Epistolas Paulinas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Epistolas Paulinas

on

  • 15,801 views

 

Statistics

Views

Total Views
15,801
Views on SlideShare
15,790
Embed Views
11

Actions

Likes
2
Downloads
338
Comments
1

1 Embed 11

http://falconeris5.blogspot.com 11

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • El leer la Biblia es recomendable para conocer la voluntad de Dios, sin embargo, para nuestro pobre conocimiento a cerca del origen de las palabras traducidas del hebreo, arameo, griego, nos deja muchas lagunas de entendimiento. Pero si la lectura de la Biblia va acompañada de leer los comentarios exegeticos de JFB, el entendimiento de cada versiculo, se comprende mejor, y se interpreta mejor el verdadero sentido de dicho versiculo. Esta es mi humilde opinion acerca de los Comentarios exegeticos de la Biblia Nuevo Testamento.....Gracias
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Epistolas Paulinas Document Transcript

  • 1. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON COMENTARIO EXEGETICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA TOMO II: EL NUEVO TESTAMENTO POR Roberto Jamieson A. R. Fausset David Brown
  • 2. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS EFESIOS INTRODUCCION Los encabezamientos (cap. 1:1 y cap. 3:1), nos indican que esta Epístola profesa ser de Pablo. Esta opinión es confirmada por los testimonios de Ireneo, Hereses 5:2, 3, y 1:8, 5; Clemente de Alejandría, Strómata, 4, sec. 65, y Ped. 1, sec. 8; Orígenes, adv. Celsum, 4:211. Es citada por Valentino (año 120) en el cap. 3:14–18, como sabemos por Hipólito, Refutación de Herejes, p. 193. Policarpo, Ep. Phillipp., en el cap. 12, testifica su canonicidad. Así también Tertuliano, adv. Marción 5:17. Ignacio, en Efesios 12, se refiere a la mención frecuente y cariñosa que hace Pablo en su Epístola, de los cristianos de Efeso, sus personas y sus privilegios. Se han mantenido dos teorías, además de la teoría usual, con respecto a quiénes fué dirigida la Epístola. Grocio, opinando como el hereje Marcion, sostiene que fué dirigida a la Iglesia de Laodicea, y que es la Epístola a la cual se refiere Pablo en Colosenses 4:16. Pero la Epístola a los Colosenses probablemente fué escrita antes que ésta a los Efesios, como parece por los pasajes paralelos que se hallan en Efesios y que tienen señales de haber sido ampliados de los de la Epístola a los Colosenses. Parece que Marción opinó así tocante a nuestra Epístola, por una alusión que hace Pablo (Colosenses 4:16) a una Epístola dirigida por él a los laodicenses. Orígenes y Clemente de Alejandría, y aun Tertuliano, no están de acuerdo con la opinión de Marción. Ni un manuscrito contiene como encabezamiento, “a los santos que están en Laodicea”. La misma semejanza de la Epístola a los Efesios a la de los Colosenses, está en contra de la teoría; porque si aquélla fuese realmente la dirigida a Laodicea (Colosenses 4:16), Pablo no habría creído necesario que las iglesias de Colosas y Laodicea intercambiasen [PAG. 466] Epístolas. Los saludos, además (Colosenses 4:15), que él envía por medio de los colosenses a los laodicenses, son del todo incompatibles con la idea de que Pablo escribiese una Epístola a los Laodicenses al mismo tiempo, y por el mismo portador, Tiquico (el portador de nuestra Epístola a los Efesios, como también de la a los Colosenses); porque ¿quién, bajo tales circunstancias, no enviaría los saludos directamente en la carta dirigida a las personas saludadas? La carta a los Laodicenses evidentemente fué escrita algún tiempo antes de la Epístola a los Colosenses. El arzobispo Usher ha presentado una segunda teoría: Que es una carta encíclica encabezada, como el manuscrito B, “a los santos que están < y a los fieles”, siendo intercalado el nombre de cada iglesia en la copia a ella enviada; y que el hecho de que fué enviada primero a Efeso, dió ocasión a que fuese intitulada, como ahora, la Epístola a los Efesios. Alford hace las siguientes objeciones a esta teoría: (1) Está reñida con el espíritu de la Epístola, la cual claramente va dirigida a un solo conjunto de personas que viven en un mismo lugar, como un cuerpo, y bajo las mismas circunstancias. (2) La improbabilidad de que el apóstol, quien en dos de sus Epístolas (2 Corintios y Gálatas) tan claramente ha especificado su carácter encíclico, hubiera omitido aquí tal especificación. (3) Y la improbabilidad aún más grande de que, como esta teoría supone, hubiera escrito una Epístola circular a un distrito, del cual Efeso era la capital comercial, dirigida a varias iglesias dentro de aquel distrito, pero por el mismo contenido (así como por la hipótesis de los que son de opinión contraria) no permitiendo apicación alguna a la iglesia de aquella metrópoli, con la cual había pasado tan largo tiempo, y a la cual estaba ligado con tantos vínculos de cariño. (4) La inconsecuencia de esta hipótesis con la manera como está dirigida la Epístola, y el testimonio universal de la iglesia antigua. La ausencia de saludos personales no es un argumento a favor de ninguna de las dos teorías: porque igualmente no los hay en Gálatas, Filipenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo. Cuanto mejor conoce él a las personas a las cuales se dirige, y cuanto más general y solemne el tema, tanto menos parece enviar estos saludos individuales. Ya que escribe, como en el caso de nuestra presente Epístola, sobre la constitución y las perspectivas de la iglesia universal de Cristo, el apóstol refiere a los efesios a Tiquico para que él resuelva sus asuntos personales (cap. 6:21, 22). En cuanto a la omisión de la frase “que están en Efeso” (cap. 1:1) en el manuscrito B, también la frase “los que estáis en Roma” (Romanos 1:7) se omite en algunos manuscritos antiguos. Esta frase fué probablemente omitida por las iglesias entre las cuales era leída, con el fin de generalizar la referencia de su contenido, y especialmente donde el tema de la Epístola era general. Las palabras se hallan en la margen del manuscrito B, de una primera mano; y se hallan en todos los manuscritos y versiones más antiguos. La primera visita de Pablo a Efeso (sobre la costa marítima de Lidia, cerca del río Caístro) se relata en Hechos 18:19–21. La obra empezada mediante sus controversias con los judíos en su corta visita, fué continuada por Apolo (Hechos 18:24–26) y Aquila y Priscila (v. 26). En su segunda visita, después de su viaje a Jerusalén y de allí a las regiones orientales de Asia Menor, se quedó en Efeso “tres años” (Hechos 19:10, los “dos años” en tal versículo no son
  • 3. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON sino parte del tiempo, y Hechos 20:31); de modo que la fundación y desarrollo de la iglesia allí ocuparon una porción excepcionalmente larga del tiempo del apóstol; por esto su lenguaje en esta Epístola revela un calor de sentimiento, una libre expresión de pensamiento, y una unión en esperanza y privilegios espirituales (cap. 1:3, etc), como es natural de parte de uno, cuando ha estado asociado tan larga e íntimamente con personas a quienes se dirige. En su último viaje a Jerusalén, sin tocar en Efeso, llamó a los ancianos de la iglesia a encontrarse con él en Mileto, donde les dirigió su notable discurso de despedida (Hechos 20:18–35). Nuestra Epístola fué dirigida a los efesios en la primera parte de su encarcelamiento en Roma, inmediatamente después de haber escrito la Epístola a los Colosenses. Las dos Epístolas muestran una estrecha semejanza en muchos pasajes, ya que el apóstol quería impartir en lo general las mismas grandes verdades al escribir a ambos. Es una prueba natural de su genuinidad, el hecho de que las dos Epístolas, escritas en la misma fecha y bajo circunstancias iguales, lleven una mutua semejanza, más íntima que aquellas escritas en fechas distantes y en ocasiones diferentes. Compárense cap. 1:7 con Colosenses 1:14; cap. 1:10 con Colosenses 1:20; cap. 3:2 con Colosenses 1:25; cap. 5:19 con Colosenses 3:16; cap. 6:22 con Colosenses 4:8; cap. 1:19; 2:5 con Colosenses 2:12, 13; cap. 4:2–4 con Colosenses 3:12–15; cap. 4:16 con Colosenses 2:19; cap. 4:32 con Colosenses 3:13; cap. 4:22–24 con Colosenses 3:9, 10; cap. 5:6–8 con Colosenses 3:6–8; cap. 5:15, 16 con Colosenses 4:5; cap. 6:19, 20 con Colosenses 4:3, 4; cap. 5:22–33; 6:1–9 con Colosenses 3:18; cap. 4:24, 25 con Colosenses 3:9; cap. 5:20–22 con Colosenses 3:17, 18. Tiquico y Onésimo estaban siendo enviados a Colosas, [PAG. 467] aquél llevando dos Epístolas a las dos iglesias respectivamente, y éste provisto de una carta para Filemón, su amo anterior, que residía en Colosas. La fecha de la carta fué probablemente como cuatro años después de su despedida de los ancianos efesios en Mileto (Hechos cap. 20), cerca del año 62, antes de que su encarcelamiento hubiese llegado a ser de la clase más severa, como aparece en su Epístola a los Filipenses. Según el cap. 6:19, 20, es claro que él tenía en aquel entonces, aunque preso, cierta libertad en predicar, lo que concuerda con Hechos 28:23, 30, 31, donde él aparece como recibiendo en su alojamiento a todos los que querían conocer su doctrina. Su encarcelamiento empezó en febrero del año 61, y duró “dos años enteros” (Hechos 28:30), por lo menos, y tal vez más tiempo. La iglesia de Efeso se componía en parte de convertidos judíos y en parte de convertidos gentiles (Hechos 19:8– 10). Por consiguiente, la Epístola se dirige a una iglesia constituída (cap. 2:14–22). Efeso era célebre por el templo idolátrico de Artemis o Diana, el cual, después de ser destruído por fuego por Herostrato, en la noche que nació Alejandro el Grande (año 355 a. de C.), fué reedificado a un enorme costo, y fué una de las maravillas del mundo. Posiblemente de este hermoso templo surgieron las figuras de lenguaje que se hallan en esta Epístola, siendo la iglesia en su verdadera hermosura interior lo que el templo del idolo trató de realizar en la manifestación exterior (cap. 2:19– 22). La Epístola (cap. 4:17; 5:1–13) da a entender el desenfreno que practicaban los paganos efesios, y por el cual eran notorios. Muchas de las mismas expresiones ocurren en la Epístola como en el discurso de Pablo a los ancianos efesios. Compárense los caps. 1:6, 7 y 2:7, en cuanto a la “gracia”, con Hechos 20:24, 32. Esta bien puede llamarse “la Epístola de la gracia de Dios”. [Alford]. Véase también, en cuanto a sus “prisiones”, cap. 3:1 y 4:1 con Hechos 20:22, 23. También el cap. 1:11, en cuanto al “consejo de Dios”, con Hechos 20:27. También el cap. 1:14 en cuanto a “la redención de la posesión adquirida”, con Hechos 20:28. También los caps. 1:14, 18; 2:20 y 5:5, en cuanto a “edificar” la “herencia”, con Hechos 20:32. El objeto de la Epístola es “presentar el fundamento, el curso, el propósito y el fin de la IGLESIA DE LOS FIELES EN CRISTO. El habla a los efesios como si fuesen un tipo o muestra de la iglesia universal”. [Alford]. Es por esto que en toda la Epístola se habla de “la iglesia” en el singular, no en el plural. El tema de la Epístola es el fundamento de la iglesia, su curso y su fin, el cual es tratado igualmente en las divisiones mayores y menores de toda la Epístola. “En toda la Epístola el fundamento de la iglesia es la voluntad del Padre; el curso de la iglesia es la satisfacción del Hijo; y el fin de la iglesia es la vida del Espíritu Santo”. [Alford]. Véanse respectivamente los caps. 1:11; 2:5; y 3:16. Habiendo sido presentado esto como asunto de doctrina (cerrándose esta parte con una doxología sublime, cap. 3:14–21), es hecho luego la base de exhortaciones prácticas. En éstas también (desde el cap. 4:1 en adelante) prevalece la misma división triple, porque la iglesia se presenta como fundada sobre el consejo de “Dios el Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas, y por todas las cosas y en todos vosotros”, edificada por “un Señor”, Jesucristo, y por medio de “un Espíritu” (cap. 4:4–6, etc.), quienes dan sus gracias respectivas a los diferentes miembros. Por tanto éstos han de ejercer todas estas gracias en las distintas relaciones de la vida, como maridos, esposas, siervos, niños, etc. La conclusión es: que debemos ponernos “toda la armadura de Dios” (cap. 6:13).
  • 4. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON La sublimidad del ESTILO y LENGUAJE corresponde con la sublimidad de los temas, y excede casi a la de cualquiera otra de sus Epístolas. Es muy justo que aquellos a quienes escribió, fuesen cristianos por largo tiempo fundados en la fe. La misma sublimidad de la Epístola hace difícil su estilo y es por esto que contiene expresiones peculiares que no se hallan en otra parte. CAPITULO 1 Vers. 1–23. ENCABEZAMIENTO: EL ORIGEN DE LA IGLESIA EN EL CONSEJO ETERNO DEL PADRE, Y EL DERRAMAMIENTO DE LA SANGRE DEL HIJO: EL SELLO QUE HA PUESTO A LA IGLESIA EL ESPIRITU SANTO. ACCION DE GRACIAS Y ORACION POR QUE ELLOS PUEDAN CONOCER PLENAMENTE EL PODER DE LA GRACIA DE DIOS EN CRISTO PARA CON LOS SANTOS. 1. Pablo, apóstol … por la voluntad de Dios— Más bien, “al través de la voluntad de Dios”; lamado al apostolado al través de la misma “voluntad” que dió origen a la iglesia (vv. 5, 9, 11; véase Gálatas 1:4). a los santos y fieles—Se refiere a las mismas personas bajo los dos términos, como lo prueba el griego: “A los que son santos y fieles en Cristo Jesús”. La santificación por Dios está puesta aquí antes que la fe del hombre. Se presenta así el doble aspecto de la salvación: la gracia de Dios nos santifica en la primera instancia (es decir, poniéndonos aparte en sus propósitos eternos como santos apartados para sí); y nuestra fe echa mano de la salvación que es el don de Dios (2 Tesalonicenses 2:13; [PAG. 468] 1 Pedro 1:2): que están en Efeso—véase Introducción. 2. (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:3; 2 Corintios 1:2; Gálatas 1:3). 3. Las doxologías que se hallan en casi todas las Epístolas, dan a entender el verdadero sentido de la gracia experimentada por los escritores y sus lectores (1 Pedro 1:3). Los versículos 3 a 14 presentan sumariamente el evangelio de la gracia de Dios: la obra de amor del Padre v. 3 (eligiéndonos para la santidad, v. 4; la filiación, v. 5; la aceptación, v. 6); la obra del Hijo, v. 7 (redención, v. 7; el conocímiento del misterio de su voluntad, v. 9; una herencia, v. 11); la del Espíritu Santo, v. 13 (selladura, v. 13; dándonos las arras de la herencia, v. 14). Bendito el Dios y Padre del Señor … Jesucristo—quien es también el Dios y Padre de nosotros que estamos en él (Juan 20:17). Dios es “el Dios” del hombre Jesús, y “el Padre” del Verbo Divino. El griego, así como nuestra versión española, dice: “el cual nos bendijo”; no “el cual nos ha bendecido”, como traducen algunos; refiriéndose al consejo original ya pasado de Dios. Así como en la creación (Génesis 1:22) también en la redención (Génesis 12:3; Mateo 5:3–11; 25:34) Dios “bendice” a sus hijos; y eso no en meras palabras, sino en hechos. el cual nos bendijo—a todos los cristianos. con toda bendición espiritual—Es decir, “toda bendición posible en el tiempo y para la eternidad, que proviene del Espíritu (esto significa el término “espiritual”; no como se usa el término ahora, como opuesto a corporal). en lugares celestiales—Frase hallada cinco veces en esta Epístola, y no en otra parte (v. 20; cap. 2:6; 3:10; 6:12); griego, “en los lugares celestiales”. La ascensión de Cristo es el medio de introducirnos a nosotros en los lugares celestiales, los cuales a causa de nuestros pecados nos estaban cerrados. Nótese el cambio hecho por Cristo, Colosenses 1:20; cap. 1:20. Mientras Cristo estaba en la carne en la forma de siervo, los hijos de Dios no podían darse cuenta de sus privilegios celestiales como hijos. Ahora, “nuestra ciudadanía (griego) está en los cielos” (Filipenses 3:20), donde nuestro Sumo Sacerdote “nos está bendiciendo” constantemente. Nuestros “tesoros” están allí (Mateo 6:20, 21); nuestras miras y afectos (Colosenses 3:1, 2); nuestra esperanza (Colosenses 1:5; Tito 2:13); nuestra herencia (1 Pedro 1:4). El mismo don del Espíritu, la fuente de la “bendición espiritual”, se debe al hecho de que Jesús ha ascendido allá (cap. 4:8). en Cristo—el centro y fuente de toda bendición para nosotros. 4. nos escogió—griego, “nos escogió para sí de entre” (es decir, de entre el mundo, Gálatas 1:4); refiriéndose a su elección original, mencionada como ya pasada. en él—La repetición de la idea, “en Cristo” (v. 3), da a entender la suma importancia de la verdad de que es en él—por virtud de la unión con él, el Segundo Adam, el Restaurador ordenado para nosotros desde la eternidad, la Cabeza de la humanidad redimida—que los creyentes gozamos de tantas bendiciones (cap. 3:11). antes de la fundación del mundo—Esto presupone la eternidad del Hijo de Dios (Juan 17:5, 24), así como lo eterno de la elección de los creyentes en él (2 Timoteo 1:9; 2 Tesalonicenses 2:13). para que fuésemos santos—Positivamente (Deuteronomio 14:2). y sin mancha—Negativamente (cap. 5:27; 1 Tesalonicenses 3:13). delante de él—Es a él a quien mira el creyente, caminando en su presencia, delante de quien busca ser aceptado en el juicio (Colosenses 1:22; véase Apocalipsis 7:15). en amor—Bengel, y otros, unen esta expresión con el v. 5; “en amor habiéndonos predestinado”, etc. Pero nuestra versión da una mejor interpretación. Las palabras “en amor” califican toda la cláusula, “para que fuésemos santos < delante de él”. El amor, que perdió el hombre por la caída, pero que fué restaurado por la redención, es la raíz y el fruto y la suma de toda santidad (cap. 5:2; 1 Tesalonicenses 3:12, 13). 5. Habiéndonos predestinado—Este término es más exacto al referirse al fin y a los medios precisos; que los términos “escogió” o “eligió”. Somos “escogidos” de entre el resto del mundo: “predestinados” a todas las cosas que nos aseguran la herencia (v. 11; Romanos 8:29). para ser adoptados hijos por Jesucristo—Griego, “al través de Jesucristo”. a sí mismo—al Padre (Colosenses 1:20). Alford
  • 5. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON explica que el ser “adoptados < a sí mismo”, significa el poder ser participantes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4). Lachmann lee: “a él”. Pero el contexto favorece la explicación de Calvino y otros: Que Dios tiene consideración de sí mismo y la gloria de su gracia (vv. 6, 12, 14) la meta final de Dios. El tuvo un Hijo unigénito y para su propia gloria le plació escoger de entre un mundo perdido muchos para que viniesen a ser sus hijos adoptivos. según el puro afecto de su voluntad—Así el griego (Mateo 11:26; Lucas 10:21). No podemos pensar que sea algo más, sino “su buena voluntad”, la causa de nuestra salvación o de alguna de sus obras (v. 9). (Job 33:13). ¿Por qué necesitas tú filosofar acerca de un mundo imaginario de optimismo? Tu preocupación debe ser el no cometer el mal. No había nada en nosotros que mereciera su amor (vv. 1, 9, 11). [Bengel]. 6. Para alabanza de la gloria de su gracia—(vv. 7, 17, 18). El fin indicado (Salmo 50:23), es decir: que sea alabada la gloria de su gracia por todas sus criaturas, hombres y ángeles. con la cual—Más bien, “en la cual”. Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “que”. Entonces tendríamos que traducir, “que nos concedió en el Amado”. Pero nuestra versión está apoyada por buenos manuscritos y las versiones más antiguas. nos hizo aceptos—El verbo griego está emparentado con “gracia”. Tradúzcase, “graciosamente nos aceptó”; o “nos hizo objeto de su gracia”; “nos abrazó en sus brazos de gracia” (Romanos 3:24; 5:15). en el Amado— preeminentemente así llamado (Mateo 3:17; 17:5; Juan 3:35; Colosenses 1:13). Griego, “Hijo de su amor”. Es solamente “en su Amado” que nos ama a nosotros. (v. 3; 1 Juan 4:9, 10). 7. En el cual—“el Amado” (v. 6; Romanos 3:24). tenemos—como posesión presente. redención—lit., “la redención”, la nuestra; LA redención que es el gran tema de toda la revelación, y especialmente del Nuevo Testamento (Romanos 3:24), es decir, redención del poder, la culpa y las consecuencias penales del pecado (Mateo 1:21). Si algún hombre fuera incapaz de redimirse a sí mismo siendo esclavo, su pariente podría redimirlo (Levítico 25:48). Es por esto que el Hijo de Dios vino a ser el Hijo del hombre, para que nuestro pariente pudiera redimirnos a nosotros (Mateo 20:28). Otra “redención” se efectuará al final, es decir, la “de la posesión adquirida” (v. 14). [PAG. 469] por su sangre—(cap. 2:13), como el instrumento; la propiciación, es decir, la consideración (ideada por su propio amor) por la cual, Dios, que con justicia estaba enojado (Isaías 12:1), fué propicio a nosotros: es decir, el precio pagado a la justicia divina por nuestro pecado (Hechos 20:28; Romanos 3:25; 1 Corintios 6:20; Colosenses 1:20; 1 Pedro 1:18, 19). la remisión de pecados—Griego, “la remisión de nuestras transgresiones”; no meramente la “pretermisión” (u omisión), de ellas como el griego (Romanos 3:25) debe ser traducido. Siendo esta “remisión” la explicación del término “redención”, incluye no sólo la liberación de la pena del pecado, sino de su contaminación y su poder esclavizador, negativamente; y positivamente, la reconciliación con un Dios ofendido, y la satisfacción a un Dios justo. por las riquezas de su gracia—Cap. 2:7: “para mostrar las abundantes riquezas de su gracia”. Véanse v. 18 y cap. 3:16, “conforme a las riquezas de su gloria”; de modo que “la gracia” es su “gloria”. 8. sobreabundó en nosotros—Más bien, “Que hizo él abundar hasta llegar a nosotros”. en toda sabiduría e inteligencia—“Sabiduría” en idear el plan de redimir la humanidad; “inteligencia”, o prudencia, en poner los medios para ejecutarlo y en hacer todos los arreglos necesarios en su providencia, para realizar aquel propósito. Pablo atribuye al evangelio de la gracia de Dios “toda” la “sabiduría e inteligencia” posibles, en oposición a la jactancia de los judíos incrédulos, los filósofos paganos y los apóstoles falsos, quienes atribuían sabiduría e inteligencia a sus enseñanzas. Cristo crucificado, considerado “locura” por el mundo, es “la sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:18–30). Véase cap. 3:10, “la multiforme sabiduría de Dios”. 9. Descubriéndonos—“El hizo que la gracia abundara para nosotros” (v. 8), “descubriéndonos”, experimentalmente, en nuestro corazón. el misterio—Es decir, el propósito de Dios de redención, hasta entonces escondido en sus consejos, pero que ahora era revelado (cap. 6:19; Romanos 16:25; Colosenses 1:26, 27). Este “misterio” no es como los misterios paganos que son descubiertos sólo a los pocos iniciados. Todos los cristianos son iniciados. Sólo los incrédulos no lo son. según su beneplácito—Esta es la causa por la cual “él nos ha descubierto el misterio”, es decir, su propio “benepl{cito” para con nosotros. que se había propuesto—(v. 11). en sí mismo—Dios el Padre. Bengel entiende que “en él” quiere decir en Cristo, como los vv. 3, 4. Pero el nombre propio, “En Cristo”, v. 10, que sigue inmediatamente después, es inconsecuente con el hecho de que él sea el indicado aquí por el pronombre. 10. De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación, etc.—Tradúzcase: “Hasta la dispensación del cumplimiento de los tiempos”, es decir, que se había propuesto en sí mismo” (v. 9) teniendo en cuenta la dispensación correspondiente (o la administración de gracia perteneciente) al cumplimiento de los tiempos (griego, “tiempos debidos”, o “sazones”), siendo estos términos más claros que “el cumplimiento del tiempo” (Gálatas 4:4). Aquí se quiere decir todos los tiempos (plural) evangélicos, con los beneficios dispensados a la iglesia en esta época, separada y sucesivamente. Véase “siglos venideros” (cap. 2:7). “Los fines de los siglos” (1 Cor. 10:11); “los tiempos (la misma palabra griega como aquí, “las sazones”, o “tiempos debidamente señalados”) de los gentiles” (Lucas 21:24); “las sazones que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7); “los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde el siglo” (Hechos 3:20, 21). La venida de Jesús en el primer advenimiento, “en el cumplimiento del tiempo”, fué uno de estos “tiempos”. Cuando
  • 6. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON descendió el Espíritu Santo, “como se cumplieron los días de Pentecostés” (Hechos 2:1), fué otro. El testimonio dado por los apóstoles “en sus tiempos” (1 Timoteo 2:6), fué otro. La conversion de los judíos cuando “los tiempos de los
  • 7. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON gentiles sean cumplidos”, la segunda venida de Criso, la “restauración de todas las cosas”, el reino milenial, los nuevos cielos y nueva tierra, serán casos separados de “la dispensación del cumplimiento de los tiempos”, es decir, “la dispensación de los acontecimientos y beneficios evangélicos pertenecientes a sus respectivos “tiempos”, cuando sean cumplidos o consumados. Dios el Padre, según su beneplácito y propósito, es el Dispensador tanto de los beneficios evangélicos como de sus diferentes tiempos adecuados (Hechos 1:7). De reunir todas las cosas en Cristo— Griego, “sumar bajo una cabeza”; “recapitular”. El “beneplácito que se propuso”, fué “sumar todas las cosas en Cristo” (griego, “el Cristo”, es decir, Su Cristo). [Alford]. El propósito de Dios es sumar toda la creación en Cristo, la Cabeza de los ángeles, con quienes está unido por su naturaleza invisible, y de los hombres con quienes está vinculado por su humanidad; de judíos y de gentiles; de los vivos y de los muertos (cap. 3:15); de la creación animada y de la inanimada. El pecado ha deshecho la relación entre el hombre y Dios, como una criatura subordinada a él. Dios se propone juntar todas las cosas en Cristo; o como dice Colosenses 1:20: “Por él (Cristo) reconciliar todas las cosas a sí, tanto lo que está en la tierra como lo que está en los cielos”. Bien dice Alford: “La iglesia de la cual el apóstol aquí trata principalmente, está subordinada a él en el grado más alto de unión consciente y gozosa; aquellos que no son de él espiritualmente, mas subordinados en mera sujeción consciente; y las tribus inferiores de la creación están subordinadas objetiva aunque inconscientemente; pero todos son sumados en él”. 11. en quien—Por virtud de la unión con quien. asimismo tuvimos suerte—lit., “Se nos hizo heredar”. [Wahl]. Comp. el v. 18 donde se dice: “su herencia en los santos”. Así como en el v. 18 se asienta que la herencia de él está en ellos, así en este versículo se dice que la de ellos está en él (Hechos 26:18). Sin embargo, el v. 12 que dice: “Para que seamos (nosotros) para alabanza de su gloria” (no “para que tengamos” la gloria, favorece la traducción de Bengel, Ellicott, etc., “Fuimos hechos una herencia”. Así el Israel literal (Deuteronomio 4:20; 9:29; 32:9). La palabra “asimismo” no quiere decir “asimismo nosotros”, ni “en quien “asimismo”;, sino que significa que además de habernos “descubierto el misterio de su voluntad”, también “fuimos hechos su herencia”, o “también tuvimos suerte”. habiendo sido predestinados—(v. 5). La preordinación de Israel como la nación electa, corresponde a la de los israelitas espirituales, [PAG. 470] los creyentes, a una herencia eterna, que es lo que aquí se indica. El “nosotros” sobreentendido aquí y en el v. 12, quiere decir los creyentes judios (de donde surge nacionalmente la elección de Israel), en contraste con “vosotros” (v. 13) los creyentes gentiles. conforme al propósito—Repetición de “propuesto” (v. 9; cap. 3:11). La iglesia existió en la mente de Dios eternalmente, antes de que existiera en la creación. del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad—v. 5, “el puro afecto de su voluntad”. No un capricho arbitrario, sino una sabiduría infinita (“consejo”) unida con una voluntad soberana. Véase el discurso de Pablo dirigido a estos mismos efesios (Hechos 20:27): “Todo el consejo de Dios” (Isaías 28:29). Así en la creación natural como en la espiritual, Dios no es un agente constreñido por la necesidad. “Dondequiera que haya consejo, allí hay elección, de otra manera el consejo es vano; donde hay una voluntad, allí tiene que haber libertad, pues si no la hay, la voluntad es débil”. [Pearson]. 12. (vv. 6, 14). Para que seamos para alabanza … nosotros que antes esperamos en Cristo—más bien, nosotros, los cristianos judíos, quienes antes que viniera Cristo buscábamos su venida, esperando la consolación de Israel. Comp. Hechos 26:6, 7: “Por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres, soy llamado en juicio; a la cual promesa nuestras doce tribus, sirviendo constantemente de día y de noche, esperan que han de llegar”. Hechos 28:20, “la esperanza de Israel”. [Alford]. Comp. v. 18; cap. 2:12; 4:4. 13. En el cual esperasteis también vosotros—Vosotros gentiles. La prioridad de nosotros los judíos, no os excluye a vosotros los gentiles de tener parte en Cristo (comp. Hechos 13:46). en oyendo la palabra de verdad— el instrumento de la santificación, y del nuevo nacimiento (Juan 17:17; 2 Timoteo 2:15; Santiago 1:18). Comp. Colosenses 1:5, donde también, como aquí, “la palabra de verdad” se une con “esperanza”. También cap. 4:21. fuisteis sellados—por el Espíritu Santo como hijos de Dios (Hechos 19:1–6; Romanos 8:16, 23; Nota, 2 Corintios 1:22; 1 Juan 3:24). Así como un sello impreso en algún documento da una validez cierta al contrato asentado en él (Juan 3:33; 6:27; véase 2 Corintios 3:3), así el “amor de Dios derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo” (Romanos 5:5) y la adopción otorgada por el Espíritu en la regeneración (Romanos 8:15, 16), aseguran a los creyentes la buena voluntad de Dios para con ellos. El Espíritu, como un sello, imprime en el alma, en el acto de la regeneración, la imagen de nuestro Padre. El acto de haber sido sellados por el Espíritu Santo se menciona como un hecho que ya ha pasado. El testimonio a nuestro corazón de que somos hijos de Dios y sus herederos (v. 11), es el testimonio presente del Espíritu, “las arras de la herencia venidera” (v. 11), (Romanos 8:16–18). con el Espíritu Santo de la promesa—Más bien, como el griego, “El Espíritu de la promesa, el Santo Espíritu”; el Espíritu prometido tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento (Joel 2:28; Zacarías 12:10; Juan 7:38, 39). “La palabra de verdad” prometió el Espíritu Santo. Aquellos que “creyeron la palabra de verdad” fueron sellados por el Espíritu según la promesa. 14. Que es las arras de nuestra herencia—La primera cuota pagada como garantía de que el resto será pagado (Romanos 8:23; 2 Corintios 1:22). para la redención—La preposición griega también tiene la idea de “hasta”; y debe unirse así: “fuisteis sellados (v. 13) para”
  • 8. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON (es decir, para el propósito y hasta) la realización de “la redención”. No la redención en su primera etapa, hecha por la sangre de Cristo, la cual nos asegura nuestro título o derecho, sino en su cumplimiento final, cuando la misma posesión
  • 9. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON será nuestra, la “plena redención del cuerpo” (Romanos 8:23) así como también del alma, de toda flaqueza (cap. 4:30). Entonces la criatura (el cuerpo, y toda la creación visible) será librada de la servidumbre de la corrupción, y del príncipe usurpador de este mundo, y gozará de la libertad gloriosa de los hijos de Dios (Romanos 8:21–23; 2 Pedro 3:13). de la posesión adquirida—el pueblo de Dios comprado (griego, “adquirido”) como suyo propio por la sangre de Cristo (Hechos 20:28). Consideramos de valor aquello por lo cual hemos pagado un alto precio; así Dios tiene en alta estima a su iglesia (cap. 5:25, 26; 1 Pedro 1:18; 2:9; Malaquías 3:17, Margen, “mi tesoro especial”). 15. Por lo cual— Porque estáis en Cristo y habéis sido sellados por su Espíritu (vv. 13, 14). también yo—por mi parte, y porque vosotros habéis recibido tan grandes beneficios de Dios. habiendo oído—Es decir, desde que oí. No dando a entender que acabara de oír de su conversión: argumento erróneo usado por algunos contra el hecho de que fuera dirigida esta Epístola a los Efesios (Nota, v. 1); sino refiriéndose al informe que había oído después que estuvo con ellos, acerca de sus gracias cristianas. Así en el caso de Filemón, su “amado coadjutor” (Filemón 1) él usa las mismas palabras (Filemón 4, 5). [Nos parece débil el argumento del autor sobre este caso. El participio aoristo “akousas” que se usa aquí, no indica acción repetida o continua; y el participio presente en Filemón vv. 4, 5, indica continuidad”. Nota del Trad.] de vuestra fe—Más bien, como el griego, “la fe que hay entre vosotros”, la que tienen muchos (no todos) de vosotros. y amor para con todos los santos—No importando su nombre, sólo por el mismo hecho de que son santos. Una característica distintiva del verdadero cristianismo (cap. 6:24). “La fe y el amor son unidos por Pablo frecuentemente. ¡Qué pareja tan maravillosa!” [Crisóstomo]. A éstos se agrega la esperanza, v. 18. 16. (Colosenses 1:9). No cesó de dar gracias … haciendo memoria de vosotros—En los manuscritos más antiguos se omite “de vosotros”. Así que la traducción podría ser, “haciendo memoria de ellos” (vuestra “fe y amor”). Así opina Alford. 17. Esta oración debiera ser emitida por todos los cristianos. el Dios del Señor nuestro Jesucristo—Este título es muy adecuado, ya que en los vv. 20–22, él trata del lugar tan elevado que Dios dió a Jesús al hacerlo Cabeza de todas las cosas que corresponden a la iglesia. Jesús mismo llamó al Padre “Mi Dios” (Mateo 27:46). el Padre de gloria—(comp. Hechos 7:2). El Padre de aquella gloria infinita que resplandece en el rostro de Cristo, quien es “la gloria” (la verdadera Shekinah); y por medio de quien “la gloria de la herencia” (v. 18) será nuestra (Juan 17:24; 2 Corintios 3:7 a 4:6). os dé espíritu de sabiduría— cuyo atributo es la sabiduría infinita, y que obra la sabiduría en [PAG. 471] los creyentes (Isaías 11:2). y de revelación—cuya función es revelar a los creyentes misterios espirituales (Juan 16:14, 15; 1 Corintios 2:10). para su conocimiento—Más bien, como el griego (véase Nota, 1 Corintios 13:12), “en pleno conocimiento de él”, es decir, de Dios. 18. Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento—Los manuscritos más antiguos, versiones y “padres” dicen “los ojos de vuestro corazón”. Véase el estado contrario de los incrédulos, quienes tienen el corazón entenebrecido (cap. 4:18; Mateo 13:15). Tradúzcase: “Teniendo alumbrados los ojos de vuestro corazón” (cap. 5:14; Mateo 4:16). El impartir luz es el primer efecto del Espíritu en la nueva creación, así como lo fué en la creación original física (Génesis 1:3; 2 Corintios 4:6). Así Teófilo a Autólico, 1:3: “los oídos de vuestro corazón”. Donde hay luz espiritual, allí hay vida (Juan 1:4). El corazón es “el centro vital de la vida” [Harless] y la fuente de los pensamientos; de aquí que “el corazón”, en las Escrituras, incluya la mente, así como también las inclinaciones naturales. El “ojo”, o la visión interior, recibe y a la vez contempla la luz (Mateo 6:22, 23). El ojo es el símbolo de la inteligencia (Ezequiel 1:18). para que sepáis cuál sea la esperanza de su vocación—La esperanza que corresponde al hecho de haber sido llamados. las riquezas de la gloria—(Colosenses 1:27.) de su herencia en los santos—La herencia que él tiene en reserva para los santos. Yo prefiero explicar, “La herencia que él tiene en los santos.” (Véase Nota v. 11; Deuteronomio 32:9). 19. Y cuál aquella supereminente [sobrepujante] grandeza de su poder para con nosotros los que creemos— Aquí se hace referencia a la obra de gracia que él está desarrollando, y desarrollará, en nosotros los que creemos. Por el término “santos” (v. 18) se considera a los creyentes como absolutamente perfeccionados, y como si ya fueran la herencia de Dios; pero en este versículo, como si estuvieran peleando la buena batalla de la fe. por—mejor, “de acuerdo con” la operación—griego, “la energía” Tradúzcase, “la operación eficaz” (cap. 3:7). El mismo poder sobrehumano que hacía falta y fué puesto en acción para hacernos creer, hacía falta y fué puesto en acción para despertar a Cristo de entre los muertos (v. 20). Véase Filipenses 3:10, “el poder de su resurrección” (Colosenses 2:12; 1 Pedro 1:3–5). de la potencia de su fortaleza—Griego, “de la fuerza de su poder”. 20. La cual obró en Cristo—quien es nuestra Cabeza y las “primicias” de nuestra resurrección. y en quien la poderosa operación de Dios en favor nuestro, es hecha posible y real. [Alford]. resucitándole—“en que lo resucitó”. El levantamiento de Cristo no es sólo una garantía de que nuestros cuerpos serán levantados después, sino que tiene en sí un poder espiritual que obra (por virtud de nuestra unión viva con él, como miembros de la Cabeza) la resurrección espiritual del alma del creyente ahora, y, por consiguiente, la resurrección de su cuerpo al final (Romanos 6:8–11; 8:11). El Hijo, como Dios (aunque no como hombre), tomó parte en el levantamiento de su propio cuerpo humano (Juan 2:19; 10:17, 18). Y el Espíritu Santo también participó en la resurrección de Cristo. (Romanos 1:4; 1 Pedro 3:18). y colocándole—Griego, “asentándole.” Los
  • 10. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON espíritus gloriosos están en pie alrededor del trono de Dios, mas no se sientan a la diestra de Dios (Hebreos 1:13). a su diestra—(Salmo 110:1). Donde permanece hasta que todos sus enemigos hayan sido puestos debajo de sus pies (1
  • 11. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Corintios 15:24). Habiendo sido comisionado para “dominar en medio de sus enemigos” durante la rebelión de éstos (Salmo 110:2), renunciará a su comisión después de subyugarlos [Pearson] (Marcos 16:19; Hebreos 1:3; 10:12). en los cielos—(v. 3). “Lugares celestiales”. Así como Cristo tiene cuerpo literal, así el cielo no es meramente un estado, sino un lugar; y donde él está, allí estará su pueblo (Juan 14:3). 21. Sobre todo principado, etc.—Griego, “Mucho más alto que todo (cap. 4:10) principado (o gobierno, 1 Corintios 15:24), y autoridad y poder (Mateo 28:18) y señorío”. Comp. Filipenses 2:9; Colosenses 1:16; Hebreos 7:26; 1 Pedro 3:22. Los espíritus malos (que igualmente están divididos en varios rangos, cap. 6:12), así como también los ángeles de luz, y los potentados terrenales, están incluídos (véase Romanos 8:38). Jesús es “Rey de reyes y Señor de señores” (Apocalipsis 19:16). Cuanto más alto el honor de él, tanto mayor es el de su pueblo, quienes son sus miembros unidos a él, quien es la Cabeza. Algunos maestros filosóficos de la escuela de Simón el Mago, en Asia Menor Occidental, habían enseñado a sus oyentes, según Ireneo y Epifanio, estos nombres de los diferentes grados de ángeles. Pablo nos enseña que la sabiduría más verdadera es la de conocer a Cristo como el que reina sobre todos ellos. y todo nombre que se nombra—todo ser cualquiera. “Toda otra criatura” (Romanos 8:39). no sólo en este siglo—el orden de cosas actual. “Lo presente < lo por venir” (Romanos 8:38). mas aun en el venidero—“Nombres que ahora no conocemos, mas conoceremos después en el cielo. Sabemos que el emperador va delante de todos, aunque no podemos enumerar todos los sátrapas y ministros de su corte; así también sabemos que Cristo está sentado encima de todos, aunque no podemos nombrarlos a todos.” [Bengel]. 22. sometió todas las cosas debajo de sus pies—Griego, “sujetó bajo sus pies” (Salmo 8:6; 1 Corintios 15:27). y diólo por cabeza … a la iglesia—para provecho especial. El orden griego es enfático: “A EL Dios lo dió por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia”. Si hubiera sido algún inferior a él, su Cabeza, no habría sido de tanto provecho para la iglesia. Pero como él es la Cabeza sobre todas las cosas, y a la vez es la Cabeza de la iglesia (y ella es el cuerpo), todas las cosas son de ella (1 Corintios 3:21–23). El está SOBRE (“muy alto sobre”) todas las cosas; en contraste con las palabras, “diólo por cabeza a la iglesia”, es decir, para provecho de ella. Aquéllas, las cosas están sujetas; éstos, los creyentes, están unidos a él en su dominio sobre ellas. El término “cabeza” da a entender no sólo su dominio sobre nosotros, sino nuestra unión con él; por lo tanto, al verlo nosotros a la diestra de Dios, nos vemos a nosotros mismos en el cielo (Apocalipsis 3:21). Porque la Cabeza y el cuerpo no son separados por nada que intervenga, de otra manera el cuerpo dejaría de ser cuerpo, y la Cabeza dejaría de ser Cabeza. [Pearson de Crisóstomo]. 23. La cual es su cuerpo—Su [PAG. 472] cuerpo místico y espiritual, no literal. Sin embargo, no meramente figurativo o metafórico. El es real, aunque espiritualmente, la Cabeza de la iglesia. El es la vide de ella. El comparte con ella su crucifixión y su gloria subsiguiente. El lo posee todo: compañerismo con el Padre, plenitud del Espíritu y humanidad glorificada, no meramente para sí mismo, sino para ella, la iglesia, la cual participa “de su cuerpo, de su carne y de sus huesos” (cap. 5:30). la plenitud—La idea es de un receptáculo completamente lleno [Eadie]. Cristo mora en la iglesia y ella es inundada de su presencia. Ella es el receptáculo, no de sus dones y gracias inherentes, sino de la plenitud de sus dones y gracias que son comunicados por él. Así como de él es la “plenitud” (Juan 1:16; Colosenses 1:19; 2:9) inherentemente, así ella es su “plenitud” por habérsela él comunicado a ella en virtud de su unión a él (Cap. 5:18; Colosenses 2:10). “La iglesia es la plena manifestación de su ser, por estar compenetrada de su vida.” [Conybeare y Howson]. Ella es la revelación continuada de su vida divina en forma humana; la representación más completa de su plenitud. “La plenitud” no se refiere a la jerarquía angelical, como enseñaban los maestros falsos (Colosenses 2:9, 10, 18), sino a Cristo mismo quien es la “plenitud de la Divinidad”, y quien es representado por la iglesia. Koppe traduce con menos probabilidad, “la entera multitud universal”. de Aquel que hinche todas las cosas en todos—Cristo el Creador, Preservador y Gobernador del mundo, fué constituído por Dios (Colosenses 1:16, etc.) y llena todo el universo de cosas con todas las cosas. “Llena toda la creación con todo lo que ella posee”. [Alford]. El griego “Llena para sí mismo.” CAPITULO 2 Vers. 1–22. EL AMOR Y LA GRACIA DE DIOS MANIFESTADOS AL DARNOS VIDA POR CRISTO. SU PROPOSITO AL HACERLO: EXHORTACION BASADA EN NUESTROS PRIVILEGIOS COMO TEMPLO SANTO, EN CRISTO, POR EL ESPIRITU. 1. Y … vosotros—También a vosotros, entre aquellos que han experimentado su poder que los capacitó para creer (vv. 19–22). [Falta el verbo en el versículo primero. Los traductores de nuestra versión española trataron de suplir la falta, poniendo en letra bastardilla, “Y de ella recibisteis”. El verbo aparece en versículo 5, “nos dió vida”. Debemos leer pues el v. 1, “Y a vosotros, os dió vida”, etc. Nota del Trad.] que estabais muertos—espiritualmente (Colosenses 2:13). Erais un cadáver vivo: sin la presencia amorosa del Espíritu de Dios en el alma, y por esto incapaces de pensar, desear o hacer algo que sea santo. en vuestros delitos y pecados—Como si éste fuese el elemento en que se halla el incrédulo y por el cual está muerto a la vida verdadera. El pecado es la muerte del alma. Isaías 9:2; Juan 5:25, “muertos” (espiritualmente), 1 Timoteo 5:6. “Alejados de la vida de Dios” (cap. 4:18). El griego por “delito” significa “transgresiones” y expresa más bien una caída, o desliz, como la transgresión de Adán,
  • 12. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON por la cual cayó. “Pecado” da a entender corrupción innata y alejamiento de Dios (lit. enajenación de la mente de la regla de la verdad), exhibidos en actos de pecado (griego, “Hamartémata”). Bengel refiere el término “transgresiones” a los judíos que tenían la ley, mas se rebelaron contra ella: “pecados”, a los gentiles que no conocían a Dios. 2. en otro tiempo anduvisteis conforme a la condición de este mundo—el curso (lit., “la edad”, comp. Gálatas 1:4) o sístema actual de este mundo (1 Corintios 2:6, 12; 3:18, 19, como opuesto al “mundo venidero”): alejado de Dios y “puesto en maldad” (1 Juan 5:19). “La edad” (que a veces es más eterna y ética) regula “el mundo” (que es algo más que externo). conforme al príncipe de la potestad del aire—El dios invisible que está abajo guiando “el curso de este mundo” (2 Corintios 4:4); recorre el aire y anda a nuestro derredor: comp. Marcos 4:4, “aves del aire” (griego, “cielo”) es decir, (v. 15), “Satanás” y sus demonios. Comp. cap. 6:12; Juan 12:31. Parece que la ascensión de Cristo echó a Satanás del cielo (Apocalipsis 12:5, 9, 10, 12, 13), donde antes había sido el acusador de los hermanos (Job 1). No pudiendo más acusar en el cielo a los justificados por Cristo, el Salvador ascendido (Romanos 8:33, 34), ahora los ataca en la tierra con todas las pruebas y tentaciones; y por esto “vivimos en un ambiente venenoso y preñado de elementos mortíferos; pero una purificación poderosa del aire será efectuada en la segunda venida de Cristo” [Auberlen], porque Satanás será atado (Apocalipsis 12:12, 13, 15, 17; 20:2, 3). El término “potestad” se usa aquí colectivamente para significar los “poderes del aire”. En aposición con dichos “poderes” están los “espíritus”, comprendidos en el singular, “el espíritu”, pero tomado también colectivamente: el conjunto de “espíritus seductores” (1 Timoteo 4:1) que “obran ahora en los hijos de desobediencia” (hebraísmo: hombres que no son desobedientes meramente por accidente, sino que son esencialmente hijos de desobediencia. Comp. Mateo 3:7), y de los cuales se dice aquí que Satanás es “el príncipe”. El griego en este pasaje no permite que “el espíritu” se refiera a Satanás, “el príncipe” mismo, sino a “los poderes del aire”, de los cuales él es príncipe. Los poderes del aire son la personificación de aquel “espíritu” malvado que es el principio gobernante de los incrédulos, especialmente de los paganos (Hechos 26:18), como contrario al espíritu de los hijos de Dios (Lucas 4:33). La potencia de aquel “espíritu” se ve en la “desobediencia” de los incrédulos. Véase Deuteronomio 32:20, “hijos sin fe” (Isaías 30:9; 57:4). Desobedecen al evangelio tanto en la fe como en la práctica (2 Tesalonicenses 1:8; 1 Corintios 2:12). 3. todos nosotros también—Es decir, judíos y gentiles. Pablo aquí se une a la misma categoría de ellos, pasando aquí de la segunda (vv. 1, 2) a la primera persona. vivimos … haciendo la voluntad de la carne—Más correctamente, “nos condujimos” según la carne (2 Corintios 1:12; 1 Pedro 1:18). Esta expresión da a entender un curso externo más decoroso, que el “caminar” abiertamente en pecados vergonzosos como lo hacía la mayoría de los efesios en tiempos pasados, es decir, la parte gentil a la cual puede referirse especialmente el v. 2. Aunque Pablo y sus compatriotas judíos eran exteriormente más decentes que los gentiles (Hechos 26:4, 5, 18), esencialmente habían sido como ellos en vivir para la carne vieja, sin el Espíritu de Dios. y de los pensamientos—Sugestiones y [PAG. 473] propósitos de la mente (independientes de Dios), como distinguidos de los impulsos ciegos de “la carne”. éramos por naturaleza—Intencionalmente cambia Pablo la construcción, “éramos” por “y siendo”, para señalar enfáticamente el estado anterior de el y de ellos por naturaleza, en contraste con su actual estado de gracia. Esto no quiere decir meramente que por causa de nuestra manera de vivir, complaciendo los deseos de la carne, éramos “hijos de ira”; sino que éramos por naturaleza originalmente “hijos de ira” y, por consiguiente, nuestra manera de vivir consistia en complacer los deseos carnales. “Naturaleza”, en griego, da a entender lo que ha crecido en nosotros, como la peculiaridad de nuestro ser, se crece con nuestro crecimiento, y se fortalece con nuestra fortaleza, como si fuese cosa distinta de lo que ha sobrevenido a nosotros por influencias meramente externas: lo que es inherente, no adquirido (Job 14:4; Salmo 51:5). Una prueba incidental de la doctrina del pecado original. hijos de ira—No meramente “hijos de desobediencia” (v. 2), ni por adopción, como pueden serlo los “hijos”, sino “hijos” por generación. El orden en el griego señala más enfáticamente esta corrupción innata: “Los que en nuestra (misma) naturaleza éramos hijos de ira”. En el v. 5, la “gracia” se opone a la “naturaleza” mencionada aquí; y la salvación (entendida en los vv. 5, 8, “salvos”) se opone a la “ira”. Véase el Artículo IX, del libro de Oraciones Comunes de la Iglesia de Inglaterra. “El pecado original, o de nacimiento, no consiste en seguir a Adán, sino que es la naturaleza corrupta de todo hombre naturalmente engendrado de Adán [Cristo, sin embargo, fué engendrado sobrenaturalmente por el Espíritu Santo en la Virgen], por lo cual el hombre está lejos de la justicia original y se inclina al mal. Por lo tanto, toda persona nacida en este mundo merece la ira y la condenación de Dios.” Pablo enseña que aun los judíos, quienes se jactaban de su descendencia de Abrahán, eran por nacimiento natural igualmente hijos de ira como los gentiles a quienes los judíos despreciaban a causa de su nacimiento de padres idólatras (Romanos 3:9; 5:12–14). “La ira de Dios está sobre” todos los que desobedecen al evangelio en fe y en práctica (Juan 3:36). La frase “hijos de ira” es un hebraísmo que significa que somos objeto de la ira de Dios desde la niñez, en nuestro estado natural, por haber nacido en el pecado, el cual Dios aborrece. Así se entiende también “hijo de muerte” (Margen, 2 Samuel 12:5); “hijo de perdición” (Juan 17:12; 2 Tesalonicenses 2:3). como los demás—Griego, “como los restantes” de la humanidad lo son (1 Tesalonicenses 4:13). 4.
  • 13. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Dios, que es rico en misericordia—Griego, “siendo rico en misericordia”. por su mucho amor—“a causa de su gran amor”. Este fué el motivo especial de que Dios nos salvara; así como el ser “rico en misericordia” (comp. v. 7; cap. 1:7;
  • 14. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Romanos 2:4; 10:12) fué la base general. “La misericordia quita la aflicción ocasionada por el pecado, el amor confiere la salvación”. [Bengel]. 5. estando nosotros muertos en pecados—La mejor lección en el griego, “muertos en nuestras (lit., las) transgresiones”. nos dió vida—Nos “vivificó” espiritualmente, para después vivificarnos corporalmente. Tiene que haber una resurrección espiritual del alma, antes de que pueda haber una resurrección del cuerpo [Pearson] (Juan 11:25, 26; Romanos 8:11). juntamente con Cristo—Estando sentada la Cabeza, que es Cristo, a la diestra de Dios, se sienta allí también con él el cuerpo, que somos nosotros [Crisóstomo]. Estamos sentados allí en él (“en Cristo Jesús”, v. 6), como nuestra cabeza, la base de nuestra esperanza; y más tarde nos sentaremos con el, porque es él quien nos ha conferido tal honor, y ha hecho que la esperanza se transforme en realidad. [Pearson]. Lo que Dios obró en Cristo, obró (por el mismo hecho) en todos los que están unidos con Cristo, y son uno en él. por gracia sois salvos—griego, “Estáis en el estado de salvados”; no meramente “estáis siendo salvados”, sino que “habéis pasado de muerte a vida” (Juan 5:24). La salvación del cristiano, no es una cosa que se espera más tarde, sino una cosa realizada ya (1 Juan 3:14). La introducción de esta cláusula parentética aquí (v. 8) se debe a una explosion del sentir de Pablo a fin de lograr que los efesios sientan que la gracia, desde el principio hasta el fin, es la única fuente de la salvación: por esto también dice, “vosotros”, no “nosotros”. 6. juntamente nos resucitó—con Cristo. La “resurrección” presupone la previa vivificación de Jesús en la tumba, y de nosotros en el sepulcro de nuestros pecados. y asimismo nos hizo sentar en los cielos—con Cristo, en su a scensión. Los creyentes tienen derecho a estar en el cielo corporalmente. Virtualmente lo están en espíritu, y cada uno tiene su lugar propio designado, del cual, en tiempo debido, tomará posesión (Filipenses 3:20, 21). No dice “a la diestra de Dios”; prerrogativa reservada particularmente para Cristo; aunque ellos participarán con él en su trono (Apocalipsis 3:21). con Cristo Jesús—Nuestra unión con él es la base de nuestra actual resurrección y ascensión espirituales como también de la futura resurrección y ascensión corporales. “Cristo Jesús”, es el nombre generalmente usado en esta Epístola, porque en ella el oficio de Cristo como profeta, sacerdote y rey ungido, es el pensamiento prominente; cuando la Persona de Jesús es la idea prominente, se usa el nombre “Jesucristo”. 7. Para mostrar en los siglos venideros … etc.—Griego, “Para que mostrase (la voz media reflexiva, indicando acción para su propio interés, para su propia gloria, cap. 1:6, 12, 14) en las edades que están viniendo”, es decir, las edades benditas del evangelio, las cuales reemplazarán “la edad de este mundo” (v. 2) y las “edades” pasadas de las cuales estaba escondido el misterio (Colosenses 1:26, 27). Estas edades del evangelio, aunque empezaron con la primera predicación del mismo, y desde entonces siguen una a otra continuamente, no son consumadas mientras no venga otra vez el Señor (comp. cap. 1:21; Hebreos 6:5). La palabra “venideros” no excluye el tiempo presente en aquel entonces, sino simplemente da a entender las edades que seguirían a aquel tiempo cuando Cristo “juntamente los resucitó” en espíritu. (v. 6), en su bondad—“benignidad”. en Cristo—Esta misma expresión es repetida frecuentemente, para hacer notar que todas nuestras bendiciones se concentran “en él”. 8. Porque por gracia sois salvos—Ilustrando “las abundantes riquezas de su gracia en su bondad”. Tradúzcase como [PAG. 474] en el v. 5, “Estáis salvados”, tiempo perfecto, voz pasiva, “Habéis sido salvados, y quedáis salvados.” por la fe—El efecto del poder de la resurrección de Cristo (cap. 1:19, 20; Filipenses 3:10), por el cual somos “resucitados juntamente” con él (v. 6; Colosenses 2:12). Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “por vuestra (lit., “la”) fe”. La fe es el instrumento o el medio de parte de la persona salvada. Cristo sólo es el agente meritorio. y esto no de vosotros—Es decir, el acto de creer, o “la fe”, no proviene de vosotros. “De vosotros” está en oposición con “es don de Dios” (Filipenses 1:29). “El que yo haya dicho, “por fe”, no quiero que se entienda como si yo exceptuara la fe misma de la gracia”. [Estio]. “Dios justifica al hombre creyente, no por el mérito de su creencia, sino por el mérito de Aquel en quien cree”. [Hooker]. La iniciación, así como también el crecimiento de la fe, es de parte del Espíritu de Dios, no por la propuesta externa de la palabra, sino por la iluminación interna en el alma. [Pearson]. Sin embargo, “la fe” viene por los medios de los cuales el hombre tiene que valerse: “la fe es por el oír; y el oír por la palabra de Dios” (Romanos 10:17) y la oración (Lucas 11:13), aunque la bendición es completamente de parte de Dios (1 Corintios 3:6, 7). 9. No por obras—Esta cláusula está en contraste con la frase “por gracia”, como se confirma por Romanos 4:4, 5; 11:6. para que nadie se gloríe—(Romanos 3:27; 4:2). 10. somos hechura suya—lit., “cosa de su hacer”. Aquí se refiere a la creación espiritual, no a la física (vv. 8, 9). criados—habiendo sido criados (cap. 4:24; Salmo 102:18; Isaías 43:21; 2 Corintios 5:5, 17). para buenas obras—“Las buenas obras” no pueden ser hechas, mientras no seamos “criados de nuevo para” ellas. Pablo nunca llama “buenas obras” a las obras de la ley. No somos salvos por, sino criados para, buenas obras. las cuales Dios preparó—Griego, “preparó de antemano” (comp. Juan 5:36). Dios en sus propósitos señala de antemano las buenas obras especiales para cada uno, y el tiempo y las maneras que él cree más convenientes. Por su providencia prepara las oportunidades para las obras, y nos prepara a nosotros para la ejecución de las mismas (Juan 15:16; 2 Timoteo 2:21). para que anduviésemos en ellas—No para que fuésemos salvos por ellas. Las obras no justifican, pero el justificado obra (Gálatas 5:22–25). 11. Acordaos que en otro tiempo vosotros—Tal recuerdo profundiza la gratitud, y fortalece la fe (v. 19). [Bengel]. los gentiles en la carne—Gentiles
  • 15. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON respecto a la circuncisión. que erais llamados incircuncisión—Los gentiles eran llamados, por desprecio, incircuncisión, y lo eran; los judíos eran llamados circuncisión, pero no lo eran en verdad. [Ellicott]. hecha con mano
  • 16. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en la carne—y como contraria a la verdadera “circuncisión del corazón, en el espíritu, no en la letra” (Romanos 2:29). “No hecha con manos, con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne en la circuncisión de Cristo” (Colosenses 2:11). 12. en aquel tiempo estabais sin Cristo—Griego, “separados de Cristo”; no teniendo parte alguna en él; lejos de él. Se necesitaría una palabra distinta griega (aneu) para expresar, “Cristo no estaba presente con vosotros”. [Tittm.] alejados de la república de Israel—Griego, “enajenados de”. No meramente “separados de”. Los judíos fueron “cortados” o excluídos de la “república” de Dios, porque se consideraron justos en sí mismos, cuando eran indolentes e indignos, y no como alejados y extranjeros. [Crisósmo]. La expresión “alejados de” da a entender que los gentiles, antes de apostatar de la fe primitiva, habían sido participantes de la luz y de la vida (comp. cap. 4:18, 23). La esperanza de la redención por el Mesías, así como su apostasía subsiguiente, estaba incorporada en una “república” o bien común (griego “politía”), la “de Israel”, de la cual los gentiles estaban enajenados. Contrástese v. 13; cap. 3:6; 4:4, 5, con Salmo 147:20. extranjeros a los pactos de la promesa—“La promesa” definida, es decir, “a ti y a tu simiente daré esta tierra” (Romanos 9:4; Gálatas 3:16). El plural “los pactos”, da a entender las varias repeticiones del pacto con Abrahán, con Isaac, con Jacob, y con todo el pueblo en el Sinaí. [Alford]. El término “promesa” es singular, para significar que el pacto, en realidad y substancialmente, es uno y el mismo siempre, y es sólo diferente en sus accidentes y circunstancias externas (comp. Hebreos 1:1, “muchas veces y en muchas maneras”). sin esperanza—Más allá de esta vida (1 Corintios 15:19). Las suposiciones de los filósofos paganos en cuanto al porvenir fueron vagas y del todo inadecuadas. No tenían ninguna “promesa” divina, y por lo tanto, ningún fundamento de “esperanza”. Epicuro y Aristóteles no creían en ninguna vida futura. Los platonistas creían que el alma pasaba por cambios perpetuos, unas veces felices, otras miserables. Los estoicos creían que la vida existiría sólo hasta el tiempo de la consumación de todas las cosas. y sin Dios—Griego, “ateos”; es decir, que ellos no tenían un “Dios” en el sentido en que usamos nosotros la palabra, el Ser Eterno, quien hizo y gobierna todas las cosas (comp. Hechos 14:15, “Que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra. y la mar, y todo lo que hay en ellos”); mientras que los judíos tenían ideas claras acerca de Dios y la inmortalidad. Comp. Gálatas 4:8: “No conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses” (1 Tesalonicenses 4:5). De modo que todos los panteístas son ateos, porque un dios impersonal no es dios ninguno, y una inmortalidad ideal no es inmortalidad. [Tholuck]. en el mundo—En contraste con el privilegio de pertenecer a “la república de Israel”. Antes tenían su porción y su todo en este mundo vano e impío (Salmo 17:14), del cual Cristo liberta a su pueblo (Juan 15:19; 17:14; Gálatas 1:4). 13. Mas ahora—en contraste con “en aquel tiempo” (v. 12). en Cristo Jesús—Aquí se agrega el nombre “Jesús”, mientras que en la expresión anterior (v, 12) se usó solamente el nombre “Cristo”, para hacer notar que ellos conocían a Cristo como el Salvador personal, “Jesús”. vosotros que en otro tiempo—griego, “tiempo anterior”. estabais lejos—Esta era la descripción judía de los gentiles: Lejos de Dios y lejos del pueblo de Dios (v. 17; Isaías 57:19; Hechos 2:39). habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo—Griego, “en”. Así, “la sangre de Cristo” se hace el sello de un pacto en el cual consiste su cercanía a Dios. En el cap. 1:7, se habla de la sangre más directamente como el instrumento de la redención; es “por [PAG. 475] medio de su sangre”. [Alford]. 14. él [Cristo]—griego, “él mismo” solo, preeminentemente, y ninguno otro. Enfático. es nuestra paz—No meramente el “pacificador”, sino “él mismo” el precio de nuestra paz con Dios (de judíos y de gentiles igualmente) y así el vinculo de union entre “ambos” en Dios. El tomó a ambos a sí, y los reconcilió, es decir, los unió a Dios, al tomar él nuestra naturaleza y asumir nuestras responsabilidades (v. 15; Isaias 9:5, 6; 53:5; Miqueas 5:5; Colosenses 1:20). Su título “Shiloh” quiere decir también “paz” (Génesis 49:10). de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación—Griego, “partición” o “vallado”; es decir, la pared intermedia que separaba a los judios de los gentiles. Habia una balaustrada de piedra que separaba el patio de los gentiles del lugar santo (en el templo de Jerusalén), y si un gentil la cruzaba, sufría la pena de muerte. Pero esta pared, a la cual se refiere el apóstol incidentalmente, no era sino un símbolo de la separacion misma, es decir, de “la enemistad” entre “ambos” y Dios (v. 15), siendo ésta la verdadera causa de la separación de Dios, y la causa mediata de la separacion entre judíos y gentiles. Por esto hupo doble pared de separacion; la pared interior, que separaba al pueblo judío de la entrada al lugar santo del templo donde oficiaban los sacerdotes, y la otra la pared exterior que evitaba que los prosélitos gentiles tuviesen acceso al patio de los judíos (comp. Ezequiel 44:7; Hechos 21:28). Así pues, esta pared doble representaba la ley sinaitica, que separaba a todos los hombres, aun a los judios, de su acceso a Dios (por el pecado, que es la violación de la ley), y también separaba a los gentiles de los judíos. Así como la palabra “pared” da a entender la firmeza de la partición; así el término “vallado” da a entender algo que podia ser fácilmente quitado por Dios cuando viniera el tiempo propicio. 15. Dirimiendo en su carne las enemistades—Más bien, hágase del término “enemistades” una aposicion a la frase “pared intermedia de separación”; “derribando la pared intermedia de separación” (entre todos los hombres y Dios), es decir, “las enemistades (Romanos 8:7) en su carne” (comp. v. 16; Romanos 8:3). la ley de los mandamientos en orden a ritos—Griego, “la ley de los mandamientos
  • 17. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON consistente en ritos”. La ley fué la “partición” o “vallado” que daba cuerpo a la expresión de las “enemistades” (la “ira” de Dios contra nuestro pecado, y nuestra enemistad para con él, v. 3) (Romanos 4:15; 5:20; 7:10, 11; 8:7). Cristo,
  • 18. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en, o por su cuerpo crucificado la ha abolido en cuanto concierne a su poder de condenar y crear enemistad (Colosenses 2:14), sustituyendo por ella la ley del amor, que es el espíritu eterno de la ley y que fluye de la realización en el alma del creyente, del amor de Cristo manifestado en su muerte por nosotros. Tradúzcase lo que sigue: “Para crear a los dos (el judío y el gentil) en un hombre nuevo”. No para que pudiese reconciliar meramente a los dos, el uno con el otro, sino para incorporarlos en un nuevo hombre, habiendo sido reconciliados con Dios en Cristo, y habiendo muerto, juntamente con Cristo en la cruz el viejo hombre a quien pertenecían los dos, y que era enemigo de Dios. Nótese, también, la expresión UN hombre nuevo. Ante Dios, todos somos uno en Cristo, así como somos uno en Adán. [Alford]. haciendo la paz—Primeramente, entre todos los hombres y Dios, en segundo lugar, entre las judíos y los gentiles; ya que es él “nuestra paz”. Esta “pacificación” acontece antes de la publicación de la misma (v. 17). 16. Y reconciliar por la cruz … etc.—Tradúzcase: “Y reconciliar a ambos en un cuerpo (la iglesia, Colosenses 3:15) con Dios, por la cruz”. La palabra griega por “reconciliar” (apocataláxe), hallada únicamente aquí y en Colosenses 1:20, expresa no sólo volver uno al favor de otro (cataláge), sino hacer a un lado la enemistad de tal modo que sigue la completa amistad; es decir, pasando enemistad a completa reconciliación. [Tittm.] matando en ella—“en” o “por la cruz”, es decir, su crucifixión (Colosenses 2:15). las enemistades—La que había existido entre el hombre y Dios, y también aquella que existia entre el judío y el gentil, la cual había resultado de la primera. Cristo con su muerte mató la enemistad (comp. Hebreos 2:14). 17. Y vino, y anunció la paz—“Viniendo anunció buenas noticias de paz”. “Viniendo”, de su propio amor espontáneo, “anunció paz” con su propia boca a los apóstoles (Lucas 24:36; Juan 20:19, 21, 26); y por medio de éstos a otros, mediante su Espiritu presente en su iglesia (Juan 14:18). Hechos 26:23, es estrictamente paralelo. Después de su resurrección, “anunció la paz al pueblo” (“a los que estaban cerca”) y a los gentiles” (“a vosotros que estabais lejos”) por su Espíritu que habitaba en sus ministros (comp. 1 Pedro 3:19). y a los que … etc.— Los manuscritos más antiguos insertan “paz” otra vez: “Y paz a los que”. La repetición da a entender el gozo que experimentarían a cada momento al pensar que reinaba entre ellos la “paz”. Así Isaías 57:19. 18. Que por él … tenemos entrada … al Padre—Tradúzcase: “Porque es por él (Juan 14:6; Hebreos 10:19) que tenemos (judíos y gentiles) nuestra entrada (cap. 3:12; Romanos 5:2), en (es decir, unidos en, o por, 1 Corintios 12:13, griego) un Espíritu al Padre”, es decir, como nuestro Padre común, reconciliado con ambos igualmente; por lo cual ha sido quitada toda separación entre judío y gentil. A la unidad del “Espíritu”, por el cual tenemos ambos acceso al Padre, necesariamente sigue la unidad del cuerpo, la iglesia (v. 16). La distinción de las personas que forman la divina Trinidad aparece en este versículo. Este versículo está en contra de la teoría de que los sacerdotes profesionales en el evangelio son el único medio por el cual el pueblo puede acercarse a Dios. Todos por igual, pueblo y ministros, pueden acercarse a Dios por medio de Cristo, su Sacerdote que vive para siempre. 19. Así que ya no sois extranjeros—Más bien, “transeúntes”, término contrario a “miembros de familia”; así como la palabra “extranjeros” está opuesta a “conciudadanos”. Véase en Filipenses 3:19, 20, la palabra “vivienda”, griego, “ciudadanía”. sino—Los manuscritos más antiguos agregan, “sois”. ciudadanos con los santos—En “la república de Israel” (espiritual) (v. 12). y domésticos de Dios—Aquí se menciona al Padre; Jesucristo aparece en el v. 20, y el Espíritu en el v. 22. 20. Edificados sobre el fundamento—comp. 1 Corintios 3:11, 12. La misma figura de un edificio usó el apóstol en el cap. 3:18, en su discurso ante los ancianos de Efeso (Hechos 20:32) y en su Epístola [PAG. 476] a Timoteo en Efeso (1 Timoteo 3:15; 2 Timoteo 2:19). Naturalmente esta figura fué sugerida por la arquitectura espléndida del templo de Diana; la gloria del templo cristiano es eterna y real, no mera ostentación idolátrica. La imagen de un templo espiritual es apropiada a los cristianos judíos; así como el templo en Jerusalén fué la fortaleza del judaísmo; y el de Diana lo era del paganismo. de los apóstoles—Es decir, “sois edificados sobre su ministerio y vivo ejemplo” (véase Mateo 16:18). Cristo mismo, el único fundamento verdadero, fué el gran tema del ministerio de los apóstoles y la fuente de su vida. y profetas—Como si fuesen uno con Pablo y sus colaboradores, a ellos también, en un sentido secundario, se les llama “fundamento” (Apocalipsis 21:14). Los “profetas” están unidos a los apóstoles íntimamente; porque la expresión aquí no dice: “fundamentos de los apóstoles y de los profetas”, sino: “fundamentos de los apóstoles y profetas”. Porque la doctrina de ambos fué esencialmente una (1 Pedro 1:10, 11; Apocalipsis 19:10). Los apóstoles toman la precedencia (Lucas 10:24). Así que, con propiedad, Pablo muestra consideración hacia las pretensiones de los judíos y los gentiles: representando “los profetas” la vieja dispensación judía, y “los apóstoles” la nueva. Aquí se incluyen también los “profetas” de la nueva dispensación. Bengel y Alford refieren el sentido sólo a estos últimos (cap. 3:5; 4:11). Estos pasajes dan a entender, me parece, que los profetas del Nuevo Testamento no son excluídos; pero la clara referencia del apóstol al Salmo 118:22, “la piedra, cabeza del ángulo”, evidencia que los profetas del Antiguo Testametno están aquí implicados en especialidad. A David se le llama “profeta” en Hechos 2:30. Compárese también Isaías 28:16. Este es otro profeta que viene a la mente de Pablo, y cuya profecía se apoya en una anterior de Jacob (Génesis 49:24). El sentido del contexto también conviene a esto: Una vez erais extranjeros de la república de Israel (en el tiempo de los profetas del Antiguo
  • 19. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Testamento), pero ahora sois miembros del verdadero Israel, edificados sobre el fundamento de los apóstoles del Nuevo Testamento y los profetas del Antiguo. Pablo continuamente identifica su enseñanza con la de los viejos
  • 20. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON profetas de Israel (Hechos 26:22; 28:23). siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo—Las piedras valiosas y fundamentales del templo (1 Reyes 5:17) tipificaban la misma verdad (véase Jeremías 51:26). La misma piedra es a la vez la piedra del ángulo y la piedra fundamental sobre la cual descansa todo el edificio. Pablo supone una piedra o roca tan grande y arreglada en tal forma que pudiera ser las dos cosas al mismo tiempo: que soportara todo, como el fundamento, y en parte se levantara de las extremidades para permitir que las paredes del costado se encontrasen con ella, y fuesen unidas a la piedra del ángulo. [Zanquio]. Así como la piedra del ángulo es conspicua, así lo es Cristo (1 Pedro 2:6). Sobresaliente en el camino puede hacer tropezar a alguien, así como los judíos tropezaban en Cristo (Mateo 21:42; 1 Pedro 2:7). 21. En el cual—como manteniendo unido el todo. compaginado todo el edificio—ajustada cada parte en su lugar. va creciendo—continuamente. Aquí se agrega a la figura un pensamiento adicional: la iglesia crece como un organismo vivo, y no como un mero edificio. Véase 1 Pedro 2:5: “Vosotros también como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual”. Véanse cap. 4:16; Zacarías 6:12: “El Pimpollo < edificará el templo de Jehová”, donde las dos ideas del crecimiento de una rama y de la edificación de un templo, están unidas. para ser un templo santo en el Señor—por ser la “habitación de Dios” (v. 22). Así “en el Señor” (Cristo) corresponde a “en Espíritu” (v. 22; comp. cap. 3:16, 17). “Cristo es la Cabeza de todo el edificio, y el elemento en el cual tiene su existencia y ahora su crecimiento” [Alford]. 22. En el cual sois juntamente edificados—Tradúzcase, “Estáis siendo edificados”. para morada de Dios en Espíritu—Dios, por medio de su Espíritu habita en los creyentes, (1 Corintios 3:16, 17; 6:19; 2 Corintios 6:16). CAPITULO 3 Vers. 1–21. LA FUNCION APOSTOLICA DE PABLO DE HACER CONOCER EL MISTERIO DE CRISTO QUE HA SIDO REVELADO POR EL ESPIRITU: ORACION PARA QUE ELLOS, POR EL MISMO ESPIRITU, PUEDAN COMPRENDER EL GRAN AMOR DE CRISTO: DOXOLOGIA CON QUE TERMINA ESTA DIVISION DE LA EPISTOLA. Así como el primer capítulo trató del oficio del Padre; y el segundo, del Hijo; así éste trata del oficio del Espíritu. 1. Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús—El oficio de Cristo es el pensamiento prominente en este orden de palabras; la persona de Jesús lo fué en el anterior. Aquí señala Pablo la dignidad del Mesías, Cristo, como la causa por la cual está “preso”, debido a los celos de los judíos de que él predicara al Mesías entre los gentiles. Sus mismas prisiones son provechosas a (“por” o “a favor de vosotros”) los gentiles (v. 13; 2 Timoteo 2:10). Después de decir “por esta causa”, el apóstol hace una digresión, y no termina la idea que pensaba exponer hasta llegar al v. 14. donde reasume el pensamiento con las mismas palabras “por esta causa”, es decir: Porque conozco vuestro llamamiento de parte de Dios, como gentiles (cap. 2:11–22), a ser “coherederos” con los judíos (v. 6), “doblo mis rodillas a” el Padre de nuestro Salvador común (vv. 14, 15), para que él os confirme en la fe por su Espíritu. “Yo Pablo” expresa el agente empleado por el Espíritu para iluminarlos, después de que él mismo había sido iluminado por el mismo Espíritu (vv. 3–5, 9). 2. Si es que habéis oído—El griego no presupone duda: “Suponiendo (lo que yo sé que es verdad) que habéis oído”; etc. El modo indicativo en el griego indica que no se supone duda: “Viendo que sin duda”, etc. Por medio de esta frase, el apóstol delicadamente les recuerda que habían oído de él, y probablemente de otros el hecho. Véase la Introducción, donde se muestra que estas palabras no contradicen el que sea dirigida esta Epístola a los Efesios. Comp. Hechos 20:17–24. la dispensación de la gracia de Dios—“La obligación de disponer, como mayordomo, la gracia de Dios que me fué (no “es”) dada para vosotros”, es decir, para dispensaros a vosotros. 3. por revelación me fué declarado el misterio—Es decir, el misterio de la admisión de los gentiles a los privilegios del evangelio (v. 6; [PAG. 477] cap. 1:9; Gálatas 1:12). como antes he escrito—en esta misma Epístola (cap. 1:9, 10), cuyas palabras repite en parte. 4. Leyendo lo cual podéis entender cual sea mi inteligencia—Podéis “ver mi entendimiento” [Alford] en este “misterio” revelado por Cristo. El término “leyendo” da a entender que, por profundos que sean los misterios de esta Epístola, pueden llegar a entenderlos al leer la misma (2 Timoteo 3:15, 16). Cuando entiendan el conocimiento que tiene Pablo de estos misterios, ellos también estarán capacitados para entenderlos. en el misterio de Cristo—El “misterio” es Cristo mismo, antes escondido, mas ahora revelado (Colosenses 1:27). 5. en otros siglos—Griego, “otras generaciones”. El cual … no se dió a conocer—No dice: “No ha sido revelado.” El hacer conocer a Pablo por revelación es la base de hacer conocer, por la predicación.. [Bengel]. Aquélla era concedida sólo a los profetas, para que ellos pudiesen hacer conocer la verdad revelada a los hombres en general. a los hijos de los hombres—Hombres en su estado natural, en contraste con los que son iluminados “por el Espíritu” (griego, “en el Espíritu”, comp. Apocalipsis 1:10; Mateo 16:17). como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas—El misterio del llamamiento de los gentiles (del cual habla Pablo aquí) no era desconocido a los profetas del Antiguo Testamento (Isaías 56:6, 7; 49:6); pero no lo conocían con la misma claridad explícita “como” se ha dado a conocer ahora (Hechos 10:19, 20; 11:18–21). Ellos probablemente no sabían que los gentiles serían admitidos sin circuncisión, o que estarían en un mismo nivel con los judíos en participar de la gracia de Dios. El don del “Espíritu”,
  • 21. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en su plenitud fué reservado para el Nuevo Testamento, para que fuera glorificado Cristo en ello. El epíteto “santos” señala la consagración especial de los “profetas” o apóstoles del Nuevo Testamento (a quienes se hace referencia especialmente) por el Espíritu, comparados con los cuales aun los profetas del Antiguo Testamento no eran sino “hijos de los hombres” (Ezequiel 2:3, y en otras partes). 6. Que los gentiles sean … herederos … etc.—Tradúzcase: “Que los gentiles son hechos herederos y miembros juntamente del mismo cuerpo, y participantes juntamente de la (así los manuscritos más antiguos, y no de “su”) promesa, en Cristo Jesús (“Jesús” agregado en los manuscritos más antiguos) por el evangelio”. Es “en Cristo Jesús” en quien ellos son hechos “coherederos” de la herencia de Dios; formando parte “del mismo cuerpo” bajo la misma Cabeza, Cristo Jesús; y siendo “coparticipantes de la promesa” en la comunión del Espíritu Santo (cap. 1:13; Hebreos 6:4). Así se hace alusión a la Trinidad, como a menudo en otras partes de esta Epístola (cap. 2:19, 20, 22). 7. Del cual—“Del cual” evangelio. soy hecho ministro por el don de la gracia— Más bien, “según el don”, en consecuencia de, y de acuerdo con, “el don de la gracia de Dios”. que me ha sido dado—“El don de la gracia” que me fué dado según la operación (griego, “energía”, u “operación”) de su poder”. 8. A mí, que soy—No sólo que yo lo fuera en tiempos pasados, sino que todavía soy el menos digno de tan alto puesto (comp. 1 Timoteo 1:15, hasta el fin.). menos que el más pequeño de todos los santos—No meramente “de todos los apóstoles” (1 Corintios 15:9, 10). es dada esta gracia de anunciar entre los Gentiles el evangelio—“Entre” es omitido en los manuscritos más antiguos. Traduzcase: “de anunciar a los gentiles las buenas noticias de las inescrutables (Job 5:9) riquezas”, etc., es decir, de la gracia de Cristo (cap. 1:7; 2:7). Romanos 11:33, “inescrutables” como una mina inagotable, cuyos tesoros nunca podrán ser del todo explorados (vv. 18, 19). 9. Y de aclarar a todos—Griego, “iluminar a todos” (cap. 1:18; Salmo 18:28; Hebreos 6:4). “Todos” (comp. Colosenses 1:28). la dispensación—o “economía” según los manuscritos más antiguos (comp. Colosenses 1:25, 26; y Nota, cap. 1:10, arriba). “Y de hacer ver a todos cómo ha parecido bien a Dios en este tiempo dispensar (por medio de mí y otros de sus mayordomos) lo que hasta ahora fué un misterio”. Ellicott traduce por “dispensación”, “el arreglo” o “la regulación” del misterio—Es decir, la unión de judíos y gentiles en Cristo; misterio cuyo origen ha sido trazado y reconocido como existente en el consejo de Dios, y ahora ha sido revelado a los poderes celestiales por medio de la iglesia. escondido desde los siglos—Griego, “desde (el comienzo de) las edades” comp. cap. 1:4; Romanos 16:25; 1 Corintios 2:7. Las “edades” son largos espacios de tiempo marcados por las sucesivas etapas de la creación y las diferentes categorías de seres. en Dios—“escondido en” sus consejos (cap. 1:9). que crió todas las cosas—La creación del mundo, y de todas las cosas que hay en él, efectuada por Dios, es el fundamento de lo que resta de la dispensación otorgada libremente por el poder universal de Dios. [Bengel]. Como Dios crió todas las cosas que existen, tanto físicas como espirituales, él tiene derecho absoluto para poner en orden todas las cosas según él quiera. Así entendemos que Dios tenía el derecho de guardar el misterio de la salvación en Cristo “escondido en sí mismo”, hasta el tiempo que él creyese propicio para revelarlo. 10. Para que la multiforme sabiduría de Dios—Aunque era esencialmente uno el designio de Dios en dar a Pablo la gracia de proclamar a los gentiles el misterio de la salvación hasta ahora escondido, variaba con respecto a lugares, tiempos y personas (Isaías 55:8, 9; Hebreos 1:1). Comp. 1 Pedro 4:10: “dispensadores de las diferentes gracias de Dios”. El hombre no puede entender bien los actos aislados de la gracia, mientras no los vea como un todo vinculado (1 Corintios 13:12). El llamamiento de la iglesia no es un remedio accidental, o expediente tardío, sino parte del plan eterno que, aunque manifestado de diferentes maneras es uno en su propósito. sea notificada ahora—Ahora por primera vez, como contrario a “escondido desde los siglos” (v. 5). a los principados y (el griego añade el artículo “las”) potestades en los cielos—A los distintos órdenes de ángeles buenos primeramente, los cuales moran “en los lugares celestiales” más elevados; y notificada a ellos para su gozo reverente (1 Timoteo 3:16; 1 Pedro 1:12). En segundo lugar, la sabiduría de Dios en la redención es notificada a los ángeles malos, quienes viven “en los lugares celestiales” más bajos, por ejemplo, el aire (comp. cap. 2:2 con 6:12), “notificada”, decimos, para espanto de ellos (1 Corintios 15:24; Colosenses 2:15). por la iglesia—Es decir, “por medio de”, o “al través [PAG. 478] de” la iglesia, que es el escenario para la manifestación de la multiforme sabiduría de Dios (Lucas 15:10; 1 Corintios 4:9): somos hechos “espect{culo” (griego, “teatro”) a los ángeles”. Por esto los ángeles no son sino nuestros “consiervos” (Apocalipsis 19:10). 11. Conforme a la determinación eterna, que hizo en Cristo—que “operó en Cristo” 12. Tradúzcase: “En el cual tenemos nuestra seguridad y nuestro acceso (cap. 2:18), en confianza, por nuestra fe en él”. Alford cita como un caso, Romanos 8:38, etc. “El acceso” (griego) da a entender la introducción formal a la presencia de un monarca. 13. “Os pido que no os desmayéis”. a causa de mis tribulaciones por vosotros—a vuestro favor. las cuales son vuestra gloria—Porque ellas demuestran que Dios os amó tanto, que dió a su Hijo por vosotros, permitió que sus apóstoles sufrieran “tribulaciones” por vosotros [Crisóstomo] al predicar el evangelio a los gentiles. Nota, v. 1, “prisionero < por vosotros los gentiles”. Mis tribulaciones son vuestra “gloria” espiritual, ya que vuestra fe es promovida por ellas (1 Corintios 4:10). 14. Por esta causa—Aquí el apóstol reanuda el tema que inició en el v. 1: “Por esta causa”. Porque vosotros
  • 22. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON tenéis tal reputación en la iglesia de Dios. [Alford]. doblo mis rodillas—Esta actitud corresponde a la oración humilde. La postura del cuerpo afecta la mente, y por esto tiene su importancia. Véase la actitud asumida por Pablo,
  • 23. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Hechos 20:36; y por el Señor mismo aquí en la tierra (Lucas 22:41). al Padre de nuestro Señor Jesucristo—Los manuscritos más antiguos omiten “de nuestro Señor Jesucristo”; pero la Vulgata y algunas autoridades muy antiguas lo retienen. La expresión “del cual”, en el v. 15, en todo caso se refiere a “el Padre” (Patera), así como “parentela” (patria, semejante en sonido y etimología) claramente se refiere a él. Sin embargo, el fundamento de toda filiación está en Jesucristo. 15. toda parentela—Alford, Middleton, etc., traducen “cada familia”, haciendo referencia a las varias familias que se supone existan en los cielos y en la tierra (Teofilacto, Ecomenio, etc., en Suicer. 2. 633), y suponiendo que el apóstol da a entender que Dios, en su relación con nosotros sus hijos adoptivos es el gran prototipo de las relaciones paternales dondequiera que se encuentren. Pero la idea de que “los santos ángeles están unidos en familias o confraternidades espirituales”, no se insinúa en otro lugar de las Escrituras. Y Hechos 2:36, donde se omite el artículo definido como aquí, y sin embargo la traducción es. “Toda la casa de Israel”, enseña que en el griego del Nuevo Testamento es justificable la traducción “toda la familia”, o “la familia entera”; lo que concuerda con las ideas escriturarias de que los ángeles y los hombres, los santos militantes y los que están con Dios, son una famiila santa unida bajo el Padre, en Cristo, el mediador entre el cielo y la tierra (cap. 1:10; Filipenses 2:10). Por esto los ángeles se llaman nuestros “hermanos” (Apocalipsis 19:10), e “hijos de Dios” por creación, como lo somos nosotros por adopción (Job 38:7). La iglesia es parte de la gran familia, o reino, que comprende, además de los hombres, el mundo espiritual superior, donde el prototipo de las relaciones familiares ya ha sido realizado, y a la realización del cual los redimidos ahora propenden. La idea universal del “reino” de Dios como una comunidad divina, se nos presenta en la oración modelo. Por causa del pecado, los hombres fueron apartados no sólo de Dios, sino de aquel mundo espiritual superior en el cual el reino de Dios ya es una realidad. Así como Cristo al reconciliar a los hombres con Dios los unía mutuamente en una comunidad divina (unidos a él, la única Cabeza), derribando la pared de división entre judíos y gentiles (cap. 2:14), así también los unía en comunión con todos aquellos que ya habían alcanzado aquella perfección en el reino de Dios, al cual la iglesia en la tierra está aspirando (Colosenses 1:20). [Neander]. es nombrada—Deriva su origen y su nombre como hijos de Dios. Ser nombrado y ser son una misma cosa con Dios. Llevar el nombre de Dios es pertenecer a Dios como su propio pueblo peculiar (Números 6:27; Isaías 43:7; 44:5; Romanos 9:25, 26). 16. Que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser corroborados—es decir, en abundancia consonante con las riquezas de su gloria; no “conforme a” la estrechez de nuestro corazón. Véase Colosenses 1:11: “Corroborados de toda fortaleza, conforme a la potencia de su gloria”. en—El griego da a entender “fundido en”, o “hasta dentro de”. el hombre interior— (cap. 4:22, 24; 1 Pedro 3:4): “el hombre interior del corazón. No se afirma esto de los incrédulos cuyos hombre interior y el exterior son carnales. Pero en los creyentes, el “hombre interior (nuevo)”, su verdadero ser, está en contraste con su viejo hombre, que está adherido a ellos como un cuerpo de muerte, el cual es mortificado diariamente, pero no es este su verdadero ser. por su Espíritu—griego, “al través de”, “por medio de su Espíritu”. 17. Que—De modo que. habite Cristo—Haga su morada continuamente (Juan 14:23). Donde está el Espíritu, allí está Cristo (Juan 14:16, 18). por la fe en vuestros corazones—griego, “por medio de”, o “al través de la fe”, la cual abre la puerta del corazón a Jesús (Juan 3:20). No basta que él esté en la lengua, ni que esté en el cerebro; el corazón es su asiento propio [Calvino]. “Arraigados y fundados en amor” (véase v. 19), en el griego está unido con esta cláusula, y no con la siguiente: “para que < “podáis bien comprender”. “Arraigados” es una figura tomada de un árbol; “fundados” (“teniendo vuestros fundamentos apoyados sobre”), es tomada de un edificio (comp. Nota, cap. 2:20, 21; Colosenses 1:23; 2:7). Comp. Mateo 13:6, 21. El “amor”, que es el primer fruto del Espíritu el cual fluye del amor de Cristo realizado en el alma, había de ser la base sobre la cual debería apoyarse su ulterior comprensión de toda la inmensidad del amor de Cristo. 18. para que … podáis bien comprender—aun más adelante. Griego, “Podáis plenamente”. cuál sea la anchura … longura … profundidad … altura—Es decir, las dimensiones completas del templo espiritual, que corresponde a la “plenitud de Dios” (v. 19), y al cual la iglesia, según su capacidad, debería corresponder (comp. cap. 4:10, 13) como con “la plenitud de Cristo”. La “anchura” da a entender el amor de Cristo, ancho como el mundo que abarca a todos los hombres; la “longura”, que se extiende por todas las edades (v. 21); la “profundidad”, su sabiduría profunda, la cual no puede sondear ninguna criatura (Romanos 11:33); la [PAG. 479] “altura”, que está fuera del alcance de algún enemigo que quiera privarnos de él (cap. 4:8). [Bengel]. Yo prefiero entender la “anchura”, etc. como refiriéndose al todo del inmenso misterio de la salvación libre en Cristo que incluye a todos, judios y gentiles igualmente, del cual él había estado hablando (vv. 3–9), y del cual él ahora está orando por que ellos tengan una comprensión más completa. Como subsidiario a esto, y como la parte más esencial, añade: “y conocer el amor de Cristo” (v. 19). Grocio entiende que la profundidad y la altura se refieren a la bondad de Dios que nos levanta de la profundidad más baja a la elevación más alta. 19. Y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento—Es decir, que supera, sobrepuja. La paradoja “conocer < lo que excede al conocimiento”, da a entender que cuando él dice “conocer”, no quiere decir que podamos conocer adecuadamente; todo lo que sabemos es, que su amor sobrepasa en gran manera a nuestro conocimiento de él, y no
  • 24. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON obstante nuestro aumento de conocimiento después de esta vida, todavía el amor los excederá, así como el poder de Dios excede a nuestros pensamientos de aquel poder (v. 20). para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios—Más
  • 25. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON bien, como el griego, “llenos hasta alcanzar toda la plenitud de Dios” (ésta es la gran meta); llenos cada uno según su capacidad, de la sabiduría, conocimiento y amor divinos; llenos aun así como Dios está lleno, y así como Cristo, quien mora en vuestro corazón, tiene “toda la plenitud de la divinidad corporalmente” (Colosenses 2:9). 20. a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas—Contrastado con nosotros y nuestras necesidades. Tradúzcase: “Que es poderoso sobre todas las cosas (porque es sobre todas las cosas) para hacer mucho más abundantemente sobre lo que pedimos o (aun) pensamos”: el pensamiento abarca aún más que las oraciones. La palabra “sobre” ocurre tres veces más a menudo en los escritos de Pablo que en todos los demás libros del Nuevo Testamento, lo cual manifiesta la cálida exuberancia del espíritu de Pablo. por la potencia que obra en nosotros—Más bien, “según la potencia”. El Espíritu que mora en nuestro espíritu (Romanos 8:26). El apela a la experiencia de ellos y de él. 21. A él sea gloria—Tradúzcase: “A él sea la gloria (es decir, toda la gloria de la preciosa dispensación de la salvación de la cual se acaba de hablar) en la iglesia (como el campo para la manifestación de la gloria, v. 10) en Cristo Jesús (como la persona en quien se concentra la gloria, Zacarías 6:13), a todas las generaciones de edades eternas”, lit., “de la edad de las edades”. Se concibe que la eternidad está compuesta de “edades” (las cuales a su vez se componen de “generaciones”) que se suceden unas a otras sin tener fin. CAPITULO 4 Vers. 1–32. EXHORTACIONES A CUMPLIR CON LOS DEBERES CRISTIANOS RESULTANTES DE NUESTROS PRIVILEGIOS CRISTIANOS. ESTAMOS UNIDOS EN UN CUERPO, AUNQUE SOMOS DIFERENTES SEGUN LAS GRACIAS DADAS A LOS DISTINTOS MIEMBROS, PARA QUE LLEGUEMOS A SER UN HOMBRE PERFECTO EN CRISTO. 1. Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis—Tradúzcase según el orden griego: “Os ruego, pues (viendo que tal es vuestra vocación de gracia, caps. 1 y 2; 3:1, 14), yo el preso en el Señor” (es decir, encarcelado por la causa del Señor). Lo que el mundo consideraba como un oprobio, él lo considera como el honor más alto, y se gloría en sus prisiones por causa del Señor, más que un rey en su diadema. [Teodoreto]. Sus prisiones también son un argumento que daría más valor a su exhortación. como es digno de la vocación—Tradúzcase, “llamamiento” para que concuerde, como el griego, con “llamados” (v. 4; cap. 1:18; Romanos 8:28, 30). Colosenses 3:15 igualmente basa los deberes cristianos en nuestro “llamamiento”. Las exhortaciones de esta parte de la Epístola se apoyan en el goce consciente de los privilegios mencionados en la parte anterior. Comp. cap. 4:32 con cap. 1:7; 5:1 con 1:5; 4:30 con 1:13; 5:15 con 1:8. 2, 3. Con toda humildad—En el griego clásico, el sentido de esta palabra es bajeza de espíritu; el evangelio la ha elevado para expresar una gracia cristiana, es decir, la de estimarnos a nosotros mismos pequeños, puesto que lo somos; el pensar con verdad, y por tanto humildemente, de nosotros mismos. [Trench]. y mansedumbre—Aquel espíritu en el cual aceptamos las disposiciones de Dios con respecto a nosotros, sin disputar y sin resistirnos, y en el cual aceptamos pacientemente los males que nos hacen los hombres, pensando que son permitidos por Dios para el castigo y la purificación de su pueblo (2 Samuel 16:11; comp. Gálatas 6:1; 2 Timoteo 2:25; Tito 3:2). Sólo el corazón humilde y sumiso puede ser también manso. (Colosenses 3:12). Así como la “humildad y la mansedumbre” corresponden a la idea de “soportarnos los unos a los otros en amor” (comp. “amor”, vv. 15, 16), así la “paciencia” corresponde a (v. 4) ser “solícitos (griego, “celosamente diligentes”) para guardar la unidad del Espíritu (la unidad entre los hombres de temperamentos diferentes, la cual proviene de la presencia del Espíritu, quien es a su vez “uno”, v. 4) en (unidos en) el “vínculo de la paz” (el “vínculo” por el cual la “paz” es mantenida, es decir, el “amor”, Colosenses 3:14, 15 [Bengel]; o, puede ser que la paz misma sea el “vínculo” indicado aquí, que une los miembros de la iglesia [Alford]). 4. un cuerpo, y un Espíritu—En el credo apostólico (que es enseñado por algunas denominaciones. N. del T.) el artículo acerca de la iglesia correctamente sigue al del Espíritu Santo. A la Trinidad naturalmente se une la iglesia, como la casa a su habitante, a Dios su templo, el estado a su fundador. [Agustín, Enchir. ad Laurentium, cap. 15]. Habrá una iglesia, no sólo potencial sino realmente católica o universal; entonces la iglesia y el mundo serán coextensivos. Roma cae en un error inextricable al colocar a un mero hombre como cabeza visible, anticipando aquella consumación que Cristo, la verdadera Cabeza visible, ha de realizar primero en su venida. Así como el “Espíritu” es mencionado aquí, también se menciona al “Señor” (Jesús), v. 5, y al “Dios y Padre”, v. 6. Así se presenta nuevamente la Trinidad. como sois también llamados a una misma esperanza—Aquí es asociada con “el Espíritu”, que es las “arras de nuestra herencia” (cap. 1:13, 14). Así como se menciona [PAG. 480] “la fe”, v. 5, así también se mencionan aquí “la esperanza” y “el amor”, v. 2. El Espíritu Santo, como el superior principio comun de la vida (cap. 2:18, 22), da a la iglesia su verdadera unidad. La uniformidad exterior es ahora inasequible; pero, empezando por tener una mente, terminaremos al fin por tener “un cuerpo”. El verdadero “cuerpo” de Cristo (todos los creyentes de todos los siglos) es “uno”, y está unido a una misma Cabeza. Pero todavia su unidad no es visible así como la Cabeza no es visible; pero la unidad será revelada cuando Cristo aparezca (Juan 17:21–23; Colosenses 3:4). Entre tanto, la regla es: “En cosas esenciales, la unidad; en cuestiones dudosas, la libertad; en todas las cosas, la caridad”. La verdad es la cosa de
  • 26. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON primera importancia: los que llegan a la verdad, finalmente llegarán a la unidad, porque la verdad es una. Los que buscan la unidad como la cosa de primera importancia, podrán comprarla sacrificando la misma alma. de vuestra vocación—De nuestro “llamamiento” resulta “la esperanza”, siendo ella el elemento “en” el cual estamos “llamados”, a vivir. En lugar de clases privilegiadas, como lo eran los judíos bajo la ley, los judíos y gentiles gozarían de una unidad de dispensación. La espiritualidad, universalidad y unidad fueron designadas para caracterizar a la iglesia; y así será al fin (Isaías 2:2–4; 11:9, 13; Sofonías 3:9; Zacarías 14:9). 5. Un Señor, una fe, un bautismo—Semejantemente, “la fe” y “el bautismo” están unidos en Marcos 16:16; Colosenses 2:12; comp. 1 Corintios 12:13. La “fe” aquí no es lo que creemos, sino el acto de creer, el medio por el cual nos asimos del Señor. El “bautismo” se especifica aquí como la ordenanza por la cual somos incorporados en el “un cuerpo”. No la Cena del Señor, pues esta ordenanza es un acto de comunión de parte de los ya incorporados, es “símbolo de unión, no de unidad.” [Ellicott]. En 1 Corintios 10:17, donde una ro tura de la unión aparecía, la cena formaba un punto de reunión. [Alford]. No se agrega: “Un papa, un concilio, una forma de gobierno”. La iglesia es una en unidad de fe (v. 5; Judas 3); unidad de origen (cap. 2:19–21); unidad de ordenanzas (v. 5; 1 Corintios 10:17; 12:13); unidad de “esperanza” (v. 4; Tito 1:2); unidad de amor (v. 3); unidad (no uniformidad) de disciplina y gobierno; porque donde no hay orden, no hay ministerio con Cristo como Cabeza, es decir, no hay iglesia. [Pearson, Credo, Artículo 9]. 6. Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas—El Dios que es sobre todo (en su soperanía y por su gracia), es la gran fuente y culminación de la unidad (cap. 2:19). y por todas las cosas—Dios, por medio de Cristo, “es quien cumple todas las cosas” (v. 10; cap. 2:20, 21), y quien ha hecho “propiciación” para todos los hombres (1 Juan 2:2). y en todos vosotros—Los manuscritos más antiguos omiten la palabra “vosotros”. Muchas de las versiones más antiguas y “padres” y manuscritos antiguos, leen “en todos nosotros”. Sea leído o no el pronombre, debe ser sobreentendido (ya sea “vosotros”, v. 4, o “nosotros”. v. 7); porque en otras partes de la Escritura se manifiesta que el Espíritu no está “en todos los hombres”, sino sólo en los creyentes (Romanos 8:9, 14). Dios es “Padre” tanto por “generación” (como Creador) como por regeneración (cap. 2:10; Santiago 1:17, 18; 1 Juan 5:7). 7. Empero a cada uno … es dada la gracia—Aunque somos “uno” en nuestra relación comun con “un Señor, una fe, etc., y un Dios”, sin embargo, “cada uno de nosotros” tiene destinado para sí su propio don que ha de ser usado para el bien de todos: ninguno ha sido descuidado por Dios; de ninguno se puede dispensar para la edificación de la iglesia (v. 12). Este es un motivo para la unidad (v. 3). Tradúzcase: “A cada uno de nosotros fué dada la gracia (la que fué otorgada por Cristo en su ascensión, v. 8). conforme a la medida [la cantidad] del don de Cristo—(Romanos 12:3, 6). 8. Por lo cual—“Por cuya razón”, es decir, a fin de intimar que Cristo, la Cabeza de la iglesia, es el autor de todos estos diferentes dones, y que el darlos es un acto de su “gracia”. [Estio]. dice—Dios dice esto en su palabra que es la Escritura (Salmo 68:18). subiendo a lo alto—Dios es la persona indicada en el Salmo, quien es representado por el arca, la cual fué traída en triunfo por David a Jerusalén, después de que “Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos” (2 Samuel cap. 6; 7:1; 1 Crónicas cap. 15). Pablo cita este hecho como refiriéndose a Cristo que ascendió al cielo, y quien es por lo tanto Dios. llevó cautiva la cautividad—Es decir, una banda de cautivos. En el Salmo se trata de los enemigos que fueron hechos cautivos por David. Estos enemigos tipifican los enemigos de Cristo, el Hijo de David: el diablo, la muerte, la maldición y el pecado (Colosenses 2:15; 2 Pedro 2:4), que son llevados, como si fuera, en procesión triunfal como señal de la destrucción del enemigo. dió dones a los hombres—En el Salmo se dice: “Tomaste dones para los hombres”, hebreo, “entre los hombres”, es decir, “Has recibido dones para repartir entre los hombres”; así como el conquistador reparte, en señal de su triunfo, los despojos del enemigo como regalos entre su pueblo. El reparto de los dones y gracias del Espíritu dependía de la ascensión de Cristo (Juan 7:39; 14:12). Pablo se detiene del todo en medio versículo, y no cita: “Para que habite entre ellos Jah Dios”. Aunque esto, en realidad, se cumple en parte en el hecho de que los creyentes son la “morada de Dios en Espíritu” (cap. 2:22). Pero el Salmo (v. 16) se refiere a que “Jehová habitará en Sión para siempre”. La ascensión de Cristo entre ángeles acompañantes, la cual tiene su contraparte en su segundo advenimiento entre “miles de ángeles” (v. 17), acompañado por la restauración de Israel (v. 22), la destrucción de los enemigos de Dios, la resurrección de los muertos (vv. 20, 21, 23), y la conversión de los reinos de este mundo al Señor, en Jerusalén (vv. 29–34). 9. Y que subió … etc.—Pablo razona que ya Cristo es Dios; su ascensión da a entender un descenso previo; y que el lenguaje del Salmo puede referirse solamente a Cristo, quien primero descendió, y después ascendió, porque Dios el Padre no desciende ni asciende. Sin embargo, el Salmo claramente se refiere a Dios (vv. 8, 17, 18). Tiene que ser pues Dios el Hijo (Juan 6:33, 62). Cristo mismo declara (Juan 3:13): “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo”. Otros, aunque no descendieron previamente, han ascendido; pero a ninguno sino a Cristo puede referirse el Salmo, porque es de [PAG. 481] Dios de quien se habla. también había descendido … a las partes más bajas de la tierra—La antítesis o contraste con la frase “sobre todos los cielos”, es el argumento de Alford, etc., para demostrar que la frase quiere decir algo más que simplemente la tierra, es decir, las regiones debajo de ella, así como ascendió no simplemente a los cielos visibles,
  • 27. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON sino “encima de” ellos. Además, su propósito de “llenar todas las cosas” (v. 10, griego, “todo el universo de cosas”), podrá dar a entender lo mismo. Pero véase la Nota sobre estas palabras. También el llevar “cautiva” una “banda
  • 28. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON cautiva” (“cautividad”) de poderes satánicos, puede dar a entender que el combate se realizó aun en la misma habitación de ellos (Salmo 63:9). Cristo, como Señor de todo, tomó posesión primero de la tierra y el mundo invisible bajo ella (algunos opinan que la región de los perdidos está en las partes centrales de nuestra esfera), y luego de los cielos (Hechos 2:27, 28). Sin embargo, todo lo que sabemos seguramente es que su alma en la muerte descendió al Hades, es decir, experimentó la condición usual de los espíritus de los hombres al morir. El llevar cautivos los poderes satánicos, no se dice que haya sido en su descenso, sino en su ascensión; de modo que no se puede sacar de esto un argumento que compruebe su descenso a las moradas de Satanás. Hechos 2:27, 28, y Romanos 10:7, favorecen la opinión de que la referencia es sólo a su descenso al Hades. Así Pearson sobre El Credo (Filipenses 2:10). 10. también subió sobre todos los cielos—(Hebreos 7:26; 4:14). Griego, “atravesó los cielos” hasta el trono mismo de Dios. para cumplir todas las cosas—“para llenar todas las cosas” (en griego la acción continúa hasta el tiempo presente). Para llenarlo todo con su divina presencia y Espíritu, no con su cuerpo glorificado. “Cristo, como Dios, está presente en todas partes; como hombre glorificado, puede estar presente en cualquier parte.” [Ellicott]. 11. él mismo dió—El griego es enfático: “El mismo”, por su poder supremo, “él es quien dió”, etc. unos, ciertamente apóstoles—Tradúzcase: “< unos a ser apóstoles, y otros a ser profetas”, etc. Los hombres que ocupaban los puestos, así como los puestos mismos, eran dones de Dios. [Eadie]. Los ministros no se dieron a sí mismos. Compárese esta lista con 1 Corintios 12:10, 28. Así como los apóstoles, profetas y evangelistas eran ministros especiales y extraordinarios, así los “pastores y doctores” (maestros) eran los ministros ordinarios y fijos de un rebaño en particular, incluyendo, probablemente a los obispos, presbíteros y diácones. Los evangelistas eran predicadores itinerario, así como lo son nuestros misioneros y como lo fué Felipe el diácono (Hechos 21:8). Son diferentes de los “pastores y maestros” fijos (2 Timoteo 4:5). El evangelista fundaba la iglesia; el doctor (maestro) la edificaba en la fe ya recibida. El “pastor” tenía el gobierno y dirección de la iglesia; el mismo funcionario se llamaba también “obispo”. En cuanto a la revelación, el evangelista testificaba infaliblemente tocante a lo pasado; el “profeta”, infaliblemente, tocante a lo futuro. El profeta lo recibía todo del Espíritu; el evangelista, en el caso especial de los Cuatro, recordaba hechos concretos, perceptibles a los sentidos, bajo la dirección del Espíritu. Ninguna forma única de gobierno eclesiástico como permanentemente inmutable está establecida en el Nuevo Testamento, aunque el orden apostólico de obispos, o presbíteros, y diáconos, dirigido por superintendentes superiores (llamados obispos después de los tiempos apostólicos), tiene la mejor sanción para creer que ésta era la usanza primitiva. En el caso de los judíos, un modelo fijo de jerarquía y ceremonialismo ligaba al pueblo inalterablemente, el cual era minuciosamente detallado en la ley. En el Nuevo Testamento, la ausencia de direcciones minuciosas para el gobierno y ceremonias de la iglesia indica que no se proyectaba ningún modelo fijo; la regla general en cuanto a ceremonias es obligatoria: “Hágase todo decentemente y con orden” (véase Artículo 34, Iglesia de Inglaterra); y que fuese provista una sucesión de ministros, no llamados por sí mismos, sino “llamados a la obra por hombres que tengan autoridad pública dada a ellos en la congregación, para llamar y enviar ministros a la viña del Señor” (Artículo 23). [A nuestro modo de ver, los ministros son “llamados por el Espíritu Santo”, no “por hombres que tengan autoridad en la congregación para llamar y enviar”; los que son llamados por el Espíritu luego son reconocidos como tales por la congregación. N. del T.] Que los “pastores” aquí eran los obispos y presbíteros de la iglesia, es evidente por Hechos 20:28; 1 Pedro 5:1, 2, donde se dice que la función de los obispos y presbíteros era la de “apacentar” el rebaño. La palabra “pastor” se usa para indicar la dirección y gobierno y no meramente la instrucción, por lo cual se aplica a los reyes, antes que a los profetas y sacerdotes (Ezequiel 34:23; Jeremías 23:4). Véanse los nombres de príncipes que están compuestos con el término farnas, que en hebreo quiere decir “pastor”: Holofernes, Tissafernes (véase Isaías 44:28). 12. Para—con miras a; el objeto final. perfección de los santos—o “perfeccionamiento de los santos”. La palabra griega da a entender corrección de todo lo que sea deficiente, instruyendo y completando en número y en todas sus partes. para—La palabra griega es diferente y significa el objeto inmediato. Véase Romanos 15:2: “Cada uno < agrade a su vecino para su bien a edificación”. la obra del ministerio—Griego, “de ministración”, sin el artículo. La función del ministerio se presenta en este versículo. El bien propuesto respecto a la iglesia (v. 13). La manera de crecimiento (vv. 14, 15, 16). para edificación del cuerpo—como el templo del Espíritu Santo. 13. Hasta que todos lleguemos—o “alcancemos”. Alford expresa el orden griego: “Hasta que lleguemos todos nosotros”. a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios—Alcanzaremos la plena unidad de la fe, cuando todos conozcamos perfectamente a Cristo, el objeto de la fe, en su dignidad más alta como “el Hijo de Dios” [De Wette] (cap. 3:17, 19; 2 Pedro 1:5). Aun Pablo no hacía cuenta de “haber alcanzado” (Filipenses 3:12–14). Entre la variedad de dones y la multitud de miembros de la iglesia, la “fe” de los creyentes debe ser UNA; en contraste con el estado de “niños llevados por doquiera de todo viento de doctrina” (v. 14). a un varón perfecto—hasta llegar a ser un “hombre adulto” (1 Corintios 2:6; Filipenses 3:15; Hebreos 5:14); hasta obtener la madurez de adulto; en contraste con el estado [PAG. 482] de niños (v. 14). No “hombres perfectos”; porque los muchos miembros no constituyen sino una iglesia unida al Cristo
  • 29. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON único. a la medida, etc.—La norma de la “estatura” espiritual es la “plenitud de Cristo”, es decir, la que posee Cristo (cap. 1:23; 3:19; comp. Gálatas 4:19); para que el cuerpo sea digno de la Cabeza, el Cristo perfecto. 14. Que ya no
  • 30. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON seamos niños fluctuantes—Tradúzcase, “A fin de que <” etc. El propósito de la presentación de los dones se expresa aquí negativamente, así como en el v. 13 se expresa positivamente. llevados por doquiera—interiormente, aun sin viento; como las olas del mar. Así el griego. Comp. Santiago 1:6. de todo viento de doctrina—Las diferentes enseñanzas son los “vientos” que los llevan de un lugar a otro en un mar de dudas (Hebreos 13:9; Mateo 11:7). por—Griego, “en”. Es decir “la atmósfera malvada en la cual las diferentes corrientes de doctrina ejercen su fuerza.” [Ellicott]. estratagema—lit., “juego de dados”. El jugador maneja su tiro de modo que salgan los números que mejor le convengan. de hombres—En contraste con la expresión “con Cristo” (v. 13), que,… emplean con astucia, etc.— Tradúzcase: “astucia en cuanto al sistema metodizado del empeño” (“los ardides del error”) [Alford]. Bengel entiende el término “engaño” o “error”, como que se refiere al “padre del error”, Satanás (comp. cap. 6:11); en relación con su manera oculta de obrar. 15. Antes siguiendo la verdad—o “manteniendo la verdad”; palabra contraria a “error” o “engaño” (v. 14). en amor—La “verdad” nunca debe ser sacrificada al amor; sin embargo, debe ser mantenida, o practicada, en amor. La verdad en palabra y en obra; el amor en manera y en espíritu, son la regla del cristiano (comp. vv. 21, 24). crezcamos—del estado de “niños” al de “hombres adultos”. Hay crecimiento sólo en los espiritualmente vivos, no en los muertos. en aquel—para ser incorporados más y más en él, y venir a ser uno con él. que es la cabeza—(cap. 1:22). 16. (Colosenses 2:19). Del cual, todo el cuerpo compuesto—siendo aptamente “compaginado”, como en el cap. 2:21: estando todas las partes en su posición propia, y en relación mutua. y bien ligado entre sí— Dando a entender firme consolidación. por todas las junturas de su alimento—Griego, “Por medio de toda juntura de abastecimiento”; unido gramaticalmente a la frase que sigue: “toma aumento de cuerpo”, no con “ligado”. “Por toda coyuntura ministrante.” Las coyunturas son los puntos de unión de donde el abastecimiento de alimento pasa a los diferentes miembros, proveyendo al cuerpo los materiales para su crecimiento. que recibe según la operación—(Cap. 1:19; 3:7). Según la eficaz operación de la gracia en cada miembro (o, si no, más bien, “según la operación de cada uno de los miembros”), en proporción a la medida de su falta de alimento. cada miembro—griego, “cada parte”; cada parte individual. toma aumento de cuerpo—tradúzcase: “opera el crecimiento del cuerpo”, usándose la misma palabra raíz de “crezcamos” del v. 15. 17. Esto pues digo—Tomando de nuevo la exhortación que había empezado con “Yo, pues, ruego”, etc. (v. 1). y requiero en el Señor—en quien (como nuestro elemento) hacemos todas las cosas relacionadas con el ministerio (1 Tesalonicenses 4:1 [Alford]: Romanos 9:1). que no andéis más—“no por más tiempo”; “que ya no” (v. 14). como los otros Gentiles—griego, “los demás gentiles”. en la vanidad, etc.—como su elemento; contrario a “en el Señor”. “Vanidad de su sentido” es el derroche de los poderes racionales en objetos indignos, de los cuales la idolatría es uno de los ejemplos más evidentes. La raíz de ella es el alejamiento del conocimiento del verdadero Dios (vv. 18, 19; Romanos 1:21; 1 Tesalonicenses 4:5). 18. Teniendo el entendimiento entenebrecido—Más lit., “Estando entenebrecidos en su entendimiento”; es decir, su inteligencia, o percepción (comp. cap. 5:8; Hechos 26:18; 1 Tesalonicenses 5:4, 5). ajenos—Más bien, “enajenados”. Estos dos términos: “enajenados” y “entenebrecidos”, dan a entender que antes de la caída ellos en la persona de su primer padre) habían sido participantes de la vida y de la luz; pero se habían rebelado de la revelación primitiva (comp. cap. 2:12). de la vida de Dios—Aquella vida por la cual Dios vive en su propio pueblo; así como él era la vida y la luz en Adán, antes de la irrupción de la muerte y las tinieblas en la naturaleza humana; y así como él es la vida en los regenerados (Gálatas 2:20). “La vida espiritual de los creyentes es encendida por la misma vida de Dios”. [Bengel]. por la ignorancia—Más bien, como el griego, “a causa de la ignorancia”, es decir, tocante a Dios. Ignorancia voluntaria, en primer lugar, así como a sus padres “no les pareció bien tener a Dios en su noticia”. Este es el punto de comienzo de su miseria (Hechos 17:30; Romanos 1:21, 23, 28; 1 Pedro 1:14). por—“a causa de”. la dureza de corazón—Así como la piel se endurece hasta que no es sensible al tacto, también el alma se endurece hasta ser insensible. (Marcos 3:5). Donde hay vida espiritual (“la vida de Dios”), allí hay sentimiento; donde no la hay, hay “dureza”. 19. después que perdieron el sentido—Más bien, después de ser “hechos insensibles”; sin vergüenza, sin esperanza: el resultado final de un largo proceso de “endurecimiento”, o sea la práctica habitual del pecado (v. 18). “Habiendo perdido la esperanza”, o habiendo llegado a la desesperación, es la lección de la Vulgata: aunque no tan apoyada como nuestra versión, “habiendo perdido el sentido”, que incluye la ausencia de la esperanza (Jeremías 2:25; 18:12). se entregaron—En Romanos 1:24, leemos que “Dios los entregó a inmundicia”. El hecho de que “ellos se entregaran”, fué castigado de la misma manera. Dios los entregó al pecado retirándoles su gracia impeditiva; su mismo pecado fué hecho su castigo. Ellos se entregaron espontáneamente a la esclavitud de su sensualidad, para aprovechar todo el placer que ella ofrece, como cautivos que han dejado de luchar con el enemigo. Dios los entregó al pecado mas no contra el deseo de ellos; porque ellos se entregaron al pecado primero. [Zanquio]. a la desvergüenza—“lascivia”, “impudicia”. Romanos 13:13, “deshonestidad”; 2 Pedro 2:18, “disoluciones”. La palabra no incluye necesariamente la lascivia; pero quiere decir prontitud desenfrenada para ella y para toda indulgencia de sí mismos. “Los mismos comienzos de la impudicia”. [Grocio]. “Insolencia desordenada y
  • 31. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON capricho disoluto.” [Trench]. para cometer con avidez—Griego, “con voracidad”. La impureza y la voracidad, [PAG. 483] o codicia de ganancia, suelen ir mano a mano (cap. 5:3, 5; Colosenses 3:5); aunque “voracidad” aquí incluye toda
  • 32. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON clase de codicia egoísta. toda suerte de impureza—El griego da a entender “con miras deliberadas de obrar (como si fuese su trabajo u ocupación, no una caída accidental en el pecado) impureza de toda suerte”. 20. no habéis aprendido así a Cristo—Más bien, “aprendisteis”. (Filipenses 3:10). Conocer a Cristo mismo es la gran lección de la vida cristiana: la cual empezaron a aprender los efesios en su conversión. “Cristo”, con referencia a su oficio, se especifica aquí como el objeto de aprendizaje. En el versículo siguiente se hace referencia a “Jesús” como persona. 21. Si empero—Aquí no se insinúa duda: suponiendo lo que no tengo motivo para dudar < etc. lo habéis oído—El “lo” es enfático: oído a él mismo, no meramente oído acerca de él. y habéis sido por él enseñados—Griego, “enseñados en él”, estando en unión vital con él (Romanos 16:7). como la verdad está en Jesús—Tradúzcase en conexión con “enseñados”; “Y en él habéis sido enseñados puesto que hay verdad en Jesús.” Aquí no tenemos el artículo definido en el original. “Verdad” se usa pues en el sentido más comprensivo, la verdad en su ausencia, y perfección suma, en Jesús; “así como la verdad está en el, así habéis sido enseñados en él”; en contraste con “la vanidad en el sentido” de los gentiles (v. 17; comp. Juan 1:14, 17; 18:37). Comp. Juan 8:44. 22. A que dejéis—Es decir, “Habéis sido enseñados a que dejéis” (v. 21). el viejo hombre—vuestra naturaleza antes de la conversión (Romanos 6:9). que está viciado conforme a los deseos de error— Más bien, “que se está corrompiendo” (“parece”, comp. Gálatas 6:8, “corrupción”, es decir, destrucción) conforme a (como podría esperarse de) las concupiscencias del engaño”. “Apetitos engañosos”, J. J. de la Torre. El “engaño” (“error”) es personificado; y los “deseos”, o concupiscencias, son sus servidores e instrumentos. En contraste con la “santidad de la verdad”, v. 24, y “la verdad en Jesús”, v. 21; y correspondiendo a la “vanidad” de los gentiles (v. 17). La corrupción y la destrucción están íntimamente asociadas. Los deseos de la vieja naturaleza del hombre son sus verdugos, preparándole más y más para la corrupción y la muerte eternas. 23. Y a renovaros—La palabra griega (ananéousthai) da a entender “la continua renovación de la juventud en el hombre nuevo”. Una palabra diferente (anakaínousthai) quiere decir “renovación desde estado viejo”. en el espíritu de vuestra mente—Como en el original griego no se halla la palabra griega “en”, como sí la hay en el v. 17, “en la vanidad de su sentido”, es mejor “traducir aquí, “Por el espíritu de vuestra mente”, es decir, por nuestra naturaléza espiritual nueva; el principio capital restaurado y divinamente inspirado de la mente. El término “espíritu” del hombre se usa en el Nuevo Testamento en su sentido propio, como digno de su lugar y funciones directrices, cuando es un espíritu con el Señor. El hombre natural, o animal, se describe como “no teniendo el Espíritu” (Judas 19). [Alford]. “El espíritu del hombre,” en este sentido, no se atribuye al hombre no regenerado (1 Tesalonicenses 5:23). 24. Y vestir el nuevo hombre—Contrario al “viejo hombre” que ha de ser “quitado” (v. 22). La palabra griega aquí (kainon) es diferente de la del v. 23, “re‐novado.” Vestirse no meramente de una naturaleza renovada, sino de una nueva, del todo diferente, una naturaleza cambiada (comp. Colosenses 3:10, Nota). que es criado conforme a Dios, etc.—Tradúzcase: “Que ha sido criado (una vez y para siempre: pues este es el sentido del tiempo aoristo griego: en Cristo, cap. 2:10; de modo que cada creyente no tiene que ser criado otra vez, sino vestido) conforme a (la imagen de) Dios” (Génesis 1:27; Colosenses 3:10; 1 Pedro 1:15), etc. La imagen de Dios en la cual el primer Adán fué criado originalmente, es restaurada en nosotros mucho más gloriosa en el segundo Adán, la imagen del Dios invisible (2 Corintios 4:4; Colosenses 1:15; Hebreos 1:3). en justicia—como el elemento del hombre renovado. y en santidad de verdad—Santidad resultante del sincero seguimiento de la “verdad de Dios” (Romanos 1:25; 3:7; 15:8); opuesto a seguir “los deseos de error”, o engaño (griego, v. 22); comp. también v. 21, “verdad en Jesús”. “La justicia” es en relación con nuestros semejantes, la segunda tabla de la Ley; “la santidad”, en nuestra relación con Dios, es la primera tabla de la ley; las observancias religiosas de los oficios de piedad (comp. Lucas 1:75). En el pasaje paralelo (Colosenses 3:10) es “renovado en conocimiento conforme a la imagen del que lo crió”, etc. Así como en Colosas el peligro provenía de los falsos pretendientes al conocimiento, y se insiste en el verdadero “conocimiento” que proviene de la renovación del corazón; así en Efeso, como el peligro provenía de la corrupción de costumbres reinante, se hace prominente la renovación en “santidad” en contraste con la impureza de los gentiles (v. 19), y “la justicia” en contraste con la “lascivia”. 25. Por lo cual—Del carácter general del “nuevo hombre”, resultarán necesariamente los rasgos particulares que ahora se detallan. dejada la mentira hablad verdad— lit., “Habiendo quitado de vosotros la mentira”, participio de la voz media, del tiempo aoristo, que indica acción pasada, hecha una vez y no más. “Mentira” significa “falsedad”; en lo abstracto. “Hablad verdad cada uno con su prójimo”, es citado de Zacarías 8:16. “con” significa como “miembros unos con otros”. [Stier]. No meramente como miembros de un cuerpo, sino en unión mutua en Cristo, la cual, instintivamente, y no meramente como un mandato externo, lleva a los creyentes a cumplir sus deberes mutuos. Un miembro no puede dañar o engañar a otro sin dañarse a sí mismo, pues todos tienen un interés común y mutuo. 26. Airaos, y no pequéis—Así la Versión de los Setenta del Salmo 4:4. Si surgieran circunstancias que provocasen la ira de parte de vosotros, que sea como la “ira” de Cristo (Marcos 3:5), sin pecado. Nuestros sentimientos naturales no son incorrectos cuando son para alcanzar objetivos legítimos, y no exceden a los límites propios. Así como en la resurrección literal futura, así en la actual resurrección
  • 33. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON espiritual no se aniquila ningún elemento esencial nuestro, sino sólo aquello que sea una perversión del modelo original. De modo que la indignación motivada por alguna deshonra hecha a Dios, o algún mal hecho al hombre, es
  • 34. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ira justificable. La pasión es pecaminosa (derivada de “passio”, sufrimiento; dando a entender que a pesar de que [PAG. 484] demuestra energía, el hombre es en realidad pasivo, pues es esclavo de su ira, en lugar de dominarla). no se ponga el sol sobre vuestro enojo—El “enojo” es absolutamente prohibido; no así la “ira”, la cual, así como el veneno que se usa algunas veces como medicina, ha de ser usada con grandes precauciones. El sentido de esta sentencia no es que vuestro enojo no os sea imputado si lo rechazáis antes que venga la noche; sino que “no permitáis que ningún enojo (es decir, como el griego, “irritación” personal, o “exasperación”) se mezcle en tu “ira”, aun cuando ésta sea justa.” [Trench, Synonyms.] “Apartadlo antes de la puesta del sol” (cuando empieza el día judío), es proverbial por apartarlo inmediatamente antes que empiece otro día (Deuteronomio 24:15); también antes de separaros del hermano para pasar la noche, tal vez para nunca encontraros otra vez en este mundo. Así opina Jona: “No permitáis que la noche y el enojo contra alguien duerman con vosotros, mas id y reconciliaos con la otra persona, aunque sea él quien cometió la primera ofensa.” No permitáis que vuestro “enojo”, por la maldad de otro, llegue a tornarse en odio o desprecio o venganza. [Vatablo] 27. Ni deis lugar al diablo—Es decir, ni deis ocasión, o espacio, al diablo, continuando con vuestro “enojo”. Guardar el enojo durante la obscuridad de la noche, es dar lugar al diablo, el príncipe de las tinieblas (cap. 6:12). 28. El que hurtaba no hurte más—Griego, “el que hurta”, participio de tiempo presente, aunque la idea podría incluir el pretérito imperfecto. “No hurte más el hurtador”. Los salteadores frecuentaban las montañas en las cercanías de Efeso. El término “ladrones” en el Nuevo Testamento, denota a personas de esta clase. antes—No basta el dejar de pecar, sino que el pecador tiene que entrar a un sendero que es del todo opuesto. [Crisóstomo]. El ladrón, cuando se ha arrepentido, debiera trabajar más de lo que le correspondería en caso de que nunca hubiera robado. trabaje—El hurto y la ociosidad se acompañan el uno al otro. obrando … lo que es bueno—en contraste con el hurto, que era lo malo que él hacía en su condición anterior. con sus manos—en contraste con el uso anterior de ellas como ladrón. para que tenga de qué dar—El que ha sido ladrón, al arrepentirse debiera ejercer la liberalidad más allá de lo que él ha tomado de otros. Los cristianos en general no deben hacer de la ganancia egoísta el objetivo de su empresa honrada, sino la adquisición de los bienes que sean de mayor utilidad para sus semejantes, y el estar independientes de la caridad de otros. Pablo mismo ponía en práctica. (Hechos 20:35; 2 Tesalonicenses 3:8) lo que enseñaba (1 Tesalonicenses 4:11). 29. Ninguna palabra torpe … etc.—Lit., “insípida”, sin “la sal de la gracia” (Colosenses 4:6). Palabra indigna que luego viene a ser corrupta; incluye “habladuría boba” (cap. 5:4). Contraria a la “que es buena para edificación”. sino la que sea buena para edificación—Lit. “para edificación de la necesidad”, es decir, para edificación donde se necesita. Oportunamente edificante: según lo requieran la ocasión y las necesidades actuales de los oyentes: unas veces será palabra de censura, otras de consuelo. Aun las palabras buenas en sí deben ser presentadas oportunamente, para que no resulten por nuestra falta dañinas en lugar de útiles. Explica Trench: “No generalidades vagas, que convendrían igualmente bien a miles de casos, y probablemente, igualmente mal: nuestras palabras deben ser como clavos metidos en lugar seguro, palabras convenientes en el tiempo presente y a la persona indicada, y que sean “para edificación según la ocasión” (Colosenses 4:6). para que dé gracia—La palabra hablada “da gracia a los oyentes” cuando Dios la usa como instrumento suyo para aquel fin. 30. no contristéis al Espíritu—Una condescendencia a la manera de pensar humana, muy conmovedora. Comp. “hicieron enojar su espíritu santo” (Isaías 63:10; Salmo 78:40); “me provocaron” (Ezequiel 16:43: dando a entender su tierno amor por nosotros); y con referencia a los incrédulos endurecidos, “resistís siempre al Espíritu Santo” (Hechos 7:51). Este versículo se refiere a los creyentes, quienes contristan al Espíritu al practicar inconsecuencias como las que se mencionan en el contexto, es decir, la conversación corrupta e inútil. con el cual estáis sellados—Más bien, “en el cual habéis sido sellados”. Así como en el cap. 1:13, se dice que los creyentes han de ser sellados “en” Cristo, así aquí se dice que están sellados “en el Espíritu Santo”, quien es uno con Cristo, y quien revela a Cristo en el alma: el griego da a entender que el acto de sellar ya fué hecho de una vez y para siempre. Es el Padre “por” quien los creyentes, como también el mismo Hijo, fueron sellados (Juan 6:27). Al Espíritu mismo se representa como el sello (cap. 1:13, véase la Nota en relación con la figura empleada). Aquí el Espíritu es el elemento en el cual es sellado el creyente, siendo el sello mismo su influencia benévola. para el día de la redención—Siendo guardados salvos hasta el día de la redención, es decir, hasta el día del perfeccionamiento de la redención, en el libramiento del cuerpo, tanto como del alma, de todo pecado y tristeza (cap. 1:14; Lucas 21:28; Romanos 8:23). 31. Toda amargura—Tanto de espíritu como de palabras: opuesta al término “bondad”. y enojo— pasión por un tiempo: opuesto a “benignos”. De ahí que Bengel traduce por “enojo”, aspereza. es ira—Es decir, resentimiento permanente: opuesto a “perdonándoos unos a otros”. y voces … etc.—Término comparado por Crisóstomo con un caballo que aira contra su jinete. “La amargura” engendra “enojo”; “él enojo”, “ira”; “la ira” “voces”, y las “voces”, “maledicencia”, calumnia, insinuaciones y conjeturas que engendran el mal. La “malicia” es la raíz secreta de todo mal. “Los fuegos que son alimentados por dentro, y no se manifiestan a los que pasan por fuera, son los que causan más daños.” [Crisóstomo]. 32. Sed los unos con los otros benignos … etc. (Lucas 7:42; Colosenses
  • 35. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON 3:12). perdonándoos … como también Dios os perdonó—Dios se ha mostrado “benigno, misericordioso y perdonador para con vosotros”; no es sino justo que vosotros a vuestra vez lo seáis para con vuestros semejantes,
  • 36. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON quienes no han pecado contra vosotros en tal grado como vosotros habéis errado contra Dios (Mateo 18:33). en Cristo—(2 Corintios 5:19). Es Dios en Cristo, quien nos concede perdón. El acto de perdonarnos costó a Dios la muerte de su Hijo. No nos cuesta nada a nosotros perdonar a nuestros semejantes. Dios perdonó el pecado en Cristo una vez y para siempre, y [PAG. 485] esto viene a ser como un hecho histórico pasado. CAPITULO 5 Vers. 1–33. EXHORTACIONES AL AMOR; Y CONTRA LOS DESEOS Y TRATOS CARNALES. CIRCUNSPECCION EN LA CONDUCTA: REDIMIENDO EL TIEMPO; SIENDO LLENOS DEL ESPIRITU; CANTANDO AL SEÑOR CON AGRADECIMIENTO. EL DEBER DE LA ESPOSA PARA CON EL ESPOSO SE APOYA EN EL DEBER DE LA IGLESIA PARA CON CRISTO. 1. Sed, pues—Ya que “Dios os perdonó en Cristo” (cap. 4:32). imitadores de Dios—con respecto al “amor” (v. 2): el carácter esencial de Dios (1 Juan 4:16). como hijos amados—a lo cual se refiere el v. 2, “Como Cristo nos amó” (1 Juan 4:19). “Somos hijos de los hombres, cuando hacemos mal; hijos de Dios, cuando hacemos bien”. [Agustín, Salmo 52]. Comp. Mateo 5:44, 45, 48. La filiación trae como resultado necesariamente, la imitación, siendo vano suponer el título de hijo sin una semejanza al Padre. [Pearson]. 2. Y—En prueba de que sois hijos de Dios. andad en amor—Continuando el cap. 4:1, “que andéis como es digno de la vocación”, etc. como también Cristo nos amó—Del amor del Padre pasa al amor del Hijo, en quien Dios manifiesta más tiernamente su amor para con nosotros. y se entregó a sí mismo por nosotros—“se entregó (a muerte, Gálatas 2:20) por nosotros”, es decir, a favor de nosotros: aquí no es sustitución vicaria, aunque se da a entender indirectamente que se entregó “en nuestro lugar”. El ofrendante y la ofrenda son una misma persona (Juan 15:13; Romanos 5:8). ofrenda y sacrificio a Dios—“Ofrenda” expresa generalmente el acto de parte de Cristo de presentarse a sí mismo al Padre, como el Representante que defendería la causa de toda nuestra raza caída (Salmo 40:6–8). En este acto incluía su vida de obediencia; aunque no excluía el ofrecimiento de su cuerpo por nosotros (Hebreos 10:10). El término “ofrenda”, en el sentido más limitado, se refiere a una ofrenda sin sangre, El término “sacrificio” se refiere a su muerte por nosotros exclusivamente. Aquí está presentado Cristo, con referencia al Salmo 40:6 (citado otra vez en Hebreos 10:5), como la persona de quien todas las ofrendas de la ley, sean sangrientas o sin sangre, sean eucarísticas o propiciatorias eran el tipo. en olor suave—Es decir, Dios se agrada de la ofrenda de acuerdo con la suavidad de su olor, y así se reconcilia con nosotros (cap. 1:6; Mateo 3:17; 2 Corintios 5:18, 19; Hebreos 10:6–17). El ungüento compuesto de especias principales, derramado sobre la cabeza de Aarón, corresponde a la variedad de gracias por las cuales él fué capacitado para “ofrecer sacrificios de olor suave”. Otro tipo, o profecía en figura, fué el “olor de suavidad” (olor de descanso, Margen) que Dios percibió en el sacrificio ofrecido por Noé (Génesis 8:21). Y así como Cristo es ofrenda de olor suave, así también lo son los creyentes (1 Juan 4:17) y los ministros. Pablo dice: “para Dios somos buen olor de Cristo” (2 Corintios 2:15). 3. Pero … inmundicia, o avaricia … ni aun se nombre—Véanse los vv. 4 y 12. Los términos “inmundicia” y “avaricia” son tomados del cap. 4:19. Los dos están tan íntimamente unidos que la palabra griega por “avaricia” (pleonexía) se usa frecuentemente en las Escrituras y en “los padres” griegos, para denotar pecados de impureza. El principio común es el anhelo de satisfacer los deseos carnales con objetos materiales que están fuera de Dios. La expresión “ni aun se nombre”, se aplica mejor a la impureza que a la “avaricia”. 4. Ni palabras torpes—Griego, “torpeza” en toda forma, ya sea por medio de gestos o por palabras obsenas. ni necedades— Es decir, parlería de sonsos, que es insensatez y aun pecado. La palabra griega por “necedades” y “torpeza” no ocurre en otra parte del Nuevo Testamento. ni truhanerías—Griego, “eutrapelía”, palabra no hallada en otra parte del Nuevo Testamento; que quiere decir estrictamente veleidad, o aptitud que se cambia y se adapta, sin cuestión de principios, a las circunstancias del momento, y a las disposiciones veleidosas de las personas con quienes tratamos. No bufonería grosera, sino charla o burla baladí, por la cual era célebre Efeso (Plauto, Miles Gloriosus, 3:1, 42–52). y la cual, lejos de ser censurada, era y es considerada por el mundo como un cumplimiento placentero. En Colosenses 3:8, “torpes palabras” se refieren a lo inmundo; aquí “necedades”, a lo vano de ellas; y “truhanería”, al falso refinamiento del discurso no sazonado con la sal de la gracia. [Trench]. que no convienen—indecentes, que “no convienen a los santos” (v. 3). sino antes bien acciones de gracias—feliz juego de sonidos en griego, eucaristía en contraste con eutrapelía. La charla refinada y la burla sutil a veces ofenden los sentimientos tiernos de la gracia. Las “acciones de gracias” comunican aquel buen humor a los creyentes, el cual los mundanos tratan de conseguir por medio de charlas livianas (vv. 19, 20; Santiago 5:13). 5. sabéis esto—Los manuscritos más antiguos dicen: “De esto estáis seguros sabiendo”. que ningún … avaro, que es servidor de ídolos—(Colosenses 3:5). La mejor versión se traduciría: “ningún avaro”, que quiere decir lo mismo que idólatra: Pablo había dejado todo por Cristo (2 Corintios 6:10; 11:27). La avaricia es el culto rendido a la criatura en lugar de al Creador, la traición más alta contra el Rey de reyes (1 Samuel 15:23; Mateo 6:24; Filipenses 3:19; 1 Juan 2:15). tiene herencia en el reino—El tiempo presente del verbo da a entender la firmeza de la exclusión de los idólatras, basada en las verdades eternas del reino. [Alford]. de Cristo y de Dios—Más
  • 37. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON bien, “de Cristo y Dios” ya que un artículo griego se aplica a los dos, dando a entender la perfecta unidad, la que es consecuente sólo con la doctrina de que Cristo es Dios (2 Tesalonicenses 1:12; 1 Timoteo 5:21; 6:13). 6. Nadie os engañe con palabras vanas—huecas, no reales, es decir, paliaciones de “inmundicia” (vv. 3, 4; Isaías 5:20 (cuando dicen que es cosa natural entregarse al amor ilícito), “avaricia” (cuando opinan que es útil a la sociedad que los hombres busquen la ganancia sin importar los medios), y “truhanería” (cuando alegan que esta práctica es graciosa y sagaz, y que Dios no castiga severamente a los que la practican). porque por estas cosas—inmundicia, avaricia, etc. (vv. 3–5). viene la ira de Dios—Tiempo presente, no meramente “vendrá”. Su venida es tan segura como si ya viniera sobre los hijos de desobediencia—Los hijos de incredulidad con respecto a la doctrina [PAG. 486] (Deuteronomio 32:20), son los “hijos de desobediencia” en la práctica, y éstos también son “los hijos de ira”. 7. Aquí se prohibe el compañerismo con los malos obreros: en el v. 11, con sus obras malas. 8. en otro tiempo erais tinieblas—“alguna vez”. El énfasis cae sobre el verbo “erais”. No debéis tener compañerismo con el pecado, el cual es tinieblas, porque vuestro estado de obscuridad ha pasado. Este lenguaje es más fuerte que el de Romanos 2:19: “en tinieblas” mas ahora sois luz—No meramente “iluminados”, sino que sois luz que está alumbrando a otros (v. 13). en el Señor—En unión con el Señor, quien es la luz, andad como hijos de luz—En contraste con “los hijos de desobediencia”; aquellos cuya característica es la luz. Plinio, un pagano, escribiendo al emperador romano Trajano, da testimonio involuntario a la pureza extraordinaria de la vida de los cristianos, en contraste con la del pueblo a su alrededor. 9. el fruto del Espíritu es … etc.—Esta frase fué tomada por los copiadores de los manuscritos, de Gálatas 5:22. La verdadera lección de los manuscritos más antiguos, etc., es: “El fruto de la luz”, en contraste con “las obras infructuosas de las tinieblas” (v. 11). Este versículo es parenético. Andad como hijos de luz, es decir, en toda buena obra y en toda buena conversación, “porque el fruto de la luz es (“llevado” Alford, mas Bengel, “consiste”) en toda bondad [opuesta a “malicia”, cap. 4:31], justicia opuesta a “avaricia”, v. 3] y verdad” [opuesta a “mentira”, cap. 4:25]. 10. Aprobando lo que es agradable al Señor—Unase al v. 8 “andad como hijos de luz” (Romanos 12:1, 2). Así como aprobamos una moneda por su apariencia y su sonido y por el uso que hacemos de ella, así por el estudio exacto y continuado, y sobre todo por la práctica y la prueba experimental, podemos probar “lo que es agradable al Señor”. Esta es la función de la “luz”, de la cual los creyentes somos “los hijos”, la de manifestar lo que es cada cosa, sea hermosa o sea fea. 11. no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas—Los pecados son obras completas en sí mismas, y por lo tanto son llamados “obras” y no “frutos” (Gálatas 5:19, 22). Su único fruto es aquello que no es fruto en un sentido verdadero (Deuteronomio 32:32), es decir, “la muerte” (Romanos 6:21; Gálatas 6:8). Las plantas no pueden llevar fruto si no están en contacto con la luz. El pecado se engendra en las “tinieblas”, y su padre es el príncipe de las tinieblas (cap. 6:12). Las gracias, por otra parte, como florecen en “la luz”, son reproductivas, y abundan en frutos; los cuales, combinándose en un todo, son llamados (en el singular) “el fruto del Espíritu” (v. 9). sino antes bien redargüidas— tradúzcase como el griego: “Más bien aun reprobadlas” (comp. Mateo 5:14–16). No sólo que “no comuniquéis (no tengáis comunicación) con ellas, mas aun reprendedlas” con palabras, y con vuestros hechos, los cuales resplandeciendo con “la luz”, virtualmente reprueban todo lo que es contrario a la luz (v. 13; Juan 3:19–21). “No comuniquéis”, no da a entender que podamos evitar todo trato (1 Corintios 5:10), sino que “evitéis tal comunicación que os pueda corromper”. La luz, aunque toque la inmundicia, no es contaminada por ella; y así como la luz revela el pecado, así también lo reprueba. 12. Porque torpe cosa es aun hablar de lo que ellos hacen en oculto—El orden griego es, “Porque las cosas hechas en secreto por ellos, es vergüenza aun hablar de ellas”. El “porque” da a entender que éste es el motivo para “no nombrar” (comp. v. 3) en detalle las obras de las tinieblas, mientras que el apóstol describe definidamente (v. 9) “los frutos de la luz”. [Bengel]. La expresión “hablar de”, me parece, que significa el “hablar sin reprobar”, en contraste con “antes aun reprobadlas”. Así el “porque” expresa esto: “Reprobadlas, porque hablar de ellas sin reprobarlas, es una vergüenza” (v. 3). Así pues, la frase “obras de las tinieblas” corresponde a “cosas hechas en oculto”. 13. cuando son redargüidas—por vosotros (v. 11). son manifestadas por la luz—Más bien, “todo lo manifestado (es decir, para ser redargüido por vosotros, v. 11) es (no más “tinieblas”, v. 8, sino) luz”. El diablo y los malvados no se dejarán manifestar por la luz, pues aman las tinieblas, aunque exteriormente resplandezca en derredor suyo la luz. Por lo tanto, “la luz” no tendrá en ellos ningún efecto transformador, de modo que no vienen a ser luz (Juan 3:19, 20). Pero, dice el apóstol, siendo vosotros mismos luz (v. 8), al traer a la luz, por medio de la reprensión, a los que están en tinieblas, los convertiréis a la luz. Vuestra vida consecuente y vuestras fieles reprensiones serán vuestras “armas de luz” (Romanos 13:12) al invadir el reino de las tinieblas. 14. Por lo cual dice—Refiriéndose a todo el argumento anterior (vv. 8, 11, 13). Viendo que la luz (espiritual) disipa la obscuridad pre‐existente, “él (Dios) dice”, etc. (véase la misma frase, cap. 4:8). Despiértate tú que duermes—La lección de los manuscritos más antiguos es, “¡Arriba!” frase usada para impulsar a los hombres a la actividad. Las palabras son una paráfrasis de Isaías 60:1, 2, y no una cita exacta. La palabra “Cristo” demuestra que la profecía es citada y contemplada a la luz del cumplimiento
  • 38. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON evangélico. Así como Israel es llamado a “despertarse” de su estado previo de “tinieblas” y “muerte” (Isaías 59:10; 60:2), porque ha venido su Luz; así la iglesia y cada individuo son llamados a despertarse. Los creyentes son llamados
  • 39. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON a despertarse del “sueño”; los incrédulos, a “levantarse” de entre los muertos (comp. Mateo 25:5; Romanos 13:11; 1 Tesalonicenses 5:6, con cap. 2:1). y te alumbrará Cristo—“la luz verdadera”, “el sol de justicia”. Capacitándote para ser luz, por el hecho de haber sido tú “hecho manifiesto” por la luz, v. 13; entonces, siendo así “alumbrado”, cap. 1:18, podrás, “reprobando”, alumbrar a otros. 15. Mirad, pues, cómo andéis avisadamente—La idea doble se comprime en una sola sentencia: “Mirad (tened cuidado) cómo andéis” y “Mirad que caminéis avisadamente”. La manera, como el acto mismo, se incluye. Mirad cómo estáis caminando, con miras a ser circunspectos (lit., cabales, exactos) en vuestro camino. Comp. Colosenses 4:5, “Andad en sabiduría” (correspondiendo a “como sabios” aquí) “para con los extraños”, (correspondiendo a “avisadamente” es decir, correctamente, con respecto a los incrédulos alrededor, no dando ocasión para hacer tropezar a nadie sino edificando a todos con vuestra conducta consecuente). no como necios— Griego, “no como imprudentes, sino como sabios”. 16. Redimiendo el tiempo—(Colosenses 4:5). Griego, “Comprando para vosotros [PAG. 487] el tiempo sazonable” (cuando quiera que éste ocurra) en bien vuestro y de los demás. Librándoos de las vanidades de “los extraños” (Colosenses 4:5), y de los “no sabios” (aquí en esta Epístola), comprando el tiempo oportuno para hacer la obra de Dios. En un sentido más limitado, se refiere a ocasiones especialmente favorables para bien, que se presentan de tiempo en tiempo, de las cuales deben valerse con diligencia los creyentes. Esto constituye verdadera “sabiduría” (v. 15). En un sentido más amplio, todo el espacio de tiempo desde que uno despierta espiritualmente, ha de ser “redimido” de la vanidad para Dios (comp. 2 Corintios 6:2; 1 Pedro 4:2–4). “Redimir” da a entender lo precioso que es el tiempo, como una joya que se compraría a cualquier precio. Wahl explica: “Redimiendo para vosotros mismos (es decir, valiéndoos de) las oportunidades (ofrecidas a vosotros para obrar bien), y gobernando el tiempo como el amo a sus siervos”. Tittmann: “Cuidad del tiempo, y hacedlo vuestro, dominadlo; así como los comerciantes buscan las mejores oportunidades, y escogen con acierto los mejores artículos; no sirváis al tiempo, mas mandadlo vosotros, y el tiempo hará lo que vosotros aprobéis”. Así Pindar, Pythia, 4.509, “El tiempo le seguía como su siervo, y no era como un esclavo prófugo.” porque los días son malos—Los días de la vida en general están expuestos de tal modo al mal, que se hace necesario que aprovechemos hasta lo sumo las oportunidades favorables, mientras duren (cap. 6:13; Génesis 47:9; Salmo 49:5; Eclesiastés 11:2; 12:1; 1 Juan 12:35). Además, hay muchos días malos (de persecución, enfermedad, etc.), cuando el cristiano es dejado en silencio, por lo tanto necesita tanto más aprovecharse de las oportunidades favorables que se le presentan (Amós 5:13), a lo cual tal vez se refiere Pablo. 17. Por tanto—Viendo que necesitáis caminar avisadamente, escogiendo y usando la oportunidad propia para hacer el bien. no seáis imprudentes—Palabra diferente de la del v. 15, “necios”. Tradúzcase, “tontos”, o “insensatos”. sino entendidos—No meramente sabiendo superficialmente (Lucas 12:47), sino sabiendo con entendimiento. de cuál sea la voluntad del Señor—en cuanto a cómo debe usarse cada oportunidad. La voluntad del Señor, finalmente, es nuestra “santificación” (1 Tesalonicenses 4:3); y que “en todo”, entre tanto, debemos “dar gracias” (1 Tesalonicenses 5:18; comp. v. 10, arriba). 18. No os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución— prodigalidad indigna, ruinosa, atrevida. No en el vino mismo, cuando es usado correctamente (1 Timoteo 5:23), sino en la disolución, o uso excesivo de él. mas sed llenos de Espíritu—Las personas que recibían la inspiración del Espíritu eran llenas de una alegría extática, semejante a la causada por el vino; por esto los dos se asocian aquí (comp. Hechos 2:13–18). De ahí pues, la abstinencia del vino de parte de muchos de los profetas, por ejemplo Juan el Bautista, a fin de que el mundo hiciera diferencia entre el éxtasis causado por el Espíritu y el causado por el vino. Así también en los cristianos comunes, el Espíritu no mora en la mente que busca las influencias perturbadoras de la excitación, sino en la mente bien equilibrada y piadosa. Tal persona expresa su gozo, no en cánticos ebrios o mundanos, sino en himnos cristianos de gratitud. 19. (Colosenses 3:16). hablando entre vosotros—“unos a otros”. De aquí surgió el canto antifonal del cual escribió Plinio a Trajano: “Ellos suelen en un día fijo reunirse antes del alba; para evitar la persecución, y recitar un himno entre sí por turnos, a Cristo, como si fuera Dios”. El Espíritu da una elocuencia verdadera; el vino, una elocuencia espuria. con salmos—generalmente acompañados por un instrumento. y con himnos—en alabanza directa a Dios (comp. Hechos 16:25; 1 Corintios 14:26; Santiago 5:13). y canciones espirituales— “Canciones” es el término general para designar las piezas líricas. Se agrega el término “espirituales” para hacer ver que se limitan a temas sagrados, aunque no meramente a la alabanza directa de Dios, sino también que contengan exhortaciones, profecías, etc., en contraste con los “cánticos” de borrachos, Amós 8:10. cantando—griego, “Tocando y cantando con el instrumento”. al Señor—Véase la carta de Plinio citada arriba: “a Cristo, como si fuera Dios”. en vuestros corazones—No meramente con la lengua; sino acompañando el sentimiento serio del corazón al canto de los labios (comp. 1 Corintios 14:15; Salmo 47:7). Se hace un contraste entre la práctica pagana y la cristiana: “No sean vuestras canciones las de la borrachera pagana, sino que consistan de salmos e himnos; y su acompañamiento, no la música de la lira, sino la melodía del corazón”. [Conybeare y Howson]. 20. Dando gracias … de todo—aun de las adversidades; así también de las bendiciones conocidas y de las desconocidas (Colosenses 3:17; 1 Tesalonicenses 5:18).
  • 40. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON al Dios y Padre—La fuente de toda bendición en la creación, providencia, elección y redención. en el nombre de nuestro Señor Jesucristo—Por medio de quien todas las cosas, aun las angustias, vienen a ser nuestras (Romanos 8:35,
  • 41. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON 37; 1 Corintios 3:20–23). 21. (Filipenses 2:3; 1 Pedro 5:5). Aquí pasa el autor de nuestras relaciones para con Dios, a las que conciernen a nuestros semejantes. Sujetados … en el temor de Dios—Todos los manuscritos más antiguos y autoridades viejas leen: “en el temor de Cristo”. El creyente pasa de estar bajo la esclavitud de la ley como letra, a ser “el siervo de Cristo” (1 Corintios 7:22); lo que, por el instinto de amor a él, es en realidad ser un “hombre libre en el Señor”; porque está “bajo la ley de Cristo” (1 Corintios 9:21; comp. Juan 8:36). Cristo, no el Padre (Juan 5:22), ha de ser nuestro Juez. Así el temor reverencial de desagradarle es lo que nos impulsa a cumplir nuestros deberes como cristianos (1 Corintios 10:22; 2 Corintios 5:11; 1 Pedro 2:13). 22. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos—Cap. 6:9. La relación de la iglesia y Cristo en su propósito eterno, es el fundamento y el arquetipo de las tres relaciones terrenales más grandes: la de esposo y esposa (vv. 22, 23), la de padre e hijo (cap. 6:1–4), la de amo y siervo (cap. 6:4– 9). Los manuscritos más antiguos omiten, “estén sujetas”; pero esta idea es tomada del v. 21. “Vuestros propios” es un argumento para la sumisión de parte de las casadas; no es a un extraño, sino a vuestros propios esposos, a quienes se os llama a someteros (Comp. Gén. 3:16; 1 Cor. 7:2; 14:34; Colosenses 3:18; Tito 2:5; 1 Pedro 3:1–7). Los que están sujetos deben someterse, [PAG. 488] no importando de qué clase sean sus superiores. “Someterse” es el término usado en cuanto a las esposas; “obedecer”, en cuanto a los niños (cap. 6:1), por cuanto hay más igualdad entre esposas y maridos, que entre niños y padres. como al Señor—La esposa se somete al marido a la vista de Cristo, y así se somete a Cristo mismo. La relación entre el esposo y la esposa es la misma que existe entre Cristo y la iglesia, y éste es el fundamento de la sumisión de la esposa: aunque aquella sumisión es inferior en clase y grado a la que la iglesia debe a Cristo (v. 24). 23. el marido es cabeza de la mujer—(1 Corintios 11:3). así como Cristo es cabeza de la iglesia—griego, “como también”. y él es el que da la salud al cuerpo—Los manuscritos más antiguos leen, “(siendo) él mismo Salvador”, etc. En el caso de Cristo, la autoridad de Cabeza está unida con el cuerpo, más bien, ganada por el hecho de que él haya salvado el cuerpo en el proceso de la redención; de modo que (da a entender Pablo) no estoy afirmando que la autoridad de Cristo sea idéntica en forma con la relación entre los esposos, porque él tiene un derecho y una función peculiares a él mismo. [Alford]. El esposo no es el salvador de la esposa, y en esto Cristo sobresale. 24. Así que como la iglesia está sujeta a Cristo—Tradúzcase como el griego, “Pero”, o “No obstante”, es decir, aunque hay diferencia en las cabezas, o autoridades mencionadas en el v. 23, sin embargo, son una misma en cuanto a la sujeción o sumisión (porque la misma palabra griega se usa por “está sujeta”, como por “someterse” vv. 21, 22). La sumisión de la Iglesia a Cristo, es el prototipo de la sumisión de la esposa a su marido. las casadas lo estén a sus maridos en todo—Es decir, en todo lo que pertenece a la autoridad legítima del esposo. “En el Señor” (Colosenses 3:18) significa todo lo que no sea contrario a Dios. 25. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia—Has visto la medida de la obediencia; oye ahora la medida del amor. ¿Quieres que tu esposa te obedezca, como la iglesia debe obedecer a Cristo? Entonces ten para con ella una solicitud como la que tenía Cristo para con la iglesia (v. 23, “El mismo fué el Salvador del cuerpo”); y si es necesario que des tu vida por ella, o que seas cortado en diez mil pedazos, o que soportes algún otro sufrimiento por ella, no lo rechaces: y si sufres así, ni aun así haces lo que Cristo ha hecho; porque tú en efecto lo haces porque estás ya unido a ella; pero él lo hizo por uno que le trataba con aversión y odio. Así pues, como él trajo a sus pies, por medio de mucha ternura y consideración, no por medio de amenazas, insultos, ni terror, a uno que le trataba en esta forma y que aun por maldad le despreciaba, así también pórtate tú con tu esposa, y aunque la veas desdeñosa y desconsiderada por causa de la maldad, la podrás traer a la obediencia por tu mucha consideración por ella, por tu amor y tu bondad. Porque ningún vínculo es tan soberano en ligar que tales vínculos, especialmente en el caso del marido y la esposa. Porque se puede constreñir a un siervo por el temor, aunque él no está ligado a ti, ya que fácilmente puede escaparse. Pero a la compañera de tu vida, la madre de tus hijos, la fuente de tu gozo, debes ligar a ti, no por temor ni amenazas, sino por amor y cariño.” [Crisóstomo]. y se entregó a sí mismo por ella—La relación entre la iglesia y Cristo, es la base sobre la cual el cristianismo levantó a la mujer a su debido lugar en la escala social de la cual ella era excluída, y de la que aún es excluída en tierras paganas. 26. Para santificarla—Es decir, para dedicarla a Dios. Comp. Juan 17:19, que quiere decir: “Yo me dedico como sacrificio santo, para que mis discípulos también sean dedicados o consagrados como santos en (por medio de) la verdad”. [Neander] (Hebreos 2:11; 10:10, Nota, 13:12). limpiándola en el lavacro del agua—Refiriéndose al agua bautismal. Tito 3:5 es el único otro pasaje del Nuevo Testamento donde ocurre la expresión. Así como la novia pasaba por un baño purificador antes del casamiento, así también la iglesia (Apocalipsis 21:2). El apóstol habla del bautismo según su alto ideal y designio, como si la gracia interior acompañase al rito exterior; de ahí que él afirma del bautismo exterior lo que está comprendido en la apropiación por la fe de las verdades divinas que el bautismo simboliza, y dice que Cristo, por el bautismo, ha purificado a la iglesia [Neander] (1 Pedro 3:21). por la palabra—Griego, “en la palabra”. Unase con “limpiándola”. La palabra de fe” (Rom. 10:8, 9, 17), de la cual se hace profesión en el bautismo y que lleva el verdadero poder limpiador (Jn. 15:3; 17:17) y regenerador (1 Pedro 1:23; 3:21) [Alford]. Así Agustín, Tratado 80 en
  • 42. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Juan, “Quítese la palabra, y ¿qué es el agua sino agua? Agréguese la palabra al elemento, y viene a ser un sacramento, como si fuera la palabra visible”. La eficacia regeneradora del bautismo es transmitida en y por la divina palabra sola.
  • 43. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON [Entonces la “eficacia” no está en el bautismo, sino en el Espíritu Santo que obra en el creyente por la fe. Aun el insinuar que haya “eficacia” en el bautismo es hacer una confusión lamentable. N. del T.] 27. Para presentársela gloriosa para sí—Los manuscritos y autoridades más antiguos leen: “Para presentar él mismo a sí una iglesia gloriosa”, es decir, como una novia (2 Corintios 11:2). La santidad y la gloria son inseparables. La “limpieza” es el acto preliminar necesario para ambas. La santidad es la gloria interior; la gloria es la santidad que brilla hacia el exterior. El lavacro del bautismo es el vehículo, pero la palabra es el instrumento más noble y verdadero de la limpieza. [Bengel]. Es Cristo quien prepara la iglesia con los necesarios ornamentos de gracia, para la presentación a sí mismo, como el Novio en su venida futura (Mateo 25:1, etc.; Apocalipsis 19:7; 21:2). una iglesia que no tuviese mancha—(Cantares 4:7). La iglesia visible contiene ahora limpios y no limpios juntos, como el arca de Noé; o como la sala de bodas en la que algunos estaban vestidos de bodas y otros no. (Mateo 22:10–14; comp. 2 Timoteo 2:20); o como son juntados en la misma red peces buenos y peces malos, porque la red no puede discernir a los malos de entre los buenos, y los pescadores no pueden saber qué clase de peces han juntado las redes bajo las ondas. Sin embargo, se llama “santa” a la iglesia con referencia a su destino ideal y final. Cuando se presente el Esposo, la esposa le será presentada del todo sin mancha, pues lo malo habrá sido quitado del cuerpo para siempre (Mateo 13:47–50). No que haya dos [PAG. 489] iglesias, la una con buenos y malos entreverados, y otra en la cual sólo haya buenos; sino una y la misma iglesia en relación a tiempos diferentes, ahora con buenos y malos juntos, después con sólo buenos. [Pearson]. 28. Así también los maridos … etc.—Tradúzcase: “Así deben los esposos también (así leen los manuscritos más antiguos) amar a sus propias esposas (véase Nota, v. 22) como sus propios cuerpos”. “El que ama a su propia esposa”, etc. (v. 31). El mismo amor y la misma unión de cuerpo existe entre Cristo y la iglesia (vv. 30, 32). 29. Porque ninguno aborreció—Súplase: “Y todos nos amamos a nosotros mismos”, “porque ninguno aborreció”. a su propia carne—(v. 31, última parte). antes la sustenta—Griego, “la alimenta” hasta la madurez. “Sustenta” se refiere a su comida y cuidado interno; “regala”, a ropa y cuidado externo. como también Cristo—Exodo 21:10 prescribe al esposo tres deberes Se alude a los dos primeros aquí, en un sentido espiritual, con los términos “sustenta” y “regala”; el tercer “deber del matrimonio” no es agregado en consonancia con el uso de las Escrituras, y corresponde a: “conocer al Señor” (Oseas 2:19, 20). [Bengel]. 30. Porque somos miembros de su cuerpo—(1 Corintios 6:15). Cristo nutre y regala a la iglesia por ser una misma carne con él Tradúzcase: “Porque somos miembros de su cuerpo (su cuerpo literal), habiendo sido hechos de su carne y de sus huesos” [Alford] (Génesis 2:23, 24). El griego expresa, “Siendo formados de”, o “de la sustancia de su carne”, etc. El profundo sueño de Adán, cuando Eva fué formada de su costado abierto, es emblema de la muerte de Cristo que originó el nacimiento de la Esposa, la iglesia. Juan 12:24; 19:34, 35, a que se refieren los vv. 25, 26, 27, que dan a entender la expiación por su sangre, y santificación por el “agua”, correspondiendo a la que fluyó de su costado (comp. también Juan 7:38, 39; 1 Corintios 6:11). Así como Adán dió a Eva un nombre nuevo, hebreo, Isha, “Varona”, por haber sido formada de su propia costilla, nombre que se deriva de Ish, “varón”, para significar que de él fue tomada; así Cristo, Apocalipsis 2:17; 3:12. nos dará un nombre nuevo. En Génesis 2:21, 23, 24, aparece primero el término huesos: “hueso de mis huesos, y carne de mi carne” porque la referencia allí es a la estructura natural. Pero Pablo aquí se refiere a la carne de Cristo. Nuestra alma y nuestros huesos no son propagados. mas “nosotros” somos propagados espiritualmente (en nuestra alma y espíritu ahora, y en el cuerpo en el estado futuro, seremos regenerados) de la humanidad de Cristo. quien tiene carne y huesos. Somos miembros de su cuerpo glorificado (Juan 6:53). Los dos manuscritos más antiguos existentes, y las versiones Cóptica y Menfílica, omiten “de su carne y de sus huesos”; las palabras pueden haberse introducido en el texto por causa del margen de Génesis 2:23, de la Versión de los Setenta. Sin embargo, se hallan en Ireneo, 294, en las versiones Vieja Latina y Vulgata, y en algunos manuscritos antiguos. 31. Por esto dejará el hombre … etc.—La propagación de la iglesia de parte de Cristo, como la Eva de Adán, es el fundamento de la unión espiritual entre Cristo y la iglesia. El matrimonio natural, cuando “deja el hombre a su padre y a su madre (los manuscritos más antiguos omiten “su”), y se allega a su mujer”, no es la cosa principal indicada aquí, sino el matrimonio espiritual, representado por aquél y sobre el cual se apoya, que tuvo efecto cuando Cristo dejó el seno del Padre para tomar para sí la iglesia de entre un mundo perdido; el v. 32 prueba esto. A su madre terrenal como tal, él la tiene en consideración secundaria como comparada con su esposa espiritual (Lucas 2:48, 49; 8:19–21; 11:27, 28). Y nuevamente dejará la morada del Padre para completar la unión (Mateo 25:1–10; Apocalipsis 19:7). y serán dos en una carne—Así leen el Pentateuco Samaritano, la Versión de los Setenta, etc., (Génesis 2:24) en vez de, “ellos serán una carne”. Así también aparece en Mateo 19:5. En el matrimonio natural, el esposo y la esposa combinan los elementos del ser humano perfecto; siendo el uno incompleto sin la otra. Así Cristo, Dios hombre, se complace en hacer de la iglesia, el cuerpo, un adjunto necesario a él, quien es la Cabeza. El es el arquetipo de la Iglesia, de quien y según quien, como modelo, ella es formada. El es su Cabeza, así como el esposo es la cabeza de la esposa (Romanos 6:5; 1 Corintios 11:3; 15:45). Cristo nunca permitirá que poder alguno le separe a él de su esposa, pues están unidos
  • 44. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON indisolublemente (Mateo 19:6; Juan 10:28, 29; 13:1). 32. Este misterio grande es—Más bien, “Este misterio es un misterio grande”. Esta verdad profunda, que no pudiera ser descubierta por el poder humano, pero que ahora ha sido revelada, es
  • 45. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON decir, la unión espiritual de Cristo y la iglesia representada por la unión matrimonial, es un gran misterio de profunda importancia. Véase Nota, v. 31. Así pues, se llama “misterio” a una verdad divina no descubierta sino por revelación de Dios (Romanos 11:25; 1 Corintios 15:51). La Vulgata traduce incorrectamente, “Este es un gran sacramento”, lo que se usa como argumento por la Iglesia Romana (a pesar de que el error había sido expuesto hace mucho por sus propios comentadores, Cajetan y Estio) para hacer del matrimonio un sacramento; es claro, que no es el matrimonio en general, sino el de Cristo y la iglesia, el que es llamado “un gran misterio”, como se comprueba por las palabras siguientes: “Mas yo (enfático) digo esto con respecto a Cristo y a la iglesia” (así se traduce mejor el griego). “Yo, mientras cito estas palabras de las Escrituras, las empleo en un sentido superior”. [Conybeare y Howson]. 33. Cada uno empero … etc.— Para no seguir más con el sentido místico del matrimonio, “también vosotros, cada uno de por sí ame a su propia esposa como a sí mismo”. Las palabras, “cada uno de por sí”, se refieren a cada esposo en su capacidad individual, en contraste con la verdad enseñada de que los miembros de la iglesia vienen a ser colectivamente la esposa de Cristo. CAPITULO 6 Vers. 1–24. LOS DEBERES MUTUOS DE PADRES E HIJOS Y DE AMOS Y SIERVOS. NUESTRA VIDA, UNA LUCHA; LA ARMADURA ESPIRITUAL QUE SE NECESITA PARA LUCHAR CONTRA LOS ENEMIGOS ESPIRITUALES. CONCLUSION. 1. Hijos, obedeced—Más fuerte que la expresión acerca de las esposas, de estar “sujetas” o “sumisas” (cap. 5:22). La obediencia es [PAG. 490] más desrazonable e implícita; la sumisión es la sujeción voluntaria de un inferior en punto de orden, a uno que tiene derecho de mandarle. en el Señor a vuestros padres—El hecho de que tanto los padres como los hijos estén “en el Señor”, expresa el elemento en que la obediencia ha de realizarse, y el motivo por el cual ha de practicarse. En Colosenses 3:20, se dice: “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo”. Esta cláusula, “en el Señor”, sugeriría la debida limitación de la obediencia exigida (Hechos 5:29; compárese, de la otra parte, el abuso, Marcos 7:11–13). porque esto es justo—Aun por la ley natural debemos prestar obediencia a aquellos de quienes hemos recibido la vida. 2. Honra a tu padre y a tu madre—Aquí la autoridad de la ley revelada es añadida a la ley natural. que es el primer mandamiento con promesa—Es decir, el primer mandamiento en el decálogo con promesa especial. La promesa en el segundo mandamiento es general. Su deber es prescripto más expresamente a los hijos que a los padres; porque el amor desciende más bien que asciende. [Bengel]. Este versículo da a entender que la ley en el Antiguo Testamento no está abolida. La “promesa” no es el motivo principal para la obediencia, sino un motivo incidental. El motivo principal es, porque es la voluntad de Dios (Deuteronomio 5:16, “Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado”); y que es peculiarmente así, se ve porque él la acompaña “con una promesa”. 3. Para que … seas de larga vida sobre la tierra—En Exodo 20:12: “porque tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”, lo que Pablo adapta a los tiempos evangélicos, quitando la referencia local y limitada que era peculiar a los judíos en Canaán. Los piadosos son bendecidos igualmente en todos los países, como lo eran los judíos en la tierra que Dios les dió. Esta promesa es siempre cumplida, ya sea literalmente, o por una bendición superior: una bendición espiritual y eterna (Job 5:26; Proverbios 10:27). La sustancia y esencia de la ley están en vigor eternamente; sólo sus accidentes (aplicables al Israel de antes) son abolidos (Romanos 6:15). 4. padres— incluyendo también a las madres; se especifica a los padres como la fuente de la autoridad doméstica. Los padres, en relación con sus hijos, son más propensos a la pasión que las madres, cuya falta es más bien la tolerancia excesiva. no provoquéis a ira a vuestros hijos—Es decir, no los irritéis con mandamientos humillantes, culpándolos sin razón, o teniendo un temperamento inconstante. [Alford]. Colosenses 3:21, “porque no se hagan de poco ánimo”. sino criadlos en disciplina—Castigándolos en el acto cuando sea necesario (Job 5:17; Hebreos 12:7). y amonestación—Enseñándolos por medio de palabras (Deuteronomio 6:7; Proverbios 22:6, Margen, “catequisar”), ya sean de aliento, de amonestación o censura, según sea necesario. [Trench]. Contraste, 1 Samuel 3:13, Margen. del Señor—tal como el Señor lo apruebe y dicte por su Espíritu. 5. Siervos—lit., “esclavos”. obedeced a vuestros amos según la carne—en contraste con vuestro Señor verdadero y celestial (v. 4). Una insinuación consoladora de que no era sino por un tiempo el dominio al cual estaban sujetos; y que aún gozarían de su verdadera libertad (1 Corintios 7:22). con temor y temblor—No con un terror servil, sino (1 Corintios 2:3, Nota; 2 Corintios 7:15) con un anhelo ansioso de hacer vuestro deber, y un temor de desagradar, tan grande como el que experimenta el esclavo ordinario por causa de las “amenazas” (v. 9). con sencillez—Es decir, sin doble intención, o “sirviendo al ojo” (v. 6), buscando agradar exteriormente, sin el deseo sincero de hacer de los intereses del amo la primera consideración (1 Crónicas 29:17; Mateo 6:22, 23; Lucas 11:34). 6. No sirviendo al ojo—(Colosenses 3:22). Tratando de agradar a sus amos sólo mientras éstos tienen los ojos puestos en ellos; así como Giezi, quien era un hombre muy diferente en la presencia de su señor de lo que era en su ausencia (2 Reyes cap. 5). como los que agradan a los hombres—y no agradan a Cristo (comp. Gálatas 1:10; 1 Tesalonicenses 2:4). haciendo de ánimo—lit., con el alma (Salmo 111:1; Romanos 13:5). la voluntad de Dios—del Señor invisible mas siempre presente: la mejor garantía de que serviréis fielmente a vuestro amo terrenal ya sea que esté presente o
  • 46. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ausente. 7. Sirviendo con buena voluntad—expresando así su manera de sentir para con su amo. En Colosenses 3:23: “todo lo que hagáis, hacedlo de ánimo, como al Señor” se expresa el origen de aquel sentimiento (Colosenses 3:23). La “buena voluntad”, dijo Jenofonte (Económica), se considera la virtud principal de un esclavo para con su amo: una consideración real hacia los intereses de su amo como si fuesen suyos propios; sentimiento que ni aun la severidad del amo puede extinguir. 8. Sabiendo que el bien que cada uno hiciere—griego, “que cada uno habrá hecho”, es decir, el bien que ha hecho y que se dará a conocer en la venida del Señor. esto—el pago total en la moneda celestial. recibirá del Señor—(2 Corintios 5:10; Colosenses 3:25; mas todo de gracia, Lucas 17:10). sea siervo o sea libre—(1 Corintios 7:22; 12:13; Gálatas 3:28; Colosenses 3:11). Cristo no toma en cuenta tales distinciones en sus tratos actuales de gracia, ni en el juicio futuro. El esclavo que haya obrado fielmente con su amo por amor al Señor, aunque el amo no pague su fidelidad, Cristo será su Pagador. Así también el hombre libre que haya hecho bien por amor al Señor, aunque el hombre no le pague, tiene al Señor por Deudor (Proverbios 19:17). 9. amos, haced a ellos lo mismo—Mutatis mutandis. Mostrad la misma consideración, por la voluntad de Dios y por el bienestar de vuestros siervos, que ellos deberían mostrar en sus relaciones con vosotros. El amor regula los deberes de los siervos y de los amos, así como una y la misma luz atempera los colores distintos. La igualdad de naturaleza y fe en el amo y el siervo, es superior a las distinciones de rango. [Bengel]. El cristianismo hace de todos los hombres hermanos; comp. Levítico 25:42, 43; Deuteronomio 15:12; Jeremías 34:14, tocante a la obligación que tenían los hebreos de tratar bien a sus hermanos que les servían. Cuánto más los cristianos debieran tratar a sus siervos con amor. dejando las amenazas—griego, “las amenazas” que suelen usar los amos. “Amos” en el griego no es un término tan fuerte como “déspotas”; da a entender autoridad, mas no dominación absoluta. sabiendo que el Señor de ellos y vuestro, está en los cielos—Esto expresa fuertemente la igualdad de los esclavos y sus dueños en la presencia [PAG. 491] de Dios. Séneca, Thyestes, 607, dice: “Todo aquello que un inferior vuestro teme recibir de parte de vosotros, con esto un Señor superior os amenaza a vosotros. toda autoridad aquí en la tierra está bajo una autoridad superior.” En la misma forma como vosotros tratéis a vuestros siervos, así él os tratará. y que no hay acepción de personas con él—Dios, en el juicio, no te absolverá a ti, porque eres amo, ni le condenará a él porque es siervo (Hechos 10:34; Romanos 2:11; Gálatas 2:6; Colosenses 3:25; 1 Pedro 1:17). Tomado de Deuteronomio 10:17; 2 Crónicas 19:7. 10. hermanos míos—Algunos de los manuscritos más antiguos omiten estas palabras. Algunos, como la Vulgata, las retienen. La frase no ocurre en otra parte de la Epístola (véase sin embargo, v. 23); si es genuina, se ha puesto con propiedad aquí en la terminación de la Epístola, ya que está insistiendo en que sus compañeros de armas peleen la buena batalla con la armadura cristiana. La mayoría de los manuscritos más antiguos en vez de decir: “por lo demás”, leen: “de aquí adelante” (Gálatas 6:17). confortaos en el Señor—griego, “Sed fortalecidos”. y en la potencia de su fortaleza—La fortaleza de Cristo; como en el cap. 1:19, es potencia del Padre. 11. Vestíos de toda la armadura—Las armas de luz (Romanos 13:12); a diestro y a siniestro (2 Crónicas 6:7). La panoplia ofensiva y defensiva. Este lenguaje figurado fué sugerido por la armadura romana, ya que Pablo estaba preso entonces en Roma, y es repetido enfáticamente en el v. 13. En Romanos 13:14 se dice: “mas vestíos del Señor Jesucristo”; vistiéndonos de él y del hombre nuevo. Nos ponemos “toda la armadura de Dios”. Ninguna abertura en la cabeza, los pies, el corazón, el abdomen, el ojo, el oído o la lengua, hay que dar a Satanás. Los creyentes una vez y para siempre lo han vencido; pero sobre la base de esta victoria fundamental, ellos han de luchar contra él y continuar venciéndolo, aun así como los que mueren una vez con Cristo, continuamente tienen que mortificar sus miembros sobre la tierra (Romanos 6:2–14; Colosenses 3:3, 5). de Dios—Es decir, la armadura provista por Dios; no la nuestra, pues la nuestra no aguantaría (Salmo 35:1–3). Es espiritual, pues, y poderosa, porque es de Dios, no carnal (2 Corintios 10:4). para que podáis estar firmes contra las asechanzas—lit., “artificios estudiados” para engañar (comp. 2 Corintios 11:14). del diablo—el jefe gobernante de los enemigos (v. 12) organizados en el reino de las tinieblas (Mateo 12:26), opuesto al reino de la luz. 12. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne—Griego, “porque nuestra lucha (“la lucha”, en que estamos envueltos) no es contra carne”, etc. Los enemigos de carne y sangre no son sino meros instrumentos; el verdadero enemigo, oculto tras ellos, es Satanás mismo, contra quien es nuestro conflicto. “Lucha”— “lucha romana”—da a entender que es una contienda mano a mano por la victoria; para luchar con éxito contra Satanás, tenemos que luchar con Dios en oración irresistible, como Jacob (Génesis 32:24–29; Oseas 12:4). sino contra principados, contra potestades.—Tradúzcase, “los principados < las potestades” (cap. 1:21, Nota; cap. 3:10; Colosenses 1:16). Los mismos grados de poder se especifican en el caso de los demonios aquí, como en el de los ángeles en las citas mencionadas antes (comp. 8:38; 1 Corintios 15:24; Colosenses 2:15). Los efesios habían practicado la hechicería (Hechos 19:19), de modo que él apropiadamente trata de los espíritus malos al dirigirse a ellos. Los libros de las Escrituras que, como éste, tratan con más claridad de la dispensación del reino de luz, presentan también más claramente el reino de las tinieblas. Así pues, en ninguna parte es revelado más claramente el reino satánico que en los Evangelios que tratan de Cristo, la luz verdadera. contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas—Hay
  • 47. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON diferencia en los textos griegos aquí, como también hay error en nuestra versión castellana. Los manuscritos más antiguos omiten “de este siglo” (“del mundo”. de Valera). La palabra traducida “gobernadores” es la palabra
  • 48. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON compuesta, que quiere decir “gobernadores mundiales”. Tradúzcase entonces, “contra los gobernadores mundiales de estas (presentes) tinieblas” (cap. 2:2; 5:8; Lucas 22:53; Colosenses 1:13). Sobre el hecho de que Satanás y sus demonios sean “gobernadores mundiales”, compárese Juan 12:31; 14:30; 16:11; Lucas 4:6; 2 Corintios 4:4; 1 Juan 5:19. Aunque ellos son “gobernadores mundiales”, no lo son del universo; y su gobierno usurpado del mundo pronto ha de cesar, cuando “venga aquel cuyo es el derecho” (Ezequiel 21:27). Dos casos prueban que Satanás no es una mera fantasía subjetiva: (1) la tentación de Cristo; y (2) la entrada de los demonios en los puercos (porque éstos son incapaces de tales fantasias). Satanás trata de parodiar, o imitar de una manera pervertida, las operaciones de Dios (2 Corintios 11:13, 14). De modo que, cuando Dios vino a ser encarnado, Satanás, por medio de sus demonios, tomó posesión violenta de los cuerpos humanos. Por lo tanto, los poseídos de demonios no eran particularmente malvados, sino miserables, y así en condición para recibir la misericordia de Dios. Pablo no hace mención de posesión demoníaca, de modo que en el tiempo que él escribió, parece que había cesado; probablemente fué restringida al período de la encarnación del Señor y la fundación de la iglesia. contra malicias espirituales—Más bien como el griego, contra “las huestes espirituales de maldad”. Así como tres de las cláusulas describen el poder, así ésta, la cuarta, describe la maldad de nuestros enemigos espirituales (Mateo 12:45). en los aires—griego, “en lugares celestiales”; en el cap. 2:2, “la potestad del aire”, véase Nota. El cambio de expresión a “en lugares celestiales”, es a fin de señalar el rango superior de los poderes de Satanás en comparación con los poderes nuestros, habiendo sido ellos, hasta la ascensión del Señor (Apocalipsis 12:5, 9, 10), moradores “en los lugares celestiales” (Job 1:7), y estando ahora en la región del aire que se llama los cielos. Además, el orgullo y la presunción son los pecados a los cuales ellos especialmente incitan a los seres humanos, siendo éstos los pecados por los cuales ellos mismos cayeron de los lugares celestiales (Isaías 14:12–15). Pero los creyentes no tienen nada que temer, ya que son “bendecidos con toda bendición espiritual en lugares celestiales” (cap. 1:3). 13. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios—No dice “haced”, pues Dios ya la ha hecho; vosotros [PAG. 492] sólo tenéis que “tomarla”, y ponérosla. Los efesios ya estaban familiarizados con la idea de que los dioses eran quienes proveían de armadura a los héroes místicos: y por esto fué apropiada la alusión de Pablo. para que podáis resistir en el día malo—Es decir, el día de los ataques especiales de Satanás (vv. 12, 16) en la vida y en la hora de la muerte (comp. Apocalipsis 3:10). Tenemos que tener siempre puesta la armadura, para estar listos para el día malo, que puede venir en cualquier momento, ya que la guerra es constante (Salmo 41:1, Margen). habiendo acabado todo—Más bien, “habiendo cumplido todo” lo necesario para luchar y ser buen soldado. 14. Estad pues firmes—La repetición de esta expresión que se halla también en los vv. 11 y 14, demuestra que estar o mantenerse firmes, sin ceder terreno ni huir, es el gran blanco del soldado cristiano. ceñidos vuestros lomos de verdad— Tradúzcase como el griego: “Habiendo ceñido vuestros lomos de verdad”, es decir, de veracidad, sinceridad, buena conciencia (2 Corintios 1:12; 1 Timoteo 1:5, 18; 3:9). “La verdad” es la faja que junta y sujeta los largos mantos, de modo que el soldado cristiano está sin trabas para la acción. Así se comía la Pascua con los lomos ceñidos y los zapatos puestos (Exodo 12:11; comp. Isaías 5:27; Lucas 12:35). La fidelidad (Septuaginta, “verdad”) es el cinturón del Mesías (Isaías 11:5); así la verdad lo es para sus seguidores. y vestidos de—Griego, “habiéndoos puesto”. la cota de juscia—Isaías 59:17, semejantemente se dice del Mesías. La “justicia” aquí se une con la “verdad”, como en el cap. 5:9: la justicia al obrar, la verdad al hablar [Estio] (1 Jn. 3:7). La justicia de Cristo es obrada en nosotros por el Espíritu. La “fe y el amor”, es decir, la fe obrando la justicia por el amor, forman “la cota” mencionada en 1 Tesalonicenses 5:8. 15. calzados los pies—Tradúzcase, “habiéndoos calzado los pies” (refiriéndose a las sandalias, o calzado militar usado en aquel entonces). con el apresto—Más bien, “el estado de preparados”. o “disposición” resultante del “evangelio (Salmo 10:17). El cristiano debe estar preparado para hacer y sufrir todo lo que Dios disponga; y dispuesto para marchar como soldado cristiano. del evangelio de paz—(comp. Lucas 1:79; Romanos 10:15). La “paz” interior forma un contraste hermoso con la furia del conflicto exterior (Isaías 26:3; Filipenses 4:7). 16. Sobre todo—“Encima de todo”; como para cubrir todo lo que se ha puesto antes. Se mencionan tres prendas de vestir: la cota, el cinturón y los zapatos; dos defensas: el yelmo y el escudo; y dos armas ofensivas: la espada y la lanza (la oración). Alford traduce, “Además de todo”, así como se entiende el griego, Lucas 3:20. Pero si quisiese decir esto, vendría al fin de la lista (comp. Colosenses 3:14). tomando el escudo de la fe—El escudo grande rectangular de los romanos, como de un metro y veinte centímetros de largo por setenta y cinco centímetros de ancho; no el broquel pequeño y redondo. con que podáis apagar todos los dardos de fuego—no meramente “pod{is”. El escudo de fe con seguridad obstruirá, y así “apagará todos los dardos de fuego” (figura tomada de los antiguos dardos de fuego, hechos de cañas, con estopa y combustible prendidos en la punta, para prender fuego a las estructuras de madera, carpas, etc. del maligno—o, “malvado”. La fe vence al maligno (1 Pedro 5:9) apagando sus dardos de tentación a la ira, deseos carnales, venganza, desesperación, etc. También vence al mundo (1 Juan 5:4), y así al príncipe del mundo (1 Juan 5:18). 17. Y tomad el yelmo de salud—Palabra griega diferente de la que se usa en los vv. 13 y 16. Tradúzcase pues, “recibid”, “aceptad”, el
  • 49. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON yelmo ofrecido por el Señor, es decir, la “salvación” apropiada, como en 1 Tesalonicenses 5:8 donde se menciona el “yelmo” como la esperanza de salvación; no una esperanza incierta, sino una que no trae consigo la vergüenza de una
  • 50. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON frustración (Romanos 5:5). Así se añade el yelmo al escudo de la fe, como siendo su acompañamiento inseparable (comp. Romanos 5:1, 5). La cabeza del soldado es una de las partes principales que necesitaba más defensa ya que contra ella pueden caer los golpes más mortales, y es la cabeza la que manda todo el cuerpo. Asimismo, la cabeza es el asiento de la mente, la cual no recibirá doctrina falsa, ni cederá a las tentaciones de desesperación de Satanás, después que ha aceptado la segura “esperanza” evangélica de la vida eterna. Dios, por esta esperanza, “ensalza la cabeza” (Salmo 3:3; Lucas 21:28). y la espada del Espíritu—La espada provista por el Espíritu, quien inspiró a los escritores de la Palabra de Dios (2 Pedro 1:21). Otra vez se da a entender la Trinidad: el Espíritu, en este versículo; Cristo en “el yelmo de salvación”, y Dios el Padre en el v. 13 (comp. Hebreos 4:12; Apocalipsis 1:16; 2:12). La espada de dos filos, cortando en ambos sentidos (Salmo 45:3, 5), hiriendo a algunos con convicción y conversión, y a otros con condenación (Isaías 11:4; Apocalipsis 19:15), sale de la boca de Cristo (Isaías 49:2), y está en la mano de sus santos (Salmo 149:6). El uso que hizo Cristo de esta espada en la tentación, es nuestro modelo de cómo hemos de usarla nosotros contra Satanás (Mateo 4:4, 7, 10). No se especifica armadura alguna para la espalda, sino sólo para la parte delantera del cuerpo; lo que da a entender que nunca debemos volver la espalda al enemigo (Lucas 9:62); nuestra única seguridad está en hacer resistencia sin cesar (Mateo 4:11; Santiago 4:7). 18. Orando en todo tiempo—griego, “toda estación”; dando a entender cuando se presente la oportunidad y cuando haya exigencia (Colosenses 4:2). Pablo emplea las mismas palabras de Jesús en el Evangelio de Lucas 21:36 (Evangelio que él cita en otras partes, en consonancia natural con el hecho de que Lucas era su compañero de viaje, 1 Corintios 11:23, etc.; 1 Timoteo 5:18). Comp. Lucas 18:1; Romanos 12:12; 1 Tesalonicenses 5:17. con toda—es decir, con toda clase de. deprecación—término sagrado que define la oración en general. y súplica—término común que denota una clase especial de oración [Harless], una petición suplicante. La primera clase se usa para obtener bendiciones, la segunda, para evitar los males que tememos. [Grocio]. en el Espíritu—Esta frase debe unirse a “orando”. Es él en nosotros, como el Espíritu de adopción, quien ora, y nos capacita para orar (Romanos 8:15, 26; Gálatas 4:6; Judas 20). y velando—no durmiendo (cap. 5:14; Salmo 88:13; Mateo 26:41). Así como en el templo se mantenía una vigilancia perpetua (comp. Ana, Lucas 2:37). en ello—Más bien, “velando para” o con el fin de dirigir a Dios sus deprecaciones y sus [PAG. 493] súplicas. con toda instancia—griego, “en”. Constancia perseverante. y suplicación—Estos han de ser los elementos en que se ejerza la vigilancia. por todos los santos—Ninguno es tan perfecto que no necesite la intercesión de sus hermanos en Cristo. 19. Y por mí—Una preposición griega diferente de la del v. 18; tradúzcase pues, “a mi favor”. para que me sea dada palabra en el abrir de mi boca con confianza—Más bien, “Para que me sea dada facilidad de expresión al abrir mi boca (cuando trate de hablar; fórmula usada en discurso formal y solemne, Job 3:1; Daniel 10:16), para que con confianza haga notorio el misterio del evangelio”. La claridad de lenguaje era tanto más necesaria, ya que el evangelio es un “misterio” indiscernible para el mero raciocinio, y sólo es conocido por medio de la revelación. Pablo esperaba que le sería dada facilidad de expresión; no dependía de su poder natural o adquirido. El camino más corto para llegar al corazón de cualquiera es por vía del cielo; oremos a Dios para que nos abra el camino y abra nuestra boca, para que podamos aprovechar toda oportunidad. (Jeremías 1:7, 8; Ezequiel 3:8, 9, 11; 2 Corintios 4:13). 20. Por el cual—griego, como en el v. 19, “a favor del cual” soy embajador en cadenas—Una paradoja. Los embajadores eran considerados inviolables por la ley de las naciones, y no podían ser puestos en cadenas, sin ultrajar todo derecho sagrado. ¡Sin embargo, el embajador de Cristo se halla en cadenas! En el griego la palabra “cadenas” está en el singular, pues los romanos solían atar al preso a un soldado con una sola cadena, como si fuese una custodia libre. Así aparece en Hechos 28:16, 20: “Estoy rodeado de esta cadena”. El término, “prisiones” (plural), por otra parte, se usaba cuando las manos y los pies del preso eran atados (Hechos 26:29); comp. Hechos 12:6; el plural señala la distinción. Sólo se usa el singular cuando se hace referencia a la clase especial de custodia descrita arriba. 21. para que también vosotros—Ya que he estado discutiendo cosas relacionadas con vosotros, y para que podáis también saber acerca de mí (comp. Colosenses 4:7, 8). Neander entiende: “Vosotros también”, como también los colosenses (Colosenses 4:7). sepáis mis negocios—griego, “las cosas en cuanto a mí”. todo os lo hará saber Tichico—Un asiático, y así mensajero apto para llevar las respectivas Epístolas a Efeso y a Colosas (Hechos 20:4; 2 Timoteo 4:12). hermano amado—griego, “el hermano amado”, etc.; el mismo epíteto aparece en Colosenses 4:7. y fiel ministro—es decir, sirviente. en el Señor—en la obra del Señor. 22. para esto mismo—“con este propósito”. Colosenses 4:8 es casi igual a este versículo, palabra por palabra. Al cual os he enviado … para que entendáis lo tocante a nosotros—Lo tocante a mi, y “Aristarco, mi compañero en la prisión, y Marcos, el sobrino de Bernabé” (Colosenses 4:10). 23. Paz sea a los hermanos y amor con fe—Se presupone que Pablo hace referencia a la fe de ellos; él ora por que el amor acompañe a esta fe (Gálatas 5:6). 24. Nótese el contraste entre este pasaje y la maldición sobre los que no aman al Señor (1 Corintios 16:22). a los que aman a … Jesucristo en sinceridad—griego, “en incorrupción”, es decir, “con un amor inmortal (constante)” [Wahl]. Véase “en incorruptible ornato” (1 Pedro 3:4). No un amor fugaz, terrenal, sino espiritual y eterno. [Alford]. Nótese el contraste en Colosenses
  • 51. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON 2:22, con las cosas terrenales que son “para destrucción en el uso mismo”. Comp. 1 Corintios 9:25, “corona corruptible < incorruptible”. “Puramente”, “santamente” [Estio], sin la corrupción del pecado (Nota, 1 Corintios 3:17; 2 Pedro 1:4;
  • 52. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Judas 10). Donde el Señor tiene un creyente verdadero, allí tengo yo un hermano. [Obispo M’Ilivaine]. El que es bastante bueno para Cristo, es bastante bueno para mí. [R. Hall]. Las diferencias de opinión entre los verdaderos cristianos son comparativamente pequeñas, y son útiles para que ellos mismos reconozcan que no son como ovejas tontas, las cuales se siguen unas a otras confiando en la que va adelante. Su conformidad en lo principal, a pesar de que muestran su independencia como testigos al diferir en cosas no esenciales, sólo puede explicarse por el hecho de que todos van en dirección correcta (Hechos 15:8, 9; 1 Corintios 1:2; 12:3).
  • 53. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS FILIPENSES INTRODUCCION LA EVIDENCIA INTERNA de la autenticidad de esta Epíátola es fuerte. El estilo, la forma del pensamiento, y la doctrina, concuerdan con los de Pablo. Paley (Horae Paulinae, cap. 7.) cita la mención al propósito del viaje de Epafrodito a Roma, la contribución filipense para las necesidades del apóstol, la enfermedad de Epafrodito (1:7; 2:25– 30; 4:10–18), el hecho de que Timoteo estuvo largo tiempo con Pablo en Filipos (1:1; 2:19), la referencia a su encarcelamiento en Roma ya de larga duración (1:12–14; 2:17–28), su voluntad de morir (cf. 1:23 con 2 Corintios 5:8), la referencia al hecho de que los filipenses habían visto suultraje sufrido allí (1:29, 30; 2:1, 2.). La EVIDENCIA EXTERNA es igualmente decisiva: Policarpo, ad Philippenses, sec. 3. y 11; Ireneo, Adversus Haereses, 4:18, sec. 4; Clemente de Alejandría, [PAG. 494] Paedagogus, 1. 1, pág. 107; La Epístola de las iglesias de Lyon y de Viena, en Eusebio, Historia Eclesiástica, 5.2; Tertuliano, Resurrectio carnis, c. 23; Orígenes, Celsus, 1:3, pág. 122; Cipriano, Testimonios contra los Judíos, 3.39. Filipos era la primera (es decir, la más lejana de Roma, la primera a que Pablo llegó al entrar en Macedonia) ciudad de la región, llamada Macedonia Prima (así llamada por estar más al este). El vocablo griego no debe traducirse (Hechos 16:12) “la principal”, como en la Versión Inglesa [Alford.] No ella, sino Tesalónica era la ciudad principal de la provincia, y Anfípolis lo era del distrito de Macedonia Prima. Era una “colonia” romana (Hechos 16:12), hecha colonia por Augusto para conmemorar su famosa victoria sobre Bruto y Casio. Una colonia era en efecto una porción de Roma misma trasladada a las provincias, un vástago de Roma, y así como si fuera un retrato de la ciudad madre en pequeña escala. [Aulius Gellius, 16. 13]. Sus habitantes eran ciudadanos romanos que tenían el derecho de votar en las tribus romanas, gobernados por su propio senado y magistrados, y no por el gobernador de la provincia, por la ley romana y con el idioma latino. Pablo, con Silas y Timoteo, plantó el evangelio allí (Hechos 16:12), en su segundo viaje misionero, año 51 d. de C. Sin duda la visitó de nuevo en su viaje de Efeso a Macedonia (Hechos 20:1); y en Hechos 20:3, 6 se menciona expresamente su tercera visita a su retorno de Grecia (Corinto) para Siria por via de Macedonia. Sus padecimientos en Filipos (Hechos 16:19) afirmaron el vínculo de unión cristiano entre él y los convertidos filipenses, los que, como también él, estuvieron expuestos a pruebas por causa del evangelio (1 Tesalonicenses 2:2). Ellos solos enviaron subsidios para sus necesidades temporales dos veces a poco de salir de ellos Pablo (4:15, 16), y otra tercera vez un poco antes de la redacción de esta Epístola (4:10, 18; 2 Corintios 11:9). Este ferviente apego por parte de ellos, acaso se debía en parte también al hecho de que había pocos judíos en Filipos para sembrar, como en otros campos de su labor, las semillas de desconfianza y de sospecha. No había allí sinagoga, sino solamente una proseucha judaica, oratorio o lugar de oración al lado del río. Solamente allí leemos de su reunión sin oposición alguna por parte de los judíos; la que hubo fué sólo por parte de los amos de la muchacha adivinadora, cuyas ganancias habían acabado con la liberación de la pobre endemoniada. Aunque la iglesia de Filipos estaba aún libre de la influencia judaizante, sin embargo era menester que se le advirtiera de aquel peligro que en cualquier momento podía acosarle desde afuera (3:2), así como tales influencias maléficas se habían infiltrado en las iglesias gálatas. En el 4:2, 3 hallamos un vestigio de un dato histórico (Hechos 16:13, 14), al efecto de que había mujeres convertidas entre los primeros en abrazar el evangelio en Filipos. En cuanto al estado de la iglesia, colegimos de 2 Corintios 8:1, 2 que sus miembros eran pobres pero muy liberales; y de Filipenses 1:28–30, que estaban sobrellevando persecuciones. La única reprensión recordada tocante al carácter de ellos fué, de parte de algunos miembros, la tendencia a disensiones. Por tanto, la amonestación del apóstol sobre la disputa (1:27; 2:1–4, 12, 14; 4:2). El OBJETO de la Epístola es general: no sólo para agradecer a los filipenses el subsidio enviado por manos de Epafrodito, el que ahora volvía llevando esta carta, sino también para expresar su amor y simpatía cristianos, exhortarles a una vida consecuente con la de Cristo, y amonestarles respecto de las disensiones existentes y los posibles asaltos futuros de parte de los judaizantes de fuera. Es notable en esta Epístola sola, en comparación con las otras, que, en medio de muchas alabanzas, no se expresa censura alguna de los recipientes de la Epístola. Ningún error doctrinal, ni cisma había surgido; el único reproche sugerido es que algunos de la iglesia filipense carecían algo
  • 54. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON de la humildad de corazón, lo que resultaba en disputas. Dos mujeres, Euodias y Síntique, se mencionan como habiendo faltado en este respecto. La Epístola se puede dividir en tres partes: I. Palabras de afecto dirigidas a los filipenses; referencias a su propia condición de preso en Roma y a la de ellos, y a la misión que encarga a Epafrodito (1:1–2:23). Epafrodito probablemente tenía un puesto de importancia en la iglesia de Filipos, tal vez el de presbítero. Después que Tíquico y Onésimo hubieron salido de Roma (año 62 d. de C), llevando las Epístolas a los Efesios, a los Colosenses, y a Filemón, el apóstol fué fortalecido en sus prisiones por la llegada de Epafrodito con el subsidio filipense. Este fiel “hermano, y colaborador y compañero de milicia” (2:25), había contraído por las fatigas del viaje una enfermedad peligrosa (2:26, 30). Pero ya estando restablecido, “deseaba” (2:26) volver a su rebaño filipense y en persona aliviar la ansiedad que por él tenían con respecto a su enfermedad; y el apóstol con alegría se aprovechó de la oportunidad para enviar por él una carta de agradecido reconocimiento y de exhortaciones [PAG. 495] fraternales. II. Advertencias contra los propagandistas judaizantes, ilustradas por referencia a su actitud anterior y de entonces para con el legalismo judaico (3:1–21). III. Amonestaciones a individuos, y a la iglesia en general, agradeciéndoles el oportuno socorro; concluye con bendiciones y salutaciones. Esta Epístola fué escrita desde Roma durante el encarcelamiento, cuyo comienzo se describe en Hechos 26:16, 20, 30, 31. La referencia a “la casa de César” (4:22), y al “palacio” (1:13, griego praitórion, probablemente el cuartel de la guardia pretoriana, anexo al palacio de Nerón) lo confirma. Debió haber sido durante su primer encarcelamiento en Roma porque la mención del pretorio concuerda con el hecho de que fué entonces cuando estuvo en custodia del prefecto pretoriano, y su situación, descrita en 1:12–14, concuerda con su situación en los primeros dos años de su encarcelamiento (Hechos 28:30, 31). Las siguientes consideraciones demuestran, también, que fué escrita hacia fines de aquel encarcelamiento: (1) En ella expresa su expectación de la inmediata determinación de su causa (2:23). (2) Bastante tiempo había transcurrido para que los filipenses se enterasen de su encarcelamiento, le enviasen a Epafrodito y recibiesen noticia de su llegada y de su enfermedad, y volviesen a enviar a Roma expresión de su preocupación (2:26). (3) Debe haber sido escrita después de las otras tres enviadas desde Roma (a saber, Efesios, Colosenses y Filemón), porque Lucas ya no está con él (2:20), pues de otro modo hubiera sido nombrado en las salutaciones, como se le menciona como colaborador en Colosenses 4:14; Filemón 24. Otra vez, en Efesios 6:19, 20, su libertad de predicar es implícita; pero en 1:13–18 recalca sus prisiones e insinúa que no él, sino otros predicaban y hacían notorio su encarcelamiento. De nuevo en Filemón 22, anticipa confiadamente su liberación, lo que contrasta con anticipaciones más pesimistas de esta Epístola. (4) Un lapso considerable había transcurrido desde el principio de su encarcelamiento, porque sus “prisiones habían sido célebres”, muy divulgadas, y habían resultado en gran provecho del evangelio (1:13). (5) Se infiere que se había aumentado el rigor de su encarcelamiento, en comparación con los primeros tiempos descritos en Hechos 28; cf. 1:29, 30; 2:27. La historia nos da una clave probable que explica la causa de este aumento del rigor. En el segundo año de este encarcelamiento (año 62), Burro, prefecto pretoriano, a cuya custodia fué entregado Pablo (Hechos 28:16), murió; y Nerón, el emperador, habiéndose divorciado de Octavia y casádose con Popea, prosélita judía (la que luego hizo matar a su rival Octavia y profanó la cabeza de su víctima), ascendió a Tigelino, el principal promotor del casamiento y un monstruo de maldad, a la prefectura pretoriana. Parece que fué entonces que Pablo fué mudado de su casa hasta el pretorio o cuartel de la guardia pretoriana, apegado al palacio, para vigilancia más severa; y por tanto escribe con menos optimismo tocante al resultado de su juicio (2:17; 3:11). Algunos de la guardia, que le habían custodiado antes, naturalmente darían a conocer sus “prisiones”, de conformidad con el 1:13. Desde este cuerpo pequeño, la guardia del palacio, el rumor se extendería al campamento general y permanente de la pretoriana, que Tiberio había establecido al norte de la ciudad, fuera de los muros. Había llegado a Roma en febrero del año 61 d. de C.; los “dos años enteros en su propia casa de alquiler” terminaron en febrero del 63, de modo que la fecha de esta Epístola, escrita un poco después, evidentemente mientras el peligro era inminente, sería como de la primavera o del verano del mismo año 63. La providencia de Dios desvió el peligro. Probablemente se creía que era un caso indigno de la atención de Tigelino, que gustaba más bien ocuparse de las intrigas de la corte. La muerte del favorito de Nerón, Palas, hermano de Félix, ocurrido este mismo año, también hizo a un lado otra fuente de peligro. El ESTILO es abrupto y desconectado, llevándole su fervor de afecto a pasar rápidamente de un tema a otro (2:18, 19–24. 25–30; 3:1, 2, 3, 4–14, 15). En ninguna otra Epístola emplea expresiones de amor tan calurosas. En el 4:1 parece que está confuso por falta de palabras que expresen el alcance y el ardor de su afecto por los filipenses: “Hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor”. La mención de obispos y diáconos en el 1:1 se debe a la fecha tardía de la Epístola, cuando la iglesia ya hubo empezado a asumir aquel orden propuesto en las
  • 55. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Epístolas Pastorales y que siguió siendo el orden prevaleciente en los primeros y más puros tiempos del cristianismo.
  • 56. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON CAPITULO 1 INSCRIPCION. HACIMIENTO DE GRACIAS Y ORACIONES POR EL FLORECIENTE ESTADO ESPIRITUAL DE LOS FILIPENSES. SU PROPIA CONDICION EN ROMA, Y EL RESULTADO DE SUS PRISIONES EN LA EXTENSION DEL EVANGELIO. EXHORTACION A LA FIRMEZA CRISTIANA. 1. Timoteo—mencionado como bien conocido de los filipenses (Hechos 16:3, 10–12), y ahora presente con Pablo. No que [PAG. 496] Timoteo tuviese parte alguna en la redacción de la carta, porque Pablo luego usa el pronombre personal, “yo”, en vez del “nosotros” (v. 3). La mención de su nombre significa solamente que Timoteo se unió a los recuerdos afectuosos para ellos. siervos de Jesucristo—Pablo no se llama “apóstol”, como en la inscripción de otras Epístolas porque a los filipenses no hacía falta recordarles su autoridad apostólica. Escribe más bien, en un tono de íntimidad cariñosa. todos—así en v. 4, 7, 8, 25; 2:17, 26. Sugiere el afecto comprensivo que deseaba no olvidarse de ninguno de ellos. obispos—Sinónimo con “presbíteros” en las iglesias apostólicas, como aparece del hecho de que las mismas personas son llamadas “ancianos de la iglesia” de Efeso (Hechos 20:17), y “sobreveedores” (Hechos 20:28), griego, “obispos.” Y cf. Tito 1:5 con el v. 7. Esta es la primera carta de Pablo donde se mencionan obispos y diáconos, y la única en donde se los saluda por separado. Esto concuerda con el probable orden de los acontecimientos, deducido así de las cartas como de la historia. Mientras los apóstoles visitaban constantemente a las iglesias en persona o por medio de mensajeros, había menos necesidad de pastores regulares. Conformemente, las tres Epístolas pastorales, de fecha posterior a ésta, dan instrucción en cuanto al debido nombramiento de obispos y diáconos. Concuerda con esta nueva necesidad de la iglesia, cuando los otros apóstoles estaban muertos o apartados, y Pablo estaba por mucho tiempo en la cárcel, el que los obispos y diáconos fuesen prominentes por vez primera en la salutación introductoria. El Espíritu así intimaba que las iglesias habían de depender de sus propios pastores ahora que los dones milagrosos estaban dejando lugar a las providencias ordinarias de Dios, y había de ser retirada la presencia de los apóstoles inspirados, los dispensadores de estos dones, (1) (Paley. Horae Paulinae). “Presbítero” sugiere rango; “obispo”, los deberes de oficio [Neander]. Naturalmente, cuando los apóstoles que tenían la dirección principal, ya no estaban más, uno entre los presbíteros presidía y recibía el nombre de “obispo”, en el sentido más restringido y moderno; así como en la sinagoga judía uno de los ancianos presidía como “príncipe de la sinagoga”. Nótese que el apóstol se dirige a la iglesia, (esto es, a la congregación) más directament que a sus ministros presidentes (Colosenses 4:17; 1 Tesalonicenses 5:12; Hebreos 13:24; Apocalipsis 1:4, 11). Los obispos cuidaban más bien de los asuntos internos, los diáconos de los externos, de la iglesia. El vocablo en plural demuestra que había más de un obispo o presbítero, y más de un diácono en la iglesia de Filipos. 2. Gracia … y paz—La misma forma de esta salutación sugiere la unón de judío, griego y romano. La salutación griega era “gozo” (chairein, así en Hechos 15:23; Santiago 1:1) afín del griego “gracia” (Charis). La romana era “salud”, término intermedio entre gracia y paz. La hebrea era “ paz”, que incluía la prosperidad temporal así como la espiritual. de … del—una sola preposición ocurre en el griego, lo que pone en vínculo más estrecho “el Dios Padre” y “el Señor Jesucristo”. 4. haciendo oración—tradúzcase: “haciendo mi oración,” o “pedido” por todos vosotros—La frecuente repetición de “todos” con “vosotros” indica que Pablo desea declarar su amor por todos por igual, y no va a reconocer ningunas divisiones entre ellos. con gozo—El rasgo característico de esta Epístola, como el amor lo es en Efesios (cf. v. 18; 2:2, 19, 28; 3:1; 4:1, 4). El gozo da animación especial a las oraciones. Esto señala su alta opinión de ellos, de que tenían todo cuanto le daba gozo y casi nada de lo que le diese pena. 5. La razón de su hacimiento de gracias a Dios (v. 3): “Por vuestra comunión (continua; eso es, real participación espiritual) en (lit., “con respecto a”) el evangelio desde el primer día (de ser partícipes de él) hasta ahora.” Los creyentes tienen la participación del Hijo de Dios (1 Corintios 1:9) y del Padre (1 Juan 1:3) en el evangelio, al llegar a ser participantes de la “comunión del Espíritu Santo” (2 Corintios 13:14), y ejercen aquella participación por actos de comunión, no sólo en la comunión de la cena del Señor, sino también en la santa liberalidad para con los hermanos y los ministros (4:10, 15: “comunión en razón de dar y recibir”; 2 Corintios 9:13; Gálatas 6:6; Hebreos 13:16: “de la comunión no os olvidéis”). 6. confiado—Esta confianza da nervio a las oraciones y hacimientos de gracia (v. 3, 4). de esto—la misma cosa que él pide (v. 4) es el objeto de su confianza de creyente (Marcos 11:24; 1 Juan 5:14, 15). Por tanto, el resultado está asegurado. el que comenzó—Dios 1 Nota del Trad. Los “dones” fueron desde el principio (Efesios 4:11, 12); apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros. Es necesario subrayar el que obispos, presbiteros y pastores son términos sinónimos, “puestos por el Espíritu Santo”, quien también, y no los apóstoles. “dispensaba” los dones. Parece que el apóstol lo más antes posible, trataba de “hacer elegir ancianos”, o presbíteros en las iglesias (Hechos 14:23). La constitución democrática no excluye las indicaciones del Espíritu (Hechos 1:23, 24; 6:5, 6; 13:2, 3). Jacobo. Pedro y Juan “parecían” columnas de la iglesia de Jerusalén. Pedro empero insistió en que no era sino “presbítero” humilde entre presbíteros, que no tenía “señorío sobre las heredades del Señor.” El, pues,
  • 57. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON rechazaría el título de “obispo, en el sentido más restringido y moderno”. (1 Pedro 5:1–3).
  • 58. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON (2:13). la (una) BUENA OBRA—Toda obra que Dios empieza, por cierto la acabará (1 Samuel 3:12). Ni aun los hombres comienzan un trabajo al azar. Cuanto más el que Dios empiece una obra es garantía de que la terminará (Isaías 26:12). Así en cuanto a la obra aquí especificada, el perfeccionamiento de la comunión (participación) de ellos en el evangelio (v. 5; Salmo 37:24; 89:33; 138:8; Juan 19:28, 29; Romanos 8:29, 35–39; 11:1, 2; Hebreos 6:17–19; Santiago 1:17; Judas 24). Como Dios no ha rechazado a Israel para siempre pero los castiga por un tiempo, así tampoco repudiará al Israel espiritual (Deuteronomio 33:3; Isaías 27:3; 1 Pedro 1:15). el día de Jesucristo—la venida del Señor, indicada por Dios en todo tiempo de la iglesia para ser considerada como cercana, ha de ser la meta puesta en la mente de los creyentes más bien que la muerte de ellos. 7. justo sentir esto—tener la confianza que ya expresé (vv. 4–6). de todos vosotros—lit., “en vuestro favor”. La confiada oración [PAG. 497] de Pablo a favor de ellos fué que Dios perfeccionase en ellos su propia obra de gracia. por cuanto os tengo en el corazón—(v. 8: “os amo”), no la otra lección. “Por cuanto me tenéis en el corazón < siendo compañeros de mi gracia” (tanto en mis prisiones como en la confirmación del evangelio). La segunda mitad del versículo asigna la razón por qué los tenía en el corazón (cf. 2 Corintios 3:2; 7:3): aun en sus prisiones, y en su defensa y confirmación del evangelio (tal cual él hacía constantemente en privado, Hechos 28:17–23; su defensa de sí mismo y la confirmación del evangelio necesariamente siendo conjunto, como da a entender el griego; cf. v. 17), a saber, “por cuanto sois copartícipes de mi gracia”; por cuanto participáis conmigo en la “comunión en el evangelio” (v. 5), y lo habéis manifestado, tanto sufriendo como yo a causa del evangelio (vv. 28–30), como impartiéndome de vuestros bienes (4:15). Es natural y justo que yo ore así confiadamente por vosotros [Ellicott, y otros traducen: “me es justo pensar así por vosotros”], a causa de que os tengo en mis afectuosos recuerdos aun en mis prisiones, por cuanto participáis conmigo en la gracia del evangelio. Las prisiones no encierran el amor. 8. La confirmación del v. 7. en las entrañas de Jesucristo—“Cristo Jesús”, según los manuscritos más antiguos. Mi anheloso amor (así infiere el griego) por vosotros no es meramente del afecto natural, sino de la abnegación a Cristo Jesús. “No Pablo, sino Jesucristo vive en Pablo; por tanto, no se conmueve en las entrañas (“tierno amor,” Jeremías 31:20) de Pablo, sino de Jesucristo.” [Bengel]. Todo verdadero amor espiritual no es sino una porción del amor de Cristo, que conmueve a todos los que están unidos a él [Alford]. 9. El tema de su oración por ellos (v. 4). vuestro amor—a Cristo, que produce amor no sólo para con Pablo, ministro de Cristo, como hizo, sino también de los unos por los otros, aunque no abundaba tanto como debía (2:2; 4:2). ciencia—más bien, “conocimiento”, de verdad doctrinal y práctica. conocimiento—más bien, “percepción”, “sentido perceptivo”. El discernimiento espiritual, oído espiritual, tacto espiritual, gusto espiritual. El cristianismo es una planta vigorosa, no un almácigo de entusiasmo. El “conocimiento” y el “discernimiento” evitan que el amor sea mal juzgado. 10. Lit., “Con el fin de vuestra prueba (y luego aprobación y apropiación) de las cosas sobresalientes” (Romanos 2:18); no solamente las cosas que no son malas, sino las mejores de entre las buenas. No preguntéis solamente si son dañinas, sino si hay algo de bueno, y cuáles son las mejores. sinceros—de una raíz griega. Probados a la luz del sol y hallados puros. sin ofensa—no tropezadores; que corréis la carrera cristiana sin caer a causa de algún tropiezo, o sea, tentación en vuestro camino. para el día—De modo que cuando llegue el día de Cristo, seáis hallados puros y sin ofensa. 11. frutos—Los manuscritos más antiguos leen “fruto”. Así Gálatas 5:22 (cf. allí). En cuanto a las obras de justicia, tan múltiples como sean, son como un todo armonioso,” el fruto del Espíritu” (Efesios 5:9); “el fruto de justicia” (Santiago 3:18. con Hebreos 12:11); “fruto para santificación” (Romanos 6:22). que son por (medio de) Jesucristo—al enviarnos él el Espíritu de parte del Padre. “Eramos acebuches inútiles mientras no estábamos injertados en Cristo, quien, por ser la raíz viviente, nos hace ramas fructíferas” [Calvino] 12. que sepáis—Los filipenses acaso temerían que el encarcelamiento de Pablo impidiera la extensión del evangelio; por tanto les quita este temor. cosas que me han sucedido—más bien: “las cosas tocante a mí”. más (bien) en provecho—tan lejos mis prisiones de impedir el evangelio. La fe toma en luz favorable hasta aquello que parece adverso [Bengel] (v. 19, 28; 2:17). 13. mis prisiones … célebres—notorias, manifestadas, como padecidas a causa de Cristo. pretorio—el cuartel de la guardia pretoriana anexa al palacio de Nerón, en la colina Palatino de Roma; no el campamento pretoriano general fuera de la ciudad porque éste no estaba conectado con “la casa de César”, lo que demuestra el 4:22 ser el pretorio aquí aludido. El emperador era el “pretor”, o comandante en jele; naturalmente, pues, el cuartel de su guardia era llamado “el pretorio.” Pablo parece que ya no estaba alojado en su propia casa, encadenado a un soldado, como en Hechos 28:16, 20, 30, 31, sino bajo estricta custodia en el pretorio; cambio que se hizo probablemente cuando Tigelino llegó a ser prefecto pretoriano. Véase mi Introducción. y a todos los demás—No “en todos los demás lugares” (con Crisóstomo). “Célebres a todos los demás” soldados pretorianos, por la instrumentalidad de los estacionados como guardia del palacio del emperador. los que de tiempo en tiempo eran relevados sucesivamente por otros. Ya hacía como dos años que Pablo estaba preso en Roma, de modo que tiempo había pasado para que se conociese por toda la ciudad su causa y el evangelio. 14. muchos—más bien “los más de los hermanos en el Señor—lo que los distingue de “los hermanos según la carne”, los coterráneos < judíos.
  • 59. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Ellicott, etc < traducen: “< hermanos, confiados en el Señor <” con mis prisiones—“tomando ánimo por mi paciencia en mis prisiones”. 15. “Algunos < predican a Cristo hasta por envidia;” es decir, para llevar a cabo la envidia
  • 60. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON que abrigaba hacia Pablo a causa del éxito del evangelio en la capital del mundo, debido a su firmeza en su encarcelamiento; trataban por envidia de transferir el crédito por el éxito de él a sí mismos. Eran probablemente doctores judaizantes (Romanos 14:1; 1 Corintios 3:10–15; 9:1, etc.; 2 Corintios 11:1–4). algunos también por buena voluntad—eso es, de entre “los hermanos” (v. 14); bien dispuestos algunos para con él. 16, 17. Los manuscritos más antiguos trasponen estos dos versículos y leen: “Estos (últimos), a la verdad, por amor (a Cristo y a mí) sabiendo (lo contrario a “pensando,” en la frase que sigue) que estoy puesto (por Dios; 1 Tesalonicenses 3:3) por la defensa del evangelio (v. 7; no por causa mía). Pero los otros por contención (más bien “de un espíritu faccioso”; “maquinación”; un espíritu de intriga, usando de métodos inescrupulosos para lograr sus fines; Nota, Gálatas 5:20; “egoístas” [Alford], anuncian a Cristo no sinceramente (en línea con “de un espíritu de intriga”, “de interés propio”); Lit., “no puramente”; no con intención pura; la levadura judía la pretendían introducir con el fin de glorificarse a sí mismos (Gálatas 6:12, 13; pero cf. nota, v. 18), pensando (pero en vano) suscitar (así leen los manuscritos [PAG. 498] más antiguos) tribulaciones a mis prisiones”. El pensamiento de ellos era que, aprovechando mi inmovilidad, se exaltarían por su predicación judaizante y harían que yo y mi predicación cayéramos en menosprecio, dándome así aflicción de espíritu en mis prisiones; pensaban que yo, como ellos, buscaba mi propia gloria, y así esperaban humillarme por sus éxitos superiores a los míos. Pero se equivocaban completamente; lejos de afligirme en eso, “en ello me huelgo” (v. 18). 18. ¿Qué pues?—¿con qué resultado? ¿Tal proceder me molesta, como ellos pensaban? que no obstante—sus malos pensamientos acerca de mí, y sus intenciones egoístas, la causa que llevo en mi corazón es adelantada “en todas maneras” de predicación, sea “por pretexto (con un motivo indigno, v. 16) o por verdad (de puro amor a Cristo, v. 17), Cristo es anunciado; y en esto me huelgo, y aun me holgaré.” De esto parecería que estos maestros mayormente “anunciaban a Cristo”, no predicando “otro evangelio”, como los judaizantes en Galacia (Gálatas 1:6–8); aunque tenían probablemente algo de la levadura judía (nota, v. 15, 16, 17), su error principal fué su motivo envidioso y egoísta, no tanto un error de doctrina; si hubiese habido algún error de principio, Pablo no se hubiera holgado en lo hecho. La proclamación de CRISTO, hecho como se hiciere, llamó atención, y así debió servir de seguro beneficio. Así era posible que Pablo se gozara del buen resultado de las malas intenciones de ellos (Salmo 76:10; Isaías 10:5, 7). 19. se me tornará a salud—“Esto me resultará para salvación”. Esta proclamación de Cristo de todos modos resultará en mi bien espiritual. Cristo, cuyos intereses son mis intereses, es por ello glorificado; y así se adelanta la venida de su reino, el que, cuando venga, traerá completa salvación (Hebreos 9:28) a mí y a todos aquellos cuya “mira y esperanza” (v. 20) es que Cristo sea en ellos ensalzado. La colaboración de ellos lejos está de causarme a mí aflicción en mis prisiones (v. 16) como pensaban. Es claro que Pablo cita las mismas palabras de la Versión de los Setenta (Job 13:16), y se las aplica a sí mismo: “Esto se me tornará a salvación”. por vuestra oración, y por la suministración del Espíritu—El griego une íntimamente los dos sustantivos, empleando una sola preposición y un solo artículo: “Por la oración vuestra y suministración (consiguiente) del Espíritu de Jesucristo” (obtenida para mí mediante vuestra oración). 20. Conforme a mi mira y esperanza—El griego expresa “la expectación con la cabeza alzada (Lucas 21:28) y el cuello extendido”. Romanos 8:19 es el único lugar del Nuevo Testamento donde la misma palabra aparece. Tittmann dice: “En ambos lugares significa no la mera expectativa, sino el ardiente deseo de algún feliz resultado anticipado en circunstancias aflictivas”. El objeto de anhelo y esperanza que sigue, corresponde a “mi salvación” (de v. 19). en nada seré confundido—en nada tengo por qué avergonzarme de “mi obra por Dios ni de su obra en mí” [Alford.] O “no seré nada defraudado en mi esperanza, sino que la realizaré plenamente” [Estio]. Asimismo el vocablo aquí traducido “confundido” se traduce “avergonzado” en Romanos 9:33. con toda confianza—“toda” en contraste con “en nada”, y “confianza”, con “confundido.” ahora también—mientras “mi cuerpo” esté “en prisiones” (v. 17). Cristo—no Pablo, “será engrandecido”. por vida, o por muerte—Sea cual fuere el asunto, yo no puedo perder; tengo que ser quien gane en lo que suceda. Pablo no era omnisciente; con respecto a las consecuencias de lo que les pasaba, los apóstoles experimentaban la misma prueba de la fe y paciencia que nosotros. 21. Porque—en todo caso (v. 20) yo saldré aventajado, “Porque para mí <” el vivir es Cristo—Todo cuanto tengo de vida, tiempo y fuerza, es de Cristo; Cristo es el solo propósito de mi vida (Gálatas 2:20). el morir es ganancia—No el acto de morir, sino como el griego lo expresa (“el haber muerto”), el estado después de la muerte. Además de la glorificación de Cristo mediante mi muerte, que es mi fin primordial (v. 20), el cambio de estado causado por la muerte, antes de ser asunto de vergüenza, confusión (v. 20), o de pérdida, como mis enemigos suponen, será una “ganancia” positiva para mí. 22. si el vivir … esto, etc.—“Pero si el vivir en la carne (si) esto (digo, la continuación en esta vida, la que estoy estimando en menos) es el fruto de (mi) labor (eso es, la condición en la cual está envuelto el fruto de mi obra ministerial), entonces qué escogeré no sé” (no puedo determinar conmigo mismo, si se me diese la oportunidad de escoger, pues las dos alternativas son igualmente buenas). Así Alford y Ellicott. Bengel lo entiende como en la versión inglesa, con lo cual el griego concordará si se supone la existencia de una elipsis: “Si el vivir en carne (es lo que me tocará), esto (continuar
  • 61. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON viviendo) es el fruto de mi obra”, eso es, esta continuación en la vida será la ocasión de “obra” que será su propia recompensa o “fruto”; o este continuar viviendo yo tendré este “fruto”, a saber, “obra” en Cristo. Grocio explica “el
  • 62. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON fruto de la obra”, como un idiotismo, como que “vale la pena” si vivo en la carne, valdrá la pena, pues así la causa de Cristo es adelantada, “Porque para mí el vivir es Cristo” (v. 21; cf. 2:30; Romanos 1:13). La otra alternativa, a saber, “el morir” la trataremos bajo el texto 2:17, “si soy derramado”. 23. Porque—Los manuscritos más antiguos leen: “Pero”, “No sé qué escoger (v. 22), PERO de ambas cosas estoy puesto en estrecho (perplejo) (a saber, vivir, o morir), teniendo deseo de ser desatado (lit., “soltar el ancla”, 2 Timoteo 4:6) y estar con Cristo”. lo cual—Según los manuscritos más antiguos: “PORQUE es mucho mejor”, o según el griego: “mucho más preferible”; una comparación doble. Esto refuta la idea de que el alma duerme durante el tiempo de su separación del cuerpo. Demuestra también que, mientras que consideraba que la venida del Señor estaba en todo tiempo cercana, la muerte suya, sin embargo, era una contingencia muy probable. La vida eterna parcial está entre la muerte y el segundo advenimiento de Cristo; el prefeccionamiento, a dicha segunda venida. [El obispo Pearson]. El irse es mejor que el quedarse en la carne; el estar con Cristo es muchísimo mejor; una esperanza neotestamentaria (Hebreos 12:24). [Bengel]. 24. quedar en la carne—seguir viviendo algún tiempo más. por causa de vosotros—A fin de serviros a vosotros, estoy dispuesto a renunciar a mi algo apresurada entrada en la bienaventuranza; el cielo no dejará de ser mío, por fin. 25. Sé—por las intimaciones [PAG. 499] proféticas del Espíritu. No sabía aún el resultado, en lo que concernía a las apariencias humanas (2:23). El sin duda volvíó de su primer encarcelamiento a Filipos (Hebreos 13:19; Filemón 22). gozo de la fe—El griego: “vuestro gozo de fe”. 26. Tradúzcase: “Para que vuestro motivo de gloria (o de regocijo) en Cristo Jesús abunde en mí (es decir, en mi caso; con respecto a mí, o para mí, concedido que fuí a vuestras oraciones, v. 19) por medio de mi presencia (parousía, la presencia de uno que viene) de nuevo entre vosotros”. Alford hace que el asunto de gloria sea la posesión del evangelio, recibido de Pablo, que abundaría, que estaría asegurado y aumentaría por su presencia entre ellos; de modo que “en mí” significa que Pablo es el obrador del material del crecimiento en Cristo Jesús. Pero “mi gloria en vosotros” (2:16) claramente es paralelo a “vuestra gloria en mí” aquí. 27. Solamente—Pase lo que pasare en cuanto a mi venida a vosotros, tened esta sola preocupación. Con suponer ésta o la otra contingencia futura, muchos se persuaden de que van a ser tal cual deben ser; pero es siempre mejor sin evasión alguna cumplir los deberes presentes en las circunstancias presentes. [Bengel]. que converséis—Cf. 3:20: “Nuestra vivienda (griego, “cíudadanía”) está en los cielos”. El griego indica: “vuestra conducta de ciudadanos (eso es, del estado celestial; “la ciudad del Dios vivo,” Hebreos 12:22, “la Jerusalén celestial”, “ciudadanos conjuntamente con los santos,” Efesios 2:19) sea como es digno <” para que … oiga—“Oír” a fin de incluír las dos alternativas (“o sea que vaya < ausente”), debe llevar el sentido de saber. en un mismo espíritu—el fruto de la participación del Espíritu Santo (Efesios 4:3, 4). unánimes—el griego: “en una misma alma”, la esfera de los afectos; subordinada al “Espíritu”, la naturaleza superior y celestial del hombre. “A veces hay antipatías naturales entre creyentes; pero éstas son vencidas cuando hay no sólo unidad de espíritu, sino también de alma” [Bengel]. combatiendo juntamente—con esfuerzo unido. 28. intimidados—“espantados”, lit., dícese de caballos o de otros animales súbitamente alarmados; también de consternación repentina en general. que— “lo cual,” el que no os aterroricéis.” indicio de perdición—si ellos siquiera lo quisieran percibir (2 Tesalonicenses 1:5). Atestigua esto que, al contender fatalmente contra vosotros, no hacen sino precipitarse a su propia perdición, sin hacer aflojar vuestra constancia y fe unidas. a vosotros de salud—Los manuscritos más antiguos leen: “de vuestra salvación”; no meramente de vuestra seguridad temporal. 29. Porque—más bien, una prueba de que esto es una señal evidente (“indicio”) de parte de Dios, de vuestra salvación, “porque”—a vosotros es concedido—dado como un favor, o don de gracia. La fe es el don de Dios (Efesios 2:8), no operada en el alma por la voluntad del hombre, sino por el Espíritu Santo (Juan 1:12, 13). creáis en él—“Creerle,” sería solamente creer que él habla la verdad. “Creer en él” (griego: eis auton, es poner la fe en él, creer obtener por él la salvación eterna. Padecer por Cristo no sólo no es una marca de la ira de Dios, sino antes un don de su gracia. 30. habéis visto en mí—(Hechos 16:12, 19, etc.; 1 Tesalonicenses 2:2). Yo en nada soy intimidado (aterrorizado) por mis adversarios (v. 28); tampoco debéis serlo vosotros. CAPITULO 2 CONTINUA LA EXHORTACION: A LA HUMILDAD SEGUN EL EJEMPLO DE CRISTO, CUYA GLORIFICACION SIGUIO SU HUMILLACION; A LA FERVIENTE BUSQUEDA DE LA PERFECCION, PARA QUE SEAN GOZO SUYO EN EL DIA DE CRISTO; LA PRONTITUD DE PABLO PARA SER OFRECIDO EN BIEN DE LA FE DE ELLOS. SU INTENCION DE ENVIAR A TIMOTEO; SU ENVIO ENTRETANTO DE EPAFRODITO. 1. El “por tanto” infiere que sigue explayando aquí la exhortación (1:27): “en un espíritu, unánimes”. Recomienda en este versículo cuatro motivos influyentes para inculcar los cuatro deberes cristianos que les corresponden respectivamente (v. 2), “que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.” (1) “Si hay (con vosotros) alguna consolación en Cristo”; eso es, alguna consolación de la que Cristo sea la fuente, que os lleve a consolarme a mí en mis aflicciones, que padezco por Cristo, me lo adeudáis a mí y debéis conceder mi pedido de “que sintáis lo mismo” (viváis en armonía) [Crisóstomo y Estio], (2) “Si algún refrigerio de (que surja del) amor”, calificativo de la
  • 63. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “consolación en Cristo”; (3) “Si alguna conunión (compañerismo cristiano, que resulte de la participación conjunta) del Espíritu” (2 Corintios 13:14). Como los paganos entendían, lit., los que eran de la misma aldea, y bebían de una misma fuente; ¡cuánto mayor es la unión que vincula a los que beben del mismo Espíritu! (1 Corintios 12:4, 13). [Grocio]. (4) “Si algunas entrañas (tiernas emociones) y misericordias” (compasiones), complementos de la “comunión del Espíritu”. Lo contrario de estos dos pares lógicos se reprueba respectivamente en v. 3, 4. 2. cumplid—eso es, haced pleno, completad. Tengo gozo en vosotros; completadlo con lo que aún falta: a saber, la unidad (1:9). que sintáis lo mismo—lit., “que seáis todos de la misma mente”; más comúnmente que “de una mente”. teniendo el mismo amor— igualmente dispuestos a amar y a ser amados. sintiendo una misma cosa—lit., “siendo de almas unidas”, armoniosos. Esto forma un par con la frase que sigue: “que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor”. 3. Nada hagáis—“hagáis”, en bastardillas, no está en el griego. Tal vez mejor sería suplir la elipsis del griego (v. 2): “Nada pensando por contienda” (o bien, “por intriga facciosa”, “egoísmo”, cf. nota, 1:16). Es el pensamiento lo que caracteriza el acto como bueno o malo delante de Dios. en humildad—La relación de esta gracia es a Dios solamente; es el sentido de dependencia de parte de la criatura del Creador como tal, y coloca a todos los seres creados en este respecto en el mismo nivel. El hombre de “{nimo humilde”, cuanto a su viaje espiritual, es independiente del hombre y libre de todo sentimiento servil, pero sensible de su continua dependencia de Dios. Pero indirectamente la humildad de uno afecta su comportamiento hacia sus prójimos; porque, consciente de su completa dependencia de Dios para sus capacidades, como aquéllos lo son para las suyas, no se enorgullecerá de sus habilidades [PAG. 500] ni se ensoberbecerá en su conducta hacia otros (Efesios 4:2; Colosenses 3:12) [Neandro]. estimándoos—Antes de complacerte con aquellas cosas en que tú sobresales, fija los ojos en aquellas en las que tu prójimo te aventaja a ti: esto es la verdadera “humildad.” 4. Los manuscritos más antiguos leen: “No mirando cada uno de vosotros (el plural en el griego) las cosas suyas propias (es decir, no preocuparse sólo por lo suyo), sino cada uno de vosotros también las de los otros”. Cf. v. 21; también cf. el ejemplo de Pablo (1:24). 5. Los manuscritos más antiguos leen: “Tened en vosotros este sentir (“esta mente”) < No se propone a sí mismo (cf. nota, v. 5) como ejemplo sino a Cristo, aquel SER sublime que no buscó lo suyo; antes “se humilló” (v. 8), primero al tomar para sí nuestra naturaleza, y luego humillándose aún más en dicha naturaleza (Romanos 15:3). 6. Tradúzcase: “El cual subsistiendo (o existiendo, eso es, originalmente: el griego no es el sencillo verbo substantivo, ser) en la forma de Dios (no se entiende la divina esencia, sino las eternas características “automanifestantes” de Dios, la forma que irradia de su gloriosa esencia). La naturaleza divina tenía en sí infinita HERMOSURA, aun cuando ninguna criatura la contemplase: aquella hermosura era “la forma de Dios”: así como “la forma de siervo” (v. 7), que con ella se contrasta, presupone la existencia de su naturaleza humana, así “la forma de Dios” presupone su naturaleza divina [Bengel], cf. Juan 5:37; Colosenses 1:15: “El cual es la imagen del Dios invisible” en un tiempo antes de “toda criatura”, 2 Corintios 4:4, “no tuvo por usurpación (el mismo verbo en el griego como en v. 3; “no estimó”) ser igual a Dios” (no lo creyó un acto de robo, o de arrogación: reclamando para sí lo que no fuese suyo). Ellicott, Wahl, etc., han traducido: “cosa a arrebatar”; pero en tal caso el griego hubiera sido harpagma (cosa asida), mientras que la palabra es hapagmos, el acto de asir. Tal es su sentido en el otro y único caso más donde ocurre, Plutarco. De educatione puerorum, 120. La misma objeción se hace a la traducción de Alford: “No consideró enriquecimiento de sí (eso es, oportunidad de engrandecimiento propio) su igualdad con Dios”. El arguye el que la antítesis (v. 7) lo requiere: “El aprovechó su igualdad con Dios como una oportunidad, no para su propia exaltación, sino para su abnegación, o para anonadarse”. Pero la antítesis no es entre el estar él igual con Dios y el anonadarse a sí, porque nunca se despojó de la plenitud de su divinidad ni de su “ser igual a Dios”; sino entre su ser “en la FORMA (es decir, en su gloriosa “automanifestación” externa) de Dios”, y su “tomar la forma de siervo”, haciendo lo cual se deshizo en gran medida de su precedente “forma”, o de su externa gloria “automanifestante” como Dios. No “mirando lo suyo propio” (v. 4), él, no obstante existiendo en forma de Dios, estimó que no era robo ser igual a Dios, antes se anonadó a sí mismo. El “ser igual a Dios” no es lo mismo que “existir en forma de Dios”; esto último expresa las características externas, la majestad y hermosura de la deidad, de las que se despojó para asumir “la forma de siervo”; aquello, “SU SER” o su NATURALEZA, su ya existente ESTADO DE IGUALDAD con Dios, tanto el Padre como el Hijo teniendo la misma esencia. Una visión de él “en forma de Dios”, previa a la encarnación, fué dada a Moisés (Exodo 24:10, 11). 7. se anonadó—“tomando la forma de siervo, siendo hecho semejante a los hombres”. Las dos frases expresan en lo que consiste este “anonadarse a sí”, a saber: “tomando la forma de siervo” (nota, Hebreos 10:5; cf. Exodo 21:5, 6 y Salmo 40:6, que prueba que fué en el tiempo cuando asumió un cuerpo, cuando “tomó la forma de siervo”), y a fin de explicar cómo “tomó la forma de siervo”, se agrega: “siendo hecho en la semejanza de los hombres”. Su sujeción a la ley (Luc. 2:21; Gálatas 4:4) y a sus padres (Lucas 2:51), su humilde condición de carpintero y el ser reputado hijo de carpintero (Mateo 13:55; Marcos 6:3), su entrega por el precio de un esclavo (Exodo 21:32), y su muerte servil para aliviarnos de la esclavitud y muerte, y principalmente, su dependencia servil de Dios como hombre,
  • 64. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON mientras su divinidad no se manifestaba exteriormente (Isaías 49:3, 7), todo indica marcas de su “forma como siervo”. Esto prueba: (1) Estaba en la forma de siervo tan pronto fué hecho hombre. (2) Estaba en “la forma de Dios” antes que
  • 65. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON estuviera “en la forma de siervo.” (3) Subsistió tan verdaderamente en la naturaleza divina como en la forma de siervo, o como en la naturaleza de hombre. Porque estuvo tanto “en la forma de Dios” como en “la forma de siervo”; y estuvo en la forma de Dios de tal manera como para “ser igual a Dios”. Por lo tanto, no podría haber sido otro sino Dios; porque Dios dice: “¿A quién me asemejáis, y me igualáis (Isaías 46:5)?” [El Obispo Pearson]. Su despojamiento de sí presupone su previa plenitud de la divinidad (Juan 1:14; Colosenses 1:19; 2:9). De ella siempre permaneció lleno; sin embargo, se comportó como si estuviera “anonadado” (“vacío”). hallado en la condición como hombre—estando ya, por haberse anonadado, en la forma de siervo, o en la semeianza de hombre (Romanos 8:3), “se humilló (aún más) “haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. “Condición” da a entender que tuvo el atavío exterior, el habla y la apariencia. En el v. 7, el griego carga el énfasis en el reflexivo “a sí mismo” (que precede al verbo), “se anonadó”, a su yo divino. visto desde el punto de vista de lo que había sido antes; en el v. 8 el énfasis está en “se humilló” (que precede el reflexivo “se”); no sólo se “despojó” de su previa “forma de Dios”, sino que se sometió a la humillación positiva. “Se hizo obediente”, es decir, a Dios, como “siervo de él” (Romanos 5:19; Hebreos 5:8. 9. Por lo cual—como la justa consecuencia de su “autohumillación” y obediencia (Salmo 8:5, 6; 110:1, 7; Mateo 28:18; Lucas 24:26; Juan 5:27; 10:17; Romanos 14:9; Efesios 1:20–22; Hebreos 2:9). La inferencia es que si nosotros queremos ser ensalzados después, debemos ahora, según el ejemplo de él, humillarnos (v. 3, 5; 3:21; 1 Pedro 5:5, 5). Cristo despojó a Cristo; Dios ensalzó a Cristo como hombre a la igualdad de Dios [Bengel] le ensalzó a lo sumo— “supereminentemente”, según el griego (Efesios 4:10). un nombre—juntamente con la correspondiente realidad, gloria y majestad. que—tradúzcase: “< nombre, lo que es sobre todo nombre.” El nombre “JESUS” (v. 10), que aún ahora en la gloria es su [PAG. 501] nombre de honor (Hechos 9:5). “Sobre” no sólo sobre los hombres, sino también sobre los ángeles (Efesios 1:21). 10. se doble—en señal de adoración. Se refiere a Isaías 45:23; citado también en Romanos 14:11. Adorar “en el nombre de Jesús”, es adorar a Jesús mismo (cf. v. 11; Proverbios 18:10), o bien, a Dios en Cristo (Juan 16:23; Efesios 3:14). Cf., “Todo aquel que invocare el nombre del Señor (eso es < invocare al Señor en su carácter revelado) será salvo” (Romanos 10:13; 1 Corintios 1:2); “todos los que invocan el nombre de Jesucristo nuestro Señor”. Hechos 7:59: “invocando < y diciendo Señor Jesus” (Hechos 9:14, 21; 22:16. de los … en los cielos—los ángeles; lo adoran no sólo como Dios, sino también como el ascendido Dios‐hombre, “Jesús” (Efesios 1:21; Hebreos 1:6; 1 Pedro 3:22). en la tierra—los hombres; entre los cuales peregrinó por un tiempo. debajo de la tierra—los muertos, entre los cuales fué contado una vez (Romanos 14:9, 11; Apocalipsis 5:13). Los demonios y los perdidos puede que estén incluídos indirectamente, pues ellos mismos dabán homenaje a Jesús, pero homenaje de miedo, no de amor (Marcos 3:11; Lucas 8:31; Santiago 2:19; cf. nota, v. 11). 11. toda lengua—Cf. “toda rodilla” (v. 10). De toda manera será reconocido como Señor (ya no como “siervo”). Como nadie puede hacerlo debidamente “sino por el Espíritu Santo” (1 Corintios 12:3), los espíritus de los justos muertos deben ser la clase directamente denotada, v. 10, “debajo de la tierra”. a la gloria de Dios Padre—la gran finalidad del oficio y reino mediadores de Cristo, los que terminarán cuando esta finalidad se haya realizado completamente (Juan 5:19–23, 30; 17:1, 4–7; 1 Corintios 15:24–28. 12. Por tanto—Viendo que tenemos en Cristo tal ejemplo de la gloria que resulta de la “obediencia” (v. 8) y de la “autohumillación”, ved que seáis obedientes también vosotros, y así “vuestra salvación” seguirá a vuestra obediencia. como siempre habéis obedecido—“así como habéis sido obedientes,” eso es, a Dios, como Jesús fué “obediente” a Dios (nota, v. 8). no como, etc.—“no como si “fuera una tarea a ser hecha” en mi presencia solamente, mucho más (con más fervor) ahora (como las cosas están) en mi ausencia” (porque estáis privados de mi auxilio) [Alford]. ocupaos en—llevadla a su plena perfección. “La salvación” está obrada en (griego: energoon) v. 13; Efesios 1:11) los creyentes por el Espíritu, el cual los habilita por la fe para ser justificados una vez para siempre; pero esta salvación debe ser, como obra progresiva, desarrollada (kataergein), llevada a cabo, por la obediencia, con la ayuda del mismo Espíritu, hasta la perfección (2 Pedro 1:5). El creyente firme ni descansa, como el formalista en los medios, sin mirar hacia el fin y al Espíritu Santo, quien solo puede hacer eficaces los medios; ni espera, como el fanático, alcanzar el fin sin los medios. vuestra salvación—aquí carga el énfasis. Puesto que yo no estoy presente para adelantarla, “llevad a cabo vuestra propia salvación” vosotros mismos con tanto más cuidado. No penséis que no haya de seguir la obra porque yo esté ausente, “porque es Dios (v. 13) el que en vosotros obra <” En este caso adoptad una regla diferente de la anterior (v. 4), confiados empero en el mismo principio de la “humildad” (v. 3), a saber, “cada uno mirando por lo suyo propio”, en vez de las disputes con otros (vv. 3, 14). vuestra salvación—la cual es “en Jesús” (v. 10), como significa su nombre. con temor y temblor—el mismo sentimiento recomendado a los “siervos,” como lo que debe acompañar a la obediencia de ellos (Efesios 6:5). Así aquí: Ved que, cual “siervos” de Dios, según el ejemplo de Cristo, seáis así “con el temor y temblor” que convienen a los siervos; no el miedo servil, sino con la ansiedad temblorosa por no errar la meta (1 Corintios 9:26, 27; Hebreos 4:1: “Temamos, pues, que quedando aún la promesa de entrar en su reposo, parezca alguno < haberse apartado”), resultando de un sentido de nuestra insuficiencia humana, y de la conciencia de que todo
  • 66. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON depende del poder de Dios, “quien obra tanto el querer como el hacer” (Romanos 11:20). “Pablo, escribe gozosamente, pero seriamente”. [J. J. Wolf]. 13. Porque Dios es—lo que anima a trabajar: “Porque es Dios quien obra en vosotros”,
  • 67. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON siempre con vosotros, aunque yo esté ausente. No se dice: “Llevad a cabo vuestra salvación, aunque es Dios <”; sino: “< porque es Dios quien <” La voluntad y el poder para trabajar, que son las primeras cuotas de su gracia, nos animan a experimentar plenamente la salvación y a llevarla a feliz terminación, salvación que él primero “obró” en nosotros, y aún está obrando “en” nosotros, haciéndonos capaces para desarrollarla. “Nuestra voluntad nada hace para ello sin la gracia; pero la gracia sigue inactiva sin nuestra voluntad”. [San Bernardo]. El hombre es, en distintos sentidos, enteramente activo y enteramente pasivo: Dios produciéndolo todo, y nosotros obrándolo todo. Lo que él produce son nuestros propios actos. No es que Dios haga una parte y nosotros lo demás. Dios lo hace todo, y nosotros lo hacemos todo. Dios es el solo autor propio, nosotros los únicos actores propios. Así que las mismas cosas en las Escrituras se representan como de Dios y de nosotros. Dios hace un corazón nuevo, y se nos ordena que nos hagamos un corazón nuevo; no meramente porque debamos usar los medios con miras de alcanzar el efecto, sino que el efecto mismo debe ser nuestro acto y nuestro deber (Ezequiel 11:19; 18:31; 36:26). [Edwards.] que … obra—más bien, como el griego, “obra eficientemente”. No podemos de nosotros mismos abrazar el evangelio de la gracia; “la voluntad” (Salmo 110:3; 2 Corintios 3:5) viene sólo del don de Dios, don a quien él quiere darlo (Juan 6:44, 65); así también el poder de hacer (más bien, “de hacer eficientemente”, como el verbo griego es el mismo que arriba se traduce “obra en”), eso es, la perseverancia eficiente hasta el fin, es del todo el don de Dios (1:6; Hebreos 13:21). por su buena voluntad—a fin de llevar a cabo su soberano propósito de gracia para con vosotros (Efesios 1:5, 9). 14. murmuraciones—secretas, y quejas contra vuestros prójimos motivados por el egoísmo: en contraste con el ejemplo de Cristo, que se acababa de mencionar (cf. el empleo del vocablo en Juan 7:12, 13; Hechos 6:1; 1 Pedro 4:9; Judas 16). contiendas—Se refiere a las “disputas” inútiles con el prójimo, para con el cual se nos exhorta a ser “irreprensibles y sencillos” (v. 15); así se traduce el griego en Marcos 9:33, 34. Tales disputas nacen de la “vanagloria”, reprobada (en v. 3), y abundaban entre los filósofos aristotélicos de Macedonia, donde estaba Filipos. 15. irreprensibles y sencillos—Sin la fama de malhechores, ni la inclinación a ello [Alford.] hijos—más [PAG. 502] bien, como el griego, “niños (o criaturas) de Dios (Romanos 8:14–16). La imitación de nuestro Padre celestial es la guía instintiva para nuestro deber como sus hijos, más bien que toda ley exterior (Mateo 5:44, 45, 48). sin culpa—“sin (dar motivo de) ser reprochados”. Todo el versículo se refiere tácitamente, por contraste, a Deuteronomio 32:5, “La corrupción < mancha < generación torcida y perversa” (cf. 2 Pedro 2:12). [Trench], resplandecéis—Lit., “aparecéis”. [Trench]. “Mostraos” (cf. Mateo 5:14–16; Efesios 5:8–13)—como luminares en el mundo—como el sol y la luna, “las luces”, o “luces mayores” del mundo material, o del firmamento. La Versión de los Setenta usa el mismo vocablo griego en el texto, Génesis 1:14, 16; cf. nota, Apocalipsis 21:11. 16. Reteniendo—firmemente; el probable sentido del griego aquí. Si la imagen de “luminares” del v. 15 se amplía, entonces significa “teniendo la palabra “delante de ellos, y dándole su aplicación. Como la luz de los luminares del cielo se relaciona íntimamente con la vida de los animales, así extended la luz de la “palabra” de Cristo (recibida de mí), la cual es la “vida” de los gentiles (Juan 1:4; 1 Juan 1:1, 5–7). Cristo es “la luz del mundo” (Juan 8:12); los creyentes no son sino “luminares” que reflejan la luz de él. para que yo pueda gloriarme—Lit., “con el fin de serme vosotros motivo de regocijo para el día de Cristo (4:1; 2 Corintios 1:14; 1 Tesalonicenses 2:19); que no he corrido en vano— que no fué en vano que trabajé para vuestro bien espiritual. 17. y aun si soy—“Aunque sea <” El griego parece sugerir que tal contingencia no era improbable; había presumido la posibilidad de hallarse vivo a la venida de Cristo (porque el Señor ha mandado que los cristianos de toda edad estuviesen apercibidos, como si su venida estuviese cercana); aquí ofrece la sugestión que él considera más probable, a saber, de su propia muerte antes de la venida de Cristo. soy derramado—El presente del indicativo en el original indica que el peligro le amenazaba ya. Como en los sacrificios las libaciones de vino “se derramaban” sobre la víctima, Pablo representa a sus convertidos filipenses, ofrecidos por la fe (o si no, por la misma fe de ellos) como el sacrificio, y la sangre de él como la libación “derramada sobre” él (cf. Romanos 15:16; 2 Timoteo 4:6). servicio—el griego: “ministración sacerdotal”, que cumple la imagen de un sacrificio. me gozo— por mí mismo (1:21, 23). Su esperanza de liberación de sus prisiones es más débil que en las Epístolas a los Efesios, Colosenses y Filemón, escritas desde Roma algo anteriormente. El nombramiento de Tigelino como prefecto pretoriano probablemente fué la causa de esto. Cf. la Introducción. Me … congratulo por todos vosotros—es decir, por el honor que os corresponde de que mi sangre fuera derramada sobre el sacrificio de vuestra fe. Si ya se regocijaban con él (como la versión inglesa representa: “Me gozo con todos vosotros”), ¿qué necesidad había de que les exhortase: “gozaos también conmigo <” (el mismo verbo griego se traduce “congratular.” v. 17 y “regocijarse,” v. 18. Trad.) 18. “Asimismo (del honor que os toca) gozaos vosotros, y congratulaos conmigo” por mi bendita “ganancia” (1:21). 19. El v. 22, “la experiencia de él conocéis < ha servido conmigo <” indica que Timoteo estuvo mucho tiempo con Pablo en Filipos. Conformemente, hallamos en la historia (Hechos 16:1–4; 17:10, 14) que salen juntos de Derbe de Licaonia, y están juntos de nuevo en Berea de Macedonia, cerca de la conclusión del viaje misionero de Pablo: una coincidencia impensada de la Epístola y la historia que es indicio de su autenticidad [Paley] Por los vv. 25–30, parece que Epafrodito
  • 68. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON estaba al punto de partir para aliviar la ansiedad de los filipenses motivada por su enfermedad, llevando al mismo tiempo la Epístola; Timoteo había de seguirle más tarde, después de decidida la liberación del apóstol, cuando
  • 69. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON pudiesen ya arreglar sus planes más exactamente para el retorno de Timoteo y su encuentro de nuevo con Pablo, con noticias de Filipos. Pablo ya hacía sus planes de llegar a dicha ciudad por un circuito más extenso y con viaje más paulatino. La razón por qué Pablo enviara a Timoteo tan luego de haber recibido noticias de los filipenses por medio de Epafrodito, fué porque ellos sufrían persecuciones (1:28–30), y además, porque la demora de Epafrodito, por su enfermedad, en su viaje a Roma, hizo que sus noticias fuesen de fecha menos reciente que las que Pablo deseaba. El mismo abrigaba esperanza de visitarles en breve. Mas espero—Sin embargo, mi muerte de ningún modo es cierta; en efecto, “espero en el Señor” (con la ayuda del Señor <) enviaros—Lit., para (vuestra consolación) vosotros; no meramente a vosotros. yo también—No sólo para que vosotros “estéis de buen ánimo” (griego,” “coraje”), sino “yo también cuando conozca vuestro estado”. 20. Su razón primordial de enviar a Timoteo: a ninguno tengo tan unánime, lit., “de igual alma”, conmigo como a Timoteo. Cf. Deuteronomio 13:6: “tu amigo que sea como tu alma” (Salmo 55:14). El segundo “yo” de Pablo. con sincera afición—Un caso en el que el Espíritu de Dios cambió la naturãleza del hombre de tal modo que ser natural para él era ser espiritual: el blanco de nuestros anhelos. 21. todos—los que están conmigo (cf. 1:14, 17; 4:21: tal resultó ser Demas, Colosenses 4:14; cf. 2 Timoteo 4:10; Filemón 24). buscan lo suyo— contrariamente al precepto de Pablo (v. 4; 1 Corintios 10:24, 33; 13:5). Esto se dice en comparación con Timoteo, pues 1:16, 17 insinúa que algunos de los que estaban con Pablo eran cristianos genuinos, aunque no eran tan abnegados como Timoteo. Son pocos los que acuden para servir en la causa de Cristo cuando se tienen que sacrificar el bienestar, la fama y las ganancias. Los más ayudan sólo cuando la ganancia de Cristo es compatible con la misma ganancia de ellos (Jueces 5:17, 23). 22. ha servido conmigo—Mientras que podríamos esperar que diría: “Como un hijo sirve al padre, así me ha servido a mí”, Pablo en modestia dice: “ha servido conmigo”, como los cristianos no son siervos unos de otros, sino siervos de Dios los unos con los otros (cf. 3:17). en el evangelio—en provecho del evangelio, o para el evangelio. 23. luego que yo viere—eso es, “sepa” de seguro. 24. yo también—así como Timoteo. 25. enviaros— Propiamente era cosa de enviar de vuelta a Epafrodito (4:18); pero como había llegado con la intención de quedar algún tiempo con Pablo, éste usa la palabra “enviar” (cf. v. 30). compañero de milicia—“consoldado”, en la “buena pelea” de la fe (1:27, 30; 2 Timoteo 2:3; 4:7). vuestro mensajero—lit., “apóstol”. Los “apóstoles” o “mensajeros de [PAG. 503] las iglesias” (Romanos 16:7; 2 Corintios 8:23) eran distintos de los “apóstoles” especialmente encargados por Cristo, como los doce y Pablo. ministrador de mis necesidades—llevándole las contribuciones de Filipos. El griego leitourgon, lit., indica ministración en el oficio ministerial. Probablemente Epafrodito era presbítero o si no, diácono. 26. Porque—la razón por qué creyó necesario enviar a Epafrodito. Tradúzcase: “Por cuanto él estaba anhelando (veros) a vosotros”. gravemente se angustió—El griego expresa que estaba apesadumbrado y vencido de hondo pesar. había enfermado— mejor: “que estuvo enfermo”. Sentía muchísimo que vosotros os entristecieseis por la noticia, y ahora se apresura para aliviaros la preocupación. 27. La enfermedad de Epafrodito comprueba que los apóstoles no tenían ordinariamente el don permanente de milagros, como tampoco el de la inspiración; los dos dones les eran concedidos solamente para cada ocasión particular, como al Espíritu le pareciera propio. no tuviese tristeza sobre tristeza—es decir, la tristeza de perderle a él por la muerte, además de la tristeza de mis prisiones. Aquí solamente ocurre un detalle de tono triste en esta Epístola, la cual es mayormente de carácter gozoso. 29. Recibidle—Parece que había algo detrás de esto con respecto a Epafrodito. Si el extremo afecto fuese el único motivo de su “angustia” (v. 26), no hubiera hecho falta tal exhortación [Alford]. en estima—“en honor”. 30. por la obra de Cristo—a saber, trayéndome subsidios a mí, ministro de Cristo. Probablemente estaba delicado de salud al salir de Filipos; pero a todo riesgo emprendió este servicio de amor cristiano, lo que le costó seria enfermedad. poniendo su vida—Los más de los manuscritos más antiguos leen: “arriesgando la vida”. para suplir vuestra falta—No que Pablo quisiese decir que les faltase la voluntad: lo que les faltaba era la “oportunidad” para enviar su bondad usual (4:10). “Aquello que hubierais hecho, de seros posible (pero que no pudisteis por la ausencia) lo hizo él por vosotros; por tanto, recibidle con todo gozo” [Alford]. CAPITULO 3 ADVERTENCIA RESPECTO DE LOS JUDAIZANTES: EL TIENE MAYOR RAZON QUE AQUELLOS POR QUE CONFIAR EN LA JUSTICIA LEGALISTA, PERO LO RENUNCIA TODO POR LA JUSTICIA DE CRISTO, EN LA QUE PROSIGUE HACIA LA PERFECCION; ADVERTENCIA CONTRA LOS CARNALES; CONTRASTE DE LA VIDA Y LA ESPERANZA DEL CREYENTE. 1. Resta—Lit., “lo demás”, “además”, que hace la transición a otro tema general [Bengel y Wahl], como en 1 Tesalonicenses 4:1. Muchas veces se halla a la conclusión de las Epístolas con el sentido de “finalmente” (Efesios 6:10; 2 Tesalonicenses 3:1). Pero no se limita a este sentido, como piensa Alford, quien supone que Pablo pensaba terminar la Epístola aquí, pero que fué inducido por la mención de los judaizantes a extenderse considerablemente. las mismas cosas—tocante al “regocijo”, el rasgo dominante de esta Epístola (1:18, 25; 2:17; 4:4, donde cf. el “otra vez os digo”, con “las mismas cosas” aquí). “En el Señor” señala la verdadera base del gozo, en contraste con el “tener confianza en la carne”, o en otro asunto exterior razonable de jactancia (v. 3). para
  • 70. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON vosotros es seguro—El gozo espiritual es la mejor seguridad en contra del error (v. 2; Nehemías 8:10). 2. Guardaos—El griego: “mirad los perros”, tened el ojo en ellos. Otro es, en contraste, el “mirad” del v. 17; eso es, para seguir el ejemplo. perros—aquellos impuros, “de los cuales muchas veces os dije” (vv. 18, 19); “los abominables” (cf. Apocalipsis 21:8 con 22:15; Mateo 7:6; Tito 1:15, 16): “Perros” en suciedad, en impureza, en regañamientos (Deuteronomio 23:18; Salmo 59:6, 14, 15; 2 Pedro 2:22): especialmente “los enemigos de la cruz de Cristo” (v. 18; Salmo 22:16, 20). Los judíos tenían por perros a los gentiles (Mateo 15:26); pero por su propia incredulidad han dejado de ser el verdadero Israel, y se volvieron “perros” (Cf. Isaías 56:10, 11). malos obreros—2 Corintios 11:13: “obreros engañosos”. No se entiende meramente “malhechores”, sino hombres que “obraban” en verdad, ostensiblemente por el evangelio, pero trabajaban para mal; “no sirviendo a nuestro Señor; sino a su propio vientre” (v. 19; Romanos 16:18). Son “doctores malos” (cf. 2 Timoteo 2:15). cortamiento—La circuncisión había perdido su significado espiritual y ya había venido a ser, a los que en ella confiaban como base de justificación, una mutilación insensata. Los cristianos tienen la única circuncisión verdadera, la del corazón; los legalistas no tienen sino el cortamiento, la excisión de la carne. Hacer “cortamiento en la carne” estaba expresamente prohibido por la ley (Levítico 21:5); era una práctica pagana (1 Reyes 18:28); con todo, escribe Pablo indignado, esto es lo que están haciendo los legalistas en efecto, en violación de la ley. Hay una notable gradación, dice Birks (Horae Apostolicae) en el lenguaje de Pablo con respecto a la circuncisión. En su primer discurso transcrito (Hechos 13:39), la circuncisión no se menciona, sino implicada como incluída tácitamente en la ley de Moisés, la que no puede justificar. Seis o siete años más tarde, en la Epístola a los Gálatas 3:3), la primera en donde se menciona, se sostiene su ineficacia espiritual en contra de los gentiles que, habiendo comenzado en el Espíritu, pensaban perfeccionarse en la carne. Más tarde, en la Epístola a los Romanos (2:28, 29), va más lejos y reclama la substancia de la circuncisión para todo creyente, asignando solamente la sombra de ella al judío incrédulo. En la Epístola a los Colosenses (2:11; 3:11), más tarde, explica más detalladamente la verdadera circuncisión como el privilegio exclusivo del creyente. Y por último, aquí el mismo nombre se lo niega al legalista, siendo substituído por un término de reproche, “el cortamiento”, o mutilación de la carne. Una vez obligatoria a todo el pueblo del pacto y luego reducida a una mera distinción nacional, fué asociada más y más en la experiencia del apóstol con la abierta hostilidad de los judíos y con la perversa enseñanza de los falsos hermanos. 3. nosotros somos la circuncisión—la verdadera (Romanos 2:25–29; Colosenses 2:11). servimos en espíritu a Dios—Los manuscritos más antiguos leen: “Servimos por el Espíritu de Dios”; nuestro servicio religioso se hace por el Espíritu (Juan 4:23, 24). El culto legal era externo, y consistía en actos exteriores, limitado a ciertas fechas y lugares. El culto cristiano es espiritual, que surge de la obra interna del Espíritu Santo, sín relación con ciertos actos aislados y que abarca toda la [PAG. 504] vida (Romanos 12:1). En aquél, los hombres confiaban en algo humano, fuese la descendencia de la nación teocrática, fuese la justicia de la ley, o la mortificación de “la carne” (“Teniendo confianza”, “gloriándose en la carne” Romanos 1:9) [Neandro]. en Cristo Jesús—no en la ley. no teniendo confianza en la carne—sino en el Espíritu. 4. “Aunque yo (enfático) podría tener confianza aún en la carne”; Lit., “yo teniendo <” mas no aprovechando, “la confianza en la carne”. yo más—tengo más “de qué confiar en la carne”. 5. En tres particulares demuestra como “podría tener confianza en la carne” (v. 4): (1) Su sangre judía pura. (2) Su escrúpulo legal y alta estima como tal. (3) Su celo por la ley. El griego es lit., “siendo en la circuncisión hombre del octavo día”, eso es, no circuncidado en edad avanzada cual prosélito, sino a los ocho días de nacido, según la ley para los nacidos judíos. de la tribu de Benjamín—hijo de Raquel, no de la sierva [Bengel]. Hebreo de Hebreos—no siendo gentil ni su padre ni su madre. El “hebreo”, viviese donde viviese, retenía la lengua de sus padres. Así, pues, Pablo, residente en Tarso, ciudad griega, se llamaba “hebreo”. Un “griego” o helenista, por otra parte, es el término en el Nuevo Testamento que denota el judío de habla griega. [Trench]. cuanto a la ley—cuanto a su estado legal y escrupuloso. Fariseo—“de la secta la más estricta” (Hechos 26:5). 6. Cuanto al celo—(cf. Hechos 22:3; 26:9). irreprensible—El griego: “habiendo llegado a ser irreprensible” con respecto a la justicia ceremonial: habiendo alcanzado en los ojos de los hombres la irreprochable perfección legal. Cuanto a la santidad delante de Dios, que es el íntimo y el más verdadero espíritu de la ley y que mana de la “justicia de Dios por la fe”, él declara, por otra parte (v. 12–14), que no ha alcanzado la perfección. 7. ganancias— inclusive todas las posibles ventajas de su estado exterior, que había hasta ahora gozado. pérdidas—El griego: “pérdida”. Todas sus “ganancias” las cuenta por una sola gran pérdida (Mateo 16:26; Lucas 9:25). 8. ciertamente—Los manuscritos más antiguos omiten “ciertamente” (griego: “ve”). Tradúzcase: “Además”. No sólo “he reputado” aquellas cosas ya mencionadas “como pérdida por amor a Cristo, sino que además hasta cuento todas las cosas por pérdida < por el eminente, etc.—El griego: “A causa de la excelencia (la supereminencia: superior a todo lo demás) del conocimiento de Cristo Jesús”. mi Señor—abrazado como tal con fe y amor (Salmo 63:1; Juan 20:28). lo he perdido todo—en efecto, no meramente lo conté por pérdida. todo—todas las cosas mencionadas: He sufrido la pérdida de todas. estiércol—del griego “skubalon”, lo que se arroja a los perros, escoria, excremento, basura, etc. Una “pérdida” es
  • 71. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON algo que tiene valor; pero la “basura” se tira como inútil y aun repugnante al tacto y a la vista. para ganar—Uno no puede hacer el objeto de su “ganancia” las otras cosas y al mismo tiempo “ganar a Cristo”. El que pierde todas las
  • 72. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON cosas y aun a sí mismo, por amor a Cristo, el tal gana a Cristo; Cristo es de él y él de Cristo (Cantares 2:16; 6:3; Lucas 9:23, 24; 1 Corintios 3:23). 9. y ser hallado en él—“hallado” cuando él vuelva, “en él” viviendo espiritualmente, como el elemento de mi vida. Una vez perdido, fuí hallado y espero ser perfectamente “hallado” por él cuando venga (Lucas 15:8). mi justicia, que es por la ley—(v. 6; Romanos 10:3, 5) “que viene de la ley”. la que es de Dios por la fe—“que viene de Dios basada en la fe”. Pablo fué transportado de la servidumbre legalista a la libertad cristiana repentinamente, sin ninguna transición gradual. Así que las cadenas del fariseísmo fueron rotas instantáneamente; y la oposición al judaísmo farisaico sustituyó a la oposición al evangelio. Así la providencia de Dios le preparó debidamente para la tarea de deshacer toda idea de la justificación legalista. “La justicia de la fe” es, en el sentido paulino, la justicia o la perfecta santidad de Cristo apropiada por la fe como la base objetiva de confianza para el creyente, y también como el nuevo principio subjetivo de vida. Por tanto, incluye la esencia de una nueva disposición, y puede fácilmente pasar a la idea de la santificación, aunque originalmente las dos ideas eran distintas. No es ningún acto arbitrario de Dios, como si él tomara por inocente al pecador sencillamente porque éste cree en Cristo; sino que lo objetivo de parte de Dios corresponde a lo subjetivo de parte del hombre: la fe. La comprensión del arquetipo de la santidad por medio de Cristo contiene la promesa de que ésta será realizada en todos los que son uno con él por la fe y fueron hechos órganos del Espíritu suyo. Su germen les es impartido cuando creen, aunque el fruto de una vida perfectamente conformada al Redentor puede ser desarrollado solamente poco a poco en esta vida [Neandro]. 10. A fin de conocerle— experimentalmente. El objetivo de la “justicia” ya mentada. Este versículo resume y más plenamente explica “la supereminencia del conocimiento de Cristo” (v. 8). Conocerle es más que el saber meramente una doctrina acerca de él. Los creyentes no son conducidos a la redención solamente sino al Redentor mismo. la virtud de su resurrección— asegurando a los creyentes de su justificación (Romanos 4:25; 1 Corintios 15:17), y los resucita con él espiritualmente, por virtud de su identificación con él en ésta, así como en todos los actos de su obra redentora a nuestro favor (Romanos 6:4; Colosenses 2:12, 13). El poder del Espíritu Santo, que ahora levanta a los creyentes de la muerte espiritual (Efesios 1:19, 20), es el mismo que levantará sus cuerpos de la muerte literal después (Romanos 8:11). y la participación de sus padecimientos—por la identificación con él en sus padecimientos y muerte, por la imputación; también, por la carga en efecto de la cruz, cualquiera que se nos imponga, siguiendo el ejemplo de él, y así “completando lo que falta de los padecimientos de Cristo” (Colosenses 1:24); y en la disposición de llevar cualquier carga por amor de él (Mateo 10:38; 16:24; Timoteo 2:11). Como él llevó todas nuestras aflicciones (Isaías 53:4), así nosotros participamos de las de él. en conformidad a su muerte—El griego: “siendo conformado a (la semejanza de) su muerte”, eso es, un proceso gradual: por padecimientos continuos por amor de él, mortificando la carnalidad (Romanos 8:29; 1 Corintios 15:31; 2 Corintios 4:10–12; Gálatas 2:20). 11. Si en alguna manera—No expresando incertidumbre en cuanto al resultado sino el encarecimiento de la lucha de fe (1 Corintios 9:26, 27), y la urgente necesidad de celo y vigilancia (1 Corintios 10:12). llegase a la resurrección de los muertos—“de entre los [PAG. 505] muertos” (según los manuscritos más antiguos), es decir, la primera resurrección: la de los creyentes con la venida de Cristo (1 Corintios 15:23; 1 Tesalonicenses 4:15; Apocalipsis 20:5, 6). El vocablo griego (exanástasis) no ocurre en ninguna otra parte del Nuevo Testamento. “El poder de la resurrección de Cristo” (Romanos 1:4) asegura la llegada del creyente a “la resurrección de (entre los demás) muertos” (cf. vv. 20, 21). Cf. “Tenidos por dignos de alcanzar la resurrección de los muertos” (Lucas 20:35). “La resurrección de los justos” (Lucas 14:14). 12. no que haya alcanzado—No quiero que me comprendan mal; que haya “obtenido” el perfecto conocimiento de Cristo, ni el poder de su muerte, ni la participación de sus padecimientos, ni una conformidad a su muerte. ni que ya sea perfecto—ya “coronado” de la corona, guirnalda, de la victoria, corrida mi carrera, y alcanzada la absoluta perfección. La figura del principio al fin es la de la arena de carreras. Véase 1 Corintios 9:24; Hebreos 12:23. Cf. Trench Los Sinónimos del Nuevo Testamento. prosigo— con ahínco. alcanzo … alcanzado—Prosigo, si acaso eche manos de aquello (a saber, el premio, v. 14) para lo cual fuí también asido por Cristo” (a saber, mi conversión, Cantares 1:4; 1 Corintios 13:12). Jesús—omitido en los manuscritos más antiguos. Pablo estaba cercano de “alcanzar” el premio (2 Timoteo 4:7, 8). Cristo el Autor es también el que termina la carrera de los suyos. 13. yo—sea la que fuere la cuenta de los demás. El que cuenta con ser perfecto él mismo debe engañarse llamando enfermedad al pecado (1 Juan 1:8); al mismo tiempo, todo creyente debe tener la perfección por su blanco, si ha de ser siquiera cristiano (Mateo 5:48). olvidando lo que queda atrás—El mirar atrás resultará por cierto en ir atrás (Lucas 9:62). Así la mujer de Lot (Lucas 17:32). Si al remar contra la corriente dejamos de manejar los remos, somos llevados para atrás. Así la palabra de Dios para nosotros, como fué para Israel: “Di a los hijos de Israel que marchen adelante” (Exodo 14:15). La Biblia es nuestro mojón que indica si progresamos o retrocedemos. extendiéndome—esforzándome hacia adelante, con las manos y con los pies, como quien corre la carrera. El cristiano siempre se siente humillado por el contraste entre lo que es y lo que desea ser. El ojo mira hacia adelante e impele a la mano; la mano se extiende hacia adelante e impele al pie. [Bengel]. a lo … delante—(Hebreos
  • 73. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON 6:1.) 14. la soberana vocación—lit., “la vocación de arriba” (Gálatas 4:26; Colosenses 3:1): “la vocación celestial” (Hebreos 3:1); “El premio” es “la corona de justicia” (1 Corintios 9:24; 2 Timoteo 4:8). Apocalipsis 2:10: “corona de la
  • 74. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON vida”. 1 Pedro 5:4: “Una corona incorruptible de vida”. “La soberana (“alta”) vocación”. o la “celestial” no se limita, como piensa Alford, a la propia de Pablo como apóstol por el llamamiento de Dios desde el cielo; antes es el llamamiento común de todos los cristianos a la salvación en Cristo que, siendo del cielo, nos invita al cielo hasta donde, por consiguiente, debemos elevar la mente. 15. Así que—Reasumiendo lo del v. 3. “Todos los que somos perfectos pues”, eso es, los desarrollados (ya no “niños”) en la vida cristiana (v. 3, “que servimos a Dios en el espíritu, no teniendo confianza en la carne”): 1 Corintios 2:6: bien afirmados en las cosas de Dios. Por “perfecto” aquí denota “capaz del todo para correr” [Bengel], sabiendo y cumpliendo las reglas de la carrera (2 Timoteo 2:5). Aunque era “perfecto” en este sentido, no se sentía aún “hecho perfecto” (griego) en el sentido denotado en el v. 12, a saber, “coronado de completa victoria”, y habiendo alcanzado la absoluta perfección. esto (mismo) sintamos—haciendo suyo el sentimiento aquí expresado (vv. 7–14). otra cosa—“de otro modo”: teniendo un concepto demasiado alto de vosotros mismos en cuanto a la perfección cristiana. “El que piensa haberlo alcanzado todo, no ha alcanzado nada”. [Crisóstomo]. Probablemente, también se refiere a los que eran tentados a creer haber alcanzado la perfección por la ley (Gálatas 3:3): a los cuales hacía falta la advertencia (v. 3), “Guardaos del cortamiento”, aunque a causa de su piedad anterior Pablo confía (como en Gálatas 5:10) en que Dios les revelará el camino de la rectitud. Pablo enseñaba externamente; Dios “revela” la verdad internamente por su Espíritu (Mateo 11:25; 16:17; 1 Corintios 3:6). os revelará—a vosotros, los que sinceramente os esforzáis por hacer la voluntad de Dios (Juan 7:17; Efesios 1:17). 16. La expectación de una nueva revelación no ha de haceros menos cuidadosos para caminar según el grado que tengáis de conocimiento de las cosas divinas, y de perfección que ya habéis alcanzado. Dios concede revelaciones nuevas a aquellos que caminan en conformidad con las que ya tienen (Oseas 6:3). regla, sintamos una misma cosa—frase omitida en los manuscritos más antiguos. Insertada acaso en parte del 2:2, y Gálatas 6:16. Tradúzcase: “En aquello (el grado de conocimiento) a que hemos llegado, (marchemos) por la misma regla (un término militar). 17. imitadores de mí—como yo soy imitador de Cristo (1 Corintios 11:1): Imitadme solamente en la medida en que yo imite a Cristo. O como Bengel “Mis “coimitadores” de Dios”; o “de Cristo”; “Imitadores de Cristo junto conmigo” (Nota, 2:22; Efesios 5:1). mirad—para imitarlos—los que así anduvieren como nos tenéis por ejemplo—Es decir: Imitad a aquellos cuya conducta es como el ejemplo que véis en nosotros. Bengel traduce: “Por cuanto nos tenéis..,” en vez de, “como nos tenéis <” 18. muchos andan—de tal manera. No seguid a los malhechores, porque son “muchos” (Exodo 23:2). Sus numeros son más bien una presunción en contra de ser ellos “la manada pequeña” de Cristo (Lucas 12:32). muchas veces—hay necesidad de constante amonestación. llorando—(Romanos 9:2.) Un tono de dureza al hablar de las inconsecuencias de los profesantes es lo contrario al espíritu de Pablo, y de David (Salmo 119:136), y de Jeremías (Jeremías 13:17). El Señor y sus apóstoles, al mismo tiempo, hablan con más dureza contra los profesantes huecos (como los fariseos), que en contra de los escarnecedores. enemigos de la cruz de Cristo—en sus hechos, no en la doctrina (Gálatas 6:14; Hebreos 6:6; 10:29). 19. perdición—la eterna, a la venida de Cristo. La “perdición” en 1:28 contrastada con la “salvación”. cuyo fin—la condenación determinada. cuyo dios es el vientre—(Romanos 16:18)—el que al fin será deshecho por Dios (1 Corintios 6:13). En contraste con nuestro “cuerpo” (v. 21), que nuestro Dios “transformará en la semejanza del suyo glorioso”. Su cuerpo ahora se regala, nuestro cuerpo se gasta; entonces, [PAG. 506] la condición respectiva de ambos será al revés. su gloria es en confusión—Como “la gloria” a menudo se usa en el Antiguo Testamento para denominar a Dios (Salmo 106:20), así corresponde aquí al “dios” de ellos en la frase paralela; “la gloria de ellos” es (más bien que “confusión”) la “vergüenza”, término que el Antiguo Testamento aplica desdeñosamente al ídolo (Jueces 6:32). Parece que el apóstol se refiere a Oseas 4:7 (cf. Romanos 1:32). No parece ser alusión a la circuncisión, como no ya gloriosa para ellos, sino una vergüenza (v. 2). La referencia del contexto inmediato es a la sensualidad y a la carnalidad en general. sienten lo terreno—(Romanos 8:5). En contraste con el v. 20; Colosenses 3:2. 20. nuestra vivienda—más bien, “nuestro estado”, o “patria”; nuestra ciudadanía. Nuestra vida ciudadana. No somos sino peregrinos en la tierra; ¿cómo entonces “sentiríamos lo terreno”? (v. 19; Hebreos 11:9, 10, 13–16). La ciudadanía romana era entonces de alta estima; ¡cuánto más lo debiera ser la ciudadanía celestial (Hechos 22:28; cf. Lucas 10:20) ¡vivienda es—“tiene su existencia en el cielo”. esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo—“Aguardamos (así se traduce el mismo griego en Romanos 8:19) al Señor Jesús como (en su capacidad de) Salvador (Hebreos 9:28). El que es “el Señor”, ahora ensalzado sobre todo nombre, asegura nuestra expectación (2:9–11). Nuestro sumo sacerdote ha subido al lugar santísimo no hecho de manos. Así como los israelitas quedaban fuera del tabernáculo, aguardando el retorno de Aarón (Lucas 1:21), así nosotros debemos mirar hacia los cielos aguardando al Cristo, que desde allí viene. 21. El griego: “El cual transfigurará el cuerpo de nuestra humillación (es decir, donde tiene lugar nuestra humillación, 2 Corintios 4:10; Efesios 2:19; 2 Timoteo 2:12), para que sea conformado al cuerpo de su gloria (es decir, en el cual su gloria se manifiesta), de conformidad con la operación eficiente <” No sólo vendrá como nuestro “Salvador”; sino también como nuestro Glorificador. con la cual puede también—no sólo para hacer nuestro cuerpo como el suyo, sino también
  • 75. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON para “sujetar a sí todas las cosas”, aun a la muerte misma, así como a Satanás y al pecado. Nos dió un ejemplo de la transfiguración venidera en el monte (Mateo 17:1, etc.). No un cambio de identidad, sino de apariencia o de forma
  • 76. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON (Salmo 17:15; 1 Corintios 15:51). Nuestra resurrección espiritual ahora es la garantía de nuestra futura resurrección corporal en gloria (v. 20; Romanos 8:11). Como el cuerpo glorificado de Cristo era esencialmente idéntico a su cuerpo de humillación, así nuestros cuerpos de resurrección como creyentes, puesto que serán como el suyo, serán esencialmente idénticos a nuestros cuerpos actuales, y con todo serán “cuerpos espirituales” (1 Corintios 15:42–44). Nuestra “esperanza” es que Cristo, por su resurrección de los muertos, ha obtenido el poder y se ha hecho el modelo de nuestra resurrección (Miqueas 2:13). CAPITULO 4 EXHORTACIONES: GRATITUD POR EL SUBSIDIO DE FILIPOS: SALUTACIONES: LA BENDICION DE CONCLUSION. 1. Así que—dado que tenemos tan gloriosa esperanza (3:20, 21). amados—Repetido de nuevo al fin de la oración, en señal de que su grande amor por ellos debía ser motivo de obediencia de parte de ellos. deseados— El anhelo de verlos tras larga ausencia (1:8). corona mía—en el día del Señor (2:16; 1 Tesalonicenses 2:19). estad así— El griego: “Así (eso es, como os amonesté) estad.” firmes—(1:27.) 2. Euodias y Sintique eran dos mujeres que parecían estar enemistadas, probablemente diaconisas de la iglesia. Repite el vocablo (el mismo verbo en el griego, “exhorto”), como si quisiera amonestar a cada una por separado y con absoluta imparcialidad. en el Señor—el verdadero elemento de la unión cristiana; que los que están “en el Señor” estén en desacuerdo, es la mayor inconsecuencia. 3. Asimismo—El griego: “Sí”. compañero—(El griego literal, “cónyuge”), condiscípulo, compañero del mismo yugo del evangelio (Mateo 11:29, 30; cf. 1 Timoteo 5:17, 18). Sería o Timoteo o Silas (Hechos 15:40; 16:19, en Filipos), o el principal obispo de Filipos. O si no, el griego Suyugos, o Synzugos, es nombre propio: “Te ruego también a ti, que eres verdadero (así el griego) compañero de yugo”. Cierto no era la esposa de Pablo, como 1 Corintios 9:5 indica que no tenía mujer. ayuda a las que—Más bien, como el griego: “ayúdalas”; es decir, a Euodias y a Sintique. “Coopera con ellas” [Birks]; o como Alford: “Ayuda en la obra de su reconciliación”. que trabajaron juntamente conmigo—“por cuanto trabajaron conmigo”. En Filipos, las primeras en oír el evangelio eran mujeres, y Lidia la primera convertida. Es una coincidencia que señala la autenticidad, el que en esta Epístola sola se dan instrucciones especiales a mujeres que colaboraron con Pablo en el evangelio. Al nombrar los primeros instructores, se pensaría primero en los primeros convertidos. Euodia y Sintique eran sin duda dos de “las mujeres que solían ir al río a la oración” (Hechos 16:13), y siendo las primeras convertidas naturalmente tomarían una parte activa en la enseñanza de otras mujeres llamadas después, por supuesto, no en la predicación pública, sino en una esfera menos prominente (1 Timoteo 2:11, 12). Clemente—el obispo de Roma un poco después de la muerte de Pedro y Pablo. Su Epístola desde la iglesia de Roma a la iglesia de Corinto existe aún. No hace mención alguna de Pedro. El fué el más eminente de los padres apostólicos. Alford piensa que Clemente era filipense, y no necesariamente Clemente, el obispo de Roma. Pero Orígenes (Comentario, Juan 1:29) identifica a este Clemente con el obispo de Roma. en el libro de la vida—el registro de aquellos cuya “ciudadanía está en los cielos” (Lucas 10:20; Filipenses 3:20). Antiguamente, las ciudades libres tenían un libro de registro que llevaba los nombres de todos los que tenían el derecho de la ciudadanía (cf. Exodo 32:32; Salmo 69:28; Ezequiel 13:9”; Daniel 12:1; Apocalipsis 20:12; 21:17). 4. (Isaías 61:10). “Siempre”; aun en medio de las actuales aflicciones (1:28–30). otra vez—como ya había dicho: “gozaos” (3:1). El gozo es el rasgo predominante de esta Epístola. otra vez digo—El griego: “otra vez diré”. 5. modestia—De raíz griega que significa “ceder”, y de ahí “complacencia” [Trench], o de la raíz, “conviene”, de donde lo “razonable en el trato” [Alford], que la consideración para otros, y no la demanda de todos los derechos de uno, lo que rectifica las injusticias de la justicia. El arquetipo [PAG. 507] de esta gracia es Dios, que no nos trata conforme al rigor de su ley, como merecemos (Salmo 130:3, 4) si bien ha exigido el pago más completo por nosotros de parte de nuestro divino Fiador. Se incluye en la “modestia”, “moderación”, el candor y la benignidad. El gozo en el Señor nos eleva por encima del rigorismo hacia otros (v. 5), y del afán (v. 6) tocante a nuestros propios asuntos. La tristeza engendra una dureza morosa hacia los demás, y un espíritu afanoso en nosotros. sea conocida—por vuestra conducta para con otros; no se deje ver nada inconsecuente con la modestia, así con la condescendencia. No es precepto para hacer ostentación de la modestia. Sea conocida esta gracia a los hombres en los hechos; “vuestras peticiones sean notorias a Dios” mediante las palabras (v. 6). de todos los hombres—aun de los “perversos” (2:15), a fin de ganarlos. Ejerced la “paciencia” hasta con vuestros perseguidores. Nadie es tan malagradecido como para no ser benigno con alguno, por algún motivo u otro, en alguna ocasión; el creyente ha de ser así “a todos los hombres” en todo tiempo. El Señor está cerca—El pronto retorno del Señor es el gran motivo de toda gracia cristiana (Santiago 5:8, 9). La dureza con otros (que es lo contrario de esta “moderación”) sería la arrogación prematura de las prerrogativas de jueces, las que pertenecen solamente a Dios (1 Corintios 4:5), lo que provocaría a Dios a juzgarnos por la estricta letra de la ley (Santiago 2:12, 13). 6. La oración y el afán son mutuamente opuestos, como el agua y el fuego [Bengel]. oración y ruego—El griego: “Por la oración y la súplica” propias de cada caso [Alford]. La oración por bendiciones; y el término general, suplicación, para evitar los males; cf. un término
  • 77. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON especial, “deprecación y súplica” (nota, Efesios 6:18). hacimiento de gracias—por todo; por la prosperidad así como por la aflicción (1 Tesalonicenses 5:18; Santiago 5:13). Bien podían los filipenses acordarse del ejemplo de Pablo en Filipos, en la cárcel de más adentro (Hechos 16:25). El hacimiento de gracias presta efecto a la oración (2 Crónicas 20:21), y nos libra de la congoja, haciendo que todos los tratos de Dios sean asunto de alabanza, no meramente de conformidad, mucho menos de murmuración. La “paz” es el complemento del “hacimiento de gracias” (v. 7; Colosenses 3:15). sean notorias, etc.—con confianza generosa, filial, sincera; no omitiendo nada como demasiado grande ni tampoco como demasiado pequeño, para presentarlo ante Dios, aun cuando lo fuera para presentar ante vuestro prójimo. Así Jacob, en su temor de Esaú (Génesis 32:9–12). Ezequías al temer a Senaquerib (2 Reyes 19:14; Salmo 37:5). 7. Y—La consecuencia inseparable de así presentar todas las cosas ante Dios “en ruego con hacimiento de gracias”. la paz—disipadora de la “congoja” (v. 6). de Dios—que viene de Dios, que reposa en Dios (Juan 14:27; 16:33; Colosenses 3:15). que sobrepuja—excede, o sobresale a todas las ideas humanas de poder de comprender la plena bienaventuranza de ella (1 Corintios 2:9, 10; Efesios 3:20; cf. Proverbios 3:17). guardará—como una fortaleza bien guarnecida (Isaías 26:1, 3). El mismo verbo griego se emplea en 1 Pedro 1:5. Habrá paz segura adentro, asedien los males que asediaren en lo exterior. vuestros corazones—la sede de los pensamientos. entendimientos—más bien, “pensamientos”, o propósitos. en Cristo Jesús—Es en Cristo que somos guardados seguros. 8. Resumen de todas sus exhortaciones cuanto a los deberes relativos, ya de hijos o de padres, ya de maridos o mujeres, de amigos, vecinos, los hombres en sus relaciones con el mundo, etc. verdadero—sincero, en palabras. honesto—sobrio en acciones, serio, digno. justo—en tratos para con otros. puro—“casto”, en relación con nosotros mismos. amable—(cf. Marcos 10:21; Lucas 7:4, 5). de buen nombre—se refiere a los ausentes (1:27), como lo “amable”, a lo amable cara a cara ¡Si hay virtud alguna— “toda virtud que hubiere” [Alford]. “Virtud”, el vocablo destacado de la ética pagana, se halla una sola vez en las Epístolas de Pablo, y una vez en las de Pedro (2 Pedro 1:5); pero su empleo difiere del de los autores paganos. Es un término terreno y humano en comparación con los nombres de las gracias espirituales que el cristianismo imparte; esto explica lo raro de su ocurrencia en el Nuevo Testamento. La piedad y la moral verdadera son inseparables. La piedad es el amor con su rostro hacia Dios; la moral es el amor al dirigirse hacia el prójimo. Que no se desprecie nada que sea bueno en sí; solamente que cada bien conserve su debido lugar. alguna alabanza—Todo lo que sea loable, digno de alabanza; no que los cristianos debieran hacer de la alabanza del hombre su meta (cf. Juan 12:43), sino que debieran vivir de tal manera que merezcan su alabanza. en esto pensad—Tenedlo presente continuamente, a fin de “hacerlo” (v. 9), siempre que la ocasión se presente para ello. 9. Lo que, etc.—además de las cosas que he recomendado por palabras dichas y escritas, también las que se recomiendan por mi ejemplo, llevadlas a la práctica. oísteis—aunque no lo hayáis “recibido” suficientemente. visteis—aunque no lo hayáis “aprendido” aún suficientemente [Bengel]. y— “Y luego”, como consecuencia necesaria (v. 7). No sólo “la paz de Dios”, sino aun “el Dios de paz” mismo “será con vosotros.” 10. Mas—Conjunción transitiva. “Mas” ahora, pasando a otro tema. en el Señor—Lo contempla todo con referencia a Cristo. ya al fin—lo que sugiere que esperaba de ellos el subsidio, no con fines egoístas, sino como “fruto” de la fe de ellos, “que abundase a cuenta de ellos” (vv. 11, 17). Aunque llegó con la “dádiva” con atraso, debido a la enfermedad de Epafrodito u otras demoras, no insinúa que fuese demasiado tarde. ha reflorecido vuestro cuidado de mí—(“otra vez”). El griego expresa los retoños de la primavera, repetición del cuidado manifestado en otras ocasiones. de lo cual estabais solícitos—con respecto a lo cual (nuevo envío de subsidios para mí) siempre os preocupáis, “pero os faltaba la oportunidad”, fuese la falta de medios o la falta de un mensajero. “Vuestra falta de servicio” (2:30) se debió a vuestra “falta de oportunidad”. 11. he aprendido—Yo, por mi parte, he aprendido, por la enseñanza del Espíritu Santo y por los tratos de la Providencia (Hebreos 5:8), a contentarme en cualquier condición. contentarme— El griego, lit., expresa “independiente de otros, y teniendo suficiencia en uno mismo”. Pero el cristianismo ha elevado el término por encima de la arrogante “autosuficiencia” del pagano estoico al contentamiento del cristiano, cuya suficiencia no está en sí mismo, sino en Dios [PAG. 508] (2 Corintios 3:5; 1 Timoteo 6:6, 8; Hebreos 13:5; cf. Jeremías 2:36; 45:5). 12. estar humillado—estar en condiciones humildes (2 Corintios 4:8; 6:9, 10). en todo (¿lugar?)—más bien [Alford]: “en cada una y en todas las cosas”. estoy enseñado—en el secreto. Lit., “iniciado” en la enseñanza secreta, que es un misterio desconocido al mundo. 13. Todo lo puedo—El griego: “Tengo fuerzas para todas las cosas”; no solamente “para ser humillado (“estar en pobreza”) y para tener abundancia”. Después de dar ejemplos específicos, declara su poder universal: ¡cuán triunfalmente, mas cuán humildemente! [Meyer]. en Cristo que me fortalece—Según los manuscritos más antiguos: “En aquel que me fortalece”. eso es, en virtud de mi viviente unión e identificación con aquel que es mi fortaleza (Gálatas 2:20). Cf. 1 Timoteo 1:12, de donde, acaso, “Cristo” fué insertado aquí por los copiadores. 14. Aquí se cuida de hacer que piensen, por lo que acaba de decir, que él tuviera en poco la bondad de ellos. comunicasteis juntamente a mi tribulación—es decir, os hicisteis participes conmigo en mi presente tribulación, eso es, con vuestra simpatía, prueba de la cual es vuestra contribución. 15. sabéis también vosotros—tan bien como yo. al principio del
  • 78. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON evangelio—desde la fecha de la era cristiana filipense; a la primera predicación del evangelio en Filipos. cuando partí de Macedonia—(Hechos 17:14). Los filipenses habían seguido a Pablo con sus subsidios, cuando salió de Macedonia y
  • 79. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON llegó a Corinto. 2 Corintios 11:8, 9 así concuerda con el texto aquí, coincidiendo en ambas Epístolas la fecha asignada a la donación, a saber, “al principio del evangelio” en ésta, y a su primera visita a Corinto en aquélla. [Paley, Horae Paulinae]. Sin embargo, la donación aludida aquí no es la misma que recibió en Corinto, sino la que le fué enviada a “Tesalónica una y otra vez” (v. 16). [Alford]. en razón de dar y recibir—En la cuenta vuestra y mía, “el dar” fué todo de parte vuestra, “el recibir” todo de la mía. 17. dádivas—El griego: “la dádiva”. Tradúzcase: “No es que busque la dádiva, sino el fruto que abunde a vuestra cuenta”; lo que busco es vuestro bien espiritual, en la abundancia del fruto de vuestra fe, la que se pondrá a vuestra cuenta para el día de las recompensas (Hebreos 6:10). 18. Empero—Aunque “la dádiva” no es lo principal que “busco” (v. 17), con todo, estoy agradecido por la misma, y por la presente la reconozco como suficiente para todas mis necesidades. “Tengo abundancia”, todo lo que quiero y “más que bastante”. estoy lleno—“Reboso”; el griego: “estoy llenado del todo”. olor de suavidad—(nota, Efesios 5:2). La figura se saca del incienso aromático que se quemaba juntamente con el sacrificio; la dádiva de los filipenses, siendo de fe, no era tanto a Pablo como a Dios (Mateo 25:40), olor agradable delante de Dios (Génesis 8:21; Apocalipsis 8:3, 4). sacrificio acepto— (Hebreos 13:16.) 19. Mi Dios—Pablo aquí llama a Dios “mi Dios”; denotando que Dios recompensará la dadivosidad de ellos para con su siervo, “supliendo” plenamente (Lit., “llenaría completamente”) “las necesidades” de ellos (2 Corintios 9:8), así como ellos habían suplido “plenamente” las de él (vv. 16, 18). Mi Maestro os recompensará del todo; yo no lo puedo hacer. Los filipenses invirtieron bien sus bienes, puesto que produjeron tanto. conforme a sus riquezas—La medida de lo que os suplirá será las inconmensurables “riquezas de su gracia” (Efesios 1:7). en gloria— Estas palabras pertenecen a toda la oración. La “gloria” es el elemento en que opera su rica gracia; y será el elemento en el que “suplirá todo lo que os falta”. en Cristo Jesús—en virtud de que vosotros estáis “en” Cristo Jesús, el Dador y el Mediador de todas las bendiciones espirituales. 20. gloria—Más bien, según el griego: “Sea la gloria”, No a nosotros, sino a él sea “la gloria”, así de vuestra dádiva como de su amorosa recompensa que os dará. 21. Saludad a todos los santos—“a todo santo” individualmente. los hermanos que están conmigo—Tal vez se entiende aquí “creyentes judaicos” (Hechos 28:21). Creo que el 2:20 excluye la idea de “amigos íntimos”, o de “colegas en el ministerio” [Alford]; tenía consigo a un solo amigo íntimo, a saber, Timoteo. 22. los … de casa de César—los esclavos y dependientes de Nerón, que probablemente habían sido convertidos mediante la enseñanza de Pablo, mientras estaba encarcelado en el cuartel pretoriano anexo al palacio. Como Filipos era una “colonia” romana, podría haberse establecido un vínculo de amistad entre ciudadanos de la ciudad madre y los de la colonia; especialmente entre cristianos de ambas ciudades, convertidos como lo fueron muchos bajo el mismo apóstol y bajo circunstancias semejantes, como fué Pablo encarcelado en Filipos una vez, así como lo estaba en Roma. 23. (Gálatas 6:18). sea con todos vosotros—Los manuscritos más antiguos leen: “Sea con vuestro espíritu”, y omiten el “Amén.”
  • 80. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS COLOSENSES INTRODUCCION LA AUTENTICIDAD de esta Epístola es atestiguada por Justino Mártir, Contra Tryphonen, p. 311, b., quien cita “el primogénito de toda criatura”, de cap. 1:15. Teófilo de Antioquía, a Autólico, 2. p. 100. Ireneo, 3. 14, 1, cita expresamente de esta “Epístola a los Colosenses” (cap. 4:14). Clemente de Alejandría, Strómata, 1. p. 325, cita cap. 1:28; también en otra parte cita cap. 1:9–11, 28; 2:2, etc.; 2:8; 3:12, 14; 4:2, 3, etc. Tertuliano, De prescriptione hereticórum, cap. 7, cita cap. [PAG. 509] 2:8; y De Resurrectione carnis, cap. 23, cita cap. 2:12, 20, y cap. 3:1, 2. Orígenes, Contra Celsum, 5, 8, cita cap. 2:18, 19. Colosas era ciudad de Frigia sobre el río Lico, ramo del Meandro. La iglesia se componía principalmente de gentiles (cap. 2:13). Alford infiere del cap. 2:1 (véase Nota, allí), que Pablo no había visto a sus miembros y que, por lo tanto, no había podido ser su fundador, como pensaba Teodoreto. Cap. 1:7; 8, sugiere la probabilidad de que Epafras fuera el primer fundador de la iglesia allí. La fecha de su fundación tuvo que ser subsiguiente a la visita de Pablo, “andando por orden la provincia de Galacia y Frigia, confirmando a todos los discípulos” (Hechos 18:23); porque de otra manera él habría tenido que visitar Colosas, lo que el cap. 2:1 da a entender que no había hecho. Si Pablo hubiera sido su padre en la fe, sin duda habría hecho alguna alusión al hecho, como en 1 Corintios 3:6, 10; 4:15; 1 Tesalonicenses 1:5; 2:1. Es sólo en las Epístolas a los Romanos y Efesios y en ésta, que faltan tales alusiones; en Romanos porque, como en esta iglesia de Colosas, él no había sido el instrumento en su conversión, y en Efesios, debido a la naturaleza general de la Epístola. Probablemente durante los “dos años” de la estada de Pablo en Efeso, cuando “todos los que habitaban en Asia oyeron la palabra del Señor Jesús” (Hechos 19:10, 26), convirtiéndose en Efeso Epafras, Filemón, Arquipo, Apfia (Filemón 2, 13, 19) y otros naturales de Colosas, fueron después los primeros sembradores de la simiente evangélica en su propia ciudad. Esto explicará su conocimiento personal y amistad con Pablo y sus colaboradores en el ministerio, y el lenguaje cariñoso de Pablo acerca de ellos y los saludos de ellos para él. Así también acerca de “los que están en Laodicea” (cap. 2:1). El OBJETO de la Epístola es el de contrarrestar las falsas enseñanzas judías, presentando a los colosenses su verdadero carácter en Cristo solo (exclusive de todos los demás seres celestiales), la majestad de la persona de él, y la perfección de la redención obrada por él; por lo tanto, ellos deberían conformarse a su Señor resucitado, y manifestar aquella conformidad en todas las relaciones de la vida ordinaria. Cap. 2:16, eso de “nueva luna, sábados”, indica que la enseñanza falsa combatida en esta Epístola es la de los cristianos judaizantes. Estos mezclaban con el cristianismo puro la teosofía oriental, el culto a los ángeles, y el ascetismo de ciertas sectas judías, especialmente de los esenios. Véase Josefo, Guerras Judías 2:8; 2:13. Estos teósofos prometían a sus discípulos una comprensión más profunda en el mundo de los espíritus y un acercamiento más íntimo a la pureza e inteligencia celestiales que el que proporcionaba el sencillo evangelio. Conybeare y Howson creen que había aparecido en Colosas algún judío alejandrino, imbuído de la filosofía griega de la escuela de Filón, con la cual combinaba la teosofía y el culto a los ángeles de los rabinos judíos, enseñanzas que más tarde fueron incorporadas en la cábala. Véase Josefo, Antigüedades, 12:3, 4, que nos dice que Alejandro el Grande había guarnecido las ciudades de Lidia y Frigia con 2000 judíos de Mesopotamia y de Babilonia en ocasión de una revuelta que amenazaba. Los frigios mismos tenían una tendencia mística en su culto a Cibeles, la cual les daba una tendencia a recibir más fácilmente el incipiente gnosticismo de los judaizantes, el cual más tarde se desarrolló en las herejías más extrañas. En las Epístolas Pastorales se habla del mal como que había llegado a una fase más terrible (1 Timoteo 4:1–3; 6:5), mientras que en esta Epístola Pablo no presenta ninguna acusación de inmoralidad, lo que es prueba de que esta Epístola era de una fecha más temprana. El LUGAR desde donde fué escrita parece haber sido Roma, durante su primer encarcelamiento allí (Hechos 28). En mi Introducción a la Epístola a los Efesios, se mostró que fueron enviadas las tres Epístolas a los Efesios, los Colosenses y a Filemón al mismo tiempo, es decir, durante el tiempo de su encarcelamiento cuando gozaba de más libertad, antes de la muerte de Burro. Cap. 4:3, 4; Efesios 6:19, 20, dan a entender una libertad mayor que la que tenía cuando escribia a los filipenses, después del ascenso de Tigelino a Prefecto Pretoriano. Véase Introducción a Filipenses. Esta Epístola, aunque fué llevada por el mismo portador, Tíquico, que llevó la carta a los Efesios, fué escrita antes que Efesios, porque muchas frases similares en ambas aparecen en forma más ampliada en la Epístola a los Efesios (véase también Nota, Efesios 6:21). La Epístola a los Laodicenses (cap. 4:16) fué escrita antes de ésta a los colosenses, pero probablemente fué enviada por él a Laodicea al mismo tiempo con ésta a la iglesia de Colosas.
  • 81. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON El ESTILO es peculiar: aparecen aquí muchas frases griegas, no halladas en otra parte. Véase cap. 2:8, “ninguno os engañe”; “sacólos a la vergüenza en público” (2:15); “os prive de vuestro premio” y “metiéndose” (2:18); “culto voluntario”, o culto a la voluntad (2:23), “saciar la carne” (2:23); “torpes palabras” [PAG. 510] (cap. 3:8); “gobierne” (3:15); “consuelo” (cap. 4:11). La sublimidad y elaboración artificial de estilo corresponden con la naturaleza majestuosa de su tema, con la majestad de la persona y oficio de Cristo, en contraste con el sistema miserable de los judaizantes, la discusión del cual le fué impuesta por la controversia. De ahí proviene su uso de una fraseología inusitada. De la otra parte, en la Epístola a los Efesios, escrita después, en la cual el escritor no se hallaba estorbado por las exigencias de la controversia, habla más extensamente sobre las mismas verdades gloriosas, a él tan simpáticas, más libremente y sin controversia, en una efusión más abundante de su espíritu, con menos lenguaje elaborado y antitético de sistema, tal como hacía falta al aconsejar a los colosenses contra los errores particulares que los amenazaban. De ahí resulta la semejanza notable de muchas de las frases usadas en las dos Epístolas escritas casi en el mismo tiempo y en general en el mismo tenor de pensamiento espiritual; mientras que las frases peculiares en la Epístola a los Colosenses son tales como son naturales, considerándose el propósito de controversia de la Epístola. CAPITULO 1 Vers. 1–29. SALUDO; INTRODUCCION; CONFIRMA LA ENSEÑANZA DE EPAFRAS; LAS GLORIAS DE CRISTO; ACCION DE GRACIAS Y ORACION A FAVOR DE LOS COLOSENSES; SU PROPIO MINISTERIO DEL MISTERIO. 1. por la voluntad de Dios—Griego, “a través de”, etc., (véase Nota, 1 Corintios 1:1). Timoteo—(Véanse notas, 2 Corintios 1:1; Filipenses 1:1). Estaba Timoteo con Pablo cuando escribía esta carta. Había sido compañero de Pablo en su primer viaje por Frigia, donde estaba Colosas. Por lo tanto, parece que los colosenses le asociaban con Pablo en su afecto y el apóstol le incluye en la salutación de la Epístola. Ni el uno ni el otro, probablemente, habían visto la iglesia de los colosenses (véase cap. 2:1), mas en su gira por Frigia habían visto ciertos colosenses, tales como Epafras, Filemón, Arquipo y Apfia (Filemón 2), quienes, una vez convertidos, llevaron el evangelio a su ciudad natal. Colosas—Escrita en los manuscritos más viejos, “Colasas”. Así como “santos” da a entender unión con Dios, así “hermanos fieles” quiere decir unión con hombres cristianos. [Bengel]. y del Señor Jesucristo—Lección apoyada por algunos de los manuscritos más antiguos, omitida por otros de igual antigüedad. 3. Acción de gracias por “la fe, esperanza y amor” de los colosenses. Así también en las epístolas mellizas enviadas al mismo tiempo y por el mismo portador, Tiquico (Efesios 1:15, 16). Damos—Yo y Timoteo. y Padre—Así algunos de los manuscritos más viejos. Mas otros mejores omiten el “y”, el cual se infiltró probablemente de Efesios 1:3. siempre orando por vosotros—con hacimiento de gracias (Filipenses 4:6). Véase el versículo siguiente. 4. Habiendo oído, etc.—El lenguaje da a entender que sólo había oído de ellos, sin haberlos visto (cap. 2:1). Véase Romanos 1:8. donde se usa un lenguaje igual acerca de una iglesia que nunca había visto. el amor … a todos—a los ausentes, como también a los que están presentes. [Bengel]. 5. A causa de—debe unirse con las palabras inmediatamente anteriores, “el amor que tenéis a todos los santos a causa de la esperanza”, etc. La esperanza de la vida eterna nunca será en nosotros un principio inactivo, mas siempre producirá el “amor”. Los romanistas abusan de este pasaje, como si la esperanza de la vida eterna dependiera de las obras. Pero es un argumento falso. No resulta que nuestra. esperanza esté fundada en nuestras obras porque estemos motivados a vivir bien, puesto que nada es más eficaz para este fin que el convencimiento de la gracia libre de Dios. [Calvino] guardada—un tesoro guardado como para estar fuera de peligro de ser perdido (2 Timoteo 4:8). La fe, la esperanza y el amor encierran la suma del cristianismo. Véase v. 23, “la esperanza del evangelio”. de la cual habéis oído ya—es decir, en el tiempo cuando les fué predicada. por la palabra, etc.—Que la “esperanza” formaba parte de “la palabra verdadera del evangelio” (cf. Efesios 1:13), es decir, la parte del evangelio que os fué predicada. 6. El cual ha llegado hasta vosotros—Griego, “Que está presente entre vosotros”, es decir, que ha venido a vosotros, y queda con vosotros. El habla de la palabra como de una persona viva presente entre ellos. como por todo el mundo— virtualmente, como para esta fecha se predicaba en las partes principales del mundo conocido en aquel entonces; potencialmente, como fué el mandamiento de Cristo de que el evangelio fuese predicado en todas las naciones y no fuera limitado, como lo era la ley, a los judíos (Mateo 13:38; 24:14; 28:19). Sin embargo, la verdadera lección y la de los manuscritos más viejos, es la que omite el “y” siguiente, así: “Como por todo el mundo fructifica y crece, como también en vosotros”. Entonces lo que se afirma no es que el evangelio haya sido predicado en todo el mundo, sino que está llevando frutos de justicia, y (como un árbol que lleva fruto y al mismo tiempo crece) está creciendo en números de convertidos por todo el mundo. la gracia de Dios en verdad—es decir, en su verdad y con verdadero conocimiento. [Alford]. 7. Como habéis aprendido—Algunos manuscritos agregan “también”, que no pertenece al texto verdadero. Los copiadores que lo metieron en algunos manuscritos, habrán creído que Pablo había predicado el evangelio a los colosenses, lo mismo que Epafras, mientras que la omisión de “también” en los manuscritos más antiguos da a entender que Epafras solo fué el fundador de la iglesia en Colosas. de Epafras—de parte de él. consiervo—es decir, de Cristo.
  • 82. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON En Filemón v. 23, le llama “mi compañero en la prisión”. Es posible que Epafras haya sido arrestado a causa de sus obras entusiastas en Asia Menor: pero es más probable que Pablo le diera este título, como de su fiel compañero en su encarcelamiento (véase Nota, cap. 4:10, [PAG. 511] acerca de la suposición de MEYER). el cual es un fiel ministro de Cristo a favor vuestro—o mejor, “el cual es fiel a favor vuestro como ministro de Cristo”, insinuando que él no es uno que ellos debieran rechazar a favor de los maestros nuevos y errados (cap. 2). Algunos manuscritos antiguos leen, “a favor nuestro”. La Vulgata, con uno de los manuscritos más viejos, lee: “a favor vuestro”. 8. vuestro amor—(v. 4), “a todos los santos”. en el Espíritu—la esfera o elemento en que sólo se halla el amor verdadero, como distinto del estado de aquellos que “están en la carne” (Romanos 8:9). Mas aun ellos necesitaban ser incitados a un amor más grande (cap. 3:12–14). El amor es el primer fruto y el principal del Espíritu (Gálatas 5:22). 9. también nosotros—por nuestra parte. lo oímos—(v. 4). no cesamos de orar—Aquí afirma en particular por qué cosa ora; así como en el v. 3 menciona en general el hecho de que oraba por ellos. que seáis llenos—más bien, “que seáis llenados”; un verbo hallado repetidas veces en esta Epístola (cap. 4:12, 17). conocimiento—Griego, “conocimiento completo y exacto”. Palabra sustantiva análoga al verbo griego “conocisteis” (v. 6). de su voluntad—acerca de cómo debéis caminar (Efesios 5:17), como también principalmente el conocimiento de aquel “misterio de su voluntad, según su beneplácito, que se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos” (Efesios 1:9, 10); la voluntad de Dios, por la cual se había propuesto eternamente reconciliar para consigo, y salvar los hombres por Cristo, no por los ángeles, como hasta cierto punto enseñaban los maestros falsos (cap. 2:18). [Estio]. Parece que había una falta de conocimiento entre los colosenses, a pesar de sus excelencias generales; por esto Pablo frecuentemente hace énfasis sobre este tema (v. 28; cap. 2:2, 3; 3:10, 13; 4:5, 6). Por otra parte, Pablo ensalza menos la sabiduría a los corintios, quienes ya estaban muy inflados en el alto concepto de sus conocimientos. sabiduría—a menudo mencionada en esta Epístola, como opuesta a la “filosofía” (falsa) y la “ostentación de sabiduría” (cap. 2:8, 23; véase Efesios 1:8). inteligencia—sagacidad para discernir lo que es apropiado para cada ocasión, lugar y tiempo. La sagacidad tiene por asiento “la inteligencia” o intelecto; la sabiduría es más general, y tiene su asiento en todo el ámbito de las facultades del alma. [Bengel]. “¿Quisieras tú saber que los asuntos en la palabra de Cristo son cosas reales? Entonces nunca las leas simplemente por amor del conocimiento”. [Citado por Gaussen]. El saber es deseable solamente cuando es sazonado por la “espiritual inteligencia”. 10. Para que andéis, etc.—El conocimiento verdadero de la voluntad de Dios es inseparable del caminar conformemente con esa voluntad. digno del Señor—(Efesios 4:1). agradándole en todo—literalmente, “para todo agrado”, a Dios, se entiende. fructificando en toda buena obra—Esta es la primera manifestación de que ellos “caminan dígnamente del Señor”. La segunda es su “crecimiento en el conocimiento de Dios” (o, como leen los manuscritos más antiguos, “creciendo POR el pleno conocimiento de Dios”). Entonces, así como se dice que la palabra del evangelio (v. 6) estaba “fructificando” y “creciendo” en todo el mundo, aun así como estaba haciendo en los colosenses desde el día en que ellos conocieron la gracia de Dios, así aquí es la oración de Pablo que ellos pudiesen continuar “fructificando” y “creciendo” más y más por el pleno conocimiento de Dios, cuanto más de aquel “conocimiento” (v. 9) les fuera concedido. El pleno conocimiento de Dios es el verdadero instrumento de expansión en el alma y la vida del creyente. [Alford]. La tercera manifestación de que caminan dignamente es (v. 11), que están “corroborados de toda fortaleza”, etc. La cuarta es (v. 12) que “dan gracias al Padre”, etc. 11. Corroborados”, etc.—El griego dice, “Siendo hechos poderosos en todo poder”. conforme a la potencia de su gloria—más bien, “conforme a la potencia característica de la gloria” de Cristo, aquí muy apropiada al argumento de Pablo, Efesios 1:19; 6:10, como las abundantes “riquezas de su gloria” en Efesios 3:16. Su potencia es inseparable de su gloria (Romanos 6:4). para toda tolerancia—o paciencia, como para alcanzar todo aguante paciente, una continuación perseverante, sufriente en la fe, a pesar de las pruebas de los perseguidores y las seducciones de los maestros falsos. largura de ánimo—para con aquellos que uno pueda repeler. La “tolerancia” o aguante, se usa hacia aquellos a quienes no se les puede rechazar. [Crisóstomo]. con gozo—sufrimiento gozoso (Hechos 16:25; Romanos 5:3, 11). 12. Dando gracias al Padre—Vosotros, los colosenses. Véase Nota v. 10; esta cláusula está unida con “que seáis llenados” (v. 9), y “que andéis” (v. 10). El nexo no es con “no cesamos de orar por vosotros (v. 9) dando gracias”. al Padre—de Jesucristo, y por lo tanto nuestro Padre por adopción (Gálatas 3:26; 4:4, 5, 6). que nos hizo aptos—No lo hizo por un crecimiento progresivo en la santidad, sino una vez para siempre nos hizo aptos. No es primordialmente la obra del Espíritu que aquí se indica, sentido en que frecuentemente se usa este texto; sino la obra del Padre en colocarnos por adopción, una vez para siempre, en una relación nueva con él, es decir, la relación de hijos. Los creyentes aquí indicados estaban en diferentes grados de santificación progresiva; pero en relación con la aptitud aquí especificada, ellos todos por igual la tenían de parte del Padre, en Cristo su Hijo, estando como estaban “cumplidos en él” (cap. 2:10). Véase Juan 17:17; Judas 1, “santificados en Dios Padre”; 1 Corintios 1:30. Todavía, en segundo lugar, esta aptitud, completa de una vez, contiene en sí el germen de la santificación, más tarde desarrollada progresivamente en
  • 83. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON la vida por el Espíritu del Padre en el creyente. La vida cristiana de “celestialdad”—si se nos permite formar tal palabra en castellano—es la primera etapa del cielo mismo. Tiene que haber, y habrá, una aptitud personal para el cielo
  • 84. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON donde exista una aptitud judicial para la vida celestial. para participar, etc.—El griego dice: “para la porción (nuestra porción) de la herencia (Hechos 20:32; 26:18; Efesios 1:11) de los santos en luz”. La “luz” empieza en el creyente aquí, descendiendo del “Padre de las luces” por medio de Jesús, “la luz verdadera”, y es perfeccionada en el reino de la luz, la que incluye conocimiento, pureza, amor y gozo. Aquí se pone en contraste con “las tinieblas” del estado inconverso (v. 13; 1 Pedro 2:9). 13. de la potestad—“de entre [PAG. 512] la potestad”, de entre la esfera donde es ejercido el poder de Satanás. trasladado—Los así trasladados en cuanto al estado, son también transformados en cuanto al carácter. Satanás tiene un dominio organizado con varios órdenes de poderes de mal (Efesios 2:2; 6:12). Pero rara vez se usa el término “reino” para referirse a este dominio usurpado (Mateo 12:26); generalmente se limita para indicar el reino de Dios. tinieblas—ceguedad, odio, miseria. [Bengel]. su amado Hijo—más bien como el griego, “el Hijo de su amor”; el Hijo sobre quien reposa su amor (Juan 17:26; Efesios 1:6); en contraste con las “tinieblas”, donde todo es odio y antipatía. 14. (Efesios 1:7). redención—más bien como el griego, “la redención”, la nuestra. por su sangre—Omitido en los manuscritos más antiguos; probablemente metido por algún copiador por influencia de Efesios 1:7. remisión de pecados—tradúzcase como el original griego, “los pecados”, los nuestros. 15. Los que han experimentado en sí mismos “la redención” (v. 14), ya conocen a Cristo en el carácter glorioso aquí descrito, como superior a los ángeles más encumbrados a quienes enseñaban los maestros falsos (cap. 2:18) que había de tributarse culto. Pablo describe a Cristo (1) en su relación a Dios y la creación (vv. 15–17); (2) en relación a la iglesia (vv. 18–20). Así como en aquella relación se considera a Cristo como el Creador (vv. 15, 16) y el Sustentador (v. 17) del mundo natural; así en ésta, como el origen y el apoyo de la nueva creación moral. imagen—semejanza exacta y representante perfecto. Adán fué hecho “en la imagen de Dios” (Génesis 1:27). Mas Cristo, el segundo Adán, reflejaba perfecta y visiblemente “al Dios invisible” (1 Timoteo 1:17), cuya gloria representó sólo en parte el primer Adán. “Imager” (eikón) incluye “semejanza” (homoiosis); mas “semejanza” no incluye “imagen” “Imagen” siempre supone un prototipo, al cual no meramente se parece, sino del cual es tomada: el duplicado exacto, como el reflejo del sol en el agua; el niño, la imagen viva del padre. “Semejanza” da a entender el mero parécido; no el duplicado exacto y derivación como expresa la “imagen”, véase 1 Corintios 11:7. [Trench]. (Juan 1:18; 14:9; 2 Corintios 4:4; 1 Timoteo 3:16; Hebreos 1:3). Aun antes de su encarnación Cristo era la imagen del Dios invisible como el Verbo (Juan 1:1–3) por quien Dios creó los mundos y por medio de quien Dios apareció a los patriarcas. De modo que su carácter esencial como siempre “la imagen de Dios”. (1) antes de su encarnación, (2) en los días de su carne, y (3) ahora en su estado glorificado, es, creo, considerado aquí por el verbo “es”. el primogénito de toda criatura—Griego “el primogénito de toda la creación”. Dice el Credo Niceno: “engendrado del Padre antes de todos los mundos.” Se da a entender prioridad y dignidad superlativas (Salmo 98:27): Nuestra versión podría parecer favorecer el arrianismo, como si Cristo fuese una criatura. Tradúzcase, pues: “Engendrado (lit. “nacido”) antes de toda la creación”, según el contexto, que da el motivo por el cual él es caracterizado así: “Porque por él fueron criadas”, etc. (vv. 16, 17). [Trench]. Esta expresión es entendida por Orígenes (tan lejos está el griego de favorecer las opiniones socinianas o arrianas) como que declara la divinidad de Cristo, y es usada por él como una frase para señalar la divinidad en contraste con su humanidad (B. 2, sec. contra Celso). 16. Porque—Esto da la prueba de que él no está incluído en las cosas criadas, mas es el “primogénito” antes de “toda creación” (v. 15), engendrado como el “Hijo del amor de Dios” (v. 13), anteriormente a todas las demás emanaciones, “porque” todas estas otras emanaciones vinieron de parte de él, y todo lo que fué creado, fué creado por él. por él—más bien como el griego “en él”, como el elemento condicional preexistente y que lo incluye todo. La creación de todas las cosas POR él es expresada más tarde y es un hecho diferente de éste, aunque entendido en éste. [Alford]. Dios se reveló en el Hijo, el Verbo del Padre, antes de toda existencia criada (v. 15). Aquel Verbo Divino lleva EN sí el arquetipo, o modelo, de todas las existencias, de modo que “EN él todas las cosas en los cielos y en la tierra fueron criadas”. El “en él” indica que la Palabra es la base ideal de toda existencia; el “por él”, más adelante, que Cristo es el instrumento que realmente lleva a efecto la idea divina. [Neander]. Su naturaleza esencial como el Verbo del Padre no es una mera dependencia de su encarnación, sino la misma base de ella. La relación original del Verbo Eterno con los hombres “hechos en su imagen” (Génesis 1:27), es la fuente de la nueva revelación a ellos por la redención, formada en su encarnación, por la cual él les restaura a ellos la imagen de él que se había perdido. “En él” da a entender algo anterior a “por” y “para él” inmediatamente después; las tres preposiciones señalan en sucesión el principio, el progreso y el fin. [Bengel]. todas las cosas—“El universo de las cosas”. Que la nueva creación no está indicada en este versículo (como interpretan los socinianos), es claro; porque los ángeles, que se incluyen en el catálogo, no eran criados nuevos por Cristo; y Pablo no habla de la nueva creación hasta el v. 18. La creación “de las cosas que están en los cielos” (así el griego) incluye la creación de los cielos mismos; “las cosas” anteriores son más bien nombradas, pues los habitantes son más nobles que sus moradas. Los cielos y la tierra y todas las cosas que están en ellos (1 Crónicas 29:11; Nehemías 9:6; Apocalipsis 10:6). invisibles—el mundo de los espíritus. tronos … dominios—señoríos; los tronos son los más grandes. principados …
  • 85. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON potestades—más bien, “gobiernos, o autoridades”; ésos son más fuertes que éstas (véase Nota Efesios 1:21). Estas dos palabras se refieren a puestos respecto de las criaturas de Dios; “tronos y dominios” expresan una relación más elevada
  • 86. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON para con Dios, siendo carrozas sobre las cuales anda Dios ostentando su gloria (Salmo 68:17). Por este pasaje se establece la existencia de varios órdenes de ángeles. todo—griego, “todas las cosas”. por decir todo el universo. fué criado—mejor, para distinguir el tiempo aoristo griego que aparece en la cláusula anterior, del tiempo perfecto aquí. tradúzcase, “han sido criadas”, que en el griego quiere decir, que “fueron criadas, y todavía subsisten como criadas”. Pues en la cláusula anterior la creación fué vista como un acto pasado en un punto de tiempo, y hecha una vez para siempre; pero aquí se ve, no simplemente [PAG. 513] como un acto histórico de creación en el tiempo pasado, sino como el resultado permanente ahora y existente eternamente. por él—como el agente instrumental (Juan 1:3). para él— como el gran Fin de la creación, conteniendo en sí mismo la razón por qué hay una creación y por qué es como es. [Alford]. El es la causa final como también la causa eficiente. La puntuación de Lachmann de vv. 15–18 es la mejor, por la cual “el primogénito de toda la creación” (v. 15) corresponde con “el primogénito de entre los muertos” (v. 18), formando el conjunto una oración, con las palabras “Todas las cosas por él fueron criadas y para él, y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten, y él es la cabeza del cuerpo, la iglesia” como un paréntesis. Así pone Pablo primero el origen de la creación natural por él, y en segundo lugar, el de la nueva creación. El paréntesis se divide en cuatro cláusulas, dos y dos: las dos primeras apoyan la primera afirmación, “el primogénito de toda la creación”, y las dos segundas nos preparan para la afirmación de que él “es el primogénito de entre los muertos”; las dos primeras corresponden con las dos últimas en su forma: “Todas las cosas por él < y él es” y “por él todas las cosas < y él es”. 17. (Juan 8:58). Tradúzcase como el griego: “Y él mismo (EL grande) es (entendiéndose su ser esencialmente divino) antes de todas las cosas” en el tiempo como también en dignidad. Ya que él es antes de todas las cosas, es también aun antes del tiempo, es decir, desde la eternidad. por él—griego, “en él”, (como el elemento condicional de la existencia, v. 16). [Alford]. subsisten—No sólo fueron llamadas a la existencia desde la nada, sino que son mantenidas en su estado presente. El Hijo de Dios es el conservador, como también el creador de todas las cosas. [Pearson]. Bengel explica con menos probabilidad: “Todas las cosas en él se juntaron en un sistema: el universo halló su perfección en él” (Isaías 41:4; Apocalipsis 22:13). Véase en cuanto a Dios. Romanos 11:36, lenguaje similar; por lo tanto Cristo tiene que ser Dios. 18. La revelación de Cristo a la Iglesia y la nueva creación, como el originador de ambas. él—Enfático, él mismo. No los ángeles en oposición a la doctrina de los maestros falsos acerca del culto a los ángeles, y el poder de eones o emanaciones espirituales (imaginarias) de parte de Dios (cap. 2:10, 18). cabeza del cuerpo … la iglesia—La iglesia es su cuerpo por virtud de que él ha entrado corporalmente en comunión con la naturaleza humana [Neander] (Efesios 1:22). El mismo Ser quien es la Cabeza de todas las cosas y seres por medio de la creación, es también la cabeza de la iglesia en virtud de ser “el primogénito de entre los muertos” y “las primicias” de la nueva creación entre los hombres. el que es—es decir, porque él es el principio. [Alford]. Más bien, esto es el principio de un párrafo nuevo. Así como el párrafo anterior, que trató de su originación de la creación física, empezó con “Quién es” (v. 15), así éste, que trata de su originación de la nueva creación, empieza con “Quien es” antecediendo un paréntesis que cierra el párrafo anterior, incluyendo dicho párrafo (véase Nota, v. 16) desde “todas las cosas fueron criadas por él”, hasta “Cabeza del cuerpo, la iglesia”. La cabeza de reyes y sumos sacerdotes era ungida, como el asiento de las facultades, fuente de la dignidad y original de todos los miembros (según la etimología hebrea). Así Jesús por su unción fué designado como Cabeza del cuerpo, la iglesia. el principio—es decir, de la nueva creación, como también de la vieja (Proverbios 8:22; Juan 1:1; véase Apocalipsis 1:8); el principio de la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23) como siendo él mismo el “primogénito de entre los muertos” (Hechos 26:23; 1 Corintios 15:20, 23). Es triple la primogenitura de Cristo: (1) Desde la eternidad el “primogénito” del Padre (v. 15); (2) Como el primogénito de su madre (Mateo 1:25); (3) Como la cabeza de la iglesia, místicamente engendrado del Padre, como si fuera a una vida nueva, el día de su resurrección, que es su “regeneración”, como también la futura resurrección de su pueblo será su “regeneración” (es decir, la resurrección que fué empezada en el alma, extendida al cuerpo y a toda la creación, Romanos 8:21, 22) (Mateo 19:28; Hechos 13:33; Apocalipsis 1:5). La filiación y la resurrección son relacionadas de la misma manera, Lucas 20:36; Romanos 1:4; 8:23; 1 Juan 3:2. Cristo por resucitar de entre los muertos es la causa eficiente (1 Corintios 15:22), como habiendo obtenido el poder, y la causa ejemplar, por ser el modelo (Miqueas 2:13; Romanos 6:5; Filipenses 3:21) de nuestra resurrección, pues la resurrección de “la Cabeza” consecuentemente incluye la de los miembros. para que en todo—“todas las cosas”, que el escritor resume en v. 20. tenga el primado—Griego, “EL MISMO venga a ser el que tenga el primer lugar”, o “tenga la precedencia”. Están incluídas ambas ideas, la prioridad en el tiempo, y la prioridad en la dignidad: ahora en el mundo regenerado, como antes en el mundo de la creación (v. 15). “Engendrado antes de toda criatura”, o “primogénito de toda criatura”, o toda la creación (Salmo 89:27; Juan 3:13). 19. agradó—en el original se sobreentiende “a Dios” en él—en el Hijo (Mateo 3:17). toda plenitud—más bien como el griego, “toda la plenitud”, es decir, de Dios, todo lo que hay de excelencia divina en Dios el Padre (cap. 2:9; Efesios 3:19; véase Juan 1:16; 3:34). Los gnósticos usaban la palabra “plenitud” por el conjunto de emanaciones, o poderes angélicos, que provienen de Dios.
  • 87. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON El Espíritu, prescientemente, advierte a la igleisa por medio de Pablo que la verdadera “plenitud” mora en Cristo solo. Esto da el motivo por qué Cristo toma la precedencia sobre toda criatura (v. 15). Por dos motivos Cristo es el Señor de
  • 88. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON la iglesia: (1) Porque la plenitud de los atributos divinos (v. 19) mora en él y por esto tiene él el poder para gobernar el universo; (2) Porque (v. 20) lo que él ha hecho por la iglesia, le da el derecho de presidirla, habitase—como en un templo (Juan 2:21). Esta permanencia de la divinidad en Cristo es el fundamento de la reconciliación por él. [Bengel]. De ahí el “y” (v. 20) une como causa y efecto las dos cosas, la divinidad en Cristo y la reconciliación por Cristo. 20. El orden del original griego se conserva bien en nuestra versión castellana, “Y por él (Cristo) reconciliar (completamente] (véase Nota, Efesios 2:16) todas las cosas (todo el universo de las cosas) a sí (a [PAG. 514] Dios el Padre, 2 Corintios 5:19) pacificando (pacificando Dios el Padre) por la sangre de su (de Cristo) cruz”, es decir, por la sangre derramada por Cristo en la cruz: el precio y la garantía de nuestra reconciliación con Dios. La frase bíblica, “Dios reconcilia al hombre consigo”, da a entender que Dios quita por la sangre de Jesús la barrera que interpone la justicia de Dios a la unión del hombre con Dios (véase Nota, Romanos 5:10; 2 Corintios 5:18). Así la versión de los Setenta de 1 Samuel 29:4, “¿Con qué se reconciliaría a su señor?” es decir, reconciliar a su señor a sí aplacando su ira. Así Mateo 5:23, 24. por él—“por medio de él” (el agente instrumental en la nueva creación, como en la creación original): repetido enfáticamente para traer la persona de Cristo a una posición de eminencia, como la Cabeza igualmente de las dos creaciones. lo que está en la tierra como lo que está en los cielos—Los ángeles buenos, en un sentido, no necesitan la reconciliación con Dios; y los ángeles caídos están excluídos de ella (Judas 6). Pero probablemente la redención tiene efectos en el mundo de los espíritus, los cuales no conocemos. Por supuesto, su acto de reconciliarnos a nosotros y reconciliarlos a ellos, tiene que ser por un proceso diferente, puesto que no tomó sobre sí la naturaleza de los ángeles como para ofrecer una propiciación por ellos. Pero el efecto de la redención en ellos, como él es la Cabeza de ellos y también la nuestra, es que por ella ellos son traídos más cerca de Dios y así alcanzan un aumento de bienaventuranza [Alford], y vistas más amplias del amor y sabiduría de Dios (Efesios 3:10). Toda la creación subsiste en Cristo y por esto, toda la creación es afectada por su propiciación: la creación pecaminosa es estrictamente “reconciliada” de su enemistad; la creación impecable, relativamente distante de la pureza inacercable de Dios (Job 4:18; 15:15; 25:5), es elevada a una participación más íntima con él, y en este sentido más amplio es reconciliada. Sin duda, también, la caída del hombre, después de la caída de Satanás, es una sección de un círculo mayor de mal, de modo que el remedio de la primera caída afecta la posición de los ángeles, de entre los cuales cayeron Satanás y sus huestes. Habiendo los ángeles visto en esto la magnitud del pecado, el infinito costo de la redención, la exclusión de los ángeles caídos de ella, y la incapacidad de toda criatura de establecerse en su propio poder, ahora son puestos fuera de la posibilidad de caer. Entonces queda en pie la definición que formuló Bacon, de la Jefatura de Cristo: “La Cabeza de la redención para el hombre; la Cabeza de la preservación para los ángeles.” Algunos suponen que Satanás, antes de su caída, gobernaba esta tierra y el reino animal preadámico; de ahí su maldad contra el hombre, quien sucedió al señorío de esta tierra y sus animales, y de ahí, también, el que asumiera Satanás la forma de serpiente, la más astuta de la tribu de animales. Lucas 19:38 dice expresamente “paz en el cielo” así como el resultado de la redención terminada, así la “paz en la tierra” fué el resultado de su comienzo en el nacimiento de Jesús (Lucas 2:14). Bengel explica la redención en que no fué sólo la reconciliación de Dios, sino también de los ángeles, apartados de los hombres a causa de la enemistad de los hombres contra Dios. Efesios 1:10 está de acuerdo con esto: Esto es verdad, mas sólo parte de la verdad: así también lo es la opinión de Alford, mas sólo parte de la verdad. La reconciliación verdadera, o la restauración de paz en los cielos, lo mismo que en la tierra, es expresada por Pablo. Mientras aquella sangre de la reconciliación no fuese realmente derramada, lo que se opone (Zacarías 3:8, 9) a las acusaciones de Satanás, sino sólo prometida, Satanás podría alegar su derecho contra los hombres delante de Dios día y noche (Job 1:6; Apocalipsis 12:10); de ahí resulta que él, Satanás, estaba en el cielo mientras no se levantaba el entredicho contra el hombre (véase Lucas 10:18). De modo que el mundo de la tierra y del cielo debe a Cristo solo la restauración de la armonía después del conflicto y el sometimiento de todas las cosas bajo una sola Cabeza (véase Hebreos 11:23). El pecado introdujo desacuerdo no sólo en la tierra, sino también en los cielos, por la caída de los demonios; trajo a las moradas de los santos ángeles una pérdida, no positiva sino privativa, una retardación de su desarrollo más alto y perfecto, de gradación armoniosa y consumación perfecta. Los ángeles por sí solos no eran más capaces que los hombres de vencer a los perturbadores de la paz y de echar a los demonios; es sólo “por medio de EL” y “la sangre de su cruz”, que fué restaurada la paz en el cielo; es sólo después de que Cristo haya alcanzado plena y legalmente la victoria que Miguel (Apocalipsis 12:7–10) y sus ángeles pueden arrojar del cielo a Satanás y sus demonios (cap. 2:15). Entonces el punto del argumento de Pablo contra el culto a los ángeles es, que los ángeles mismos, así como los hombres, dependen de Cristo, el único objeto verdadero de culto. [Auberlen]. 21. Los colosenses están incluídos en esta reconciliación general (véase Efesios 2:1, 12). extraños—alejados de Dios y la salvación: objetivamente desterrados de Dios, a través de la barrera que interponía la justicia de Dios contra vuestros pecados; subjetivamente apartados por la enajenación de vuestra misma voluntad, lejos de Dios. El primero es el pensamiento prominente (véase Romanos 5:10), como el segundo lógicamente resulta, “enemigos de ánimo”. “La
  • 89. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON enajenación efectiva hace enemigos habituales”. [Bengel]. de ánimo—Griego, “en el entendimiento” o “pensamiento” (Efesios 2:3; 4:18), por decir “en vuestro entendimiento”. en malas obras—más bien como el griego, “en las malas
  • 90. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON obras”, las vuestras (las malas obras eran el elemento en el cual subsistía vuestra enemistad). ahora empero—A pesar de la anterior enajenación, ahora que ha venido Cristo, Dios os ha reconciliado completamente, o restablecido nuevamente en su amistad (así el griego, véase Nota, v. 20). 22. En el cuerpo de su carne—el elemento en que tuvieron lugar sus sufrimientos reconciliadores. Véase v. 24. “las aflicciones de Cristo en mi carne” (1 Pedro 2:24). Los ángeles que no tienen cuerpo de carne”, no son de manera alguna nuestros mediadores reconciliadores, como afirman vuestros maestros falsos, sino EL, el Señor de los ángeles, quien ha tomado sobre sí nuestra carne, para poder hacer en ella expiación por nueestra [PAG. 515] humanidad caída. por medio de muerte—muerte que sólo pudo suceder en un cuerpo de carne como el nuestro (Hebreos 2:14). Esto da a entender que él tomó sobre sí nuestra humanidad verdadera y completa. La “carne” es la esfera en la cual pudieron realizarse sus sufrimientos (véase v. 24; Efesios 2:15). para haceros—(Efesios 5:27). El fin de su expiación reconciliadora por medio de la muerte. santos— positivamente; y en relación con Dios. sin mancha, e irreprensibles—negativamente. “Sin mancha” en nosotros, como Cristo mismo, nuestra Cabeza (1 Pedro 1:19). “Irreprensibles” (palabra griega por los que no dan motivo para ser llevados ante algún tribunal de justicia) es en relación con el mundo de afuera. Aquí se trata de la santificación como el fruto; la justificación por la reconciliación de Cristo, como el árbol que ha venido antes (Efesios1:4; 5:26, 27; Tito 2:14). Al mismo tiempo, aquí se considera nuestra santificación como perfecta en Cristo, en quien fuimos injertados en la regeneración o conversión, y quien “nos ha sido hecho por Dios < santificación” perfecta (1 Corintios 1:30; 1 Pedro 1:2; Judas 1); no una santificación meramente progresiva, la cual es el desarrollo gradual de la santificación que Cristo es hecho para el creyente desde el principio. delante de él—en la presencia de Dios, en la aparición de Cristo. 23. Si—“Presumiendo que permanecéis”, etc.; no de otra manera seréis así presentados en su venida (v. 22). fundados—fijados sobre un cimiento (véase Nota, Efesios 3:17; Lucas 6:48, 49). “Fundados” se refiere al cimiento sobre el cual descansan los creyentes; “firmes”, a su propia estabilidad (1 Pedro 5:10). 1 Corintios 15:58 tiene las mismas palabras griegas. sin moveros—“no removidos” por los maestros falsos. de la esperanza del evangelio—(Efesios 1:18). que habéis oído: el cual es predicado a toda criatura … del cual yo Pablo soy hecho ministro—Son tres argumentos contra el que fuesen “removidos del evangelio”: (1) Que lo habían oído; (2) La universalidad de la predicación del evangelio; (3) El ministerio de Pablo en el evangelio. En lugar de “a toda criatura”, los manuscritos más viejos leen, “en toda la creación”. Véase “por todo el mundo”, v. 6; “todas las cosas < en la tierra” v. 20 (Marcos 16:15); de modo que él da a entender que el evangelio del cual les exhorta a “no moverse” tiene esta señal de la verdad: la universalidad de su anuncio, que está de acuerdo con el mandato y la profecía de Cristo mismo (Mateo 24:14). Por “es predicado”, Pablo no sólo quiere decir “que está siendo predicado”, sino que realmente ha sido predicado, como hecho cumplido. Plinio, no muchos años des pués, en la famosa carta al emperador Trajano, escribió: “Muchos de toda edad, rango y sexo, son traídos ante el tribunal, porque el contagio de esa superstición (el cristianismo) se ha extendido no sólo por las ciudades, sino por las aldeas y la campiña”. (El autor, al afirmar como “hecho cumplido” la predicación a “todas las criaturas”, evidentemente se funda en el tiempo aoristo de la palabra “predicado”. Pero el tiempo aoristo en griego sólo se refiere a tiempo pasado en el modo indicativo. Fuera del modo indicativo, es decir, en el modo subjuntivo, optativo, y en el participio, no indica el momento del tiempo. Aquí tenemos un participio aoristo pasivo que bien puede referirse a la acción de predicar en tiempo pasado, presente o futuro, o todos los tiempos juntos, cronológicamente entendidos. Algún crítico podría atacar este punto como un error o falsedad en la Biblia, si entiende la acción como la entendió nuestro autor. Nota del Trad.) del cual … soy hecho ministro—El respeto por mí, ministro de este evangelio universal, debería induciros a no ser removidos de él. Además, da a entender que el evangelio que oísteis de Epafras, vuestro “ministro” (v. 7), es el mismo del cual “yo fuí hecho ministro” (v. 25. Efesios 3:7); si os movéis de él, abandonaréis la enseñanza de los ministros del evangelio reconocidos, a favor de maestros falsos, sin la debida autorización. 24. Que—Algunas versiones dicen “quien”. Pero es omitido en los manuscritos más antiguos. Entonces: “Ahora me gozo”, etc. Para ensalzar la gloria de Cristo como superior a todo, menciona sus propios sufrimientos a favor de la iglesia de Cristo. “Ahora” está en contraste con “fuí hecho ministro”, en tiempo pasado (v. 23). por vosotros—“a favor de vosotros”, para que seáis confirmados en confiar sólo en Cristo (a la exclusión del culto a los ángeles) por la glorificación de Cristo en mis padecimientos (Efesios 3:1). cumplo en mi carne lo que falta—lit. “las deficiencias”— todas las que faltan de las aflicciones de Cristo (véase Nota, 2 Corintios 1:5). Cristo “se aflige en las aflicciones de su pueblo” (Isaías 63:9). “La Iglesia es su cuerpo en el cual él está, vive, y por lo tanto también sufre”. [Vitringa]. Cristo había de soportar ciertas aflicciones en este cuerpo figurado, lo mismo que en su cuerpo literal; éstas eran las que “faltaban de las aflicciones de Cristo”, las cuales Pablo “cumplía” o llenaba. Sus propios padecimientos meritorios en expiación por el pecado fueron todos cumplidos completamente en la cruz. Pero su iglesia (su segundo yo) tiene fijada toda su medida de aflicciones. Cuanto más sufría Pablo, miembro del cuerpo, tantas menos quedaban para que las soportaran los demás miembros; dándoles a ellos, la comunión de los santos, un interés en los sufrimientos de él. Es
  • 91. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en referencia a las aflicciones de la iglesia, las cuales son “aflicciones de Cristo”, que dice Pablo aquí, “Yo cumplo las deficiencias”, o “lo que queda atrás de las aflicciones de Cristo.” Ella es afligida con el fin de promover su crecimiento
  • 92. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en santidad y su perfección en Cristo. No se pierde ni un padecimiento (Salmo 56:8). Todos los miembros tienen un interés mutuo en los sufrimientos de todos (1 Corintios 12:26). La inferencia de Roma, por lo tanto, es completamente falsa, de que la iglesia tiene un acopio de los méritos y expiaciones de Cristo y sus apóstoles, de entre los cuales ella puede dispensar indulgencias, pues el contexto no hace referencia alguna a sufrimientos en expiación de pecado y productivos de méritos. Los creyentes deben considerar sus sufrimientos menos en relación a sí mismos como individuos, y más como integrantes de un gran conjunto, que lleva a cabo el perfecto plan de Dios. 25. soy hecho ministro—resumiendo el hilo desde v. 23. “del cual fuí hecho ministro”. dispensación—la mayordomía encomendada a mí para administrar, en la casa de Dios, la iglesia, [PAG. 516] a toda la familia de creyentes, los bienes de mi Señor (Lucas 12:42; 1 Corintios 4:1, 2; 9:17; Efesios 3:2). en orden a vosotros—con miras a vosotros, los gentiles, esta dispensación me fué dada (v. 27; Romanos 15:16). para que cumpla—para traer la palabra de Dios a todos: el fin de su mayordomia: “he llenado todo del evangelio” (Romanos 15:19). “La plenitud de Cristo” (v. 19 y de los tiempos (Efesios 1:10) le obligaba a hacerlo”. [Bengel]. 26. el misterio—(Notas, Efesios 1:9, 10; 3:5–9). El “misterio”, antes oculto, ahora revelado, es la redención para todo el mundo gentil, lo mismo como para los judíos. “Cristo en vosotros (gentiles) la esperanza de gloria” (v. 27). desde los siglos—“escondido de los seres humanos desde los siglos y edades”. Mejor traducido, “desde edades y generaciones”. “Edades” son largos períodos sucesivos señalados por los diferentes órdenes de seres y etapas en la creación. La palabra griega “eones” era la palabra usada por los gnósticos por las emanaciones angélicas que salen de Dios. El Espíritu por medio de Pablo, prescientemente, en oposición al error gnóstico ya naciente (cap. 2:18), enseña que el misterio de la redención estaba escondido en los propósitos de Dios en Cristo, tanto de los seres angélicos (véase Efesios 3:10) de las “edades” preadámicas, como también de las “generaciones” humanas subsiguientes. manifestado a sus santos—a sus apóstoles y profetas primeramente (Efesios 3:5), y por medio de ellos a todos sus santos. 27. quiso Dios—o “le agradó a Dios hacer conocer”. Pablo lo resuelve todo en la buena voluntad de Dios, para que el hombre no se gloríe sino en la gracia de Dios. qué—falta en nuestra versión castellana. “¡Qué grande e inagotable! las riquezas de la gloria de este misterio—Pablo acumula frase sobre frase para recalcar la grandeza de la bendición en Cristo que concede Dios a los gentiles. Véase cap. 2:3, “todas las riquezas de cumplido entendimiento”. Efesios 3:8, “las inescrutables riquezas de Cristo”; Efesios 1:7, “las riquezas de su gracia.” “La gloria de este misterio ha de ser la gloria de la cual os hace partícipes de esta verdad antes escondida y ahora revelada, en parte ahora, mas especialmente cuando Cristo venga (cap. 3:4; Romanos 5:2; 8:17, 18; Efesios 1:18). Este sentido del texto es apoyado por lo siguiente: “Cristo en vosotros la esperanza de la (así el griego) gloria”. Cuanto más baja fué la degradación de vosotros los gentiles, tanto más alta es la riqueza de la gloria a la cual os eleva el misterio revelado. Vosotros estabais “sin Cristo y sin esperanza” (Efesios 2:12). Ahora tenéis a “Cristo en vosotros la esperanza de la gloria” ya mencionada. Alford hace que “Cristo entre vosotros” responda a “este misterio entre los gentiles”. Pero la cláusula entera, “Cristo EN vosotros (Efesios 3:17) la esperanza de la gloria”, responde a “este misterio,” y no a toda la frase “este misterio entre los gentiles”. Lo que fué hecho notorio “entre vosotros los gentiles” es, “Cristo en vosotros (ahora por fe como vuestra vida escondida, cap. 3:3; Gálatas 2:20) la esperanza de la gloria” (vuestra vida manifiesta). El contraste (antítesis) entre “CRISTO EN VOSOTROS” ahora como vuestra vida escondida, y “la esperanza de gloria” que ha de manifestarse después, requiere esta traducción. 28. anunciamos—predicamos, proclamamos. amonestando … enseñando—“Amonestando” se relaciona con el arrepentimiento, se refiere a la conducta de uno, y se dirige principalmente al corazón. “Enseñando” tiene que ver con la fe, se refiere a doctrinas, y se dirige principalmente al intelecto. Estas son las dos cabezas de la enseñanza evangélica. a todo … todo hombre—sin distinción de judío o gentil, grande o pequeño (Romanos 10:12, 13). en toda sabiduría—con toda la sabiduría en nuestro método de enseñar que poseemos: así explica Alford. Pero v. 9 y cap. 3:16 favorecen la opinión de Estio, que la refiere a la sabiduria comunicada a los que son enseñados; sin ocultar nada, mas instruyéndolos a todos en el perfecto conocimiento de los misterios de la fe que es la verdadera sabiduría (véase 1 Corintios 2:6, 7; 12:8; Efesios 1:17). que presentemos—(Nota, v. 22)—en la venida de Cristo. todo hombre—Pablo es celoso de que los maestros falsos no seduzcan ni una sola alma de entre el pueblo de Cristo en Colosas. De este modo cada individuo entre ellos debería ser celoso por sí mismo y por su vecino. Aun un alma es de valor incalculable. perfecto en Cristo—quien es el elemento en unión viva con quien solo puede cada creyente hallar la perfección: instruído perfectamente (Efesios 4:13) en doctrina, adulto o maduro en la fe y práctica. “En Cristo”, como “Jesús” está omitido en los manuscritos más antiguos. 29. En lo cual—más bien, “para lo cual”; es decir, para “presentar todo hombre perfecto en Cristo.” trabajo—esfuerzo activo. No “proclamo” solamente a Cristo, mas trabajo también. combatiendo—en “conflicto” (cap. 2:1) de espíritu (véase Romanos 8:26). La misma palabra griega se usa de Epafras (cap. 4:12) “combatiendo < en oración” (nuestra versión incolora, “solícito por vosotros en oración”) lit., “agonizando por vosotros en oración”, “esforzándose como en la agonía de una contienda”. Así Jesús en Gethsemaní cuando oraba (Lucas 22:44). Así “porfiad” (Lucas 13:24, la misma palabra griega,
  • 93. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “agonizad”). Así Jacob “luchó” en oración (Génesis 32:24–29). Véase “contienda”, griego, “agonía” o “esforzarse ardientemente”, 1 Tesalonicenses 2:2. según la operación de él—Pablo protesta que tiene poder para “combatir”,
  • 94. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “agonizar” en espíritu por sus convertidos, sólo hasta donde Cristo obra en él y por él (Efesios 3:20; Filipenses 4:13). poderosamente—lit., “en poder”. CAPITULO 2 Vers. 1–23. SU LUCHA EN ORACION POR LA FIRMEZA DE ELLOS EN CRISTO; DE QUIEN LES ACONSEJA NO SEAN SEDUCIDOS POR SABIDURIA FALSA. 1. Porque—Explica en qué sentido “trabajaba combatiendo” (cap. 1:29). Tradúzcase como el griego, “Quiero que sepáis cuán grande contienda (la misma palabra griega como en cap. 1:29, “agonía de conflicto” de oración ferviente, ansiosa; no conflicto con los maestros falsos, lo que le habría sido imposible ahora en la cárcel) tengo por vosotros”. por los que están en Laodicea—expuestos al mismo peligro de maestros falsos como los colosenses (véase cap. 4:16). Este peligro fué probablemente la causa de que él escribiera a Laodicea como también a Colosas. nuncavieron [PAG. 517] mi rostro en carne—inclusive los de Hierápolis (cap. 4:13). Pablo se consideraba “deudor” a todos los gentiles (Romanos 1:14). Su “rostro” y presencia habrían sido un “consuelo” (v. 2; Hechos 20:38). Véase cap. 1:4, 7, 8, en prueba de que él no había visto sino sólo oído acerca de los colosenses. Por esto él se esfuerza en solícito conflicto con Dios en oración ardiente por ellos, para suplir la falta de su presencia corporal entre ellos. Aunque “ausente en la carne, estoy con vosotros en espíritu” (v. 5). 2. que sean confortados sus corazones—los corazones “de ellos”, los de Laodicea y “todos los que nunca vieron mi rostro” (v. 1). La palabra “sus” comparada con “os” (v. 4), prueba que en v. 1 las palabras “nunca vieron mi rostro en carne”, es un término general para aquellos por los cuales Pablo dice que tiene “gran solicitud” o “contienda”, incluyendo en particular, “vosotros” (colosenses) y “los de Laodicea”. Pues es evidente que la oración de “que sean confortados sus corazones”, tiene que incluír en sí a los colosenses, a favor de quienes dice, “gran solicitud tengo”. Entonces es un modo abreviado de expresión por decir, “que sean confortados vuestros corazones y los de ellos” (“sus”). Alford traduce “confirmados”, o permite “confortados” en su sentido radical original de fortalecidos. Pero el griego apoya nuestra versión; el sentido, también, es claro: confortados con la consolación de aquellos a quienes Pablo no había visto y a favor de quienes, por consiguiente, luchaba en oración tanto más fervientemente; puesto que estamos más ansiosos a favor de los amigos ausentes que de los presentes. [Davenant]. Sus corazones serían consolados, “sabiendo qué contienda tenía él a favor de” ellos, y cuánto se interesaba por el bienestar de ellos; y también siendo librados de dudas al aprender de parte del apóstol que la doctrina que ellos habían oído de Epafras fué verdadera y cierta. Escribiendo a iglesias que él había instruído cara a cara, él entra en detalles particulares acerca de ellas, como padre dirigiendo a sus hijos. Pero a aquellas entre las cuales él no había estado en persona, trata de las verdades más generales de la salvación. unidos— estrechamente; “tejidos juntos”, en amor—el vínculo o elemento de tejer juntos; el antídoto del efecto divisor cismático de la doctrina falsa. Trátase del amor a Dios y del amor mutuo en Cristo. en—más bien “para”; el fin y objeto de ser “unidos”. todas riquezas—griego, “todas las riquezas de la plena seguridad (1 Tesalonicenses 1:5; Hebreos 6:11; 10:22) del entendimiento (cristiano)”. La acumulación de frases, no sólo “el entendimiento”, sino “la plena seguridad del entendimiento”; no sólo esto, sino “todas las riquezas de”, etc., da a entender cómo él deseaba impresionarlos con la suma importancia del tema a tratarse. para conocer—griego, “para conocimiento”; más todavía, “para pleno conocimiento”, o “conocimiento exacto”, pues es palabra distinta de “conocimiento” del v. 3. Traduce Alford, “a través del conocimiento”. Reconocimiento no es bastante fuerte; porque ellos en cierta medida reconocían la verdad; lo que les hacía falta era el conocimiento completo y exacto de ella (véanse Notas, cap. 1:9, 10; Filipenses 1:9). de Dios, y del Padre, y de Cristo—Los manuscritos más antiguos omiten “y del Padre y de”; entonces tradúzcase, “De Dios (es decir) Cristo”. Dos manuscritos muy antiguos leen: “de Dios el Padre de Cristo”. 3. En el cual—más bien, “en quien” (no como Alford “en el cual,” refiriéndose a “el misterio”). Cristo mismo es el “misterio” (v. 2; 1 Timoteo 3:16), y a Cristo se refiere el pronombre relativo, y a Cristo, “en quien están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento”. El “todos” aquí corresponde a “todas” en v. 2; como “tesoros” responde a “riquezas”; es de los tesoros de donde proceden las riquezas (v. 2). “Est{n” es el predicado de la oración; todos los tesoros ESTAN en él; “escondidos” es afirmado del estado o manera en que están en él los tesoros. Como una mina de riquezas desconocidas e inagotables, los tesoros de sabiduría y conocimiento están en él escondidos, mas no con el fin de quedar así; sólo hace falta que sean explorados para que lleguéis “a todas las riquezas” que están allí (v. 2); pero mientras vosotros, colosenses, no os esforcéis por alcanzar “el pleno conocimiento” (véase Nota, v. 2) de ellos, quedarán “escondidos”. Véase la parábola, Mateo 13:44, “el tesoro escondido”. Este sentido concuerda con el intento del apóstol y anula la objeción de Alford de que “los tesoros no están escondidos, sino revelados”. “Escondidos” claramente responde a “misterio” (v. 2), el cual, según el propósito de Dios, si somos fieles, no quedará “escondido”, sino que será revelado (véase 1 Corintios 2:7, 8). Sin embargo, como la mina es inagotable, siempre habrá, durante toda la eternidad, nuevos tesoros en Cristo los
  • 95. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON cuales han de ser retirados de su estado escondido. sabiduría—general, y en cuanto a la verdad experimental y práctica; de donde viene el “conocimiento” (v. 2). conocimiento—especial e intelectual en cuanto a la verdad doctrinal; de donde
  • 96. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON proviene “el pleno conocimiento” (v. 2). 4. Y—mejor, “pero”. Véase con “para que nadie”, etc. vv. 8, 16, 18. Se refiere a la mezcla del judaísmo con la filosofía oriental, y la combinación de esta mezcla con el cristianismo. palabras persuasivas—plausibles, pues llevaban la apariencia de sabiduría y de humildad (vv. 18, 23). 5. Porque—Argumento contra el que ellos se permitiesen ser engañados, sacado de una consideración de su autoridad personal, como si estuviese él presente. gozándome y mirando—mirando con gozo. concierto—vuestro buen orden; respondiendo a “unidos” (v. 2) como un cuerpo bien organizado. La misma palabra griega como la por “unidos” o “tejidos juntos”, se usa por el “cuerpo” de la iglesia, “bien ligado entre sí”, en Efesios 4:16. Véase 1 Corintios 14:33, 40. firmeza—griego, “el cimiento firme (o sólido)”. Así como “concierto” expresa el aspecto exterior de la iglesia, así “firmeza” expresa la base interior sobre la cual la iglesia se apoyaba. El griego literalmente da a entender, no una calidad abstracta, sino la cosa en lo concreto; de modo que su “fe” es la cosa sólida que constituía la base de su iglesia. 6. “Por lo tanto, de la manera que recibisteis (una vez para siempre—el tiempo aoristo—de Epafras) a Jesús el Cristo como vuestro Señor (véanse 1 Corintios 12:3; 2 Corintios 4:5; Filipenses 3:8), así andad en él”. No dice meramente, “recibisteis” la doctrina de Cristo, sino a “Jesús” mismo; ésta es la esencia de la fe (Juan 14:21, 23; Gálatas 1:16). Ya habéis recibido una vez para siempre el Espíritu de vida en Cristo; [PAG. 518] llevad a la práctica esa vida en vuestro caminar (Gálatas 5:25). Este es el alcance principal de la Epístola. 7. Arraigados—(Efesios 3:17). sobreedificados—griego, “siendo sobreedificados”, acción progresiva. Así como “arraigados” da a entender su vitalidad, así “edificados”, su solidez maciza. Como en los Cantares de Salomón, cuando una imagen no basta para expresar los diversos aspectos de la verdad divina, se emplea otra para suplir la idea buscada. Así “caminar”, una tercera imagen (v. 6), expresa el pensamiento que no podían expresar “arraigados” y “sobreedificados”, la idea de movimiento hacia adelante. “Arraigados” está en el tiempo perfecto, o pasado, dando a entender su conversión y vital injerto “en él”. “ Sobreedificados” es tiempo presente (en el griego), que da a entender crecimiento progresivo en la religión mediante la unión con él. Efesios 2:20 se refiere a la iglesia; pero este pasaje aquí se refiere a su progreso individual en la edificación (Hechos 20:32). creciendo en ella con hacimiento de gracias—avanzando hacia una madurez más completa (véase v. 2) en la fe, “con hacimiento de gracias” a Dios, el autor benévolo de toda esta bendición. 8. Tradúzcase, “Mirad que no haya alguno (como yo temo que haya: el indicativo del griego indica esto) que os esté (señalando a algún emisario de mal, Gálatas 1:7 extraviando como presa suya por medio de la filosofía” (la de él), etc. El apóstol no condena toda filosofía, sino la filosofía” (así el griego) de los herejes judeo‐orientales en Colosas, la cual más tarde se desarrolló en el gnosticismo. Vosotros, que tenéis “las riquezas de plena seguridad” y los “tesoros de sabiduría”, no debéis permitir que os extravíen como preso por una filosofía vana, vacía y engañosa. Las “riquezas” está en contraste con “presa”; “plena” con “vana” o “hueca” (vv. 2, 3, 9). según las tradiciones de los hombres—en oposición a la “plenitud de la divinidad”. Referido a las tradiciones de los rabinos en Marcos 7:8. Cuando los hombres no podían hacer que la revelación aun pareciera hablar de los profundos misterios en los cuales ellos tenían curiosidad de escudriñar, entonces introdujeron la filosofía humana y las pretendidas tradiciones como ayuda, como si alguno trajese una lámpara al reloj del sol para averiguar la hora. Los maestros falsos se jactaban de una sabiduría superior en teoría, transmitida por tradición entre los iniciados; en la práctica prescribían el ascetismo, como si la materia y el cuerpo fuesen manantiales de maldad. La Frigia (en donde estaba Colosas) tenía una propensión hacia lo místico y mágico, lo que apareció en su culto a Cibeles y en el montanismo posterior. [Neander]. los elementos del mundo—(Nota, Gálatas 4:3). “Los rudimentos” o lecciones elementales “del mundo (exterior)”, tales como las ordenanzas legales; nuestras lecciones infantiles de tendencia judaica (vv. 11, 16, 20; Gálatas 4:1–3). Pero Neander entiende “elementos del mundo”, en el sentido de lo que es terrenal, carnal y externo, no como “los rudimentos de religión” en el judaísmo y paganismo. no según Cristo—Su jactanciosa “filosofía” superior no es sino tradición humana, un apego a lo carnal y mundano, y no a Cristo. Aunque nominalmente reconocían a Cristo, en espíritu le negaban por su doctrina. 9. Porque—La “filosofía” de ellos (v. 8) no es “según Cristo”, como lo es toda filosofía verdadera, y todo lo que no proviene de él y no tiende hacia él, es un engaño; “porque en él (solo) habita”, como en un templo, etc. la plenitud—(cap. 1:19; Juan 14:10). de la divinidad—La palabra griega (Theótes) quiere decir la esencia y naturaleza de la divinidad, no meramente las perfecciones y los atributos divinos (griego, theiótes). Como hombre, Cristo no era simplemente semejante a la divinidad, sino en el sentido más completo era Dios. corporalmente—no meramente como antes de su encarnación, sino ahora “corporalmente en él” como el Verbo encarnado (Juan 1:14, 18). Los creyentes, por su unión con él, participan de su plenitud de la naturaleza divina (Juan 1:16; Nota, Efesios 3:19; 2 Pedro 1:4). 10. Y—Y por lo tanto. Tradúzcase en el orden griego, “Y en él estáis (por virtud de la unión con él) llenados completamente” de todo lo que os hace falta (Juan 1:16). Los creyentes reciben de la unción divina que desciende de su divina Cabeza y Sumo Sacerdote (Salmo 133:2). El está lleno (pleno) de la “plenitud” misma; nosotros somos llenados desde él. Lo que Pablo da a entender es, por lo tanto, vosotros colosenses, no necesitáis ninguna fuente suplementaria de la gracia, como
  • 97. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON aquellas con las cuales sueñan los maestros falsos. Cristo es “la Cabeza de todo gobierno y autoridad” (así el griego), Efesios 1:10; El, pues, sólo, y no estas “autoridades” inferiores también, ha de ser adorado (v. 18). 11. Da a entender
  • 98. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON que ellos no necesitaban el rito externo de la circuncisión, como enseñaban los judaizantes, puesto que ya tenían la realidad interna espiritual de aquel rito. sois circuncidados—Más bien, como el griego, “Fuisteis (una vez para siempre) circuncidados (espiritualmente, en vuestra conversión y bautismo, Romanos 2:28, 29; Filipenses 3:3) de una circuncisión no hecha con manos”; en contraste con “la circuncisión hecha con mano en la carne” (Efesios 2:11). El mismo cuerpo de Cristo, por el cual el creyente es santificado, se dice que no fué “hecho con manos” (Marcos 14:58; Hebreos 9:11; véase Daniel 2:45). con el despojamiento—más bien como el griego, “con vuestro despojamiento”, pues el artículo definido tiene esta fuerza aquí; como el acto de quitarse una ropa vieja (Efesios 4:22), aludiendo al despojamiento del prepucio en la circuncisión. del cuerpo de los pecados de la carne—Los manuscritos más viejos leen, “el cuerpo de la carne”, omitiendo “de los pecados” es decir, “el cuerpo” cuya característica prominente es la carnalidad (véase Romanos 8:13, donde “la carne” y “el cuerpo” se corresponden mutuamente). Este cuerpo de carne, en su aspecto pecaminoso, es despojado en el bautismo (cuando el bautismo responde a su ideal) como el sello de la regeneración cuando es recibido en arrepentimiento y fe. En la circuncisión el prepucio sólo es quitado; en la regeneración cristiana. “el cuerpo de la carne” es quitado espiritualmente, por lo menos es así en su concepción ideal, por imperfectamente que realicen aquel ideal los creyentes individuales. en la circuncisión de Cristo—Esta circuncisión espiritual se realiza en o por la unión con Cristo. cuya “circuncisión”, por la cual se hizo responsable de nosotros para guardar toda la ley, [PAG. 519] es imputada a los creyentes para justificación; y la unión con él, en toda su obediencia vicaria, inclusive su circuncisión, es el manantial de la santificación. Alford hace que ésta sea la explicativa de la anterior “circuncisión hecha sin manos”, es decir, “la circuncisión efectuada por vuestra unión con Cristo”. La opinión anterior, me parece, concuerda mejor con el v. 12; cap. 3:1, 3, 4, pasajes que hacen que el creyente, por la unión espiritual con Cristo, tenga participación personal en los distintos estados de Cristo, es decir, en su muerte, resurrección y venida en gloria. Nada fué hecho o sufrido por nuestro Mediador como tal, que no pueda ser obrado en nuestra alma o representado en nuestro espíritu. La opinión de Pearson, sin embargo, es la de Alford. Josué, el tipo (no Moisés en el desierto), circuncidó a los israelitas en Canaán (Josué 5:2–9) la segunda vez; los que salieron de Egipto habían sido circuncidados y después murieron en el desierto; pero los nacidos después del Exodo, no habían sido circuncidados. Jesús, el tipo, es autor de la verdadera circuncisión que, por lo tanto, es llamada “la circuncisión de Cristo” (Romanos 2:29). Así como Josué fué “ministro de Moisés”, así Jesús es “ministro” de la circuncisión “por la verdad de Dios” a los gentiles (Romanos 15:8). 12. Tradúzcase, “Siendo sepultados juntamente con él en vuestro bautismo”. El participio aoristo aquí es coincidente en tiempo con el verbo precedente (v. 11), “fuisteis circuncidados”. El bautismo aquí se considera como la sepultura de la vieja vida carnal, con la cual el acto de la inmersión corresponde simbólicamente; y en climas cálidos donde la inmersión es exenta de todo peligro, es el modo más conforme con el significado de la ordenanza; pero el espíritu de la ordenanza es conservada por la infusión, donde la inmersión sería incómoda o peligrosa; insistir en la inmersión literal en todos los casos sería mero ceremonialismo legalista (Romanos 6:3, 4). (No aceptamos la opinión del autor acerca de la substitución del rociamiento por el modo primitivo del bautismo, pues cambiando la forma, han cambiado ellos también el simbolismo, con el resultado de que el llamado bautismo practicado en muchas iglesias ha llegado a ser un “ceremonialismo legalista” sin sentido. Además, nunca hemos conocido un bautismo por inmersión que fuese “peligroso”, nunca hemos oído de un caso, aun en climas fríos, en que el sumergido haya sufrido efectos adversos. (Nota del Trad.) resucitasteis—más bien como el griego “fuisteis resucitados con él”. por la fe de, etc.—por medio de vuestra fe en la operación de Dios; de modo que tenemos “fe de” por “fe en” (Efesios 3:12; Filipenses 3:9). La fe en la poderosa operación de Dios en levantar de nuevo a Jesús, es la fe salvadora (Romanos 4:24; 10:9); y es obrada en el alma por la misma “poderosa operación” de él, por la cual Dios “levantó a Jesús de entre los muertos” (Efesios 1:19, 20). Bengel me parece a mí (no como lo entiende Alford), expresa este sentido, es decir, “Por la fe que es una obra de la operación de Dios, quien”, etc. Efesios 1:19, 20 concuerda con esto; el mismo gran poder de Dios se emplea en levantar a uno que está muerto espiritualmente a una vida de fe, que fué “obrado en Cristo cuando Dios le levantó literalmente de entre los muertos”. Sin embargo, “la fe de” es generalmente “la fe en” (Romanos 3:22); pero no hay incongruencia gramatical en entenderla como “la fe que es el efecto de la operación de Dios” (Efesios 2:8; 1 Tesalonicenses 2:13). Así como la resurrección literal de él es el fundamento del poder empleado en nuestra resurrección espiritual, así es una garantía de nuestra resurrección literal más tarde (Romanos 8:11). 13. vosotros, estando muertos—anteriormente (Efesios 2:1, 2); así como Cristo estaba entre los muertos, antes que Dios le levantara “de entre los muertos” (v. 12). en pecados—más bien, según el griego, como también al fin del versículo, “transgresiones”; lit., “caídas al lado” del camino; transgresiones tan reales como la de Adán. incircuncisión de vuestra carne—que no os habéis despojado de la vieja naturaleza pecaminosa, el prepucio carnal o pecado original del cual ahora, mediante la circuncisión espiritual, es decir, la conversión y el bautismo, os habéis despojado. os vivificó—juntamente con Cristo. Así como la
  • 99. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON resurrección de Cristo demostró que él fué librado del pecado puesto sobre él, así nuestra vivificación espiritual demuestra que hemos sido perdonados de nuestros pecados (1 Pedro 3:22; 4:1, 2). perdonándoos—Así leen la Vulgata
  • 100. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON e Hilarión. Pero los manuscritos más antiguos leen, “perdonándonos”, pasando así de las personas particulares, los colosenses, a la iglesia en general (cap. 1:14; Efesios 1:7). todos los pecados—mejor, “todas las transgresiones”, las nuestras. 14. Rayando—Participio activo de tiempo aoristo en griego, de acción hecha de una vez, pero en sí no indica punto de tiempo; siendo coincidente en tiempo con el aoristo indicativo “vivificó”, toma el mismo tiempo en sentido cronológico, como también otro participio aoristo (v. 13) “perdonándoos”. “Borrando” y por lo tanto “cancelando” la acusación de la ley contra vosotros. La ley (incluyendo especialmente la ley moral, en donde estribaba la dificultad principal en obedecerla) es abrogada para el creyente, en cuanto era un código compulsorio y acusador y en cuanto se buscaba en ella la “justicia” (justificación) y la “vida”. La ley sólo puede producir obras externas, no la obediencia interna de la voluntad, la cual en el creyente proviene del Espíritu Santo en Cristo (Romanos 3:21; 7:2, 4; Gálatas 2:19). cédula de los ritos—el “quirógrafo” lo escrito a mano, como un pagaré u otro documento; lit., “lo escrito a mano en decretos u ordenanzas” (Nota, Efesios 2:15). “Lo escrito a mano” (refiriéndose al Decálogo, resumen de la ley, escrito por la mano de Dios) es toda la ley, la cédula obligatoria bajo la cual todos estábamos. Los judíos estaban principalmente bajo la “cédula”, pero en este respecto ellos eran el pueblo representativo del mundo (Romanos 3:19) y en su incapacidad de guardar la ley, estaba envuelta la incapacidad también de los gentiles, en cuyo corazón “la obra de la ley estaba escrita” (Romanos 2:15); y como ellos no la guardaban, fueron por ella condenados. nos era contraria, que era contra nosotros—“contraria”, traducida en Hebreos 10:27, “adversarios”. “La ley no sólo era contra nosotros por sus exigencias, sino que era para nosotros un adversario por sus acusaciones”. [PAG. 520] [Bengel]. Tittmann explica el griego, “teniendo una contrariedad latente para con nosotros”; no una hostilidad abierta, determinada, sino una oposición virtualmente sin intención por razón de nuestra flaqueza; no por alguna oposición en la ley misma a nuestro bien (Romanos 7:7–12, 14; 1 Corintios 15:56; Gálatas 3:21; Hebreos 10:3). Lo “escrito” (“cédula”) es parte de “lo que nos fué contrario”; porque “la letra mata” (Nota, 2 Corintios 3:6). quitándola—Griego, “la ha quitado”, tiempo perfecto del indicativo (de modo que ya no nos es un obstáculo), “enclavándola en la cruz”. Llevando Cristo la maldición de la ley violada por nosotros, nos ha redimido de la maldición de la ley (Gálatas 3:13). En su persona clavada en la cruz, la ley misma fué clavada allí. Un modo antiguo de cancelar las cédulas o pagarés era el de meter un clavo a través de la escritura; parece que esta costumbre existía en Asia en aquel entonces. [Grocio]. La “cédula” cancelada en el caso presente fué la obligación existente contra los judíos como los representantes del mundo y confirmada por el “amén” de ellos, de guardar toda la ley bajo la pena de la maldición (Deuteronomio 27:26; Nehemías 10:29). 15. Alford, Ellicott. etc., traducen el griego de acuerdo con la traducción del mismo griego del cap. 3:9: “Despojándose de los principados y potestades”. Dios se despojó de los ángeles, su ministerio, no empleándolos para ser publicadores del evangelio de la manera en que había dado la ley por la “disposición” o ministerio de ellos (Hechos 7:53; Gálatas 3:19; Hebreos 2:2, 5); Dios se manifestó sin velo en Jesús. Los “principados y potestades” se refieren al v. 10, Jesús “la cabeza de todos los principados y potestades”, y al cap. 1:16. En el sacrificio de Jesús en la cruz, Dios le sujetó a él todos los principados, etc., declarándolos impotentes en cuanto a la obra y al pueblo de él (Efesios 1:21). De modo que el argumento de Pablo contra los que trataban de injertar en el cristianismo las observancias judaicas junto con el culto a los ángeles, es que, sea cual fuere la parte que se supone que tuvieran los ángeles bajo la ley, ahora, al fin, Dios ha rechazado la dispensación legal misma. Pero se objeta que el contexto parece referirse al triunfo sobre los ángeles malos; pero en 2 Corintios 2:14 el triunfo de Cristo sobre los sujetados a él no es un triunfo para destrucción, sino para la salvación de ellos de modo que puede ser que se refiera a los ángeles buenos (cap. 1:20). Pero la voz media griega es susceptible de este sentido, “Despojando”, o lit., [Tittmann], “habiendo despojado completamente” para sí (véase Romanos 8:38; 1 Corintios 15:24; Efesios 6:12). Esta versión concuerda con Mateo 12:29; Lucas 11:22; Hebreos 2:14. Tradúzcase como el griego, “gobiernos y autoridades”. sacólos a la vergüenza en público—en su ascensión (Notas, Efesios 4:8: confirmando nuestra versión de este versículo ). en público—Juan 7:4; 11:54, apoyan nuestra versión contra la traducción de Alford. “en palabra abierta”. en si mismo—Los “padres” griegos traducen “en ella”, es decir, en la cruz. Muchos de los latinos traducen. “en sí mismo”. Efesios 2:16 favorece la versión de los “padres” griegos, “Reconciliar por la cruz < matando en ella las enemistades”. Si se lee “en sí”, es decir, en Cristo, todavía la cruz será el lugar y el medio del triunfo de Dios en Cristo sobre los principados (Efesios 1:20; 2:5. Los demonios, como los otros ángeles, estaban en los cielos hasta la ascensión de Cristo, y desde su morada celestial influían en los seres de la tierra. Así como el cielo todavía no estaba abierto a los hombres antes del tiempo de Cristo (Juan 3:13), así no estaba todavía cerrado contra los demonios (Job 1:6; 2:1). Pero en la ascensión de Cristo, Satanás y los demonios fueron “juzgados” y “echados fuera” por la obediencia de Cristo hasta la muerte (Juan 12:31; 16:11; Hebreos 2:14; Apocalipsis 12:5–10), y el Hijo del hombre fué elevado al trono de Dios; de este modo su resurrección y ascensión son un solemne triunfo sobre los principados y poderes de la muerte. Es un hecho notable que los oráculos paganos fueron silenciados un poco después de la ascensión de Cristo. 16. por tanto—porque estáis completos en Cristo, y Dios en él ha dispensado de
  • 101. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON todos los medios subordinados como esenciales para la aceptación con él. comida … bebida—Griego, “comer y beber” (Romanos 14:1–17). No hagáis caso de aquel que se levante en juicio con vosotros en cuanto a las observancias legales
  • 102. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON respecto de los alimentos. día de fiesta—fiesta anual de los judíos. Véanse las tres, 1 Crónicas 23:31. nueva luna—la fiesta mensual. de sábados—Omítase el artículo definido “los” que no está en el griego (véase Nota, Gálatas 4:10). “SABADOS” (no “los sábados”) del día de expiación y de la fiesta de tabernáculos llegaron a su fin con los servicios judíos a los cuales pertenecían (Levítico 23:32. 37–39). El “sábado” semanal se apoya en una base más permanente, habiendo sido instituído en el Edén para conmemorar la terminación de la creación en seis días. Levítico 23:38 expresamente distingue entre “el sábado de Jehov{” y otros sábados. Un precepto positivo está bien porque se le ordena y deja de ser obligatorio cuando se le abroga; un precepto moral es mandado eternamente, por ser eternamente justo. Si pudiéramos guardar un sábado (descanso) perpetuo, como haremos en la vida futura, el precepto positivo del sábado, uno en cada semana, no haría falta. Hebreos 4:9, “un reposo”, griego, “guardar sábado” (Isaías 66:23). Pero no podemos, pues aun Adán, en su inocencia, necesitaba un descanso de sus empleos terrenales; por lo tanto, el descanso sabático todavía hace falta y está ligado todavía con los otros nueve mandamientos, como obligatorio en espíritu aunque la letra de la ley ha sido invalidada por aquel espíritu superior de amor, el cual es la esencia tanto de la ley como del evangelio (Romanos 13:8–10). 17. lo por venir—las bendiciones del pacto cristiano, la sustancia del cual las ordenanzas judaicas no eran sino el tipo. Véase “siglos venideros”, es decir, la dispensación evangélica (Efesios 2:7). Hebreos 2:5, “el mundo venidero”. el cuerpo es de Cristo—La sustancia real (de las bendiciones tipificadas en la ley) pertenece a Cristo (Hebreos 8:5; 10:1). 18. Nadie os prive—Tradúzcase, “Nadie os defraude de vuestro premio”. lit., “adjudicar un premio, por enemistad, apartándolo de aquel que lo merece”. [Trench]. “Hacer de árbitro en la contienda en perjuicio de alguno”. Esta de fraudación de su premio sufrirían los colosenses, [PAG. 521] si permitiesen que algún árbitro o juez constituído por si mismo (es decir, maestro falso) los apartara de Cristo, “ el juez justo” y entregador del premio (2 Timoteo 4:8; Santiago 1:12; 1 Pedro 5:4), a llevarios al culto a los ángeles. afectando humildad—Así “culto a la voluntad” (v. 23). Lit., “deleitándose [Wahl] en humildad”; queriendo (así se traduce el griego, Marcos 12:38, “quieren andar con ropas largas”) entregarse a una humildad de su propia imposición: un voluntario en humildad. [Daleo]. No como traduce Alford: “Ninguno os defraude a propósito”, etc. Tampoco como Grocio; “Si él quisiere” mucho defraudaros, pues el participio griego “queriendo” o “deleitándose” (“afectando”, en nuestra versión”) es uno de una serie, y está en la misma categoría como “metiéndose”, “hinchado”, “no teniendo” (v. 19); y agradarse a sí mismo en ello indicado está en feliz contraste con la humildad (fingida), con la cual, me parece pues, unido. Su alegada “humildad” es el agradarse a sí mismo; de este modo está en paralelismo con “su mente carnal” (su nombre verdadero, aunque él lo llama “humildad”), así como “queriendo” o “deleitándose” forma paralelismo con “hinchado”. El griego por “humildad” es lit. “bajeza de mente”, lo que forma un paralelo claro con “hinchado en el sentido de su propia carne”. Bajo el pretexto de humildad, como si no se atrevieran a llegar directamente a Dios y Cristo (como la moderna Iglesia de Roma), ellos invocaban a los ángeles; como judaizantes, justificaban esto por la razón de que la ley fué dada por medio de ángeles. Este error persistía por largo tiempo en Frigia (donde estaban Colosas y Laodicea), de modo que el Concilio de Laodicea (año 360 d. de J. C.) expresamente formuló su canon trigésimo quinto contra los “Angélici” (como los llama Agustín, Herejes, 39) o “invocadores de ángeles”. Aun tan tarde como durante el tiempo de Teodoreto había oratorios a Miguel Arcángel. Los griegos modernos tienen una leyenda de que Miguel abrió una grieta para absorber el agua de una inundación que amenazaba a los cristianos colosenses. Una vez que los hombres admiten a los poderes inferiores para compartir las invocaciones con el Poder supremo, aquéllos gradualmente ocupan toda nuestra adoración, casi a exclusión de Dios mismo. Empezando así los paganos con el culto a otras deidades, junto con el del Supremo, terminaron por dejar de adorar del todo a Dios. Ni importa mucho si consideramos que aquellas deidades nos gobiernen directamente (la opinión pagana), o que sólo influyan a nuestro favor con la Deidad suprema (la opiunión de la Iglesia de Roma); porque aquel de parte de quien espere yo la felicidad o la miseria, llega a ser el objeto principal en mi mente, sea que aquél la dé o sólo la procure. Las Escrituras se oponen a la idea de “patronos” o “intercesores” (1 Timoteo 2:5, 6). La verdadera humildad cristiana une la convicción de nuestra absoluta falta de mérito personal con el sentido de nuestra participación en la vida divina por Cristo, y en la dignidad de nuestra adopción por Dios. Si no realizamos esto último, es decir, la dignidad de nuestra adopción como hijos de Dios, resultará una falsa humillación de uno mismo, la cual se manifiesta en ceremonias y abatimiento ascético de uno mismo (v. 23), el cual en fin no es sino el orgullo espiritual bajo la máscara de humildad. Contraste, “gloríese en el Señor” (1 Corintios 1:31). metiéndose en lo que no ha visto—Así leen manuscritos muy antiguos, la Vulgata y Orígenes. Pero los manuscritos más antiguos y Lucifer omiten el “no”, y entonces traducen: “Arrogantemente pisando, las cosas que ha visto”. Tregelles refiere esto a imaginadas visiones de ángeles. Pero si Pablo hubiera querido decir visión imaginada, habría usado alguna palabra calificadora, como “que le parecía ver”, y no “lo que ha visto”. Claramente las cosas fueron realmente vistas por él, sea de origen demoníaco (1 Samuel 28:11–20), o sea fenómeno resultante de causa natural, comprendido erróneamente por él como sobrenatural. Sin detenerse para
  • 103. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON discutir la naturaleza de las cosas así vistas, Pablo se limita al error radical, la tendencia de tal persona, en todo esto, de caminar por los sentidos (es decir, lo que aquél arrogantemente se enorgullece de haber visto), antes que andar por LA
  • 104. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON FE en la “Cabeza” INVISIBLE (v. 19; cf. Juan 20:29; 2 Corintios 5:7; Hebreos 11:1). De este modo el paralelismo “hinchado” corresponde con “arrogantemente pisando”; “el sentido de su propia carne” corresponde con “lo que ha visto”, puesto que la carnalidad se deja ver en enorgullecerse de lo que ha visto, más bien que en los objetos invisibles de la fe. Que las “cosas vistas” puedan haber sido de origen demoníaco, aparece en 1 Timoteo 4:1; “Algunos apostataránde la fe, escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios”. Una advertencia a los espiritistas modernos. hinchado—Dando a entender que la anterior “humildad” así llamada (griego, “bajeza de mente”) fué en realidad una “hinchazón”. el sentido de su propia carne—La carne, o principio afectivo, es la fuente de donde su mente recibe su deseo vehemente por los objetos religiosos de vista, en vez de “tener a la Cabeza (invisible)”, en la verdadera humildad de un miembro. 19. Tradúzcase, “No teniendo firmemente a la Cabeza”. El que no tiene firmemente a Cristo sola y supremamente sobre todo lo demás, no le tiene nada. [Bengel]. La falta de firme posesión de Cristo dejó a aquel hombre en libertad de (meterse en, y así) “pisotear arrogantemente cosas que él ha visto”. Cada uno tiene que tener firmemente por sí a la Cabeza y no adherirse meramente a los demás miembros, por altos que estén éstos en el cuerpo. [Alford] de la cual—más bien, “de parte de quien”. todo el cuerpo—es decir, todos los miembros del cuerpo (Efesios 4:16). las conjunturas—los puntos de unión donde pasa el abastecimiento de alimento a los diferentes miembros, proveyendo al cuerpo los materiales de crecimiento. ligaduras—los tendones y nervios, que ligan miembro con miembro. La fe, el amor y la paz son las ligaduras espirituales. Véase “unidos en amor” (v. 2; cap. 3:14; Efesios 4:3). alimentado—abastecido continuamente. “Recibiendo ministración”. y conjunto—Griego, “consolidado”, Efesios 4:16, dando a entender unidos firmemente. crece en aumento de Dios—(Efesios 4:16)—es decir, crecimiento obrado por Dios, el Autor y Sustentador de la vida espiritual del creyente, en unión con Cristo, la Cabeza (1 Corintios 3:6). y tendiendo a la honra de Dios, siendo dignos de él, su Autor. 20. Pues—Los manuscritos más antiguos omiten [PAG. 522] “Pues”. si sois muertos—Griego “si moristeis (como así para ser librados) de” etc. (véanse Romanos 6:2; 7:2, 3; Gálatas 2:19). rudimentos del mundo—(v. 8). Ordenanzas carnales, externas, mundanas, legalistas. como si vivieseis—como si no estuvieseis muertos al mundo, como Cristo, vuestro Señor crucificado, en cuya muerte fuisteis sepultados (Gálatas 6:14; 1 Pedro 4:1, 2). os sometéis a ordenanzas—¿Por qué os sometéis para ser sujetos a ordenanzas? Refiriéndonos al v. 14: nuevamente os sujetáis a “ordenanzas”, la “cédula” de las cuales había sido “borrada”. 21. Véase v. 16, “comer < beber”. Pablo da ejemplos de las “ordenanzas” (v. 20) en las palabras de los que las imponían. Hay una gradación ascendente de prohibiciones supersticiosas. La primera palabra griega en modo imperativo (hapse) es diferente de la tercera (thiges), en que aquélla quiere decir contacto íntimo y retención; ésta, sólo contacto momentáneo (véanse 1 Corintios 7:1; Juan 20:17, Griego, “No me contengas”; “no te adhieras a mí”). Los tres imperativos se refieren a las carnes. “No manejes” (término más fuerte que “ni aun toques”), “ni gustes” con la lengua, “ni aun toques”, por leve que sea el contacto. 22. (Las cuales—cosas, es decir, las tres cosas manejadas, gustadas y tocadas. son todas para destrucción)—lit., “están constituidas por su misma naturaleza para perecer (o destrucción por corrupción) en su uso”. o consunción. Por lo tanto, no pueden contaminar real y permanentemente al hombre (Mateo 15:17; 1 Corintios 6:13). en conformidad a—Refiriéndose a vv. 20, 21. Todas estas “ordenanzas” están en conformidad a mandamientos humanos, no divinos. doctrinas—Griego, “enseñanzas”. Traduce Alford, “sistemas” (doctrinales) 23. tienen—Griego, “están teniendo”; dando a entender la característica permanente que se suponía que tenían estas ordenanzas. culto voluntario—culto inventado arbitrariamente; culto ideado por la voluntad propia del hombre y no de Dios. Tan celoso es Dios del culto voluntario humano, que hirió de muerte a Nadab y Abiú por quemar incienso extraño (Levítico 10:1–3). Así fué herido de lepra Uzzías por usurpar el puesto de sacerdote (2 Crónicas 26:16–21). El “culto voluntario” de Saúl (1 Samuel 13:8–14), por el cual fué condenado a perder su trono. Este “culto voluntario” es la contraparte de la “humildad voluntaria” (v. 18): los dos plausibles en apariencia, aquél pareciendo hacer en la religión aún más de lo que Dios exige (como en los dogmas de las Iglesias Romana y Griega), pero en realidad poniendo a un lado la voluntad de Dios por la voluntad del hombre: ésta aparentemente humillando a uno mismo. mas en realidad orgullosa de la “humildad” voluntaria del hombre, mientras que virtualmente rechaza la dignidad de la comunión directa con Cristo, la Cabeza, adorando a los ángeles. en duro trato del cuerpo—“con severidad del cuerpo”. Parece que este ascetismo se apoyaba en la teoría oriental de que la materia es la fuente del mal. Esto también parecía plausible (véase 1 Corintios 9:27). no en alguna honra—del cuerpo. Así como el “duro trato del cuerpo” describía el ascetismo positivamente, así esta cláusula, negativamente. No pagándole nada de aquella “honra” que se debe al cuerpo como redimido por precio tal como la sangre de Cristo. No debemos degradarnos, sino tener una justa estimación de nosotros mismos, no en nosotros mismos, sino en Cristo (Hechos 13:46; 1 Corintios 3:21; 6:15; 7:23; 12:23, 24; 1 Tesalonicenses 4:4). La verdadera negación de sí mismo estima el espíritu, y no las formas de la mortificación ascética de sí mismo en “viandas que nunca aprovecharon a los que anduvieron en ellas” (Hebreos 13:9), y es consecuente con el respeto, la “honra”, que pertenece al creyente como dedicado al Señor. Véase
  • 105. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “vanamente”, v. 18. para el saciar de la carne—Esto expresa la verdadera tendencia de sus ordenanzas humanas de ascetismo corporal, humildad voluntaria y el culto a los ángeles. Mientras que parecen negarse a sí mismos y al cuerpo,
  • 106. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en realidad están mimando la carne. Así “el saciar de la carne” corresponde con “hinchado en el sentido de su propia carne” (v. 18), de modo que “carne” se usa en el sentido ético, “la naturaleza carnal” como contraria a la espiritual; no en el sentido de “cuerpo”. El griego por “saciar” da a entender saciar hasta repleto, o al exceso. “El empacho del sentido carnal es tradición humana.” [Hilario Diácono, citado por Bengel]. La tradición hincha; impide las percepciones celestiales. Rechazan la verdadera “honra”, para “saciar hasta repleto la carne”. Las ordenanzas que uno se impone, halagan la carne (es decir, la justicia propia), aunque parecen mortificarla. CAPITULO 3 Vers. 1–25. EXHORTACIONES A IDEALES CELESTIALES COMO CONTRARIOS A LOS TERRENALES, EN RAZON DE LA UNION CON EL SALVADOR RESUCITADO; A MORTIFICAR Y A DESPOJARSE DEL VIEJO HOMBRE, Y VESTIRSE DEL NUEVO; EN LA CARIDAD, HUMILDAD, PALABRAS DE EDIFICACION, GRATITUD: DEBERES RELACIONADOS. 1. Si … pues—La conexión con cap. 2:18, 23, es que él había condenado “la mente carnal” y “el saciar de la carne”; en contraste con esto, ahora dice, “Si fuísteis una vez para siempre levantados con Cristo” (es decir, en vuestra conversión y bautismo, Romanos 6:4). buscad las cosas de arriba—(Mateo 6:33; Filipenses 3:20). sentado—Griego: “Donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios” (Efesios 1:20), Estando resucitada la Cabeza, los miembros también están resucitados con él. Donde está la Cabeza, allí tienen que estar los miembros. Hay contraste entre el estado anterior del creyente, vivo al mundo mas muerto a Dios, y su estado presente, muerto al mundo mas vivo a Dios; y entre la morada terrenal del incrédulo y la morada celestial del creyente (1 Corintios 15:47, 48). Ya estamos sentados allí en él como nuestra Cabeza; más tarde nos hará sentar allí él mismo, como el Dador de nuestra dicha. Así como le dijo Eliseo (2 Reyes 2:2) a Elías cuando éste estaba por ascender: “Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré”; así nosotros tenemos que seguir a nuestro Salvador ascendido en las alas de nuestra meditación y las carrozas de nuestro cariño. Debemos pisotear y sojuzgar nuestra concupiscencia para que nuestra conversación corresponda a la condición de nuestro Salvador; que allí donde los ojos de los apóstoles tuvieron que dejarle, hacia allá puedan seguirle nuestros pensamientos (Mateo 6:21; [PAG. 523] Juan 12:32). [Pearson]. De nosotros mismos no podemos ascender más de lo que una barra de hierro se levanta de la tierra. Pero el amor de Cristo es un poderoso imán que nos levanta (Efesios 2:5, 6). El intento del evangelio no es meramente el de dar reglas, sino principalmente el de proporcionar motivos hacia la santidad. 2. Tradúzcase; “Poned vuestra mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra”, etc. (cap. 2:20). Contraste con “que sienten lo terreno” (Filipenses 3:19). Cualquier cosa que convertimos en ídolo nos será una cruz, si somos creyentes, o una maldición, si somos incrédulos. 3. El aoristo griego da a entender, “Porque moristeis” una vez para siempre (cap. 2:12; Romanos 6:4–7). No se dice, “Tenéis que morir prácticamente al mundo a fin de llegar a estar muertos con Cristo; sino que se supone que la muerte con Cristo se ha realizado una vez para siempre en la regeneración; lo que se dice a los creyentes es, Desarrollad esta vida espiritual en la práctica. “Ninguno anhela la vida eterna, incorruptible e inmortal, si no está cansado de esta vida temporal, corruptible y mortal”. [Agustín]. vuestra vida está escondida—(Salmo 83:3)—como una semilla escondida en la tierra; véase Romanos 6:5, “plantados”. Véase Mateo 13:31 y 33, “como levadura < que escondió”. Así como la gloria de Cristo está escondida para el mundo, así también la gloria de la vida íntima de creyentes, procediendo de la comunión con él, está escondida con Cristo en Dios; pero (v. 4) cuando Cristo, la fuente de esta vida, se manifiesta en gloria, entonces será manifestada la escondida gloria, y corresponderá en apariencia con su original [Neander]. La comunión secreta del cristiano con Dios ahora se manifestará a veces, sin que él lo desee (Mateo 5:14, 16); pero su manifestación completa será en la manifestación de Cristo (Mateo 13:43; Romanos 8:19–23). “Aun no se ha manifestado lo que hemos de ser” (1 Juan 3:2; 1 Pedro 1:7). Como cristianos no reconocemos siempre la “vida” el uno del otro, tan escondida que está, y aun a veces dudamos de nuestra propia vida, tan débil es, y tan acosada de tentaciones (Salmo 51; Romanos 7). en Dios—a quien ha ascendido Cristo. Nuestra “vida” está “guardada para” nosotros en Dios (cap. 1:5), y está asegurada por el decreto de aquel que es invisible al mundo (2 Timoteo 4:8). 4. Tradúzcase: “Cuando sea manifestado Cristo, la vida nuestra (Juan 11:25; 14:6, 19), entonces también nosotros con él seremos manifestados en gloria” (1 Pedro 4:13). La vida espiritual que tiene ahora nuestra alma en él, será extendida a nuestro cuerpo (Romanos 8:11). entonces— y no hasta entonces. Se equivocan aquellos que piensan hallar una iglesia perfecta antes de entonces. La iglesia verdadera ahora es militante. Roma se equivoca en tratar de establecer ahora una iglesia reinante y triunfante. La iglesia verdadera será visible como iglesia perfecta y reinante cuando Cristo sea manifestado visiblemente como su Cabeza reinante. Cansándose Roma de esperar a Cristo en una fe paciente, ha establecido una falsa cabeza visible, una falsa anticipación del reino del milenio. El papado tomó para sí, por robo, aquella gloria que es un objeto de la esperanza, y que sólo puede ser alcanzada llevando ahora la cruz. Cuando la iglesia vino a ser ramera, dejó de ser la novia que espera a su Esposo. Por lo tanto se dejó de esperar el reino del milenio. [Auberlen]. 5. Amortiguad—Griego “Haced cadáver de”; “matad”. pues—(Nota, v. 3). Continuad hasta su consecuencia necesaria y lógica el hecho de que
  • 107. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON habéis muerto una vez para siempre con Cristo espiritualmente en vuestra conversión, diariamente “amortiguando vuestros miembros”, en los cuales consiste el unido “cuerpo de los pecados de la carne” (cap. 2:11). “Los miembros” a ser amortiguados son los instrumentos carnales de lascivia, en cuanto son abusados los miembros del cuerpo para tales propósitos. Habitualmente reprimid y haced violencia a los deseos corruptos de los cuales son instrumentos los miembros (véase Romanos 6:19; 8:13; Gálatas 5:24, 25). sobre la tierra—donde hallan su apoyo [Bengel] (véase v. 2, “cosas < en la tierra”). Véase Efesios 5:3, 4. molicie—“pasión voluptuosa”. mala concupiscencia—más general que el término anterior [Alford], el desorden de los sentidos externos; lascivia interna [Bengel]. avaricia—señalada por el artículo definido griego como clase aparte, distinta de la clase que contiene las diferentes especies ya mencionadas— “la avaricia”. Da a entender un espíritu idolátrico de sí mismo que se apodera de todo para sí; mucho peor que otro término griego traducido por “el amor del dinero” (1 Timoteo 6:10). que es—es decir, en cuanto es “idolatría”. véase nota, Efesios 4:19, en cuanto a la conexión de la avaricia con los pecados de impureza. El “yo” y “Mammón” son deificados en el corazón humano en lugar de Dios (Mateo 6:24; Nota, Efesios 5:5). 6. (Nota, Efesios 5:6). 7. anduvisteis … viviendo en ellas—Estos pecados eran el mismo elemento en el cual “vivíais” (antes que a ellos murieseis una vez para siempre con Cristo); no es extraño, pues, que “caminarais” en ellos. Véase lo contrario, “viviendo en el Espíritu”, teniendo como consecuencia legítima, “andando en el Espíritu” (Gálatas 5:25). El vivir viene primero en ambos casos, el caminar sigue. 8. Mas ahora—que ya no estáis viviendo más en ellos. también vosotros—como otros creyentes; respondiendo a “vosotros también” (v. 7) como otros incrédulos antes. dejad—“Quitaos de encima vosotros también todas estas cosas”, es decir, aquellas ahora mismo mencionadas y las que siguen. [Alford]. ira, enojo—(Nota, Efesios 4:31). malediciencia—ultraje, difamación. torpes palabras—El contexto favorece la traducción, “lenguaje injurioso”, más bien que conversación impura. “Lenguaje detestable” mejor retiene la ambigüedad del original. 9. (Efesios 4:22, 25). despojado—Griego, “del todo despojado”; totalmente renunciado. [Tittmann]. del viejo hombre—la naturaleza no regenerada que teníais antes de vuestra conversión. sus hechos—sus costumbres de obrar. 10. del nuevo—“hombre” entendido. (Nota, Efesios 4:23). Aquí la palabra griega “néon” quiere decir “la naturaleza recién puesta”; la que recibisteis hace poco en la regeneración (Véase Nota, Efesios 4:23, 24). el cual … es renovado—Griego, “que está siendo renovado” (anakainoúmenon); es decir, su desarrollo hacia una naturaleza perfectamente renovada está progresando continuamente hacia la perfección. por el conocimiento—más bien, como el griego, “hasta el conocimiento perfecto” (Notas, cap. 1:6, 9, 10). El conocimiento perfecto de Dios excluye todo pecado (Juan 17, 3). conforme a la imagen del que lo crió—es decir, la imagen de Dios quien crió al “hombre nuevo” (Efesios 2:10; 4:24). La nueva creación es análoga a la primera [PAG. 524] (2 Corintios 4:6). Así como el hombre fué hecho entonces en la imagen de Dios según la naturaleza, así ahora es hecho espiritualmente en aquella imagen. Pero la imagen de Dios formada en nosotros por el Espíritu de Dios es tanto más gloriosa que la llevada por Adán, cuanto el Segundo Adán, el Señor del cielo, es más glorioso que el primer hombre. Génesis 1:26, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. Se reivindica para el hombre la “imagen”, 1 Corintios 11:7; la “semejanza” en Santiago 3:9. Orígenes (Principia, 3:6) enseñó que la imagen era algo en lo cual todos fueron creados, y que continuó en el hombre después de la caída (Génesis 9:6). La semejanza era algo hacia lo cual fué criado el hombre, para que se esforzara por ello y lo alcanzase. Trench piensa que Dios en la doble declaración (Génesis 1:26) contempla tanto la primera creación del hombre como también el que sea “renovado en conocimiento conforme a la imagen del que lo crió”. 11. Donde—tradúzcase, “En lo cual”, es decir, en la esfera del hombre renovado. ni … ni … ni—Tradúzcase como el griego, “No hay tal cosa como griego y judío (se ha abolido la diferencia entre los nacidos de la simiente natural de Abrahán, y los que no), la circuncisión e incircuncisión (se ha deshecho la diferencia de la condición legal entre los circuncisos e incircuncisos, Gálatas 6:15), siervo, libre”. La iglesia actual es una llamada de entre la carne y la presente tendencia del mundo (Efesios 2:2), donde existen tales distinciones, llamada a la vida en el Espíritu y a la primera resurrección futura; y esto, porque Satanás tieen ahora tanto poder sobre la carne y el mundo. En la venida de Cristo, cuando Satanás ya no gobernará en la carne y el mundo, las naciones en la carne y el mundo en la felicidad del milenio serán los súbditos sumisos de Cristo y de sus santos glorificados (Daniel 7:14, 22, 27; Lucas 19:17, 19; Apocalipsis 20:1–6; 3:21). Israel en Canaán fué un tipo de aquel estado futuro cuando los judíos, tan maravillosamente conservados distintos ahora en su dispersión, serán la iglesia central del mundo cristianizado. Tan expresamente como las Escrituras borran la distinción de judío y griego ahora en cuanto a privilegios religiosos, así predice expresamente que en el futuro orden nuevo de las cosas, Israel será la primera de las naciones cristianas, no para su propia exaltación egoísta, sino para el bien de las naciones, como el medio de bendición a ellas. Finalmente, después del milenio, la vida que hay en Cristo, viene a ser el poder que transformará la naturaleza, en el tiempo de los cielos y la tierra nuevos; así como antes transformaba el mundo espiritual, luego el político y social. escita—hasta ahora considerado más bárbaro que los bárbaros. Aunque la distinción de siervo y libre realmente existía, sin embargo, en
  • 108. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON relación a Cristo todos estaban igualmente libres en un aspecto, y siervos de Cristo en otro (1 Corintios 7:22; Gálatas 3:28). Cristo es el todo—Cristo absorbe en sí todas las distinciones, siendo igual para con todos, todo lo que ellos
  • 109. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON necesitan para la justificación, santificación y glorificación (1 Corintios 1:30; 3:21–23; Gálatas 2:20). en todos—todos los que creen y son renovados, sin distinción de persona; la única distinción ahora es, cuánto cada uno recibe de Cristo. La unidad de la vida divina compartida por todos los creyentes equilibra todas las diferencias, aun diferencia tan grande como la que existe entre el “griego” civilizado y el “escita” rústico. El cristianismo imparte a los más bárbaros la única fuente de una sana cultura social y moral. 12. escogidos de Dios—Sin artículo definido, como los colosenses no son sino algunos de los escogidos de Dios (véase Romanos 8:3; 1 Tesalonicenses 1:4). El orden de las palabras, “escogidos, santos, amados” corresponde con el orden de las cosas. La elección desde la eternidad precede a la santificación en punto de tiempo; los santificados, sintiendo el amor de Dios, lo imitan. [Bengel]. entrañas de misericordia—Algunos de los manuscritos más antiguos dicen “misericordia” en singular; otros, “misericordias”. “Entrañas” expresa la compasión ardiente, la que tiene su asiento en el corazón, y que sentimos que influye en nuestros órganos internos (Génesis 43:30; Jeremías 31:20; Lucas 1:78, Margen). humildad—Verdadera “bajeza de mente”; no la “humildad” ficticia de los maestros falsos (cap. 2:23; Efesios 4:2, 32). 13. Sufriéndoos—en cuanto a ofensas presentes. perdonándoos—en cuanto a ofensas pasadas. Cristo—quien tuvo causa de queja infinitamente mayor contra nosotros. Los manuscritos más viejos y la versión Vulgata leen “el Señor”. Nuestra versión tiene el apoyo de un manuscrito muy viejo y versiones muy antiguas. Parece que la variación se infiltró desde Efesios 4:32. 14. sobre—más bien, “encima de”, como en Efesios 6:16. El amor, que es la gracia que perfecciona todas las demás, cubriendo (tapando) la multitud de pecados ajenos (1 Pedro 4:8), tiene que extenderse sobre todas las otras gracias enumeradas. la cual es—es decir, porque es; lit., “la cual cosa es”. vínculo de la perfección—Una prenda de vestir que se pone encima de todas las demás, y que completa y tiene unidas todas las demás, las que, sin ésta, quedarían sueltas y desunidas. Las gracias aparentes, donde falta el amor, son mera hipocresía. Se presupone que ya se ha realizado la justificación por la fe en aquellos a quienes se dirige Pablo, v. 12, “escogidos de Dios < amados”, y cap. 2:12; de modo que no hay aquí ningún pretexto por la enseñanza de Roma de la justificación por las obras. El amor y sus obras “perfeccionan”, es decir, manifiestan la plena madurez de la fe desarrollada (Mateo 5:44, 48). Amad < sed perfectos, etc. (Santiago 2:21, 22; 1 Juan 2:5). “Si nos amamos unos a otros, Dios está en nosotros, y su amor está perfeccionado en nosotros” (Romanos 13:8; 1 Corintios 13; 1 Timoteo 1:5; 1 Juan 4:12). Acerca de “vínculo” véase cap. 2:2, “unidos, (entretejidos) en amor”; Efesios 4:3, “Solícitos a guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. 15. la paz de Dios—Los manuscritos y versiones más antiguos leen, “la paz de Cristo” (cf. Filipenses 4:7). “La paz de Dios”. Cristo, pues, es Dios. La paz fué su legado a sus discípulos antes que los dejara (Juan 14:27), “Mi paz os doy”. La paz fué suya de manera peculiar para poderla dar. La paz sigue al amor (v. 14; Efesios 4:2, 3). gobierne—lit., “haga de árbitro”. La misma palabra griega, aquí en forma sencilla, aparece compuesta en cap. 2:18 El maestro falso, como árbitro constituído por sí mismo, os defrauda de vuestro premio: pero si la paz de Cristo es el árbitro gobernando en vuestro corazón, estará segura vuestra recompensa. “Permitid que la paz de Cristo haga de árbitro [PAG. 525] cuando surjan la ira, la envidia y pasiones semejantes, y las refrene”. No permitáis que aquellas pasiones anuncien el premio, de suerte que seáis gobernados por ellas, sino que sea la paz de Cristo quien decida en todo. en vuestros corazones—Muchos llevan un semblante pacífico y hablan paz con la boca, mientras hay guerra en sus corazones (Salmo 28:3; 55:21). a la cual—es decir, con miras al cual estado de paz cristiana (Isaías 26:3); 1 Corintios 7:15, “A la paz nos llamó Dios”. sois llamados—El griego dice, fuisteis llamados”. El “asimismo” da a entender que además de la exhortación de Pablo, ellos tienen también como motivo a la “paz”, el hecho de que “fueron llamados” una vez para siempre a la paz. en un cuerpo—(Efesios 4:4)—La unidad del cuerpo es un argumento fuerte a favor de la “paz” entre los miembros. sed agradecidos—por vuestro llamamiento”. El no tener “la paz gobernando en vuestros corazones” sería inconsecuente con el “llamamiento en un cuerpo” y sería prácticamente desagradecimiento a Dios quien nos llamó (Efesios 5:4, 19, 20) 16. La forma que debería tomar el “agradecimiento” (v. 15). La palabra de Cristo habite—La palabra del evangelio por la cual fuisteis llamados, en abundancia—(cap. 2:2; Romanos 15:14). en toda sabiduría—Alford une esta cláusula con “enseñandoos”, etc., y no con “habite en vosotros”, como en nuestra versión, pues así hallamos en cap. 1:28, “enseñando en toda sabiduría”; las dos cláusulas así se corresponderán, “en toda sabiduría enseñando”, y “con gracia cantando en vuestros corazones” (así el orden griego). salmos e himnos y canciones—(Nota, Efesios 5:19). En los ágapes o fiestas de amor fraternal, y en el seno de familia, los creyentes estaban tan llenos de la palabra de Cristo en el corazón, que la boca daba expresión en himnos de enseñanza, admonición y alabanza (véase Deuteronomio 6:7). Tertuliano, Apología, 39, relata que en los “Agapes”, después de que el agua había sido provista para las manos y encendidas las luces, según cada uno tenía capacidad, sea por su memoria de las Escrituras o por sus dones de composición, solía invitársele a que cantara alabanza a Dios por el bien común. Pablo hace contraste (así en Efesios 5:18, 19) entre los cánticos de los cristianos en sus reuniones sociales con los cánticos bacanales y licenciosos de las fiestas paganas. El canto solía formar parte del entretenimiento en los banquetes griegos (véase Santiago 5:13). con
  • 110. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON gracia—Griego, “en gracia”, el elemento en el cual ha de estar vuestro canto: “la gracia” del Espíritu Santo que habita en los creyentes. Esta cláusula expresa el sitio y la fuente de la salmodia verdadera, sea en privado o en público. es
  • 111. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON decir el corazón y la voz; cantando (v. 15, “la paz < gobierne en vuestros corazones”), el salmo de amor y alabanza tiene que estar en el corazón antes de hallar salida por los labios, y aun cuando no se exprese con la voz, en el culto privado. El orden de palabras en el griego indica, “cantando en vuestros corazones”, y no “con gracia en vuestros corazones”, al Señor—Los manuscritos más antiguos leen, “a Dios”. 17. Lit., “Todo lo que hacéis < hacedlo todo”, etc; esto incluye palabras lo mismo que hechos en el nombre del Señor Jesús—como discipulos llamados por su nombre como suyos, buscando su dirección y ayuda, y deseando obrar de modo de ganar su aprobación (Romanos 14:8; 1 Corintios 10:31; 2 Corintios 5:15; 1 Pedro 4:11). Véase “en el Señor”, v. 18, y v. 11, “Cristo es el todo”. a Dios Padre por él—griego, “por medio de”, o “a través de él”, como el canal de su gracia para con nosotros y de nuestro agradecimiento a él (Juan 14:6, final). 18. a vuestros maridos—algunos manuscritos dicen “a vuestros propios maridos”, siendo “propios” una infiltración de Efesios 5:22. como conviene en el Señor—El original griego dice: “Como convenía”, dando a entender que en Colosas había alguna falta en cumplir este deber, “como era vuestro deber, como discípulos del Señor”. 19. (Efesios 5:22, 23). no seáis desapacibles—mal humorados y provocativos. Muchos que son corteses y cumplidos en público, son toscos y amargos en casa, porque allí no tienen temor de portarse así. 20. (Efesios 6:1). al Señor—Los manuscritos más antiguos leen, “en el Señor”, es decir, esto es aceptable a Dios cuando es hecho en el Señor, es decir, por el principio de la fe, y como discípulos en unión con el Señor. 21. (Efesios 6:4). Es diferente el verbo aquí, correctamente traducido “no irritéis”. Por el perpetuo criticar de los padres, “los hijos” son “desanimados”. El espíritu deprimido es fatal para la juventud. [Bengel] 22. (Efesios 6:5, 6). Esto es temer a Dios, cuando no hacemos mal, aunque nadie nos vea; pero si hacemos mal, no es que temamos a Dios, sino a los hombres. temiendo a Dios—Los manuscritos más antiguos leen, “al Señor”. 23. Y—Omitido en los manuscritos más antiguos (véase Efesios 6:7, 8). Véase el mismo principio en el caso de todos los hombres, Ezequías (2 Crónicas 31:21; Romanos 12:11). lo que hagáis, hacedlo—Dos verbos distintos, “Todo lo que hagáis, trabajadlo de ánimo”. de ánimo no de necesidad servil, sino con voluntad alegre. 24. la compensación de la herencia—“Sabiendo que es del Señor (la fuente final de compensación), recibiréis la compensación (o recompensa, la que hará reparación por no haber tenido posesiones terrenales, como esclavos que sois ahora) que consistirá en la herencia” (término que excluye la idea de merecerla por obras; pues es todo de gracia, Romanos 4:14; Gálatas 3:18). porque al Señor Cristo servís— Los manuscritos más antiguos omiten “porque”; entonces tradúzcase, “Al Señor Cristo servís”; véase v. 23, “Al Señor, y no a los hombres” (1 Corintios 7:22, 23). 25. Mas—Los manuscritos más antiguos leen “Porque”, lo que concuerda con “servís”, etc. (v. 24), la lección más antigua. El “porque” aquí da un motivo por obedecer el precepto. Se dirige a los esclavos: Servid al Señor Cristo, y dejad vuestros males en manos de él para que los corrija: (tradúzcase) “Porque el que hace injuria, recibirá de retorno la injuria que hiciere (por justa retribución en la misma especie), que no hay acepción de personas” ante el Gran Juez en el día del Señor. El no favorece el amo más que al esclavo (Apocalipsis 6:15). CAPITULO 4 Vers. 1–18. CONTINUACION DE LAS EXHORTACIONES. A LA ORACION. PRUDENCIA ACERCA DE LOS INCONVERSOS: ACERCA DE LOS PORTADORES DE LA EPISTOLA, TIQUICO Y ONESIMO: SALUDOS FINALES. 1. haced—Griego, “rendid”; lit., “proveed”. derecho—es decir, así como los esclavos os deben a vosotros sus [PAG. 526] servicios, así vosotros con derecho les debéis vuestras obligaciones como amos. Véase “vosotros, amos, haced a ellos lo mismo” (Nota, Efesios 6:9). Alford traduce “justicia”, “equidad”, lo que da una interpretación amplia y liberal de la justicia en asuntos comunes (Filemón 16). sabiendo—(Cap. 3:24). también vosotros—tanto como ellos. 2. Perseverad—Griego, “Continuad perseverantes” (Efesios 6:18); “orando en todo tiempo < velando en ello”; aquí, “velando en ella”, en la oración; velando contra la indolencia en cuanto a la oración y en la oración, de nuestra voluntad corrupta. con hacimiento de gracias—por todas las cosas, sean gozosas o tristes, misericordias temporales y espirituales, nacionales, familiares e individuales (1 Corintios 14:17; Filipenses 4:6; 1 Tesalonicenses 5:18). 3. por nosotros—por mí y Timoteo (cap. 1:1). puerta de la palabra—No como en Efesios 6:19, donde el poder de hablar es su pedido. Aquí pide una oportunidad para la predicación de la palabra, lo que sería mejor logrado por su liberación de la cárcel (1 Corintios 16:9; 2 Corintios 2:12; Filemón 22; Apocalipsis 3:8). para hablar—demodo que podamos hablar. el misterio de Cristo—(Cap. 1:27). por el cual aun estoy preso—a causa de lo cual soy (no sólo “un embajador”, Efesios 6:20, sino) también en cadenas, “preso”. 4. Alford cree que Pablo pide las oraciones de ellos por su liberación de la cárcel, como si fuera la única manera que él pudiese “manifestar” el evangelio convenientemente. Mientras que esto está incluído como tema de oración. Filipenses 1:12, 13, escrito algo más tarde en su encarcelamiento, demuestra claramente que “una puerta para la palabra” pudo ser abierta y fué abierta para su manifestación, aun cuando él
  • 112. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON quedaba preso (véase 2 Timoteo 2:9). 5. (Notas, Efesios 5:15, 16). en sabiduría—prudencia práctica cristiana. con los extraños—lit., “con los de afuera”; los que no están en la hermandad cristiana (1 Corintios 5:12; 1 Tesalonicenses 4:12).
  • 113. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Los hermanos, por amor, disculparán alguna acción o palabra indiscreta de un hermano en la fe; el mundo no hará excusa para el creyente. Por lo tanto, tened tanto más cuidado en vuestro trato con los del mundo para no ser un tropiezo para su conversión. redimiendo el tiempo—El griego expresa la acción de acaparar para vosotros mismos y comprar, y así alejar de las vanidades terrenales la oportunidad de bien para otros o para vosotros siempre que se os presente. “Anticipando la oportunidad, es decir, para acaparar el mercado, para hacer mayor ganancia”. [Conybeare y Howson]. (La clave para la interpretación me parece que es la palabra que nuestra versión traduce “tiempo”, la cual quiere decir más bien “ocasión”, u “oportunidad”. Nota del Trad.). 6. con gracia—Griego, “en gracia” como su elemento (cap. 3:16; Efesios 4:29). En contraste con el caso de los que “son del mundo” quienes “por eso hablan del mundo” (1 Juan 4:5). Aun la hoja más pequeña del creyente debería estar llena de la savia del Espíritu Santo (Jeremías 17:7, 8). Su conversación debería ser alegre sin liviandad seria sin tristeza. Véanse Lucas 4:22; Juan 7:46, en cuanto a la conversación de Jesús. sazonada con sal—es decir, el sabor de sabiduría y ardor vivamente espirituales, exclusive de todas “torpes palabras” y también insipidez (Mateo 5:13; Marcos 9:50; Efesios 4:29). Nótese todos los sacrificios sazonados con sal (Levítico 2:13). No lejos de Colosas, en Frigia, había un lago salado, hecho que da a la imagen usada aquí tanto más propiedad. cómo os conviene responder a cada uno—(Nota, 1 Pedro 3:15). 7. Tichico—(Nota, Efesios 6:2). hermano amado—más bien, “el hermano amado”; el artículo “el” le señala como bien conocido de ellos. 8. a esto mismo—“a este mismo fin”. para que entienda vuestros negocios—“para que conozca vuestro estado”; correspondiendo al v. 7, “todos mis asuntos”. Así un manuscrito muy antiguo y la Vulgata. Pero los manuscritos más antiguos y las versiones latinas antiguas leen, “para que vosotros conozcáis nuestro estado”. Sin embargo, esta lección probablemente se habría infiltrado por influencia de Efesios 6:22. Pablo estaba más ansioso de conocer el estado de la situación de Colosas, debido a las seducciones de los maestros falsos a las cuales estaban expuestos; debido a lo cual tenía “gran solicitud” por ellos (cap. 2:1). y consuele vuestros corazones—afligidos como estáis por mi encarcelamiento, como también por las mismas pruebas vuestras. 9. Onésimo—el esclavo mencionado en la Epístola a Filemón vv. 10, 16, un “hermano amado”. el cual es de vosotros—es decir, de vuestra ciudad. Todo … os harán saber—Griego, “todas las cosas aquí. Esta repetición real de “todos mis negocios os hará saber Tichico” (v. 7), favorece fuertemente la lección de nuestra versión de v. 8, que “entienda él vuestro estado”, pues es muy improbable que se exprese la misma verdad tres veces. 10. Aristarco—un macedonio de Tesalónica (Hechos 27:2), quien fué llevado por el pueblo al teatro en Efeso, en ocasión del alboroto (Hechos 19:29), con Gayo, siendo “compañeros de viaje de Pablo”. Aristarco acompañó a Pablo a Asia (Hechos 20:4) y más tarde a Roma (Hechos 27:2). Ahora estaba con Pablo en Roma (véase Filemón vv. 23, 24). Aquí se menciona como “compañero en la prisión” de Pablo, pero en Filemón 24, como “colaborador”; y viceversa, como Epafras en Filemón 23, es “mi compañero en la prisión” y en esta Epístola (cap. 1:7) es “consiervo”, Meyer citado por Alford, supone que estos amigos de Pablo voluntariamente compartían con él las prisiones por turno, siendo Aristarco su “compañero en la prisión” cuando escribió a los colosenses, y Epafras, cuando escribió a Filemón. La palabra griega por “compañero de prisión” es literalmente “compañero cautivo”, imagen sacada de los prisioneros tomados en la guerra, siendo los cristianos “compañeros de milicia” (Filipenses 2:25; Filemón 2), “compañeros soldados”, cuya guerra es “la buena batalla de la fe”. Marcos—Juan Marcos (Hechos 12:12, 25); el escritor del tercer Evangelio, según la tradición. el sobrino de Bernabé—más bien, “primo” o “pariente”; siendo mejor conocido Bernabé, es introducido aquí para identificar a Marcos. El parentesco naturalmente explica por qué Bernabé le eligió como compañero de viaje; y también por qué la casa de la madre de Marcos en Jerusalén era el lugar de reunión de los cristianos (Hechos 12:12). La familia pertenecía a la isla de Chipre (Hechos 4:36); esto explica por qué Bernabé escogió a Chipre como la primera etapa en su gira misionera (Hechos 13:4), y por qué Marcos de buena gana los acompañó [PAG. 527] hasta allá, siendo el país de su familia; y por qué Pablo le rechazó para la segunda gira, porque no había ido más allá de Perge en Pamfilia, mas volvió de allí a la casa de la madre en Jerusalén (Mateo 10:37), en la primera gira (Hechos 13:13). acerca del cual—es decir, Marcos. habéis recibido mandamientos— posiblemente antes de la redacción de esta Epístola; o los “mandamientos” habrán sido verbales por medio de Tiquico, y acompañaban esta carta, pues el tiempo pasado era usado por los antiguos en sus cartas (donde usamos nosotros él presente) en relación al tiempo que sería cuando la carta fuera ya leída por los colosenses. Así (Filemón 19), “He escrito” por “escribo”. La sustancia de los mandamientos fué, “Si él viniere a vosotros, recibidle”. El que Pablo le rechazara a Marcos en su segunda gira misionera, porque el joven obrero regresó a Jerusalén desde Perge (Hechos 13:13; 15:37–39), había causado un alejamiento entre Pablo y Bernabé. El amor cristiano sanó la diferencia, porque aquí el apóstol da a entender su confianza restablecida en Marcos, hace honorable mención de Bernabé, y desea que los de Colosas, que habían mirado a Marcos con sospechas por causa de aquel error pasado, ahora le recibiesen con bondad. Colosas está sólo a 110 millas de Perge, y a menos de 20 de las fronteras de Pisidia, provincia por la cual habían predicado Pablo y Bernabé a su regreso de aquella misma gira. Por lo tanto, aunque Pablo no había
  • 114. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON visitado personalmente la iglesia colosense, los miembros sabían de la anterior deslealtad de Marcos; y entonces necesitaban esta recomendación de él, después de esta sombra momentánea sobre su carácter, para poder recibirle,
  • 115. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ahora que está por visitarlos como evangelista. Otra vez, en el último encarcelamiento de Pablo, por última vez éste habla de Marcos (2 Timoteo 4:11). 11. Justo—nombre muy común entre los judíos; Hebreo, tsadik (Hechos 1:23). de la circuncisión—Esto da a entender que Epafras, Lucas y Demas (vv. 12, 14) no eran de la circuncisión. Esto está de acuerdo con el nombre gentílico de Lucas (el mismo que Lucano), y el aspecto gentil de su Evangelio. estos solos, etc.—es decir, de los judíos. Pues los maestros judíos generalmente se oponían al apóstol de los gentiles (Filipenses 1:15). Epafras, etc., también eran colaboradores, mas gentiles. en el reino de Dios—más bien, “al reino de Dios” o “para el reino de Dios”, pues la preposición griega aquí no indioa el elemento o ambiente, “en el reino”, sino la preposición griega “eis” que indica el fin o propósito de la acción. me han sido consuelo—griego, “me han sido hechos” y “han venido a ser” un consuelo para mí. El griego da a entender “consuelo” en peligros forenses; una palabra griega distinta quiere decir consuelo en aflicciones domésticas. [Bengel]. 12. siervo de Cristo—Los manuscritos más antiguos dicen “Cristo Jesús” solícito por vosotros—Como el griego es el mismo, tradúzcase, “esforz{ndose ardientemente” (Nota, cap. 1:29; 2:1), lit., agonizando como en una contienda. en oraciones—tradúzcase como el griego, “en sus oraciones”, pues el artículo definido—“las oraciones”—le da esta fuerza. cumplidos—Los manuscritos más antiguos leen, “plenamente asegurados”, en Romanos 4:21; 14:5. Esta palabra se traduce, “plenamente convencido” o “asegurado”. En la palabra “cumplidos”, se refiere a lo que ha dicho ya, cap. 1:28; 2:2; 3:14. “Cumplidos” quiere decir el alcance de la plena madurez de un creyente cristiano. Bengel une “en todo lo que Dios quiere” con “estéis firmes”. 13. gran celo—Los manuscritos más antiguos y la Vulgata tienen “mucho trabajo”. por vosotros—para que no seais seducidos (cap. 2:4); motivo por qué vosotros deberíais estar preocupados por vosotros mismos. los que están en Laodicea … Hierápolis—iglesias probablemente fundadas por Epafras, como lo fué la de Colosas. Laodicea, llamada por Laódice, reina de Antíoco II, sobre el río Lico, fué, según la inscripción de la Primera Epístola a Timoteo, “la metrópoli de la Frigia Pacatiana”. Las tres ciudades fueron destruídas por un terremoto en el año 62 d. de J. C. [Tácito, Anales, 14. 27]. Hierápolis estaba a seis millas romanas al norte de Laodicea. 14. Se ha conjeturado que Lucas, “el médico amado” (el mismo que escribió el Tercer Evangelio), se habría unido con Pablo por primera vez profesionalmente, asistiéndole en su enfermedad bajo la cual el apóstol trabajaba en Frigia y Galacia (lugar éste donde fué detenido por enfermedad), en la primera etapa del viaje cuando se halló Lucas en su compañía por primera vez (Hechos 16:10; véase Nota, Gálatas 4:13). Por esto es muy apropiada una alusión a su profesión médica al escribir a los hombres de Frigia. Lucas también asistió a Pablo en su último encarcelamiento (2 Timoteo 4:11). Demas—incluído aquí entre los “colaboradores” de Pablo (Filemón 24), pero más tarde un desertor de él debido a su amor al mundo (2 Timoteo 4:10). El solo aquí no tiene ningún epíteto honorable o descriptivo agregado a su nombre. Tal vez ya se estaba manifestando su verdadero carácter. 15. Nimfas—de Laodicea. iglesia … en su casa—Así leen manuscritos viejos y la Vulgata. Los más antiguos, sin embargo, “en casa de ellos”; y un manuscrito dice, “en casa de ella”, lo que haría que Ninfas fuese mujer. 16. [la epístola] de Laodicea—es decir, la epístola que yo escribí a los de Laodicea y que vosotros recibiréis de ellos al pedirla. No se trata de la Epístola a los Efesios, como creen algunos. Véanse INTRODUCCIONES a las Epístolas a los Efesios y a los Colosenses. Las epístolas de Pablo eran leídas públicamente en las iglesias reunidas. Ignacio, ad Ephesum, 12; Policarpo, ad Filipenses, 3:1, 2; Clemente, ad Corinthios, 1:47; 1 Tesalonicenses 5:27; Apocalipsis 1:3, “Bienaventurado el que lee, y los que oyen”. De esta manera, las Epístolas y los Evangelios fueron puestos en el mismo nivel con el Antiguo Testamento, que era leído igualmente. El Espíritu Santo inspiró a Pablo para que escribiera, además de las existentes, otras Epístolas que él veía necesarias para aquel día y para iglesias particulares; y que no lo eran para las iglesias de todos los siglos y todos los lugares. Es posible que así como la Epístola a los Colosenses había de ser leída para la edificación de otras iglesias además de la de Colosas, así también la Epístola a los Efesios había de ser leída en varias iglesias además de la de Efeso, y que Laodicea fuera la última de tales iglesias antes de Colosas, de donde él podría designar la Epístola a los Efesios aquí como “la Epístola de (o “desde”) Laodicea”. Pero es igualmente posible que la Epístola aquí indicada fuera una dirigida a los laodicenses mismos. 17. decid [PAG. 528] a Archipo—a los colosenses (no meramente al clero, sino a los laicos) se les manda, “Decid a Arquipo”. Esto prueba que las Escrituras pertenecen tanto a los laicos como a los clérigos, y que los laicos pueden amonestar con provecho al clero en casos particulares, siempre que lo hagan en mansedumbre. Bengel sugiere que tal vez Arquipo era impedido de ir a la asamblea de la iglesia por una salud quebrantada o por ancianidad. La palabra “cumplas” está de acuerdo con que su ministerio estaba cerca de su fin (cap. 1:25; véase Filemón 2). Sin embargo, “cumplas” podrá querer decir, como en 2 Timoteo 4:5, “haced plena prueba de tu ministerio”. “Poniendo toda diligencia por cumplir tu ministerio”; una advertencia tal vez necesitada por Arquipo. del Señor—más correctamente, “en el Señor”. El elemento en el cual ha de efectuarse toda obra del cristiano, y especialmente del ministro cristiano (v. 7; 1 Corintios 7:39; Filipenses 4:2). 18. El saludo autográfico de Pablo (así en 1 Corintios 16:21; 2 Tesalonicenses 3:17), atestiguando que la carta precedente aunque escrita por un amanuense, es de parte de Pablo mismo. Acordaos de mis
  • 116. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON prisiones—Ya en este capítulo había mencionado sus “prisiones” (v. 3), y otra vez en el v. 10, un motivo por qué ellos deberían amarle y orar (v. 3) por él; y todavía más, que ellos, en obediencia reverencial a sus amonestaciones en esta
  • 117. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Epístola, deberían sustraerse de la enseñanza falsa en ella combatida, recordando qué conflicto (cap. 2:1) él había tenido a favor de ellos en medio de sus prisiones. “Cuando leemos de sus cadenas, no debemos olvidarnos de que ellas se movían sobre el papel, mientras escribía; su mano derecha estaba encadenada a la mano izquierda del soldado, quien le guardaba”. [Alford]. La gracia sea con vosotros—“La gracia” de la cual se goza todo creyente en algún grado, y que fluye de Dios en Cristo por medio del Espíritu Santo (Tito 3:15; Hebreos 13:25).
  • 118. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA PRIMERA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS TESALONICENCES INTRODUCCION La AUTENTICIDAD de esta Epístola es atestiguada por Ireneo, Adversus Hereses, 5:6, 1, que cita cap. 5:23; por Clemente de Alejandría, Pedagogus, 1. 88, que cita cap. 2:7; Tertuliano, De Resurrectione Carnis, sec. 24, que cita cap. 5:1; Cayo, en Historia Eclesiástica de Eusebio, 6:20; Orígenes, Contra Celsum, 3. El OBJETO DE LA EPISTOLA—Tesalónica era en aquel entonces capital del segundo distrito romano de Macedonia (Livio, 45. 29). Estaba situada sobre la bahía de Therme y siempre ha sido y todavía es, bajo su nombre moderno de Salónica, lugar de considerable importancia. Después de su encarcelamiento y flagelación en Filipos, Pablo pasó (cap. 2:2) a Tesalónica; y con Silas (Hechos 17:1–9) y Timoteo (Hechos 16:3; 17:14, véase cap. 1:1; 3:1–6; 2 Tesalonicenses 1:1), fundó allí la iglesia. Los judíos, como cuerpo unido, rechazaron el evangelio después que les fué predicado tres sábados seguidos (Hechos 17:2); pero algunos pocos “de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas, y de los griegos religiosos (es decir, prosélitos al judaísmo) grande multitud, y mujeres nobles no pocas”. Los creyentes recibieron la palabra con gozo, a pesar de las pruebas y persecuciones (cap. 1:6; 2:13) de parte de sus propios conciudadanos y de los judíos (cap. 2:14–16). Su estada en Tesalónica sin duda no se limitó a las tres semanas en las cuales figuran los tres sábados mencionados en Hechos 17:2; porque el hecho de que trabajó allí con sus manos para su sostén (cap. 2:9; 2 Tesalonicenses 3:8); que había recibido allí más de una vez socorros desde Filipos (Filipenses 4:16); que había hecho muchas conversiones de entre los gentiles (cap. 1:9; y como dos manuscritos más antiguos de Hechos 17:4, leen, “de los devotos y de los griegos una grande multitud”), y que había nombrado ministros,—todo da a entender una residencia más larga. Probablemente allí, como en Antioquía de Pisidia (Hechos 13:46), en Corinto (Hechos 18:6, 7) y en Efeso (Hechos 19:8, 9), habiendo predicado el evangelio a los judíos, cuando ellos lo rechazaron, él se dirigió a los gentiles. Desde entonces probablemente él celebró las reuniones cristianas en casa de Jasón (Hechos 17:5), tal vez el “pariente” de Pablo mencionado en Romanos 16:21. Parece que el gran tema de su enseñanza en Tesalónica habría sido la futura venida y el reino de Cristo, como podemos inferir por el cap. 1:10; 2:12, 19; 3:13; 4:13– 18; 5:1–11, 23, 24; y que ellos deberían caminar dignamente de ello (cap. 2:12; 4:1). Y es una coincidencia no calculada entre las dos Epístolas y Hechos 17:5, 9, que la misma acusación que presentaron contra él y los otros hermanos los atacantes de la casa de Jasón, fué: “Estos hacen contra los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús”. [PAG. 529] Como en el caso del Señor Jesús mismo (Juan 18:33–37; 19:12, véase Mateo 26:64), ellos pervirtieron la doctrina del reino venidero de Cristo en motivo para la acusación de traición contra César. El resultado fué que Pablo y Silas se vieron obligados a huír bajo sombras de la noche hasta Berea; probablemente Timoteo ya había ido antes (Hechos 17:10, 14). Pero ya había sido establecida la iglesia, y nombrados los ministros; aún más, los creyentes tesalonicenses llegaron a ser misioneros ellos mismos, para lo cual poseían facilidades en el comercio extenso de su ciudad, y por palabra y por ejemplo estaban extendiendo el evangelio en Macedonia, Acaya y otros lugares (cap. 1:7, 8). Habiendo Pablo establecido en Berea una iglesia amante de las Escrituras, fué obligado a huír de allí por los judíos tesalonicenses que le siguieron allá. Timoteo (quien, según parece, había venido a Berea antes que Pablo y Silas, véase Hechos 17:10, con 14) y Silas todavía quedaban allí cuando Pablo siguió por mar hasta Atenas. Mientras estaba allí, más de una vez anhelaba visitar nuevamente a los tesalonicenses y “cumplir lo que falta a la fe de ellos” (cap. 3:10); mas “Satanás (probabemente valiéndose de los judíos tesalonicenses como sus instrumentos, Juan 13:27) le embarazó” (cap. 2:18; véase Hechos 17:13). El envió, pues, inmediatamente a Tesalónica (cap. 3:1) a Timoteo, quien según parece, le había seguido hasta Atenas desde Berea (Hechos 17:15); aunque habría estado muy contento de tener la ayuda de Timoteo en medio de las cavilaciones de sus contrincantes atenienses, sentía que debería renunciar a esta ayuda en beneficio de la iglesia tesalonicense. Parece que Silas no se juntó con Pablo en Atenas nunca, aunque Pablo deseaba que él y Timoteo “viniesen a él lo más presto” (Hechos 17:15); mas parece que Silas con Timoteo (quien desde Tesalónica fué a buscarle en Berea) se juntó con Pablo en Corinto; véase Hechos 18:1, 5, “Cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia”. La Epístola no hace mención de Silas en Atenas, pero de Timoteo sí (cap. 3:1). El informe de Timoteo acerca de la iglesia tesalonicense fué altamente favorable. Los creyentes abundaban en la fe y caridad, y correspondían al deseo de Pablo de verlos a ellos (cap. 3:6–10). Sin embargo, como nada hay perfecto en la tierra, había algunos defectos allí. Algunos miembros de la iglesia habían dado una importancia tan excesiva a la doctrina del reino venidero de Cristo, que descuidaban el cumplimiento razonable de sus obligaciones actuales (cap. 4:11, 12). Algunos que habían perdido parientes por fallecimiento, necesitaban consuelo y enseñanza en cuanto a sus dudas de si tendrían parte en el reino de Cristo los que muriesen antes de su venida, junto con los que estuvieran
  • 119. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON viviendo a su llegada. Además, también se habían cometido pecados contra la castidad y seriedad (cap. 5:5–7), como
  • 120. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON también contra la caridad (cap. 4:3–10; 5:13, 15). Había también síntomas en algunos de una falta de amor respetuoso y sumisión a sus ministros; otros trataban con desprecio las manifestaciones del Espíritu en los hermanos que poseían estos dones (cap. 5:19). El amonestar sobre estos asuntos y al mismo tiempo alabar lo que merecía alabanza, y atestiguar su amor para con ellos, fué el objeto de esta Epístola. El LUGAR DE REDACCION fué, sin duda, Corinto, donde Silas y Timoteo se juntaron con él (Hechos 18:5), un poco después de que él mismo llegó allá (véase cap. 2:17) en el otoño del año 52 d. de J. C. La FECHA DE LA REDACCION fué evidentemente un poco después de haber recibido de parte de Timoteo las noticias del estado de cosas en Tesalónica (cap. 3:6) en el invierno del año 52 o principios del 53. Pues fué escrita no mucho tiempo después de la conversión de los tesalonicenses (cap. 1:8, 9), mientras Pablo podía hablar de sí mismo como “privado de vosotros por un poco de tiempo” (cap. 2:17). De modo que esta Epístola fué la primera en fecha de todas las Epístolas existentes de Pablo. La Epístola está escrita en los nombres conjuntos de Pablo, Silas y Timoteo, los tres fundadores de la iglesia tesalonicense. La primera persona plural “nosotros” se usa siempre con excepción del cap. 2:18; 3:5; 5:27. El número plural (“queremos”) es la verdadera lección, cap. 4:13, aunque algunas versiones tienen primera persona singular. La primera persona singular tampoco tiene apoyo del original en cap. 4:9, “que os escriba”, y 5:1, 23. (Edmunds). El ESTILO de la Epístola es sereno y uniforme, de acuerdo con el asunto tratado, vale decir, los deberes cristianos en general, dándose por sentadas las grandes verdades doctrinales que hasta entonces no eran disputadas. No había ningún error mortífero todavía que provocara sus más vehementes estallidos de sentimientos y argumentos apasionados. Sus primeras Epístolas, así como deberíamos esperar, son morales y prácticas. No fué sino hasta más tarde cuando surgieron los errores judaicos y legalistas que escribió aquellas Epístolas (es decir, Romanos y Gálatas), Epístolas que desarrollaron las doctrinas cardinales de [PAG. 530] la gracia y la justificación por la fe. Aún más tarde, las Epístolas escritas en su prisión romana confirman las mismas verdades. Las últimas de todas, las Epístolas Pastorales, están acomodadas a la constitución eclesiástica más desarrollada de las iglesias, dan recomendaciones en cuanto a obispos y diáconos, y corrigen abusos y errores de un crecimiento posterior. La mayoría del elemento gentil en esta iglesia se ve por el hecho de que estas dos Epístolas están entre los muy pocos escritos de Pablo en los cuales no aparece ninguna cita del Antiguo Testamento. CAPITULO 1 Vers. 1–10. DIRECCION: SALUDO: SU DEVOTO HACIMIENTO DE GRACIAS POR LA FE, ESPERANZA Y AMOR DE ELLOS. SU PRIMERA ACEPTACION DEL EVANGELIO, Y SU BUENA INFLUENCIA POR TODAS PARTES. 1. Pablo—No agrega “apóstol”, etc., porque en este caso, como en el de los Filipenses (Nota, Filipenses 1:1), su autoridad apostólica no necesita ninguna comprobación. Escribe familiarmente como a amigos fieles, entendiendo que era reconocido entre ellos su apostolado (cap. 2:6). Por otra parte, al escribir a los Gálatas, entre quienes algunos ponían en duda su apostolado, él lo afirma en el sobrescrito. Una concordancia no calculada entre estas dos Epístolas, la cual manifiesta su autenticidad. Silvano—un “varón principal entre los hermanos” (Hechos 15:22), y “profeta” (v. 32), y uno de los diputados que llevaron el decreto del concilio de Jerusalén a la Iglesia de Antioquía. Su edad y puesto hacen que sea colocado antes de “Timoteo”, entonces un joven (Hechos 16:1; 1 Timoteo 4:12). Silvano (la forma ampliada gentílica de “Silas”) se llama en 1 Pedro 5:12, “hermano fiel” (véase 2 Corintios 1:19). Los dos ayudaron en establecer la iglesia tesalonicense, y por lo tanto los dos están incluídos en el saludo. Esta, la primera de las Epístolas de Pablo, escrita antes que se infiltrasen en las iglesias ciertos males, no tiene las reprensiones halladas en otras Epístolas. Tan real era su fe cristiana que los tesalonicenses podían esperar a cada hora la venida del Señor Jesús. a la iglesia—No simplemente como en las Epístolas a los Romanos. Efesios, Colosenses, Filipenses, “a los santos”, o “a los fieles en Tesalónica”. Aunque todavía no parece que ellos tuvieran organización eclesiástica final bajo obispos permanentes y diáconos, los que aparecen en las Epístolas posteriores (Nota. Filipenses 1:1; 1 y 2 Timoteo). Sin embargo, él se dirige a ellos bajo el nombre honorable de “iglesia”, dando a entender su condición no meramente de creyentes aislados, sino de cuerpo orgánico con sus gobernantes espirituales (cap. 5:12; 2 Corintios 1:1; Gálatas 1:2). en Dios—dando a entender unión vital. Dios Padre—Esto indica que ya no eran más paganos. el Señor Jesucristo—Esto indica que no eran judíos, sino cristianos. Gracia y paz a vosotros—Que tengáis en Dios aquel favor y aquella paz que los hombres os niegan. [Anselmo]. Este es el saludo en todas las Epístolas de Pablo, con excepción de las tres Pastorales, las que tienen “gracia, misericordia y paz”. Algunos de los manuscritos más antiguos apoyan, mientras
  • 121. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON otros omiten la cláusula siguiente, “de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”. Puede que esto se haya infiltrado por influencia de 1 Corintios 1:3; 2 Corintios 1:2. 2. (Romanos 1:9; 2 Timoteo 1:3). La estructura de las frases en éste y los siguientes versículos, repitiendo cada frase sucesiva con más amplitud la frase anterior, característicamente señala el amor abundante y gratitud de Pablo con respecto a sus convertidos, como si buscara mediante palabra amontonada sobre palabra comunicar a los lectores alguna idea de sus sentimientos exuberantes para con ellos. Damos—Nosotros, yo, Silvano y Timoteo. Romanos 1:9 apoya a Alford en traducir, “Haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones sin cesar” (v. 3). Así, el “sin cesar” en la segunda cláusula corresponde en paralelismo con “siempre” en la primera cláusula. 3. la obra de vuestra fe—la realidad operante de vuestra fe, su celo en recibir la verdad y en manifestarla por sus frutos. No un asentimiento hueco, sino una fe operante, realizable; no “en palabra solamente”, sino en una serie continua de “obra” (singular, no plural, obras), vv. 5–10; Santiago 2:22. Así “obra de fe” en 1 Tesalonicenses 1:11 da a entender el perfecto desarrollo de la fe (véase Santiago 1:4). Los siguientes sustantivos que rigen frases preposicionales, señalan respectivamente la manifestación característica de la gracia que sigue a cada uno en el caso genitivo. La fe, el amor y la esperanza son las tres grandes gracias cristianas (cap. 5:8; 1 Corintios 13:13). trabajo de amor—El griego indica trabajo pesado, molesto, el cual por el amor somos estimulados a llevar (cap. 2:9; Apocalipsis 2:2). Para casos de abnegación de sí mismo en trabajos de amor, véase Hechos 20:35; Romanos 16:12. Aquí no se refiere a trabajos del ministerio. Aquellos que evitan molestias a favor de otros, poco aman (Hebreos 6:10). tolerancia—“el aguante de la esperanza”; el aguante perseverante que proviene de la “esperanza”. Romanos 15:4 indica que la “paciencia” también alimenta la “esperanza”. la esperanza del Señor nuestro—la esperanza de su venida (v. 10); una esperanza que miraba hacia adelante, más allá de las cosas presentes, hasta la manifestación de Cristo. delante del Dios—Vuestra “fe, esperanza y amor” son tales que no sólo pasarían por genuinos delante de los hombres, sino “delante de Dios”, el Escudriñador de los corazones. [Gomaro]. Las cosas son lo que en realidad son en la presencia de Dios. Bengel une esta cláusula con “acordándonos”, para que se diga: Siempre que oramos nos acordamos delante de Dios de vuestra fe, esperanza y amor. Pero la separación de esta frase de “record{ndonos” en el orden y en su conexión con “vuestra < fe”, etc., hacen que yo prefiera la interpretación anterior. Dios y Padre—El griego da a entender, “delante del que es (a la vez) Dios y nuestro Padre”. 4. Sabiendo—en cuanto sabemos. vuestra elección—Más bien, como el griego, “amados por Dios”: así en Romanos 1:7, 2 Tesalonicenses 2:13. “Vuestra elección” quiere decir que Dios os ha elegido como creyentes individuales para vida eterna (Romanos 11:5, 7; Coloseness 3:12; 2 Tesalonicenses 2:13). 5. nuestro evangelio—es decir, el [PAG. 531] evangelio que nosotros predicamos. fué—“fué hecho”, es decir, por Dios, su Autor que os lo envió. El que Dios hiciera que nuestra predicación entre vosotros fuese atendida con tal “poder”, es la prueba de que vosotros sois la “elección de Dios” (v. 4). en potencia—en la eficacia de que el Espíritu Santo nos inviste de poder (véase el fin del versículo; Hechos 1:8; 4:33; 6:5, 8) en predicar el evangelio, y en hacer que sea en vosotros el poder de Dios para vuestra salvación (Romanos 1:16). Así como la “potencia” produce fe, así produce el Espíritu Santo el amor, y “mucha confianza” (Colosenses 2:2, plena convicción), y esperanza (Hebreos 6:11), que reposan sobre la fe (Hebreos 10:22). Así que la fe, el amor y la esperanza (v. 3). como sabéis—Respondiendo a “sabiendo”, es decir, como sabemos nosotros (v. 4). vuestro carácter como los elegidos de Dios, vosotros sabéis el nuestro como predicadores. por amor de vosotros—El propósito indicado en esto no es tanto el de los apóstoles como el de Dios. “Vosotros sabéis lo que Dios nos permitió ser < cuán poderosos en predicar la palabra < por amor de vosotros < probando por ello que él os ha elegido (v. 4) para ser suyos.” [Alford]. Yo opino, basándome en cap. 2:10–12, que, en “cuáles fuimos entre vosotros”, además del poder en la predicación, está incluída también toda la conducta de Pablo y de sus misioneros colaboradores, la cual confirmó su predicación; y en este sentido, el “por amor de vosotros” querrá decir “a fin de ganaros”. Este, aunque no es el único motivo, es un motivo poderoso para la santa circunspección en la conducta, es decir, a fin de ganar a los que están fuera (Colosenses 4:5; véase 1 Corintios 9:19–23). 6. Y vosotros—respondiendo a “Por cuanto nuestro evangelio”, v. 5. imitadores—Los tesalonicenses a su vez vinieron a ser “ejemplos” (v. 7) para que otros los imitasen. del Señor—quien fué el Apóstol (enviado) del Padre, y enseñó la palabra que trajo del cielo a pesar de adversidades. [Bengel]. Este fué el punto en que ellos imitaban a Cristo y a sus apóstoles, testimonio gozoso por la palabra en mucha tribulación: la segunda prueba de su elección por Dios (v. 4); el v. 5 es la primera (Véase Nota, v. 5). recibieron la palabra con mucha tribulación—(Cap. 2:14; 3:2–5; Hechos 17:5–10). gozo del Espíritu Santo—es decir, gozo obrado por “el Espíritu Santo”. “El óleo de gozo” con el cual el Hijo de Dios fué “ungido sobre sus compañeros” (Salmo 45:7), es el mismo óleo con el cual el Hijo, por el Espíritu, unge también a sus compañeros (Isaías 61:1, 3; Romanos 14:17; 1 Juan 2:20, 27). 7. ejemplo—Algunos de los manuscritos más viejos leen “ejemplos”; otros “ejemplo” en singular, siendo considerada toda la iglesia como un ejemplo solo. La Iglesia macedónica de Filipos fué la única de Europa convertida antes que los tesalonicenses. Por lo tanto, él quiere decir que la conducta pasada de ellos es un ejemplo a todos los creyentes ahora, de quienes especifica a los “en Macedonia”, porque él había estado allí después de la conversión de los tesalonicenses,
  • 122. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON y había dejado allí a Silvano y Timoteo, y a los “en Acaya”, porque estaba ahora en Corinto de Acaya. 8. de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor—No que ellos hubiesen sido realmente misioneros, sino que, por la fama de
  • 123. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON su “fe” (véase Romanos 1:8) que se había extendido, y por los comerciantes cristianos que viajaban por todos lados, llevando consigo “la palabra del Señor”, ellos eran virtualmente misioneros, recomendando el evangelio a todos dentro del alcance de su influencia por palabra y por ejemplo (v. 7). Lit., “resonó” la palabra, imagen tomada de la trompeta que llenaba con sus notas claras todo el ambiente. vuestra fe en Dios—“vuestra fe hacia Dios”; ya no dirigida hacia los ídolos. de modo que no tenemos necesidad de hablar nada—a ellos en alabanza de vuestra fe, “porque (v. 9) ellos mismos” (los de Macedonia, Acaya y en todo lugar) la conocen ya. 9. Estrictamente debería seguir, “Porque ellos mismos cuentan de VOSOTROS”, etc.; mas, por lo contrario substituye aquello que fué la causa instrumental de la conversión y la fe de los tesalonicenses: “Porque ellos mismos cuentan de NOSOTROS qué clase de entrada tuvimos a vosotros”; véase v. 5, el que corresponde con esta primera cláusula, así como v. 6 corresponde con esta última, “y cómo os convertisteis de los ídolos para servir al Dios vivo”, etc. En vez de tener nosotros que “hablar nada” a ellos (en Macedonia y Acaya) en alabanza vuestra (v. 8), “ellos mismos (nos ganan en hablar de vosotros y) cuentan acerca de nosotros, qué clase de (cuán eficaz) entrada tuvimos a vosotros” (v. 5; cap. 2:1). al Dios vivo y verdadero—en contraste con los dioses muertos y falsos, de los cuales ellos se habían “vuelto”. En nuestra versión de Hechos 17:4 leemos, “de griegos religiosos grande multitud”, y no hace mención, como aquí, de la conversión de gentiles idólatras en Tesalónica; pero la lección de algunos de los manuscritos más viejos y la Vulgata singularmente coincide con lo dicho aquí: “De los religiosos Y de griegos (es decir, idólatras) grande multitud”; así en v. 17, “religiosos”, es decir, prosélitos gentiles al judaísmo, forman una clase aparte. Paley y Lachmann, por líneas distintas de argumento, apoyan el “Y”. 10. Este versículo los distingue de los judíos, así como el v. 9 los distingue de los gentiles idólatras. Esperar la venida del Señor es característica segura del verdadero creyente, y fué prominente entre las gracias de los tesalonicenses (1 Corintios 1:7, 8). Su venida rara vez se llama su retorno (Juan 14:3), porque los dos advenimientos son considerados como fases diferentes de la misma venida; y la segunda venida tendrá rasgos completamente nuevos, de modo que no será una mera repetición de la primera, o una mera vuelta otra vez. su Hijo … al cual resucitó de los muertos—la grande prueba de su filiación divina (Romanos 1:4). libró—más bien como el griego, “El cual nos libra”. Cristo nos redimió una vez para siempre; pero es nuestro Libertador SIEMPRE. la ira que ha de venir—(cap. 5:9; Colosenses 3:6). CAPITULO 2 Vers. 1–20. LA MANERA DE PREDICAR DE PABLO, Y LA MANERA EN QUE ELLOS RECIBIERON EL EVANGELIO; SU DESEO DE HABERLOS VISITADO FUE FRUSTRADO POR SATANAS. 1. Porque—confirmando el cap. 1:9. En vv. 1 al 12 Pablo trata la manera en que predicaban sus misioneros colaboradores entre ellos (cap. 1:5 y primera parte del v. 9); y la manera en que los tesalonicenses recibieron la palabra (véase cap. 1:6, 7, y la última parte del v. 9) en vv. 13 al 16. vosotros mismos—No sólo lo cuentan los extraños, sino que vosotros sabéis que [PAG. 532] es verdad [Alford] “vosotros mismos”. no fué vana—es decir, “fué llena de poder” (cap. 1:5). El griego por “fué” expresa más bien “ha sido y es”, dando a entender el carácter permanente y continuo de su predicación. 2. aun habiendo padecido antes—en Filipos (Hechos 16): una circunstancia que habría disuadido de continuar predicando a hombres naturales y desprovistos del Espíritu. afrentados—apaleados vilmente (Hechos 16:22, 23). tuvimos denuedo— (Hechos 4:29; Efesios 6:20). en Dios nuestro—El fundamento de nuestro denuedo en hablar fué la conciencia de Dios como “NUESTRO Dios”. con gran combate—es decir, lit., como de competidores en una contienda; ardor esforzado (Colosenses 1:29; 2:1). Pero aquí lo que tuvieron que soportar los misioneros fué el conflicto exterior con los perseguidores, más bien que el conflicto interior y mental (Hechos 17:5, 6; Filipenses 1:30). 3. Porque—La base de su “denuedo” (v. 2) fué su inocencia de “error, inmundicia y engaño”; error, delante de Dios, engaño (griego “impostura”), hacia los hombres; inmundicia, en relación con su propia persona (motivos impuros de carnal gratificación en ganancia, v. 5), o lascivia; tales como animaban a los maestros falsos de los gentiles (Filipenses 1:16; 2 Pedro 2:10, 14; Judas 8; Apocalipsis 2:14, 15). Así enseñaban Simón Mago y Cerinto. [Estio]. exhortación—La palabra griega quiere decir “consuelo” como también “exhortación”. El mismo evangelio que exhorta, también consuela. Su primera lección para cada uno es de paz al creer en medio de tristezas externas e internas. Consuela a los que lloran (véanse v. 11; Isaías 61:2, 3; 2 Corintios 1:3, 4). 4. según—conforme; aun como. aprobados—Griego, “Según hemos sido aprobados después de la prueba”, “considerados aptos” o dignos. Esta palabra responde a “Dios el cual prueba nuestros corazones”. Esta aprobación en cuanto a la sinceridad depende sólo de la gracia y misericordia de Dios (Hechos 9:15; 1 Corintios 7:25; 2 Corintios 3:5; 1 Timoteo 1:11, 12). no … agradan—no como personas que tratan de agradar a los hombres, característica de los maestros falsos (Gálatas 1:10). 5. nunca fuimos lisonjeros en la palabra—lit., “nunca vinimos a ser (fuimos hallados) en lenguaje de adulación”; un recurso de los que tratan de “agradar a hombres”. como sabéis—“Sabéis” en cuanto a si yo os lisonjeo; en cuanto a “avaricia”, sólo Dios, Juez del corazón puede ser “mi testigo”. tocados de avaricia—una máscara bajo la cual pudiera ocultar la “avaricia”. 6. Lit., “Ni de hombres (fuimos
  • 124. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON hallados, v. 5) buscando gloria”. El “de” aquí representa una palabra griega diferente del “de” en la frase “de vosotros < de otros”. Alford hace que aquel de (griego, ek) exprese el motivo abstracto de gloria; y este “de” (griego, apó) el objeto concreto de donde había de venir la gloria. Aquél quiere decir “original de, o mejor, de entre”; éste, “de parte de”. Muchos enseñan novedades heréticas no por ganancia sino por “gloria”. Pablo y sus asociados estaban exentos aun de este motivo [Grocio] (Juan 5:44). aunque podíamos seros carga—es decir, reclamando sostén (v. 9; 2 Corintios 11:9; 12:16; 2 Tesalonicenses 3:8). Pero como se está tratando de “gloria” como también de “avaricia”, no se puede restringir la referencia a ésta, aunque creo que no está excluída. Tradúzcase: “Cuando habíamos podido seros carga”, oprimiendo con el peso de nuestra autoridad jactanciosa y con la carga de nuestro sostén. Esta antítesis es apta en las palabras siguientes: “Antes fuimos blandos (lo contrario de cargosos, pesados) entre vosotros” (v. 7). Por carga asociada con autorídad, véase Nota 2 Corintios 10:10, “Las cartas son graves” (1 Corintios 4:21). La traducción de Alford, la cual excluye una referencia a su derecho de reclamar mantenimiento “cuando habríamos podido hacer valer nuestra dignidad”), me parece desaprobada por el v. 9, que usa la misma palabra griega inequívocamente por “gravosos”. Dos veces recibió Pablo provisiones desde Filipos cuando estaba en Tesalónica (Filipenses 4:16). como apóstoles—por ser apóstoles. 7. fuimos—griego, “fuimos hechos” por la gracia de Dios. blandos—Griego, “Indulgentes en soportar las faltas ajenas” [Tittmann]; uno, también, que es blando (aunque firme) en reprochar las opiniones erróneas de otros (2 Timoteo 2:24). Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “nos hicimos niños (véase Mateo 18:3, 4) (diferencia de una letra entre “epioi”, y “nepioi”. Nota del Trad.) Pero otros manuscritos apoyan nuestra versión, que forma una antítesis mejor a vv. 6, 7 y armoniza mejor con lo que sigue: porque en una sola oración difícilmente se compararía él con “niños” y con una “nodriza”, o más bien, con “madre que da de mamar”. Blandura es característica muy apta de una nodriza. entre vosotros—Griego, “en medio de vosotros”, es decir, en nuestro trato con vosotros, siendo como uno de vosotros. sus hijos—Griego, “sus hijos de ella misma” (véase v. 11). Así Gálatas 4:19. 8. Tan—a ser unidos con “que quisiéramos”, etc.; “Así como la que cría. etc., así quisiéramos,” etc. [Alford]. Pero Bengel. “Tan”, es decir, viendo que somos amadores de vosotros. amadores de vosotros—La lectura más antigua del griego da a entender, “unirse alguno con otro”; ser íntimamente ligado con otro. quisiéramos—El griego es más fuerte: “Estábamos bien contentos”; “alegremente habríamos entregado”, etc., “aun nuestras propias vidas (así debe traducirse el griego por “almas”), como manifestábamos en los sufrimientos que soportábamos en daros el evangelio. (Hechos 17). Así como una madre está lista no sólo a dar a sus hijitos su leche sino su propia vida por ellos, así nosotros no sólo estábamos dispuestos a daros la leche espiritual del evangelio, sino a arriesgar nuestra propia vida por daros vuestro alimento espiritual, imitando a aquel que entregó su vida por sus amigos, la prueba más grande del amor (Juan 15:13). erais—Griego, “Habéis venido a ser”, como habiendo venido a ser nuestros hijos espirituales. carísimos—Griego, “amados tiernamente”. 9. trabajo y fatiga—El griego por “trabajo” quiere decir pena en soportar; y la palabra por “fatiga”, pena en hacer; aquél, faena con solicitud; ésta, estar cansado con la fatiga. [Grocio]. Zanquio refiere aquél a´ la labor espiritual (véase cap. 3:5), ésta, al trabajo manual. Yo traduciria, “cansancio y afán”. que—“porque”; omitido en los manuscritos más antiguos. de noche y de día—Los judíos calculaban el día desde la puesta del sol hasta la puesta del sol, de modo que noche se pone antes de día (véase Hechos 20:31). Sus trabajos con las manos por una subsistencia escasa eran necesarios no sólo de día sino también de noche, en los intervalos entre sus trabajos espirituales. trabajando—haciendo [PAG. 533] toldos (Hechos 18:3). por no ser gravosos—Griego, “con miras de no recargar a ninguno de vosotros” (2 Corintios 11:9, 10). os predicamos—Griego, “a y entre vosotros”. Aunque se mencionan sólo “tres sábados”, Hechos 17:2, éstos se refieren meramente al tiempo de su predicación a los judíos en la sinagoga. Rechazados por ellos como cuerpo, después de convertirse unos pocos judíos, él se dirigió a los gentiles; de éstos (a quienes predicaba en lugar distinto y no en la sinagoga) “grande multitud” creyó (Hechos 17:4, donde leen los manuscritos más antiguos, “de los religiosos, prosélitos, Y de griegos grande multitud”); entonces, después de que, por trabajos continuados entre los gentiles por algún tiempo había juntado tantos convertidos, los judíos, provocados por los éxitos de Pablo, asaltaron la casa de Jasón, haciéndole huír a Pablo. El hecho de recibir provisiones “una y dos veces” desde Filipos da a entender una estada más larga que de tres semanas (Filipenses 4:16). 10. Vosotros sois testigos—en cuanto a nuestra conducta exterior. Dios—en cuanto a nuestros motivos íntimos. santa—para con Dios. justa—para con los hombres. irreprensiblemente—en relación con nosotros mismos. nos condujimos—Griego, “fuimos hechos a ser” por Dios; “nos hubimos”. con vosotros que creísteis—más bien, “para (caso dativo) vosotros los creyentes”; sea la que fuere la impresión que hicimos ante los incrédulos. Así como el v. 9 se refiere a ocupación externa en el mundo, así el v. 10 a su carácter entre los creyentes. 11. a cada uno de vosotros—en privado (Hechos 20:20) como también en público. Si el ministro quiere ser usado por Dios, no tiene que tratar meramente de cosas generales sino que tiene que individualizar y particularizar. como el padre—con seriedad suave. El griego dice “a sus propios hijos”. exhortábamos y consolábamos—“Exhortábamos y animábamos”. La exhortación lleva a uno a hacer una cosa de buena gana; la
  • 125. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON consolación o animación, a hacerlo gozosamente [Bengel] (Cap. 5:14). Aun en el término anterior “exhortábamos” el griego incluye la idea también de consolar y abogar por una causa, lo que viene muy al caso, porque los tesalonicenses
  • 126. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON estaban en aflicciones, tanto por las persecuciones como por el fallecimiento de amigos (cap. 4:13). 12. os protestábamos—lit., “testificábamos”; apelando a vosotros solemnemente delante de Dios. digno de Dios—“digno del Señor” (Colosenses 1:10); “digno de los santos” (Romanos 16:2); “< del evangelio” (Filipenses 1:27); “< de la vocación con que sois llamados” (Efesios 4:1). La inconsecuencia en “andar” haría que el nombre de Dios fuera “blasfemado entre los gentiles” (Romanos 2:24) El artículo griego es enfático, “Digno de El Dios que os está llamando”. os llamó— Así uno de los manuscritos más antiguos y la Vulgata. Otros manuscritos más antiguos dicen, “Quien os llama,” o está llamando. su reino—que ha de ser establecido en la venida del Señor. gloria—para que participéis en su gloria (Juan 17:22; Colosenses 3:4). 13. Por lo cual—Viendo que habéis tenido tales maestros (vv. 10, 11) [Bengel], “también nosotros” (lo mismo que “todos los que creen” en Macedonia y Acaya) damos gracias a Dios sin cesar (“siempre”<“en nuestras oraciones”, cap. 1:2), de que habiendo recibido la palabra de Dios que oísteis de nosotros (lit., “la palabra de Dios de oír de nosotros”, Romanos 10:16, 17), la recibisteis no como palabra de hombres sino como lo es realmente, la palabra de Dios”. Alford omite el “como” en la versión inglesa. Pero el “como” es necesario por la cláusula “aun como lo realmente es”. “La aceptasteis, no (como) la palabra de hombres (la cual se habría podido suponer que fuera), sino (como) la palabra de Dios, aun como lo es realmente”. El griego por el primer “recibido” da a entender simplemente el oírla; el griego del segundo es “aceptasteis” o “abrazasteis”. El objeto propio de fe parece ser la palabra de Dios, primero oral, y luego, para seguridad contra el error, escrita (Juan 20:30, 31; Romanos 15:4; Gálatas 4:30). También se da a entender por el hacimiento de gracias de Pablo que la fe es la obra de la gracia divina. la cual obra también en vosotros que creísteis—“También”, además de aceptarla vosotros en el corazón, ella se manifiesta en vuestra vida y muestra su energía en sus efectos prácticos en vosotros; por ejemplo, obrando en vosotros paciente perseverancia en las pruebas (v. 14; véase Gálatas 3:5; 5:6). 14. imitadores—en el sufrimiento. La operación divina se ve y se siente más en las aflicciones. en Judea—Las iglesias de Judea eran naturalmente los modelos para otras iglesias por haber sido fundadas primero y en el mismo escenario del ministerio de Cristo mismo. Una referencia a aquellas iglesias viene muy al caso aquí, puesto que los tesalonicenses, con Pablo y Silas, habían experimentado en su ciudad persecuciones de parte de los judíos (Hechos 17:5–9) semejantes a las que las iglesias de Judea habían sufrido de los judíos en aquel país. en Cristo Jesús—no meramente “en Dios”; porque las sinagogas de los judíos (una de las cuales conocian los tesalonicenses, Hechos 17:1), eran también en Dios. Pero sólo las iglesias cristianas estaban no sólo en Dios, como los judíos lo estaban en contraste con los idólatras tesalonicenses, sino también en Cristo, lo que no estaban los judíos. de vuestra propia nación—incluyendo primeramente a los judíos radicados en Tesalónica, de entre los cuales se originó la persecución, y también a los gentiles allí, instigados por los judíos; así “compatriotas” (la palabra griega, según Herodiano, da a entender, no la relación permanente de conciudadanía, sino identidad de país por el tiempo presente), incluyendo judíos naturalizados y tesalonicenses naturales, están en contraste con los judíos “puros” en Judea (Mateo 10:36). Es una coincidencia no calculada que Pablo en aquel entonces estaba sufriendo persecuciones de parte de los judíos en Corinto, desde donde escribe (Hechos 18:5, 6, 12); naturalmente su carta haría énfasis tanto más vivamente sobre la amargura judía contra los cristianos. como también ellos—(Hebreos 10:32–34). Había una semejanza respecto de la nación de la cual ambos sufrían, es decir, los judíos, y aquéllos sus propios conciudadanos; en la causa por la cual y en los males que sufrían, y también en la manera firme en que los sufrían. Tal semejanza de los frutos, de las aflicciones y de las características experimentales de los creyentes, en todos los lugares y en todos los tiempos, es una evidencia subsidiaria de la verdad del evangelio. 15. al Señor Jesús—más bien, como el griego, “a Jesús EL SEÑOR”. Esto encarece la evidente enormidad de su pecado, pues al matar a Jesús mataron al Señor (véase [PAG. 534] Hechos 3:14, 15). sus propios—Omitido en los manuscritos más antiguos. profetas—(Mateo 21:33–41; 23:31–37; Lucas 13:33). a nosotros nos han perseguido—más bien como el griego (véase Margen), “Persiguiendo nos expelieron” (Luc. 11:49) no agradan a Dios—es decir, no hacen su propósito agradar a Dios. Pablo da a entender que, a pesar de toda su jactancia de ser el pueblo especial de Dios, en todo tiempo “no agradan a Dios”, tan ciertamente como por la palabra universal del mundo, la que no pueden ellos mismos negar, son declarados ser perversamente “contrarios a todos los hombres.” Josefo, Apión, 2. 14, representa a alguno que los llama “Ateos y misántropos, los más torpes de los bárbaros”; y Tácito, Historias, 5:5: “Ellos tienen un odio hostil a todos los demás hombres”. Sin embargo, la contrariedad a todos los hombres aquí indicada, está en que “nos prohiben hablar a los gentiles, a fin de que se salven” (v. 16). 16. Prohibiéndonos—Griego, “Impidiendo que hablemos”, etc. para henchir la medida de sus pecados siempre—Tendiendo de esta manera a “llenar (la medida completa de, Génesis 15:16; Daniel 8:23; Mateo 23:32) sus pecados siempre”, es decir, ahora como en todos los tiempos anteriores. Su oposición a la predicación del evangelio a los gentiles fué la última medida añadida a su iniquidad siempre creciente, lo que los hizo bien maduros para la venganza. pues—El original griego dice, “pero”. “Pero” no procederán más adelante, porque (2 Tim. 3:8) “la ira” divina “ha venido sobre (sorprendido; el tiempo pasado que expresa la certeza repentina del golpe divinamente
  • 127. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON dirigido) ellos hasta el extremo”; no una ira meramente parcial, sino la ira en su plenitud, “aun hasta el golpe terminante”. [Edmunds]. El tiempo pasado da a entender que la plena visitación de la ira ya había empezado. Ya en el
  • 128. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON año 48 d. de J. C. hubo un tumulto en la Pascua en Jerusalén, cuando fueron muertos como 30.000 (según algunos); un presagio de la venganza completa que pronto siguió (Lucas 19:43, 44; 21:24). 17. Mas nosotros—Continuando desde el v. 13; en contraste con los judíos, vv. 15, 16. privados—más bien como el griego, “separados (violentamente, Hechos 17:7–10) de vosotros”, como padres despojados de sus hijos. Así “no os dejaré huérfanos” (Juan 14:18). por un poco de tiempo—lit., “por espacio de una hora”. “Cuando habíamos sido separados de vosotros sólo por muy poco tiempo (tal vez refiriéndose a lo repentino de su partida imprevista), tanto más abundantemente (tanto más corta nuestra separación; porque el deseo de reunirnos nuevamente es tanto más vivo cuanto más reciente ha sido la partida) procuramos”, etc. (Véase 2 Timoteo 1:4). Por esto él no preveía, como muchos explican, una separación de ellos por corto tiempo, lo que sería una expectativa falsa, pues no volvió a visitarlos pronto. 18. Por lo cual—Los manuscritos más antiguos leen, “porque”, o “por cuanto”. quisimos—Griego, “quisimos venir”; pensábamos venir. yo Pablo—Mis compañeros misioneros, tanto como yo, quisimos venir; yo puedo responder por mí mismo que yo lo quería más de una vez. Al distinguirse aquí de sus compañeros con quienes en toda esta Epístola él se asocia en el número plural, está de acuerdo con el hecho de que Silvano y Timoteo quedaron en Berea cuando Pablo siguió viaje hasta Atenas, donde más tarde se unió con él Timoteo y de donde fué enviado por Pablo solo a Tesalónica (cap. 3:1). mas Satanás nos embarazó—En otra ocasión el Espíritu Santo, el Espíritu de Jesús (así leen los manuscritos más antiguos), Hechos 16:6, 7, les impidió en su propósito misionero. Pero aquí es Satanás, obrando tal vez por hombres malvados, algunos de los cuales ya le habían arrojado de Tesalónica (Hechos 17:13, 14; véase Juan 13:27), o si no, por algún “mensajero de Satanás, un aguijón en la carne”, mensajero más directo (2 Corintios 12:7; véase 11:14). De todos modos, el Espíritu Santo y la providencia de Dios predominaron en la oposición de Satanás para adelantar los propósitos divinos. Nosotros no podemos definir en cada caso de dónde provienen los estorbos en las empresas buenas; Pablo en este caso, por inspiración divina, pudo decir que el obstáculo vino de Satanás. Grocio piensa que el modo en que Satanás impidió el viaje de Pablo a Tesalónica fué el de incitar a los filósofos estoicos y epicúreos a discutir con él, lo que obligó a Pablo a contestarles y así le detuvieron, pero parece que él salió de Atenas de una manera pausada (Hechos 17:33, 34; 18:1), El griego por “embarazó” es lit., “hacer una trinchera entre uno mismo y el enemigo que avanza para impedir su progreso”; así Satanás se oponía al progreso de los misioneros. 19. Porque—Dando la razón de su ardiente deseo de verlos. ¿No sois vosotros también delante de nuestro Señor Jesucristo?—“Cristo” está omitido en los manuscritos más antiguos. El “también” está omitido en nuestra versión castellana. ¿No sois vosotros también (es decir, entre otros; el “también” da a entender que no serán ellos solos su “corona”) nuestra esperanza, gozo y corona de regocijo delante de Jesús, cuando venga (2 Corintios 1:14; Filipenses 2:16; 4:1)? La “esperanza” aquí quiere decir su esperanza (en el sentido inferior) de que éstos, sus convertidos, fuesen hallados en Cristo en su venida (cap. 3:13). La “esperanza” principal de Pablo fué Jesucristo mismo (1 Timoteo 1:1). 20. Repetición enfática con fuerza aumentada. ¿Quiénes sino vosotros y otros convertidos sois nuestra esperanza, etc., después, en la venida de Cristo? Porque sois vosotros ahora nuestra gloria y gozo. CAPITULO 3 Vers. 1–13. LA PRUEBA DE SU DESEO DE VERLOS EN EL HECHO DE QUE ENVIO A TIMOTEO: SU GOZO POR LAS NOTICIAS TRAIDAS ACERCA DE LA FE Y AMOR DE ELLOS: ORACIONES A FAVOR DE ELLOS. 1. Por lo cual—por causa de nuestro amor ardiente para con vosotros (cap. 2:17–20). no pudiendo esperar más—no pudiendo soportar más la incertidumbre. La palabra griega se usa literalmente por vasos impermeables para el agua. Cuando no podíamos contenernos más en nuestro deseo de veros. quedarnos solos en Atenas—lit., “ser dejados solos en Atenas”. Véase mi INTRODUCCION. Esto da a entender que Pablo envió a Timoteo desde Atenas, hasta donde éste le había seguido. Sin embargo, el “nosotros” (entendido en el verbo “acordamos”) favorece la opinión de Alford, de que la decisión de enviar a Timoteo fué formada durante una consulta apresurada de Pablo, Silas y Timoteo, antes de la salida de Pablo de Berea, y que entonces él con ellos resolvió ser “dejado solo en Atenas”, cuando hubiera [PAG. 535] de llegar allá; no acompañándole Silas y Timoteo, sino quedando en Berea. De esta manera el “yo” en el v. 5 expresa que el acto de enviar a Timoteo, cuando llegó en Atenas, fué el de Pablo, mientras que la decisión de que Pablo fuera dejado solo en Atenas fué la de los hermanos como también de él mismo, en Berea, por lo cual usa en v. 1 “nosotros”. El que no se mencione a Silas en Atenas, da a entender que éste no siguió a Pablo hasta allá, como se había pensado primero; mas Timoteo sí. En esta forma la historia, Hechos 17:14, está en armonía con la Epístola. La palabra “ser dejado” (griego) da a entender que Timoteo había estado con él en Atenas. Fué un acto de abnegación por amor de ellos el que Pablo se privara de la presencia de Timoteo en Atenas, la cual le habría sido muy alentadora en medio de los sofistas filosóficos; pero por amor a los tesalonicenses, él estaba bien contento de ser “dejado solo” en la gran ciudad. 2. ministro de Dios y colaborador nuestro—Algunos de los manuscritos más antiguos leen “colaborador de Dios”; otros, “ministro de Dios”. Aquella lección es probablemente genuina, como los copiadores tal vez la cambiaron
  • 129. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON para evitar una frase tan atrevida, la cual, sin embargo, es sancionada por 1 Corintios 3:9; 2 Corintios 6:1. La versión nuestra no está bien apoyada por los manuscritos antiguos y evidentemente fué formada de otras dos lecciones. Aquí llama Pablo a Timoteo “nuestro hermano”; mas en 1 Corintios 4:17, “mi hijo”. Habla con tanto aprecio de un joven tan nuevo en el ministerio para impresionar a los tesalonicenses con un alto respeto por el delegado a ellos enviado y para alentar a Timoteo, quien parece haber sido de un carácter tímido (1 Timoteo 4:12; 5:23). “Los ministros del evangelio hacen la obra de Dios con él, para él y bajo él”. [Edmunds] a confirmaros—lit., “a haceros firmes”; no se trata de un rito de “confirmación”. En 2 Tesalonicenses 3:3, se dice que Dios “confirma”; él es quien confirma o establece; los ministros son los “instrumentos” de él. en vuestra fe—Griego, “acerca de vuestra fe”; es decir, para el desarrollo de vuestra fe. La palabra “exhortar” incluye también la idea de “consolar”. A los tesalonicenses, en sus pruebas, les hacían falta las dos cosas (v. 3; véase Hechos 14:22). 3. nadie se conmueva—“Nadie sea sacudido” o “perturbado”. Se usa la palabra griega que literalmente habla de la coleada de los perros al festejar a las personas. Por esto explica Tittmann, “Que nadie, en medio de sus calamidades, sea atraído por la esperanza halagadora de una vida más placentera, a abandonar su deber”. Así Elsner y Bengel, “engatusado a abandonar su fe.” En las aflicciones, los parientes y contrarios hacen liga con el corazón que anhela la comodidad, para resistir lo cual necesita una fe firme. vosotros sabéis—como siempre os decíamos con franqueza (v. 4; Hechos 14:22). Solamente una religión divina habría presentado una perspectiva tan difícil de soportar a los que la aceptaran, y al mismo tiempo tener éxito en ganar adeptos. nosotros—los cristianos. puestos para esto—por el consejo de Dios (cap. 5:9). 4. habíamos de pasar tribulaciones—Griego, “estábamos por (estábamos seguros de) sufrir” según somos “puestos para esto” por Dios (v. 3). como—“Así (exactamente) como ha sucedido como también sabéis”; vosotros sabéis ambas cosas: que sucedió y que nosotros lo predijimos (véase Juan 13:19). La correspondencia del acontecimiento con la predicción confirma poderosamente la fe: “Estar prevenidos, es estar aparejados”. [Edmunds]. La repetición tan frecuente de “vosotros sabéis”, es propuesta como argumento de que estando prevenidos de las aflicciones que vendrían, ellos deberían estar menos perturbados por ellas. 5. Por lo cual—Porque yo sé que vuestra “tribulación” realmente ha empezado (v. 4). no esperando más—el griego, “yo también (como también Timoteo, quien, con delicadeza da a entender Pablo, estaba igualmente ansioso respecto de ellos, véase “nosotros”, v. 1) no aguantando más” (soportando la ansiedad). he enviado—Fué Pablo quien lo envió; por lo tanto, el “yo” aquí; Pablo, Silas y Timoteo mismo se habían puesto de acuerdo ya acerca de la misión, antes que Pablo fuera a Atenas; por esto el “nosotros” (entendido en “acordamos”), v. 1 (Nota). reconocer—para indagar el estado de vuestra fe, si soportó la prueba (Colosenses 4:8). no sea que … tentado … nuestro trabajo haya sido en vano—En el griego original, se usa el modo indicativo en la primera cláusula, y el subjuntivo en la segunda. Tradúzcase, pues: “A reconocer < si el tentador os ha tentado (el indicativo da a entender que él suponía que así fué el caso) y que (en tal caso) nuestro trabajo no resulte en vano” (Gálatas 4:11). Nuestro trabajo en la predicación en ese caso sería en vano, en lo que toca a vosotros, mas no respecto de nosotros en cuanto hayamos trabajado sinceramente (Isaías 49:4; 1 Corintios 3:8). 6. volviendo de vosotros a nosotros Timoteo—Falta en nuestra versión castellana “ahora”; “volviendo ahora”, acabando de volver. “Pero habiendo venido ahora no más Timoteo”. [Alford]. De modo que parece (véase Hechos 18:5) que Pablo está escribiendo desde Corinto. vuestra fe y caridad—(cap. 1:3; véase 2 Tesalonicenses 1:3, de donde parece que su fe más tarde aumentaba todavía más). La fe fué el cimiento firme; la caridad, la argamasa que mantenía unido el edificio de su vida práctica sobre aquel cimiento. En aquella caridad estaba incluída su “buena memoria” de sus maestros. deseando vernos—Griego, “teniendo deseo anhelante”. como también nosotros—Los deseos de amigos amantes por la presencia los unos de los otros, son recíprocos. 7. recibimos consolación de vosotros—Griego, “fuimos consolados sobre vosotros”, respecto de vosotros. en toda nuestra necesidad—Griego, “encima de toda nuestra necesidad y aflicción”; el consuelo superaba todas sus necesidades y pruebas que estaba sufriendo en Corinto, cuando Pablo escribía esta carta (véase v. 6, con Hechos 18:5– 10). 8. ahora—como es el caso, viendo que estáis firmes. vivimos—florecemos. Nos aviva en nuestra aflicción el oír de vuestra firmeza (Salmo 22:26; 3 Juan 3, 4). si estáis firmes—Dando a entender que el vivo gozo que sienten “ahora” los misioneros continuará si los tesalonicenses permanecen firmes. Ellos todavía necesitaban exhortación, v. 10; por esto agrega la cláusula condicional, “si vosotros” etc. (Filipenses 4:1). 9. ¿qué—¿qué agradecimiento suficiente? dar— verbo compuesto en el original; “dar en respuesta a Dios por su bondad” (Salmo 116:12). por vosotros—“acerca de vosotros”. por todo el gozo—por causa de todo el gozo. Fué un “consuelo”, v. 7; [PAG. 536] ahora es más, es decir, gozo—delante de nuestro Dios—Es un gozo que soportará la mirada de Dios; un gozo como en la presencia de Dios, no egoísta sino desinteresado, sincero y espiritual (véase cap. 2:20; Juan 15:11). 10. de noche y de día—(Nota, cap. 2:9). La noche es el momento propio para las meditaciones más santas y las oraciones de los creyentes (2 Timoteo 1:3). Orando—unido con “gozamos” (v. 9): Nos gozamos mientras oramos; o si no, como entiende Alford, ¿Qué agradecimiento podemos rendir a Dios mientras oramos? La palabra griega da a entender un pedido suplicante. con grande
  • 130. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON insistencia—lit., “más que abundantemente” (véase Efesios 3:20). lo que falta—Aun los tesalonicenses tenían cosas en que necesitaban mejoramiento. [Bengel]. (Lucas 17:5). Sus opiniones doctrinales en cuanto a la proximidad de la
  • 131. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON venida de Cristo, acerca del estado de los que habían fallecido, y su práctica en ciertos puntos necesitaban corrección (cap. 4:1–9). El método de Pablo fué el de empezar alabando lo que merecía alabanza y luego corregir lo que estaba mal; un buen modelo para todos los que aconsejan a otros. 11. Tradúzcase: “Que Dios mismo, el Padre nuestro (no habiendo más que un artículo en el griego, se requiere esta traducción, “El que a la vez es Dios y Nuestro Padre”), encamine”, etc. El “mismo” está en contraste con “nosotros” (cap. 2:18); nosotros deseábamos ir, mas no pudimos por el estorbo de Satanás; pero si Dios mismo dirige nuestro camino (así como estamos orando), nadie puede estorbarle a él (2 Tesalonicenses 2:16, 17). Una prueba notable de la unidad del Padre y del Hijo es que en el griego aquí y en 2 Tesalonicenses 2:16, 17, el verbo está en número singular, dando a entender que el sujeto, el Padre y el Hijo, no son sino uno en esencia, no en una mera unidad de voluntad. Casi todos los capítulos en ambas Epístolas a los Tesalonicenses terminan, cada uno con su oración propia (cap. 5:23; 2 Tesalonicenses 1:11; 2:16; 3:5, 16). [Bengel]. Pablo no considera el feliz éxito de un viaje como tema impropio para la oración (Romanos 1:10; 15:32). [Edmunds]. Aunque la respuesta fué deferida, unos cinco años más tarde su oración fué cumplida en su regreso a Macedonia. 12. El “vosotros” en griego se coloca primero por énfasis. “Y” lo que os toca a “VOSOTROS”, sea que vayamos o no, “haga aumentar a vosotros el Señor y abunde en amor,” etc. El griego por “multiplique” tiene una fuerza más positiva; la palabra “abundar,” una fuerza más comparativa, “Os llene (proveyendo “lo que falta”, v. 10) y aun haga abundar.” “El Señor” aquí puede ser el Espíritu Santo; de modo que se apelará a las Tres Personas de la Trinidad (v. 13), como en 2 Tesalonicenses 3:5. Así el Espíritu Santo se llama “el Señor” (2 Corintios 3:17). El “amor” es el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22), y su oficio es “confirmar en santidad” (v. 13; 1 Pedro 1:2). 13. vuestros corazones—que son naturalmente la fuente y el objeto de la santidad. delante de Dios y nuestro Padre—más bien, “delante de aquel que es a la vez Dios y nuestro Padre”. No simplemente delante de los hombres, sino delante de aquel que no será engañado por una mera exhibición de santidad; es decir, que sea vuestra santidad tal que soportará el escrutinio de él. venida—griego, “presencia”. con todos sus santos—inclusive tanto los santos ángeles como los santos electos de los hombres (cap. 4:14; Daniel 7:10; Zacarías 14:5; Mateo 25:31; 2 Tesalonicenses 1:7). Los santos son “suyos” (Hechos 9:13). Tenemos que tener “santidad” si hemos de ser contados entre los santos de él. Sobre “irreprensibles” véase Apocalipsis 14:5. Este versículo (véase v. 12) manifiesta que el “amor” es la fuente de la verdadera “santidad” (Mateo 5:44–48; Romanos 13:10; Colosenses 3:14). Dios es el que realmente “confirma” o establece; Timoteo y otros ministros no son sino instrumentos (v. 2) en “confirmar”. CAPITULO 4 Vers. 1–18. EXHORTACION A LA CASTIDAD, AMOR FRATERNAL, LABORIOSIDAD TRANQUILA, ABSTINENCIA DE LA INDEBIDA TRISTEZA POR LOS AMIGOS FALLECIDOS, PORQUE EN LA VENIDA DE CRISTO TODOS SUS SANTOS SERAN GLORIFICADOS. 1. Resta—Griego, “En cuanto a lo que resta”. Generalmente usado hacia el fin de sus Epístolas (Efesios 6:10; Filipenses 4:8). pues—con miras al amor y a la santidad que acabamos de pedir a Dios a favor de vosotros (cap. 3:12, 13), ahora pasamos a daros exhortación. rogamos—“pedimos” como si fuese un favor personal. en el Señor—en comunión con el Señor Jesús, como ministros cristianos en trato con el pueblo cristiano. [Edmunds]. de la manera que fuisteis enseñados—lit., “de la manera que recibisteis de nosotros el cómo os conviene”, etc. andar y agradar a Dios—es decir, “andar y así agradar a Dios” por vuestra manera de andar; en contraste con los judíos que “no agradan a Dios” (cap. 2:15). Los manuscritos más antiguos agregan aquí una cláusula: “aun como también andáis” (véase cap. 4:10; 5:11). Estas palabras que él pudo decir de ellos con verdad, conquistan una atención favorable para los preceptos que siguen. También la expresión: “vayáis creciendo más y más”, da a entender que ya había habido antes un reconocimiento en alguna medida de que ellos andaban así. 2. por el Señor Jesús—por la autoridad y dirección de él, no por la de nosotros. El emplea el término fuerte “mandamientos” al escribir a esta Iglesia fundada hacía poco, sintiendo que era deseable que ellos entendiesen que él hablaba por autoridad divina. Más tarde, usó raras veces el término al escribir a otras iglesias. cuando su autoridad ya estaba establecida. 1 Corintios 7:10; 11:17, y 1 Timoteo 1:5 (v. 18, donde el tema da la razón de la expresión fuerte) son las excepciones. “El Señor” señala su suprema autoridad, exigiendo obediencia implícita. 3. Porque—Dando fuerza a su afirmación de que sus “mandamientos” eran “por (la autoridad del) Señor Jesús” (v. 2). Ya que ésta es la voluntad de Dios” que sea vuestra voluntad también. fornicación—No era considerada pecado en lo más mínimo entre los paganos, y por esto hacía falta combatirla tanto más. 4. sepa—por el dominio moral de sí mismo. tener su vaso—más bien como el griego, “cómo adquirir (para sí) su propio vaso”, es decir, que cada uno debe tener su propia esposa para así evitar la fornicación (v. 3; 1 Corintios 7:2). La posición enfática de “su propio” en el griego, y el uso de “vaso” por esposa, en 1 Pedro 3:7 y en la fraseología judía común, y la traducción correcta “adquirir”, todo justifica este modo [PAG. 537] de traducir. en santificación—(Romanos 6:19; 1 Corintios 6:15, 18). De esta manera, “su propio” está en oposición a deshonrar a su hermano codiciando la esposa de él (v. 6). honor—(Hebreos 13:4) en contraste con
  • 132. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “deshonrar sus propios cuerpos” (Romanos 1:24). con afecto de concupiscencia—Griego, “pasión”, que da a entender que uno es inconscientemente el esclavo pasivo de la concupiscencia. que no conocen a Dios—y así no saben cosa mejor. La ignorancia de la verdadera religión es causa de la impureza (Efesios 4:18, 19). La moral del pueblo se asemeja a los objetos de su culto (Deuteronomio 7:26; Salmo 115:8; Romanos 1:23, 24). 6. oprima—traspase los límites de la rectitud respecto de su hermano. engañe—“Extenderse sobre el límite” [Alford]; “aprovecharse de” [Edmunds]. en nada—más bien, “en el asunto”; expresión delicada por el asunto bajo discusión, v. 4; el v. 7 también confirma esta interpretación; la palabra “hermano” encarece la enormidad del crimen. Es tu hermano a quien haces mal (véase Proverbios 6:27–33). el Señor—el Juez que viene (2 Tesalonicenses 1:7, 8). vengador—el Corrector. de todo esto— Griego, “acerca de todas estas cosas”; en todos los casos semejantes de males contra el honor conyugal de un vecino. protestado—Griego, “constantemente testificado” [Alford]. 7. a—Griego, “para el propósito de”. a—más bien, como el griego “en”; señalando que la “santidad” es el elemento en el cual se efectúa nuestro llamamiento; en una esfera de santidad. Santo es otro nombre por cristiano. Tenemos aquí dos preposiciones griegas que en nuestra versión castellana se traducen por “a”. 8. menosprecia—Griego, “tiene en nada” tales compromisos que se le imponen en su vocación, v. 7; en relación con su hermano, v. 6. El que así hace, “no tiene en nada a hombre (por ejemplo, a su hermano), sino a Dios” (Salmo 51:4). O como el verbo griego (Lucas 10:16; Juan 12:48) se usa por despreciar o rechazar a los ministros de Dios, puede ser que aquí quiera decir, “El que menosprecia” o “rechaza” éstos, nuestros preceptos ministeriales. el cual también nos dió—Así leen algunos de los manuscritos más antiguos, pero los más de ellos leen, “Quien (sin “también”) da (presente) a vosotros” (no, “nosotros”). su Espíritu santo—Griego, “su propio Espíritu, el Santo”; señalando así enfáticamente la “santidad” (v. 7) como el fin para que el Santo es dado”. “Nos” (caso dativo en nuestra versión castellana) en el griego da a entender que el Espíritu es dado a, hasta dentro de (metido en vuestro corazón), y entre vosotros (véase cap. 2:9; Efesios 4:30). Nos dió—en la mayoría de los manuscritos más antiguos hallamos un participio activo de tiempo presente del verbo dar; de modo que traducimos, “el cual también nos está dando su Espíritu Santo”, queriendo decir que la santificación no es meramente una obra efectuada una vez para siempre, sino obra progresiva presente. “Su propio Espíritu” da a entender que como él os da lo que es esencialmente idéntico consigo mismo, espera que vosotros vendréis a ser semejantes a él (1 Pedro 1:16; 2 Pedro 1:4). 9. caridad fraterna—refiriéndose aquí a actos de bondad fraternal de aliviar a los hermanos necesitados. Algunos de los manuscritos más antiguos apoyan nuestra versión que dice, “no habéis (vosotros)”; otros, y aquéllos los más importantes, leen, “No tenemos (nosotros)”. Nosotros no tenemos necesidad de escribiros porque vosotros mismos sois enseñados de Dios; es decir, en el corazón por el Espíritu Santo (Juan 6:45; Hebreos 8:11; 1 Juan 2:20, 27). que os améis—Griego, “a fin de que os améis unos a otros”. Las enseñanzas divinas tienen su concurrencia en el amor. [Bengel]. 10. Y también—Griego, “Porque aun lo hacéis”, etc. 11. que procuréis tener quietud—Griego, “Que hagáis vuestra ambición el tener quietud y atender a vuestros asuntos propios”. En contraste directo con la ambición del mundo, la cual es la de “hacer conmoción” y la de “curiosear” (2 Tesalonicenses 3:11, 12). obréis de vuestras manos—Los convertidos tesalonicenses eran, según parece, principalmente de la clase obrera. Su expectativa de la venida inmediata de Cristo indujo a algunos entusiastas entre ellos a dejar su trabajo diario, y depender de la bondad de otros. Véase el fin del v. 12. Estaba bien la expectativa en que los cristianos deberían estar siempre esperando la venida del Señor; pero ellos se equivocaban en hacer de esta expectativa una excusa para dejar su trabajo diario. Como después empeoró este mal, fué más fuertemente censurado (2 Tesalonicenses 3:6–12). 12. honestamente—Como es propio de vuestra profesión cristiana; no trayendo reproche sobre ella ante los ojos del mundo, como si el cristianismo condujera a la flojedad y a la pobreza (Romanos 13:13; 1 Pedro 2:12). con los extraños—con los que están fuera de la iglesia de Cristo (Marcos 4:11). no necesitéis de nada—no tener que pedir a otros para satisfacer vuestras necesidades (véase Efesios 4:28). Lejos de necesitar pedir a otros, debemos trabajar y ganar los medios de satisfacer las necesidades de otros. Hemos de desear el alivio de todo aprieto peculiar por la independencia que así se consigue. 13. Como el tema principal de Pablo en su predicación en Tesalónica había sido el reino venidero (Hechos 17:7), algunas personas lo pervirtieron en motivo de temor respecto de amigos recién fallecidos, como si éstos hubieran de ser excluídos de la gloria que compartirían solamente los que quedaran vivos. Este error corrige San Pablo aquí (véase cap. 5:10). Tampoco queremos—Algunos manuscritos, no los más antiguos, dicen, “No quiero.” Mis colaboradores (Silas y Timoteo) y yo mismo deseamos que no ignoréis. los que duermen—Los manuscritos más antiguos leen: “los que están durmiendo” (presente); son los mismos que “los muertos en Cristo” (v. 16), para cuyos cuerpos (Daniel 12:2, no sus almas; Eclesiastés 12:7; 2 Corintios 5:8) la muerte es un sueño tranquilo y santo, del cual los despertará a la gloria la resurrección. La palabra “cementerio” quiere decir lugar de dormir. Tómese nota: La gloria y la esperanza principal de los cristianos no han de realizarse en la muerte, sino en la venida del Señor; la una no ha de adelantarse a la otra, sino que todos los creyentes han de ser glorificados juntos en la venida de Cristo (Colosenses 3:4; Hebreos 11:40). La
  • 133. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON muerte afecta al mero individuo, mas la venida de Jesús afectará a toda la iglesia; en la muerte nuestra alma está invisible e individualmente con el Señor; en la venida de Cristo la iglesia entera, con todos sus miembros en cuerpo y
  • 134. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en alma, estará visible y colectivamente con él. Como esto se presenta como un consuelo a los afligidos deudos, el reconocimiento mutuo [PAG. 538] de los santos en la venida de Cristo se da por entendido en esto. que no os entristezcáis como los otros—Griego, “los dem{s”; todos los que no son cristianos. No se prohibe todo duelo natural por nuestros amigos fallecidos, porque nuestro Señor Jesús y Pablo sin pecado se entregaron a él (Juan 11:31, 33, 35; Filipenses 2:27). Pero tristeza como si no hubiese “esperanza ninguna”, la cual en efecto no tenían los paganos (Efesios 2:12), sí, se prohibe. La “esperanza” de los cristianos mencionada aquí es la de la resurrección. Véase Salmo 16:9, 11; 17:15; 73:24; Proverbios 14:32, muestran que los creyentes del Antiguo Testamento, aunque no tan claramente (Isaías 38:18, 19), sín embargo tenian esta esperanza. En contraste leemos del poeta Catulo, 5:4; “Cuando al fin se ponga el sol de este corto día, tenemos que dormir una noche interminable”. Las inscripciones sepulcrales de la Tesalónica pagana expresan esta perspectiva desesperante acerca de los muertos; así como escribe Esquilo, “De uno ya muerto no hay resurrección”. Aunque algunos filósofos paganos tuvieron ciertas vislumbres de la existencia del alma después de la muerte, absolutamente ninguna tuvieron acerca del cuerpo (Hechos 17:18, 20, 32). 14. Porque si—Confirmación de su dicho del v. 13 de que el borrar la ignorancia en cuanto a los creyentes muertos quitaría la tristeza indebida respecto de ellos. Véase v. 13, “esperanza”. De ahí que aparece que nuestra esperanza se apoya en nuestra fe (“si creemos”). “Tan seguramente como creemos que Cristo murió y resucitó (la misma doctrina especificada como enseñada en Tesalónica, Hechos 17:3), así también traerá Dios con él a los que durmieron en Jesús”. Los creyentes son acostados en sueño por Jesús, y así serán traídos del sueño con Jesús en su séquito cuando venga. Aquí no se habla de las almas separadas del cuerpo; se hace referencia a los cuerpos que duermen. Los hechos de la experiencia de Cristo son repetidos en la experiencia del creyente. El murió y luego resucitó: así los creyentes morirán y luego resucitarán con él. Pero en el caso de él, muerte es la palabra usada, 1 Corintios 15:3, 6; etc.; en el caso de ellos, sueño; porque la muerte de él ha quitado para ellos el aguijón de la muerte. La misma mano que los resucitará es la que los acostó en sueño. durmieron en Jesús—lit., “acostados en sueño por Jesús”, que corresponde con “muertos en Cristo” (v. 16). 15. en palabra del Señor—Es decir, en virtud de una revelación directa del Señor a mí. Así en 1 Reyes 20:35. Este es el misterio, una verdad antes escondida, ahora revelada, que Pablo declara (1 Corintios 15:51, 52). delanteros—“No tomaremos la delantera a los que durmieron” (J. J. DE LA TORRE). Tan lejos estaban los primeros cristianos de considerar que sus hermanos fallecidos les tomasen la delantera a ellos entrando en la gloria al fallecer, que ellos necesitaban ser asegurados de que los que quedaran en vida hasta la venida del Señor “no se adelantarían” a los que están muertos en la fe. El “nosotros” quiere decir quienesquiera de nosotros que vivamos y quedemos hasta la venida de Cristo. El Espíritu propuso que los creyentes de cada edad sucesiva vivieran en la constante expectativa de la venida del Señor, no sabiendo sino que ellos estarían entre los hallados con vida en su venida (Mateo 24:42). Es un triste alejamiento de esta bienaventurada esperanza el que la mayoría de los hombres esperan la muerte, más bien que la venida de nuestro Señor. Cada generación sucesiva en su tiempo y lugar representa la generación que realmente sobrevivirá hasta su venida (Mateo 25:13; Romanos 13:11; 1 Corintios 15:51; Santiago 5:9; 1 Pedro 4:5, 6). El Espíritu más tarde reveló por medio de Pablo lo que no es inconsecuente con la expectativa aquí enseñada de la venida del Señor en cualquier tiempo, es decir, que su venida no sería mientras no hubiese “apostasía” (2 Tesalonicenses 2:2, 3); pero como pronto aparecieron síntomas de ésta, nadie podía sino decir que este acontecimiento precursor podría ya estar realizado y que así vendría el Señor en su día. Cada revelación sucesiva completa los detalles del bosquejo general dado al principio. De esta manera Pablo más tarde, mientras principalmente esperaba la venida del Señor para que le vistiera de su cuerpo celestial, esperaba irse para estar con Cristo (2 Cor. 5:1–10; Filipenses 1:6, 23; 3:20, 21; 4:5). Edmunds bien dice que el “nosotros” es una identificación afectuosa de nosotros mismos con nuestros compañeros de todas las edades, como miembros del mismo cuerpo, bajo la misma Cabeza, Cristo Jesús. Así Oseas 12:5, “En Beth‐el < [Dios] habló con nosotros”, es decir, con Israel. “Allí en él nos alegramos”, es decir, Israel en el mar Rojo (Salmo 66:6). Aunque ni Oseas ni David estaban vivos en el tiempo referido, sin embargo cada uno se identifica con los que estaban presentes. 16. el mismo—en toda la majestad de su presencia en persona, no por diputado. descenderá—así como ascendió (Hechos 1:11). con—Griego, “en”, dando a entender circunstancia concomitante que atenderá su aparición. aclamación—Griego, “grito de señal”, “grito de guerra”. Se representa a Jesús como Rey victorioso, dando la palabra de mando a las huestes del cielo en su séquito para el último ataque, en su triunfo final sobre el pecado, la muerte y Satanás (Apocalipsis 19:11–21). voz de arcángel—distinta del “grito de señal”. Se refiere tal vez a Miguel (Judas v. 9; Apocalipsis 12:7), a quien está encomendada especialmente la protección del pueblo de Dios (Daniel 10:13). trompeta de Dios—el son de trompeta que suele acompañar la manifestación de Dios en la gloria (Exodo 19:16; Salmo 47:5); aquí el último de los tres actos que acompañan la aparición del Señor. Así como se usaba la trompeta para reunir al pueblo de Dios para sus solemnes convocaciones (Números 10:2, 10; 31:6), así aquí para convocar a los elegidos de Dios, en preparación para su glorificación con Cristo (Salmo 50:1–5; Mateo 24:31; 1
  • 135. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Corintios 15:52). resucitarán primero—antes que sean “arrebatados” los vivientes. “Primero” aquí no tiene referencia a la primera resurrección, como contrastada con la de “los demás de los muertos”. Aquella referencia viene en otros
  • 136. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON lugares (Mateo 13:41, 42, 50; Juan 5:29; 1 Corintios 15:23, 24; Apocalipsis 20:5, 6); “primero” aquí sólo está en oposición a “luego”, v. 17. PRIMERO, “los muertos en Cristo” resucitarán; LUEGO los vivientes serán arrebatados. Aquí se habla sólo del pueblo del Señor. 17. los que vivimos … seremos arrebatados—después de haber sido “transformados, en un momento” (1 Corintios 15:51, 52). De nuevo dice “nosotros”, recomendando así la expresión a los cristianos de todas las [PAG. 539] edades, legando cada generación a la siguiente la obligación de esperar la venida del Señor. [Edmunds]. juntamente con ellos—todos juntos: los muertos levantados y los vivientes cambiados, formando un cuerpo unido. en las nubes—Griego, “en nubes”. Se les confiere el mismo honor como a su Señor. Así como él fué llevado arriba en una nube en su ascensión (Hechos 1:9), así a su regreso con nubes (Apocalipsis 1:7), ellos serán arrebatados en las nubes. Las nubes son la carroza triunfal de él y de ellos (Salmo 104:4; Daniel 7:13). Ellicott explica el griego, “vestidos de nubes ascendentes”. en el aire—más bien, “hasta dentro del aire”; arrebatados al aire justamente sobre la tierra, donde el encuentro (véase Mateo 25:1, 6) tendrá lugar entre ellos que ascienden, y su Señor que desciende hacia la tierra. No que el aire haya de ser el lugar de su morada permanente con él. así estaremos siempre con el Señor—no más separación, no más salida (Apocalipsis 3:12). Habiendo establecido el punto de discusión, de que los muertos en Cristo estarán bajo condiciones de igual ventaja con los que se hallen vivos a la venida de Cristo, él deja sin definir aquí otros acontecimientos predichos en otros lugares (por no ser necesarios para su discusión), el reinado de Cristo en la tierra con sus santos (1 Corintios 6:2, 3), el juicio final y la glorificación de sus santos en los cielos nuevos y tierra nueva. 18. consolaos los unos a los otros—en vuestra tristeza por los fallecidos (v. 13). CAPITULO 5 Vers. 1–28. LO REPENTINO DE LA VENIDA DE CRISTO, MOTIVO PARA VIGILANCIA; VARIOS PRECEPTOS; ORACION POR QUE SEAN ELLOS HALLADOS IRREPRENSIBLES, EN CUERPO, ALMA Y ESPIRITU, EN LA VENIDA DE CRISTO; CONCLUSION. 1. tiempos—el término general e indefinido por períodos cronológicos. momentos—“ocasiones”; los tiempos oportunos (Daniel 7:12; Hechos 1:7). Tiempo indica cantidad; momento, calidad. Los momentos son partes de los tiempos. no tenéis necesidad—los que velan no necesitan que se les diga cuándo vendrá la hora, porque siempre están listos. [Bengel]. 2. así como ladrón de noche—Los apóstoles en esta imagen siguen la parábola de su Señor, expresando cómo la venida de Cristo tomará de sorpresa a la humanidad (Mateo 24:43; 2 Pedro 3:10). “La noche es siempre cuando hay una tranquila indiferencia” [Bengel]. “A la media noche” (tal vez figurativa: para algunas partes de la tierra será noche literal), Mateo 25:6. El ladrón no sólo no da ningún aviso de su venida, sino que toma toda precaución para evitar que lo sepa la familia. Así nuestro Señor (Apocalipsis 16:15). Señales precederán la venida para confirmar la paciente esperanza del creyente vigilante; pero la venida finalmente será repentina (Mateo 21:32–36; Lucas 21:25–32, 35). vendrá—tiempo presente en el griego, “viene”; expresando su certidumbre repentina y terrible. 3. dirán—“ellos” (entendido), los del mundo Versículos 5, 6; cap. 4:13, “los otros”, todos los demás del mundo con excepción de los cristianos. Paz—(Jueces 18:7, 9, 27, 28; Jeremías 6:14; Ezequiel 13:10). entonces—en aquel mismo momento, cuando menos lo esperen. Véase el caso de Belsasar, Daniel 5:1–5, 6, 9, 26–28; Herodes, Hechos 12:21– 23. de repente—imprevista (Lucas 21:34). como los dolores—“Como los dolores de parto” le llegan inesperadamente a la mujer, cuando está ocupada en otras cosas (Salmo 48:6; Isaías 13:8). no escaparán—Griego, “no escaparán en nada”; doble negativo para expresar lo completo y absoluto de la perdición de los mundanos. Otro aspecto terrible de su ruina; entonces no habrá ninguna posibilidad de evitarla, por más que desearen (Amós 9:2, 3; Apocalipsis 6:15, 16). 4. no estáis en tinieblas—no en las tinieblas de entendimiento (es decir, ignorancia espiritual) o de la naturaleza moral (es decir, en estado de pecado), Efesios 4:18. para que—con Dios todos los resultados tienen su propósito. aquel día—Griego, “EL día”; el día del Señor (Hebreos 10:25, “el día”) en contraste con “tinieblas”. sobrecoja— inesperadamente (Juan 12:35). como ladrón—Dos de los manuscritos más antiguos leen, “como ladrones” (en acusativo), “como el día sobrecoge a ladrones” (Job 24:17). 5. Los manuscritos más antiguos, como nuestra versión, leen, “PORQUE todos vosotros sois”, etc. No tenéis por qué temer y ser tomados por sorpresa, por la venida del día del Señor, “porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día”; un idiotismo hebreo que da a entender que así como los hijos se parecen a sus padres, así vosotros sois en carácter luces (intelectual y moralmente iluminados en un punto de vista espiritual), Lucas 16:8; Juan 12:36. no somos de la noche—no pertenecemos a la noche ni a las tinieblas. El cambio de persona de “vosotros” a “nosotros” da a entender esto: Vosotros sois hijos de la luz porque sois cristianos, y nosotros, los cristianos, no somos de la noche ni de las tinieblas. 6. los demás—todos los demás del mundo: los no convertidos (cap. 4:13). “Dormir” aquí es la apatía terrenal para las cosas espirituales (Romanos 13:11; Efesios 5:14); en el v. 7 se refiere al sueño natural; en el v. 10, a la muerte. velemos—por la venida de Cristo, lit., “seamos despiertos”. La misma palabra griega ocurre en 1 Corintios 15:34; 2 Timoteo 2:26. sobrios—refrenándonos de las indulgencias carnales, mentales o sensuales (1 Pedro 5:8). 7. Este versículo ha de entenderse en sentido literal. La noche es cuando
  • 137. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON duermen los que duermen, y cuando los borrachones se emborrachan. Dormir de día da a entender grande
  • 138. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON indolencia; emborracharse de día, grande desvergüenza. Ahora en sentido espiritual: “Nosotras los cristianos profesamos ser gente del día, no gente de la noche; por lo tanto, nuestro trabajo debería ser trabajo del día, no de la noche; nuestra conducta tal que soporte el ojo del día, y tal que no necesite el velo de la noche” [Edmunds] (v. 8). 8. La fe, la esperanza y el amor son las tres gracias preeminentes (cap. 1:3; 1 Corintios 13:13). No sólo tenemos que estar despiertos y sobrios, sino también armados; no sólo vigilantes, sino también defendidos. La armadura aquí es sólo defensiva; en Efesios 6:13–17, es también ofensiva. Aquí, pues, la referencia se hace a los medios cristianos de ser guardados para no ser sorprendidos por el día del Señor como ladrón en la noche. La cota y el yelmo defienden dos partes vitales, el corazón y la cabeza respectivamente. “Con tener bien la cabeza y el corazón, el hombre entero está bien.” [Edmunds]. La cabeza necesita ser guardada del error; el corazón, del pecado. En lugar de “la cota de justicia” de [PAG. 540] Efesios 6:14, tenemos aquí “la cota de la fe y del amor”; porque la justicia que es imputada al hombre para justificación, es “la fe que obra por la caridad” (Romanos 4:3, 22–24; Gálatas 5:6). La fe, como el motivo dentro, y el amor, manifestado en hechos exteriores, constituyen la perfección de la justicia. En Efesios 6:17 el yelmo es “la salvación”; aquí, “la esperanza de la salvación”. En un aspecto, la “salvación” es una posesión presente (Juan 3:36; 5:24; 1 Juan 5:13); en otro, es asunto de la esperanza (Romanos 8:24, 25). Nuestra Cabeza primeramente llevó “la cota de justicia” y “el yelmo de salvación”, para que nosotros, por unión con él, recibamos ambos. 9. Porque—Haciendo constar la base de nuestra “esperanza” (v. 8). no nos ha puesto—(Hechos 13:47), en su eterno propósito de amor (cap. 3:3; 2 Timoteo 1:9). Contraste con Romanos 9:22; Judas v. 4. para alcanzar—Griego, “para la adquisición de salvación”; como se dice, según Bengel, de alguno salvado de entre una ruina general, cuando todo lo demás se perdió; así de los elegidos salvado de entre la multitud de los perdidos (2 Tesalonicenses 2:13, 14). El hecho de ser “puestos” por Dios de su gracia, “por Jesucristo” (Efesios 1:5), quita toda pretensión de que seamos capaces de “adquirir” la salvación por medios nuestros. Cristo “adquirió (así es el griego por “ganó”) la iglesia (y su salvación) por su propia sangre” (Hechos 20:28); se dice que cada miembro es “puesto” por Dios “para la adquisición de salvación”. En el sentido primario, Dios hace la obra; en el sentido secundario, el hombre la hace. 10. murió por nosotros—Griego “a favor de nosotros”. o que velemos, o que durmamos—sea que en la venida de Cristo nos hallemos despiertos, es decir vivos, o dormidos en nuestros sepulcros. juntamente—todos nosotros juntos; no tomando los vivos la delantera a los muertos en la glorificación “con él” en su venida (cap. 4:13). 11. consolaos—Aquí vuelve al mismo tenor consolador del cap. 4:18. edificaos los unos a los otros—Edificar, o construír sólidamente como casa, en la fe, esperanza y amor, conversando juntos sobre temas tales como la venida del Señor y la gloria de los santos (Malaquías 3:16). 12. os rogamos— “Exhortamos” es la expresión en el v. 14 (según el original griego); aquí “os rogamos” como si fuese un favor personal (haciendo Pablo la causa de los presbíteros tesalonicenses, como si fuera la suya propia). reconozcáis—Tened estima y respeto por ellos. Reconoced su dignidad oficial. y tratadlos de acuerdo (cf 1 Corintios 16:18) con reverencia y con liberalidad en suplir sus necesidades (1 Timoteo 5:17). Habiendo sido establecida hacía poco la iglesia de Tesalónica, eran necesariamente novicios los ministros (1 Timoteo 3:6), lo que en parte habría sido la causa de que el pueblo los tratase con menos respeto. Parece que la práctica de Pablo fué la de constituír presbíteros en cada iglesia poco después de su establecimiento (Hechos 14:23). los que trabajan entre vosotros, y os presiden y os amonestan—No tres clases de ministros, sino una, como hay un sólo artículo definido común a los tres aspectos de la labor ministerial en el griego. “Trabajan” expresa su vida laboriosa; “presiden”, su preeminencia como presidentes o superintendentes (“obispos”, es decir, sobreedores, Filipenses 1:1, “los que os gobiernan”,lit., líderes, conductores, Hebreos 13:17; “pastores”, Efesios 4:11); “os amonestan”, una de sus funciones especiales; el griego es, “poner en mente”, dando a entender no autoridad arbitraria, sino benévola, aunque admonición fiel. en el Señor—Su presidencia sobre vosotros es en cosas divinas; no en asuntos terrenales, sino en cosas pertenecientes al Señor. 13. en mucha estima—Griego, “más que abundantemente”. por amor de su obra—La elevada naturaleza de su obra sola, el progreso de vuestra salvación y del reino de Cristo, deberia ser motivo suficiente para demandar vuestro amor reverencial. Al mismo tiempo, la palabra “obra”, “trabajo”, enseña a los ministros que, mientras que se pide la reverencia debida a su cargo, éste no es una pichincha, sino “trabajo”; véase “labor” (hasta cansancio; así el griego), v. 12. Tened paz los unos con los otros— Lit., “Tened paz entre vosotros”. No sólo que haya paz entre los ministros y sus rebaños, sino que no haya rivalidades de partidos entre vosotros, luchando algún partido a favor de algún ministro favorito, y otro partido a favor de otro (Marcos 9:50; 1 Corintios 1:12; 4:6). 14. hermanos—Esta exhortación a que “amonesten” (v. como en v. 12) a los desordenados (personas, según 2 Tesalonicenses 3:6, 11, que no querian trabajar, mas esperaban ser mantenidas; lit., palabra usada para referirse a soldados que no quieren permanecer en las filas, véase cap. 4:11; también los insubordinados a la disciplina de la iglesia, en relación con los que están “sobre” la iglesia, v. 12); a que “consuelen a los de poco ánimo” (los pusilánimes, quienes están por hundirse “sin esperanza” en las aflicciones, cap. 4:13, y tentaciones), etc., se refiere a todo el clero y a los laicos igualmente, aunque es principalmente la obligación del clero
  • 139. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON (indicado en v. 12). soportéis—lit., “echad mano firme para sostener” a los débiles. los flacos—espiritualmente. Pablo practicaba lo que predicaba (1 Corintios 9:22). que seáis sufridos para con todos—No hay creyente que no necesite el
  • 140. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ejercicio de paciencia “para consigo” mismo; no hay ninguno a quien el creyente no deba mostrarla. Muchas personas la muestran más para con los extraños que con sus propias familias, más para con los grandes que con los humildes; pero debemos mostrarla “para con todos”. [Bengel]. Véase “la paciencia de nuestro Señor” (2 Corintios 10:1; 2 Pedro 3:15). 15. (Romanos 12:17; 1 Pedro 3:9). a otro—sea a un creyente, sea a un pagano, por grande que sea la provocación. seguid lo bueno—como asunto de serio empeño. 16, 17. Para poder “gozarnos siempre” tenemos que “orar sin cesar”. Quien acostumbra dar gracias a Dios por todas las cosas como que suceden éstas para lo mejor, tendrá gozo continuo. [Teofilacto]. Efesios 6:18; Filipenses 4:4, 6, “Gozaos en el Señor siempre < con toda instancia y suplicación”; Romanos 14:17, “gozo por el Espíritu Santo”; Romanos 12:12, “gozaos en la esperanza”; Hechos 5:41, “gozosos de que fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre”: Santiago 1:2, “tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas tentaciones.” El griego dice, “Orad sin intermisión”, sin permitir que intervengan interrupciones entre los tiempos de oración. 18. en todo—aun en lo que parezca adverso; porque en realidad nada lo es (véase Romanos 8:28; Efesios 5:20). Véase el ejemplo de Cristo (Mateo 15:36; 26:27; Lucas 10:21; Juan 11:41). ésta—que “nos gocemos siempre, oremos [PAG. 541] sin cesar, y demos gracias en todo”, “es la voluntad de Dios en Cristo Jesús (como el Mediador y Revelador de aquella voluntad, observada por los que estan en Cristo por fe, véase Filipenses 3:14) con vosotros”. La voluntad de Dios es la ley del creyente. Lachmann correctamente lee comas al fin de cada uno de los tres preceptos (vv. 16, 17, 18), haciendo que “ésta” se refiera a los tres. 20. No apagueis—Siendo el Espíritu un fuego santo, “donde está el Espíritu, él arde” [Bengel] (Mateo 3:11; Hechos 2:3; 7:51). No arrojeis agua fría sobre aquellos que, bajo la inspiración del Espíritu, se levantan para hablar en lenguas, para revelar misterios, o para orar en la congregación. Las exhibiciones entusiastas de algunos (tal vez acerca de la proximidad de la venida de Cristo, exagerando el dicho de Pablo, 2 Tesalonicenses 2:2, Por espiritu), llevaron a otros (probablemente los ministros presidentes, quienes no siempre habian sido tratados con el debido respeto por los novicios entusiastas, v. 12), por temor del entusiasmo, para impedir las expresiones libres de los verdaderamente inspirados en la congregacion. Por otra parte, hacía falta una precaución (v. 21), para no aceptar como divinas “todas” las revelaciones fingidas sin “examinarlas”. 20. las profecías—sea que tomen la forma de enseñanza inspirada o de predecir lo futuro. “Despreciadas” por algunos como inferiores a las “lenguas”, que parecían las más milagrosas; por esto la profecía o la predicación es declarada por Pablo como un don mayor que el de lenguas, aunque éste era más llamativo (1 Corintios 14:5). 21, 22. Algunos de los manuscritos más antiguos empiezan aqui con el “pero”. De veras no debéis “apagar” las manifestaciones del “Espiritu” ni “menospreciar el acto de profetizar”; “PERO” al mismo tiempo, no aceptéis como genuino “todo” lo que finge serlo. “Examinad (probad) todas” las tales manifestaciones. Existían en la iglesia los medios para probarlas en aquellos hermanos que tenian el don de “discernir los espíritus” (1 Corintios 12:10; 14:29; 1 Juan 4:1). Otra prueba segura que tenemos nosotros también es la de probar la profesada revelación para ver si concuerda con las Escrituras, como hacían los nobles bereanos (Isaías 8:20; Hechos 17:11; Gálatas 1:8, 9). Este precepto desaprueba la pretensión del sacerdote romano de decretar alguna ley, sin que los laicos tengan el derecho, en el ejercicio del juicio privado, de examinarla a la luz de las Escrituras. Dice Locke: “Aquellos que siempre están desechando la razón en asuntos de la revelación, se asemejan a un hombre que ciega sus ojos a fin de usar un telescopio”. retened lo bueno—Júntese esta cláusula con la siguiente (v. 22), y no solamente con la anterior. Como resultado de haber “probado todo” y especialmente todas las profecias, “retened (Lucas 8:15; 1 Corintios 11:2; Hebreos 2:1) lo bueno, y teneos alejados de toda especie de mal”. [Bengel y Wahl]. No aceptéis aun las comunicaciones profesadamente inspiradas, si están en contraposición a la verdad a que se os enseñó (2 Tesalonicenses 2:2). La versión inglesa más usada dice: “de toda apariencia de mal.” El contexto, sin embarge no se refíere a las apariencias malas en NOSOTROS MISMOS, de las cuales debamos apartarnos, sino de mantenernos alejados de toda apariencia mala en otros; como por ejemplo en los que fingen profetizar por inspiración. En muchos casos el cristiano no debe apartarse de lo que tenga la semejanza (“apariencia”) de mal, aun cuando es realmente bueno. Jesús sanaba en el día de sábado, y comía con publicanos y pecadores, actos que tenían la apariencia de mal, mas que no habian de ser evitados por la apariencia, como eran realmente actos buenos. Yo estoy de acucerdo con Tittmann más bien que con Bengel, a quien sigue Alford. El contexto favorece este sentido: Por plausible que sea la forma o apariencia exterior de tales pretendidos profetas y sus profecías, teneos alejados de toda forma tal cuando es mala. 23. el Dios—Más bien como el griego, “El Dios de paz mismo”; quien puede hacer para vosotros por su propio poder lo que yo no puedo por todas mis amonestaciones, ni vosotros por todos vuestros esfuerzos (Romanos 16:20; Hebreos 13:20), es decir, guardaros de todo mal, y daros todo lo bueno. os santifique—porque la santidad es la condición necesaria de la “paz” (Filipenses 4:6–9). en todo—Griego, (de modo que vosotros fueseis) “perfectos en todo respecto”. [Tittmann]. entero—sin que falte ninguna de sus partes integrales: “espíritu y alma y cuerpo”. [Tittmann]. Se refiere al hombre en su integridad normal, como originalmente creado; un ideal que alcanzará el creyente glorificado. Las tres partes, espíritu, alma y cuerpo, cada una en su lugar debido, constituirán el hombre “entero”, o
  • 141. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON íntegro. El “espíritu” enlaza al hombre con las inteligencias superiores del cielo, y es aquella parte más elevada del hombre la que es capaz de recibir al Espíritu vivificador (1 Corintios 15:47). En los no espirituales, el espíritu está tan
  • 142. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON hundido bajo el alma inferior animal (la cual el espíritu debería dominar), que tales personas se tildan “animales” (en la versión inglesa, sensuales, teniendo sólo el cuerpo de materia organizada, y el alma, la esencia inmaterial animadora), no teniendo al Espíritu (véase 1 Corintios 2:14; Notas, 15:44, 46–48; Juan 3:6). El no creyente resucitará con cuerpo animal (animado por el alma), pero no como el creyente con su cuerpo espiritual (investido de espíritu) como el cuerpo de Cristo (Romanos 8:11). sin reprensión para—más bien como el griego, “irreprensiblemente (como para estar en estado irreprensible) en la venida de Cristo”. En hebreo, “paz” y “entero” (perfecto en todo sentido) son términos relacionados; de modo que la oración de Pablo aquí nos enseña qué significa el título “el Dios de la paz”. Bengel entiende “en todo” como colectivamente, todos los tesalonicenses sin excepción, de modo que no falte ninguno. Y “entero”, individualmente, cada uno de ellos entero, con “espíritu, alma y cuerpo”. La mención de la preservación del cuerpo acuerda con el tema (cap. 4:16). Trench mejor considera “en todo” como queriendo decir: “Habiendo alcanzado perfectamente el fin moral”, es decir, ser hombre adulto en Cristo. “Entero”, completo, sin que falte ninguna gracia que debiera haber en el cristiano. 24. Fiel—a las promesas de su pacto (Juan 10:27–29; 1 Corintios 1:9; 10:23; Filipenses 1:6). el que os ha llamado—más bien. “el que os está llamando”. Dios, el “llamador” de su pueblo. hará que su llamamiento no falte de su fin propuesto. lo hará—os conservará y presentará “irreprensibles” en la venida de Cristo (v. 23; Romanos 8:30; 1 Pedro 5:10). No miréis a los enemigos que están delante [PAG. 542] o detrás, a derecha o a izquierda, sino mirad la fidelidad de Dios a sus promesas, el celo de Dios por su propio honor, y el amor de Dios para con los que él llama. 25. Algunos de los manuscritos más antiguos leen: “Orad también por nosotros”; haced de nosotros y de nuestra obra tema de vuestras oraciones, así como nosotros hemos estado orando por vosotros (v. 23). Otros omiten el “también”. El clero necesita mucho las oraciones de sus rebaños. Pablo hace el mismo pedido en las Epístolas a los Romanos, a los Efesios, Filipenses, Colosenses, Filemón y 2 Corintios; no así en las Epístolas a Timoteo y Tito, de cuyas intercesiones siendo ellos sus hijos espirituales, él ya estaba seguro; tampoco en las Epístolas Primera a los Corintios y a los Gálatas, como éstas abundan en reprensiones. 26. De aquí aparece que esta Epístola fué entregada primero a los ancianos, quienes la comunicaban a “los hermanos”. ósculo santo—puro y casto. “Osculo de caridad” (1 Pedro 5:14). Señal de compañerismo cristiano en aquellos tiempos (véase Lucas 7:45; Hechos 20:37), como es modo común hoy día en muchos países. Entonces se implantó la costumbre en la iglesia primitiva del beso en la congregación en la celebración de la santa comunión [Justino Mártir, Apología, 1:65; Constituciones Apostólicas, 2:57], besando los hombres a los hombres, y las mujeres a las mujeres, en el Señor. Así en la Iglesia Siria cada uno estrecha la mano de su vecino, y da el saludo, “Paz”. 27. Conjúroos—Más solemne que “ruego”, o “pido”. sea leída a todos—es decir, públicamente en la congregación en momento especial. El tiempo aoristo del griego indica un acto único en tiempo particular. La seriedad de su conjuro da a entender cuán solemnemente importante él sentía que era este mensaje divinamente inspirado. También, como ésta es la primera de las Epístolas del Nuevo Testamento, él hace de ésta la ocasión de un solemne mandato, de que siendo así leída públicamente, fuese ejemplo de lo que debería hacerse en el caso de otras, así como el Pentateuco y los Profetas eran leídos públicamente bajo la dispensación del Antiguo Testamento y todavía son leídos en las sinagogas. Véase el mismo mandato respecto de la lectura del Apocalipsis, el último libro del canon del Nuevo Testamento (Apocalipsis 1:3). El “todos” incluye a mujeres y niños, y especialmente a los que no pudiesen leerlo ellos mismos (Deuteronomio 31:12; Josué 8:33–35). Lo que Pablo manda con conjuro, Roma prohibe bajo maldición. [Bengel]. Aunque estas Epístolas tenían dificultades, todos los laicos habían de oírlas leer (1 Pedro 4:11; 2 Pedro 3:10; aun los muy jóvenes, 2 Timoteo 1:5; 3:15). “Santos” es omitido ante “hermanos” en la mayoría de los manuscritos más antiguos. 28. (Nota, 2 Corintios 13:14). Pablo termina la carta como la empezó (cap. 1:1), con “gracia”. Los manuscritos más antiguos omiten “amén”, lo que era probablemente la respuesta de la iglesia después de la lectura pública de la Epístola. La subscripción es un agregado comparativamente moderno. La Epístola no fué escrita, como dice esta subscripción, desde Atenas, sino desde Corinto; porque fué escrita en el nombre de Silas y Timoteo (además de Pablo), quienes no se juntaron con el apóstol antes de que llegara a esta ciudad (Hechos 18:5).
  • 143. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA SEGUNDA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS TESALONICENCES INTRODUCCION Su AUTENTICIDAD es atestiguada por Policarpo (Epístola ad Philippenses, sec. 11), quien se refiere a cap. 3:15. Justino Mártir (Diálogo con Tryphonen, p. 193. 32) alude a cap. 2:3. Ireneo (3. cap. 7, sec. 2) cita cap. 2:8. Clemente de Alejandría cita el cap. 3:2 como palabra de Pablo (Strómata, 1:5., p. 554; Pedagogus, 1:17). Tertuliano (De Resurrectione Carnis, cap. 24) cita cap. 2:1, 2, como parte de la Epístola de Pablo. OBJETO.—Los informes de Tesalónica, después del envío de la Primera Epístola, representaban la fe y el amor de los cristianos allí como en aumento, y su firmeza en medio de persecuciones. Un error de doctrina, sin embargo, resultante en un mal práctico, se había suscitado entre ellos. La descripción por Pablo de la repentina segunda venida de Cristo (1 Tesalonicenses 4:13, etc., y 5:2), y la posibilidad de que aconteciera en cualquier momento, los llevaron a creer que estaba realmente cerca. Algunos profesaban saber “por el Espíritu” (cap. 2:2) que era así; otros decían que Pablo se lo había dicho cuando estaba con ellos. Y también parece que circulaba entre ellos una carta, atribuída a Pablo, la cual apoyaba este error. (Que el cap. 2:2 se refiere a una tal carta espúrea más bien que a la Primera Epístola del apóstol, parece verosímil por su dicho, cap. 3:17, acerca de su saludo autográfico como seña por la cual ellos podrían conocer sus cartas genuinas). Por esto algunos dejaban sus negocios diarios y se echaban a la caridad de los demás hermanos, como si su único deber fuese esperar la venida del Señor. Fué necesario, pues, corregir este error, lo que forma el tema principal [PAG. 543] de la Segunda Epístola. En ella les dice el apóstol que (cap. 2), antes que venga el Señor, tendrá que haber primero una gran apostasía, y que tendrá que manifestarse el Hombre de Pecado; y que la venida repentina del Señor no es excusa para desatender sus asuntos diarios; que el hacerlo así sólo traería escándalo sobre la iglesia y era contrario a su manera de ser entre ellos (cap. 3:7–9), y que los fieles se retirasen de tales profesores desordenados (cap. 3:6, 10–15). De modo que hay tres divisiones en la Epístola: (1) Cap. 1:1–12. Alabanzas de la fe, amor y paciencia de los tesalonicenses, en medio de persecuciones. (2) Cap. 2:1–17. El error en cuanto a la venida inmediata de Cristo es corregido y se predice el previo levantamiento y caída del Hombre de Pecado. (3) Cap. 3:1–16. Exhortaciones a una conducta ordenada en toda su actividad, con oraciones por ellos al Dios de paz, seguido por su saludo autográfico y bendición. La FECHA de la EPISTOLA.—Como la Epístola fué escrita en los nombres conjuntos de Timoteo y Silas, como también el de Pablo, y como éstos estaban con él en Corinto y no con él por mucho tiempo después de su salida de aquella ciudad (véase Hechos 18:18, con 19:22; en efecto, en cuanto a Silas, es dudoso que él estuviera con él posteriormente), resulta, pues, que el lugar de escribir debió ser Corinto, y la fecha, durante el “año y seis meses” de su estada allí, Hechos 18:11 (es decir, empezando con el otoño del año 52 d. de C. y terminando con la primavera del año 54), como seis meses después de su Primera Epístola, o a principios del año 53. El ESTILO.—El estilo no es diferente del de la mayoría de los otros escritos de Pablo, con excepción de la porción profética de ella (cap. 2:1–12), la cual distingue a ésta de las otras en el tema tratado. Como es habitual en sus pasajes más solemnes (por ejemplo, en las porciones denunciatorias y proféticas de sus Epístolas, véase Colosenses 2:8, 16, con el v. 3; 1 Corintios 15:24–28, con vv. 8, 9; Romanos 1:18, con vv. 8, 10), su dicción es más elevada, abrupta y elíptica. Así como la Primera Epístola se detiene más sobre el Segundo Advenimiento en su aspecto de gloria para los santos dormidos y los vivos (1 Tesalonicenses 4 y 5), así ésta hace énfasis especialmente en su aspecto de destrucción eterna para los malvados y para aquel que será la final consumación de maldad, el Hombre de Pecado. Tan lejos estaba Pablo de estar bajo una impresión errónea en cuanto a la venida temprana de Cristo cuando escribió su Primera Epístola (lo que le imputan los racionalistas), que él les había dicho distintamente, cuando estaba con ellos, las mismas verdades acerca de que había de suscitar primero la apostasía sobre las cuales ahora en esta su Segunda Epístola insiste (cap. 2:5). Ocurren entre las dos Epístolas varios puntos de coincidencia que confirman la autenticidad de la segunda. Así, véase 3:2, con 1 Tesalonicenses 2:15, 16; otra vez, cap. 2:9, el Hombre de Pecado, “cuyo advenimiento es según operación de Satanás”, con 1 Tesalonicenses 2:18; 3:5, donde aparece la obra incipiente de Satanás como el estorbo del evangelio y el tentador; otra vez, se recomienda una leve amonestación en 1 Tesalonicenses 5:14; pero, en esta Segunda Epístola, cuando el mal ha empeorado, una disciplina más estricta (cap. 3:6, 14): “apartarse de” tales. Probablemente Pablo visitó a Tesalónica más tarde en su viaje a Asia (Hechos 20:4), y de allí llevó consigo a Aristarco y Segundo, tesalonicenses: el primero vino a ser su “compañero de viaje” y compartió con él sus peligros en
  • 144. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Efeso, como también los del naufragio, y fué su “compañero de prisiones” en Roma (Hechos 27:2; Colosenses 4:10; Filemón 24). Según una tradición, Aristarco vino a ser obispo de Apamea. CAPITULO 1 Vers. 1–12. DIRECCION Y SALUDO: INTRODUCCION: HACIMIENTO DE GRACIAS POR SU CRECIMIENTO EN LA FE Y AMOR, Y POR SU PACIENCIA EN LAS PERSECUCIONES, QUE SON SEÑALES DE BIEN ETERNO PARA ELLOS. Y DE PERDICION PARA SUS ADVERSARIOS, EN LA VENIDA DE CRISTO: ORACION POR LA PERFECCION DE ELLOS. 1. en Dios nuestro Padre—Aún más cariñosa y tierna que la dedicatoria de la Primera Epístola. 1:1, “en Dios EL Padre”. 2. de Dios nuestro Padre—Así algunos de los manuscritos más antiguos; otros omiten “nuestro”. La preposición “de” indica procedencia y no posesión: “la gracia (que viene) de Dios”. 3. debemos—Griego, “debemos como una deuda” (cap. 2:13). Ellos habian orado por los tesalonicenses (1 Tesalonicenses 3:12) que “fuesen multiplicados y abundaran en el amor”; como fué concedida su petición, no es sino un deber de ellos dar gracias a Dios por ello. De esta manera, Pablo y sus compañeros practican lo que predican (1 Tesalonicenses 5:18). En 1 Tesalonicenses, su hacimiento de gracias fué por “la fe, amor y paciencia” de los tesalonicenses; aquí, por su crecimiento en la fe y por su caridad abundante. como es digno—correcto. “Debemos” expresa el deber de agradecimiento desde su lado subjetivo como una convicción interna. “Como es digno”, desde el lado objetivo como algo que responde al estado de circunstancias. [Alford]. Obsérvese la correspondencia exacta entre la oración (1 Tesalonicenses 3:12, el Señor “haga abundar el amor entre vosotros”) y [PAG. 544] la respuesta, “La caridad de cada uno de vosotros abunda entre todos” (véase 1 Tesalonicenses. 4:10). 4. nos gloriamos de vosotros—hacemos nuestra jactancia de vosotros, lit., “en vosotros”. “Nosotros mismos” da a entender que no sólo oían hablar a otros de la fe de los tesalonicenses, sino que ellos, los misioneros mismos, se jactaban de ella. Véase 1 Tesalonicenses 1:8, donde dijo el apóstol que la fe de ellos era tan bien conocida en algunos lugares, que él y sus compañeros no tenian necesidad de hablar de ella; pero aquí dice que tan abundante es su amor, combinado con fe y paciencia, que él y sus compañeros mismos hacen de ello el tema de su jactancia en algunas iglesias en otras partes (ahora él estaba en Corinto y se jactaba allí de la fe de las iglesias macedonias, 2 Corintios 10:15–17; 8:1, al mismo tiempo dando la gloria a Dios), no sólo mirando adelante a gloriarse en ella a la venida de Cristo (1 Tesalonicenses 2:19), sino haciéndolo ahora mismo. paciencia—En 1 Tesalonicenses 1:3, “paciencia de esperanza”. Aquí se entiende tácitamente la esperanza como la base de su paciencia; vv. 5, 7, expresan el objeto de su esperanza, es decir, el reino por el cual sufren. tribulaciones—lit., “presiones”. Los judíos eran los instigadores del populacho y de los magistrados contra los cristianos (Hechos 17:6, 8). que sufrís—Griego, “estáis (ahora) sufriendo”. 5. Una demostración—o prueba; en oposición con la idea de la cláusula anterior del v. 4: “El que vosotros sufrís tribulaciones” es “una prueba del justo juicio de Dios”, juicio manifestado en que vosotros sois capacitados para sufrirlas, y en vuestros adversarios, que por ellas llenan la medida de su culpabilidad. El juicio ya ha empezado, pero su consumación será en la venida del Señor. David (Salmo 73:1–14) y Jeremías (12:1–4) estaban perplejos por ver que los malvados prosperaban y los piadosos sufrían. Pero Pablo, por la luz del Nuevo Testamento, hace de este hecho, asunto de consuelo. Es una prueba del juicio futuro que corregirá las anomalías del estado presente, recompensando al santo que sufre y castigando al perseguidor. Aun ahora “el Juez de toda la tierra hace bien” (Génesis 18:25); porque los piadosos son en sí pecaminosos y necesitan castigos para su corrección. Lo que ellos sufren injustamente a manos de hombres crueles, sufren éstos justamente a mano de Dios; y tienen los creyentes sus cosas malas aquí para escapar de la condenación del mundo y tener cosas buenas después (Lucas 16:25; 1 Corintios 11:32). [Edmunds]. para que seáis tenidos por dignos—expresando el propósito del “justo juicio” de Dios en cuanto a vosotros. por el cual—Griego, “a favor del cual estáis también sufriendo” (véase Hechos 5:41; 9:16; Filipenses 1:29). “Dignos” da a entender que. aunque los hombres son justificados por la fe, son juzgados “según sus obras” (Apocalipsis 20:12: véase también 1 Tesalonicenses 2:12; 1 Pedro 1:6. 7; Apocalipsis 20:4). El “asimismo” da a entender la conexión entre el sufrir por el reino y ser tenidos por dignos de él. Véase Romanos 8:17, 18. 6. Porque es justo—Esto justifica la afirmación más arriba de que hay “justo juicio” (v. 5). “porque es justo (lit., “si en efecto”, “si en todo caso”) con (es decir, en la estimación de) Dios” (lo que como todos sentimos, ciertamente es). Nuestro sentir innato de lo que es justo en esto confirma lo que es revelado. pagar—recompensar en especie, es decir, tribulación a los que os atribulan; y a vosotros, los atribulados, reposo (alivio de la tribulación). 7. reposo—acusativo, objeto de “pagar” (v. 6). El griego es lit., “aflojamiento”; soltura de la tensión que había precedido; relajamiento de las cuerdas de sufrimiento que han sido tan tirantes. La palabra griega por “descanso”, Mateo 11:28, es distinta, es decir, cesación del trabajo. También, Hebreos 4:9, “Un guardar de sábados.” con nosotros—con Pablo, Silas y Timoteo, los escritores, quienes somos afligidos como vosotros. cuando—en el tiempo cuando, etc., no antes ni después. Lit., “en la revelación del Señor Jesús”. con los ángeles de su potencia—es decir, los ángeles que son los ministros por los cuales
  • 145. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON él hace ver su poder (Mateo 13:41, 42). No es la potencia de ellos sino de él, que es el pensamiento prominente. 8. En
  • 146. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON llama de fuego—o como leen algunos de los manuscritos más antiguos, en fuego de llama. Esta llama de fuego acompañó su manifestación en la zarza (Exodo 3:2); también al dar la ley en Sinaí (Exodo 19:18); también acompañará a su revelación en su advenimiento (Daniel 7:9, 10), simbolizando la gloria brillante de él y su venganza consumidora contra sus enemigos (Hebreos 10:27; 12:29; 2 Pedro 3:7, 10). para dar.—lit, “dando”, como su porción “el pago”; más bien como el griego, “venganza”. que no conocieron a Dios—Los gentiles principalmente (Salmo 79:6; Gálatas 4:8; 1 Tesalonicenses 4:5); por supuesto no aquellos que involuntariamente no conocieron a Dios, sino los que obstinadamente le desconocieron, como Faraón, quien habría podido conocerle si hubiera querido, mas quien se jactaba: “No conozco a Jehová” (Exodo 5:2); y como los perseguidores paganos que habrían podido conocer a Dios por la predicación de aquellos a quienes persiguieron. En segundo lugar, todos los que “profésanse conocer a Dios, mas con los hechos le niegan” (Tito 1:16). ni obedecen al evangelio—Principalmente los judíos incrédulos (Romanos 10:3, 16). Además. todos los que no obedecen la verdad (Romanos 2:8). 9. perdición por la presencia del Señor—arrojados lejos de su presencia. [Alford]. La sentencia emana de él en persona, sentado como Juez [Bengel], y los arroja lejos de sí (Mateo 25:41; Apocalipsis 6:16; 12:14; véase 1 Pedro 3:12; Isaías 2:10, 19). “La presencia del Señor” es la fuente de donde emana la sentencia; “la gloria de su potencia” es el instrumento por el cual la sentencia se lleva a la ejecución. [Edmunds]. Pero Alford interpreta mejor la última cláusula (véase el v. 10), arrojados “de la manifestación de su potencia en la glorificación de sus santos”. Arrojados de la presencia del Señor es la idea a la raíz de la muerte eterna: la ley del mal dejada para su operación ilimitada sin una influencia contraria de la presencia de Dios, quien es la fuente de toda luz y santidad (Isaías 66:24; Marcos 9:44). 10. viniere para ser glorificado en sus santos—como el elemento y espejo en los cuales resplandecerá su gloria (Juan 17:10). admirable … en todos los que creyeron—Una vez ellos creyeron, ahora ven; habían aceptado su palabra en confianza. Ahora su palabra se ha cumplido y ellos no necesitan más la fe. Con asombro todas las inteligencias celestiales (Efesios 3:10) verán y admirarán al Redentor a causa de las excelencias que él habrá obrado en ellas. por cuanto, etc.—Súplase para [PAG. 545] completar el sentido, entre quienes (es decir, los que hayan creído) vosotros también estaréis; “por cuanto nuestro testimonio a (así el griego en vez de “entre”) vosotros fué creído” (y no fué rechazado como por aquellos “que no obedecen al evangelio”, v. 8). La predicación primitiva, no consistía en discusiones abstractas, sino en testimonio de los hechos y verdades conocidos por experiencia (Lucas 24:48; Hechos 1:8). La fe es definida por el obispo Pearson como “el consentimiento a verdades creibles sobre el testimonio de Dios, entregadas a nosotros por los apóstoles y profetas” (quienes originalmente entregaban sus testimonios oralmente, mas ahora en sus escritos). “Glorificado en sus santos” nos recuerda que la santidad es gloria en el brote; la gloria es la santidad manifestada. 11. Por lo cual—más bien, “para lo cual”; con miras a lo cual, es decir, la glorificación de Cristo en vosotros como santos de él. asimismo—No sólo esperamos la futura glorificación de nuestro Señor en sus santos, sino que oramos también acerca de (así el griego) VOSOTROS. nuestro Dios—a quien servimos. os tenga por dignos—La posición prominente de “os” en el griego la hace la palabra enfática de la oración. Que vosotros os halléis entre los santos que Dios tiene por dignos de su vocación (Efesios 4:1). No hay dignidad en nosotros independiente de que Dios nos llame (2 Timoteo 1:9). La vocación aquí no es meramente el primer llamamiento, sino el todo del acto de elección de Dios que empieza en “el intento suyo y gracia < en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”, y tiene su consumación en la gloria. todo buen intento—de parte de Dios. [Bengel]. obra de fe—de vuestra parte. Alford refiere la cláusula anterior, “buen intento”, etc., también al hombre, arguyendo que la palabra griega por “bondad” nunca se refiere a Dios, y traduce: “Todo (es decir, todo cuanto sea posible) buen propósito de bondad”. Wahl, “Toda dulzura de bondad”, es decir, comunicar plenamente a vosotros todos los refrescantes deleites de bondad. Yo opino que, como en la anterior cláusula paralela, “vocación” se refiere al propósito o intento de Dios, y como el griego por “buen intento” o beneplácito, se usa las más de las veces para Dios, debemos traducir, “hincha todo propósito favorable (de él) de bondad” (de vuestra parte), es decir, perfeccione plenamente en vosotros toda bondad según el buen propósito de él. Así, “la gracia de nuestro Dios”. v. 12., corresponde con el “buen intento” de Dios aquí, lo que confirma nuestra versión, así como “la gracia del Señor Jesucristo” es paralela con “obra de fe”, así Cristo especialmente es el objeto de la fe. “Obra de fe”, así el griego, “toda” se suple de la frase anterior; la fe es manifestada por obra, que es su desarrollo perfeccionado (Santiago 1:4; véase Nota, 1 Tesalonicenses 1:3). La realidad activa de la fe. con potencia—griego, “en potencia”; “poderosamente en vosotros”. (Colosenses 1:11). 12. el nombre de nuestro Señor Jesús—Nuestro Señor Jesús en su manifiesta personalidad como el Dios hombre. en vosotros, y vosotros en él—glorificación recíproca; véase Isaías 28:5, “Jehová de los ejércitos será por corona de gloria, y diadema de hermosura < a su pueblo”, con Isaías 62:3, “Tú (Sión) serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino”, etc. (Juan 21:10; Gálatas 1:24; 1 Pedro 4:14). Las gracias del creyente contribuyen a la gloria de Cristo, y su gloria, como Cabeza de ellos, refleja la gloria sobre ellos como miembros. la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo—No hay sino un articulo definido griego para las dos frases, dando a
  • 147. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON entender la unidad inseparable de Dios y el Señor Jesús.
  • 148. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON CAPITULO 2 Vers. 1–17. CORRECCION DEL ERROR ACERCA DE LA INMEDIATA VENIDA DE CRISTO. LA APOSTASIA QUE TIENE QUE PRECEDERLA. EXHORTACION A LA FIRMEZA, INTRODUCIDA POR HACIMIENTO DE GRACIAS POR SU ELECCION POR DIOS. 1. Empero—marcando la transición de sus oraciones por ellos a las exhortaciones a ellos. os rogamos—“os ruego”. Emplea ruego cariñoso para ganarlos para la enseñanza correcta, más bien que la censura severa. en cuanto a, etc.—que introduce el tema principal de la Epístola. nuestro recogimiento a él—la asamblea completa y final de los santos a él en su venida, como fué anunciada en Mateo 24:31; 1 Tesalonicenses 4:17. El sustantivo griego no se halla en otro lugar con excepción de Hebreos 10:25, donde se habla de la reunión de creyentes para el culto congregacional. Nuestros temores instintivos del juicio son disipados por el pensamiento de ser reunidos junto CON EL (“como la gallina junta sus pollos debajo de las alas”), lo que afianza nuestra seguridad. 2. fácilmente—pronto, por razones frívolas, sin la debida consideración. os mováis—lit., sacudidos como los barcos agitados por el mar. Véase por la misma imagen, Efesios 4:14. de vuestro sentimiento—más bien como el griego “de vuestra mente”; de vuestra firmeza mental sobre el asunto. ni os conturbéis—Este verbo se refiere a la agitación emocional; así como “os mováis”, a la intelectual. por espíritu—por persona que profesa tener el espíritu de profecía (1 Corintios 12:8–10; 1 Juan 4:1–3). Se habia advertido a los tesalonicenses (1 Tesalonicenses 5:20, 21) a que “probasen” tales profecías fingidas, y que “retuviesen (sólo) lo que es bueno”. por palabra—de la boca (véanse vv. 5, 15); alguna palabra o dicho atribuído a Pablo comunicado oralmente. Si la tradición oral fué expuesta a semejante perversión en la edad apostólica (véase un caso similar, Juan 21:23), ¡cuánto más en nuestros días! por carta como nuestra—dándose a entender como nuestra, mientras que es una falsificación. Por esto les da una señal por la cual conocerán las cartas genuinas de él (cap. 3:17). que el día del Señor esté cerca—más bien esté inmediatamente inminente”; lit., “esté presente”; “esté viniendo instantáneamente”. Cristo y sus apóstoles siempre enseñaban que el día de la venida del Señor está cerca; y no es probable que Pablo quisiera dar a entender algo contrario aquí; lo que él niega es que esté tan inmediatamente inminente, instante o presente como para justificar el abandono de los deberes diarios terrenales. Crisóstomo, y después de él Alford, traduce “Está (ya) presente” (véase 2 Timoteo 2:18). que es error parecido. Pero en 2 Timoteo 3:1. el mismo verbo griego se traduce “vienen”. Wahl apoya esta interpretación. La palabra griega generalmente se usa por la misma presencia; pero es bien susceptible de la traducción. “es todo menos que presente”. 3. en ninguna manera—Cristo, en Mateo 24:4, [PAG. 546] da la misma advertencia en relación con el mismo acontecimiento. Pablo había indicado tres maneras (v. 2) en que podrían ser engañados (véase otras maneras, v. 9, y Mateo 24:5, 24). la apostasía—la apostasía, la que “os dije” antes (v. 5), “cuando estaba todavía con vosotros”, y de la cual el Señor dió alguna intimación (Mateo 24:10–12; Juan 5:43). se manifieste el hombre de pecado—Así como Cristo estaba primero en misterio, y después revelado (1 Timoteo 3:16), así el Anticristo (el término usado en 1 Juan 2:18; 4:3) está primero en misterio, y más tarde se desarrollará y será revelado (vv. 7–9). Así como la justicia halló su personificación en Cristo, “el Señor nuestra justicia”, así el “pecado” tendrá su expresión concreta en el “hombre de pecado”. El poder que impide (v. 7) entre tanto restringe su manifestación; cuando aquel poder sea quitado, entonces sucederá esta manifestación. Los artículos definidos, “la apostasía” y “el hombre de pecado” pueden referirse al hecho de que ya sean bien conocidos como predichos por Daniel 7:8, 25, “el cuerno pequeño < hablaba grandezas < contra el Altísimo, y pensará mudar los tiempos y la ley”; y 11:36, el rey voluntarioso quien “se ensoberbecerá y se engrandecerá sobre todo dios: y contra el Dios de los dioses hablará maravillas”. hijo de perdición—título referido también a Judas el traidor (Juan 17:12), y a nadie más. El Anticristo, la segunda “bestia” que subía de la tierra; y por esto será primero “como cordero, mas hablará como un dragón” (Apocalipsis 13:11); “vendrá empero con paz, y tomará el reino con halagos”, “hará con engaño”, mas “su corazón será contra el pacto santo” (Daniel 11:21, 23, 28, 30). Las semillas de la “apostasía” aparecen pronto (1 Timoteo 4:1–3), pero el pleno desarrollo y concentración de estos elementos anticristianos en una sola persona todavía están por aparecer. En contraste, fijémonos en la venida del Rey de Sión en la persona de Jesús: (1) Justo; (2) teniendo salvación; (3) manso; mientras que el Anticristo es (1) “el hombre de (la personificación de) pecado; (2) el hijo de perdición; (3) se ensalza sobre todo lo que se adora. El es el hijo de perdición en que envía a muchos a la perdición, y finalmente será condenado a ella él mismo (Apocalipsis 17:8, 11). “El cuya esencia y herencia es la perdición.” [Alford]. Así como “el reino de los cielos” se presenta a nosotros primero en lo abstracto, después en lo concreto en el Rey, el Señor Jesús, así aquí primero tenemos (v. 7) “el misterio de la iniquidad”, después “aquel inicuo” (v. 8). Sin duda “la apostasía” del romanismo (lo abstracto) es una de las instancias más grandes de la operación del misterio de iniquidad, sus blasfemas pretensiones del papa (lo concreto) son precursoras de la final concentración de la blasfemia en el hombre de pecado, quien no sólo, como el papa, usurpará el honor de Dios como vicegerente de Dios, sino que se opondrá abiertamente a Dios al fin. 4. Aquí se refiere a Daniel 11:36, 37. Pablo da a entender que las palabras usadas allí para referirse a Antíoco Epífanes serán aún más aplicables al hombre de pecado, quien es el verdadero Anticristo del Nuevo Testamento, así como Antíoco fué el Anticristo
  • 149. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON típico del Antiguo Testamento. Los anteriores reinos mundiales tuvieron cada uno una persona extraordinaria como su cabeza y personificación (así Babilonia tuvo a Nabucodonosor, Daniel 2:38, al fin; Persia tuvo a Ciro; Grecia tuvo a Alejandro, y Antíoco Epífanes, el precursor del Anticristo); así el cuarto y último reino mundial, bajo el cual ahora vivimos, tendrá una cabeza final, la personificación concentrada de todo el pecado e iniquidad desenfrenada que han existido en la Roma pagana y la Roma papal. La fase final de Roma probablemente será una alianza entre la superstición idolátrica y la infidelidad atea. Oponiéndose, y levantándose—No hay sino un artículo definido griego para los dos participios (gerundios en nuestra versión), dando a entender que el motivo por qué se opone es a fin de que pueda levantarse por encima, etc. Alford entiende la primera frase en sentido absoluto, “El que se opone (a Cristo)”, es decir, el Anticristo (1 Juan 2:18). Así como al fin del período del Nuevo Testamento, Israel apóstata se alió con el poder mundial pagano contra Jesús y sus apóstoles (Lucas 23:12, y en Tesalónica, Hechos 17:5–9), y fué, en justa retribución, castigado por la instrumentalidad del mismo poder mundial (siendo destruida Jerusalén por Roma), Daniel 9:26, 27; así la iglesia degenerada (hecha “ramera”), aliándose con el poder mundial ateo (la “bestia” de Apocalipsis) contra la religión vital (es decir, la ramera sentada sobre la bestia), será juzgada por aquel poder mundial, el cual finalmente será personificado en el Anticristo (Zacarías 13:8, 9; 14:2; Apocalipsis 17:16, 17). En esta Epístola temprana, la iglesia judía apóstata como la ramera y la Roma pagana como la bestia, forman el fondo histórico sobre el cual Pablo dibuja su bosquejo de la apostasía. En las Epístolas Pastorales, que son posteriores, esta profecía aparece en conexión con el gnosticismo que en la época posterior infectaba la iglesia. La ramera (la iglesia apóstata) ha de ser juzgada primero por la bestia (el poder mundial) y sus reyes (Apocalipsis 17:16); y más tarde las bestias y sus aliados (con el Anticristo personal a su cabeza, quien parece surgir después del juicio de la ramera, o la iglesia apóstata) serán juzgados por la venida de Jesús mismo (Apocalipsis 19:20). Tendencias anticristianas producen anticristos diferentes; estos anticristos separados más tarde hallarán su consumación en un individuo, quien los excederá a todos en la intensidad de su carácter malvado. [Auberlen]. Pero el juicio pronto le alcanzará. El es necesariamente un hijo de la muerte, inmediatamente después de su subida del abismo, yendo a la perdición (Apocalipsis 17:8, 11). Idolatría de sí mismo (egolatría), orgullo espíritual y rebelión contra Dios son sus características; así como la adoración de Cristo, la humildad y dependencia de Dios, caracterizan al cristianismo. El Anticristo no sólo toma para sí el papel de Cristo (como los “cristos falsos”, Mateo 24:24), sino que “se opone” a Cristo. La palabra griega da a entender uno colocado en el bando contrario (véase 1 Juan 2:22; 2 Juan 7). Uno quien, en ocasión de la destrucción de todas las religiones, buscará establecer su propio trono, y por la gran verdad de Dios de que “Dios es hombre” sustituir su propia mentira de “El hombre es Dios.” [Trench.] contra todo lo que se llama Dios—(1 Corintios 8:5). El papa (por ejemplo, Clemente VI) aun mandó a los ángeles que admitieran al Paraíso, sin los supuestos dolores del purgatorio, a ciertas almas. Pero aun así esto no es sino un presagio [PAG. 547] del Anticristo, quien no obrará, como el Papa, en nombre de Dios, sino contra Dios. o que se adora—Roma aquí nuevamente nos da un presagio del Anticristo. La palabra griega es Sebasma; Sebastós es el nombre griego por Augusto, quién era adorado como el gobernante secular y vicerregente divino. El papado se ha levantado sobre las ruinas del poder de César. El anticristo se ensalzará sobre todo objeto de culto, sea sobre la tierra como el César, sea en el cielo como Dios. Las diferentes prefiguraciones del Anticristo, Mahoma, Roma, Napoleón, y el moderno secularismo ateo, contienen sólo algunas, no todas, sus características. Es la unión de todas éstas en alguna persona individual la que formará al Anticristo completo, así como la unión en una persona, Jesús, de todos los tipos y profecías constituyó el Cristo completo. [Olshausen]. en el templo de Dios como Dios—“El reinará un tiempo, y tiempos y medio tiempo” (Daniel 7:25), es decir, tres años y medio, y se sentará en el templo en Jerusalén; entonces vendrá el Señor del cielo y le arrojará en el lago de fuego y traerá a los santos los tiempos de su reinado, el séptimo día de descanso santo, y dará a Abrahán la herencia prometida”. [Ireneo, Adversus Hereses, 30:4]. haciéndose parecer Dios—con ostentación blasfema y arrogante (véase un tipo, Hechos 12:21–23). Los primeros “padres” unánimemente esperaban a un Anticristo personal. Existen dos objeciones a que el romanismo sea considerado como el Anticristo, aunque probablemente el romanismo dejará en él su culminación: (1) Tan lejos está el romanismo de oponerse a todo lo que se llama Dios, que la adoración de dioses y señores muchos (la virgen María y los santos) es un rasgo prominente en él; (2) el papado existe desde hace más de doce siglos, y todavía no ha venido Cristo, mientras que la profecía considera al Anticristo final como de corta vida, y pronto destinado a la perdición en la venida de Cristo (Apocalipsis 17:8, 11). Gregorio el Grande declaró contra el patriarca de Constantinopla que quienquiera asumiera el título de “obispo universal”, sería “el precursor del Anticristo”. El papado ha cumplido esta profecía involuntaria. El papa ha sido llamado por sus seguidores “nuestro Señor Dios el Papa”; y en su inauguración, sentado en su silla sobre el altar alto el cual es considerado su pedestal, vivamente simbolizó a aquel que “se levanta sobre todo lo que se llama Dios”. Un reparo fatal a la interpretación de que “el templo de Dios” aquí sea la iglesia (1 Corintios 3:16, 17; 6:19), es que el apóstol nunca designaría a la iglesia
  • 150. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON apóstata, anticristiana como “el templo de Dios”. Es probable que, así como el Mesías fué revelado entre los judíos en Jerusalén, así el Antimesías aparecerá entre ellos cuando estén restaurados en su propia tierra y después que hayan
  • 151. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON reedificado su templo en Jerusalén. Así Daniel 11:41, 45 (véanse mis notas), corresponde: “Vendrá a la tierra deseable (Judea) < y plantará las tiendas de su palacio entre los mares, en el monte deseable del santuario”; y entonces (Daniel 12:1): “En aquel tiempo se levantará Miguel el gran príncipe” para libertar al pueblo de Dios Véase Nota, Daniel 9:26, 27. También el rey de Asiria. tipo del Anticristo (Isaías 14:12–14). “Lucifer” (un titulo del Mesías, tomado por el Anticristo, Apocalipsis 22:16): “En lo alto junto a la estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio (eso es, el lugar de reunión de Dios con su pueblo antiguo, el templo) me sentaré, a los lados del aquilón (Salmo 48:2), seré semejante al Altísimo”. Apocalipsis 11:1, 2, “El templo de Dios < la ciudad santa” (es decir, Jerusalén, Mateo 4:5), véase Salmo 68:18, 29, refiriéndose a un período después de Cristo, por lo tanto todavía no cumplido (Isaías 2:1–3; Ezequiel 40–44; Zacarías 14:16–20; Malaquías 3:1). “En el templo de Dios” da a entender que es un enemigo interno, no externo, quien atacará a la iglesia. El Anticristo durante los primeros tres años y medio de la semana profética guardará el pacto de Dios, luego lo violará y usurpará honores divinos en medio de la semana. Algunos creen que el Anticristo será judío. De todos modos, “con lisonjas” inducirá a muchos, no sólo de los gentiles, sino también de “las tribus” de Israel (así el griego por “linajes”, Apocalipsis 11:8, 9) a reconocerle como su Mesías por largo tiempo esperado, en la misma “ciudad donde fué crucificado nuestro Señor”. “Se sentar{” aquí da a entender que él ocupará el lugar de poder y majestad en oposición a aquel que “está sentado a la diestra de la majestad en las alturas” (Hebreos 1:3), y que vendrá a sentarse allí donde se sentó el usurpador (Mateo 26:64). Notas Daniel 9:27; Apocalipsis 11:2, 3, 9, 11. Véase Ezequiel 28:2, 3, 6, 9, 10, 13, 14, 16, en cuanto a Tiro, el tipo del Anticristo, caracterizado por semejante arrogancia blasfema. 5. ¿No os acordáis—refutando a los que representan a Pablo como equivocado en cuanto a la venida inmediata del Señor cuando les escribía su primera Epístola, error que él ahora trata de corregir. os decía esto—más de una vez, lit., “yo estaba diciéndoos”, o “yo solía deciros”. 6. ahora vosotros sabéis—habiéndoos dicho yo. El poder que impedía habría sido poder “conocido” por los tesalonicenses. lo que impide—lo que refrena: el poder que ha restringido al hombre de pecado en su desarrollo pleno y final, es la influencia moral y conservadora de los estados politicos [Olshausen]: la estructura del proceder humano como poder coercitivo; como “el que ahora impide”, se refiere a los que gobiernan aquel proceder por el cual es dominada la gran explosión de impiedad. [Alford]. El “lo que impide” se refiere al estorbo general: “el que ahora impide”, a la persona en quien se concentra aquel estorbo. El romanismo, como precursor del Anticristo, fué restringido de esta manera por el emperador romano (entonces representante del poder coercitivo) hasta el tiempo cuando Constantino transfirió la sede del imperio a Constantinopla, el obispo romano gradualmente se elevó a la precedencia, entonces al primado, y finalmente al solo imperio por encima del poder secular. El hecho histórico del cual Pablo empieza sus predicciones fué probablemente la expulsión de los judíos de Roma por el emperador Claudio, las cuales eran los representantes del adversario anticristiano en el día de Pablo, de esta manera “impidiéndoles” en sus ataques contra el cristianismo; esto sugirió el principio que subsistirá hasta el fin del tiempo y que está por hallar su cumplimiento final en la remoción de la persona y autoridad impedidora, cuando se presentará el Anticristo en su peor aspecto. para que … se manifieste—Griego, “a fin de que”; sabéis lo que está refrenándolo, en los propósitos de Dios, de ser manifestado [PAG. 548] más temprano, “a fin de que sea revelado en su propio tiempo” (es decir, el tiempo señalado por Dios como su tiempo propio de ser manifestado), no más temprano (véase Daniel 11:35). La remoción del poder refrenador será cuando el poder civil, derivado del Imperio Romano que ha de ser, en su forma final, dividido en diez reinos (Apocalipsis 17:3, 11–13), cederá, con su principal cabeza representativa por aquel tiempo existente (“el que ahora ímpide”, griego, v. 6), al prevaleciente “desorden” (anarquía), o “iniquidad”, con “el inicuo” como su personificación. La Iglesia Electa y el Espíritu no serán, como sugiere De Burgh, el poder refrenable indicado; porque los dos nunca serán del todo “quitados” (Mateo 28:20). Sin embargo, el testimonio de la Iglesia Electa y el Espíritu en ella son el gran estorbo al crecimiento de la apostasia; y es posible que, aunque el Señor aún entonces tendrá unos pocos fieles, sin embargo la energía completa del Espíritu en la Iglesia visible estorbando la energía u “operación” del “misterio de iniquidad” por el testimonio de los elegidos, será “quitada” hasta permitir la manifestación de aquel “inicuo”; y de este modo podrá ser correcta la opinión de De Burgh (Lucas 18:8; Apocalipsis 11:3–12). Este era un poder que los tesalonicenses fácilmente podrían “saber” por la instrucción de Pablo. 7. el misterio de iniquidad—La contraparte al “misterio de la piedad” (1 Timoteo 3:16). El anticristianismo operondo latentemente, como distinguido de su final manifestación abierta. “Misterio” en las Escrituras quiere decir, no lo que permanece siempre secreto, sino lo que está escondido por un tiempo, mas en tiempo debido es manifestado (Efesios 3:4. 5). Satanás recurrirá a un modo de oposición más conforme a la entonces inminente “aparición” y “presencia” del Salvador, y tomará la delantera con un esfuerzo último de mantener el dominio del mundo [De Burgh], así como en su primer advenimiento se lanzó en oposición abierta, posesionándose de los cuerpos de los hombres. “Iniquidad”, griego, desorden, ilegalidad, desobediencia; el rechazo desafiante de la ley de Dios (véase Nota, Zacarías 5:9, 10). “Maldad” (traducido en la Versión de los Setenta por la mísma palabra griega,
  • 152. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON queriendo decir “ilegalidad”, la que Pablo emplea aquí), personificada allí como mujer, corresponde al “misterio de iniquidad”, aquí personificada finalmente en “el hombre de pecado”; así como ella finalmente fué desterrada para
  • 153. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON siempre de la Tierra Santa a su propio terruño, Babilonia, así la iniquidad y el hombre de pecado caerán ante Miguel y el Señor mismo, quien aparecerá como el Libertador de su pueblo (Daniel 12:1–3; Zacarías 14:3–9). Véase Mateo 12:43. La nación judía desposeída del espíritu malo, siendo echado fuera por el cautiverio babilónico, el demonio de la idolatría recibe finalmente una forma peor del espíritu malo, una justicia propia basada en méritos personales, la cual se opone a la justicia perfecta de Cristo. También así, la iglesia cristiana en el curso del tiempo posesionada por el demonio de la idolatría romana, después librada de él por la Reforma. después con su casa “adornada” por la hipocresia, el secularismo y el racionalismo, mas “barrida” de fe viva, entonces finalmente apostatando y nuevamente poseída por “el hombre de pecado”, y exteriormente destruída por un corto tiempo (aunque entonces aun Cristo tendrá testigos entre los judíos. Zacarías 13:9, y también entre los gentiles, Mateo 28:20), cuando de repente vendrá Cristo (Daniel 11:32–45; Lucas 18:7, 8). ya—(3 Juan 9, 10; Colosenses 2:18–23; 1 Timoteo 4:1)—“ahora ya est{” (1 Juan 2:18; 4:3) como distinguido de “a su tiempo propio” de ser revelado después. La antigüedad de usanzas y dogmas antibíblicos, según aparece aquí, no es una justificación para dichas usanzas y dogmas, como “ya” en el tiempo de Pablo estaban empezando a surgir: la palabra escrita es la única prueba segura de la verdad. “El judaismo que infestaba al cristianismo es el combustible; el misterio de iniquidad es la chispa”. “Es una y la misma impureza que se difunde por muchos siglos”. [Bengel]. solamente … el que ahora impide—Tradúzcase: “Solamente (es decir, la continuación de la operación del misterio de iniquidad será sólo) hasta que sea quitado el que ahora esta impidiendo (el mismo griego como en v. 6). Entonces no obrará más en misterio, sino en manifestación abierta. 8. Tradúzcase, “el ilegal”; la personificación de toda la “ilegalidad”, desorden, desobediencia, que viene operando “en misterio” durante las edades (v. 7): “el hombre de pecado” (v. 3). al cual el Señor—Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “Señor Jesús”. ¡Cuán terrible que aquel cuyo nombre quiere decir Dios Salvador, apareciera como el Destructor! Pero la salvación final de los creyentes exige la destrucción de su enemigo. Así como el reinado de Israel en Canaán fué inaugurado por juicios sobre las naciones por su apostasia (porque los cananeos eran originalmente adoradores del verdadero Dios: asi Melquisedec, rey de Salem, era el “sacerdote del Dios alto” Génesis 14:18; Ammón y Moab descendieron del “justo Lot”), así el reinado del Hijo de David en Sión y sobre toda la tierra será inaugurado en medio de juicios sobre el mundo cristiano apóstata. matará … y destruirá—Así Daniel 7:26, “destruído y arruinado hasta el extremo”; Daniel 11:45. Le “consumirá” por su mismo soplo (Isaías 11:4; 30:33): siendo la sentencia de juicio la espada aguda que sale de su boca (Apocalipsis 19:15, 21). La manifestación y la destrucción del Anticristo son declaradas en la misma palabra; en su apogeo, él está más cercano a su caída: como Herodes su tipo (Isaías 1:24–27; Hechos 12:20– 23). Así como un incendio que avanza, aun a la distancia consume los insectos pequeños [Crisóstomo] por su mero calor; así el mismo acercamiento de Cristo bastará para consumir al Anticristo. La misma “apariencia de la venida” del Señor de la gloria basta para mostrar al Anticristo su nadería. El es asido y “lanzado vivo dentro de un lago de fuego” (Apocalipsis 19:20). De esta manera los reinos del mundo y el de la bestia, darán lugar al reino del Hijo del hombre y de sus santos. El griego por “destruír” es “abolir” (la misma palabra en 2 Timoteo 1:10 se traduce en nuestra versión, “quitó la muerte”); es decir, hacer que desaparezca todo vestigio de él. Véase en cuanto a Gog atacando a Israel y destruído por Jehová (Ezequiel 38 y 39), de tal modo que no dejó vestigios. con el resplandor de su venida— Griego, “con la aparición de su presencia”; la primera erupción de su advenimiento, el primer destello de su presencia, basta para abolir completamente todas las huellas del Anticristo así [PAG. 549] como las tinieblas desaparecen ante la aurora. Luego, sus adherentes son “muertos con la espada que salía de su boca” Apocalipsis 19:21). La distinción que hace Bengel entre “la aparición de su presencia” (o “venida”) y “la venida” misma, no se justifica por 1 Timoteo 6:14; 2 Timoteo 1:10; 4:1, 8; Tito 2:13, donde la misma palabra griega por aparición (en nuestra versión “resplandor”) claramente se refiere a la venida misma. La expresión “aparición (“resplandor”) de su presencia”, se usa en terrible contraste con la manifestación del inicuo en el principio del versículo. 9. cuyo advenimiento—La mísma palabra griega se usó por la venida del Señor (v. 8), o su “presencia” personal. es—en su característica esencial. según operación— Griego, “según energía” de Satanás, como opuesto a la energia u operacíón del Espíritu Santo en la iglesia (Nota, Efesios 1:19). Así como Cristo está relacionado con Dios, así el Anticristo está relacionado con Satanás y es su incorporación y manifestación: Satanás obra a través de él. Apocalipsis 13:2. “El dragón le dió (a la bestia) su poder, y su trono y grande potencia”. milagros mentirosos—lit., “maravillas” o “prodigios de falsedad”. Su “poder, señales y maravillas” tienen todos falsedad por base, esencia y motivo (Juan 8:44). [Alford]. En Mateo 24:24 Jesús da a entender que los milagros serán reales, aunque demoníacos, efectos misteriosos de los poderes de las tinieblas tales como aquellos de que leemos en el caso de los hechiceros egipcios, no como los que obró Jesús en su carácter, poder o motivo; porque aquéllos son contrarios a la Palabra revelada y, por lo tanto, no han de ser aceptados como evidencias de la verdad; más bien, sobre la autoridad de la segura Palabra de profecía (aquí y en Mateo 24:24) han de ser conocidos y rechazados como obrados en apoyo de la falsedad (Deuteronomio 13:1–3, 5; Gálatas 1:8, 9; Apocalipsis 13:11–15; 19:20).
  • 154. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Las mismas tres palabras griegas ocurren por los milagros de Jesús (Hechos 2:22, y Hebreos 2:4), mostrando que así como los magos egipcios imitaban a Moisés (2 Timoteo 3:1–8), así el Anticristo trata de imitar las obras de Cristo como
  • 155. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON “señal” o prueba de divinidad. 10. todo engaño—“engaño de (para promover) iniquidad” (v. 12). en los que—Los manuscritos más antiguos omiten el “en”. Tradúzcase pues, “Para los que están pereciendo” (2 Corintios 2:15, 16; 4:3): las víctimas de aquel cuyo nombre da a entender su naturaleza perecedera, “el hijo de perdición”; en contraste con vosotros quienes (v. 13) “Dios ha escogido desde el principio para salud, por la santificación del Espíritu y fe de la verdad”. por cuanto—Lit., “En pago de”; en justa retribución por no tener ellos amor por la verdad que estaba dentro de su alcance (porque la verdad pone freno a sus pasiones malas) y porque tenían ellos “placer en la injusticia” (v. 12; Romanos 1:18); ellos están perdidos porque no amaban, sino rechazaban la verdad que los habría salvado. no recibieron— Griego, “no acogieron para sí” cordialmente. el amor de la verdad—no meramente el amor a la verdad en general sino el amor a LA verdad (y Jesús quien es la Verdad, en oposición a la mentira de Satanás, vv. 9, 11; Juan 8:42–44), Jesús, la verdad que puede salvar (Efesios 4:21). Se nos requiere, no que demos asentimiento a la verdad meramente, sino que amemos la verdad (Salmo 119:97). Los judíos rechazaron a Aquél que vino en nombre de su divino Padre; ellos recibirán al Anticristo que vendrá en su propio nombre (Juan 5:43). Su pecado placentero llegará a ser su terrible castigo. 11. Por tanto—“A causa de esto”; porque “no recibieron el amor a la verdad”. La mejor salvaguardia contra el error es “el amor a la verdad”. les envía—Griego, “está enviando”; el “engaño” ya está empezando. Judicialmente envía Dios dureza de corazón a los que han rechazado la verdad, y los entrega en justo juicio a los engaños de Satanás (Isaías 6:9, 10; Romanos 1:24–26, 28). Ellos primero rechazan el amor a la verdad, luego Dios los entrega a los engaños de Satanás, finalmente ellos se acomodan “creyendo la mentira”: terrible culminación de su carrera (1 Reyes 22:22, 23; Ezequiel 14:9; Job 12:16; Mateo 24:5, 11; 1 Timoteo 4:1). operación de error—Griego, “energía de error”, respondiendo a la “operación (“energía”) de Satanás” (v. 9); la misma expresión se refiere a la operación del Espíritu Santo en los creyentes: “operación eficaz” (“enérgica”) y “poderosa” (Efesios 1:19). para que crean a la mentira—no “la mentira” en general, sino la mentira que les dice el Anticristo, apelando a sus milagros como precbas de ella (v. 9). 12. Para que sean condenados todos—Aquí afirma el apóstol la proposición general que se refiere especialmente a los adherentes del Anticristo. No todos en la Iglesia de Roma, o en otros sistemas anticristianos, serán condenados, sino sólo “todos los que no creyeron la verdad” cuando les fué ofrecida, “antes consintieron a la iniquidad”—se complacieron en la iniquidad (Romanos 1:32; 2:8). El amor a la injusticia es el gran obstáculo a que crean en la verdad. 13. Mas nosotros— En precioso contraste con la condenación de los perdidos (v. 12) está la “salvación” de los convertidos de Pablo. debemos—como solemne deber (cap. 1:3). dar siempre gracias a Dios—no a nosotros, vuestros ministros, ni a vesotros, nuestros convertidos. amados del Señor—de Jesús (Romanos 8:37; Gálatas 2:20; Efesios 5:2, 25). En otros lugares se dice que Dios el Padre nos ama (v. 16; Juan 3:16; Efesios 2:4; Colosenses 3:12). Por lo tanto Jesús y el Padre son uno. desde el principio—“Antes de la fundación del mundo” (Efesios 1:4; véase 1 Corintios 2:7; 2 Timoteo 1:9); en contraste con los que “adorarán la bestia, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fué muerto desde el principio del mundo” (Apocalipsis 13:8). Algunos de los manuscritos más antiguos leen como nuestra versión “desde el principio”; pero otros y la Vulgata leen. “como primeros frutos”. Los tesalonicenses estaban. entre los primeros convertidos en Europa (véase Romanos 16:5; 1 Corintios 16:15). En sentido más general, ocurre en Santiago 1:18; Apocalipsis 14:4; así lo entiendo aquí en el sentido más restringido. os haya escogido—El griego aquí no es el término ordinario por “elegido”, que da a entender su eterna elección; sino “tomado para sí”, dando a entender que él los ha adoptado en su propósito eterno Se halla en la Versión de los Setenta (Deuteronomio 7:7; 10:15). por—más bien como el griego, “en santificación” como el elemento en el cual el escogimiento para salvación tuvo lugar (véase 1 Pedro 1:2), estando en contraste con la [PAG. 550] “injusticia”, el elemento en que los seguidores del Anticristo son entregados por Dios a condenación (v. 12). del Espíritu—santificación obrada por el Espíritu, quien santifica todo el pueblo electo de Dios, primero consagrándolo eternamente a una santidad perfecta en Cristo una vez para siempre, luego comunicándole progresivamente la santidad. fe de la verdad—en contraste con “no creyeron a la verdad” (v. 12). 14. os llamó—Los manuscritos más antiguos leen “nos llamó”. por nuestro evangelio—“a través de” el evangelio que nosotros predicamos. para alcanzar la gloria—lit., “para obtención de la gloria”. En el v. 13 fué “para salvación”, es decir, libramiento de todo mal, del cuerpo y del alma (1 Tesalonicenses 5:9); aquí es un bien positivo, aun la “gloria” y ésta “la gloria de nuestro Señor Jesucristo” mismo, la cual los creyentes tienen el privilegio de compartir con él (Juan 17:22, 24; Romanos 8:17, 29; 2 Timoteo 2:10). 15. Así que—La elección soberana de Dios de los creyentes, lejos de ser un motivo para la inacción de parte de ellos, es en realidad el estímulo más fuerte a la acción y perseverancia en su elección. Véase el argumento, Filipenses 2:12, 13; “Ocupaos en vuestra propia salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros obra”, etc. No podemos explicar esto en teoría; pero para los sinceros y humildes, es clara la acción práctica sobre el principio. “Privilegio primero, luego el deber”. [Edmunds]. estad firmes—para no ser “sacudidos o conturbados” (v. 2). retened—a fin de no soltar. No añadiendo nada, no substrayendo nada. [Bengel]. Los tesalonicenses no habían “retenido firmemente” las enseñanzas orales de Pablo, mas
  • 156. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON se habían dejado engañar por fingidas revelaciones espirituales, y por palabras y cartas que se fingía eran de Pablo (v. 2), acerca de que “el día del Señor estuviese inmediatamente cercano”. doctrina—verdades entregadas y transmitidas
  • 157. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON oralmente o por escrito (cap. 3:6; 1 Corintios 11:2; griego, “tradiciones”). El verbo griego del cual se deriva este sustantivo, es usado por Pablo en 1 Corintios 11:23; 15:3. Por estos tres pasajes en que la palabra “tradición” se usa en un sentido bueno, Roma ha argüido a favor de una acumulación de tradiciones no inspiradas, las cuales virtualmente anulan la palabra de Dios, aunque presentadas como autoridad coordinada con la Biblia. Ella se olvida de diez pasajes (Mateo 15:2, 3, 6; Marcos 7:3, 5, 8, 9, 13; Gálatas 1:14; Colosenses 2:8), donde son estimatizadas las tradiciones humanas no inspiradas. Ni aun todas las palabras de los apóstoles eran inspiradas (por ejemplo, la disimulación de Pedro, Gálatas 2:11–14), sino sólo cuando afirmaban ser inspirados, como en sus palabras más tarde incorporadas en sus escritos canónicos. La inspiración oral fué necesaria en el caso de ellos mientras no estuviese completo el canon de la Palabra escrita; ellos probaron su posesión de la inspiración, por medio de milagros obrados en apoyo de la nueva revelación, la cual, además, acordaba con la revelación existente en el Antiguo Testamento: una prueba adicional que hacía falta además de los milagros (véase Deuteronomio 13:1–6; Hechos 17:11). Cuando el canon ya estaba completo, la infalibilidad de los hombres vivos (los apóstoles) fué transferida a la Palabra escrita, la que es ahora la única guía infalible, interpretada por el Espíritu Santo. Poco más ha llegado hasta nosotros por la tradición más antigua y universal además de ésta, la completa suficiencia de las Escrituras como guía a la salvación. Por lo tanto, por la tradición, somos constreñidos a rechazar toda tradición no contenida en las Escrituras o no capaz de ser probada por ellas. Los “padres” son valiosos como testigos de hechos históricos, los que dan fuerza a las insinuaciones de las Escrituras; tales como el día semanal del Señor, el bautismo de infantes, y la autenticidad de las Escrituras. (Será difícil que nuestro autor halle en la Biblia alguna “insinuación” referente al bautismo infantil. Desacreditamos toda mención por los “padres”, por antiguos que sea, del bautismo infantil, porque tal práctica “no concuerda” con la enseñanza del Nuevo Testamento, como el autor pone como condición para aceptar la tradición. Nota del Trad.) La tradición (en el sentido de testimonio humano) no puede establecer una doctrina, mas puede autenticar un hecho, tales como los hechos recién mencionados. La tradición inspirada, en el sentido en que Pablo usa la palabra aquí, no es una tradición oral suplementaria que complete nuestra Palabra escrita, sino que es idéntica con la Palabra escrita ahora completa; en aquel entonces ésta no estaba completa y la tradición, en parte oral, en parte escrita, era necesaria y continuaba siéndolo hasta que, estando completa esta parte (la escrita) antes de la muerte de San Juan, el último de los apóstoles, la primera parte (la oral) ya no hacía más falta. Las Escrituras, según Pablo, son la guía completa y suficiente en todo lo que tiene que ver con hacer “que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruído para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16, 17). Es por dejar la tradición divinamente inspirada de Pablo a favor de las tradiciones humanas que Roma ha venido a ser la precursora y madre del Anticristo. Es un hecho notable que, de este mismo capítulo que denuncia al Anticristo, ella saca un argumento a favor de sus “tradiciones” por medio de las cuales ella apoya el anticristianismo. Por el hecho de que la palabra oral de los apóstoles fué tan digna de fe como su palabra escrita, no resulta de ninguna manera que la palabra de los no apóstoles sea tan digna de confianza como la palabra escrita de aquellos que eran los apóstoles y evangelistas inspirados de Jesucristo. Ninguna tradición de los apóstoles, además de su palabra escrita, puede ser probada genuina por evidencia satisfactoria. No estamos más obligados a aceptar implícitamente la interpretación de las Escrituras por los “padres”, por haber aceptado nosotros su testimonio respecto del canon, que lo que estamos obligados a aceptar la interpretación del Antiguo Testamento por los judíos, por haber aceptado el canon del Antiguo Testamento por el testimonio de ellos. por carta nuestra—como distinguida de “carta como nuestra”, v. 2, es decir, que profesa ser “nuestra”, mas no lo es. Pablo se refiere aquí a su Primera Epístola a los Tesalonicenses. 16, 17. el mismo Señor—por su propia potencia, en contraste con nuestra debilidad, asegurando la eficacia de nuestra oración. Aquí está primero nuestro Señor Jesús; en 1 Tesalonicenses 3:11, “Dios nuestro Padre”. el cual nos amó—en [PAG. 551] la obra de redención. Refiriéndose tanto a nuestro Señor Jesús (Romanos 8:37; Gálatas 2:20) como a Dios nuestro Padre (Juan 3:16). consolación eterna—No transitoria, como los consuelos terrenales en medio de las pruebas (Romanos 8:38, 39). Esta es para todo tiempo presente, y luego “buena esperanza” para lo futuro. [Alford]. por gracia—más bien como el griego, “EN gracia”; a ser unido con “nos dió”. La gracia es el elemento en el cual el don es dado. Consuele vuestros corazones—conturbados como habéis estado por aquellos que anunciaron la venida inmediata del Señor. toda buena palabra y obra—Los manuscritos más antiguos invierten el orden, “en toda obra y palabra buena”. El establecerse en éstas era lo que necesitaban los jóvenes creyentes de Tesalónica, no las enseñanzas fanáticas (véase 1 Corintios 15:5–28). CAPITULO 3 Vers. 1–18. EL PIDE SUS ORACIONES: SU CONFIANZA EN ELLOS: UNA ORACION A FAVOR DE ELLOS: EL EJEMPLO PROPIO DE EL: ORACION FINAL, SALUDO. 1. Resta—“En cuanto a lo que resta”; así se llega a la última parte de la carta. que la palabra del Señor corra—que se extienda rápidamente, sin impedimento, sobre las ruedas de
  • 158. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON su trayectoria. Que la nueva palabra creadora “corra” tan rápidamente como la palabra de Dios en la primera
  • 159. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON creación. Lo contrario es que la palabra de Dios esté “presa” (2 Timoteo 2:9). sea glorificada—siendo aceptada por los pecadores (Hechos 13:48; Gálatas 1:23, 24). En contraste con “blasfemado” (1 Pedro 4:14). como entre vosotros—(1 Tesalonicenses 1:6; 4:10; 5:11). 2. que seamos librados de hombres importunos—lit., hombres fuera de su sitio, ineptos, indecentes; más que ordinariamente malos. Una coincidencia involuntaria con Hechos 18:5–9. Pablo ahora estaba en Corinto, donde los judíos “se oponían” a su predicación; en respuesta a sus oraciones y a las de sus convertidos en Tesalónica y otras partes, “el Señor en visión” le aseguró de exención de “mal”, y de éxito en ganar “mucho pueblo”. Sobre la perversidad insensata y “fuera de sitio”, de los judíos en Tesalónica, véase 1 Tesalonicenses 2:15, 16. no es de todos la fe—“la fe” de los cristianos; el único antídoto a lo que es “importuno y malo” Los tesalonicenses. debido a su pronta aceptación del evangelio (1 Tesalonicenses 1:5, 6). podrían creer que “todos” lo aceptarían también; pero los judíos estaban lejos de tener tal aptitud en creer la verdad. 3. fiel—haciéndose alusión a “fe” (v. 2); aunque muchos no creerán, el Señor (otros manuscritos muy antiguos leen “Dios”) todavía es digno de que se crea en él como fiel a sus promesas (1 Tesalonicenses 5:24; 2 Timoteo 2:13). La fe de parte del hombre corresponde a fidelidad de parte de Dios. os confirmará—así como él había orado (cap. 2:17). Aunque era contra él que los malvados estaban haciendo embestida, él deja de pedir la oración de los tesalonicenses por la liberación de él (v. 2; tan desprovisto de egoísmo era), para expresar la seguridad que él tenía del establecimiento de ellos en la fe, y la preservación de ellos del mal. Esta seguridad de esta manera responde exactamente a su oración por ellos, cap. 2:17; “Nuestro Señor < os confirme en toda buena palabra y obra”. El tiene en mente la Oración Modelo; “No nos metas en tentación, mas líbranos del mal”; donde, como aquí, la traducción podrá ser, “del malo”, el gran opositor de “toda buena palabra y obra”. Véase Mateo 13:19, “el malo”. 4. tenemos confianza de vosotros en el Señor—como “fieles” (v. 3). No tengáis confianza en ningún hombre dejado por sí solo. [Bengel]. que hacéis y haréis—Algunos de los manuscritos más antiguos meten una cláusula, “Que también habéis hecho”, antes de “y hacéis y haréis”. El quiere decir por “vosotros” (entendido en el verbo) la mayoria de ellos, no todos (véase el v. 11; cap. 1:3; 1 Tesalonicenses 3:6). 5. Si “el Señor” aquí se refiere al Espíritu Santo (2 Corintios 3:17), las tres personas de la Trinidad aparecerán en este versículo. amor de Dios—el amor a Dios. la paciencia de Cristo—“la paciencia (aguante) de Cristo”, es decir, que demostró Cristo [Alford] (cap. 2:4; 1 Tesalonicenses 1:3). Estio, sin embargo, apoya la versión inglesa de “paciente espera a Cristo” (véase Apocalipsis 1:9; 3:10). De todos modos, esta gracia, “la paciencia”, o el aguante perseverante, se une con “la esperanza” (1 Tesalonicenses 1:3, 10) de la venida de Cristo. En la traducción de Alford podemos hacer comparación con Hebreos 12:1, 2: “Corramos con paciencia (perseverancia) < puestos los ojos < en Jesús, el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz”; así nosotros hemos de perseverar, como mirando a que sea realizada la esperanza en la venida de él (Hebreos 10:36, 37). 6. os denunciamos—Aquí él pone a prueba especial la obediencia en general a sus mandatos, obediencia que había reconocido en el v. 4. que os apartéis—lit., aferrar las velas de todo hermano, etc; mantener el barco alejado de (véase el v. 14). Algunos habían abandonado el trabajo, como si el Señor hubiera de venir inmediatamente. Pablo había recomendado una censura suave para tales personas en 1 Tesalonicenses 5:14, “Que amonestéis a los que andan desordenadamente”; pero ahora como el mal estaba más arraigado, aconseja una disciplina más estricta, es decir, alejamiento de su sociedad (véase 1 Corintios 5:11; 2 Juan 10, 11); no una sentencia formal de excomunión, tal como se aplicó más tarde a ofensores más graves como en 1 Corintios 5:5; 1 Timoteo 1:20. Dice “hermano”, es decir, un creyente profesado; porque en el caso de paganos no convertidos, los creyentes no tenían que ser tan estrictos (1 Corintios 5:10–13). fuera de orden—Claramento, Pablo no habría sancionado el orden de los Frailes Mendicantes, quienes reducen a un sistema la vida “desordenada” y ociosa. No se le llame un orden, sino carga para la comunidad. la doctrina—lit., “la tradición”; la enseñanza oral que les había dado cuando estaba con ellos (v. 10), y más tarde redujo a escrito (1 Tesalonicenses 4:11, 12). que recibieron de nosotros—Algunos de los manuscritos más antiguos leen. “que vosotros recibísteis”; otros, “que recibieron (ellos)” de qué manera debéis imitarnos—como debéis vivir como para “imitar” (así el griego por “seguir”)‐nos (véase Nota, 1 Corintios 11:1; 1 Tesalonicenses 1:6). 8. Ni comimos el pan de ninguno de balde—Griego, “comimos el pan de parte de alguno”; es decir, no vivimos a expensas de ninguno. Véase el v. 12, “coman [PAG. 552] su pan propio”. obrando—(Hechos 20:34). En las dos Epístolas dicen que se mantenían por el trabajo; pero en esta Segunda Epístola lo dicen a fin de presentarse a sí mismos en esto como un ejemplo a los ociosos; mientras que, en la primera, su objeto en decirlo es el de vindicarse de toda imputación de motivos mercenarios en la predicación del evangelio (1 Tesalonicenses 2:5; 9), [Edmunds]. Ellos predicaban gratuitamente, aunque tuvieron derecho de exigir mantenimiento de parte de los convertidos. con trabajo y fatiga— “trabajo pesado y dureza” (Nota, 1 Tesalonicenses 2:9). de noche y de día—Apenas dejando tiempo para el descanso. gravosos—Griego, “una carga” o “molestos”. Los creyentes en Filipos no consideraban una carga contribuir para su sostén (Filipenses 4:15, 16), enviándole socorros mientras estaba en esta misma ciudad de Tesalónica (Hechos 16:15, 34, 40). Muchos tesalonicenses, sin duda, habrían considerado un privilegio contribuir, pero como Pablo veía a
  • 160. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON algunos ociosos entre ellos, quienes habrían hecho del ejemplo de él un pretexto para justificarse a sí mismos, él renunció a su derecho. Su motivo por el mismo modo de proceder en Corinto fué para señalar cuán diferentes eran
  • 161. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON sus miras de las de los maestros falsos que estaban buscando su propio lucro (2 Corintios 11:9, 12, 13). Fué exactamente en el mismo lugar y tiempo de escribir esta Epístola que se dice que Pablo trabajaba haciendo toldos con Aquila (Hechos 18:3): una coincidencia no calculada. 9. (1 Corintios 9:4–6, etc; Gálatas 6:6). 10. Porque aun— Tradúzcase, “Porque también”. No sólo os dimos el ejemplo, sino os dimos un mandamiento positivo. os denunciábamos—Tiempo imperfecto de griego, “Os estábamos mandando”; continuamente dábamos este consejo. si alguno no quisiere trabajar—Sin ganas de trabajar. Bengel hace que el argumento sea: No que le sea quitada la comida a un tal per otros; mas que él pruebe por la necesidad de comer, la necesidad de trabajar; usando esta chanza: El que no quiere trabajar, demuéstrese ser ángel; es decir, pasar sin comida como hacen los ángeles (mas como no puede pasar sin comida, entonces no debería estar desinclinado al trabajo). A mí me parece más sencillo entenderlo como un castigo para los ociosos. Pablo frecuentemente cita buenos refranes corrientes entre el pueblo, marcándolos con aprobación inspirada. En el hebreo, Bereshith Rabba, se halla el mismo dicho; y en el libro, Zeror, “El que no quiere trabajar antes del sábado, no tiene que comer en el día de sábado.” 11. ocupados en curiosear—En el griego la semejanza de sonidos señala la antítesis: “No haciendo nada en sus negocios propios, mas haciendo demasiado en los negocios ajenos”; muy ocupados en los negocios de todo el mundo menos los suyos propios. “La naturaleza aborrece el vacío”; de modo que si uno no está atendiendo sus asuntos propios, es fácil que se meta en los de su vecino. La holgazanería es la madre de los entremetidos (1 Timoteo 5:13). En contraste, véase 1 Tes. 4:11. 12. Por—Los manuscritos más antiguos leen. “En el Señor Jesucristo”. Así el griego, 1 Tes. 4:1, dando a entender la esfera en la cual tal conducta es apropiada y consecuente. “Os exhortamos pues así nosotros, como ministros en Cristo, que exhortemos a nuestro pueblo en Cristo”. con repose—industria tranquila; rechazando una oficiosidad impaciente, intranquila, entremetida (v. 11). su pan—Su pan de ellos; pan comprado por ellos mismos, no el pan ajeno (v. 8). 13. no os canséis—Los manuscritos más antiguos leen, “No seáis cobardes”; no séais faltos de ardor en hecer bien. Edmunds explica: “No descuidéis culpablemente el hacer bien, es decir, con industria paciente haced vuestro deber en vuestras vocaciones diferentes. En contraste con los “desordenados, ociosos y entremetidos” (v. 11; Gálatas 6:9). 14. notad al tal—señaladle en vuestra mente como persona digna de ser evitada (v. 6). para que se avergüence—Griego, “obligado a volverse y mirarse a sí mismo, y así a avergonzarse”. Sintiéndose evitado por hermanos piadosos, llegue él a avergonzarse de su conducta. 15. amonestadle como a hermano—no excomulgado todavía (véase Levitíco 19:17). No le evitéis en un silencio desdeñoso, mas decidle por qué es evitado (Mateo 18:15; 1 Tesalonicenses 5:14). 16. Señor de paz—Jesucristo. El mismo título se le da como al Padre, “el Dios de paz” (Romanos 15:33; 16:20; 2 Corintios 13:11). Un título apropiado en la oración aquí, donde la armonía de la comunidad cristiana corría riesgo de ser interrumpida por los “desordenados”. El artículo griego requiere la traducción, “Os dé siempre la paz”, la cual es suya de dar. La “paz” exterior e interior, ahora y eternamente (Romanos 14:17). siempre—ininterrumpida, sin cambiar por las circunstancias externas. en toda manera—La mayoría de los manuscritos más antiguos leen, “en todo lugar”; de modo que él ora por la paz de ellos en todos los tiempos (“siempre”) y lugares. El Señor sea con todos vosotros—Que él os bendiga no sólo con la paz, sino también con su presencia (Mateo 28:20). Aun los hermanos desordenados (véase el v. 15, “un hermano”) están incluídos en esta oración. 17. La Epístola fué escrita por un amanuense (tal vez Silas o Timoteo), y sólo el saludo final escrito por “la mano propia” de Pablo (véase Romanos 16:22; 1 Corintios 16:21; Colosenses 4:18). Siempre donde Pablo no agrega esta salutación autográfica, podemos suponer que él mismo escribió toda la Epístola (Gálatas 6:11). que—la cual salutación autográfica. signo—señal para distinguir las Epístolas genuinas mías de las espúreas emitidas en mi nombre (cap. 2:2). en toda carta—Algunos creen que Pablo firmaba su nombre a cada Epístola con su mano propia; pero como no hay señal de ello en ningún manuscrito de todas las Epístolas, es más probable que él se refiera al hecho de que escribe con su mano propia al concluir toda carta, aun en aquellas Epístolas (Romanos, 2 Corintios, Efesios, Filipenses, 1 Tesalonicenses), en las cuales él no especifica haberlo hecho. así escribo— así firmo mi nombre: esta muestra de mi letra, por la cual podréis distinguir mis cartas genuinas de las falsificadas. 18. El termina toda Epístola pidiendo gracia para aquellos a quienes se dirige. Amén.—Omitido en los manuscritos más antiguos. Esta palabra fué sin duda la respuesta de la congregación después de oír la lectura pública de la Epístola; de este modo se infiltró en las copias. La subscripción es espúrea, puesto que la Epístola no fué escrita “desde Atenas” sino desde Corinto.
  • 162. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON [PAG. 553] LAS EPISTOLAS PASTORALES DEL APOSTOL PABLO A TIMOTEO Y TITO INTRODUCCION AUTENTICIDAD—La Iglesia Antigua nunca dudó de que fueran canónicas y escritas por Pablo. Se hallan en la versión Péschitosiriaca del segundo siglo. El Fragmento sobre el Canon de las Escrituras, por Muratori, escrito hacia el fin del segundo siglo, reconoce estas Epístolas como genuinas de Pablo. Ireneo, Adversus Hereses, 1 y 3; 3:3; 4:16; 3; 2:14; 8; 3:11, 1; 1. 16:3, cita Timoteo 1:4, 9; 6:20; 2 Timoteo 4:9–11; Tito 3:10. Clemente de Alejandria, Strómata, 2:457; 3:534, 536; 1:350, cita 1 Timoteo 4:1, 20; 2 Timoteo, acerca de las diaconisas; Tito 1:12. Tertuliano, De Prescriptione Hereticorum, 25 y 6, cita 1 Timoteo 6:20; 2 Timoteo 1:14; 1 Timoteo 1:18; 6:13, etc., 2 Timoteo 2:2; Tito 3:10, 11; y Adversus Marcion. Eusebio incluye las tres entre las Escrituras “universalmente reconocidas”. Teófilo de Antioquía, Ad Autolycum, 3:14, cita 1 Timoteo 2:1, 2; Tito 3:1; y Gayo (en Eusebio, Historia Eclesiástica, 6:20) reconoce su autenticidad. Clemente de Roma, al fin del primer siglo, en su primera Epístola a los Corintios, cap. 29, cita 1 Timoteo 2:8. Ignacio, al principio del segundo siglo, en Epístola a Policarpo, sec. 6, se refiere a 2 Timoteo 2:4. Policarpo, al principio del segundo siglo, en su Epístola a los Filipenses, cap. 4, se refiere a 2 Timoteo 2:4; y en cap. 9, a 2 Timoteo 4:10. Hegisipo, al fin del segundo siglo, en Eusebio, Historia Eclesiástica, 3:32, hace alusión a 1 Timoteo 6:3, 20. Atenágoras, al fin del segundo siglo, hace alusión a 1 Timoteo 6:16. Justino Mártir, a mediados del segundo siglo, (Diálogo contra Trifonen, 47), hace alusión a Tito 3:4. Sólo el gnóstico Marción las rechazó. Las HEREJIAS COMBATIDAS en ellas forman el período de transición del judaísmo, en su forma ascética, al gnosticismo como éste se desarrolló más tarde. Son claras las referencias al judaísmo y al legalismo (1 Timoteo 1:7; 4:3; Tito 1:10, 14; 3:9). Son inequívocos los vestigios del incipiente gnosticismo (1 Timoteo 1:4). La teoría gnóstica de un principio doble desde el comienzo del mundo, es decir del mal como del bien, aparece en germen en 1 Timoteo 4:3, etc. En 1 Timoteo 6:20, el mismo término Gnosis (“ciencia”) aparece. En 2 Timoteo 2:17, 18, se alude a otro error gnóstico, es decir, que “la resurrección es ya hecha”. El judaísmo combatido en éstas no es el de las Epístolas anteriores, el cual defendía la ley y trataba de imponerla junto con la fe en Cristo para la justificación. Luego pasó a aquella fase, la cual aparece en la Epístola a los Colosenses, por la cual el culto a la voluntad personal y el culto a los ángeles eran agregados a las opiniones judaizantes. Entonces un progreso más del mismo mal aparece en la Epístola a los Filipenses 3:2, 18, 19, en el cual las prácticas inmorales acompañaban a la doctrina falsa en cuanto a la resurrección (véase 2 Timoteo 2:18 con 1 Corintios 15:12, 32, 33). Este descenso de la legalidad a la superstición y de la superstición a la impiedad, aparece madurada en las referencias a ella en estas Epístolas Pastorales. Los maestros falsos ahora no conocen el uso legítimo de la ley (1 Timoteo 1:7, 8), y además, han echado de sí tanto la buena conciencia como la fe (1 Timoteo 1:19; 4:2); hablan mentiras en hipocresía, están corrompidos en mente, y consideran la piedad como medio de ganancia terrenal (1 Timoteo 6:5; Tito 1:11); trastornan la fe con herejías que comen como gangrena, diciendo que la resurrección es hecha ya (2 Timoteo 2:17, 18), llevando cautivas las mujercillas cargadas de pecados, siempre aprendiendo, mas nunca conociendo la verdad, réprobos como Jannes y Jambres (2 Timoteo 3:6, 8), contaminados, incrédulos, profesando conocer a Dios, mas en sus obras negándole, abominables, desobedientes, réprobos (Tito 1:15, 16). Esta descripción concuerda con la de las Epístolas Generales de Juan y Pedro, y con la de la Epístola a los Hebreos. Este hecho comprueba la fecha posterior de estas Epístolas Pastorales en comparación con las otras cartas paulinas. El judaísmo reprobado en estas cartas pastorales no es el de una fecha anterior, el cual era muy escrupuloso en cuanto a la ley; ahora el judaísmo tendía a las prácticas inmorales. Por otra parte, el gnosticismo combatido en estas Epístolas no es el gnosticismo antijudaico de una fecha posterior, el cual surgió como consecuencia de la derrota del judaísmo por la destrucción de Jerusalén y el templo, sino que era una fase intermedia entre el judaísmo y el gnosticismo, en la cual los elementos orientales y griegos se hallaban en una especie de amalgama con el judaísmo, inmediatamente antes de la destrucción de Jerusalén. Las INSTRUCCIONES A LOS DIRIGENTES DE LAS IGLESIAS, “obispos presbíteros [PAG. 554] y diáconos”, era natural que el apóstol en vista de su próxima partida, se las diera a Timoteo, presidente de la iglesia en Efeso, y a Tito, que ocupaba un puesto semejante en Creta, para asegurar la debida administración de la iglesia cuando é l ya no estaría, y en un período cuando estaban surgiendo rápidamente las herejías. Véase su ansiedad parecida expresada en su discurso a los ancianos de Efeso (Hechos 20:21–30). El presbiterio y diaconato habían existido desde los tiempos más remotos en las iglesias (Hechos 6:3; 11:30; 14:23). Timoteo y Tito, como superintendentes o sobrestantes (lo que luego significó la palabra “obispo”), habían de ejercer el mismo poder en ordenar presbíteros en Efeso que el que el apóstol había ejercido en su superintendencia general de todas las iglesias gentiles.
  • 163. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Las PECULIARIDADES DE MODOS DE PENSAMIENTO Y EXPRESION son las que nos harían esperar la diferencia de tema y de circunstancias de las personas dirigidas y de las mencionadas como comparadas con las otras Epístolas. Algunas de estas frases peculiares ocurren también en Gálatas, en la cual, como en las Epístolas Pastorales, Pablo, con su fervor característico, ataca a los maestros falsos. Véanse 1 Timoteo 2:6; Tito 2:14, “Se dió a sí mismo por nosotros”, con Gálatas 1:4; 1 Timoteo 1:17; 2 Timoteo 4:18; “por los siglos de los siglos” con Gálatas 1:5; “Delante de Dios”, 1 Timoteo 5:21; 6:13; 2 Timoteo 2:14; 4:1, con Gálatas 1:20: “Columna”, 1 Timoteo 3:15, con Gálatas 2:9: “Mediador”, 1 Timoteo 2:5, con Gálatas 3:20; “A su tiempo”, Gálatas 6:9, con 1 Timoteo 2:6; 6:15; Tito 1:3. TIEMPO Y LUGAR DE REDACCION.—La Primera Epístola a Timoteo fué escrita no mucho tiempo después de salir Pablo de Efeso para Macedonia (cap. 1:3). Ahora bien; Timoteo estaba en Macedonia con Pablo (2 Corintios 1:1) en ocasión de pasar Pablo de Efeso a aquel país, como se relata en Hechos 19:22; 20:1, mientras que la Primera Epístola a Timoteo contempla una estada más prolongada de Timoteo en Efeso. Mosheim supone que Pablo estuviera nueve meses de su estada de “tres años” en Efeso (Hechos 20:31) en Macedonia, y otros lugares (tal vez Creta), (la mención de “tres meses” y “dos años”, Hechos 19:8, 10, favorece esto siendo pasados los otros nueve meses en otro lugar); y que durante estos nueve meses Timoteo, en ausencia de Pablo, dirigía la iglesia en Efeso. No es probable que Efeso y las iglesias vecinas hubieran sido dejadas mucho tiempo sin oficiales y organización eclesiásticos, acerca de los cuales son dadas órdenes en esta Epístola. Además, Timoteo era todavía “joven” (1 Timoteo 4:12), lo que no se podría decir de él después del primer encarcelamiento de Pablo, cuando habría tenido por lo menos treinta y cuatro años de edad. Finalmente, en Hechos 20:25, Pablo expresa su convicción de que los efesios no volverían a ver su rostro, de modo que 1 Timoteo 1:3 se referirá a su estada en Efeso, relatada en Hechos 19:10, cuando pasó de allí a Macedonia. Pero la dificultad está en explicar cómo surgieron los maestros falsos casi inmediatamente (según esta teoría) después de la fundación de la iglesia. Sin embargo, su visita relatada en Hechos 19, no fué su primera visita. El principio de la iglesia en Efeso fué hecho probablemente en su visita un año antes (Hechos 18:19–21). Apolo, Aquila y Priscila habían continuado la obra (Hechos 18:24–26). Así que, en cuanto al repentino crecimiento de maestros falsos, había tiempo suficiente para que ellos se presentaran, especialmente cuando consideramos que los primeros convertidos en Efeso estaban al principio bajo la enseñanza imperfecta de Apolo, imbuído como es probable por las enseñanzas de Filón de Alejandría, la ciudad natal de Apolo, unida con las enseñanzas de Juan el Bautista basadas en el Antiguo Testamento (Hechos 18:24–26). Además, Efeso, por su ubicación en Asia, su sensualidad y hechicería notorias (Hechos 19:18, 19), y su culto inmoral a Diana (que correspondía a la Ashtóreth de los fenicios), desde el principio era capaz de colorear el cristianismo en algunos de los convertidos con especulaciones orientales y con el desenfreno asiático de prácticas. Así el fenómeno de que la fase de error presentada en esta Epístola, siendo intermedia entre el judaísmo y el gnosticismo posterior (véase más arriba), sería lo que podría ocurrir en la iglesia efesia en un período temprano, como también más tarde, cuando sabemos que tenía “apóstoles” de error declarados (Apocalipsis 2:2, 6), y nicolaítas infames en su conducta. En cuanto a la íntima relación entre esta Primera Epistola y la Segunda (que tenía que haber sido escrita hacia el fin de la vida de Pablo), sobre la cual relación basa Alford su teoría de que la Primera Epístola también fué escrita hacia el fin de la vida de Pablo, la semejanza de circunstancias, el que la persona dirigida sea la misma, que esté tal persona o en Efeso en aquel momento o por lo menos relacionada con Efeso como superintendente de la iglesia, y que tenga que contender con herejes de la misma clase que en la Primera Epístola, todo esto explicaría la relación entre las dos Epístolas. Pero no hay [PAG. 555] una identidad de tono tan grande como para obligarnos a adoptar la teoría de que no hubieran podido pasar algunos años entre las dos Epístolas. Sin embargo, se puede responder a todos estos argumentos en contra de la fecha posterior. Puede ser que esta Primera Epístola no se refiera a la primera organización de la iglesia bajo sus obispos, o presbíteros y diáconos, sino a las calidades morales sentadas en un período posterior para aquellos funcionarios, cuando algunos escándalos hicieran necesarios tales consejos. En efecto, dice que el objeto por el cual dejó a Timoteo en Efeso (1 Timoteo 1:3), no fué el de organizar la iglesia por primera vez, sino el de restringir a los maestros falsos. Las indicaciones acerca de la elección de presbiteros y diáconos idóneos se refieren a la elección para llenar las vacantes, no a la primera elección de tales oficiales. El hecho de que existía una institución para las viudas de la iglesia da a entender una organización ya establecida. En cuanto a la “juventud” de Timoteo, tal vez se habla de él como comparativamente joven al lado de Pablo, ahora “el viejo” (Filemón 9), y comparado también con algunos de los presbiteros efesios, mayores de edad que Timoteo, su superintendente. En cuanto a Hechos 20:25. no sabemos más que “todos” los presbiteros de Efeso, llamados a Mileto, “nunca vieron el rostro de Pablo” después, como él “sabía” (sin duda por inspiración) que sería el caso, lo que evita la necesidad de la opinión vaga de Alford de que Pablo estuviese equivocado en ésta, su predicción positiva e inspirada (porque tal fué, no una mera conjetura en cuanto a lo futuro). De modo que Pablo probablemente volvió a visitar Efeso (1 Timoteo 1:3; 2 Timoteo 1:18; 4:20, dificilmente habría estado en Mileto, tan cerca de Efeso, sin visitar la
  • 164. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ciudad) después de su primer encarcelamiento en Roma, aunque todos los ancianos a quienes antes había dirigido la palabra en Mileto no volvieron a verle. La gran semejanza de tema y estilo y del estado de la iglesia entre las dos epistolas. favorece la opinión de que estaban muy cercanas entre sí en cuanto a fechas. También contra la teoría de la fecha temprana, está la dificultad de definir cuándo, durante la estada de dos o tres años en Efeso, podemos insertar una ausencia de Pablo de Efeso lo suficientemente larga para los requisitos del caso como da a entender una estada prolongada y la superintendencia de Timoteo en Efeso (véase, por otra parte, 1 Timoteo 3:14), después de haber sido “dejado” allí por Pablo. Timoteo no se quedó allí cuando Pablo salió de Efeso (Hechos 19:22; 20:1; 2 Corintios 1:1). (En 1 Timoteo 3:14, dice Pablo, “Esto te escribo con esperanza de que iré presto a ti”; pero en la ocasión anterior de su viaje de Efeso a Macedonia, él no tenía tal expectativa, sino que había pensado pasar el verano en Macedonia y el invierno en Corinto, 1 Corintios 16:6. La expresión “Entre tanto que voy”, etc., 1 Timoteo 4:13, da a entender que Timoteo no había de dejar su puesto mientras no llegara Pablo; esto y el reparo anterior, sin embargo, no son válidos contra la teoría de Mosheim). Además, en su discurso de despedida a los ancianos de Efeso, Pablo proféticamente anticipa el origen posterior de maestros falsos de entre ellos mismos; por lo tanto, esta Primera Epístola, que habla de la misma presencia de ellos en Efeso, naturalmente no parecería ser anterior a su discurso sino posterior; es decir, pertenecerá a la fecha posterior indicada. En la Epístola a los Efesios no se presta atención a los errores judeo‐gnósticos, los que habrían sido mencionados si realmente hubiesen existido. Sin embargo, se hace referencia a estos errores en la Epístola contemporánea a los Colosenses (Colosenses cap. 2). Aunque siempre quedarán dudas acerca de la fecha de la Primera Epístola, difícilmente las habrá en cuanto a la Segunda Epístola. En 2 Timoteo 4:13, Pablo le sugiere a Timoteo que traiga los libros y el capote que el apóstol había dejado en Troas. Suponiéndose que la referida visita a Troas sea la mencionada en Hechos 20:5–7, resultará que el capote y pergaminos quedaron allí como siete años, siendo esto el tiempo transcurrido entre la visita y el primer encarcelamiento de Pablo en Roma: una suposición muy improbable que él hubiera dejado aquellas cosas tanto tiempo sin usar. También cuando, en su primer encarcelamiento, escribió a los colosenses (Colosenses 4:14) y a Filemón (Filemón 24), Demas estaba con él; mas cuando escribía 2 Timoteo 4:10, Demas le había abandonado por el amor a este mundo y se había ido a Tesalónica. Otra vez, cuando escribía a los efesios, colosenses, filipenses y a Filemón, tenía buenas esperanzas de una pronta liberación; pero aquí en 2 Timoteo 4:6–8, espera la muerte inmediata, habiendo estado ya por lo menos una vez ante el tribunal (2 Timoteo 4:16). Otra vez en esta Epístola se representa como en un encierro más riguroso que cuando escribía aquellas Epístolas anteriores en su primer encarcelamiento (aun en la Epístola a los Filipenses, la cual le representa en mayor incertidumbre acerca de su vida, alentaba la esperanza de ser libertado pronto, Filipenses 2:24; 2 Timoteo 1:16–18; 2:9; 4:6–8, 16). También (2 Timoteo 4:20) habla de haber dejado enfermo a Trófimo en Mileto. Esto no habría podido ser en la ocasión referida en [PAG. 556] Hechos 20:15, porque Trófimo estaba con Pablo en Jerusalén un poco después (Hechos 21:29). Además, en este caso él estaría hablando de un acontecimiento seis o siete años después como si fuera reciente; además, Timoteo estaba con Pablo en aquella ocasión en Mileto, y por esto no necesitaba que se le informara de la enfermedad de Trófimo allí (Hechos 20:4– 17). También la frase (cap. 4:20), “Erasto se quedó en Corinto”, da a entender que Pablo había estado un poco antes en Corinto y que dejó allí a Erasto; pero Pablo no había estado en Corinto por espacio de varios años antes de su primer encarcelamiento y en el intervalo, Timoteo había estado con él, de modo que no era necesario escribirle acerca de aquella visita. Habría sido libertado, pues, después de su primer encarcelamiento (en efecto, Hebreos 13:23, 24, prueba expresamente que el escritor estaba en Italia y en libertad), y habría continuado sus giras apostólicas, y habría sido encarcelado la segunda vez en Roma, desde donde, un poco antes de su muerte, escribió la Segunda a Timoteo. Eusebio, Crónicas, anno 2083 (empezando en octubre del año 67 d. de C.), dice: “Nerón, a sus otros crímenes, añadió la persecución de los cristianos; bajo él los apóstoles Pedro y Pablo consumaron su martirio en Roma.” Así Jeronimo, Catálogus Scriptorum Ecclesiasticorum: “En el año catorce de Nerón, Pablo fué decapitado en Roma por amor a Cristo el mismo día que Pedro, y fué sepultado sobre la vía de Ostia, en el año treinta y siete después de la muerte de nuestro Señor”. Alford razonablemente conjetura que las Epístolas Pastorales fueron escritas alrededor de esta fecha. El intervalo fué llenado posiblemente (así dice Clemente de Roma que Pablo predicó hasta “la extremidad del oeste”) por un viaje a España (Romanos 15:24, 28), según su intención original. El Fragmento sobre el Canon, de Muratori (cerca del año 170 d. de C.) también alega que Pablo hizo el viaje a España. Así Eusebio, Crisóstomo y Jerónimo. Pero sea esto como sea, parece que un poco antes de su segundo encarcelamiento, Pablo habría hecho una visita a Efeso, donde un nuevo cuerpo de presbíteros gobernaba la iglesia (Hechos 20:25), digamos hacia fines del año 66 o principios del 67. Suponiéndose que tuviera treinta años cuando se convirtió, él tendría ahora más de sesenta, más anciano en su físico que en años, debido a sus continuas fatigas. Aun cuatro años antes él se llamó a sí mismo “Pablo viejo” (Filemón 9).
  • 165. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON De Efeso Pablo fué a Macedonia (1 Timoteo 1:3). Habría podido escribir la Primera Epístola a Timoteo desde aquel país. Pero usa la palabra “fuí”, no “vine”, en 1 Timoteo 1:3, “cuando partí para Macedonia”, dando a entender que no estaba allí cuando escribía. Dondequiera que estuviese, escribe que estaba incierto acerca de cuánto tiempo podría ser impedido de venir a Timoteo (1 Timoteo 3:14, 15). Birks muestra la probabilidad de que escribiera desde Corinto, siendo rápida y fácil la comunicación entre dicha ciudad y Efeso. Su trayectoria como en ambas ocasiones anteriores, fué desde Macedonia a Corinto. Birks halla una coincidencia entre 1 Timoteo 2:11–14, y 1 Corintios 14:34, acerca de que las mujeres deberían callarse en la iglesia; y 1 Timoteo 5:17, 18, y 1 Corintios 9:8–10, acerca del mantenimiento de los ministros sobre el mismo principio que en la Ley Mosaica, de que no se amordazara al buey que trilla el grano; y 1 Timoteo 5:19, 20, y 2 Corintios 13:1–4, en cuanto a acusaciones contra los presbíteros. Sería natural que el apóstol, en el mismo lugar donde habían sido puestos por obra estos consejos, los reprodujera en su carta. La FECHA DE LA EPISTOLA A TITO tiene que depender de la que se fija a la Primera Epístola a Timoteo, con la cual está relacionada en su tema, fraseología y tono. No hay dificultad en la Epístola a Tito, vista por sí sola, de fijarle fecha más temprana, es decir, antes del primer encarcelamiento de Pablo. En Hechos 18:18, 19, Pablo, viajando de Corinto a Palestina, por algún motivo desembarcó en Efeso. Ahora vemos (Tito 3:13) que Apolo, al ir de Efeso a Corinto, había de parar en Creta (lo que parece coincidir con el viaje de Apolo de Efeso a Corinto, relatado en Hechos 18:24, 27; 19:1); por lo tanto, no es improbable que Pablo de la misma manera haya pasado por Creta en su viaje entre Corinto y Efeso; o, tal vez, llevado allí fuera de su itinerario en alguno de sus tres naufragios mencionados en 2 Corintios 11:25, 26; esto explicará el que tocara tierra en Efeso en su viaje de Corinto a Palestina, aunque quedaba fuera de su curso regular. En Efeso Pablo habrá podido escribir la Epístola a Tito [Hug]; allí probablemente se encontró con Apolo, y entregó a su cuidado la Epístola a Tito antes de que partiera para Corinto por vía de Creta, y antes de la partida del apóstol para Jerusalén (Hechos 18:19–21, 24). Además, en el regreso de Pablo de Jerusalén y Antioquía, él viajó por algún tiempo por Asia Superior (Hechos 19:1) y fué entonces, probablemente, que su intención de “invernar en Nicópolis” se realizó, habiendo ciudad de aquel nombre entre Antioquía y Tarso sobre la ruta de Pablo a Galacia, (Tito 3:12). De este modo, la Primera a Timoteo, según esta teoría, se fecharía dos años y medio más tarde (Hechos 20:1; véase 1 Timoteo 1:3). [PAG. 557] El argumento de Alford para clasificar la Epístola a Tito con la Primera a Timoteo, como escrita después del primer encarcelamiento en Roma, quedará en pie o caerá junto con su argumento para fijar la Primera a Timoteo en aquella fecha. En efecto, el argumento irrecusable de Hug a favor de la fecha más temprana para la Epístola a Tito, favorece la fecha temprana fijada para la Primera a Timoteo, la cual es tan parecida si no fuese que otros argumentos lo contrapesen. La iglesia en Creta acababa de ser fundada (Tito 1:5), y sin embargo se censura en ellas las mismas herejías que en Efeso, lo que demuestra que no se puede sacar de ellas ningún argumento, tal como alega Alford, contra la fecha más temprana para la Primera a Timoteo (Tito 1:10, 11, 15, 16; 3:9, 11). Pero, al contrario y como parece probable por los argumentos aducidos, si se coloca la Primera a Timoteo en la fecha posterior, la Epístola a Tito pertenece al mismo período por la semejanza del estilo. Alford traza el último viaje de Pablo antes de su segundo encarcelamiento como sigue: A Creta (Tito 1:5), Mileto (2 Timoteo 4:20), Colosas (cumpliendo su intención, Filemón 22), Efeso (1 Timoteo 1:3; 2 Timoteo 1:18), desde cuyo distrito escribió la Epístola a Tito; Troas, Macedonia, Corinto (Timoteo 4:20), Nicópolis (Tito 3:12) en Epiro, donde pensaba invernar; lugar en el cual, como era colonia romana, él estaría libre de violencia tumultuosa, y sin embargo donde estaría más abierto al ataque directo de sus enemigos en la metrópoli, Roma. Siendo conocido en Roma como dirigente de los cristianos, fué probablemente [Alford] arrestado como implicado en causar el incendio del año 64, (atribuído por Nerón a los cristianos), y fué enviado a Roma por los duunviros de Nicópolis. Allí fué encarcelado como malhechor común (2 Timoteo 2:9); sus amigos asiáticos le desertaron, con excepción de Onesíforo (2 Timoteo 1:16). Demas, Crescente y Tito le dejaron. Pablo había enviado a Tiquico a Efeso. Lucas sólo quedaba con él (2 Timoteo 4:10–12). Bajo estas circunstancias escribe la Segunda Epístola a Timoteo, muy probablemente cuando Timoteo estaba en Efeso (2 Timoteo 2:17; véase 1 Timoteo 1:20; 2 Timoteo 4:13), rogándole que viniera antes del invierno (2 Timoteo 4:21), y previendo para pronto su propio suplicio (2 Timoteo 4:6). Tiquico fué tal vez el portador de la Segunda Epístola (2 Timoteo 4:12). No se hizo su defensa ante el emperador, porque éste estaba en Grecia en aquel entonces (2 Timoteo 4:16, 17). La tradición cuenta que murió por la espada, lo que está de acuerdo con el hecho de que su ciudadanía romana le eximiría del tormento, probablemente a fines del año 67 ó 68 d. de C., el último año de Nerón.
  • 166. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Se menciona por primera vez a Timoteo en Hechos 16:1, como residiendo en Listra. (no Derbe, véase Hechos 20:4). La madre era judía de nombre Eunice (2 Timoteo 1:5), su padre, “griego” (es decir, gentil). Como se le menciona como discipulo” en Hechos 16:1, debió haberse convertido antes, y esto por Pablo mismo (1 Timoteo 1:2), probablemente en su visita anterior a Listra (Hechos 14:6); probablemente al mismo tiempo, que su madre Eunice, amante de las Escrituras, y su abuela Loida se convirtieron a Cristo del judaísmo (2 Timoteo 3:14, 15). No sólo el buen informe dado acerca de él por los hermanos de Listra, sino también su origen, en parte judío, en parte gentil, le hicieron especialmente apto para ser el ayudante de Pablo en la obra misionera, trabajando como trabajaba el apóstol en cada lugar, primeramente entre los judíos y después entre los gentiles. A fin de evitar los prejuicios judíos, primero le circuncidó. Parece que acompañó a Pablo en su viaje por Macedonia: pero cuando el apóstol siguió para Atenas, Timoteo y Silas se quedaron en Berea. Siendo enviado de regreso por Pablo a visitar a la Iglesia Tesalonicense (1 Tesalonicense 3:2), trajo su informe de ella al apóstol en Corinto (1 Tesalonicenses 3:6). Por esto vemos su nombre unido con el de Pablo en los saludos de las dos Epístolas a los Tesaloncenses, las que fueron escritas en Corinto. Otra vez le hallamos “ayudando” a Pablo durante su larga estada en Efeso (Hechos 19:22). De allí fué enviado delante de Pablo a Macedonia y Corinto (1 Corintios 4:17; 16:10). Estaba con Pablo cuando éste escribió la Segunda Epístola a los Corintios (2 Corintios 1:1); y en el invierno siguiente en Corinto, cuando Pablo envió desde allí su Epístola a los Romanos (Romanos 16:21). En el regreso de Pablo a Asia por Macedonia, Timoteo precedió y esperó al apóstol en Troas (Hechos 20:3–5). La próxima vez le hallamos con Pablo durante su encarcelamiento, cuando el apóstol escribió las Epístolas a los Colosenses (Colosenses 1:1), Filemón (Filemón 1), y Filipenses (Filipenses 1:1). Fué encarcelado y libertado alrededor del mismo tiempo que el escritor a los Hebreos (Hebreos 13:23). En las Epístolas Pastorales, le hallamos mencionado como dejado por el apóstol en Efeso, para que atendiera a la iglesia allí (1 Timoteo 1:3). La última mención de él está en el pedido que le hace Pablo (2 Timoteo 4:21). de que “viniera antes del invierno”, en el año 67 ó 68. [Alford]. Eusebio, Historia Eclesiástica, 3:42, dice que era el primer obispo de Efeso; y Nicóforo, [PAG. 558] Historia Eclesiástica 3:11, declara que murió mártir. Si entonces Juan, como cuenta la tradición, residió y murió en aquella ciudad, habría sido en época posterior. Pablo mismo le ordenó o consagró con la imposición de sus manos y las del presbiterio, de acuerdo con las insinuaciones proféticas dadas respecto de él por los que poseían el don profético (1 Timoteo 1:18; 4:14; 2 Timoteo 1:6). Su carácter abnegado se ve en que dejó su hogar inmediatamente para acompañar al apóstol, y en que se sometió a la circuncisión por amor del evangelio; también en su moderación (vista en 1 Timoteo 5:23) a pesar de sus debilidades corporales, las que habrían justificado un régimen de comida más generoso. La timidez y falta de confianza en sí y de osadía en tratar las dificultades de su puesto, parece que eran un defecto en su hermoso carácter de ministro cristiano (1 Corintios 16:10; 1 Timoteo 4:2; 2 Timoteo 1:7). El PROPOSITO de la Primera Epístola fué (1) recomendar a Timoteo que denunciara a los maestros falsos que no continuasen enseñando otra doctrina que la del evangelio (1 Timoteo 1:3–20; véase Apocalipsis 2:1–6); (2) darle instrucciones acerca de la dirección ordenada del culto, las cualidades de los obispos y diáconos, y la selección de viudas que deberían, a cambio de la caridad de la iglesia, cumplir ciertos servicios (1 Timoteo 2a, 6:2); (3) advertir contra la avaricia, un pecado predominante en Efeso, y animar a las buenas obras (1 Timoteo 6:3–19).
  • 167. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON LA PRIMERA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A TIMOTEO CAPITULO 1 Vers. 1–20. DIRECCION: PROPOSITO DE PABLO AL DEJAR A TIMOTEO EN EFESO, ES DECIR, OPONERSE A LOS MAESTROS FALSOS; EL USO LEGITIMO DE LA LEY; EN ARMONIA CON EL EVANGELIO; LA GRACIA DE DIOS EN LLAMAR A PABLO, ANTES BLASFEMO, A EXPERIMENTAR EL EVANGELIO Y A PREDICARLO; RECOMENDACIONES A TIMOTEO. 1. por la ordenación de Dios—El mandato autorizado, como también la comisión de Dios. En las Epístolas anteriores la frase es, “Por la voluntad de Dios.” Aquí se expresa de una manera que da a entender que le fué impuesta una necesidad de obrar como apóstol, no que fuera meramente su opción personal. La misma expresión aparece en la doxología, probablemente escrita mucho tiempo después que la Epístola misma. [Alford] (Romanos 16:26). Dios nuestro Salvador—El Padre (cap. 2:3; 4:10; Lucas 1:47; 2 Timoteo 1:9; Tito 1:3; 2:10; 3:4; Judas 25). Era una expresión judaica de devoción, tomada del Antiguo Testamento (véase Salmo 106:21). nuestra esperanza—(Colosenses 1:27; Tito 1:2; 2:13). 2. verdadero hijo—lit., “hijo genuino” (véase Hechos 16:1; 1 Corintios 4:14–17). Véase Introducción. misericordia—Agregada aquí, al saludo ordinario, dirigiéndose a Timoteo, “Gracia sea a vosotros (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:3, etc.) y paz”. En Gálatas 6:16, aparecen “paz y misericordia”. Hay muchas semejanzas entre la Epístola a los Gálatas y las Epístolas Pastorales (véase Introducción); debido tal vez a que allí como aquí tenía él como objeto principal al escribir la corrección de los maestros falsos, especialmente en cuanto al uso correcto de la ley (v. 9). Si se le establece la fecha temprana a la Primera a Timoteo, ésta no será ni mucho después ni mucho antes (según sea que Gálatas fuera escrita en Efeso o Corinto) de la redacción de la Epístola a los Gálatas, lo que explicaría también la semejanza de estilo. La “misericordia” es gracia de una clase más tierna, ejercida hacia los miserables, la experiencia de la cual en el caso de alguna persona la capacita especialmente para el ministerio evangélico. Véase en cuanto a Pablo mismo (vv. 14, 16; 1 Corintios 7:25; 2 Corintios 4:1; Hebreos 2:17). [Bengel]. El no usó la palabra “misericordia” en cuanto a las iglesias, porque la “misericordia” en toda su plenitud ya existía para ellas; mas en el caso de un ministro individual, medidas nuevas de ella hacían falta continuamente. La “gracia” tiene referencia a los pecados de la humanidad; la “misericordia”, a su miseria. Dios extiende su gracia a los hombres porque son culpables; su misericordia a ellos porque son miserables. [Trench]. Cristo Jesús—En las Epístolas Pastorales “Cristo” a menudo se coloca antes de “Jesús” para dar prominencia al hecho de que las promesas mesiánicas del Atniguo Testamento, bien conocidas a Timoteo (2 Timoteo 3:15), fueron cumplidas en Jesús. 3. La superintendencia de la iglesia en Efeso por Timoteo fué en su carácter de lugarteniente del apóstol, y por lo tanto era temporal. De este modo, el cargo de director superintendente, necesario por un tiempo en Efeso o Creta en ausencia del apóstol presidente, después vino a ser institución permanente en el alejamiento, por muerte, de los apóstoles que hasta entonces presidían las iglesias. El primer título de esos superintendentes parece haber sido “ángeles” (Apocalipsis 1:20). 3. Como te rogué que te quedases—El pensaba haber añadido; “Asi todavía te ruego”, pero no terminó la oración hasta hacerlo virtualmente, aunque no formalmente, en el v. 18. en Efeso—Pablo, en Hechos 20:25, declaró a los ancianos efesios, “Yo sé que todos vosotros no veréis más mi rostro”. Entonces y como el peso del argumento parece favorecer (véase Introducción) si esta Epístola fué escrita después del primer encarcelamiento de Pablo, la aparente discrepancia entre su profecía y el acontecimiento puede reconciliarse considerándose que los términos de la profecía no fueron que él nunca volvería a visitar a Efeso (lo que da a entender este versículo que hizo), sino que todos ellos “no verían más su rostro”. No puedo creer, con Birks, que este versículo sea incompatible con su teoría, de que Pablo en realidad no visitó a Efeso, aunque había estado en su inmediata cercanía (véase cap. 3:14; 4:13). La conjunción “así” correspondiente a “como” no se da, y la oración no es completada, aunque lo es virtualmente en el [PAG. 559] v. 18. te rogué—Palabra suave, en vez de una orden autoritaria, como a un colaborador. algunos—El pronombre indefinido es ligeramente despreciativo acerca de ellos (Gálatas 2:12; Judas 4). [Ellicott]. no enseñen diversa doctrina—de la que yo enseñé (Gálatas 1:6–9). Su pronóstico profético de hacía unos años (Hechos 20:29, 30) ahora se estaba cumpliendo (véase cap. 6:3). 4. fábulas—Leyéndas acerca del origen y propagación de los ángeles, tales como enseñaban los maestros falsos en Colosas (Colosenses 2:18–23). “F{bulas judaicas” (Tito 1:14). “Fábulas profanas y de viejas” (cap. 4:7; 2 Timoteo 4:4). genealogías—No meramente genealogías civiles como eran comunes entre los judíos por medio de las cuales ellos trazaban su descendencia de los patriarcas, a las cuales Pablo no se opondría, y a las cuales él no clasificaría con “fábulas”, sino las genealogías gnósticas de espíritus y eones, como ellos las llamaban. “listas de emanaciones gnósticas”. [Alford]. Así Tertuliano, Adversus Valentinianos, c. 3, e Ireneo. Pref. Los judaizantes aludidos aquí, mientras mantenían la obligación perpetua de la ley mosaica, juntaban con ella una tendencia ascética, teosófica, alegando ver en ella misterios más profundos que los que otros podían ver. Existían entonces los gérmenes del gnosticismo, no el fruto completo de la edad post‐apostólica. Esto formaba el período de transición entre el
  • 168. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON judaísmo y el gnosticismo. “Sin término” se refiere a la inutilidad cansadora de sus largas genealogías (véase Tito 3:9).
  • 169. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Pablo se opone a los “eones” de ellos, al “Rey de los eones (así el griego, v. 17), a quien sea honor y gloria por los eones de eones”. La palabra “eón” probablemente no se usaba todavía en el sentido técnico de los gnósticos posteriores; pero “el solo sabio Dios” (v. 17), por anticipación, impugna las ideas adoptadas después en la misma fraseología de los gnósticos. cuestiones—de mera especulación (Hechos 25:20), no prácticas; que engendraban solamente discusiones curiosas. “Cuestiones y contiendas de palabras” (cap. 6:4); “para nada aprovecha” (2 Timoteo 2:14); “que engendran contiendas” (2 Timoteo 2:23). “Vanas pláticas” (vv. 6, 7) de pretendidos “doctores de la ley”. edificación de Dios— Los manuscritos más antiguos leen “la dispensacción de Dios”, la dispensación evangélica de Dios para con los hombres (1 Corintios 9:17). “que es (tiene su elemento) en la fe”. Conybeare traduce, “El ejercer la mayordomía de Dios” (1 Corintios 9:17). El da a entender que los maestros falsos en Efeso eran presbíteros, lo que concuerda con la profecía. Hechos 20:30. 5. Pues—Mejor, “pero”. En contraste con la doctrina de los maestros falsos. el fin—el propósito, o meta. mandamiento—Griego “del cargo” que tú debes encargar a tu rebaño. Refiriéndose a la misma palabra en los vv. 3, 18; aquí, sin embargo, en sentido más amplio, como que incluye la “dispensación evangélica de Dios” (Nota, vv. 4 y 11). que era la suma y la substancia de la “amonestación” encomendada a Timoteo con la cual él había de “encargar” a su rebaño. la caridad—AMOR: la suma y el fin de la ley y del evangelio igualmente, y aquello en lo cual el evangelio es el cumplimiento del espíritu de la ley en toda lota y tilde (Romanos 13:10). El fundamento es la fe (v. 4), el “fin” es el amor (v. 14; Tito 3:15). nacida de—saltando como de una fuente. corazón limpio—un corazón purificado por la fe (Hechos 15:9; 2 Timoteo 2:22; Tito 1:15). buena conciencia—Una conciencia librada de culpa por el efecto de una fe sana en Cristo (v. 19; cap. 3:9; 2 Timoteo 1:3; 1 Pedro 3:21). Contrástese con 1 Timoteo 4:2; Tito 1:15; véase Hechos 23:1. Juan usa “corazón” donde Pablo usaría “conciencia”. En Pablo el entendimiento es el sitio de la conciencia; el corazón es el sitio del amor, [Bengel]. Una conciencia buena está unida con la fe sana; una conciencia mala con falta de firmeza en la fe (véase Hebreos 9:14). fe no fingida—No una fe hipócrita, muerta y estéril, sino una fe que obra por amor (Gálatas 5:6). Los maestros falsos atraían a los hombres, separándolos de tal fe cariñosa, activa, real y guiándolos a “cuestiones” especulativas e inutiles (v. 4), “vanas pláticas”. 6. De lo cual—es decir, del corazón limpio, de buena conciencia y fe no fingida, la fuente del amor. distrayéndose—lit., “errando el blanco (el “fin”) al cual se debía dirigir el tiro”. Se traduce “fueron descaminados”, en cap. 6:21; 2 Timoteo 2:18. En vez de apuntar y llegar a las gracias mencionadas arriba, ellos “se desviaron (cap. 5:15; 2 Timoteo 4:4; Hebreos 12:13) a vanas pláticas”; lit., “parlería vana”, acerca de la ley y las genealogías de ángeles (v. 7; Tito 3:9; 1:10); 1 Timoteo 6:20, “profanas pláticas de vanas cosas”, etc. Es la mayor vanidad cuando las cosas divinas no son discutidas con verdad (Romanos 1:21). [Bengel]. 7. Una muestra de sus “vanas pláticas” (v. 6). Queriendo ser—Ellos presumen de maestros, sin serlo. la ley—La ley judía (Tito 1:14; 3:9). Los judaizantes aquí mencionados parecen distintos de los combatidos en las Epístolas a los Gálatas y a los Romanos, los cuales hacían que las obras de la ley fuesen necesarias para la justificación, en oposición a la gracia del evangelio. Pero los judaizantes aquí referidos corrompían la ley con “fábulas” que pretendían fundar en la ley, las cuales eran subversivas a la moralidad como también a la verdad. Su error no consistía en defender la obligación de la ley, sino en abusar de ella por interpretaciones fabulosas e inmorales de ella, y por añadiduras a ella. ni lo que hablan, ni lo que afirman—sin entender sus propias afirmaciones ni el objeto mismo acerca del cual las hacen. [Alford]. 8. Sabemos empero—Nosotros sí sabemos (Romanos 3:19; 7:14). la ley es buena—en pleno acuerdo con la santidad y bondad de Dios. si alguno—principalmente, un maestro; luego, todo cristiano usa de ella legítimamente—en su lugar legítimo en el sistema evangélico; es decir. no como medio por el cual el “hombre justo” alcance una perfección más elevada que la que podría conseguir por el evangelio solo (cap. 4:8; Tito 1:14), lo que era el uso pervertido al cual la destinaban los maestros falsos, sino como medio de despertar el sentido del pecado en los pecadores (vv. 9, 10; véase Romanos 7:7–12; Gálatas 3:21). 9. la ley no es puesta para el justo—No para uno que está por fe en la justicia de Cristo, la cual le es imputada para justificación y comunicada interiormente por el Espíritu para santificación. “Uno que no está forensemente responsable ante la ley.” [Alford]. Para la santificación la ley no comunica ningún poder interno para cumplir la ley; mas Alford va demasiado leios al hablar de que el hombre justo “moralmente no necesita la ley”. [PAG. 560] Sin duda, a medida que él es interiormente guiado por el Espíritu, el hombre justificado no necesita la ley, la que es sólo una regla externa (Romanos 6:14; Gálatas 5:18, 23). Pero como el justificado a menudo no se entrega completamente a la dirección interna del Espíritu, moralmente él necesita la ley externa, para que le manifieste su pecado y las demandas de Dios. El motivo por el cual los diez mandamientos no tienen poder para condenar al cristiano no es que no tenga autoridad sobre él, sino porque Cristo los cumplió como nuestra fianza (Romanos 10:4). los desobedientes—Griego, “los no sujetados”; insubordinados; se traduce “contumaces” en Tito 1:6, 10. “Injustos y desobedientes” se refieren a los que se oponen a la ley, para quienes está “puesta”. “Impíos y pecadores” (Griego, los que no reverencian a Dios y que abiertamente pecan contra él) los que se oponen a Dios, de parte de quien viene la ley; los “malos y profanos” (los interiormente impuros y los merecedores de exclusión de participar
  • 170. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON en los servicios del santuario), pecadores contra los mandamientos tercero y cuarto; “parricidas y matricidas”, pecadores contra el quinto mandamiento; “homicidas”. pecadores contra el sexto mandamiento. 10. fornicarios, etc.—
  • 171. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON pecadores contra el séptimo mandamiento. ladrones de hombres—traficantes en esclavos. La ofensa más atroz contra el octavo mandamiento. Ningún robo de bienes de un hombre puede igualar en atrocidad al robo de la libertad del hombre. No se ataca directamente la esclavitud en el Nuevo Testamento: el haberlo hecho habría sido trastornar violentamente el orden existente de cosas. Pero el cristianismo enseña principios que con seguridad han de socavarla. y finalmente derribarla, dondequiera que el cristianismo haya tenido su desarrollo natural (Mateo 7:12). los mentirosos y perjuros—ofensores contra el noveno mandamiento. si hay alguna otra cosa contraria, etc.— Respondiendo al décimo mandamiento en su aspecto más amplio. No lo especifica particularmente. porque su objeto es presentar las formas más vergonzosas de transgresión; mientras que el décimo mandamiento es profundamente espiritual, tanto así que fué por medio de él que el sentido del pecado. en su forma más sutil de “concupiscencia”, como nos dice Pablo (Romanos 7:7). se hizo sentir en su propia conciencia. Así, arguye Pablo, estos presumidos maestros de la ley, mientras se jactan de una perfección más elevada por medio de ella. en realidad se rebajan de la elevación del evangelio al nivel de los groseramente desobedientes para quienes fué puesta la ley, y no para los creyentes del evangelio. Y en la misma práctica, los abogados más porfiados por la ley como el medio de la perfección moral, como, en este caso, son los que finalmente son los más propensos a caer completamente de la moralidad de la ley. La gracia del evangelio es el único medio verdadero de santificación como también de justificación. sana—saludable, espiritualmente conductiva a la salud (cap. 6:3 2 Timoteo 1:13; Tito 1:13; 2:2), como contraria a la doctrina enfermiza, mórbida, “La doctrina”, o “enseñanza” que “es conforme a la piedad” (cap. 6:3). 11. Según el evangelio de la gloria— La libertad del creyente de la ley como la santificadora y también la justificadora, dada a entender en los vv. 9, 10, es lo que forma conexión con este versículo. Esta exención del justo de la ley y la designación de ella a los impíos como su verdadero objeto, es “según el evangelio de la gloria del Dios bendito”. El evangelio manifiesta la gloria de Dios (Efesios 1:17; 3:16) en considerar “justo” al creyente, por la justicia de Cristo, sin “la ley” (v. 9); y en comunicar aquella justicia por la cual él odia todos aquellos pecados contra los cuales (vv. 9, 10) la ley se aplica. El término “bendito” indica al mismo tiempo la inmortalidad y la suprema felicidad. El supremamente bendito es aquel de quien fluye toda bienaventuranza. Este término, aplicado a Dios, sólo ocurre aquí y en el cap. 6:15: muy apropiado al hablar aquí de la bienaventuranza del evangelio, en contraste con la maldición sobre los que están bajo la ley (v. 9; Gálatas 3:10). a mí me ha sido encargado—El orden de las palabras en el griego hace énfasis en la persona de Pablo. “Encomendado en confianza a mí”; en contraste con la clase de enseñanza legalista que aquellos (que no tenían ninguna comisión evangélica), los maestros falsos, asumieron para sí (v. 8; Tito 1:3). 12. El honor dado a Pablo en tener el ministerio del evangelio encargado a su cuidado, sugiere la digresión referente a lo que él antes era, no mejor (v. 13) que aquellos pecadores ya descritos (vv. 9, 10), cuando la gracia del Señor (v. 14) le visitó. Y—omitido en la mayoría de los manuscritos más antiguos. doy gracias—Griego, “Tengo (es decir, siento) gratitud”. que me fortificó—El mismo verbo griego usado en Hech. 9:22, “Saulo mucho más se esforzaba”. Una coincidencia no calculada entre Pablo y Lucas, su compañero. Me fortificó” para el ministerio. “No es en mi propio poder que traigo esta doctrina a los hombres, sino según soy fortalecido y animado por aquel que me salvó”. [Teodoreto]. El hombre es por naturaleza “flaco” (Romanos 5:6). La verdadera conversión y llamamiento confieren el poder. [Bengel]. de que—el fundamento principal de sus “gracias a Cristo”. que me tuvo por fiel—El Señor preordenó y previó que yo sería fiel al cargo a mí encomendado. Que Pablo dé gracias a Dios por esto demuestra que el mérito de su fidelidad se debía sólo a la gracia de Dios, no a sus propias fuerzas naturales (1 Corintios 7:25). La fidelidad es la calidad requerida en un mayordomo (1 Corintios 4:2). poniéndome en el ministerio—destinándome en los propósitos soberanos de su gracia para el ministerio (1 Tesalonicenses 5:9; Hechos 20:24). 13. Habiendo sido antes blasfemo—“A pesar de que antes yo era blasfemo,” etc. (Hechos 26:9, 11). perseguidor—(Gálatas 1:13). injuriador—Griego, “insultador”; el que se porta injuriosamente por desprecio arrogante de otros. Uno que añade insulto al daño. Bengel traduce, “un despreciador”. Yo prefiero la idea. “contumelioso para con otros”. [Wahl]. Sin embargo, estoy de acuerdo con Bengel en que “blasfemo” es contra Dios; “perseguidor”. contra hombres santos. “insolentemente injurioso” incluye, con la idea de dañar a otros. la de “altivez” insolente [Donaldson] en relación con uno mismo. Esta relación triple con Dios, con el vecino de uno, y consigo mismo, ocurre frecuentemente en esta Epístola (vv. 5, 9, 14; Tito 2:12). fuí recibido a misericordia—La misericordia de Dios y la falta de ella que sentía Pablo, están en marcado contraste [Ellicott]; Griego, “fuí hecho objeto de la [PAG. 561] misericordia”; verbo en voz pasiva. El sentido de misericordia era perpetuo en la mente del apóstol (véase Nota v. 2). Los que han sentido la misericordia, mejor pueden tener misericordia para los que están extraviados (Hebreos 5:2, 3). porque lo hice con ignorancia—La igonrancia en sí no merece perdón; pero como causa de incredulidad es menos culpable que el orgullo y el endurecimiento voluntario de alguno contra a verdad (Juan 9:41; Hechos 26:9). Por lo tanto es la oración de intercesión de Cristo a favor de sus asesinos (Lucas 23:34); y es hecha por Pablo una circunstancia mitigante, en el pecado de los judíos, y una circunstancia que da la esperanza de una puerta de
  • 172. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON arrepentimiento (Hechos 3:17; Romanos 10:2). El “porque”, etc. no da a entender que la ignorancia sea motivo suficiente para que sea concedida la misericordia; mas muestra cómo es posible que un pecador tal consiguiera la
  • 173. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON misericordia. El fundamento positivo de que le sea mostrada misericordia se halla sólo en la compasión de Dios (Tito 3:5). La base de la ignorancia está en la incredulidad, lo que da a entender que esta ignorancia no está libre de culpa. Pero hay una gran diferencia entre un sincero celo por la ley, y el esfuerzo porfiado contra el Espíritu de Dios (Mateo 12:24–32; Lucas 11:52). [Wiesinger]. 14. Mas—No solamente que fuí recibido a misericordia, mas, etc. la gracia—por la cual “fuí recibido a misericordia” (v. 13). fué más abundante—Griego, “sobreabundó”. Donde el pecado creció, sobrepujó la gracia (Romanos 5:20). con la fe—acompañada por fe, la que es lo contrario a la “incredulidad” (v. 13). amor—en contraste con blasfemo, perseguidor e injuriador”. que es en Cristo—como su elemento y hogar [Alford]: aquí como su fuente de donde fluye a nosotros. 15. Palabra fiel—digna de ser creída. porque “Dios”, quien la pronuncia, “es fiel” a su palabra (1 Corintios 1:9; 1 Tesalonicenses 5:24; 2 Tesalonicenses 3:3; Apocalipsis 21:5; 22:6). Parece que esto había llegado a ser un dicho axiomático entre los cristianos; la frase “palabra fiel” es peculiar a las Epístolas Pastorales (cap. 2:11; 4:9; Tito 3:8). Tradúzcase como el griego, “Fiel es el dicho”. recibida de todos—lit., “digna de toda aceptación”; recepción (como bendición) en el corazón, como también en el entendimiento, con todo gozo: ésta es la fe que obra aceptando la oferta evangélica, dándole entrada y apropiándola (Hechos 2:41). Esta “aceptación” debería ser universal—“toda aceptación”. por todos y con todas las facultades del alma, mente y corazón. Pablo, diferente de los maestros falsos (v. 7). entiende lo que está diciendo y lo que está afirmando; y por su sencillez de estilo y tema, proponiendo la gran verdad fundamental de salvación por Cristo. refuta las especulaciones abstrusas e imprácticas de los maestros falsos (1 Corintios 1:18–28; Tito 2:1). Cristo—como prometido. Jesús—como manifestado [Bengel]. vino al mundo—que estaba lleno de pecado (Juan 1:29; Romanos 5:12; 1 Juan 2:2). Esto da a entender su preexistencia. Juan 1:9, Griego, “La verdadera luz, viniendo al mundo, alumbra todo hombre”. para salvar a los pecadores—aun a pecadores notables como Saulo de Tarso. El caso de él fué sin rival desde la ascensión, en cuanto a la enormidad del pecado y la grandeza de la misericordia; que el que consentía en la muerte del protomártir Esteban, fuese el sucesor de él mismo. yo soy—no meramente, “Yo era primero”, principal (1 Corintios 15:9; Efesios 3:8; véase Lucas 18:13). A cada creyente sus propios pecados siempre le tienen que parecer, mientras viva, más grandes que los de otros, los cuales él nunca puede conocer tan bien como conoce los suyos propios. primero—La misma palabra griega como en el v. 16, “primero”, que se refiere a este v. 15. Tradúzcase en ambos versículos, “delantero”. Bien podría él inferir que donde hubo misericordia para él, la hay para todos los que se allegan a Cristo (Mateo 18:11; Lucas 19:10). 16. Mas—haciendo contraste de su propia pecaminosidad consciente con la gratuita visitación de Dios con él en misericordia. por esto—por el mismo motivo que pasa a definir. que … en mí—en el caso mío. primero—“delantero”. Así como yo era “delantero” en el pecado, así Dios me hizo el ejemplo “delantero” de misericordia. mostrase—para su propia gloria (la voz media en griego), Efesios 2:7. toda su clemencia—en toda su paciencia conmigo mientras yo era perseguidor. ejemplo—una muestra (1 Corintios 10:6, 11) para asegurar a los pecadores más grandes la certeza de que no serán rechazados al venir a Cristo, ya que aun Saulo halló misericordia. Así David hizo de su propio caso de perdón, a pesar de lo grande de su pecado, una muestra para alentar a otros pecadores para que buscasen el perdón (Salmo 32:5, 6). La palabra griega por “ejemplo” se usa a veces por “bosquejo”, o diseño, del cual han de completarse los detalles en el caso de cada uno. que habían de creer en él—griego, “sobre él”. La fe descansa sobre él como el único cimiento en que confía la fe. para vida eterna—La meta final que la fe siempre tiene a la vista (Tito 1:2). 17. Conclusión apta a la enunciación del evangelio hermosamente sencilla, de la cual su propia historia es una muestra o modelo vivo. Es del sentido experimental de la gracia que fluye la doxología. [Bengel]. Rey de siglos—por decir, Rey eterno. La versión de los Setenta traduce Exodo 15:18: “El Señor reinará por edades y más allá de ellas”. Salmo 145:13, “Tu reino es reino de todos los siglos”, o “de todas las edades.” La “vida eterna” (v. 16) sugirió aquí al “Rey eterno”, o “de (todos) los siglos”. Responde también a “por los siglos de los siglos” al final del versículo; lit., “hasta las edades de las edades” (innumerable sucesión de edades compuestas de edades). inmortal—Los manuscritos más antiguos leen, “incorruptible”. La Vulgata y un manuscrito muy antiguo leen como en nuestra versión (Romanos 1:23). invisible—(Cap. 6:16; Exodo 33:20; Juan 1:18; Colosenses 1:15; Hebreos 11:27). al solo sabio Dios—Los manuscritos más antiguos omiten “sabio”, que probablemente se infiltró por influencia de Romanos 16:27, donde está más apropiado al contexto que aquí (véase Judas v. 25). El “solo Potentado” (cap. 6:15; Salmo 86:10; Juan 5:44). por los siglos de los siglos—Véase Nota anterior. El pensamiento de la eternidad (por terrible que lo es a los incrédulos) es deleitoso a los que están seguros de la gracia (v. 16). [Bengel]. 18. Aquí el escritor vuelve al tema empezado en el v. 3. La conclusión (apódosis) a la cláusula anterior: “Así como te rogué < que requirieses” (v. 3); se da aquí. si no formalmente, por lo menos substancialmente. Este mandamiento—es decir, [PAG. 562] “Que < milites en ellas (así el griego) buena milicia”, es decir, que cumplas tu soberana vocación, no sólo como cristiano sino como ministro oficialmente, una función de la cual es que “requirieses a algunos que no enseñen diversa doctrina” (v. 3). te encargo—como depósito sagrado (cap. 6:20; 2 Timoteo 2:2) a ser puesto delante de tus oyentes. conforme a—en
  • 174. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON prosecución de; en consonancia con. las profecías pasadas de ti—las insinuaciones dadas por profetas respecto de ti en tu ordenación, cap. 4:14 (como, probablemente, por Silas, compañero de Pablo, “profeta”, Hechos 15:32). Tal
  • 175. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON intimación profética, como también el buen informe de Timoteo dado por los hermanos (Hechos 16:2), habrían movido a Pablo a escogerle como su compañero. Véanse profecías semejantes acerca de otros, Hechos 13:1–3, en conexión con la imposición de manos; Hechos 11:28; 21:10, 11; véanse 1 Corintios 12:10; 14:1; Efesios 4:11. En Hechos 20:28, se dice expresamente que “el Espíritu Santo los (los presbíteros efesios) había puesto por obispos”, o superintendentes. Clemente de Roma, Epístola ad Corinthios, dice que era la costumbre de los apóstoles “hacer prueba por el Espíritu”, es decir, por el “poder de discernir”, para averiguar quiénes habían de ser obispos y diáconos en las diferentes iglesias establecidas. Así Clemente de Alejandría dice acerca de las iglesias vecinas de Efeso, que los obispos eran señalados para ordenación por una revelación del Espíritu Santo a Juan. por ellas—Griego, “en ellas”; vestido, como si fuera, en ellas: armado por ellas. milicia—no la mera “pelea” (cap. 6:12; 2 Timoteo 4:7), sino toda la campaña militar; el servicio militar. Tradúzcase como el griego, no una, sino “la buena malicia”. 19. Manteniendo— Teniendo asida “la fe” y “la buena conciencia” (v. 5); no “echando de ti ésta” como “algunos”. La fe es como un licor muy precioso; la buena conciencia es el vaso limpio, puro, que lo contiene. [Bengel]. La pérdida de la buena conciencia ocasiona el naufragio de la fe. La conciencia del pecado (no arrepentido y no perdonado) mata el germen de la fe en el hombre. [Wiesinger]. la cual—Número singular en el griego, tiene por antecedente “buena conciencia” y no “la fe” también; sin embargo, el resultado de “echar de sí” la buena conciencia es que uno pierde la fe también. echando de sí—como acto voluntario. La rechazan como mo nitor molesto. Ella se retira de mala gana, excluída por la fuerza, cuando su dueño se cansa de su importunidad, y está resuelto a retener sus pecados al costo de perderla a ella. Uno no puede estar en relaciones amigables con ella y con el pecado al mismo tiempo. naufragio—“respecto de la fe”. La fe es el buque en el cual ellos profesadamente se habían embarcado. del cual la “buena conciencia” es el ancla. Los antiguos cristianos frecuentemente usaban esta imagen, comparando el curso de la fe con la navegación. El griego no da a entender que uno que ha tenido la fe, haga naufragio de ella, sino que los que echan de sí la buena conciencia, “hacen naufragio respecto de la fe”. 20. Himeneo—No hay dificultad en suponer que él es el Himeneo de 2 Timoteo 2:17. Aunque “entregado a Satanás” (el señor de todos los que están fuera de la iglesia, Hechos 26:18, y ejecutor de la ira en los desobedientes, cuando le es permitido por Dios, 1 Corintios 5:5; 2 Corintios 12:7), fué probablemente restaurado en la iglesia después, y otra vez la molestó. Pablo, en su carácter de apóstol, aunque distante en Roma, pronunció la sentencia a ser ejecutada en Efeso, la cual probablemente incluía la excomunión de los ofensores (Mateo 18:17, 18). La sentencia obraba no sólo espiritualmente sino también físicamente, una enfermedad, o alguna visitación de Dios, que caía sobre la persona excomulgada, a fin de traerla al arrepentimiento y a la salvación. El Alejandro aquí mencionado es tal vez el “calderero” que hizo a Pablo “muchos males” cuando éste visitó a Efeso. El “entregarlo a Satanás” fué probablemente la consecuencia de que había resistido al apóstol (2 Timoteo 4:14, 15); como la misma sentencia contra Himeneo fué consecuencia de que él “decía que la resurrección es ya hecha” (2 Timoteo 2:18; el haber echado de sí la buena conciencia, naturalmente produjo naufragio respecto de la FE, v. 19. Si la religión de uno no mejora sus principios morales, sus deficiencias morales corromperán su religión. La lluvia que cae pura del cielo, no continuará pura si es recibida en receptáculo sucio. [Arzobispo Whately].) Es posible que él sea el Alejandro, entonces judío, presentado por los judíos contra Pablo, en el alboroto en Efeso (Hechos 19:33). para que aprendan—no “para que aprendiesen”; dando a entender que el efecto continúa; que la sentencia todavía no ha sido quitada. aprendan— Griego, “sean disciplinados”, es decir, por castigos y sufrimiento. a no blasfemar—al nombre de Dios y Cristo, haciendo y onseñando lo que sea indigno de su profesión cristiana (Romanos 2:23, 24; Santiago 2:7). Aunque los apóstoles, que eran infalibles, tenían el poder de excomunicación, acompañada por inflicciones corporales, enviadas milagrosamente (2 Corintios 10:8), no resulta que los ministros falibles de ahora tengan algún poder, con excepción del de excluír del compañerismo eclesiástico a los que viven notoriamente mal. CAPITULO 2 Vers. 1–15. EL CULTO PUBLICO. DIRECCIONES EN CUANTO A LA INTERCESION POR TODOS LOS HOMBRES, YA QUE CRISTO ES UN RESCATE POR TODOS. LOS DEBERES DE LOS VARONES Y MUJERES RESPECTO DE LA ORACION PUBLICA. LA SUBORDINACION DE LA MUJER; SU ESPERA DE DEBER. 1. pues— Resumiendo el tema general de la Epístola a continuación (2 Timoteo 2:1). “Lo que tengo pues que decirte como cargo (cap. 1:3, 18). es”, etc. ante todas cosas … se hagan—Alford entiende, “Yo amonesto ante todas las cosas, que se hagan”. “Ante todas las cosas”, sin duda, depende de “yo amonesto”; aquello con que empiezo (y por motivos especiales) es, etc. Como se acercaba la destrucción de Jerusalén, los judíos (inclusive los de Efeso) fueron dominados por el sueño de libertad de todo yugo; y así virtualmente “blasfemaban” (véase cap. 1:20) el nombre de Dios, “hablando mal de las dignidades” (cap. 6:1; 2 Pedro 2:10; Judas 8). Por esto Pablo, en oposición, da prominencia a la amonestación de que se hagan oraciones por todos los hombres, especialmente por los magistrados y reyes (Tito 3:1–3). [Olshausen]. Algunos [PAG. 563] gunos cristianos profesos despreciaban a todos los no cristianos, como condenados a perdición; pero dice
  • 176. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Pablo que había que orar por todos los hombres, ya que Cristo murió por todos (vv. 4–6). rogativas—término que da a entender el sentido de necesidad del suplicante, y sentido de su propia insuficiencia. oraciones—dando a entender devoción. peticiones—o, “intercesiones”; propiamente el acercamiento a Dios con una confianza propia de niño, generalmente al favor de otro. La acumulación de términos indica oración en todas las formas y aspectos, conforme a las relaciones indicadas en ella. 2. Por los reyes—Una refutación eficaz de los adversarios que acusaban a los cristianos de deslealtad a los poderes gubernativos (Hechos 17:7; Romanos 13:1–7). por todos … en eminencia—En puestos de eminencia, o importancia. La quietud de los cristianos a menudo era más dependiente de los gobernantes subordinados, que del rey supremo; por esto, “por todos < en eminencia” había que orar. para que vivamos—para que seamos bendecidos con gobierno tan bueno de modo que podamos vivir, etc., o más bien, como el griego, “para que llevemos” o “pasemos una vida”, etc. Las oraciones de los cristianos por el gobierno bajan del cielo la paz y orden en el estado. quieta—no molestados desde fuera. reposadamente—“tranquila”; no molestados desde dentro. [Olshausen]. “El es reposado quien no hace disturbio; es quieto quien está libre de disturbio”. [Tittmann.] en toda piedad—“en toda (posible < necesaria) piedad”. [Alford]. Una palabra griega diferente, también traducida “piedad”, expresa más exactamente devoción a Dios. honestidad—Griego, “gravedad” (Tito 2:2, 7), “decoro” o propiedad de conducta. Así como “piedad” expresa la relación a Dios; así la “gravedad” es la conducta correcta entre los seres humanos. En el Antiguo Testamento se mandaba a los judíos orar por sus gobernantes gentiles (Esdras 6:10; Jeremías 29:7). Los judíos, por orden de Augusto, ofrecían un cordero diariamente por el emperador romano hasta casi la época de la destrucción de Jerusalén. Los celadores judíos, instigados por Eleazar, hicieron cesar esta costumbre [Josefo, Guerras Judías, 2:17], de donde surgió la guerra, según Josefo. 3. esto—eso de orar por todos los hombres. delante de Dios—no sólo delante de los hombres, como si fuera el favor de ellos lo que buscamos (2 Corintios 8:21). nuestro Salvador—título muy apropiado al asunto tratado. El que es “nuestro Salvador”, está deseoso de que todos los hombres sean salvos (v. 4; Romanos 5:18); por lo tanto debemos cumplir con la voluntad de Dios a favor de otros, orando por la salvación de todos. Más se convertirían si orásemos más. El nos ha salvado realmente, siendo “nuestro Salvador”. El está deseoso de qué todos sean salvos, aun aquellos que todavía no creen, si llegan a creer (véase cap. 4:10; Tito 2:11). 4. “Imitad a Dios”. Ya que él desea que todos sean salvos, deseadlo vosotros; y sí lo deseáis, orad por ello, pues la oración es el instrumento de efectuar tales cosas. [Crisóstomos]. Pablo no dice: “Dios quiere salvar a todos, pues entonces hubiera salvado a todos en realidad; sino “quiere que todos sean salvados”, dando a entender la posibilidad de que el hombre lo acepte (por medio de la gracia antecedente) o lo rechace (por la perversidad del hombre). Nuestras oraciones deberían incluír a todos, así como la gracia de Dios incluye a todos. que vengan—De su propia voluntad, pues no son obligados. al conocimiento—Griego, “el pleno conocimiento”, o “reconocimiento” (Nota, 1 Corintios 13:12; Filipenses 1:9). la verdad—la verdad salvadora tal como está en Jesús y por Jesús (Juan 17:3, 17). 5. Porque hay un Dios—La unidad de Dios en esencía y propósito es una prueba de que él comprende a todos los seres humanos igualmente (creados en su imagen) en su ofrecimiento de gracia (véase el mismo argumento basado en su unidad, Romanos 3:30; Gálatas 3:20); por lo tanto hay que orar por todos. El versículo 4 se prueba por el v. 5; el v. 1, por el v. 4. El Un Dios es común a todos (Isaías 45:22; Hechos 17:26). El un Mediador es potencialmente mediador entre Dios y todos los hombres (Romanos 3:29; Efesios 4:5, 6; Hebreos 8:6; 9:15; 12:24). Los que no tengan a este Un Dios por un Mediador, no tienen dios alguno. El orden del griego no es “y un Mediador”, sino “un Mediador también entre”, etc. Mientras que Dios desea que todos los hombres sean salvados por conocer a Dios y al Mediador, hay un orden legítimo y santo en el ejercicio de aquella voluntad, con el cual los hombres deben recibirla. Toda la humanidad constituye, como si fuera, UN HOMBRE delante de Dios. [Bengel]. hombre—el sentido genérico, sin artículo en griego; “hombre” absoluta y genéricamente; no un mero hombre individual: la Segunda Cabeza de la humanidad, representando e incorporando en sí toda la raza y naturaleza humanas. Este epíteto es así la corroboración más fuerte de su argumento, es decir, que la mediación de Cristo afecta toda la raza, puesto que no hay sino un Mediador, propuesto como el Hombre Representativo de todos los hombres por igual (véase Romanos 5:15; 1 Corintios 8:6; 2 Corintios 5:19; Colosenses 2:14). Que fuera él “hombre” fué necesario para poder ser Mediador, simpatizando con nosotros por un conocimiento experimental de nuestra naturaleza (Isaías 50:4; Hebreos 2:14; 4:15). Aun en la naturaleza, casi todas las bendiciones son conducidas a nosotros de Dios, no inmediatamente sino por la mediación de varios agentes. La intercesión eficaz de Moisés por Israel (Números 14. y Deuteronomio 9); de Abrahán por Abimelec (Génesis 20:7); de Job por sus amigos (Job 42:10), siendo ordenada por Dios la mediación. mientras declaraba él sus propósitos de perdón: todo prefigura la gran mediación a favor de todos por el Un Mediador. Por otra parte, cap. 3:16 afirma que él era también Dios. 6. se dió a sí mismo—(Tito 2:14). No sólo el Padre le dió por nosotros (Juan 3:16); sino el Hijo se dió (Filipenses 2:5–8). rescate—palabra usada propiamente de esclavos cautivos. El hombre era el esclavo cautivo de Satanás, vendido bajo pecado. Era incapaz de rescatarse a sí mismo, porque la obediencia absoluta se debía
  • 177. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON a Dios y por lo tanto, ninguna obra nuestra puede satisfacer la más mínima ofensa. Levítico 25:48 permitía que un cautivo vendido fuera redimido por uno de sus hermanos. El Hijo de Dios, pues, se hizo hombre a fin de que, siendo
  • 178. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON hecho semejante a nosotros en todas las cosas, con excepción del pecado, como nuestro hermano mayor nos redimiese (Mateo 20:28; Efesios 1:7; 1 Pedro 1:18, 19). La palabra griega da a entender no sólo rescate, [PAG. 564] sino un rescate de substituto o equivalente: la preposición griega “anti”—en la palabra compuesta, “antilutron, rescate, indica reciprocidad y substitución vicaria. por todos—Griego, “en lugar de todos”; no sólo a favor de unos pocos privilegiados; véase el v. 1: tenemos aquí el argumento a favor de orar por todos. para testimonio—Griego, “el testimonio (aquello de lo cual se da testimonio, 1 Juan 5:8–11) en tiempos (ocasiones) apropiados”, es decir, en ocasiones señaladas por Dios para que se testifique de ello (cap. 6:15; Tito 1:3). La unidad del Mediador, que incluye la universalidad de la redención (la cual la fe sola, sin embargo, se apropia) fué el gran tema del testimonio cristiano [Alford] (1 Corintios 1:6; 2:1; 2 Tesalonicenses 1:10). 7. De lo que—Más bien, “Para lo que”; para dar tal testimonio. soy puesto—fuí puesto, tiempo aoristo del modo indicativo, indicando un acto dado en tiempo pasado; el mismo tiempo usado en cap. 1:12, “poniéndome en el ministerio”. predicador—lit., “heraldo” (1 Corintios 1:21; 9:27; 15:11; 2 Timoteo 1:11; Tito 1:3). El recurre a sí mismo, como en el cap. 1:16, en sí mismo un ejemplo o modelo vivo del evangelio, así aquí “heraldo < y doctor (de él a) los gentiles” (Gálatas 2:9; Efesios 3:1–12; Colosenses 1:23). La universalidad de su misión viene muy al caso aquí, donde está arguyendo por probar que hay que hacer oraciones “por todos los hombres” (v. 1). (digo verdad en Cristo, no miento)—fuerte afirmación de su misión universal, característica del ardor del apóstol, expuesto a frecuentes conflictos (Romanos 11:1; 2 Corintios 11:31). en fidelidad y verdad—La esfera en la cual su ministerio fué destinado a ser ejercido era la fe y la verdad (v. 4): la verdad del evangelio, el tema de la fe. [Wiesinger]. 8. Quiero—El deseo activo está indicado. que los hombres oren—Los hombres, como distinguidos de “las mujeres”, para las cuales tiene algo que decir diferente de lo que dijo a los hombres (vv. 9–12; 1 Corintios 11:14, 15; 14:34, 35). Pero el énfasis, sin embargo, no se hace sobre esto, sino sobre el precepto de orar, tema resumido del v. 1. en todo lugar—de culto público. Cumpliendo Malaquías 1:11, “Desde donde el sol nace hasta donde se pone < en todo lugar se ofrece a mi nombre perfume y presente limpio”; y las palabras de Jesús, Mateo 18:20; Juan 4:21, 23. levantando manos limpias—Los cristianos primitivos volvían la palma de la mano hacia el cielo, como los que ansían ayuda. Así también Salomón (1 Reyes 8:22; Salmo 141:2). Los judíos se lavaban las manos antes de orar (Salmo 26:6). Pablo figurativamente (véase Job 17:9; Santiago 4:8) usa aquí lenguaje que se refiere a esta costumbre: así Isaías 1:15, 16. Lit., “manos santas”, manos que no han cometido impiedad, mas han cumplido todo deber sagrado. Esto (o por lo menos el deseo contrito de ser así) es calificación necesaria para la oración eficaz (Salmo 24:3, 4). sin ira— rechazándola (Mateo 5:23, 24; 6:15). ni contienda—más bien, “disputación” (Filipenses 2:14). Tales cosas impiden la oración (Lucas 9:46; Romanos 14:1; 1 Pedro 3:7). 9, 10. El contexto requiere que entendamos estas instrucciones acerca de las mujeres en relación con su conducta en el culto público, aunque las reglas son válidas también en otras ocasiones. en hábito honesto—“en modales convenientes” [Ellicott]. El adjetivo quiere decir propiamente ordenado, decoroso, decente; el substantivo en escritos seculares quiere decir conducta, presencia; mas aquí, “vestidos”. Es fácil que les guste a las mujeres la ropa fina; y en Efeso las riquezas de algunas (cap. 6:17) las induciría a ataviarse lujosamente. Pero el griego en Tito 2:3 es un término más general que quiere decir “conducta”. vergüenza—“vergüenza honorable”. modestia—Mejor, “sobriedad”. El habitual gobierno interno de sí mismo. [Trench] Prefiero la definición de Ellicott, “estado de pensamientos sobrios”; el estado mental bien equilibrado resultante del dominio habitual de sí mismo. cabellos encrespados—trenzas probablemente con “oro y perlas” entretejidos (1 Pedro 3:3). Semejante lujo ostentoso es característico de la ramera espiritual (Apocalipsis 17:4). 10. que profesan—Griego, “que prometen”; obligándose a seguir “la piedad”. de buenas obras—La preposición griega no es la misma como en el v. 9; “por medio de buenas obras”. Ellas se han de adornar por medio de buenas obras; no que se vistan en o con (Efesios 2:10) buenas obras. Obras, no palabras en público, son el ambiente de ellas (vv. 8, 11, 12; 1 Pedro 3:1). Las obras se mencionan frecuentemente en las Epístolas Pastorales a fin de hacer oposición a la vida relajada, combinada con la doctrina relajada de los maestros falsos. El cumplimiento de los deberes diarios se honra con el nombre “Buenas obras”. 11. aprenda—no “enseñe” (v. 12; 1 Corintios 14:34). Ella ni debe proponer cuestiones en la asamblea pública (1 Corintios 14:35). con toda sujeción— no “usurpando la autoridad” (v. 12). Ella podrá enseñar, mas no en público (Hechos 18:26). Pablo probablemente escribió esta Epístola desde Corinto, donde este precepto (1 Corintios 14:34) estaba en vigor. 12. tomar autoridad sobre el hombre—[Alford], lit., “ser autócrata”. 13. Porque—El motivo por este precepto: el orden original de la creación. Adam … primero—antes que Eva, quien fué creada para él (1 Corintios 11:8, 9). 14. Adam no fué engañado—como Eva fué engañada por la serpiente, sino que fué persuadido por su esposa. Génesis 3:17, “Obedeciste a la voz de tu mujer.” Pero en Génesis 3:13, Eva dice, “La serpiente me engañó”. Siendo más fácilmente engañada, ella tanto más fácilmente engaña [Bengel] (2 Corintios 11:3). Aunque fué la última en la creación, ella fué la primera en el pecado; en efecto, ella sola fué engañada. La astuta serpiente sabía que ella era “el vaso más débil”; la tentó a ella, pues, y no a él. Ella cedió a las tentaciones de los sentidos y a los engaños de Satanás; él, al amor conyugal. De ahí el orden en
  • 179. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON la sentencia judicial de Dios: la serpiente, la ofensora principal, está primero; la mujer quien fué engañada, después; y el hombre, persuadido por su esposa, el último (Génesis 3:14–19). En Romanos 5:12, se representa a Adán como el
  • 180. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON primer transgresor; pero allí no se hace referencia a Eva, y Adán es considerado como cabeza de raza pecadora. Por esto, como aquí, v. 11, en Génesis 3:16 la “sujeción” de la mujer se representa como la consecuencia de ser engañada. siendo seducida—Los manuscritos más antiguos dan el verbo griego compuesto por el simple, “Siendo seducida por seducción”; dando a entender cuán completamente logró Satanás engañarla. vino a ser envuelta en transgresión— Griego “vinoa ser [PAG. 565] en transgresión”; vino a ser envuelta en el estado existente de transgresión; lit., “el ir más allá del mandato”; la violación de un precepto positivo (Romanos 4:15). 15. se salvará engendrando hijos—Griego, “a través de engendrar hijos”. “Por” o “a través” se usa a menudo, no para expresar los medios de su salvación, sino las circunstancias entre las cuales la salvación se realiza. De esta manera 1 Corintios 3:15, “El < se salvará, mas así como por (lit. “a través de”, eso es, “en medio de) fuego”; a pesar de la terrible prueba por la cual ha tenido que pasar, será salvado. Así aquí, “A pesar de la prueba de engendrar hijos, por la cual ella pasa (como su parte de la maldición, Génesis 3:16, “con dolor parirás los hijos”) ella se salvará”. Además, opino que se da a entender indirectamente que la misma maldición se volverá en condición favorable para su salvación, mediante el fiel cumplimiento de su parte en hacer y sufrir lo que Dios le ha señalado, es decir, la crianza de hijos y los deberes domésticos, la esfera propia de ella, como distinta de la enseñanza pública, que no es la esfera de ella sino la del hombre (vv. 11, 12). En esta esfera del hogar, no ordinariamente en la del deber activo para el progreso del reino de Dios, la que contradice la posición señalada a ella por Dios, ella se salvará bajo las mismas condiciones que otros, es decir, por una fe viva. Algunes creen que hay una referencia a la Encarnación “por dar a luz EL niño”, es decir, Jesús. Sin duda, ésta es la causa de que la crianza de hijos en general ha venido a ser para las mujeres una bendición en lugar de una maldición: así como en la profecía original (Génesis 3:15, 16) la promesa de la “simiente de la mujer” (el Salvador) está en la conexión más estrecha con la condena de la mujer a “dolor” en “dar a luz hijos”, aunque en dolor, siendo la función dada a ella por Dios mediante la cual nació el Salvador. Esta puede ser una referencia ulterior del Espíritu Santo en este versículo: pero la referencia primaria requerida por el contexto es la ya dada. Ella “se salvará por (a través de) engendrar hijos”, es decir, aunque sufriendo su parte en la maldición original de dar a luz hijos; así como el hombre se salvará aunque teniendo que hacer su parte, es decir, con el sudor de su rostro. si (ellas)—“si las mujeres (plural, tomado de “la mujer”, v. 14, que está puesto por todo el sexo) permanecieren.” en la fe y caridad—el camino esencial a la salvación (cap. 1:5). La fe está en relación con Dios; la caridad, con los seres humanos, la sobriedad con uno mismo. con modestia—“sobriedad”. (Nota. v. 9, como en contraste con la audacia inconveniente reprendida en el v. 11). La receptividad mental y actividad en la vida familiar fueron reconocidas en el cristianismo como el propósito de la mujer. Un motivo presentado aquí por Pablo es el mayor peligro en el sexo débil de ser engañada, y la propagación de errores resultantes de la misma, especialmente en una clase de discursos en los cuales la reflexión sobria está menos en ejercicio. [Neander]. El caso de Hechos 21:9 fué sin duda en privado, no en público. CAPITULO 3 Vers. 1–16. REGLAS ACERCA DE OBISPOS Y DIACONOS. LA IGLESIA Y EL MISTERIO DEL EVANGELIO AHORA REVELADO A ELLA, SON EL FIN DE TODAS LAS TALES REGLAS. 1. Palabra fiel—Tradúzcase como el original, “Fiel es el dicho”. Un prefacio necesario a lo que sigue; porque el cargo de obispo o superintendente en época de Pablo, acompañado como lo era de fatigas y frecuentemente de persecuciones, no parecería al mundo generalmente “buena obra y deseable.” apetece—lit., “extenderse para asir”; aspirar a; palabra distinta de “desea”. Lo que uno hace voluntariamente es más estimado que lo que hace porque se le pide (1 Corintios 16:15). Esto es del todo distinto de un deseo ambicioso de algún puesto en la iglesia (Santiago 3:1). obispado—puesto de superintendente o sobreveedor; hasta ahora idéntico con el cargo de presbítero (Hechos 20:17, 28; Tito 1:5–7). buena obra—lit., “obra honorable”. No el honor asociado con el cargo, sino la obra es el pensamiento prominente (Hechos 15:38; Filipenses 2:30; véase 2 Timoteo 4:5). El que aspira al cargo, debe recordar las altas cualidades exigidas para el debido cumplimiento de sus funciones. 2. Se presupone la existencia de una organización eclesiástica y de presbíteros en Efeso, (cap. 5:17, 19). La institución de viudas de iglesia (cap. 5) concuerda con esto. Las direcciones dadas aquí a Timoteo, el presidente o delegado apostólico, tienen que ver con cubrir vacantes entre los obispos y diáconos, o con agregar a su número. Iglesias nuevas en la vecindad también necesitarían presbíteros y diáconos. El episcopado fué adoptado en tiempos apostólicos como la forma más oportuna de gobierno por estar más de acuerdo con las instituciones judaicas, y así ofrecer menos dificultad por prejuicios judíos al progreso del cristianismo. La sinagoga estaba gobernada por presbíteros, “ancianos” (Hechos 4:8; 24:1), llamados también obispos o sobreveedores. Tres de entre ellos presidían como “gobernadores de la sinagoga”, correspondiendo a “obispos” en el sentido moderno [Lightfoot, Horae], y uno de ellos tenía la primacía. Ambrosio, (Amularius de Oficiis, 2:13, y Bingham, Ecclesiastical Antiquities, 2:11) dice, “Los que ahora se llaman obispos, originalmente se llamaban apóstoles. Pero los que gobernaban la iglesia después de la muerte de los apóstoles, no tenían el testimonio de los milagros y eran en muchos sentidos inferiores.
  • 181. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Por lo tanto, ellos no creían decente tomar para sí el nombre de apóstoles; pero dividiendo los nombres, dejaron para los presbíteros el nombre de presbiterio y se llamaron a sí mismos obispos”. “Presbítero” se refiere al grado; “obispo” al cargo o función. Aunque Timoteo no tenía el nombre, ejercía en Efeso el mismo poder que ejercen los obispos en el sentido moderno de la palabra. (No se confunda el lector en la discusión de estos títulos eclesiásticos, pues los obispos de los tiempos apostólicos eran simples pastores; los títulos, pastores, presbíteros (“ancianos”, es el equivalente en nuestro idioma) y obispos, se usaban indistintamente para indicar al mismo funcionario en la congregación local. Los obispos de aquellos tiempos no gobernaban diócesis o provincias eclesiásticas. El Nuevo Testamento nada sabía de eclesiásticos que fuesen “señores de la iglesia”. Nota del Trad.). irreprensible—“inexcepcionable”; no dando ocasión justa para reproches. marido de una mujer—Refutando el celibato del clero [PAG. 566] romano. Aunque los judíos practicaban la poligamia, sin embargo como Pablo está escribiendo a una iglesia de gentiles y como la poligamia no se permitía aun entre los laicos de la iglesia, la antigua interpretación de que la prohibición aquí es contra la poilgamia en un candidato al obispado, no es correcta. (Pongo en duda el parecer de nuestro autor sobre este punto. Así como Pablo no atacaba abiertamente la esclavitud, institución arraigada en el mundo antiguo, por no causar una revolución violenta, tampoco atacó la poligamia por el mismo motivo. Pero con el tiempo los principios cristianos iban a socavar esta institución nefasta. Por el momento, Pablo se limitó a prohibir que los oficiales de las iglesias practicasen la poligamia. Nota del Trad.) (Sigue el autor con su teoría). Quiere decir, pues, que aunque los laicos podrían contraer segundas nupcias legalmente, los candidatos al obispado y presbiterio era mejor que fuesen casados una sola vez. Así como en el cap. 5:9, “esposa de un hombre” da a entender casada una sola vez, así “marido de una mujer” aquí debe significar lo mismo. El sentimiento prevaleciente entre los gentiles, como también entre los judíos (véase el caso de Ana, Lucas 2:36, 37), contra las segundas nupcias, por motivos de utilidad y conciliación en asuntos indiferentes y no violadores de principios, explicaría la prohibición de Pablo aquí en el caso de persona en esfera tan prominente como obispo o diácono. De ahí el énfasis hecho en el contexto sobre la reputación gozada por un candidato a ordenación entre quienes ha de presidir (Tito 1:16). El Concilio de Laodicea y los cánones “apostólicos” (así llamados. Nota del Trad.) reprobaron las segundas nupcias en el caso de candidatos a ordenación. Naturalmente, siendo legales las segundas nupcias, lo indeseable de ellas no se notaba sino bajo circunstancias especiales. Se da a entender aquí también que se prefiere, sobre un soltero, aquel que tiene esposa y familla virtuosa; porque el que está obligado a cumplir con los deberes domésticos mencionados aquí, es capaz de ser más simpático a aquellos que tienen vínculos similares, porque tal pastor los enseña, no sólo por precepto, sino también por ejemplo (vv. 4, 5). Los judíos enseñan que el sacerdote no debe ser ni célibe ni sin hijos, para que no sea despiadado. [Bengel]. Así en la sinagoga, “ninguno levantará oración en público a no ser que esté casado”. [En Colbo, cap. 65; Vitringa, Sinagoga]. solícito—sobrio; siempre vigilante, como sólo los hombres sobrios pueden serlo; agudamente despierto, a fin de poder ver lo que hay que hacerse (1 Tesalonicenses 5:6–8). templado—moderado, sobrio en sus pensamientos. compuesto—sensato, ordenado. “Templado” o “sobrio” se refiere a la mente interior; “compuesto”, “ordenado”, a su comportamiento exterior, tono, parecer, vestido. El hombre nuevo lleva algo de un carácter festivo, sagrado, incompatible con toda confusión, desorden, exceso, violencia, flojedad, presunción, aspereza y maldad (Filipenses 4:8) [Bengel]. apto para enseñar—(2 Timoteo 2:24). 3. No amador del vino—El griego incluye además de esto, la no indulgencia en una conducta alborotada, violenta hacia otros, la que proviene del afecto al vino. Lo contrario de “paciente” o “tolerante”, razonable para con otros (Nota, Filipenses 4:5). no heridor—o con la mano o con la lengua; no como algunos maestros que fingen un celo santo (2 Corintios 11:20), correspondiendo a “no litigioso” o peleador (véanse 1 Reyes 22:24; Nehemías 13:25; Isaías 58:4; Hechos 23:2; Timoteo 2:24, 25). no codicioso—Griego, “no amante del dinero”, sea que tenga mucho o que tenga poco (Tito 1:7). 4. Que gobierne—Griego, “presida”. su casa—“su propia casa”, de niños y esclavos, en contraste con “la iglesia”, (casa) de Dios (vv. 5, 15), la cual podrá ser llamado a presidir. tenga sus hijos en sujeción—Más bien como el griego, “teniendo hijos (que estén) en sujeción” (Tito 1:6). honestidad—buena crianza: modestia reverente de parte de los hijos. [Alford]. El hecho de que tenga hijos que estén en sujeción a él con toda honestidad, es una recomendación a su favor como persona capaz de gobernar bien la iglesia. 5. Porque—Griego “Pero”.—la iglesia—más bien, “una iglesia” o congregación. El que no puede desarrollar una función menor, ¿cómo podrá desarrollar una función mayor y más difícil? 6. No un neófito—un recién convertido. Esto prueba que la iglesia en Efeso fué establecida hacía algún tiempo. La ausencia de esta regla en la Epístola a Tito, está de acuerdo con la reciente fundación de la Iglesia en Creta. La palabra griega, Neófito, lit., planta nueva, verde, lozana (Romanos 6:5; 11:17; 1 Corintios 3:6). El recién convertido todavía no ha sido disciplinado y madurado por aflicciones y tentaciones. Nótese en contraste Hechos 21:16, “discípulo antiguo”. inflándose—Griego, literal, “envuelto en humo”, de modo que, inflado con vanidad e ideas exageradas de su propia importancia, él no puede verse a sí mismo ni a otros en la luz verdadera (cap. 6:4; 2 Timoteo 3:4). juicio del diablo—en la misma condenación en que cayó Satanás (v. 7; 2 Timoteo
  • 182. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON 2:26). El orgullo fué la causa de la condenación de Satanás (Job 38:15; Isaías 14:12–15; Juan 12:31; 16:11; 2 Pedro 2:4; Judas 6). No puede querer decir una condenación o acusación de parte del diablo. El diablo podrá traer un reproche sobre
  • 183. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON los hombres (v. 7), pero no puede traerlos a la condenación porque él no juzga sino que es juzgado. [Bengel]. 7. buen testimonio—Así fué movido Pablo por el buen informe dado de Timoteo para escogerlo por compañero (Hechos 16:2). de los extraños—de los gentiles todavía no convertidos que forman el ambiente (1 Corintios 5:12; Colosenses 4:5; 1 Tesalonicenses 4:12), para que sean ganados más fácilmente para el evangelio (1 Pedro 2:12), y que el nombre de Cristo sea glorificado. Ni la vida anterior de un obispo debiera estar abierta al reproche. [Bengel]. en afrenta y en lazo del diablo—reproche de los hombres (cap. 5:14) que llegue a ser la ocasión de su caída en el lazo del diablo (cap. 6:9; Mateo 22:15; 2 Timoteo 2:26). El reproche continuo por sus pecados anteriores podría llevarle al lazo de venir a ser tan malo como su reputación. La desesperación de recuperar una reputación buena, en un momento de debilidad, podría llevar a algunos al abandono en su manera de vivir (Jeremías 18:12). La razón por la cual sólo se especifican cualidades morales en general, es que él presupone en candidatos para el obispado los dones especiales del Espíritu (cap. 4:14) y fe verdadera, los cuales desea que sean manifestados exteriormente; también exige en un obispo cualidades que no son tan indispensables [PAG. 567] en otros. 8. Los diáconos eran escogidos por voto del pueblo. Cipriano, Epístola, 2:5, dice que los buenos obispos nunca dejaron la costumbre antigua de consultar al pueblo Las diáconos corresponden con los chazzan de la sinagoga: los ministros asistentes o coadjutores subordinados del presbítero (como lo era Timoteo mismo a Pablo, cap. 4, 6; Filemón 13; y Juan Marcos, Hechos 13:5). Su deber consistía en leer las Escrituras en la iglesia, instruír a los catecúmenos en las verdades cristianas, ayudar a los presbíteros en los sacramentos, recibir las ofrendas, predicar y enseñar. Así como el chazzán cubría y abría el arca en la sinagoga, donde estaba el libro de la ley, así el diácono en las iglesias antiguas ponía el mantel en la mesa de la comunión. Véase Crisóstomo, 19, Homilía sobre los Hechos; Teofilacto sobre Lucas 19; y Balsamán sobre Canon 22, Concilio de Laodicea. El nombramiento de “los siete” en Hechos 6 tal vez no significa el primer nombramiento de los diáconos de la iglesia. Por lo menos, el chazzán que existía antes sugería el puesto similar de diáconos. bilingües—lit., “de habla doble”; que decía una cosa a esta persona, y otra cosa a aquélla. [Teodoreto]. El extenso trato personal que tendrian los diáconos con miembros de la iglesia, podría ser una tentación a semejante falta. Otros lo explican, “Diciendo una cosa, y pensando otra” (Proverbios 20:19; Gálatas 2:13). Yo prefiero la primera explicación. no amadores de torpes ganancias—Toda ganancia es torpe que se coloca ante el hombre como un interés especial en su obra para Dios [Alford] (1 Pedro 5:2). La tarea del diácono de recoger y repartir las limosnas haría que fuera necesaria esta calificación. 9. el misterio de la fe—Que tengan la fe, la que al hombre natural sigue siendo un misterio, mas ha sido revelada por el Espíritu a los creyentes (Romanos 16:25; 1 Corintios 2:7–10), con limpia conciencia (cap. 1:5, 19). “Limpia”, pura, es decir, conciencia en la cual no esté mezclada ninguna cosa extraña o mala. [Tittmann]. Aunque a los diáconos no les tocaba, por regla general, predicar (Felipe y Esteban no eran excepciones a esto, pues fué como evangelistas más bien que como diáconos, que predicaban), sin embargo, como oficiales en la iglesia y teniendo mucho trato con todos los miembros, necesitaban especialmente tener esta característica, la cual todo cristiano debiera tener. 10. Y éstos también—“Y además”, etc. sean antes probados—no por un período de noviciado, sino por una investigación completa llevada a cabo por Timoteo, el presidente ordenador (cap. 5:22), a fin de saber si son irreprensibles: entonces cuando sean hallados “sin crimen”, “ministren” como di{conos. 11. Las mujeres—Es decir, las diaconisas. Algunos han entendido, “las mujeres de los diáconos”. Porque no hay motivo para que se establecieran reglas especiales para las esposas de los diáconos y no también para las de los obispos. Además, si se quiere indicar las esposas de los diáconos, parece que no hay razón para omitir el posesivo “suyas”, o “de ellos” en el origina. Además, el griego por “asimismo”, v. 8, indica una transición a otra clase de personas. También. sin duda había diaconisas en Efeso, tal como era Febe en Cencrea (Romanos 16:1); sin embargo, no se hace mención de ellas en esta Epístola, si no es aquí; mientras que, suponiéndose que se quiera decir diaconisas aquí, entonces el cap. 3 abarca en la proporción debida todas las personas al servicio de la iglesia.. Naturalmente, después de especificar los requisitos de los diáconos, el escritor pasa a los del cargo parecido, las diaconisas. honestas—sobrias, serias, como los diáconos. no detractoras—corresponde a “bilingües” en los diáconos. Así “no calumniadoras” en Tito 2:3. templadas— corresponde a “no dados a mucho vino” en el caso de los diáconos (v. 8). De modo que parece exigir los mismos requisitos en las diaconisas que en los diáconos, sólo con las modificaciones que la diferencia de sexos sugería. Plinio, en su célebre carta a Trajano, las llama “ministros femeninos”. fieles en todo—en su manera de vivir como en su fe. Dignas de confianza respecto de las limosnas a ellas entregadas y las demás funciones de ellas, calidad que corresponde a “no amadores de torpes ganancias” (v. 8) en el caso de los diáconos. 12. maridos de una mujer—(Nota, v. 2). gobiernen bien sus hijos—No hay artículo definido en el original griego, “gobiernen niños”; dando a entender que consideraba un requisito el tener hijos a quienes gobiernen (v. 4; Tito 1:6). sus casas—como distintas de “la iglesia de Dios” (Nota, v, 5). En el caso de los diáconos como en el de los obispos, Pablo menciona la primera condición de recibir el cargo, más bien que las aptitudes especiales para el desempeño del mismo. Se hace énfasis más sobre el lado
  • 184. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON práctico del cristianismo en las Epístolas Pastorales, en oposición a los maestros heréticos. Además, como los dones milagrosos empezaron a ser retirados, el criterio más seguro iba a ser el previo carácter moral del candidato,
  • 185. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON presuponiéndose el talento y disposición para el cargo. Así en Hechos 6:3, se usó de un criterio parecido, “Buscad < siete varones de vosotros de buen testimonio.” Se hace menos énfasis sobre la nobleza personal que en el caso del obispo (Nota, véase vv. 2, 3). 13. ganan para sí buen grado—lit., “están adquiriendo < un paso” Entendido por muchos como “un paso más alto”, ascenso al cargo más alto de presbítero. Pero ambición de un ascenso difícilmente parece el motivo a la fidelidad que pedía el apóstol; además, haría falta el grado comparativo, “un grado mejor”. A más de esto, Pablo probablemente no presentaría a todos las diáconos la perspectiva de promoción al presbiterio como recompensa de sus servicios. La idea de ascenso en los cargos pastorales era hasta ahora desconocida (véase Romanos 12:7, etc.; 1 Corintios 12:4–11). También, parece que hay poca relación entre un “grado más alto” en la iglesia y las palabras “mucha confianza”, o “mucha osadía”. Por lo tanto, lo que adquieren para sí los que cumplen fielmente en el diaconato, es una “buena posición” [Alford] (una esperanza de salvación bien fundada) contra el día del juicio cap. 6:19; 1 Corintios 3:13, 14 (siendo el sentido figurativo de “grado” o “paso”, el grado de mérito que uno ha conseguido ante los ojos de Dios [Wiesinger]); y confianza (apoyándose en aquella posición), tanto para la predicación y amonestación de otros ahora (Efesios 6:19; una firme presentación a favor de la verdad contra el error), como también especialmente en relación con Dios, el futuro juez de ellos ante quien pueden estar resueltamente confiados (Hechos 24:16; 1 Juan 2:28; 4:17; 3:21; [PAG. 568] Hebreos 4:16). en la fe—más bien como el griego, “en fe”, es decir, valentía que descansa en la fe de ellos. que es en Cristo Jesús—apoyado en Cristo Jesús. 14. Esto te escribo con esperanza— lit., “escribo esperando”; es decir, “aunque espero ir a ti presto” (cap. 4:13). Como su esperanza no era muy confiada (v. 15), hace provisión para la prolongada superintendencia de Timoteo, dándole para su guía las reglas anteriores. Ahora empleza a darle instrucciones más generales en su carácter de evangelista que tiene un “don” conferido por el Espíritu (cap. 4:14). presto—Griego, “más pronto”, es decir, más pronto que lo que se presupone en las direcciones ya dadas. Véase mi Introducción sobre este versículo. Este versículo mejor se acomoda a la teoría de que esta Primera Epístola no fué escrita inmediatamente después de la visita y partida de Pablo relatadas en Hechos caps. 19 y 20, cuando él había resuelto invernar en Corinto después de pasar por Macedonia (1 Corintios 16:6), sino después de su primer encarcelamiento en Roma (Hechos 28); probablemente en Corinto, cuando podría tener algún pensamiento de seguir viaje a Epiro antes de regresar a Efeso. [Birks]. para que sepas—es decir, “te escribo para que sepas”, etc. (v. 14). conversar—mejor, “conducirte”. casa de Dios—la iglesia (Hebreos 3:2, 5, 6; 10:21; 1 Pedro 4:17; 1 Corintios 3:16, “el templo de Dios”; Efesios 2:22). que es—en cuanto es. la iglesia—“la congregación”. El hecho de que la esfera de tus funciones es la “congregación del Dios vivo” (quien es el siempre vivo Señor de la casa, 2 Timoteo 2:19, 20, 21), es el móvil más potente para la fidelidad en tu comportamiento como presidente de un departamento de “la casa”. El Dios vivo forma un contraste notable con el ídolo muerto, Diana de los Efesios (1 Tesalonicenses 1:9). El es la fuente de la “verdad”, y el fundamento de nuestra “confianza” (cap. 4:10). Labor dirigida a una iglesia particular es servicio a la gran casa única de Dios, de la cual cada iglesia particular es una parte, y cada creyente es una “piedra viva” (1 Pedro 2:5). columnia y apoyo de la verdad—evidentemente afirmado en la iglesia, no en el “misterio de la piedad” (una interpretación no dada sino hasta el siglo décimo sexto; así Bengel); porque después de dos importantes predicados, “columna y apoyo” y substantivos éstos, no vendría el tercero, mucho más débil y también un adjetivo (en griego) “sin contradicción”. “Columna” así se usa metafóricamente de los tres apóstoles de quienes principalmente dependía la iglesia cristiana judía (Gálatas 2:9; véase Apocalipsis 3:12). La iglesia es “la columna de la verdad”. pues la existencia continuada (históricamente) de la verdad descansa en ella; porque ella apoya y conserva la palabra de la verdad. El que es de la verdad por el mismo hecho pertenece a la iglesia. Cristo es el único apoyo de la verdad en el sentido más alto (1 Corintios 3:11). Los apóstoles son cimientos en un sentido secundario (Efesios 2:20; Apocalipsis 21:14). La iglesia se apoya en la verdad tal como está en Cristo: no la verdad sobre la iglesia. Pero la verdad tal como es en sí misma tiene que distinguirse de la verdad tal como es reconocida en el mundo. En el sentido primero ella no necesita columna, mas se apoya en sí misma; en el segundo sentido, ella necesita a la iglesia como su columna, es decir, su apoyo y conservadora [Baumgarten]. La importancia de la misión de Timoteo se manifiesta recordándole la excelencia de “la casa” en la cual él sirve; y esto en oposición a las herejias futuras de las cuales Pablo le advierte inmediatamente después (cap. 4:1). La iglesia ha de ser el apoyo de la verdad y su conservadora para el mundo, y el instrumento de Dios para asegurar su continuación sobre la tierra en oposición a aquellas herejías (Mateo 16:18; 28:20). El apóstol no reconoce iglesia que no tenga la verdad, o que la tenga sólo en parte. Roma falsamente reclama para sí la promesa. Pero no es la descendencia histórica lo que constituye una iglesia, sino sólo esto: que tenga la verdad por su cimiento. La ausencia de ésta es lo que le quita el carácter de iglesia. La “columna” es el refuerzo intermedio; el “apoyo” o “cimiento” (similar a “fundamento”; 2 Timoteo 2:19) es el refuerzo final del edificio. [Alford]. No hay objeción a que, habiendo antes llamado a la iglesia “la casa de Dios”, ahora la llame una “columna”; porque la palabra literal “iglesia” precede inmediatamente a las metáforas nuevas; de modo que la iglesia, o congregación de creyentes, que antes se
  • 186. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON consideraba como la morada de Dios, ahora, desde un punto de vista distinto, se considera como una columna que sostiene la verdad. 16. Y—continuando el v. 15: La columna de la verdad es la iglesia en la cual eres llamado a
  • 187. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON ministrar; “Y (para que sepas cuán grandiosa es la verdad que la iglesia así sostiene) confesadamente (así el griego por “sin contradicción”) grande es el misterio de piedad: (es decir) EL QUE (así leen los manuscritos y versiones más antiguos en vez de “Dios”) fué manifestado en carne, (el que) fué justificado en el Espíritu”, etc. Allí se presenta ante nosotros toda la dignidad de la persona de Cristo. Si él no fuese esencialmente sobrehumano (Tito 2:13), ¿cómo podría declarar enfáticamente el apóstol que fué manifestado en carne? [Tregelles, Texto impreso, Nuevo Testamento Griego (Juan 1:14; Filipenses 2:7; 1 Juan 1:2; 4:2). Cristo, en todos sus aspectos, es él mismo “el misterio de piedad”. El que antes estaba escondido “con Dios” fué manifestado (Juan 1:1, 14; Romanos 16:25, 26; Colosenses 1:26; 2 Timoteo 1:10; Tito 2:11; 3:4; 1 Juan 3:5, 8). “Confesadamente” (“sin contradicción”, en nuestra versión), es decir, por la confesión universal de los miembros de “la iglesia”, que es en este respecto la “columna” o sostenedora de “la verdad”. el misterio—el plan divino incorporado en CRISTO (Colosenses 1:27), antes escondido de nosotros más ahora revelado a nosotros, los que creemos. de la piedad—palabra diferente de la que se traduce “piedad”. en cap. 2:10. Lo contrario de impiedad, irreligiosidad inseparable del error (alejamiento de la fe: “doctrinas de demonios”, “fábulas profanas”, cap. 4:1, 7; véase cap. 6:3). A las víctimas de tal error, el “misterio de la piedad” (es decir, Cristo mismo) permanece como misterio no revelado (cap. 4:2). Es accesible sólo a “la piedad” (v. 9): en relación a los piadosos, se llama “misterio” aunque revelado (1 Corintios 2:7–14), para dar a entender la excelencia de Aquel quien es el tema sobresaliente de él, y quien es él mismo “maravilloso” (Isaías 9:6), excediendo a todo conocimiento (Efesios 3:18, 19). Véase Efesios 5:32. El apóstol ahora procede a desarrollar en sus detalles este misterio [PAG. 569] confesadamente grande. Es probable que existiera en la iglesia y fuera alguna fórmula de confesión o himno generalmente aceptado, al cual Pablo alude en las palabras “confesadamente grande es el misterio”, etc. (es decir): “El que fué manifestado”, etc. Tales himnos estaban entonces en uso (véase Efesios 5:19; Colosenses 3:16). Plinio 1. 10, Epístola 97, “Ellos suelen, en día señalado antes de la aurora, reunirse y cantar un himno en responsos alternados a Cristo, como que fuera Dios”; y Eusebio, Historia Eclesiástica, 5:28. Las oraciones cortas, inconexas con las palabras arregladas del mismo modo, el número de sílabas casi iguales, las ideas antítéticamente relacionadas, son características de un himno cristiano. Las cláusulas están en paralelismo; cada dos cláusulas están unidas en un par, y forman una antítesis girando sobre la oposición del cielo a la tierra; el orden de esta antitesis está invertido en cada par de cláusulas nuevas: carne y espiritu, ángeles y gentiles, mundo y gloria; y hay una correspondencia entre la primera cláusula y la última: “manifestado en carne, recibido en gloria”. [Wiesinger]. justificado—es decir, aprobado por ser justo. [Alford]. Cristo, estando “en la carne”, parecía ser tal como los hombres en la carne, y en efecto, llevaba los pecados de ellos; pero habiendo muerto al pecado y habiendo resucitado, ganó para sí y para su pueblo una justicia justificadora (Isaías 50:8; Juan 16–10; Hechos 22:14; Romanos 4:25; 6:7, 10; Hebreos 9:28; 1 Pedro 3:18; 4:1; 1 Juan 2:1) [Bengel]; o más bien, como requiere la antítesis a “fué manifiesto en la carne”. Fué justificado en el Espíritu al mismo tiempo que fué manifestado en la carne, es decir, fué vindicado como divino “en su Espíritu”, o sea, en su naturaleza superior, en contraste con “en la carne”, su naturaleza humana visible. Esta oposición contrastada necesita “en el Espíritu” para ser explicada de esta manera: no “por el Espíritu”, como lo explica Alford. Así Romanos 1:3, 4; “Hecho de la simiente de David según la carne, el cual fué declarado Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de Santidad, por la resurrección de entre los muertos”. De modo que “justificado” se usa para querer decir vindicado en su verdadera naturaleza (Mateo 11:19; Lucas 7:35; Romanos 3:4). Su manifestación “en la carne” le expuso a ser mal entendido, como si él no fuese nada más que hombre (Juan 6:41; 7:27). Su justificación, o vindicación, respecto de su Espiritu o su ser superior, fué efectuada por todo aquello que manifestaba aquel ser superior: sus palabras (Mateo 7:29; Juan 7:46), sus obras (Juan 2:11; 3:2), por el testimonio de su Padre en el momento de su bautismo (Mateo 3:17), y en la transfiguración (Mateo 17:5), y especialmente en su resurrección (Hechos 13:33; Romanos 1:4), aunque no por ésta exclusivamente, como lo limita Bengel. visto de los ángeles—Respondiendo a “predicado a los gentiles” (o más bien “entre las naciones”; inclusive los judíos) por otra parte (Mateo 28:19; Romanos 16:25, 26). “Los ángeles vieron al Hijo de Dios con nosotros, no habiéndole visto antes” [Crisóstomo]; “ni aun ellos habían visto su naturaleza divina, la que no es visible a ninguna criatura, mas le vieron encarnado” [Teodoreto] (Efesios 3:8, 10; 1 Pedro 1:12; véase Colosenses 1:16, 20). Lo que llegaron a saber los ángeles viendo, las naciones aprendieron por la predicación. Cristo es un mensaje nuevo lo mismo para una clase como para otra; en la unión maravillosa en su persona de cosas lo más opuestas, es decir, el cielo y la tierra, está “el misterio”. [Wiesinger]. Si se retiene en nuestra versión “gentiles”, la antítesis será entre los ángeles que están tan cerca del Hijo de Dios, el Señor de los ángeles, y los gentiles que estaban tan “lejos” (Efesios 2:17). creído en el mundo—que yace en maldad (1 Juan 2:15; 5:19). Contrario a la “gloria” (Juan 3:16, 17). Esto resultó del que Cristo fué “predicado” (Romanos 10:14). recibido en gloria—“recibido arriba”. “Recibido arriba (de modo que está ahora) en gloria” (Marcos 16:19; Lucas 24:51; Hechos 1:11). Su recibimiento en el cielo responde a su recibimiento en la tierra “por ser creído”.
  • 188. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON CAPITULO 4
  • 189. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON Vers. 1–16. PREDICCION DE UN PROXIMO ALEJAMIENTO DE LA FE: EL DEBER DE TIMOTEO AL RESPECTO: DIRECCIONES GENERALES PARA EL. El “misterio de la iniquidad” aquí mencionado y trabajando ya (2 Tesalonicenses 2:7), está opuesto al “misterio de la piedad” ahora descrito (1 Timoteo 3:16). 1. Empero—En contraste con el “misterio de la piedad”. el Espíritu—hablando por medio de los profetas en las iglesias (cuyas profecías se apoyaban en las del Antiguo Testamento, Daniel 7:25; 8:23, etc.; 11:30, como también en las de Jesús en el Nuevo Testamento, Mateo 24:11–24), y también por medio de Pablo mismo, 2 Tesalonicenses 2:3 (con quien están de acuerdo 2 Pedro 3:3; 1 Juan 2:18; Judas 8). manifiestamente—“en palabras claras”. Esto indica que se refiere a profecías del Espíritu que entonces estaban delante de él. en los venideros tiempos—en tiempos siguientes a los tiempos en que está ahora escribiendo. No algún porvenir lejano, sino tiempos inmediatamente subsiguientes, estando ya discernibles los comienzos de la apostasía (Hechos 20:29); éstos son los precursores de “los postreros días” (2 Timoteo 3:1). apostatarán de la fe—La apostasía había de estar dentro de la iglesia, viniendo a ser la fiel una ramera. En 2 Tesalonicenses 2:3 (escrita antes), la apostasía de los judíos de Dios (juntándose con los paganos contra el cristianismo) es la base sobre la cual surge la profecía; mientras que aquí, en las Epístolas Pastorales, la profecía está relacionada con los errores gnósticos, semillas de los cuales ya se habían sembrado en la iglesia [Auberlen] (2 Timoteo 2:18). Apolonio Tianeo, hereje, vino a Efeso durante la vida de Timoteo. escuchando—(Cap. 1:4; Tito 1:14). espíritus de error—que obraban en los maestros heréticos. En 1 Juan 4:2, 3, 6, “el espíritu de error” se opone a “el espíritu de verdad”, “el Espíritu” que habla contra los herejes en los verdaderos profetas. doctrinas de demonios—lit., “enseñanzas de (es decir, sugeridas por) demonios”. Santiago 3:15, “sabiduría diabólica”; 2 Corintios 11:15, “ministros de Satanás”. 2. Tradúzcase más bien. “Por (lit., “en” el elemento en que actúa la apostasía) la hipocresía de habladores mentirosos”; esto expresa el medio por el cual algunos serán inducidos a “apostatar de la fe”, es decir, por la santidad fingida de los seductores (véase “engañadores”, Tito 1:10). [PAG. 570] teniendo cauterizada la conciencia—Griego, “teniendo su propia conciencia”, etc., es decir, no sólo “hablando mentiras” a otros, sino también teniendo su propia conciencia cauterizada. Profesando ser guías de otros, mientras su conciencia está contaminada. Las conciencias malas siempre recurren a la hipocresía. Así como la fe y la buena conciencia van siempre unidas (cap. 1:5), así la hipocresía (es decir, la incredulidad, Mateo 24:5, 51; véase Lucas 12:46) y la mala conciencia aquí. Teodoreto lo explica de acuerdo con algunas versiones, “cauterizada”, dando a entender insensibilizada. El griego, sin embargo, principalmente quiere decir “marcada con hierro candente”; la conciencia marcada con el conocimiento de tantos crímenes cometidos contra su mejor criterio y conciencia, como tantas cicatrices quemadas en la conciencia por el hierro. Véase Tito 1:15; 3:11, “condenado de su propio juicio.” Ellos son conscientes de la “marca”, en sí, mas con una exhibición hipócrita de santidad tratan de seducir a otros. Así como el “sello” se usa en buen sentido (2 Timoteo 2:19), así la “marca quemada”, cauterizada, se usa en sentido malo. La imagen es tomada de la costumbre de marcar a los criminales. 3. La sensualidad lleva a una falsa espiritualidad. Su propia impureza interior se refleja en sus ojos en el mundo exterior, y de ahí su ascetismo (Tito 1:14, 15). [Wiesinger]. Mediante una espiritualidad espúrea (2 Timoteo 2:18), que hacía que la perfección moral consistiera de la abstinencia de cosas externas, pretendían ellos llegar a una perfección superior. Mateo 19:10–12; véase 1 Corintios 7:8, 26, 38, les daba un argumento especioso para “prohibir casarse” (contraste con cap. 5:14), y la distinción en el Antiguo Testamento entre lo limpio y lo impuro les daba un pretexto para su enseñanza de “abstenerse de las viandas” (véase Colosenses 2:16, 17, 20–23). Así como estos gnósticos judaizantes combinaban la ramera a la iglesia apóstata del Antiguo Testamento con la bestia (Apocalipsis 17:3) o el anticristianismo espiritualizante y gnóstico, así los elementos judaizantes (cap. 4:3) de Roma finalmente se combinarán con el declarado anticristianismo mundano del profeta falso o la bestia (cap. 6:20, 21; Colosenses 2:8; 1 Juan 4:1–3; Apocalipsis 13:12–15). La austeridad—ganó para ellos una ostentación de santidad mientras ellos predicaban doctrinas falsas (Colosenses 2:23). Eusebio, Historia Eclesiástica, 4:29. cita a Ireneo (1:28), una declaración de que Saturnino. Marción y los encratitas predicaban la abstinencia del matrimonio y de las viandas animales. Pablo proféticamente advierte contra tales nociones, semillas de las cuales ya eran sembradas (cap. 6:20; 2 Timoteo 2:17, 18). participasen de ellas—Griego, “para participación”. los fieles—lit., “para participación a los fieles”. Aunque todos (aun los incrédulos, Salmo 104:14; Mateo 5:45) son participantes de los alimentos creados por Dios, sólo los “fieles” cumplen el propósito de Dios en la creación, participando de ellas con hacimientos de gracias; como contrarios a los que se abstienen de ellas, o participando de ellas, no lo hacen con hacimiento de gracias. Los incrédulos no tienen el uso proyectado de tales viandas a causa de tener “la conciencia contaminada” (Tito 1:15). Sólo los hijos de Dios “heredan la tierra”; porque la obediencia es el requisito indispensable (como lo fué en la concesión original de la tierra a Adán), la cual ellos solos poseen. y los que han conocido la verdad—Cláusula que explica y define “los fieles”. Tradúzcase como el griego, “que tengan pleno conocimiento de la verdad” (Nota, Filipenses 1:9). Así él contradice la asunción de conocimiento superior y perfección moral más elevada, presentada por los herejes, a causa de su abstinencia del
  • 190. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON matrimonio y de las viandas. “La verdad” queda en pie en oposición a las “mentiras” (v. 2) de ellos. 4, 5. Porque— Que expresa una razón que se apoya en un hecho objetivo; o, como aquí, en una cita de las Escrituras. todo lo que Dios
  • 191. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: EFESIOS - FILEMON crió—lit., “toda creación de Dios”—es bueno—(Génesis 1:31; Romanos 14:14, 20). Una refutación por anticipado de la oposición gnóstica a la creación: semillas de la cual quedan latentes en la iglesia. El judaísmo (Hechos 10:11–16; 1 Corintios 10:25, 26) fué el punto de partida del error en cuanto a las viandas: la “Gnosis” oriental añadió elementos nuevos. La vieja herejía gnóstica ahora es casi exinta; pero permanece en el celibato del clero de Roma y en sus ayunos de carnes, impuestos bajo pena de pecado mortal. tomándose con hacimiento de gracias—Las carnes, aunque puras en sí mismas, vienen a ser impuras cuando son tomadas con mente desagradecida (Romanos 14:6; Tito 1:15). 5. santificado—apartado como santo para el uso de personas creyentes: separado de “la criatura”, que está bajo la servidumbre de corrupción (Romanos 8:19, etc.) Así como en la Cena del Señor, la nación santifica los elementos, separándolos de su posición contraria al mundo espiritual y colocándolos en su verdadera relación con la nueva vida. Así en todo uso de cosa creada, la oración agradecida tiene el mismo efecto, y debería usarse siempre (1 Corintios 10:30, 31). por la palabra de Dios y por la oración—es decir, “por medio de la oración intercesoria” (así el griego)—es decir, oración consagrante a favor de la “creación” o alimento, y consistiendo aquella oración principalmente en “la palabra de Dios.” Las llamadas Constituciones Apostólicas, 7:49, dan esta antigua oración de agradecimiento, la cual consiste casi exclusivamente en versículos de las Escrituras, “Bendito eres tú, O Señor, quien me das de comer desde mi juventud, quien das alimento a toda carne: Llena nuestros corazones de gozo y alegría para que nosotros, teniendo toda suficiencia, abundemos para toda buena obra en Cristo Jesús nuestro Señor, por quien sean a ti la gloria, el honor y la potencia para siempre Amén.” En el caso de hombres inspirados, “la palabra de Dios” se refería a las oraciones inspiradas de ellos (1 Reyes 17:1); pero como habla Pablo en general, inclusive del hacimiento de gracias por las comidas de hombres no inspirados, “la palabra de Dios” más probablemente se refiere a las palabras tomadas de las Escrituras, usadas en oraciones de agradecimiento. 6. Si esto propusieres—Más bien como el griego, “Si sugieres (sometes a la atención de) a los hermanos”, etc. esto—más bien. “estas cosas”; es decir, las verdades pronunciadas en los vv. 4, 5, en oposición a los errores predichos, vv. 1–3. buen ministro—“buen siervo”. criado—“Alimentado”, “nutrido”; en el original griego tenemos un participio de tiempo presente, expresando acción continuada: “Continuamente [PAG. 571] siendo alimentado de las buenas palabras”. (2 Timoteo 1:5; 3:14, 15). palabras de la fe—es decir, “palabras de la fe”, la fe cristiana (véase el v. 12, donde “fe”, sin artículo, sería más bien “fidelidad”). buena doctrina—“la buena enseñanza”; que explica “la fe”, en oposición a las “enseñanzas de demonios” (v. 1), a las que tenía que oponerse Timoteo. Véase “sana doctrina” (cap. 1:10; 6:3; Tito 1:9; 2:1). la cual has alcanzado—“el curso de la cual tú has seguido”; has