Your SlideShare is downloading. ×
La INMIGRACIÓN en la CIUDAD DE BUENOS y los APORTES CULTURALES, SOCIALES Y ECÓNOMICOS
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

La INMIGRACIÓN en la CIUDAD DE BUENOS y los APORTES CULTURALES, SOCIALES Y ECÓNOMICOS

30,748
views

Published on

Los alumnos de 6º A trabajaron el tema con CONCIENCIA y COMPROMISO.

Los alumnos de 6º A trabajaron el tema con CONCIENCIA y COMPROMISO.

Published in: Education, Travel

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
30,748
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
60
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. INMIGRACIÓN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Por los alumnos de 6º A
  • 2. LA INMIGRACION EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES DAY & LULY 6º A
  • 3. Los primeros inmigrantes
    • En el período comprendido entre 1857 y 1932 arribaron a la Argentina 6.400.000 extranjeros, lo que permite afirmar que nuestro país se encuentra entre los que recibieron mayor inmigración, especialmente de origen europeo. La corriente inmigratoria más significativa numéricamente fue la procedente de Italia, España y Rusia.
  • 4.
    • Muchos de estos inmigrantes regresaron a su tierra, pero la mayoría de ellos se quedaron en nuestra Ciudad. Esto hizo de Buenos Aires una gran metrópoli cosmopolita en donde por sus calles se escuchaban diferentes acentos y aires de progreso. Este proceso inmigratorio dejó una impronta que aún sigue viva entre los porteños y que se deja ver en nuestras costumbres más cotidianas, en la idiosincrasia, en la arquitectura y en muchos otros aspectos más.
  • 5.
    • El barrio de Villa Crespo, gracias a la iniciativa del Intendente de su mismo nombre (Don Antonio Crespo) que propuso la radicación de la industria del cuero al final del siglo 19 y comienzos del 20. Hecho que significó el éxito económico de la zona y la absorción de la gran oferta de mano de obra operaria disponible formada por la gran inmigración internacional (que dobló a la población autóctona), sumada a los porteños e inmigrantes del interior del país que buscaban su inserción en la nueva clase económica en formación.
  • 6.
    • En 1886 se radica la fábrica denominada “La Nacional de Calzados” ubicada en la calle Murillo, que aún hoy conserva su imponente fachada. Como la cantidad de operarios de la fábrica era muy grande y el transporte era caro para esa clase trabajadora, los dueños de la empresa concibieron crear viviendas cercanas a la misma. A tal efecto el gerente de “La Nacional”, Salvador Benedit, encargó la construcción de una casa para vivienda de sus empleados y sus familias.
  • 7. EL CONVENTILLO DE LA PALOMA Maga y Agus 6º A
  • 8. DE LA ALDEA AL CONVENTILLO
    • Entre 1869 y 1914 la gran aldea pasó de 177.787 a 1.575.814 habitantes y devino en metrópoli internacional. Pero su expansión territorial, la educación y la salud pública, no impidió que la mayoría de ellos pasara de la aldea natal al conventillo.
  • 9. LOS INMIGRANTES
    • Los inmigrantes, junto a legiones de criollos, encontraron en estos sitios un refugio que no fue el soñado, era el que había. Y los había en todos los barrios, especialmente en los más centrales. En muchos casos caracterizó al conventillo la solidaridad que se brindaban sus habitantes, el cuidado con los ruidos, si se sabía del que trabajaba de noche y descansaba durante al día, así como los bailes formativos, poner dinero para quien enfermaba, aportando para algún entierro, el regalo a una novia, etc. Allí estuvieron nuestros antepasados y desde allí construyeron sus nuevas vidas.
  • 10. INMIGRANTES
    • Fueron el “horno” donde se “cocinaron” palabras luego incorporadas al vocabulario cotidiano, de esos cocoliches se formó nuestro idioma porteño. Esforzados por encontrar su lugar, intentaron nucleares con sus connacionales. Pero deben compartir costumbres diferentes y con el tiempo, del mismo modo que van cambiando los hábitos, las formas de vida y el lenguaje - aunque se trate del mismo idioma-, también irán cambiando, tratando de sobrevivir al conflicto entre su pasado y su presente.
  • 11.
    • El conventillo, la escuela, la sociedad de fomento o la mutual, clubes, etc., serán los espacios a compartir y el tiempo hará lo suyo. Se integraron poco a poco, a disgusto de los que los consideraron invasores, pero a gusto de la mayoría.
  • 12.  
  • 13.
    • Paloma, que entonces se llamaba “El Nacional”. Con ingreso por la calle Serrano al100 y también por Thames, a la misma altura, ya que la construcción se extendía a los 100 metros de la manzana. La construcción contaba con un patio lateral y ciento doce habitaciones con una cocina agregada en su frente.
    CONVENTILLO DE LA PALOMA
  • 14.
    • Los cuartos estaban ubicados a lo largo de dos pasillos angostos en la planta baja y una planta alta a la que se accedía por escaleras. Tenía también un patio lateral, pero las condiciones sanitarias y de hacinamiento eran graves.
  • 15.
    • Este personaje es el que rescata Don Alberto Vacarezza y recrea en su gran sainete (teatro popular) estrenado en 1929.
    • Vacarezza nace en Buenos Aires el 1º de abril de 1888 y muere en la misma el 6 de agosto de 1959. Su obra es muy prolífica en el arte del teatro, obras casi todas signadas por el éxito. Entre otras, el grueso de su producción está compuesto por más de 120 sainetes, donde se convierte en el más exitoso de este estilo, por ser el que mejor plasma la vida en los conventillos (vivienda colectiva), donde porteños, inmigrantes y provincianos se fusionaron y dieron como resultante el carácter porteño, con influencia directa sobre el idioma y nuestra música popular, el tango.
  • 16. LA INMIGRACION EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Camila y Agustina ♥
  • 17. LAS PRIMERAS ETAPAS DE LAS INMIGRACIÓNES EN BUENOS AIRES En una calle de Buenos Aires a fines del siglo XIX podíamos apreciar: un puesto de zapatero remendón catalán o napolitano, una mercería francesa, en una obra, albañiles italianos, en la vereda vendedores ambulantes sirios, al fondo una iglesia rusa o una sinagoga. Europa se dio cita a orillas del Río de la Plata. Entre los años 1875 y 1918, la inmigración le cambió la fisonomía a nuestro país. Más de cinco millones de extranjeros fueron recibidos en esos años por la Argentina. La ley nacional denominada de Avellaneda número 817, definió las condiciones para que inmigrante llegaron a buscar fortuna, o más simplemente algo para no morirse de hambre, desembarcaron un día en los muelles del Puerto de Buenos Aires. Muchos se quedaron en esta ciudad definitivamente. Las series estadísticas disponibles sólo reúnen datos a escala nacional como los Censos Nacionales de 1895, 1914 que no distinguen a los inmigrantes que se instalaron en Buenos Aires de los que se dirigieron al interior. Tanto Juan Bautista Alberdi como Domingo Faustino Sarmiento habían sido los principales difusores de la idea de que la inmigración contribuiría al progreso y desarrollo del país, y el Preámbulo de la Constitución de 1853, convirtió esa idea: “...para todos los hombres de buena voluntad que quieran habitar el suelo argentino
  • 18. LAS CONDICIONES DE LA INMIGRACIÓN
    • Para atraer a los inmigrantes hacia un país lejano y hacerles aceptar el desarraigo, hay que prometerles condiciones de vida mejores que las de su patria de origen. En el siglo XIX para la masa de campesinos pobres europeos, ninguna motivación era más poderosa que el acceso a la tierra. Y la Argentina disponía de inmensas extensiones de tierras vírgenes. Hasta los años 1850, la incesantes guerras entre caudillos, la baja demanda de mano de obra de la economía del cuero, la carencia de una legislación adecuada a la época, obstaculizaban la corriente migratoria, cambiando las condiciones en la época de la unidad nacional, siendo la Constitución de 1853, la que estimularía abiertamente la inmigración, con la ayuda del fin de las guerra civiles que aportan seguridad a los bienes y a las personas como también la exportación requirió mano de obra abundante. Pronto la Argentina sería un país cosmopolita por excelencia, y esta condición de “crisol de razas” le daría un carácter particular y tierra de promisión
  • 19.
    • En un amplio departamento del barrio de Belgrano viven Elena y Ernesto . Un matrimonio de inmigrantes de origen húngaro que, después de viajar por diferentes partes del mundo, se establecieron en Buenos Aires. Ella, con sus 76 años y él, con sus 88, son parte integrante de los años de la gran inmigración que eligió a la ciudad porteña como uno de sus destinos predilectos. Cómodamente, sentados en el sofá de su casa, nos cuentan algunas vivencias de aquellos años. Además, sus nietos, nos hablan de sus abuelos y nos dicen que heredaron de ellos.
    Entrevistas a Inmigrantes
  • 20.
    • ¿De dónde vinieron y cómo llegaron a Buenos aires?
    • Ernesto: Yo emigré desde Hungría en el año 1948. Mi primer destino fue la ciudad de Santiago, en Chile. Allí estuve 17 años y, en 1965, viajé a Nueva York. Viví un año en esa ciudad hasta que, finalmente, en 1966, me establecí en Buenos Aires.
  • 21.
    • Elena: Yo soy uruguaya, pero mis padres eran húngaros. Ellos, llegaron a Montevideo en el año 1920 sin saber a donde venían, arribaron en junio y estaban vestidos totalmente con ropa de verano. En aquellos años, en Europa, la cosa era muy simple, venir a América, no importa donde, la idea era irse en busca de un futuro mejor. Fue así como se establecieron en Montevideo. Más adelante, en el año 1944, vivimos a Buenos Aires
  • 22.
    • En 1949, durante el gobierno del Gral. Juan Domingo Perón, mediante el Decreto Nº 21.430, se establece el 4 de septiembre como “Día del Inmigrante” en recuerdo de la disposición dictada por el Triunvirato en 1812, que ofreciera “su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.
    • Entre los considerandos, el Decreto de 1949 expresa: “Que ese primer documento fue, en verdad, el punto de partida de una ininterrumpida serie de actos de gobierno; que a través de leyes, decretos y reglamentaciones estimuló, protegió y encauzó la inmigración”. Más adelante destaca “…la conveniencia de que se rinda un permanente y público homenaje al inmigrante de todas las épocas, que sumó sus esperanzas a la de los argentinos, que regó la tierra con su sudor honrado, que ennobleció las artes, mejoró las industrias....”
  • 23. LA INMIGRACIÓN EN LA CIUDAD DE BS. AS: ¿COMO ERA LA GENTE? Belén Agustina Julián María Magdalena Sexto A
  • 24. LOS INMIGRANTES EN LA CIUDAD. CRECIMIENTO ECONÓMICO, INNOVACIÓN Y CONFLICTO SOCIAL
    • La inmigración ha sido una característica permanente de las ciudades desde el comienzo de la historia. La inmigración es consustancial a la ciudad y ha significado una aportación de gran valor, factor de crecimiento económico y de innovación. Y lo sigue siendo hoy a pesar de que los cambios en las sociedades desarrolladas exigen en la actualidad una menor demanda de mano de obra y, por consiguiente, un menor número de inmigrantes para el mercado de trabajo.
  • 25. LAS PRIMERAS ETAPAS DE LA INMIGRACIÓN EN BUENOS AIRES En una calle de Buenos Aires a fines del siglo XIX podíamos apreciar: un puesto de zapatero remendón catalán o napolitano, una mercería francesa, en una obra, albañiles italianos, en la vereda vendedores ambulantes sirios, al fondo una iglesia rusa o una sinagoga. Europa se dio cita a orillas del Río de la Plata. Entre los años 1875 y 1918, la inmigración le cambió la fisonomía a nuestro país. Más de cinco millones de extranjeros fueron recibidos en esos años por la Argentina.
  • 26.
    • PARA EL INTERIOR DEL PAÍS      Los primeros inmigrantes llegaron a constituir colonias en Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires que les ofrecieron organizar colonias agrícolas. Ceden a familias de inmigrantes grandes lotes de 30 hectáreas de tierras públicas. A partir de 1853 se fundaron colonias pioneras en Santa fe, Entre Ríos y Corrientes, que toma más impulso en los años 1860, que continúa viniendo gente reclutados en Alemania, Suiza, Francia, Italia, España y hasta Rusia, hasta los años 1890.
  • 27. LAS CONDICIONES DE LA INMIGRACIÓN
    • Para atraer a los inmigrantes hacia un país lejano y hacerles aceptar el desarraigo, hay que prometerles condiciones de vida mejores que las de su patria de origen. En el siglo XIX para la masa de campesinos pobres europeos, ninguna motivación era más poderosa que el acceso a la tierra.
  • 28.
    • LOS INMIGRANTES EN LA CIUDAD De una manera general, puede afirmarse que el crecimiento urbano se ha producido por la inmigración y sólo en parte ha sido generado internamente por el incremento natural de su población. Es cierto que en algunas ocasiones la llegada de los inmigrantes y, en la época contemporánea, la disminución de la mortalidad ha mejorado el crecimiento vegetativo urbano. Pero son los inmigrantes quienes han seguido asegurando, en lo fundamental, la expansión de las ciudades.
  • 29. LOS EFECTOS POSITIVOS DE LA INMIGRACION
    • La sociedad, en general, y las ciudades, en particular, obtienen grandes beneficios con la inmigración.
    • La migración es un proceso de movilidad espacial y social que ha permitido la ocupación de todo el espacio terrestre y la mejora de las condiciones de vida de la humanidad. A las ciudades les ha permitido, como hemos visto, el mantenimiento de su población y el desarrollo de su actividad económica.
  • 30. MIGRACION, MERCADO DE TRABAJO Y CUALIFICACION EN LOS PAÍSES DESARROLADOS Que la situación en el pasado fuera mala no debe llevarnos a mirar con indiferencia la actual. Y ésta tiene rasgos preocupantes, que se relacionan con los cambios recientes en el mercado de trabajo en los países desarrollados.
  • 31. LA INMIGRACIÓN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Diana y Malena… 6º A
  • 32.
    • En 1886 se radica la fábrica denominada “La Nacional de Calzados” ubicada en la calle Murillo, que aún hoy conserva su imponente fachada. Como la cantidad de operarios de la fábrica era muy grande y el transporte era caro para esa clase trabajadora, los dueños de la empresa concibieron crear viviendas cercanas a la misma. A tal efecto el gerente de “La Nacional”, Salvador Benedit, encargó la construcción de una casa para vivienda de sus empleados y sus familias. Así nace el Conventillo de la Paloma, que entonces se llamaba “El Nacional”. Con ingreso por la calle Serrano al100 y también por Thames, a la misma altura, ya que la construcción se extendía a los 100 metros de la manzana. La construcción contaba con un patio lateral y ciento doce habitaciones con una cocina agregada en su frente. Los cuartos estaban ubicados a lo largo de dos pasillos angostos en la planta baja y una planta alta a la que se accedía por escaleras. Tenía también un patio lateral, pero las condiciones sanitarias y de hacinamiento eran graves.
  • 33.
    •      LAS PRIMERAS ETAPAS DE LA INMIGRACIÓN EN BUENOS AIRES
    •        En una calle de Buenos Aires a fines del siglo XIX podíamos apreciar: un puesto de zapatero remendón catalán o napolitano, una mercería francesa, en una obra, albañiles italianos, en la vereda vendedores ambulantes sirios, al fondo una iglesia rusa o una sinagoga. Europa se dio cita a orillas del Río de la Plata. Entre los años 1875 y 1918, la inmigración le cambió la fisonomía a nuestro país. Más de cinco millones de extranjeros fueron recibidos en esos años por la Argentina.     La ley nacional denominada de Avellaneda número 817, definió las condiciones para que inmigrante llegaron a buscar fortuna, o más simplemente algo para no morirse de hambre, desembarcaron un día en los muelles del Puerto de Buenos Aires. Muchos se quedaron en esta ciudad definitivamente. Las series estadísticas disponibles sólo reúnen datos a escala nacional como los Censos Nacionales de 1895, 1914 que no distinguen a los inmigrantes que se instalaron en Buenos Aires de los que se dirigieron al interior. Tanto Juan Bautista Alberdi como Domingo Faustino Sarmiento habían sido los principales difusores de la idea de que la inmigración contribuiría al progreso y desarrollo del país, y el Preámbulo de la Constitución de 1853, convirtió esa idea: “...para todos los hombres de buena voluntad que quieran habitar el suelo argentino...”
  • 34.
    • El patio del conventillo de la paloma en 1994 ADULTOS y NIÑOS de distintas nacionalidades , convivía en edificios en condiciones muy precarias .
    • Patio y corredores de un edificio para oficinas inaugurado en 1899.
    • Hospital de niños , desde 1896 funciona la calle Gallo .
  • 35. INMIGRANTES EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES: CRECIMIENTO ECONÓMICO, INNOVACIÓN Y CONFLICTO SOCIAL ULISES ,LUCAS, SOLEDAD 6ºA
  • 36. Entrevista de Elena y Ernesto
    • En un amplio departamento del barrio de Belgrano viven Elena y Ernesto. Un matrimonio de inmigrantes de origen húngaro que, después de viajar por diferentes partes del mundo, se establecieron en Buenos Aires. Ella, con sus 76 años y él, con sus 88, son parte integrante de los años de la gran inmigración que eligió a la ciudad porteña como uno de sus destinos predilectos. Cómodamente, sentados en el sofá de su casa, nos cuentan algunas vivencias de aquellos años. Además, sus nietos, nos hablan de sus abuelos y nos dicen que heredaron de ellos.
  • 37. ¿De dónde vinieron y cómo llegaron a Buenos aires?
    • Ernesto: Yo emigré desde Hungría en el año 1948. Mi primer destino fue la ciudad de Santiago, en Chile. Allí estuve 17 años y, en 1965, viajé a Nueva York. Viví un año en esa ciudad hasta que, finalmente, en 1966, me establecí en Buenos Aires.
    • Elena: Yo soy uruguaya, pero mis padres eran húngaros. Ellos, llegaron a Montevideo en el año 1920 sin saber a donde venían, arribaron en junio y estaban vestidos totalmente con ropa de verano. En aquellos años, en Europa, la cosa era muy simple, venir a América, no importa donde, la idea era irse en busca de un futuro mejor. Fue así como se establecieron en Montevideo. Más adelante, en el año 1944, vivimos a Buenos Aires.
  • 38. ¿Por qué vinieron a Buenos Aires?
    • Ernesto: Teníamos ganas de estar mejor, de progresar, de buscar lo que en Europa no teníamos. La vida era muy difícil en Hungría, yo pasé la guerra y los campos de concentración, además, había una gran pobreza. América prometía muchos beneficios y yo tenía un montón de familiares y amigos que ya habían viajado. Buenos Aires era una de las ciudades más atractivas, una de las más elegidas. En mi caso, estuve primero en Chile, no pude acostumbrarme, había muy poca gente de mi tierra y no me sentía totalmente cómodo. Por otro lado, con la llegada de Allende al poder, estábamos un poco asustados, no sabíamos que iba a suceder. Eran años duros y temíamos sufrir un severo sistema comunista como el que había en buena parte de Europa. Fue así como decidimos irnos a Nueva York, pero allí tampoco encontramos nuestro lugar, las oportunidades eran pocas y no sobraba el trabajo. Nosotros queríamos estar mejor y Buenos Aires era el destino más interesante, así que, sin dudarlo, en cuanto pudimos nos establecimos acá. Ahí la cosa cambió, en esta ciudad podías elegir de que y como trabajar, yo quería ser independiente, tener mi propio negocio y eso lo pude lograr en Buenos Aires. Teníamos mucha libertad, nos sentíamos muy acompañados, había miles de húngaros viviendo acá, íbamos al club y compartimos un montón de actividades, verdaderamente, era maravilloso.
    • Elena: Realmente era así, ojo, había que trabajar mucho, pero era lo que queríamos y como buenos gringos, no nos asustaba el trabajo. Buenos Aires era una ciudad para todo el mundo, había mucha libertad. Por cualquier cosa tenias que venir acá y así fue como nos conocimos. Mi marido, trabajaba en Santiago y viajó a Buenos Aires para hacer compras y así nació nuestro amor, de muchos años eh. (risas) Nos casamos en el año 1956, nos fuimos a vivir a Chile y todo el resto de los viajes ya lo contó él.
  • 39. ¿Qué les dirían a los jóvenes acerca de sus experiencias como inmigrantes?
    • Ernesto: Muchas de las cosas que vivimos fueron muy duras, pero cuando uno quiere algo es importante buscarlo con ganas y ser perseverante, tener paciencia y no abandonar en el primer fracaso.
    • Elena: Yo les diría que si quieren emigrar que lo piensen muy bien, que estén muy seguros. El del inmigrante es un camino muy duro, todo cuesta mucho. Costumbres distintas, un idioma nuevo, otro clima. Yo, por suerte, encontré mi lugar en esta Ciudad, pero fue difícil, intenté muchas cosas antes. Cuando era chica fui a Israel, no pude acostumbrarme. No siempre es lo que uno piensa, por eso, hay que ser perseverante y paciente.
  • 40. ¿ Que pensás de tus abuelos en cuanto a su carácter de inmigrantes?
    • Sofía: Pienso que tuvieron un gran valor, yo siempre rescato todo el esfuerzo que hicieron por estar mejor. Creo que buscaron incansablemente conseguir aquello que nos les fue dado. Fueron insistentes y no se quedaron con lo que tenían, trabajaron duramente para conquistar sus sueños, si había que viajar, viajaban, si había que sacrificarse, lo hacían, todo en pos de un objetivo. Tomar una actitud activa y salir a buscar lo que no tenes, es un valor muy significativo y fundamental y ellos lo tienen y lo siguen mostrando hasta el día de hoy.
  • 41. LA INMIGRACIÓN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES: NUEVA INMIGRACIÓN Cristian – Ariel – Elías 6º A
  • 42.
    • Llegaron a la Argentina en el período 1871 - 1940 , 8.002.370 inmigrantes y emigraron 4.034.348 (aproximadamente 4 millones de inmigración neta). Cuando la tierra dejó de ser accesible para los inmigrantes, muchos de ellos decidieron migrar a las ciudades o regresar a su país de origen.
    • Nacionalidades según Años 1867 a 1940
    • (%) Nacionalidad:
    • Italianos: 47,960,452,553,449,339,134,3
    • Españoles 15,817,323,224,531,038,437,2
    • Franceses 15,38,79,66,44,53,41,7
    • Ingleses 3,41,81,91,21,21,10,5
    • Alemanes: 2,21,71,51,21,31,32,0Con la caída del modelo agro-exportador, muchas de las personas que vivían en zonas agrícola-ganaderas migraron hacia las ciudades en busca de oportunidades de trabajo, lo que explica otro de los saltos demográficos durante el período de 1930 en adelante.
  • 43.
    • A partir de la segunda mitad del siglo XX aumentaron las inmigraciones, aunque esta vez provenientes de los países de Sudamérica y del sudeste asiático. Trabajadores llegados de Bolivia , Paraguay , Perú , Uruguay , Brasil y Chile llegaron a la Argentina en busca de las oportunidades laborales brindadas por el desarrollo industrial que experimentó la ciudad durante ese período.
    • En el período 1991 - 2001 la cantidad de inmigrantes en el país disminuyó sensiblemente, pasando de 1.615.473 a 1.531.940. Si bien la inmigración proveniente desde Brasil , Chile y Uruguay disminuyó en esa década, los provenientes desde Bolivia , Paraguay , Perú y Colombia aumentaron en forma considerable. Las personas provenientes de esos países pasaron, en ese período, de 821.297 a 1.036.145 en todo el país.
  • 44.
    • La Ciudad de Buenos Aires no ha sido la excepción, la población paraguaya pasó de 29.645 a 46.928, la boliviana de 18.323 a 50.111, la peruana de 3.837 a 38.990 y la colombiana de unos cuantos centenares a casi 25.000. En cambio la población de los demás países no limítrofes y de los fronterizos disminuye: la primera pasó de 196.294 a 125.269, mientras que la segunda de 74.815 a 50.217.
  • 45. La inmigración en la Ciudad de Buenos Aires: Políticas de Inmigración Mariano Marcelo Y Hernán Nicolás 6º A
  • 46.
    • restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entidad en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes.”
    • La inmigración, alentada por los gobiernos de Bartolomé Mitre, Domingo F. Sarmiento y Nicolás Avellaneda, creció sostenidamente en las décadas de 1850 y 1860. Una etapa de relativa prosperidad en la economía argentina influyó en este crecimiento. Sin embargo, la crisis mundial de 1873 tuvo un impacto negativo en la Argentina.
  • 47.
      • Una economía abierta, como era la del país, resultaba muy vulnerable a los vaivenes internacionales. Esta situación agravó el déficit público, que ya tenía numerosas dificultades, y también la balanza de pagos. Para revertir la caída de las corrientes inmigratorias europeas provocada por la crisis económica, el gobierno de Avellaneda, sancionó en 1876 la Ley Nº 817 de Inmigración y Colonización, hito clave para la proyección demográfica del país.
  • 48.
    • La Constitución la tierra. A pesar de las supuestas ventajas que ofrecía el interior del país, la mayor parte de los recién llegados prefirieron establecerse en Buenos Aires.
      • La llegada de inmigrantes no fue homogénea y estuvo interrelacionada con las coyunturas favorables o desfavorables que se van sucediendo en los lugares de origen o destino. Así, por ejemplo, en 1871 la terrible epidemia de fiebre amarilla detuvo la inmigración y alejó a numerosas familias de Buenos Aires.
  • 49.
    • La Argentina agro exportadora constituyó una atractiva región para los inmigrantes europeos, especialmente los agricultores. En sus países de origen, las parcelas de tierra estaban muy divididas y los suelos desgastados por el trabajo de siglos. En 1880 la inmigración tuvo carácter aluvión al. Los principales grupos étnicos fueron italianos y españoles, también llegaron ingleses, alemanes, franceses, armenios, rusos, polacos, sirios, libaneses, suizos, galeses y judíos.
  • 50.
    • La profunda crisis económica de 1890 desacelera el flujo inmigratorio, dejando un saldo negativo con respecto a los contingentes de inmigración europea más numerosos. El aporte inmigratorio tuvo consecuencias directas e indirectas en la conformación de la Argentina actual. La yuxtaposición de rasgos culturales criollos y extranjeros constituyó una característica distintiva de una sociedad en constante transición.
    • Se produjeron importantes cambios en la constitución étnica de la población. Ello trajo, inclusive, modificaciones profundas en las costumbres, la economía y la cultura. Se introdujeron cambios en el lenguaje y en los hábitos de la población criolla que ayudaron al crecimiento en gran escala de la población y al desarrollo de la educación, las artes y los oficios.
  • 51.
    • Los inmigrantes contribuyeron a un rápido proceso de urbanización y aportaron mano de obra para el desarrollo industrial y agrario. Si bien el saldo inmigratorio fue clave para el crecimiento demográfico del país, la distribución tuvo una tendencia definida y la corriente inmigratoria se fijó preferentemente en la zona del litoral y en las grandes ciudades. Sólo pequeños grupos se trasladaron al centro y al oeste del país.
  • 52.
    • Así comenzó a acentuarse intensamente la diferenciación entre el interior del país y la zona del litoral, antes contrapuestas por sus recursos económicos, y a partir de esta etapa, también por diferencias demográficas y sociales. La construcción del ferrocarril creó una importante fuente de trabajo para los inmigrantes y desencadenó un cambio radical en la economía del país.
  • 53.
    • La federalización hizo que la ciudad de Buenos Aires fuera la principal beneficiaria de los profundos cambios que se operaban, así se europeizó en sus gustos y en sus modas. De aquel aluvión inmigratorio, sólo una parte se quedó en el país. Muchos de los que añoraban regresar a su patria de origen, decepcionados por las condiciones en que se encontraban en la Argentina, igualmente constituyeron su familia en estas tierras y, nacidos los hijos, abandonaron el proyecto de regreso.
  • 54. LA INMIGRACIÓN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES: FOTOS DEL RECUERDO J.M.D 6º A
  • 55. Patio de conventillo en 1914: adultos y niños de distintas nacionalidades convivían en edificios en condiciones muy precarias.
  • 56. Hotel de Inmigrantes. Desde 1911 ubicado en Dársena Norte. Aun se conserva el edificio, y está destinado a oficinas de migración.
  • 57. El viejo hotel de Inmigrantes
  • 58. Polacos en el viejo Hotel de Inmigrantes que se encontraba donde hoy est á el andén de la estación Retiro del ferrocarril Mitre. Año 1889.
  • 59. Instituciones: En ellas los inmigrantes se agrupaban para fines benéficos.
  • 60. Octubre de 1907. Los inmigrantes ya en tierra, esperan que los carros lleven sus bártulos a algún conventillo. Luego comenzaría la búsqueda de trabajo.