Your SlideShare is downloading. ×
0
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Tendenicia en la prensa dominicana
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Tendenicia en la prensa dominicana

500

Published on

Resumen del estudio de la prensa dominicana y el tratmiento que dan a las informaciones que tienen que ver con Haiti y los haitianos en la República Dominicana

Resumen del estudio de la prensa dominicana y el tratmiento que dan a las informaciones que tienen que ver con Haiti y los haitianos en la República Dominicana

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
500
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Tendencias de las Informaciones publicadas en la prensa dominicana sobre la temática haitiano-dominicana Propósito: Contribuir a concienciar a los/as periodistas de la República Dominicana y Haití, sobre la gran incidencia que tiene su labor informativa sobre el curso de las relaciones haitiano-dominicanas, así como su responsabilidad de ayudar a fomentar una opinión pública favorable a la construcción de mejores relaciones entre los dos pueblos.
  • 2. Objetivos Específicos: <ul><li>Analizar las informaciones publicadas en la prensa haitiana y dominicana sobre República Dominicana y Haití respectivamente, durante los tres últimos años; </li></ul><ul><li>Ver las tendencias de dichas informaciones, si van en el sentido de contribuir o no a mejorar las relaciones entre los dos países. </li></ul>
  • 3. METODOLOGIA <ul><li>El siguiente estudio documental se realizó a partir de una selección y recopilación de informaciones contenidas en noticias, artículos de opinión, editoriales, reportajes, y entrevistas publicados en seis diarios impresos de circulación nacional. </li></ul><ul><li>Las fuentes consultadas fueron los periódicos impresos matutinos de circulación nacional Listín Diario, El Caribe, Hoy, Diario Libre y el vespertino El Nacional. </li></ul><ul><li>La recopilación documental abarcó el periodo comprendido entre el mes de marzo de 2004 y todos los meses de los años 2005 y 2006, también incluye el primer trimestre del 2007. </li></ul>
  • 4. METODOLOGIA <ul><li>La recopilación fue realizada a través de visitas a los archivos de centros documentales del Centro Bonó, el Archivo de la Nación y otros centros de documentación. </li></ul><ul><li>Cumpliendo con los criterios de selección que establecía la selección de 10 documentos de prensa por mes, divididas en los géneros periodísticos siguientes: cinco noticias, tres artículos de opinión, un reportaje, y un editorial, lo que arroja un total de 360 informaciones. </li></ul><ul><li>De los diez documentos de prensa seleccionados por mes, el equipo investigador debía tomar en cuenta los temas derechos humanos, frontera, comercio binacional, migración e inmigrantes haitianos/as, relaciones dominico-haitianas. </li></ul><ul><li>Los criterios para la elección de las informaciones debían reflejar el universo de las fuentes, es decir, que cada género tuviera una cuota de diferentes medios impresos. </li></ul>
  • 5. METODOLOGIA <ul><li>Por la importancia que representan los editoriales, como forma de posicionamiento del medio, se fue flexible en aumentar la cantidad de números de editoriales seleccionados, así como el equipo investigador considerando los criterios de las fuentes, aumentó también, en algunos casos la cuota de recolección de información establecidas. </li></ul><ul><li>Para la sistematización y análisis de los contenidos, se elaboraron varios instrumentos (anexos): uno con la finalidad de recoger información a partir de artículos de prensa con respecto a las tendencias noticiosas en el tema haitiano dominicano. Un segundo instrumentos se utilizó en el levantamiento de información, con respecto a géneros editoriales y crónicas de prensa. </li></ul><ul><li>Después de sistematizadas las informaciones se procedió a hacer un análisis de contenido, tomando en cuenta las tendencias de las informaciones publicadas, el lenguaje utilizado; si discrimina o contribuye a la convivencia entre ambos pueblos, la intencionalidad, el manejo del contexto histórico, y la utilización del tema haitiano como justificador de realidades socioeconómicas en República Dominicana. </li></ul>
  • 6. Contexto: Los Medios <ul><li>La selección de los periódicos Listín Diario, El Nacional, Hoy, El Caribe y Diario Libre para el presente estudio no es fortuita, sino porque representan los medios impresos de mayor influencia en la opinión pública, en la población dominicana y además, representan determinados grupos económicos e intereses políticos, con fuerte incidencia en los estamentos del Estado y en los organismos que definen las políticas públicas. </li></ul><ul><li>En los últimos años, diversos sectores han arreciado su campaña a través de la prensa contra la presencia de migrantes haitianos/as en el país, a quienes atribuyen, entre otras cosas, desplazar a la mano de obra local en sectores claves de la economía criolla, “transmitir enfermedades” y una cultura ajena a la nuestra. Exacerban los ánimos de nuestra población y de los gobernantes, creando los cimientos para que se produzcan acontecimientos nefastos. </li></ul><ul><li>Esta violenta y permanente campaña a través de los medios de comunicación ha tenido sus efectos en una gran parte de la población dominicana, que en algunas ocasiones se han expresado con niveles de violencia cuando algún nacional haitiano se ha visto involucrado en supuestos actos delictivos </li></ul>
  • 7. Contexto <ul><li>El tema de las relaciones dominico-haitianas en el período 2004-2007, estuvo muy latente en la agenda pública nacional en determinadas coyunturas: Cuando se produjo la salida forzada de Jean Bertran Aristide de la presidencia de Haití, en febrero de 2004 y el establecimiento del gobierno de transición encabezado por Alexandre-Latourte. </li></ul><ul><li>Y en el plano nacional, el ascenso al poder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y del doctor Leonel Fernández a la presidencia, apoyados por grupos minoritarios nacionalistas, así como la aprobación de la nueva Ley de Migración, en la madrugada del 15 de agosto de 2004 y las repatriaciones masivas de inmigrantes haitianos/as y de dominicanos/as de ascendencia haitiana, en mayo del 2005, entre otros hechos trascendentes en ambos lados de la Isla y que repercutieron en los medios masivos, motivando la atención y seguimiento de una parte importante de la población dominicana. </li></ul>
  • 8. AÑO 2004 <ul><li>En los primeros meses del 2004, el tema central sobre Haití en los medios impresos dominicanos fue la crisis política surgida como consecuencia del enfrentamiento entre los llamados “rebeldes” y las fuerzas partidarias del presidente Jean Bertrand Aristide. </li></ul><ul><li>La tendencia con respecto al abordaje informativo de la situación registrada previo y posterior a la salida de Aristide, estuvo matizada por la visión estereotipada de que Haití vive un permanente estado de “violencia generalizado”, por lo que la catalogaban como “insegura” y en la cual era “necesaria” una fuerza internacional para “contener la ola de violencia, incendios y saqueos”; porque el “caos se había adueñado de la capital haitiana”. </li></ul><ul><li>En esa intención de desvirtuar la realidad haitiana y sobredimensionar los acontecimientos políticos que ocurrían en Puerto Príncipe, en la construcción de una imagen negativa sobre Haití, jugó un rol importante la forma sensacionalista de los contenidos noticiosos despachados al mundo por las agencias internacionales, entre ellas Prensa Asociada (AP), de Estados Unidos, la Agencia Francesa de Prensa (AFP), la Agencia española EFE, y en menor medida la DPA. </li></ul><ul><li>La visión estigmatizada del país vecino, contribuyó a reforzar en la mentalidad de un amplio segmento de la población dominicana, la idea de que Haití es un país inviable y un “Estado fallido”, como constantemente pregonan sectores conservadores y representantes de instituciones gubernamentales dominicanas. </li></ul><ul><li>Utilizando el poder de penetración de los medios de comunicación en masivas audiencia, desde las grandes agencias internacionales se proyectaba al mundo, con cierto tono de exageración y dramatismo, los enfrentamientos registrados entre grupos </li></ul><ul><li>Otra tendencia que revela el análisis de las informaciones de las agencias internacionales sobre la crisis post Aristide, publicadas en la prensa dominicana, es la doble moral </li></ul>
  • 9. Del 2004 al 2007 Violencia y desastres naturales: sensacionalismo de las agencias internacionales y su repercusión en los medios dominicanos <ul><li>hay un interés marcado de destacar de forma sensacionalista dos aspectos de las crisis políticas que vivió Haití antes y después de la salida de Aristide de la presidencia: la violencia y las tragedias naturales. </li></ul><ul><li>En la medida en que se recrudecían los enfrentamientos entre los grupos en pugna, aumentaba el temor del lado dominicano, de que se produjera un éxodo masivo de ciudadanos/as haitianos/as huyéndoles a la violencia; al incremento de la pobreza y a la inseguridad. </li></ul><ul><li>Otro tema utilizado por las agencias internacionales fue el referido a la supuesta utilización del territorio dominicano en el entrenamiento de los rebeldes anti-Aristide, la transferencia de armas y la planificación del golpe. </li></ul>
  • 10. La posición editorial de los medios sobre el tema haitiano-dominicano <ul><li>Los editoriales de los medios informativos representan la posición oficial de éstos y, por consiguiente, reflejan en los planteamientos que hacen, en determinadas coyunturas políticas o contradicciones entre grupos que luchan por el poder, a cuáles intereses responden. </li></ul><ul><li>Otro aspecto que destacas como tema recurrente en la política editorial de los medios impresos estudiados, es la defensa a la nacionalidad, la soberanía y los valores patrios, amenazados por la “masiva presencia de inmigrantes haitianos/as y sus descendientes. </li></ul><ul><li>Pero también la tendencia del editorial es a incentivar la división entre ambas naciones, pueblos y Estados, cuando sentencian que “para completar su conducta grosera y provocativa, esos haitianos se dedicaron también a lanzar consignas contra las autoridades nacionales”. </li></ul><ul><li>La intención del diario de exacerbar los ánimos contra la migración haitiana es evidente </li></ul><ul><li>se condiciona a la opinión pública para que acepte futuras medidas represivas contra los responsables de posibles “ultrajes” contra la Patria, en este caso contra migrantes haitianos </li></ul><ul><li>Algunos diarios critican indirectamente el nivel de acercamiento existente entre las comunidades fronterizas de ambos lados de la isla, calificándolo como un “contrasentido”, </li></ul>
  • 11. Tema Migratorio, Seguridad y frontera. <ul><li>Como ha sido la tendencia de la mayoría de los medios, al momento de abordar el tema de la migración haitiana o el caso de dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana, se basan en la especulación y en las informaciones suministradas por las fuentes oficiales, las cuales manipulan y exageran los acontecimientos. </li></ul><ul><li>El único objetivo es que sus denuncias tengan impacto en la opinión pública, aunque no aporten las pruebas y elementos que la sustenten. Lo importante es incidir en la agenda pública e insertarse en la moda, cuando colocan el fenómeno migratorio como tema de discusión coyuntural. </li></ul><ul><li>Se visualiza el tema haitiano como un problema, una carga para el país, se intenta propagar, culpándolos del incremento de una parte de la delincuencia en suelo dominicano. </li></ul><ul><li>Una minoría de medios plantean en este tema la unidad entre las dos naciones o estados, como “una obligación” para ser favorecidas en negociaciones comerciales, tanto con el CARICOM como con la Unión Europea, pero no como un deber que, por razones históricas y de cercanía, están llamados a impulsar los pueblos haitiano y dominicano, sobre la base de la convivencia y la ayuda recíproca. </li></ul><ul><li>Otros medios, es que en varios editoriales se reproduce la idea de que Haití es un país caracterizado por la desorganización y lo cita para descartar la posibilidad de ambos gobiernos impulsen acciones conjuntas para enfrentar el trafico de drogas, porque las dos naciones habían sido señaladas en un informe del Departamento de Estado. Además, habla de la presencia de dos millones de haitianos en el país. ¿De dónde sale esa cifra? Fuentes expertas hablan de menos de un millón de haitianos y algunos de medio millón.  </li></ul>
  • 12. Conflicto, Seguridad y Frontera <ul><li>La tendencia a destacar los conflictos en los que han estado involucrados inmigrantes y algunas poblaciones dominicanas, es notoria en varios de los editoriales. </li></ul><ul><li>Una de las tendencias más claras de los medios de comunicación dominicanos es la de presentar a Haití como la cuna de todos los males de violencia, pobreza, deterioro del medio ambiente. Con esto justifican las políticas de repatriaciones masivas, la militarización de la zona fronteriza. </li></ul><ul><li>Nos fijamos cómo el reforzamiento de la zona fronteriza no se presenta como una noticia aparte, sino como una consecuencia de la violencia ocasionada por los haitianos. </li></ul><ul><li>COMERCIO y ECONOMÍA </li></ul><ul><li>Justo es reconocer, que ha diferencia de otros medios Hoy aborda de una manera más positiva el tema de las relaciones dominico haitianas e incentiva el intercambio comercial entre las dos naciones vecinas. </li></ul><ul><li>apuesta a una etapa más positiva y promisoria en las relaciones haitiano-dominicanas, y destaca como ejemplo la celebración en el mes de noviembre del 2004, de la Feria Binacional Ecoturística y de Producción, realizada en la comunidad fronteriza. </li></ul><ul><li>Otra tendencia dominante en los editoriales es a valorar las relaciones dominico-haitiana, desde el ámbito económico, restándole importancia e invisibilizando los intercambios culturales y los vínculos entre organizaciones binacionales y entre las comunidades cercanas a las fronteras norte y sur. </li></ul><ul><li>) En julio de 2005, hay un bombardeo de la imagen de que migrantes de Haití roban los empleos a nacionales de RD, y se anuncian y llevan a cabo medidas de repatriación. </li></ul>
  • 13. Relaciones diplomáticas entre ambos países <ul><li>Una tendencia que se ha mantenido durante los tres años ha sido el contraste entre los discursos de los gobiernos de ambas naciones que se manifiestan oficialmente como amistosas y de colaboración y las acciones que luego llevan a cabo, así como las relaciones entre los pueblos, que se manifiestan en la prensa como de violencia y rechazo de ambas partes. </li></ul><ul><li>Estas generalizaciones sobre los fuertes lazos comerciales entre RD y Haití, así como de los lazos de amistad entre los gobiernos sin ningún tipo de especificaciones y sin criticidad, muestra que la prensa juega el rol de desinformación. </li></ul><ul><li>Vemos una vez más, cómo la prensa contribuye activamente a presentar la imagen de claridad desde las voces oficiales del gobierno dominicano, mientras no ofrece reales informaciones sobre las políticas concretas con respecto a las relaciones domínico-haitianas. </li></ul><ul><li>Por otro lado, la prensa también construye una imagen de que el gobierno dominicano tiene una buena voluntad hacia Haití y de que su único interés es fortalecer el proceso democrático en el vecino país. Así, tenemos titulares como “El gobierno dominicano respalda a ONU en Haití” [1] y “Respetarán derechos de haitianos” [2] . Está muy claro de cómo los medios de comunicación contribuyen a continuar deteriorando la relación entre ambas naciones y ambos pueblos. </li></ul><ul><li>[1] Listín Diario. 15/01/05. Pág. 11 </li></ul><ul><li>[2] Hoy. 24/6/05. Pág. 6 </li></ul>
  • 14. Conclusiones y Recomendaciones Peso informativo de los temas 04-07
  • 15. CONCLUSIONES SINTESIS DE LOS PRINCIPALES HALLAZGOS <ul><li>A partir del análisis de las informaciones publicadas sobre la temática dominico-haitiana, en los cinco diarios dominicanos analizados, el equipo investigador concluyó que la mayoría de los contenidos marcan una tendencia a no contribuir a mejorar las relaciones entre los dos pueblos y los estados, por el contrario, estas informaciones en su mayoría promueven el “antihaitianismo histórico” o de “Estado”, que ha juicio del historiador Frank Moya Pons y otros intelectuales nacionales han marcado las relaciones entre ambas naciones y pueblos. </li></ul>
  • 16. CONCLUSIONES <ul><li>Esta situación se ve expresada tanto en las informaciones, artículos de opinión y los editoriales de los periódicos analizados para los fines de esta investigación. </li></ul><ul><li>El equipo investigador encontró como una de la principal tendencia en los contenidos, los constantes llamados a defender la patria del “peligro haitiano”, reproduciendo el discurso propio de sectores nacionalistas, lo cual se expresa en titulares como “La patria en peligro”, “Deshaitianizar el país”, “El dilema del país: actuar o perecer”, “La dominación haitiana”, “Hay que defender el país”, “Un proyecto antinacional” y “Lo oscuro en el problema haitiano”. </li></ul>
  • 17. CONCLUSIONES <ul><li>Con relación a la historia dominico-haitiana </li></ul><ul><li>A partir de los documentos periodísticos analizados se evidencia que los acontecimientos históricos ocurridos en el Siglo XIX (1822-1844), perviven en la mentalidad de muchos hacedores de opinión, intelectuales y la elite política dominicana, que los utiliza como pretexto para incentivar sentimientos y prejuicios antihaitianos. </li></ul>Esto se evidencia, por ejemplo, en el tratamiento e interpretación de la masacre contra miles de haitianos, en 1937, ordenada por dictador Rafael Leonidas Trujillo, la cual es tergiversada en su contexto histórico, presentando dichos acontecimientos como una posible solución para frenar lo que algunos sectores nacionalistas llaman “invasión silenciosa o pacífica”.
  • 18. Conclusiones <ul><li>Con relación a los y las migrantes haitianos/as residentes en República Dominicana, el equipo investigador concluyó que hay una tendencia a reproducir los grandes mitos que sobre los inmigrantes se plantea siempre en los países de acogida: </li></ul><ul><li>Los y las migrantes haitianos/as se proyecta como un peligro para la soberanía, costumbres, y tradiciones culturales dominicanas. </li></ul><ul><li>A través de los medios de comunicación se refuerzan las ideas que vinculan el desempleo en República Dominicana al desplazamiento de la mano de obra local, por trabajadores inmigrantes haitianos, con especificación en los sectores agrícola, construcción, y servicios, que incluye turismo y comercio informal. Pero se oculta que los y las migrantes desempeñan trabajos mal remunerados y que los y las dominicanas se niegan a ejecutar. </li></ul><ul><li>Los medios destacan constantemente en informaciones, artículos de opinión y notas editoriales, el estereotipo de que los inmigrantes haitianos son una carga para el Estado dominicano. </li></ul><ul><li>Los medios de comunicación invisibilizan los aportes de los y las migrantes al desarrollo de la economía dominicana, que según el estudio “Aportes del inmigrante haitiano a la economía dominicana” publicado por el Centro Cultural Dominico Haitiano (CCDH), en julio del 2007, representa en el sector de la construcción un aporte de un 6.8% del PIB. </li></ul><ul><li>Sectores periodísticos y del sector salud, acusan directamente a los y las migrantes haitianos/as de la transmisión de un grupo de enfermedades infectocontagiosas y el consumo de una buena parte de las cuotas del presupuesto de Salud Pública, que se dedica a su atención. </li></ul><ul><li>En el discurso mediático hay una tendencia a abordar el tema de los y las migrantes haitianos/as en la mayoría de los casos, cuando hay acontecimientos conflictivos en los que están involucrados nacionales haitianos, con el objetivo de estigmatizarlo y relacionarlo a actos violentos y al problema de la delincuencia y otros delitos. </li></ul><ul><li>Los medios objetos de estudio dedican poco espacio en su agenda informativa a destacar el intercambio cultural y la convivencia entre ambos pueblos, en contradicción con la cobertura y sensacionalismo dedicados a conflictos ocurridos en algunas poblaciones, que involucran residentes y nacionales haitianos. (Caso Hatillo Palma, Moca, Haina, etc.). </li></ul><ul><li>Con relación a la realidad haitiana l as informaciones relacionadas a la situación sociopolítica de Haití, publicadas en los medios de comunicación de República Dominicana, en el periodo analizado, provienen casi en su totalidad de fuentes de agencias de noticias internacionales, en las que se presenta el caso haitiano como “Estado inviable” y se presenta la dinámica social, política y económica en un caos permanente y carente de la institucionalidad que debe caracterizar a un Estado moderno. </li></ul><ul><li>Esta tendencia fue más evidente durante la coyuntura pre y post derrocamiento del ex presidente Jean Bertrand Aristide y el tratamiento a los enfrentamientos violentos escenificados en la capital haitiana Puerto Príncipe, entre los bandos en pugnas. </li></ul>
  • 19. Recomendaciones <ul><li>Organizar un procesos de sensibilización de los actores y actrices que intervienen en los medios de comunicación (directores/as, periodistas, editores/as, diseñadores/as), para que en los contenidos noticiosos se promueva utilizar un lenguaje no discriminatorio ni excluyente, al momento de abordar el fenómeno migratorio y las relaciones haitiano-dominicanas. </li></ul><ul><li>Promover un mayor intercambio entre periodistas de la isla, con el fin de fortalecer los vínculos e impulsar alternativas que permitan un mejor abordaje de la temática haitiano-dominicana en los medios de comunicación de ambas naciones. </li></ul><ul><li>Incentivar que los y las periodistas haitianos/as y dominicanos/as promueven ante los/as directores, editores/as de los contenidos informativos el uso de un lenguaje que contribuya a mejorar las relaciones entre ambas naciones. </li></ul><ul><li>Retomar el planteamiento hecho en seminarios y encuentros anteriores de periodistas binacionales, de crear canales de comunicación entre comunicadores y comunicadoras de los países, que permitan el intercambio de informaciones sobre la realidad económica, social y política de ambas sociedades. </li></ul><ul><li>Estimular que los medios de comunicación de la isla resalten el intercambio cultural, comercial y la convivencia entre ambos pueblos, como una forma de superar los prejuicios históricos y las intenciones de las elites gobernantes de mantenerlos divididos. </li></ul><ul><li>Impulsar la coordinación de los medios alternativos de la isla, con el fin de fortalecerlos y aumentar su incidencia en la opinión pública de ambos países, para colocar en la agenda pública temas que contribuyan a fortalecer las relaciones binacionales. </li></ul><ul><li>Establecer unaagenda mediática e informativa. Una agenda sistemática. Agenda que ameritará de recursos para utilizar medios de prensa y comunicación. </li></ul><ul><li>Promover acuerdos de cooperación e intercambios entre los gremios periodísticos haitianos y dominicanos, que incluya visitas a ambas naciones para conocer las costumbres, e historias de ambas naciones. </li></ul>

×