Teoría y práctica de la pequeña comunidad

  • 5,499 views
Uploaded on

Es un libro que describe la forma de crear pequeños grupos de amigos. Incluye 30 talleres para animar las reuniones

Es un libro que describe la forma de crear pequeños grupos de amigos. Incluye 30 talleres para animar las reuniones

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
5,499
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
63
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA PEQUEÑA COMUNIDAD Enrique Posada Restrepo Agradecimientos El autor desea agradecer a su comunidad De La Luz, por todo el aporte y el compartir que ha recibido durante los 15 años de pertenencia a la misma. La comunidad está compuesta por Jorge Rodríguez y su esposa Gloria Hernández; por Luis Fernando Castro y su esposa Estella María García; por Juan Gonzalo Jaramillo y su esposa Lucía Victoria Bernal; por Iván Darío Palacios y su esposa Sol Beatriz Bedoya, por María Eugenia Gallo y por mi esposa Luz Alba Pineda. También agradece la lectura y corrección de los textos y los aportes que hicieron su esposa Luz Alba Pineda, Juan Gonzalo Jaramillo y Lucía Victoria Bernal, y especialmente Manuel Cantero, de la Comunidad de La Alegría. Agradece igualmente a Manuel Cantero y a su esposa Angelines Aceña, pareja acompañante de nuestra comunidad, a quienes se deben las bases fuertes que han fundamentado nuestro trabajo comunitario. Finalmente, se dedica este trabajo a todos los EAS, especialmente al fundador Antonio Hortelano y a Hernando Villa y María Elena Córdoba, coordinadores internacionales de los EAS y amigos de calidad. Este trabajo puede ser reproducido y utilizado libremente por los lectores, citando el origen.
  • 2. INTRODUCCIÓN Estos libro tiene dos partes. En el capítulo primero se explica el concepto de pequeña comunidad, se señalan los objetivos y ventajas que se logran cuando uno hace parte de una pequeña comunidad y se presentan principios y métodos de trabajo que facilitan la formación de pequeñas comunidades para compartir amistad y vida. En el capítulo segundo se presentan 30 talleres prácticos para enriquecer las reuniones de la pequeña comunidad. Estos talleres han sido preparados con base en la experiencia que el autor ha tenido en su pequeña comunidad llamada Comunidad De La Luz, la cual hace parte de las Comunidades Cristianas Comprometidas EAS, en Medellín, Colombia. Son talleres que se han ensayado durante las reuniones semanales de la comunidad. Corresponden a una práctica real y han sido de mucha ayuda para enriquecer la vida de la comunidad. Invitamos a los lectores a formar pequeñas comunidades y a ensayar algunos de los talleres. Con toda seguridad que disfrutarán y crecerán. NOTAS (1) Los conceptos de habilidades de comunicación se basan, en su mayor parte, en material de los talleres LECI, “Los espacios y la comunicación interpersonal”, de Raymond Roy y Edy Juvenil de Egea 2
  • 3. CAPÍTULO 1 PEQUEÑAS COMUNIDADES 1. CÓMO ESTABLECER PEQUEÑAS COMUNIDADES. Queremos proponer que los lectores de este libro formen pequeñas comunidades de vida y de amistad, centradas en el concepto de una amistad que dure muchos años, ojalá para siempre, pase lo que pase. Quienes hemos escrito estos materiales conocemos bien de qué estamos hablando, pues pertenecemos a las Comunidades Cristianas Comprometidas, EAS, y llevamos muchos años compartiendo las vivencias de una pequeña comunidad, algunos más de 30 años. Les queremos proponer que formen pequeñas comunidades de 8 a 16 personas. Pueden estar formadas por parejas, entre 4 y 7 parejas y pueden pertenecer a ellas, también, personas solteras, viudas o separadas o célibes. Se trata de un grupo de amigos que desea vivir los valores de la amistad creciente y que está ilusionado con la idea de compartir vida de forma también creciente. El modelo EAS, es muy bueno, pero no es el único. Lo que proponemos es que se atrevan a ayudar a construir el tejido social, asumiendo entre todos la responsabilidad alegre de comunicarse bien y de respetar el espacio de los demás. La conformación de una pequeña comunidad es un espacio único para asumir valores individuales y para evolucionar en la escala de valores; para compartir vida y para darle sentido a la historia personal; para pasar bueno y para reír y gozar; para aprender del otro y para enseñar lo que uno sabe; para formarse y para ayudar a formar; para apoyar y recibir apoyo en las situaciones complejas o conflictivas. Ese espacio se puede aprovechar muy bien si se utilizan herramientas sencillas que le dan mayor sentido a las reuniones. 3
  • 4. ¿Qué es una reunión? Es una oportunidad para crear un mundo nuevo. La creación se basa en el deseo de renovación, el cual se expresa en forma de una declaración que crea realidades. En este caso, se trata de realidades colectivas, en un mundo que aparentemente pertenece a los miembros de una pequeña comunidad, pero que puede trascender al entorno social en formas insospechadas. Las pequeñas comunidades se reúnen con una frecuencia establecida, por ejemplo semanal, en una de las casas de uno de los miembros. Se trata de reuniones de dos o tres horas en un día fijo a la semana. Las reuniones se van turnando, de tal manera que cada miembro (o cada pareja miembro), va a tener la oportunidad de recibir una reunión en su casa cada mes, o cada dos meses, o algo así, dependiendo del número de miembros o parejas miembros de la pequeña comunidad. Es importante buscar la regularidad en las reuniones, hacerse el propósito de no fallar y de respetar el orden. Como la memoria puede ser débil, es una ayuda establecer claves nemotécnicas para recordar el orden, por ejemplo, que se base en los apellidos de las personas por orden alfabético. Cada reunión de pequeña comunidad es organizada por la persona o por la pareja en cuyo hogar se lleva a cabo la reunión. Como las personas y las parejas son muy distintas las unas de las otras, lo natural es que existan distintos estilos de trabajo, distintas formas de orientar las reuniones, distintas propuestas. Esta es una de las grandes riquezas y oportunidades del concepto de pequeña comunidad. Conscientes de lo anterior, en las reuniones se debe seguir una metodología de trabajo flexible y se debe respetar la orientación dada por los organizadores de cada reunión. En ningún caso se debe criticar a los que organizan las reuniones o hacer comparaciones con otras reuniones o formas de trabajo. Criticar o comparar 4
  • 5. puede dar lugar al desánimo, a la controversia, y a la destrucción paulatina de una amistad que se ha sembrado con amor. No obstante lo anterior, es bueno contar con una sencilla estructura básica, con cierto nivel de definición, que se respeta en lo posible. Proponemos que en cada reunión haya cuatro espacios, así: • El lugar de la lectura. Las personas de la casa donde se hace la reunión leen un tema seleccionado por ellos, que ayude a crecer, a intercambiar ideas, a compartir puntos de vista. Terminada la lectura, todos intervienen de forma voluntaria y ordenada, oyendo al otro con atención y aprecio. • El ámbito del compartir. Los miembros de la pequeña comunidad cuentan cosas propias, alegrías, temores, proyectos, vivencias, situaciones familiares, del trabajo, etc. Es una oportunidad para la escucha activa, para el reconocimiento, para la reformulación respetuosa. Es una interacción voluntaria, donde no se obliga al otro, donde todos se animan con el ejemplo. • El espacio social. Para compartir un sencillo refrigerio, para las noticias, para los temas ligeros y divertidos, para reír y para hacer bromas cariñosas. • El momento de la oración y de la interiorización. Para reforzar la presencia divina que anima al grupo, para la espiritualidad, para comunicarse con Dios y para sentir la plenitud y la energía íntima del grupo. Además de estas reuniones semanales, la pequeña comunidad tiene espacios para las familias, para los hijos, para la cultura, para la recreación, para pasear, es decir, para compartir vida de forma razonable y creciente. La idea es pasar bueno, sin afectar la vida familiar ni la vida personal de cada miembro. La propuesta va más allá. Queremos que se propongan ser amigos más allá de cada pequeña comunidad que lleguen a conformar, de manera que además de que existan pequeñas comunidades aisladas, nuestra idea es que haya más 5
  • 6. comunidades que sean amigas unas de otras, conformando una gran comunidad de comunidades. Nuestro sueño es que se vayan conformando amistades amplias que fortalezcan la convivencia sin límites. 2. LA PEQUEÑA COMUNIDAD Y LAS COMUNICACIONES EFECTIVAS. La conformación de pequeñas comunidades para la práctica de la amistad es una forma excelente de crecer en las comunicaciones. Es un ámbito lleno de aprecio y de tolerancia, donde no hay castigo, sino estímulo creativo. Allí es fácil aplicar los distintos conceptos que son el fundamento de una buena comunicación (1): • El reconocimiento es la capacidad que uno tiene para dar valor a lo que otro dice y lo que el otro siente. Todos nos sentimos muy bien cuando somos reconocidos como personas valiosas, merecedoras de atención, de confianza y de amor. Como seres capaces de hablar, de comportarnos en formas propias y personales, de expresar lo que sentimos y pensamos. Nos encanta ser oídos. En el ambiente de una pequeña comunidad, se da de forma muy natural el reconocimiento, como resultado del compartir comunitario y es muy enriquecedor estimular en comunidad lo positivo que piensa, siente o hace el otro. • La escucha activa es la práctica que nos permite prestar atención cariñosa al otro, sin interrupción, sin entrar en discusiones ni en consejos. Al escuchar activamente hacemos que el otro se sienta acogido, comprendido y amado. Es esencial en una pequeña comunidad. Es hermoso oír al otro cuando está compartiendo en grupo y dejarlo que termine, para que sienta la energía del grupo que lo acompaña. • La reformulación y el reflejo se usan para que el otro pueda tener certeza de que lo hemos escuchado con atención y que desde nuestro punto de vista, compartimos lo que siente, lo que dice y lo que piensa. Estos instrumentos son 6
  • 7. el alimento del compartir comunitario. Con la reformulación uno repite lo esencial de lo que el otro dice. Con el reflejo, uno le hace de espejo, permite que el otro se vea en uno cuando habla. Para practicar estas habilidades, los amigos ponen su atención cariñosa en el que habla y con este cariño y esta concentración están en plena capacidad de asumir lo esencial del mensaje del amigo y de sentirlo como propio. Uno observa los lenguajes diversos del que habla y crece la empatía. Se llega de modo natural a sentir lo que el otro siente y a expresar esos sentires. El grupo se concentra como grupo en el otro y la energía se vuelve sinergia. El otro ve reflejado en nosotros su mensaje y por ello se entiende más a sí mismo. • Dado el carácter eminentemente social de la pequeña comunidad, es un espacio de práctica continua para la habilidad de comunicaciones que se denomina consecuencias lógicas. Esta consiste en que cada quien vaya entendiendo y asumiendo las consecuencias de lo que hace y de lo que dice. Se es libre de escoger opciones y de tomar decisiones y actuar, pero las consecuencias van a llegar y debemos ser conscientes de ellas. La pequeña comunidad es un excelente laboratorio para la práctica de las reglas sociales, del respeto a los derechos mutuos y a las obligaciones que se conviene adquirir. Allí se es consciente, en grupo, de que como resultado de las opciones que escogemos y de las decisiones que tomamos, llegan las consecuencias lógicas inexorables. En comunidad se vive a plenitud la dimensión educativa de esta realidad social y se entienden de una manera muy práctica las consecuencias de asumir los papeles de salvador, víctima y perseguidor y por ello se abren las opciones para escaparse de estos círculos viciosos de comportamiento que amargan la vida. • Como las personas pueden expresar lo que sienten, se van reformando las costumbres que nos hacen acusar a los demás de las cosas que nos pasan y empezamos a asumir la responsabilidad mediante el uso de un lenguaje apropiado. En vez de usar el tú o el usted acusadores y manipuladores, se estimula el uso del yo responsable que expresa lo que siente sin atacar, sin 7
  • 8. asumir posiciones de víctima, de salvador o de perseguidor. En esta forma los miembros del grupo expresan sus propios sentimientos y necesidades en forma respetuosa y amable, sin atacar al otro. Esta práctica se denomina el mensaje-yo y se posibilita en las pequeñas comunidades, pues hay muchas opciones para asumir responsabilidades y dejar de lado la tendencia a culpar al otro. Uno ve al otro asumiendo su espacio de responsabilidad personal y así va aprendiendo a expresarse sin atacar. • El conflicto es parte de las relaciones entre las personas, aún si se comprometen a formar pequeñas comunidades. Es importarte saber manejarlo para que no se destruya la unidad. En una pequeña comunidad bien fundamentada se facilita la práctica correcta de la habilidad de la confrontación-yo, para el manejo de situaciones conflictivas. Mediante ella, sabemos comunicar al otro, con mensajes yo sentidos, los riesgos que vemos en las situaciones que se presentan, para que el otro los tenga en cuenta. En la pequeña comunidad el apoyo del grupo, el empleo de la escucha activa, del sano humor y de la risa, nos van ayudando a cambiar de velocidad para que no nos enganchemos en la zona de conflicto y para que nos desplacemos creativamente a la zona de respeto y amor. • La pequeña comunidad sirve de modelo para la práctica del liderazgo constructivo. Es modelo de lo que serían los consejos familiares o los consejos de grupo. Te permite aprender a establecer reglas y a organizar el ambiente y el tiempo, teniendo en cuenta al otro. Toda reunión de comunidad es un laboratorio práctico y efectivo para aprender a desarrollar reuniones. • En el espacio de la pequeña comunidad, todos pueden compartir sus vivencias familiares y personales en lo relativo a cómo manejan sus conflictos y de qué forma hacen sus negociaciones. Con el compartir del otro, uno aprende a hacer negociación. Además, la pequeña comunidad en sí misma requiere de espacios de negociación de los propios conflictos. Hay momentos de definición de necesidades, de búsqueda de soluciones, de evaluación de esas posibles 8
  • 9. soluciones con respecto a las necesidades, de tomar decisiones, de distribuir responsabilidades, de poner en práctica lo decidido y de evaluar los resultados y retroalimentar. • El manejo de la interpelación comunitaria te permite avanzar hacia una verdadera coherencia entre tus valores y tu práctica de vida. Además te permite adquirir criterio y crecer y profundizar en tus ideas y creencias, sin que ellas te hagan su esclavo. • La pequeña comunidad es un excelente espacio para la transmisión de valores, especialmente de los valores de la amistad, del compartir, del trabajo en grupo, de la solidaridad y del amor. En grupo y con frecuencia se pregunta uno sobre sus valores, sobre cómo se viven y sobre las oportunidades para crecer y evolucionar. 3. LA PEQUEÑA COMUNIDAD: UNA SOLUCIÓN PARA LA SOLEDAD La vida actual conduce casi que irremediablemente a la soledad. Las parejas tienen pocos hijos, quizás tres como mucho, casi siempre uno o dos. Los hijos se educan con ideas de independencia y desde muy jóvenes se van del hogar a formar su propia vida, muchas veces en otras ciudades o aún en otros países. Los padres eventualmente estarán solos. La vida actual es larga. Lo normal es que las personas lleguen a vivir más de 80 años y se jubilen a los 60 años. Es muy probable entonces que las personas deban vivir 20 años de soledad, sin compañeros de trabajo y sin presencia familiar. La soledad se podrá mitigar entrando a formar grupos de tercera edad o a vivir en una casa para ancianos. Pero de alguna forma se sentirá la carencia de un hogar y se tendrá la sensación de que se está a merced de otros, sin independencia. 9
  • 10. Es en este escenario donde el concepto de la pequeña comunidad y de la amistad para siempre, pase lo que pase, tiene un significado atractivo y especial. La idea que proponemos es la de conformar pequeñas comunidades de vida, que compartan de modo creciente todo lo que son, en el ambiente de la amistad para siempre. En este contexto, es posible vencer la soledad y tener amigos de verdad hasta el final. La inversión de muchos años en amistad se recibe con creces en la vejez. La soledad se resuelve con la amistad comunitaria porque la vida se enriquece y se llena de temas para compartir, de alegría y de trabajo comunitario. Los amigos viejos se apoyan y se atienden entre sí, con el apoyo y comprensión de los amigos jóvenes. Estos amigos viejos son una carga liviana para la sociedad y sienten su independencia y su autoestima realzadas más allá de la jubilación. Nuestra propuesta para todos ustedes, es que se atrevan a formar una pequeña comunidad y a construir la amistad para siempre. Únete a un grupo de amigos y vence desde ya la soledad. 4. PUNTOS A TENER EN CUENTA PARA EL FUNCIONAMIENTO DE UNA PEQUEÑA COMUNIDAD. Conformar una pequeña comunidad es una tarea creativa que corresponde a una visión de confianza en los demás. Uno se atreve a confiar en el otro, a conformar el nosotros, la nueva persona potente que va más allá de las limitaciones individuales. Es una aventura que vale la pena vivir bien, de forma que perdure para siempre. Los siguientes puntos se sugieren como muy útiles para tener éxito y se señalan como guía para los que se quieran atrever. 10
  • 11. • Contar con una pareja acompañante. Es decir, con una pareja que ya haya tenido la experiencia de conformar una pequeña comunidad estable y que desee ayudar a otros a reproducir esta forma de vida. Esta pareja acompañante está con el nuevo grupo por cierto tiempo, por ejemplo un año, hasta que se sienta que la nueva pequeña comunidad es estable y conocedora de la metodología comunitaria. La pareja acompañante no coordina al nuevo grupo ni lo dirige. Respeta su autonomía. No le impone formas de trabajo. Aplica en lo posible las herramientas ya señaladas para el logro de buenas comunicaciones. La pareja acompañante trabaja de tal forma que no se llegue a una dependencia. • El grupo escoge un nombre, un nombre que tenga significado y que anime al grupo a soñar. Es bueno hacer unas camisetas con el nombre, escoger algún lema o logosímbolo, hacerlo conocer de otros y ponerlo en escarapelas en las reuniones con otros grupos. • Se hacen dinámicas de presentación con cierta frecuencia. Reconocemos que todos somos seres infinitos, que nunca acabamos de conocernos. Aprovechamos cualquier pretexto para intimar, por ejemplo, hablamos de las familias, de nuestro trabajo, de la juventud, de los viajes, de los abuelos, de los hijos. • Se respeta la forma en que cada pareja o cada persona organiza las reuniones semanales cuando le corresponde. No se critica a nadie en este sentido. Se aprovecha cuando toca el turno de cada cual para organizar la reunión como la soñamos o como la queremos, pero sin contrastar, ni competir. Esto es muy importante. • Evitar a toda costa el chisme como forma de comunicación. • Celebrar los eventos de la comunidad, de las personas. Los cumpleaños, los aniversarios, los grados, de forma sencilla y cariñosa. 11
  • 12. • Hacer un registro de las cosas que pasan en el grupo, en un álbum, con fotos y recortes, con los documentos del grupo. Para ello nombrar una pareja responsable de estos detalles. • Contar con un pequeño fondo comunitario, para disponer de dinero para los pequeños detalles y para las celebraciones. Nombrar una pareja responsable de la parte económica. • Enfocarse más en dar que en recibir, pero saber recibir. • Si se pertenece a un grupo mayor, compartir de modo creciente con las demás comunidades, ser cumplido con las normas, ayudar a administrar. • Confiar en el poder del grupo, soñar con la reunión semanal, animar a la gente que se desanime, reconocer la energía divina presente cuando las personas se reúnen para crecer juntas en la amistad. • Nombrar una pareja como pareja coordinadora, que sirva de enlace con las otras comunidades del grupo, que ayude a que se cumpla la metodología, que ayude a que haya objetivos, que ayude a que el grupo no se vuelva meramente un grupo de tipo social. • Rotar las distintas funciones, para que no haya fatiga. 5. CELEBRACIONES EN GRUPO: COMPARTIR LO QUE SE SIENTE POR EL OTRO. Es muy bonito y constructivo aprovechar los cumpleaños y los eventos especiales para compartir las cosas positivas que se sienten por el otro y para desear, en grupo, lo mejor para los amigos. Una forma de hacerlo es la siguiente: • Los amigos se reúnen en grupo alrededor de una mesita. • En la mesita se coloca un plato. 12
  • 13. • A cada quien se le da una vela. • Por turnos, cada quien enciende su vela, tomando el fuego de las velas ya encendidas. Al encenderla señala qué significa para él el fuego y luego expresa un sentimiento cariñoso hacia la persona o las personas que son el objeto de la celebración, Luego expresa un deseo para ella o ellas. Todos escuchan con atención y amor y luego aplauden. • Luego de expresar esto, la persona pone la vela en el plato de la mesita central junto con las demás velas ya encendidas. • Al final le toca el turno a la pareja de la persona y finalmente a la persona misma que recibe el homenaje. • Las velas se dejan encendidas hasta el final de la reunión y no se apagan. • Terminada la ceremonia de deseos y de luces, se parte una torta y se comparte. 6. HACIA UN TRABAJO DE GRUPO QUE VALGA LA PENA. CÓMO TRABAJAR EN GRUPO EN LA PEQUEÑA COMUNIDAD DE FORMA EFECTIVA La pequeña comunidad es un grupo y como tal, hace con frecuencia trabajos y actividades que se pueden clasificar como “trabajos en grupo”. Entre ellos están los siguientes:  Organización de actividades. Por ejemplo un paseo, una reunión grupal grande, un proyecto.  Discusión de temas importantes, sobre los cuales se desee llegar a una posición grupal o comunitaria.  Solución de problemas.  Talleres de crecimiento grupal o ejercicios.  Además de estas ocasiones más formales, toda reunión es en realidad un trabajo de grupo, aún si no está muy estructurada y si es informal. 13
  • 14. Un buen trabajo de grupo es aquel en el cual todos aportan con cariño y con generosidad, en un ambiente de confianza, de tolerancia, de participación, en busca de lograr objetivos que se puedan llevar a cabo y que den la sensación de ser alcanzados por el grupo. Desafortunadamente, es común que muchas de las personas se queden calladas en las reuniones, dejando que unos pocos asuman el liderazgo, o que tomen sobre sí la carga de las decisiones o que solamente se oigan sus opiniones. Existe el riesgo de la no participación, del no compromiso, y de la apatía por el resultado. Se pierden así opciones de crecimiento al no participar activamente. Esto puede pasar también en las reuniones de las pequeñas comunidades. Sin embargo, lo importante es la intencionalidad, el proceso de mejora continua, el deseo creativo de conocer al otro, de aportar. A veces las personas están con ganas de quedarse calladas, de no participar. Esto se debe respetar. Este libro se ha preparado para que las pequeñas comunidades tengan a su disposición un abundante conjunto de ejercicios que hagan más agradables y productivas las reuniones. Muchos de ellos se basan en la participación de todos. Por ello consideramos de interés el presentar unos sencillos principios, que a continuación se enumeran, para ayudar a mejorar la participación en grupo. Comunión y unidad. Mediante el trabajo en grupo se debería buscar la unidad y la comunión entre las personas, es decir, que actúen en una misma dirección los poderes y las capacidades individuales de las personas, buscando mayor capacidad y mayor poder colectivo. Es mayor la potencia de un grupo unido, con una visión compartida, que la que tienen las personas individuales obrando separadas. Si bien la pequeña comunidad no tiene que estar siempre unida alrededor de un tema, ocurre con frecuencia que se quiera llegar al fondo de un asunto. En este caso la comunión y la unidad son importantes. También es 14
  • 15. importante que los trabajos de grupos no terminen “en punta”, que no se queden en el aire, que no haya un sabor de fracaso o de inutilidad en el grupo. Liderazgo. Es muy conveniente que alguien, a modo de líder servidor, asuma un papel de facilitador del trabajo en el grupo, vigilando el desarrollo de la reunión y llevando anotaciones sobre las ideas que vayan resultando y los acuerdos a que se llegue. En general este papel es asumido por la persona o la pareja que recibe en su casa a los demás. En el caso de reuniones más formales de trabajo, el liderazgo lo puede asumir la pareja o persona que ha propuesto el tema para el trabajo de grupo. Es importante que, en estos casos, el líder anote las tareas que quedan pendientes o asignadas, que haga un resumen de los conceptos, que retome temas que se están trabajando. Por otra parte, más allá de los trabajos específicos de grupo que se hagan en una reunión dada, toda pequeña comunidad debe tener varios líderes naturales para las distintas cosas que se hacen: celebraciones, formación y crecimiento, aspectos económicos, registro de la historia, enlaces con las demás comunidades de un grupo mayor, comunicaciones. El liderazgo es un gran servicio a la pequeña comunidad. Temas y su manejo. Manejar temas es una tarea creativa. El grupo tiene sus temas naturales, los cuales deben aparecer de forma recurrente, para que se genere un crecimiento, una formación continua. Estos temas no se agotan, se van revelando y descubriendo a medida que pasa el tiempo, que se reformulan. Es una buena idea contar con una lista de temas que hacen parte del hacer del grupo, para que sean tratados de forma regular, unas cuantas veces por año. Los talleres que hacen parte de este libro, están concebidos como ayudas para tratar estos temas de forma creativa. 15
  • 16. Cada reunión tiene su tema o sus temas. Es responsabilidad de los que organizan la reunión seleccionar el tema. Esta selección se debe respetar y aceptar con agrado. Para lograr la unidad y la comunión, es conveniente que los miembros del grupo deseen de antemano buscarla. Esto se facilita mediante la presentación del tema por parte del que tiene la responsabilidad de la reunión. Ojalá todos se unieran en el propósito de llegar a una visión de grupo. Si los responsables se atreven a presentar el tema acompañado por una o varias preguntas relacionadas con él, se facilita enormemente el logro de la unidad entre los miembros del grupo. Buena parte de los ejercicios propuestos incluyen este concepto, como herramienta decisiva para unir al grupo alrededor de los temas y para lograr centrar la atención. Las preguntas son “atractores” que señalan la ruta. Manejo de la atención individual. La atención es la base de la creatividad de los grupos, mientras que la falta de atención lleva al desánimo y a la reactividad. La reactividad se manifiesta en miedos, incomodidades, agresividad y tendencia a sacar al aire los recuerdos negativos. La sabiduría creativa surge cuando se presta atención a lo que el otro dice, dejando que la escucha atenta y activa nos atrape en el sentir y en la magia del otro. Esto se denomina contemplación individual. Conduce a la imaginación, a la intuición, al compromiso, al amor, a la responsabilidad, a la sanación. Cada miembro del grupo “contempla” el tema y pondera las preguntas de alineación en silencio por corto tiempo. Para ello pone su atención y su imaginación sobre la pregunta, y luego se relaja anotando alguna palabra clave o respuesta que se le ocurre. Esta contemplación se puede hacer un par de veces para enriquecer las respuestas. Para facilitar la atención en el tema y en las preguntas, se deben utilizar técnicas, ya que las personas tendemos a perder la atención por causa de los numerosos “distractores” que hay por todas partes, en nuestra mente, en el ambiente, en 16
  • 17. nuestro cuerpo. Nos distraen los ruidos, los dolores, los recuerdos, el calor, el frío, las impaciencias y los afanes, nuestra tendencia a etiquetar y a criticar. Una técnica poderosa es pedir a cada persona que anote su respuesta o su comentario en una hoja de papel, antes de expresarla en público. Como no todo es verbal, se pueden hacer dibujos o símbolos, o simplemente anotar una palabra clave. Lo importante es anotar para centrar la atención. Más poderosa todavía es la atención recurrente. Es decir, aquella que se escapa del tema y de la pregunta, como respuesta natural a los “distractores”, pero que regresa al centro, mediante la reconsideración de la pregunta y del tema. Resulta que las distracciones amplifican el poder de la atención cuando vuelve al centro y se atreve a responder de nuevo de forma que resulta, casi siempre, más creativa. De ahí la importancia de anotar una nueva respuesta. En general basta con dos o tres respuestas, ya que luego viene el compartir en grupo y allí se va a amplificar el proceso en forma muy significativa. Manejo de la atención colectiva. El respeto por toda respuesta es esencial. Por ello se debe prestar atención a todas las respuestas distintas de las personas del grupo. Si se está trabajando de manera formal y se desea llegar a un resultado grupal, esto significa que el facilitador de la reunión las debe anotar en un tablero o en un diario de la reunión. Es excelente usar un tablero que todos puedan ver, donde se anota el tema principal y las preguntas relacionadas, junto con los aportes de los participantes. En el caso de las reuniones normales de pequeña comunidad, en general, no hay tableros ni se está buscando un resultado grupal para mostrar o compartir con terceros. En tal caso, basta con estar atento a lo que todos van expresando. Si cada quien se pone en el lugar del otro cuando da su aporte, se crea un 17
  • 18. espectacular efecto de sinergia y de unidad, más allá del hecho probable de que las respuestas sean variadas y distintas. La invitación es a experimentar un ambiente de respeto y admiración por todas las respuestas que se anotan o que se comparten. Esto se refleja en que cada cual dice su aporte sin que se lo discutan o refuten los demás. Todos tienen derecho a que se anote o se oiga su aporte sin menoscabo alguno. Hace parte de este manejo superior de la atención colectiva, la práctica de la contemplación en grupo. El grupo contempla en silencio todas las respuestas y aportes anotados o compartidos con sentimiento de aprecio por todas ellas. Esta actitud de contemplación y aprecio continúa hasta el final. Construcción de nuevas realidades. El objetivo del trabajo grupal es el cambio y la transformación. Esto se logra mediante juegos de puntos de vista, es decir, mediante un manejo refinado de la perspectiva individual y colectiva. Con el paso del tiempo, la humanidad ha ido descubriendo los senderos de la interpolación y de la extrapolación, que sacan a las personas de las posiciones fijas, constantes e inflexibles y las llevan al cambio y a la aceptación de nuevas realidades Nuestra tendencia natural es aferrarnos al pasado, a mantenernos rígidos y serios, a no movernos, a no dejarnos afectar por el otro o por la realidad. La pequeña comunidad es un instrumento de cambio y de evolución en la medida en que nos atrevamos a jugar con puntos de vista distintos. En ese juego de perspectivas, permitimos que las respuestas que surgen en un grupo se compartan y se amplifiquen, buscando patrones comunes, verdades más amplias y conceptos útiles para resolver y centrar el tema. En este juego, los participantes se asocian, se toleran en sus especulaciones y cambian sus puntos de vista en busca de conceptos comunes. 18
  • 19. Esto tiene su técnica. A modo de ejemplo tomemos el caso de la vista, uno de los cinco sentidos, que son las ventanas de la percepción mental. Los ojos y la vista se estimulan con ejercicios de enfoque y desenfoque. Uno mira alternadamente algo que está cerca y algo que está lejos. Aprende a mirar lo lejano y a enfocar lo cercano. A mirar lo cercano y a enfocar lo lejano. También se entrena la vista con ejercicios de rotación de la mirada. Uno mira hacia arriba, a los dos lados, hacia arriba lado derecho, hacia arriba lado izquierdo, hacia abajo, hacia abajo lado izquierdo y hacia abajo lado derecho. Una buena forma de hacerlo es rotando los ojos, con la cara inmóvil. La percepción de los pensamientos se estimula con ejercicios similares. Uno puede jugar con el enfoque de los pensamientos y de las ideas. Mirar las cosas desde puntos de vista distintos, para lograr la percepción total. Uno puede rotar sus puntos de vista. Uno puede tocarse con ideas y hacerse masajes mentales, entrando en contacto con ideas refrescantes y estimulantes. También puede uno calmarse con ideas y con pensamientos. Uno puede acariciar al otro con poesía y con acogida mental. Uno puede escuchar al otro y ser testigo mental. Uno puede armonizar el ambiente con ideas amorosas y respirar la influencia de los seres buenos que van pasando por nuestra vida. En una pequeña comunidad pasan por nuestros ojos, en forma continua, estos seres amables. Podemos captar sus aspectos trascendentes y profundos o sus aspectos sencillos. Es cuestión de sentir. El sentir es una forma especializada de percepción, en la cual uno se identifica con otros objetos. Uno se siente, como se siente ser el objeto que está sintiendo. En esta forma de percibir, se desarrollan estados de conciencia avanzados y se descubren aspectos sutiles y ocultos de la realidad. Para comprender a mi amigo de comunidad, me siento como mi amigo. Para percibir a mis hijos y sus formas de pensar, me siento como ellos se sienten. Para estudiar un nuevo tema, me identifico con lo que se dice y se expresa por parte de 19
  • 20. los autores y de la gente y siento desde distintos puntos de vista. Esto nos lleva a la interpolación y la extrapolación, que consiste en nuevas formas de expresar las realidades, teniendo en cuenta las opiniones e ideas de los demás. Es así como se llega a construir una nueva forma de ver la realidad, mediante la verbalización de declaraciones finales o esenciales. Estas resumen, de tal forma que el grupo los ve claros, los conceptos comunes finales desarrollados y se constituyen en el resultado práctico de la reunión. El facilitador anima todo este proceso y anota los conceptos. Todos sienten que las declaraciones tienen en cuenta sus aportes y pueden comprometerse con ellas si se van a llevar a la práctica. Hacia proyectos individuales y de grupo. La expresión máxima de la creatividad personal y grupal es la toma de decisiones para emprender un nuevo proyecto. Si se llegara a este caso, es importante escribir y producir algún tipo de documento final, que registre los acuerdos y declaraciones del grupo, de forma sencilla y clara. Este documento se guarda en el archivo de la pequeña comunidad; si es del caso se dan copias a los miembros y se comparte con las demás pequeñas comunidades. Por otra parte, a nivel personal, es importante comprometerse con el cambio, mediante acciones concretas, y algún tipo de reflexión escrita puede ayudar a que uno se alinee con las nuevas realidades. Este es un proceso desafiante, pero debe mantenerse dentro de las capacidades personales y grupales. No hay ventajas en comprometerse con realidades que no se desea experimentar o con realidades imposibles o demasiado exigentes. Esto puede desanimar al grupo. Es importante que cumplas lo que prometes. 20
  • 21. CAPÍTULO II TALLERES Y EJERCICIOS PARA LAS REUNIONES DE LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES El ambiente que se crea cuando las personas se reúnen como pequeñas comunidades con las bases que se han descrito en el capitulo anterior, estimula la creatividad. La creatividad tiene que ver con la imaginación, con la motivación para buscar un mundo mejor, con la visión integral de las cosas y con la capacidad de apreciar a los demás. En un ambiente creativo las personas van a tener muchas ideas valiosas y las reuniones serán agradables, constructivas, relajantes y útiles. Ello hará que los integrantes de la pequeña comunidad sientan que les hace falta reunirse cada semana y que no sea necesario un gran esfuerzo administrativo para mantener la unidad y la consistencia del grupo. Por ello esta guía de ejercicios y talleres es apenas un ejemplo de las muchas posibilidades que se abren para animar las reuniones. Se proponen a modo de sugerencia, para estimular la creatividad que hay en todos nosotros y para que sean ensayados con las modificaciones que cada persona, pareja o grupo responsable de una reunión considera convenientes. Los invitamos a compartir con nosotros los talleres y ejercicios que desarrollen y los descubrimientos que hagan. Nuestra intención es generar ediciones adicionales de este taller de trabajo comunitario y nos encantaría incluir sus aportes. Hemos seleccionado 30 talleres y ejercicios, los cuales se presentan sin ningún orden especial, para ser ensayados libremente. En general, se basan en los 21
  • 22. métodos de trabajo en grupo ya descritos. Ayuda mucho el contar con algunos elementos sencillos que son los siguientes: • Hojas blancas que se entregan a cada persona para que haga anotaciones, esquemas o dibujos. • Plumones o marcadores de colores. Lo ideal es que cada persona pueda trabajar con al menos 4 colores. • Algo en qué apoyar, ya sea una mesa, una revista o un libro. • Algunas lecturas relacionadas con los temas. • Algunas canciones o poesías relacionadas con los temas. • Fotos y paisajes. Cada taller toma una media hora al menos. Es importante que todos se comprometan con el trabajo y que no se interrumpa. A veces pasa que las personas de la casa donde se realiza la reunión, se dedican a atender a los demás. Pero es importante que durante los talleres presten atención exclusiva al ejercicio en curso. Cada taller está pensado para ayudar a animar una reunión. Pero se pueden hacer variaciones, repetir talleres, combinar talleres, eliminar o agregar pasos. A juicio de los que lleven la reunión, puede que se considere apropiado combinar el taller con lectura o con la oración o reflexión previa, con la cual normalmente se inician las reuniones. Pero esto no es necesario. Igualmente puede ser muy bonito hacer una oración o reflexión final sobre el aprendizaje, o el compartir, o el momento agradable que se pudo disfrutar como resultado del pequeño taller o ejercicio de grupo. Dado que el Señor está en medio de las personas que se reúnen en su nombre, se va a sentir su influencia y las reuniones van a generar importantes aportes, 22
  • 23. reflexiones, sabiduría, evolución personal y grupal y gozo. Ojalá que en el grupo se cuente con personas concientes de este proceso, capaces de recoger las vivencias valiosas y los momentos creativos del grupo, para escribirlos en forma de pequeños artículos que puedan ser leídos por otros para beneficio e inspiración de los demás. Esta sencilla guía ha sido preparada con la idea de estimular la amistad, el respecto y la admiración mutuas, los valores y los aspectos que nos refuerzan y nos hacen pasar ratos amables, agradables y gozosos. No están concebidos para enfocarse en la negatividad. EJERCICIOS DE PRESENTACIÓN Las personas de un grupo tienen una historia personal que se presta para una gran cantidades de ejercicios. Siempre es interesante observar la historia del otro y aprender. Somos seres de infinitas facetas, de gran complejidad y nos construimos día a día. La pequeña comunidad nos puede ayudar a crecer y la observación de las definiciones que uno hace de sí mismo y de las que los demás hacen de sí mismos es una oportunidad para crecer y para enamorarse del otro. TALLER 1 LAS DEFINICIONES PERSONALES Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los de demás, logro de mayor confianza y aceptación, sanación personal. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en 23
  • 24. qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • Un dibujo en el centro de la hoja con su nombre y con un símbolo con el cual se identifica. • Alrededor del centro se trabajan distintos temas relacionados con la persona, a elección de la persona que organiza. Por ejemplo: la familia, los valores, la educación, el pasado, el futuro, la amistad, el conocimiento, los intereses y aficiones. Cada tema se puede presentar con algún dibujo o con frases. • Este trabajo debe tomar unos 10 minutos. • Luego, cada participante habla de sí mismo durante un par de minutos, basado en su hoja. Todos prestan atención. • Cada uno anota en su hoja un detalle que le llamó la atención de lo dicho por cada persona que habla. • Cuando todos hayan expuesto, se hace una nueva ronda en la cual los demás comentan lo que les llamó la atención de cada persona. Esto se hace de forma ordenada de manera que los comentarios sobre cada persona se den en un solo bloque. TALLER 2 DIBUJOS PERSONALES Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los de demás, desarrollo de la capacidad de observación y atención del grupo. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en 24
  • 25. qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades en su hoja blanca: • Un dibujo a modo de autorretrato. No se requiere que sea artístico. Puede ser de tipo simbólico. No se coloca el nombre de la persona. • Una frase que sienta que lo identifica. • Este trabajo debe tomar unos 10 minutos. • Se colocan las hojas en la pared del recinto, pegadas con cinta de enmascarar. • Las personas miran los dibujos. Especulan y comentan. • Luego cada participante habla de sí mismo durante un par de minutos, basado en su hoja. Todos prestan atención. • A continuación, cada participante coloca un detalle adicional en cada hoja, incluyendo la suya, basado en lo que oyó expresar a los demás. En una variación del ejercicio anterior, se puede asignar a cada persona uno de sus compañeros para que lo dibuje sin que el otro lo sepa. Luego, se colocan en la pared las hojas con los dibujos y cada quien trata de reconocerse. Luego el que hizo el dibujo lo hace saber. La persona dibujada habla de sí misma a través del dibujo. El que lo dibujó señala lo que vio y lo que quiso reflejar. Este ejercicio puede dar lugar a risas y diversión. TALLER 3 NOMBRES PERSONALES Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, sanación. Instrucciones 25
  • 26. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • Una figura geométrica en el centro, en la cual se coloca el nombre de bautismo de la persona. • Se escribe alrededor de este dibujo central una lista completa de todos los nombres y apodos que el participante recuerda que ha tenido en su vida. • Este trabajo debe tomar unos 10 minutos. • Se colocan las hojas en la pared del recinto, pegadas con cinta de enmascarar. • Las personas miran los dibujos, especulan y comentan. • Luego cada participante habla de sí mismo durante unos cinco minutos, basado en su hoja. Todos prestan atención. • A continuación, cada uno escribe un nombre adicional en cada hoja, incluyendo la suya, basado en lo que oyó expresar a los demás. • Finalmente, cada uno comenta sobre sus sentimientos. EJERCICIOS SOBRE LA HISTORIA FAMILIAR Las personas de un grupo tienen una historia familiar que se presta para una gran cantidades de ejercicios. Todos tienen anécdotas para contar sobre sus padres y sus abuelos, sobre sus hermanos y sus primos y sobre sus vivencias familiares. Cuando contamos esas historias se nos despierta la admiración y el aprecio por tantos seres humanos que han contribuido a nuestra propia existencia. Es una linda oportunidad para decir cosas bellas de nuestra familia o para expresar algo 26
  • 27. que sentimos que debemos compartir. La pequeña comunidad es también una especie de familia que se nutre de las tradiciones familiares que todos tenemos. TALLER 4 RECUERDOS DE NUESTROS PADRES Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, logro de mayor confianza y aceptación, sanación personal, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja coloca el nombre de sus padres y la forma en la cual los llama o los llamaba. • Luego recuerda una anécdota sobre sus padres que le gustaría compartir y que le trae sentimientos de cariño por sus padres, como pareja. Cuando la recuerda, anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Enseguida anota tres sentimientos de agradecimiento que tiene hacia sus padres, como pareja, en la hoja. • Después, anota en la hoja tres enseñanzas que recibió de sus padres, como pareja. • A continuación escribe una frase cariñosa, que refleje sus sentimientos hacia esa pareja de padres. 27
  • 28. • Luego cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada, por temas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 5 LAS HUELLAS DE NUESTRA MADRE Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, logro de mayor confianza y aceptación, sanación personal, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura simbólica de lo que representa su madre para él o ella. • Luego recuerda una historia alegre de su madre cuando era niño o niña y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Enseguida recuerda una historia alegre de su madre cuando era joven y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Después recuerda una historia alegre de su madre cuando ya era adulto y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Luego anota en su hoja tres aspectos en los cuales considera que su madre ha sido modelo en su vida. • A continuación, anota en la hoja una o dos cosas que no se ha atrevido a decirle a su madre y que quisiera compartir con el grupo. 28
  • 29. • Después, escribe una frase cariñosa, que refleje sus sentimientos hacia su madre. • Luego cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada, por temas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 6 LAS HUELLAS DE NUESTRO PADRE Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, logro de mayor confianza y aceptación, sanación personal, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura simbólica de lo que representa su padre para él o ella. • Luego recuerda una historia alegre de su padre cuando era niño o niña y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Enseguida recuerda una historia alegre de su padre cuando era joven y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Después recuerda una historia alegre de su padre cuando ya era adulto y anota en su hoja un par de palabras claves o un dibujo para recordarla. • Luego anota en su hoja tres aspectos en los cuales considera que su padre ha sido modelo en su vida. 29
  • 30. • A continuación anota en la hoja una o dos cosas que no se ha atrevido a decirle a su padre y que quisiera compartir con el grupo. • Enseguida escribe una frase cariñosa, que refleje sus sentimientos hacia su padre. • Luego cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada, por temas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 7 RECUERDOS DE NUESTROS ABUELOS Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica y en centro de la misma coloca la palabra “abuelos”. • Luego recuerda dos o tres aspectos de sus abuelos maternos y paternos, de forma que pueda compartir en grupo; por ejemplo, cómo eran las casas de los abuelos, sus relaciones con ellos, sus oficios y sus vidas. Se anotan palabras claves para facilitar el compartir con el grupo. 30
  • 31. • Enseguida se enfoca en las diferencias entre ambas ramas familiares y cómo han influido en su vida. Para ello anota tres aspectos relacionados con cada casa que le hayan ayudado a moldear su vida. • Después anota en la hoja cuatro enseñanzas que recibió de sus abuelos. • A continuación describe cómo se imagina que va a ser su propia experiencia como futuro abuelo o cómo es su actual experiencia, si ya lo es. • Luego cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada, por temas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 8 LAS REUNIONES FAMILIARES: LAS DE NUESTROS ABUELOS, LAS DE NUESTROS PADRES Y LAS PROPIAS. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño, oportunidad para proyectarse. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de reunión familiar grande. • Luego se detiene por un momento, unos minutos, para recordar cómo eran las reuniones familiares en las casas de sus abuelos maternos y paternos. Quizás iban las familias cada ocho días, o cada dos semanas o una vez al 31
  • 32. año. Allí se veían con los primos y con los tíos y con los abuelos. Tantas cosas pasaban. • Enseguida se anotan en la hoja palabras claves sobre esos recuerdos, para facilitar el compartir con el grupo. • Después se enfoca un par de minutos en las reuniones en la casa de sus padres, ya casados algunos de los hermanos, quizás con sobrinos, con sus propios hijos. Reuniones que probablemente siguen ocurriendo o que ocurrieron hasta hace poco. • Ahora se detiene a observar los cambios que han ido ocurriendo entre los tiempos de los abuelos y de los padres y las semejanzas. En la hoja anota dos o tres idea que resultan de esa reflexión. • Luego se enfoca un par de minutos en sus propias reuniones familiares con sus hijos y las familias o amigos de sus hijos. • De nuevo se detiene a observar los cambios y las semejanzas que han ido ocurriendo entre los tiempos de los abuelos, los de los padres y los actuales. En la hoja anota dos o tres idea que resultan de esa reflexión. • Después anota en la hoja una par de frases o algún dibujo relacionado con la importancia de las reuniones familiares en su vida pasada, presente y futura. • Luego cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada, por temas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 9 LOS PERSONAJES DE NUESTRAS FAMILIAS. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño, oportunidad para proyectarse. 32
  • 33. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento. Se trata de recordar anécdotas de personajes de nuestras familias que dejaron huella en nosotros sea cual sea la razón. Es un ejercicio que se basa en la recurrencia de los recuerdos. Las distintas personas van trabajando de forma alternada en la siguiente forma: • Inicialmente todos traen a sus mentes recuerdos de familiares asociados con personas concretas que por alguna razón vienen a la mente. Una tía abuela santa o un tío abuelo aventurero y mundano, un tío bohemio o científico o algún primo loco, o escritor, o cuentista. O una tía sencilla, o una solterona. Cuando hayan localizado una persona en especial, dejan que la mente recupere distintas imágenes de esa persona, quizás en relación con nosotros, o quizás una anécdota, o una visión general, o una enseñanza o mensaje que se quedó grabado. • Transcurridos tres o cuatro minutos, cada participante, en forma ordenada, comparte con el grupo lo que quiera contar de ese personaje, uno o dos minutos por persona. Los demás escuchan con atención y cariño, dejando quizás que esas evocaciones a su vez penetren en sus propios recuerdos. • Cuando todos hayan compartido, si el tiempo lo permite, se vuelve a hacer otra ronda, ahora con base en otro personaje que venga a la mente. • Se podrá notar que el compartir aviva los recuerdos y que es posible hacer varias rondas sin dificultad. Esta es la recurrencia de los recuerdos. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 10 EJEMPLOS FAMILIARES Y VALORES. Objetivo 33
  • 34. Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño, oportunidad para proyectarse. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Se trata de asociar personajes familiares con una serie de conceptos y valores que son importantes para nuestras vidas. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de los valores que uno ha recibido de las personas de su familia. Allí mismo pone un título relacionado con este tema. • Luego coloca alrededor de la hoja siete valores personales que considera que tiene que ver con sus familiares, ya sea que los aprendió con ellos o los desarrolló por contraste o por deseo de cambio. • Para cada valor escribe el nombre de un familiar que encarna ese valor y escribe una frase que resume el mensaje que esa persona expresaría si tuviera la oportunidad. • Al lado de esa frase agrega algo personal que implica cambio o evolución positiva con respecto a lo que se aprendió del familiar. • Luego se detiene unos minutos para reflexionar cómo uno va asumiendo las influencias y cómo las va modelando en su propia vida. • Después plasma todo lo hecho en una pequeña frase, poesía o dibujo, que coloca en la hoja. • Enseguida cada participante comparte con el grupo sus anotaciones, de forma ordenada. Todos prestan atención. 34
  • 35. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 11 NUESTROS HIJOS. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Se trata de compartir con el grupo sobre nuestros hijos. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de su naturaleza de padre o madre. Allí mismo pone un título que describa la relación con sus hijos. Si alguna de las personas no tiene hijos, trabaja en forma metafórica, asociando el concepto de padre o madre con alguna otra persona o situación. • Después escribe alrededor de la hoja los nombres de sus hijos. Al lado de cada nombre hace un dibujo o símbolo. • Para cada hijo escribe un par de palabras claves que le permitan compartir con los demás. 35
  • 36. • Luego se reúnen las parejas y comparten las anotaciones y símbolos de sus hojas respectivas. Con base en ese compartir, anota cada uno algún aspecto adicional para cada hijo. En el caso de personas que no tengan parejas, se reúnen las unas con las otras. • Enseguida cada uno se detiene por unos minutos, para reflexionar cómo ve a sus hijos y cómo los ve su pareja. • Después cada participante comparte con el grupo sobre cada uno de sus hijos. Esto se va haciendo por parejas. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. EJERCICIOS SOBRE VIVENCIAS AMOROSAS Y LA AMISTAD Las personas de un grupo tienen muchas relaciones y amistades y esto se presta para una gran cantidades de ejercicios. Todos tienen anécdotas para contar sobre sus primeros amores de niño, de joven y de adulto joven. Todos recuerdan sus vidas del colegio, del barrio, de los paseos y programas con amigos. Todos hemos formado amistades, unas fugaces, otras permanentes más allá de las circunstancias. Cuando contamos esas historias y narramos nuestra visión sobre la amistad y el amor, se nos despierta la admiración y el aprecio por tantos seres humanos que han contribuido a nuestra propia existencia. Es una linda oportunidad para decir cosas bellas de los seres que pasan o han pasado por nuestras vidas y para expresar algo que sentimos que debemos compartir. De todas formas la pequeña comunidad es el claro símbolo de la amistad. TALLER 12 NUESTRAS HISTORIAS DE AMOR. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Oportunidad para crecer en el amor. 36
  • 37. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento. Se trata de compartir historias o anécdotas de nuestros amores de niñez y juventud. Es un ejercicio que se basa en la recurrencia de los recuerdos. Las distintas personas van trabajando de forma alternada, así:: • Inicialmente todos traen a sus mentes recuerdos de amores pasados, bien sea que se trate de situaciones pasajeras sin mayor trascendencia, o de noviazgos formales o situaciones amorosas profundas. La idea es elegir situaciones distintas a las vividas con la pareja actual. En este proceso las personas dejan transcurrir varios minutos. • Transcurridos tres o cuatro minutos, cada participante, en forma ordenada, comparte con el grupo, libremente, lo que quiera contar sobre estas vivencias. Los demás escuchan con atención y cariño, dejando quizás que esas evocaciones, a su vez, penetren en sus propios recuerdos. • Cuando todos hayan compartido, si el tiempo lo permite, se vuelve a hacer otra ronda. Ya en esta ocasión las personas pueden recordar y contar cómo se desarrolló el amor con su pareja actual. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 13 EL SIGNIFICADO DE LA AMISTAD. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Oportunidad para crecer en la amistad. Instrucciones 37
  • 38. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Se trata de compartir con el grupo sobre nuestros amigos. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de lo que es para ella la amistad. La completa con una frase. • Luego escribe alrededor de la hoja los nombres de varios de sus mejores amigos. Ojalá tres o cuatro. No más de cinco. Intencionalmente, no se incluyen personas de la pequeña comunidad, ni a las parejas, ni a los hijos, ni a los padres. Al lado de cada nombre hace un dibujo o símbolo. • Enseguida, al lado de cada nombre, escribe un par de palabras claves sobre lo que ha significado este amigo para ella, de forma que esto le permita compartir con los demás. • Después cada uno se detiene por unos minutos para reflexionar sobre lo que han significado las amistades en su vida. Esto lo refleja a continuación con una poesía corta, de unas cuantas líneas, sobre la amistad. • Luego cada participante comparte, con el grupo, sobre cada uno de sus amigos. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten la poseía y cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 14 NUESTRA HISTORIAS DE AMOR DE PAREJA. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y expresar cariño. Oportunidad para crecer en el amor. 38
  • 39. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento. Se trata de compartir la historia de nuestro enamoramiento y noviazgo con la pareja actual. Es aconsejable que se traigan a la reunión algunas fotos de la pareja cuando eran novios y algunas fotos del matrimonio. Las distintas personas van trabajando de forma alternada, así: • Inicialmente todos traen a sus mentes los recuerdos de su enamoramiento y noviazgo. Esto se hace con ayuda de las fotos o viajando deliberadamente al pasado, con los ojos cerrados, con ayuda del que guía la reunión, o mirando a la pareja, o simplemente recordando. Dejar que pasen varios minutos. • Transcurridos tres o cuatro minutos, cada participante, en forma ordenada, comparte con el grupo la historia de su enamoramiento y noviazgo con la pareja actual. Los demás escuchan con atención y cariño, dejando quizás que esas evocaciones a su vez penetren en sus propios recuerdos. • Cada participante es seguido por su propia pareja. Ojalá se puedan traer recuerdos complementarios y distintos, para enriquecer el compartir. • Luego los dos completan sus historias, con base en lo que le ha aportado el otro. • Al final, todos comparten cómo se sintieron durante el ejercicio. Terminan con un abrazo tierno y amoroso de las parejas y con un aplauso. TALLER 15 NUESTROS MAESTROS Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para agradecer y 39
  • 40. expresar cariño. Oportunidad para comprometerse a enseñar y compartir. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. Se trata de compartir con el grupo sobre nuestros maestros. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de los que es para ella enseñar y aprender. La completa con una frase sobre el valor de los maestros. • Luego coloca alrededor de la hoja los nombres de varios de sus mejores maestros. Ojalá dos o tres. No más de tres. Referirse a maestros reales del sistema educativo, sea formal o informal. Al lado de cada nombre hace un dibujo o símbolo. • Enseguida, al lado de cada nombre, escribe un par de palabras claves sobre lo que ha significado este maestro para ella, de forma que esto le permita compartir con los demás. • Después, cada uno se detiene por unos minutos, para reflexionar sobre lo que han significado los maestros y la educación en su vida. Esto lo refleja a continuación con una pequeña carta dirigida a su maestro o maestros especiales. • Luego cada participante comparte con el grupo sobre cada uno de sus maestros. Todos prestan atención. • Al final, todos comparten las pequeñas cartas y cómo se sintieron durante el ejercicio. 40
  • 41. EJERCICIOS SOBRE VALORES Y EMOCIONES Las personas de un grupo experimentan la realidad de formas muy variadas y van estableciendo creencias y valores que moldean esas experiencias y que responden a esas vivencias. El compartir estos aspectos se presta para una gran cantidad de ejercicios. Todos podemos aprender del otro, admirar la construcción que ha hecho de su vida y la forma cómo se proyecta hacia el futuro, hacia la naturaleza y hacia los demás. Cuando contamos cómo nos enfocamos, cuando compartimos nuestras ideas y nuestras visiones, se nos despiertan la creatividad, la intuición, la imaginación y nuestra capacidad de asombro y de aprecio. TALLER 16 NUESTROS VALORES PERSONALES Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento. Se trata de compartir algunas de las ideas y valores que nos hacen sentir útiles, valiosos y humanos. El ejercicio se apoya en elementos para facilitar el compartir, que son una hoja blanca de papel para cada persona, plumones de colores para escribir y algo en qué apoyar. Se recomienda dar inicio al ejercicio con una canción a alguno de los valores de la vida, tales como la amistad, la libertad, la lealtad, el amor, etc. Cada persona realiza las siguientes actividades: 41
  • 42. • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de lo que es su propia vida en términos de valores o ideas fundamentales. La completa con una frase sobre lo que considera es la esencia de su existencia como persona. • Luego coloca alrededor de la figura los nombres de unos cuatro o cinco valores, no más de seis. Al lado de cada valor hace un dibujo o símbolo. • Después, al lado de cada valor, escribe un par de palabras claves sobre lo que ha significado su experiencia vivida como resultado de la práctica de ese valor en su vida real, de forma que esto le permita compartir con los demás. • Enseguida cada uno se detiene por unos minutos, para reflexionar sobre lo que ha significado en su vida contar con valores y cómo eso ha afectado su experiencia, tanto personal como grupal. • Esto lo refleja a continuación en un dibujo de un objeto que se arma con aspectos gráficos o simbólicos, relacionados con sus valores y con sus experiencias. • Luego cada participante comparte con el grupo sobre cada uno de sus valores. Todos prestan atención. Cada uno anota en su hoja algún aprendizaje que saca de haber oído a los demás y lo trata de involucrar en su dibujo. • Al final, todos comparten los dibujos armados con los valores y cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 17 LO QUE APRECIAMOS EN EL OTRO. Objetivo Auto conocimiento, conocimiento de los demás, oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. Oportunidad para expresar reconocimiento. 42
  • 43. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento. Se trata de expresar los valores y cosas bellas que apreciamos en las demás personas del grupo, de forma anónima, y de aceptar con humildad, alegría y cariño el aprecio de los demás. Igualmente, se trata de comparar lo que yo veo en mí, con lo que los demás aprecian. • Cada participante recibe un lapicero y una hoja en blanco. En la hoja escribe seis virtudes que él piensa que tiene y que practica. • Luego el que dirige la reunión coloca una hoja blanca en la espalda de cada persona, pegada con cinta de enmascarar. • A continuación las personas escriben en la hoja colocada en la espalda de cada persona dos virtudes o valores que aprecian en ella. Eso la van haciendo en simultáneo, sin prestar demasiada atención a lo que los demás han colocado, en forma ojalá desordenada, sin hablar con la persona ni darle pistas de lo que está escribiendo. Esto se hace con un espíritu de aprecio y admiración y con honestidad. • Terminado lo anterior, cada quien toma la hoja que tenía en su espalda y la lee con atención. En forma callada reflexiona sobre lo que los demás aprecian y lo que ella misma aprecia de sí misma. • Luego cada participante comparte con el grupo sobre los valores que los demás han señalado. Todos prestan atención. • Al final todos comentan cómo se sienten y se abrazan. TALLER 18 COMPARTIENDO FOTOS Objetivo Pasar un rato agradable. Oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. 43
  • 44. Instrucciones Previamente se ha solicitado a las personas que traigan, por pareja, por lo menos 5 fotos seleccionadas de sus colecciones familiares o personales. Nadie debe traer menos de 5 fotos ni más de 10 por pareja. Esto con el fin de permitir que todos compartan y que no se convierta el taller en un pasar de fotos sin trascendencia. Todos se deben comprometer, ya que se pierde la gracia si algunos no participan. • Todos se sientan alrededor de una mesa amplia o de forma que se puedan compartir las fotos de cada cual. Lo que se desea es que cada persona reciba plena atención cuando habla y comenta sobre sus fotos. Evitar que simplemente las fotos vayan de mano en mano. Evitar traer las fotos en una álbum lleno de muchas fotos, pues ello distraería la atención. • Cada participante toma una de las fotos y con la ayuda de su pareja, cuenta alguna pequeña historia relacionada con ella. Luego continúa con las demás fotos que trajo. • Así se van turnando las personas y las parejas. • Todos prestan atención y disfrutan. • Al final todos comentan cómo se sienten y se abrazan. Una variación de este taller sería que la pareja anfitriona comparta con los demás algunas de sus fotos, incluyendo de sus familias de origen (tíos, padres, hermanos de cada uno), mencionando sus nombres, comentando qué hacen y cómo es la relación de la pareja con cada uno de ellos. TALLER 19 COMPARTIENDO POEMAS Objetivo Pasar un rato agradable. Oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. 44
  • 45. Oportunidad para leer y sentir la belleza de la poesía. Instrucciones Previamente se ha solicitado a las personas que traigan un poema que les guste. Puede ser un poema propio, pero no es necesario. Otra alternativa sería que organiza la reunión ponga a disposición del grupo varios textos con poemas o antologías que tenga en su biblioteca hogareña, ya sea para que todos puedan seleccionar algún poema o para aquellos que olvidaron traerlo. Se recomienda seleccionar poemas cortos, para facilitar el que todos puedan participar. • Cada uno selecciona un poema para leer a los demás. • Todos escuchan con aprecio y atención. • Cada uno lee su poema. Lo hace despacio, saboreando las palabras, vocalizando bien. Si lo desea puede repetir algún verso. • Luego de cada lectura, se deja un espacio para que tanto el lector como los demás puedan expresar alguna idea adicional, por ejemplo por qué le gusta, cómo lo siente, qué le evoca. • Así se va permitiendo que todos lean sus poemas. • Al final todos comentan cómo se sienten y se abrazan. • Se recomienda terminar con una canción sentida y poética. TALLER 20 LAS PERSONAS QUE ADMIRAMOS Objetivo Expresar aprecio por los demás. Oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. Instrucciones Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. 45
  • 46. Se trata de compartir con el grupo sobre personajes que consideramos admirables en distintos aspectos. Cada persona realiza las siguientes actividades: • En el centro de la hoja dibuja una figura geométrica o simbólica que le evoque la idea de los que es para ella el ser humano integral que se da a los demás y sirve como ejemplo y modelo. La completa con una frase sobre el valor de las personas. • Luego escribe alrededor del centro de la hoja los nombres de varios personajes, referidos a áreas específicas. Por ejemplo: bondad y entrega a los demás, inteligencia, creatividad, honestidad, sencillez, generosidad, alegría, solidaridad, efectividad, etc. Todos los participantes se refieren a los mismos aspectos, definidos por la persona organizadora del taller. • Enseguida, al lado de cada nombre, escribe un par de palabras claves sobre lo que ha significado este personaje para ella, de forma que esto le permita compartir con los demás. • Después cada uno se detiene por unos minutos, para reflexionar sobre lo que han significado las demás personas en su vida. • A continuación cada participante comparte con el grupo sobre los personajes en cada área. Todos prestan atención. Todos anotan en su hoja algún aprendizaje que sacan al oír a los demás. • Al final, todos comparten sus anotaciones adicionales y cómo se sintieron durante el ejercicio. TALLER 21 ELABORACIÓN DE PROYECTOS O PLANES DE TRABAJO EN GRUPO Objetivo 46
  • 47. Planear adecuadamente y en forma participativa nuevas actividades, para provecho y unidad del grupo. Expresar motivaciones y visiones. Oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. Proyectarse. Instrucciones Lo que se pretende con este taller es planear en forma compartida las tareas de un grupo o aprovechar la potencia del grupo para planear inclusive actividades personales o familiares. Se puede por ejemplo planear un nuevo año, una actividad comunitaria, un encuentro, un paseo, un proyecto. Este taller puede tomar entre 30 minutos y dos horas (o inclusive medio día o hasta un día), dependiendo de la complejidad del proyecto o tarea. Una vez definido el tema se procede al taller. Se recomienda, por ejemplo, planear al principio de cada año el avance de la pequeña comunidad. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. El grupo responde de forma ordenada y creativa a cuatro preguntas relacionadas con la actividad, tarea o proyecto: • ¿Cuál es el objetivo que se busca? • ¿Qué tipo de actividades se deben realizar? • ¿Qué recursos se requieren? • ¿Cómo puedo integrar el proyecto a mis demás proyectos de vida, personales, familiares y comunitarios, para evitar fracasos, confusiones y desorden; es decir, qué responsabilidades puedo asumir? Lo que se desea es responder en grupo a estas preguntas. Para ello se puede emplear el siguiente procedimiento. 47
  • 48. • En el centro de la hoja se coloca el título o nombre de la actividad o aspecto que se está analizando. Luego se divide la hoja en cuatro cuadrantes con dos rayas que pasan por el centro. • En cada uno de los cuadrantes, cada persona coloca una de las cuatro preguntas, dejando espacios en blanco para anotar, al menos, dos respuestas para cada una. • Luego, el organizador lee la primera pregunta en voz alta. Cada quien coloca una sola respuesta en su hoja en el cuadrante respectivo. • Enseguida el organizador lee de nuevo la primera pregunta en voz alta y cada uno coloca otra respuesta adicional en el cuadrante respectivo. • Después cada participante, en forma ordenada, comparte con el grupo su primera respuesta. Todos lo van haciendo, de forma que el organizador, en un papelógrafo, en un tablero o en una hoja blanca adicional, coloca las distintas respuestas que van saliendo. Enseguida se hace lo mismo con la segunda respuesta a la primera pregunta. Así se llena una sola hoja con todas las respuestas a la primera pregunta. • Todos observan las respuestas de los demás con aprecio, sin entrar a contradecir o discutir. • Registradas todas las respuestas y compartidas, todos sentirán que la pregunta está ampliamente contestada y bien analizada, con plena participación. • Este proceso se hace ordenadamente para las otras tres preguntas. • Como resultado, se tendrán cuatro hojas con las respuestas para cada pregunta. Estas pueden ser apreciadas por el grupo. • Si se desea o se necesita, se procede a redactar un documento o reporte sobre el proyecto, con los objetivos, las actividades a realizar, los recursos necesarios y las responsabilidades. Para ello se organizan las respuestas en forma coherente, combinando, simplificando, eliminando repeticiones. 48
  • 49. Esto lo puede hacer el grupo o se puede dejar a un grupo más pequeño o a alguien que coordine. • Al final, todos comparten sus sentimientos y comentarios de tipo general. El taller 22 siguiente, indica una metodología similar para evaluar el desarrollo de las tareas que se han planeado. TALLER 22 EVALUACIONES EN GRUPO Objetivo Sacar provecho y aprender de las actividades realizadas. Expresar aprecio por las cosas que suceden. Oportunidad para aprender del otro y apreciarlo. Proyectarse. Instrucciones Lo que se pretende con este taller es compartir en grupo los resultados que ha generado cualquier tipo de actividad, obtener conclusiones coherentes y valiosas y generar proyectos y actividades futuras. Se puede evaluar el año que acaba de pasar, una actividad comunitaria, un encuentro, un paseo, un proyecto. Este taller puede tomar entre 30 minutos y dos horas (o inclusive medio día), dependiendo de lo que se esté evaluando. Una vez definido el tema se procede al taller. Se recomienda, por ejemplo, evaluar cada año el avance de la pequeña comunidad. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. El grupo responde de forma ordenada y creativa a cuatro preguntas relacionadas 49
  • 50. con la actividad: • ¿Cuál era el objetivo que se buscaba? • ¿Qué tipo de actividades fueron las que se llevaron a cabo? • ¿Qué resultados valiosos se obtuvieron? • ¿Cómo puedo proyectar nuevas actividades que mantengan el mejoramiento continuo en la vida personal y grupal? Lo que se desea es responder en grupo a estas preguntas. Para ello se puede emplear el siguiente procedimiento. • En el centro de la hoja se coloca el título o nombre de la actividad o aspecto que se está evaluando. Luego, se divide la hoja en cuatro cuadrantes con dos rayas que pasan por el centro. • En cada uno de los cuadrantes, cada persona escribe una de las cuatro preguntas, dejando espacios en blanco para anotar, al menos, dos respuestas para cada una. • Luego el organizador lee la primera pregunta en voz alta. Cada quien coloca una sola respuesta en el cuadrante respectivo. • Luego el organizador lee de nuevo la primera pregunta en voz alta y cada quien coloca otra respuesta adicional en el cuadrante respectivo. • Posteriormente cada participante, en forma ordenada, comparte con el grupo su primera respuesta. Todos lo van haciendo, de forma que el organizador, en un papelógrafo, en un tablero, o en una hoja blanca adicional, coloca las distintas respuestas que van saliendo. Enseguida se hace lo mismo con la segunda respuesta a la primera pregunta. Así se llena una sola hoja con todas las respuestas a la primera pregunta. • Todos observan las respuestas de los demás con aprecio, sin entrar a contradecir o discutir. 50
  • 51. • Registradas todas las respuestas y compartidas, todos sentirán que están ampliamente contestadas y bien analizadas, con plena participación. • Este proceso se hace ordenadamente para las otras tres preguntas. • Como resultado, se tendrán cuatro hojas con las respuestas para cada pregunta. Estas pueden ser apreciadas por el grupo. • Si se desea o se necesita, se procede a redactar un documento o reporte de evaluación en el cual se organizan las respuestas en forma coherente, combinando, simplificando, eliminando repeticiones. Esto lo puede hacer el grupo o se puede dejar a un grupo más pequeño o a alguien que coordine. • Al final, todos comparten sus sentimientos y comentarios de tipo general. • Si es del caso, se puede sacar una lista de proyectos a realizar. La metodología del taller 21 anterior puede ser de gran utilidad para hacer el plan de trabajo para este nuevo proyecto. TALLER 23 LECTURA CREATIVA DE DOCUMENTOS Objetivo Sacar provecho de los documentos que se leen. Contribuir a que el liderazgo que sirve a las pequeñas comunidades pueda ser efectivo. Expresar aprecio por la palabra escrita. Oportunidad para aprender de los demás. Instrucciones Con frecuencia, la pequeña comunidad recibe documentos y escritos concebidos para el mejoramiento y el crecimiento, en muchos casos escritos por los responsables de la organización a la cual pertenece. Igualmente llegan a los miembros del grupo diversos documentos o escritos que se consideran apropiados para ser compartidos. Desafortunadamente las personas tienen una tendencia a no prestar atención, a no leer, o a dejar que las cosas pasen sin aprovechar el potencial que tienen para crecer y para compartir. 51
  • 52. Lo que se pretende con este taller es compartir las lecturas en grupo y crecer creativamente con la lectura. Para ello, se sugiere cambiar los métodos tradicionales que consisten en dejar que alguien lea y tratar, en forma más o menos efectiva de escuchar y prestar atención, con buena voluntad en el mejor de los casos. Estos métodos no son realmente efectivos. Lo que normalmente sucede es que se pierde la atención y que las personas no salen cambiadas ni comprometidas al escuchar una lectura. Una vez que el grupo define hacer la lectura de un documento, se procede al taller. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. • Cada persona dibuja en el centro de su hoja una figura geométrica cualquiera con el título o tema de la lectura y anota una respuesta personal a la siguiente pregunta: ¿Qué quiero aprender al leer este documento? • Por turnos, las personas van leyendo el documento, cada persona lee solamente un párrafo o como mucho dos, cuando son muy cortos. La lectura se hace vocalizando bien, haciendo las pausas y asegurándose que se pronuncia claramente la última letra de cada palabra. • Mientras el otro lee, cada persona anota en su hoja una palabra clave, o un dibujo que le sugiere la lectura. Esto se hace con atención y cariño, con el deseo de contestar las preguntas: ¿qué me enseña el párrafo que se acaba de leer, o cómo lo aplico a mi vida, o qué me sugiere, o qué descubro en él? • Así va avanzando la lectura hasta terminar. • Al final, los que deseen, pueden compartir sus impresiones sobre la lectura y la forma en que lograron sus objetivos personales con ella. 52
  • 53. • Si es del caso, se puede sacar una conclusión o compromiso grupal como resultado de la lectura. TALLER 24 FERIA COMUNITARIA DE TALENTOS Objetivo Gozar y disfrutar del compartir con los demás. Expresar aprecio por los demás. Oportunidad para aprender de los demás. Instrucciones Cada persona del grupo posee talentos especiales que a veces son desconocidos por el grupo. Hay gente que canta, otros interpretan música, otros recitan poemas, otros cuentan chistes, algunos saben dibujar, otros son capaces de contar un cuento, otros improvisan. Quizás otros saben preparar un plato o un postre. Algunos conocen un truco de magia o son hábiles para resolver acertijos. Previamente a la reunión se cita a los miembros del grupo a que participen en una feria de talentos comunitaria. En ella, cada persona va a compartir con los demás alguna habilidad. Si todos están de acuerdo, se procede a realizar la feria en la próxima reunión del grupo. • Cada persona desarrolla una actividad de forma que los demás puedan disfrutar y compartir. • Todos ponen atención de alta calidad, es decir, cariñosa, sin críticas, sin burlas, con aprecio, con gozo, con disfrute. • Al terminar cada persona su actividad, los demás aplauden. 53
  • 54. • Al terminar todos se abrazan y comparten sus sentimientos. Es recomendable tomar fotos durante la feria y guardarlas en el álbum comunitario. Más adelante se podrá disfrutar de esos momentos especiales cuando se vuelvan a observar las fotos. Como alternativa, este taller se puede hacer de forma algo más improvisada, sin citación previa, siempre y cuando todos quieran dejarse llevar por la espontaneidad del momento y por la confianza en el aprecio del grupo. TALLER 25 MEDITACIONES Y RELAJACIONES EN GRUPO Objetivo Disfrutar del silencio y del ambiente que se crea cuando un grupo comparte ese silencio. Descansar. Sentirse tranquilo y armónico. Crear espacios de apertura mental y capacidad de observación. Instrucciones La meditación y la relajación tienen muchas variaciones. Es común que en los grupos y pequeñas comunidades haya personas que conozcan alguna de las muchas técnicas y métodos. También es fácil conseguir alguna instrucción sencilla. Lo que se quiere es destinar un pequeño espacio de tiempo, entre 10 y 20 minutos, en algunas de las reuniones de la pequeña comunidad, para compartir estos métodos y disfrutar de ellos. En tal caso, la meditación o relajación es dirigida por la persona que conoce el método. Los demás se dejan llevar con apertura y atención a las instrucciones. Entre los métodos que se pueden utilizar están los siguientes: 54
  • 55. • Escuchar música especial para relajación. • Escuchar una lectura inspiradora que se lee lentamente, con sentimiento. • Sentarse sin hablar, tomados de la mano con la pareja, mirándose a los ojos. • Recorrer el cuerpo lentamente con la atención, ya sea en silencio o con la ayuda de un guía. Como ejemplos detallados, se presentan dos a continuación: Observación de la respiración Siéntese cómodamente en un lugar calmado y protegido, donde esté tranquilo. Cierre los ojos. No haga nada especial durante un minuto. Luego observe, con los ojos cerrados, su respiración. No haga fuerza ni trate de concentrarse. Simplemente observe cómo respira. Haga esto durante un espacio de tiempo de 10 a 20 minutos. Simplemente observe su respiración. Si se distrae y deja de observarla, y se da cuenta de ello, suavemente, sin esfuerzo, vuelva a poner su atención en la respiración. Cuando vengan pensamientos o ideas y se de cuenta de ello, suavemente, sin esfuerzo, vuelva a poner su atención en la respiración. Al terminar el tiempo, deje de observar la respiración durante un par de minutos y abra los ojos muy despacio antes de regresar a la actividad. Observación de sonidos En un grupo de personas, una de ellas, que asume el papel de conductor del grupo y que haya practicado durante cierto tiempo la técnica de la respiración u otra similar, dirige a los demás en la siguiente meditación, utilizando una voz suave y pausada y sin involucrarse ella misma en la meditación: 55
  • 56. Escucha los sonidos que te están rodeando.... pausa. Escucha sonidos un poco más lejanos.... pausa. Escucha sonidos todavía un poco más lejanos.... pausa. Oye sonidos más y más lejanos.... pausa un poco más larga. Ahora, escucha los sonidos de tu cuerpo... pausa. Oye sonidos un poco más íntimos.... pausa Oye sonidos más y más internos, más y más íntimos.... pausa Escucha los sonidos más callados de tu cuerpo.... pausa un poco más larga. Pon atención en simultáneo, a los sonidos más callados de tu cuerpo y a los sonidos más lejanos de tu ambiente.... pausa Lentamente, regresa..... pausa. Termina el ejercicio. TALLER 26 LECTURA MEDITADA Y SENTIDA DE DOCUMENTOS Objetivo Sacar provecho de los documentos que se leen, especialmente de los documentos que tratan de vivencias que nos hacen crecer y meditar, como es el caso de los Evangelios y el Nuevo Testamento. Expresar aprecio por la palabra escrita. Oportunidad para aprender de los demás. Desarrollo de la imaginación y creatividad. Instrucciones Lo que se pretende con este taller es que las personas sientan la lectura como si ellos fueran los personajes que intervienen en ella. Que las personas se trasladen a la época y a las situaciones a las cuales se refiere la lectura y se sientan viviendo esas épocas y esas circunstancias. Que las personas sientan que lo que se dice es lo que ellas hubieran dicho. Que se sientan afines a los paisajes, a los 56
  • 57. personajes y a los objetos. Una vez definido por parte del grupo que se va a un documento, en forma sentida y meditada, se procede al taller. Una persona explica a los demás el procedimiento y entrega los elementos necesarios, que son una hoja blanca de papel a cada persona, plumones y algo en qué apoyar. • En este caso una sola persona, que tenga buena habilidad para leer, lee todo el documento. La lectura se hace vocalizando bien, haciendo las pausas y asegurándose de que se pronuncia claramente la última letra de cada palabra. • Mientras el otro lee, cada persona deja que su imaginación le lleve a la época, a los personajes, a las situaciones y en esa medida va viviendo y sintiendo la lectura. • Así va avanzando la lectura hasta terminar. • Al final, cada uno toma una hoja de papel. En el centro de la misma anota el título. Luego, alrededor del centro coloca cinco o seis vivencias, sentimientos, imágenes o situaciones que le llamaron la atención durante la lectura. • Luego los que deseen pueden compartir sus impresiones. • Si es del caso, se puede sacar una conclusión o compromiso grupal como resultado de la lectura. EJERCICIOS RELACIONADOS CON ACTIVIDADES No siempre se realizan las actividades de la pequeña comunidad en las casas de las personas que pertenecen a ella. Son muchas las posibilidades de salir, de disfrutar del ambiente. Se puede realizar un paseo, ir a un museo, compartir una noche en un restaurante o en un café, visitar juntos un proyecto social, dar una serenata a una de los personas del grupo o a las madres en su día. Es importante 57
  • 58. tomar fotos y enriquecer el álbum de recuerdos de la comunidad. TALLER 27 PASEOS EN GRUPO Objetivo Disfrutar de una salida juntos. Observar de forma creativa. Realizar actividades en grupo. Aprender a trabajar en equipo. Conocer las familias de los compañeros de la comunidad. Instrucciones Esta actividad se puede programar dos o tres veces en el año. Ideales para salir con las familias y en algunos casos para invitar otros amigos. Se pueden llevar a cabo paseos de varios tipos, por ejemplo: • Ecológicos. Especiales para celebrar el día de la tierra, o el día del árbol o el del medio ambiente. Se puede visitar el jardín botánico o un parque natural cercano. Alguien del grupo lidera las actividades, que pueden incluir alguna: visita guiada; lectura de documentos o poemas; actividades de contacto con árboles, ríos o montañas; observación de pájaros o especies vegetales; reflexiones sobre la naturaleza; compartir un fiambre apropiado a la ocasión, a base de frutas, por ejemplo. • Visitas a las fincas o casas de recreo de alguien de la comunidad o de una persona conocida. Especiales para estar relajados y sentarse alrededor de un asado a cantar y a contar chistes. Pueden incluir una caminada juntos mientras se visitan los sitios de la finca. 58
  • 59. • Visitas a pueblos. Especiales para ir juntos a la terminal de transportes, o ocupar juntos un minibús alquilado. Se admira y se comenta el paisaje durante el trayecto, se visitan la iglesia, el parque, los sitios turísticos. Se comparte un fiambre en el cual cada familia trae algo o se disfruta de una comida en un restaurante del pueblo. • Caminatas. En ellas se va a una de las montañas o al campo cercano o a un parque. Ideal que se traiga un fiambre compartido, de forma que cada familia se encargue de algo distinto. Mientras se camina, se cuentan historias y se forman pequeños grupos, que se van alternando. TALLER 28 COMIDAS COMPARTIDAS Objetivo Disfrutar de una comida juntos. Realizar actividades en grupo. Aprender a trabajar en equipo. Admirar y apreciar lo que el otro hace. Instrucciones Esta actividad se puede programar igualmente dos o tres veces en el año. Es muy agradable comer juntos. Se pueden aprovechar distintos pretextos para hacerlo, por ejemplo: • Aniversarios de la comunidad. • Celebración de la Navidad, el día de los niños, la pascua, el comienzo de las vacaciones, el fin del año escolar. • Grados o distinciones que se hayan recibido. • Simplemente el placer de estar juntos y de compartir un momento especial. Se recomienda: • Repartirse los platos de la comida y prepararlos previamente, de forma que se puedan disfrutar durante la comida comunitaria. Alternativamente, 59
  • 60. encargar la comida. • Bendecir el momento y agradecer a Dios. • Comer despacio y saborear todos los platos, celebrando, admirando y agradeciendo al que los ofrece o prepara. • Traer una botella de un buen vino comprada entre todos y un postre. • Dejar todo limpio y ayudar a organizar las cosas al terminar la comida. Como variación, se puede programar la preparación en grupo de una comida. En este caso, en una de las casas, ojalá que tenga una cocina amplia, se reúnen todos. Previamente se ha convenido que todas las familias o algunas van a preparar un plato dado y por ello traen los ingredientes o se han comprado por encargo del grupo, en forma ordenada y planeada. Unas dos horas antes de la comida, se reúne el grupo y los que van a cocinar se dedican a preparar los platos, en un ambiente alegre y entretenido. Los demás ayudan con la preparación de la mesa, con la limpieza y el orden, o simplemente están allí observando. TALLER 29 EVENTOS EN GRUPO Objetivo Disfrutar de una salida juntos. Observar de forma creativa. Realizar actividades en grupo. Disfrutar de los atractivos culturales de la ciudad. Enriquecer la experiencia comunitaria. Instrucciones Esta actividad se puede programar dos o tres veces en el año. Ideales para cambiar de ambiente. Se pueden disfrutar diversos tipos de eventos, por ejemplo: • Conciertos y espectáculos musicales. • Teatro y cine. • Visitas a museos. 60
  • 61. • Circo y espectáculos deportivos. Se recomienda: • Seleccionar el evento de forma amigable y unánime, previamente, en una reunión de comunidad. • Comisionar a alguien para comprar los boletos. • Ayudar a los que tienen dificultades para comprar el boleto, con ayuda del pequeño fondo comunitario o con un aporte especial. La idea es que todos puedan participar y que nadie se sienta mal por carecer de fondos. • Convenir una hora y un lugar de encuentro y cumplir a toda costa. • En lo posible invitar a los hijos. • Guardar algún recuerdo del evento en el registro que se lleva de la historia de la comunidad. • Comentar sobre las experiencias que se tuvieron en la próxima reunión de comunidad o, si es posible, terminar la noche y compartir juntos en algún café o en alguna de las casas. TALLER 30 ACTIVIDADES EN GRUPO LIDERADAS POR ALGUNO DE LOS MIEMBROS Objetivo Aprender de forma creativa. Realizar actividades en grupo. Disfrutar de las habilidades que se tienen en el grupo. Estimular el liderazgo. Enriquecer la experiencia comunitaria. Instrucciones En el grupo hay personas que tienen habilidades especiales que se podrían compartir e inclusive enseñar a los demás. Por ejemplo: • Habilidades culinarias, que se pueden compartir mediante clases de cocina 61
  • 62. para los demás. • Habilidades artísticas o artesanales, que se pueden compartir en una taller de pintura o en un taller de elaboración de artesanías. • Habilidades teatrales, que se pueden compartir preparando una obra de teatro con la pequeña comunidad, para mostrar en algún evento. • Habilidades musicales, que se pueden compartir formando un grupo, o un coro, que puede animar los eventos de la comunidad de comunidades, las celebraciones religiosas o las fiestas. • Habilidades en temas diversos, que se pueden compartir dando charlas a los demás u organizando un pequeño curso o seminario. Se destacan los temas relacionados con crecimiento personal, formación y desarrollo de la conciencia personal y grupal. No siempre se requiere que las actividades sean lideradas o animadas por miembros del grupo. Se puede traer a alguien externo y entre todos pagar los costos a que hay lugar. Se recomienda: • Tratar de convenir en forma unánime la realización de la actividad, para que todos participen. • Tener cuidado de realizar actividades que no perturben excesivamente la vida de los miembros. Ser por ello prudentes con los objetivos y las exigencias de las actividades. • Compartir gastos y ser prudentes con los presupuestos y costos. • Disfrutar con alegría de las actividades. • Ser cumplidos con los horarios y las tareas que se convengan. • Felicitar y hacer sentir bien al líder o facilitador. Estimularse unos a otros durante las actividades. Tomar fotos. • Celebrar el fin de la actividad y dar un pequeño regalo al líder. 62
  • 63. PALABRAS FINALES Se pueden presentar muchos talleres adicionales. La verdad es que toda reunión de pequeña comunidad es una taller en si misma. Pero lo que se quiere es señalar una ruta de viaje y dejar que la creatividad de los viajeros la vivan con sus estilos propios. Ojalá que este pequeño libro contribuya a la amistad de las personas y a crear un mundo sin fronteras. ANEXO COMUNIDADES CRISTIANAS COMPROMETIDAS EAS Los EAS son pequeñas comunidades fraternales, centradas en una visión cristiana de la vida, comprometidas en compartir el diario vivir, la fe, la amistad y la oración Antes se llamaban Equipos de Apostolado Social (iniciales EAS). Ahora se llaman Comunidades Cristianas Comprometidas y se ha continuado con el uso de la palabra EAS para identificar a las comunidades, aprovechando que “eas” está relacionado con “id”, “vamos”, en latín. Se trata de pequeñas comunidades de amigos que se conocen, que se apoyan, que se reúnen regularmente, para vivir más a plenitud y para construir el tejido social. Los EAS consideran que el concepto de pequeña comunidad es un precioso aporte a la sociedad. Se basa en la idea de la amistad para siempre, pase lo que pase. Es una amistad personal, en primer lugar, pero abierta al mundo, una amistad con cosmovisión, una amistad internacional, una amistad sin fronteras El objetivo de los EAS es iluminar al mundo con las maravillas de la amistad sincera y creciente, para que todos vean y se animen a unirse a esta propuesta y digan: “vean cómo se aman “. La organización de los EAS 63
  • 64. Las pequeñas comunidades EAS se reúnen semanalmente. Están abiertas a hombres, mujeres, célibes, presbíteros, diáconos y religiosos. Las pequeñas comunidades, en los distintos países, se organizan por ciudades o por zonas dentro de las ciudades grandes. Las ciudades de un país se agrupan nacionalmente y los países por zonas. Existen reuniones periódicas en las zonas y países y encuentros internacionales cada dos años y medio, a los cuales asisten EAS de todos los países. Los EAS de todos los países están coordinados por un Comité Internacional. Los EAS hacen parte de la Iglesia Católica, pero están abiertos a la participación de otros hermanos cristianos y judíos. Los EAS contribuyen a la reconciliación y la unión entre todos los seres humanos. El estilo de vida EAS está lleno de valores como la verdadera amistad, la unidad familiar y la alegría de vivir. Se tiene la visión de a compartir, de ser auténticos, de dialogar, de ser buenos amigos, de ser mejores personas, verdaderos cristianos. Lo principal en los EAS es la amistad que tiene a Cristo como centro, compartiendo en forma creciente la vida, las actividades, la fe, la recreación, la vida familiar y también algo de los bienes. Cada pequeña comunidad tiene un nombre y está conformada su mayor parte por parejas estables. Se desea que el grupo sea pequeño, de no más de 16 personas, para que sea factible el compartir de todos en las reuniones y para que sea práctico el encontrar espacios adecuados para realizarlas. Las personas se reúnen en las distintas casas, alternándose de forma ordenada. Los dueños de la casa en la cual se hace la reunión semanal son los responsables de su organización. En cada reunión se sigue esencialmente una metodología común, sujeta a las variaciones naturales que siempre se dan en los grupos humanos:  Lectura de un pasaje bíblico o un tema de interés para el crecimiento de los miembros, a cargo de los dueños de casa y que después se comenta entre todos.  Compartir comunitario: las personas comparten sus experiencias de vida, sus alegrías o tristezas, sus preocupaciones, sus inquietudes, sus proyectos, sus trabajos, en forma voluntaria, generosa, abierta y sin críticas.  Compartir lo que ocurre en los EAS: se comentan las noticias locales, nacionales o internacionales, los proyectos que están en desarrollo y se planean actividades o se hacen propuestas.  Actividad social y recreativa: las reuniones son muy agradables, se celebran los cumpleaños y se comparte algún refrigerio sencillo, se ríe y se canta.  Oración: se hace al terminar la reunión o al comienzo. En ella se ponen en común los sentimientos y necesidades o se dan gracias al Señor. 64
  • 65. Adicionalmente, los EAS son amigos del arte, de las celebraciones y de disfrutar juntos el tiempo libre, no sólo en la reunión sino también fuera de ella. Por ello la actividad comunitaria se extiende a la familia y a toda la vida misma. Se busca también adquirir una formación creciente en la fe y en los valores, disfrutando de vivencias fuertes de oración y de compartir. Esto se estimula mediante encuentros, ejercicios espirituales, talleres de oración y talleres de comunicación. El estilo de vida EAS es claramente internacional. Los EAS están en 18 países: México, Colombia, Perú, España, Costa Rica, Bolivia, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Chile, Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Ecuador, Estados Unidos y Angola. Se presta atención a las realidades del mundo, a los problemas sociales y al compromiso de construir un mundo mejor en el cual se satisfagan las necesidades vitales del hombre. Se quiere vivir a plenitud y dar más sentido al trabajo personal, compartiéndolo a nivel comunitario y encontrando espacios para participar en proyectos de promoción social integral. Para el logro perfeccionado de esa visión, los EAS de las distintas ciudades del mundo trabajan crecientemente en proyectos sociales fuertes. Estos proyectos se conforman a medida que las comunidades adquieren suficiente madurez. Se trabaja en la promoción integral y social de comunidades marginadas, en educación y formación de niños, jóvenes y adultos y en formación cristiana, entre otras actividades, sujetas únicamente a la creatividad y compromiso solidario. La promoción de los EAS Los EAS creen que estas enriquecedoras vivencias comunitarias se deben extender por el mundo y comunicarse a otras personas. Por eso se promueve la formación de nuevas comunidades. Estas comunidades se van formando con personas que algunas veces se conocen entre sí o con personas que nunca se han visto. En las etapas iniciales cuentan con el acompañamiento de una pareja o de personas EAS ya experimentadas, que las guían en la adquisición del estilo de vida EAS. La historia de los EAS Las comunidades EAS nacen en París, en el año 1959, fundadas por el sacerdote redentorista Antonio Hortelano, junto con un grupo de universitarios de varios países. 65
  • 66. En 1961 comenzaron a formarse los EAS, como matrimonios, en Medellín. Luego se extendieron a México y los demás países. Al principio se contaba con una o dos comunidades en unas pocas ciudades, pero en los últimos 10 años se ha registrado un crecimiento importante y hoy existen en el mundo varios centenares de comunidades en unas cuarenta ciudades. Contacto con EAS Si quieres entrar en contacto y conocer más sobre EAS consulte la página web (http://www.comunidades-eas.org) o escribe a alguna de las direcciones de internet allí presentadas o a eascolombia@intic.net Algunas fotos que muestran las vivencias de pequeña comunidad Acá está la comunidad de la Luz con personas de tres nuevas comunidades que se estaban formando 66
  • 67. Este es el grupo musical de la comunidad de la Luz 67
  • 68. Esta es parte de nuestra comunidad de la Luz en un encuentro que tuvimos 68
  • 69. Estas son comunidades EAS en El Salvador 69