Your SlideShare is downloading. ×
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Sófocles: Vida y Obra
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Sófocles: Vida y Obra

8,541

Published on

Published in: Education
0 Comments
7 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
8,541
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
7
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. SÓFOCLES (COLONA, HOY PARTE DE ATENAS, 495 A.C.ATENAS, 406 A.C.)
  • 2. Biografía “El saber es la parte más considerable de la felicidad.”
  • 3. Poeta trágico griego. Hijo de un rico armero llamado Sofilo, a los dieciséis años fue elegido director del coro de muchachos para celebrar la victoria de Salamina. Busto de Sófocles en la Columnata de las Musas en el Achilleion, Corfu, Grecia,
  • 4. En el 468 a.C. se dio a conocer como autor trágico al vencer a Esquilo en el concurso teatral que se celebraba anualmente en Atenas durante las fiestas dionisíacas, cuyo dominador en los años precedentes había sido Esquilo. Estatua de Sófocles en una hornacina de la fachada de la Ópera Semper, Dresden, Alemania
  • 5. Sófocles llegó a escribir hasta 123 tragedias para los festivales, en los que se adjudicó, se estima, 24 victorias, frente a las 13 que había logrado Esquilo. Se convirtió en una figura importante en Atenas, y su larga vida coincidió con el momento de máximo esplendor de la ciudad. Sófocles, Copia romana, siglo II
  • 6. Amigo de Herodoto y Pericles, no mostró demasiado interés por la política, pese a lo cual fue elegido dos veces estratego y participó en la expedición ateniense contra Samos (440), acontecimiento que recoge Plutarco en sus Vidas paralelas. Retrato de Sófocles, Colonia, Alemania, 1213
  • 7. Su muerte coincidió con la guerra con Esparta que habría de significar el principio del fin del dominio ateniense, y se dice que el ejército atacante concertó una tregua para que se pudieran celebrar debidamente sus funerales. Sófocles, Medallón aleman, 1777.
  • 8. De su enorme producción, sin embargo, se conservan en la actualidad, aparte de algunos fragmentos, tan sólo siete tragedias completas: Antígona, Edipo Rey, Áyax, Las Traquinias, Filoctetes, Edipo en Colona y Electra. Sófocles, Biblioteca Nacional de Amsterdam.
  • 9. A Sófocles se deben la introducción de un tercer personaje en la escena, lo que daba mayor juego al diálogo, y el hecho de dotar de complejidad psicológica al héroe de la obra.
  • 10. Siglo de Pericles Busto de Sócrates. Mármol, copia romana Busto de Pericles con casco corintio. Mármol, copia romana
  • 11. Sófocles, hijo predilecto de Atenas hasta los ochenta años fue testigo de la emergencia de nuevos linajes y a la vez de la decadente etapa que procedió la muerte de Pericles. Del 496 a.C. al 406 d.C., fue nombrado por el pueblo para los cargos políticos más elevados del Estado.
  • 12. Siglo de Pericles (480 y 404 a.C.) , término acuñado al período de la historia de Atenas dentro del siglo V a. C., en el que alcanzaron su apogeo diversas manifestaciones culturales. Pericles (495 a. C.- 429 a. C.) ―estratega, político y orador ateniense― supo rodearse de las personalidades más destacadas del momento, hombres excelentes en política, filosofía, arquitectura, escultura, historia, literatura, etc.
  • 13. Fomentó las artes y las letras y dio a Atenas un esplendor que no se repitió a lo largo de su historia. Realizó también grandes obras públicas y mejoró la calidad de vida de los ciudadanos. De ahí que esta importante figura histórica haya legado su nombre al Siglo de Oro ateniense, cenit de la Grecia clásica.
  • 14. Toda la grandeza de Atenas en el Siglo de Pericles (obras públicas, esculturas, etc.) no habrían podido llevarse a cabo sin el gran recurso del tesoro de la Confederación de Delos: agrupación de los ciudadanos atenienses con los habitantes de las islas del mar Egeo y los griegos de las costas de Asia Menor, las ciudadesestado de la antigua Grecia (que llegaron a ser más de 200). Su sede se encontraba en la isla de Delos.
  • 15. El Estado se ocupaba de ofrecer al pueblo las grandes fiestas religiosas. La más importante era la fiesta de las Panateneas ofrecida a la diosa Atenea, una procesión ritualista, celebrada en mayo cada año y en julio cada cuatro años, en la que el pueblo presentaba a los dioses el nuevo velo (llamado peplo) que sería ofrecido a la antigua estatua de Atenea Poliade, hecha en madera.
  • 16. Dama con peplo haciendo una ofrenda. Siglo IV a. C.
  • 17. La procesión del peplo (vestidura amplia y sin mangas, con pliegues escalonados), como rito oficial. Éste era tejido, durante todo el año, por las mujeres del Ática y ofrecido a la diosa. El peplo era portado por las canéforas en una solemne procesión que recorría toda la ciudad hasta la Acrópolis donde se hallaba instalada la estatua de Atenea Poliada.
  • 18. Las canéforas (portadora de canasto) eran jóvenes vírgenes de nacimiento distinguido, que residían en el templo de Atenea, las que en las fiestas de las Panateneas llevaban ciertos canastos coronados de flores y de mirto y marchaban a la cabeza de la pompa sacra.
  • 19. La participación en esta procesión significaba un gran honor. En la procesión iban sacerdotes, canéforas que llevaban los útiles del sacrificio, ancianos con ramas de olivo, jóvenes con armadura hoplita, los vencedores de los juegos y embajadores de las colonias atenienses. Los forasteros residentes en Atenas también participaban en la ceremonia, pero detrás de los ciudadanos atenienses. Recreación de un hoplita del siglo IV a. C.
  • 20. El festejo terminaba con un gran sacrificio a Atenea, la hecatombe (sacrificio religioso de cien bueyes) y la carne de los animales sacrificados se comía durante un gran banquete que cerraba por la noche el festival. Las ceremonias a los premiados incluían la entrega de ánforas panatenaicas, grandes vasos de cerámica que contenían el aceite dado como premio. El ganador de la carrera de carros recibía como premio ciento cuarenta ánforas panatenaicas llenas de aceite de oliva.
  • 21. Bueyes llevados al sacrificio.
  • 22. En el friso dórico del Partenón estaba representada la procesión de las Panateneas en la que Fidias reprodujo magistralmente el mismo orden de su desfile real. Medía 160 metros, contaba con más de 350 figuras y fue esculpida por Fidias entre los años 447-438 a. C. La procesión de las Panateneas, que se inicia en la fachada occidental, avanza en dos filas, a la vez por el norte y por el sur, y termina ante la asamblea de los dioses, en la fachada oriental.
  • 23. La llamada Ergastinai ("tejedores") bloque, del friso oriental del Partenón en Atenas . http://www.youtube.com/watch?v=hTtw9 8h6PjQ Video sobre el Siglo de Pericles – Democracia y Arquitectura.
  • 24. En el Siglo de Pericles la educación del niño comenzaba en la propia casa hasta los siete años en que tenían que acudir a la escuela. En la institución tenían varios maestros, encargados de enseñar lectura y escritura, cálculo matemático y música. Los niños tenían, además, obligación de asistir a las clases de educación física, donde se les iba preparando para un futuro servicio militar por medio de la lucha, las carreras, el salto y la gimnasia. A los 18 años servían en el ejército y aprendían a manejar las armas con una educación física. Estudiaban filosofía, gramática y oratoria.
  • 25. La mujer se dedicaba únicamente al cuidado del hogar. Las casas de las familias acomodadas tenían un gineceo, donde pasaban el día junto a sus sirvientas y sus hijos pequeños. Sin embargo, existían las hetairas, que eran mujeres que recibían una educación esmerada para satisfacer a los hombres con conversaciones más elaboradas y menos familiares, entre éstas destacó Aspasia de Mileto, de quien se dice que era amiga de Pericles y llegó a debatir con el mismo Sócrates.
  • 26. Michel Corneille, “Aspacia de Mileto con filósofos”, 1672.
  • 27. Obras arquitectónicas que representan el Siglo de Pericles. • Reconstrucción del templo de Zeus en Olimpia. • Reconstrucción del templo de Apolo en Delfos, que había sido destruido por un terremoto. • Construcción de la Acrópolis, la ciudad de los mármoles para gloria de los dioses. El lugar había sufrido un incendio provocado por los persas y se encontraba en ruinas desde hacía más de 30 años.
  • 28. Templo de Zeus en Olimpia
  • 29. Templo de Apolo en Delfos
  • 30. Acrópolis
  • 31. Se considera a Fidias como el más grande de los escultores del siglo V a. C., el Siglo de Pericles. Lawrence Alma-Tadema – “Fidias Mostrando el friso del Partenón a sus amigos” - 1868
  • 32. La estatua de Zeus en oro y marfil de Fidias “Atenea” de Fidias Relieves de Fidias en el Partenón Frontón del Partenón atribuido a Fidias
  • 33. Mirón fue un escultor del siglo V a. C. Discóbolo Minotauro
  • 34. Policleto fue un escultor del siglo V a. C. Amazona herida Afrodita armada
  • 35. Durante este siglo, la producción de piezas de cerámica fue muy abundante.
  • 36. Pensadores eminentes Demócrito, con su teoría atómica del Universo (lo imaginó como una inmensa combinación de átomos).
  • 37. En la segunda mitad del siglo V a. C. se dio el nombre de sofistas (del griego sophi: experto, maestro, hombre de sabiduría) a los maestros que daban instrucción sobre diversas ramas científicas y artísticas a cambio de un salario. Protágoras: "El hombre es la medida de todas las cosas“: Indica un relativismo de las cualidades sensibles y de los valores.
  • 38. Heródoto, describió las Guerras médicas y Tucídides , dejó escrita la obra más grande de la Antigüedad: Historia de la Guerra del Peloponeso. Heródoto Tucídides
  • 39. En este siglo, Atenas fue la “escuela de Grecia”, con Anaxágoras (filósofo nacido en la actual Turquía) a la cabeza: fue un filósofo presocrático que introdujo la noción de nous (mente o pensamiento) como elemento fundamental de su concepción física. Anaxágoras ( 1888), fragmento del mural pintado por Eduard Lebiedzki.
  • 40. Augustin-Louis Belle - Anaxágoras y Pericles, 1820
  • 41. Atenas fue también la capital de la elocuencia que se elevó a la categoría de arte. Existían los así llamados 'logógrafos', autores de discursos y creadores de un nuevo género literario, caracterizado por la claridad y pureza del lenguaje. Se sabe que el logógrafo Lisias fue el más importante.
  • 42. El teatro alcanzó su gran apogeo en el siglo V a. C. Pericles lo impulsó y favoreció con una serie de medidas prácticas y económicas. Las familias más ricas tenían la obligación de cuidar y sostener los coros y los actores. De esta manera Pericles se ocupaba de mantener la tradición, según la cual las piezas de teatro servían para educar moral e intelectualmente al pueblo.
  • 43. Atenas llegó a ser la gran ciudad del teatro griego. Hasta ese siglo existían solamente teatros levantados en piedra, pero en el siglo de Pericles se organizaban las representaciones en unos teatros provisionales, hechos de madera, que solo se mantenían los diez días que duraban las representaciones. Estas sesiones se daban durante ocho horas seguidas y eran una especie de concurso que tenía su jurado encargado de proclamar un vencedor. Los mejores escritores dramáticos de la época acudían a estos certámenes y estrenaban allí sus obras. El decorado de estos teatros era muy simple.
  • 44. Debían actuar, como máximo, tres actores poseedores de la máscara que les identificaba con el personaje que representaban. Acompañaban a los actores un coro. Los principales autores teatrales de esta época fueron Esquilo, Sófocles, Aristófanes y Eurípides.
  • 45. En la Guerra del Peloponeso, los espartanos invadieron el Ática, territorio perteneciente a Atenas. Pericles tuvo que proteger a su gente detrás de las grandes murallas, la hacinación y condición higiénica desencadenó una epidemia de peste, a causa de la cual se cobró la muerte de miles de personas, entre ellas el propio Pericles (429 a. C.). La devastadora Guerra del Peloponeso, dio la victoria a Esparta a fines del siglo V a. C. haciendo estragos en Atenas, que perdió definitivamente su hegemonía.
  • 46. Tragedias de Sófocles
  • 47. Áyax (450 a. C.) Trata sobre el destino de Áyax el Grande después de los acontecimientos de la Ilíada y de la muerte de Aquiles.
  • 48. Al principio de la obra, Áyax está furioso debido a que la armadura de Aquiles, quien ya había muerto, fue otorgada a Odiseo y no a él. En consecuencia, jura matar a los jefes griegos que lo habían deshonrado. Atenea hace creer a Áyax que los reyes griegos eran un hato de reses que habían sido conseguidos por los Aqueos. Sacrifica a algunos de los falsos líderes, y se lleva a otros a su casa, con la intención de torturarlos; en este grupo estaba un carnero que asemejaba la apariencia de Odiseo, su rival.
  • 49. Al darse cuenta del engaño, se autocompadece. Su esposa Tecmesa le suplica que no deje a ella y a su hijo sin protección. Áyax le hace creer que ha sido persuadido por la súplica y parte diciendo que irá a purificarse y que enterrará la espada que Héctor le obsequió.
  • 50. Después de marcharse, un mensajero llega para informar que el vidente Calcas ha vaticinado que Áyax morirá ese día si sale de su casa. Su esposa y los soldados tratan de localizarlo, pero llegan tarde. Áyax había enterrado la espada verticalmente y con la hoja sobresaliendo del suelo, y exigiendo venganza contra el ejército griego por la afrenta se había dejado caer sobre ella.
  • 51. En el último acto, los jefes discuten sobre qué harán con el cadáver de Áyax. Su hermanastro, Teucro, desea sepultarlo, a pesar de que Menelao y Agamenón lo habían prohibido. Odiseo, a pesar de que había sido su rival, los persuade para que se entierre a Áyax con honores, aduciendo que hasta los enemigos merecen ser enterrados si en vida fueron nobles. La obra termina con Teucro haciendo los arreglos para el funeral, que se llevará a cabo sin la presencia de Odiseo, por respeto a Áyax.
  • 52. Áyax con el cuerpo de Aquiles.
  • 53. Áyax preparando su suicidio. Reproducción de un ánfora de figuras negras pintada por Exequias (530 a. C.). Suicidio de Áyax el grande por Poussin, 1631.
  • 54. Antígona (442 a. C.) Tragedia basada en el mito de Antígona. En Antígona se enfrentan dos nociones del deber: la familiar, caracterizada por el respeto a las normas religiosas y que representa Antígona, y la civil, caracterizada por el cumplimiento de las leyes del Estado y representada por Creonte. Además se establece una oposición entre el modo en que las dos hermanas, Antígona e Ismene, se enfrentan a un mismo problema.
  • 55. Antígona, Frederic Leighton, 1882
  • 56. Las traquinias („mujeres de Traquinia‟, también llamada Traquis o Las traquinenses). Su fecha de composición es incierta: algunos historiadores creen que hay indicios de que, junto con Áyax y Antígona, es de las primeras de entre las que se conservan y fue escrita en los años posteriores a la Orestíada de Esquilo (458 a. C.); sin embargo, otros defienden que se escribió muchos años después, entre el 420 y el 410 a. C.
  • 57. Deyanira, hija de Eneo, rey de Calidón, reside en Traquis, en el palacio de Céix, junto con su hijo Hilo. Su esposo Heracles anda por Ecalia realizando sus famosos “trabajos”, teniendo abandonada a su esposa. Esta envía a su hijo Hilo a que averigüe qué hace su marido.
  • 58. Un enviado de Heracles llega a palacio trayendo un grupo de esclavas, conquistadas por su marido, entre las cuales se encuentra Yole, hija del rey Eurito, cuya ciudad ha arrasado su marido, y de la que está profundamente enamorado.
  • 59. Deyanira decide reconquistar el amor de su esposo y, para ello, le envía un manto que tiene la virtud mágica de excitar el amor, y lo baña con un ungüento prodigioso, regalo del Centauro Neso. Pero el regalo de Neso era un embuste y el manto, al acercarse al cuerpo de Heracles, se inflama, se queda adherido a su cuerpo y le causa dolores de muerte.
  • 60. Casi moribundo, furioso contra su mujer y con ansias de hacerla trizaas, le traen en una camilla. Antes de llegar él, Deyanira se ha suicidado.. Heraxcles hace prometer a su hijo Hilo que desposará a Yole y le expone su deseo de ser llevado al monte Eta para su cremación.
  • 61. Coro de doncellas traquinias
  • 62. Muerte de Hércules - Francisco de Zurbarán - 1634
  • 63. Edipo rey (430 a. C.). La obra nos presenta a Edipo como rey de Tebas y esposo de Yocasta. Para salvar a la ciudad, comienza a investigar la muerte del rey anterior, Layo. Poco a poco se descubre la verdad: Edipo es el asesino que busca, Layo era su padre y su esposa, Yocasta, es al mismo tiempo su madre. Yocasta se suicida y Edipo, tras cegarse a sí mismo, pide a su cuñado Creonte que le deje partir al destierro y se quede con sus dos hijas, ya que sus dos hijos son hombres y sabrán cómo actuar.
  • 64. Marcel Baschet Edipo maldice a Polinices en presencia de Antígona e Ismene - 1883
  • 65. Electra De fecha incierta pero muy probablemente representada entre el 418 y el 410 a. C. Se discute si seguía o precedía a la Electra de Eurípides, de quizá el 417.
  • 66. Al regresar de la guerra de Troya, Agamenón es recibido en Micenas por su esposa Clitemestra quien le asesina de forma ignominiosa. Castiga de este modo a su marido por haberse atrevido a sacrificar a la hija de ambos Ifigenia, a fin de que la flota griega pudiera partir rumbo a Troya.
  • 67. Los otros hijos, Orestes, Electra y Crisótemis han sufrido mientras tanto suertes muy diversas. Las dos hermanas siguen viviendo en Micenas- aunque de un modo bien distinto-. Mientras Crisótemis permanece en el palacio, sin expectativas de futuro y sin disfrutar de la vida, Electra vive una existencia lamentable en una choza apartada de la mansión real. La versión de Eurípides la presenta casada con un labrador de Micenas.
  • 68. Orestes llega a Micenas, acompañado por Pílades y un anciano, sirviente de Orestes en su niñez (pedagogo), para vengarse del asesino de su padre Agamenón, obedeciendo el oráculo délfico. Envían al anciano a contar a la madre de Orestes, Clitemnestra, que Orestes ha muerto en una carrera de carros, y ellos se preparan para continuar el engaño, llevando supuestamente una urna que lleva sus cenizas.
  • 69. Entre tanto, Clitemnestra, que ha tenido un sueño de mal agüero, envía a su hija Crisótemis a verter libaciones sobre la tumba de Agamenón, el esposo que ella había asesinado. Aparece Clitemnestra e insulta a Electra, que le contesta secamente, pero se ven interrumpidas por la llegada del anciano, que relata, con alegría apenas disimulada, la forma de la muerte de Orestes. Electra cae en profundo abatimiento. El anuncio de Crisótemis de que ha encontrado en la tumba de Agamenón un mechón de pelo que es claramente de Orestes le parece solo una manera de burlarse de su pena.
  • 70. Decide, ahora que la esperada ayuda de Orestes está definitivamente descartada, matar a Clitemnestra y a Egisto ella misma. Crisótemis, más prudente, rehúsa participar en el asesinato. Orestes y Pílades se acercan. Orestes insinúa a Electra quién es. Él y Pílades entran en palacio, y se oye el llanto de Clitemnestra cuando la matan. Egisto se acerca. A punta de espada lo obligan a ir a la habitación en donde Agamenón murió para ser asesinado.
  • 71. Orestes y Electra
  • 72. Electra se lamenta ante el coro.
  • 73. Filoctetes Representada por primera vez en el festival de las Dionisias del 409 a. C., donde obtuvo el primer lugar. La historia tiene lugar durante la Guerra de Troya (después de los acontecimientos de la Ilíada, y antes del saqueo de Troya). En ella se describe el intento de Odiseo y Neoptólemo de llevar a Filoctetes a Troya desde la isla de Lemnos.
  • 74. Sófocles puso en escena, con el Filoctetes (representado a sus ochenta y siete años), la tragedia de la miseria física. Filoctetes, compañero de Heracles, ha tomado parte en la guerra de Troya. Jean-Germain Drouais - Filoctetes en la isla de Lemnos - 1738.
  • 75. La mordedura de una serpiente en el pie le causa intenso dolor, y debido al hedor y los gritos que profiere los griegos lo abandonan en la isla desierta de Lemnos, en la que pasará diez años hasta que quienes allí lo dejaron vuelvan a buscarlo simplemente porque necesitan su arco, heredado de Heracles, para tomar Troya.
  • 76. Odiseo y Neoptólemo llegan a la isla con el propósito de llevar con ellos a Filoctetes al sitio de Troya. Odiseo comunica su plan a Neoptólemo: este debe fingir que ha reñido con los jefes del ejército griego y está en el camino de vuelta a casa, colmar de insultos a Odiseo y tratar de apoderarse del arco.
  • 77. Filoctetes, una vez recuperado el arco, se apresta a disparar sobre Odiseo, pero Neoptólemo lo impide, esforzándose, de nuevo, en convencer a Filoctetes de que los acompañe hasta Troya. Tampoco lo consigue, decidiendo, aunque de mala gana, mantener la promesa de conducir a Filoctetes a Grecia. En ese punto, surge Heracles desde el reino de los muertos y revela que el designio de Zeus sobre Filoctetes es que vaya a Troya con Neoptólemo. Filoctetes, entonces, se somete a la voz de aquel a quien no puede desobedecer.
  • 78. Filoctetes
  • 79. Probable reconstrucción de Filoctetes de Sófocles
  • 80. Edipo en Colono Escrita no mucho antes de su muerte en el 406/405 a. C., y llevada a escena en el 401 por su nieto Sófocles el Joven.
  • 81. Edipo, ciego y desterrado de Tebas, llega errante a Colono, una aldea-demo del Ática, a un par de kilómetros al norte de Atenas, ayudado por su hija Antígona. Los habitantes de Colono le piden que se marche, pero él, sabiendo que éste era el lugar en el que había de morir según el Oráculo de Delfos, se niega a hacerlo.
  • 82. Recurre a Teseo, rey de Atenas, quien asegura a Edipo su protección y le promete que será enterrado en suelo ático. De esta forma su espíritu protegerá Atenas. El rugir de los truenos advierte a Edipo de que la hora de la muerte se está acercando. Se retira y un mensajero cuenta que tras bendecir a sus hijas, se ha apartado a un lugar solitario y que ha muerto solo. Antígona e Ismene regresan a Tebas.
  • 83. Edipo en Colono por Fulchran-Jean Harriet, 1798,
  • 84. La ideología de Sófocles. Sófocles y la democracia ateniense. El humanismo heroico de Sófocles.
  • 85. La afirmación más típica de la ideología sofóclea es: “la felicidad humana consiste en pasar la vida sin haber experimentado el dolor de la desgracia”; así, hay que dar un sentido positivo a los valores sostenidos por los personajes que en la escena no sufren desgracias, y un sentido negativo a los héroes que son objeto de la desgracia trágica. No obstante esta idea va cambiando según los personajes a que se la apliquemos, pues el hombre puede afrontar el poder divino de tres formas : poniéndose en contra, defendiéndolo a ultranza o de negación velada.
  • 86. El héroe de Sófocles es un ser pasional; monolítico, intransigente, inflexible ante la existencia, obediente a un deber superior que se ha creado él mismo para superarse. El amor humano le es extraño. Presenta un teatro grandilocuente, cuyos protagonistas suscitan admiración, pero nos hacen difícil la identificación con ellos yendo siempre al límite de sí mismos. En Sófocles sorprende su pesimismo existencial, pues destaca la debilidad de la condición humana, al tiempo que subraya la belleza de la lucha del hombre que se resiste a su destino.
  • 87. Por otro lado la tragedia sofoclea nos muestra que el poder, y su concepción, debe ser lo suficientemente coherente - es el espíritu de la democracia ateniense - como para que sus decisiones no choquen ni con las leyes no escritas ( las que se tienen por costumbre), ni con el consenso de los ciudadanos, ni con el código oficial de las leyes divinas.
  • 88. Rasgos del humanismo heroico son:  Enfrentamiento con el destino  Desfallecimiento momentáneo ante la muerte  Participación activa en los acontecimientos por trágicos que sean  Soledad ante la familia  Actuación conforme a la naturaleza.
  • 89. El estilo de Sófocles.
  • 90. De los tres grandes tragediógrafos, Sófocles suele ser considerado el más perfecto en cuanto a la composición formal de sus obras, donde la grandiosidad de Esquilo se confunde con primitivismo y la osadía de Esquilo parece señal de decadencia. Aristóteles le dedica un lugar predominante en su Poética, y dice de él que retrata a los hombres como deberían ser, Eurípides como son” .
  • 91. El ser humano aparece como potencialmente glorioso, aunque enfrentado a la fuerza irresistible del destino está condenado a perder, y ello le da un profundo sentido pesimista, que es la esencia de lo trágico. Es heroico pero vulnerable en su dignidad, con una autoconciencia dolorosa que se descubre en el momento de la anagnórisis, cuando el héroe descubre su verdadera identidad, que puede resultar un conocimiento demasiado pesado para el personaje, llegando a destruirle. Es el caso de Edipo, que al saber que se ha casado con su madre y matado a su padre se ve impulsado a sacarse los ojos.
  • 92. El error humano, mezclado con la ironía de su destino afloran en el lenguaje por el que los individuos se traicionan a sí mismos, revelando su equivocación antes siquiera de conocerla ellos mismos, para lo que Sófocles se sirve de la ambigüedad inherente al idioma. Estos elementos, el tabú del incesto y los lapsus del lenguaje, le resultarían de gran utilidad a Freud para la elaboración de su teoría psicoanalítica.
  • 93. Otro elemento fundamental es el tiempo, que trae consigo la mutabilidad de todas las cosas ante la que la persona trata de resistir inútilmente intentando mantenerse inmutable en su esencia, algo que sólo les está permitido a los dioses inmortales. Electra se desespera al verse envejecer en la casa de su padre, asesinado por su propia madre y el amante de ésta, y comprende que en semejante situación nunca podrá casarse y tener hijos: está condenada a vivir en la ignominia.
  • 94. Sin embargo el personaje trágico no trata de huir, pues su destino lo alcanzará siempre, tiene que permanecer y afrontar su perdición. El mensaje salvador, la orden de revocar la condena llegan siempre demasiado tarde. Incluso aunque se conozca el futuro por medio de un oráculo, éste solo es comprendido en su verdadero sentido cuando ya no se puede hacer nada. Todo este sufrimiento inmerecido escapa a la mente del mortal, el castigo por un delito no cometido (o cometido inconscientemente) no tiene su origen en la perversidad de los dioses, que están más allá de la lógica humana, sino en la inevitable fragilidad del hombre.
  • 95. Sófocles introdujo el tercer actor en la tragedia y dio mayor naturalidad a su narrativa. Amplió el número de coreutas de 14 a 16 y redujo el papel del coro a unas intervenciones fijas más uniformes. Pero su mayor innovación se refiere a la concepción de la tragedia como un todo y no como parte de una trilogía.
  • 96. La estilística de Sófocles muestra algunos rasgos muy utilizados por el poeta, tales como anáforas y aliteraciones. Con todo, es en el terreno de las imágenes donde más atractiva aparece la dicción de Sófocles. Así, por ejemplo, la ciudad es como un náufrago que sufre el embate de las olas, la ciudad es como una vieja decrépita que se consume, el Hades es como un hombre ávido de lucro que se enriquece con llantos y gemidos, etc.
  • 97. Por último decir que el propio Sófocles dice que su estilo sufrió tres etapas en su desarrollo: una primera donde vence el estilo recargado de Esquilo, una segunda en la que se enfrenta a la aspereza y artificiosidad de su propia naturaleza, y la tercera en que consigue la mayor perfección formal ( Edipo).
  • 98. http://www.youtube.com/watch?v=uJGXwuK_2s0&pl aynext=1&list=PLFHs0gufr8GZMR0_jPuUzObASzQ9C CNVy&feature=results_video (Video de biografías de filósofos y personajes famosos)

×