El arriba y abajo de la conciencia

4,883
-1

Published on

El presente trabajo intenta llevar a cabo un análisis tanto amplio como específico de aquellas realidades antropológicas, religiosas y mitológicas que denotan un efecto de “inversión” en sus contextos históricos y culturales. Dicho “efecto inversión” ha sido denominado a través del artículo como aquel que trasmuta a dioses en demonios y/o viceversa. Esto ocurre como la consecuencia del advenimiento de nuevos credos religiosos que suplantan creencias más viejas que existían anteriormente. La caída desde el cielo al infierno
en términos de un contexto de credo religioso, particularmente a lo referente a dioses de antaño, es un ejemplo de dicho “efecto de inversión”. Similarmente, el efecto mencionado es considerado a modo de un cambio de lugar, ontología y práctica religiosa. En los mitos antiguos de orientación matrilineal, el cielo es frecuentemente denotado como un lugar subterráneo que es tanto seguro como amigable. El arriba es visto a su vez como una realidad amenazante y que se ha de evitar si se puede. El advenimiento de las épocas patrilineales conlleva una mitología que invierte dicha consideración. Así, pues, el arriba es considerado como la dirección celestial y el abajo se asocia con lo indeseable y aún con lo infernal. Los valores de la luz y la oscuridad juegan una parte fundamental en dicha inversión, así como lo hace la simbología de bien
y de mal. Un mito bribri es analizado en ese contexto para comprender mejor el “efecto de inversión”. Las implicaciones etnofarmacólogicas y botánicas también son mencionadas al respecto de dicho efecto al considerar el mito talamanqueño.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,883
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El arriba y abajo de la conciencia

  1. 1. Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 EL MODELO DEL ARRIBA Y DEL DEBAJO DE LA CONCIENCIA: ANÁLISIS ETNOPSICOFARMACOLÓGICO DEL USO DE PLANTAS ENTEOGÉNICAS THE UP/DOWN MODEL OF CONSCIOUSNESS: THE ETHNOPSYCOPHARMACOLOGICAL ANALYSIS OF THE USE OF ENTHEOGENIC PLANTS Carlos Ml. Quirce Balma1 psicología@ucr.ac.cr carlosmqb@gmail.com 1 Escuela de Psicología, Sede Rodrigo Facio, Universi- Fecha de recepción: 3 febrero 2010 - Fecha de aceptación: 20 setiembre 2010 dad de Costa Rica Resumen El presente trabajo intenta llevar a cabo un análisis tanto amplio como específico de aquellas realidades antropológicas, religiosas y mitológicas que denotan un efecto de “inversión” en sus contextos históricos y culturales. Dicho “efecto inversión” ha sido denominado a través del artículo como aquel que trasmuta a dioses en demonios y/o viceversa. Esto ocurre como la consecuencia del advenimiento de nuevos credos religiosos que suplantan creencias más viejas que existían anteriormente. La caída desde el cielo al infierno en términos de un contexto de credo religioso, particularmente a lo referente a dioses de antaño, es un ejemplo de dicho “efecto de inversión”. Similarmente, el efecto mencionado es considerado a modo de un cambio de lugar, ontología y práctica religiosa. En los mitos antiguos de orientación matrilineal, el cielo es frecuentemente denotado como un lugar subterráneo que es tanto seguro como amigable. El arriba es visto a su vez como una realidad amenazante y que se ha de evitar si se puede. El advenimiento de las épocas patrilineales conlleva una mitología que invierte dicha consideración. Así, pues, el arriba es considerado como la dirección celestial y el abajo se asocia con lo indeseable y aún con lo infernal. Los valores de la luz y la oscuridad juegan una parte fundamental en dicha inversión, así como lo hace la simbología de bien y de mal. Un mito bribri es analizado en ese contexto para comprender mejor el “efecto de inversión”. Las implicaciones etnofarmacólogicas y botánicas también son mencionadas al respecto de dicho efecto al considerar el mito talamanqueño. Palabras claves: Mitología, efecto de la inversión, etnopsicofarmacología, Bribri, hallucinogens, anthropology. Abstract The present work attempts a broad and specific analysis of anthropological, religious and mythological realities that show a basic “inversion effect” in their historical and cultural contexts. This “inversion effect” is referred throughout the article as one which transmutes gods into demons and often vice versa,1. Escuela de Psicología, Sede Rodrigo Facio, Universidad de Costa Rica
  2. 2. 196 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balma as a consequence of the coming of new religious beliefs that supplant older and previous religions. The fall from heaven into hell of the beliefs and particularly of the deities of previous religions, must be understood in the context of such an “inversion effect”. The “inversion effect” is similarly denoted as a change in place, ontology and religious practice. In ancient matrilineal myths, heaven is often positioned in an underground place which is secure and welcoming. The sky is often considered as an enemy to be avoided. The coming of patrilineal myths often inverts that effect, placing the highest good in the upper direction and lowest wrong in the underground one. Values of light and darkness play a fundamental part in that inversion as well as do the spiritual principles of good and evil. A bribri myth is discussed in that light, which is believed to denote just such an inversion. Ethnopharmacological and botanical implications are also mentioned, regarding the Talamanca myth. Key Words: Mythology, inversión effect, etnopsicofarmacology, bribri, hallucinogens, antropologyIntroducción El Modelo de la conciencia en la India A través del presente trabajo, se intenta Lo que se ha tradicionalmente denominadoestablecer las diferencias que existen entre las como el modelo clásico de la conciencia y el con-mitologías de tipo más matrilineal y las de secuente paradigma que llegó a desarrollar es, enorientación primordialmente patrilineal. Dichas realidad, un producto del periodo Upanishádicodiferencias no se han establecido con gran faci- de la India. Dicho modelo sería, eventualmente,lidad. La época matrilineal del hombre es aún transportado a la China, al Tibet, al Japón, comopoco conocida en la antropología moderna y las también a la Indochina (si bien en la forma deépocas patrilineal difieren mucho entre cultura budismo y no de hinduismo). Dicho modelo sey cultura. Ambas consideraciones posan difi- podría definir a partir de una serie de concepcio-cultades metodológicas bastante serias cuando nes y condiciones del ser humano que llega a tenerse intenta establecer tendencias básicas en cada la experiencia de sí mismo como un estado de seruna y contrastar dichas tendencias. Aún así el puro el cual transciende la multiplicidad, tantotrabajo ha intentado algún grado de abstracción espiritual como material. Dicho estado luego entrade dichas tendencias y extrapolación de las mis- a la actividad de lo cotidiano, en la forma de unamas. Como tesis diferenciante, se ha escogido persona más purificada y próspera, con respecto auna propuesta psicofarmacológica y cultural la la conciencia espiritual y terrenal-material. A sucual permita al menos proponer la importancia vez, considera dicho estado del ser como el origenque nuevos rituales y prescripciones botánicos y el fin de lo múltiple (Organ, 1970). La elabora-puedan haber tenido en la historia de la mito- ción de una serie de metodologías diversas, con lalogía. Esto constituye una tesis atrevida en la finalidad de permitir que el practicante se acerqueactualidad, mas es consonante con los estudios y obtenga el estado de ese ser puro, constituye unafundamentales de los principales etnopsicofar- de las principales características de dicho modelomacólogos y antropólogos de la actualidad. Se de la conciencia. También, llegó a caracterizar aescogió una leyenda bribri para intentar una aquellas culturas las cuales integraron el modelointerpretación tentativa del uso de sustancias como base de sus prácticas y creencias religiosasenteogénicas como medio para explicar el efec- (Dasguptam, 1973). Una de las mejores definicio-to de “inversión” que se ocurre entre un planteo nes de la experiencia trascendente ha sido la deaparentemente más matrilineal y otro posterior, Patanjali mismo (Radakrishnan et al.1973), quien,el cual parece ser sintomático de un desarrollo como uno de los maestros más destacados de lapatrilineal. La tesis desarrollada es tentativa, India antigua, mantuvo que el estado experiencialno conclusiva. Su naturaleza es de propuesta interno como ser puro (el estado de samadhi) es enpara futuras investigaciones en vez de constituir realidad aquel donde el sujeto como ser trascen-una indagación terminante sobre la materia. dente se convierte en su propio objeto de contem-Se logra el abrir del campo de la investigación plación. Esto, tanto para Patanjali como para losenteogénica en la mitología precolombina de maestros posteriores, llegó a definir la meditaciónCosta Rica. yógica verdaderamente exitosa.
  3. 3. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 197 La búsqueda de un estado interior de la las vidas pasadas en ausencia de la iluminaciónexperiencia, tanto unitaria como extática, pro- libertadora. Karma como la ley de la acción de laveniente de una naturaleza trascendente, parece vida debía ser nutrido por el samadhi, y no por elhaber sido generada históricamente, por la muy samsara o el avidya.intensa búsqueda de un fin a lo transitorio y lo El desarrollo del modelo clásico de lasiempre cambiante, que en un sentido peyorativo, conciencia en la India ha sido históricamente, a lallena al espíritu hindú del terror de jamás termi- vez que culturalmente, asociado con la invasiónnar la jornada de la vida propia y, por lo tanto, de los Arios, al subcontinente Hindú. Para Larsonno llegar a disfrutar de la eternidad. El exceso de (1979), como consecuencia de dicha invasión, sela multiplicidad, que no conduce a la eternidad, llegaron a desarrollar en la India las sociedadesparece causar en el alma psicológica de la antigua religiosas y culturales Védicas. Se ha otorgadoindia, lo que May (1972) luego llamase ansiedad o relativamente poca atención a las civilizacionesangst existencial. En consecuencia, dicho exceso, tanto Dravidianas como no Dravidianas queel cual se considera que ata al sujeto a innume- existían en la India, previas a la invasión de losrables reencarnaciones, es visto como un estado Arios. En ese sentido, resulta muy importantede “maya” o ilusión y aún avidya o ignorancia. llegar a descubrir y estudiar sus modelos de laEs similarmente considerado como el impacto conciencia y del Ser, como también sus métodosque la nada hace sobre el ser. En la antigua India, de obtener los correspondientes estados ilumi-el que pierde su camino para siempre y ya no nativos. A pesar de ello, se ha postulado conlo logra encontrar es considerado un “pariah” o bastante evidencia que mucha de la civiliza-rechazable pecador, que no debe mezclarse con ción pre-Aria de la India se basaba en modelosaquellos seres humanos quienes practican la vida y prácticas religiosas derivadas del culto a lade salvación iluminativa o el camino del yoga. Madre Diosa. Tanto Neuman(1955) como Cam-Lo extremadamente transitorio causa el daño de pbell(1962) mantienen que dichas prácticas erandesubicar al humano en el tiempo y en la expe- tanto patrilineales como matrilineales. Campbellriencia de aquellos elementos necesarios, para (1962) mantiene que dichas religiones y socie-llegar al fin de su verdadero propósito o destino. dades, así como su contexto cultural, eran unaPor lo tanto, “jiva” o el morador del cuerpo no variación del orden mitológico y religioso basa-se logra convertir en atman o el sujeto ilumina- do en devociones y prácticas de adoración quedo que mora en la eternidad. Chaudhuri (1979) datan de la edad alta del bronce, y, por lo tanto,mantiene que el modelo clásico de la conciencia se caracterizaban por valores más de tipo lunarde la India diferencia profundamente entre lo que solar, adonde lo numinal no era destituidoilusorio como cambiante y múltiplemente ofen- como sede del ser por lo fenomenal. El mismosivo en un sentido y lo unitario más eterno de autor también coincide con Neumann (1955) enla experiencia del samadhi (estado iluminativo), su evaluación de dichas sociedades y culturastanto contemplativo como meditativo, en el otro. como construcciones contextuales derivadas deEl universo de lo transitorio y siempre cambiante una orientación hacia la Madre Diosa, tanto en loses generalmente considerado como un camino procesos de praxis generativa de la conciencia,a lo eterno, mas perder ese camino es a su vez como de ritos y rituales religiosos de veneraciónconsiderado como una catástrofe. Lo anterior y adoración. Los aspectos oscuros del Ser, asíes evaluado desde tiempos muy antiguos como como las realidades psicológicas y ontológicassinónimo con el sufrimiento y se caracteriza por de la psique son considerados como deseablesla identificación errada del yo interior (jiva) con para la iluminación. El rey perfecto es, pues,el universo fenomenal y transitorio de prakritti. tanto un hijo de un Dios como un toro cósmicoLa posibilidad de que a través de dicho esta- de la Madre Diosa. Los himnos Védicos son másdo de ignorancia o avidya se mantuviese una bien de orientación solar y reflejan los aspectoscadena interminable de nacimientos, muertes y celestiales de un orden fenomenológico. Parecenreencarnaciones era considerada como idéntico ser derivados de los elementos de sol, altura, airea estar esclavizado por el samsara o el efecto de y sus dioses contrastan con los elementos de luna,
  4. 4. 198 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmasubtierra y fuego del orden anterior pre-ario. Los por Zeus, Apollo y otros, pertenecientes a undioses como Vritra, un Brahmín perfecto, con- orden hacia un arriba celestial y los dioses con-trastan con el Señor Indra, el principal dios de los vertidos en semidemonios o los Titanes, que sonArios. En la síntesis que ocurre durante la época más de un orden matrilineal y, por lo tanto, undespués de la invasión de los Arios, Vritra se poco más orientados hacia las oscuridades deconvierte en un monstruo e Indra en el rey de los tipo numinal e infra-mundano. En la Repúblicadioses. Ocurre una “inversión, entre una religión de Platón, la analogía de la cueva tiende a iden-anterior y una posterior, a través de un periodo de tificar la ignorancia con las oscuridades y lasreasimilación. A pesar de la inversión, se denota sombras, mientras que la verdadera sabiduríauna síntesis muy típica de la India. Un ejemplo es identificada con la claridad del día. Dichode lo anterior consiste en el hecho, que si bien argumento utiliza lo fotológico para lograr unaVrita queda de demonio, Indra tiene que hacer diferenciación ontológica y religiosa. La religiónpenitencia por haberlo destruido. Surgen también anterior a la protagonizada y representada por elotros dioses tales como Varuna, Shiva, Brahma y Dios Padre Zeus parece ser una también derivadaVishnú. También, eventualmente ha de hablarse de creencias religiosas basadas en el culto a lade Agni, de Saraswati, Lakshmi y Kalí. En cierto Madre Diosa. El conflicto está caracterizado porsentido, Kalí ocupa el lugar en la síntesis hindú una lucha hegemónica de lo masculino, solar yde la antigua y más oscura Madre Diosa. Desde fenomenal contra lo femenino, lunar e intuitivo.luego, la llegada de Krishna a dicho mundo de Lo patrilineal representa, con Apolo, el sol de ladioses simboliza el estado supremo de Dios. Para razón, y lo matrilineal, con la Madre Diosa, laNicolás (1978), la mitología de la India nos pre- luna de lo misterioso y mítico oscuro. La trilogíasenta con una confrontación entre lo numinal y de Oresteia de Aeschyles provee una excelentelo fenomenal, donde lo claro y lo oscuro chocan. narración de esta lucha entre los dioses del arribaEn las palabras de Derrida (1978), parece haber celestial y los del inframundo de un abajo, oscuroocurrido un hecho confrontativo de naturaleza y orientado al simbolismo del vientre. La posibi-fotológica. Podríamos pensar que ha ocurrido un lidad de que exista un principio de inversión debi-absurdo, si seguimos el análisis textual del filó- do a factores causativos tales como el tiempo desofo francés, o alternativamente se puede pensar duración de una religión previa; una invasión deque ha ocurrido un proceso de “inversión”. La cultura ajena, un cambio en el uso las drogas psi-posibilidad de que los “efectos de inversión” seanuna consecuencia del pasaje del tiempo humano cotrópicas, en el sacerdocio o grupos chamánicoshistórico y cultural, vivido a través de un paradig- predominantes en esa cultura que utilizan plantasma o un modelo, es una hipótesis tanto atrevida enteogénicas para sus ceremonias y cambios encomo fascinante. Dicha hipótesis debe ser estu- las practicas espirituales de tipo mágico religio-diada en otras civilizaciones adonde no existen sas y ceremoniales, tales como rituales, métodosinvasiones de sociedades ajenas a la cultura que de meditación, contemplación, han sido propues-llega a ser invertida. Dado que ese no es el caso tos a manera indirecta por Dobkin de Ríos(1996),de la India (invasión aria), debemos estudiar las Drury (1996) y Quirce (1994). De igual forma,condiciones históricas de otras culturas. deben considerarse el hecho de que las invasio- nes de parte de culturas ajenas establecen nuevas hegemonías de poder y culto. Esto podría socavarEl Modelo de la Conciencia en la Antigua en parte la tesis de que solamente el inconscienteGrecia del hombre establece contradicciones fotológicas La mitología griega reporta en forma simi- para lograr nuevas creencias religiosas e ideolo-lar al hinduismo, la ocurrencia de un periodo de gías ontológicas. Lo anterior ocurrió en otra tesis,transición (inversión) en cuanto a las creencias principalmente la de Eliade (1977), que postulabareligiosas, así como en las construcciones valo- que la policromía deísta de todas las culturas y surativas de sus dioses. Ciertamente, se relata la simbolismo enriquecido era debido al inconscien-lucha entre los dioses solares, protagonizada te del ser humano que existía en culturas no mate-
  5. 5. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 199rialistas, donde lo espiritual tenía mayor acceso a con plantas que producen estados superiores delos niveles profundos de la mente. conciencia que denominaríamos enteogénicos y estados alterados de conciencia que se necesitanEl Modelo de la Conciencia Psicodélico enteogenizar, como las causas fundamentales de las capacidades chamánicas. Winkelman no Eliade (1977) no aceptaba el uso de drogas niega que existan personas más propensas a esepsicotrópicas para estimular dicho simbolismo y desarrollo que otras. Sencillamente, establecehasta el fin de su vida mantuvo que las culturas esa sincronización a través de rituales, plantas,nativas y pre-positivistas eran las responsables de etc. como la base misma del desarrollo de lasestimular la mitología multideista y sus caracte- facultades chamánicas. La obra de Ochoa (2002)rísticas policromáticas de tipo prolífero y com- nos indica lo muy complejo de la mitología aplejo, tales como creencias, prácticas religiosas y través de solamente una tribu amazónica. Muchoaún cambios en el estado del arte policrómica y del trabajo de este autor sobre las ceremonias desimbólica. Autores como Dobkin de Ríos (2002) preparación de la ayahuasca y de la teomitologíay Reichel –Dolmatoff (1977) consideran que el indígena posiblemente llegarán a cambiar y revo-chamanismo no solamente aporta sistemas de lucionar la antropología etnopsicofarmacológica.farmacopea muy importantes, sino que también Son trabajos como esos en vez de falsificacionesaporta metodología de psicoterapia, igualmente fraudulentas como los de Castaneda, tal y comoimportante. Debemos prestarle atención a nuevos discutido por Fikes (1993), que realmente conlle-paradigmas y modelos del chamanismo, tales y van descubrimientos profundos en las áreas tantocomo comenta Ogembo (2005) en su revisión la botánica antropológica como de su psicomito-comparativa de las obras de McClenon (2002) logía ceremoniosa. Tanto los trabajos detalladosy Winkelman (2000). Para McClenon, existen sobre costumbres y medicinas herbales llevadas apersonas cuyo material genético proviene de los cabo por Londoño (2005) y por Lenaerts (2006)homides del Paleolítico y que denotan una pro- han indicado que es indispensable analizar conpensidad hacia el desarrollo de estados de trance más detalle y profundidad las costumbres tribalesy especialmente hipnosis. Dichas personas, o en las áreas de las amazonas, antes de estable-en realidad sus ancestros paleolíticos con las cer paradigmas y modelos totalizantes sobre lacorrespondientes piscinas genéticas, posiblemen- naturaleza del nativo etnopsicofarmacológico. Ate generaron las primeras danzas alteradas y en saber, es necesario conocer más que las drogastrance, en periodos que datan desde el comienzo botánicas y de las ceremonias que acompañan sude la humanidad. La facilidad de desarrollar uso si hemos de hablar sobre su antropología y suestados hipnóticos es, para McClenon la base etnología.misma de desarrollar, a través de danzas y otros Autores como Wasson (1968) comenzaronrituales, estados de trances hipnóticos, que le a investigar diversas culturas con un alto conteni-permiten a las personas dotadas el llegar a curar do religioso y simbólico del mundo antiguo, comoa otras. La curación por poder personal de algu- también las civilizaciones pre-colombinas. Comonas es el comienzo del chamanismo, y, con ello, consecuencia de dicho trabajos, Wasson (1968)el de las religiones. En otro sentido, Winkelman concluyó que el hongo Amanita muscaria podríapropone que el desarrollo de rituales, cánticos, ser el ingrediente principal del Soma mencionadocreencias, danzas, músicas y drogas derivadas en el noveno y décimo mándalas del Rig Veda.de las plantas, lograron sincronizar el hemisferio Los ingredientes más psicoactivos del Amanitaizquierdo con el derecho y producían estados muscaria son el mucinol y el ácido iboténico.conciencia superiores que permitían un mayor En forma químicamente pura causan delirios,grado de abstracción, acierto lógico y conductual, ataxia, intranquilidad y alucinaciones. Uno de lospara resolver problemas de la tribu y de personas miembros de la familia muscaria, el A. phalloi-necesitadas. Dicho autor mira en la facilidad de des, es letal y contiene el tóxico amanitina. Sesincronización ínter hemisférica y el desarrollo le conoce también como el hongo de la muerte.de rituales exitosos, así como en el encuentro Similarmente, Wasson (1959) investigó el hongo
  6. 6. 200 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmateonanacacatl que fuese en un tiempo utilizado Ripinsky-Naxon (1989) ha estado de acuerdo quea través de todo Méjico precolombino y botáni- el indígena expresa su proceso cultural a travéscamente clasificado como Psilocibe mexicano de su uso de alucinógenos. El mismo argumentoheim (como se menciona mas adelante, no es el se encuentra en Reichel- Dolmatoff (1990), en elúnico hongo que contiene psilocibe y que crece cual el alucinógeno es considerado central a laen Méjico). Las conclusiones de Wasson son de actividad cultural del chamanismo suramericano.que las religiones son consecuencia de los estados El cambio propuesto hacia el uso del términoalterados de la conciencia vividos bajo el efecto enteógeno es quizás más importante de lo que sede alucinógenos y no solamente del ambiente no cree y los estudios realizados por Vollenweidermaterialista de esas culturas o del inconsciente ya (1998) parecen indicar que la enteogenía carecefuese individual o en el método de Jung (1977) de de las fases de terror que alucinógenos puros pro-un inconciente colectivo, ancestral y arquetipal. ducen al disolver las estructuras usuales del egoLa posibilidad de que diversos tipos de aluci- (al menos así lo implica). Mucho del efecto ante-nógenos permitan un mayor acceso a bancos de rior (disolución del ego y descompensación deinformación mental/cerebral, usualmente no uti- los mecanismos de defensa) tiene que ver con lalizados, nunca ha sido descartada totalmente, mas ausencia en la preparación de las combinacionesse ha postulado que la estimulación de ciertas chamánicas que incluyen otras hierbas. Dichasvías neuronales a través de alucinógenos dados si sirven el propósito de modular el efecto aluci-da lugar a conductas creativas que se expresan en natorio y enteogenizarlo, a la vez que utilizanel arte, los rituales, las creencias y aún las filoso- dosificaciones más bajas que las que dependenfías de tribus consideradas no-occidentales. Was- de solamente preparaciones solamente químicas.son despertó, en su época, tanto un entusiasmo Vollenweider et al (2001) resumen dicho tipoenorme, como una polémica considerable. Fue en de trabajo de manera que integra la tomografíagran parte respaldado por Schultes (1979), Harner moderna y la psicofarmacología de alucinógenos(1979), Reichel-Dolmatoff (1990) y muchos otros. tanto nuevos como viejos.No obstante, su tesis sobre el Soma perdió fuerzaante nuevos descubrimientos etnopsicofarma- Modelos de la Conciencia Derivadoscológicos que han recientemente postulado que de la Mitologíatanto el Soma de la India, como el Haoma pérsicomencionado en los sagrados textos de los Avestas, Uno de los principales mitos y leyendasprovenía de una hierba/arbusto salvaje de nombre de los Nahuatl de Méjico habla de una figurabotánico Peganum harmala L. Dicha hipótesis femenina que rondaba en el caos, con innume-novedosa, adelantada por Flattery et al (1989), ha rables bocas, devorando todo a su paso, hastaganado gran fuerza en tiempos más recientes y que los dioses del orden celestial en la forma deha logrado desplazar la tesis del hongo Amanita Quetzalcoatl y Tetzcatlipoca pudieran vencerlamuscaria. La combinación de hierbas propuesta y dividirla en dos partes. Esto permitió que elpor este autor es en realidad una fuente de har- universo pudiese retener su estado diferenciado.malina y posiblemente efedrina. Wasson, quien El mito habla de nuevo de un periodo femeninoinauguró una nueva época en la antropología previo y que es seguido por un periodo mascu-etnopsicofarmacológica, insistió que todas las linizante, posteriormente. El cambio entre losreligiones antiguas se basaban originalmente en dos periodos es abrupto y el mito nos informael uso de psicofármacos derivados de las plantas. que la Diosa buscó venganza rondando la tierraNo hay cohesión( ahora si hay cohesión) Dicha y pidiendo sacrificios humanos (como se indicótesis ha encontrado respaldo moderno en autores, anteriormente). En dicho sentido, el mito Náhuatlcomo Ott (1996), quienes han sugerido que el coincide con la mitología religiosa de la India,término alucinógeno ha de ser cambiado por el donde Vritra llega a ser vengado por su madre ende enteógeno para mejor diferenciar entre una la forma de la Diosa numinal y lunar, quien atacaexperiencia solamente química (los alucinóge- a Indra. El cambio oscila de nuevo entre lo lunarnos) y una revelatoria y mística (los enteógenos). y lo solar, entre lo numinal y lo fenomenal, entre
  7. 7. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 201lo femenino y lo masculino; a opinión de Russell en este trabajo y que lejos de negar las otras(1977). En este contexto, ha de mencionarse que la interpretaciones, las incluye como factores quefigura de la culebra originaria de varias culturas y catalizan dicho cambio cultural. También, segentes es también considerada como benéfico a la deben aceptar las invasiones, influencias comer-vez que ambivalente. Se le considera de naturale- ciales y culturales de otras gentes, pasaje de unza tanto femenina como masculina, más a su vez, tiempo o periodo dado, etc., en la estructuraciónindiferenciado y caótico. Eliade (1958) lo indica o manufactura del “efecto de inversión”. Este secomo previo al cosmos a manera de Ouroburos postula como un efecto necesario e inherente ay es simultáneamente anterior a la separación la condición histórica y cultural de las transi-cósmica de las partes en sus opuestos. La iden- ciones abruptas y sobre todo beligerantes entretificación de lo demónico con la culebra puede el arriba y el abajo. Debemos recordar que en elque corresponda a la mitología judaica que luego periodo primario más matrilineal (si bien existense occidentaliza a través del cristianismo. Para primarios de tipo patrilineal), el abajo pre-solar yQuirce (1988), el demonio puede que sea un reza- numinal es divinizado, mientras que en el periodogo mitológico, derivado de un periodo temprano posterior es demonizado, divinizándose solamen-de la raza humana y posiblemente identificado te el arriba solar.con el uso de ciertos psicofármacos psicodélicos Debemos abocarnos a una mejor com-y enteogénicos. Si bien lo demoníaco en otras paración entre dos culturas, estudiando el casoculturas sí responde a un periodo anterior con- simultaneo de la Persia y la India. Si bien en ladenado por un periodo posterior, en la tradición India los devas o dioses solares ganaron la guerrajudeo cristiana, se habla de una entidad aparte contra los devas lunares; en Irán, los ahuras ode la tradición de la Diosa numinal y que ame- devas antiguos lunares lograron derrotar a lasnaza la salvación de la raza humana. Lo anterior huestes solares. En la India, los devas antiguosencuentra eco en la India adonde se diferencian de la Madre Diosa o asuras llegan a ocupar posi-los asuras, de los rakshasas, siendo estos últimos ciones de un abajo inframundano, mientras queel equivalente a espíritus del mal y no los dioses en Irán continúan siendo divinos. Persia y susdel régimen lunar y numinal. Zimmer (1968) dioses no sufrieron la inversión mitológica quemantiene que la identificación de la culebra ocurrió en la India y contrasta con la India enOuroburos con la Madre Diosa lunar y nominal un sentido de oposición teológica y teogónica.parece indicar que esta tenía el poder de destruir Dúchense-Guilemine (1952) indica que Zarathus-la creación en su forma y orden estructurado y tra fue parcialmente responsable de la victoria dedevolverlo al caos original de donde provino. De los ahuras o asuras en Persia, manteniendo así elnuevo, para algunos antropólogos psicoanalíticos, viejo orden anterior.las culturas pasan por un periodo caracterizado El mito del Diluvio, tanto judío como cris-por el vientre y generan el hombre de la tradición tiano, también denota un abrupto cambio en lade la Madre Diosa, hasta que deciden como es el relación de la deidad con el hombre. Este cambiocaso de Grecia, luchar en contra del dragón de lo nos habla de la erradicación de un orden anteriornuminal matrilineal y generar el héroe guerrero y el advenimiento de un nuevo orden. Lo anteriory solar de tipo más patrilineal. Tal es el contras- ha de tomarse en cuenta, a la luz de que tanto late entre la cultura Creto-Myceana y la Griega. Biblia como el Torah parecen indicar que no haySegún Rodríguez (2009), el arquetipo del héroe cambio en la Deidad misma. Quizás la cercaníalucha contra la sombra y esta se venga tentándolo a la Mesopotamia hace difícil la interpretacióncon el estado de la víctima. Por otra parte, existen de muchos textos sagrados de las naciones quealgunos etnopsicofarmacólogos tales como Was- existieron en el área. La existencia de innu-son (1978) y Ott (1995) que sospechan que dichos merables sectas derivadas de las religiones, decambios reflejan una variación en la utilización tanto Mesopotamia como de Egipto, dificultan elde las drogas psicoenteogénicas, ingeridas por los seguimiento de cualquier efecto de inversión quesacerdotes de esas culturas. Una tercera alterna- pudiese haber existido. Krickberg (1971) indicativa es el principio de inversión, que adelantamos la existencia de un mito nahua que contiene un
  8. 8. 202 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmarelato sobre un gran diluvio universal, a pesar del leyenda/mito, en que de la semilla provenía larelativo aislamiento de la América precolombina vida humana y a la forma de semilla volvía des-al respecto de las demás religiones mundiales. pués de la muerte. Tanto como estado del ser así En Costa Rica, encontramos una varia- como lugar distinto, la semilla parece constituirción muy interesante, de dicho principio o sea el origen y el vehículo de transmutación entrede la inversión por polaridad entre el arriba y vida y vida. Es muy posible que la semilla seael abajo, que para unos es el fin de sus dioses también un símbolo femenino, ya sea del vientrey para otros es el principio de su civilización y o del embreo. Dicha semilla se encuentra en elcultura religiosa. En la región de Talamanca, que mito bribri, en una cueva o sea un símbolo de loes montañosa, lluviosa y ocasionalmente azotada oscuro y de lo numinal. El mito indica que elpor huracanes, más se encuentra muy aislado arriba y el afuera no son tan seguros como eldel resto del país, se encuentran varios mitos adentro y el abajo. Se tiene sospecha de los dosde gran interés. Dichas leyendas y mitos, nos anteriores. Esto no es extraño, pues el cielo delofrecen una excelente oportunidad de estudiar arriba trae tormentas lluviosas fuertes (huraca-una región relativamente aislada. La ventaja de nes), en forma impredecible y que resultan alta-esto yace en lograr un mejor entendimiento de mente dañinas para las cosechas. Es tambiéninformación mítica que contenga un menor grado dañino a la vida de los bribri. Repitiendo el mitode mezcla con otras culturas indígenas o culturas de la semilla, parece que indica una tempranaoccidentales. orientación hacia los cultos de una época más matrilineal y quizás un concepto distinto del Ser.Modelo Bribri de la Conciencia visto a Ser como semilla difiere de un eterno Braman otravés del Análisis de un Mito y Leyenda Tao o Dios Eterno. Esta ligado a la naturaleza y simboliza principio y fin de la vida, más el vehí-Antigua culo para pasar de una vida a otra. La semilla es En las leyendas bribri originales, se denota vida y fertilidad en potencia. Por lo tanto, es ununa tendencia a identificar lo bueno con lo que lugar para guardar el futuro evento de las nuevasestá debajo de la superficie de la tierra. La identi- almas. A través del mito bribri se denota un cultoficación bribri pasa de lo físico a lo ontológico y a la Madre Diosa antigua y como hemos indicadolo espiritual/celestial. Lo desconfiable o malo un concepto del Ser no celestial de un arriba, sinoparece estar identificado con el arriba de las de un abajo simbolizado por la semilla y la cueva.cosas. Así pues, en la primera parte de la leyenda Lo numinoso, lo oscuro y lo escondido no son nibri-bri, el mundo subterráneo estaba simbolizado amenazantes, ni tampoco malignos. Son bonda-en las figuras de los murciélagos, la sangre, las dosos, otorgan un sentimiento de seguridad,madres, tíos, abuelos y niños. Todos estos parecen hogar y confianza al hombre. El vientre como elsimbolizar lo oscuro, familiar y numinal. Se des- estado del ser difiere de un estado de Braman ocribe un submundo bondadoso, protectivo, calu- Tao o Atmán. Quizás podemos decir que el mitoroso y lleno de bienestar. Dichas representaciones bribri es también valioso, porque nos indica quesimbólicas, pueden ser consideradas como indica- el estado del ser, difiere como estado de concien-tivas de la fertilidad y el bienestar. El aislamiento cia, en el periodo matrilineal a comparación dede la región y relativamente de la cultura, resulta los dioses posteriores derivados de un arribade gran interés el analizar dicho mito, por cuanto celestial. Las almas de los guerreros que hanbien puede ser que mantenga elementos menos fallecido son pues llevadas a cazuelas llenas decontagiados por otras tradiciones y se logre mejor semillas. Dichas cazuelas se encuentran en laidentificar la existencia en forma virgen, de ele- cueva y son guardadas por familiares, murciéla-mentos de un antiguo orden numinal y lunar. El gos y seres muy queridos y bondadosos. Laspueblo bribri parece haber tenido un concepto de semillas son guardadas hasta que lleguen a gene-la vida que se identificaba con la semilla como rar nuevas almas de guerreros que encarnan deprincipio del Ser. Aguilar (1965), Bozzoli (1975) nuevo en la tierra. La generación y el retorno aly Bozzoli (1979) indican la existencia de la vientre en la forma de semilla lo debemos
  9. 9. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 203considerar como un mito matrilineal, mas es de ingería durante los meses de invierno en formainterés examinar también si las semillas puedan continua. Wasson (1967) menciona este fenómenoser esporas de un hongo usado por los bribri y que se caracterizaba por conductas extremada-cultivado en las entrañas de la cueva oscura adon- mente violentas que incluso pueden culminar ende los murciélagos la fertilizan con su guano. La el asesinato de otras personas. El mucinol actúainterpretación etnopsicofarmacólogica no está del como un depresor del sistema nervioso central ytodo vedada en este caso, pues el calor, la oscuri- es un agonista del sistema GABA o sistema gaba-dad y el equivalente simbólico de semillas como minérgico de neurotrasmisión, ligándose a losun lenguaje indicando esporas u objetos conte- receptores GABA- tipo A en forma estimulativaniendo esporas, combinan muy bien con un alto (agonista). De acuerdo con Perrine (1996), produ-contenido de nitratos del guano de los murciéla- ce delirio, conductas hipercinéticas, alucinacio-gos. Otra posibilidad es que se estén en el mito nes, histeria intermitente y ataxia. Si bien Wassonrefiriendo, a semillas verdaderas que tengan con- (1967 1972) y Wasson et al. (1957) han propuestotenido de sustancias psicodélicas enteogénicas de dicho hongo como el Soma de la India y eltipo alucinatorio y que produzcan un estado de Haoma de Persia, debe considerarse también lasbienestar similar a la de un hongo preparado ade- propuestas efectuadas a través de los trabajos decuadamente, que también contenga sustancia o Aldritch (1977), Sharma (1977), Tour (1981) ysustancias psicoenteoalucinatorias. La leyenda y Quirce (1988). Asimismo, los trabajos de Flatterymito bribri parece denotar esa introducción de et al (1989) indicaron que el Peganun harmala onuevas drogas (que se combinan con las viejas Rue de la Siria era el ingrediente básico del Soma.drogas herbales) y que cambian el mito de matri- La de los otros cuatro autores indicó que el Can-lineal a patrilineal (un mito patrilineal derivado nabis sattiva o Cannabis indica era el ingredien-de lo matrilineal y no en oposición contradictoria te herbal principal en dicha preparación. Puedea ello). De nuevo, cada alucinógeno introducido ser que todos tienen razón, y el Soma fuese hechoconlleva rituales y añadidos textuales al mito apartir de varios ingredientes. Puede ser queoriginal y que sirven el propósito de enteogenizar Wasson está y no está equivocado. Incluso Perri-aun más su efecto. Los cambios en el mito de los ne (1996) cita el hecho que la planta Argyreiabribri, puede que sea debido a los mismos grupos nervosa que crece en la India produce semillasquímicos que fueron introducidos paulatinamen- las cuales contienen la amida del ácido lisérgico.te, en vez de dos grupos químicos de distinta La posibilidad que dichas semillas bien trituradasacción farmacológica (esto sería lógico en cuanto formasen también de actividad triptaminérgicaque nuestros bribri desconocían tanto los Daturas (Etkin, 1988; Brown, 1987) es pues muy alto. Eny los Banesteriopsis así como el Psychotria viri- este último sentido, una posibilidad puede ser eldis). Esto a su vez podría haber sido debido al uso de las semillas derivadas del “olioliuqui” y tam-de la Ipomea al principio y de hongos que contie- bién “coaxihuitl” que en castellano significanen psilocibina después (o al revés secuencial- “planta culebra”, fuesen utilizadas. Dichas semi-mente, como se había indicado anteriormente: llas son en realidad las de la llamada “campani-hongos y luego hongos con semillas de Ipomea o lla”, de nomenclatura botánica Ipomoea siaefoliaTurbina). En este sentido, también se diferencia y Turbina corymbosa. Posteriormente, Schultesde los grupos químicos y farmacológicos que describió otra especie (Schultes 1955) llamado laencontramos ya sea en la India o en la antigua Rivea corymbosa. Asimismo, las enredaderas deGrecia. Una consideración interpretativa que las especies Ipomea tricolor y Ipomea violaceaayuda a comprender esto es el considerar que los producen alucinógenos similares a las otras. Elbribri nunca utilizaron tampoco el hongo Amani- alucinógeno es la amida del ácido lisérgico másta muscaria a tal grado que se utilizó tanto en la no es LSD dietilamida, que no ocurre en la natu-India o en Rusia. Ciertamente, dicho hongo que raleza. La fuerza alucinatoria del LSD amida escontiene ácido iboténico y mucinol, se cree que 10 veces menor que el del LSD dietilamidadaba lugar al fenómeno “berserker” en las anti- (Perrine, 1996). Las dos ipomeas fueron las plan-guas culturas del norte de Europa, cuando se tas favoritas utilizadas por los Zapotecas de
  10. 10. 204 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce BalmaOaxaca, y puede ser que su práctica se extendió a los pobres como los monjes no usaban el pantodo Centroamérica. Las semillas de las Ipomeas blanco, sino de centeno. Como indica la autora,difieren de las de la corymbosa por cuanto sus quizás el misticismo de los monasterios, así comosemillas son negras (llamadas por los Zapotecas los cónclaves y fiestas de las brujas y curanderasmodernos badoh negro), mientras que aquellas de tenían en común el factor del ácido lisérgico y lalas corymbosa,s o sea del olioliuqui son de color ergonovina. Como lo indica la obra de Matossian,café. En ambos casos, es necesario moler las los monjes no eran más que miembros de la clasesemillas para obtener un efecto enteo-alucinato- alta que no iban a las hogueras como lo eran lasrio, pues su cobertura no permite digestión en el brujas, aunque tuviesen estados alterados de laintestino y son defecadas en forma intacta. El conciencia inducidos por los psicodélicos delmito podría pues hablar de dichas semillas y de la pan de centeno. Los pobres, desde luego, no dis-cazuela adonde se muelen, hasta lograr el efecto ponían de los medios económicos para comprardeseado en el cuerpo. Si bien el principio del mito pan blanco y los monjes comían el centeno paradenota aspectos muy matrilineales, la segunda observar su voto de pobreza. A veces, la etnop-parte habla de un dios llamado Sibú que llega a sicofarmacología y la bioquímica determinan laengendrar dos hijos Sibú Sula y Bi. Esta parte de historia y su antropología humana. No se podíanla figura de un dios padre es mucho más patrili- quemar tantos campesinos como llegaban a tenerneal que la primera, si bien Aguilar (1965 ) con- intoxicaciones y la Inquisición nace también ensidera que la figura de Bi está contaminada de un intento de determinar quien es brujo y quieninfluencias cristianas que lo asemejan a Lucifer. no. La mitología bribri puede ser que indique enQuizás proviene del mito cristiano. su primera fase un simbolismo de renacimiento “La posibilidad que no solamente algunas enteogénico como consecuencia de la ingestiónpinturas y gráficos precolombinos son recetarios de semillas u hongos (o ambos combinados), enfarmacéuticos se podría aplicar a los mitos. La ceremonias secretas que dan lugar a una nuevaelaboración en un lugar con forma de cueva y persona que ha tenido una experiencia mística-con familiares amistosos, podría corresponder a mítica de tipo alterado y superior. El renacimien-un ritual de preparación de algún hongo enteo- to del ser es pues a través de una experiencia den-génico. Las semillas que contienen la amida del tro de un símbolo de vientre, pero probablementeácido lisérgico, pertenecen a flores que se cierran catalizado por un psicodélico o mejor dichoen la noche y se vuelven a abrir en la madrugada, enteógeno. La búsqueda del lugar secreto, sea unalo cual hace interesante el uso del contraste de cueva, un bosque, una selva o un compartimientouna cueva semi-oscura como lenguaje enteogé- íntimo, parece caracterizar la mitología y arque-nico mitológico. La amida del ácido lisérgico tipo del sabio buscador y del chamán explorador.existía en la India a través de la planta Argyreia Se dice que en la India, llegando a cierto nivelnervosa”. de desarrollo, un gurú siempre se aparta y busca refugio en las montañas distantes. Eventualmente,Sobre Brujas y Santos algunos vuelven a enseñar y se mezclan con la población humana de nuevo. El hongo Claviceps purpurea tambiénproduce ácido lisérgico, mas en el pan de cen- La Conciencia Psicodélica en el Mundoteno. Existe igualmente bastante comprobación Precolombinode que la infestación del pan de centeno tambiénproducía egonovina que si bien era utilizado Otro punto de vista consiste en el análisispara fines obstétricos, resultó ser alucinatorio. del mito Nahua al respecto de Quetzalcoatl y porPara Matossian (1989), la ergonovina y el ácido el cual el dios es dividido en tres partes: un arri-lisérgico, forman parte del cuadro de monas- ba (el planeta Venus); una abajo (el inframundoterios y círculos de curanderas y brujas en la ocupado por Xolotl) y el nivel terrestre ocupadoEdad Media, así como entre las poblaciones más por Xochipili o Señor Dios Príncipe de las Flo-pobres. Lo anterior, dado el hecho de que tanto res (Quetzalcoatl es transformado en el nuevo
  11. 11. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 205Xochipili). Se puede argumentar que dicha para- de plantas dadas. También puede significar sacri-metrización entre un arriba celestial y un abajo ficios de animales o aún personas. Los murcié-de inframundo es parte y contexto de la mitología lagos pueden significar el fertilizante necesarioprecolombina particularmente por cuanto que para que crezcan los hongos (el guano). ComoQuetzalcoatl es generado a partir de un solo ser habíamos indicado anteriormente, el calor de la(su propio ser), pero por la intervención y ayuda cueva, su oscuridad y el fertilizante pueden todosde la Madre Diosa (Nicholson, 1983). simbolizar el cultivo de hongos enteogénicos (el La posibilidad de que el mito bribri ade- problema con interpretar dicha posibilidad es quemás de su contenido espiritual y místico, también los derivados de las Daturas casi no eran utili-esté describiendo una o varias drogas enteo- zadas en tiempos precolombinos en Costa Rica,génico-alucinatorias utilizadas (y sus distintos dado al hecho de no crecer en territorio nacional).rituales correspondientes) ha sido comentadaanteriormente en el presente trabajo. Más se debe La hipótesis principal del trabajoincluir en esa posibilidad las semillas de variasplantas que contienen altos niveles de alcaloides Una muy atrevida interpretación puedede la Belladona o de tipo botánico perteneciente adelantarse en el presente trabajo al respecto dela la Datura. Entre estas están la escopolamina, cambio de fase entre el periodo mas matrilinealla hiocinamina y la atropina. Mezcladas con y el periodo de un arriba mas patrilineal. Dichalas semillas del olioluiqui o coatl-xoxoqui (en interpretación etnopsicofarmacológico y antro-azteca) que, como se había también mencionado, pológico consistiría en mantener que el cambiocorresponden a las ipomeas y riveas, las cuales es debido a la introducción al viejo formulariocrecen con gran facilidad en Costa Rica. Además, de hierbas psicoactivas y enteogénicas, de unposiblemente, se puede incluir un hongo aluci- nuevo elemento. Dada la descripción originalnatorio como el Psilocibe mexicano heim (exis- de la cueva, que es amigable, cercana y caluro-ten muchas variedades además de hongos con sa, podríamos adelantar la hipótesis de que loscontenido alucinatorio y de acción enteogénica). ingredientes pueden ser aquellos que producenDicha combinación produciría un muy potente una estimulación agónica del receptor seroto-enteógeno. Dicha mezcla se estaría utilizando en ninérgico de tipo 2 o sea el 5HT-2, dadas laslugares sagrados como cuevas, durante rituales características enteogénicas descritos en el mito.de los bribri, y su ingestión llegaría a producir un Las mejores trabajos sobre este tema se puedenefecto enteógeno poderoso. La posibilidad que el encontrar en Hoffer et al, 1968; Schultes, 1998mito sea tanto un mito como a la vez un diagrama y Nichols, 2004. Una característica que ha sidodescriptivo de la preparación del ritual y brebaje mencionada en diversos textos es la experienciano debe ser enteramente rechazado. El lenguaje de un cierto grado de recogimiento, de tipo caside sangre (en el mito, la paredes de la cueva están religioso. En dicho caso, los dos ingredientes máspintadas con sangre) que cubre la cueva puede indicados para la primer fase serían las semillassimbolizar, no solamente los estrechos vínculos de Ipomea y Rivea, además del hongo Psilocybefamiliares con ancestros, sino el abrir del con- mexicano heim (o un muy cercano pariente botá-tenedor de las semillas del olioliuqui y sacar sus nico que contenga psilocibina). Existen solamenteadentros (sacrificar la planta al desollarla). En en México más de quince variedades del hongoMéjico, el color que representa al dios Michuan- que contiene la psilocibina y el psilocin. Algu-tahuitlio (dios de la muerte) es rojo, y en Centro- nos de estos son: el Conocybe siligineoides, elamérica crecen hongos de color rojo cuya clasifi- Panaeolus sphinctrinus, el Psilocybe cautísima,cación no es aún conocida. La antigüedad del uso el P. aztectorum, el P.caeruñescens. el P. cor-de alucinógenos, en tiempos precolombinos, ha dispora, el P. mexicana, el P. zapotecorum y elsido discutida por Carod-Artal et al (2006) y no Stropharia cubensis. El más poderoso de ellos, endebe constituir una objeción a la interpretación actividad alucinatoria, es el Stropharia cubensis.etnopsicofarmacológica del mito. El rojo también La segunda fase parece indicar la introducciónpuede significar colores rojos fabricados a partir de elementos más distalizantes (un arriba tipo
  12. 12. 206 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmaallá celestial) y este podría ser debido al efecto corresponde a un uso casi exclusivo de hongosde los alcaloides de la Datura, particularmente alucinatorios y la segunda a hongos más semillaslas semillas de cualesquiera tipo de Brugmansia de las Ipomeas y Turbinas. Puede indicarse que(téngase en cuenta lo indicado anteriormente al existe una parte del mito orientada a un conceptorespecto que la Brugamansia no crecía en Costa de solamente la semilla y con ello una concienciaRica en tiempos precolombinos). De acuerdo de vientre matrilineal solamente. Tanto las Ipo-con Schultes (1980), existen siete tipos distintos meas como las Riveas son triptaminas y ambosde Reina de la Noche (las Brugamansias). La son agonistas de los receptores serotoninérgicos.escopolamina (que se encuentra en Daturas y Los hongos alucinatorios también lo son siempreBrugmansias) es muy conocida por producir la y cuando provengan de la especie que contieneimpresión de estar volando y estar en contacto psilocibina. Quizás por esa razón es que el mitocon un principio poderoso (un dios padre de un parece diferenciarse entre ambas partes (matri-arriba celestial). Las brujas de europea usaban lineal y patrilineal); no obstante, no ocurre unala mandrágora que contiene los tres alcaloides e diferenciación de naturaleza antagónica y con-alucinaban el volar y estar en contacto con un ser frontativa. Esto se comprendería por cuanto quemasculino y poderoso llamado en Inglaterra que los efectos de dos triptaminas se parecen más quepara King (1987), Harner (1973) Robbins (1984) los efectos de una triptamina y un bloqueador dey Drury (1996) se solía llamar en Inglaterra el la acetilcolina. Dicho cambio bien puede ser que“Black John” el cual luego se llegó a identificar esté produciendo un efecto similar al descritocon el Demonio. Es solamente una posible hipó- por Jaynes (1976) en su trabajo investigativo ytesis que el mito indique que agonistas serotoni- magistral, adonde debido a una lógica neuro-nérgicos daban lugar en un periodo matrilineal linguística e interpretativa distinta (la tesis dea una alucinación de tipo cueva amistosa y Jaynes) o a la introducción de un psicofármacoque añadiendo bloqueadores colinérgicos como nuevo (tesis de este trabajo, que también consi-son los tres alcaloides descritos (escopolamina, dera el cambio en rituales y ritos y cánticos quehiocinamina y atropina), se produjesen alucina- usualmente acompañan un cambio de enteógenociones enteogénicas más orientadas a un ser de en plantas sagradas), se logra establecer un pasajearriba y todopoderoso, además de progenitor del de predominancia del hemisferio derecho sobremundo. De acuerdo con Poveda (2007), si bien las el hemisferio izquierdo. Cuando esto no ocurre,Brugmansias existían en Colombia, Venezuela el hemisferio derecho le da órdenes al izquierdoy Méjico, no parecen haber existido en tiempos y este alucina dichos mandatos como si viniesenprecolombinos en Costa Rica. Desde luego, está de un Ser Supremo celestial. Específicamente,también la posibilidad de que los frecuentes la traducción del efecto en el área alucinatoriaintercambios comerciales entre distintas partes del cerebro propuesta por Jaynes es trasmitidode las américas precolombinas llegasen a incluir al área de Wernicke en el hemisferio izquierdoplantas enteogénicas alucinatorias y con ello las por las comisuras anteriores, adonde se alucinasemillas sagradas del mito en su primer parte un dios de arriba de tipo celestial. La traducción(que pueden ser las semillas de las Ipomeas y/o alucinatoria que el área de Wernicke lleva aTurbina corymbosa) fuesen sustituidas por las de cabo, convierte a la persona o personas en pro-Brugmansias, que producían un efecto distinto, fetas de ese dios de arriba y con ello nacen paradando lugar al cambio del mito matrilineal puro Jaynes(1976) las primeras grandes teocraciasa uno más patrilineal( si bien en el bribri , parece sacerdotales en representación de un gran dios demás ser lo patrilineal dentro de lo matrilineal). un arriba celestial alucinado. También naceríanAlternativamente, puede ser que se utilizasen las primeras “razas escogidas” por ese dios yotras plantas con dichas sustancias que no fuesen como los verdaderos representantes de dios en ellas Brugmansias. El efecto de inversión se postula mundo, se convierten en los primeros misionerostambién como una síntesis del periodo anterior a las demás naciones o tribus. La tesis de Jaynescon el periodo subsiguiente. Alternativamente, (1976) fue polémica y ha sido intensamente deba-otra posibilidad es que la primera parte del mito tida, pero no totalmente rechazada.
  13. 13. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 207Algunos métodos interpretativas 2) Indicación selectiva, en la cual se escogen sola-utilizados en la presente investigación mente ciertos elementos del territorio del mapa deetnopsicofarmacólogica la mente; 3) La creación de un yo y un mi de tipo analógico, que es una proyección personificada En la tesis adelantada por el presente tra- de nosotros mismos, más moviéndose a travésbajo, el análisis etnopsicofarmacológico tendería del espacio y del tiempo que anticipa el hacera interpretar el cambio en el mito como conse- nuestro y el ser hecho; 4) Narratización, adondecuencia de una utilización de nuevos psicofárma- los eventos son seleccionados por su congruenciacos, que pueden ser ambos agonistas del sistema y desarrollo secuencial; y 5) Conciliación, dondeserotoninérgico y que interactúan entre si. Otra las experiencias son concientemente asimiladasposibilidad es que los bribri descubriesen en ese el uno al otro. La tesis de la segunda parte yaceperiodo original el ayahuasca del Banesteriopsis en establecer que los bloqueadores colinérgicoscaapi y el Psychotria viridis y los mezclasen tam- interactuando con los agonistas serotoninérgicosbién. De nuevo, el problema con este argumento son los responsables de los dioses de un arribaes que diversas fuentes (comunicación personal celestial alucinado en voces y visiones. La únicadel MSc Luis Poveda) han informado de que fuente que se tiene es, pues, la de los trabajos yael Banesteriopsis caapi y el Psychotria viridis citados sobre el uso de las daturas en la brujería( contiene dimetiltriptamina y es utilizado en europea. Las teorías de Ernandes et al (1998)Suramérica para la preparación del Ayahuasca) deben también tomarse en cuenta a la hora deno eran utilizados o conocidos por los indígenas examinar posibilidades sobre cualquier discusiónde la época precolombina en Costa Rica. La bioantropológica sobre el advenimiento de lacombinación produce un efecto alucinatorio muy creencia en un Ser Supremo Todopoderoso.intenso debido a que la dimetil triptamina conte- También, se cita el trabajo de Quircenido en el Psychotria no es metabolizada por la (1988) para un desarrollo más amplio de la mate-enzima MAO o monoamina oxidasa. Lo anterior ria. Experiencias de surcar los cielos volandoes debido a que las harmalinas contenidas en puede que sean resultado de la escopolaminael Banesteriopsis caapi, inhiben la actividad interactuando con la psilocibina, el ácido lisér-de dicha enzima. Consecuentemente, aumenta gico monoamida y quizás la dimetil triptamina.la concentración de la dimetil triptamina en el Ciertamente, las brujas europeas disponían decerebro y se alucina mucha más intensamente. tanto la escopolamina como de agonistas delCombinado con la especialización producida por receptor serotoninérgico. Este último, como ellos bloqueadores colinérgicos, es muy posible que ácido lisérgico, en la forma de la lisergamida yse diese un cambio del tipo descrito por Jaynes de la ergonovina, producto del hongo del ergot(1976), donde un dios de arriba celestial habla a denominado Claviceps purpurea y que infestabala distancia con el bribri. La dimetil triptamina el trigo de centeno. La autora, Matossian (1986),es también un agonista tipo indólico del receptor argumenta también que parte de la historia de lasserotoninérgico a igual que la psilocibina, el psilo- psicosis de la Edad Media (incluyendo el llamadocin y el LSA (precursor del LSD) contenido en las baile de San Vito entre el campesinado) puedeIpomeas y Riveas. Entre otros autores, McKenna estar correlacionado con los cambios climatológi-et al (1998) y McKenna (2004) mencionan que la cos que impedían (frío y baja humedad) o fomen-harmalina contenida en el Banesteriopsis caapi taban ( calor y alta humedad) el crecimiento dees también un alucinógeno débil. Para Jaynes dicho hongo en el pan de centeno. La accesibi-(1976), la conciencia estableciéndose dentro de lidad de tanto escopolamina (altamente posible),un paradigma cerebral de actividad neurológica como el del ácido lisérgico (factible y posible),del hemisferio derecho, dominando la actividad puede que fomentase la experiencia de surcar pordel hemisferio izquierdo (que es típico del efecto los aires y tener una manifestación de un ser mas-de ciertos enteógenos alucinatorios), tiene cinco culino sobrenatural (que en el caso de los aque-características : 1) Espacialización, donde las larres de las brujas se manifestaba con un gigan-dimensiones del espacio y del tiempo se estiran; tesco órgano fálico). Los aquelarres alucinatorios
  14. 14. 208 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmay aparentemente no triptamínicos (los cuales un mayor grado de posible investigación para yaserían debido a la diamida del ácido lisérgico y/o ser comprobadas o para ser rechazadas. Algunasa hongos de la especie del psilocibin tales como de estas hipótesis han sido desarrolladas porel P.semilanceata y el P.coprinifacies) puede Quirce (1976, 2007, 2010) y Quirce et al (2010).que en realidad sean debidos a la interacción de Stephen et al (2000) resalta el hecho de que tantobloqueadores colinérgicos con agonistas seroto- iniciaciones como otros rituales utilizados porninérgicos (por lo tanto, si hubiesen de incluir la diversas tribus nativas no se han encontradas serdiamida del ácido lisérgico y el psilocibin). idénticas a procesos esquizofrénicos (Stephen et La posibilidad de que la combinación del al, 2000). De hecho, tanto los trabajos de Bittmanmito bribri sean las semillas de la Ipomea más et al (2001), como los de Frecska et al (2006), hanlos hongos es una propuesta del presente trabajo. indicado que son en extremo terapéuticos y queCiertamente, no se considera posible que sea el los rituales fortalecen las reacciones inmunoló-Amanita muscaria como hongo, sino alguno que gicas tipo anti-estrés, así como llevan a estadoscontiene el psilocibin o psilocibina. Asì, el ago- de conciencia de tipo más intuitivo y directonismo gabaminérgico en el receptor GABA – A que los usuales. Quirce et al ( 2010) desarrollan(efecto de Amanita muscaria) tiene un leve efecto la tesis que ritual y ceremonia acompañada poransiolítico parecido al de las benzodiazepinas. canto y música continua disminuyen el efectoEsto pareciera estar en contradicción a la leyenda aterrorizante que a menudo es consecuenciadel berserker que demostraba conductas violentas de la experiencia de ingerir alucinógenos. Elloextremas. Desde luego, el Amanita muscaria argumenta también por un efecto terapéutico deltiene otros ingredientes y estos puede que media- uso de lo ritualístico. También, debe tomarse enticen muchas de las reacciones conductuales. Los cuenta el muy reciente trabajo de Vollenweiderbribri vivían en una zona calurosa y húmeda, et al (2010) que ofrece evidencia neurobioquí-caracterizada por clima muy lluvioso que impe- mica y farmacológica en defensa del uso de losdiría el crecimiento del Amanita muscaria. Lo alucinógenos como medios terapéuticos para elanterior indicaría una probabilidad negativa de tratamiento del síndrome obsesivo/compulsivoque el Amanita muscaria fuese utilizado por los y de los estados depresivos. Es muy posible quebribri; y, en consecuencia, formase parte de un sean sustancias orientadas a producir un efectoleyenda/mito que se ha considerado antiguo. protectivo en contra del estrés y la ansiedad tal y como también lo indica Johansen (2009) paraEnfermedad Mental, Ritual y el MDMA. Winkelman et al ( 2008) ha indicadoAlucinógenos que los hongos alucinatorios que contienen psilo- cibin también producen efectos protectivos contra Todas estas posibilidades son aún tan- la ansiedad. Tanto los grupos químicos comotas hipótesis que ameritan un grado mayor de los rituales utilizados durante su ingestión soninvestigación para ser comprobadas o para ser medios para producir dichos efectos terapéuticos.rechazadas. Lo que se ha intentado es llevar una El pasado alucinatorio del hombre no es basadodiscusión tanto hipotética así como teórica y pre- en superstición de ignorantes paganos, sino mássentar evidencias para ambas, sin necesariamente bien en una buena práctica medicamentosa.indicar una u otra hipótesis como definitiva. El Ciertamente, el trabajo de inversión opresente trabajo se enmarcaría dentro de dicha “efecto de inversión” propuesto al principio de laorientación. Así, pues, se ha buscado levantar a presente discusión puede ahora considerarse tam-discusión su probabilidad y no su confirmación bién (sin por ello eliminar sus elementos socialesfinal. De nuevo, lo tentativo es razón de mayo- y culturales) como un posible efecto psicofarma-res grados y niveles de exploración futura de cológico. El lenguaje mitológico puede bien estarnaturaleza investigativa a la vez que científica y lleno de claves etnopsicofarmacológicas que aúnello debe aumentar y reforzar nuestra inquietud no se han podido descifrar. Más discernir aúnpor el conocimiento. De esta forma, estas posi- mayores grados de implicación en el significadobilidades son aún tantas hipótesis que ameritan puede que conlleve también errores. Un posible
  15. 15. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 209ejemplo de esto sería el indicar que las cazuelas o en vez de las dos citadas. Desde luego, el usoson símbolos de hongos colocados al revés. Si de aromas y fragancias alucinatorias es en si unbien esto es interesante, no es también sosteni- factor que hubiese cambiado el simbolismo y elble, sin indicar que son primordialmente cazue- lenguaje de cualquier mito.las. Existe tal cosa como sobre interpretación Lo complejo de la interpretación etnopsi-simbólica. cofarmacológica se comprende aún más cuando consideramos la opinión de Pokorny (1970), queConsideraciones finales indica a través de sus trabajos, que las plantas alu- cinatorias se remontan al paleolítico mismo. Las El lenguaje mítico es complejo y solo plantas alucinatorias son pues muy antiguas y ellentamente se logra llegar a comprender sus descubrimiento del fuego permitió que el hombreprofundidades y alcances. Quirce (1994, 1994) las procesara con mayor efectividad, al someter-desarrolla este tema en dos trabajos distintos. La las a un cocinar en fuego lento y concentrar aúninvestigación sobre la filosofía de la mitología sus ingredientes psicotrópicos. Lo utilizaciónllevada a cabo por el autor se orienta a un modelo antigua nos debe acostumbrar a que el lenguajesimultáneamente neurofisiológico a la vez que tanto mítico como místico/religioso se manifies-humanista, antropológico y teológico. En su clá- ta en escrituras, trasmisión oral o dibujos, cuyasico trabajo sobre alucinógenos y cultura, Dobkin lógica expositiva y/o gráfica es bastante distintode Ríos (1990) logra establecer el hecho, que todo del usual lenguaje hablado o escrito actual. Supsicodélico que interactúe con procesos popula- simbolismo es distinto tal y como ya mencionado.res curativos, tiende a utilizar y a su vez modifi- Así, es necesario encontrar conexiones complejascar la idiosincrasia cultural. Crea, pues, su propia en el lenguaje místico/mágico utilizado, puesidiosincrasia dentro de la cultura ya existente. La es a menudo también un lenguaje chamánico yherbología enteogénica curativa parece denotar repleto de referencias a plantas alucinatorias oesa característica en mayor o menor grado. Cuan- enteogénicas. Descifrar algunos de esos formula-do interpretamos las mitologías de culturas tanto rios es difícil, ya que están escritos en lenguajesmágicas como de utilización de alucinógenos que ya no utilizamos en el mundo moderno. Unaenteogénicos, debemos hacerlo cuidadosamente, excelente revisión de la evolución de la mentepues son mundos idiosincrásicos y culturalmente religiosa y con ello del chamanismo, se encuentradistintos de los nuestros. El simbolismo cambia en el trabajo de Rossano (2006). Como comen-(sea debido a la introducción de nuevas plantas tario para finalizar, hemos de proponer el hechoenteógenas o a cambios en el sacerdocio o a inva- que la mitología, el ritual y el uso de alucinógenossiones o a la evolución misma del lenguaje simbó- son todos hechos terapéuticos y no circunstanciaslico y con ello la interpretación ha de tener caute- de la evolución lenta de la raza humana a travésla y ejercer precaución al intentar el descifrar de de la superstición. Ese prejuicio de una supe-esos lenguajes. Muchos de ellos basados en alfa- rioridad del hombre occidental ante el hombrebetos místicos, míticos, mágicos y enteogénicos/ nativo, se está resquebrajando hoy con cada vezalucinatorios.Vergara (1996) expone uno de los mayor fuerza. Como hemos visto anteriormente,mejores trabajos de la historia de las sustancias el mismo hombre occidental utilizaba una her-enteogénicas en el Nuevo Mundo. Un añadido bología psicodélica; sin embargo, por diversasmás corresponde a una comunicación personal razones la llegó a reprimir. Winkelman et alde Poveda (2007) y que mantiene la importancia (2008) indica el grado de avance que existe sobredel uso de inciensos en la cultura enteogénica de el tema del uso de plantas psicodélicas para fineslos indios precolombinos centroamericanos y en terapéuticos como ya se mencionó. Quizás lasespecial de Costa Rica. Posiblemente, se usasen mitologías eran narraciones que inducían con suhierbas aromáticas que contenían alucinatorios, repetición continua y oral, estados de funciona-tales y como la Nicotiana tabacum y Nicotiana miento neurocerebrales que facilitaban un nivelrustica, que además de nicotina contienen har- de conciencia más asequible a un mejor funcio-malinas. Existen también otras opciones además namiento terapéutico también. Quizás con el uso
  16. 16. 210 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balmade tanto los alucinógenos, como los rituales y la Bozzoli, M.E.( 1979) El Nacimiento y Muertenarración repetitiva de leyendas y mitos durante entre los Bri-Bri. San José Editorial Uni-días enteros, se alcanzaba un estado de con- versidad de Costa Rica.ciencia muy alto. Dichos estados de concienciadeben haber sido a su vez altamente terapéuticos. Bittman, B.B.; Berk, L.S. Felten, D.L. &, Westen-Mohandas (2008) resume mucha de esta investi- garf, J.(2001) Composite effects of groupgación reciente. Un reciente trabajo de Hackman drumming music therapy on modulationet al (2010) indica el grado en que la estimulación of neuroendocrinimmune parameters incultural y enriquecimiento estimulativo llegan a normal subjects. Altern. Ther. Health Med.desarrollar partes del funcionamiento neurocere- 7, 38-47.bral y psicológico. Es factible que la combinaciónde mito, rito y droga fuesen eso para el hombre Bozzoli,M.E. Birth and Death in the Belief System of the Bri-Bri Indians of Costanativo, indicando el alto grado de desarrollo Rica (1975). University of Georgia, Ath-homo ecológico que dichas culturas tenían al ens, Georgia. Dissertation Thesis No.262,inventar y descubrir los medios para desarrollar 1975.sus propios sistemas nerviosos. Un trabajo queenriquece nuestro concepto de rito y mito es el Campbell, J.(1962) Oriental Mythology: Thede Winkelman et al (2008), donde postula que Masks of God. Penguin Books. England .muchos de los rituales humanos son derivadosde los rituales animales. Quizás algunos de los Carod-Artal, F.J. & Vázquez-Cabrera, C.B.(2006)mitos son formas humanas de expresar rituales Mescaline and the San Pedro cactus ritual:animales. Alternativamente, son el ser humano archeological and ethnographic evidenceinventándose a si mismo en un mundo aparte de in Northern Peru. Rev. Neurol 42, 489-la conciencia. 498, 2006Agradecimiento Chaudhuri, N.C.(1979) Hinduism. London, New York, Oxford University Press. 1979. Se le agradece la muy excelente ayuda ycolaboración del M.Sc. Luis Poveda (UNA) en la Dasgupta, S.N.(1973) Hindu Mysticism. Newredacción de la herbología de este artículo. York, F.Ungar Publishing Company.Referencias bibliográficas De Nicholás, A.T. Meditations through the Rig Veda. Four Dimensional Man (1978). NewAdovasio, J.M. & G.F.Fry. (1976) Prehistoric psy- York, Shambala Publishing Co. chotropic drug use in Northeastern Mexico and Trans-Pecos Texas. Economic Botany. Derrida, J.(1978) Writing and Difference. Trans. 30,94-96. Alan Bass. Lon don & New York,Routledge.Aguilar, C.H (1965). Religión y magia entre los Dobkin de Ríos, M.(1996) Hallucinogens: Cross indios de Costa Rica de origen sureño. Cultural Perspectives. (1996) Prospect Publicaciones de la Universidad de Costa Heights, Illinois, Waveland Press, Inc. Rica: Serie Historia y Geografía, No: 6. Dobkin de Rios, M. (2002) Views on compli-Aldrich, M.R. (1977) Tantric cannabis use in mentarily and alternate medicine: what India. Journal of Psychedelic Drugs. 9 (3), we can learn from shamanic healing: brief 227-233. psychotherapy with Latino immigrant cli-
  17. 17. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 211 ents. American J. of Public Health, 92, Hackman, D.A., Farah, M.J. & Meaney, 1576-1578. M.J.(2010). Socioeconomic status and the brain: mechanistic insights from humanDrury, N. Shamanism.(1996) Australia, Books and animal research. Nature, 11, 651-659 Limited, Element Hoffer, A. y Osmond, H. (1967)The Hallucino-Duchesne-Guilemine, J.(1955) The Hymns of gens. New York, Academic Press. Zarasthustra. England,Penguin Books. Jaynes, J. The Origin of Consciousness in theEliade, M. (1977) Myths, Dreams and Mysteries. Breakdown of the Bicameral Mind. Glasgow, William Collins Sons and Co. Houghton Mifflin Company, Boston. 1976. Johansen, PO.( 2009). How could MDMA (ecsta-Eliade, M. (1976) El Chamanismo y las Técnicas sy) help anxiety disorders? A neurobiologi- Arcaicas del Éxtasis. Fondo de Ciudad cal rationale. J. of Psychopharmacology México, Cultura Económica. 1, 2-3.Ernandes, M & Giammanco, S, (1998) MacLean’s Jung,C.G. Psychology and Religion (1977) New triune brain and the origin of the “immense Jersey, Princeton University Press. power” idea. Mankind Quaterly, 39, 173-201. King, F.X. Witchcraft and Demonology( 1987) London, The Hamlyn Publishing GroupEtkin, N.L.(1988) Ethnopharmacology: biobe- Limited. London. havioral approaches in the anthropological study in indigenous medicine. Annual Rev. Krickeberg, W.(1971) Mitos y Leyendas de los Anthropol. 17, 23-42. Aztecas, Incas, Mayas y Musicas. Fondo de Cultura Económica. México.Fikes, J.(1993) Carlos Castaneda:academic opportunism and the psychedelic sixties. Larson, G.J (1979). Classical Smkya. Shri Jainen- California, Millenia Press. dra Press. Delhi.Flatttery, D.S. y M. Schwartz(1989). Haoma Lenaerts, M.(2006) Substances, relationships and and Harmaline: The Botanical Identity the omnipresence of the body: an overview of the Indo-Iranian Sacred Hallucino- of Asheninka ethnomedicine (Western Amazonia). Journal of Ethnobiology and gen “Soma” and its Legacy in Religion, Ethnomedicine.2, 30-49. Language and Middle Eastern Folklore. (Near Eastern Studies Vol.9). Berkely , Lipp, F.J.(1991) The Mixe of Oaxaca: Religion, California,University of California Press. Ritual and Healing. Univ. of Texas Press. Austin, Texas.Frescska, E. & Luna , L.E. (2006) Neuro-onto- logical interpretation of spiritual experi- Londoño S, C.D.(2005) Inhuman being: morality ences. Neuropsychopharmacol. Hung. 3, and perspectivism among Muiname peo- 143-153. ple( Colombian Amazon).En: Ethnos,70, 7-30.Harner, M, J.(1973) Hallucinogens and Sha- manism. Oxford University Press. London MacDougal, T.(1960) Ipomea tricolor: a halluci- England. nogenic plant of the Zapotecs. Boletin del
  18. 18. 212 Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 Carlos Ml. Quirce Balma Centro de Investigación Antropológico de Tupi-Cocama de la Amazonia Peruana. México. 6, 6-8. Tesis Doctoral, Universidad de Barcelona.Matossian, M.K. (1986) Poisons of the Past: Ogembo, J.M.(2005) The persisting conflict of Molds, Epidemics and History. Yale Uni- interpretation of shamanism. Reviews in versity Press: New Haven, CT.. Anthropology 34, 197-210.May, R.(1972) Power and Innocence: A Search Organ, T.W.(1970) The Hindu Quest for the Per- for the Sources of Violence. A Delta Book. fection of Man. Ohio University Press.McClenon, J.(2002) Wondrous Healing, Human Osmond, H.(1955) Ololiuqui: the ancient Aztec Evolution and the Origin of Religion. narcotic. Remarks on the effects of Rivea DeKalb, Illinois. Northern Illinois Univ. Corymbosa (ololiuqui). Journal of Mental Press. Health 101: 526-537.McKenna, D.J., Callaway, J.C. y Grob, C.S. The scientific investigation of Ayahuasca: Ott, J.(1996) Pharmacotheon: Entheogenic A review of past and current research. Drugs, their Plant Sources and History. (1998). The Heffter Review of Psychedelic Natural Products Co. Kennewick, WA. Research 1, 65-75. Ott, J.(1995) The Age of Entheogens and theMcKenna, D.J.(2004) Clinical investigations of Angels Dictionary. Natural Products Co. the therapeutic potential of Ayahuasca: Kennewick, WA. rationale and regulatory challenges Phar- macol. Ther. 102, 111-129. Perrine, D.M. (1996) The Chemistry of Mind Altering Drugs. History, PharmacologyMiller, R.A. (1983) The Magical and Ritual and Cultural Context. American Chemical Use of Herbs. Destiny Books (Inner Society. Washington D.D. Traditions).N.Y. Pokorny, A.(1970) The Hallucinogens in Anthro-Mohandas, E. (2008). Neurobiology of spiritual- pology, Prehistory and the History of the ity. En: A.R. Singh & S.A. Singh (Eds)., Plastic Arts. 7th Congress of the Collegium Medicine , mental health, science, religion Internationale Neuropsychopharmacologi- and well being. 63-80. California, Mens um. Prague.. Sana Monographs. Poveda, L.(2007) Comunicación personal hechaNeumann, E.(1955) The Great Mother: An Analy- al Dr. Carlos Ml. Quirce B. Universidad sis of the Archetype. Princeton University Press. Princeton New Jersey. de Costa Rica, San José, Costa Rica, Setiembre.Nichols. D.E. Hallucinogens (2004) Pharmacol- ogy and Therapeutics. 101,131-181. Poveda, L (2007) Comunicación personal hecha al Dr. Carlos Ml. Quirce B. Universidad deNicholson, I.(1983) Mexican and Central Ameri- Costa Rica, Julio. can Mythology. Newness Books, Quirce B., C.Ml.(1976) Estados alterados de laOchoa A. (2002) Juan Carlos. Mito y Chaman- conciencia. Revista de Filosofía de la Uni- ismo: El Mito de la Tierra sin Mal en los versidad de Costa Rica 14, 15-24.
  19. 19. El modelo del arriba y debajo de la conciencia... Rev. Reflexiones 90 (1): 195-214, ISSN: 1021-1209 / 2011 213Quirce B, C.Ml.(1994) El señor dios príncipe de raphy of Religions. Vol 9, part 2. Leiden. las flores: El cuento de una teoría de la E.J. Brill. personalidad: reclamos de… Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Ripinsky-Naxon, M.(1993) The Nature of Sha- Costa Rica. 64, 149-165. manism. Substance and Function of a Religious Metaphor. State University ofQuirce B., C.M.(1994) Hacia una teoría de la New York Press. personalidad de la conciencia. Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Robbins, R.H.(1984) The Encyclopedia of Witch- Costa Rica. 65, 147-162. craft and Demonology. Newness Books, 1984.Quirce B., C.Ml., Tyler, V. and Maickel, R.P.1988) Concepciones culturales de los estados Rodríguez, J.M. (2009). El héroe: literatura y psi- alterados de la conciencia. Neuroeje Aso- cología analítica. Filología y Lingüística ciación Costarricense de Ciencias Neu- 35, 65-86. rológicas. 6,15-30. Rossano, M.T. The religious mind and the evolu-Quirce B., C.Ml.(2007) Las drogas alucinatorias tion of religion. En: Review of Gen. Psych. del mundo precolombino . 30 Aniversario 4, 346-364, 2006 de la Fundación de la Escuela de Psi- cología. Universidad de Costa Rica, San Schultes, R.E.(1998) Antiquity of the use of New José, Costa Rica. Agosto. World hallucinogens. The Heffter Review of Psychedelic Research. 1, 1-7.Quirce B., C.Ml. & Maickel, R.P (2009). Los alu- cinógenos, el cerebro y la mente: los teo- Schultes, R.E.(1980) Ethnomedical, botanical and remas, del gating en la acción psicofarma- phytochemical aspects of natural hallu- cológica alucinatoria y en la esquizofrenia. cinogens. Botanical Museums Leaflets. Revista Costarricense de Psicología 28, Harvard University 29,125-214. 85-99. Schultes, R.E.(1979) Hallucinogenic plants: theirQuirce B, C.Ml., Badilla, B, Badilla, S. Martínez, M. y Rodríguez, J.Ml. (2010) Los alucinó- earliest botanical descriptions. Journal of genos, su historia, antropología, química y Psychedelic Drugs. 11, 13-24. farmacología. Revista Psicogente (Colom- bia) En prensa. Schultes, R.E.(1941) A Contribution to Our Knowledge of Rivea corymbosa, the Nar-Quirce B. C.Ml. (2010). Algunos apuntes básicos cotic Ololuiqui of the Aztecs. Harvard sobre la conferencia de chamanismo y dro- Botanical Museum. Cambridge. MA. gas enteogénicas. Revista Costarricense de Psicología. En prensa. Schultes, R.E. & Hoffman, A.(1980) The Botany and Chemistry of Hallucinogens. CharlesRadakrishnan, S. & Moore, C.A.(1973) A Source C. Thomas. Springfield, Illinois. Book in Indian Philosophy. Princeton Uni- versity Press. New Jersey. Schultes, R.E. & Hoffman, A (1982). Las Plantas de los Dioses: Orígenes del Uso de losReichel-Dolmatoff, G.(1990) The Sacred Moun- Alucinógenos. Fondo de Cultura Económi- tain of Colombia’s Kogi Indians, Iconog- ca, Ciudad México, México.

×