Taller de Escritura: El micro relato

417
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
417
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Taller de Escritura: El micro relato

  1. 1. Taller de Escritura Creativa
  2. 2. Recursos
  3. 3. 1. Utilizar personajes ya conocidos. Esto le permite al autor abreviar, pues no tiene que describir ni contexto ni personajes: pueden ser bíblicos, históricos, legendarios, mitol ógicos, literarios, o de la cultura popular.
  4. 4. La ubicuidad de las manzanas La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo de la serpiente. Es así como nunca llega a formularse la ley de la gravedad. Ana María Shua utiliza a Guillermo Tell, legendario-literario; Newton, histórico; y Eva, bíblico.
  5. 5. 2. Incluir en el título elementos propios de la narración que no aparecen en el texto del relato. El título nos da parte de la información indispensable, y a veces nos obliga a volver a él al final.
  6. 6. Justificación de la mujer de Putifar ¡Qué destino: Putifar eunuco, y José casto! Marco Denevi. Nótese que también se recurre al Recurso #1 al utilizar personajes bíblicos que no requieren explicación (Putifar y José). (Génesis 37-39)
  7. 7. Luisa Valenzuela lleva traviesamente este recurso al extremo con un largo título en el que incluye gran parte de la narración: Vale notar que Valenzuela se vale también de los signos ortográficos para añadirle significado a sus breves palabras. La exclamación ―que bueno‖ llega con tan poco entusiasmo que le suprime los signos de admiración y deja la palabra ‗que‘ sin acento.
  8. 8. 3. Proporcionar el título en otro idioma. Para lograr mayor brevedad, pueden añadírsele también otras funciones al título, como por ejemplo, ubicar rápidamente al lector en otro tiempo o lugar determinado. Así tenemos ―Veritas odium parit‖, de Marco Denevi: "La verdad engendra el odio". Es una frase de Terencio; denota que el decir la verdad suele acarrear enemistad.
  9. 9. Traedme el caballo más veloz -pidió el hombre honrado- acabo de decirle la verdad al rey.
  10. 10. El título en latín sugiere un contexto antiguo, medieval. Jorge Luis Borges utiliza un título en inglés con otro propósito. En ―An unending gift‖ (Obras completas, 984) ubica geográficamente al lector en el mundo anglosajón, y con el título en italiano ―Inferno, I ,32" (Obras completas, 807) lo transporta a la Italia de Dante. http://www.youtube.com/watch?v=Iur9jYH Dygc
  11. 11. Inferno, I,32-J.L.BORGES Desde el crepúsculo del día hasta el crepúsculo de la noche, un leopardo, en los años finales del siglo XII, veía unas tablas de madera, unos barrotes verticales de hierro, hombres y mujeres cambiantes, un paredón y tal vez una canaleta de piedra con hojas secas.
  12. 12. No sabía, no podía saber, que anhelaba amor y crueldad y el caliente placer de despedazar y el viento con olor a venado, pero algo en él se ahogaba y se rebelaba y Dios le habló en un sueño: "Vives y morirás en esta prisión, para que un hombre que yo sé te mire un número determinado de veces y no te olvide y ponga tu figura y tu símbolo en un poema, que tiene su preciso lugar en la trama del universo. Padeces cautiverio, pero habrás dado una palabra al poema".
  13. 13. Dios, en el sueño, iluminó la rudeza del animal y éste comprendió las razones y aceptó ese destino, pero sólo hubo en él, cuando despertó, una oscura resignación, una valerosa ignorancia, porque la máquina del mundo es harto compleja para la simplicidad de una fiera.
  14. 14. Años después, Dante se moría en Ravena tan injustificado y tan solo como cualquier otro hombre. En un sueño,Dios le declaró el secreto propósito de su vida y de su labor; Dante, maravillado, supo al fin quién era y qué era y bendijo sus amarguras. La tradición refiere que al despertar, sintió que había recibido y perdido una cosa infinita, algo que no podría recuperar, ni vislumbrar siguiera, porque la máquina del mundo es harto compleja para la simplicidad de los hombres. http://www.youtube.com/watch?v=F7q5aM DP2zs
  15. 15. Monterroso utiliza un título en latín con otra intención. Según él, la fábula de la gallina, o en este caso gallo, de los huevos de oro resultaba ―tan vulgar que necesitaba estar revestida de un tono absolutamente severo‖ (Viaje al centro de la fábula, 26) y le dio el título de ―Gallus aureorum ovorum‖.
  16. 16. Gallus aureorum ovorum-A. Monterroso En uno de los inmensos gallineros que rodeaban a la antigua Roma vivía una vez un Gallo en extremo fuerte y notablemente dotado para el ejercicio amoroso, al que las Gallinas que iba conociendo se aficionaban tanto que después no hacían otra cosa que mantenerlo ocupado de día y de noche.
  17. 17. El propio Tácito, quizá con doble intención, lo compara al Ave Fénix por su capacidad para reponerse, y añade que este Gallo llegó a ser sumamente famoso y objeto de curiosidad entre sus conciudadanos, es decir, los otros Gallos, quienes procedentes de todos los rumbos de la República acudían a verlo en acción, ya fuera por el interés del espectáculo mismo como por el afán de apropiarse de algunas de sus técnicas.
  18. 18. Pero como todo tiene un límite, se sabe que a fin de cuentas el nunca interrumpido ejercicio de su habilidad lo llevó a la tumba, cosa que le debe de haber causado no escasa amargura, pues el poeta Estacio, por su parte, refiere que poco antes de morir reunió alrededor de su lecho a no menos de dos mil Gallinas de las más exigentes, a las que dirigió sus últimas palabras, que fueron tales: ―Contemplad vuestra obra. Habéis matado al Gallo de los Huevos de Oro‖, dando así pie a una serie de tergiversaciones y calumnias, principalmente la que atribuye esta facultad al rey Midas, según unos, o, según otros, a una Gallina inventada más bien por la leyenda.
  19. 19. Augusto Monterroso http://www.youtube.com/wa tch?v=ZrER2zxk10I http://www.youtube.com/w atch?v=1dKR9k5AANU http://www.youtube.com/wa tch?v=mPA3WfjhLlM http://www.youtube.com/watc h?v=i_awZXlhaEs http://www.youtube.com/watc h?v=O-2U3uoHc3w
  20. 20. Marco Denevi usa este recurso con frecuencia. Veamos su ―Curriculum Vitae‖: A menudo un dictador es un revolucionario que hizo carrera. A menudo un revolucionario es un burgués que no la hizo.
  21. 21. Denevi también usa el latín para evitar el lenguaje vulgar y titula otro de sus micro-relatos ―Post coitum non omnia animal triste‖ (todo animal está triste después del coito), que además da la clave del relato. —El padre de Melibea: !Desdichada, te dejaste seducir por Calixto! ¿No pensaste que después sentirías rabia, vergüenza y hastío? —Melibea: Nosotras las mujeres sentimos rabia, la vergüenza y el hastío no después sino antes.
  22. 22. 4. Tener por desenlace rápido un coloquialismo inesperado o una palabra soez. Ayuda a la concisión hablar sin rodeos, y esto puede tener un efecto humorístico.
  23. 23. En el micro-relato titulado ―La trama‖, Jorge Luis Borges comenta que ―Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías‖, y después de recordar la famosa interpelación de Julio César a Bruto, ―Tú también, hijo mío‖, su personaje, un gaucho agredido por su sobrino, exclama ―Pero, che!‖ (Obras completas, 793).
  24. 24. La trama-J.L. Borges Para que su horror sea perfecto, César, acosado al pie de la estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Marco Bruto, su protegido, acaso su hijo, y ya no se defiende y exclama: ¡Tú también, hijo mío! Shakespeare y Quevedo recogen el patético grito.
  25. 25. Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías; diecinueve siglos después, en el sur de la provincia de Buenos Aires, un gaucho es agredido por otros gauchos y, al caer, reconoce a un ahijado suyo y le dice con mansa reconvención y lenta sorpresa (estas palabras hay que oírlas, no leerlas): ¡Pero, che! Lo matan y no sabe que muere para que se repita una escena. http://www.youtube.com/watch?v=zSLejjb GA-o
  26. 26. Augusto Monterroso cuenta que cuando su Pigmalión se cansaba de sus Galateas, les daba una patada en... ―salva sea la parte‖ (La oveja negra, l983, 56). Crear el desfasaje es el golpe de gracia que le sirve de desenlace.
  27. 27. PIGMALIÓN-A. Monterroso En la antigua Grecia existió hace mucho tiempo un poeta llamado Pigmalión que se dedicaba a construir estatuas tan perfectas que sólo les faltaba hablar.
  28. 28. Una vez terminadas, él les enseñaba muchas de las cosas que sabía: literatura en general, poesía en particular, un poco de política, otro poco de música y, en fin, algo de hacer bromas y chistes y salir adelante en cualquier conversación. Cuando el poeta juzgaba que ya estaban preparadas, las contemplaba satisfecho durante unos minutos y como quien no quiere la cosa, sin ordenárselo ni nada, las hacía hablar.
  29. 29. Desde ese instante las estatuas se vestían y se iban a la calle y en la calle o en la casa hablaban sin parar de cuanto hay. El poeta se complacía en su obra y las dejaba hacer, y cuando venían visitas se callaba discretamente (lo cual le servía de alivio) mientras su estatua entretenía a todos, a veces a costa del poeta mismo, con las anécdotas más graciosas.
  30. 30. Lo bueno era que llegaba un momento en que las estatuas, como suele suceder, se creían mejores que su creador, y comenzaban a maldecir de él. Discurrían que si ya sabían hablar, ahora sólo les faltaba volar, y empezaban a hacer ensayos con toda clase de alas, inclusive las de cera, desprestigiadas hacía poco en una aventura infortunada.
  31. 31. En ocasiones realizaban un verdadero esfuerzo, se ponían rojas, y lograban elevarse dos o tres centímetros, altura que, por supuesto, las mareaba, pues no estaban hechas para ella. Algunas, arrepentidas, desistían de esto y volvían a conformarse con poder hablar y marear a los demás.
  32. 32. Otras, tercas, persistían en su afán, y los griegos que pasaban por allí las imaginaban locas al verlas dar continuamente aquellos saltitos que ellas consideraban vuelo. Otras más concluían que el poeta era el causante de todos sus males, saltaran o simplemente hablaran, y trataban de sacarle los ojos. A veces el poeta se cansaba, les daba una patada en el culo, y ellas caían en forma de pequeños trozos de mármol.
  33. 33. Embestida
  34. 34. Una pequeña piedra tiembla sobre el pavimento de una avenida vacía. Los cristales de las tiendas vibran con demencia y los semáforos oscilan como ahorcados alarmantes que titilan: rojo, rojo… Cien elefantes barritan y aplastan todo a su paso.
  35. 35. Luces
  36. 36. Con gran violencia inicia el fuego de un fósforo. La luz del faro se extiende hacia el horizonte y en algún punto se cruza con la trayectoria de una gota de hielo, que la desgarra en su curvatura. Nace una estrella enana y explota el géiser más antiguo de Saturno. Cinco tormentas giran y los árboles se estiran deseosos de sol, en un sueño. La madera del fósforo crepita en la oscuridad, y una baja en la corriente eléctrica de la ciudad hace parpadear la habitación un par de ocasiones.
  37. 37. Hotel Motel
  38. 38. Se incendia un antiguo hotel y sus ventanas vomitan volutas negras al igual que polillas y pedacitos achicharrados de papel; las cortinas se sacuden tratando de escapar con el viento mientras éste –puntual amante del caos– azuza a las inconscientes llamas que devoran al arcaico inmueble, como si una violenta plaga terminara con la vida de un árbol muy ancestral. La ―M‖ de Motel, al venirse abajo, ha aplastado a dos automóviles.

×