Ofelia De León, una vida dedicada al arte

738 views
567 views

Published on

Para Ofelia de León pintar no fue nunca un oficio sino un acto de magia de una mujer sabia. Su varita mágica era un pincel galopando sobre la inmensa sabana blanca de los lienzos. Inmensa no por dimensión sino por la grandeza que emergía de su alma cada vez que se ponía a pintar.
Era maestra. Su maestría la expresaba en cada obra plasmada en el soporte donde pintaba, pero era maestra además porque sentía una gran alegría cuando enseñaba los secretos de las artes plásticas a sus alumnos. En sus manos delgadas tomaba el lápiz o el carboncillo y desde un punto comenzaba a trazar las figuras que luego se vestirían de colores intensos como su propia alma.
Ofelia gustaba de pintar casas, sus patios interiores, sus jardines, sus puertas entreabiertas que invitaban al espectador a pasar con la imaginación, para descubrir sus secretos sobre el arte de pintar. En otras ocasiones jugueteaba con las aguas caribeñas de su Falcón natal o disfrutaba haciendo puntillismo en sus telas que de cerca semejaban diminutos arcoiris y que a unos pasos de distancia hacían surgir palmeras, árboles y flores.
Para esta hermosa mujer la naturaleza era centro importante de su vida y ésta era motivo de muchas de sus inspiraciones, tanto, que sus modelos favoritas eran las rosas cultivadas de sus propias manos que florecían perfumadas en su jardín.
Desde niña amó el arte, desde niña soñó ser artista y desde muy joven se formó en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas de Caracas, en donde se graduó en una época en la cual el oficio de pintar era casi exclusivo de los hombres. Sin embargo ella caminó más allá de su tiempo y se forjó un nombre dentro de la pintura venezolana.
Así creció Ofelia en su mundo de óleos, lienzos y pinceles, en el silencio del acto creativo y en la palabra que magistralmente brindaba a sus aprendices, en el lenguaje de sus gestos, que aprobaban o no el trabajo asignado y en la sonrisa cálida con la que los recibía entre el aroma del café, del aceite de linaza o de la trementina tan peculiares en el taller de todo pintor. Una larga y fructífera vida, de la cual se despidió como en un sueño para seguir pintando en los campos del Señor.

Published in: Art & Photos
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
738
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
16
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ofelia De León, una vida dedicada al arte

  1. 1. Ofelia De León MAGIA Y COLOR PARA LA POSTERIDAD
  2. 2. Para Ofelia de León pintar no fue nunca un oficio sino un acto de magia de una mujer sabia. Sus varitas mágicas eran un lápiz y un pincel galopando sobre la inmensa sabana blanca de los lienzos. Inmensa no por dimensión sino por la grandeza que emergía de su alma cada vez que se ponía a pintar
  3. 3. Era maestra. Su maestría la expresaba en cada obra plasmada en el soporte donde pintaba, pero era maestra además porque sentía una gran alegría cuando enseñaba los secretos de las artes plásticas a sus alumnos. En sus manos delgadas tomaba el lápiz o el carboncillo y desde un punto comenzaba a trazar las figuras que luego se vestirían de colores intensos como su propia alma.
  4. 4. Ofelia gustaba de pintar casas, sus patios interiores, sus jardines, sus puertas entreabiertas que invitaban al espectador a pasar con la imaginación, para descubrir sus secretos sobre el arte de pintar.
  5. 5. En otras ocasiones jugueteaba con las aguas caribeñas de su Falcón natal…
  6. 6. … o disfrutaba haciendo puntillismo en sus telas que de cerca semejaban diminutos arcoíris y que a unos pasos de distancia hacían surgir palmeras, árboles y flores.
  7. 7. Para esta hermosa mujer la naturaleza era centro importante de su vida y ésta era motivo de muchas de sus inspiraciones, tanto, que sus modelos favoritas eran las rosas cultivadas de sus propias manos que florecían perfumadas en su jardín
  8. 8. Desde niña amó el arte, desde niña soñó ser artista y desde muy joven se formó en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas de Caracas, en donde se graduó en una época en la cual el oficio de pintar era casi exclusivo de los hombres. Sin embargo ella caminó más allá de su tiempo y se forjó un nombre dentro de la pintura venezolana.
  9. 9. Así creció Ofelia en su mundo de óleos, lienzos y pinceles, en el silencio del acto creativo y en la palabra que magistralmente brindaba a sus aprendices, en el lenguaje de sus gestos, que aprobaban o no el trabajo asignado y en la sonrisa cálida con la que los recibía entre el aroma del café, del aceite de linaza o de la trementina tan peculiares en el taller de todo pintor. Una larga y fructífera vida, de la cual se despidió como en un sueño para seguir pintando en los campos del Señor.
  10. 10. 1.MISTERIOS GOZOSOS EL AMOR DE LA ARTISTA OFELIA DE LEÓN POR JESÚS, QUEDÓ PLASMADO EN UNA SERIE DE COLLAGES QUE ELLA DEDICÓ A LOS MISTERIOS GOZOSOS DEL ROSARIO, QUE CONSTITUÍAN SU ORGULLO CREATIVO.
  11. 11. Vista panorámica con los Misterios Gozosos del Rosario Dios le dio la bendición del arte y ella con su obra alabó a Dios.
  12. 12. La Anunciación
  13. 13. La Visitación
  14. 14. La búsqueda de posada en Belén
  15. 15. El anuncio del Nacimiento de Jesús a los pastores
  16. 16. El Nacimiento de Jesús
  17. 17. La Presentación del Niño Jesús en el Templo
  18. 18. La huida a Egipto
  19. 19. La vida de la Sagrada Familia en Nazaret
  20. 20. El encuentro del Niño Jesús en el Templo
  21. 21. 2.LA FAMILIA DEL ALMA DIOS NOS REGALA UNA FAMILIA DE SANGRE Y NOSOTROS ESCOGEMOS A LA FAMILIA DEL ALMA. OFELIA DISFRUTÓ DE SU FAMILIA DEL ALMA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS DE SU VIDA.
  22. 22. La doctora Anna Rossano, junto con su esposo Dr. Antonio Saglimbeni y su mamá Rosa Loi, fueron para esta noble mujer amigos incomparables.
  23. 23. Navidades, cumpleaños, carnavales y la cotidianidad de la vida fueron compartidos por esta querida familia que le brindó compañía, atención y grandes alegrías.
  24. 24. 3. OFELIA Y ALGEMAR: DOS GENERACIONES UNIDAS POR EL ARTE ESTE SENCILLO PERO SENTIDO HOMENAJE A LA PINTORA OFELIA DE LEÓN, SURGIÓ DEL CORAZÓN DE UNA BELLA MUJER LLAMADA ALGEMAR MENDOZA, BAILARINA, MAESTRA DE DANZA DE ADULTOS Y NIÑAS Y ALUMNA DE PINTURA DE OFELIA.
  25. 25. El cariño y profunda admiración por su profesora inspiraron la iniciativa de realizar esta presentación para que quedara plasmada en las redes del mundo, la obra de una mujer apasionada por su arte, maestra disciplinada en la enseñanza de las técnicas pictóricas, orgullosa de ser venezolana y de extraordinaria calidad humana.
  26. 26. 4. OFELIA DE LEÓN (1926/2014) VIVIRÁ POR SIEMPRE EN EL CORAZÓN DE QUIENES TUVIERON LA ALEGRÍA DE CONOCERLA Y A TRAVÉS DE SU OBRA: MAGIA Y COLOR PARA LA POSTERIDAD.
  27. 27. Ofelia Emilia De León Penso nació en Coro el 8 de Agosto de 1.926, la menor en el seno de una honorable familia de seis miembros (cuatro varones y dos hembras) formada por Mario De León Kock y Olimpia Penso de De León. Huérfana a bien temprana edad (dos o tres años), se levantó gracias a los esfuerzos de su madre viuda y a la protección que le prestaron su abuelo, Ildefonso Penso Leyba y su tío Virgilio Penso De León. Ofelia asistió al Liceo (…) Tomó lecciones de dibujo técnico en un instituto en Caracas y en la Escuela de Bellas Artes, cuando el año 1941 su abuelo se radicó en la capital por motivos de salud. Era de carácter humilde, modesta, firme en sus decisiones y convicciones. Seria y juiciosa, siempre dispuesta a disfrutar un buen chiste, o una anécdota jocosa, en cuyas ocasiones brotaba de ella una risa de corazón, (….) Independiente y orgullosa, con su trabajo y algo de los trabajos de costura de su hermana Serafina, adquirió la modesta casa donde vivió con su mamá y su hermana, y la cual era su castillo, de donde nunca quiso salir, deseo que el bondadoso Dios le concedió. Murió de un repentino infarto el 23 de Enero de este año (…) Extractos de un texto de Héctor Penso, su primo
  28. 28. Iniciativa de esta presentación: Prof. Algemar Mendoza Redacción: Lic. Belkis Aquino Diseño y montaje: Prof. Enrique Marcano Fotografías: Yannette Rivas Agradecimientos:  Sr. Héctor Penso  Sra. Rosa Loi  Dra. Anna Rossano  Dr. Antonio Saglimbeni Caracas, Venezuela MMXIV

×