Uploaded on

Iglesia de Cristo del Evangelio Completo, Ministerios Ebenezer; San Pedro Sula, Honduras

Iglesia de Cristo del Evangelio Completo, Ministerios Ebenezer; San Pedro Sula, Honduras

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
67
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. CAYO SUETONIO TRANQUILO LOS DOCE CESARES PARTE VIII DE XII M. SALVIO OTÓN I. La familia de Otón, antigua y distinguida y una de las principales de la Etruria, era originaria de Ferentino. Su abuelo, M. Salvio Otón, hijo de un caballero romano y de una mujer de condición humilde, quizá servil, fue nombrado senador por influencia de Livia, esposa de Augusto, en cuya mansión había transcurrido su infancia, pero no pasó de la pretura. Por lo que toca a su padre, L. Otón, cuya madre era de ilustre cuna que estaba unida por numerosos lazos con las familias más ilustres de Roma fue tan querido del emperador Tiberio y de tal manera se le parecía, que fue tenido en general por hijo suyo. Desplegó gran severidad en las varias funciones que se le encargaron en Roma, en un preconsulado de Africa y en muchos gobiernos extraordinarios. En la sublevación de Camilo contra Claudio, varios soldados, Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 2. arrepentidos de haber tomado parte en ella, dieron muerte a sus jefes como autores de la insurrección, a pesar que no ignoraban que Claudio los había ascendido por este mismo hecho a los grados superiores; Otón no vaciló en hacerlos decapitar a todos en Iliria, en medio de la plaza de armas (154) presenciando él las ejecuciones. Esta conducta aumentó su reputación, pero disminuyó su influencia, la que no tardó, sin embargo, en recuperar, al dar parte al emperador de una conspiración urdida contra su existencia por un caballero romano, que había sido denunciado por sus propios esclavos. El Senado le votó entonces una distinción muy rara; pues le mandó erigir una estatua en la cima del monte Palatino. Claudio, después de agregarle a los patricios, le elogió pomposamente, y añadió aún: Tal es su mérito, que ni siquiera puedo desear hijos que le superen. Tuvo de Albia Terencia, mujer de esclarecido linaje, dos hijos, L. Ticiano y Marco, que llevó el mismo sobrenombre que él; tuvo también una hija, la cual casó, apenas núbil con Druso, hijo de Germánico. II. Nació el emperador Otón el 4 de las calendas de mayo (155), bajo el consulado de Camilo Arruncio y de Domicio Enobarbo. Desde su infancia fue tan pródigo y precoz que su padre tuvo que castigarle con mucha frecuencia. Se dice que vagaba de noche por las calles, lanzábase sobre los débiles y sobre los ebrios que encontraba, los tendía sobre un manto y los lanzaba al aire. Más adelante, después de la muerte de su padre, intimó, para conseguir favor, con una liberta de la corte, que gozaba de mucho prestigio, de la cual llegó a fingirse enamorado a pesar de ser vieja y casi decrépita. Por mediación de ella se introdujo entre los familiares de Nerón, que muy pronto le situó en el número de sus más íntimos amigos, gracias a la conformidad de sus gustos y, se añade aún, a la costumbre de prostituirse mutuamente; llegó a ser tan poderoso que, habiéndose encargado, mediante una crecida suma, de hacer restablecer a un varón consular condenado por contusión, no vaciló, antes aún de obtener la reintegración por el Senado, en llevarle a él para que diese las gracias. III. Fue confidente de todos los designios y secretos de Nerón, y cuidó, el mismo día en que éste había de hacer perecer a su madre, de dar a los dos, y con el fin de Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 3. evitar sospechas, una suntuosísima cena. Nerón le había confiado provisionalmente a su amante Popea Sabina, a la que acababa de quitar a su esposo, recibiéndola Otón en su casa como para casarse con ella. Pero no contento con seducirla, llegó a mostrarse celoso hasta tal punto que no consintió ni a Nerón por rival y negó la entrada a su casa a los que el emperador enviaba por ella; llegó incluso a dejarle a él mismo un día en la puerta reclamando su depósito y mezclando amenazas y súplicas inútilmente. Por estas causas se deshizo el matrimonio, y Otón fue alejado con la apariencia de una misión a Lusitania. Nerón creyó suficiente este castigo, pues temía que otro más severo revelase el escándalo de aquella comedia; sin embargo, estos dos versos que circularon después la dieron a conocer con claridad: Cur Otho mentito sit, quaeritis, exul honore?. Uxoris moechus, coeperat esse suae (156). Administró su provincia durante diez años como cuestor, y con tanta moderación como desinterés. IV. Con la empresa de Galba vio al fin, llegada la ocasión para vengarse, y fue el primero que se declaró por él. Desde aquel instante concibió también la esperanza de reinar, esperanza fundada por una parte en el estado a que habían llegado las cosas, pero fortalecida sobre todo, por la terminante promesa del astrólogo Seleuco. Este astrólogo, que en otra época le pronosticó que sobreviviría a Nerón, había ido entonces, en efecto, a buscarle inopinadamente, y le aseguró que no tardaría en ser emperador. Por este motivo no omitió nada, con el fin de atraerse por todas partes amigos y partidarios. Cuantas veces recibía al general a cenar daba una moneda de oro a cada individuo de la cohorte de guardia y variaba hasta lo infinito sus medios de seducción para con los soldados. Así sucedió, que, habiéndole uno de ellos elegido por árbitro en una cuestión que tenía con un vecino suyo acerca de unos linderos, compró todo el terreno en litigio y se lo dio libre de proceso. Con todo esto, no había casi nadie que no le creyese y proclamase el único digno de la sucesión imperial. Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 4. V. Había creído siempre que Galba le adoptarla, y diariamente esperaba que así lo hiciese. Pero cuando se vio defraudado en su esperanza por la preferencia concedida a Pisón, resolviese a apelar a la fuerza, impulsado a la vez por el deseo de venganza y la enormidad de sus deudas. Confesaba, en efecto, que no le quedaba otro recurso que el Imperio, y que prefería sucumbir en el combate ante sus enemigos, a caer bajo la persecución de sus acreedores en el Foro. Pocos días antes había recibido un millón de sestercios de un esclavo del emperador, por haberle hecho conseguir un cargo de intendente; ésta fue la base de su grande empresa. Al principio confió su proyecto a cinco conjurados, después lo comunicó a otros diez, habiendo traído dos cada uno de los primeros. Entrególes diez mil sestercios por persona, prometiéndoles cincuenta mil éstos le reclutaron además otros partidarios, aunque en número reducido, no dudando que encontrarían más en el momento de la acción. VI. Fue su primera idea apoderarse del campamento en seguida después de la adopción de Pisón, y atacar luego a Galba en el palacio mientras estuviese a la mesa. Renunció a ello por consideración a la cohorte que estaba entonces de guardia; no quería hacerle demasiado odiosa por ser la misma que había dejado matar a Calígula y abandonado a Nerón. Presagios contrarios y consejos de Seleuco le contuvieron por otra parte algún tiempo más. Fijado al fin el día, dijo a sus cómplices que le aguardasen en el Foro, delante del templo de Saturno, cerca de la Miliaria de Oro (157), y por la mañana fue a saludar a Galba, que le acogió dándole el beso acostumbrado. Asistió asimismo al sacrificio celebrado por el emperador y oyó las predicciones del arúspice. Llegó entonces un liberto a decirle que habían llegado los arquitectos, que era la señal convenida. Otón se retiró como para ver una casa que estaba en venta, saliendo en el acto de palacio por una puerta situada en la parte de atrás, para acudir en seguida a la cita. Dicen otros que fingió padecer un acceso de fiebre, y que encargó a los que le rodeaban que si el emperador preguntaba por él, le diesen esta excusa. Montó en una litera de mujer, que mantuvo cerrada, y tomó el camino del campamento; pero faltaron las fuerzas a los portadores, y bajó de ella echando a correr. Se le rompió el calzado y se Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 5. detuvo, y casi en el acto, impulsados por su misma impaciencia, los que le acompañaban le subieron sobre sus hombros y le saludaron emperador. Llegó así hasta la plaza de armas del campamento, entre las aclamaciones y rodeado de espadas desnudas, declarándose por él todos aquellos a quienes encontraba, como si perteneciesen a la conjuración. Empezó por hacer matar a Galba y a Pisón, y por atraerse en seguida con promesas, la fidelidad de los soldados, insistiendo en su arenga en que sólo conservarla lo que le dejasen. VII. Declinaba ya el día cuando entró en el Senado; expuso en él brevemente su conducta, mostrándose como apresado entre la multitud y obligado a aceptar el Imperio, en el cual, dijo, no le guiaría otra regla que la voluntad general. Desde allí marchó al palacio; entre las felicitaciones y alabanzas que le prodigaban, oyóse a la plebe llamarle Nerón, sin que él diese muestras de disgusto; se dice incluso que añadió este nombre al suyo en los primeros diplomas y en las primeras cartas que escribió a los gobernadores de las provincias. Lo cierto es que permitió restablecer las estatuas de este emperador; que repuso en sus cargos a sus intendentes y libertos y que el primer uso que hizo de su autoridad fue dedicar cincuenta millones de sestercios a la terminación de la Casa de Oro. Se dice que en la noche siguiente tuvo un terrible sueño que le arrancó quejas y gritos; que los que acudieron le encontraron tendido en el suelo al lado del lecho; y que les dijo que había creído ver a Galba derribarle del trono y arrojarlo del palacio. Por este motivo recurrió a toda suerte de expiaciones para aplacar sus manes. Cuando a la mañana siguiente interrogaba los auspicios, levantóse una tempestad, y viéndose derribado violentamente, murmuró varias veces este proverbio griego: ¿Conviene la flauta a mis manos temblorosas?. VIII. Por este tiempo los ejércitos de Germania prestaron juramento a Vitelio; cuando Otón se enteró del hecho, propuso al Senado mandar legados a aquellos ejércitos para notificarles que se había elegido un emperador y exhortarlos a la paz y concordia. Por su parte, mandó correos a Vitelio y le escribió ofreciéndole compartir con él el Imperio y proponiéndose para yerno suyo. Pero la guerra era inevitable, y se acercaban ya los generales y las tropas que Vitelio mandaba delante. Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 6. Los pretorianos dieron entonces a Otón una prueba de su fidelidad y valor, que estuvo a punto de producir el degüello del primer orden del Estado. Se había mandado, en efecto, llevar armas a las naves, encargando de ello a los marineros; introducían estas armas en el campamento al obscurecer, cuando algunos soldados, sospechando una traición, promovieron un violento tumulto y en el acto corrieron sin jefes al palacio pidiendo a gritos la muerte de los senadores, rechazaron a los tribunos que intentaban reprimir el movimiento, mataron a algunos, y cubiertos con su sangre, buscaron por todas partes al emperador; penetraron hasta el comedor, donde estaba él a la mesa, no calmandose hasta que le vieron por sus ojos. Otón se dispuso a la guerra con ardor y precipitación increíbles, sin tener en cuenta los usos religiosos ni tomarse tiempo para colocar en el templo de Marte los escudos sagrados (158), que habían paseado solemnemente, negligencia considerada desde remota antigüedad como funesto presagio; pero hizo todavía más: entró en campaña el mismo día en que los sacerdotes de Cibeles dan comienzo a sus cantos fúnebres (159). Arrostró, por último, hasta los peores auspicios, pues la víctima sacrificada a Plutón ofreció únicamente signos favorables, cuando, para ser felices, los signos en aquel sacrificio debían ser contrarios. Desbordóse el Tíber retrasando su marcha desde el primer día, y a veinte millas de Roma encontró interceptado el camino por ruinas de gran número de edificios. IX. Con idéntica temeridad, en vez de llevar despacio la guerra, como todos juzgaban necesario, y de destruir por grados a sus enemigos, que luchaban con la escasez y se veían comprometidos en posición desventajosa, resolvió dar inmediatamente el combate, ya fuera porque no pudiese soportar más tiempo la incertidumbre y esperase conseguir grandes ventajas antes de la llegada de Vitelio, ya porque le fuese imposible contener el ardor de sus tropas, que pedían a gritos la batalla. No estuvo presente, sin embargo, en ninguna acción: estaba en Brixéllum mientras sus delegados derrotaban al enemigo en tres encuentros sin importancia, cerca de los Alpes, en los alrededores de Plasencia y en el sitio llamado Cástor. Pero en Betriácum, donde se trabó el último encuentro y el decisivo, fue vencido por la astucia. Se había, en efecto, propuesto una entrevista; los ejércitos habían salido Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 7. de sus campamentos como para presenciar las negociaciones, cuando el enemigo cargó de improviso, viéndose Otón obligado a combatir en el mismo momento en que acababan de cambiar los saludos militares. Al verse vencido, decidió darse muerte con la única idea, como han pensado muchos con razón, de no exponer más tiempo las legiones y el Imperio en interés de su grandeza. No tenia en efecto, motivos para desesperar de su causa ni para sospechar de la fidelidad de sus tropas; todas las que había mantenido en reserva para el caso de un nuevo ataque, estaban entonces a su lado; llegaban otras de Dalmacia, de la Panonia y de la Misia, y hasta las mismas que habían sido vencidas no lo habían sido tanto que no se mostrasen aún dispuestas a arrostrar solas todos los peligros y vengarse de la derrota. X. A mi padre, Suetonio Lenis, que tomó parte en esta guerra como tribuno del angusticlavio en la decimotercia legión, le oí decir muchas veces que Otón, no siendo más que un simple particular, había manifestado ya aversión a la guerra civil; que habiendo un día hablado uno en la mesa del fin de Bruto y Casio, mostró profundo horror; que jamás se hubiese sublevado contra Galba, a no aguardar que todo terminaría sin combate; y finalmente, que lo que le inspiró de pronto disgusto de la existencia, fue la muerte de un soldado que, habiendo venido a anunciar la derrota del ejército y no encontrando más que incrédulos que le acusaban, unos de embustero y otros de cobarde desertor del campo de batalla, se traspasó con su espada cayendo a los Pies de Otón. El príncipe, decía mi padre, exclamó al verle que no expondría en adelante la vida de tales defensores. Exhortó, pues a su hermano, a su sobrino y a cada uno de sus amigos en particular a atender a su seguridad, estrechólos en sus brazos, les dio el último beso y los despidió. Una vez solo redactó dos cartas, una para su hermana, para consolarla; otra para Mesalina, la viuda de Nerón, con la que se proponía casarse, para recomendarle su memoria y el cuidado de sus funerales. Quemó después todas sus cartas, para que no perjudicasen a nadie ante el vencedor, y repartió entre sus criados todo el dinero que poseía. Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 8. XI. Preparábase de este modo a la muerte, único objeto de sus ciudades, cuando llegó hasta él el ruido de un tumulto y observó que detenían como desertores a los que, abandonándole se alejaban del campamento. Añadamos otra noche más a mi vida, dijo entonces (fueron sus mismas palabras), y prohibió que se hiciese a nadie la menor violencia. Su habitación permaneció abierta toda la noche y en ella recibió a cuantos quisieron hablarle. En cierto momento, teniendo sed, bebió agua fresca, cogió dos puñales cuya punta examinó, oculto uno debajo de la almohada, ordenó cerrar las puertas y durmió con sueño profundo. No despertó hasta el amanecer y apenas despertado se hirió de un solo golpe debajo de la tetilla izquierda. Acudieron apresuradamente a sus primeros gemidos, pero no tardó en expirar, ocultando y descubriendo alternativamente la herida. En el acto, y según sus deseos, fueron celebrados sus funerales (160). Encontrábase entonces en los treinta y ocho años de su edad y en el día noventa y cinco de su reinado. XII. La estatura y exterior de Otón no respondían al valor que mostró en esta ocasión; dícese, en efecto, que era pequeño, que tenía los pies contrahechos y torcidas las piernas. Era cuidadoso de su traje, casi tanto como una mujer; se hacía depilar todo el cuerpo y cubría su cabeza, casi calva, con cabellos postizos, ajados y arreglados con tanto arte que nadie lo conocía. Afeitábase todos los días con sumo cuidado y se frotaba con pan mojado, costumbre que había adquirido desde jovencito, con objeto de no tener nunca barba. Se le vio en muchos ocasiones celebrar en público con toga de hilo y ornamentos sacerdotales, las ceremonias del culto de Isis. Sin duda por este motivo sorprendió más su muerte, que se parecía tan poco a su vida. Se vio a muchos de sus soldados que presenciaron sus últimos momentos besarle los pies y las manos, derramar copiosas lágrimas, y llamarle el más grande de los hombres y modelo de emperadores, matándose después al lado de su pira. Otros de los que no le vieron, agobiados por el dolor de la noticia, lucharon entre sí con sus propias armas hasta morir. Así, este príncipe, que durante su vida había sido profundamente odiado por casi todos, fue colmado de elogios después de su muerte, llegándose a decir que si había hecho perecer a Galba, Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 9. había sido menos por reinar en su lugar, que por restablecer la República y la libertad. *** Nota (154) Era el espacio abierto que se extendía por todo lo ancho del campamento, separando la parte alta donde se encontraba la tienda del general (questorium) de la inferior donde estaban las tropas. Allí estaba el tribunal donde el general administraba justicia, y desde allí arengaba a las tropas. (155) 28 de abril. (156) ¿Por qué se concede falsamente a Otón honor en el destierro? Porque se acostaba con su esposa. (157) Augusto hizo elevar en el Foro, en 734, esta columna a la que afluían todos los caminos militares. Sin embargo, las millas no empezaban a contarse de allá sino desde las puertas de la ciudad, y estaban marcadas con piedras hasta los límites del Imperio de aquí que la palabra lapis signifique milla. (158) Un escudo redondo, llamado encile, caído del cielo en el reinado de Numa, era considerado como él escudo de Marte; los romanos lo tenían por símbolo de la perpetuidad del Imperio y a fin de impedir que lo arrebatasen, hicieron otros doce completamente iguales a aquél. Los sacerdotes de este dios (Salii) los llevaban en procesión por la ciudad durante cuatro días en el mes de marzo, siendo grave falta emprender algo importante durante este tiempo. La palabra movere era sacramental, lo mismo que la palabra condere. No se movía un objeto sagrado sino Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  • 10. entre grandes ceremonias religiosas, ceremonias que se repetían para restablecerlo en su lugar. (159) Se llamaba este día, día de la sangre, porque en las fiestas de Cibeles, los sacerdotes de esta diosa (Galli) se cortaban con piedras afiladas en memoria y ejemplo del joven Atis. (160) Plutarco asegura haber visto en Brixellum un monumento modesto con esta inscripción: “A la memoria de Marco Otón.” Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com