• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Datil
 

Datil

on

  • 1,955 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,955
Views on SlideShare
1,955
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Datil Datil Presentation Transcript

    • DATILES
    • Nombre cient í fico o latino: Phoenix dactylifera Nombre com ú n o vulgar: Palmera datilera, F é nix, Datilera, Palma com ú n, Palmera com ú n, T á mara, Datilero, Palma de d á tiles, Palma datilera Familia: Arecaceae (antes Palmaceae). Origen: Norte de Africa y Oeste de Asia. Distribuci ó n: Est á ampliamente cultivada en Arabia y hasta el Golfo P é rsico, donde conforma la caracter í stica vegetaci ó n de los oasis. Se cultiva tambi é n en Canarias, en el Mediterr á neo septentrional y en la parte meridional de los Estados Unidos. El nombre del g é nero lo toma del griego seg ú n algunos autores, por conocerlo este pueblo por primera vez en Fenicia (Phoenicia) y seg ú n otros, porque sus hojas podr í an recordar las plumas del mitol ó gico Ave F é nix (Phoenix). El t é rmino espec í fico est á compuesto por dactylus = d á til (del griego dactylos) y fero = yo porto, es decir portador de d á tiles. Imponente palmera con el tronco muy esbelto, de hasta 30 m de altura, cubierto vistosamente por los restos de las vainas de las hojas ca í das. Las hojas, reunidas como m á ximo en n ú mero de 20-30 formando una corona apical, son pinnadas, de hasta 6 m de largo, las superiores ascendentes y las inferiores recurvadas hacia el suelo, con segmentos cori á ceos, lineares, r í gidos y punzantes, de color verde glauco. Flores dioicas (separados los sexos en distinto á rbol), blancas, olorosas, en inflorescencias sobre un p é ndulo largo, en espata (vaina que cubre las inflorescencias), alargadas. Florece en primavera.
    •  
    • Clases de palmeras: Palmera datilera ( Phoenix dactylifera) Es la especie que se utiliza para la obtenci ó n de los d á tiles. A partir de un proceso de selecci ó n se han obtenido centenares de variedades de esta especie de palmera cada una de las cuales produce d á tiles con una textura, forma y sabor peculiares. Palmera de canarias (Phoenix canariensis) Es m á s peque ñ a que la datilera ya que solo alcanza los 15 m de altura. Sus hojas son de un verde m á s fuerte y su tronco m á s fuerte y ancho. Sus frutos de color amarillo-naranja recuerdan a las bellotas sin el capuch ó n y no son comestibles. Palmera de la India: (Phoenix sylvestris) A partir de esta palmera los hind ú es obtienen el vino de palma, el gar, que es un tipo de az ú car, y el arrack un licor que se obtiene a partir del vino de esta planta. Palmera del Senegal: (Phoenix reclinata) Es m á s peque ñ a que las dos anteriores dado que solo alcanza unos 9 m como m á ximo. Se utiliza como planta decorativa por sus peculiares troncos inclinados que suelen crecer en grupos reunidos. Los frutos son peque ñ os y, aunque comestibles, contienen muy poca carne, mucho hueso y poco sabor por lo que no se utilizan para tal finalidad. Palmera enana o pigmea: (Phoenix roebelenii) Procedente de los bosques tropicales de Birmania y Tailandia, es una de las palmeras m á s peque ñ as, pues solo alcanza un m á ximo de 3 m. Los frutos tienen forma de peque ñ os huevos de color negro. Es una planta utiliza en jardiner í a, aunque resulta muy peligrosa porque las hojas inferiores se han transformado en espinas muy agudas de hasta 8 cm de longitud. El contacto con las mismas resulta muy doloroso y puede producir infecciones con mucha facilidad.
    •  
    • La palma datilera o palmera real (Phoenix dactylifera L. ( á rabe Tamr: تمر ), es una palmera frutal cuyo fruto es el d á til, oriunda del norte de Á frica y oeste de Asia. Esta especie es una de las m á s notables del g é nero Phoenix, que cuenta con otras quince, distribuidas desde Canarias, pasando por el norte de Á frica y el Sur de Asia, hasta el Extremo Oriente. Es una palmera dioica de tronco ú nico o ramificado en su base, de 20 m de altura y 30 a 40 cm de anchura, cubierto con los restos de las hojas viejas. Hojas pinnadas, de 6 a 7 m de longitud, con fol í olos de unos 45 cm de longitud, de color glauco. Inflorescencia muy ramificada naciendo de entre las hojas. Flores masculinas de color crema, y femeninas amarillas. Frutos oblongo-ovoides, de 3 a 9 cm de longitud, de color naranja, con pulpa carnosa y dulce. Los d á tiles aparecen en forma de racimos colgantes debajo de las grandes hojas pinnadas que se desarrollan en forma de penacho. Los troncos se caracterizan por su gruesa corteza en la que persisten las marcas de las antiguas hojas. Las hojas o frondas, de color verde con tonos gris, poseen largos peciolos cubiertos de p ú as en la base. Pueden alcanzar los 5 metros de longitud. Las flores son peque ñ as y amarillas y de ellas nacen los frutos, unas bayas comestibles llamados d á tiles de forma oblonga que pueden alcanzar los 4 cm de longitud. Para poder producir d á tiles las palmeras femeninas necesitan tener en la proximidad pies masculinos. Cuando se cultivan, generalmente se realiza la polinizaci ó n de manera artificial (Se cortan inflorescencia masculinas y se cuelgan en el centro de las femeninas) Los d á tiles solo pueden madurar en zonas de clima c á lido y seco. Climas c á lidos y h ú medos producen d á tiles de baja calidad. Las palmeras femeninas producen una cantidad muy elevada de frutos, llegando algunas a proporcionar m á s de 200 kilos al a ñ o. Existen manojos de d á tiles que pueden llegar a pesar m á s de 12 kilos. Los principales productores de d á tiles del mundo son Arabia, Ir á n, Egipto e Irak. T ú nez y Argelia suministran muchos a Europa. La palmera datilera se ha adaptado bien en Am é rica despu é s de haber sido exportada en el siglo XIX por los colonizadores espa ñ oles. Existen grandes campos plantados en M é jico y California. En España existe el palmeral mas septentrional. Se trata del palmeral de Elche en la provincia de Alicante, una plantación procedente de la dominación musulmana que sembró los alrededores de la ciudad con palmeras datileras. De esta manera esta planta podía aprovechar una zona donde las precipitaciones eran muy escasas. Este palmeral tuvo su momento de máximo esplendor en el siglo XVIII cuando contenía más de 200.000 ejemplares. Este palmeral, que es el mayor de Europa y que ha sido nombrado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
    •  
    • Los d á tiles son los frutos de las palmeras datileras (Phoenix dactylifera) una palmera perteneciente al a la familia de las Arec á ceas que puede alcanzar los 30 metros de altura. Las palmeras datileras crecen en estado natural en el Norte de Á frica. Pueden verse en gran abundancia en Arabia, Marruecos, T ú nez, Argelia, Siria, Irak y Palestina, aunque tambi é n aparece cultivada en muchas regiones del mundo de clima c á lido. Su á rea de expansi ó n se extiende desde las Islas Canarias hasta la India. Esta especie es una de las m á s notables del g é nero Phoenix, que cuenta con otras quince, distribuidas desde Canarias, pasando por el norte de Á frica y el Sur de Asia, hasta el Extremo Oriente. Es una palmera dioica de tronco ú nico o ramificado en su base, de 20 m de altura y 30 a 40 cm de anchura, cubierto con los restos de las hojas viejas. Hojas pinnadas, de 6 a 7 m de longitud, con fol í olos de unos 45 cm de longitud, de color glauco. Inflorescencia muy ramificada naciendo de entre las hojas. Flores masculinas de color crema, y femeninas amarillas. Frutos oblongo-ovoides, de 3 a 9 cm de longitud, de color naranja, con pulpa carnosa y dulce.
    • ETAPAS DE LOS DATILES
    • El d á til a lo largo de su formaci ó n, que viene a ser de unos 5 a 6 meses, atraviesa 4 etapas o edades cuyos nombres son: KIMRI, KHALAL, RUTAB y TAMAR. Vamos a ir describiendo etapa por etapa. Kimri: o d á til verde, es la ú nica etapa incomestible. Este es el d á til que acaba de nacer como consecuencia de la fecundaci ó n de uno de los tres carpelos (estigmas) de cada flor femenina, este carpelo desarrolla un embri ó n en detrimento de los otros dos carpelos no fecundados. Entonces el ovario fecundado comienza a crecer y pasa de tener el tama ñ o de una lenteja al de un d á til (6 a 8 cm.) en unas 16 semanas. En esta etapa, el d á til tiene su contenido m á s alto de agua y menor de az ú cares de toda su vida. Como curiosidad, aquellos d á tiles no fecundados (se reconocen porque no tienen hueso en su interior) pueden desarrollar esta etapa pero de aqu í no pasan, de hecho no pueden alcanzar nunca la maduraci ó n. ¿ Cómo se pueden reconocer en la rama? pues porque tienen un tama ñ o mucho menor que sus hermanos de rama que s í que est á n fecundados.
    • Khalal: comienza aqu í la madurez "parcial" del d á til. Esta etapa se reconoce f á cilmente pues la fruta vira de verde a un color amarillo (por las flavonas o flavonoles, unos pigmentos de este color) o rojo ( por los antocianos, otros pigmentos) dependiendo de la variedad (tenemos incluso algunos rosados) f á cilmente reconocible a distancia (de hecho es la imagen que casi todos tenemos de una palmera con d á tiles). En esta etapa el d á til puede ser comestible en algunas variedades (como el Barhi - se pronuncia barji-) pero su alto contenido en taninos (hasta el 6%) lo hace muy á cido, á spero y astringente al paladar. En esta etapa el d á til tiene una carne blanca llamativa y muy fibrosa (hay que tener en cuenta que el d á til est á compuesto pr á cticamente por fibras de celulosa y az ú cares), es de bocado crocante y si se tiene un poco de paciencia en boca, masticando unos segundos se puede pasar de la astringencia inicial a un suave sabor azucarado. Un d á til al que le llamo mini-barhi con estas caracter í sticas da mucho juego en el plato por su vistosidad amarillenta y en la boca por su textura tan especialmente crujiente. Una curiosidad: esta variedad (igual que la Barhi) si se congela se le cambia de etapa a una mas avanzada, de manera que tras descongelar tenemos un sabor muy dulce, desaparici ó n total de astringencia y cambio del color a color miel. La mayor í a de los az ú cares presentes en estado Khalal son del tipo sucrosa (la sucrosa es el az ú car com ú n y est á formado por glucosa + fructosa) o del tipo az ú cares reductores.
    • Rutab: significa "suave" es la etapa de madurez completa. El d á til se torna de un color á mbar transl ú cido, su piel se oscurece a un color mas dorado o marr ó n (seg ú n la variedad). Aqu í el d á til comienza a perder agua, ha perdido taninos que solo son ya un 1% y va ganando en contenido en az ú car, (sucrosa) y especialmente aquellos az ú cares pertenecientes a la familia de az ú cares reductores que llegan a ser hasta un 50 % de su peso fresco. El concepto az ú car reductor es bioqu í mico y hace referencia a la capacidad de asociarse este tipo de az ú car con otros elementos de otra naturaleza gracias a tener el az ú car reductor, dentro de su mol é cula, un grupo carbonilo libre. Los az ú cares reductores est á n muy presentes en vinos dulces (de hecho son los responsables de su dulzor), los PX por ejemplo suelen tener una cantidad de az ú cares reductores que oscila entre los 100 y los 500 mgr. / litro. Este es el estado en el que el d á til presenta la mayor gama de sabores, texturas y aromas; todav í a conserva su agua y frecuentemente segregan una especie de miel o melaza caracter í stica de este estad í o, el d á til est á tierno y muy jugoso, es la aut é ntica antolog í a del producto. Es la etapa m á s vers á til, el d á til comienza a tener alguna arruga en su piel, se deja tocar, partir, manipular, cocinar y adem á s no pierde aroma ni sabor en unos cuantos d í as si no se rompe la cadena de fr í o. Tambi é n congela perfectamente aunque, eso s í , pierde parte del aroma (yo calculo que un 30 % del mismo). En esta etapa solo es posible probarla unos pocos d í as tras su cosecha, esta es la ventaja de que se produzcan en Espa ñ a. Se cosechan de la palmera y en 24 horas est á n en manos de cualquier cocinero de nuestro pa í s.
    • Tamar: ú ltima etapa de vida del d á til en rama. Ha perdido gran parte del agua solo conserva un 10% % que contiene y posee hasta un 80 % de su peso de az ú car (el resto del peso es del hueso), esto se aproxima bastante a lo que la gente conoce y que est á en el mercado. El d á til est á muy arrugado, es m á s seco correoso y menos jugoso aunque es el m á s dulce, tambi é n es el menos arom á tico. Como ventajas, este d á til conserva muy bien durante meses o incluso a ñ os si no se humedece, pero es el de bocado mas seco. Es de color pardo m á s oscuro, casi negro.
    • Los d á tiles, por su gran contenido en hidratos de carbono y az ú cares, constituyen un alimento muy energ é tico. Ideales para reponer las fuerzas despu é s de una gran caminata o un trabajo fuerte. Buena fuente de energ í a para los ni ñ os que pueden seguir jugando durante mucho tiempo sin sentir la sensaci ó n de cansancio o para los deportistas despu é s o durante los grandes esfuerzos. A diferencia de otros alimentos muy cal ó ricos pero provistos de energ í a vac í a de muy corta duraci ó n, los d á tiles pueden mantenernos satisfechos durante mucho tiempo porque sus az ú cares, de f á cil asimilaci ó n, son liberados poco a poco prolongando la sensaci ó n de saciedad. En este sentido estos frutos son ideales para mantenernos satisfechos cuando tenemos hambre entre comida y comida sin la necesidad de recurrir a golosinas, chucher í as u otros alimentos menos deseables. Los d á tiles aportan mucha energ í a, tanto a los m ú sculos como al cerebro, por lo que permiten, no solamente realizar grandes esfuerzos f í sicos, sino que incrementan la capacidad y la agilidad mental, por lo tanto constituyen un buen recurso para los estudiantes que pueden concentrarse mejor y rendir mucho m á s en los ex á menes si comen unos cuantos d á tiles.
    • Este alimento es muy rico en á cido pantot é nico o vitamina B5, una vitamina necesaria para la producci ó n hormonal as í como para la transformaci ó n de las grasas e hidratos de carbono en energ í a. Se piensa que la ingesti ó n de alimentos ricos en esta vitamina contribuye a rendir mucho m á s en el deporte. Se realizaron estudios seg ú n los cuales la ingesti ó n de un par de gramos diarios de vitamina B5 consegu í a obtener marcas m á s elevadas. Esta misma vitamina se utiliza para combatir el estr é s, el nerviosismo y sedar el organismo. Los d á tiles, en este sentido, pueden considerarse como "pastillas naturales anti-estr é s" por la capacidad que tienen de relajar al individuo y hacerlo sentir mejor. Comer d á tiles antes de irse a dormir, por su contenido en tript ó fano que estimula la formaci ó n de la melatonina, es una buena soluci ó n para conciliar el sue ñ o y evitar el insomnio. Tambi é n contiene mucha vitamina B3 o niacina que, ademas de intervenir en la metabolizaci ó n de las grasas, los az ú cares y las prote í nas, ayuda a disminuir el colesterol, participa en la buena salud de los nervios y de la piel, disminuye la presi ó n arterial y ayuda a tener el aparato digestivo en buenas condiciones.
    • Los d á tiles son muy ricos en minerales. Contienen mucho potasio, especialmente los d á tiles secos. El potasio mantiene el equilibrio h í drico del organismo al contrarrestar el sodio. Los d á tiles incrementan la micci ó n y ayudan a tratar la retenci ó n de l í quidos y otras enfermedades relacionadas con la acumulaci ó n de toxinas y l í quidos en las articulaciones como la gota o la artritis. Al aumentar la diuresis tienen un efecto positivo contra la hipertensi ó n. Adem á s de potasio, contienen cobre, un mineral que interviene en la formaci ó n de la hemoglobina de la sangre. La deficiencia del mismo puede producir anemia, problemas en el sistema nervioso o colesterol elevado. Tambi é n son ricos en magnesio y calcio. El primero es esencial para la transmisi ó n de los impulsos nerviosos y el ritmo del coraz ó n. El calcio es necesario para la buena formaci ó n de los huesos y de los dientes. Los d á tiles contienen bastante fibra por lo que pueden ser ú tiles para prevenir o tratar el estre ñ imiento. Al mismo tiempo, trat á ndose de fibra soluble, es muy ú til para evitar el aumento del colesterol dado que este tipo de fibra arrastra el colesterol y evita que sea absorbido en el intestino. Los d á tiles pueden comerse solos como postre, entre comidas como tentempi é o para a ñ adir a otros platos, como los postres dulces o el muesli. Para conservarlos se deben guardar en botes de cristal herméticos y secos en un lugar oscuro. Conservados de esta manera pueden aguantar mucho tiempo sin estropearse. A pesar de todas estas propiedades tenemos que tener en cuenta que los dátiles poseen muchas calorías por lo que debemos ser prudentes en su ingestión. Es un alimento que debe tomarse en poca cantidad, especialmente en dietas de adelgazamiento o con problemas de obesidad. Su contenido en azúcares es muy elevado por lo que no resultan adecuados en personas con diabetes. Igualmente estos azucares, por la naturaleza pegajosa del dátil, se retienen mucho en los dientes por lo que pueden producir caries. Una manera de evitarlo es comer un trozo de manzana, restregándola bien por los dientes y las encías o lavarse bien los dientes después de comerlos. En personas con estómagos delicados, muy propensos a sufrir descomposiciones intestinales, los dátiles, comidos en abundancia pueden producir gases, diarrea o acidez de estómago. Estas personas deberían comer este fruto con prudencia. El contenido en tiramina de este fruto puede causar migraña en algunas personas sensibles a este elemento.
    •  
      • Los d á tiles, adem á s de sus propiedades alimentarias, poseen propiedades medicinales utilizadas principalmente en los pa í ses á rabes. Entre las principales propiedades tenemos:
      • Uso interno
      • Anemia: Por su elevada cantidad de hierro la ingesti ó n habitual de este fruto puede ser ú til para remediar el problema de la anemia, en especial en lo que se refiere a anemia ferrop é nica
      • Bronquitis: Las decocciones de d á tiles higos secos, azufaitos o frutos del jingolero ( Ziziphus jujuba) y uvas pasas constituyen una soluci ó n adecuada para el tratamiento de la bronquitis. Ayudan a relajar los alveolos y a expulsar las mucosidades del aparato respiratorio. (Decocci ó n durante 10 minutos de dos higos, dos azufaifos, dos d á tiles y dos cucharadas de uvas pasas por litro de agua durante 20 minutos. Beber un par de vasos al d í a)
      • Tos: Los d á tiles, combinados con los higos secos, pueden constituir un remedio adecuado para el tratamiento de la tos. (Decocci ó n de tres d á tiles y dos higos en un litro de agua durante 10 minutos. Un par de tazas al d í a)
      • Uso externo
      • Anginas: Por su contenido en magnesio y niacina, la decocci ó n de d á tiles ayuda a superar el dolor de anginas y disminuye el tama ñ o de las am í gdalas. (Realizar una decocci ó n durante 10 minutos de 4 d á tiles en un vaso de agua. Dejar que se enfr í e un poco y realizar gargarismos con el l í quido resultante).
    •  
    • Hueso del d á til: Sus componentes act ú an de forma sin é rgica para estimular las funciones cut á neas que se han deteriorado en las pieles maduras o fotoenvejecidas. El extracto de hueso de d á til contiene 7 sustancias con propiedades antienvejecimiento. Estas sustancias activas son: fitoesteroles, fitoesteroides, á cido urs ó lico, isoflavonas, policosanoles, provitamina A y vitamina E 1 . * Los fitoesteroles presentes en el hueso de d á til son sitosterol y estigmasterol. Su estructura qu í mica es similar al colesterol, lo que les confiere propiedades similares sobre la piel. Los fitoesteroles tienen una acci ó n inmunomoduladora, antiinflamatoria (por inhibici ó n de la liberaci ó n de histamina y leucotrienos), antioxidante, citoprotectora y fotoprotectora. Refuerzan la barrera cut á nea y protegen la piel de las agresiones del medio externo. * Los fitoesteroides tambi é n son compuestos triterp é nicos y tienen una reconocida funci ó n semejante a las hormonas: mantienen el tono y la firmeza de la piel, con lo que previenen de forma eficaz sus signos de envejecimiento. * El á cido urs ó lico 1   es un potente antiinflamatorio natural, puesto que inhibe las enzimas ciclooxigenasa y lipoxigenasa. Tiene propiedades regeneradoras que est á n reforzadas por su acci ó n sobre la s í ntesis de fibras de tejido conectivo. El á cido urs ó lico tambi é n inhibe la acci ó n de las elastasas y presenta un efecto citoprotector y detoxificante. Es, por tanto, un eficaz componente con propiedades antienvejecimiento, que se suman a las de los compuestos triterp é nicos antes mencionados. * Las isoflavonas tienen una estructura qu í mica similar a los estr ó genos, por lo que tambi é n se las denomina « fitoestr ó genos » . Act ú an como sustancias antioxidantes (neutralizaci ó n de los radicales libres), antiinflamatorias y, por su actividad semejante a las hormonas, como activos antienvejecimiento de pieles maduras. * Los policosanoles o alcoholes grasos de cadena larga m á s abundantes en el hueso de d á til son el hexacosanol (26 C) y el octacosanol (28 C). Ambos alcoholes presentan propiedades regeneradoras (gracias al aumento el consumo de ox í geno celular), suavizantes y mejoran la comunicaci ó n celular, por lo que refuerzan la capacidad regeneradora y antienvejecimiento de este activo. * La provitamina A o betacaroteno del hueso de d á til colabora eficazmente en el proceso de queratinizaci ó n de la epidermis, lo que mejora la calidad de la piel. * La vitamina E se encuentra en forma de tocoferol y tocotrienol. Tambi é n tiene una actividad antioxidante que preserva a las diversas estructuras celulares de la acci ó n de los radicales libres.
    • FLOR DE LA PALMERA MACHO
    • FLOR DE LA PALMERA MACHO
    • FLOR DE LA PALMERA HEMBRA
    • FLOR DE LA PALMERA HEMBRA
    •