La justicia en el estado de mexico entrvista el mundo del abogado - 1 agosto 2011

1,051 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,051
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La justicia en el estado de mexico entrvista el mundo del abogado - 1 agosto 2011

  1. 1. Alfredo Castillo Cervantes1 agosto 2011Sección: Entrevista, Galería de imagenesLa justicia en el Estado de MéxicoPara atender las demandas de justicia en un estado con más de 15 millones dehabitantes, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México haimplementado estrategias que empiezan a dar resultados concretos. Algunas deellas, como nos explica en esta entrevista el procurador Alfredo Castillo Cervantes,son el establecimiento de módulos de denuncia exprés ubicados en plazascomerciales o la creación de áreas especializadas para la investigación temática dedelitos.Su llegada a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México estuvoenvuelta en la polémica por el caso Paulette. ¿En qué medida harepresentado este antecedente un obstáculo para su trabajo?De ninguna forma podría verlo o sentirlo como un obstáculo; si bien es cierto que
  2. 2. se trató de una llegada poco convencional, también lo es que desde el primer díatuve un voto de confianza al cien por ciento del gobernador Enrique Peña Nieto, locual me permitió contar, en menos de dos meses, con un nuevo reglamento, conuna nueva estructura orgánica y funcional, con la renovación de más de 20servidores públicos de primer nivel y con la restructuración del gasto programático,lo cual nos permitió la redefinición de toda la estrategia operativa con la que hemostrabajado desde entonces y que tan buenos resultados nos ha dado.El Estado de México, al ser el más poblado del país, presenta grandes retosen materia de procuración de justicia. ¿Cuáles son las áreas más sensiblesen las que están trabajando?Efectivamente, el Estado de México es la entidad federativa más poblada de todo elpaís. Sus más de 15 millones de habitantes podrían representar la población de 12entidades federativas. Sólo las mujeres constituirían la entidad federativa máspoblada del país después del Distrito Federal. Hacemos frontera con ocho estados,entre ellos Guerrero, Michoacán y Morelos —con graves problemas dedelincuencia organizada—, y el Distrito Federal, que, con la zona de Tepito,Iztapalapa y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, representatambién un desafío enorme.A esto debemos sumar la población flotante que transita por nuestro territorio, losmás de 4,000 kilómetros de redes carreteras y el ser propiamente un estado queaporta un porcentaje importante del PIB, aspecto que sin duda es atractivo para ladelincuencia; de ahí que las medidas y la acciones que se instrumenten no admitandemora, porque un problema al que no se le dé una atención inmediata se puedeconvertir en una bola de nieve.Sobre los retos que tenemos, el más importante es mantener el clima de paz ytranquilidad que priva en el estado. El parámetro por excelencia es la tasa dehomicidios dolosos, indicador que hemos logrado disminuir, al pasar de 17homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes en 2005 a sólo siete al terminar2010. Éste es un dato sumamente representativo si tomamos en cuenta que 2010fue el año más violento en la historia de nuestro país, con 18 homicidios dolosospor cada 100,000 habitantes, a nivel nacional.¿Qué estrategias están implementando para mejorar y modernizar laProcuraduría General de Justicia del Estado de México?La primera estrategia es evitar que el denunciante conviva con el detenido en el
  3. 3. mismo espacio. Durante muchos años, las agencias del Ministerio Público hanservido por igual para alojar a los detenidos que para recibir denuncias. Entoncesllega un ciudadano a quien asaltaron, y que nunca en su vida había tenido unproblema legal, y al presentarse a la agencia del Ministerio Público observa unmundo que jamás pensó que existiera. Por ejemplo: una mujer violada, que estáesperando que la certifique el médico legista, se encuentra con los detenidos queun día antes fueron capturados y apenas van a rendir su declaración ante elministerio público; otros detenidos, que está poniendo a disposición la policía yestán rindiendo su parte informativo; el ministerio público, apresurado, consignandoel acta que le dejaron un día antes; unos testigos que imputan a otro delincuente…Entonces el ciudadano se pregunta: “¿Yo qué hago aquí?”Ante esta situación hemos apostado por crear módulos de denuncia exprés paraque el ciudadano no tenga que ir a una agencia del Ministerio Público, sino que sepresente a una plaza comercial, donde será atendido en un lugar seguro, con unagente del Ministerio Público joven, de reciente ingreso, sensible para atender a lagente. Hoy tenemos 55 módulos. Como referencia, te diré que Aguascalientescuenta con ocho agencias del Ministerio Público. La idea es tener 70 módulosantes de que termine la administración de Enrique Peña Nieto.¿Qué otras medidas han impulsado?La creación de áreas especializadas para la investigación temática de delitos. En2005, si se cometía un homicidio en Tejupilco, por poner un ejemplo, el agente deese lugar integraba la averiguación previa, al mismo tiempo que se ocupaba de unrobo de cartera, de una denuncia por una vecina que gritó, de las lesiones por unchoque de vehículo, etcétera. Hoy te puedo asegurar que contamos con la mejorFiscalía de Homicidios de todo el país, la cual trabaja con gente especializada queno se dedica a ningún otro asunto que no sea la investigación de homicidios. Lomismo ocurre con el tema de secuestros, de asuntos financieros y de robos de altoimpacto. Estas áreas temáticas son soportadas por un área de inteligencia connivel de subprocuraduría y con los más altos equipos tecnológicos de apoyo.Usted ha señalado que las procuradurías de justicia se encuentrancolapsadas por falta de depuración del “catálogo de delitos”. ¿Qué se lepuede decir al ciudadano común que es víctima de la delincuencia y nocomparte la idea de que haya “delitos menores”?Existe la percepción de que denuncia iniciada es delito consumado, lo cual estotalmente falso. Más bien, año con año se inician miles de denuncias que tienen
  4. 4. un origen distinto al de la comisión de un delito. Hoy por hoy, las procuradurías sehan convertido en agencias de cobro, en áreas para presionar o intimidar aparticulares por el desahogo de asuntos paralelos de índole civil o laboral, o, en elmejor de los casos, en asuntos propios de la conflictividad social.Esta situación ha colapsado a las procuradurías. Estudios que hemos realizadoseñalan que 76 por ciento de las denuncias son por delitos no violentos quepodrían ser resueltos por medios alternativos de solución de conflictos, como lamediación o la conciliación. Y precisamente ésta es la tercera gran estrategia a laque le estamos apostando: contar con una especie de procuraduría social queatienda la conflictividad social, para dejar a las procuradurías el tema específico delcombate al crimen.No todos los asuntos tienen que pasar por la policía de investigación o por lasáreas periciales, a las que en muchas ocasiones se recurre única y exclusivamentepor costumbre.De ahí que la cuarta estrategia sea la aplicación de criterios de oportunidad parautilizar las áreas de investigación, inteligencia y periciales para los asuntos quemás impactan a la sociedad, buscando que los asuntos entre particulares seresuelvan a través de la mediación y la conciliación.De hecho, en el marco de esta estrategia, se ha promovido la despenalización deasuntos que no tienen un verdadero impacto social, con el objetivo de concentrarlos esfuerzos y los recursos institucionales en los temas relevantes.¿Qué ejemplo concreto podría ofrecernos de esta última medida que señala?A finales del año pasado la Legislatura aprobó una reforma por la que sedespenalizan los incidentes de tránsito en que sólo haya daños a los vehículos ylesiones menores que tarden en sanar menos de 15 días, siempre y cuando elconductor no se halle en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas. Estosasuntos ahora son atendidos por oficiales conciliadores de los municipios, en lugarde que el Ministerio Público tenga que iniciar una investigación, dar fe de losvehículos, practicar diligencias periciales, recabar declaraciones de los conductoresy de los testigos, etcétera, sólo para establecer quién fue el conductor imprudente yque a la mera hora las partes lleguen a un arreglo y entonces, nuevamente, elMinisterio Público tenga que realizar todos los trámites para la devolución de los
  5. 5. vehículos, el no ejercicio de la acción penal, etcétera.Se ha afirmado, con estudios y estadísticas en la mano, que el aumento enlas penas no inhibe la comisión de los delitos. Sin embargo, usted haseñalado que sería pertinente aumentar las penas mínimas para losdelincuentes. ¿Por qué piensa que esta medida funcionaría, si nos atenemosa la “lógica” con que operan los delincuentes (que no serán detenidos opodrán evadir la acción de la justicia)?Porque en este caso lo que vamos a atacar no es la inhibición sino la reincidencia.Si tú tienes a una persona a la que le dan una pena de seis meses de prisión ytiene un sustitutivo penal, esta persona en seis meses o antes va a volver adelinquir. Pero si tienes a una persona con una condena mínima de 10 años sinsustitutivo en la condena o sin preliberación, por lo menos en los próximos 10 añosno va a volver a delinquir. Fíjate cómo el caso de Sandra Ávila, la Reina del Sur,fue expuesto como un gran logro y al final sólo se le impuso una condena de unaño de prisión.Por lo tanto, en lugar de discutir penas máximas de 50, 60 o 70 años —lo cual,para efectos prácticos, ya es lo mismo—, yo apostaría por elevar las penasmínimas, mientras consolidamos una reforma penitenciaria que garantice unaverdadera readaptación social o, en su caso, una reforma penal para que losdelincuentes purguen condenas en delitos no graves, diferentes a las condenas endelitos graves, como el secuestro, el homicidio y la delincuencia organizada, porcitar algunos.Se habla mucho de la profesionalización de los cuerpos policiacos. ¿Esposible modificar las prácticas de corrupción y los vicios que se hanarraigado en las policías?Sí, aunque tomará mucho tiempo. Algunos lo han querido reducir a un tema desalarios, pero no es así. El policía que ya probó la corrupción, por dejar pasar unvehículo con reporte de robo o no poner a disposición a una persona, no lo va adejar de hacer porque en lugar de ganar 4,000 pesos ahora gane 8,000 o 10,000.Éste no es un tema de pesos y centavos, sino de valores, de selección yreclutamiento adecuados. A veces se contrata a alguien sólo porque tiene unaestatura adecuada o porque no tiene antecedentes penales, pero no tiene místicani vocación de servicio.Lamentablemente, la práctica de policías involucrados con organizacionesdelictivas no se ha erradicado. Si tú analizas cuál es su formación, muchísimos nisiquiera terminaron de cursar la primaria o la secundaria, no saben realizar una
  6. 6. puesta a disposición, pero sobre todo muchos han crecido con un resentimientosocial que les impide constituirse como verdaderos guardianes de la sociedad.¿Cuál es, entonces, la solución?Elevar el perfil del policía. Crear mínimos: en cuanto a salario, en cuanto a nivel deestudios, en cuanto a capacitación. Y por otro lado, darles incentivos, segurosmédicos de primera, acceso a sus hijos a escuelas de calidad, apoyos paravivienda. En suma, ser policía debe ser un honor. Y no cualquiera podría serlo. Lamasificación orilló a que decrecieran los perfiles de reclutamiento y de selección.La generación de un auténtico servicio de carrera en el interior de las procuraduríastambién es un factor esencial para disminuir los casos de corrupción. Un policíaque durante 10 o 15 años de servicio no tiene mayor expectativa que la de seguiren el mismo puesto, sin avanzar en el escalafón y sin la esperanza de un retirodigno, corre el riesgo de incurrir en actos indebidos. A lo anterior debe sumarse lanecesidad de establecer sistemas de rotación y adscripción de servidores públicos.Por ejemplo, un policía que ha realizado operativos de manera constante en unaregión determinada tiene un mayor riesgo de amenazas y de que los gruposcriminales lo identifiquen y se acerquen a él con el propósito de corromperlo o dematarlo, por lo que es necesario, en cierto plazo, rotarlo de adscripción e, incluso,diversificar sus actividades, pues es claro que intervenir siempre en operativos,arriesgando la vida, conlleva, tarde o temprano, secuelas psicológicas.¿Funcionaría la iniciativa de crear una “policía única” si finalmente elciudadano no tiene confianza en la policía municipal, estatal o federal?Antes que nada yo te diría que sería un gran avance si pudiéramos hablar no deuna policía única, sino de 32 policías estatales únicas, y al hablar de 32 policías merefiero a que tenemos que unir a las policías ministeriales o de investigación juntocon la policía preventiva y la estatal. Porque hoy el mayor peso está en las policíaspreventivas, las cuales no tienen funciones mínimas de investigación, sinoúnicamente de disuasión, esquema con el que no estoy de acuerdo. La proporciónes de 10 policías que disuaden por uno que investiga. Tenemos que revertir esto,no obstante que la ley otorga facultades de investigación preventiva a las policías.¿Cómo recuperar la confianza de los ciudadanos? No quiero pecar depesimista, pero la percepción generalizada en la sociedad es que laimpunidad y la corrupción alcanzan tales niveles, que denunciar esabsolutamente inútil, además de un calvario…La única manera de recuperar la confianza es con resultados. En ese sentido, los
  7. 7. medios de comunicación también juegan un papel fundamental porque, hoy porhoy, decapitar a dos personas es nota de primera plana, pero detener a laspersonas que realizaron la decapitaron ya no lo es. Y esta situación conlleva eldesasosiego de la ciudadanía que prende la televisión u hojea un periódico y sólove sangre, pero las historias de éxito quedan en el olvido. No afirmo que estashistorias se deban dar a conocer y que sirvan como medallas para un gobernador opara un procurador, porque muchos dirán que es su obligación. Lo que quiero decires que debemos reconocer y no olvidar que todos los días muchos hombres ymujeres salen de su casa con la incertidumbre de regresar vivos a sus hogares,pues se juegan la vida cotidianamente por nosotros, y que sus hijos tienen derechoa que sus padres sean reconocidos, porque son muchos los sacrificios que implicatrabajar en las instituciones de procuración de justicia y seguridad pública.Su formación en Derecho, en economía y en ciencias políticas yadministración pública sin duda le proporcionan una visión panorámica deltema de la despenalización de las drogas. ¿Cree que con esa medida sepondría un freno a la inseguridad y a la violencia, como sostienen algunossectores de la sociedad?No. Lo que nosotros estamos viendo es que cuando se presenta una crisiseconómica la delincuencia aumenta, pero cuando la economía se recupera elíndice delictivo no baja, sino que se mantiene. Posteriormente, cuando ocurre unanueva crisis económica la delincuencia vuelve a incrementarse, y cuando laeconomía se recupera de nueva cuenta, la delincuencia se mantiene, pero no baja.Esto nos indica que una persona que ya obtuvo dinero fácil lo va a seguirobteniendo de esa manera. Si a la persona que hoy vende drogas le cierras elmercado, mañana va a salir a extorsionar, a secuestrar, a robar vehículos o arealizar cualquier otro tipo de actividad en que siga obteniendo recursos ilícitos.Finalmente, hace algunos meses la Procuraduría General de Justicia delEstado de México fue cuestionada por el tema de los “feminicidios”. ¿Quénos puede decir al respecto?Qué bueno que me haces esa pregunta. Para el gobierno del Estado de México eltema de la mujer es prioritario. Prueba de lo anterior es que hoy tenemos lalegislación más avanzada en el país, y posiblemente en el mundo, a favor de lasmujeres. Hoy, un homicidio doloso cometido en contra de una mujer tiene una penamínima de 40 años de prisión. Existen medidas de protección que de manerainmediata y de oficio puede dictar el Ministerio Público para proteger a la mujer; laviolación de estas medidas de protección constituye un delito autónomo, y elperdón en la querella está sujeto al cumplimiento de varios requisitos, entre ellos eltratamiento del agresor y la reparación del daño. Las lesiones cometidas por
  8. 8. violencia de género en contra de mujeres se agravan y no existen sustitutospenales para los condenados por estos delitos, entre otras medidas relevantes.Lo que sucedió en relación con este tema es que algunos actores políticosquisieron aprovecharse del genuino interés de las organizaciones civiles queprotegen a la mujer para tratar de hacer ver al Estado de México como la entidadmás peligrosa del país, cuando a todas luces sabemos que no es cierto. Te pongoun ejemplo: hoy, la matrícula femenina de las universidades del Estado de Méxicoha aumentado por el ingreso de estudiantes de Baja California, Chihuahua,Morelos, Guerrero, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas. ¿Tú crees que lospadres enviarían a sus hijas a estudiar al Estado de México si fuera el máspeligroso del país? Yo no lo creo.Datos curricularesAlfredo Castillo Cervantes es licenciado en Derecho, con especialidad en cienciaspenales y criminológicas, egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana.Además, es licenciado en ciencias políticas y administración pública, conespecialidad en administración estatal y municipal, por la UniversidadIberoamericana, y licenciado en economía, con especialidad en finanzas, por laEscuela Bancaria y Comercial.Se ha desempeñado como asesor del subprocurador de Procedimientos Penales“B” (2001); asesor del subprocurador de Procedimientos Penales “C” (2002);asesor del procurador general de la República (2002-2003); director de PolíticasPúblicas en la Procuraduría General de la República (2003-2004); director dePlaneación Estratégica en la Agencia Federal de Investigación (2006-2007);director de Concertación, Profesionalización y Capacitación, así como director deSeguridad Privada, en la Secretaría de Seguridad Pública Federal (2007-2008).Desde junio de 2010 se desempeña como procurador general de Justicia delEstado de México.  

×