Escultura romana

620 views

Published on

Retrato y relieve romano.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
620
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
72
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Escultura romana

  1. 1. ESCULTURA ROMANA: RETRATO Y RELIEVE HISTÓRICO
  2. 2. El retrato se considera como una de las manifestaciones másoriginales del arte romano y tradicionalmente se piensa que es unacreación romana aunque las raíces están en la tradición del últimohelenismo, periodo en el cual se avanzó en la individualización delos retratos. Una segunda raíz la encontramos en los retratosfunerarios etruscos (siglos VII y VI a.C.).Una tercera fuente estaría en una costumbre típicamente romanallamada imagines maiorum, costumbre de la clase patricia dehacer máscaras de cera de sus difuntos, para conservarlas en suscasas y llevarlas en las ceremonias religiosas funerarias, éstasmáscaras se realizaban en bronce u otros materiales.Buenos ejemplos son el grupo de Catón y Porcia y la esculturaconocida como Brutus Barberini, que es la representación de unpatricio llevando dos bustos de sus antepasados en la procesión.
  3. 3. Evolución del retrato romanoÉpoca Republicana (hasta el año 31 a. C)Aunque fue, parece en su mayoría, obra de artistasde Grecia, la exigencia de realismo del gusto romanoformado en las imagines maiorum, y lapersonalidad grave y serena de las personasretratadas, dan a estas esculturas un tono fuerte,enérgico y decidido, que falta en los retratos griegos.Retratos de Pompeyo y de Julio César
  4. 4. Época de Augusto (31 a.C.-14 d.C.)El papel preponderante que en la vida romana ejerce lapersonalidad de Augusto, tiene su inmediato reflejo enel arte del retrato, que además, experimenta en esteperíodo la máxima influencia del arte griego. Elidealismo aflora en los numerosos retratos oficiales deAugusto, exaltado por los artistas. Empieza a tenerimportancia el retrato oficial, el cual irá incrementándosedurante la época imperial.De Augusto se hicieron retratos excelentes, que queríanser testimonio de un gobierno perfecto. El idealismoobedece ahora, no sólo a un criterio estético, sinopolítico. Augusto tenía que aparecer a los ojos de todoel mundo como un gobernante perfecto, poderoso,inteligente, bueno…Puede que el Augusto, de Prima Porta, sea el másrepresentativo de sus retratos; en él, es obvia lainfluencia del Doríforo griego, con el típico contraposto,aparece con vestido de cónsul cum imperium y engesto de arengar: lleva manto consular y se protege elpecho con una coraza con motivos alegóricos. Tambiénhay retratos de Augusto como Pretor (con el rollo de laley en la mano, y envuelto en la toga), como PontifexMaximus (cabeza cubierta con el manto y en actitudoferente), y Heroizado (con la corona de laurel).
  5. 5. De unos dos metros de alto, está realizada enmármol y se cree que es una copia o unduplicado de un original perdido que debiófundirse en bronce cuando ya el emperadorhabía fallecido, siendo, en todo caso, algoposterior al año 20 d.C. Nos muestra a Octaviocomo thorachatus, es decir como un jefemilitar que porta una coraza. Las escasasmuestras de pintura que aún conserva laestatua han permitido suponer que,originariamente, se encontraba completamentepolicromada.El escultor de esta obra singular, claramenteinfluenciado por Policleto (fijaos bien en elsignificativo contrapposto), nos muestra en ellaa Augusto en el momento de dirigir a unaarenga a las tropas. Es evidente el atuendomilitar, aunque observamos también lapresencia del manto consular, recogido enamplios pliegues en torno a la cintura delpersonaje, rematándose sobre su brazoizquierdo, del que cuelga elegantemente.Completan la escultura, contribuyendo a darleestabilidad, sendas imágenes de un delfín y unpequeño Cupido, alusiones a la inmortalidadque se presupone alcanzará el pacificador delImperio.
  6. 6. Época del Imperio (del año 14 d.C. hasta el siglo V d.C.)El poder creciente de los emperadores no tardó en derivar asu divinización.Resultado de esto fue la creación de un tipo nuevo de retratoen el que se representó al emperador desnudo o semidesnudoy coronado con laurel, o bien con atributos divinos como eláguila de Júpiter, el padre de todas las divinidades. Junto aestas estatuas apoteósicas del emperador divinizado,encontramos representaciones de éste como la clase patriciaromana (retrato togatae).•En el siglo I, la divinización del emperador no se tradujo en laidealización del rostro, el cual siguió presentando los rasgosespecíficos de la persona (retratos de Tiberio y Claudio).•En el siglo II se mantiene el mismo tipo de retrato delemperador aunque con tendencia creciente a un mayorrealismo del rostro (Trajano).•A partir de Adriano se generaliza el uso de la barba,utilizándose la técnica del trépano en la representación de loscabellos (se agujerea profundamente el mármol para crearefectos de claroscuro, La dama de la permanente).•El retrato de Caracalla ya de comienzos del siglo III, es unaobra maestra muy representativa (movimiento lateral de lacabeza, barba, busto hasta los pectorales, etcétera), que nosmuestra el rostro enloquecido y cruel del emperador.
  7. 7. En bronce, ha llegado hasta nuestros días, laexcepcional estatua ecuestre Marco Aurelio.• A partir de la segunda mitad del siglo III, elretrato empieza a transformarse en un sentidoanticlásico. El fino modelado anteriordesaparece, y en cambio, se subrayan losrasgos esenciales de la fisonomía; los bustosse simplifican y esquematizan; la expresión delrostro es intensa, pero el modelado es seco yduro; se apunta cierto hieratismo y unatendencia creciente hacia aquello que escolosal. Estas son las características del retratode Constantino y de sus sucesores, en loscuales comienza a gestarse ya el retratobizantino.
  8. 8. Estatua ecuestre Marco Aurelio
  9. 9. El relieve romano se caracteriza por suacusado sentido narrativo, pues describeacontecimientos concretos, por lo general,grandes hazañas históricas, sobre frisosarquitectónicos, arcos de triunfo y columnas;por otra parte posee un gran nivel técnico quepermite expresar con detallismo variadasescenas y múltiples tipos humanos, así como laficción del espacio en profundidad, y se rige poresquemas compositivos de gran dinamismo,variando los gestos y actitudes de lospersonajes.El Ara Pacis Augustae es un altar rodeado porun recinto murado, levantado en tiempos deAugusto a raíz de sus campañas en Hispania.Representa un cortejo con el emperador,miembros del Senado y vestales que ofrecenun sacrificio a los dioses con una decoración demotivos vegetales.En la Columna Trajana los relieves se disponenen espiral. Representan las campañas deTrajano contra los dacios; una de suspeculiaridades es que se consigue ilusión deprofundidad con escaso grosor.
  10. 10. Ara Pacis Augustae (13-9 a. Cto.), que es una construcción cúbica que alberga unaltar de ofrendas. Tiene una puerta adintelada que accede a un pequeño receptáculocon un podium sobre el que se encuentra el altar. A este podium se accede por dosescaleras laterales. Todos los muros aparecen cuajados de bajorrelievesprocesionales, guirnaldas de flores y divinidades. Fue realizado por orden de Augustopara agradecer sus victorias a los dioses. Conmemora la etapa de paz iniciada tras lasvictorias del Emperador Octavio Augusto.
  11. 11. Arco de Tito (s. I d. Cto.), que refleja la entrada de Tito en Jerusalem y elexpolio del templo
  12. 12. También se utilizan para decorar los SARCÓFAGOS, que con el tiempo pasarán de no tenerdecoración o retratar al difunto, a elaborar más las escenas que decoran el sarcófago entodos los frentes visibles, ya que el sarcófago romano suele adosarse a un muro. El materiales mármol de un solo bloque. En el Bajo Imperio se llega a la mayor perfección, con escenasde tema mitológico que llenan la superficie, con técnica helenística, y separando las escenasmediante columnas. Este modelo de sarcófago pasará al mundo cristiano, que decorará conescenas de la vida de Cristo.Sarcófago de un general romano en el que se representa una escena de batalla entresoldados romanos y las tribus germánicas en el siglo II (aprox. 190 d. C.). PalazzoMassimo alle Terme, Roma.

×