TEMA 7. ALFONSO XIII Y LA CRISIS DE LA RESTAURACIÓN (1902-1931)1. La primera parte del reinado de Alfonso XIII y los proye...
como la obligatoriedad del descanso dominical y la legalización de la huelga. Otro de susproyectos, la Ley de Represión de...
guerra. Respecto a las demandas del catalanismo de la Lliga, Canalejas logró que las Cortesaprobasen la ley de mancomunida...
7.2. LA CRISIS DEL PARLAMENTARISMO; LA NEUTRALIDAD EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.         Los partidos y los sindicatos exc...
En el verano de 1917, se añadió un tercer desafío, el del movimiento obrero. Las dosorganizaciones sindicales rivales, UGT...
nombrar una comisión presidida por el general Picasso para delimitar las responsabilidadesmilitares. Los militares, los pa...
7.3. LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA Y LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA. LOS PROBLEMASECONÓMICOS.La dictadura de Primo de Rivera y...
oposición de los viejos políticos dinásticos, la negativa de los socialistas a seguir colaborando yla actitud reticente de...
dictadura fue tardía. Así, Primo de Rivera, falto de apoyos, incluso de los militares y del rey,cuya imagen quedó ligada a...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

TEMA 7. ALFONSO XIII Y LA CRISIS DE LA RESTAURACIÓN (1902-1931).

1,622 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,622
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
453
Actions
Shares
0
Downloads
65
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

TEMA 7. ALFONSO XIII Y LA CRISIS DE LA RESTAURACIÓN (1902-1931).

  1. 1. TEMA 7. ALFONSO XIII Y LA CRISIS DE LA RESTAURACIÓN (1902-1931)1. La primera parte del reinado de Alfonso XIII y los proyectos deRegeneracionismo político.2. La crisis del Parlamentarismo; la neutralidad en la Primera Guerra Mundial.3. La dictadura de Primo de Rivera y la caída de la monarquía. Los problemaseconómicos.7.1. LA PRIMERA PARTE DEL REINADO DE ALFONSO XIII Y LOS PROYECTOS DEREGENERACIONISMO POLÍTICO.La primera parte del reinado de Alfonso XIII. A comienzos del siglo XX el sistema político de la Restauración seguía vigente. Susfundamentos eran una monarquía liberal pero no democrática que descansaba en laConstitución de 1876. Este sistema político había funcionado gracias al pacto entre los dosgrandes partidos dinásticos –Conservador y Liberal- para alternarse pacíficamente en elgobierno y a la pasividad y la desmovilización de un electorado en su mayoría analfabeto. Unoy otro pactaban de antemano el resultado de las elecciones, negociando con los caciques ojefes locales del partido el apoyo a los candidatos oficiales y marginando a las fuerzas deoposición. Pero a fines del siglo XIX, una corriente ideológica, el regeneracionismo, denuncióeste sistema, dominado por la oligarquía. Cuando Alfonso XIII accedió al trono en 1902, los partidos dinásticos, tras ladesaparición de sus dos grandes líderes (Cánovas y Sagasta), vivieron sendas crisis motivadaspor las disputas internas y la ausencia de un liderazgo fuerte, aunque el sistema de turno semantuvo. En 1905 se produjo un enfrentamiento entre los algunos miembros del ejército y elcatalanismo. Bajo la presión de estos se aprobó la ley de jurisdicciones, por la que las ofensascontra la patria y el ejército serían juzgadas por tribunales militares. Esta ley puso demanifiesto la renovada intervención del ejército en la vida política. En esta situación ambospartidos optaron por reforzarse eligiendo nuevos líderes: Antonio Maura (conservador) y JoséCanalejas (liberal), que representaban una nueva generación de políticos regeneracionistas.Los proyectos de regeneracionismo político. El llamado “gobierno largo” de Maura (1907-1909) puso en marcha su proyecto de“revolución desde arriba”. Su contenido esencial se puede resumir en los siguientes principios:conservadurismo católico de masas, incorporación de otras fuerzas políticas al sistema(catalanismo), nacionalismo expansionista en Marruecos y conexión de la monarquía con larealidad social. Se trataba de hacer hondas reformas políticas que diesen autenticidad alsistema liberal-parlamentario, pero sin alterar las bases del régimen. Con el objeto de propiciarla limpieza electoral, erradicar el caciquismo y lograr el apoyo de las clases medias, se aprobóla Ley Electoral. Declaraba el voto obligatorio, pero en la práctica no tuvo el efecto deseado desanear las elecciones, sino que agravó las prácticas caciquiles. Su proyecto más importante fue la reforma de la Ley de Administración Local, quepretendía acabar con el caciquismo. Contemplaba una mayor autonomía local y la posibilidadde crear mancomunidades locales y provinciales. Además, su programa incluyó otrasdisposiciones como un mayor diálogo con los autonomistas catalanes; una política económicade intervención estatal y de protección y fomento de la industria nacional; y medidas sociales
  2. 2. como la obligatoriedad del descanso dominical y la legalización de la huelga. Otro de susproyectos, la Ley de Represión del Terrorismo, dirigida sobre todo contra los atentadosterroristas anarquistas, fracasó por la oposición de republicanos, socialistas y liberales. Ademássirvió de justificación para la formación de una alianza de liberales y republicanos moderados(Bloque de Izquierdas). Tras la crisis de 1898, la acción colonial de España se centró en el norte de África, porlo que Marruecos pasó a constituir el eje de la política exterior del primer tercio del siglo XX.Pero la expansión colonial en Marruecos estuvo subordinada a los intereses de las grandespotencias coloniales europeas. Tras diversos acuerdos como la Conferencia de Algeciras (1906)a España le correspondió la zona norte, cuya pieza esencial era el Rif, un territorio muyaccidentado y habitado por cabilas o tribus de bereberes, hostiles a la presencia extranjera. Enjulio de 1909 hubo graves enfrentamientos entre las tropas españolas y los cabileños. Elgobierno decidió enviar tropas peninsulares de refuerzo y movilizó a los reservistas enCataluña, en su mayoría casados y con hijos. El embarque de tropas en el puerto de Barcelona,el 18 de julio de 1909, desencadenó un movimiento de protesta contra la guerra deMarruecos, muy impopular al comprobarse que se libraban de ir quienes podían pagar unacantidad en metálico. El republicanismo más radical y anticlerical, los socialistas y los anarquistaspromovieron una huelga general contra la guerra y la política del gobierno en Marruecos. Lasnoticias sobre la batalla del Gurugú y la emboscada en el Barranco del Lobo, donde murieron1284 soldados españoles, desataron la violencia. La huelga degeneró en una insurrecciónespontánea conocida como la Semana Trágica de Barcelona. Grupos armados se enfrentaron alas fuerzas del orden. El fuerte sentimiento anticlerical desembocó en el incendio de iglesias yconventos. Se declaró el estado de guerra y se enviaron refuerzos militares. El gobiernoreprimió con dureza la revuelta con un balance de caso ochenta muertos y unos dos mildetenidos, y acusó a los republicanos radicales y a los anarquistas de ser los instigadores. Seejecutaron cinco condenas a muerte, entre ellas las de Francisco Ferrer y Guardia, unpedagogo librepensador, anarquista y anticlerical, fundador de la Escuela Moderna. Fueacusado sin pruebas y sin garantías legales de ser el jefe de la rebelión. Su fusilamientoprodujo una gran conmoción en la opinión pública internacional. Alfonso XIII temeroso de quela oposición interna e internacional dañase la imagen de la monarquía forzó la dimisión deMaura. Tras el gobierno del liberal Moret, el monarca llamó a formar gobierno a JoséCanalejas, que emprendió el intento más importante de regeneración del sistema para lograrsu progresiva democratización. La modernización del Estado implicaba la separación de laIglesia y el Estado, la libertad religiosa y el fin del monopolio de las órdenes religiosas en elcampo de la enseñanza. Además aprobó la denominada ley del candado (1910) que limitaba elestablecimiento de nuevas órdenes religiosas en España. Ello le valió la dura oposición de lossectores católicos y a punto estuvo de producirse la ruptura de relaciones con la Santa Sede. Más fructífera fue su política de reformas sociales. Se regularon las relacioneslaborales y se mejoraron las condiciones de vida y de trabajo de las clases trabajadoras conamplias medidas de protección social: reducción de la jornada laboral, ley de accidentes detrabajo, seguridad social obligatoria, regulación del derecho de huelga, etc. También sesustituyó el odiado impuesto de consumos por otra progresivo sobre las rentas urbanas. Con laley de reclutamiento se estableció el servicio militar obligatorio sin distinciones en caso de
  3. 3. guerra. Respecto a las demandas del catalanismo de la Lliga, Canalejas logró que las Cortesaprobasen la ley de mancomunidades (1912). En Marruecos obtuvo buenos resultados con elnuevo tratado de 1912, que fue la base del protectorado franco-español sobre Marruecos.José Canalejas murió asesinado a manos del anarquista Manuel Pardiñas en 1912 con lo que suobra se vio truncada. Desde 1913 se puso de manifiesto la crisis del turnismo y la descomposición de lospartidos dinásticos. Los conservadores se fraccionaron entre los seguidores de Dato y elmaurismo (derecha autoritaria), y los liberales se dividieron entre los seguidores de GarcíaPrieto y los de Romanones.
  4. 4. 7.2. LA CRISIS DEL PARLAMENTARISMO; LA NEUTRALIDAD EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL. Los partidos y los sindicatos excluidos de sistema (republicanos, nacionalistas yobreros) habían aumentado sus apoyos desde comienzos del siglo XX. Además los efectospolíticos y sociales de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y la crisis de 1917 constituyeronun punto de inflexión en el régimen de la Restauración.La neutralidad en la Primera Guerra Mundial. Cuando estalló la Gran Guerra, el gobierno de Eduardo Dato declaró la neutralidad acausa del aislamiento diplomático, la debilidad económica y de la incapacidad militar deEspaña. A pesar de la neutralidad oficial, la opinión pública se dividió entre aliadófilos (losliberales y la izquierda simpatizaban con los principios democráticos) y germanófilos (losconservadores mostraron su simpatía hacia los alemanes, que representaban los valores deorden y autoridad). Solo los anarquistas y una parte de los socialistas se opusieron a la guerra. La neutralidad favoreció una espectacular expansión de la economía. España seconvirtió en abastecedora de los países beligerantes, a los que suministró materias primas yproductos industriales. El alza de las exportaciones, junto con el descenso de las importacionestuvo un triple efecto: una rápida expansión industrial una fuerte acumulación de capitales y unimparable aumento de los precios. Eso sí, mientras la burguesía industrial y financiera seenriqueció con los beneficios de la guerra, las clases trabajadoras sufrieron un descenso delnivel de vida. Esta situación agravó las diferencias sociales de la época, provocó una granagitación social y el auge del movimiento obrero, con un crecimiento del número de huelgas.La crisis de 1917. En 1917 el sistema político de la Restauración atravesó por una de sus situaciones máscríticas, al confluir tres tipos de conflictos: el militar, el político y el social. El malestar de los militares estaba motivado por el proyecto de reforma militar, quepretendía reducir el excesivo número de oficiales. Otro motivo era el sistema de ascensos, ensu mayoría por méritos de guerra, lo cual favorecía a los militares que servían en África. Elconflicto surgió cuando los jóvenes oficiales peninsulares de los cuerpos de ingenieros einfantería exigieron que los ascensos fuesen por rigurosa antigüedad (“escala cerrada”). Eldescontento cristalizó en la formación de Juntas de Defensa. A los objetivos económicos yprofesionales se añadía el deseo de autonomía corporativa frente al favoritismo de lospolíticos. Presentaron un ultimátum al gobierno, conocido como el manifiesto de las Juntas. Elgobierno temeroso de la rebelión militar, se doblegó ante sus exigencias. El lenguaje difusamente regeneracionista de las Juntas fue interpretado por diversosgrupos de la oposición como una señal inminente de la quiebra del régimen. Cambó (LligaRegionalista) tomó la iniciativa. Ante la suspensión de las garantías constitucionales, laimposición de la censura de prensa y el cierre de las Cortes decretado por el gobiernoconservador de Dato, Cambó convocó a todos los senadores y diputados españoles a unaAsamblea de Parlamentarios en Barcelona en julio de 1917. La Asamblea acordó la formaciónde un gobierno provisional y la celebración de Cortes constituyentes para reformar laconstitución en sentido descentralizador y aprobar la autonomía catalana. Pero el reducidoapoyo a esta asamblea y el rechazo de las Juntas a sus pretensiones, permitieron disolverla.
  5. 5. En el verano de 1917, se añadió un tercer desafío, el del movimiento obrero. Las dosorganizaciones sindicales rivales, UGT (socialista) y CNT (anarquista), convocaron una huelgageneral que estalló en el mes de agosto. Solo tuvo una especial intensidad en los centrosindustriales de Madrid, Barcelona, País Vasco y Asturias y apenas tuvo impacto en las zonasrurales. Fue seguida de una fuerte represión y los miembros del comité de huelga fuerondetenidos y condenados a cadena perpetua, que no llegaron a cumplir, pues al año siguientesalieron elegidos diputados.La crisis del parlamentarismo. La crisis del régimen parlamentario de la España de la Restauración se enmarca en elproceso general de la crisis del Estado liberal en la Europa de entreguerras. En efecto, la crisisde 1917 culminó la descomposición de los partidos dinásticos y terminó con el turnoestablecido desde 1885. Esto dificultó la formación de gobiernos con mayorías parlamentariasy acentuó la inestabilidad política (once gobiernos entre 1917 y 1923). La crisis era, sobre todo,el exponente de la imposibilidad de un sistema liberal de base oligárquica de evolucionar haciala democratización. Tras una breve etapa de los gobiernos de concentración que no lograronproporcionar estabilidad, se sucedieron varios gobiernos débiles que recurrieron a medidasexcepcionales como el cierre de las Cortes, lo que acentuó el desprestigio del sistema.Tampoco los partidos no dinásticos pasaban sus mejores momentos. El PSOE sufrió unaescisión en 1921 con la fundación del Partido Comunista de España. Republicanos ynacionalistas sufrieron fuertes divisiones internas. La crisis social, agudizada por la recesión económica de la posguerra y el influjo de larevolución rusa de 1917, favoreció un gran crecimiento de los sindicatos y contribuyó aradicalizar las posturas de las clases trabajadoras. La UGT incrementó su presencia en elmundo rural, sobre todo en Andalucía y superó los 240.000 afiliados. Por su parte, la CNTsuperó los 700.000 afiliados, de los que más de la mitad procedían de Cataluña. La CNTreafirmó su postura apolítica y estrictamente de lucha sindicalista, y su estrategia de accióndirecta y huelga general. En Andalucía, los campesinos que secularmente habían denunciado elanacrónico sistema de propiedad latifundista, y cuyas miserables condiciones de vida sehabían agravado con la guerra, intensificaron sus movilizaciones a partir de 1918, dando lugaral llamado “trienio bolchevique” (1918-1920). Por primera vez la tradicional revueltacampesina dejó paso a un movimiento sindical. Muchos municipios andaluces y extremeñosllegaron a estar controlados por los comités de huelga y se procedió a la ocupación y el repartode las tierras. El gobierno actuó con dureza. Declaró el estado de guerra que puso fin en 1920 aesta revolución social. Simultáneamente, en Vizcaya, Asturias y Madrid se produjeron huelgasy enfrentamientos entre los sindicatos de un lado, y la patronal y el gobierno, de otro. Elmomento más álgido de la conflictividad se alcanzó con la huelga de la Canadiense (compañíaeléctrica de Barcelona), que provocó una auténtica guerra social, sumiendo a la ciudad en unaespiral de violencia. En Madrid se produjo el asesinato de Dato. Pero fue en Marruecos, en 1921, donde se produjo la crisis más grave. Allí el gobiernodecidió completar la ocupación efectiva del territorio. Ante la ofensiva del ejército español, sesublevó una de las cábilas, liderada por Abd- el-Krim. La operación finalizó con la derrotaespañola en Annual, donde murieron 12.000 soldados y fue destruido numeroso materialmilitar. Esta derrota conmocionó a la opinión pública, tuvo graves consecuencias políticas yacabó siendo una de las causas del fin del régimen parlamentario. El gobierno se vio forzado a
  6. 6. nombrar una comisión presidida por el general Picasso para delimitar las responsabilidadesmilitares. Los militares, los partidos dinásticos y la propia figura del rey se vieron envueltos enlos debates sobre las responsabilidades, acrecentando el desprestigio del régimen. El último intento por salvar el sistema constitucional fue la creación de un gobierno deconcentración, presidido por el liberal García Prieto (1922) que proyectaba reformar laConstitución, la Hacienda, la economía y la política marroquí. Sin embargo, el ejército,convencido de la imposibilidad de solucionar la crisis que sacudía al país, puso fin al sistema dela Restauración mediante un golpe militar.
  7. 7. 7.3. LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA Y LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA. LOS PROBLEMASECONÓMICOS.La dictadura de Primo de Rivera y la caída de la monarquía. El 13 de septiembre de 1923, el general Miguel Primo de Rivera acaudilló un golpemilitar contra el gobierno. El profundo malestar del ejército, la indecisión del gobierno y lafalta de confianza de Alfonso XIII en el sistema constitucional de la Restauración, facilitaronque el golpe militar no hallase prácticamente oposición (solo los anarquistas y los comunistasmanifestaron su repulsa). Primo de Rivera presentó la dictadura como un régimen transitorio.Siguiendo la teoría regeneracionista de Joaquín Costa del “cirujano de hierro”, anunció supropósito de de resolver los graves problemas que padecía la sociedad española: desprestigiopolítico, caciquismo, subversión social y separatismo. El rey encargó a Primo de Rivera laformación de un gobierno y le concedió el cargo de presidente (Directorio Militar). El Directorio Militar (1923-1925) proclamó el estado de guerra, suspendió laConstitución de 1876 y las garantías constitucionales, disolvió las Cortes, implantó la censurade prensa y prohibió las actividades de los partidos políticos y los sindicatos. Inmediatamentese impuso se impuso el orden público con duras medidas represivas contra la CNT y el PCE,declarados ilegales y se reprimió cualquier manifestación del nacionalismo. Primo de Riveraacometió su gran proyecto regeneracionista: liquidar la vieja estructura de poder de laRestauración y organizar el nuevo régimen que destruyese el caciquismo. Los gobernadoresciviles fueron sustituidos por gobernadores militares y se creó la nueva figura de los delegadosgubernativos que ejercieron el control de los nuevos ayuntamientos. La aprobación delEstatuto Municipal (1924) inició la formación de una nueva administración adicta ycentralizada. Aunque lejos de desaparecer, el viejo caciquismo simplemente cambió de forma.Además, la aprobación del Estatuto Provincial (1925) supuso la ruptura definitiva, no solo conel catalanismo conservador de la Lliga Regionalista, sino con la realidad catalana. Además, elproblema marroquí se resolvió favorablemente gracias a la ofensiva conjunta hispano-francesa. El éxito del desembarco en la bahía de Alhucemas (1925) significó la derrota de Abd-el-Krim y la ocupación del territorio rifeño. Además, ello potenció la influencia del sectorafricanista en el ejército. Resuelto el problema el orden público y solucionada con éxito la cuestión marroquí,Primo de Rivera sustituyó el Directorio Militar por un gobierno civil, con la clara intención depermanecer en el poder. Se rodeó de políticos de derechas, como Calvo Sotelo o EduardoAunós. En esta segunda fase de la dictadura, el Directorio Civil (1925-1930), se afirmó lavoluntad de construir un régimen inspirado en las dictaduras autoritarias y de cortecorporativo de la Europa de entreguerras (Italia). Con el fin de consolidar el régimen, seimpulsó desde el poder la formación de un gran partido de derechas, la Unión Patriótica(1924). Carente de un programa y de una ideología definida, nunca logró convertirse en unpartido moderno y potente. Sus primeros impulsores procedieron del catolicismo ydefendieron ideas antiliberales, pero la mayoría de los afiliados eran funcionarios y pequeños ymedianos propietarios rurales. En 1926 Primo de Rivera anunció la convocatoria de unaAsamblea Nacional Consultiva encargada de elaborar una nueva constitución. Esta Asambleaestaba bajo el control del gobierno y sus funciones eran meramente consultivas. Pero, la
  8. 8. oposición de los viejos políticos dinásticos, la negativa de los socialistas a seguir colaborando yla actitud reticente del rey, paralizaron el proyecto de Estatuto Fundamental de la Monarquía(nombre que se dio a la constitución) y aceleraron la oposición al dictador. La escasa conflictividad social de la dictadura se explica por la represión de losanarquistas; por el desarrollo de una amplia política social (construcción de viviendas baratas,creación de escuelas, servicios sanitarios, etc.); y por el nuevo modelo de relaciones laborales,el sistema corporativo, basado en la intervención del Estado y en la integración de lasorganizaciones obreras moderadas y reformistas. La base de la Organización CorporativaNacional eran los “comités paritarios” de cada uno de los oficios, formados por igual númerode vocales, obreros y patronos (inspirada en el fascismo italiano). El objetivo de los comités eraresolver pacíficamente los conflictos mediante la negociación. Su puesta en marcha contó conla decisiva colaboración de los socialistas, que lo consideraron ventajosa para mantener yconsolidar al partido y al sindicato.Los problemas económicos. La política económica de la dictadura se benefició de la coyuntura expansivainternacional de los años veinte. Se caracterizó por el intervencionismo estatal y elnacionalismo económico, cuyos objetivos fueron impulsar la industria nacional mediante unoselevados aranceles proteccionistas, la concesión de ayuda a las grandes empresas y elaumento del gasto público. También creó grandes monopolios estatales, como la CompañíaArrendataria de Petróleos S.A. (CAMPSA) y la Compañía Telefónica Nacional de España. Elfomento de las obras públicas (embalses, carreteras, ferrocarriles, puertos) fue uno de susaspectos más destacados. En 1926 se crearon las confederaciones hidrográficas para elaprovechamiento de los ríos, tanto para el regadío como para la producción eléctrica. Ademásse extendió la electricidad al mundo rural y se construyeron casi 10.000 kilómetros decarreteras. El problema fue que esta política de gasto público no se acompañó de una reformafiscal que aumentase los ingresos, lo que incrementó el déficit presupuestario y obligó a unaemisión constante de deuda pública.El final de la dictadura. A partir de 1926, la dictadura comenzó a perder apoyos y arreciaron las críticas, de lasque no se libró Alfonso XIII. Primo de Rivera aprobó una norma que suprimía los ascensos porestricta antigüedad, por lo que, desde ese momento, una parte del ejército se distanció de ladictadura y del propio rey. Por otra parte, dirigentes de los partidos del turno y republicanos,con el apoyo de algunos militares descontentos, optaron por la vía de la conspiración civil y delpronunciamiento militar: “Sanjuanada” (1926). Otro frente opositor fue el de los intelectualesy periodistas (Unamuno, Ortega y Gasset, etc.) Muchos estudiantes los respaldaron, yfundaron la prorrepublicana Federación Universitaria Escolar (FUE). En 1926 se formó AlianzaRepublicana, que agrupó a buena parte del republicanismo español (Azaña, Lerroux). Inclusoantiguos liberales como Alcalá Zamora fundaron la Derecha Liberal Republicana como unaalternativa republicana, católica y conservadora. También los republicanos nacionalistas yregionalistas cobraron gran vitalidad (fundación de Esquerra Republicana de Cataluña en 1931y Organización Republicana Gallega Autónoma). Dentro de la CNT, surgió la FederaciónAnarquista Ibérica (FAI), partidaria de la insurrección revolucionaria. La oposición del PSOE a la
  9. 9. dictadura fue tardía. Así, Primo de Rivera, falto de apoyos, incluso de los militares y del rey,cuya imagen quedó ligada a la dictadura, presentó su dimisión en enero de 1930. Alfonso XIII encargó la formación del gobierno al general Berenguer con el fin deretornar a la normalidad constitucional (“dictablanda”). El nuevo ejecutivo restableció algunaslibertades. Sin embargo, la sociedad española, especialmente en el mundo urbano, ya no erapropensa a dejarse controlar por la maquinaria caciquil. Era imposible volver a la situaciónanterior como si nada hubiese pasado. En agosto de 1930 los diversos partidos republicanosacordaron el Pacto de San Sebastián, cuyo objetivo era proclamar la república. En octubre seintegraron en el pacto los socialistas. La fecha fijada para la insurrección republicana era el 15de diciembre, pero fracasaron los levantamientos de la guarnición de Jaca y de Cuatro Vientosen Madrid, por falta de coordinación. En febrero de 1931 Berenguer fue sustituido por elalmirante Aznar, que anunció la convocatoria de unas elecciones municipales para el 12 deabril. El triunfo de la coalición de republicanos y socialistas en las grandes ciudades, menosinfluidas por los caciques, se interpretó como un rechazo de la monarquía y dio paso a laproclamación de la república el 14 de abril.

×