LAS FUENTES OFICIALES, DERECHOS DE AGUA Y ARSENICISMO EN LA COMARCA LAGUNERA, MÉXICO.

1,669 views
1,444 views

Published on

En la gestión de los recursos naturales como el agua una premisa básica es contar con información confiable. Tratándose del agua y del sector gubernamental, generar datos precisos, actualizados, consistentes y accesibles, resulta no solamente una responsabilidad oficial sino una condición indispensable para una eficiente toma de decisiones, por lo que constituye una herramienta crítica en la prevención de escenarios de riesgo social y ambiental.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,669
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
349
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

LAS FUENTES OFICIALES, DERECHOS DE AGUA Y ARSENICISMO EN LA COMARCA LAGUNERA, MÉXICO.

  1. 1. 2014 INTERNATIONAL PERSPECTIVE ON WATER RESOURCES AND THE ENVIRONMENT Quito, Ecuador 8-10 de enero LAS FUENTES OFICIALES, DERECHOS DE AGUA Y ARSENISISMO EN LA COMARCA LAGUNERA, MÉXICO. L. Romero Navarrete1 La ponencia analiza información generada por la Comisión Nacional del Agua (México), sobre la Comarca Lagunera, región semiárida, donde residen 1.5 millones de habitantes y se caracteriza por la producción de lácteos (ocho millones de litros diarios de leche), con un hato superior a 400 mil vacas. En medio de un paisaje árido, la demanda de agua del cultivo forrajero (alfalfa) ha colapsado la disponibilidad y, dada la composición geológica del subsuelo, la concentración de arsénico en el agua subterránea ha hecho de arsenicosis un mal endémico. Con datos del Sistema de Información Geográfica del Agua, del Registro Público de Derechos de Agua e informaciones de prensa, se muestra que a este escenario se suma un frágil control oficial de los títulos de concesión, serias imprecisiones de geolocalización y escasa difusión del monitoreo de la calidad del agua, situación que exhibe una fuerte debilidad en la gestión, potenciando riesgos humanos y ambientales. INTRODUCCIÓN En la gestión de los recursos naturales como el agua una premisa básica es contar con información confiable. Tratándose del agua y del sector gubernamental, generar datos precisos, actualizados, consistentes y accesibles, resulta no solamente una responsabilidad oficial sino una condición indispensable para una eficiente toma de decisiones, por lo que constituye una herramienta crítica en la prevención de escenarios de riesgo social y ambiental. La Comisión Nacional del Agua (CNA), órgano descentralizado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), es la instancia encargada de la gestión del hídrico en México y dispone de un andamiaje legal expresamente dirigido al levantamiento de información, principalmente, la Ley de Aguas Nacionales (1992, reformada en 2004) (art. 9-XLVI-XLVII); la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental (1996) (5-XVII y 7-XIV), así como disposiciones aplicables, entre 1 Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Unidad DF, Juárez 87, Tlalpan, México, D.F. Tel (55) 5487 3600; email: lourdesr@ciesas.edu.mx 1
  2. 2. las que destaca la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica (2008) y la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública y Gubernamental (2002). De tal modo que en las últimas décadas se ha dado un paso muy importante en el levantamiento y acceso de información relacionada con el agua. No obstante, la calidad de la información presenta serios rezagos. En un análisis reciente publicado por María Perevochtchikova, sobre el estado que presenta la información sobre el vital líquido en el país, procedente de instituciones gubernamentales, no gubernamentales y organismos internacionales, identifica, entre otras problemáticas, las siguientes: una dispersión de fuentes, incongruencia en términos de comparación, carencia de protocolos para generarla, las metodologías varían y “la información de carácter gubernamental a menudo no está actualizada; es heterogénea, inexacta, imprecisa y poco sistematizada; es incontinua en el tiempo, debido al cambio en los gobiernos a escalas federal y local; se pierde con los cambios en las prioridades nacionales de gestión (administración y regulación; no investigación), y la información existente no es exigida ni conocida por la sociedad” (Perevochtchikova, 2013: 44). La información generada por la CNA en relación a la Comarca Lagunera confirma en varios puntos este diagnóstico.2 La también conocida como Región Lagunera se ubica en el centro norte de México, en una zona se transición climática hacia el Desierto Chihuahuense; ocupa una superficie aproximada de 4.7 millones de hectáreas (SAGARPA, 2010: 9), y la integran cinco municipios del estado de Coahuila y diez de Durango. La región se caracteriza por enfrentar fenómenos climáticos extremos como sequías e inundaciones recurrentes.3 Sus principales fuentes de abastecimiento hídrico son los ríos Nazas y Aguanaval, así como siete acuíferos,4 de los cuales el Principal surte al grueso de su población, que asciende a 1.4 millones de habitantes, concentrados mayoritariamente (89%) en la zona metropolitana de Torreón, Gómez Palacio, Cd. Lerdo y Matamoros (INEGI, 2010). Administrativamente, la gestión del recurso depende del Organismo de Cuenca Cuencas Centrales del Norte (OCCCN), perteneciente a la CNA. En La Laguna (Fig. 1), el modelo de explotación del hídrico ha variado históricamente. A finales del siglo XIX, la producción agrícola algodonera y una red de infraestructura hidráulica alrededor de las corrientes superficiales, principalmente el Nazas, articularon la economía regional. En 1930 se irrigaban alrededor de 200 mil hectáreas, de las cuales hasta 135 mil correspondían a algodón (SAF, 1930: 354). Luego de una profunda 2 Respecto a que la “información existente no es exigida ni conocida por la sociedad”, en el caso de La Laguna, ha habido una consistente solicitud de información a las autoridades presentada a título personal por ciudadanos (véase CNA, 2013) y colectivos, principalmente, el Encuentro Ciudadano Lagunero por la Defensa del Agua. 3 La región aparece delimitada de acuerdo a criterios diversos, el que remite a una delimitación más usual es SAGARPA, que distingue cinco municipios de Coahuila: San Pedro de las Colonias, Francisco I. Madero, Matamoros, Torreón y Viesca; y 15 de Durango: Gómez Palacio, Gral. Simón Bolívar, Lerdo, Mapimí, Nazas, Rodeo, San Juan Guadalupe, San Luis Cordero, San Pedro del Gallo y Tlahualilo (SAGARPA, 2006: 9). La suma de habitantes de los municipios enlistados en la cita es de 1,488,508 personas (INEGI, 2010). 4 El Nazas presenta un escurrimiento medio anual de 1,095 hm³, y el Aguanaval 160 hm3 (SAGARPA, 2006, 11). Los siete acuíferos son el Principal, Ceballos, Oriente Aguanaval, Las Delicias, Villa Juárez, Nazas y Vicente Suárez (CNA, 2009a). El primero se extiende en alrededor de 1.5 millones de ha ( CNA, 2002: 2). 2
  3. 3. reestructuración de la tenencia de la tierra ocurrida en 1936, la composición jurisdiccional se amplió a la inusitada cifra de 4.7 millones de hectáreas, sin embargo, la actividad agrícola continuó centrándose en el tradicional polígono irrigable, que desde entonces pasó a conformar el Distrito de Riego 017. Además de los cambios que se han registrado en el patrón de consumo, destaca el hecho de que CNA calcula ahora la extensión irrigada del distrito en 71,964 hectáreas (CNA, 2012: 75).5 Fig. 1 Comarca Lagunera Fuente: INEGI, Mapoteca Digital, México. Junto con el abatimiento del acuífero, la insuficiencia de los volúmenes superficiales para satisfacer la demanda agrícola, la deforestación de las partes altas de Durango (de donde provienen las corrientes superficiales), han convergido para crear un panorama ambiental sumamente grave para sus habitantes, el cual se manifiesta no solamente en la decreciente disponibilidad del líquido, sino en los altos niveles de arsénico en pozos que ahora no solo se ubican en zonas rurales específicas como en Tlahualilo y Francisco I. Madero, tal como ocurría hasta hace unas décadas, sino en amplias extensiones de la zona metropolitana. El resultado es que la arsenicosis constituye ahora un problema potencialmente riesgoso para toda la población de La Laguna (Romero, 2012), al mismo tiempo que la baja disponibilidad pone en riesgo toda la actividad productiva de la región. Frente a este escenario, la información de CNA, publicada en forma de libros, cuadernillos, fascículos, y sobre todo en su página web (www.cna.gob.mx), adolece de fuertes inconsistencias. A continuación nos referimos a dos fuentes dispuestas en formato electrónico donde se manifiestan algunas de estas imprecisiones: en primer lugar el Registro Público de Derechos de Agua (REPDA), el cual constituye el padrón general de usuarios que cuentan con concesión y cuyo levantamiento fue ordenado por la Ley de Aguas Nacionales de 1992. Su consulta estuvo limitada por largo tiempo, sin embargo, en 5 Cifra que se amplía al considerar tanto el ciclo Primavera-Verano, como Otoño-Invierno. Pero otras cifras oficiales calculan la extensión del distrito en 116,577 ha (CNA, 2008 : 24) 3
  4. 4. años recientes es de acceso público a través de la página web del organismo. 6 En segundo término, abordamos información generada por el Sistema de Información Geográfica del Agua (SIGA) de la propia CNA, a partir de la cual se pueden georeferenciar los aprovechamientos subterráneos y superficiales. Apoyamos la información con declaraciones de los funcionarios regionales de CNA a la prensa local. Las cuentas oficiales y el consumo de agua. En la Comarca Lagunera los cambios en las pautas de explotación del hídrico han estado aparejados a las modificaciones en el patrón de cultivos, el cambio principal se produjo a mediados del siglo pasado con el establecimiento de una cuenca lechera que funcionó como una opción alternativa al colapso del mercado del algodón. Esta reconversión modificó drásticamente el patrón de consumo de agua. A pesar de que desde 1936 los volúmenes superficiales están comprometidos en su totalidad para la actividad agrícola, tras el impulso a la cuenca lechera fueron insuficientes para soportar la demanda de agua de los cultivos forrajeros. Así, simultáneamente a la consolidación de la cuenca lechera, el agua subterránea con la que se provee a la mayoría de la población, empezó a abastecer la mayor proporción de la superficie cultivada (Fig. 2). 6 Inicialmente solo los usuarios podían acceden a sus títulos de concesión, en la actualidad se puede consultar la base de datos completa. 4
  5. 5. Tanto las aguas superficiales como subterráneas han estado sujetas a diversas reglamentaciones y decretos de veda.7 El reglamento más reciente para las aguas subterráneas fue emitido en 1991, aún vigente, que en su artículo 4º estableció que el “volumen máximo autorizado de extracción del acuífero en la zona reglamentada será de 600 millones de m³” (CNA, 1991). No obstante, de acuerdo a CNA, en 2008 la extracción en el Acuífero Principal presentaba los datos siguientes (Fig. 3): Fig. 3 Acuífero Principal en la Región Lagunera (en hm³) Acuífero Clave Extracción Recarga Principal 523 930.9 518.9 Volumen Concesionado (REPDA) Disponibilidad Déficit Condición Geohidrológica 650.6341 0,000000 -131.734 Sobreexp. Fuente: CNA, 2008b, Tabla Maestra de Acuíferos al cierre del 31 de diciembre de 2008, México, Gerencia de Aguas Subterráneas. Como se puede observar, la cifra de extracción fue de 930.9 Mm³, pero en 2013, en diversas declaraciones a la prensa, el director del OCCCN, Armando García Triana, confirmó que se extraen 1100 Mm³ y que se tiene un escaso control y actualización de las concesiones (Pérez, 2013a). Al mismo tiempo reconoció que “al menos tres mil aprovechamientos podrían estar operando de manera irregular […] debido al atraso que existe en el padrón de usuarios”, y que podría significar “aproximadamente un 9 por ciento del padrón […] pues hay pozos que originalmente eran de un usuario y ahora son de otros, ha habido cambios y ventas [sic] de derechos de agua que se registraron solamente en los 7 1) Secretaría de Recursos Hidráulicos, “Decreto que establece veda por tiempo indefinido en la Comarca Lagunera, para el alumbramiento de aguas subterráneas, sea mediante norial, galerías filtrantes o pozos someros o profundos dentro del Estado de Coahuila y Durango”, Diario Oficial de la Federación, México, 27 abril 1949, p. 8; 2) Secretaría de Recursos Hidráulicos, “Decreto que establece veda para el alumbramiento de aguas del subsuelo en la región de Ceballos, en Mapimí y Tlahualilo, Dgo., y Jiménez, Chih.”, Diario Oficial de la Federación, México, 28 octubre 1952, p. 8; 3) Secretaría de Recursos Hidráulicos, “Decreto que establece veda por tiempo indefinido para el alumbramiento de aguas del subsuelo en las zonas de Ceballos y de La Laguna, que comprenden parte de los Estados de Chihuahua, Durango y Coahuila”, Diario Oficial de la Federación, México, 6 de diciembre de 1958, p. 4; 4) Secretaría de Recursos Hidráulicos, Decreto por el que se establece veda para el alumbramiento de aguas del subsuelo en la Región Lagunera”, Diario Oficial de la Federación, México, 17 de abril de 1965, p. 3; 5) Secretaría de Recursos Hidráulicos, “Decreto por el que se declara de interés público la conservación de los mantos acuíferos del área que ocupa los límites geopolíticos de los Municipios de Nazas, Rodeo, San Luís del Cordero, General Simón Bolívar y San Juan de Guadalupe del Estado de Durango”, Diario Oficial de la Federación, México, 27 de marzo de 1981, p. 14. 5
  6. 6. módulos” (Pérez, 2013b) (Fig. 4).8 Y, en efecto, como se verá a continuación, el padrón de usuarios inscritos en REPDA presenta inconsistencias que se continúan en el sistema de georeferenciación de CNA, el SIGA, y que difícilmente pueden atribuirse sólo a una falta de actualización. EL REGISTRO PÚBLICO DE DERECHOS DE AGUA (REPDA)9 El padrón de usuarios de aguas subterráneas inscritos en REPDA correspondiente a la región lagunera, incluye a derechosos con títulos de concesión en siete acuíferos.10 En consultas realizadas en 2008, abril de 2013 y mayo del mismo año, así como con datos ofrecidos a la prensa por parte de la autoridad regional, se muestra a continuación datos poco confiables respecto al Acuífero Principal. En una lista de Excel proporcionada por CNA en 2008 se observan diez columnas, correspondiendo a: A) ID (numeración no consecutiva que va de 1 a 5378); B y C) coordenadas; D) núm. de zona; E) uso; F) usuarios; G) predio; H) núm. de título; I) estatus legal; y, J) volumen. En el listado aparecen registrados 2733 aprovechamientos, de los cuales 279 son caducos (la mayoría con volúmenes registrados en 0 pero otros con cifras que van de 42 mil a 240 mil m³). El volumen total de las concesiones asciende a 637,619,011.0 m³ (CNA, 2008a). Esta cifra se acercaría al volumen reglamentario ordenado en 1991 (vid supra), pero muy distante del volumen extraído reconocido por la autoridad. En consulta efectuada en la base de datos del REPDA, en la página web de CNA el 1 de abril de 2013, el Acuífero Principal registró 2814 concesiones, de los cuales 1046 aparecen con gasto de “0” m3 y un total concesionado (semejante al registrado en la fuente de 2008), que asciende a 624,791,430.4 m³. Pero la propia CNA ofrece otras cifras. Tal es el caso de las difundidas en julio de 2013 como respuesta al cuestionamiento formulado (con base en el derecho de petición que asiste a los ciudadanos mexicanos), por el ingeniero Héctor Astorga, activista del derecho al agua en la región, quien cuestionó al OCCCN sobre la cantidad de pozos (aprovechamientos) en explotación en el Acuífero Principal. La respuesta emitida en agosto siguiente consignó que el número era de 3671 (CNA, 2013: 2). Es decir, de 2008 a la fecha el número no solo tiene una variación significativa, sino que es mayor a la más reciente, difundida en 2013. Dadas las restricciones a nuevas concesiones, 8 Los “módulos” organizan operativamente a las asociaciones de usuarios de aguas superficiales en los distritos de riego. 9 La autora agradece la colaboración de Mario Alberto Ricoy Naranjo, becario externo de CIESAS, en la consulta del REPDA. 10 Véase información sobre los acuíferos en n. 4. 6
  7. 7. la inconsistencia en las cifras obedece, sin duda, al fuerte descontrol que la autoridad tiene sobre el registro y movimientos en REPDA. EL SISTEMA DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA DEL AGUA (SIGA) El SIGA reproduce la inconsistencia de las cifras del REPDA y difiere de las que declara CNA. En relación a la lista de Excel proporcionada por CNA en 2008, se intentó hacer una georeferenciación, generando un archivo vectorial (shapefile) utilizando el programa QGis versión 1.8.0 con el sistema geodésico referencial ITRF 92. Al desplegar los puntos geográficos que representan a cada uno de los aprovechamientos (pozos) junto con otras capas de información de la Comarca Lagunera descargadas del portal de INEGI, se observó que la distribución espacial tenía una forma de retícula casi perfecta, un comportamiento completamente inusual, amén de que se dan casos en los que hasta cinco pozos comparten el mismo punto geográfico o se repiten.11 Un nuevo ejercicio de georeferenciación a partir de SIGA se hizo en 2013. Se extrajeron las tablas de atributos contenidas en los archivos en formato .KMZ de las concesiones de aprovechamientos de agua subterránea en los municipios laguneros de los estados de Durango y Coahuila. Los archivos referidos fueron creados para ser visualizados en el programa Google Earth y fueron descargados desde Localizador de Aguas Nacionales (LOCREPDA) el día 1 de abril. Los archivos .KMZ fueron convertidos a un formato .SHAPE, a fin de separar los datos gráficos y geográficos de los datos estadísticos. Esto permitió desplegar la información estadística mostrada en formato .DBF en la plataforma open office y de guardar los datos en tabla de Excel.12 El aspecto que presentan los aprovechamientos subterráneos en la geolocalización generada de este modo es el siguiente (mapa 1): 11 Ejemplo de esta repetición insostenible, son los registros: 5349 -103.59 25.49 1 PECUARIO DE LA TORRE FERNANDO 5351 -103.59 25.49 1 PECUARIO CARDENAS ORTIZ JOSE 5352 -103.58 25.49 1 PECUARIO CARDENAS ORTIZ JOSE 12 Este procedimiento fue llevado a cabo para esta investigación por el sociólogo David Bravo (Sistemas de Información Geográfica Tonemilli A.C.), y validado en el Laboratorio de Información Geográfica del CIESAS, AntropSIG, a cargo de la Dra. Patricia Torres. 7
  8. 8. Mapa 1 Dentro de las inconsistencias más notorias de la georeferenciación derivada de este procedimiento está la inclusión del total de pozos, es decir, considera todos los aprovechamientos vigentes, incluidos los que caducaron, no operan, fueron cancelados, etc. Pero, sobre todo, no coincide con la declarada por el director del OCCCN a la prensa. Por su parte, la georeferenciación de los aprovechamientos superficiales, que también están sujetos a veda (véase n. 7), ofrece un panorama aún menos confiable. Su número está registrado en diversas fuentes. Una de ellas es Estadísticas Agrícolas de los Distritos de Riego 2008-2009, publicada por CNA (2010: 259), de acuerdo con las cuales, en el año 2009 el Distrito de Riego 017 registró 34,126 usuarios. Por su parte el Programa de Gestión del Consejo de Cuenca Nazas-Aguanaval disponible en la página web del Consejo de Cuenca Nazas-Aguanaval, órgano de concertación con los usuarios del OCCCN, gestionado, apoyado y organizado sistemáticamente por CNA, así que alimentado con información oficial, asienta que el distrito 017 beneficia a 33,328 usuarios (CCNA, 2013). Con el mismo procedimiento para georeferenciar los aprovechamientos subterráneos, la representación gráfica de las concesiones superficiales prácticamente no registra ninguno, quedando de la siguiente forma (mapa 2): 8
  9. 9. Mapa 2 Este panorama ofrece así signos notorios no solamente de una consistente falta de precisión, sino de una inexplicable ausencia de información, vacío que se puede confirmar si observamos el mapa generado para los aprovechamientos superficiales a nivel nacional, que remiten, incluso, la localización de los aprovechamientos a áreas no continentales o transfronterizas. 9
  10. 10. En este contexto, si bien es de reconocerse la especial disposición a ofrecer datos, informes, diagnósticos, planes y programas en consulta pública y abierta, es significativa la falta de atención a la rigurosidad de los contenidos informativos, hecho que impide dar seguimiento a la dinámica de los cambios en los derechos de agua, pero, sobre todo, agrava la problemática ambiental que deriva de un descontrol en la transmisión de derechos y en la extracción. En este contexto conviene aludir a otro de los cuestionamientos hechos por el ciudadano Héctor Astorga al OCCCN, citado arriba, y que consistió en preguntar sobre el volumen concesionado en relación al permitido en el reglamento de 1991, que, como se recordará, fija el volumen de extracción en 600 Mm³. La respuesta del organismo fue la siguiente: De acuerdo a lo establecido en el Artículo IV del Reglamento para el uso, explotación y Aprovechamiento de las aguas del subsuelo en la zona conocida como Comarca Lagunera, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 13 de agosto de 1991, el volumen máximo autorizado de extracción del acuífero en la zona reglamentada será de seiscientos millones de metros cúbicos", sin embargo es conveniente aclarar que con fecha 28 de agosto de 2009 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la "ACTUALIZACIÓN DE LA DISPONIBILIDAD MEDIA ANUAL DE AGUA SUBTERRÁNEA Y MODIFICACIÓN PARA SU MEJOR PRECISIÓN, LA DESCRIPCIÓN GEOGRÁFICA DEL ACUÍFERO" en la que se estima un volumen de extracción de agua subterránea consignado en estudios técnicos de 930.9 millones de metros cúbicos (Fuente publicación del Diario Oficial de la Federación de fecha 28 de agosto de 2009) (CNA, 2013).13 13 Se incorporó resaltado. 10
  11. 11. Es decir, el OCCCN ¿justifica el incumplimiento del reglamento de 1991, que solo autoriza la extracción de 600 Mm³ del acuífero, porque el volumen de extracción registrado en 2009 fue de 930.0 Mm³? ¿Identifica este organismo la “actualización de disponibilidad” con disponibilidad sin más? sobre todo cuando se trata de un acuífero sobreexplotado, para el que diversos instrumentos de gestión estiman consecuentemente su disponibilidad en “0”. Finalmente, en relación a la información pública sobre los niveles de arsénico en el agua subterránea, se reconoce que existe un problema grave que afecta al 25 % del agua que abastece a los municipios de Torreón, Gómez Palacio, Francisco I. Madero, Matamoros, Viesca, Gómez Palacio, Lerdo, Mapimí y Tlahualilo, la cual presenta niveles de arsénico en concentraciones por arriba de la norma mexicana y aún más de la internacional (Pérez, 2011). Asimismo, se ha implementado un programa de instalación de filtros domésticos para capturar el arsénico en los municipios laguneros de Durango, así como filtros en los pozos de uso urbano en los municipios de Coahuila. Ambientalistas advierten sobre los riesgos de la manipulación en filtros domésticos por los usuarios, así como de la insuficiencia de la instalación de filtros en pozos dada la magnitud del problema (Murra, 2011). En marzo de 2013, CNA puso a disposición de los municipios de la comarca el Laboratorio de Calidad del Agua que cuenta con 86 sitios de monitoreo a lo largo de la cuenca Nazas-Aguanaval, (Pérez, 2013c), sin embargo, no se difunde de manera sistemática e integral la información que genera, ni por parte de CNA, ni de las instituciones encargadas de la salud pública. Comentarios finales La disponibilidad y deterioro en la calidad del agua en la Comarca Lagunera es un problema acuciante, advertido desde décadas atrás y con repercusiones sobre la salud pública que han alcanzado un carácter endémico. Frente a esta situación, la ciudadanía, trátese de actores económicos, políticos, organizaciones sociales, académicos y población en general, carece de información periódica, oportuna, precisa y confiable. Como se ha referido a lo largo de esta presentación, tres momentos son especialmente representativos de esta problemática: a) el registro de las concesiones, sus cambios y permanencias, así como la detección de irregularidades en la extracción; b) la geolocalización de la información contenida en los bancos de datos; y, c) la ausencia de información precisa a los medios de comunicación, así como de un programa de difusión sistemática, actualizada y oportuna sobre la calidad del agua, dirigida a la población lagunera. La trascendencia de este hecho es aún más notoria debido a que CNA está comprometida con la llamada “sociedad del conocimiento”, cuya finalidad principal, es, justamente, que acciones de una sociedad informada tengan un impacto positivo sobre el medio ambiente, abonando así su conservación y sustentabilidad. Ante un panorama ambiental severo, donde confluyen dinámicas propias de los componentes naturales de alcance planetario, pero especialmente los factores sociales que impactan al medio ambiente, acceder a información de calidad y de manera oportuna 11
  12. 12. constituye un elemento indispensable para enfrentar un escenario de esta índole, tanto como para generar cambios culturales que permitan un uso racional del vital líquido, que favorezcan procesos de adaptación a los cambios ambientales en curso, responsabilidad que sin duda recae en la sociedad en su conjunto, pero dada la naturaleza del poder político que le asiste, las instancias gubernamentales constituyen el factor más potente en este proceso, pero también puede constituirse en el eslabón más frágil ante la ausencia de información oportuna y precisa. Bibliografía CNA (1991). Reglamento para el Uso, explotación y aprovechamiento de las aguas del subsuelo en la zona conocida como Comarca Lagunera y que establece la reserva de agua potable respectiva, México. _____, (2002). Determinación de la Disponibilidad de Agua en el Acuífero Principal, Estados de Durango y Coahuila, México, Subdirección General Técnica, Gerencia de Aguas Subterráneas, Subgerencia de Evaluación y Modelación Hidrogeológica. _______, (2008a). Aprovechamientos Subterráneos en formato CD, Organismo de Cuenca Cuencas Centrales del Norte, Torreón, Coahuila, México. _____, (2008b). Tabla Maestra de Acuíferos al cierre del 31 de diciembre de 2008, México, Gerencia de Aguas Subterráneas. _____, (2009). Actualización de la disponibilidad media anual de agua subterránea Acuífero (0523) Principal-Región Lagunera, Coahuila, México, en: http://www.conagua.gob.mx/Conagua07/Aguasubterranea/pdf/DR_0523.pdf consultado 4 de octubre de 2013. _____, (2010). Estadísticas Agrícolas de los Distritos de Riego 2008-2009, México. _____, (2012). Atlas del Agua en México 2012, México. http://www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Noticias/SGP-36-12.pdf En: _____, (2013). Desahogo del derecho de petición del Ing. Héctor Manuel Astorga Zavala, Torreón, Coahuila, 7 de agosto. Holguín, M.E. (2003). “Cada vez es menos/La extracción anual de agua supera la recarga”, El Siglo de Torreón, 12 de marzo. Consejo de Cuenca Nazas-Aguanaval, (2013). Programa de Gestión del Consejo de Cuenca Nazas-Aguanaval, en: http://cuencanazasaguanaval.org/index.php?option=com_content&view=article&id =50&Itemid=37 consultado 20 de octubre de 2013. 12
  13. 13. INEGI, (2010) [Publicación en línea] México en cifras por entidad federativa y municipios, en http://www3.inegi.org.mx/sistemas/mexicocifras/ consultado 2 octubre de 2013. Murra, Y. (2011). “Ambientalista considera imposible controlar 30 mil filtros” [entrevista al ambientalista Francisco Valdés Pérezgasga], La Opinión, 5 de agosto. Secretaría de Agricultura y Fomento (1930). Informe General de la Comisión de Estudios de la Comarca Lagunera, Editorial Cultura, México Pérez Canedo, F. (2011). “Con arsénico el 25% del agua. Sólo el 5% cumple con las normas internacionales”, El Siglo de Torreón, 21 de febrero. ______, (2013a). “Conagua sin personal para revisión de pozos”, El Siglo de Torreón, 12 de agosto. ______, (2013b). “Irregulares tres mil norias en La Laguna”, El Siglo de Torreón, 5 de mayo. ______, (2013c). “Ofrece Conagua servicios del laboratorio de calidad del agua”, El Siglo de Torreón, 9 de marzo. Perevochtchikova, M. (2013). Retos de la información del agua en México para una mejor gestión” en: Realidad, Datos y Espacio: Revista internacional de Estadística y Geografía, Vol. 4, núm. 1 enero-abril, pp 42-57. Romero Navarrete, L. (2012). “Intereses en conflicto: la contaminación por arsénico en el agua de la comarca lagunera, Coahuila-Durango”, en: Vargas, Sergio y Eric Mollard (coords), Los conflictos por el agua en México: caracterización y prospectiva, Programa Hidrológico Internacional, (CONAMEXPHI, UNESCO)Instituto Mexicano de Tecnología del Agua-Universidad Autónoma del Estado de Morelos, México. ISBN 978-607-7563-61-7 pp. 226-262. (2010). Anuario Estadístico de la producción agropecuaria, Región Lagunera 2010, México. SAGARPA Abreviaturas en bibliografía CNA CCNA INEGI SAGARPA SAF Comisión Nacional del Agua. Consejo de Cuenca Nazas-Aguanaval Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Secretaría de Agricultura y Fomento 13

×