Uploaded on

Imatge d'escultura barroca espanyola

Imatge d'escultura barroca espanyola

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
283
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Cristo Flagelado, hacia 1616Madera tallada y policromada 74 x 39 x 31cm
  • 2. Cristo atado a la columnaPaso de la Flagelación (1619)Iglesia de la Vera Cruz.
  • 3. Ecce Homo (1612 – 1613)
  • 4. La Piedad
  • 5. Cristo yacente
  • 6. Cristo muerto
  • 7. Santo Cristo de la Luz
  • 8. Paso de Cristo Crucificado (1630)Paso del descendimiento dela Cruz (1623)
  • 9. Santa Teresa Inmaculada
  • 10. Inmaculada La Redonda Logroño
  • 11. Bautismo de CristoSan Francisco de Asís
  • 12. Juan Martínez MontañésImagen de Santo Domingo penitente, delaño 1605. La policromía fue realizada porFrancisco de Pacheco. La escultura fueencargada para el convento de PortaCoeli, hoy en el Museo de Bellas Artes deSevilla.
  • 13. Detalle del rostro de San Francisco de San Cristóbal, Iglesia delBorja, Iglesia de la Anunciación de Salvador, Sevilla.Sevilla.
  • 14. ANÁLISIS TÉCNICO. FORMA: imagen, que mide 1,90 ms. de altura (sin la cruz), fue policromada por el pintor Francisco Pacheco. MÉTODO: imagen realizada en madera de cedro, mediante talla y con policromía posterior. Obra escultórica que representa a Jesús crucificado. La DESCRIPCIÓN GENERAL: La imagen del Cristo de la Clemencia nos muestra, en una clara composición trapezoidal, a Jesús clavado en la cruz mediante cuatro clavos (dos en las manos y dos en los pies), aún vivo y con la cabeza inclinada hacia su hombro derecho. En ella presenta una amplia corona de espinas de traza natural, a modo de casquete. Pese a tratarse de un crucificado, los rasgos dramáticos no están exagerados. Sólo apreciamos rastros de sangre en las heridas de las manos y de los pies, así como en la que se derrama por el rostro y el pecho desde la corona. La carne está policromada en color mate y no se ha producido aún la herida en el costado. De todo elloCristo de la Clemencia, de Juan puede deducirse que el momento de la muerte noMartínez Montañés. resulta inmediato.
  • 15. El cuerpo de la imagen está trazado de maneranaturalista y realista, siguiendo un claro canonalargado, herencia de los planteamientosmanieristas. El detalle anatómico es perfecto, sinque se aprecien signos evidentes de excesivatensión muscular, más allá de los que requiere lapropia composición.Como única vestimenta el crucificado muestra unpaño de pureza que describe un amplio óvalo, serecoge con un gran nudo hacia su lado derechoy se desarrolla mediante numerosos pliegues detamaño reducido.La pierna derecha se cruza sobre la izquierda,para acabar presentando los pies casi enparalelo, dejando bien visibles ambos clavos.
  • 16. Por otra parte, Jesús muestra los ojos abiertos y su mirada, que podríacalificarse como de serena, dulce y triste al mismo tiempo, se dirige hacia laparte inferior. La boca también se halla entreabierta.De todo ello podemos deducir que la imagen combina a la perfección doselementos característicos de la escultura barroca española, cuales son elnaturalismo realista y el clasicismo. Muy probablemente para su tallaMarínez Montañés debió inspirarse en un crucificado elaborado por MiguelÁngel, que conocería por una copia existente en Sevilla o bien porestampas.
  • 17. Análisis simbólico:La simbología de un crucificado, dentro de la religión cristiana, es tan evidente que norequiere ser comentada en detalle: la muerte de Jesús en la cruz (que debe entendersecontinuada en su posterior resurrección) es la base en la que se fundamenta elcristianismo. Muriendo en el madero, el mismo Dios da cumplida cuenta de su amor alos hombres.En relación con ello, hay un rasgo en la imagen muy interesante. Se trata de ladisposición de la cabeza y, por consiguiente, de la dirección de la mirada de Jesús,hacia abajo. La posición de la cabeza, exigida por el propio contrato en el que se basóla elaboración de la escultura, implica que Cristo mira directamente a quien se sitúadelante de él en un plano inferior y la mirada deviene en símbolo tanto de los propiossufrimientos divinos por la especie humana como en emblema de perdón. Y porextensión el perdón se entiende concedido no sólo a quien contempla directamente a laimagen sino a la humanidad en su conjunto. La mirada del Cristo de la Clemencia espues símbolo del amor de Dios a los hombres y, según los planteamientos cristianos, desu infinita misericordia.
  • 18. Martínez Montañés talla esta imagen en la Sevilla de los primeros años de siglo XVII,heredera de la de los esplendores del siglo XVI, cuando la ciudad creceespectacularmente a raíz del establecimiento en ella del monopolio del comercioamericano, concretado en la Casa de la Contratación. Están cercanos, no obstante, losaños de mediados de la centuria, en los que las crisis financieras y las sucesivasepidemias podrán fin a la época de apogeo de la ciudad. En Sevilla se hallaampliamente difundido el espíritu de la Contrarreforma católica, afianzado en la ampliadifusión de las órdenes religiosas, de forma que la mentalidad barroca se pone alservicio de esta idea de defensa a ultranza de los principios de la religión. A este efecto,la imaginería es un recurso de primera importancia.
  • 19. Magdalena Penitente. Pedro de Mena. 1.71 cm
  • 20. Francisco Salzillo. La Caída
  • 21. La Oración en el Huerto. 1754.
  • 22. San Jerónimo Penitente. 1755.