Teoría marxista de la alienación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Teoría marxista de la alienación

on

  • 6,922 views

 

Statistics

Views

Total Views
6,922
Views on SlideShare
6,921
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
63
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Teoría marxista de la alienación Teoría marxista de la alienación Document Transcript

  • Teoría marxista de la alienaciónLa teoría marxista de la alienación en la filosofía marxista es la interpretación ideológicade esta sobre el concepto psicológico y sociológico de alienación en los relatos de trabajo,porque el trabajador en el capitalismo no es considerado como persona, sino comocualquier cosa equivalente a una cierta cantidad de dinero y utilizable para la multiplicacióndel dinero mismo.Marx, quien es deudor de la filosofía hegeliana, toma el término y lo aplica a lamaterialidad; en concreto a la explotación del proletariado y a las relaciones de propiedadprivada. En su enfoque desde el marxismo al proceso de alienación, denominó alienación alas distorsiones que causaba la estructura de la sociedad capitalista en la naturaleza humana.Aunque era el actor el que padecía la alienación en la sociedad capitalista, Marx centró suanálisis en las estructuras del capitalismo que causaban tal alienación.Actualmente, como la mayoría de los conceptos filosóficos e instituciones sociales, laalienación -como categoría analítica- se encuentra en una crisis teórica debido a lasprofundas transformaciones sociales que han dado paso a la sociedad posmoderna. Eldesarrollo de la sociedad ha complicado el análisis de los mecanismos sociales dealienación dirigiéndolos hacia nuevas y más sútiles formas que precisan de ser estudiadas.La alienación o contradicciónEn su teoría de la alienación Karl Marx, que en distintas obras, sobre todo en susManuscritos económico-filosóficos (1844), analizó con suma profundidad el problema de laalienación, parte de que ésta caracteriza las contradicciones de un determinado nivel dedesarrollo de la sociedad. Relaciona la alienación con la existencia de la propiedad privaday de la división antagónica del trabajo. Entendida de este modo, la alienación abarca toda laactividad humana, pues cada tipo de dicha actividad se convierte en monopolio de un grupoaislado de personas, cuyo hacer es extraño a todos los demás miembros de la sociedad. esmuy importante ademas saber que marx creo una entraña a la filosofia en los años de1805-1809 en los cuales escribio obras que describian la realidad humana de el hombre. Ensus obras clásicas de las décadas de 1850 y 1860, Marx sustituye la categoría de alienación,que figuraba en sus primeros trabajos, por todo un sistema de conceptos, entre los cuales laalienación también aparece como característica concreta de las relaciones de producción delcapitalismo.ComponentesEl concepto marxista de alienación incluye cuatro componentes: • En la sociedad capitalista, los trabajadores están alienados de su actividad productiva. Los trabajadores no trabajan para sí mismos, para satisfacer sus propias necesidades, sino que trabajan para unos capitalistas que les pagan un salario de subsistencia a cambio del derecho a utilizarlos en lo que deseen. Trabajadores y
  • capitalistas creen que el pago de un salario significa que la actividad productiva pertenece al capitalista, por lo que los trabajadores están alienados respecto a su actividad. Así, la actividad productiva se reduce únicamente a ganar el suficiente dinero para sobrevivir. • Los trabajadores están alienados no sólo respecto de las actividades productivas, sino también del objeto de esas actividades: el producto (ya que éste no pertenece a los trabajadores y no pueden utilizarlo para satisfacer sus necesidades primarias). El producto, como el proceso de producción, pertenece a los capitalistas, que pueden usarlo como deseen, vendiéndolo generalmente para su beneficio. Así, los trabajadores no tienen una percepción correcta de lo que producen, y menos aún en largas cadenas de producción. • En el capitalismo los trabajadores están alienados de sus compañeros de trabajo. El capitalismo destruye la cooperación natural, produciendo una sensación de soledad. Por otro lado, el capitalista enfrenta a los trabajadores entre sí para detectar cual de ellos produce más, trabaja más rápidamente y agrada más al jefe, generando hostilidad entre los compañeros de trabajo. • En la sociedad capitalista los trabajadores están alienados de su propio potencial humano. Los individuos cada vez se realizan menos como seres humanos y quedan reducidos al papel de bestias de carga o máquinas inhumanas. La conciencia se entumece, y el resultado es una masa de personas incapaces de expresar sus capacidades específicamente humanas, una masa de trabajadores alienados.CríticasLa teoría marxista de la alienación es atacada por los partidarios de la economía demercado, generalmente bajo los siguiente argumentos socioeconómicos: 1. La necesidad de trabajar afecta a todos los seres humanos como una condición del mundo, un fruto de la escasez, y no una condición del capitalismo. Se busca primero satisfacer la necesidad de supervivencia, luego el trabajo ha ido sofisticándose, básicamente por la multiplicación de necesidades y la intensificación de las relaciones humanas, origen del comercio. 2. Es necesaria la acumulación de capital, como un paso más en la sofisticación y multiplicación de las necesidades que por su naturaleza no pueden satisfacerse produciendo bienes o servicios simples, para afrontar procesos productivos más largos, y la división del trabajo dentro de esa misma unidad de trabajo. 3. El trabajo no es necesariamente un lugar de recreo, antes al contrario; en principio sirve para ganar dinero que le será útil al individuo para satisfacer otras necesidades, propias o ajenas. No todos nos autorrealizamos con las mismas actividades, ni todos nos autorrealizamos dentro del trabajo, porque el trabajo es un medio para conseguir otros asuntos.
  • Teoría marxistaMarx trata del problema de empleo a partir del análisis del proceso deacumulación capitalista. La acumulación capitalista genera un proceso deexclusión de mano de obra que tiende a formar una reserva permanente depersonas, a través de una progresiva sustitución de mano de obra por maquinaria,lo que coincide con las ideas de Ricardo sobre la introducción de nuevasmaquinarias.Ello posibilita frenar la tendencia alcista de los salarios, promotora de unademanda de mano de obra que creciera al mismo ritmo que la acumulación.Dicha reserva de mano de obra sirve como reserva en sí misma para los períodosde expansión capitalista y a la vez como mecanismo de presión para la baja de lossalarios. La acumulación genera un excedente de mano de obra, pero a la vez,precisa de él para continuar la acumulación: es causa y condición de laacumulación capitalista.Dice Marx en El Capital: “el incremento del capital lleva consigo el incremento desu parte variable, es decir, de la parte invertida en fuerza de trabajo. Una parte dela plusvalía invertida en fuerza de trabajo. Una parte de la plusvalía invertidanecesariamente tiene que volver a convertirse en capital variable o en fondoadicional de trabajo. Si suponemos que, sin alterar las demás circunstancias, lacomposición del capital permanece invariable (...) es evidente que la demanda detrabajo y el fondo de subsistencia de los obreros crecerá en proporción al capital ycon la misma rapidez con que este aumente (...) la acumulación del capitalsupone, por tanto, un aumento del proletariado.”(Marx, 1973, Pág. 557).Sobre las consecuencias de este crecimiento constante de la demanda de fuerzade trabajo tiene sobre los salarios, el autor señala: “como todos los años entran atrabajar más obreros que el año anterior, llega forzosamente, más temprano quetarde, un momento en que las necesidades de la acumulación comienzan aexceder la oferta normal de trabajo y en que, por lo tanto, suben los salarios”(Marx, 1973, Pág. 574)Este tipo de proceso se dio efectivamente, durante losperíodos de gran expansión del capitalismo.Los salarios tienen una relación inversa con las ganancias de los capitalistas oempresarios, pues el aumento de los salarios genera una baja de la tasa deganancias. Esta situación trae como consecuencia que los empresarios tenganque decidirse entre invertir más o no. Si toma la primera opción el volumen globalde ganancias obtenidas puede compensar la disminución porcentual de la tasa deganancia y, la disminución de la inversión capitalista inicia un ciclo descendente dela economía, un excedente de trabajadores y, finalmente, una baja de los salariosy una recuperación de la tasa de ganancias.
  • En la medida que no varíe la composición del capital (en su componente variable odestinado a la compra de fuerza de trabajo y constante, o destinado a los bienesde capital), la crisis son el mecanismo propio del capitalismo de generardesempleo coyuntural, y así, bajar los salarios y mantener las ganancias. Pero ellono alcanza, es decir, en el propio proceso de acumulación debe existir unmecanismo de ajuste de la relación salario-ganancia y no esperar hasta que elajuste los provoque la crisis.La competencia entre los capitalistas los lleva a la búsqueda del abaratamiento delas mercancías. Esto se consigue logrando una mayor productividad del trabajo.Pero si en el proceso, la relación entre el capital constante y variable permaneceigual, las nuevas inversiones generan pleno empleo y favorecen las condicionesde la clase obrera para pelear por aumentos salariales y por mejoras en lascondiciones de trabajo, lo que determina que la productividad tienda incluso abajar (Olesker, 2004 ).Esto es uno de los factores que llevan a los capitalistas a invertir de maneracreciente en capital constante, maquinarias, nuevas tecnologías, métodosmodernos de producción, etc.En otras palabras, la búsqueda de mayor productividad no se basa en la fuerza detrabajo, generando un cambio casi permanente en la composición orgánica delcapital. Por esta razón, no se produce un aumento proporcional de la demanda detrabajo, sino por lo contrario, una disminución progresiva. Como la demanda detrabajo no depende del volumen de capital total sino solamente del capitalvariable, disminuye progresivamente a medida que aumenta el capital total, en vezde crecer proporcionalmente en relación con este, como antes suponíamos.Marx señala que aunque el aumento del capital total supone también uncrecimiento del capital variable (y la demanda de fuerza de trabajo que esterepresenta), y este ritmo de crecimiento comienza a ser menor que el de lapoblación obrera y, por tanto, surge un excedente o sobrante de los trabajadores,que tiende a ser mayor cuanto mayor es el ritmo de la acumulación capitalista.Esta población obrera sobrante se genera por dos vías: el despido de los obrerosque antes tenían trabajo, y la imposibilidad de conseguirlo por una parte de losnuevos contingentes de trabajadores.Es importante señalar que los procesos no se enmarcan en una situación de crisis,sino que resultan del proceso natural de acumulación capitalista. Y como losnuevos capitales invertidos son, en última instancia, resultado del trabajoacumulado, es la clase obrera, con su trabajo, la que genera las condiciones parasu futuro desempleo.Marx denomina a la “población obrera sobrante” Ejército Industrial de Reserva(EIR). Su primera función es deprimir los salarios: una alta dotación de mano deobra desocupada o subocupada presiona a la baja de los salarios, por existir gentedisponible a trabajar por menores salarios.
  • Su segunda función es la de reserva, ya que en los momentos de expansión de laeconomía, siempre habrá disponibilidad de mano de obra que, de no haberla,presionaría a los salarios al alza.En períodos de crisis, el EIR, integrado hasta ese momento por desplazados de laacumulación o buscadores de trabajo por primera vez que no consiguen empleo,se incrementa en volumen con el ingreso de todos los trabajadores desplazadospor las empresas cerradas en las crisis. En definitiva, el desequilibrio del mercadode trabajo es la sumatoria de un componente estructural (modelo de acumulación)y un componente coyuntural (crisis cíclicas).El EIR tiene cuatro componentes:• Los desempleados propiamente dichos, esdecir, la superpoblación excedente relativa (SER) flotante, por su entrada y salidadel mercado de trabajo. Seria el desempleo abierto.• Los que tiene trabajo esporádico, en malas condiciones y por ende siempreestán dispuestos a ingresar al trabajo formal. Son los precarios e informales queMarx llamó SER intermitente.• Los que están en sectores que serán destruidos y están en espera de serreserva. Marx los llamó SER latente.• Los desplazados definitivamente, es decir, los desocupados crónicos.Las teoría neoclásica del empleo ha predominado en el pensamiento económicopor más de un siglo, además de ser la más conocida y divulgada en el mundoacadémico, por tal razón la tomamos como teoría base para la comparación entrelas diferentes teorías sobre el empleo (la propia neoclásica, la keynesiana y lamarxista).La teoría neoclásica defiende el criterio de la mano invisible, donde de formaautomática los mecanismos del libre mercado regulan la igualdad entre la oferta yla demanda de trabajo, manteniendo la economía en el equilibrio de pleno empleo.Para sus representantes los altos salarios provocaban un aumento de la oferta detrabajo, estos eran rígidos debido a la intervención del Estado y de los sindicatos ypor tanto eran los causantes principales del desempleo.En la década del 30 el mundo capitalista se vio afectado por la crisis más grandehasta ese momento, la crisis del 29 al 33. A la par de esta crisis se produjo otradesde un punto de vista teórico, dado que la teoría neoclásica fue construidasobre la base de un capitalismo ascendente de finales del siglo XIX y por tanto, nopodía dar respuesta a los nuevos fenómenos que acontecían.Desde inicios del siglo XX se manifestaron con inusitada contundencia lascontradicciones del capitalismo monopolista, la I Guerra Mundial fue la sangrienta
  • concertación de estas contradicciones interimperialistas que se acumularon con talmagnitud, que después del período de prosperidad de posguerra, confluyeron enla terrible depresión.En esta época ya había triunfado el socialismo en la Unión Soviética y el marxismose había difundido. La teoría general de Keynes representa un intento depensamiento alternativo que significó un cambio metodológico de la ortodoxianeoclásica, en cuanto al rechazo de su sesgada percepción microeconómica, lacual según Keynes, había desviado su atención de los esfuerzos de analizarproblemas macroeconómicos importantes.En consecuencia dirigió la atención hacia los agregados, como algo diferente a lasuma del resultado del comportamiento individual. (Castaño, H. 2003).Según Keynes, el análisis neoclásico era parcialmente correcto, lo que lo llevó acompartir muchas de sus ideas, como la que el salario es igual al productomarginal del trabajo, lo que era aplicado a cualquier factor de la producción. SegúnBenito Besada Ramos este postulado es inconsistente con la teoría del valortrabajo, además de contradecirse a sí mismo, pues aunque se aceptara que elúltimo obrero ocupado se le paga el producto marginal de su trabajo, este no seríacierto para los obreros anteriores, salvo que se aceptara el que rijan diferentessalarios para el mismo tipo de trabajo, lo cual no entra dentro de los supuestosneoclásicos. (Besada R. B. 1981).Sin embargo, existen otras ideas de los neoclásicos de la que Keynes, a partir desu crítica, expone sus propios argumentos.“De este modo la teoría clásica supone que los obreros tienen siempre laposibilidad de reducir su salario real, aceptando una rebaja en el nominal. Elprincipio de que el salario real tiende a igualarse con la desutilidad marginal deltrabajo, claramente supone que los obreros están en disposición de fijar por símismo el salario real, aunque no el volumen de ocupación que de el se deriva.La teoría tradicional sostiene, en pocas palabras, que los convenios sobre lossalarios entre los empleados y trabajadores, estos pueden, si lo desean, hacercoincidir sus salarios reales con la desutilidad marginal del trabajo resultante delempleo ofrecido por los empresarios con dicho salario. De no ser cierto esto, noqueda razón para esperar que exista tendencia a la igualdad entre el salario real yla desutilidad marginal del trabajo.” (Keynes, 1976, Pág. 24).Estas ideas pueden resumirse de la forma siguiente:1. Los trabajadores noaumentan su resistencia a una rebaja salarial en tanto el nivel de ocupaciónaumenta, sino que ocurre todo lo contrario, están dispuestos a aceptar un salariomenor por tal de no quedarse en la calle.2. Los trabajadores nunca discuten el salario real, pues este depende del nivel deprecios de los productos en el mercado; ellos discuten el salario nominal.
  • 3. Contradice el planteamiento de que los salarios reales y los nominales varían deforma proporcional, es decir, al bajar unos bajan los otros, por lo que lostrabajadores se niegan a prestar servicios por el salario nominal ofrecido,actuando de esta manera sobre el salario real. Aunque el no fundamenta estaapreciación pudiera pensarse que se basa en cualquiera de estos criterios:a) Aldisminuir el nivel de ocupación, el salario nominal, baja algo, pero el nivel deprecios disminuye más, buscándose por los empresarios el fenómeno de laelasticidad precio, mayor que la unidad.b) Pudiera entenderse que el salario nominal disminuye el producto de que haymás presión entre los obreros por la desocupación sobrevenida, y que el nivel deprecios puede bajar más por la acción combinada de la productividad más alta deese factor en ese punto, junto a lo referido a la elasticidad. (Besada R, B,1981)Estos son los argumentos que Keynes opone a las explicacionesneoclásicas, dentro de sus propias concepciones, que no son otros que considerarque el nivel de empleo se determina y resuelve dentro de las relaciones bilateralescon los obreros y empresarios.Esta convicción nos había conducido a pensar que los trabajadores podíanencontrar empleo si aceptaran una reducción de sus salarios reales, y este era elúnico obstáculo que encontraba la ley de Say para conducir la economía al plenoempleo.Estas generalizaciones ahistóricas fueron atacadas por Marx y Engels. Losfundadores del marxismo – leninismo habían incentivado a la necesidad deanalizar las leyes de cada modo de producción.Desde este punto de vista, la oferta no puede crear su propia demanda en el modode producción capitalista, debido precisamente a su propia ley fundamental. Esdecir, antes de que una crisis de proporciones universales, como la del 29 al 33,hubiera evidenciado que la oferta no crea su propia demanda, ya esta rupturahabía sido descubierta por Marx y Engels.Keynes se dio cuenta de que el enfoque neoclásico era excesivamentemicroscópico, y quiso contribuir con un punto de vista complementario, que llamómacroscópico.Para Keynes, no eran los elevados salarios la causa del masivo desempleoinvoluntario que existía en Inglaterra, en los Estados Unidos y en otros paísesdesarrollados en la época de Gran Depresión. La verdadera causa había quebuscarla en un problema de insuficiencia de demanda agregada, y,fundamentalmente, en el componente más volátil de la misma, que era la inversiónprivada de los empresarios.Keynes se dio cuenta de que la inversión empresarial dependía de lo que élllamaba el estado de ánimo de los capitalistas, y de que éste se formaba deacuerdo sobre todo con las expectativas de beneficio (de rentabilidad) que ellos
  • mismos se hacían --sobre la base de un complejo entramado de razones, dondeoperaban factores de tipo subjetivo y objetivo al mismo tiempo--; y, finalmente, deque muy bien pudiera ocurrir que ese estado de ánimo fuera más bien depresivodebido a las pobres expectativas, provocando un bajo nivel de inversión,disminuyendo con ella, la demanda de trabajo por parte de los empresarioscapitalistas.Estas nuevas ideas de Keynes también lo condujeron hacia un tipo de recetasmuy distintas de las que propugnaban los neoclásicos. Puesto que el problema erade demanda agregada, y más concretamente de la inversión privada, de lo que setrataría, según él, es de reactivar la deprimida demanda poniendo fin a las causasde esa depresión.Para ello, a largo plazo se trataría de reproducir las condiciones de confianzaempresarial que llevaran a la clase capitalista de forma espontánea a generar elnivel de inversión suficiente como para impulsar la recuperación, que vendríaseguida por un nuevo aumento de la producción y de la oferta, y, por consiguiente,del empleo. Pero Keynes estaba mucho más interesado en el corto que en el largoplazo, partiendo del supuesto de que mañana todos estaremos muertos, seconcentró en las medidas necesarias a corto plazo.Un conjunto de políticas que, según él, deberían ponerse en práctica por lasociedad, y más particularmente por el Estado, con el objetivo de reducir las tasasde desempleo a los niveles más bajos posibles en el más corto espacio de tiempoposible.Desde este punto de vista, Keynes creía que, en tiempos de crisis, no habíatiempo para esperar que las fuerzas de mercado se pusieran a corregir por sísolas los desequilibrios, y defendió públicamente la necesidad de que el Estadotomara cartas en el asunto y se encargara él mismo, directamente, de dirigir laeconomía hacia la dirección adecuada. A falta de una demanda de mercadoespontánea suficiente, proponía que fuera el Estado el que completara suinsuficiencia con una demanda pública adicional destinada a favorecer las ventasy la producción de las empresas (es decir, el empleo).De todos es sabido que las recetas de Keynes fueron a la vez monetarias yfiscales. De hecho proponía simplemente que el Estado gastase más sinnecesidad de recaudar más impuestos, sino mediante la estrategia de incurrir endéficit públicos sucesivos, directamente financiados por nuevas emisionesmonetarias. Keynes introdujo en su teoría general la categoría del desempleoinvoluntario, que hasta ese momento no era tratada por los neoclásicos, puesestos defendían la teoría del profesor Pigou del desempleo voluntario.Aunque esta categoría resultara novedosa para el mundo económico burgués,esta ya había sido tratada por Carlos Marx cuando definió el ejército industrial dereserva.
  • Los análisis de Keynes parten de la demanda, desde el punto de vistametodológico, igual que los marginalistas. Acepta al pie de la letra la ley de losrendimientos decrecientes y utiliza hasta las últimas consecuencias los problemasdel margen (propensión marginal a consumir, eficacia marginal del trabajo, etc.).El modelo keynesiano es considerado como un modelo cortoplacista, inflacionarioy deficitario. Estas mismas características hicieron que muchos lo considerarancomo un fracaso para los años posteriores a la crisis.Los neoclásicos siguieron desarrollando sus teorías, perfeccionándolas yadaptándolas a las nuevas condiciones, ejemplo de esto lo constituye la curva dePhillips y las modificaciones de esta curva realizada por Friedman y Phelps tal ycomo fue tratado en líneas anteriores.El Estado es, según los neoclásicos, una fuerza intervencionista y distorsionanteporque con sus regulaciones y leyes --siempre excesivas, a juicio de estosautores--, impide que se forme en el mercado de trabajo, un verdadero preciolibre.Al imponer salarios mínimos, subsidios y otras protecciones frente al desempleo,al regular de forma intervencionista el mercado de trabajo, los derechos de huelgay despido, la contratación colectiva, etc.; al actuar, en suma, como un Estado debienestar (en la expresión favorita de los keynesianos), y no como un simpleEstado liberal en realidad lo que hace el Estado es contribuir a elevarartificialmente el precio del mercado de trabajo (es decir, la tasa salarial) porencima del nivel que correspondería a los fundamentos internos de la economía(es decir, al funcionamiento libre y flexible de este mercado).Por su parte, los sindicatos hacen otro tanto de lo mismo al imponer su poder demonopolio en el lado de la oferta del mercado de trabajo. En lugar de dejar enlibertad al trabajador para decidir que llegue a un acuerdo libre con el empresario,guiados ambos exclusivamente por las exigencias de sus respectivoscomportamientos individuales racionales --que en el fondo comparten, pues sebasan ambos grupos, según los neoclásicos, en la búsqueda consecuente de lamaximización de sus respectivas funciones de utilidad--, en vez de eso, lo queconsiguen los sindicatos es hacer efectivo un monopolio en el mercado de trabajo,generando así todos los efectos nocivos que la teoría económica convencionalasocia con el monopolio, como uno de los fallos de mercado típicos, a saber: laobtención de precios más altos y cantidades más bajas de las quecorresponderían en igualdad de circunstancias a la situación de libre competencia.Si ellos culpan al Estado y a los sindicatos de ser los responsables últimos delelevado nivel salarial y hacen recaer sobre el elevado nivel de salario laexplicación del desempleo, la solución que ofrecen no puede ser más lógica desdesu propio punto de vista.
  • Se trata de poner todos los medios al alcance de la sociedad para conseguir quelos salarios desciendan hasta su nivel de equilibrio, de forma que, una vez puestaen práctica de verdad la flexibilización del mercado de trabajo, y eliminada dehecho la rigidez, se volvería el equilibrio.En términos gráficos se traduciría en el desplazamiento hacia abajo y hacia laderecha a lo largo de la curva de demanda de trabajo, el consecutivo descensosalarial traerá aparejadas, simultáneamente, el aumento de la cantidaddemandada, la disminución de la cantidad ofrecida y, al mismo tiempo, elautomático vaciado final del mercado, con lo que el equilibrio finalmente resultantesignificará el anhelado retorno al nivel de pleno empleo.A su vez consideran que existen tres tipos de desempleo: el friccional, elestructural y el cíclico.Los economistas burgueses han desarrollado sus teorías prácticamente al margende la teoría marxista.“Para Marx, los cambios que se producen en la esfera de la producción son losque determinan los cambios en la esfera de la circulación.” (Molina, E, 1979, Pág.43)Para Marx el desempleo es inherente del sistema capitalista. Los capitalistasen su afán de aumentar sus ganancias tratan de aumentar la rentabilidadinvirtiendo cada vez más en capital fijo, ya sea mediante la introducción deequipos más modernos, nuevas tecnologías y métodos, con lo que la tasa decrecimiento del nivel de empleo va disminuyendo, es decir, la demanda de trabajodepende del capital variable. Por tal razón plantea que una parte del desempleo esestructural, pero a la vez existe un desempleo coyuntural, provocado por las crisiscíclicas propias del sistema, constituyendo una necesidad del mismo de contarcon un ejército de obreros para los períodos de expansión económica y para queejerzan presión a la baja de los salarios.Esta superpoblación excedente relativa la subdivide en: flotante, intermitente,latente y crónica.La acumulación del capital es un proceso profundamente contradictorio. Por unaparte, la acumulación del capital es fuente de progreso de la producción, deldesarrollo y perfeccionamiento de las fuerzas productivas de la sociedadcapitalista.Por otra, va acompañada del incremento de la explotación de los trabajadores, deldesempleo, del empeoramiento de la situación tanto de los parados como de losque tienen trabajo. Al respecto Marx escribió:“Cuanto mayor es la riqueza social, elcapital en funciones, y la intensidad de su desarrollo y mayores por tanto, lamagnitud absoluta del proletariado y la fuerza productiva de su trabajo, mayor estambién el ejército industrial de reserva. La fuerza de trabajo disponible sedesarrolla por las mismas causas que la fuerza expansiva del capital. La magnitudrelativa del ejército industrial de reserva crece, por consiguiente, conforme crecen
  • las potencias de la riqueza. Pero cuanto mayor es este ejército de reserva encomparación con el ejército obrero en activo, mayor es la masa de superpoblaciónconsolidada, cuya miseria está en razón directa a su tormento de trabajo. Y,finalmente, cuanto más crece la miseria dentro de la clase obrera y el ejércitoindustrial de reserva, más crece también el pauperismo oficial. Tal es la leygeneral, absoluta de la acumulación capitalista.” (Marx – Engels, T 23, Pág.659)Esta particularidad de la acumulación capitalista engendra una determinadatendencia histórica en el desarrollo del capitalismo y es que en el seno de esterégimen social se encuentra el germen de la destrucción, de su sustitución por unrégimen social nuevo, que es el socialismo.Pero tanto Marx como Engels no se limitaron a trazar el derrotero general deldesarrollo futuro de la sociedad; en el proletariado, en la clase obrera descubrieronla fuerza social encargada de llevar a cabo esta gran transformación: destruir alcapitalismo y construir el socialismo. De forma reducida podemos ver lasprincipales diferencias de estas teorías en el cuadro que aparece a continuación:En conclusión:• La teoría marxista del empleo se diferencia de la no marxista en cuanto a lascausas y posibles soluciones que le dan al problema del empleo, mientras quecoinciden en las clasificaciones generales del desempleo (cíclico y estructural)• La teoría marxista del empleo parte de la oferta para explicar las causas delempleo, siendo este producto del proceso de acumulación capitalista. La demandade trabajo depende del capital variable por lo que la disminución proporcional ensu inversión provoca un exceso de mano de obra, formándose el ejército industrialde reserva.• La teoría keynesiana plantea que el exceso de la demanda global es la causantedel desempleo y que el mercado, en épocas de crisis, no es capaz de regularautomáticamente la economía, principalmente para mantener el nivel de empleo.En el corto plazo, son las rigideces de los salarios nominales las que impiden elajuste del mercado de trabajo.• La teoría neoclásica plantea que la intervención del Estado y de los sindicatosprovocan el aumento de los salarios reales por encima del nivel de equilibrio y portanto, el desempleo. De no existir dicha intervención, la economía trabaja a unnivel de pleno empleo, donde la demanda de trabajo es igual a la oferta de trabajo.Partiendo pues de estas consideraciones de tipo teórico, construiremos nuestromodelo para explicar la ocupación en Venezuela durante el periodo más recientede la misma; 1998-2006; con sus variables explicativas y las posibles soluciones.
  • Karl MarxDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsquedaKarl Marx.Karl Heinrich Marx, conocido también en castellano como Carlos Marx (Tréveris,Alemania, 5 de mayo de 1818 – Londres, Reino Unido, 14 de marzo de 1883), fue unintelectual y militante comunista alemán de origen judío. En su vasta e influyente obra,incursionó en los campos de la filosofía, la historia, la sociología y la economía. Junto aFriedrich Engels, es el padre del socialismo científico. Sus escritos más conocidos son elManifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y el libro El Capital. Fuemiembro fundador de la Liga de los Comunistas (1847-1850) y de la Primera Internacional(1864-1872).BiografíaKarl Marx fue el tercero de siete hijos de una familia judía de clase media. Su padre,Herschel Mordechai (luego Heinrich) Marx, quien era descendiente de una larga línea derabinos, ejercía la abogacía en Tréveris, su ciudad natal. Era además consejero de justicia,sin embargo recibió fuertes presiones políticas, por parte de las autoridades prusianas que leprohibieron continuar con sus prácticas legales de acuerdo a su religión y le obligaron aabrazar el protestantismo para poder mantener el cargo en la administración de Renania. Sumadre fue Henrietta Pressburg, nacida en los Países Bajos, y sus hermanos fueron Sophie,Hermann, Henriette, Louise, Emilie y Caroline.Realizó sus estudios de Derecho en la Universidad de Bonn pero los dejó para estudiarFilosofía en Berlín. Se doctoró en 1841 en Jena con una tesis titulada Diferencia entre lafilosofía de la naturaleza de Demócrito y la de Epicuro. Pronto se implicó en la elaboraciónde trabajos en torno a la realidad social, colaborando en 1842 junto con Bruno Bauer en laedición de la Gaceta Renana (Rheinische Zeitung), publicación de la que pronto llegó a serredactor jefe. Durante este período también frecuentó la tertulia filosófica de Los Libres(Die Freien). La publicación finalmente sería intervenida por la censura, y posteriormente,Marx tuvo que marchar al exilio.
  • El periodo de ParísJunto a Ruge funda en París la revista Anales franco-alemanes (Deutsch-französischeJahrbücher), de la que fue director, si bien durante poco tiempo ya que el gobierno francésla cierra por presión del gobierno prusiano. En 1844, en París, Marx conoce y traba amistadcon Friedrich Engels, que se convertirá en su principal colaborador y además le ofrecerá enmúltiples ocasiones apoyo económico debido a la penuria económica a la que se vesometida su familia dada la eventualidad de sus ingresos. También conocerá en Francia aotros importantes pensadores socialistas de la época tales como Pierre-Joseph Proudhon,Louis Blanc y Mijaíl Bakunin y al poeta alemán Heinrich Heine. Escribió sus reflexionesteóricas de esa época en una serie de cuadernos de trabajo que póstumamente fueronpublicados como los Manuscritos económicos y filosóficos. Por otra parte, el peso políticode sus artículos periodísticos le hizo ganar fama de revolucionario, lo que provocó suexpulsión de Francia.El periodo de Bruselas y del ManifiestoEstablecido en Bruselas, funda la Liga de los Comunistas, tras lo cual se declara apátrida,ateo y revolucionario. Tras el periodo revolucionario de 1848 y la publicación delManifiesto del Partido Comunista, en coautoría con Engels, se traslada a Colonia, dondeorganiza un nuevo diario, "Nueva Gaceta Renana" (Neue Rheinische Zeitung). Su nuevapublicación alcanza un éxito inmediato, en el contexto de una época de fuerte sentimientosocial y compromiso revolucionario. En consecuencia, es prohibido por el gobierno renano.El periodo de Londres y El CapitalEs ahora cuando Marx se dedica a la escritura de una de sus obras fundamentales, ElCapital, que elabora en las salas de lectura del Museo Británico. El primer volumen de ElCapital no verá la luz hasta 1867, tras dieciocho años de trabajo.Además, Marx participó en la fundación y organización de la Primera Internacional (28 deseptiembre de 1864), conocida como la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT),participando activamente en las discusiones. A él se le encarga la redacción delLlamamiento inaugural de la Internacional y participa en la elaboración de su estatuto yotros documentos. Se entablará a partir de los debates un enfrentamiento entre Marx yBakunin, que terminará con la expulsión de este último en el Congreso de La Haya de 1872y la salida de la Internacional de las secciones bakunistas. Estos últimos, reunidos en elCongreso de Saint-Imier (Suiza), no reconocerían los acuerdos de La Haya y refundarían laInternacional.Tras la derrota de la Comuna de París de 1871, que significó un duro golpe para laInternacional, Marx se retiró de la lucha política y se dedicó a la escritura de supensamiento. El 14 de marzo de 1883 falleció en Londres y su tumba se encuentra en elcementerio de Highgate.
  • Vida familiarMarx en 1882.Karl Marx se casó con Jenny von Westphalen, hermana del ministro de Interior prusiano,amiga de infancia con la que se comprometió siendo ya estudiante, pero sólo consiguiócasarse con ella tras la muerte de los padres de ésta, que se oponían a la relación, y trasconseguir una cierta estabilidad económica (eventual) como director de los "Anales franco-alemanes". Vivieron con fuertes penurias económicas debido a la irregularidad de losingresos de Marx, a la persecución política (que censuraba y clausuraba las revistas quepublicaba) y a tener que mudarse constantemente de país. Marx tuvo con Jenny vonWestphalen 6 hijos, en 1849 esperaban ya el cuarto, en 1855 ya habían fallecido tres-Guido, Franciska y Edgar- convulsiones, bronquitis y tuberculosis serían las causas, lapequeña, Eleonora Marx formó parte del movimiento feminista y Laura Marx, se casó conel dirigente socialista francés Paul Lafargue, y se suicidó junto a él en 1911.Con ellos vivía Helene Demouth, quien les ayudaba en las tareas domésticas y tenía unaexcelente relación con la familia Marx. Era especialmente cercana a Karl, tanto así, que sesupone que tuvo un hijo ilegítimo con ella que fue reconocido por Friedrich Engels comopropio para evitar controversias dentro del matrimonio de Karl y Jenny.Marx tuvo una vida personal dedicada de forma exhaustiva al estudio de las diferentesdisciplinas del pensamiento y en especial de la filosofía e historia lo cual implicó que nuncatuviera estabilidad económica; sin embargo, contó siempre con el apoyo fiel eincondicional de su amigo Engels.PensamientoTestigo y víctima de la primera gran crisis del capitalismo (década de 1830) y de lasrevoluciones de 1848, Marx se propuso desarrollar una teoría económica capaz de aportar
  • explicaciones a la crisis, pero a la vez de interpelar al proletariado a participar en ellaactivamente para producir un cambio revolucionario.La obra de Marx ha sido leída de distintas formas. En ella se incluyen obras de teoría ycrítica económica, polémicas filosóficas, manifiestos de organizaciones políticas, cuadernosde trabajo y artículos periodísticos sobre la actualidad del siglo XIX. Muchas de sus obraslas escribió junto con Engels. Los principales temas sobre los que trabajó Marx fueron lacrítica filosófica, la crítica política y la crítica de la economía política.Algunos autores pretendieron integrar la obra de Marx y Engels en un sistema filosófico, elmarxismo, articulado en torno a un método filosófico llamado materialismo dialéctico. Losprincipios del análisis marxista de la realidad también han sido sistematizados en elllamado materialismo histórico y la economía marxista. Del materialismo histórico, quesitúa la lucha de clases en el centro del análisis, se han servido numerosos científicossociales del siglo XX: historiadores, sociólogos, antropólogos, teóricos del arte, etc.También ha sido muy influyente su teoría de la alienación.Otros autores, entre los que destaca Louis Althusser, argumentan que los escritos de Marxno forman un todo coherente, sino que el propio autor, al desarrollar sus reflexiones críticassobre la economía política durante la década de 1850, se desembarazó de su propiaconciencia filosófica anterior y comenzó a trabajar científicamente. Desde esta perspectivano existiría una ciencia marxista, sino un científico, Karl Marx, que fue un pionero en lacomprensión de los mecanismos fundamentales que rigen el funcionamiento de la sociedadmoderna, en especial con su reelaboración de la teoría del valor, y cuya obra cumbre fue ElCapital.Las obras de Marx han inspirado a numerosas organizaciones políticas comprometidas ensuperar el capitalismo. Por una parte, habría que señalar la interpretación que han realizadolos leninistas, partidarios de que una vanguardia del proletariado, organizada en un partidorevolucionario, preparado, si es necesario, para trabajar en la clandestinidad, empuje a laclase obrera a hacerse con el poder mediante la fuerza insurreccional de masas, para asíderrocar a sus antiguas clases opresoras y dominantes, la burguesía y la aristocracia,expropiándolas de su control sobre el aparato de Estado y los medios de producción, yprocediendo a la construcción de un Estado obrero que, además de instituir a aquélla comoclase dominante, le permita avanzar hacia el socialismo —sociedad altamente igualitaria ysolidaria, sobre la base de la democracia obrera y la propiedad social sobre los medios deproducción, y un fuerte desarrollo productivo y cultural, con una economía planificadacapaz de suplir holgadamente las principales necesidades mayoritarias— y la desapariciónde la división de la sociedad en clases, hasta llegar al comunismo —sociedad sin clasessociales y sin Estado, basada en un altísimo nivel de civilización—.Por otra, la que realiza la socialdemocracia, en sus orígenes contraria a la tácticarevolucionaria y partidaria de avanzar hacia el socialismo a través de progresivas reformasparlamentarias (hay que decir que la mayoría de partidos socialdemócratas han ido poco apoco reformando sus planteamientos, hasta aceptar la economía de mercado). Otrosteóricos, como los del comunismo consejista son partidarios de la toma del poder por partede la clase obrera autoorganizada y no por parte de un partido.
  • Ideas filosóficasDurante su juventud, y mientras se formaba en filosofía, Marx recibió la influencia delfilósofo alemán predominante en Alemania en aquel tiempo, Hegel. De este autor tomó elmétodo del pensamiento dialéctico, al que, según sus propias palabras, pondría sobre suspies; significando el paso del idealismo dialéctico del espíritu como totalidad a una"dialéctica del devenir constante" donde la síntesis, a diferencia de Hegel, no había sidorealizada. Además, sigue utilizando el método dialéctico para analizar las contradiccionesen la historia de la humanidad y, específicamente, aquella entre el capital y el trabajo.Una interpretación sobre el desarrollo de la obra de Marx, proveniente del francés LouisAlthusser, considera que los escritos de Marx se dividen en dos vertientes. Estainterpretación es relevante en la exegética marxista, pero a la vez es muy polémica y pocosautores la mantienen al día de hoy. Althusser encuentra dos etapas:1 - Marx joven (hasta 1845) período en que estudia la alienación (o enajenación) y laideología, desde una perspectiva cercana al humanismo influida en gran parte por lafilosofía de Ludwig Feuerbach.Marx se pregunta y contesta en sus Manuscritos de 1844:¿En qué consiste, entonces, la enajenación del trabajo? Primeramente en que el trabajo es externo altrabajador, es decir, no pertenece a su ser; en que en su trabajo, el trabajador no se afirma, sino quese niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sinoque mortifica su cuerpo y arruina su espíritu. Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera deltrabajo, y en el trabajo fuera de sí. Está en lo suyo cuando no trabaja y cuando trabaja no está en losuyo. Su trabajo no es, así, voluntario, sino forzado, trabajo forzado. Por eso no es la satisfacciónde una necesidad, sino solamente un medio para satisfacer las necesidades fuera del trabajo. Sucarácter extraño se evidencia claramente en el hecho de que tan pronto como no existe una coacciónfísica o de cualquier otro tipo se huye del trabajo como de la peste. El trabajo externo, el trabajo enque el hombre se enajena, es un trabajo de autosacrificio, de ascetismo. En último término, para eltrabajador se muestra la exterioridad del trabajo en que éste no es suyo, sino de otro, que no lepertenece; en que cuando está en él no se pertenece a sí mismo, sino a otro. (...) Pertenece a otro, esla pérdida de sí mismo. [1]Paralelamente a estas ideas describe al hombre con diversas concepciones: lo considera unser real de carne y hueso; es únicamente el resultado de la historia económica, un predicadode la producción de la misma historia.Piensa que el hombre se realiza modificando la naturaleza para satisfacer sus necesidadesen un proceso dialéctico en que la transformación de agente y paciente es transformaciónmutua. La autogeneración del hombre es un proceso real, histórico – dialéctico,entendiéndose la dialéctica como proceso y movimiento a través de la superación sintéticade las contradicciones.Cuando Marx habla de realidad hace referencia al contexto histórico social y al mundo delhombre. Asegura que el hombre es sus relaciones sociales.
  • Para Marx, lo que el hombre es no puede determinarse a partir del espíritu ni de la idea sinoa partir del hombre mismo, de lo que éste es concretamente, el hombre real, corpóreo, enpie sobre la tierra firme. El hombre no es un ser abstracto, fuera del mundo sino que elhombre es en el mundo, esto es el Estado y la sociedad.La libertad, la capacidad de actuar eligiendo, está limitada a las determinaciones históricas,pero es, al mismo tiempo, el motor de aquéllas cuando las relaciones sociales y técnicasentran en crisis.Dios, la Filosofía y el Estado constituyen alienaciones en el pensamiento, alienacionesdependientes de la alienación económica, considerada para Marx única enajenación real.En líneas generales, Marx defiende la idea de que la alineación empobrece al hombresociohistórico negándole la posibilidad de modificar aspectos de los ámbitos en los que seve involucrado, provocándole una conciencia falsa de su realidad. Sin embargo, éste es unhecho que puede suprimirse.Políticamente, el pensador alemán aboga por una sociedad comunista. Entre el hombrealienado (aquel que no coincide consigo mismo) y el hombre comunista (aquel quefinalmente es igual a hombre) se coloca el proceso transformador. Sólo en la sociedadcomunista habrá desaparecido toda alienación.2 - Marx maduro (1845-1875): Según Althusser, 1845, el año de La ideología alemana ylas Tesis sobre Feuerbach, marca la ruptura epistemológica (concepto tomado de GastonBachelard). A partir de la cual Marx rompe con su etapa anterior, ideológica y filosófica, einaugura un período científico en el cual desarrolla estudios económicos e históricos usandoel método del materialismo histórico. Como diría Althusser, Marx inaugura el continentehistoria.Este es, eminentemente, el período de su magna obra: El capital. Crítica de la economíapolítica. No hay que olvidar, por otro lado, los textos de los que esta obra surge: laContribución a la crítica de la economía política (que dará material para el primer capítulode El capital) o los Grundrisse, cuyo tardío descubrimiento dio mucho que hablar sobre lascontinuidades de Marx con su primera etapa, y proporcionó de argumentos a los críticos dela ruptura epistemológica. Durante su etapa de madurez, la obra de Marx se vuelve mássistemática y surgen sus conceptos económicos más destacados: la teoría del valor, laexplotación como apropiación de plusvalía, o la teoría explicativa sobre las crisiscapitalistas.Sin embargo otros autores, incluido Erich Fromm, niegan la "ruptura epistemológica" ysostienen que la idea de enajenación es la fundamental durante todo el pensamiento de KarlMarx. Más cercanos al humanismo, no consideran que haya un joven y un viejo Marx yreivindican la continuidad de su obra alrededor de un concepto del hombre y su enajenaciónen el capitalismo.Críticos de Marx
  • La importancia de Karl Marx en el panorama intelectual y político del siglo XIX, y de sulegado en el siglo XX, han provocado numerosas críticas a su obra y su persona. En el sigloXIX, las principales críticas provenían de intelectuales y organizaciones del movimientoobrero que sostenían posturas políticas distintas a las de Marx. Entre otros, Bakunin,anarquista y rival en la inspiración de la Internacional, consideraba autoritario a Marx.[cita requerida]Durante el último tercio del siglo XIX y, sobre todo durante el siglo XX, la fuerza delmarxismo en los ambientes intelectuales y organizaciones políticas de todo el mundo hizoque numerosos pensadores conservadores y liberales intentasen refutarlo. Algunas críticasse centran en elementos concretos de la obra de Marx, mientras otras se oponen a alguna delas versiones del canon marxista elaborado por las organizaciones políticas y losintelectuales socialistas o comunistas.Poco después de la muerte de Marx, el economista austríaco Böhm-Bawerk publicó variosensayos sobre el subjetismo del valor, entre ellos Karl Marx and the Close of His System,de 1896, donde propuso refutar El Capital y la teoría del valor-trabajo marxista, en tantoque teorías del campo de la economía. Ya en el siglo XX, una de las críticas másinfluyentes[cita requerida] ha sido la de Karl Popper. En La sociedad abierta y sus enemigosanalizó lo que llama profecías marxistas, según su opinión desmentidas por la historia.Popper escribió también un ensayo crítico con las "pretensiones" del marxismo comociencia de la historia, considerando que incurre en lo que llama historicismo.En el plano de la crítica personal, el historiador Paul Johnson dedica a Marx un capítulo deIntellectuals, un libro en el que resalta la mezquindad personal de muchas otras luminariasintelectuales.