Jorge Luis Borges: "El libro de arena"

10,787
-1

Published on

Literatura latinoamericana

Published in: Education
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
10,787
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Jorge Luis Borges: "El libro de arena"

  1. 1. Jorge Luis Borges EL LIBRO DE ARENA
  2. 2. El libro de arena es una obra que reúne cuentos y relatos del escritor argentino Jorge Luis Borges, publicada en el año 1975. De acuerdo con la opinión del autor, El libro de arena, escrito en el ocaso de su vida, sería su mejor libro, apreciación que muchos de sus críticos no comparten, en favor de otras obras como Ficciones. La primera edición, en Buenos Aires, fue realizada por Emecé y tenía 181 páginas. En Madrid fue editado ese mismo año por Ultramar.
  3. 3. Consta de los siguientes textos: "El otro" "Ulrica" "El congreso" "There are more things" "La secta de los treinta" "La noche de los dones" "El espejo y la máscara" "Undr" "Utopía de un hombre que está cansado" "El soborno" "Avelino Arredondo" "El disco" "El libro de arena" "Epílogo"
  4. 4. EL OTRO El libro inicia con el tema del doble, en el que Borges se asume como personaje. El Borges ya entrado en años se encuentra con el Borges juvenil. Aunque hay muchas cosas que lo diferencian, también hay actitudes que los igualan, por ejemplo, ambos saben cuando están mintiendo. Quizás es lo más sorprendente del relato: la esencia del hombre que perdura y la eterna transformación.
  5. 5. "- Si esta mañana y este encuentro son sueños, cada uno de los dos tiene que pensar que el soñador es él. Tal vez dejemos de soñar, tal vez no. Nuestra evidente obligación, mientras tanto, es aceptar el sueño, como hemos aceptado el universo y haber sido engendrados y mirar por los ojos y respirar. -¿Y si el sueño durara? - dijo con ansiedad. -Para tranquilizarlo y tranquilizarme, fingí un aplomo que ciertamente no sentía. Le dije: - Mi sueño ha durado ya setenta años. Al fin y al cabo, al recordarse, no hay persona que no se encuentre consigo misma. Es lo que nos está pasando ahora, salvo que somos dos. ¿No querés saber de mi pasado, que es el porvenir que te
  6. 6. ULRICA En el cuento siguiente Borges aborda el tema del amor cómo él mismo acepta no es común en su obra narrativa. La mujer del relato, le da el título al mismo: Ulrica. El personaje masculino narra su encuentro con Ulrica y el amor que le despierta a pesar de la distinta significación que para cada uno tiene. Ya que Ulrica es una mujer joven y él un hombre mayor.
  7. 7. Nuestros caminos se cruzaban. Ulrica, esa tarde, proseguiría el viaje hacia Londres; yo, hacia Edimburgo. —En Oxford Street —me dijo— repetiré los pasos de De Quincey, que buscaba a su Anna perdida entre las muchedumbres de Londres. —De Quincey —respondí— dejó de buscarla. Yo, a lo largo del tiempo, sigo buscándola. —Tal vez —dijo en voz baja— la has encontrado.
  8. 8. EL CONGRESO En el cuento ―El Congreso‖ un hombre también mayor narra con nostalgia su participación con la organización que da el título al cuento. Un Congreso del Mundo con fines literarios y lingüístico que por varios factores se viene abajo.
  9. 9. Las palabras son símbolos que postulan una memoria compartida. La que ahora quiero historiar es mía solamente; quienes la compartieron han muerto. Los místicos invocan una rosa, un beso, un pájaro que es todos los pájaros, un sol que es todas las estrellas y el sol, un cántaro de vino, un jardín o el acto sexual. De esas metáforas ninguna me sirve para esa larga noche de júbilo, que nos dejó, cansados y felices, en los linderos de la aurora.
  10. 10. THERE ARE MORE THINGS En el cuento que tiene un título en inglés la muerte de un tío con el que con el que el protagonista tuvo un vínculo en el campo del pensamiento (el tío lo inicia en el terreno de la filosofía) y la secuencia de hechos extraños: un extranjero termina siendo el apoderado de la casa de su familiar. Los objetos de la casa terminan groseramente tirados como desecho. En realidad los nuevos inquilinos son seres de otro planeta.
  11. 11. El hombre olvida que es un muerto que conversa con muertos. La materia que yo cursaba era filosofía; recordé que mi tío, sin invocar un solo nombre propio, me había revelado sus hermosas perplejidades, allá en la casa colorada, cerca de Lomas. Una de las naranjas del postre fue su instrumento para iniciarme en el idealismo de Berkeley; el tablero de ajedrez le basto para las paradojas eleáticas.
  12. 12. LA SECTA DE LOS TREINTA En ―La secta de los treinta‖ es la descripción doctrinal de esta secta que tiene como rasgo principal en que adoran por igual al Mesías y a Judas y además se hacen crucificar cuando cumplen la edad crística.
  13. 13. El dictamen 'Quien mira una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón' es un consejo inequívoco de pureza. Sin embargo, son muchos los sectarios que enseñan que si no hay bajo los cielos un hombre que no haya mirado a una mujer para codiciarla, todos hemos adulterado. Ya que el deseo no es menos culpable que el acto, los justos pueden entregarse sin riesgo al ejercicio de la más desaforada lujuria.
  14. 14. LA NOCHE DE LOS DONES Un hombre anciano relata una historia a un grupo de personas reunido en una confitería. En su relato es joven. Un amigo mayor que él lo invita a una pulpería. Ahí hay una mujer que llaman la Cautiva, a quien le piden que cuente su historia. Cautiva habla de la amenaza de los malones del indio en su infancia, y cuando llega al punto en que es atacada por un malón, irrumpe en la pulpería Juan Moreira. La Cautiva ayuda a esconderse al hombre del relato y cuando finalmente éste sale del escondite ve cómo un sargento de policía da muerte a Juan Moreira. El hombre afirma haber conocido esa noche el amor y
  15. 15. En la antigua Confitería del Águila, en Florida a la altura de Piedad, oímos la historia. Se debatía el problema del conocimiento. Alguien invocó la tesis platónica de que ya todo lo hemos visto en un orbe anterior, de suerte que conocer es reconocer; mi padre, creo, dijo que Bacon había escrito que si aprender es recordar, ignorar es de hecho haber olvidado.
  16. 16. EL ESPEJO Y LA MÁSCARA En ―El espejo y la máscara‖ es el encargo a un poeta para que narre los proezas del rey. Son tres los escritos que elabora a petición del monarca. En cada uno de ellos los escritos van ganando en contundencia y acortándose en extensión. De tal suerte que el último es solo una línea que funciona como una fórmula mágica que termina llevando a la muerte al poeta y al rey al exilio en su propia tierra.
  17. 17. En los años de mi juventud -dijo el Rey- navegué hacia el ocaso. En una isla vi lebreles de plata que daban muerte a jabalíes de oro. En otra nos alimentamos con la fragancia de las manzanas mágicas. En otra vi murallas de fuego. En la más lejana de todas un río abovedado y pendiente surcaba el cielo y por sus aguas iban peces y barcos. Éstas son maravillas, pero no se comparan con tu poema, que de algún modo las encierra. ¿Qué hechicería te lo dio?
  18. 18. -En el alba -dijo el poeta- me recordé diciendo unas palabras que al principio no comprendí. Esas palabras son un poema. Sentí que había cometido un pecado, quizá el que no perdona el Espíritu. -El que ahora compartimos los dos -el Rey musitó-. El de haber conocido la Belleza, que es un don vedado a los hombres. Ahora nos toca expiarlo. Te di un espejo y una máscara de oro; he aquí el tercer regalo que será el último. Le puso en la diestra una daga. Del poeta sabemos que se dio muerte al salir del palacio; del Rey, que es un mendigo que recorre los caminos de Irlanda, que fue su reino, y que no ha repetido nunca el poema.
  19. 19. UNDR El relato transcribe un supuesto texto de Adán de Bremen, cronista medieval del siglo XI. El texto citado da cuenta de una tribu cristiana de pastores y cazadores localizada cerca del río Vístula, los urnos, cuya poesía consta de una sola palabra. Adán de Bremen transcribe su diálogo con Ulf Sigurdarson, poeta islandés que ha convivido con los urnos hasta conocer la única palabra.
  20. 20. »- ¿Qué te dio la primera mujer que tuviste? -me preguntó. »- Todo -le contesté. »-A mí también la vida me dio todo. A todos la vida les da todo, pero los más lo ignoran. Mi voz está cansada y mis dedos débiles, pero escúchame. »Dijo la palabra Undr, que quiere decir maravilla. » Me sentí arrebatado por el canto del hombre que moría, pero en su canto y en su acorde vi mis; propios trabajos, la esclava que me dio el primer amor, los hombres que maté, las albas de frío, la aurora sobre el agua, los remos. Tomé el arpa y canté con una palabra distinta.
  21. 21. UTOPÍA DE UN HOMBRE QUE ESTÁ CANSADO En el cuento, Eudoro Acevedo, de la ciudad de Buenos Aires y nacido en 1897, visita una finca en medio de una llanura desierta, en el futuro. Su anfitrión, que habla en latín, le cuenta la vida del futuro, en la que los hombres viven el tiempo que desean, prefieren la soledad y el arte. Acevedo retorna al presente con una pintura de su anfitrión.
  22. 22. Me tendió con cuidado un ejemplar de la Utopía de More, impreso en Basilea en el año 1518 y en el que faltaban hojas y láminas. No sin fatuidad repliqué: -Es un libro impreso. En casa habrá más de dos mil, aunque no tan antiguos ni tan preciosos. Leí en voz alta el título. El otro rió. -Nadie puede leer dos mil libros. En los cuatro siglos que vivo no habré pasado de una media docena. Además no importa leer sino releer. La imprenta, ahora abolida, ha sido uno de los peores males del hombre, ya que tendió a multiplicar hasta el vértigo textos innecesarios.
  23. 23. EL SOBORNO Ezra Winthrop es un profesor de la Universidad de Texas que debe decidir quién participará en un congreso de germanistas en Wisconsin: si Herbert Locke o Eric Einarsson, un escandinavo emigrado a los Estados Unidos. En la revista de la Universidad de Yale se publica un extenso artículo muy crítico de los métodos pedagógicos de Winthrop, firmado con las iniciales E. E. y claramente atribuible a Eric Einarsson. Winthrop, apremiado por su deseo de mostrarse imparcial, elige para el congreso a quien lo había atacado; éste le revelaría luego que ese ataque había sido parte de una estrategia para ser electo.
  24. 24. No basta ser escandinavo para descender de los Vikings. Mis padres fueron buenos pastores de la iglesia evangélica; a principios del siglo diez, mis mayores fueron acaso buenos sacerdotes de Thor. En mi familia no hubo, que yo sepa, gente de mar. –En la mía hubo muchos –contestó Winthrop–. Sin embargo, no somos tan distintos. Un pecado nos une: la vanidad. Usted me ha visitado para jactarse de su ingeniosa estratagema; yo lo apoyé para jactarme de ser un hombre recto.
  25. 25. AVELINO ARREDONDO El cuento narra una historia ficticia acerca del asesinato de Juan Idiarte Borda, Presidente del Uruguay, hecho acaecido el 25 de agosto de 1897, a manos de Avelino Arredondo, enfocando especialmente los días previos y la preparación del crimen.
  26. 26. Idiarte Borda dio unos pasos, cayó de bruces y dijo claramente: Estoy muerto. Arredondo se entregó a las autoridades. Después declararía: –Soy colorado y lo digo con todo orgullo. He dado muerte al Presidente, que traicionaba y mancillaba a nuestro partido. Rompí con los amigos y con la novia, para no complicarlos; no miré diarios para que nadie pueda decir que me han incitado. Este acto de justicia me pertenece. Ahora, que me juzguen.
  27. 27. EL DISCO El cuento se refiere al disco de Odín, un disco de una sola cara que porta un anciano vagabundo, cuya historia le cuenta a un leñador que lo alberga una noche. El viejo, a pesar de vivir en el destierro, dice ser un rey por poseer dicho objeto. El leñador, movido por la codicia lo mata, pero al caer el disco al suelo, le es imposible encontrarlo, ya que su único lado existente quedó de cara al piso.
  28. 28. - Es el disco de Odín. Tiene un solo lado. En la tierra no hay otra cosa que tenga un solo lado. Mientras esté en mi mano seré el rey. - ¿Es de oro? - le dije. - No sé. Es el disco de Odín y tiene un solo lado. Entonces yo sentí la codicia de poseer el disco. Si fuera mío, lo podría vender por una barra de oro y sería un rey.
  29. 29. EL LIBRO DE ARENA El narrador de este cuento tiene el mismo nombre que el autor empírico (Borges), quien recibe de manos de un extraño vendedor el libro, de peso sorprendente y que por título lleva escrito en el lomo: Holy Writ. La numeración de sus páginas no es correlativa y una vez que se pasa una página resulta imposible volver a encontrarla.
  30. 30. El vendedor le explica el nombre con que él mismo lo adquirió de manos de un mendigo: "ni el libro ni la arena tienen principio ni fin". Borges intenta encontrar la primera página, pero es imposible; lo mismo sucede con la última. Finalmente, lo compra por algo de dinero y una antigua Biblia. Al poco tiempo, Borges sólo vive para el libro, que estudia sin descanso. Sueña con él en los breves momentos en que vence al insomnio, se convierte en un "prisionero del libro". Entonces advierte que el libro -y él mismo- eran monstruosos. Se deshace de él al esconderlo en un anónimo anaquel de la Biblioteca Nacional (de la que el propio Borges fue Director).
  31. 31. Declinaba el verano, y comprendí que el libro era monstruoso. De nada me sirvió considerar que no menos monstruoso era yo, que lo percibía con ojos y lo palpaba con diez dedos con uñas. Sentí que era un objeto de pesadilla, una cosa obscena que infamaba y corrompía la realidad.

×