BENEDICTO XVI                AUDIENCIA GENERAL     Sala Pablo VI Miércoles 27 de junio de 2012El himno cristológico de Fil...
Nuestra oración está hecha,como hemos visto los miércoles pasados,de silencios y palabra,de canto y gestos que implican a ...
A pesar de esta situación de grave peligro para su incolumidad física, san Pablo, en toda laCarta, manifiesta la alegría d...
Encontramos la respuesta en el centro de la Carta a los Filipenses, en lo que la tradición cristianadenomina carmen Christ...
Esta oración comienza con una exhortación:«Tened entre vosotros los sentimientos propiosde Cristo Jesús» (Flp 2, 5).Estos ...
Este himno a Cristo parte de su ser «en morphetou Theou», dice el texto griego, es decir, de su ser«en la forma de Dios», ...
Esclavo, es el que pertenece en propiedad a otro. Su estado era envilecedor, casi como si fuera un animal o un objeto, con...
Jesús, pobre desde el nacimiento                                                    (en un pesebre) a la tumba            ...
Sufrimientos de Jesús. Diccionario Jesús de NazaretEl sufrimiento está esencialmente unido a la misión y a la vida de Jesu...
Al respecto, Eusebio de Cesarea, en el siglo IV, afirma:«Tomó sobre sí mismo las pruebas de los miembros que sufren.Hizo s...
El Hijo de Dios se hizo verdaderamente hombre y recorrió un camino en la completa obediencia yfidelidad a la voluntad del ...
En la cruz de Cristo el hombre es redimido, y seinvierte la experiencia de Adán:Adán, creado a imagen y semejanza deDios, ...
En la oración, en la relación con Dios, abrimos la mente, el                                                     corazón, ...
La Encarnación y la cruz nos recuerdan que la realización plena está en la conformación de la propiavoluntad humana a la d...
NADA MÁS SUAVE SE CANTA, NADA MÁS GRATO SE OYE, NADA MÁS DULCE SE PIENSAEn la segunda parte de este «himno cristológico» d...
“Jesús lava los pies de los Apóstoles” -                                                                        Ilustració...
Es importante recordar siempre en nuestra oración y en nuestra vida que «el ascenso a Dios seproduce precisamente en el de...
El himno de la Carta a los Filipenses nos ofrece aquí dos indicacionesimportantes para nuestra oración. 1ª. La primera es ...
2ª. La segunda indicación es la postración, el «doblarse de toda rodilla» en la tierra y en el cielo, queremite a una expr...
Queridos hermanos y hermanas, en nuestra oración fijemos nuestra mirada en elCrucificado, detengámonos con mayor frecuenci...
Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos de la Arquidiócesis de LosAltos, y de la Diócesis d...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Benedicto16 oracion(39)6pablo

240 views
196 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
240
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Benedicto16 oracion(39)6pablo

  1. 1. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Sala Pablo VI Miércoles 27 de junio de 2012El himno cristológico de Filipenses, 27 de junio de 2012 El color amarillo en letras o de fondo indica texto de la catequesis. http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2011/index_sp.htm Presentación diseñada por Emilio Perucha Herranz , 10 de agosto 2012.
  2. 2. Nuestra oración está hecha,como hemos visto los miércoles pasados,de silencios y palabra,de canto y gestos que implican a toda lapersona:los labios, la mente, el corazón, todo elcuerpo.Es una característica que encontramos enla oración judía,especialmente en los Salmos.Hoy quiero hablar de uno de los cantos ohimnos más antiguos de la tradicióncristiana,que san Pablo nos presenta en el que,en cierto modo,es su testamento espiritual:la Carta a los Filipenses.Se trata de una Carta que el Apóstol dictamientras se encuentra en la cárcel,tal vez en Roma.Siente próxima su muerte, pues afirma quesu vida será ofrecida como sacrificiolitúrgico (cf. Flp 2, 17).
  3. 3. A pesar de esta situación de grave peligro para su incolumidad física, san Pablo, en toda laCarta, manifiesta la alegría de ser discípulo de Cristo, de poder ir a su encuentro, hasta el punto de queno ve la muerte como una pérdida, sino como una ganancia.En el último capítulo de la Carta hay una fuerte invitación a la alegría, característica fundamental delser cristianos y de nuestra oración.San Pablo escribe: «Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos» (Flp 4, 4).Pero, ¿cómo puede alguien estar alegre ante una condena a muerte ya inminente?¿De dónde, o mejor, de quién le viene a san Pablo la serenidad, la fuerza, la valentía de ir al encuentrodel martirio y del derramamiento de su sangre?
  4. 4. Encontramos la respuesta en el centro de la Carta a los Filipenses, en lo que la tradición cristianadenomina carmen Christo, el canto a Cristo, o más comúnmente, «himno cristológico»;un canto en el que toda la atención se centra en los «sentimientos» de Cristo, es decir,en su modo de pensar y en su actitud concreta y vivida. Himno cristológico Filipenses 2, 5-11 5 Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo Jesús. 6 Él cual, siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios 7 sino que se despojó de su grandeza, asumió la condición de siervo. Y asumida la condición humana, 8 se rebajó a sí mismo hasta morir por obediencia y morir en una cruz. 9 Por eso, Dios lo exaltó sobremanera y le dio el Nombre que está sobre todo nombre, 10 para que todos los seres, en el cielo, en la tierra y en los abismos, caigan de rodillas ante el nombre de Jesús, 11 y todos proclamen que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
  5. 5. Esta oración comienza con una exhortación:«Tened entre vosotros los sentimientos propiosde Cristo Jesús» (Flp 2, 5).Estos sentimientos se presentan en los versículossiguientes:el amor, la generosidad, la humildad,la obediencia a Dios, la entrega.No se trata sólo y sencillamente de seguir elejemplo de Jesús, como una cuestión moral,sino de comprometer toda la existencia en sumodo de pensar y de actuar.La oración debe llevar a un conocimiento y a unaunión en el amor cada vez más profundos con elSeñor,para poder pensar, actuar y amar como él, en él ypor él.Practicar esto, aprender los sentimientos deJesús, es el camino de la vida cristianaAhora quiero reflexionar brevemente sobre algunos elementos de este denso canto,que resume todo el itinerario divino y humano del Hijo de Dios y abarca toda la historia humana:desde su ser de condición divina, hasta la encarnación, la muerte en cruz y la exaltación en la gloria delPadre está implícito también el comportamiento de Adán, el comportamiento del hombre desde elinicio.
  6. 6. Este himno a Cristo parte de su ser «en morphetou Theou», dice el texto griego, es decir, de su ser«en la forma de Dios», o mejor, en la condición deDios.Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, novive su «ser como Dios» para triunfar o paraimponer su supremacía;no lo considera una posesión, un privilegio, untesoro que guardar celosamente.Más aún, «se despojó de sí mismo», se vació de símismo asumiendo, dice el texto griego,la «morphe doulou», la «forma de esclavo»,la realidad humana marcada por elsufrimiento, por la pobreza, por la muerte;se hizo plenamente semejante a loshombres, excepto en el pecado,para actuar como siervo completamenteentregado al servicio de los demás.Nota En las diapositivas siguientes se aportan datos sobre “laforma de esclavo” o realidad humana marcada por elsufrimiento, pobreza y muerte.
  7. 7. Esclavo, es el que pertenece en propiedad a otro. Su estado era envilecedor, casi como si fuera un animal o un objeto, con el que el señor podíaobrar a pleno placer. Dependía radicalmente de la voluntad de su amo. Se podía comprar y vender, como un objeto o un animal.Cristo se encuentra con una sociedad en la que la esclavitud era una cosa normal, y nunca la condenó directamente. Es más: incluso la utiliza ensus parábolas como punto de referencia y de comparación (Mt. 24, 45-51; Lc 12, 42-48; 17, 7-9).Pero puso unos principios de conducta, por los que debe regirse el ser social del hombre, que se centran en la igualdad de todos los hombres yque exigen la abolición de la esclavitud. Los evangelios aportan datos suficientes para reconstruir la situación del esclavo en el judaísmo (Mt 8, 9; 18, 27. 34; 24, 45; 25, 30; Lc 17, 710;Jn 15, 15).En un sentido figurado y desde un punto de vista religioso, nos hablan de la esclavitud como condición moral del hombre perfecto:María es la esclava del Señor (Lc 1, 38); Jesucristo es el siervo de Dios, tomó la forma de esclavo (Flp 2, 7), se hizo esclavo para redimir al hombrede la esclavitud del pecado (Jn 8, 34-36).El hombre debe ser esclavo, servidor de Dios, y no de los bienes de este mundo (Mt 6, 24; Lc 16, 13), y esclavo, servidor de los hombres, sushermanos (Mt 20, 27; Mc 10, 44).E. M. N. Diccionario de Jesús de Nazaret. Editorial Monte Carmelo 2001.El Papa Pío XI, declara a santa Teresa del Niño Jesús, el 14 de diciembre de 1927, Patrona principal de todas las misiones yde todos los misioneros y misioneras del mundo, al igual que san Francisco Javier, “por razón del grandísimo ardor y celoque la consumía por dilatar la fe”. Monja de clausura que no salió de su convento.El ejemplo de santa Teresa del Niño Jesús esclava de Dios y de los hombres en todo el mundo sin salir de un convento.
  8. 8. Jesús, pobre desde el nacimiento (en un pesebre) a la tumba (prestada por José Arimatea)Pobre Diccionario Jesús de NazaretEn el A. T. el pobre tiene en primer lugar una significación social: pobre es el indigente, el que carece de bienes, el necesitado.Frente a la pobreza hay tres reacciones fundamentales:1.a La pobreza es considerada como castigo (Prov 3, 10; 15, 6). 2.a La pobreza es un mal social, pues no siempre son castigados con pobreza losmalos (Eclo 13, 17-23); al pobre había que protegerle (Lev 25, 35-36; Dt 15, 1-9).3.a La pobreza es el ideal de la vida (Eclo 31, 5-7). Los «pobres de Yahvé» (heb. anawin: pobres de espíritu, humildes, dulces) son los hombreshumildes, religiosos, fieles a la Alianza. El profeta Sofonías identifica el pobre con el justo (Sof 2, 3; 3, 11-13).El primer pobre del N. T. es Jesús, que nace como los pobres (Lc 2, 6-7); que hace en el templo la ofrenda de los pobres (Lc 2, 22-24; Lev 12); queno tenía hogar propio (Mt 8, 19-20); que no tenía dinero (Mt 17, 27); que murió en la más absoluta pobreza, despojado de todo (Jn 19, 23-24);que pidió desde la cruz que alimentaran por caridad a su madre pobre (Jn 19, 27); que fue sepultado en una tumba prestada (Jn 19, 41); que,siendo rico, se hizo pobre por amor nuestro (2 Cor 8, 9). Manifestó su predilección por los pobres (Lc 4, 18; 7, 22). Proclamó bienaventurados alos pobres (Mt 5, 3; Lc 6, 20), indicando que no puede separarse la pobreza material y la espiritual, pues la pobreza de espíritu, si es verdadera,tiende a cristalizar en pobreza efectiva. Los pobres bienaventurados son los pobres en sentido social, que tienen un sentido moral de humildad,de pobreza de espíritu. El prototipo de estos pobres lo encontramos en María, de humilde condición social (Lc 1, 47). Esta humildad de Maríasignifica su condición social de pobre y su absoluta y plena disponibilidad ante Dios.La pobreza, en cuanto exige una vida de cierta austeridad y desprendimiento de los bienes terrenos, es necesaria para todos los cristianos; encuanto consejo evangélico, se exige a los misioneros y dirigentes de la Iglesia: el apóstol debe ser pobre (Lc 14, 33; Mt 10, 9). De hecho losapóstoles lo dejaron todo (Lc 5, 11), porque así lo exigía Jesucristo (Lc 14, 33); el apóstol debe prescindir en su apostolado de todo recursomaterial (Lc 10, 4) y confiar plenamente en Dios (Mt 6, 25-33). Jesús no exige a todos la pobreza material, pero a todos impone la ley de lapobreza espiritual, que exige las siguientes actitudes: total dependencia de Dios, sin poner la confianza en apoyos humanos (2 Cor 12, 9-10);plena disponibilidad ante Dios (Mt 11, 25), confianza filial (Mt 6, 25-33), aceptación religiosa de las tribulaciones de este mundo (Ap 2, 9-10),actitud de servicio (Lc 22, 33-34). Quizá, como norma general para todos los cristianos, sigue siendo válido el ideal de los Proverbios: "no me desni pobreza ni riqueza; concédeme el pan necesario, no sea que, siendo rico, reniegue de Dios, y siendo pobre, profane su nombre" (Prov 30, 7-9).E. M. N.
  9. 9. Sufrimientos de Jesús. Diccionario Jesús de NazaretEl sufrimiento está esencialmente unido a la misión y a la vida de Jesucristo.Así lo había determinado el designio eterno de Dios (Lc 24,26.46).El mismo anunció que tenía que sufrir mucho y ser ajusticiado (Mt 16,21;17,12.25; Mc 8,31; 9,12; Lc 9,22; 17,25). Así estaba también previamenteanunciado por los profetas.Y así lo reconocieron los apóstoles, que vieron en él al Siervo paciente deYahvé (Is 53). Jesucristo sufrió y murió (Lc 22,15) por los pecados de loshombres (1 Pe 3,18).Junto a los sufrimientos de tipo físico de la pasión, a la que tuvo muchomiedo (Mc 14,33), los sufrimientos de tipo moral, tales como la infidelidadde Jerusalén (Lc 19,41), la incredulidad de los suyos (Jn 7,5), el abandono delos apóstoles (Mc 14,50; Lc 22,48).Jesucristo no quitó del mundo el sufrimiento, ni siquiera lo explicó de unamanera clara; quiso dejarlo en el misterio (Jn 9,3).Es más: anuncia que el cristianismo va esencialmente unido al sufrimiento (Lc9,23; Flp 1,29), a participar en los sufrimientos de Jesucristo (2 Cor 1,5; 1 Pe4,1.13), para completar así, según San Pablo, lo que aún falta a la pasión deJesucristo (Flp 1,29; Col 1,24).Pero el cristiano debe tener conciencia de que los sufrimientos de esta vidano tienen comparación con la gloria futura (Rom 8,18; 2 Cor 4,17) y tenerpresente que Jesucristo llamó dichosos a los que sufren y a los que sonperseguidos (Mt 5,5.10-12). ->pasión y muerte; siervo; sacrificio.E. M. N.
  10. 10. Al respecto, Eusebio de Cesarea, en el siglo IV, afirma:«Tomó sobre sí mismo las pruebas de los miembros que sufren.Hizo suyas nuestras humildes enfermedades.Sufrió y padeció por nuestra causa y lo hizo por su gran amor a la humanidad»(La demostración evangélica, 10, 1, 22).San Pablo prosigue delineando el cuadro «histórico» en el que se realizó este abajamiento de Jesús:«Se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte» (Flp 2, 8)
  11. 11. El Hijo de Dios se hizo verdaderamente hombre y recorrió un camino en la completa obediencia yfidelidad a la voluntad del Padre hasta el sacrificio supremo de su vida.El Apóstol especifica más aún: «hasta la muerte, y una muerte de cruz».En la cruz Jesucristo alcanzó el máximo grado de la humillación, porque la crucifixión era el castigoreservado a los esclavos y no a las personas libres: «mors turpissima crucis», escribe Cicerón (cf. In Verrem, v, 64, 165).
  12. 12. En la cruz de Cristo el hombre es redimido, y seinvierte la experiencia de Adán:Adán, creado a imagen y semejanza deDios, pretendió ser como Dios con sus propiasfuerzas, ocupar el lugar de Dios,y así perdió la dignidad originaria que se le habíadado.Jesús, en cambio, era «de condición divina»,pero se humilló, se sumergió en la condiciónhumana, en la fidelidad total al Padre,para redimir al Adán que hay en nosotrosy devolver al hombre la dignidad que había perdido.Los Padres subrayan que se hizoobediente, restituyendo a la naturaleza humana,a través de su humanidad y su obediencia,lo que se había perdido por la desobediencia de Adán.
  13. 13. En la oración, en la relación con Dios, abrimos la mente, el corazón, la voluntad a la acción del Espíritu Santo para entrar en esa misma dinámica de vida, como afirma san Cirilo de Alejandría, cuya fiesta celebramos hoy: «La obra del Espíritu Santo busca transformarnos por medio de la gracia en la copia perfecta de su humillación» (Carta Festal 10, 4). La lógica humana, en cambio, busca con frecuencia la realización de uno mismo en el poder, en el dominio, en los medios potentes.SAN DAMIÁN DE MOLOKAI , leproso por 5 años: El hombre sigue queriendo construir con sus propias fuerzas1884-1888 la torre de Babel para alcanzar por sí mismo la altura dehttp://webcatolicodejavier.org/ Dios, para ser como Dios.Damianbio.html … desde septiembre de 1927 …hasta el final de su vida, es decir, a lo largo de 35 años, Teresa Neumann se mantuvo sin ningún alimento ni bebida alguna. Su única alimentación fue la sagrada comunión. Al mismo tiempo, cesaron por completo las evacuaciones urinarias e intestinales a partir de 1930. A lo largo de su vida se mantuvo en su peso sin comer ni beber. Sólo los viernes de pasión perdía unos kilos (hasta 4) que recuperaba a lo largo de la semana siguiente. … durante el Tercer Reich se tuvo en cuenta el hecho de que Teresa Neumann no tomase alimentos, por lo que no se le otorgó ninguna cartilla de racionamiento durante II Guerra Mundial. http://www.revelacionesmarianas.com/milagros_eucaristicos.htm
  14. 14. La Encarnación y la cruz nos recuerdan que la realización plena está en la conformación de la propiavoluntad humana a la del Padre, en vaciarse del propio egoísmo, para llenarse del amor, de la caridadde Dios y así llegar a ser realmente capaces de amar a los demás.El hombre no se encuentra a sí mismo permaneciendo cerrado en sí mismo, afirmándose a sí mismo.El hombre sólo se encuentra saliendo de sí mismo.Sólo si salimos de nosotros mismos nos reencontramos.Adán quiso imitar a Dios, cosa que en sí misma no está mal, pero se equivocó en la idea de Dios.Dios no es alguien que sólo quiere grandeza.Dios es amor que ya se entrega en la Trinidad y luego en la creación.Imitar a Dios quiere decir salir de sí mismo, entregarse en el amor. SAN JUAN BOSCO 1815-1888 Fiesta: 31 de enero Presbítero, "Padre y maestro de la juventud", patrono de los editores, fundador de los salesianos. Por su gran devoción a María Auxiliadora, conseguía de ella innumerables milagros. "En su vida, lo sobrenatural se hizo casi natural y lo extraordinario, ordinario." Pío XI sobre S. Juan Bosco.
  15. 15. NADA MÁS SUAVE SE CANTA, NADA MÁS GRATO SE OYE, NADA MÁS DULCE SE PIENSAEn la segunda parte de este «himno cristológico» de la Carta a los Filipenses, cambia el sujeto; ya no esCristo, sino Dios Padre.San Pablo pone de relieve que, precisamente por la obediencia a la voluntad del Padre, «Dios lo exaltósobre todo y le concedió el Nombre sobre todo nombre» (Flp 2, 9-10).Aquel que se humilló profundamente asumiendo la condición de esclavo, es exaltado, elevado sobretodas las cosas por el Padre, que le da el nombre de «Kyrios», «Señor», la suprema dignidad y señorío.
  16. 16. “Jesús lava los pies de los Apóstoles” - Ilustración de un salterio real inglés del siglo XIII - Metropolitan Museum of adoracion-del-cordero-mistico.jpg Art, Nueva York.Ante este nombre nuevo, que es el nombre mismo de Dios en el Antiguo Testamento, «toda rodilla sedoble en el cielo y en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame:Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre» (vv. 10-11).El Jesús que es exaltado es el de la última Cena, que se despoja de sus vestiduras, se ata una toalla, seinclina a lavar los pies a los Apóstoles y les pregunta:«¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y elSeñor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros» (Jn 13, 12-14).
  17. 17. Es importante recordar siempre en nuestra oración y en nuestra vida que «el ascenso a Dios seproduce precisamente en el descenso del servicio humilde, en el descenso del amor, que es la esenciade Dios y, por eso, la verdadera fuerza purificadora que capacita al hombre para percibir y ver a Dios»(Jesús de Nazaret, Madrid 2007, p. 124). Benedicto XVI Tras rezar el Ángelus, el Papa saludó a los peregrinos en varios idiomas. En español, dijo: Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración mariana. Hoy deseo unirme especialmente a la alegría de los fieles de la Archidiócesis de Granada, y de otras partes de España, que, esta misma mañana, están celebrando con gozo la inscripción del nombre de Fray Leopoldo de Alpandeire entre el número de los Beatos. La vida de este sencillo y austero Religioso Capuchino es un canto a la humildad y a la confianza en Dios y un modelo luminoso de devoción a la Santísima Virgen María. Invito a todos, siguiendo el ejemplo del nuevo Beato, a servir al Señor con sincero corazón, para que podamos experimentar el inmenso amor que Él nos tiene y que hace posible amar a todos los hombres sin excepción Beato Leopoldo de Alpandeire, limosnero en Granada (Beatificación, Granada 12 septiembre 2010) Fray Leopoldo de Alpandeire es un santo hermano capuchino malagueño, nacido en la Serranía de Ronda, en el pequeño pueblo de Alpandeire, en 1864. Se dedicó a las labores del campo hasta los 35 años en que abrazo la vida de los capuchinos. La mayor parte de su vida capuchina la vivió en Granada, desde 1914 fueron 42 años seguidos, y aquí murió en olor y devoción de multitudes el 9 de febrero de 1956, a los 92 años.
  18. 18. El himno de la Carta a los Filipenses nos ofrece aquí dos indicacionesimportantes para nuestra oración. 1ª. La primera es la invocación «Señor» dirigida a Jesucristo, sentado a laderecha del Padre:él es el único Señor de nuestra vida, en medio de tantos «dominadores» que laquieren dirigir y guiar. Por ello, es necesario tener una escala de valores en la que el primado corresponda a Dios, para afirmar con san Pablo: «Todo lo considero pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor» (Flp 3, 8). El encuentro con el Resucitado le hizo comprender que él es el único tesoro por el cual vale la pena gastar la propia existencia.
  19. 19. 2ª. La segunda indicación es la postración, el «doblarse de toda rodilla» en la tierra y en el cielo, queremite a una expresión del profeta Isaías, donde indica la adoración que todas las criaturas deben aDios (cf. 45, 23).La genuflexión ante el Santísimo Sacramento o el ponerse de rodillas durante la oración expresanprecisamente la actitud de adoración ante Dios, también con el cuerpo.De ahí la importancia de no realizar este gesto por costumbre o de prisa, sino con profundaconsciencia.Cuando nos arrodillamos ante el Señor confesamos nuestra fe en él, reconocemos que él es el únicoSeñor de nuestra vida.
  20. 20. Queridos hermanos y hermanas, en nuestra oración fijemos nuestra mirada en elCrucificado, detengámonos con mayor frecuencia en adoración ante la Eucaristía, para que nuestravida entre en el amor de Dios, que se abajó con humildad para elevarnos hasta él.Al comienzo de la catequesis nos preguntamos cómo podía alegrarse san Pablo ante el riesgoinminente del martirio y del derramamiento de su sangre.Esto sólo es posible porque el Apóstol nunca apartó su mirada de Cristo, hasta llegar a ser semejante aél en la muerte, «con la esperanza de llegar a la resurrección de entre los muertos» ( Flp 3, 11). Como san Francisco ante el crucifijo, digamos también nosotros: Altísimo, glorioso Dios, ilumina las tinieblas de mi corazón. Dame una fe recta, una esperanza cierta y una caridad perfecta, juicio y discernimiento para cumplir tu verdadera y santa voluntad. Amén (cf. Oración ante el Crucifijo: FF [276]).
  21. 21. Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos de la Arquidiócesis de LosAltos, y de la Diócesis de Zacatecoluca, acompañados por sus Pastores, así como a los provenientes deEspaña, México, Colombia y otros países latinoamericanos.Invito a todos a que fijen en la oración su mirada en el Crucifijo, a detenerse frecuentemente para laadoración eucarística y así entrar en el amor de Dios, que se ha abajado con humildad para elevarnoshacia Él.Muchas gracias.*Imitar a Dios significa salir de sí mismo, darse en el amor 27/VI/2012* En la oración aprendemos a ver los signos del plan misericordioso de Dios 21/VI/2012•La unión con Dios no aleja del mundo 13/VI/2012* Dios no se cansa de nosotros 30/V/2012

×