pronto las comodidades del camping fueron usadas: lavabos civilizados, bar acogedor y, al fondo, unapiscina sin agua muy bien ojeda por quienes, encima o debajo, casi se mueven “como peces por el agua”(aunque alguno sólo ha evolucionado de sapo a rana: este escriba).Hermano robleLas parcelas del camping quedaban atrás. El camino ascendía entre riachuelos diversos que eran la fuentede alimentación del río. Casas en medio de tanta agua, naturaleza en estado puro con un profundo olor aderivados de granjas porcinas. Casi arriba de este tramo, las escuelas a la derecha. O sea, lo que queda deellas, cerradas para su cometido por falta de pupilos. La vida aquí es dura, tanto como la ascensión. Ensubida, respirar hondo esta fragancia anima a acabarla pronto. Pero se asciende, y más que vendrá. A loslados del camino aparecieron ellos: majestuosos, inmensos, de grandes brazos, enérgicos, como paracopiar al Grmano que los abrazaba. Se prestaban a ello. Eran los robles que acompañarían hasta el finalde casi todas las subidas. Aún no se habían despojado del todo de su vestidura pero sus enormes ramas,su gran tronco hacían volar la imaginación. Muchos años de vida, muchas generaciones de paso, muchasombra y mucha admiración por su callada presencia, acogedora sin condiciones. Ellos son testigos demuchos soplidos, hondas respiraciones, miradas al fondo o al suelo.CerrojosEl camino era un abrir y cerrar puertas, pasos y más pasos, barreras de las que “el que llegue el último, quela cierre”. El perfil era un tobogán, con subidas y bajadas hasta el punto más alto, el cap de Balç, a 1410
    • 133metros. Un auténtico balcón hacia ese mar interior de agua dulce que es la Llosa del Cavall, con esa formade barco al lado de la que sobresale a modo de mástil el santuario de Lord.De los 1135 metros, descenso hasta los 865, casas a la izquierda y un camino que bordea un prado.Campo a través la mayoría para encontrarse con el correspondiente talud de subida a la ruta oficial.Alguien rodeó por el camino correcto y llegó antes. Pronto la pista asfaltada va tensando las fuerzas enuna suave pendiente que amenaza pero sí da. A la izquierda, rocas. A la derecha, un patio hacia el río. Ysube sin parar. Revueltas y más subida. Masas boscosas a ambos lados, las marcas en los pinos de laestrecha carretera, soplidos, caminar mirando o de frente o hacia el asfalto. Y más soplidos y bufidos.Esto no acaba nunca. Andar lento, pensativo. Una etapa dura. 27 km. en total.ErmitasLo típico del Solsonès, las masías y la población muy dispersa se vio acompañado por pequeñas ermitas,algunas aún con cementerio adosado, muy bien situadas en un hermoso y abierto paisaje, como si laspersonas fallecidas tuvieran para siempre buenas vistas. Es el caso del intermedio de la subida, undescanso para reagruparse y contemplar, a 1160 metros de altura, Sant Martí de la Corriu, casa, ermita ycementerio por detrás, con algunos nichos y un pequeño espacio quizá con muchos restos de tantasgentes que habitaron la zona. Una cruz al viento, a merced de los grandes espacios y de quien, con suimaginación, pensara en sus creencias, en antepasados de la zona, en devociones diversas o bien buscarael encuadre perfecto para la mejor foto. Y una curiosidad: en el año 2004 los Mossos dEsquadradetuvieron a un vecino de Sant Cugat del Vallès porque había robado la puerta de esta ermita, del sigloXIII, y la había colocado para entrar en su casaFin de las subidasMás arriba, un sendero llenode espinos y matorrales de losque dejan huella...en laspiernas, brazos, etc. Ganaraltura implica esfuerzo pero terecompensa con el regalo de laperspectiva. Pronto, la cimacon un buen patio: a 1410metros, el Cap de Balç, con unexcelente mirador hacia elvalle de Lord y el pantano.También, cómo no, algunaagresión al paisaje debía haber,es la industria del yeso y elvaciado de alguna montañamuy bien aprovechada.Enfrente, la prisión del Capolatell, recuerdos de la anterior etapa. Cansancio, esperas y personas a las queya les pesan los desniveles y los kilómetros. Pero ya está.La bajada no es igual a la de la anterior etapa. Quien sabe de GPS, temeroso de posibles sorpresas ajenas asu excelente servicio a la causa, respiró tranquilo cuando vio que todo era más fácil. Buen camino, unsendero entre bosques con otra ermita, Sant Lleïr de Casavella, a 995 metros. Sigue el descenso hastapasar por un puente sobre el río Cardener y llegar al final de la etapa, a 925 metros: Sant Llorenç deMorunys o dels Piteus. Y los viejos recuerdos de anteriores pasos por aquí. El cruce con el GR7 y con elCamí dels Bons Homes trae a la memoria aquella otra etapa desde aquí hasta el pueblo de lasTrementinaires: Tuixent. muchas setas, Demetrio de conductor, frutas y el involuntario olvido de unjoven Grmano que ya no nos acompaña.Parada y fondaEl núcleo antiguo del pueblo, vacío a aquellas horas, acaba en el aparcamiento donde está el autocar, hayun bar y muchos árboles de un rabioso color amarillo: plataneros y moreras que enseñan los últimosmatices de un otoño que pronto será un anticipo del invierno. Qué diferente estaba esta plaza una semanadespués: la nieve lo cubría todo, un paisaje blanco como el de aquella otra etapa entre Tuixent hasta cercade La Seu dUrgell. El tiempo pasa, no se detiene.
    • 134El abrevadero fue cara al sol, a esos rayos que parece que calientan algo pero que al cabo de unos minutosse apagan y el fresco aire te invita a marchar.Y eso es lo que se hizo, pensando en el tiempo invertido en la etapa, en el sol del otoño y en otras paradashechas en este pueblo. Recuerdos que se pueden completar con otros pensamientos como éste:“Fes que el temps no et persegueixi,però tampoc no el defugis;algun dia us trobareu”Rose ChêneTerrassa, 2 de dicimbre de 2008Etapa 14, entre Coll de Jou y Ariola (Cambrils dels Pirineus)Las sensaciones, en blancoGrmanos y Grmanas: Venías del frío y te reintegraste al grupo en un paisaje nevado y con algún incidentemecánico. Aquí algunos dirían: es la vida. Si no fuera por tanta gente como había, por los saludos,preocupaciones por el coche averiado y temas organizativos varios, el silencio blanco de la zona quizá terecordaría las sensaciones de tu ambiente original: esas grandes estepas cubiertas de nieve, con losvoluminosos gorros, lentitud de movimientos y una naturaleza adaptada a las circunstancias. Pero, ya ves,pronto te acostumbrarás a apreciar las diferencias como una virtud: sean en el paisaje, en la comida, en lascosas y, sobre todo, en las personas. Tú aún eres pequeño pero hoy, aunque no te enteraras, recibiste ya,como mínimo, un piropo. Después te lo explicaré. No sé qué pensarías ante una carretera llena de curvas,un camino con nieve al lado, la amplia perspectiva y un personal con aquel aspecto.Aprovecho la ocasión para presentarnos, explicarte cómo ha ido la etapa y transmitirte qué es lo quehacemos. Seas muy bienvenido al club.CargasNo sé allí, pero aquí cuandollegan estas fechas, el personalcarga muchas cajas en el autocar.Por cierto, hoy era un vehículode lujo. El que vienehabitualmente, alguien dice queen Cuba lo considerarían un“autopullman”. A lo mejor en tupaís, también. Pues el que viste yen el que volviste es como paralucir en día de fiesta. Y habíamotivos para cargar tantas cajas:última etapa del año, díasseñalados, ya una tradición elcomer sentados en agradablecompañía. Tu familia te loexplicará muy bien. Cuando la gente se lleva bien, todo sale mejor. Hasta en estas fechas que, porprescripción consumista, se aprovechan para mejorar el buen ambiente que ya había. El personal es debuen corazón (si no entiendes la frase, dile a tu madre que te la explique, que de este órgano sabemucho).AspectosEl grupo iba bien pertrechado, con ropa de abrigo. Ya se habían dado avisos para que el frío no causaraefectos secundarios en pulmones y nariz. Seguro que para ti esta temperatura es como de verano. Aquí elverano es de riguroso sudor y máxima humedad. Y el invierno actual que, astronómicamente comenzó aldía siguiente, ha regalado un manto blanco que brinda nuevas sensaciones al andar. No te extrañes conesos dos que llevan unos gorros rojos. Los sudaron el día antes por el centro de la ciudad. La recorrieronde noche anunciando que también se puede correr por Navidad, mientras las prisas y los pasos parecen
    • 135ser sólo para comprar o para hacer ganas de comer. En Coll de Jou, a 1455 metros, el paisaje humano seprotegía con capas y capas de ropa. Como una gruesa cebolla que, más tarde, se iría desvistiendo.CaminosFue la noche más larga del año. Por eso amaneció ya cuando el autocar se acercaba a Solsona. Unmomento como para disfrutar. Detrás del cementerio de esta ciudad aparecieron los primeros tonosrojizos, que iluminaron la gran helada y la nieve a ambos lados de la carretera. Cuando seas mayor, ya teenseñarán a sentir la magia de este momento, el reto que cada día se te presentará: llenarlo hasta que esoscolores se repitan al oscurecer. De eso se trata. Y así un día tras otro. Una gratuita sensación que, quizátambién algún día, puedas comparar con ese momento en tu país natal. Pasó lo mismo al volver, cuandola penumbra repitió parecidas luces. Todo en un camino tortuoso, con un animal que se cruzó en la vueltadelante del autocar: unos decían que era un zorro, otros una zorra y, alguno, una zorrilla.La carretera discurría bordeando un gran pantano con bastante agua. Hielo, nieve, agua, niebla y frío.Todo junto en medio de un potente anticiclón que, aquí en la alturas, regala gran visibilidad y muchaperspectiva. Pronto, Sant Llorenç dels Morunys o dels Piteus, a 925 metros, anunciaría una parada rápida.Aquí debía empezar la etapa pero se permitió una licencia a modo de regalo: se perdonaron 500 metros desubida, pero lo que no se dejó para otra ocasión fue recoger una bota olvidada en un bar.BotasYa descubrirás que aquí uno de los usos que tenían las pieles era para crear objetos útiles. En tu país natallos gruesos gorros de piel protegen muy bien la cabeza del frío. Aquí, una aplicación de la piel era parahacer un recipiente que los más listos del lugar definen como: “Cuero pequeño empegado por su parteinterior y cosido por sus bordes, que remata en un cuello con brocal de cuerno, madera u otro material,destinado especialmente a contener vino”. Este objeto no se puede perder, pues da calor con esacombinación etílica que el maestro en este arte elabora. Allí da calor a la cabeza y aquí calienta la cabeza yalegra el cuerpo. Matices, diferencias prácticas. Es la diversidad. Pero dentro hay vino. Aún la temperaturade aquí no obliga a llenarla con bebidas de allí, vodka por ejemplo. La bota olvidada fue recuperada. Eldueño del bar identificó luego al autocar parado a la puerta con la bota. Para que veas cómo aquí la genteestá atenta a lo que hay que estar.MarcasDesde este pueblo, la subida al inicio de la etapa permitió contemplar la vall de Lord y el Port del Comptecon nieve. Cada curva de la carretera era un giro al paisaje, un cambio de perspectiva que te hacía girar lacabeza y la composición del entorno. Parecían fotogramas distintos que, seguidos, mostraban cómo elblanco natural disfraza al verde, decora las ramas sin hojas, cubre los coches, hace peligrar la estabilidadde los caminantes o acentúa el placer de correr hundiéndose, resbalar sin caer, dejar huellas, jugar a pegarsin dañar, perderse para reencontrarse, sudar en frío.Coll de Jou es un cruce de caminos con una fuente, un área de esparcimiento al aire libre a un kilómetro,una estación de esquí alpino y otra de fondo cerca y un buen balcón para ver y sentir en blanco. Son esasmarcas que el invierno deja en el paisaje para quien quiera verlo.Imagínate cuando viniste en avión, tú encima de un gran manto de nubes, con los pueblos y campos alfondo, con las siluetas de las montañas apuntando hacia arriba. Pues lo mismo pero sin avión se veíadesde aquí. La niebla era una gran capa de algodón que transformaba pueblos en sombrías formas, suhumedad cala hasta los huesos pero, desde aquí, era un regalo adivinar qué habría allá abajo. En lacarretera A 2 había 80 kilómetros de niebla en dirección Lleida. Más al fondo, esas montañas tan queridasdemostraban que estaban allí. Tendrás la oportunidad de pisarlas, de disfrutar de su encanto. Seguro quealguien muy cercano a ti te leerá poesías excelsas sobre ellas, te transmitirá su magia con su voz pausadamientras te hace sentir esos mensajes. Son marcas de la belleza desde arriba. Pero tocaba bajar y buscar elblanco y el rojo: otras marcas también muy prácticas e indispensables para la ruta.LeccionesLa bajada a la otra vertiente de Coll de Jou significó encontrar el recorrido. Con dificultades pero seconsiguió. El camino descubrió cómo se puede aprender mientras se camina. Era el torrente de Canalda.Bastantes especies vegetales tenían nombre al lado. Árboles, arbustos y otras hierbas aclaraban suidentidad para mentes ignorantes de cómo se nombraba la vida vegetal de la zona. Una buena idea en unsendero que discurría por zonas sombrías, con cascadas de agua, tupidos bosques de pinos y tramos conmucha nieve acumulada. Al fondo, la niebla. Aquí, un buen lugar para cuando tengas que aprender
    • 136nombres de vegetación autóctona. Piensa que la vall dOra, la vall de Lord y la zona de Cambrils eranhasta ahora espacios casi desconocidos para mucha gente del grupo. No obstante, hubo mentes muyobservadoras que encontraban parecidos entre las rocas del parque de Sant Llorenç del Munt i la zona deMontserrat con este tipo de materiales. Es que en este grupo hay gente que sabe más de lo que aparenta.Llegada la hora, se deja este tipo de sabiduría a un lado y se imploran las viandas que alimentan el cuerpo.No estabas pero también podrías haber observado actos de los que se puede aprender mucho. Porejemplo, como no se contaba con una bota hasta su recuperación en Sant Llorenç dels Morunys, hubouna buena espalda que tiró de una garrafa de vino. Luego, con gran puntería, trasvasó el preciado líquidohasta el interior de la bota, sin derramar nada. Otra lección fue la clase sobre energía nuclear y laespeculación en torno a los huertos solares. Quien sabe de esto, cuando seas mayor, seguro que tedocumenta con los últimos avances. Si se toca el tema del reciclaje, hubo un intercambio de opinionessobre qué hacer con las mondas de las naranjas. Mientras había quienes defendían que era un material quese podía dejar allí tirado, otros defendían la estética del suelo y manifestaban que tales restos orgánicostardan en desaparecer. Ya lo ves, como mejor se aprende es con las diferencias. Y te perdiste las clases decocina. Vino a la etapa quiensabe mucho de esto, da clases yorganiza jornadas en losmercados municipales. Perotambién hubo quien predicó conel ejemplo. Trajo un excelentedulce de membrillo hecho en sucasa. Y no faltaron las risas ybromas en voz alta. O sea,parecido a como tú tepresentaste después.PiroposDespués de una tranquila parada,el tiempo invertido en recorrerapenas ocho kilómetros eraexcesivo. Esto pasa a menudo.Luego vienen las prisas. Y más hoy, con comida a una hora más o menos aproximada. Pero también seincluyó una variante más: la recogida del autobús a un subgrupo que no pensaba acabar la etapa. Despuésse vio que nadie la acabó.El camino era para disfrutar. Seguro que algún día nos explicarás tus recuerdos de la nieve, jugar, hacerbolas, correr, caerse. Pues aquí había eso y más. Quienes caminan y experimentan, probaron a correr porla nieve, a alargar los pasos, a comprobar el efecto de los bastones, a ver qué pasaba si se seguían lasmarcas de las ruedas de algún vehículo o bien se andaba por el centro o por los laterales. Combatir el fríocon sudor. Notar el silencio en el blanco. Oír el ruido de la zapatilla mientras se hunde en la nieve.Deducir posibles propietarios de algunas huellas de animales que por allí debieron pasar. Tener también lamente en blanco y dejarse llevar. Como ves, experimentar en este estado está al alcance de cualquiera quese atreve a salir de casa y penetrar en estos espacios.Hubo un momento en que se hicieron dos grupos. De forma más o menos desorganizada. Que si unos sequedaban aquí, que si se seguía, que contarse, que agruparse, que si no hay nadie que se entienda. Ya loverás cuando vayas al cole. Cosas que pasan en los grupos. Pero al final, en el fondo, no pasa nada. Secontinuó hasta Sant Martí de Cavallera, a 1230 metros. Una restaurada ermita en una zona llana. Y allí fuecuando te piropearon de forma inconsciente.Dos personas se subieron a un muro y convocaron a la masa andarina a definirse. Sí, como lo oyes. A quedijeran si seguían a paso ligero o a otro más tranquilo. Y en esto una moza proclamó: “Os organizáis peorque los niños de cuatro años”. Felicidades porque con tu edad sabes más que este personal. Más adelantete explicaré un segundo piropo con toque solidario, pero no para ti. Al final, una imaginaria línea dividiólas tendencias de ambos grupos, mientras las jaulas de los halcones de los jeques árabes se situaban detrás.Parecían espacios que pretendían atrapar el aire, redes submarinas al aire libre, monumentos al viento enmedio de un altiplano.Reacciones
    • 137En realidad, piensa que cuando alguien en este grupo dice una palabra más alta que la otra es por algo. Delos dos grupos originales, uno se comenzó a subdividir y de él salieron algunas subsecciones más. Deseguir así, cada persona parecía un grupo. Los “galgos” delanteros se lanzaron al trote. Las distanciasaumentaban y también las confusiones. Unos disfrutaban al galope, hasta que se encontraron con unagran subida. Allí creyeron que se reagruparían todos. Pero no. Lo que ocurrió fue que un Grmano sufrióuna lipotimia. Fue el paso por el torrente que conduce las aguas del la font del Vermell (excelente agua) yla zona de Montpou, la riera de Odèn. Alguien sacó un energético de taurina, tan fuerte que, antes dellegar al castillo de Odèn, el bajón físico desapareció. Y quien llevaba tamaño milagro tuvo quedesenvainar su móvil para obligar a los trotadores del principio a que pararan de una vez. Con aquel tono,quién no iba a hacerlo. Desde esta zona, se observaba a lo lejos la disparidad: unos buscando el camino,otros por lugar incorrecto, alguien preocupado por el estado de quien sufrió la lipotimia, el jefe diciéndolea su familiar del GPS que si no paraba iba a llegar a la Antártida, los walkis echando humo, los móvilessituando en el mapa a quienes venían en coche por si tuvieran que auxiliar a alguien, el coordinador de lacomida diciéndole a la del restaurante que no se le ocurriera echar el arroz hasta nueva orden, otro móvilanunciando que el coche en el que tú venías se había calentado demasiado. Como ves, aquí elaburrimiento está desterrado. Al final, todos al camino a esperar el paso del autocar.CelebracionesMientras llegaba, desde la carretera la vista confirmaba aquel gran paisaje del principio. Cortinas de niebladibujaban el fondo de los valles. Pocas casas y muy aisladas. Algunos temas de conversación sobreeconomías, crisis, bastones y fiestas. También, preocupación por el estado de la avería de tu coche. Lasolución llegó y, entonces, en aquella orilla antes del túnel, allí apareciste. Risueño, feliz, hablador.Esperabas un taxi para ir hasta el restaurante. Fíjate, el privilegio de que te lleven en taxi mientras al cochelo conducen en grúa.La fonda significó tupresentación en público. Allíquien te conoce dijo que teestabas adaptando muy bien,sabías nombrar a las bananas,mandarinas y otros alimentos. Sesupone que te fijarías en las dosgrandes paelleras con arroz.Comerías ese arroz, la carne a labrasa, las patatas del Pirineo ydemás alimentos. Y, a lospostres, una apreciada Grmana tesorprendería con la celebraciónen familia de sus próximoscincuenta años. Ella, que estuvouna temporada en La India,donde entre otras enseñanzas,Gandhi dijo: “Sé tú el cambio que quieres para el mundo”. Lo mismo que tú significas ahora para tufamilia y para este grupo. Y tú, que después recibiste un regalo de quienes ya te consideran de las nuevasgeneraciones para la continuidad (o no) de algo que ya tiene doce años de historia.También en la comida hubo ideas, el segundo piropo. Alguien que piensa mucho en la gente muynecesitada volvió a sugerir (y ya van tres años) que la inversión que se hace en los calendarios de bolsilloera un dinero “tirado”, que se diera a una ONG. Y se cantaron villancicos, aunque al principio parece serque no fueron seguidos con la intensidad que esperaba una moza, la cual amenazó con cantar rancheras elpróximo año. Después, como siempre, la emoción general se plasmó en un potente coro con el entonadorde cada año. Gracias a sus bríos y entusiasmo, y a quien de guitarra y de teatro sabe mucho, el éxito fuetotal.En fin, conociste a quienes te han acogido y seguirán haciéndolo. Viniste del frío y en un entorno blancose produjo el encuentro. Seguro que serás feliz aquí. El entorno será tu mejor aliado. Como ése que, connieve, Jack London describe en su libro “El silencio blanco”:
    • 138“ ...la pasividad del silencio blanco. Todo movimiento cesa, el aire se despeja, el cielo se vuelvede latón, el más ligero murmullo parece un sacrilegio, y el hombre se asusta y se intimida ante elsonido de su propia voz”Terrassa, 24 de dicimbre de 2008Etapa 15, entre Oriola (Cambrils dels Pirineus) y OlianaUn sube-baja zigzagueante con retintínGrmanos y Grmanas: Año nuevo y seguimos pisando otras Catalunyas que deben estar dentro de la otramás grande. Buenas vibraciones hubo cuando las previsiones de afluencia de personal estaban a punto desobrepasar la capacidad del vehículo “oficial”. Pero no. El nuevo año no consiguió llenarlo. Y eso que lasnovedades personales acrecientan las fronteras de este grupo. Si acabábamos el año con la acogida de unniño que representará el futuro andarín (o no), ahora lo iniciamos con la entrada de otras personas yaconocidas por muchos. Dimos la bienvenida a la nueva pareja. Y observamos cómo se le iluminaba elrostro a quienes tienen sus raíces en esa gran tierra andaluza. Aún recordaban las historias vividas conquien por primera vez disfrutó del talante de GRMANIA. Cualquier parecido con otros centros oficialesexcursionistas es pura coincidencia. También ellos se alegraban de que los nacidos en Fiñana (Almería)probaran otros matices de la vida andante, aunque estos Grmanos estén más habituados a la jarra que a lagralla.SemblantesDa gusto comprobar cómo, mientras el boquete de un asiento trasero del simulacro de autocar seconsolida, la nueva imagen del conductor sorprende. Nuevo año con un aspecto diferente, tanto paraquien va delante como para quienes analizamos las profundidades de los muelles. Todo en medio desenderistas bien alimentados por las tradiciones gastronómicas de ágapes pasados. Pesan los manjarespero qué buenos estaban. Y también pesan las sorpresas de la vida. En alguna zona tocó hablar de filias yfobias, cansancios, nervios, taquicardias, aceleraciones y sobresaturaciones varias. Con este panorama,muchas consultas gratuitas se le agolpan a cardiólogas y psiquiatras mientras caminan. Preocupacionesvitales a las que hay que atender para que no se diezmen las huestes amantes del largo recorrido. Menosmal que el buen humor del mundo del galeno es proverbial. Quizá ahí reside una de las claves de lacuración. O también ahí es donde se esconde uno de los motivos por los que acudir a estas caminatas tannaturales.VariacionesEl recorrido hecho para la aproximación fue el mismo que en etapas anteriores. Solsona, la presa de laLlosa del Cavall, Sant Llorenç dels Morunys, Coll de Jou, la font del Vermell con una inmensa fila degarrafas y la curva en la que bajó el primer turno. Nada más bajar, dos símbolos. A un lado, una botellavacía de cava parecía ser una reminiscencia de descorches festivos pasados. La cuneta ya no olía a alcoholpero simbolizaba los desechos cristalinos de tantos alzamientos (más o menos nacionales). Al otro lado, lanieve. Parecía que aún esperaba aquel manto blanco de diciembre a ser pisado otra vez. Fin de unrecorrido y principio de otro. Y la nieve en medio. Helada, resbaladiza, dura pero blanca e inmaculada. Sinhuellas de animales. Con huellas atrás fruto del paso del primer destacamento andarín. El manto blancoahí. El poder de esa naturaleza que puede transformarse en fuertes vientos capaces de desmontar casi unterritorio. Qué razón tenía Joan “Pipa”, ese aún en activo pastor de 71 años de Vallfogona del Ripollès,cuando esta semana en LA VANGUARDIA decía: “A la naturaleza no hay quien la gire, y yo soynaturaleza”.La otra variante de caminantes se trasladó al pueblo de Cambrils, a 1090 metros de altura. Previamentefueron advertidos de que también la naturaleza humana es capaz de fabricar butifarras artesanales, decocinarlas a la brasa de encina, servirlas en grandes rebanadas de pan y acompañarlas con un porrón devino. Y actuaron en consecuencia en el restaurante Ca LAgustí de Cambrils dels Pirineus. Una vezsatisfecho el apetito, esperaron a que el resto del personal les acogieran. Pero aún faltaba y el caminobajaba por la nieve, subía para salvar un riachuelo, zigzagueba y parecía querer engañar en las distancias.Llegado el momento, los del primer turno pararon a comer.Estrenos
    • 139Es evidente que el correaje y otros útiles yaparejos para cubrir los cuerpos y transportarenseres se desgastan. Para eso están los regalosde las pasadas fiestas. Y como muestra, quien sepresentó de punta en blanco (aunque el atuendoera negro) luciendo un nuevo uniforme. Perotambién se pudo apreciar la nueva compra paracompartir. Era suave, voluble, manejable,cubierta de piel, con una gran protuberancia queacababa en un orificio por donde fluían loslíquidos. Y muy negra. Este detalle atrajo laatención y las manos, así como el tamaño delpitorro, agujero o embocadura. El negro aquítambién se puso de moda. La bota gozó de granéxito y provocó que hasta se contaran chistescon ciertos matices negruzcos. Delante de unpaisaje muy abierto, también se habló de otrasrealidades, digitales algunas. Buena oportunidadpara descubrir quién se ha hecho un perfil enFacebook y escuchar el sesudo análisissociológico de alguien que pasa de lo particular alo general de esta red social. Asegura que es unbuen sitio para intentar vigilar a los hijos.También dice que es un buen rincón digital paraencontrarse las múltiples formas humanas paraemparejarse o todo lo contrario. Sea cierto o no,los ánimos se caldearon con más botellas que empezaban a descorcharse. Se notaba cierto olor aaniversario femenino. Petacas por un lado, botellas con la afrodisíaca canela por otro, anticipo decelebraciones posteriores. Más bien parece que la bota ha atraído a otros licores. Ya anuncia la apertura dela barra del bar. De seguir así, evolucionará a barra libre. Bienvenido sea todo.Ziz-zagEl camino fue un continuo acercamiento y alejamiento a la carretera. Las líneas paralelas pronto saltabanuna encima de otra. Y hasta se curvaban para ascender por empinados vericuetos. Eso fue lo que ocurriódespués del letrero que anunciaba Cambrils. Pasada la font de Can Salas, se descubrió que el camino realno iba por la carretera pero sí convergía más allá en ella. Allí se juntaron hasta un punto en que el zig-zagse convirtió en giro hacia la derecha y arriba. Resbalones en tierras movedizas e inmersión entre espinosde todas clases. Se trataba de seguir el camino antiguo hacia la población, restos de antiguas vías decomunicación que ya se seguían desde tiempo ha. Sudores de todas las clases en el primer tramo paradescubrir pronto que, por imperativo legal, se volvería otra vez al asfalto. Hubo quienes demostraron másolfato y se aventuraron a seguir la carretera, con lo que se ahorraron un esfuerzo. El letrero de las salinasde Cambrils y la Ribera Salada indicaba una obligada visita para otra ocasión. Y allí al lado estaba la fondaen la que casi un mes antes se había concelebrado el ágape navideño en agradable compañía. Unmomento apropiado para agruparse con quienes aún se regodeaban del desayuno a mesa y mantel.Por una calle en bajada cubierta de nieve se produjo el descenso, al lado de las antiguas escuelas. Las casasdispersas eran puntos nevados, con invernaderos ya desmontados, un gran polideportivo y algunashumeantes chimeneas perfumaban el ambiente con el humo de la madera recién quemada. Alguienresbaló entre tanta nieve acumulada a los lados . Llegados al puente sobre el río Fred (buen nombre paraesta época) la subida se produjo al trote, con vistas a la iglesia de Cambrils y, como atalaya, los restos delcastillo más arriba. La postal estaba servida. Fotos, un pequeño trinero de plástico con niños a sualrededor y el camino que ascendía. Una senda llena de nieve Al final, otra vez otra carretera, la deCambrils a Solsona. La cosa parecía que tenía retintín. Y más cuando toda la etapa se caracterizó por unainmensa fila de personal caminando a su ritmo. Los estiramientos sólo se encogían cuando la prescripciónsenderista aconsejaba un alto en el camino.Marcas “marcadas”
    • 140Las innumerables vallas de alambre abrían puertas para seguir las marcas. Pero hubo curiosidades dignasde mención. El tramo que permitía ir por tierras fronterizas entre el Solsonès y el alt Urgell era una largacresta nevada, la serra Seca (a 1290 metros) y llena de montones de todos los tamaños. Parecíancorresponder a ganado caballar habituado a circular por allí y dejar sus huellas intestinales. O sea, es uncamino muy transitado, con espectaculares vistas hacia dos comarcas llenas de formaciones montañosasde variados perfiles. Sólo había que fijarse y dejarse llevar. Hasta algún animal apuntó mal y dejó unamarca adornada con reseca simbología fisiológica. Si el público andante fuera como algunos urbanistasque ocupan segundas residencias en pueblos de lEmpurdà o el Ripollès, podría caer en la absurdatentación de denunciar a estos animales por ensuciar el campo o querer que desaparezca el oficio degranjero. El amenazante mobbing rural pone una pica más en Flandes con ridiculeces variadas. Si yadenuncian a los labradores porque les molestan las esquilas de los animales, o el olor de las granjas, quédecir de tal cantidad de deposiciones alineadas en este camino. Quizá ellos sean de los que huyen delajetreo urbano pensando en el bucolismo del medio rural. Habrá que atender al habitante de Tavertet, elfilósofo Raimon Panikkar cuando dice: “Vivimos en un tiempo en el que se pretende que el rosal crezcarápidamente tirando de sus hojas....La felicidad es inversamente proporcional a la aceleración”.Pues...tranquilos que aquí hay más sentido común y amor a lo auténtico, aunque de “mi..rda” se trate.Otra cima a la vista y un grupo perdido casi en el infinito. Cada uno a su paso en una fila que dibujabaotro zig-zag. Eran pequeñas figuras en un entorno nevado, dejándose llevar más por el interés de lasconversaciones que por adquirir un ritmo algo más dinámico.De pronto, la carretera a Solsona de nuevo, el anuncio de un mirador y una bajada hacia la perdición: lapérdida y la duda. Hasta que tantos olfatos andantes escudriñaron el entorno, arrugaron el entrecejo,sacaron mapas, siguieron la aguja del GPS, opinaron, husmearon posibles caminos y...al fin, otro antiguocamino de bajada era la ruta a seguir. Bien empedrado, bajo árboles, con señales de mucho tránsito enotras épocas y...una vez más, marcas de ganados varios: caballar y vacuno. En un viaje en el tiempo, estoslugares de tránsito debieron estar llenos de historias y de esfuerzos. Un homenaje a esas anónimaspersonas que nos dejaron en herencia estos caminos de paso.Vacas arriba y aisladas masías en medio de bancales a la izquierda del camino de bajada. Y la línea andanteque se perdía en zonas muy alejadas de las primeras filas. La nieve ya desapareció a medida que el ríoSegre se dejaba adivinar, aún muy a lo lejos. También la perspectiva dejaba adivinar por dónde se trazabala línea imaginaria que conduciría hacia el final de las etapas del GR 1. Mientras, el entretenido trotar dabamucho de sí. La terapia del caminarconvertía el suelo en testigo dedescargas emocionales, de proyectosfuturos, de carcajadas varias ytambién de clics digitales. Mientrascasi todo el grupo esperaba a laretaguardia, alguien del finalapuntaba, calibraba, escogía elobjetivo a inmortalizar, medía lasintensidades de la luz y disfrutabacon fotos paisajísticas de indudablecalidad. Todos esperaban el fin de lafoto.RematesLa ermita de Sant Just, a 760 metros,parecía un anuncio de finales y deprincipios. Antes, un profundobarranco y una protección. Una vallade madera evitaba posibles resbalones al vacío. Eso es cuidar a la afición. Caminos que se acaban, quevuelven a converger en otra carretera, de Valldan a Oliana, con un asfalto que ya conduce hacia el final deetapa, a una muy transitada carretera que enlaza la plana con Andorra y otras tierras pirenaicas.La entrada en Oliana, a 460 metros, significó alguna pérdida por despiste y algunas ayudas a otros paraque no cayeran en el error. Algunas granjas y una planta de reciclaje de metales mostraban la otra cara de
    • 141un pueblo de paso, donde pocos se detienen. Allí al lado había una zona de parada eterna por ausencia devida: la funeraria del pueblo también evidenciaba su razón de ser. Igual que también fue evidente que labuena suerte repartiría dineros entre quienes se conformaron con recuperar lo jugado, en una afortunadaadministración de lotería llamada “La bona sort”, sobre todo para el sorteo de Reyes.Una vez en el bar, el ex-bancario y coordinador general puso el fajo de billetes encima de la mesa, lo miróy empezó el reparto. Pero la estrategia estaba muy bien diseñada. Inmediatamente después determinó quedos cobradores pasaran a continuación para cobrar los emolumentos de la excursión. O sea, dio perorecuperó. Y se celebró el aniversario de quien sabe de floras, faunas y otras especies. Otra vez la libidinosacanela y otros brebajes alcohólicos enervaron los ánimos. Todo ello provocado por la sabia compañera,con uno año más de experiencia.Ya de vuelta, en la zona trasera se asistió a un curso muy intensivo sobre problemas educativos varios,nuevas carreras universitarias, niños hiperactivos y especulaciones sobre si es mejor el Rubifén o elConcentra para tanto exceso de actividad infantil. Hasta que la voz del experto en temas mentales engolóla voz y puso las cosas en su sitio con total autoridad académica. Mucha ciencia y mucho discurrir, buenmomento para cerrar este viaje con un proverbio vasco:“Non gogoa, han zangoa”(Donde van tus pensamientos, van tus pasos)Terrassa, 31 de enero de 2009Etapa 16, entre Oliana y Hostal RoigTerrassa. 14 de febrero de 2009
    • 142Etapa 17, entre Hostal Roig y el río Noguera PallaresaEl triunfo del líquido por caminos del cretácicoGrmanos y Grmanas: ¿Qué es un GR? Y uno se lo pregunta después de varias ausencias ajenas a la propiavoluntad. Presencias y ausencias: de eso se trata la lista de cada etapa. Con variadas historias detrás quejustifican el ir o no ir. Ésa es otra cuestión. Los números fluctúan pero el espíritu y los ánimospermanecen.Los encuentros iniciales al pie del asfalto, de madrugada, suelen ir más allá de los saludos. A menudo,entre espera y espera del autocar o de senderistas, rezagados, se amenizan los minutos con toques más omenos (in)trascendentes. La salud es lo que importa. Sea la propia o la ajena, ya no es un tema recurrente.Es trascendente. Y el estado físico de los familiares, qué duda cabe que también. Y los cambios en lasunidades familiares por tu posición en el espacio doméstico, una realidad. Una mente muy reflexiva dejócaer una profunda observación: cómo cada persona va cambiando de sitio en la larga mesa familiar, enespecial en las celebraciones. Lo peor, dijo, es cuando te empieza a tocar la presidencia. Ya sabes, otrosque la ocuparon ya no están. Y tú, que ahora estás...El tiempoOtro recurso muy manido. Los avisos se dieron. El amanecer parecía dar fe de las predicciones hechaspor los actuales gurús mediáticos. Nublado, oscuro, amenazante. Se llegó a decir que habría mal tiempo,como si esas previsiones de lluvia no fueran también sinónimo de buen tiempo. Claro que, el recursometeorológico, en estas etapas de la vida trae a la mente aquella frase tan significativa: “A medida quepasa el tiempo, se mira más el tiempo que hace que no el que pasa”. Miremos el tiempo, el camino ymuchos líquidos.Lejanos iniciosDe punta a punta. Ahí está la clave de acabar todo aquello que empieza. Y de iniciar de nuevo loscomentarios en torno a las horas de autocar, a las tortuosas carreteras, a las espaldas redobladas en losasientos, a las vértebras crujientes. Es el precio del recorrido, el regalo de lo que se ha hecho, las distanciasque se alejan de aquel día en que las ruinas del puerto griego en Sant Martí dEmpúries fueron testigos deun buen principio. La Catalunya central dio paso a las estribaciones del Montsec, con una orografíairregular, llena de pliegues, alineaciones de montañas, el Pirineo nevado al fondo y, aquí delante, lo que senombraba como un hostal no era más que una cuadra de ovejas.SubidasEl intenso olor ovino procedía de ungran corral lleno de esos animales delana, ajenos a los nuevos visitantes y alas dudas lingüísticas de la puerta. Conletras grandes se leía “Hostal Roig”,pero con cambios. Roig también decíaReig, las vocales parecían verificar queo alguien dudaba en las letras o los dela normalización lingüística corrigieronlos errores. Una pareja de personasentradas en años pararon sutodoterreno y se interesaron por elpersonal y sus objetivos. Mientras, lasovejas a lo suyo.El intenso verde de los cerealescontrastaba con las hojas secas de losrobles, que aún no se habían despojado de su anterior vestido. Mientras, la subida desde la actual posiciónde 1095 metros estaba delante. Pero estaba bien diseñada: tranquila, con tiempo como para calentar todala maquinaria. A lo lejos se empezaron a divisar manchas blancas. Los de las dioptrías dudaban de qué setrataba. Hubo quienes se inclinaban por piedras blancas, otros por los restos de una potente granizada.Hasta que se vio que el estado líquido del agua se convirtió en nieve dura, de la que permanece portiempo. Su composición granulada verificaba que era vieja y ayudaba más a lavar las manos que a
    • 143enfriarlas. Fue el primer anuncio blanco de posteriores pasos por bastante nieve para la altura del caminoy para la época del año.Líquidos contra sólidosLas primeras unidades se independizaron tanto del grupo que tuvieron que retroceder si querían comercon todos. La ausencia de los habituales equipos de transmisión demostraron lo imprescindibles que son.En un recodo se oían las gargantas y se intuía que pronto se aliviarían. Las comidas bajan mejor si sonempujadas por brebajes que ayudan a darle un poco más de “vida” al cerebro. En esta etapa se vio cómogana terreno el líquido frente al sólido. La memoria histórica dirá dónde quedaron aquellas alegrías detantos chocolates y golosinas. La evolución actual camina veloz hacia las petacas, las botellas y las botas.No hace falta más que observar el entorno. Se impone el líquido. De una bota a dos, de una petaca a dos.Sin incluir ocasionales botellas y, se supone, disimuladas gotas diluidas en mejunjes varios. Es laevolución. La última petaca vino de San Petesburgo. Lenin acompañó en la comida, junto con mássimbología de aquellos añejos imperios. Por contra, la otra petaca no quedó callada. Demostró que era deCuba. O sea, ambas, primas hermanas. Lo que dio lugar a trasiegos varios y a invocar comparacionesentre el capitalismo y el comunismo. Cualquier objeto es bueno para tanto derroche de sabiduría entretrago y trago.SignosLa subida continuó hasta los 1500metros. La nieve iba recogiendo lasfugaces huellas de caminantes queprobaban a no resbalarse, aescudriñar dónde poner el pie oclavar el bastón sin males mayores.Enfrente, plegamientos rocosos, elembalse de Tarradets y el ríoNoguera Pallaresa, un signo quepodía orientar por dónde se situaríael final de la etapa. Pero, antes habíasorpresas.La Portella Blanca, a 1410 metros,significaba bajada por un pasoangosto. No, la broma de lascuerdas dejó descansar el vértigo. El camino zigzagueante dejó ver al fondo un conjunto de casasderruidas y una iglesia. Alguien dejó olvidada una azada en un punto del camino. Una señal parainterpretar, pues el trabajo estaba en la iglesia y la herramienta allá arriba. Pronto los cuádriceps indicaronque estaban en forma pero con ganas de un cierto respiro.La iglesia de Rúbies concentró muchas señales. Al lado del ábside el grupo procedió a sacar la ropaprotectora de la lluvia que empezaba a caer. Pero dentro de aquel recinto religioso la realidad era variada.Un enorme garrafón estaba delante de la puerta. El supuesto líquido de su interior se había evaporado. Elinterior era un canto al disfrute. Junto al pantocrátor había colchones y otros restos de procederesdiversos. Alguien discutía sobre si eran somieres o colchones. En vez de oficios religiosos ahora debíanhacer otros oficios dentro. Fuera, las casas caídas, las señales de tantas historias vitales y esfuerzos amerced del paso del tiempo. Una vez más, es el tiempo que pasa.La modernidad también tuvo cabida aquí. Dos eran dos quienes observaban el atuendo impermeable delpersonal. Y clasificaban a los hombres en “fashion” y primarios. Se permitían el lujo de ver y no verse. Ydecir en el autocar que, además de algunos bichos, también les gustaban los hombres. Pasen, vean yescuchen...RestosLa despedida de Rúbies fue en direcciones contrarias: dos grupos por distinto sitio. Convergieron en labajada hasta el final. Sendas que se adaptaban al nivel del personal, por una superficie mojada y propensaa los efectos colaterales del resbalón.Quizá uno no se daba cuenta del valor del lugar. Muchos restos de construcciones daban fe de lo pobladoque estaba el contorno. A medida que se aproximaba la pedrera de Meià, a 885 metros, los pies entraban
    • 144en terreno muy historiado. Un lugar con piedras de gran valor, excavadas a principios del siglo XX ytransportadas con mulas y burros. Un terreno que figura en los mejores manuales del cretácico, unosrestos que se ven en los mejores museos del mundo. La pedrera de Meià ha dado lugar a sesudasinvestigaciones con títulos como éstos: “Peces elasmobranquios de las calizas litográficas”, “Crustáceosdecápodos lacustres de las calizas litográficas del cretáceo inferior en Rúbies”, “Sobre una pluma mennadel yacimiento ecocretácico de la pedrera de Meià”, “Dinosaurios de la conca de Tremp”. Un lugar paraespecialistas en nuestros primeros tiempos mientras uno luchaba por no caerse y terminar la etapa cuantoantes mejor.El ríoMás líquido. El río anunciaba el final del recorrido. Agua por arriba, pegada al cuerpo, y por abajo. Era elNoguera Pallaresa y una carretera nueva. El peregrinaje había acabado, aunque ahora venía otro paraencontrar un bar acogedor.Estábamos en una de las zonas de Catalunya en que hace más calor en verano, con más fósiles, conmucho parapente. Pero apenas sin bares que acojan a GRMANIA en la comarca de La Noguera.Hasta que hubo uno que recibió al gran grupo. Entre tanta lluvia fuera, se necesitaban líquidos dentro.Allí los hubo. Y también se hizo realidad aquello de comerse un rosco. Varias cajas se distribuyeron porlas mesas. Alguien descubrió que, entre otros aditivos, tenían uno llamado “Impulsor”. A esas horas y conaquella química alimentaria, hubo fuerzas como para volver al autocar y seguir de vuelta a Terrassa.La bruma y la lluvia nos filtró la imagen de un paisaje impresionante. Fue otra forma de ver una realidadmojada por unos suelos cargados de historia.Con tanto atractivo sólido y líquido, qué mejor que recordar al añorado humorista Jaume Perich con unade sus citas más célebres:“El alcohol es malo, pero el agua es aún peor: ¡te mata si no la bebes!”Terrassa,1 de abril de 2009Etapa 18, entre el coll de Comiols y Vilanova de Meià“Os veo igual que hace seis años”Grmanos y Grmanas: ¿Alguien no se sentiríahalagado si, a esta edad, una persona procedente deLeón le regalara los oídos con tamaño piropo?Mirado uno en el espejo interior, proyectada laimagen exterior en un espejo, la frase podría ser muyafortunada. No obstante, lo que parece una cosapuede ser también la contraria. Un piropo a vecesencubre esa otra realidad. La incógnita se despejarádespués.¡Hay tantas incógnitas de que hablar!Primera incógnitaY, si de interrogantes hablamos en etapa tan variada,llamó la atención que un pequeño grupo de hombresfocalizara sus saludos iniciales en la respuestacorrecta a una duda. Mientras llegaba el autocar,debatían sobre diminutas prendas textiles en paisajeshumanos muy femeninos. Y llegaban a la conclusiónde que podría ser tanga. Aunque hablaban casi enclave, después se supo que los viajeros al cabo deGata no encontraron estos animales, sean gatos ogatas, pero sí una joven que asomaba su hermosura en lontananza. La distancia no fue un obstáculoinsalvable para identificar a aquel ser. Los prismáticos masculinos, los trípodes (¿de tres patas, no?) y losteleobjetivos retrataron la imagen. Después de varios estudios en laboratorios fotográficos especializadosen desnudos femeninos, llegaron a la conclusión que no era un animal gatuno sino una joven mujer,libertina y desinhibida ella, una reliquia de la época hippy que se mostraba en tanga a la concurrencia. La
    • 145primera incógnita, pues, estaba despejada. Ya vendrían más. Y más muestras de aquella generación ad-libibicenca.Segunda incógnitaSe desconoce cómo el coordinador del grupo tiene tanto olfato a la hora de preparar las rutas. En estecaso había diseñado tres planes para acceder al coll de Comiols, principio de etapa. Y había trabajado conmil y una coordenadas para alimentar los GPS, junto con su nuevo ayudante de campo en estas tareastecnológicas. Las dimensiones del autocar le hicieron tirar del plan B, con lo que se pudo acceder sinnovedades al coll de Comiols, a 1055 metros de altura.El camino recorrido por la Segarra parecía un extenso prado. Campos verdes, extensiones de cereales quesolían rodear algún montículo en el que, a los lados de alguna fortificación medieval, se erigía un pueblo.Los colores de una primavera lluviosa brindaban un paisaje fresco y espléndido.Tercera incógnitaEl camino discurría por entornos naturales elevados. Al fondo, la nieve del Pirineo. Abajo, Benavent de laConca. De frente, un camino lleno de posteriores sorpresas. En medio, la coordinación de la fiesta de unGrmano ilustre, el cumpleaños de una Grmana también ilustre y los asuntos literarios relacionados conSant Jordi. Llegados a un punto se impuso efectuar una primera parada para ingerir víveres. El lugarescogido también era como para pensar. Una zona con casa de colonias llamada “Bon Repós”, una ermitareconstruida y una gran masía llena de animales, muy cuidada y dedicada a una labor fundamental.Sellamaba “Centre de Testatge” de la federació de la vaca bruna dels Pirineus. Estaba declarada por el sellode la Generalitat como lugar donde se cuidaba a unos toros escogidos para que fueran buenos sementales,reposaran para asentar sus glándulas, producir buenos fluidos y cubrir lo mejor posible a sus hembras. Sedesconoce si hubo relación entre esta noble dedicación animal y bastantes órdenes durante la posteriorcomida en una mesa, cuando todos gritaban: “¡a correrse!”.Cuarta incógnitaBotas, frutos secos, bocadillos, platos variados, varias botas y las ya tradicionales petacas alegraron elreposo. Observación turística de la ermita y a seguir un camino lleno de más sorpresas. Todo iba como decostumbre, las marcas estaban desdibujadas pero se veían, los GPS daban fe del trabajo bien hecho y lamente estaba en el buen final. Sinembargo, el grupo hubo de poner aprueba si estaba preparado paragestionar la adversidad. Es esanueva ciencia que cultivan algunosescritores que les hace venderlibros como rosquillas, en los queescriben sobre lo obvio como sieso fuera extraordinario. Lo desiempre pero con cautivadoraspalabras, de forma atractiva.Y la adversidad llegó. No tanto porel obús observado sino porque unbarranco fue la entrada a unaestrechez que parecía como sitambién fuera de miras. Aquellohacía dudar, las marcas sedesvanecían, la senda no respondíaa un giro concreto. El jefe ya se ponía nervioso. Hasta mandó a algunos emisarios a explorar cuantossenderos se vieran. A otro Grmano le suplicó que se reagrupara. No sabía con quién. Estaba solo. El jefesospechaba que el sonido de un río podía ser frontera inexpugnable. Temía mojarse. Órdenes ycontraórdenes, el walki en una mano, en la otra el GPS, paso ligero, rostro tenso, oteando el horizonte,trazando posibles salidas, comparando al grupo como si fuera un proyecto de clase de primaria de uncentro público de barrio. Aquello parecía el acabóse. El barranco se abría. Se pasó el río, ascensión entrematorrales y muchos romeros en flor. Unas casas a lo lejos, campos cultivados. Sensación de pérdida.Ante este panorama, el Grmano desplazado de León observó al personal perdido, recordó momentossimilares hace seis años y, con gesto distendido, fue cuando “piropeó” al grupo: “Os veo igual que hace
    • 146seis años”. Igual de perdidos, sin rumbo fijo. Razón no le faltaba. Más adelante el jefe quiso demostrarque este incidente era una anormalidad en GRMANIA y tiró de estadística: más de 130 salidas en estosaños, menos del 2% de pérdidas memorables. Sólo en tres ocasiones: en la Vall Madriu en Andorra; en elSender de la Pau, en Tarragona y hoy. Por tanto, alarmismos fuera.Quinta incógnitaYa casi fuera del barranco, hubo que bajar por un paso de montaña cuyo suelo estaba formado porpequeñas piedras. Este plumilla, mientras advertía que se tuviera cuidado al pisarlas, iba cayendo al suelopor haber olvidado lo que avisaba.Ya abajo, una gran pluma relajó el ambiente. La incógnita era saber a quién pertenecía, a quién se le habíacaído, quién podía tener... La siguiente incógnita fue descubrir la dirección correcta. Para ello se siguió unrumbo equivocado. Mientras, quien entiende de fósiles cargaba bolsas con incrustaciones de animalesmarinos en piedras. Otros se fotografiaban. Era una pareja que buscaba un encuadre perfecto conmultitud de romeros florecidos detrás. Alguien miraba una máquina de segar abandonada. Le recordabasus tiempos de niño, cuando acompañaba a su familia a segar y recoger espigas.Trotando sin parar, ya se soñaba con el restaurante del casal de Vilanova de Meià y con una comidaaplazada hora y media por los retrasos acumulados: el sabor del conejo perfumado con hierbas silvestres,la ternera quizá hija de aquellos sementales, el Cariñena y las cervezas y los cavas y la compañía. Pero no.Todo el gozo en un pozo. El camino se cortó y la alarma cundió. Una situación adversa que había quesolucionar.Ante esto, saltó la posible e imaginaria noticia. Si esta pérdida se hubiera llevado al extremo, conintervención de fuerzas públicas de rescate, se especulaba cómo aparecería el tema en los medios decomunicación. Ellos ya se creían famosos, el centro de atención mundial, protagonistas del minuto degloria. La duda estaba en cómo lo contarían los medios de comunicación al día siguiente.Este plumilla se imagina que hubiera sido el gacetillero que debía cubrir el suceso para su periódico.Propone la siguiente noticia:Salvados in extremis antes de llegar al canibalismo tecnológicoIndicios de un nuevo efecto del uso de los GPS en momentos extremosUn equipo de la Unidad Especial de montaña de los Mossos dEsquadra logró salvar a un grupo de 38experimentados excursionistas que padecían una enfermedad desconocida hasta ahora: una crisistecnológica sin precedentes mientras caminaban. El suceso ocurrió cuando la mayoría de los miembros deGRMANIA seguían el GR 1 entre el coll de Comiols i Vilanova de Meià, después de haber caminadounos 16 km en 5 horas y con una meteorología inestable. Las fuerzas de intervención especial losencontraron en pequeños grupos al final de un camino que, de repente, aparecía cortado. La mayoríamostraban ciertas perturbaciones que les dejaban sin capacidad como para tocar teclas,identificar el 112 osaber interpretar el entorno.Uno de los rescatados declaró a este periódico que todo ocurrió de forma súbita. De pronto, mientrassoñaban con la comida y celebración final en un restaurante (algo inusual, pues casi siempre comenbocadillos y similares), la ausencia de camino hizo que desplegaran un gran mapa para orientarse. Lamayoría de hombres del grupo lo sostenían e intentaban interpretar cualquier curva de nivel paraencontrar la salida correcta. El testigo aún no entiende cómo ese gran grupo, formado por más de 20titulados universitarios (geógrafos, profesores, historiadores, geólogos, pedagogos, informáticos eingenieros), con una vasta formación en todos los campos imaginables y con enormes ansias por sabermás, sufrieran el llamado “síndrome del GPS”.Los Mossos dieron cuenta en el atestado que el nivel de equipamiento tecnológico del grupo era casiexcesivo: varios GPS, algunos walki talkies, una gran cantidad de teléfonos móviles de última generación,mapas variados, hojas descriptivas del entorno y una persona de memoria prodigiosa con el cerebro llenode coordenadas y brújulas diversas.Las autoridades policiales informaron a los expertos en nuevas tecnologías del sorprendente rescate.También describieron escenas casi dantescas que vieron sobre el terreno: un grupo había partido dosavellanas en cuatro partes y se peleaban por el trozo más grande, los bastones de caminar eran usados amodo de espadas para luchar y coger mochilas ajenas con supuestos víveres, otros ya empezaban arepartirse las piezas de los teléfonos móviles para comérselas y subsistir, alguien ya paladeaba la pantallade un GPS. Un excursionista, casi en estado de enajenación mental, gritaba con todas sus fuerzas que
    • 147mejor hubiera sido haberse gastado el dinero de los GPS en cañas de cerveza. El que parecía coordinadordel grupo estaba en una fase aguda de “delirium tremens”, delirando con grados, minutos y segundos.Con ojos desencajados, muy fuera de sus órbitas, miraba al cielo y, con el dedo amenazador, lanzabapalabrotas contra los cuatro satélites que decía que eran los culpables, mientras rompía el mapa en milesde trozos. Según otro testigo, en realidad lo que el jefe del grupo estaba viendo en el cielo era unabandada de buitres que ya describían círculos amenazadores.Ante un caso tan extraño, El Departamento de Sanidad se ha reunido con expertos excursionistas einformáticos para analizar un nuevo mal de la sociedad de la información. Por otra parte, algunos médicosse han puesto en contacto con las autoridades mexicanas para descartar que no pudieran ser víctimas deuna nueva “fiebre porcina excursionista”, ya que parece ser que han olido muchos purines de las granjasde la zona.Las 38 personas se encuentran en unestado de descompresión tecnológicaantes de ser devueltas a susfamiliares.Sexta incógnitaLa cordura se impuso de nuevo. Sereculó hasta el sitio de aquella pluma,el punto iniciático y clave para laorientación. Un pelotón preguntónfue a curiosear a una masía por sialguien les decía dónde estaban. Osea, se volvía a los orígenes, a lapregunta personal, a la tertulia. Unenorme perro les cerró el paso. Alfinal, los gritos alertaron a los dospayeses de la casa. Habían destapadouna colmena. El peligro provenía más de los pequeños animales que del enorme can. Ellos nos situaronen la coordenada correcta. Ni el gran rebaño de cabras franqueó el paso. Poco a poco el final seavecinaba. La incógnita de dónde estaba Vilanova se despejaba. Las marcas en el GPS volvían a su sitio.Situación de normalidad mientras se bajaba hasta el río detrás de nuestro lazarillo: el GPS. Asfalto a lavista. Civilización. Confianza. Condumio. El nombre de la fuente de entrada al pueblo parecía recordar loque hubo que tener: la fuente de la Paciencia. Llegados aquí, la comida y la fiesta puso las cosas en susitio. La alegría con el estómago lleno fue desbordante.La respuesta es la fiestaEl polifacético Grmano, especializado en oficios variados cara al público, se convirtió en una disculpapara asistir al nacimiento de una sección teatral femenina. Personajes femeninos muy bien caracterizados.Hasta había una actriz con atuendos ibicencos, hippis, de aquella moda ad-lib. Nadie confirmó que tuvierarelación con el textil ya identificado de aquella moza del Cabo de Gata. Excelente el teatro, con él enmedio, con gran dominio de otro arte al que acude en momentos extremos: la improvisación. Poesíasdichas por rapsodas consagrados, banderas y dracs de Sant Jordi al son del tintineo, botella en mano, delque mejor cuenta los cuentos; audiovisuales espléndidos. Y el libro y el punto de libro, que no falten.Hasta hubo mención a travesuras de niñas malas. No sería la almeriense, claro.Las cervezas, los vinos y los cavas dejaron al personal muy preparado para su recogimiento en el autocar.La fiesta continuó. El conductor aguantó estoicamente los cuerpos “cocidos” por brebajes diversos, conmuchos politonos y variados ejercicios de abdominales por el exceso de risa. Cánticos y más cánticos queno perturbaron el dulce sueño de quien conoce el valor del descanso. Para completarlo todo, alguienaconsejó al conductor que evitara la carretera de Martorell de vuelta. Y no era por si se podría ver a niñasmalas haciendo travesuras en cualquier curva con bosques al lado.En este ambiente se llegó al final de una jornada inolvidable. Qué mejor que acabarla con una cita de unode los grupos presentes en algunas conservaciones, Les Luthiers:“Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe”Terrassa, 28 de abril de 2009
    • 148Etapa 19, entre el Pont de Muntanyana y CorçàAmplitud de miras por estrecheces naturalesGrmanos y Grmanas: El juego de contrarios siempre ha suscitado fascinación entre propios y extraños.Pasa lo mismo con aparentes incompatibilidades que, luego, son más armónicas de lo que aparentan.Podríamos preguntarnos si se puede dar a la vez lo estrecho con lo amplio, lo largo con lo corto, lo altocon lo bajo, la rapidez con la lentitud, el perderse con el orientarse, el vivir en pecado o en gracia de...Lo que es indudable es que entre este personal tan andarín predomina más la amplitud de miras que laestrechez mental.Veamos.Menos, más ampliosLa descoordinación de las subcontrataciones entre empresas de conducción de viajeros hizo posible unhito histórico: desde Cornellà llegó uno de los mejores autocares usados hasta hoy, con dos ejes atrás, 65asientos y uno de esos conductores que son profesionales de los de verdad. 29 personas allí acomodadas,tan amplias ellas, con un pasillo tan largo que le provocó a un ilustre andarín decir que servía paraempezar a calentar el cuerpo, correr a lo largo con ejercicios de abdominales en la parte de atrás. Potenciaen el motor, manos expertas, ida y vuelta en un tiempo récord. Sin GPS instalado, de sobra sabía quepararía al lado del único bar abierto a aquellas horas en Pont de Muntanyana, a 535 metros de altitud, unsitio donde abrevan el primer café las almas que son trasladadas a Lourdes. Pero, debido a la afamadalentitud del dueño, parece que esperaban que llegara antes un milagro que un café. Y sin GPS ya habíaescogido el bar en Corçà para la vuelta, o sabía que su vehículo nos recogería allí donde dijéramos, pormuy estrecha que fuera la carretera. También hubo un viaje doble por la carretera de Martorell, con unaprecisión en las curvas y una destreza dignas de admiración. Los cuerpos se acomodaron en asientos nodemasiado cómodos, distancias prudentes y cabezadas muy oportunas.Puentes colgantesLlegados al punto de inicio del camino, la bajada del autocar parecía contra-natura. La puerta de atrás eratan ancha que hubo Grmanos que subieron y bajaron varias veces, como si esperaran que les pusieran unaalfombra roja. Un lujo de dimensiones. Y un puente hecho en tiempos guerreros que limita doscomunidades autónomas. O sea, se prestaba a ese maquiavélico juego que tantas muertes ha provocadoen el mundo, y todo por un trozo de tierra de más o de menos: de aquí para atrás, Aragón; un paso másallá, Catalunya. Fronteras, líneas, rayas, franjas, límites, palmos. Puentes que luego volverían a aparecerpara ser movidos a merced de paseantes, un balanceo sobre el precipicio, el vértigo aliviado por lospasamanos, el vacío controlado por la estructura metálica. Aquí, el paso sobre el Noguera Ribagorçana amodo de frontera natural. Allá, más ríos con el principio de la estrechez con el agua al fondo.Amapolas y otros verdoresLa primavera en todo su esplendor con la amapola que tiñe de rojo la monotonía del verde, muy bienalimentado por tanta lluvia. Ahí están, como si se prestaran para esa foto, para ese cuadro impresionista,símbolo también de la levedad de una existencia floral con los días muy contados. El camino sigue al río ymuestra uno de esos letreros oficiales que justifican obras, presupuestos o, quizá, comisiones.“Arranjament i millora del camí entre....” decía lo que quedaba de la inscripción oficial. Casualidades delas preocupaciones lingüísticas hicieron que un grupo de Grmanos demostraran su honda preocupaciónpor la lengua. Si la gran María Moliner les hubiera escuchado, ya tendría otra duda resuelta en su famosodiccionario. Demostraban que la palabra “metáfora” era un juego de contrarios que se prestaba aconfusión: “met-a-fora”: cómo meter a fuera, se preguntaban. No les cabía en la lógica. O se mete haciadentro o se saca hacia fuera, insistían. Y todo mientras pasaban por debajo de “millora del camí entre...”(a dintre o a fora). El verde les debía estimular a deconstruir las palabras.InfiltradosAsistir pocos no significaba que no hubiera infiltrados. Destacó un ilustre excursionista que, por primeravez, “se bautizaba” en GRMANIA. Pronto cundieron sospechas muy fundadas, al ser éste un destacadodirectivo de un centro excursionista hermano y amigo. Se pensó que podía ser la voz de su amo, quepasaría informes secretos sobre la forma de entenderse de este personal. Otros creyeron que todorespondía a una estrategia del jefe Grmano. Sospechaban que acudió a él para evitar pérdidas repetidas, lotrajo y lo situó siempre en las primeras posiciones, bien pertrechado con variadas tecnologías, con pasomuy firme y rápido, conectado en todo momento con él. Después se supo que ambos se preferían en lasguardias para evitar fuegos. Y que el más veterano le escuchaba en sus explicaciones, no sólo hablaba. La
    • 149valoración final del infiltrado fue excelente, con dotes de paso ligero, muy bien entrenado, con buenhumor y gran camaradería. Puede ser el principio de una gran amistad Grmana.Estrecheces en desfiladerosEl desayuno fue un acopio defuerzas, con intercambio de lugaresdestacados en la gastronomía estatal.No cabe duda que el arreglador de lapsique domina también esosrincones en que la chistorra esbuena, el vino es excelente o lastapas son mejor que el colesteroladjunto. Él, que sabe tanto de losrincones del alma como de los delestómago, más tarde sorprendió aquien lo escuchó con un informeestadístico preocupante. El caminosiguió acercándose a la parteestrecha. La fila de andarines eramuy alargada. Las ondas de loswalkis solicitaban reagruparse, sepedían aclaraciones por dóndediscurriría el camino, hasta que la masa turista condujo a todos por el mismo sitio. Por abajo mejor quepor arriba, si todos iban por allí... Poco a poco lo esperado llegaba. El río tan abajo, la torre de vigilancia,la ermita, el camino y la primera parada para la foto. Se pisaba territorios bancarios, propiedad de una cajade ahorros. Se dedicaba a invertir en activos no inmobiliarios, al estilo de algunos bancariosestadounidenses. Había comprado todo un desfiladero que servía para atravesar el Montsec, conpendientes de hasta 500 metros. Con un camino cercano al agua construido en 1024, ahora en desuso porla construcción del de uso turístico en 1982. En total son 600 las hectáreas protegidas, con una gargantaque hace aún más impresionante al desfiladero.PiedrasDifícil agruparse para retratarse. Elritmo es tan diverso que cuestainmortalizarse juntos. Mientras, ungrupo regresó a la infancia y empezócalentar el brazo con tiros de ráfagasde piedras para saber quién eracapaz de cruzar el río a cantazos. Taldeporte provocó uno de esosdebates que encubren un gran posocultural. Se empezó a profundizaren la posición del brazo, en elempuje que debe llegarle a la piedra,en los diferentes estilos delanzamiento, en ver quién lamandaba más lejos. De ahí se pasó atratar a fondo el lanzamiento de lajabalina: posición del cuerpo,sistemas de lanzado, efectos en los animales objetivo. Y se acabó el tema con la jabalina como deporteolímpico. O sea, en un estrecho desfiladero pronto se trazó una mínima aproximación a la historia de lahumanidad a partir de una piedra. Mientras, hubo también alguna idea para evitar que un empresario seapuntara a la moda del ERE de turno para su empresa. Decía que se podría resolver si a ese sujeto se leinvita a pasear por aquí y, en un paso muy elevado, se le sugiere si se atreve a ello bajo pena de accidenteimprevisto.El estrecho dejaba entrever lo ancho, el vacío, la barandilla protectora, las aguas allá abajo, el otro caminomás cercano al río, la cueva en lo alto, las aves rapaces más altas y los buitres expectantes. Más fotos, cada
    • 150uno al borde de su (no) miedo: encima del asiento, al lado de las rocas, cogidos del pasamanos, pegados alinterior de la senda o descubriendo lo que hay abajo por el filo de la navaja.NormalidadesYa en continuo ascenso, los rostros humanos eran variopintos. Un paseo por tipos diversos, con estéticasacordes con la experiencia en salidas por la montaña. Cuerpos variados, pieles blanquecinas, estéticasdiversas, objetivos comunes. Recorrer Mont-Rebei, que te esperen al otro lado, presumir de ser capaz de...El camino propició un encuentro multitudinario. Grupos de personas que debían venir muy puestas enPompeu Fabra salían a la naturaleza, aunque la lengua real los delataba. Venían de excursión, de jolgoriode fin de curso en un centro de esos que “normalizan”. Una alumna del otro lado del charco se mofabacuando decía que “las normalizaban” . Su nivel de la lengua de Verdaguer era muy aceptable, prueba deque gastarse el presupuesto así debe ser más rentable que hacerlo en embajadas, o en ayudas a lenguasamericanas muy minoritarias quedicen que luchan contra el idioma de siempre.El encuentro lingüístico sirvió para darle a la lengua, saludar a conocidos y estirar aún más el grupo. Lacontinua ascensión acabó cerca del aparcamiento donde llamaba la atención un coche con esquís. Eranormal que estuvieran allí. Se preparaban para encararse hacia el Aneto, el destino final de un reto.El grupo era de Sitges y contaban a quien les interrogó que lo espectacular ocurrió el año pasado enagosto. Lo provocaron ellos. En la iglesia de Sant Sebastià, la más llamativa de la antigua Subur, aparecióel mismo coche con la baca llena de esquís en uno de los días más calurosos de agosto. Se arremolinaronmás curiosos al lado de los esquís que para ver disimulando tanto taparrabos o no tapa.....de las playascercanas. Consiguieron que en la liberal Sitges para asombrar a la gente se tenía que recurrir aprovocaciones como ésta. Las otras ya son la normalidad. Al final, el grupo dijo que querían que el pueblose enterara de que iban a conseguir un reto con esquís en un glaciar de los Alpes. Luego, el mismo cocheestaba en el bar de Corçà, al lado del autocar.ParejasMientras se juntaba el grupo, laavanzadilla inicial fue a ver laermita románica de La Pertusa. Yno para dar tres vueltas y conseguircasarse. Ardua tarea con losprecipicios que había.Antiguamente debía ser la pruebade fuego para aguantar despuéscon la relación. Amplias vistas de laparte final de un río que pronto secontrolaría en el pantano deCanelles. Quizá fue por la tradiciónde la ermita, el caso es que unGrmano anunció allí que, a pesarde vivir en pareja y con hijos, ennoviembre se casaría. E iría deviaje de novios a La Patagonia.Decía que ya estaba asqueado detanto tiempo viviendo en pecado. Una situación y un viaje que alentó a una ilustre Grmana que en otrostiempos probó los placeres matrimoniales. Como ahora estaba libre de vínculos escritos, dijo que sólo sevolvería a casar si alguien le ofreciera un gran viaje de bodas. Pero no dio las vueltas a la ermita. O eseotro Grmano que pronosticó larga vida al contrato matrimonial, sencillamente porque como casi no seven no se desgastan. Lo que da de sí una ermita. Dicho lo cual, algunos otros varones se detuvieron enapreciar la amplia calidad humana de algunas mujeres que se dirigían al desfiladero. No obstante,comentar que, según sorprendentes estadísticas, hubo tres que sólo miraron a hombres. Todo se aclararáa continuación. Amplitud de miras o de miradas en un paisaje humano carente de estrecheces.Estudios estadísticosLa comida en Corça sirvió para acabar con las existencias de una marca de cerveza, ésa que nos descubreen su publicidad que en este país los negocios empiezan en una servilleta. Y para cambiar la fisonomía delbar: todas las mesas cambiaron de posición para adaptarse a los nuevos inquilinos, muy sedientos por losesfuerzos y sudores para llegar ya a la parte ancha del recorrido. Todo el ágape transcurrió con esa
    • 151normalidad habitual en una familia bien avenida hasta que se produjo una revelación que merece la penareflejar aquí.Una de las características de esta hermandad es respetar y alabar la profesionalidad del respetable. Y,como ya se entra en esa franja de edad en que lo que diga mi médico va a misa (o a donde sea), cuandoquien lo revela es el psiquiatra del grupo, los pabellones auditivos (aun sin sonotones) prestan la máximaatención y se orientan hacia sus palabras. Pues bien, el estudio médico, avalado por las principalesautoridades en la materia, dice que entre los hombres de esta franja de edad que forman parte deGRMANIA toca que haya ocho con disfunción eréctil y tres que sean gays. Por tanto, habrá que empezaro a salir del armario o a detectar pruebas para identificar a los que fallan en el levantamiento.Este plumilla le apeló al psiquiatra a la igualdad de sexos y le solicitó que, para otra ocasión, revele quédicen las estadísticas sobre el sector femenino en esta edad. Prometió informar sin medias tintas.Como aquí nunca se descarta nada, ni tampoco se proclama que “de este agua no beberé”, recordemos laspalabras de un clásico como Heráclito a modo de conclusión:“Lo único permanente es el cambio”Terrassa, 16 de mayo de 2009Etapa 20, entre el Noguera Pallaresa i CorçàCasi nos pasa de todoGrmanos y Grmanas: La última etapa de la temporada fue “un regalo”. Pocas veces como en esta ocasiónGRMANIA se atrevió a tanto y caminó tan poco. No obstante los deportes de aventura estuvieron alalcance de la mano, con o sin ruedas, con o sin agua. Y por poco un grupo hace bajada en caídamotorizada. Menos mal que lo que no fueron kilómetros se completaron con suculentas informacionesmuy reservadas, continuación de las iniciadas en la etapa anterior. Pasen y lean.Novedades blancasLas personas que se quedaron en casa, que fueron muchas, se perdieron grandes descargas de adrenalina ynunca disfrutarán del placer de la incógnita de la busqueda del tiempo perdido por la avería de uncarruaje. Las del alba serían cuando el de los anillos nos presenta a su Dulcinea: un vehículo de 50 plazas,de un blanco inmaculado que esconde 11 años de atascos por Madrid y que, en una semana de estancia enCataluña, se presentó en sociedad dinamitando el motor de arranque. Pero eso se descubrió más tarde.Amplitud aparente, muecas de alegría del conductor y sonrisas de complicidad.Desvío a la izquierdaLa capital de La Noguera, Balaguer, quedó a un lado en medio de campos aún verdes y las típicasfragancias de los animales de la zona. Hubo que girar a la izquierda y aquí empezó uno de los capítulos dela aventura. El embrague avisó con su típico olor a chamusquina que nos iba a dar una alegría. Tantofijarse en blanco vehículo, en el anillado conductor e ignorar la existencia de esta pieza. Pues no. Mequemo y se acabó. Y en éstas se produce un continuo mete-saca del jefe: velocidad adentro y afuera. Perono había empuje. O sea, la cosa no avanzaba. Operación repetida hasta la saciedad. Que no. Mientras, lacara del buenhombre se torcía y empezaba a jurar para sus adentros. Ya sin solución aparente, llamó a losmecánicos que tenía en los boxes de Terrassa y le prometieron un vehículo de cortesía. Señaliza bien envarios metros a la redonda, siempre jurando en arameo, y, en lontananza, aparece un coche de lasautoridades del uniforme, versión país catalán.La conversación no se oyó pero alguien se ofreció a traducir las palabras: decía con él les hablaría con esafluidez y claridad que le caracteriza, con esas aspiraciones de letras y con esa dicción muy respetable,mientras ellos se afanarían en los dictados del conseller Saura: tomarle declaración en la lengua dePompeu Fabra. O sea, un cruce de lenguas que no evitaría las dos horas de espera. Otra mente muy bienpensante pronosticó que la cosa no pasaria a mayores. Intuyó que a aquellas horas la autoridad ya habíareservado un abundante desayuno a la brasa en algún sitio y, por trámites de circulación, no se podíaenfriar. Con lo que dejaron a nuestro estimado más solo que la una...y jurando su suerte.AlivioEl tiempo que se debía invertir en la espera se dedicó a buscar un paraje para atender los placeres delestómago. Hasta llegar al lugar hubo quienes cazaron grillos, alguien encontró un ave muerta (el mismo de
    • 152quien descubrieron después que para su primera comunión le regalaron una boina con pico y tamañoenfado aún le dura). Al lado de unas grandes balas de paja se relajó la espera con botas, manchas de vinoen la camiseta y alguien que decía que la nicotina engrasa los ejes de las neuronas. Por eso en la comida ypaella final los puros con nostalgias castristas de gran calidad y precio ejercen una gran labor terapéuticaentre sus incondicionales.Plan BInvertidas dos horas en la espera y en los condumios, en lontananza apareció otra diligencia con elservicio de asistencia mecánica. Traspaso de bolsas y la ruta siguió hacia un supuesto punto de salida. Lasubida prevista se resolvió sobre ruedas. Por tanto, el camino quedaba expedito para bordear Àger,observar desde dónde dónde se lanza tanto parapente, ver su elevada iglesia e imaginar cómo viviría eneste pueblo Gaspar de Portolà, gobernador de California entre 1767 y 1770, y fundador de San Diego yMonterrey.Como que la dificultad era relativa, la llegada del trozo caminando hasta Âger transcurrió sin problemas,mojada en la parte final. Pero allí estaba la carpa de un cámping. Representó el gran paragüas salvador dela exigua multitud. Al lado, el autocar. Y dudas. Qué hacer. Ideas: acabar aquí la etapa, llegar hasta Corçàal bar habitual, llegar a Corçà e ir a pie a La Pertusa, ir corriendo desde Àger a Corçà.La solución fue salomónica: el grupo más lanzado fue al trote y el resto en autocar.A contracorrienteLo nunca visto. Increíble. Para recordar. Alguien iba dormido al final y, cuando despertó se encontró conun autocar que se adentraba en el estecho de Mont-Rebei. Lo imposible ahí. Carretera estrecha para unvehículo y por allí se desplazaba el autocar. Las ramas dibujaron rayas en la carrocería. Las ruedas traseraspegaban en los lados al tomar una curva. Nadie vino de frente para que hubiera áun más aventura, Y todopor confundir un aparcamiento con otro o por la comodidad de aproximarse al máximo. La Pertusa fue eldestino conquistado por algunos mientras el peligro acechaba.Marcha atrás hasta encontrar un espacio donde dar la vuelta. Autocar en pendiente, al borde delprecipicio. Marcha atrás. No entra. El vehículo avanza. Tres espectadores en primera fila. De nuevo.marcha atrás. El autocar, para adelante. Otra vez parada. Vuelta a intentarlo. Ya a un palmo del precipicio.Las caras, de cera. Al tercer intento responde la máquina, las ruedas traseras dejan su traza en la tierrablanda pero se sale. Por poco se puede contar la terrible experiencia. Sin duda, el momento más peligrosoe inolvidable para tres personas del grupo. Algo evitable e incomprensible. Como para tener en cuenta. LaPertusa en autocar no vale tamaño peligro.Segundo capítuloEl dueño del bar de Corçà debió anotar los datos del conductor para sus anales. Alucinaba ante tamañairresponsabilidad. Pero sirvió las cervezas y, quien no vivió la experiencia, como si ésta no hubieraexistido.Menos mal que la sabiduría no tiene límites y menos en temas sexuales.Al acabar el ágape, este plumilla fue ampliamente documentado por quien de esto sabe. Se trataba decompletar el dossier sobre la salud sexual de personas que se mueven en una franja de edad parecida alpúblico de GRMANIA.Primer filtroSi en el capítulo anterior se trató el tema hombres, se ha de hacer honor a la conquista de la igualdad desexos (y nunca mejor dicho). Pero la publicación del estudio tiene ciertos peligros. Lo más fácil hubierasido la censura. Como hoy con Internet no se consigue tapar nada (mirad a Berlusconi y sus destapadasvelinas), el informe se va a publicar pero con filtros. Aprovechemos Internet para que cada uno lea lo quequiera, avance, se quede, se autocensure. Pero que nadie acuse al mensajero de no haber advertido. (Siquieres y te atreves, pasa aquí abajo al segundo filtro bajo tu responsabilidad)Al final de todo, amigo o amiga, además de desearte lo mejor hasta la próxima temporada, recuerda lo quedecía aquel clásico:“ La realidad es invisible”Terrassa, 18 de junio de 2009
    • 153Años 2009 – 2010Gr83: Mataró – CanigóEtapa 1, entre Collsacreu y MataróLujos (in)necesarios con toques chumbosGrmanos y GRmanas: Iniciar una nueva temporada senderista es uno de esos lujos necesarios a partir delmes de septiembre. Tras casi tres meses llenos de actividades diversas, el reencuentro pudo habersignificado un pleno histórico pero no. Las cifras parecían una declaración de buenas intenciones, como side un año o curso nuevo se tratara. Algo de eso debió adivinar quien se encarga de los carruajes y... lonunca visto. Un lujo innecesario. Autocar de dos pisos y 80 plazas. Parecía un autobús de uso turístico, unpapa-móvil o uno de esos escenarios para pasear los ídolos pentacampeones. Los más aventureros, losamantes de emociones cercanas al balanceo, los que antes iban al “gallinero” en los cines, quienes queríanver el mundo de forma más amplia: escalera de caracol y arriba. Abajo quedó un personal más sosegado,propenso a tocar temas culturales y de cualquier otra categoría. Por allí se paseó Lisbet Salander, gozó degrandes admiraciones entre quienes devoraron las casi tres mil páginas de su fallecido autor. Tambiénestuvo presente la catedral de Vitoria, por aquello de los pilares de la tierra. Aunque también los huboque, más pegados a la realidad, consultaban el libro del GR 83 y conducían al novel conductor hacia elnuevo destino.Por tierras diferentesEn Mataró ya se ojearon playas donde lucir abdominales y bronceados con (y mejor sin) marcas delbañador. Una ciudad tan textil para bañistas que dejaron en casa prendas tan escasas de telas comoaquellos tangas ya históricos. Pronto los aires del interior venían cargados de perfumes reivindicativos. Lacarretera adquiría altura mientras las pancartas de nuevos presidentes, las banderas esteladas y las pintadasdiversas anunciaban que se iba a tener el honor de atravesar el pueblo que ya muchos sabían colocar en elmapa sin recurrir a Google Maps. Hasta hubo quienes intentaban adivinar cuál era la piedraindependentista que causó roturas falangistas. Así como antes estos pueblos servían de protección anteataques por mar, ahora lo nuevo parece ser que sopla de tierra hacia todos los confines.A 360 metrosDesde estas alturas se veía unpanorama prelitoral con ribetesmarinos. La urbanización deCollsacreu fue el inicio de untranquilo recorrido hacia el preciadobaño y la jarra bien fría, servida porun histórico amante de las Harley-Davison al borde del mar. De salida,los ánimos se preparaban para unrecorrido no exigente, por pistas ycuesta abajo. Un territorio cercano alsantuario del Corredor, la font delMal Pas, Sant Martí de Mata, SantMiquel de Mata, Parque Natural delMontnegre-Corredor, el Mataróagrícola, la ermita de Sant Simó y laplaya. Pero quienes quisieronbañarse tuvieron que hacer unaoperación de dos en uno. Presionar una mochila para que quepa el atuendo de baño, envuelto entre elbocadillo, la ensalada,el repuesto de ropa interior (o no), la toalla y demás enseres para retozarhonestamente en el agua. Por su aspecto los conoceréis a esos seres que ven una boya en el agua y quierenconquistarla.JoyasLos amplios caminos propiciaron una diversidad humana relacionada con la gran urbe de abajo. Erasábado y tocaba deporte. Bicicletas de gran valor, atuendos casi con tejidos inteligentes, multicolores,
    • 154fibras en cuerpos con ganas de subir. La fiebre deportiva se acompañó con algunos vehículosmotorizados que sorteaban al personal como podían. Eso sin faltar vigilantes del Parque de diversosuniformes, pero todos empujados por combustibles fósiles.Y allí en medio del camino, a menudo aparecía él. Solitario, de tonalidades rosáceas tirando a rojizas, amerced de cualquier neumático o zapatilla. Anunciaba que el otoño estaba allí, que cerca vivía el resto desu familia, que se podía recolectar y comer. Aquel madroño solitario era la joya de la estaciónmeteorológica, tan frágil e ingenuo como para tener que sortear peligros diversos, depositado en mediodel camino. Pero él no engañaba. Si lo cogías no te sorprendía con “regalos” envenenados. No era comootros que llegarían más tarde, tan carnosos ellos, tan grandes, tan simbólicos, tan a la mano (nunca mejordicho). Su pequeñez, esfericidad y suave rugosidad exterior contrastaba con la grandiosidad tan perversade ese otro fruto tan mediterráneo, tan engatusador, al que “como panal de rica miel” algunos grmanosacudieron y fueron víctimas de susencantos en forma de espinas finasy frágiles, de 2 a 3 mm delongitud. Días después aún buscancon la lupa y espíritu detectivescoalguno de sus restos, bien en losdedos o en el fondo del paladar. Yqué decir de esos otros frutos,engordados y a punto de caer delos árboles de la denominaciónQuercus. Una de esas bellotas, alfinal del camino, flotaba en el mar,solitaria, presta a ser cogida paraaveriguar qué mano la depositó enel agua. Allí estaba, a merced deesas olas que mecían las carnespasadas por agua del personal.CelebracionesDiversas flechas blancas en el suelo amenizaban el paso con la incógnita de la dirección y el motivo.Parecían inducir a cierta confusión a quienes bajaban con ganas de ambiente marino. Pronto los sentidosy la memoria se pusieron atentos al dato. Al día siguiente pasaría por allí una carrera por el Alzheimer.Seguro que con tantas flechas las pérdidas serían mínimas. En caso contrario, la celebración memorísticasería bien hallada. Y si de eventos próximos se trata, hay alguien que ya afila los dientes con próximosviajes australes. Y aunque el motivo sea un casorio atrasado, dice el sujeto que ya no será como antes. Apesar del frío del ambiente exterior, no cree que pase demasiado tiempo en la habitación. Pero esopertenece a la intimidad.Paseos changosLa etapa discurría sin sobresaltos. Tanta monotonía de paisaje mediterráneo necesitaba de algún alicientejuguetón. Las viñas sólo tenían hojas, los interculturales plantaban nuevas cosechas de hortalizas mientrasla nativa les miraba, los huertos ya sólo eran ramas que pedían limpieza, tal quietud fue alterada por esasplantas procedentes de América, traídas por los indianos de algunas casas de más abajo, extendidas porEuropa. Parecían una tentación al borde del camino, con sus frutos abiertos, excitantes, con finos pelilloscasi invisibles. Los más precavidos no se dejaron tentar por la manzana prohibida y pasaron de largo.Seguro que no recordaban que las culturas prehispánicas usaban su jugo para combatir las fiebres, o quelas pencas asadas aliviaban dolores. Los higos chumbos, en este caso, fueron más bien chungos.Los que alargaron la mano se podían dividir en varias subespecies: quienes eran del sur, conocían elprocedimiento, protegían la mano, llevaban navaja y degustaban el fruto con sumo cuidado; quienes,siendo del sur, se lanzaron sin protección a la planta para coger de una vez cuantos fueran capaces loscinco dedos; y los que no entendían nada del tema por ser del norte, cogieron uno protegidos por unpañuelo de papel y lo apretaron para que no se cayera.El degustador con fruición quiso que sus papilas gustativas contactaran al máximo con esos jugos tanmedicinales. Vio, tocó, abrió, degustó y se relamió. Pero el supuesto placer se convirtió en dolor. Prontonotó su lengua adornada por graciosos pelillos, clavados en todas partes, difíciles de dejarse ver pormucho que se relamiera o intentara cazarlos a dedo limpio. Porque estos apéndices también se adornaban
    • 155con tan diminutos piercings. Con tanto sitio al que atender, el hecho se convirtió en broma y se diseñaronposibles estrategias para deshacerse de tan fino aguijones. Que si dar la mano, que si besos íntimos bienrestregados, lavados bucales, pinzas con mucha paciencia. Y hasta las musas se debieron dar por aludidas,tanto que pusieron en marcha las mejores y más literarias neuronas. El evento dio lugar a una producciónpoética de gran calidad.El otro individuo también degustó el fruto y después vino la penitencia. Por todos los sitios había huellasde pelusa blanca bien clavada. Enfocaba bien las lentes progresivas pero nada. Se las quitaba y menos. Lassituaba a la altura de la punta de la nariz y podía cazar algo. Las yemas de los dedos no estaban parateclear letras. Sólo quedaba suspirar por pinzas de precisión y gran paciencia. Ni el agua del mar fue unremedio.Días después ambos sujetos parece ser que fueron capaces de desprenderse de tan graciosa capa.Recordarán la medicina del higo chumbo con todas sus propiedades.PlayasLos barrancos, ermitas y campos de cultivo dieron paso al frente marítimo de Mataró. Había sed de playay de otras cosas. Después del encuentro entre los despistados y los que siguieron las marcas, la playaofrecía alternativas. O refugiarse en el bar LEspigó, o bañarse o fotografiarse en el monumento al GR 83.La alternativa fue hacer todo con libre albedrío.Primero, las fotos delante de aquel monumento al GR 83. No tenía nada que ver con aquel otro queiniciaba el GR 1, los restos del puerto griego en la rada de Sant Martí dEmpúries. Éste, moderno, amerced del viento cargado de arena, hierros que saludaban a quienes empezaban el camino o acogían aquienes lo finalizaban. Fotos, posturas, disparos automáticos, píxels para la posterioridad.El amante de las Harley Davison recibió al personal en la arena. Mostró sus múltiples tatuajes, su serviciocon cervezas bien frías,un aspecto que denotaba mucha historia detrás. En un momento tranquilo dijo seruno de los cuatro que iniciaron el amor y la estética que estos mitos norteamericanos de dos ruedasimponen. Antes eran los auténticos. Ahora se veía demasiado acompañado por disfrazados de fin desemana que, bajo la apariencia propia del estilo Harley, esconden muchos beneficios económicos a fin demes. Pero estaba contento porque su bar abría todo el año, ofrecía conciertos de música, congregaba aparroquianos de la tribu motera y, sobre todo, cerraba por las noches. Huía de las sombras para buscarotras.Quienes se midieron en las olas lucieron morenos estivales, textiles diversos y tabletas abdominales nocomparables con la foto del verano. Nadie le hacía sombra a aquel de la foto en Cerdeña, español hasta lamédula, fotografiado con una musculatura casi exagerada. Dijo que su secreto era hacer dos milabdominales diarias, tener entrenador personal y ocupaciones de alto calado y mayores beneficios. Paramás señas, sus recuerdos políticos y su profundidad de pensamiento siguen haciendo historia. El personal
    • 156nadó, encontró la bellota, la cogió, la pasó. Unos llegaron a la boya. Otros se ducharon y lucieron susprestaciones y “cajas de herramientas” al natural. Al final se reintegraron al amparo del excelenteanfitrión, que sacó jarras y jarras exuberantes, allí al lado del mar. Un lujo necesario, apetecible, saludable.Dicho lo cual, uno podría imaginarse acompañado por ése que pedía perdón a las señoras por nolevantarse en la tumba, Groucho Marx. Seguro que en momentos tan chungos llenos de pelillos y, con lagenialidad que le caracterizaba, podría repetirnos en voz alta dos consejos que este plumilla se aplica:“ No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo”“ Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente”.Terrassa, 6 de octubre de 2009Segunda etapa del GR 83, entre Collsacreu y RiellsCafé, copa y aguas...(de La Tordera)GRmanos y GRmanas: Nos han convencido de que esta crisis galopante está en nuestras vidas (o nuestrasvidas ya estaban en crisis desde antes de estos momentos), pero lo que uno nunca se imaginaba es queuna etapa de un GR sirviera para negociar la continuidad de un puesto de trabajo. Así. Tal cual. Llegartarde dos días un autocar ocasionó algo más que preocupaciones grmanas por la ya casi habitualimpuntualidad de empresas subcontratadas.Esta vez la tardanza derivó en amenazas de despidos. O sea, GRMANIA puede llegar a poner a untrabajador en la calle. (“¡Es que es muy fuerte!” que dirían los modernos jóvenes deslenguados tipo pijo).El conductor fue avisado de que cuando llegara a la empresa tendría la carta de despido. Mientras loscomensales levantaban frías jarras de cerveza, hubo quien tuvo que llamar al dueño de Moyano, al jefe dela empresa de autocares, hablar con el conductor, negociar con los tres por separado, pactar para evitar unparado más (y van...). Así es la vida. Ni en las etapas de GR hay descanso. La promesa fue que el incidenteno tenía tanta importancia a nivel laboral y que el trabajador seguiría al volante. Se desconoce si “deldicho al hecho hay un trecho”. O no. Tampoco se sabe si el autocar llegará puntual al próximo GR.CaféHay Grmanos que cuando cumplen años y encima acaban una maratón saltan en su seno de tanto gozoque cargan con desayunos para calentar motores. La parada primera en boxes fue un despliegue degustosillas sugerencias para echar al gaznate. Los termos con el café, los bombones y galletas variadas ylos “magnos” licores fueron un lujo que se agradece a quien con tanto esfuerzo corrió muchoskilómetros. Los principios del camino pintaban bien. No fueron “las gotas” las que parecían motivar unespejismo a lo lejos. Aquel ser humano con antena era una imagen real. Allí, en la urbanización deCollsacreu, estaba él acompañado de una antena que parecía un pendón y un aparato conectado a esasmodernas guías llamadas satélites. Al joven, de pocas palabras, le costó explicar algo a los discípulos quequerían aprender. Seguro que, si hubiera probado algo “magno”, su lengua sería más ágil. Dijo estarcartografiando el terreno con tecnología GPS.Los caminos eran amplios y con buenas vistas. Una vez superada una urbanización a caballo de dosvertientes de la sierra litoral, el mar se dejaba ver por un lado y toda la sierra del Montseny por otro. Elotoño y el día soleado y tranquilo predecía que mucha humanidad se movería por los caminos. Losmotores de los quads rugían con prisa, para verse parados luego en un restaurante. Aguerridos jóveneshacían cabriolas con sus bicicletas en fuertes subidas, “sacando pecho” cuando notaban que eran mirados.Los cestos y sus amos perseguían pequeñas castañas o setas de difícil adquisición. Coches aparcados consujetos de los que sacan el chándal a pasear para estas labores o para ir a comprar el periódico, el pan y eltortell los domingos de guardar. Basura en el bosque de quienes confunden el paisaje con una inmensapapelera. Y en medio, las huestes de GRMANIA seguían andando entre castaños jóvenes que ya se tiñende amarillo, rojizos frutos del madroño, las erizadas protecciones de las castañas por los suelos y el Turóde lHome, les Agudes y el Matagalls al fondo. Allí, al lado, pegado en una pared, un significativo cartelque, leído con detenimiento, dice más de lo que pone: “Se ofrece muchacha joven española responsablepara limpieza”.
    • 157CrucesLa vida discurre por conversaciones variadas. O esa filosofía para entender el fin de las personas, cuandollega la hora de que el acabar es llegar a puerto sin ser un naufragio. El trote por entornos sombríos ytranquilos permite distanciarse de lo cotidiano aunque se hable de ello, reírse de la mediocridad aunquemañana se caiga en ella, encarar nuevos proyectos aunque luego queden aparcados en el baúl de losrecuerdos. De eso se trata el caminar en grupo. Y también parar y comer. El lugar elegido casi que aúnconservaba huellas de pisadas anteriores. En sus cercanías se cruzaba el GR 5, el GR 92 y el GR 83. SantMartí de Montnegre gozaba de buena salud, su ermita acogía a comensales distribuidos en círculo yprovocaba significativos comentarios. Nuestro rapsoda se preguntaba cómo a menudo las paradas sehacen al lado de construcciones religiosas. Y él mismo completó la duda: “A la sombra de la Santa MadreIglesia, con el alma cargada de pecados”. Allí volvieron a aparecer los dulces y los licores, las delicias delos postres compartidos, las botas y los botes de cerveza.EntornosEl Montnegre andando ofrece rincones desconocidos para ese gran público que rodea este parque natural.El olor a humo anuncia aisladas masías que aún perviven habitadas. Otras ya son restos de la arquitecturarural. Asoman cultivos otoñales que esperan su recolección. O, en medio de un camino, el tractor cargadode madera. O esa sierra que quiebra el silencio mientras trocea árboles caídos. Anchos y plácidos caminossin dificultad que, en un momento dado, desembocan en un turbador ruido muy bien identificado. Alfondo asoma cemento, un gran panel electrónico informativo y vehículos que no paran de pasar en ambasdirecciones. Es una autopista, ésa que tantas veces se ha pasado. El camino del norte o del sur. Lashabituales señales del GR 83, con flechas y el cartel de “Al Canigó” se han cambiado por la rapidez, por lavelocidad. Debajo del puente que cruza esta rápida vía hay concentración de personal para el momentocumbre de la etapa.PasosAllí al lado había agua. Eraun río muy femenino. EraLa Tordera, tan suave, tandiferente en su nombre. Asícomo la autopista sefranqueó por debajo, elcaudal de agua hubo quecogerlo por en medio.Primero, dudas y búsquedade puentes. Ni a la izquierdani a la derecha se oteabanada parecido. No quedabamás remedio que probar elagua que bajaba delMatagalls y de Les Agudes.Por tanto, manos a loscordones, buena estabilidad,correcta situación de lasextremidades y limpieza de zonas muy bajas. Hubo tres velocidades de paso: la exprés, la tranquila y lamecánica. La rápida fue quien no se descalzó y cruzó a gran velocidad. Al parecer, fue debido a que ella yahabía dicho que pensaba comprar unas nuevas botas y a éstas las castigó con mojadura integral. El gruesodel pelotón fue tranquilo per a velocidad diversa. Las posturas y los equilibrios eran diversos: zapatillasque colgaban del cuello, bastones lanzados como flechas, pantalones arremangados que caían hacia elagua, cuidados con movimientos bruscos, máquinas de fotos expectantes a la caza de posibles y nodeseables caídas (casi siempre se ríe uno de lo malo que le pasa a los demás), ella con la mochila de la quependían “alas” de corcho. Y él varios metros más abajo que seguía buscando un puente.Mientras el personal observaba cómo los pies habían mejorado de color, nuestro “salvado de las aguas”en una tapa anterior desistió del intento. Quería preservar su organismo de anteriores neumoníasalmerienses. Evitaba pasar, y eso que la primera fila del otro lado era ocupaba por algunos “paparazis”expectantes. Optó por descalzarse y, como no quedaba más remedio, afrontar el agua con más equilibrioque en otros momentos históricos, no escorarse y salvar el tipo como el resto del personal. Y en ésas
    • 158estaba cuando acudieron dos vehículos oficiales en su ayuda. Hay tantos y por todos los lados que, en estaocasión, los dineros del contribuyente se invirtieron en salvar posibles resfriados a uno que cotiza aHacienda. Por tanto, pasó el agua bien escoltado y en vehículo todo terreno. Se descalzó pero no se mojó.No obstante, las malas lenguas sospechan que, con las nuevas normas de intervención de los equipos desalvamento, quizá le llegue alguna factura por los servicios prestados. Pero, en este caso, no hubonegligencia ni falta de equipación adecuada. Sólo se echó de menos obra pública, o sea, un puente (sincomisiones de por medio).CopasLlegados a Riells Viabrea, había que buscar el lugar escogido por el conductor. Desde primera hora de lamañana parece que quiso recompensar al grupo de alguna forma. No se sabe por qué pero acertó a laprimera cuando a buena hora anunció que ya nos tenía reservado el bar. Con este detalle hubiera sidosuficiente como para salvarle del despido. Por el camino hubo quien cogió prestados kakis de un árbol.Otros, parodiando este buen tiempo que en algunos sitios llaman “el veranillo del membrillo”, vieron unárbol cargado y le ayudaros a liberarse de algunos frutos.El lugar elegido para la comida era muy apropiado para seguir con temas acuáticos: bar La Piscina, terrazacon vistas a esta masa de agua y un hecho sin precedentes muy publicitado por las mozas. Dijeron quepor primera vez veían más cola en los lavabos de hombres que de mujeres. Un hecho histórico. Alegaronlos sujetos que esperan el turno para la micción que las próstatas tenían ciertas similitudes o actos reflejos.Aunque hubo quien dijo: “Eso es utilizar la ciencia para ocultar el vicio”.Enormes jarras, abundante cerveza ylas copas de cava para celebrar elaniversario de un ilustre Grmano quetuvo este significativo y vituperadodetalle. Y el preciado líquido a latemperatura adecuada. Él y su familiasiempre han sabido mucho de vinos,aceites, arroces y cavas.Con un tiempo soleado, latemperatura interna y externa en susjustos grados, preparados paraafrontar la noche con el regalo deuna hora más, podemos dejar lacrónica con un juego de palabraspublicitario que nos puede hacerpensar:“Lo que se ve, es una visión de loinvisible”Terrassa, 29 de octubre de 2009Tercera etapa, entre Riells Viabrea y Sant Hilari SacalmSi bebes, camina con orientaciónGrmanos y GRmanas: No hay como las cosas bien organizadas y cuando tocan. O sea, que un autocarllegue a la hora se agradece. Y que, cuando pones pie en el destino, un selecto grupo de azafatos y azafataste reciba a pie de plataforma con gustosos detalles, se agradece aún más. Todo con un orden y unapuntualidad que provocó ciertos ánimos algo disolutos al pasar del verlo al degustarlo. Cada vez hay másmotivos para celebrar algo, Y también es un detalle que las celebraciones se compartan cada vez más. Unailustre Grmana quiso compartir la nueva década de forma dulce y tentadora. Como durante el verano unaempresa chocolatera dice que no vende sus productos, la anfitriona debió buscar las primeras cosechasdel otoño y el personal comprobó cómo la publicidad a veces no engaña: “inconfundible, incomparable:¿qué haría yo sin él?” (está claro: es su marido). Los bombones bien perfumados por dentro con variadoslicores, los cafés y las botellas de espirituosos, todo el conjunto creó un ambiente tan agradable y
    • 159dicharachero que se extendió a lo largo de la etapa. La orientación se resintió. Quizá quienes asuman serguías del camino debieran pasar por un control previo de la composición de la sangre en vena.BúsquedaUna pareja se perdió. Así de claro. Y durante bastante rato. Parece que no habían bebido demasiado. Loque estaba claro es que hacía tiempo que no se veían. Y se perdieron. Seguían marcas pero debían sercontrarias, porque llegaron al punto de origen. Mientras, las unidades de transmisión no perdieron elcontacto con ellos. Al final, esperaban en la plaza de Arbúcies, rodeados por pancartas que anunciabanalguna independencia, mientras grupos de interculturales llenaban el espacio público. La anchura de uncamino con árboles de ribera permitió disfrutar de los colores del otoño y pisar las hojas caídas.Alcornoques, encinas, álamos y chopos que irían cambiando a medida que se dejaban los 487 metros deRiells y se llegaba a las cercanías de Sant Climent, a 680 metros, con los restos de una ermita. La alturapropiciaba buenas vistas llenas de cortinas de niebla que dibujaban otra realidad de una naturalezadisimulada por este manto meteorológico. Una subida tensó los ánimos, quemó alcoholes y recordó quese había de parar para lo de las fuerzas. Mientras la comida importaba para unos, la búsqueda de losperdidos era fundamental para una minoría. En estas situaciones, las dudas humanitarias asaltan pormomentos a algunas mentes. En fin, la bota debe curarlo casi todo.Tres zonas naturales: Parc Natural del Montnegre.Corredor, parque natural del Montseny y Les Guilleries.Cazadores, buscadores de setas y Grmanas que buscan disimulados lugares para sus quehaceresfisiológicos. Mientras los de la escopeta otean, ellas los vigilan: parece ser que no quieren ser “cazadas” infraganti.Plan ELa subida, después del alto en elcamino, condujo a un bosquecaducifolio que se iba despojandode su vestidura a causa del viento.Las hojas cubrían la carretera ydaban trabajo a dos operarios quepulían el asfalto otoñal conmaquinaria diversa. Alguien mirabasi ambos pertenecían al Plan E, perono se veía ningún cartel de esos queinundan el Estado y que cada unovale 1200 euros: “Obra ejecutadapor el ayuntamiento de Riells, Planespañol para el estímulo de lalimpieza continua de las carreterasen otoño”. No, dijeron ser pagados por el ayuntamiento y su cometido debía ser vigilar la caída de hojas yperseguirlas hasta el cubo de la basura. Debían ser más rápidos que el viento. La lustrosa carretera debíaser para facilitar el acceso a un complejo hotelero apto no para todos los públicos. Allí otros seguíanabrillantando las carpas, zona de piscina, fuentes y jardines varios. Ceremonias civiles a un lado y lodemás, al otro. Una Grmana dijo haber comido allí y bien. Y aquí, más camino, subida continuada hastadescubrir las primeras casas de Arbúcies.Heroínas anónimasNunca tendrán un monumento. No saldrán en los diarios. Se las olvidará. No importa. Ella, de Can Callís,es una heroína. Sola, atiende a su padre y a su madre, ambos en silla de ruedas. Y se levanta pronto,atiende tierras y animales, hace vino y pone cara de felicidad. Cuando alguien le habla de la ley dedependencia se ríe. Echa de menos cuando aún tenía más fuerzas. Derrocha vitalidad. No se queja enpúblico. Y cada día hace comidas de las de antes. Parece feliz.Buena entrada en Arbúcies, el pueblo de las carrocerías de los autocares, con referendums a la vista (“¡sonpocos pero hacer un ruido...!” dijo alguien), plaza porticada, cerca el castillo de Montsoriu, con una fuenteaccionada por un curioso mecanismo. El pueblo donde se fraccionó el grupo, el autocar fue, vino yvolvió. Fue el sitio donde los que no siguieron se perdieron un buen trozo en subida con un paisaje de LaSelva sublime (“el paisaje es maravilloso si hubiera tiempo para mirarlo”, alegó un Grmano al llegar a SantHilari).
    • 160Pasar por la piedraLa guía oficial así lo dice. Transcripción. En este recorrido del Gr está la “piedra de Serrallonga”, unapiedra plana donde dicen que el famoso y legendario bandido “pasó por la piedra”...¿a quién? Alpropietario de una masía. La subida era continua, fuerte, apta para poner a prueba las fuerzas finales decaminantes que echaban de menos antiguas etapas como ésta. Joanet, un núcleo en medio del camino.Los bosques dejaban ver los perfiles de una perspectiva formada por las montañas del Montseny. Cerca,allí al lado, los abetos cultivados para ser vendidos en la próxima feria de Espinelves. Muchos abetos quedieron paso a Can Faustino, un criadero de caballos. Y, después, al castillo dEn Roca, una mansiónsituada en un promontorio ya dentro de Sant Hilari. El destino final estaba cerca, aunque no para todos.RecibimientosAllí se daba la bienvenida conaplausos a los que llegaban por elGR. Mientras un distinguidoGrmano te recibía con la habitualjarra de cerveza (¡qué detalle!), habíaresponsables expectantes. La escenaera curiosa: en una mesa al sol, elcoordinador abría la cajarecaudadora, bajo la atenta mirada deuna inspectora de Hacienda quehacía tiempo no aparecía por estoslares. Quien llegaba era abordadopor el cobrador de la etapa, aunqueno hubiera empezado ni a comer.Despojado el interfecto de susdineros, caía en manos del nuevolotero, el cual le transmitía ilusionesdel tipo ¿y si cae aquí?.Mientras, una pareja se guiaba por el walki para llegar. “sigue las marcas y llegarás al bar la Báscula”.Consulta sobre si iba bien o no. “No te preocupes, tú sigue adelante”. No aparecía el bar del toldo rojo.Consulta. “Tú sigue, no te preocupes”. La pareja, con rostro preocupado, debía recordar la añorada etapaandorrana por la Vallmadriú. Pasan el pueblo, continúan, preguntan a alguien y dan marcha atrás paraencontrar el destino final. Enfado lógico.No obstante, aun siendo ella víctima de tal confusión, agradecer su invitación a cava. Otro aniversario.Felicidades a ambas. Alegría por la vida que continúa. Podría ser un Viva la Vida cantado por rostros queemocionan (mirad sus caras).Viva la vida y viva la solidaridad, según el budismo:“Yo soy uno pero los demás son muchos”Terrassa, 28 de noviembre de 2009Cuarta, entre Sant Hilari Sacalm y OsorResistir para celebrarGrmanos y Grmanas: “Resistir es vencer”, era la pintada que recibió a un grupo tan variopinto como ésteen Sant Hilari Sacalm. Acostumbrados a otras épocas de alto voltaje reivindicativo, la frase tan actualizadadebía responder no a cambios políticos sino a preocupaciones ambientales. No querían la línea de muyalta tensión. Por eso había que resistir. Aunque, si de resistencia hablamos, el actual autocar sometió alpersonal a un frío invernal dentro del habitáculo. Claro que hubo que resistir el aire frío, la ventilacióninoportuna, los intentos de calentar el ambiente. Y qué mejor que entretener la mente colectiva condisquisiciones variadas que focalizaran los fríos hacia cuestiones candentes.En la parte de atrás un grupo se lanzó al ruedo (nunca mejor dicho) de si corridas sí o no. Como que deunas todos estaban de acuerdo se pasó a las otras. Y aquí hubo quienes creyeron que Cataluña esdiferente, va un paso más allá y debe prohibir tamaña aberración. Otros estaban en contra de tamaño
    • 161espectáculo pero estaban en contra también de tantas prohibiciones como cada vez hay. Del ardordialéctico se pasó a pedir consultas y más consultas, referendums y lo que haga falta. Y más en la zonadonde estamos, casi con las urnas aún calientes de independencia. Llegados a este punto, se solicitótambién hacer otra consulta sobre si los pájaros domésticos deben estar dentro de la jaula o no. O si losbilletes de Félix Millet deben estar dentro de una caja fuerte o se debería abrir y esparcirlos urbi et orbe.También se hubiera podido debatir ese caso que honra a Grmania, quizá de los únicos en esta comunidadautónoma: ese Grmano seguidor de un galáctico y “christiano”club de fútbol que fue un entusiastaorganizador de una consulta independentista (para que ganara el sí, por supuesto). Puestos a acoger, quevengan cuantas saharauis quieran. Aquí cabemos todos.De pieEl camino fue un puro trámite en días previos al invierno. Amplia superficie, sin dificultad. Un paseotranquilo, calmado, justificable por el estado de la naturaleza y por las celebraciones finales. Muchopersonal, un hito en las cifras de afluencia de esta hermandad. Mientras, el infiltrado observador,perteneciente a grupos paralelos muy serios y bien organizados (casi cuadriculados), notaba losmovimientos del personal. Su escepticismo era evidente. Como si pensara en a dónde iba esta gente y quése traían entre manos en momentos anteriores a la Navidad (llamadas ahora “fiestas de invierno” por lasmáximas autoridades educativas catalanas). Pero este sujeto se debería convencer luego que las aparienciasengañan. Y así debió quedar cuando los actos del público comensal le demostraron que, con aparentepoco orden pero sí con mucho concierto (buenos maestros/as de juergas tenemos), se articuló unajornada memorable, de las que hacen historia. A pesar de intercambios de impresiones divergentes enregalos y otros temas (necesarios para ver mejor la realidad), el programa de actos siguió un ritmomarcado casi “en ningún sitio”. Anarquía organizada con un sabor muy agradable .El frío apretaba, la desolación invernal aclaraba el paisaje, al fondo el Canigó nevado, camino despejado,el sol se cotizaba al alza. Paisajes abiertos, tranquilidad, campechanía, relajación, pocos kilómetros,ninguna dificultad, suave subida, bajada hasta el final.El desayuno también marcó otro hito. Transcurrió de pie, muy poco personal en tierra. Y una parte delsuelo era una pura capa de látex usado. Restos de placeres condenados por ligas antiabortistas, puritanosal uso y censores de los buenos momentos de la carne.CelebracionesSubida. En la parte de arriba se desechó llegar aún a lo más alto. Para qué. Se iba a lo que se iba, para quédar rodeos y hacer cundir el camino. Tranquilidad, animales sueltos, perros sujetados para evitar lances,pista forestal plana, relajación general hasta Osor. Un vistazo a la iglesia, autocar y a comer en Ca LElisa,en Anglès. Gran ambiente, el personal dio la sensación de satisfacción. Una parte del sector femeninoanotó cierta evolución de la lascivia a la gula. Habrá que tenerlo en cuenta. La animación subió de tono, elcava personalizado completó el efecto acumulado de los alcoholes anteriores. El equipo de animación fueexcelente (“Todo esto lo hacemos por ellos”, se sinceró el gran animador a la salida). Quien buscó el localse hacía cruces. La promesa previa que casi le juró al dueño para que nos acogiera se hizo añicos. Le habíaprometido que se cantarían villancicos en catalán. No parece que el Asturias patria querida, el vino deAsunción y el todos queremos más le molestara en absoluto. Hasta no nos cobró los cafés y ofreciórepetir de todos los platos. Visto lo cual, se contempla volver en otras ocasiones.Después de jornadas como ésta y de tantos años pasados en agradable compañía con todos vosotros yvosotras, permitidme cerrar el año con un texto antológico de Mario Benedetti, poeta y escritor uruguayoque murió este año que pronto acaba:Primero que todoMe gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sinoque sabe lo que hay que hacer y que lo hace en menos tiempo de lo esperado.Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja lassoluciones al azar.Me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanosy nos podemos equivocar.Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticosesfuerzos individuales.
    • 162Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables.Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.Me gusta la gente que al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente; a éstos los llamo mis amigos.Me gusta la gente fiel y persistente, que no fallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.Me gusta la gente que trabaja por resultados. Con gente como esa, me comprometo a lo que sea, ya quecon haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.Mario BenedettiTerrassa, 23 de diciembre de 2009Quinta etapa, entre Osor i Planes dHostolesEn invierno también se puede dar el salto y sudarGrmanas y GrmanosLa inauguración del año 2010 estuvo llena de oportunidades para probar platos variados, frase pocoafortunada cuando se dice después de la glotonería navideña. Pero eran “otros platos” los que, en sentidofigurado, pasarían por delante del personal. Qué decir de la fortaleza física del grupo, una cuadrillaaltamente eficaz en etapas de fuertes subidas y bajadas. No se puede pasar por alto el poder paraencaramarse y cruzar fronteras prohibidas. O qué decir de esa acomodación al ritmo bailarín de la sardanaal final de la etapa, verdadero mimetismo con las tradiciones autonómicas.HabilidadesDe hecho, las habilidades físicas calentaron un ambiente propio de un invierno con sus rigores casiolvidados. Quienes se interesan más por los tiempos hechos en las carreras y a veces menos por losprocedimientos, esta vez aguzaron su ingenio y memoria para dar rienda suelta a sus “habilidades” enmarcha. En el autocar se contaron divertidas anécdotas, quizá precursoras de saltos posteriores. Porejemplo, ese nadador que, en plena competición con el graderío lleno a rebosar, se tira, pierde las gafas,vuelve a cogerlas y se las pone, mientras sus competidores (de entre 70 y 80 años) le demuestran que a suedad van más deprisa en el agua que en tierra. O ese otro sujeto que, en un campeonato de España, se lesuelta el bañador y ha de dedicarse a bajar tiempo y a subir la ínfima prenda en cada viraje para evitar elaireo de partes reducidas a la mínima expresión (por la acción del agua, se entiende). Y qué decir de quienpulveriza los tiempos de las carreras por asfalto pero en una fue tan veloz, con la vista tan fija en elhorizonte, que no se dio cuenta de que delante de sus narices tenía una señal vertical de tráfico. El choquebrutal con el apéndice nasal no le impidió luchar, una vez más, contra el cronómetro.Visto este planteamiento inicial, cualquier empresa del camino puede ser acometida. Con estas habilidadesno hay valla que se resista. Desde la salida de Osor, las cuestas iniciales pronosticaban que el perfil condientes de sierra sobre el plano era verídico. Hasta unos perros ladraban nada más salir, quizá era unaseñal de advertencia canina llena de matices. Pronto la subida abre el paisaje y calienta músculosresentidos por las bajas temperaturas. La Mare de Déu del Part no era ninguna indirecta a nadie del grupo,era una ermita que predecía que después vendría el Coll de Nafré, a 610 metros. Este punto dejaba ver unamplio horizonte, con formaciones rocosas que algunos les encontraban almas gemelas. Pero la superficiea la que nos acercábamos sin duda estaba llena de agua.SusquedaEl agua embalsada se asomaba dibujando formas diversas según hubiera aproximación o lejanía, según lascurvas dejaran ver las partes o casi el todo. En bajada lo que seguro que asomaría sería la gran pared. Elmuro de cemento, esa obra de ingeniería que tantas polémicas creó en otras zonas, o que tantasinauguraciones pasadas recogieron los NO-DOS. Una vez cerca, las señales estaban claras: había quecomer. Primero la manduca, luego el estudio de la zona y después la dicotomía entre los más estrictosseguidores de las marcas y los liberales que no les importa adaptarse al medio y respetar las normasañadidas.
    • 163Llenos los estómagos, las mentes confabulaban sobre cómo seguir el camino. Había que cruzar la paredpor el acceso superior habitual. Pero una puerta metálica franqueaba el paso. Para los máximos seguidoresdel reglamento GR, su religión les impedía pecar contra las marcas y rodear por la carretera. Ser del sectorestricto implica unas obligaciones. La solución fue evidente. Cierto retraso del grupo general y asalto a laverja, emulando la tradición de los mozos almonteños con la virgen del Rocío, el Muro de Berlín o apropiedades de ricos en momentos de necesidad. Contaban con orgullo cómo sus cuerpos se cimbreabany ondulaban sus cinturas para que el salto de obstáculos fuera limpio. Incluso hubo un varón que dice queaprovechó su desinteresada solidaridad para intentar colocar sus manos como soporte o como empujepara amasar posaderas ajenas y femeninas e izarlas hacia lo alto. Al mismo tiempo, el resto describió unaamplia curva para sortear el impedimento geográfico por un paso honroso, sin atentar a la normativavigente. Mientras este personal se adaptaba al medio y acometía la subida desde la zona más baja, alguiencon vista de lince oteaba el horizonte hacia las dos verjas prohibidas por la autoridad competente.Intentaba adivinar si aquello que colgaba de una alambrada era un escroto o no. Decía que con la edadesta bolsa masculina cada vez va más ligera, es un colgajo mayor y se balancea más, lo que pudiera darlugar a que una púa de la verja hiciera mella en la envoltura testicular y rasgara tamañas partes. Nada, niescroto ni lesión en el perineo ni gónadas ni otras glándulas de nadie quedaron heridas, sueltas y a laintemperie. Pasaron victoriosos ambas verjas por el arco de triunfo. Dieron el salto con soltura.SubidasDe los 330 metros de Susqueda hubo que ascenderhasta los 806 metros de Sant Martí Sacalm.Continuada subida a la que se temía, no tanto porfalta de fuerzas sino por los estragos navideños encuerpos castigados por celebrar con devociónculinaria nacimientos divinos. Una antigua pedreraenseñaba sus entrañas vacías mientras la ascensióncontinuaba sin parar hasta el final. A cada curva lasvistas del pantano se agrandaban. De un ladopasábamos al otro. El agua en medio, allá abajomientras otros líquidos en forma de sudor asomabancomo efecto del esfuerzo. Sudores que pronto seenfriaban. Pero no. La subida no paraba. Cada uno asu ritmo. Mirar hacia arriba. Esto no acaba nunca.Otra vuelta. El pantano cada vez más grande. O sea,subimos sin parar. Y allá abajo estábamos hace unmomento. O sea, hemos subido más. Y más sudor.Fíjate, restos de nieve. O sea, antes el agua líquida delpantano, ahora las gotas de sudor que se evaporan obajan por la frente, ahí el agua sólida y blanca a loslados del camino. La pista parece no tener final. Secorona arriba pero sigue subiendo. Pronto se adivinael poblado disperso de Sant Martí Sacalm. Casa depagès, ovejas, vacas. Vida animal. Y, como un faromarino, allá arriba está la Mare de Déu del Far. No, no se trata de seguir subiendo. Llegados a este punto,bajemos.Temas digitalesLa bajada era seguida, mojada y con cuidado. Piedras que resbalaban. Ese musgo verde tan peligroso si sepone la zapatilla de goma encima. Si todo lo que sube baja, bajemos. Pero antes, los primeros tuvieron unpensamiento digital. Se imaginaron cómo iría nuestro rapsoda con su dedo. Intuían cómo lo iría ajustandoal suelo, un movimiento para acá, otro para allá. Ahora lo levanto. Luego lo acomodo. Que no tropiececon una piedra. Que no me lo toque nadie. El dedo saltarín de un lado a otro dentro de la bota secomportó tan bien que le dejó llegar por sus propios medios. Luego también se supo que otro atleta tuvoque enfrentarse con su uña rebelde. Otro dedo retando a su propietario. Pudo el dueño. Días después, lotrasladó a tierras alicantinas y lo sometió a una media maratón. Y ahí está con la gratificación: un tiempobrillante. Todo gracias al esfuerzo y al buen comportamiento del dedo.
    • 164Redimir penasEl cruce con la vía verde del carrilet hacia Girona anunciaba el final. Bicicletas y cazadores esperaban alacabar en Les Planes DHostoles, a 350 metros. Poco a poco el grupo se juntó y el autocar trasladó alpersonal al meollo del pueblo de Anglès. A ese sitio donde en diciembre hubo comida navideña peroahora tocaba otra versión más apegada al entorno. El sitio escogido estaba en el centro del pueblo. Unaferia multiétnica y multiproducto era el marco incomparable de la ambientación posnavideña e invernal.Junto al bar, en la misma plaza, una cobla tocaba sardanas. Como cuando la valla, aquí también hubodivisión: una parte del personal comió fuera y disfrutó con el ameno sonido de las sardanas, mientras seformaban corros de gente que bailaba. Otros se refugiaron en el interior, en un bar añejo, de loshistoriados, el bar Gubau.Llegados a los postres, el plan parecía sacado de la película “El Golpe”: con amplia sonrisa el afortunadoencargado de la lotería devolvía el dinero jugado, asesorado por su ayudante de campo. Lejos, observabala escena el recaudador de la paga mensual por derechos a salir de excursión. Él veía la cara de felicidaddel personal, cómo introducían en sus carteras el reintegro de la lotería. ¡Ay, infelices, ignorantes! Cuandoel reparto llegó a su fin, se levantó el recaudador y su ayudante y atacó a los bolsillos. ¡Qué poco duran lasalegrías en casa de los pobres! Aquellos billetes fueron a parar a quien de temas bancarios sabe mucho.Pero las cifras no cuadraban. Inmediatamente se formó un sanedrín de crisis en una mesa. Repasabancifras, se estrujaban los sesos para averiguar dónde estaban los veinte euros que faltaban. Hubo inclusointervención especial de expertos fiscales y auditores.Mientras, el grupo del exterior estaba realizando una labor que nunca seremos capaces de agradecerles.Imbuidos por el hilo musical de la sardana en directo mientras comían, se lanzaron al ruedo y bailabancon gran soltura de movimientos. En realidad, GRMANIA tenía una deuda con Anglès y ellos estabanredimiendo las penas. Aquella promesa navideña de cantar sólo villancicos en catalán se incumplió concreces en el restaurante Ca LElisa. Por tanto, había que saldar la deuda, redimir aquella afrenta con lacultura del país y con el incumplimiento de la palabra dada. Ésta era la mejor ocasión para hacerlo. Y sehizo. Y también se descubrió que quien más sabía bailar sardanas era porque en su juventud este baile lesirvió para no se sabe qué con un amor platónico.Con la lección aprendida, con la deuda saldada, con el orgullo del deber cumplido y con la mirada hacia elfrente (hacia el autocar, claro), llegóel momento de partir. Pero antescada persona tuvo un detalle con elpueblo hermano de Haití. Ahora fueun acreditado bancario quienrecaudó los donativos y los ingresódonde corresponde. Fue algo másque un detalle para cerrar. Un buenmomento para recordar aquella frasede Kevin Kelly:“Nadie es tan inteligente comotodos a la vez”Terrassa, 30 de enero de 2010Sexta etapa, entre Planes dHostoles y OlotResbalones volcánicos a bajo ceroGrmanos y GRmanasLa corazonada del día empezó con buenos principios. ¡Mira que resulta descorazonador esperar, esperar yesperar a que llegue el autocar y que no se presente! El corazón empieza a latir y las pulsaciones parecenadelantarse a un posible despiste de uno de tantos conductores como se han dado a conocer. Pero no, losbuenos presentimientos se cumplieron. Tres cuartos de hora antes de la salida allí estaba, relajado, sinsaber a dónde ir, despreocupado de la ruta, sin más sistemas de navegación que sus gruesos dedos, el ojoavizor y dejarse llevar por quien buenamente le orientara qué carretera coger. Ni se inmutaba, el pulso
    • 165constante, mínimas preocupaciones, velocidad adecuada y sobresaltos los menos. No parecía necesitarpruebas de esfuerzo, sus latidos no le debían delatar anormalidades coronarias, a juzgar por las formas(aunque a lo mejor la fiesta iba por dentro).PreparativosNo cabe duda de que hay padres espirituales que, mientras confías tus huesos al que va conduciendodelante, ellos te van preparando el camino hacia otras edades. Mira que dicen que es difícil afrontar “elfluir del río de la vida”. Pues aquí es fácil porque “quien a buen árbol se arrima...” Y hay quienes seprotegen de lo que vaya a venir con los consejos de quien de los menesteres de las próximas edades sabeporque se las trabaja y debe vivir bien con sus cuidados.Viendo a la tercera edad se aprende y se descubre en lo que uno también caerá. Ellos también tienen sucorazoncito, sus toques eróticos, incluso hasta hablan de encumbrados ex-presidentes que se dedicaban avolar en aviones preparados al efecto lujurioso y, después de tanta práctica oral también en despachosovales, va y le sorprende un infarto. Al parecer, ya hace tiempo que las válvulas no le iban, pero otrosmúsculos sí. Con lo que la conversación también discurría hacia los derroteros pecaminosos de padresespirituales de verdad que caen en los placeres de la carne, o sea, acelerones sanguíneos muy humanos queno respetan ni la edad ni las creencias ni la tonsura. A lo que el padre espiritual ficticio sentencia yjustifica: “Picha tiesa no cree en Dios”. Pero los chinos, que ahora también demuestran ser muy listos, yalo dijeron en uno de sus proverbios: “Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón”. Pues aello vamos.TierrasTambién se aprende en estos caminos cuando se juega a la confusión de los sonidos, tu oído como ya nocapta bien todos los matices tiene que interpretar más de la cuenta para adivinar el objeto de la charla. SinSonotone ya empieza a ser complicada la vida. Por ejemplo, una moza va y dice: “Para encontrar unojoven y bueno, tiene que ser difícil y caro” y añade: “A mí los de lEmpordà me entran bien” Para resumir:“ Mejor que los envejecidos, me gusta más la chispa de los jóvenes” . Y aún pregona gustos másgermánicos: “También me gustan mucho los de la cuenca del Rhin”.No cabe dudar a lo que se refería. No, no era aquello que te hace ser incrédulo en Dios. Más fácil, aún.Hablaba de vinos y de sus gustos. Por cierto, afirmaba que un buen vaso es bueno para el corazón,órgano que también transmite: “La boca pronuncia lo que el corazón apunta”. Al final ella acabóacudiendo a mayores graduaciones que le produjeran más efectos beneficiosos.El camino parecía discurrir por terrenos estudiados desde la infancia. Era aquel juego de la imaginación enque el profesorado se empeñaba en que adivinaras que hace miles de años allí había un volcán. Y tú no loveías porque la televisión podía más que el profe. Los árboles ocultaban aquellas explosiones terribles delas películas. Pues allí estaba el personal. Con los pies con sobrepeso por culpa del barro acumulado. Convarias iglesias y ermitas, Cogolls, una ermita que funcionó como castillo y antiguo templo pagano llamadaSant Salvador de Puig-Alder, que ahora es un refugio para caminantes. Un entorno que anuncia que elparque volcánico de la Garrotxa se aproxima. No sin antes cruzar una tierra arada que desemboca en unacasa como si del Rastro madrileño se tratara.Los latidos aumentan a medida que los resbalones volcánicos verifican la inestabilidad del terreno.Zapatillas bien protegidas por capas y capas de restos de pasadas erupciones mientras el pausado discurrirpor entre frondosas masas de bosque hace que las distancias entre grupos sean más que alargadas.Las masías aisladas entre restos de cráteres parecían estampas de épocas a punto de pasar página. Aquellosanimales cuidados por personas ya mayores eran símbolos de un presente ya pasado. Parecían adornosbucólicos de un paisaje aderezado por altiplanos, ermitas y esa placidez previa a la entrada en la granaglomeración de hayedos sin hojas. Todo en un ambiente plomizo, enmascarado por los colores grises ymarrones de la naturaleza en reposo. No era un disfraz de carnaval, era el invierno que mantenía latemperatura constante: a bajo cero. Lástima que uno de nuestros Grmanos no pudiera asistir a este paisajeinvernal, siguiendo indicaciones de reposo de galenos cardiólogos. Siempre hay que hacer caso a quienestienen el corazón entre manos.LatidosA pesar de las pérdidas en caminos fáciles pero con marcas enmascaradas, aquellas tierras volcánicas sepresentaban tentadoras como para someterse a otros ritmos al final del recorrido. Olot significaba el final,pero también la reflexión , la puesta en común de sentimientos, la celebración de cambios, la valoración
    • 166de frutos cosechados tras muchos pasos en amorosa compañía. Atravesar la capital de la Garrotxadescubrió fábricas de embutidos, zonas industriales y una sorpresa no imaginada por quien procede de lasantípodas. Allí, al final, antes de entrar, ella observó que esos animales que viven a 3.000 km. de su lugarde nacimiento, aquí se ofrecían ya puestos en el plato. El bar destino final presumía de ofrecer carne decanguro. O sea, un gran salto de estos marsupiales hasta trasladarse congelados a tierras famosas por suschacinas y derivados del cerdo.El intenso frío y el anuncio de los primeros copos de nieve se combatieron con los calores artificiales ycon la demostración efectiva de los resultados de otros calores ya muy consolidados. El reservado para laocasión acogió a un personal ávido de postres, cavas y demostraciones de lo que el corazón es capaz dehacer. Y allí, en aquel ambiente tan expectante, él hizo una confesión en público a corazón abierto. Hayque descubrirse ante nuestro mejor contador de cuentos, que esta vez no nos sorprendió con uno de lossuyos. La prueba del corazón no engaña y si se declama en público, es sinceridad compartida. Fueronentrañables momentos donde lo evidente se vistió de amor emocionado y bien escrito.Hace unos años nadie pensaría en que tantos sudores y caminos iban a dar lugar a que una experta encorazones ajenos tuviera su “corasón partío” entre un experimentado y veterano Grmano y un niño quetambién le ha cambiado la vida. Esta vez no le quedó más remedio que ocuparse en serio de su propiocorazón y descubrir por qué latía más fuerte. El 1 de enero de 2008 pasó algo, el pasear perros sacó apaseo otras sensaciones, todo se consolidó y aquí están las pruebas en la frecuencia cardíaca de ellamientras oía las palabras de él, se percataba de la glosa escrita por quien pasaba los sentimientos por eltamiz de la filosofía y, al final, veía el audiovisual tan bien compuesto por quien sin estar, también estabaallí.Los dulces y los brindis consagraron una sobremesa en honor a ellos, aunque el electrocardiograma de ellase predecía más que alteradoen aquellos momentos. Y, para rematar la jornada, qué mejor que hacerlo conesa bebida que dicen que es muy buena para mantener el tono cardíaco: el whisky. Los chupitos debíantener propiedades medicinales, a tenor de los tragos repetidos y de los efectos posteriores. Una moza llegóa declarar que los mejor de los GR es el camino de vuelta en el autocar. No es extraño.Y para todos los que ya gozamos de veteranía, ese mismo día 13 de febrero el nutricionista José MaríaOrdovás, en EL PAÍS, nos dejaba un buen consejo:“La fórmula de la longevidad es acostarse cada noche con la idea de que al día siguiente se tieneuna misión”Nota:(No cabe duda de que tantos motivos fueron más que suficientes para que uno haya recurrido en tantasocasiones a la palabra “Corazón” y sus efectos en esta epístola. En homenaje a ella, a sus amores y a suscumpleaños)Terrassa, 4 de marzo de 2010Séptima etapa, entre Olot y Beget¿Para qué sirven las polainas y los chupitos en la nieve?Grmanos y GRmanas: Memorable etapa, de las que permanecen en la retina. Se le pueden poner muchosadjetivos a un paisaje con la nieve como protagonista, lleno de matices, de gradaciones, sin asomo deprimavera más que en algunas mentes en el camino de vuelta, el invierno en los árboles, el frío llevaderocon sudores incluidos. Y con la inexperiencia a los mandos de un vehículo que apenas se sabía por dóndese dirigía al destino final. Quien ponía Baget en el GPS ni lo detectaba. Tampoco le sonaba el nombrebien escrito, él que se autotitulaba como experto en viajes internacionales. Vueltas y más vueltas para ir ypara volver, quizá con la intención de observar los efectos de la gran nevada en los postes “políticamentecorrectos” según la empresa, pero partidos y sin electricidad por la amplia Girona.La gran nevada provocó esa historia oculta que hay detrás de cada etapa. Los teléfonos no pararon desonar la noche anterior. Hubo conatos para desconvocar, la prudencia antes que el peligro, el seco asfaltociudadano antes que el camino mojado. Pero los intentos de movilización para quedarse no triunfaron.De todas formas, las huestes estaban diezmadas y, a día de hoy, tampoco nadie ha investigado las causasde tantas bajas se supone que justificadas: enfermedades, miedos, compromisos, aversiones a la nieve y asus efectos colaterales. Mucho autocar para poco personal. Quien no vino se perdió comprobar la grannevada y saber para qué sirven las polainas.
    • 167PolainasAnte la alerta dada, hubo tiendas que agotaron las existencias de tal protección. Fueron pocas personas lasequipadas pero las lucieron y bien. Nada más llegar a las inmediaciones de Ca la Nasia (recuérdese unacomida de Navidad memorable aquí, con nieve a la puerta), el autocar parecía emular el casi “triunfal”paseo motorizado por Mont-Rebei, se veía que avanzaba “hacia el infinito y más allá”. No paraba y ya casiestaba en medio de un estrecho camino lleno de chopos. Cuando lo hizo, de pronto hubo quienes seagacharon y empezaron a tirar de correas, cintas y presillas. Luego hicieron un discreto desfile de modelosy mostraron polainas a cincuenta euros el par. Pero hubo otro que no llegó a mostrar su diseño másartesanal. Venía provisto de cinta aislante para proteger los pantalones en caso de necesidad. Y si hacíafalta usaba también el papel de aluminio del bocadillo como refuerzo. Dos modelos distintos para nomojarse con la nieve. Pero, al final, unos y otros, o sea, todos, notaron las humedades en los bajos. Lanieve les mojó los pies en el tramo final. Hasta se vio el espectáculo de los más ortodoxos con los tobillosy las canillas empapadas por el sudor de la polaina. Van, la quitan, la guardan y luego viene la necesidadno cubierta.ChupitosLa primera parada fue en una curva con nieve a los lados. Mientras se consumaba el acto de la manduca,se efectuaron algunos estudios sociológicos, más profundos a medida que los chupitos pasaban a la sangrey se comprovaba su deseado efecto. El estudio más significativo fue el análisis y la clasificación grupalsegún fueran los motivos de la asistencia a esta etapa: había gente que vino para no caerse de los primerospuestos de la lista, la antigüedad es un grado y los galones no se pueden perder por una ausencia de estetipo, aunque la meteorología te hiciera dudar; otros vinieron por miedo a algún posible ERE temporal enGRMANIA; las ausencias decían que ya habían quedado marcadas, estigmatizadas con un no diploma uotras condecoraciones venideras. En resumen: los había convencidos de venir, los que no vinieron, losque se apuntaron y se echaron para atrás y los que, aun viniendo, intentaron convencer a otros paraquedarse en casa. Como no hubo pacto, pues allí estaban. La nieve empieza a coger tonalidades diversas,los chupitos de anís del mono, los pacharanes y las botas empiezan a flexibilizar las lenguas. Dicen beberuna especie de anticongelante especial para aguantar los rigores climáticos previos a la primavera. La mozamás versada en alcoholes varios justificó su existencia así: “Yo vivo para dar felicidad a la gente”.BarrosOlot, Cap Sec, el antiguo Hostal de la Vall del Bac, cal Ferrer, la antigua escuela y seguir hacia el Bosc delQuer, corrimientos de tierras en 1988 con 300 metros del camino original desaparecido, can Cortal, el colldel Salomó y Beget. Todo esto y más con barro, hielo y nieve en una etapa de las de recordar. Fue única eirrepetible. En especial porque entre las polainas y los chupitos se combatió la rigurosidad de un clima quedejaba unas imágenes inolvidables. Desde el Coll de Salomó, el Pirineo de Girona parecía una murallapintada de blanco, con una masía de las de antes allá abajo y con falsos atisbos de Beget, pueblo que sehizo esperar. Y, en medio, había que haberse puesto de nuevo las polainas, pero como que no. Para qué.La nieve a veces ya aparecía pisada por variadas especies según huellas: antes de la horma humana, dibujosde neumáticos todo terreno, o jabalíes y hasta animales con cuernos (no humanos)El puebloHay quienes sorteaban licores a quien primero atisbara el destino final. Eran más ganas de llegar que deser espléndidos, aunque esto siempre se ha dado. Varios anuncios falsos del esperado final no respondíanmás que a las ganas de levantar una estrella dorada (de vidrio). Como no podía ser menos, la subida finalpor Can Jeroni desembocó en la joya de un pequeño pueblo con la iglesia como su símbolo más preciado.El marco incomparable fue un restaurante de diseño, con servicio oriental bien “normalizado”, lavaboúltimo grito en un entorno rural y sillas orientadas al sol y a la iglesia. Mientras se producía lareagrupación, el chófer venía presumiendo de una proeza: ser el primero en bajar por una carretera casiprohibida a los autocares, aunque la parte trasera guardaba las muescas de tal valentía.Los alimentos y las bebidas se fueron compartiendo, mezclas tan diversas que a veces pueden provocardesazones posteriores. Como remate final los nuevos abuelos del grupo sorprendieron al colectivoandarín con bombones y vino pedro xeres. Todo delicioso. Tal cóctel fue tan explosivo que el camino devuelta fue inenarrable.De vuelta
    • 168A pesar de la bajada de temperatura cuando el sol se retiraba, aquí ocurrió todo lo contrario. Debía de serpor influencia de la frontera francesa de allí al lado, reminiscencias de cuando lo verde empezaba al otrolado de los Pirineos. Pues aquí el verdor de dentro del autocar era más que evidente. Freud y Young lotendrían fácil para sus estudios de campo. Y, por si fuera poco, se produjo una llamada a quien tiene eltema “bajo mano”, hombre versado en teatros e interpretaciones varias. Su asesoramiento debió enervaraún más los ánimos. Cualquier frase o palabra era motivo para reverdecer el ambiente. “Voy y me pinto elojo”, dijo una moza: probad a sacar matices y extrapolad a cualquier otra frase afín durante las más de doshoras del viaje de vuelta.Mientras, en la zona delantera, un ilustre Grmano (que no estaba para escuchar temas “traseros”: de atrásdel autocar) sufrió un desmayo que, afortunadamente, no llegó a mayores, sólo a un susto. Quizá si sehubiera colocado en esta zona trasera no hubiera perdido el conocimiento, o sí. Risas, hasta laextenuación.Entre la nieve, los chupitos, el yantar, Beget y las polainas, pocas etapas han dado tanto de sí. Fueronmuchos momentos muy bien aprovechados. Una vez más.Y, para acabar, recurramos al actual entrenador del Arsenal, Arsène Wenger (otro hombre que, como PepGuardiola, cuando habla “dice cosas”):“Un famoso dicho defiende que la única forma de estar en paz contigo mismo es si transformascada minuto de tu vida en arte”Terrassa, 4 de abril de 2010Octava etapa, entre Beget y coll de la GuillaDevociones duras con final felizGrmanos y Grmanas: Las devociones hoy son variadas y ya no hay nadie que conduzca a los rebaños porel mismo redil, aunque a veces estas prácticas tan devotas son duras. Caminar es trasladarse pero tambiénabrirse a paisajes diversos, y no sólo físicos. La cultura en fechas marcadas por un día al año tiñen todo deun manto literario desde el primer momento, pero perdura durante el resto de los días, con tanto gruesotomo como uno acapara a modo de despensa literaria para subsistir. Pero también hay oportunidades paraprácticas diversas y destapes de (in)conscientes en público.Los inicios fueron noticiosos. A pie de autocar alguien se presentó con el diario de la ciudad “reciéncocinado”, y nunca mejor dicho si se tiene en cuenta que quien lo traía convive con una cocinera docentey practicante. Los principios fueron buenos. El toque cultural del día iría creciendo, aunque no sólo de laletra se vive.MajestadesHay quienes tienen tanto libro metidoen la cabeza que, cuando hablan,degluten cultura bien digerida. Aquí losojos del personal se han paseado pormuchas páginas, pantallas, pizarras,países y hasta conciencias. El nivel esalto y el lenguaje puede usarse tambiénpara jugar a equívocos, frases con tressentidos, traiciones de las estructuras,insinuar más que decir, o explicar lascosas tal como se te pasan por lacabeza. Pero lo mejor es cazar a alguienpor lo que no quiso decir, que es quizáen lo que estaba pensando. La memoriaaún funciona bien y quienes caen en la tentación de recordar otros tiempos, pronto huyen del tópico de lanostalgia para decir que eso ahora se llama tener memoria. Por tanto, el mejor sudoku es asistir a un GR.Es aquello de las batallitas de cuando yo estudiaba, de qué hacía con mi adolescencia, o de si aquello eraesfuerzo y esto es placer fácil. O, también, hablar de temas actuales: esquizofrenias simples (tal cual),problemas mentales, juventud divino tesoro, o qué había debajo de las sotanas. Y tratar sobre temas duros
    • 169pero claros. Se detectó en el autocar cierta dama que presumía de probar libaciones diversas congraduaciones etílicas variadas. Ante la extrañeza de su cambio vital (ella que venía del deporte), alguien lepreguntó si a su edad ahora se había tirado al vicio. “Yo lo que tenía que hacer era tirarme a un hombre”,fue su sincera respuesta. Devociones que, para consumarlas, necesitan de bastante dureza. Y, en el viajede vuelta, le puso nombre y apellidos al sujeto en cuestión. Al momento, un hombre versado enmedicinas diversas, ante el cuadro clínico que observaba, diagnosticó que lo que se necesitaba era añadirlebastante bromuro al vino de la bota.Si de lo eclesiástico se trata, este grupo sufrió cierta tomadura de pelo por parte de Sa Majestad. Tanviajera es la afamada figura que, después de acudir a exposiciones varias en Barcelona, ahora no estaba ensu sitio. Pasaba la ITV en Valldoreix, chequeo y revisión no anunciada por los lugareños hasta que estásdentro del recinto sagrado y compruebas que, una vez más, te han engañado previo pago de la entrada.Menos mal que la devoción debe ir por dentro, si es que la hay. Nadie te dice nada hasta que apoquinas elpecunio estipulado y luego te encomiendas al Señor y dices para tus adentros: “Perdónalos porque otravez me han estafado”. Esto no debe tener relación con las anécdotas contadas sobre la educación enseminarios, el mamporro y la humillación. La versión moderna también se trató, con esos magreos,tocamientos y demás profundizaciones de pederastas amparados por algunos de la curia y vilipendiadospor la mayoría. Excepciones lamentables. Un gran dibujo allí en medio de una iglesia espectacular, con unnativo que el único arte que demostraba era el cobrar y expedir el papelito del tiquet y poca cosa más.Hasta estos lares y en estos tiempos uno se siente en manos del destino, admirando la gran obraarquitectónica como consuelo final.Claro que, para alivio del gaznate, el restaurante Can Jeroni esperaba al respetable con la cafeteraencendida. Ante lo divino siempre hay recursos más humanos y placeres momentáneos que animan.Mientras los modernos inodoros aliviaban las vejigas matinales, el café corría por las venas paraenfrentarse a la primera gran subida. Tertulia, relax, agua de la fuente y momentáneo olvido de lo quedebía venir. Después de la devoción, la dureza de la primera subida hacia la zona de oración. Parece queseguimos en un entorno litúrgico.El oratorioCierto. La primera subida templó los ánimos y empezó a situar a cada uno en su sitio. El estiramiento delgrupo era lógico, con Beget allá abajo en medio de un pequeño valle con paisajes que despertaban delletargo invernal. La primavera hacía intentos para anunciarse en unos caminos del exilio, sendas pisadaspor aquellas gentes que tuvieron que huir a la fuerza en aquellas guerras aún no apagadas, con juecescondenados por querer destapar duras realidades y enterrar a los muertos como se lo merecen. Los desiempre siguen “dando guerra”.Como que la hora de partida era muy temprana, no pareció que el café saciara al personal. Apenas doskilómetros recorridos y hubo que parar a reponer fuerzas en el coll de Golofreu, a 940 metros, no tantopor orar a Sant Antoni de can França sino para encomendarse a la mástica y a otro santo. Después de lospostres sí que hubo oraciones pero a santos profanos. Allí se cumplió con la promesa de traer alcoholesleoneses y, de paso, elevar el nivel cultural y profano del respetable (no todo va a a ser sagrado) invocandotodos a Genarín, “santo” protector de esta etapa, junto con el Sant Jordi más literario. Genaro secomportó y, después de recitarle los consabidos versos: “Y siguiendo sus costumbres/que nunca fueronun lujo/bebamos en su memoria/una copina de orujo”, el orujo de dos clases corrió por las venas, comosi tuviera un efecto de empuje para las próximas subidas. No obstante, hubo quienes notaron los efectosde tanta celebración, y atribuían a Genarín la causa de no subir bien. Pero subieron y éste podría ser elquinto milagro de tan ilustre y añorado santo leonés, muy “bebido” en la noche del Jueves a ViernesSanto en la capital leonesa.FronterasEl grupo se acercaba a uno de los pasos más desgraciados del final de la Guerra Civil española, el coll deMalrem. Ahora un pastor eléctrico te hacía saltar para evitar sentir el suave crepitar de la entrepierna, elcosquilleo en los bajos. Pero entre finales de enero y febrero de 1939, por aquí tuvieron que huir más de5.000 exiliados. Muchos actos se han celebrado en este lugar a 1.130 metros de altitud, hoy paseado porfranceses a la búsqueda de setas primaverales, vacas entregadas a sus quehaceres y excursionistas diversosque ríen para no llorar por tanta ignominia. El recuerdo es para ellos.La bajada discurrió por el margen izquierdo de la riera. Aguas ya francesas y cruce con nuestros vecinosdel norte. En el paisaje humano llamó la atención una moza decorada con los colores de la banderacatalana, sin saber uno de los idiomas de la Catalunya Nord. Detrás venía él con bastante cansancio
    • 170encima ante el tirón de la joven. El espino albar ponía las tonalidades blancas en medio de prados alpinos,bosques caducifolios de castaños y hayas y tiernos despuntes de hojas de tonos verdosos muy claros.Pronto La Menere, en el alto Vallespir, a 778 metros de altitud, se presentó como un pequeño núcleopoblado que te recibe con una tienda que copia el nombre del camino del norte, una fuente con agua notratada que sabe mejor que la de tantos tratos de las ciudades y un lavabo público. Un detalle francés atener en cuenta, así como el disponer también de una depuradora. Son esas notas diferenciales delterritorio hermano. El pueblo quedaba atrás y la subida, delante.De hecho, la ascensión no paró hasta el final. Sobre el trazado del camino se ocupó nuestro guía.Profundizó en el el discurrir orográfico del recorrido y llegó a la conclusión de que iba por mal sitio. Osea, según este hombre creíble y muy versado en conducir mesnadas andarinas, no tenía sentido dar ungran rodeo para llegar al destino final. Según él, quien lo trazó, no tuvo en cuenta la lógica. Delante lo quehabía era un espectacular bosque aún desnudo, con multitud de castaños grisáceos que esperaban que lanaturaleza les hiciera cobrar vida de nuevo. Y tú allí en medio de tanta altivez, pensando en que anteaquello eres un ser insignificante y no más importante de lo debido.MilagrosEl final de una parte de la subidasirvió para reposar, esperar al grupoy situarse en un lugar muy cercano aNotre Dame du Corral, enclavereligioso. Quizá fuera por estar allado de un nuevo oratorio o porinfluencia de San Genarín, pero allímismo se produjo algo parecido a unmilagro tecnológico. Un Grmanoque llevaba un walki-talki, lo tenia enla parte baja del el bolsillo, ésa quecasi roza otras partes, y de pronto sele puso a vibrar. Notaba ciertocosquilleo extraño muy cercano a susentrañas erógenas y vio que no habíaapéndices humanos al lado, nipropios ni extraños. Aquello no era normal, la función de vibrador se desconocía. La antena del aparato,de cierta dureza, también se agitaba con fruición, igual que el resto de la máquina. Tamaña excitación tuvoque ser cortada de cuajo a base de desmontar la fuente de alimentación, faena que costó bastante. Sedesconocen los porqués pero ahí queda el consuelo con la máquina.Col de la Guilla y el finalLa fuerte subida, cercana a una casa, desembocó en el coll de la Guilla, a 1.194 metros de altitud, un lugardonde antes decían que se veían caballos salvajes y hoy se ve la amplitud de un paisaje abierto, unacarretera serpenteante y el autocar que esperaba para la consumación de la jornada en un restaurante deEspinavell.Coll dAres nos introdujo en el valle de Camprodon y nos condujo al pequeño pueblo donde elrestaurante Les Planes nos esperaba, con una señora muy versada en servir embutidos y platillos propiosde la zona. Buenos manjares para el apetito provocado por tantas subidas.Y allí discurrió la otra parte del día, la alimentación del cerebro que provocará una mejor mente y un grancorazón. Antes, unos versos muy bien recitados por quien sabe mucho de competencias lingüísticas yhabilidades lectoras. Después, quien tiene su corazón colmado de gozos recurrió a una obra literaria muybien aconsejada. Al parecer, ya se la había leído antes. Se le notaba en la claridad mental de sus palabras yen las continuas apelaciones a tratar bien el corazón. Últimamente él es un experto. Día y noche. Un granlibro que, de la mano de Valentí Fuster y Luis Rojas Marcos, nos ayudará en el arte de mejorar. Y unacopa de cava que hay que agradecer a quien el día anterior celebró su santo, en honor a libros y a rosas.Un final feliz.Como no podía ser menos, ante tanta literatura, recordemos las palabras de Franz Kafka para finalizar:“Un libro tiene que ser el hacha que rompa nuestra mar congelada”Terrassa, 1 de mayo de 2010
    • 171Años 2010 – 2011Meridià verd: Setcases – El MasnouPrimera etapa, entre Setcases y LlanarsTerrassa, 25 de mayo 2010Segunda etapa, entre Llanars y Sant Pau de SegúriesEmociones terrestres y aéreas en tierra de vacasGrmanos y GRmanas: Después de varios meses, septiembre parece como si fuera el uno de enero: nuevoaño, nuevos propósitos, metas alcanzables o no. Si encima por en medio ha habido vacaciones, el primerencuentro sirve para hacer “la ruta del beso”: ósculos diversos de hombres a mujeres y viceversa, o entremujeres, pero no entre hombres. Tras las vacaciones se mencionan las otras rutas: aquellos viajes soñadosy muy bien planificados. Son el auto-regalo del año. Se explicaron bastantes aéreos y terrestres: muchoskilómetros en traslados por los aires, un queroseno se supone que bien gastado; igual que el combustiblede los vehículos terrestres. Tierra y aire, dos elementos muy presentes también en la segunda etapa delMerdià Verd.Los números iniciales aquí casi nunca cuadran. Los mensajes de gozo o de la queja vía digital portraspasar la barrera del cuatro, en cuanto a asistencia, pronto se vieron menguados por la realidad. Todossumamos pero las ausencias restan. No. Esta vez tampoco se llegó a la cuarentena de público, y eso que elnuevo servicio de autocares mejora con creces a los anteriores.Por tierraUna vez dentro del vehículo, los recuerdos viajeros ocuparon los primeros momentos. Hasta huboimpactos visuales y de marcas. Alguien se presentó con un gorro de los quechuas peruanos, a pesar de quelos sudores le podían resbalar pronto por la cara. El cubrecabezas era auténtico, quechua. No como otros,que lucían la marca con ese nombre proveniente de unos grandes almacenes franceses de deportes y
    • 172fabricación Dios sabe dónde. Claro que hubo quien se percató de que otros llevaban indumentaria de lamarca Millet: decían que la semiótica declaraba más amable la peruana auténtica que no las reminiscenciasa aquella obra de teatro “Los ladrones somos gente honrada”, o sea, personas impecables queesquilmaron palacios de la música.También dentro, en la zona de atrás apareció fauna diversa. Un alto mando escenificó con pelos, sonidosy casi con señales cómo un can por poco despedaza a dos ilustres ciclistas por la ruta del Duero, caminode su desembocadura en tierras portuguesas. Menos mal que vieron recompensados sus esfuerzos conabundante comida y bebida, hasta a veces caer en esa inconsciencia muy humana: “A veces comemos ybebemos sin conocimiento”. Lo que confirma aquello que dice una frase muy popular: que las personassomos de los escasos animales que comemos cuando no tenemos hambre, bebemos cuando no tenemossed (y me debería reservar escribir lo siguiente, aunque me lo aplico a mí mismo: “habla sin tener nadaque decir”). Y hablando de comida, las unidades trasladadas al disfrute quechua recordaban sopas, baños,desiertos con no tan esotéricas marcas y daban su impresión sobre recuerdos de báscula: hubo quienesengordaron y quienes adelgazaron a esas alturas, con caminos incas bien alimentados y males de alturadiversos, con o sin mascar la hoja de coca.También otros animales ocuparon su espacio, aunque fueran diminutos. Parece ser que la peregrinaciónjacobea atrae a tanto personal desde antiguo que se reviven aquellos rituales tan normales en edadespasadas con poca higiene: las plagas de chinches en los albergues. La penitencia debe consistir en rascarsesin cesar. Más tarde, más animales de gran pose habían “adornado” el camino con sus particulares marcas,de mayor impacto visual que las del Meridiano Verde.MarcasEl valle del Ter dio paso al valle de Camprodon y al punto de salida, Llanars, a 992 metros de altura. Zonaresidencial mimetizada con el paisaje por imperativo municipal. Todo en orden y armonía. Pero casi todogracias a la billetera de los pudientes que se permiten el lujo de pagar residencias para un mes al año. Alfinal del pueblo, descarga del personal para iniciar la marcha primera de la temporada. La multitud en filadescendió para subir de inmediato. Pronto hubo una disgregación femenina que, en vez de ir hacia laderecha, se dirigió “al fondo a la izquierda”, papel en mano. En grupo parece que todo se hace mejor. Denuevo agrupados se inició la búsqueda de algo parecido a marcas o sucedáneos. El aviso de días antesalertaba del ojo avizor, dioptrías a diestra y siniestra, husmeo de rastros verdes (del Meridiano). Elpersonal parecía no acostumbrarse a los supuestos nuevos colores. Más de trece años siguiendo losblancos y rojos de cada GR como para memorizar (a estas alturas del desgaste neuronal) nuevos colores yencima camuflados con el verdor del ambiente. No era tarea fácil. Pronto se atisbaron señales blancas yamarillas que subían y...a por ellas. Otras marcas también abundaban: alambres extendidas o tiradas por elsuelo. Aquello parecían los prolegómenos de una pista americana. Subía, estaba mojada y había quesuperar resbalones diversos. Unos por el barro, las piedras mojadas y las enormes boñigas de vacas. Éstassí que eran buenas marcas. Se veían bien y se pisaban mejor si no se veían. Realmente el sendero subíacon alegres estiramientos de los músculos. Nadie sospechaba que aquella señal verde a la izquierda iba alevantar tanta polvareda y otros efectos secundarios muy aéreos. Una triste raya pintada encima de unapiedra. A su lado, dos pequeñas rayas blancas y amarillas. Nunca una raya dio tanto de sí.Subir, subir, resbalar, agarrarse a las ramas, clavar los bastones, asomar la nariz a las alturas, a lainmensidad del valle de Camprodón. Es como si subieras en un medio aéreo lento y la amplitud tedescubriera cómo es el mundo desde arriba. Una invitación a un paseo aéreo...¡quién pudiera ver el valledesde arriba! Luminosidad, las montañas de Vallter, Bastiments, Taga, Núria. Paisajes aún sinreminiscencias del otoño, al fondo el mar, a un lado Montserrat. Uno de esos marcos incomparables querecordaban esos programas televisivos de paisajes desde el aire. ¡Quién pudiera apreciar este trozo deCatalunya desde allá arriba! O esos paisajes de autor preferidos por aquellos personajes de la magníficaserie televisiva.Poco a poco el ascenso se endurecía aún más. Alguien desde la primera fila iba solo y pasaba muchosnervios por la gran responsabilidad asumida. También empezaron a rumorearse sospechas de posiblesconfusiones. Los GPS no parecían estar de acuerdo con la ruta seguida. Ruidos de sables en pequeñocomité. Ante el temor que se podía producir en el ambiente, qué mejor que parar a almorzar (desayunaraquí). Las espléndidas vistas invitaron a dar buena cuenta de las viandas, vaciar las petacas y tratar de lodivino y de lo humano. Y recordar que alguien celebraba su onomástica ese mismo día. La cosa no estabapara regalos, con las vistas y panorámicas desde allí había de sobra. Para qué imaginarse en levantar elvuelo (en sentido literal) y salir hacia otro lugar, subir, bajar...tal vez volar.
    • 173PaseosSe veían aves que surcaban el cielocon la parsimonia de la conducciónde las corrientes térmicas.Mientras, se impuso buscar elcamino. Para ello, se tomó comoreferente una casa situada en laruta verdadera. Había que llegar,bajar en medio de ramas yexcrementos de vacas. Arduaempresa, en medio de vegetación,pendientes mojadas y piedraspropensas al resbalón. La vigilanciaera extrema pero...Pasó. Alguien(podíamos ser cualquiera denosotros: si caminas, puedesresbalar) se lesionó y hubo queprobar si en este país los serviciosde emergencias son lentos o rápidos. También había que comprobar si aquello de los grados de los GPSson verdad o no. Y si los teléfonos móviles servían para algo, si aquella manta térmica que ha hecho másGrs que su propietario era efectiva, si echarse en una pendiente resbala o no, si se aguanta el dolor, si haysolidaridad, si se ayuda, si se espera. Todo y más funcionó a la maravilla. En especial quien se lesionó.Con gran fortaleza hizo lo que debía. El sonido más esperado era un zumbido del motor de unhelicóptero. Tardó poco en oírse. Parecían desorientados, como si no supieran la dirección pero losbomberos por algo son tan admirados (una de las profesiones con mejor imagen). No parecía una escenade las típicas como Apolaypse Now ni de otras tramas peliculeras. Eran cuatro fibrosos bomberos quevenían a ayudar e izar por los aires a quien lo necesitaba. Bajaron, atendieron, ascendieron y ofrecieronuna visión del Ripollès desde el aire a quien no tenía ganas de buscar su paisaje favorito. Ni siquieraadmirar esos cuatro cuerpos, en un ambiente cerrado, aéreo, acristalado, con buenas vistas y a tanta altura.El cuerpo no estaba para otros menesteres que no fuera llegar pronto y recibir las atenciones del galenode turno. Había que confiar en el cuerpo de bomberos. Un paseo que no tenía que haber ocurrido. Unaascensión por los aires que no fue un regalo, aunque fuera el día de su santo.De vueltaMientras se producía el traslado y el vehículo se perdía por los aires en dirección al hospital deCapdevánol, el personal reflexionaba sobre lo divino y lo humano, sobre los bomberos y, en especial,dónde ponía los pies en la bajada. Estaba bajo “el efecto helicóptero”, el primero en tantos años deservicio a los caminos. Nunca los movimientos reflejos de los pies pensaron tanto dónde ajustarse alsuelo. Andares calculados, esperas, agrupamientos, ajustes de bastones. Todo era seguridad, la propia deun mundo adulto que previene todo, que no arriesga, que aún tiene en mente que elevarse por los aires deesta manera es ver el cielo de la salvación, aspiración que aún no toca (a quienes como religiosos crean enél). La aventura física es la justa, por ejemplo, retroceder para verificar dónde se produjo la confusión. Yasí se hizo. Volver la vista atrás, evaluar el despiste, sopesar la postura de la piedra de la raya verde,acordarse de las consignas previas del coordinador, demostrar que ir “por libre”, muy sueltos y con pocoorden y menos concierto tiene unos efectos colaterales. Encima en aquella etapa había muchos invitados.Y mira que los GPS observaban algo raro. Al fin y al cabo, se comió un bocadillo de altura y se vivieronmomentos de solidaridad: en esta ocasión el fin justifica los medios.ReincorporacionesYa de vuelta, una pareja que iba de paseo a reconocer el medio, aseguró que las marcas que seguían eranlas no seguidas por el grupo. Bajada rápida hacia el autocar dirección a Capdevánol con una dudaexistencial que siguió después entre algunas personas del grupo: hacer o no hacer el Meridiano Verde,repetir otro GR, hacer alguno nuevo de una larga lista, aventurarse a afrontar de nuevo la etapa de autos,iniciar un GR corto o largo, bajar a Tarragona, seguir en Girona o permanecer en Barcelona. Dudasvirtuales enviadas por correo electrónico que a saber quién y cómo se despejan. El caso es moverse pero asaber hacia dónde. Incógnitas vitales (como la vida misma): qué camino tomar, si me puedo confundir, aqué debo renunciar, cómo elegir, quién me ha de guiar.
    • 174Mientras, una cerveza en un bar conuna terraza cara al sol o en la sombrapropiciaba el reposo de los pocoskilómetros hechos. Pero siempre hayalguna gran noticia: por el fondo dela plaza apareció quien subiómontañas, se lesionó, surcó los aires,paseó en ambulancia, entró en unhospital, se estiró en una camilla,intervinieron los doctores y ahoralucía un brazo en cabestrillo, buenánimo: una aventura con final felizque algún día contará.A los postres, surgió una tómbolasolidaria con nosotros mismos. Eracomo una auto-ONG: todo queda encasa. Sorteo de varios lotes deproductos, previo pago de unacantidad simbólica por participar. En momentos de crisis hay que agudizar el ingenio. La bolsa dio másvida económica al grupo y planteó una curiosidad expectante: qué elegirían las personas afortunadas. Eldetalle fue que los primeros premiadoss escogieron líquidos sin alcohol, lo que motivó fuertes ovacionesde quienes esperaban un golpe de suerte alcohólica. Los últimos afortunados no tenían más remedio queelegir lo deseado: licores y brebajes varios con cierta graduación. Como, tristemente, no podían elegir otracosa...Lo que no tiene elección es la edad. Una temporada más en la madurez, un año más, una etapa de la vidaque debería tener en cuenta la frase de Víctor Hugo (un consuelo, vaya):“Los cincuenta son la juventud de la edad madura”Terrassa, 29 de septiembre de 2010Cuarta etapa, entre Vidrà y Sant Martí SescortsPero.....¿dónde está Sant Martí Sescort?Grmanos y Grmanas: Tiempo ha que la última etapa ya pasó a los archivos de la poca memoria que aúnnos queda. Y qué decir de las anteriores andanzas del personal por esos caminos y montañas, a pie o enbicicleta. Para situarnos en el presente bien está echar la vista atrás.La anterior etapa del Meridià, por algún relato llegado a este plumilla, ya que no fue, debió de ser deambiente alpino, con prados, animales y paisajes dignos de ser mirados. No obstante, los espías delplumilla en la etapa transmitieron con urgencia que, a siete kilómetros de Vidrà, más de la mitad de lacolumna se insubordinó. Abandonaron la ruta oficial y tomaron un atajo que parecía más evidente quereal. Debieron encontrarse con un gran cortado delante de sus narices y tuvieron que deshacer lo andado.Una hora más tarde debieron llegar al final de la etapa. La unidad de castigos no debió atreverse a incoarexpedientes disciplinarios. Había mucho mando que debía sufrir un castigo ejemplar. Por lo que se optópor indicarles que el GPS tiene más razón que un atajo.Otro destacamento partió hacia la ruta dels Castells de la Segarra. Y dio con la abuela de un campeónmotorizado, quien fue muy locuaz con un personal que también debió apostar a loterías que no lessacaron de su situación actual.Tiempo después, GRMANIA recibió un SOS urgente. Una ilustre y submarina Grmana fue atacada porun animal de cuatro patas y su estado posterior al accidente merecía atenciones. La preocupación fueinmediata, hasta que se vio que el cuadrúpedo debía ir más suelto que el amo. Dicen que alguien dijo queera un buen semental (el caballo, se cree). Y rumores sin confirmar distribuyeron un bulo por Internet queinsinuaba que la ciclista esperaba dejarse sorprender no por sementales caballos sino por otro tipo debípedos animales más humanos. La realidad es que, afortunadamente, todo quedó en un gran susto y enuna bicicleta destrozada.
    • 175Para completar los preámbulos de personal tan activo, otro insigne Grmano vino tan embelesado con elotoño de La Mola en su retina que organizó una salida matinal en sábado. Los buenos principios debentener mejores finales. Y qué mejor que la concelebración en torno a una alargada mesa y unas buenasmigas, con sus contundentes ingredientes. Genial la idea y su ejecución. Por no hablar de deportistasdestacados y una insigne moza que está que se sale. Y el abuelo que no para.Y ahora volvamos al presente y recuperemos el tiempo invertido en la última etapa con la mismapregunta:¿Dónde está Sant Martí Sescorts?Hasta allí debíamos llegar pero ni fue fácil ni llegaron todos. De hecho, la lista inicial se vio reducida porjustificaciones diversas. Hubo buen ambiente en la parte final del autocar. Como siempre. La refriegadialéctica dio un repaso a la actualidad mundial. Pocos temas quedaron sin tocar. Todos humanos. Ytodas las crisis habidas y por haber. Alguien jugó a adivino quiromante y su bola debió detectar algúnatisbo de superación. Dijo entrever repuntes, curvas ascendentes hacia la salvación universal. Demomento el paisaje sí dejaba ver puntas de algún castillo situado en las alturas, casas en lo alto y brumasque escondían las heladas del Ripollès. Las nieblas matinales parecían teñir el ambiente económico ytambién el meteorológico del día de autos. Desde Sant Quirze de Besora hasta Vidrà, las curvas de laserpenteante carretera descubrían un otoño ya marchito y anunciaban que el punto de inicio se acercaba.Nada más llegar alguien advirtió de una fonda llamada “Escarra”. Dejado llevar por la traición de su malalectura, del subconsciente político y de frases ya célebres, inmediatamente replicó: “Pues los andalucessabemos que allí también se pagan impuestos; o no se pagan, como aquí”El cielo, amenazanteLas mochilas bien pertrechadas de atuendos diversos tenían razón. La aparente claridad matinal debía serun espejismo que preconizaba un cambio de tiempo inminente. Los 997 metros de altura de Vidràsituaban el camino por encima de un río que se veía muy abajo. Senda vallada, vistas fantásticas y llegada aun punto con buen nombre: la Tosca dels Degollats. Espectacular roca con diminutas gotas de agua quediscurrían por un recorrido marcado por los años. A continuación esas gotas tan turísticas cambiaron deorigen y las nubes empezaron a ofrecérnoslas de forma persistente y vertical. Buen momento para atendernecesidades primarias y rebuscar por las mochilas. De allí salieron capas protectoras y curiosos paraguas.Quienes no los llevaban eran delgados corredores que se entrenaban por aquellos caminos, provocandocierta envidia a algunos comensales. Menos mal que las botas y los líquidos destilados ayudan a entonarlos espíritus. Las costumbres cambian. Más alcohol y menos dulce. Años ha por estas fechas prenavideñaslos polvorones circulaban por doquier. Ahora el peso sí importa.Agua por arriba y por abajo. Elpersonal tuvo que traspasar yvadear varias veces algunos ríos.Todo estaba preparado. Laserpiente multicolor en fila indiafue pisando por las piedras quetocaban, sin incidenciasdestacables. Pero en el mojadoambiente ya se fraguaba ladisección del grupo. La humedadpersistente provocó una miradahacia el interior (de las víasrespiratorias primero) e hizoprevalecer la salud a llegar al finalde la etapa por el recorridomarcado. Una parte importantedecidió que estar sobre cubierto enel bar de la cooperativa del pueblomás cercano, Sant Pere de Torelló, permitía mojarse por dentro con tranquilidad y relajación, en agradableconversación y mejores aperitivos. Loable decisión que fue acogida con éxito. No obstante, hubopenitentes amantes del camino que osaron seguirlo, a pesar de las inclemencias meteorológicas y las dudasdel GPS.
    • 176Quienes lo siguieron quedaron maravillados por una manada de caballos que se movían con ritmo.Parecían de calendario ecologista. Su esbeltez fue muy admirada por quien sufrió una agresión equina díasantes. Y algo debieron observar porque la miraban con interés.Las dudas del GPS fueron mínimas. Todo correcto hasta que se pidió orientación a ciclistas. Aquí entróen marcha la subjetividad, lo que dio lugar a las pérdidas por los paisajes de Osona. También sedescubrieron partes ocultas de la comarca: masías más auténticas que las del anuncio de las pizzas de aquí,que en su día fueron espléndidas, condenadas al paulatino abandono, sólo habitadas por animales y portractores parados, con estanques con patos, animales de pluma pero sin gente a quien preguntar. Otrociclista aún confundió más. Al final el gran rodeo de más de ocho kilómetros reafirmó la constancia y elesfuerzo del grupo. El paisaje de campos ocres, niebla y humedad situó a quien caminaba en ese ambientepropio del lugar. La pregunta era: “Pero,..¿dónde está Sant Martí Sescorts?” Un conductor de un cocheayudó a situar el punto final donde esperaba el autocar. Antes, las granjas de la zona confirmaban laindustria de la comarca. Alguien muy documentada explicó que en Cataluña hay 44 millones del géneroporcino (evitemos la palabra original), que se los llevan a muchos sitios de Europa y aquí quedan lospurines y otros restos orgánicos. De granjas había por doquier. Olores típicos, salas de despiece y elpueblo.FinalesCostó llegar a donde estaba el grueso del grupo. Hoy los conductores parece que sólo saben guiarse por elGPS. Aquellos fiables mapas en papel para algunos ya pasaron a la historia. Y, claro, el aparato programóuna gran vuelta y le llevó hasta la entrada del túnel de Bracons. El rodeo fue curioso. Menos mal que elcambio de sentido condujo a todos al bar susodicho. Un sitio recio, con lavabos masculinos como los deantes del diseño, partidas de cartas y fuertes olores a humanidad fumadora. Las cuatro horas de espera aquienes acortaron el camino les sirvieron para resolver asuntos de loterías y cuentas diversas. Todo acabóbien, como siempre.Y, como siempre, acudamos a la inteligencia ajena para finalizar, y si es la de una mujer, aún mejor. Laactriz belga Vanessa Van Durme, aquel día, declaró a EL PAIS:
    • 177"Las mujeres nunca decimos del todo la verdad, no lo olvides. Para que las cosas funcionentenemos que haceros creer que sois más inteligentes, ese es el secreto, querido, acariciar latestosterona"Terrassa, 5 de diciembre de 2010Quinta etapa, entre Sant Martí Sescorts y Sant Julià de VilatortaAnte la nieve y el frío, calor humanoGRAMANOS Y GRMANAS: Última etapa del año no exenta de anécdotas de todo tipo, por tierras endonde vivieron dos de los grandes de la literatura catalana: Miquel Martí i Pol i Jacint Verdaguer. Roda deTer y Folgueroles fueron testigos de sus vidas y de sus obras, un legado que apreciamos, aunque algunosdebieramos leerlos más y aplicar sus pensamientos a la vida diaria.De los 531 metros de altura de Sant Martí a los 611 de Sant Julià, poco mal de altura pudo sobrevenir.Aunque sí se subió a contemplar primero vistas fantásticas sobre el río Ter y, después, ya con autocar ycon escaleras, el primer piso del restaurante Puiglagulla, el cual puso a gran altura al grupo en unacelebración espléndida. En medio, los del bulder entrenándose en grandes piedras.El personal respiró hondo cuando vio que en esta ocasión se reincorporaba al grupo el mejor y másorganizado guía que por aquí ha pasado. Se había retirado delmundanal ruido caminante por culpa de una bicicleta desbocadaque no sabía quién era el sujeto que la montaba. En veranoparece ser que un mal quiebro le hizo dar con sus huesos contraalgún relieve que lo dejó postrado. Pero vuelve a estar en formaél y sobre todo su GPS de élite.El ambiente navideño se hacía notar en las zambombas,panderetas, gorros, carracas y demás elementos que conferían alambiente ese halo de celebración anual en comunidad. Lameteorología pronosticaba frío y nieve. Un ambiente gélido conesos avisos amenazantes de los servicios que predicen el tiempo.A veces parecen la espada de Damocles que condenan alpersonal a estar en casa y lo internan en estancias cerradas por sise resfría, coge la gripe o pone en evidencia a los servicios deemergencia, en caso de que se desmadre el tiempo y no seancapaces ni de discernir por dónde empezar su actuación. Nosprotegen tanto que después nos convertimos en unosinadaptados.Pero no, allí estaba GRMANIA desafiante. Contra el frío externo, el calor humano. Apareció aquelpueblo de la otra etapa, sólo descubierto por aquella inmensa minoría que se arriesgó a llegar hasta élsorteando la lluvia, la niebla, el barro y la desorientación. Las granjas perfumaban el ambiente, ocas bienengordadas que desconocían el destino que les esperaba, tractores con ese heno de profundo olor, algunafábrica en una hondonada y, al fondo, esos perfiles que el gran guía identificaba con todo detalle. Que siCasserres, Collsacabra, pantano de Sau, Pirineo. El juego de la neblina y las nubes que definían a mediasunos contornos lejanos, con el sol mortecino y sin fuerza. El agua granulada en forma de nieve que caía yseguía tiñendo el suelo de blanco, el hielo acumulado y bien conservado por el frío ambiente, capas y máscapas de ropa encima mientras las conversaciones discurrían sin parar con ese enérgico tono tan del país.BellezasLa desnudez es de gran belleza (a veces, claro). En invierno las ramas de los árboles sin hojas definenunos perfiles claros, multitud de formas que apuntan a lo alto y dejan entrever esas estructuras que seráncubiertas por las hojas. Las varas desnudas de la vegetación son como para reseguirlas con la vista yadivinar cómo serán cuando llegue la primavera. Mientras, el paisaje también descubrió otros desnudos.¿Qué hacía ella allí, echada en el suelo, apenas sin ropa? Daba pena por el frío que estaba pasando, perono era normal que en comarca antes tan piadosa, con Lauras i “ciutats dels sants” i mossens como el granVerdaguer, uno sintiera tentaciones carnales ante la vista de esa chica tan ligera de atuendo, entre tantofrío. ¿Quién había dejado tirada allí en medio del camino aquella hoja de revista con una chica así?
    • 178Leyendas urbanasEntre tanto, pronto apareció la población dondenació Miquel Martí i Pol. Roda de Ter recibió alpersonal en un entorno gélido, con la nievepresente y el vecindario recogido en susaposentos. La plaça dEspanya brindó sus bancos,una fuente sin agua, sus columpios y juegosinfantiles para recuperar fuerzas, aunque fueramás pronto que otras veces. A pesar de los coposde nieve, los condumios afluyeron, botas, petacas,exquisitos dulces artesanos de membrillo y otraslindezas gastronómicas.En éstas estábamos cuando el personal comienzaa desperdigarse. El guía desaparece con una calle,otros le siguen, hay quien sigue vaciando la petacaalegando el frío ambiente, gente que continúa en otra dirección, otros permanecen en la plaza. Eldesconcierto dio paso al análisis en profundidad y a las leyendas urbanas. Alguien dijo que una parte delpersonal estaba en un bar disfrutando de chocolate y churros. Pura leyenda urbana...¿o no? Otros, que elmás ordenado guía en vez de hacer lo propio con el grupo, era víctima del funcionamiento ajeno: ya sehabía dado cuenta de que también se puede vivir con ciertas dosis de desorden y de anarquía. Los mejorpensados alegaron que algunos habían seguido el halo del gran poeta Martí i Pol y buscaban su fábrica allado del Ter, esa ruta literaria de quien trabajó e inspiró a uno de los grandes cantautores: Lluis Llach.Versos y otros textos escritos repetidos, leídos, hermosos, como por ejemplo éste, muy apto para unostiempos de cambio:"Podem dir no. O podem rectificar. Encara que costi.Un canvi total, per escandalós que sigui, és millorque un continuïsme castrador. I de vegades no calarribar al canvi total. Traçar-se una nova línea deconducta. I seguir-la. Amb discreció i respecte pelsaltres, que s´esforcen a representar dignament el seupaper. Però amb tenacitat. "Que em senti viure!" comdeia en un poema. Que em senti jo. Que nedi, contracorrent, és clar, com sempre. I potser com tothom. "Miquel Martí i PolEscaladaAl final, el grupo se reencontró a la salida del pueblo, no sin antes pasar por el ayuntamiento, cruzar elpont Vell, la capilla de la Verge del Sòl del Pont, la casa del suegro del poeta y contemplar al río Ter y lafábrica donde trabajó Martí i Pol. Dejamos a un poeta y seguimos el Meridiano, paralelo al río y al GR quesigue el Ter desde su nacimiento hasta LEstartit. A la derecha está la font dels Molins. Más adelante, unapresa en el Ter da fe de aguas embalsadas con fines industriales de épocas pasadas. Se llega a la font de lesBruixes, con relieves producidos por el agua helada, estalactitas a punto de foto. Una zona llena de vías deescalada en paredes rocosas verticales, sin practicantes visibles en aquellos momentos. Sin embargo, másadelante, siguiendo la pista, se llegará a una balsa helada y a dispersos bloques de piedra donde los delbulder trepaban con la seguridad de una colchoneta que amortiguaría una posible caída. El entorno era elPla de Savassona, a 626 metros. Ermita, grandes vistas, tumbas donde alguien probó si cabía o no, el ríoTer al fondo y el castell de Savassona cerca. Turismo familiar, agua helada y bajada hacia el llano paraseguir hasta llegar al final. Mientras, recetas de postres navideños, o sea, la parte práctica y golosa de cara alas sobremesas navideñas.Sant Julià de VilatortaEl día parecía despejarse aunque la época del año contaba con pocas horas de claridad por estosmeridianos (nunca mejor dicho). Al fondo ya se vislumbraban las primeras construcciones de un pueblocon historias que contar. Por ejemplo, que antes se llamaba Sant Julià de les Olles por la cantidad dehornos donde se cocía cerámica vidriada. Una iglesia, la de Sant Julià, en torno a la cual se conformó lapoblación. Las casas modernistas que se observan fueron de familias burguesas de Barcelona que, a
    • 179principio del siglo XX, escogieron este lugar para veranear. El clima submediterráneo continental lescautivó en verano. En invierno, las típicas nieblas de Osona desaparecen pronto aquí debido a su altura.Hoy este pueblo se le ve bien equipado, con áreas deportivas amplias, urbanizaciones por doquier y, muycerca, el municipio de Vilalleons, unidos ambos desde 1945, con un entorno lleno de pinos y una carreteracon muchas y viradas curvas que asciende hasta el santuario de Puig lAgulla. Al lado, el restaurante delmismo nombre, lugar de concentración y del ágape navideño.XXXEn el primer piso del restaurante, con unmenú muy de la comarca, el personal se fuecaldeando a medida que las viandas y losalcoholes preparaban el terreno para los actosposteriores. Se observó algún acercamientofemenino a un varón en concreto, todo frutode pactos previos a la comida. Se desconocesi hubo arrumacos, carantoñas y testimoniosgráficos que inmortalizaran los supuestoscontactos.La sobremesa fue un despliegue textil muybien logrado. Nunca hasta ahora las letras“X” y las “L” fueron tan buscadas,intercambiadas o ajustadas a los cuerpos. Elmercado quechua (nunca mejor dicho) seconsiguió con el regalo del polar personalizado. Un gran trabajo el que hicieron los expertos en estaindustria. Hasta se observó a alguna persona muy afectada psicológicamente por el efecto XXXL: le tocóesta talla, lo que le impactó. El efecto se redujo cuando consiguió rebajar una “X”: logró una talla XXL yla consiguiente responsabilidad como para tener que comer más y rellenar la XXXL original.Cánticos religiosos y profanos en varios idiomas dieron paso al final de otro encuentro más, de esos queunen y que propician también acordarse de los que no estaban presentes. Ante la nieve y el frío, siempreel calor humano.Y ya que estamos en el mundo TIC, acabemos con una frase dicha por el consejero delegado de la redsocial TWITTER (más profunda de lo que aparenta):“Respirar es necesario para vivirpero no es el objetivo de la vida”23 de diciembre de 2010Sexta etapa, entre Sant Julià de Vilatorta y ViladrauEl agua y la cerveza del Montseny, ni a temperaturaambienteGRmanos y GRmanas: Pocas cosas como elclima para saber si uno de esos líquidos que sebeben está a temperatura ambiente o no. Por elloa menudo los frigoríficos ayudan al placer desaborear con deleite el brebaje de turno. Pues enesta ocasión no hicieron falta las neveras. Eseagua tan afamada, procedente de una montañaesquilmada, agujereada, saqueada por lasmultinacionales de turno, no se podía beber atemperatura ambiente. El exterior era gélido y ellíquido elemento (purificado, tratado ya conozono, potabilizado, envasado con bouquetsespecíficos de cada marca) a diez grados bajo
    • 180cero estaba demasiado sólido. El agua del Montseny que corría por esta etapa del Meridiano Verde noestaba en sus mejores condiciones.Y qué decir de ese otro nuevo invento, una cerveza con nombre de esta montaña que se elabora en susestribaciones. Otro producto más, de gran calidad, artesanal (¿qué no se denomina así hoy día? Elmarketing manda), imposible de beber en la calle a la temperatura que dice el envase: entre 8 y 15ºC. Portanto, la cosa iba de líquidos en un ambiente glacial. Una etapa como para no sudar.CapasEl personal había interiorizado muy bien los mensajes meteorológicos y tenía muy claro aquellos versosque a alguien, en su etapa de escolar, le valieron una reprimenda. Al final los tendréis. Sobre fríos haymuchas clasificaciones, observables en la etapa: frío real, interno, externo, psicológico, grupal, de caráctery el último: frío mediático. Es aquel al que hay que creer porque, aun siendo cierto, todos lo sentimos abase de repetírnoslo hasta la saciedad. El frío ya ha salido de los ascensores y es un tema recurrente eninvierno.Uno de sus efectos inmediatos fue la teoría de las capas llevada alextremo. Tanto a la hora de subir como de bajar del autocar,hubo cuerpos más disimulados que si de un burka se tratara. Nilos ojos asomaban. O sea, hacía frío a diez bajo cero.Lo que sí se veía era el potente GPS de un guía demasiadoprogramado, que horas antes había acabado una etapa nocturnaen bicicleta. El muchacho es incombustible. Ya pensaba en elascenso a un pico al día siguiente. Igual que otro, que presumía desu hazaña bien entrenada en la media maratón de la ciudad. Eltrote en las alturas granadinas le encumbró su ego competitivo.Más sobre temperaturasAparte del tiempo invernal, existe un fenómeno que ya comienza a ser estudiado. No se trata de que en lazona de atrás del autocar haya que poner ropa de abrigo para subsistir. Pero se ha observado cómo unapersona que antes dormitaba plácidamente en la zona de atrás ha desparecido. Se ha situado en zonasintermedias y bien cerca de alguna persona de sexo opuesto. Quizá sea por el placer del calor o por lafluidez conversacional sobre temas con más temperatura. No obstante, a lo largo de la etapa se vio cómoeste desplazamiento ya provoca sus bromas (y las fotos hechas así lo delatan), dentro y fuera delhabitáculo motorizado.BifurcacionesEn pocas etapas como ésta ha habido más caminos que se separan. El plano estaba lleno de una realidadapta para confundirse. Pero no. Con el guía actual, difícil. Ya se pierde el placer de la duda, del debate, delcomentario jocoso. Demasiada seguridad contra el volver atrás y quitar galones a quien interpretó mal lossignos gráficos. Parques de las siete fuentes, ruinas del castillo de Bellpuig, paso superior por encima deun túnel de lEix Transversal, terraplenes y pequeña subida para divisar el paisaje. Un camino lleno depiedras en forma de losas, donde confluye el GR 2, por donde pasa la marcha Rupit-Taradell.CantinelaLlegados a este punto alto, el guía tuvo que repetir hasta la saciedad el nombre orográfico del horizonte.Venía alguien y empezaba con lo del santuario de Bellmunt al fondo, el Puigmal, sierra dEnsija, Cadí,Pedraforca....Acabó extenuado con tal recitado de tantos nombres asignados imaginariamente a puntosgeográficos lejanos. Se desconoce qué quedó en las mentes de los escuchantes.Lo que sí se identificó pronto fue el santuario de Puig-Lagulla, lugar donde se concelebró por Navidad.Hasta hubo quienes se imaginaron fuentes de embutidos en las mesas exteriores y máquinas de cafés atida marcha. El cartel te invitaba a esperar hasta tres días después, día en que volvían de vacaciones. Y noera cuestión, allí a la sombra y a unos grados bajo cero. O sea, subida y búsqueda de zona ancha y al solpara reponer fuerzas. Se encontró en un recodo de la ancha pista. Mientras, siempre pasa lo mismo: seobserva un desperdigamiento del personal a la búsqueda de lavabos diversos. El frío reinante desató laimaginación masculina y hasta hubo propuestas tecnológicas de última generación: cómo encontrar elapéndice para la micción cuando queda reducido al ridículo. Desde un hilo conductor hasta el uso desupuestas pinzas reconocedoras, un concurso de ideas cuando el quién te ha visto y quién te ve sorprende.
    • 181MarcasDespués del vaciado de viandas, saciados los gaznates con el vodka original de Tovarich, paladeados losvinos perfumados y degustados los matices de chocolates diversos, el camino no ofrecía dificultad alguna.Causaron honda sensación los recursos incónicos de las originales marcas. En un palo, una chapa de unabotella de agua Viladrau era indudable que guiaba al destino final, cual rudimentaria flecha de dirección.Mientras el camino discurría, hubo quienes deleitaron al escuchante con nuevas recetas de cocina. Otrosprofundizaban en los excesos del dueño del mayor harén actual. Hasta resucitaron oficios ya olvidados y,sin duda ahora no usados por el rufián y magnate italiano: el de palanganero.La principal marca era la del frío. El sol apenas se atrevía a despuntar, mientras los árboles eran seresaparentemente muertos. Ausencia de excursionistas en los tramos medios y finales. Como casi siempre. Alprincipio, dos seres se entrenaban a saber para qué retos montañeros. Pronto unas antenas auguraban queel estino final estaba cerca. Y así fue.AlmasEl recibimiento del pueblo de Viladrau no pudo ser mejor. De aspecto señorial, un marco verde conbuenas aguas, tranquilidad, reposo y paz. Nada más acercarse a la iglesia, el gran interrogante en un cartel:“¿Qué has hecho de tu bautismo?”. El enfrentamiento ante cuestión tan profunda y personal provocómuecas, dudas y quizá también pensamientos internos. El consejo episcopal diocesano venía en lasiguiente frase, que apelaba a que seamos santos. Enfrente de este lema, había un viejo edifico con otroletrero al lado de su añeja puerta. Era el hogar de jubilados “la flor del Montseny”. Los allí presentesestábamos en medio de los dos letreros. Más allá, otro que anunciaba la artesanal cerveza del Montseny.Todo en las cercanías de la plaza mayor, donde resaltaba un gran cartel que decoraba una pared con eldibujo estereotipado de un abuelo y de una abuela: “Respecteu als avis que són la majestat del poble”.Mientras los más terrenales se nutrían de cervezas, cocas, panes y otros manjares, el resto buscó un barcon solera y de los candidatos al premio de ahorradores hasta el infinito y más allá. Sorprendía con susletreros en el interior, donde pedía que la gente trajera ya cargados los ordenadores portátiles y teléfonosmóviles. También disponía de una estufa de las de antes en la zona central. Pero sólo tenía finalidadesdecorativas.En lo que no se escatimaronesfuerzos fue en la celebración de losprimeros cincuenta años de alguiencuyo asiento en el autocar ya casinunca está libre. Entre arrumacos ycarantoñas, las fotos dan fe de que seconserva muy bien, con vitalidad ysiempre pendiente de sus trabajosprofesionales. Tarta, bebidasespirituosas, dulces y buen ambientehasta que hubo que salir del puebloen dirección al autocar. No sin antesobservar cómo en este pueblo sepreocupan de sus recursos, de resaltarsus encantos, fuentes, ermitas,masías, rutas, espacios naturales y atamaño gigante.Pero el frío seguía y anunciaba unanoche como para taparse. El invierno recordaba hechos de la infancia. Un momento en que un profesorpidió a sus alumnos que inventaran una poesía con alto valor literario añadido. Casi todos recibieronpescozones y pellizcos varios porque el tal profesor no vio arte en versos tan originales como éste:“El invierno es la estación de la manta,pues mucho frío sientoy ciertamente no mientoque del frío nadie se aguantasi no es con manta”Terrassa, 6 de febrero de 2011
    • 182Séptima etapa, entre Viladrau y Collformic por la cima del MatagallsEl “blanco” de todas las pisadasGrmanos y Grmanas, perspectivas: muchos desniveles, miradas, pisadas, kilómetros, subidas, bajadas,estancias, resbalones, mojaduras, fotos, primeros planos, perspectivas, marcas de la Matagalls-Montserratdesgastadas, marcas recuperadas, nuevas marcas, cruces, casas abandonadas, perros enormes, más cruces,más tamaños, troncos huecos, figuras humanas en los troncos, robles, castaños, hayas, abedules, fuentes,bolas de nieve, confusiones, hielos, blancos, grises, marrones, el cielo, el horizonte, bastones, polainas,frutos secos, buffs, gorros, guantes, agua, vino, cerveza, cafés, infusiones, idas y retornos. Mucho desnivelacumulado.Y...¿quién es padre de la novia?MaticesMedia hora más tarde de lo habitual, el grupo se preparaba para saborear muchos significados de máspalabras que las anteriores pero sobre el terreno, sobre los cuerpos y sobre un ambiente invernal:desniveles positivos y desniveles negativos con su esfuerzo correspondiente. Unas montañas como lasque forman el Montseny eran capaces de ofrecer paisajes sorprendentes, más propios de otras cordillerassi no fuera porque esta montaña es especial. Tan cercana a las multitudes y tan agradecida como parasentir la profundidad de las estaciones a pocos kilómetros de casa.Antes de llegar al inicio de la etapa, Viladrau, la luna llena se reflejaba en ese gran parque del ocio delVallès, con matices dorados diversos, reflejos de edificios con una muy cercana caducidad. El solanunciaba su presencia y anulaba esas tonalidades que hasta decoraban la moderna casa de justicia de laciudad, situada en un cruce de caminos como si fuera una metáfora de tantas posibilidades comocualquier asunto turbulento puede dar ofrecer.La claridad dejaba al descubierto la capa más temprana del mundo al alcance de los ojos. Claridadescercanas y relieves lejanos. La serpenteante carretera discurría en medio de zonas industrialesmomentáneamente en declive, hasta llegar a la altura de un punto llamado “Cuatro Carreteras”. Cuatroeran cuatro y.. a la derecha, tierras de campeones de motos, de fuets, leches diversas, industria maderera, yaguas. Y también heladas con tonalidades blancas. Un manto que apareció por sorpresa y que fue la señalde presentación de Viladrau, a 824 metros sobre el nivel del mar (importante el dato), con el CentroCultural Europeo de la Naturaleza.PistasMuchos caminos, muchas pistas a ambos lados pero siempre lamejor pista la selecciona el mejor guía. La calle Matagalls es laorientación de salida del pueblo: un dato obvio. Pero el guía,siempre en primera línea, con cachivaches tecnológicos variados,nos conduce hacia las alturas y es capaz de dejar confundir aquien se aparta de sus instrucciones. Allá arriba se ve SantSegimon. Parece inalcanzable en las alturas, flanqueado pornieves y árboles desnudos. La barrera montañosa de las alturasdel Montseny está bien nevada.Se deja una planta relacionada con la licuación de vegetales,fuentes protegidas por arcadas de piedra, más casas bienconservadas, con arcos que sirven para el avituallamiento delgrupo. Nos referimos, a 877 metros de altura, a la Mare de Déude LErola. Curioso lugar con una reseña en una puerta anombres de personas, divididos en dos apartados: LErola yLArola. Días después, alguien que nació aquí concretó quién es el propietario de estos dominios. Ya es latercera generación de militares de alta graduación la que campa por zonas bajas y altas de esta montaña.Más abajo de la ermita tienen su refugio de élite: una enorme fortaleza desde donde controlan tantastierras, incluido Sant Segimón (dicen las fuentes).Y, pronto, el camino se enfila en suave ascensión inicial por en medio del bosque. Ya a 850 metros, CanBosc. Castaños enormes flaquean la subida. Algunos, con oquedades interiores aptas para refugiarse hasta
    • 183personas humanas. El nivel de vegetación pronto dará paso a otras especies. El Oratori queda a laderecha, a 1.088 metros. Aparecen las hayas y la nieve a los pies. Las vistas al valle son muy abiertas y tanamplias que por mucho mirar no es fácil verlo todo. El ascenso ya deja ver Sant Segimon, a 1.222 metrospero no se visita. La bifurcación sirve para hacer fotos, recibir de forma amable (con bolas de nieveincluidas) a quienes llegan hasta aquí después, para pisar el blanco manto con fruición. El indicadoranuncia Collformic y se observan puntas aéreas. Una es la torre de la iglesia de Sant Segimon. La otra,unas cruces situadas a la derecha del camino, con amplias vistas y suficiente espacio como para fotos degrandes grupos. Es la pasión por la cruz, por retratos simbólicos llenos de matices, por rastrosgeneracionales que llenan el paisaje de creencias ancestrales.1.697 metrosLa cruz (no, una no: tres en una) sirvió para decidir si se dejaba el camino inicial que conducía aCollformic para degustar el placer de subir a la cima del Matagalls, lleno de nieve. Decisión aceptada yaplomo para afrontar el reto. El guía: siempre pendiente de posibles pérdidas. Dos individuos que no lehicieron caso y pasaron delante tuvieron que pagar sus culpas y retroceder, ante cierto escarnio público.Pisar la nieve tiene buenos efectos y una sensación de frescor interior que luego a veces la salud lo pagacon creces. Pisar, correr, descargar adrenalina. Un atleta bajaba veloz buscando un instrumentotecnológico que se le pone a la zona delantera de la zapatilla de montaña, para asegurarse el avance en lanieve. Alguien apunta a que correr es el tantra de los occidentales. Los caminos se abren hacia la cumbre yse confirma que no estaremos solos. Poco a poco los humanos vemos que nos repetimos, pisadas diversasde quienes ya bajan del reto. En este caso, subimos poco a poco. Pasados los descampados donde lasovejas se juntan en épocas estivales, los rastros de las pisadas conducen hacia el fin. Una nueva fuente, lafuente Matagalls es un buen punto de concentración de una gran parte del personal. Agua fresca, nieve,árboles y cada vez menos camino hasta el final.La font dels Cims es el anticipo de la cruz definitiva. Pronto llega, muy bien rodeada por excursionistasque han tenido la misma idea que nosotros. La cima está muy solicitada para fotos de grupo. El símbolode la cruz se junta con el Matagalls, con banderas, inscripciones, puntos geodésicos y vistas fantásticas. Elojo digital ya es capaz de percibir más que el humano: la biónica al poder. Las composiciones dependendel arte de quien enfoca. Hasta perros San Bernardo se suman al turismo de alta montaña. Todo bajo lagran cruz.La cara de satisfacción de tantas personas como allí había significaba un gran reto y una ocasión que habíaque aprovechar. No siempre se daban estas circunstancias, con los Pirineos nevados al fondo mientras tútambién pisas mucha nieve. Aquello no era un desafío extremo pero puede que se convirtiera en un retohasta ahora no alcanzado y que significada mucho para la autoestima personal.ResbalonesAl subir ya se veían descoloridasmarcas de la travesía de la Matagallsa Montserrat. Ahora, estas marcassiguen hacia abajo por una ruta yaabandonada por la organizaciónactual. El imperativo legal protegelas agresiones de tanta multitud almedio ambiente. O eso dicen.Ahora el reto es cómo poner el pie,cómo clavar los bastones (huboquien rememoró los bastones deAtapuerca con el uso de un palo degrandes dimensiones) qué pasa si sepisa más con la punta que con eltalón, o si se pisa esa piedrabrillante, o ese barro, o la nieve decolor marrón, o ese hielo queapenas se ve. Y si es mejor retenerel peso con los cuádriceps o dejarse caer (pero sin caerse). Poco a poco el falso tobogán descubre que sebaja una montaña pero aún viene otra. Y después ya otra más baja. Así hasta el final, mientras hay grupos
    • 184anónimos que comen sentados en el suelo, otros suben y nosotros ya casi estamos al final. Es ese puntoen que los recuerdos de la Matagalls-Montserrat señalan que de aquí parte la travesía cada septiembre.Es momento como para esperar al resto, mientras un equipo de ciclistas profesionales enseña lanaturaleza de los cuerpos de Holanda que se entrenan por estas tierras: muchachos jóvenes que corren yuna joven que conduce la furgoneta de apoyo. Es un buen momento para pedir prestado el título de unapelícula para despejar incógnitas.¿Quién es el padre de la novia?Pocas personas caminantes se dieron cuenta de la pregunta del día. Tampoco se quiso difundir ni efectuarun rastreo profundo, por si acaso. Resulta que un joven aguerrido “en edad de merecer”, buen nadador yde buen aspecto físico le dijo a su padre que mantenía cierta relación sentimental (o estaba en proceso, olo intentaba, o ya la había consumado) con una joven cuyo padre había tenido o aún tenía relación conGRMANIA. Pero el hijo no le dijo al padre ningún dato que pudiera identificar al otro padre. Por tanto,la incógnita es muy significativa. Si la relación cuaja y sigue adelante, en un futuro puede que haya otrascelebraciones a la vista. Aún no hay respuestas para la pregunta. Se pide la colaboración de aquellospadres Grmanos con hijas “en edad de merecer”. Se les invita a que las observen por si pueden aportarpistas para resolver el enigma y saber quién es el padre de la novia.El “reservado”En estos pensamientos estábamos los menos cuando se imponía otro reto: buscar cobijo a cubierto pararecuperar fuerzas. Hubo varios intentos pero los lugares no podían dar cabida a tanto público de bocata ysimilares. Hasta no quedó más remedio que recurrir a ese bar añorado en Aiguafreda, pueblo en dondehubo acogida de perros en otros tiempos.El espacio estaba libre, sólo reservado al mejor postor. Un espacio para almacenes diversos, con mesas ysillas variopintas. Pero ante la necesidad pronto cambió de aspecto, apareció una estufa, se acomodó elpersonal bajo la atenta mirada de dos cabezas: la disecada de un jabalí y la real del camarero. Una damadijo no ser capaz de subir su temperatura corporal. Hasta que aparecieron un bombones rellenos de licory todo se consiguió.El camarero trastoca las costumbresmás tradicionales. No hay duda: hemosde abrirnos a los cambios en el sectorde la restauración. Bienvenidos sean. Lalentitud inicial para acomodarse en lassillas de plástico de orígenes diversosdio paso a la parsimonia del barman,con libreta y mandil. Fue capaz detomar las primeras notas de alcoholesvarios. Después los trajo y se aclaró enel reparto. Pero lo bueno vino al final.Después de los postres, vuelve a tomarnota pero aquí introduce los cambiosmás significativos. Observa que en elgrupo aumentan cada vez más lasmanzanillas, poleos, mentas y tilas. Por tanto, primero satisface a estas hierbas, una circunstanciasociológica que las mentes más sesudas del grupo empiezan a analizar: de la cerveza se deriva a la clara,del buen vino al peleón de la casa, y lo que antes era lo propio, o sea, empezar a distribuir los recios caféssolos, estos ya se sirven al final (ya pasó a la historia aquello del café solo bien cargado, la copa y ¿elqué...?). A alguien se le ocurre preguntar al cobrador del grupo si el presupuesto daría para ni tan siquieraoler un chupito. La respuesta fue fulminante, y más cuando el tema de conversación eran las restriccionesque el gobierno de los mejores provocaba en la enseñanza. En éstas, el solicitante de unas gotas dealcohol fue inmediatamente satisfecho por la petaca modelo Tovarich. La calma le entró por el paladar ysatisfizo la imperiosa necesidad etílica. No obstante, este individuo venía con aires transgresores y porpoco provoca un lío. Como encima de su cabeza estaba colocada la del jabalí, no se le ocurre otra cosaque fabricar un cilindrín modelo cigarrillo artesano con servilleta de bar. Y pretendió colocárselo en lanariz del animal. Y lo consiguió. Si lo hubiera encendido, no se sabe cuántas normativasmedioambientales y humanas hubiera infringido.
    • 185El resultado final de una etapa con la nieve como el “blanco” de todas las pisadas: 1.000 metros dedesnivel positivo, 500 negativo y cerca de 15 km. andados.No está mal para estos tiempos, una época en que quizá haga falta hacerle caso a Stéphane Hessel, eseadmirable anciano francés con una biografía de vértigo, autor de las apenas 50 páginas de un libro éxitode ventas en Francia titulado “¡Indignaos!”, un breve texto que acaba con esta frase:“Crear es resistir.Resistir es crear”Terrassa, 8 de marzo de 2011Octava etapa, entre Collformic y Cànoves i SalamúsEspecies vivientes en la primavera del MontsenyGrmanos y GRmanas: En este macrocosmos que es GRMANIA, recibir a personas nuevas en el mundoexcursionista es causa de gozo general, y más cuando han venido con el visto bueno de reconocidosmiembros del grupo. O sea, han pasado por una selección previa o cierto “control de calidad”, con elconsiguiente visto bueno. Así acrecentamos las especies vivas que poblamos esta agrupación. Bienvenidassean. Y un recuerdo para los ausentes, pero en especial para un miembro destacado que ahora le tocatrabajar (¡y qué trabajo!) los fines de semana y que seguro que nos acompaña desde la distancia. Unapersona que es símbolo de todo un ejemplo vital, uno de tantos héroes anónimos sin los cuales el mundono funcionaría. ¡Qué ejemplo!EstampasLa luz del amanecer descubría conceptos urbanos que con la noche quedan etéreos y por el día, con elajetreo, los ignoramos. Si a eso le sumamos el tamaño de una luna llena enorme, la postal despunta conlos reflejos de la incipiente luz en las chimeneas de otros tiempos, monumentos aún erectos que hacenconjunto con la verticalidad de edificios hospitalarios, bloques de pisos y...al fondo, La Mola.El repaso a algunas novedades descubrió que ya se sabe quién es el padre de la novia pero prevalece elrespeto al anonimato.Pero lo que causó impresión fueron esas vidas licenciosas de gentes que pasean su humanidad por debajode transparentes y paradisíacas aguas, sin tener miedo a tantas especies como por allí pululan. Paraísossubmarinos que se completan con viajes diversos aprovechando semanas blancas y la condición delfuncionariado de la enseñanza en épocas de vacas muy flacas. De los tiburones (con o sin tíos) se pasó aquienes aportaban incógnitas literarias para descubrir el destino: “Una ciudad a la que llegan los aromas desus aguas atlánticas, los cuales se huelen en entornos peninsulares de aire antiguo, de otras épocas. Unacapital bañada por el Atlántico”. O quienes aportaron símbolos casi prohibidos para reconocer el sitio:puros humeantes enrollados en islas afortunadas, con casas coloniales de indianos y enormes barrancos.O aquel mozo que quedó prendadode un museo del ejército en ciudadisleña pendiente de bodas reales.Claro que hubo una minoría que noolvidó referirse al espíritu japonésante los desastres, el valor del grupoen vez del interés personal, elconfucionismo y hasta el sushi. Algotendrá un pueblo que ha sabidosobrevivir a múltiples desastres y escapaz de proclamar como fiestanacional el reunirse un día al ñaoalrededor de los cerezos en flor, enacción de gracias a su belleza(suspendida, por cierto, la fiesta quetocaría celebrar ahora por losmotivos que todos sabemos).
    • 186En medio de todo, la estampa capilar que casi creó tendencia de pasarela fashion fue una gorra concolores chillones, la cual resguardaba un cerebro muy acostumbrado a contar historias y a aportarenseñanzas.Floras y faunasSi en la anterior etapa la flora estaba dormida y cubierta por la nieve, ahora la vegetación parecía despertaraunque con tranquilidad. Sobre faunas humanas, el otro día iban preparadas para las nieves pero hoy, losestratos eran diversos hasta llegar al fenómeno último del díaen un bar: los recortes, señal de crisis, demarcar tendencia, de adelantarse al buen tiempo o de descubrir para animar.Collformic fue el punto de salida, a 1.150 metros. Ya otros bajaban veloces por la carretera enindumentaria de corredor de montaña. También las bicicletas asomaban sus manillares (¿dónde estaría laholandesa del otro día? Se preguntaba alguien con curiosidad se supone que no libidinosa). Mientras, lazona del restaurante fue el punto de salida. Suave subida por pista forestal con vistas al amplio valle delpueblo de Montseny, la nieve detrás y al fondo el Pla de la Calma. En la zona había una encrucijada derutas muy bien señalizadas con postes verdes: GR 5-2, Matagalls-Montserrat, Ruta de Verdaguer y MeridiàVerd. El avance tranquilo se completó en la zona más alta, donde el desayuno se consumó en un entornocon amplias vistas, suave brisa, buen vino y alimentos variados. Mientras un grupo tomó asiento en elsuelo, una mayoría prefirió comer y beber a pie firme, con la mirada no perdida en el paisaje sino fijada enel condumio y en la bebida.BajadasLa continuación de la marcha sorprendió son dos informaciones sobre el terreno: un letrero llamado “ElVilar de la Castanya”, CUP 54, propiedad de la Generalitat, en el Brull, una finca ordenada, convegetación diversa y amplio mapa incluido en el cartel con membrete de la máxima institución. Mientraseste cartel debió costarnos a todos un buen estipendio, la otra señal era más rudimentaria. Para indicarque un amplio camino tenía franquedao el paso, habían colocado un largo tronco en forma de V muyabierta, procedente de un seco árbol, en posición cruzada a una altura respetable. Una señal barata y muyecológica, sin patrocinios oficiales. Más adelante, en una zona alta y sin vegetación, una verja metálicaprotegía la rehabilitación de una cabaña que parecía de pastores, de forma redondeada y fusiforme,construida con piedra por fuera y un sostén de madera en su interior. No tenía cartel . Una labor loablepara conocimiento de las nuevas generaciones. Se llamaba la Casa Nova de Vallforners, a 1.293 metros.La suave bajada inicial nos condujo a otra rehabilitación esta vez con cartel informativo. Se trataba de larehabilitación del corral de Vallforners, en Tagamanet. Un trabajo dentro de la reserva de la biosfera convarias instituciones implicadas y más de 58 mil euros de valor. Otro monumento al trabajo del pastoreo.Pronto aparecieron los primeros estratos de vegetación de altura: las hayas y los abedules aún desnudos ysin asomo de la actividad de la savia. Ahora la bajada empezaba a ser pronunciada y pedregosa, con elrumor de un arroyo que caía con gran fuerza y ciertas figuras que se veían subir en dirección contraria.Eran ciclistas de figura estilizada que ascendían con gran esfuerzo, después de remontar una pronunciadasubida: la que vamos bajando poco a poco. El resoplido del trabajo no impedía que respondieran alsaludo y apreciaran la consideración que algunos teníamos a su enorme esfuerzo tan de buena mañana.Bajar, bajar ya en medio de vegetación que brotaba. Más agua en el arroyo y también en el camino. Másciclistas que empezaban a ralentizar las fuerzas para afrontar las rampas. Algunos aparentaban una figuramás redondeada, una especie de personal joven que ama la bicicleta y afrontaba un buen reto un sábadopor la mañana. También admirables por su voluntad y esfuerzos. Mientras, los saltos de pequeñostorrentes pusieron a prueba lo que un mozo del grupo dijo: el nivel de patosidad o de pericia para nomojarse. Él se mojó.A medida que la bajada se suavizaba y daba lugar al principio del valle, se llegaba al pantano deVallforners, a 548 metros. De lo que se deduce que el esfuerzo hecho se empezaba a notar en las rodillas.El enorme chorro del desagüe y el camino debían formar parte del atractivo de esta zona del Montseny. Ynuevas especies humanas aparecían: las parejas interculturales de paseo, la infancia al lado de sus familias,la vestimenta y calzado urbanos que se enfrentaban a territorios diferentes. Las gentes que saludas y ni teresponden. Y las diversas motorizaciones que ya se hacen notar: motos, todoterrenos y otras especies conruedas. Y los perros atados que tiraban de sus amos, que los paseaban o bien que eran paseados. Hastallegar al origen del paseo, donde una amable informante de la Reserva de la Biosfera desplegaba susmanuales informativos en un lateral de su vehículo. Informa, sonríe, se interesa por el grupo de
    • 187caminantes y se despide con el mayor halago del día, dicho por aparente convencimiento: “Hasta luego,jóvenes”. Los dos mozos y la moza de aguas submarinas se volvieron y le agradecieron el piropo.LucidezEl camino seguía por una amplia pista. Olores a comida recreaban el olfato, procedente de un cercanorestaurante, la brasería Canel.la, situada cerca de un vivero de plantas. Árboles situados en filas, plantadosen recipientes negros de plástico, alineados hasta el fondo, diversas especies vegetales cultivadas yatendidas por alguien.De pronto, un joven magrebí se acerca veloz y conversa mientras se dirige a Cánoves i Salamús. Granlucidez y sentido común. Explica su vida, su trabajo en el vivero y en otras casas de labradores y gentespudientes, su satisfacción por la ocupación que tiene, por el ambiente y por el trato recibido en este país,aunque el oficio sea duro. Una lección de alegría cuando la crisis y la inestabilidad campa a sus anchasentre casi todos menos en el funcionariado (de momento). Y decía que hay gentes en este país que tienensueldos fijos, que trabajan en ayuntamientos y otras instituciones (él lo había hecho en brigadas de obrasde varios municipios), felices por no preocuparse por la inestabilidad laboral. Y le hablaban a él de lo malque está todo. Que no trabajan los fines de semana, llevan hasta dos sueldos fijos a casa y se permiten ellujo de hablar de crisis ajenas cuando ellos seguirán cobrando al fin de mes y no los echarán de su trabajo.Él decía que los veía en la televisión, bien lavados, bien alimentados dando consejos. Quien escuchaba ledaba la razón y no podía menos que callarse por sentirse afectado de pleno, reflexionar ante suspensamientos y sentirse demasiado afortunado ante la que está cayendo. Y pensaba en tantas gentesGrmanas y de fuera que podían verse aludidas (si querían), que hablaban de crisis ajenas sin conocimientodirecto de la causa en sus propias carnes.RecortesYa en el pueblo de Cànoves i Salamús, uno de los lugares de esta Reserva de la Biosfera del Montseny quedebería tener otro cartel institucional a la fuerza es el bar La Terraza. Sin duda, como para ser objeto deayudas públicas para reflexionar sobre modos, maneras, trato y espíritu de servicio al cliente. Una vezacomodado el grupo en mesas exteriores, quien debía atender era persona inquieta, precipitada y con unsentido del negocio ciertamente peculiar. Libreta en mano, esta especie humana intentaba imponer susnormas disciplinarias a sus nuevos clientes. Pide, ordena que se atienda sus demandas, que uno se adapte
    • 188a sus maneras, exige rapidez, amenaza con no atender, se queja por tener abandonados a sus clientes fijos,se hace un lío en el servicio, se le ayuda en su nerviosismo. Mientras, quien sirve pasea por entre las mesascon ambiente primaveral. Debía ser un reclamo estacional o una señal evidente de los recortes textiles oresponder a esa libertad personal. Pronto la vista de la clientela se fijó en su imagen exterior y en sudecisión en cuanto a vestimenta interior, expuesta al público. Podía ser un anuncio veraniego, unapromoción de la nueva moda que vendrá, una interpretación personal de la estética, nuevas tendenciasrespetables que forman parte del ser de cada uno. Qué prenda era o qué sexo tenía quien la llevaba soncuestiones que sólo se pueden despejar acudiendo a este bar.Por si todo fuera poco, le exigió a uno de sus clientes fijos que bajara los dos escalones que faltaban de suescalera exterior que daba acceso al local. Estaba fumando fuera y le aplicó con dureza su peculiarnormativa vigente: allí se fuma de esa manera y las escaleras al aire libre también están libres de humo.Menos mal que en el día de autos se celebraba la onomástica de quien allí mismo tuvo detalles impagables.Junto con su mujer nos sorprendieron con tartas de fabricación casera y buenos vinos. Ellos sí quedemostraron mucho más espíritu de atención, amabilidad, servicio y detalles a la comunidad que quiensirve en el bar La Terraza de Cánoves y encima cobra las consumiciones. De eso debe vivir.Ante panoramas sociales tan variopintos y especies tan diversas en esta Reserva de la Biosfera que es elMontseny, acudamos a quien de filosofía sabía mucho:“Nos enteramos de lo que pasa pero no sabemos lo que está ocurriendo”(Ortega y Gasset)Terrassa, 3 de abril de 2011Novena etapa, entre La Roca y El Masnou
    • 189Terrassa, 5 de mayo de 2011
    • 190Años 2011 – 2013Camí de St. Jaume: Cap de Creus – LleidaPrimera etapa (alternativa), entre Cap de Creus y Port de la SelvaTerrassa, 24 de septiembre de 2011
    • 191Segunda etapa, entre Port de la Selva – VilajuïgaTerrassa, 15 de octubre de 2011Tercera etapa, de Vilajuïga a Santa Llogaia dÀlguemaCara al sol con nieve al fondoGRmanos y GRmanas: No hay duda. Después del regusto dejado por la loable hazaña de introducir unpapel oficial en una urna el pasado 20 de noviembre, qué mejor que encararse al sol con montañasnevadas al fondo. Nunca más apropiado para los años venideros, ahora que los del Valle de los Caídosquieren remover a quien más cara tuvo, al sol y a la sombra.El monolito publicitario cercano a la salida del punto 1, a esas horas de la mañana, sorprendía con unapalabra que anuncia seres divinos, invisibles, mitológicos, que se montan en las nubes. Un término queahora es sinónimo de mujer delgada y bella (o quizá apunta también a princesas anoréxicas y demásespecies de ladrones regios) pero que también se pudiera entender como un ave voladora que ha cogidoaún más ímpetu después del 20 N. La palabra era “Sílfide” y los pájaros que revolotearán sobre nuestrascabezas durante bastante tiempo serán las PoPulares gaviotas.
    • 192Ahí estábamos, para afrontar una etapa más de este Camí de Sant Jaume entre Vilajuïga i Santa LlogaiadÀlguema. Kilómetros llanos, el mayor desnivel era el salto de una cuneta o la subida y bajada a unaescalera artística. Sant Jaume de momento lo pone fácil y congrega a 44 personas. Una cifra que sólo esteSanto ha sido capaz de convocar. Alabado sea en un paisaje de grandes contrastes: cortinas de niebla queiban y venían, con perspectivas que desaparecían para volver a ser reales más tarde. El sol puede con todoy pronto le puso color a una vida otoñal que languidecía entre ocres, grises y la nieve al fondo.CalentamientosNo hace falta decir que el gran descubrimiento de la temporada son esos nuevos palos a los que elpersonal está abocado si quiere avanzar más que cuando era joven, adelantar hasta a los más atletas,presumir de ladeos corporales con salero y garbo, ir siempre con el intermitente puesto, equilibrar loshuesos y animar el alma: hay futuro. Aún podemos. “Súmate al cambio” en noviembre de 2011 ( “Por elCambio”, hace unos años). Ya estamos convencidos. Uno se pone en lista de espera para recibir lasenseñanzas de experimentadas personas del grupo. A pesar de los recortes, ahorraremos para adquirirlos.Quizá sea por la influencia del Nordik Walking o por el Santo Jaume, pero, delante de la OficinadAtenció Turística de Vilajuïga (una más que debió ser hecha en época de “vacas gordas”: ¿la cerraránpor aquello de ahorrar?) un nutrido grupo de caminantes se puso en círculo y allí empezaron cimbreosvarios, arqueos diversos, movimientos de muñecas, calentamientos corporales para afrontar el kilometraje.El nivel sube y los manuales al uso ya era hora que se cumplieran. Toca caminar por las llanuras delEmpordà, carreteras poco transitadas, caminos anchos, pocos árboles y menos cultivos en un otoñoavanzado.ArteComo no podía ser menos el Santo concentra puntos religiosos de alto valor. De hecho, en la iglesia deSant Feliú de Vilajuiga hay hasta una sinagoga, junto con vestigios del románico. Cruce de culturas ycreencias, mestizaje religioso. Más adelante, Sant Esteve de Pedret. Fotos, visita rápida sin guía pero connuevos aparatos. Esta vez quien lo tiene más largo sacó fotos magníficas, con una demostración prácticaen la web de la teoría avanzada de la fotografía: planos, diafragmas, exposiciones, etc. Los objetivosmodernos llegan antes a todo. Incluso antes que el ojo. Éste lo ve después en la web: tiemposcontemporáneos.El camino sigue sin sorpresas, por en medio de acequias, granjas, ocupantes interculturales del territorioque se afanan con abonos, maquinaria, animales y labores agrarias diversas. El barro cercano o lejano es la
    • 193prueba de las copiosas lluvias caídas en una comarca que alardea de vientos artísticos y aires cerebralesdiversos. Pronto, más arte en forma de oferta lúdica y cultural de alto abolengo.Peralada ofrece muchas caras. Una es una amplia plaza donde el personal dio rienda suelta a sus ansiasgastronómicas. Una ikurriña ondeaba en una casa cercana del pueblo. No hubo tiempo para ver el núcleoantiguo, con una parte histórica próxima a la plaza mayor y el Centre de Turisme Cultural SantDomènech, museo de esta villa medieval, con un claustro románico del siglo XII muy valorado. Pero esque todo no se puede ver. Tampoco con estos atuendos ni se intentó acercarse a la puerta del casino,donde los juegos de élite se acompañan de jornadas musicales veraniegas, ágapes y festejos varios paragentes de alto postín (se les supone). Solo se contempló el recinto por fuera, con majestuosos árbolesllenos de nidos de pájaros diversos (parecían cigüeñas, no gaviotas), con colores y cánticos atípicos (éstosson otros pájaros, diferentes a los de dentro).La llanura dio paso a más arte.Vilabertran sorprendía por su magnífica restauración y acondicionamiento interior. Un ejemplo de buentrabajo que dio pie a un debate muy canónico. Hubo fieles Grmanos que estaban preocupados quiéneseran los antiguos habitantes del lugar. Si monjes o monjas. Después de sesudas interpretaciones yelucubraciones no demasiado ortodoxas, quien administraba el sello de la entrada pontificó que erancanónigos ( o sea, sexo masculino, ¿no?). Iglesia románica, sala capitular, claustro, capilla y otrasdependencias monacales extasían a caminantes de Sant Jaume. Un gran trabajo en beneficio del arte y lascreencias.PasosCerca, a tres kilómetros, Figueres. Antes,severas consignas del mejor guía.Agrupamiento, no perderse, menosdispersión y más atención. Nadie se quedópegado a ningún escaparate ni encantadocon algún ser humano de interés. Aaquellas horas del mediodía, el ritmocomercial de la capital empordanesa dabapaso a la degustación gastronómica. Hubouna Grmana que disparó las alertas delgrupo cuando hizo un intento de deserción.Dolores varios que al final los aguantóhasta el final. ¡Más madera!De paso, el final se acercaba. Los 22 km tenían como destino Santa Llogaia dÀlguema pero no sudiminuto bar. Hubo que efectuar un transbordo motorizado para dar con un establecimientoembriagador: los efluvios del carburante de la gasolinera de al lado parecían recordarnos que el precio nopara de subir. A este paso, algún día nos conformaremos solo con olor.División de la tropa: unos adentro, “protegidos” por cámaras de videovigilancia y otros al sol que máscalienta, o sea, fuera. El yantar dio paso a la celebración del futuro atleta maratoniano que se prepara afondo para dejar los 50 años sobre el asfalto y acabar un recorrido mítico. Degustación de un buen cavade uno de esos rincones que, quizá por herencia paterna, debía tener a buen recaudo por ser bueno ybarato. Tanto que se ha convertido en el nuevo brebaje oficial de la numerosa compañía. Pero no soloconcelebró con bebida. Los dulces prenavideños completaron la sorpresa. “Voy a echar un polvo...rón”sentenció un avezado experto en gaitas, dulzainas, grallas y danzas diversas. El personal lo acompañó yvio que eran buenos. Los cánticos demostraron que el homenajeado se lo merece y se conserva unperfecto estado de revista. Para ello han tenido que transcurrir 50 años bien invertidos. A ver si la suertenos acompaña, una vez esquilmados los bolsillos aún másrecortados con tantas loterías, luminetas y sorteos varios.Pero no todo salió bien. Alguien aprovechó la multitud para fijarseen una mochila ajena. Fue capaz de apropiarse de ella, y eso quehabía cámaras. Pero ya se sabe, Murphy es un buen aliado deltradicional espíritu de este país y cuando las cosas deben funcionar,pues no. Una Grmana fue la víctima, como podíamos sercualquiera. Y vienen a la memoria las anécdotas que cuenta nuestro
    • 194más empedernido visitante del Camino de Santiago. Su profusión de detalles delatan que hoy lossalteadores del Camino siguen ahí. Y para muestra, un botón. O dos, pues a él los amantes de lo ajenotambién lo “limpiaron”.Os dejo porque, como alguien dijo en Twitter: “ Mañana hay que hacer tantas cosas que hoy quieroque sea ayer”Terrassa, 4 de diciembre de 2011Cuarta etapa, de Santa Llogaia dÀlguema a ViladasensAlta tensión con afectos secundariosGRmanos y GRmanas: GRMANIA no para. La prueba son la cantidad de correos que quedan en esanotaría virtual que es Internet, donde los actos de homenajes y las comidas previstas provocan cruces demensajes, propuestas, rutas alternativas, todas convergentes en un buen yantar con buenos brebajesetílicos. La cuestión es no parar, aunque a veces no quede más remedio que pensar en voz alta en la suerteque casi todas las personas de GRMANIA tienen con el tema laboral. Aunque la fiesta de cada uno va pordentro, todo no sería igual si los actuales dramas de más de cinco millones de parados (excluyendo trabajosumergido y el pillaje habitual de este país) se montaran en nuestro autocar. Sin amargarle el dulce a nadie,y menos transmitiros todas las neuras propias, quizá habría que pensar en la suerte que tenemos de hablarde todo, del ji-ji-ja-ja, cuando casi todos sabemos que cobraremos (“de momento”) al final de mes, que enlos domicilios hay comida, que se puede pagar la hipoteca o ya está pagada y que llegar a final de mes “demomento” está asegurado. La realidad es muy cruda entre amplias capas de la población que no tienen nilo más mínimo, ni saben qué le darán de comer a la familia. Uno a menudo piensa en esto cuando venuestro autocar y las caras de felicidad de quienes “de momento” tenemos la vida resuelta y el disfrute esuna finalidad muy decente. Pero también en este grupo hay personas (o hijos/hijas) que cobran unamiseria por un trabajo muy digno, personas paradas o con pocas perspectivas de futuro, pero que luchancon orgullo y se forman. Va por ellas porque la heroicidad la viven en su propia piel.En este sin parar, el pasado 21 de enero se afrontó una etapa más por las llanuras de lEmpordà marcadaspor el frío propio de la época y por los dilemas que aún crea la línea de alta tensión o MAT. Pintadasantiguas recordaban el tema por las paredes de los pueblos, aunque se desconoce si quien se queda sin luza menudo está de acuerdo o no. El frío inicial se combatió con procacidades y comentarios diversos, uncompendio de imitaciones de varias tertulias televisivas pero sin emolumentos añadidos. No cabe dudaque las palabras, los giros lingüísticos y los matices verbales enriquecen conversaciones con diversossentidos. En esta ocasión, el grupo viajero procedente de tierras australes recordó más tarde algunosamericanismos del español dignos de publicación. La cosa dio para reír y descubrir cómo las procacidadesdel uso demuestran el desuso de otras acepciones. El fútbol da para mucho, con matices derivados derivalidades ancestrales. Y el caso del crucero italiano encallado suscitó risas y quizá ironías de un pueblohermano al que nos parecemos tanto en desorden e improvisación sobre la marcha. “La moldava seamoldaba al capitán”: frase precursora de posteriores poesías de quien permanecía “tapado” y descubriósus creaciones líricas días después. “El capitán cayó desde catorce pisos y se amoldó a un bote salvavidassin un rasguño”.Estábamos en el norte pero se miraba el sur: los australes citaban merluzas negras, corderos al espetón,masas heladas que se mueven, perros como llamas, y la “despampanante” Pampa. Menos mal que siemprenos quedan las postales fotográficas del maestro y del discípulo. Las riquezas lingüísticas siguieron.Corredores desbocadosEl inicio en Santa Llogaia dÀlguema fue tranquilo hasta para los inquietos atletas. Hubo acuerdo de nosalir en estampida hasta la recuperación de fuerzas del desayuno. El pacto se cumplió, con una reserva detanta adrenalina que, después, todo discurrió con cierto libre albedrío. Pronto apareció Borrassà, unpueblo a 73 metros de altura que sorprendió con el curioso nombre de su plaza de entrada: la plaça de laGeometria. Gente mayor que se sorprendía y preguntaba por tamaño grupo a aquellas horas. Campos sinheladas, grises e invernales con granjas de cerdos y siembras de nabos, producto alimenticio animal queoriginó entre algún miembro (masculino, por supuesto) imaginaciones lingüísticas de supuestasninfómanas. Delante del sembrado se efectuó una parada con destino a Pontós, a la plaça Sant Martí.Nada de exigencias físicas, más allá del trote habitual.
    • 195El río La Muga y sus afluentes acompañan en todo el recorrido. Estamos en zonas con vestigios del sigloVI a. de C e ibéricos, como el de Pontós, con una sola entidad dedicada a la caza, y un curioso nombre,quizá pensando en las víctimas: “Associació de Caça Bon Repòs”. Y, nunca mejor dicho, pausa para elreposo del caminante y la preparación de los atletas. Ya no había quien los contuviera y en este pueblocomenzaron también las tensiones entre quienes no llevaban los puntos del camino en las herramientasdigitales. La estampida se preparaba y la primera escaramuza también.Al amparo de la iglesia del pueblo se procedió al acondicionamiento de fuerzas y de indumentarias. Abajo,en la otra plaza más grande, se recordaba en un pasquín un concurso de poesía, medio tapado por unafurgoneta que vendía pescado. Ya mismo los corredores y la corredora iniciaron un camino en direccióncontraria. Subida, bajada y subida para preguntarse qué hacemos aquí. Y el recuerdo a otro miembroconvaleciente que seguro se hubiera añadido a la pérdida. Los teléfonos móviles ayudaron a deshacer elentuerto, regresar al punto de origen y orientarse.HuellasNadie sabe la cantidad de huellas que se siguieron. Más imaginarias que reales, se veían pisadas donde nohabía. Se decía de seguir una vía del tren y ésta no aparecía, se hablaba de dejarla a un lado y uno estabaen el contrario. Perdidos pero riéndose sin parar ante el infortunio momentáneo. Daban señales de unaiglesia al fondo pero se veían dos. Una carretera y quedaba lejos. Un camino por donde se adivinabanpisadas, pero con un charco enorme, rematado por un árbol cruzado. Insistencia de que por allí habíanpasado. Pero no había vía. Al final, trote cochinero (había granjas) y la carretera nacional como guía.Enormes camiones que pitaban. Con la fama que tienen algunos conductores, debían pensar: “¿Quéhacen cuatro hombres con una mujer corriendo? ¿Qué tiene esta mujer para que hasta cuatro hombres laacompañen a esa velocidad?”Orientados ya, el destino que se preveía era el de la risa, la chirigota y el cachondeo merecido por salir tandeprisa para llegar tan tarde. Así fuimos recibidos pero en un ambiente de duda ante el paso de un río.Vadearlo descalzos o seguir el camino correcto por el puente. Intrépidos zapadores arrastraban troncospara sortear un paso estrecho pero profundo. Quienes se atrevieron, probaron a ajustar los pies a tantapiedra menuda y a resistir el frío. Risas contenidas, rechinar de dientes, tengo que aguantar el frío, soycapaz, queda poco, ya está pero con los pies helados.Reagrupación en Bàscara, al lado de la carretera. Sello original en un bar y a seguir. Un pueblo surcadopor una carretera nacional que espera sacarla al exterior del municipio. No hubo tiempo para ver más quecamiones donde antes paraban las diligencias de ida y vuelta a Francia, sortear un semáforo de paso eignorar varias iglesias, el parc de la Resclosa o las murallas. Los del atletismo, otra salida en falso y van....En dirección contraria nada más proseguir. No tienen remedio. Menos mal que la llanura ayudaba ypronto se disfrutó de suaves subidas y bajadas entre barro, charcos y suave brisa que conduciría hasta elfinal.En Orriols el público estaba expectante ante aquel personal. El núcleo antiguo te hacía pasar por un arcoque dejaba ver al fondo el final. Ya sin dificultades pronto apareció Viladasens, en la comarca del Gironès,con más granjas de cerdos y la carretera de vuelta al lado. Este pueblo, de 200 habitantes, ofrecía zona deinstalaciones deportivas a 96 metros de altitud y un bar restaurante que acogió a la avanzadilla. Un señormayor se asustó cuando se enteró de la expedición caminante procedente de cerca de Figueres. Sepreguntó a qué venía eso, con la cantidad de vehículos que hay hoy día. No parecía muy devoto de SantJaume.El restaurante Can Lladó creó muchos afectos. Inicialmente fueron las cervezas de los primeros. Luego,las atenciones de aquel personal de procedencias diversas y el lío que se hacían a la hora de servir. Ytambién la apertura del reservado para acoger al peregrinaje de GRMANIA. Cuando el grueso del grupollegó, aquello empezó a caldearse.AmericanismosLas bebidas y el bienestar estomacal comenzaron a producir los efectos deseados. La lengua dio lugar aprofundizar en los matices semánticos de tantas palabras que cambian de significado cuando se usan enAmérica Latina. Los procedentes del sur traían su bagaje cultural, que se completó con mucha verborreasui géneris. Seguimos con esos afectos al buen gusto verbal, aunque las excepciones malsonantes pudieranser fruto de la falta de conocimiento de las palabras allá o no tener a mano obras de María Moliner o aFernando Lázaro Carreter. Un titular de un periódico de Chile, comentada la semana anterior en unaradio y también repetida aquí fue el siguiente: “Un coño saca la polla” ( o sea, a un español le toca la
    • 196lotería). Qué decir de cogidas diversas y de significados peculiares de cacho, cachucha, chingar, chocante,concha, cuca, perra, pendejo, quesillo, tirar o zanahoria (salid de dudas en este Wikcionario)Pero como no solo de palabras se vive, nuestros caminantes desplazados al cono sur nos sorprendieroncon los típicos alfajores Havanna, importados de aquellas tierras. Un detalla con mucho afecto.Y, para acabar, una opinable frase de esas que multiplican su efecto en Twitter:“Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre”Terrassa, 12 de febrero de 2012Quinta etapa, de Viladasens a GironaTerrassa, 18 de febrero de 2012Sexta etapa, de Girona a Amer“ I que, sóc gran” (Y qué, soy mayor)Grmanos y Grmanas: A la salida de Girona, cuando se despedía una ciudad emblemática, admirable, biensituada, con reputación de buenas vidas, buenas costumbres y maneras modernas, se empezaba a instalarel populismo de las compras en este país, el eterno espacio para luchar contra las crisis o sobrevivir, ellugar donde se compra en plan barato el sucedáneo de la moda de los escaparates tipo boutique o grandesalmacenes, el sitio con productos de procedencia diversa que también marcan tendencia, el bazar conintenso olor a churros y café con leche, donde el verbo de quien vende te incita comprar la moda popular,donde te animan a invertir en tí mismo, donde aún existen los piropos con finalidades comerciales, dondeel 3x1 es más habitual que el 1x3. Los tubos y avances de las furgonetas anunciaban el gran mercadillo de
    • 197los sábados en Girona. Lo ponían fuera de la ciudad, en el Parque de la Devesa, no siendo que afeara elrostro de la bien puntuada urbe. El Camí de Sant Jaume discurría por su ocasional territorio. Y allí, alviento, encima de las cabezas de los caminantes, ondeaba una camiseta con dos estampaciones: el reclamovisual del anverso “I que” se completaba con el reverso “sóc gran” como si pregonara a los cuatro vientoque, a pesar de la edad, a pesar de hernias, resfriados, prótesis, operaciones y remedios diversos, por allíiba gente ya entrada en edades. “I que...sóc gran” un enunciado real que retrata con mucha honra a quienya ha vivido unos cuantos años.VíasAtrás quedaba el mercadillo y delante el camino marcado sin pérdidas posibles. Los huertos preconizabanla primavera agrícola de la “gente grande” que buscaban un entretenimiento y una productividad a sutiempo de ocio. Flores en los árboles, tierras labradas y, en el aire, el fuerte olor a esa fábrica de unamultinacional suiza, especializada en expresos y nespresos, desayunos diversos, de dudosa reputación enlos países donde el precio del café y el caco es un arbitrio empresarial suyo, siempre a la baja... para elbolsillo de quien lo produce, claro.La Vía Verde era un centro deperegrinación deportiva conmuchas bicicletas, grupos bienpertrechados de máquinas yequipaciones de coloreschillones que discurrían pordonde antes había habido untren. Vías de ferrocarril queahora son verdes (eufemismos ypolisemias como para pensar: lalengua tiene vida). Se ladenominaba “Ruta del Carrilet”pero, como en este país algunostemas sexuales hay quien aún losdebe acarrear sin resolver, quémejor que hacer desaparecer elrabo de la letra “R” para que laoriginalidad más vulgar quede patente en todo el recorrido.Antiguas estaciones de tren observaban cómo GRMANIA se disgregaba en varios grupos. Etapas a lacarta que respetaban el ritmo y las fuerzas del personal, ahorraban tiempo al final y favorecían volverantes al destino final. En el fondo era un ensayo previo a las etapas del Camino de Santiago de este año enSemana Santa, entre Santo Domingo de la Calzada y Catrojeriz. Un camino ancho, sin dificultades, idealpara quienes se entraban para maratones.La parada del gran grupo que hacía todo el recorrido, reponedora de fuerzas, sirvió para constatar unadenuncia pública de quien se encarga de las botas: últimamente vuelven con más vino de la cuenta. De loque se pueden efectuar deducciones saludables pero también renuncias a placeres revitalizantes. Elcomentario provocó que la bota no parara de circular. Y, también, eso es lo que se hizo después: seguiradelante al paso de cada uno. Bescanó (pueblo sinónimo de “Agua”, por donde pasa el Ter, hay acequiasde agua y la isla de la Pilastra en el río, de 10 hectáreas y conocida con el nombre de la “devesa delGegant”), Bonmatí (con un albergue para peregrinos), Anglès, Pladevall, la Cellera de Ter (al pie de lamontaña de Puigdefrou, de 843 m.), estación de El Pasteral (con los pantanos de Sau y Susqueda cerca),Amer. Algunos ya eran pueblos conocidos por celebrar ágapes navideños, como Anglès. También,direcciones a pie desconocidas por las fuerzas de seguridad, ante preguntas para buscar la orientacióncorrecta. Otros, como Amer, final de etapa, sorprendían por tener un monasterio del siglo X (en torno alcual se construyó el núcleo urbano) y una de las plazas mayores más grandes de Catalunya, un buen lugarpara sentarse en una terraza al sol, ver pasar el tiempo y la vida mientras se descubre el fondo de una jarrade cerveza y se idealiza con la utopía de estar los lunes, los martes, los miércoles ...así, al sol.Ademas, según cuentan quienes saben, la plaza mayor era el lugar donde se centralizaba un importantemercado y, ahora, cada 16 de agosto, por la fiesta mayor, se baila una sardana única en Catalunya, laSardana del Alcalde, en forma de espiral abierta y presidida por el edil.
    • 198Una vez acabada la etapa, hubo ciertas apreciaciones que nunca se habían visto hasta hoy en un pueblo:en Amer tienen un desfibrilador en la calle, a disposición del público (esperemos que sea de poso uso),muy cercano al hogar de jubilados, Llar de Jubilats Sant MIquel (¿coincidencia?) y a una escultura cuyabase es una fuente, el “Monument al Músic, homenatge als músics dAmer, 8-XI-1975, Josep Bosch i Puy(Piculives), 1937-1998”. Aquí también había una tienda regentada por población oriental, como si fuerauna variante más del comercio barato iniciado en los mercadillos.MúsicasLos casi 27 km recorridos(26,680km según las máquinas),en 5 horas y 30 minutos, a 4,8km la hora, acabaron en elabundante refrigerio delmediodía y en el camino y siestade vuelta. Los músicos de Amerquizá se levantarían de sustumbas si hubieran estadoatentos a las melodías y letrascon las que el conductoramenizó el viaje. Parecían unaversión de hermanamientoautonómico en plan retro, conreflexiones como éstas en suselaborados libretos: “Quiero beber de tu boca que me hizo renacer”, “Sabor a café es el sabor de tu piel”,“Quiero hacerle el amor al compás de la marea, sabor a café es el sabor de tu ser”, “Tengo que aprender aconformarme con lo que la vida me da”, “Volver a empezar de cero contigo o sin ti en nada estoy aquí”,“..y te diré hasta la muerte guapa, guapa y guapa”. Y otros temas tipo “Cocidito Madrileño”, “La SantaEspina”, “Verdes como el trigo verde”, “Cuando vienes a Madrid”, “La Zarzamora”. Chotis, pasodobles,sardanas y similares preconizaban un necesario y urgente entendimiento entre todos, a pesar de lospesares. Habrá que acudir a estos símbolos inmortales para salir de la crisis...¡con ilusión!Al fin y al cabo, qué razón tenía la camiseta del mercadillo:“¡I que, sóc gran!”.Terrassa, 6 de abril de 2012Séptima etapa, de Amer a Sant Esteve den BasBalcones primaverales con sorpresasGrmanos y Grmanas: Una multitud sobre ruedas: la primera sorpresa de la jornada. Lo nunca visto. Elapoteosis. El rasgarse las vestiduras si se echa la vista atrás. El ignorado número 30 (¿qué de qué?). Lariada humana. Alguien con las neuronas aún bien lustrosas dijo que se iba a cambiar de parada inicial: dela dos a la uno. El sujeto alegaba que ya se empezaban a dar codazos para subir los primeros en lasegunda parada. Pronto harán falta los “empujadores” oficiales del metro de Tokio. También seobservaban veteranas parejas relegadas a filas posteriores por estar ocupado su puesto de toda la vida.¿Dónde queda la simbiosis trasero-asiento, anatómicamente hablando? ¿Trasero o culo? De esta partecorporal hablaremos más tarde.BalconesLa vía verde de por sí es una hendidura (término que leeréis otra vez más tarde) aún abierta para dejar quelos 54 km de antigua vía ferroviaria sirvan para el ocio. De Olot, a 440 metros de altura, hasta Girona, a70 metros, el desnivel sorprende y aguza los sentidos...por si acaso. En la etapa del día de autos hubo queenfrentarse a la máxima altura de la ruta, el Coll den Bas, a 600 metros sobre el nivel del mar. Un buenbalcón para cambiar de perspectiva y observar la inmensidad del valle den Bas, llamado “La Suiza deCataluña” (naturalmente hablando).
    • 199Salir de Amer significó desperezarse, hacer los rituales calentamientos, ver restos de estaciones y muchoscarteles informativos. Una ruta llena de paneles que, si la gran mayoría de caminantes apenas ven, losciclistas ni se enteran. Mientras las piernas del primer turno se ponían a sus menesteres, el paisajeprimaveral dejaba ver los pocos vestigios de viviendas, algunas de las cuales adornaban su bucolismo conanimales rumiantes. Otras se erigían como símbolos de las nuevas tendencias arquitectónicas. En mediode la inmensidad aparecía una construcción parecida a las que optan a premios, que contrastaba con la deenfrente: la habitual de los campesinos de toda la vida. Una tenía carteles de videovigilancia, mención aalarmas conectadas no se sabe a dónde y con un muy peligroso perro. La otra parecía invitar a su visita:todo abierto, el perro ni seinmutaba, el payés a lapuerta con un carretillo decomida para los animales.Cara de felicidad y con ganasde hablar. Contrasentidosdel derecho a la propiedad.Otra sorpresa la motivó elárea de recreo que habíaantes de llegar a Les PlanesdHostoles. Una estructuraenorme de maderaresguardaba mesas para elsolaz reposo de caminantesque han de reponer fuerzas.Lavabos cerrados peroabiertos, un abrevadero y uncolumpio, donde un insigneatleta parecía revivir la infancia y se bamboleaba con salero y ritmo. De una mochila surgió uno de losmanjares menos esperados y más sorprendentes, traído expresamente del lugar de origen: anacardospicantes de Sri Lanka. Pero, por contra, una de nuestras caminantes más ausente no encontró las gotasenervantes de alguna petaca caritativa.TimbresEl silencio de estos parajes es uno de los grandes placeres. Escucharlo con intensidad te puede hacerentrar en conflicto contigo mismo si te tienes poca capacidad de aguante. Hoy los auriculares y demástecnologías te evitan el a veces cansino oficio de pensar. El hablar sin parar con el grupo con el que vaspuede ser un buen aliciente para la amistad en medio de tanto verdor.Pero este camino, en dirección contraria (de bajada hacia Girona), puede ser también un peligro para loscaminantes. Quién lo iba a decir que la ecológica bicicleta pudiera salir disparada hacia un transeúnte sólopor tres motivos: la velocidad inapropiada, el despiste del ciclista o bien la ausencia de un timbre. Sí, eseobjeto que existe y debería ser contundente para avisar. Pues no. Ningún sonido en el campo. Nomolestar. El caminante y el ciclista están condenados a cederse el paso. De una forma o de otra.Les Planes dHostoles es cruce de otras rutas de caminantes. Un enorme arco en la vía indica que elantiguo tren perdía altura aquí. Un pueblo que nació en torno a la iglesia de Sant Cristòfol, aunque laoriginal la llenaron de bombas y la hicieron estallar durante la Guerra (in) Civil. Un pueblo con las elcastillo dHostoles, del siglo XI. El pueblo también goza de edificio de atención a la salud (no sabemoscómo quedará de recortado ahora). De aquí al siguiente, por un camino tranquilo. Sant Feliu de Pallarolspronto quedó atrás, sin mencionar una de sus sorpresas: la figura del “Pescalluna” en una de sus orillas.Una de esas leyendas en torno a alguien que se queda prendado por la belleza de la luna y decide ir apescarla. En este pueblo llaman “Pescalluna”a quien presume de grandes sueños e ilusiones. Otra sorpresade la población es una ermita que debe ser muy visitada: la Mare de Déu de la Font de la Salut (con tantascarencias y problemas, seguro que no le faltarán visitas). Quizá sirva como ejemplo de esta figura deleyenda la realidad de un cartel: “Sector dactivitats econòmiques Pla de Llongafollia”, Sant Feliú dePallarols”: no había signos de ninguna actividad económica.
    • 200Culos y monedasDesde Sant Feliú hasta SantEsteve, aparte de verificarque los nombres de lassantidades siguen presentespor todos los sitios, huboque enfrentarse a la másimportante subida de la Rutadel Carrilet. El Coll dEn Basrepresentaba un esfuerzopara los ciclistas que veníanen dirección contraria,algunos retorciéndose encimade las bicicletas mientrasotros no acababan con lacomodidad que concedentantos piñones paraesforzarse lo justo. O echar el pie a tierra y arriba nos vemos.Mientras el esfuerzo ajeno llamaba la atención más que el propio, alguien dio a conocer la metodologíaadecuada para reforzar glúteos y zonas próximas. ¿La herramienta? Pon una moneda en la hendidura quesepara las posaderas, trasero, culo, nalgas, ano, pandero, pompis, y sostenla con energía mientras caminas,a ser posible con bastones del modelo Nordicwalking. Aviso: en la hendidura, no en otras aperturas.Camina con energía, aligera el paso, sé veloz pero que nunca se te deslice la moneda ni se te caiga. Todaesa zona cambiará, los bajos adquirirán un alto valor añadido, con buena turgencia y tu tono muscular tedará un toque de distinción entre sexos iguales, complementarios u opuestos. Esta nueva metodología noprecisa ni cuál debe ser el tamaño de la moneda ni a qué altura ponerla, ni qué hacer con ella después desu uso para tales menesteres.Mientras la lección metodológica y competencial avanzaba, alguien con bastones más normales, de los deantes, adelantó al grupo de la teoría sobre la moneda. Pero pronto se apercibió que aquella parejamasculina usaban un instrumental distinto, más fino y juguetón, con movimientos acompasados ybalanceantes, con artes variados que les permitían caminar con mucho salero y toques corporalesdiversos. Allí mismo recibieron la correspondiente lección.Cultura y médicos con memoriaAl bajar el Coll dEn Bas, una nueva casa con amplios balcones mostró el centro de todas las miradas. Noera el nuevo túnel que discurría por sus entrañas sino la perspectiva de la Suiza de Cataluña, antiguovizcondado de Bas. Más abajo, viejas estaciones con terrazas que reconfortaban a trialeros bienpertrechados, encajonamientos en medio de la naturaleza y, pronto, Sant Esteve den Bas. Un pueblo quenació en torno a la iglesia de Sant Esteve, en el siglo XII, el punto de encuentro final entre los gruposvariados de caminantes. Los primeros se les veía desorientados porque no encontraban ningúnabrevadero donde echar algo al gaznate. Callejuelas, callejones, pasos entre calles que asoman a uno de losvalles con el encanto de la variedad de olores y colores a lo largo del año.Allí donde se esperaba a quienes venían al final, enfrente había una de esas sorpresas que suelen pasardesapercibidas: una casa humilde con una placa y este texto: “ Seu natal de la Fundació Moret i Marguí:memòries i llegats”. Allí nació uno de aquellos médicos preocupados por recoger las memorias, loslegados y el material genético con el fin de guardarlo en un archivo, Jordi Moret i Marguí. Una de susfrases preferidas era: “ Quien sólo sabe medicina, ni tan solo medicina sabe” (frase que se puede aplicar alo que se quiera).Más abajo, otras culturas en un centro con ese título y traslado a Olot, donde se procedió a calmar la partemás corporal antes de recibir las ofrendas del día de Sant Jordi: una rosa para todos los públicos ytambién un libro que pretende acercarnos a una historia policíaca ,escrita por un gran autor teatral: “Eljuez y su verdugo”, de Friedrich Dürrenmatt, un insigne suizo, que vivó entre 1921 y 1990, y cuya casa esobjeto de visita bajo el nombre “Centro Dürrenmatt” en Neuchâtel.
    • 201Antes de acabar con tantas sopresas por un camino primaveral, en una etapa llana pero abierta a serdescubierta por el punto de vista personal de cada caminante,un recuerdo a la memoria del médico Moreti Marguí con una de sus frases:«Atrafegats per la materialitat del viure quotidià, oblidem sovint, dins el patrimoni de la història, els valorsmorals i els sacrificis dels nostres avantpassats»("Ajetreados por el materialismo de la vida cotidiana, a menudo olvidamos, dentro del patrimonio de lahistoria, los valores morales y los sacrificios de nuestros antepasados")Terrassa, 1 de mayo de 2012Octava etapa, de Esteve den Bas a Santa Maria del CorcóTerrassa, 13 de mayo de 2012Novena etapa, de Santa Maria del Corcó a VicNunca mejor dicho: dos poblaciones con muchas reminiscencias históricas. Una por cuestiones antiguas,otra por antiguas y actuales: Santa Maria del Corcó (LEsquirol: un nombre de broma fácil) y Vic. Aquí losmilagros están en el camino y en la primavera que fluye por los poros de muchas pieles y de la tierra. Ytambién dio señales de su efervescencia en esas imágenes tan poéticas y románticas cuando cualquierdetalle se mira con otros ojos, cuando el amor fluye y la pasión crece ante tanta vida que fluye. ¡Ay, elamor! Siempre anima ver gestos, detalles, sonrisas de oreja a oreja, complicidades detallistas y carantoñasdiversas. ¡Lo que no haga el amor!Un buen ambiente con un limitado número de caminantes, caldeado en sus inicios con repasos diversos ala actualidad, arreglos inmediatos de mundos y críticas contumaces a tanto “chorizo” como abunda enestos lares, en una etapa que se mueve entre muchas granjas porcinas para la alimentación de la materiaprima de otros embutidos.De entrada, la seguridad que no pareció haber en la etapa anterior se vio confirmada con la asistencia denuestro guía de lujo. No obstante, los inicios no estuvieron claros, hubo dudas no habituales en él.Algunos justificaron la situación por estados anímicos muy favorables a la ilusión y al porvenir de colorrosa en medio de tanto verdor primaveral. Una tierra de trigo fue pisoteada y hubo que bajar un talud antela vista del conductor de un todoterreno, que se brindó a indicar señales del autentico camino. Y allíestaba. Se dirigía hacia un destino aún lejano, en medio de muchas masías aisladas, innumerables granjasde porcino y vacuno, los habituales olores tan penetrantes, maquinaria agrícola muy potente y espigas en
    • 202formación. Unas tierras con espesas nieblas en invierno cuya imagen más estereotipada la difundió elescritor Miquel Lor con la novela “Laura a la ciutat dels Sants”, escrita en 1931 y ambientada en Vic: unretrato pesimista de la zona, la imagen negativa del ambiente rural centrado en el viaje iniciático de Laurahacia su desarrollo personal.Plazas y fiscoLa primera parada recordó el cruce de caminos a la entrada o salida de Roda de Ter. En este lugar, enmedio de aguanieve o granizo, ya se produjo otra recuperación de fuerzas. La diseminación por losbancos produjo concentración ante la bota de vino y los regalos de quienes son abuelos por segunda vez.Debía estar previsto el brindar como postre con varias tartas de Santiago en el Camí de Sant Jaume ymoscatel. Dulces sabores para desearle lo mejor a abuelos y nietas.Hubo detalles con buena señalización: se vieron flechas made in GRMANIA en el suelo para evitarpérdidas y sustanciosas conversaciones económicas. El grupo debía saber el estado fiscal de nuestrainsignia a ojos de la inspección de Hacienda. Qué mejor que preguntar a una persona experta, que dedicóunos minutos a instruir al ignorante (que no defraudador). La profesional manifestó que a GRMANIA sele consideraría un sujeto pasivo. Y sin retenciones posibles. Estamos salvados con ese superávit quealgunos quieren convertir en bonos para contribuir a salvar una puerta de Bankia. Y sobre sujetos pasivos,ya hay personas jubiladas y otras que tachan los días que les quedan siempre que no alarguen la fecha deentrada en la “edad dorada”. Aunque hay quien cree que mal le debe ir a un país si la gente con másexperiencia y formación sólo tiene como ilusión pasar a la pasividad laboral.PoemasLa monotonía del camino se vio alterada por plantas transformadoras de áridos, un restaurante camufladocon paredes cubiertas por hiedras, labradores y ganaderos a sus labores, alfombras de pelusa de loschopos, algunos ciclistas y poco más. Roda de Ter es, entre otras cosas, su puente sobre el río, fábricastextiles abandonadas, la Mare de Déu del Sòl del Pont, la pequeña iglesia donde rezaba Miquel Martí i Poly los recuerdos de los versos de este inolvidable poeta. En la puerta eclesial estaba el anciano sacristán,amigo del poeta y de su hermano. Arengaba al caminante pontificando sobre que hay tres cosas invisiblesen que hay que creer: el oxígeno, el cielo y Dios. ¡Palabra de sacristán! Pronto, la casa donde nació Martí iPol. Una Grmana que iba de punta en blanco (pantalones de ese color ) aprovechó la puerta de la casapara sus menesteres con las botas, en un momento en que alguna cámara fotográfica perseguía la imagende donde nació el poeta.
    • 203Taller de comunicaciónHubo otro momento sin duda memorableen la etapa. Quizá debido a las hormonasprimaverales y a la pelusa de tanto árbol,unos sujetos se lanzaron a diseccionar algoque ocurre: imaginemos un acto público,conferencia o jornada en que hay ponentesque cobran sus buenos emolumentos, aveces a base de cansar al público con añejasy repetidas presentaciones. En unmomento dado la organización del actonecesita a un ponente, moderador ofigurante para completar el elenco. Según elgrupo de caminantes expertos, suelen teneruna lista de becarios de diferentes sexos,buenas personas inocentonas, gente quevalen igual “para un roto como para undescosido”. Pero la diferencia es que nocobran. Estas almas cándidas prestan susservicios para salvar la situación. Y aquívino la disertación: ¿cómo hacer para queestas gentes de buena voluntad las tachende la lista y nunca más la organizaciónpueda recurrir a ellas? Fue tal el cúmulo deargumentos y tan contundentes que seevitan reproducir aquí: certeros, directos,descarnados, al grano, atacando a lasinterioridades, poniendo toda la carne en elasador. Quien se encuentre en estasituación, que recurra a la próxima edicióndel “Taller Disuasorio de Comunicacióngratis”.RazasCon las ideas tan claras, otra foto de rigor en lo alto de un puente teñido del blanco de los chopos y, alfondo, Vic. Aquella “Ciutat dels Sants” hoy es un crisol de culturas, y más en un sábado con el popularmercado en la plaza principal. Una población variopinta con la que se han hecho experiencias educativaspioneras pero también donde ha calado el racismo más detestable. Beber agua en una fuente es encontrarinscripciones contra la segregación al lado de una Plataforma innombrable. Museos griegos, la Iglesiacatedral, el entorno cultural Abat Oliba, palacio episcopal, el concierto de Mishima, un bar llamado LaTerra que te recibía con la inscripción “un equip, un país, una terra” y las contradicciones de tantaspintadas que se resumían en el titular del diario gratuito “Osona”, que repartían en la Oficina de AtencióCiutadana: “La manifestació contra el racisme divideix Vic”. Lo dicho.Y ya que estamos en tierras de Martí i Pol, qué mejor que recordar los versos que hay en la puerta de sucasa de Roda de Ter:“Visc en un poble petit,en un país petiti, tanmateix, vull que quedi ben clarque això que escric ho escric per a tothom,i que per a mi és com si el món sencergirés entorn de leix dels meus poemes”Terrassa, 3 de junio de 2012
    • 204Etapa 10, de Vic a LEstanyTerrassa, 9 de junio de 2012Etapa 11, de LEstany a ArtésPrimera etapa de la temporada 2012-2013Terrassa, 15 septiembre de 2012
    • 205Etapa 12, de Artés a ManresaTerrassa, 27 de octubre de 2012Etapa 13, de Manresa a MontserratBrumas, nieblas y otras realidades camino a MontserratLas excursiones a menudo son esos tiempos en que uno sale a pasear en grupo más con un objetivo socialque paisajístico. Hablar significa enfrascarse en temas que no permiten mirar más allá de las zapatillas yestar pendiente del encadenado de conversaciones con más o menos sentido. Preguntar, responder,dialogar, reírse, planificar, pontificar, ironizar, discursos, monólogos, soliloquios, he ahí el paisaje habladoque se extiende como una bruma por encima de los árboles y vegetación diversa. Hacer dos cosas a la vezexige entrenamiento, mente ágil y predisposición para aprovechar tanto el tiempo que, a veces elcansancio mental de tanta disociación cognitiva, hace que se pierda el hilo de los temas.Ir de Manresa a Montserrat por el Cami de Sant Jaume en noviembre implica someterse a un tiempoimprevisible. La espesa niebla inicial evitaba no ver radares de control de velocidad en la carretera, unadepuradora identificada por su olor desde kilómetros atrás. Cerca, un campo de golf cubierto por unabrillante capa de hielo en las madrugadas invernales. Una gasolinera víctima de los precios baratos de
    • 206otras. La catedral y cuevas donde dicen que nacieron fundadores de instituciones religiosas con granpoder en España. Una carretera habituada al asfalto ensangrentado por los efectos de variados accidentes.Manresa y un polígono industrial en lo alto con un aireado nombre: “Bufalvent”.Nadie prevía la densa niebla cuando, en el punto de salida, la publicidad de un poste recordaba esa palabratan habitual, temida, apreciada y soñada: “Seny”. Un término propio de las míticas y hondas raíces de estepueblo, ahora usado como buque insignia de un anuncio diferente de un banco. El dinero usa variadostrucos para llegar a ese sentido común (seny) que no parecen ser muy habituales de estos bancos expertosen desahucios sin escrúpulos. En campaña electoral los Mesías con brazos abiertos te miraban desde lasfarolas, con una mandíbula propia de ejecutivos y políticos sin escrúpulos, con colores y más colores entrapos, y con una estrella en una bandera que ningún Photoshop se dejó que la eliminara. Se asemejaba aun original tanga que tapaba vergüenzas dejando al descubierto el quiero pero no puedo y sí quiero. Alcontrario. Algún pensador tipo estatua de Rodin definía su iconografía desde lo alto. Otros ponían rostrose imagen a proyectos diversos. Mensajes de bancos, de políticos, graffittis, papeles. Palabras, imágenes ytemas.Manresa por la C-58 y esos profundos olores. Ahora molestan al pasar. Parecen fruto de una tecnologíacon indefinición tecnológica, ausencia de filtros para que el personal no sepa que el comer produceresiduos, estos se han de tratar y el olor apetecible se convierte en su contrario. Allí, al lado del últimotramo del río Cardener antes de desembocar en el Llobregat, se inició la etapa que tiene como objetivo elmítico monasterio de Montserrat. El reto santo, patriótico, excursionista, de paso, turístico, en fin, elobjetivo que cada persona se marque ante una montaña original y mítica. El murmullo del agua fluvialformaba parte de un paisaje sombrío, oscuro por una densa niebla que parecía formar parte de las riberasde ríos, ya habituados a desprender vapor y concentrase humedades variadas.Hacia CastellgalíPronto los cruces asfaltados enfilaron el objetivo hacia Castellgalí por estrechos senderos húmedos ypropensos a descubrir hongos variados. El otoño deja sus huellas en muestras de setas que nadie hacogido porque no son comestibles. Cerca de los Ferrocarriles de la Generalitat, el camino se enfila parabajar de nuevo y descubrir que el más allá apenas se percibe. Poco a poco, la bruma inicial se despeja y loscampos arados muestran que la agricultura aún exitse en esta zona del Bages. Tierra rojiza de al revés, unacapa dada la vuelta para que el invierno proteja esas semillas que pronto han de germinar. El panorama noqueda libre de fábricas, talleres y anuncios de un próximo poblado. Las charcas y el barro sorteado porocasionales ciclistas y avezados excursionistas humedecen un ambiente caldeado por otras circunstancias.La crisis, las elecciones autonómicas, los