LA PEDAGOGÍA INVOLUTA                                                                    Ni mando yo, ni mandas tú.       ...
me encargo de la parte de arriba y mi hermana con las puntas opuestas se encarga de la parte deabajo, o sea de la sobresáb...
imágenes que necesitas para poder entenderme. Debemos ser una unidad dialéctica en éstejuego. Mi hermana dice que como dos...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Mi modelo, la pedagogia involuta

1,405 views
1,303 views

Published on

Propuesta de modelo pedagógico para la Educación en Tecnología

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,405
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mi modelo, la pedagogia involuta

  1. 1. LA PEDAGOGÍA INVOLUTA Ni mando yo, ni mandas tú. Anónimo soy yo; Ni anarquía ni órden; tampoco lo que toque hacer, menos aún practicar la teoría. Si se trata de aprender, aprende que aprender no es un oficio en la vida. SkyrlaEnrique Araújoviedo, sábado 3 de marzo. 2:57 a.mCuántas veces has tratado de estar en el interior de otro sin ponerte los zapatos ajenos? Muchasveces hemos jugado al juego de simulaciones de roles. De pequeños jugábamos a que tú erasmamá y yo papá y jugábamos al papá y la mamá; a la familia cuando venían los primos y ellos erannuestros hijos; y mi hermana era la tía mumuca. Imitábamos tan bien a papá y mamá quecreíamos que se nos habían metido dentro. Cuando jugábamos al cole, hacías tan bien el papel dela profe Rosita que sentía el mismo temor cuando decías: “la tarea!” (…) “al tablero!”. Recuerdasla vez cuando furtivamente pasábamos por la sala de profes y ellos estaban hablando de Matías -el niño ‘malo’ del curso - y el profe de sociales gesticulaba como Matías: “nooo, que va cucho; nohice la tarea, ¿qué va a hacer?...!”. Descubrimos ese día que ellos también juegan a ser nosotros.Y sí tú eres yo, y yo soy tú; ¿Quiénes somos? Fácil, -dijiste-: “seres involutos!”. Y todo el mundo tequedo mirando como diciendo “Y ésta loca con qué salió?”Desde entonces, al día de hoy, nada ni nadie –salvo en mis clases de geometría diferencial en launiversidad- me había preocupado por ese término de “involuta”. Envolvente; realmentedoblemente envolvente y quizás mejor: mutuamente envolventes. Entonces, lo que quisistedecirnos era eso: seres que se envuelven mutuamente. En un castizo más parroquial, personas ocosas que se cubren mutuamente o que se cubren simultáneamente. Parece fácil decirlo y parecefácil entenderlo. Pero realmente no es tan fácil, requiere algo de complejidad y lógica no formal.Mejor dicho, pensar al revés.Veamos, supongamos que estamos tendiendo la cama. Coloco una cobija sobre otra. Es fácil verque una está sobre la otra; si las volteo (giro de 180 grados) unidas, la que estaba abajo ahoraqueda arriba y la que estaba arriba ahora queda abajo. Entonces, al principio una cubría la otra ydespués del giro la otra cubre a la una. ¿Es claro? Bueno, por ahí comienza la idea. Para hacerlomás descriptivo no consideremos dos cobijas sino una cobija y la sobresábana (la sábana es la queva con el colchón, ¿sí?) Si diéramos la vuelta a éste par, la sobresábana queda arriba cubriendo lacobija. Cosa que no es normal porque la sobresábana debe ir debajo de la cobija, es decir cubiertapor la cobija. ¿Me siguen? Ahora vamos a intentar pensar en que cada una cubre a la otra: lasobresábana a la cobija y la cobija a la sobresábana al tiempo. ¿Qué giro debemos hacer? ¿Cómodebe ser el giro? Lo hemos intentado con mi hermana varias veces, lo que hemos conseguido esuna hebra trenzada de cobija y sobresábana. ¿Cómo lo hemos hecho? Ya, tomamos las puntas. Yo
  2. 2. me encargo de la parte de arriba y mi hermana con las puntas opuestas se encarga de la parte deabajo, o sea de la sobresábana. Yo debo cubrirla a ella y ella a mí. Levantamos los brazos aferrandofuertemente las puntas cada uno. Ella pasa por debajo del binomio y trata de cubrirmeefectuando un giro; cuando hace eso, yo intento cubrirla. El resultado es que en la mitad hay unatorsión. Lo Intentamos nuevamente. Otra torsión aparece. Y así, por cada intento, una torsión.Hasta que ya no es posible hacer más y el resultado final es como dos alambres que se retuercenuno al otro. El señor que vino a colocarnos el internet el otro día, dijo que a cables como esos losllamaba “par trenzado”. En un “par trenzado” un cable se envuelve en torno al otro y viceversa.Pero en el par trenzado, cada cable sigue siendo el mismo. El cable rojo que se envuelve sobre elverde sigue siendo rojo todo el camino del trenzado y el verde sigue siendo verde. Realmente aquíno hay un recubrimiento ni un cubrimiento sino un arrollamiento. Mi hermana decía que eso novale porque es enrollarse sobre otro, como lo hace una boa constrictor sobre un árbol o como loharían dos boas constrictor enrollándose la una sobre la otra. Pero si la una se tragara a la otra yviceversa; es decir, si cada una se tragara mutuamente (nótese que cuando se está tragándose ala otra se traga también a sí misma; razón por la cual no decimos: “si se tragaran mutuamente” enlugar de lo escrito “si cada una se tragara mutuamente”) y se enrollaran tanto por fuera como pordentro, serían involutas. –Ay, mi hermanita con esos diez añitos! ¿Cómo será a los veinte?!!!!Pero mi hermana tiene razón, ser involutos significa que tú eres yo y yo soy tú sin dejar de ser cadauno lo que es, pero siendo los dos. ¿Me entendiste?Te la voy a poner más fácil: vamos a suponer que tu eres mi profesor y yo tu alumno. ¿Eso es loque somos verdad? Resulta que tú sabes qué es lo que yo necesito aprender y yo sé que tú me vasa enseñar lo que sabes que yo necesito aprender. Ahora, yo sé que tú no sabes cosas que yonecesito aprender y por tanto tú sabes que no podrás enseñarme esas cosas que sabes que yo séque no sabes que necesito aprender. ¿me sigues? Ahora como yo sé que tú no sabes cosas que yonecesito aprender, yo me convierto en tí para saber las cosas que necesito aprender que tú nosabes. Y tú te conviertes en mí, que sé qué las cosas que debes aprender para enseñármelas lasdebes aprender para enseñármelas no para que las aprendas para tí. Ahora como yo soy tú y túyo, y yo sé lo que sé que tú debes saber y tú ahora sabes lo que debo saber, somos involutos!Fácil, ¿eh? Pero eso no es todo. Ahora que eres yo, no puedes pensar como adulto sino que debespensar como pienso yo, como niño; pero sin dejar de ser el adulto que eres porque te verías muyridículo haciendo niñerías siendo tú. Y yo debo pensar como adulto, sin perder mi integridad deniño porque si me convierto en el adulto que eres, se acaba el juego y yo termino de verdadsiendo tú; y entonces dejaría de ser yo.Para enseñarme no debes creer que sabes qué debo aprender desde ti con todo tu conocimiento,sabiduría y experiencia porque vicias lo que debes enseñarme. Tu visión de adulto se impone y noescuchas mi voz infantil pidiéndote que me enseñes lo que realmente necesito aprender.Tampoco puedo decirte cuáles son las cosas que necesito y quiero aprender porque no las sé, poreso necesito que seas yo para que me entiendas y las interpretes por mí. Tal vez tú siendo yo,encuentres las palabras y las imágenes que yo necesito tener para conocer mis necesidades deaprendizaje. Si yo soy tú puedo intentar ver con tus ojos mi corta vida y buscar las palabras e
  3. 3. imágenes que necesitas para poder entenderme. Debemos ser una unidad dialéctica en éstejuego. Mi hermana dice que como dos anillos que pasan cada uno por el centro del otro. Eso sí loentiendo fácilmente.A mí me gusta jugar a ser el profesor, pero mi hermana dice que a ti no te gusta jugar a serprofesor porque estás convencido que eres el profesor. Que piensas como profesor y que tambiénhueles a profesor. Le dije a mi hermana que eso sí no lo había entendido. ¿Sabes que merespondió? Que tratas a todo el mundo como si fueran tus alumnos; que no importa a quien;siempre haces de profesor. ¿No te aburre? ¿Nunca juegas a ser alumno? No, niño no. Que niñosoy yo; y a mí no me gusta que los grandes hagan de niños porque nos ven como tontos. Mi tíocuando le habla a mi primito de seis meses le dice: “agú, papá, papá…dáaa!” El cree que si hablacomo tonto el niño le va entender y va a aprender a hablar más rápido. ¡Qué tonto que es mi tío!Para hablarle con cariñitos y mimos al niño no debe hacer como el niño sino como él peropensando como el niño; y el niño no es ningún tonto por lo que no debe hacer monerías ytonterías que creen los grandes hacemos los niños. No solo se ven ridículos sino que nos hacen verridículos y eso es anti-involutivo. Pero no quiero aburrirte con las cosas de mi tío.Lo que yo quiero decirte es que mi hermana dice que a ella le gustaría tener profesores que seancapaces de ser niños sin dejar de ser adultos; que entiendan que muchas veces no nos importaquién fue Simón Bolivar o qué fue lo que hizo sino que nos hagan sentir que somos él en esaépoca, que nos hagan ver lo que él vió haciendo como un viaje en el tiempo. En matemáticas porejemplo, a mí me gustaría saber cómo fue que pensó Galois, cómo fue que se le ocurrieron esasideas o cómo fue que a alguien se le ocurrió que si movía todo, había cosas que no se movían ycómo fue que él podía descubrirlas. Es decir, si yo pudiera convertirme en ellos vería lo que vieronellos y cómo vieron lo que vieron; y si tú puedes ser yo para ver cómo veo yo lo que vieron ellos,todos seríamos involutos y nos entenderíamos mejor. Mi hermana dice que si la profe Rosita fuerainvoluta con ella, ella podría entenderla mejor y ser como amigas que se enseñan mutuamente y,ella (mi hermana) no tendría miedo de decir las cosas que piensa que le gustaría enseñar y que leenseñaran o que le repitieran una y otra y otra vez; ya sea porque no entiende o porque le gusta.Tú sabes que a los niños nos gusta que nos repitan un cuento que nos gusta una y otra vez, y otra yotra. Los adultos creen que no hemos entendido nada. No, en absoluto. Es que nos gusta y cadavez le encontramos cosas nuevas y también por eso nos gusta volverlo a escuchar. Pero te hasdado cuenta que cuanto digo que no entiendo no sólo me miras como esa mirada tuya dedesaprobación y desconcierto sino que vuelves y me cuentas lo mismo con las mismas palabras.Hazle caso a Einstein. El dice que si quieres obtener resultados (diferentes) no debes hacer lomismo una y otra vez. Sólo quiero que pienses en mí como pienso yo; tal vez así veas misdificultades y puedas explicarme en palabras mías (no tuyas) lo que yo debo entender. Sé que esmucho pedir, pero si me enseñas a ser como tú seré tú sin ser yo; pero si me enseñas a ser yo serécomo tú siendo realmente yo.

×