Jabon Natural

27,811 views

Published on

5 Comments
49 Likes
Statistics
Notes
  • Saludos muy cordiales. Adrian
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Gracias por tomarse un momento para contestar a mi inquietud. Podria Ud corregir la condicion del documento subido para que se pueda descargar? Estoy haciendo un archivo de información sobre jabones y me sería muy util contar con esta información para consultas futuras. Es para mi uso personal
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Lo siento no tengo publicado libro alguno sobre este tema. Al final si añado algo de bibliografia, por si es de su interés
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Saludos. Tendría usted la gentileza de enviarme una copia de su libro ' Los Jabones Naturales'
    Le agradezc su atencion.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Conocen los aceites esenciales doTERRA?
    http://www.doterratools.com/documents/Gu%C3%ADa_de_Productos_2012-2013_Espa%C3%B1ol_United_States__Latin_America_9105.pdf


    http://www.doterra.myvoffice.com/julielesage

    http://www.facebook.com/doterra.aceitesesenciales.7
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
27,811
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
304
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
5
Likes
49
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Jabon Natural

  1. 1. LOS JABONES NATURALES
  2. 2. Historia del jabón Nadie sabe cuándo o dónde se hizo el primer jabón. La leyenda romana afirma que el jabón fue descubierto por el agua de la lluvia que se lavaba abajo de los lados del monte Sapo, junto al río Tiber. La grasa de los numerosos sacrificios animales se mezcló con las cenizas de madera (de los fuegos ceremonial) vino junta en el y los esclavos notaron sus propiedades para limpiar, primero sus manos y luego las prendas de vestir. Los restos de jabón más antiguos se encontraron en tarros de arcilla de origen babilónico alrededor de 2800 A.C. las inscripciones en los cilindros describen la mezcla de grasas hervidas con cenizas. Éste es un método de fabricación de jabón, pero no hay mención de su uso o propósito. La referencia literaria más temprana sobrel jabón fue encontrada en las tabletas de la arcilla que fechaban a partir del 3ro milenio A.C. de la Mesopotamia. Estos expedientes contienen una receta para hacer jabón con una mezcla de potasa y aceite. Otra receta contiene los ingredientes de una prescripción medicinal del jabón. Los fenicios alrededor del siglo 600 A.C. utilizaban jabón en la limpieza de las fibras textiles de lanas y algodón, como también en la preparación para tejer los paños. El tratamiento de la grasa con el álcali se ha practicado en el Oriente Medio por lo menos durante 5000 años. Los antiguos israelíes habían detallado las leyes que gobernaban la limpieza personal. Las cuentas bíblicas sugieren que sabía que las cenizas y el aceite al mezclarse daban una clase de producto para lavarse el cabello. Los egipcios pueden haber hecho un descubrimiento semejante. Las ruinas de una fábrica de jabón descubierta en Pompeya se han fechado hace aproximadamente 2000 años. Es bien sabido que los romanos construyeron sus baños públicos cerca de 312 A.C., sin embargo, no se sabe si el jabón fue utilizado para la limpieza personal o si ellos lo producían como materia comercial. Los griegos y romanos de entonces frotaban sus cuerpos con aceite de oliva y arena. Un raspador, llamado strigil, era utilizado para quitar luego la arena y el aceite de oliva junto con la suciedad, la grasa, y las células muertas de la piel. La piel era finalmente frotada con preparados a partir de hierbas. Los documentos que mencionan esta práctica común no hacen ninguna mención al jabón o al acto de bañarse. Se cree que el arte de la fabricación de jabón fue traído a Europa por los fenicios en la desembocadura del río Rhone cerca de 600 A.C.
  3. 3. Parece ser que el propósito del uso del jabón durante el segundo siglo, era estrictamente medicinal, por ejemplo para el tratamiento de dolores de la queratitis escrofulosa (Scrofulous keratitis). Galeno fue el primer en mencionar el jabón para la higiene personal o el lavado de las ropas. También observó que la limpieza tenía un efecto curativo en las enfermedades de la piel. Plinio el viejo, en sus textos de historia (77 D.C) dice que los galos hacían el jabón con el sebo de las cabras y la ceniza de la haya (potasa) , utilizándolo como un tinte y ungüento para el pelo. También menciona el uso de la sal común, agregada a la mezcla, para endurecer las barras de jabón. La fabricación de jabón desapareció de Europa con la declinación del imperio romano. Alrededor del siglo 700, la fabricación de jabón se convierte en un arte en Venecia y se registra su exportación. En Inglaterra del siglo doce, un jabón suave, de origen francés, era utilizado por las clases altas. Era una mezcla de la grasa del cordero, ceniza de madera y soda cáustica, que conservaba la textura de la grasa. La mayoría de los fabricantes de jabón no tenía ninguna idea acerca de lo que ocurría durante el proceso. Ellos empleaban el método de ensayo y error, confiando en la suerte, y creyendo en muchas supersticiones. La fabricación de jabón siguió siendo un arte relativamente primitivo hasta el decimosexto siglo, cuando fueron desarrolladas las técnicas que proporcionaron un jabón más puro. España era el principal fabricante del jabón en el 800 y la fabricación de jabón "hawking" comenzó otra vez en Inglaterra cerca de 1200; probablemente como resultado de la invasión normanda. En el siglo decimotercero Marsella, Génova, Venecia y Savona se convirtieron en centros del comercio debido a su abundancia local de depósitos de aceite de oliva y de soda.
  4. 4. En el norte de Francia, donde era más difícil producir aceite de oliva, los fabricantes recurrieron a las grasas animales, incluso recurrieron a los aceites de los pescados. Los jabones eran de mala calidad y sólo eran adecuados para el lavado de paños textiles y ropa. Hay una falsa idea popular que sostiene que en la Edad Media la gente no se bañaba a menudo. Al contrario, había muchos baños públicos. Los nobles y los comerciantes ricos tenían sus propios baños privados con grandes tinas de madera y empleaban abundantemente las barras del jabón. Fue durante la baja Edad Media, cuando el bañarse cayó en desgracia. Los baños públicos eran cerrados porque las autoridades de entonces pensaban que estos baños promovían la extensión de la plaga. Las gentes del Renacimiento no eran muy afectos a conservar el cuerpo limpio y preferían en cambio cubrir los olores con perfumes. En Inglaterra fue fabricado comercialmente recién a partir del siglo 14: y dos siglos después, grandes las cantidades de jabón de Castilla fueron importadas de España, mientras duró la paz. En 1638 se crea una empresa de fabricación de jabón cuyos productos se usaban principalmente para el lavado de ropa. Existía un agua de tocador o agua de mirra, con la que las mujeres inglesas embebían un paño y se lo pasaban por el rostro a la noche. Se cuenta que cuando en 1549 le obsequiaron un jabón a la duquesa de Julich (Alemania) se sintió muy ofendida. El jabón de barra era un producto de lujo que cuyo uso se hizo común recién en el siglo XIX.
  5. 5. En 1783, el químico sueco que Carl Wilhelm Scheele hirvió aceite de oliva con óxido del plomo, produciendo una sustancia azucarada que llamó a Ölsüss, (glicerina). Esta reacción es la que ocurre en el actual proceso de fabricación de jabón. Curiosamente, Scheele unos años antes (1774) había aislado el cloro elemental, tan empleado en la actualidad para el aseo de los hogares. El descubrimiento accidental de la glicerina estimuló a otro químico francés, Michel Eugène Chevreul, a investigar la química de las grasas y de los aceites empleados para fabricar jabón. En 1823, el francés descubre que las grasas simples se descomponen en presencia de un álcali para formar los ácidos grasos y los gliceroles. Con todo, la fabricación del jabón alcanza la madurez en 1791, cuando el químico francés Nicolas Leblanc, inventó un proceso para obtener el carbonato de sodio, o soda, de la sal ordinaria. Antiguamente se llamaba "potasa" al carbonato de potasio (K2CO3) obtenido por medio del lixiviado de cenizas de madera, práctica que hasta hace una pocas décadas empleaban las mujeres italianas para lavar las sábanas, pero actualmente se aplica a diversos compuestos de potasio. El carbonato de potasio también se obtiene por la reacción del hidróxido de potasio con dióxido de carbono y se usa para fabricar jabón blando y vidrio. El hidróxido de potasio (KOH), llamado también potasa cáustica, se obtiene por la electrólisis del cloruro de potasio o por reacción del carbonato de potasio y el hidróxido de calcio; es el más empleado en la fabricación de jabón. Al disolverse en una proporción de agua inferior a su peso, forma una disolución fuertemente alcalina que desprende calor.
  6. 6. Jabones con sebo animal y jabones con ph neutro La mayoría de los jabones se hacen con sebos de grasa animal, ya que tienen una mayor duración y su precio es muy accesible. Sin embargo, presentan la desventaja de secar la piel y en ocasiones producir irritaciones y molestias en la piel. Para que no se produzcan estos inconvenientes lo importante es que el jabón no sea muy alcalino, ni muy desengrasante, ni demasiado aromatizado (ya que puede ser nocivo para las personas con alergias), o que tenga agregados para reducir la sequedad de la piel. La ventaja en este caso la brindan los jabones naturales neutros, que tienen un pH similar al de la piel (entre 5 y 7). Si bien es cierto que existen distintos tipos de pieles y que en algunas hay una mayor sequedad y otras una mayor grasitud y que para cada una de ellas el efecto recomendado es distinto, en el caso de los jabones neutros se minimiza la sobre exposición a estos efectos, y sobre todo el exceso de aroma, color, consistencia o espuma que dejan de lado la importancia primordial de sus propiedades terapéuticas en la acción diaria. De todas formas, se han diversificado los estilos de jabones naturales según la característica propia de cada piel y las necesidades que requiere. Sin embargo, sus diferentes tamaños o estilos no implican que unos sean más higiénicos que otros. El jabón está hecho a base de componentes como el potasio y el sodio que permiten estimular su efecto.
  7. 7. Si decidimos empezar a usar los jabones naturales debemos saber que existen muchas clases, y hay que elegir el más apropiado a nuestro tipo de piel. El uso continuado de los jabones naturales nos ayudará a lucir una piel saludable y en perfecto estado. Los jabones naturales no son todos iguales. Sepa cuál es el más conveniente para su tipo de piel. El jabón, ese producto que nos acompaña todos los días en el cuidado de nuestra piel, higienizándola y cuidando de mejorar su apariencia, ha ido tomando a lo largo de la historia diferentes formatos y variedades, una vez que se ha conocido cómo actúa sobre los distintos tipos de piel y, sobre todo que en algunos casos puede producir irritaciones. Lo que realmente nos interesa de los jabones naturales es que cumplan con sus funciones primordiales, de limpiar la superficie cutánea, barriendo con las células muertas y los agentes externos que permanezcan en su superficie.
  8. 8. La mayoría de los jabones se hacen con sebos de grasa animal, ya que tienen una mayor duración y su precio es muy accesible. Sin embargo, presentan la desventaja de secar la piel y en ocasiones producir irritaciones y molestias en la piel. Para que no se produzcan estos inconvenientes lo importante es que el jabón no sea muy alcalino, ni muy desengrasante, ni demasiado aromatizado (ya que puede ser nocivo para las personas con alergias), o que tenga agregados para reducir la sequedad de la piel. La ventaja en este caso la brindan los jabones naturales neutros, que tienen un pH similar al de la piel (entre 5 y 7). Si bien es cierto que existen distintos tipos de pieles y que en algunas hay una mayor sequedad y otras una mayor grasitud y que para cada una de ellas el efecto recomendado es distinto, en el caso de los jabones neutros se minimiza la sobre exposición a estos efectos, y sobre todo el exceso de aroma, color, consistencia o espuma que dejan de lado la importancia primordial de sus propiedades terapéuticas en la acción diaria. De todas formas, se han diversificado los estilos de jabones naturales según la característica propia de cada piel y las necesidades que requiere. Sin embargo, sus diferentes tamaños o estilos no implican que unos sean más higiénicos que otros. El jabón está hecho a base de componentes como el potasio y el sodio que permiten estimular su efecto.
  9. 9. <ul><li>Ingredientes para la elaboración del jabón artesanal </li></ul><ul><li>Medio kilo de sosa cáustica. </li></ul><ul><li>Tres litros de agua. </li></ul><ul><li>Tres litros de aceite de oliva o girasol (sirve también el usado para cocinar). </li></ul><ul><li>Modo de elaboración del jabón artesanal </li></ul><ul><li>Se disuelve la sosa con el agua. Cuando se enfría, se va echando el aceite poco a poco. Se debe hacer en un barreño grande de plástico, con cuidado de no salpicar y con unos guantes debido a que la sosa es corrosiva, además, hay que tener paciencia pues tarda en cuajarse casi una hora, todo este tiempo se debe dar vueltas hacia la derecha, con una paleta grande y siempre en el mismo sentido, poco a poco se va poniendo duro. </li></ul><ul><li>Cuando el jabón artesanal se pone duro añadimos aquel remedio que queramos, por ejemplo, se le puede añadir arcilla, o esencia de alguna planta que nos interese, por ejemplo jugo de aloe vera o esencia de manzanilla o aceite de onagra. </li></ul><ul><li>Después se pone en un cajón de madera, forrado con papel y, antes de que se ponga duro del todo, debemos cortarlo en trozos pequeños. Se deja secar y ya esta listo el jabón artesanal. </li></ul><ul><li>El jabón artesanal es el mejor que hay para todo: para lavarse el cuerpo y las partes intimas, para curar las heridas (se moja una gasa en agua hervida y se frota en el jabón artesanal, después limpiamos sin miedo la herida, desinfecta mejor que nada), para lavarse el pelo (lo fortalece), la ropa queda blanca y suave, deja los suelos de terrazo como nuevos... ¿que más se le puede pedir? </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Hay que tener en cuenta que hay ciertas creencias sobre los jabones que hay que desmitificar, pues son más bien impuestas por la moda que un requerimiento higiénico: </li></ul><ul><li>Que un jabón sea más espumoso no quiere decir que sea más efectivo. </li></ul><ul><li>No se necesita utilizar un jabón especial para el cuidado íntimo, aunque es preferible utilizar jabones neutros de calidad para estas zonas tan sensibles. </li></ul><ul><li>Hay distintos tipos o clases de jabones naturales </li></ul><ul><li>Los jabones comunes: sólidos y espumosos, hechos por lo general con sebo grasoso y sodio o potasio. Se indican para todo tipo de pieles y en algunos casos pueden usarse para lavar el cabello. </li></ul><ul><li>Los jabones humectantes: suelen tener aceites vegetales, otros poseen cremas humectantes en su composición, o grasas enriquecidos con aceite de oliva, avellana y otros. Los hay también de glicerina. Son útiles para las pieles secas o dañadas por el uso de detergentes. </li></ul><ul><li>Los jabones suaves: tienen en su composición aguas termales y son recomendados para las pieles sensibles. </li></ul><ul><li>Los jabones líquidos: que se presentan como una loción de limpieza. Su poder efectivo varía y no todos tienen la misma eficacia. </li></ul><ul><li>Los jabones dermatológicos: contienen agentes de limpieza sintéticos muy suaves, a los que se añaden vegetales que contribuyen a cerrar los poros, aliviando las irritaciones y frenando la aparición de acné o puntos negros. Con estos jabones la piel no se descama. Son recomendados para pieles que arrastran inconvenientes, ya sea de modo permanente o estacional, o ante apariciones puntuales de irritaciones. </li></ul><ul><li>Los jabones de glicerina: son neutros, no suelen humectar la piel, al contrario, en algunas ocasiones tienden a resecarlas y se recomiendan para las pieles grasas. Por lo general, la glicerina tiene un efecto más duradero que los jabones comunes. </li></ul><ul><li>Los jabones terapéuticos: son recetados por los médicos, algunos se recomiendan para Psoriasis, para micosis cutáneas y otros para limpieza profunda de cutis. </li></ul><ul><li>Por último se encuentran los jabones naturales utilizados por la mayoría que son aquellos aromáticos a los que se les agrega esencias florales o frutales, no recomendables para pieles sensibles o las personas alérgicas. También tienen un efecto relajante en algunos casos, según la esencia floral que contengan. </li></ul>
  11. 11. Las plantas con propiedades jabonosas para el cuidado de la piel, han sido utilizadas, desde hace miles de años. Los métodos ancestrales para la fabricación de jabón, son rescatados hoy, por la cosmética natural y la ecología, como un modo de contribuir al mismo tiempo a la belleza, la salud y la preservación del medio ambiente. Conoce las excelentes propiedades de las plantas, para hacer jabones para tu piel. A diferencia de los detergentes, elaborados con materias primas sintéticas, los jabones ecológicos se fabrican con aceites vegetales. Al fabricar jabón ecológico, no sólo obtienes productos naturales, para la higiene y la belleza corporal, sino que además estás empleando procedimientos, que respetan el medio ambiente. La cosmética actual rescata las propiedades de muchas plantas, usadas desde tiempos remotos para el cuidado de la piel. A continuación, encontrarás una selección de las principales plantas empleadas en la fabricación de jabones y sus propiedades para la belleza y la salud de tu piel: Avena: Es ideal para limpiar y suavizar la piel de todo el cuerpo. Su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales le confiere propiedades suavizantes, nutritivas e hidratantes únicas, para todo tipo de piel. Es frecuente que se la emplee en la preparación de recetas de cremas y mascarillas. Además, está especialmente indicada, para el tratamiento de la dermatitis o el eczema.
  12. 12. Romero Es un excelente reconstituyente de la piel, que habitualmente se emplea en la composici ó n de lociones. No s ó lo tonifica e hidrata la piel, sino que adem á s, previene la oxidaci ó n de las grasas y la alteraci ó n de las membranas celulares, debido a su alto contenido en antioxidantes, por lo que produce un efecto antienvejecimiento. T é verde Las catequinas y polifenoles del t é verde por su acci ó n antioxidante, tambi é n es ú til para prevenir el envejecimiento de la piel. Ginkgo biloba Los bioflavonoides del ginkgo biloba bloquean la g é nesis de super ó xido, uno de los principales radicales libres derivados del ox í geno, por lo que su empleo se suma al de otras plantas naturales antienvejecimiento. Aguacate, Jojoba y Karit é Se emplean para nutrir y reafirmar. Suplen la p é rdida de prote í na d é rmica que provoca las arrugas. Los aceites insaponificables de estas plantas act ú an sobre el col á geno aumentando la elasticidad de la piel, por lo que se emplean para preparar emulsiones grasas, especialmente indicadas para cutis secos. Tepezcohuite Esta planta act ú a como reparadora y regeneradora celular contra las estr í as y tambi é n tiene una acci ó n antiarrugas y antienvejecimiento por sus propiedades reafirmantes. Adem á s posee propiedades antis é pticas, revitalizantes y cicatrizantes. Centella asi á tica Tambi é n es un cl á sico en el tratamiento de las estr í as, ya que favorece la cicatrizaci ó n por su contenido en alanto í na y otras sustancias regenerativas, que estimulan la formaci ó n de col á geno.
  13. 13. Cal é ndula: Posee acci ó n suavizante, calmante y descongestiva y est á indicada especialmente, para pieles sensibles y en el tratamiento de las dermatitis. Bardana Es ideal contra el acn é , por su acci ó n depurativa. Act ú a potenciando la acci ó n de las gl á ndulas seb á ceas, adem á s su aplicaci ó n, calma y limpia la piel irritada. Tomillo Act ú a contra el acn é gracias a su acci ó n antis é ptica. Se utiliza en aplicaciones secantes, en especial, cuando hay infecci ó n o supuraci ó n. Manzanilla Debido a su contenido en aceites esenciales y flavonoides, est á indicada para pieles sensibles y secas por sus propiedades descongestivas y suavizantes. Preserva de las inclemencias del tiempo, aliviando el enrojecimiento y la irritaci ó n. Borraja Es ideal para combatir la sequedad de la piel y la falta de elasticidad, que se produce con los a ñ os, previniendo la aparici ó n de arrugas, al suplir los á cidos grasos esenciales faltantes, gracias a su alto contenido en á cido gamma-linol é nico, que act ú a fortaleciendo las c é lulas cut á neas y atenuando las arrugas. Tambi é n es ú til en caso de eczema. Calaguala Es un helecho de Centroamérica, cuyos rizomas se utilizan para el tratamiento de la psoriasis.
  14. 14. JABONES ESPECIALES (I): EL JABON DE ALEPO Historia Este jabón es originario de la antiquísima ciudad de Alepo, en Siria. Su modo de fabricación ancestral, se remonta a más de 2.000 años. Es uno de los jabones más prestigiosos del mundo ya que de él derivan todos los aceites artesanales españoles, italianos y franceses. La técnica de elaboración de estos jabones llegó a Europa por medio de las cruzadas, en el siglo XII y a pesar del paso del tiempo, su receta no ha tenido variación hasta nuestros días. Su secreto reside en el uso del aceite de oliva, aceite de laurel, sosa procedente de plantas salicornias y agua. El aceite de oliva, el agua y la sosa se mezclan en un enorme caldero cuya pasta es removida por las palas que agitan los hombres durante varios días. Una vez realizada la cocción se añade el aceite de laurel. Para comprobar la excelencia de la pasta, el maestro jabonero examina con sus manos su textura y untuosidad, luego esta pasta se extiende sobre el suelo, se corta en trozos rectangulares y se seca al sol de Siria durante varios meses. Es un jabón preparado especialmente para la piel. Es humectante y protector, además es muy fácil de usar: basta frotarlo con suavidad sobre la delicada piel para que haga su efecto. El Jabón de Alepo, por su contenido de aceite esencial de laurel y el aceite esencial de olivo, brinda una suave y delicada espuma que limpia eficazmente la piel e inhibe de manera efectiva el desarrollo de las bacterias de contacto dérmico; no es irritante y por el contrario produce una sensación de suavidad. Sus peculiares componentes naturales le dan una actividad humectante que protegen y ventilan la piel evitando su desecamiento, dándole una tierna sensación de morbidez.
  15. 15. Su uso constante le dará suavidad, tersura y salud a la piel. Cabe señalar que el jabón de Alepo fue especialmente desarrollado en su totalidad con ingredientes naturales, para proporcionar un cuidado especial a la piel. Además tiene otras actividades beneficiosas sobre la piel, ya que el Jabón de Alepo es un jabón dermatológico. Ayuda a mejorar las afecciones de piel como soriasis, acné, eczema. Forma de uso: Aplicar sobre las partes del cuerpo deseadas y dejarlo sobre la piel por 5 minutos antes de lavar. Hacerlo cada día durante 2 a 3 semanas. Está elaborado en base a dos sustancias naturales: el aceite esencial de laurel y el aceite esencial de olivo. El aceite de laurel: las semillas de los frutos contienen gran cantidad de aceites hasta un 70%, pero mayor atención presentan las hojas por sus propiedades medicinales, debido al cineol, componente principal de la esencia. Entre las actividades terapéuticas más importantes que tiene el aceite de laurel, es que elimina los microorganismos dañinos que se puedan alojar en la superficie de la piel y en cierta forma es antiinflamatoria. El aceite de olivo: la planta del olivo es un árbol que vive muchos años llegando a varios siglos, siendo de los arboles que más viven. Se tiene noticias que algunos ejemplares han llegado a los mil años. Principales componentes: vitaminas A, E, P y C y minerales como calcio, hierro, magnesio fosforo y azufre. La vitamina A , llamado caroteno. Es liposoluble es decir, necesita de grasa para ser absorbida. Ésta ayuda a prevenir de ciertas infecciones cutáneas y ayuda a mantener la piel sana porque es un reconstituyente de la piel y evita su resecamiento prematuro. La vitamina E , llamado también tocoferol, es liposoluble y aumenta la actividad de la vitamina A. Funciona esencialmente como antioxidante y por lo tanto posee acción protectora de la piel. La vitamina P, llamado también bioflavonoide, a esta vitamina se deben el color amarillo de algunos vegetales, es hidrosoluble. Su actividad fundamental es aumentar la resistencia a las infecciones, además que protege las mucosas cuando están inflamadas o sangrantes y aumenta la efectividad de la vitamina C. La vitamina C, llamado acido ascórbico, es hidrosoluble, ayuda a proteger de las infecciones y acelera la cicatrización de las heridas.
  16. 16. Aromático y exfoliante jabón de especias, con coriandro en polvo, aceite de sésamo y aceites esenciales de canela, clavo y sándalo. Ingredientes utilizados habitualmente en la medicina tradicional de la India. Ingredientes: Aceites vegetales de oliva, coco, palma y sésamo. Aceites esenciales de canela, clavo de olor, incienso, mirra y sándalo. Hidroxido de sodio y coriandro en polvo. Si existe una cultura de la salud en el mundo que se preocupe por el bienestar integral de la persona, ésta es el Ayurveda, la medicina tradicional de India. La mayoría de tratamientos ayurvédicos son agradables, incluso sensuales. La belleza interior y la belleza exterior están íntimamente relacionadas. Cuanta más salud tenemos, más brillamos, con independencia de los ideales estéticos del momento. Los tratamientos de belleza basados en el Ayurveda son para todas las personas, no sólo para las más agraciadas, y sus objetivos son la armonía y el bienestar. Otra característica esencial de la medicina ayurvédica y también de sus fórmulas de belleza es que se adaptan a la constitución individual JABONES ESPECIALES (II): EL JABON AYURVEDA
  17. 17. Vata: pieles sensibles y/o secas Ingredientes:  Sodium Olivate, Sodium Castrate, Aqua, Glycerin, Sodium Almondate, Rosa Centifolia Flower, Mel, Sodium Jojobate, Citrus, Aurantium Amara Flower, Glycyrrhiza Glabra Root, Pelargonium Graveolens Oil, Cinnamomum Cassia Bark, Vanilla Planifolia Extract, Ocimum Sanctum Oil, Citrus Aurantium Amara Oil, Boswellia Serrata Oil, Rosa Damascena Oil, Citral, Citronellol, Eugenol, Geraniol, Limonene, Linalool   Pitta: pieles normales y/o sensitivas Ingredientes:  Sodium Olivate, Sodium Cociate, Sodium Castrate, Aqua, Glycerin, Sodium Almondate, Melissa Officinalis Leaves, Sambucus Nigra Flower, Calendula Officinalis Flower, Aniba Rosaeodora Oil, Pterocarpus Santalinus Wood, Elettaria Cardamomum Fruit, Citrus Limonum Oil, Emblica Officinalis Fruit, Elettaria Cardamomum Oil, Santalum Album Oil, Rosa Damascena Oil, Benzyl Benzoate, Citral, Geraniol, Limonene, Linalool   Kapha: pieles normales y/o grasientas Ingredientes:  Sodium Olivate, Sodium Castrate, Aqua, Glycerin, Sodium Grapeseedate, Sodium Almondate, Sodium Jojobate, Mentha Piperita Leaves, Cymbopogon Schoenanthus Grass, Lavandula Angustifolia Flower, Cymbopogon Flexuosus Oil, Chamomilla Recutita Flower, Salvia Officinalis Leaves, Hamamelis Virginiana Leaves, Mentha Piperita Oil, Lavandula Angustifolia Oil, Zingiber Officinale Root, Salvia Officinalis Oil, Commiphora Myrrha Oil, Zingiber Officinale Oil, Chamaemelum Ormensis Oil, Citral, Geraniol, Limonane, Linalool
  18. 18. Fórmulas para el baño En muchas regiones de India, la higiene corporal se considera un ritual sagrado. El cuerpo se prepara para el baño recibiendo primero un masaje con aceites y, luego, durante el verdadero baño, se realizan oraciones. Antes del baño podemos empezar dándonos un masaje rápido con aceite de sésamo puro caliente. La piel es un órgano de eliminación y necesita que se limpie regularmente a fondo para mantenerse fresca y sana. Pero no conviene utilizar jabones que alteren el manto ácido. La siguiente es una fórmula suave, indicada para utilizar en el baño diario: 250 ml de jabón líquido puro, natural y no perfumado 125 ml de agua mineral natural 20 ml de aceite de almendras 5 gotas de aceite esencial (combinando al gusto entre limón,  naranja, menta, albahaca, enebro y lavanda). Si la piel es tan sensible que no soporta el contacto con ningún tipo de jabón, se puede elaborar una pasta con agua y harina para frotarse. Un baño caliente antes de dormir es la mejor forma de preparar un sueño de calidad que permita la recuperación de la piel. La siguiente infusión, que se prepara en cuatro litros de agua hirviendo durante 30 minutos, se vierte en el baño y produce un sorprendente efecto relajante: 50 g de flores de manzanilla 100 g de ulmaria 100 g de flores de tilo 30 g de raíz de valeriana
  19. 19. <ul><li>En Internet: </li></ul><ul><li>http://www.kurkum.com/jabon_artesanal.html </li></ul><ul><li>http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=de&u=http://www.kontrollierte-naturkosmetik.de/naturkosmetik_hersteller/ayurnaturalis.htm&ei=HdCnSoDjF47knAOnh7X_BA&sa=X&oi=translate&resnum=5&ct=result&prev=/search%3Fq%3DAyurNaturalis%26hl%3Des%26lr%3D%26rlz%3D1C1GGLS_esES304ES305%26sa%3DG </li></ul>Bibliografía <ul><li>En formato tradicional: </li></ul><ul><ul><li>1.- GUIA PRACTICA PARA HACER JABON de CAVITCH, SUSAN MILLER EDITORIAL PAIDOTRIBO, S.L. 2003 </li></ul></ul><ul><ul><li>ISBN: 9788480196062 </li></ul></ul><ul><ul><li>2.- JABONES NATURALES PARA HACER EN CASA CON ACEITE DE OLIVA de GOMEZ ORTEGA, MARIA DEL MAR OCEANO AMBAR 2009 </li></ul></ul><ul><ul><li>ISBN: 9788475565828 </li></ul></ul><ul><ul><li>3.- JABONES ESENCIALES </li></ul></ul><ul><ul><li>de MCDANIEL, ROBERT S. </li></ul></ul><ul><ul><li>EDITORIAL PAIDOTRIBO, S.L. 2002 </li></ul></ul><ul><ul><li>ISBN: 9788480196321 </li></ul></ul>

×