• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Os Xudeos Na Galicia Medieval (Agai)
 

Os Xudeos Na Galicia Medieval (Agai)

on

  • 4,916 views

Dra. Mª Gloria de Antonio Rubio. Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”. CSIC-Xunta de Galicia

Dra. Mª Gloria de Antonio Rubio. Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”. CSIC-Xunta de Galicia

Statistics

Views

Total Views
4,916
Views on SlideShare
4,894
Embed Views
22

Actions

Likes
3
Downloads
49
Comments
0

2 Embeds 22

http://ruaxudea.blogspot.com 17
http://agai-galicia-israel.blogspot.com 5

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Os Xudeos Na Galicia Medieval (Agai) Os Xudeos Na Galicia Medieval (Agai) Document Transcript

    • LOS JUDÍOS EN LA GALICIA MEDIEVAL Dra. Mª Gloria de Antonio Rubio. Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”. CSIC-Xunta de Galicia1. A unque con la documentación actual no es posible fijar en que momento llegaron los judíos a Galicia, se puede precisar, sin embargo, que en el año 10442, en el entorno de Celanova, existía un grupo de comerciantes hebreos que tenían su mercado en la casa de Menendo González. A partir de este momento, la presencia judía se documenta en tierras gallegas durante más de cuatrocientos años, concretamente hasta 1492, cuando los Reyes Católicos firmaron el Edicto de Expulsión, en virtud del cual todos los judíos debían bautizarse o abandonar sus reinos. A lo largo de estos más de cuatro siglos, los judíos formaron, en algunas ocasiones, comunidades perfectamente organizadas y estructuradas como en Ourense, Tui o A Coruña, mientras que en otras, la documentación sólo permite conocer la presencia de personajes aislados viviendo en un núcleo urbano. Teniendo en cuenta este hecho puede afirmarse que los judíos gallegos se distribuyeron en torno a cinco grandes bloques geográficos: 1.- Rías Altas: A Coruña, Pontedeume, Ferrol y Betanzos, que se distribuyen a lo largo de la costa y en torno a importantes puertos medievales. 2.- Comunidades lucenses: Mondoñedo, Monforte y Ribadeo. 3.- Santiago de Compostela, punto de convergencia de los diferentes caminos de la ruta jacobea, y su entorno geográfico: Caldas de Reis y Noia. 4.- Rías Bajas: Pontevedra, Baiona y Tui. 5.- Comunidades orensanas: Ourense, Allariz, Celanova, Monterrei y Ribadavia, situadas en la zona de influencia del río Miño. Con lo que el mapa de distribución judía quedaría de la manera siguiente: 1 Artículo desarrollado dentro del proyecto “Diccionario Biográfico de la Galicia de los Trastámara (1369-1480)” dirigido por el Dr. Eduardo Pardo de Guevara y Valdés y financiado por la Fundación Pedro Barrié de la Maza. 2 ANDRADE CERNADAS, JM.: O tombo de Celanova: Estudio introductorio, edición e índices (SS. IX-XII), tomo I, pp. 504-505, doc. 350. 1
    • Los datos que se conservan sobre los años iniciales de la presencia judía en Galicia -desde 1044 a 1492- son realmente escasos y no permiten conocer ni las comunidades ni las personas que vivieron en esta época. Sin embargo, en los años finales, especialmente en el siglo XV, la documentación es lo suficientemente numerosa como para permitir un estudio, más o menos detallado, del número aproximado de judíos que pudieron vivir en su territorio, de las profesiones a las que se dedicaron mayoritariamente, de su organización en aljamas, de la ubicación de sus juderías dentro de los núcleos urbanos que los acogieron así como el tipo de relaciones mantenidas entre ambas comunidades. Al intentar un acercamiento al primer aspecto, número aproximado de judíos, es necesario considerar que la documentación estadística, en general y de Galicia en particular, es muy escasa, lo que no permite un estudio completo. Ante esta escasez documental, algunos autores acudieron a procedimientos indirectos que podían facilitar un acercamiento a la realidad demográfica. Yitzhak Baer, Luis Suárez y Miguel Ángel Ladero, entre otros investigadores, coinciden en señalar que las listas de contribuciones que debían satisfacer los judíos del reino de Castilla pueden ofrecer datos, en ningún caso exactos pero sí aproximados, del número de familias obligadas al pago de impuestos3. Estos tributos se recaudaban por el sistema de “capitación” es decir, se tenía en cuenta el volumen de la población al asignar la cantidad total a pagar. En Galicia, al igual que en otros lugares de la corona de Castilla, se asignó un pago de 45 maravedíes por cada vecino o cabeza de familia mayor de 20 años, eximiendo del tributo a las mujeres4. Por lo tanto, si se divide la cantidad a pagar por 45, se obtendrá el número 3 CANTERA MONTENEGRO, E.: Las juderías de la diocesis de Calahorra en la Baja Edad Media, pp. 62-63. 4 RODRIGUEZ FERNÁNDEZ, J.: Las juderías de la provincia de León, p. 26. 2
    • aproximado de familias que vivían en una comunidad, Si, a su vez, esta cantidad se multiplica por 6 -número de individuos que se considera que formaban una familia hebrea-, se obtendrá el número aproximado de judíos que vivieron en Galicia en los años de los que se ha conservado documentación. Las cantidades tributadas por los judíos gallegos fueron las siguientes5: Año Cantidad a pagar Número de familias Número de individuos (cantidad a pagar /45) (Num. Familias X 6) 1464 8.770 195 1.170 1472 4.250 94 564 1474 4.250 94 564 1479 5.100 113 678 1482 3.100 69 414 Es necesario hacer hincapié que estos datos se refieren a la población sujeta a tributación por lo que es muy posible que el número de judíos fuera ligeramente superior al que aparece en este cuadro pero, en líneas generales, es necesario concluir que las comunidades judías gallegas tuvieron una pequeña entidad poblacional, llegando, en algunos casos, a ser una población casi marginal. La actividad socio-profesional en que se ocupó principalmente la población judía a lo largo de la Edad Media fue la artesanía, especialmente en oficios relacionados con el sector textil, con el trabajo del cuero y con la metalurgia. Así, son frecuentes las menciones en la documentación a judíos sastres, tejedores, sederos, traperos, pellejeros, zapateros, tundidores, herreros y olleros6. Los judíos gallegos no son diferentes del resto de los judíos medievales, destacando, eso sí, por su número de referencias la dedicación a la platería7, llegando a realizar encargos para el cabildo de Tui8. Por su especial importancia es necesario destacar la actividad desarrollada en A Coruña, en el año 1476, por Moisés Ibn Zabarah, calígrafo, y de Joseph Ibn Hayyim, iluminador de una Biblia, denominada Biblia Kennicott, haciendo honor a la persona que la descubrió. Esta Biblia, según el propio calígrafo, fue terminada en A Coruña, en la provincia de Galicia en el Noroeste de España, el miércoles día tercero del mes de “Av” en el año 5236 de la Creación (24 de Julio de 1476)9. Él dice ser totalmente responsable del texto 5 LADERO QUESADA, MA.: Las juderías de Castilla según algunos `servicios’ fiscales del siglo XV”, p. 261 y SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.: Documentos acerca de la expulsión de los judíos, p. 79. 6 CANTERA MONTENEGRO, E.: “Minorías étnico-religiosas”, Los reinos hispánicos ante la Edad Moderna, vol. I, p. 356. 7 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia (1044-1492), p. 218. 8 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 249-250. 9 NARKISS, B. Y COHEN-MUSHIN, A. La Biblia Kenicott, p. 2. 3
    • completo de los 24 libros de la Biblia. La decoración llevada a cabo por el artista está concentrada en los márgenes y en el espacio intercolumnar y no requirió que el escriba dejase especiales espacios en blanco. Además de la dedicación a la artesanía, el papel de los judíos fue muy importante en actividades mercantiles y comerciales. En Galicia se documenta la dedicación judía al comercio de paños en Celanova10, al de pescado en A Coruña - donde don David, en el año 1384, propietario de una nao nova e grande e bem fornecida” exportaba pescado al Mediterráneo11- o al abastecimiento de la población a través de tiendas12. La práctica de la medicina ha sido siempre considerada como una de las actividades socio-profesionales preferidas por la población hebrea, y en la 10 Los judíos tenían su mercado en la casa de Menendo González que fue atacada por los hombres de Arias Oduariz y les robaron diferentes tipos de paños: sirigo –seda torcida-, saiales -tela muy basta labrada de lana burda- y linteos –lienzos-. ANDRADE CERNADAS, JM.: O tombo de Celanova …, tomo I, pp. 504-505, doc. 350. 11 FERREIRA PRIEGUE, E.: Galicia en el comercio marítimo medieval, pág. 333. 12 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 216-217. 4
    • documentación gallega se recogen referencias a la existencia de médicos, cirujanos y, muy probablemente, veterinarios judíos13. Por último, los judíos jugaron también un destacado papel como arrendadores de rentas y prestamistas. Estas son, sin duda alguna, las actividades que más han caracterizado la imagen tradicional del judío, posiblemente por ser las que más beneficios económicos les reportaron, aunque sólo fuera a un pequeño sector de la población hebrea. Galicia tampoco es ajena a esta tendencia general y son numerosas las referencias a arrendadores-recaudadores, de los que cabría apuntar, como particularidad, que no eran naturales de Galicia y que ejercieron su actividad a través de judíos oriundos del lugar sometido a tributo14. Como actividad profesional secundaria, estos últimos, además de los plateros, se dedicaron al préstamo 15. Préstamos, en general, de pequeñas cantidades destinadas al consumo y normalmente con un interés legal aunque, en ocasiones, este interés se enmascaró bajo la formula de devolución exclusivamente en vino, lo que permitió intereses realmente usurarios16. Las comunidades judías gallegas se estructuraron siguiendo las pautas generales de los judíos peninsulares. Se agruparon en “aljamas”, es decir, en comunidades locales autónomas, semejantes a los municipios, regidas por la Torah -denominada Pentateuco por los cristianos y compuesta por los cinco primeros libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio- y por su complemento el Talmud o los comentarios a la Torah que inicialmente se transmitieron de forma oral y que fueron recogidos por escrito entre los siglos II y VII de nuestra era. En cuanto a su ubicación dentro de los núcleos urbanos que las acogieron y, pese a que no fue extraño que los judíos viviesen en casas distribuidas por todo el recinto urbano, se aprecia una cierta tendencia a agruparse en una calle o barrio propio, naciendo así barrios para la población hebrea, más o menos aislados del recinto urbano, que se conocen con el nombre de judería17. Solían situarse en los sectores urbanos considerados como seguros, bien dentro del recinto del castillo o fortaleza, bien próximas al perímetro amurallado, adoptando las mismas normas arquitectónicas que los cristianos, por lo que no existe posibilidad de distinguir la casa de un cristiano de la de un judío, excepto por la “mezuzá” -caja hueca y alargada, de unos 10 centímetros de largo, en la que se introduce un rollo de pergamino con dos plegarias que se coloca en la parte superior de la puerta de la casa y en el lado derecho según se entra-. Las comunidades judías gallegas adoptaron dos modelos de distribución: bien agrupados en torno a una calle principal, tal es el caso de Ourense, Allariz, Ribadavia o A Coruña o bien dispersos por todo el núcleo urbano como, por ejemplo, en Tui. En Ourense se documentan judíos viviendo en: Rúa da Barreira, Rúa da Carniçaria, Rúa da Corredoira, Rúa da Pixoteria, Rúa da Praça, Rúa do Canpo e Tendas, Rúa dos Arcedianos o en Rúa dos Çapateiros. Sin embargo, donde se concentraba un mayor número de judíos, compartiendo el mismo espacio urbano con 13 ANTONIO RUBIO, MG. Los judíos en Galicia …, pp. 204-209. DE: 14 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 169-197. 15 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 198-204. 16 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 325-333. 17 CANTERA MONTENEGRO, E.: Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval, p. 145. 5
    • los cristianos fue en la Rúa Nova, actual Lamas y Carvajal. La Rúa Nova comenzaba en el muro que servía de defensa a la ciudad y terminaba en la Praça do Canpo, actual Plaza Mayor, que era una de las plazas más importantes de la ciudad, dedicada principalmente al comercio. En cuanto a su aspecto externo, la Rúa Nova era una calle bastante despoblada y con terrenos libres para construir, poco urbanizada y de tierra, al igual que el resto de las calles de la ciudad18. Mapa realizado sobre el publicado por LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade de Ourense no século XV, p. 54. • 1.- Catedral • 2.- Rúa das Tendas • 3.- Rúa Nova • 4.- Rúa dos Arcedianos • 5.- Rúa da Pixotería • 6.- Corredoira • 7.- Praza do Campo • 8.- Rúa da Barreira • 9.- Carnicería Nova • 10.- Casa dos Cadorniga • 11.- Rúa das Chousas • 12.- Porta da Rúa Nova • 13.- Porta da Fonte do Bispo • 14.- Rúa da Fonto do Bispo • 15.- “Calella” que baixa da Rúa dos Zapateiros á Rúa dos Arcedianos • 16.- Sinagoga En Allariz, en el año 1289, existía ya una zona que servía como judería en la que, para evitar conflictos religiosos con la comunidad cristiana, se obligó a vivir a los judíos al tiempo que se prohibía a los cristianos entrar en ella. Dice textualmente el documento: Que o dito Xudeu Maor nin su jente merquen, troquen nin moren en vivenda fora da Xuderia e non nas outras ruas da vila, do moran os cristians… E 18 ANTONIO RUBIO, MG. Los judíos en Galicia …, pp. 93-103. DE: 6
    • nengun cristian morará na xuderia, ni fará hí nengun desaguisado19. Lamentablemente, en el documento no se especifica donde estaba situada esta zona, sólo se ordena que los judíos se vayan a vivir a ella, lo que hace suponer que era un lugar conocido por todos. Podría ubicarse, utilizando solamente como base indicios ,con lo que se entraría en el terreno de la especulación, muy próxima al castillo cerca de la puerta que en la actualidad conduce al convento de Santa Clara. Ribadavia es otra población que también contó con judería y según la documentación conservada del convento de Santo Domingo, se ubicó en la Calle de la Judairía, calle que bajaba de la plaza mayor para la Magdalena20. Esta calle, que tras la expulsión de los judíos recibió el nombre de Calle de la Cruz, en la actualidad recibe el nombre de Merelles Gaula y conserva el mismo trazado que en la Edad Media. Otra ciudad que contó con judería fue A Coruña. Sobre su ubicación se conserva un único documento del año 1494 que hace referencia a una casa situada en la Porta dos Ares, actual Porta do Sares cerca de donde solía ser judería21. Puerta que en el siglo XIX tenía el siguiente aspecto: 19 AMADOR DE LOS RÍOS, J.: Historia social, política y religiosa de los judíos de España y Portugal, tomo II, pp. 553-554. 20 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 113-115. 21 BARRAL RIVADULLA, D.: “Nuevas aportaciones a la historia de la judería coruñesa, sus manifestaciones artísticas”, págs. 434-435. 7
    • Dibujo cedido por Xosé Antón García González-Ledo Frente a este modelo de distribución en el que los judíos mostraron una cierta tendencia a concentrarse en un punto, existe otro modelo en el que se distribuyeron por toda la ciudad. Tal es el caso de la comunidad de Tui donde se registran judíos viviendo en la parte baja de la ciudad, en la Rúa da Oliveira o en la Plaza Mayor22. En la judería se solían ubicar los edificios comunes tales como los establecimientos que abastecían las particulares necesidades alimenticias de los judíos - hornos de pan o carnicerías - y las sinagogas, La sinagoga, era el lugar de reunión, de oración y de estudio de la Torah y del Talmud y en Galicia la mejor documentada es la de Ourense. Las primeras referencias datan del año 134523. El propietario de la casa era el Cabildo que la tenía alquilada a los judíos que pagaban por ella en el año 1453 tres maravedíes24. En cuanto a su aspecto externo, era una pequeña construcción que contaba, posiblemente en su parte posterior, con un pozo y un horno25. No debía ser una construcción de valor, digna de conservarse, pues fue derribada a los pocos años de la salida de los judíos de la ciudad, para construir una casa26. Otras juderías que contaron con sinagoga y de las que se tiene constancia son: la de Ribadavia -ubicada en la calle de la Judairía27, en el lado izquierdo, según se baja la Magdalena, en la casa inmediatamente anterior a la que formaba la esquina con la calle de San Martín-; la de Tui -situada en la Rúa da Oliveira28, muy próxima a la catedral, que después de 1492 fue utilizada como caballeriza, lo que permite deducir que no tenía 22 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 115-116. 23 CASTRO, M. Y MARTÍNEZ SUEIRO, M.: Colección de documentos del archivo de la Catedral de Orense, p. 371. 24 LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade de Ourense no século XV, p. 83, nota 185. 25 LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade de Ourense …, p. 83. 26 Archivo Catedral de Ourense, Posesións, 1501, 21. Información facilitada por LÓPEZ CARREIRA, A. 27 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 125-130. 28 IGLESIAS ALMEIDA, E.: “Los judíos de Tui”, p. 74. 8
    • un gran valor arquitectónico-; La de A Coruña, muy próxima a la Porta dos Ares, es decir, en la zona que se considera que estaba la judería y donde se localiza en la actualidad la calle de la Sinagoga29, lo que puede ser indicativo de que en esa misma calle se ubicase la sinagoga. Se conserva, además, la tradición de la casa que pudo ser la sinagoga y que según un dibujo del siglo XIX tendría el siguiente aspecto: Dibujo cedido por Xosé Antón García González-Ledo Fuera no sólo de la judería sino del recinto urbano se emplazaban los cementerios o fosarios. Una de las obligaciones fundamentales para cualquier comunidad hebrea era la de mantener un cementerio. Esta obligación primaba incluso sobre la de construir una sinagoga, ya que si para la oración pública era suficiente una pequeña habitación, resultaba de todo punto imprescindible disponer de un osario o cementerio en el que enterrar a los difuntos con arreglo a los ritos particulares de la religión judía30. El sepulcro se cubría con una lápida. En los cementerios hebreos predominaban las grandes losas, de hasta dos metros de longitud, de forma cuadrangular o a modo de pirámide truncada, que se disponían de forma horizontal. En general son muy escasos los restos de lápidas sepulcrales hebreas encontradas como fruto de excavaciones arqueológicas programadas, de forma que la mayor parte de las conocidas han sido localizadas de forma fortuita. Tal es el ejemplo de las encontradas en Pontevedra -una 29 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 136-137. 30 CANTERA MONTENEGRO, E.: Aspectos de la vida …, pp. 168-171. 9
    • lápida completa y de otra partida por la mitad que formaban parte del enlosado del suelo de una casa31- y en A Coruña -en un arrabal denominado La Palloza, cerca del mar y de un arroyuelo llamado “arroyo de los judíos”32-. Lápida de A Coruña. Dibujo realizado por Xosé Antón García González-Ledo En otras ocasiones, las referencias que se conservan son únicamente documentales pero permiten conocer la existencia de un cementerio en poblaciones como Allariz, Tui o Monterrei33. Una vez conocida la organización, ubicación y principales edificios de las comunidades judías en Galicia, es necesario examinar el tipo de relaciones que mantuvieron con la comunidad cristiana. En términos generales puede afirmarse que la actitud de las autoridades cristianas hacia los judíos gallegos fue de una clara tolerancia y, excepto en dos ocasiones, separadas casi por 200 años, no existen referencias de ataques contra judíos o sus propiedades. La primera excepción se documenta en 1289, en Allariz y recoge, tal y como se ha analizado anteriormente, que debido a las interferencias mutuas en las celebraciones religiosas, los judíos son apartados a vivir a la judería. La segunda, datada en 1459, recoge la noticia de que unos franceses, en Ourense, ensuciaron la sinagoga -os françeses que posavan enno espital yan canpear a porta da sinagoga et faser outras suzidades-34, pero debido al mal estado de conservación del documento no es posible conocer más detalles de lo sucedido. Esta misma sinagoga había sido asaltada con anterioridad, en el año 1442, pero no debe considerarse como un acto antijudío porque el robo se encuentra incluido en una relación de delitos cometidos por Pedro Díaz de Cadórniga y sus hombres, cuyas víctimas fueron tanto judíos como cristianos35. Sin embargo, a partir de 1480 -momento en que las Cortes reunidas en Toledo ordenan el apartamiento de los judíos a barrios separados de los cristianos- y siguiendo 31 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 149-154 32 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 143-147. 33 ANTONIO RUBIO, MG. DE: Los judíos en Galicia …, pp. 140-143 y 148-149. 34 LÓPEZ CARREIRA, A.: Fragmentos de notarios (Ourense, séculos XIV-XVI), pp. 125-126, doc. 111. 35 FERRO COUSELO, X.: A vida e a fala dos devanceiros. Galaxia, Vigo, 1996, tomo II, págs. 273-274, doc. 252 10
    • la misma evolución que en el resto del Reino de Castilla, la actitud hacia los judíos se fue haciendo más intolerante. Sirva como ejemplo la ciudad de Ourense donde el temor a ser maltratados o a perder sus propiedades hace que la comunidad entera y algunos judíos individualmente se dirijan a los Reyes para pedir su amparo. Petición a la que responden otorgando cartas de seguro y protección real tanto individuales como colectivas. Al mismo tiempo que ocurrían estos hechos los Reyes Católicos seguían abrigando la convicción de que la estancia de los judíos en la Península, practicando libremente su religión como lo hacían, constituía un peligro para la unidad de fe que estaban empeñados en conseguir. Su convencimiento se alimentaba con los informes que les llegaban acerca del gran número de falsos conversos que se habían descubierto en Sevilla y del riesgo que para los cristianos nuevos representaba la convivencia con sus antiguos correligionarios36. Este hecho, unido a que en 1492 se vivía un momento de exaltación de la idea de cristiandad triunfante, restaurada y expansiva, tras la reciente conquista de Granada, y ganaba fuerza la idea de que sólo la homogeneidad de fe garantizaría la cohesión la existencia de la monarquía37, impulsó a los Reyes Católicos a firmar el 31 de marzo, aunque entró en vigor un mes más tarde, el Edicto de Expulsión de los judíos que terminó, en el caso de Galicia, con más de cuatrocientos años de presencia judía en su territorio. 36 SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.: Documentos acerca de …, p. 35 37 LADERO QUESADA, MA.: La España de los Reyes Católicos, pp. 308-309. 11
    • BIBLIOGRAFÍA AMADOR DE LOS RÍOS, J.: Historia social, política y religiosa de los judíos de España y Portugal. Librerías París-Valencia, Valencia, 1994. Facsimile. ANDRADE CERNADAS, J M.: O tombo de Celanova: Estudio introductorio, edición e índices (SS. IX-XII). Consello da Cultura Galega, Santiago de Compostela, 1995. ANTONIO RUBIO, MG. Los judíos en Galicia (1044-1492). Fundación Pedro Barrié de la Maza, A DE: Coruña, 2006. BARRAL RIVADULLA, D.: “Nuevas aportaciones a la historia de la judería coruñesa, sus manifestaciones artísticas”, Sefarad, LVI 2 (1996), págs. 423-435. CANTERA MONTENEGRO, E.: Las juderías de la diócesis de Calahorra en la Baja Edad Media. Gobierno de la Rioja, Instituto de Estudios Riojanos, Logroño, 1987. “Minorías étnico-religiosas” en Los reinos hispánicos ante la Edad Moderna. Servicio de Publicaciones del Estado Mayor del Ejército, Madrid, 1992, vol. I, págs. 347-437. Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval. Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid, 1998. CASTRO, M. Y MARTÍNEZ SUEIRO, M.: Colección de documentos del archivo de la Catedral de Orense. Orense, 1914-23. FERREIRA PRIEGUE, E.: Galicia en el comercio marítimo medieval. Fundación Pedro Barrié de la Maza, La Coruña, 1988. FERRO COUSELO, X.: A vida e a fala dos devanceiros. Galaxia, Vigo, 1996. Reedición. IGLESIAS ALMEIDA, E.: “Los judíos de Tui”, Sefarad, XLVII 1 (1987), págs. 73-80. LADERO QUESADA, MA.: “Las juderías de Castilla según algunos `servicios’ fiscales del siglo XV”, Sefarad, XXXI (1971), págs. 249-264. La España de los Reyes Católicos. Alianza Editorial, Madrid, 1999. LÓPEZ CARREIRA, A.: A cidade de Ourense no século XV. Sociedade urbana na Galicia Baixomediaval. Deputación Provincial de Ourense, Ourense, 1998. Fragmentos de notarios (Ourense, séculos XIV-XVI). Consello da Cultura Galega, Santiago de Compostela, 2007. NARKISS, B. Y COHEN-MUSHIN, A.: La Biblia Kenicott. Traducción del original en inglés realizada por Guyatt Collingwood, D. y Medin Guyatt, J. J., para la Librería Arenas de La Coruña. RODRIGUEZ FERNÁNDEZ, J.: Las juderías de la provincia de León. Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, León, 1976. SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.: Documentos acerca de la expulsión de los judíos. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Valladolid, 1964. 12