• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Benedicto16 oracion(34)ora1pablo
 

Benedicto16 oracion(34)ora1pablo

on

  • 628 views

 

Statistics

Views

Total Views
628
Views on SlideShare
628
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Benedicto16 oracion(34)ora1pablo Benedicto16 oracion(34)ora1pablo Presentation Transcript

    • BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 16 de mayo de 2012 La oración de San PabloEl color amarillo en letras o de fondo indica texto de la catequesis.http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2011/index_sp.htmEn la fragmentación del texto de la catequesis se introducen frases entre [ ]Presentación diseñada por Emilio Perucha Herranz , 16 de julio 2012.
    • Queridos hermanos y hermanas:En las últimas catequesis hemos reflexionadosobre la oración en los Hechos de los Apóstoles,hoy quiero comenzar a hablar de la oración en lasCartas de san Pablo, el Apóstol de los gentiles.
    • [1.] Las Cartas comienzan y concluyen con expresiones de oración. Ante todo, quiero notar cómo no es casualidad que sus Cartas comiencen y concluyan con expresiones de oración: al inicio, acción de gracias y alabanza; y, al final, deseo de que la gracia de Dios guíe el camino de la comunidad a la que está dirigida la carta. Entre la fórmula de apertura: «Doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo» (Rm 1, 8), y el deseo final: «La gracia del Señor Jesús esté con vosotros» (1 Co 16, 23), se desarrollan los contenidos de las Cartas del Apóstol.San Pablo (óleo de El Greco)
    • Catecismo Iglesia Católica: Del índice analítico en: http://www.mercaba.org/MIS%20WEBS/CATECISMO/PRINCIPALMARCOS.htm Expresiones y formas de oración, 2644 2663 2684La adoración, 2096-97 2628 La memoria, 1354 [2. Riqueza de formas]La plegaria de alabanza, 1352 La bendición, 2626-27El gemido, 2630 La acción de gracias, 2637-38 2648 La oración de san Pablo se manifiestaLa intercesión, 2634-36 2647 Las alabanzas, 2639-43 2649 en una gran riqueza de formas queLa Liturgia de las Horas, 1174-78 La meditación, 2705-08 2723 van:Orar en toda ocasión, 2633 La oración contemplativa, 2709-19 2724 de la acción de gracias a la bendición, La súplica: pedir, postular, llamar insistentemente, invocar, clamar, clamar de la alabanza a la petición y a laEl Prefacio, 1352 junto a otros, competir en la oración, intercesión, 2629-33 2646La vida de oración, 2697-99 del himno a la súplica: Las intenciones de la súplica y las intercesionesPedir el Espíritu Santo, 2671 Por la llegada del Reino de Dios, 2816 una variedad de expresiones quePor los enfermos, 1499 1510 Por los difuntos, 958 1032 demuestra cómo la oración implica yPara que nos veamos libres de todo mal, penetra todas las situaciones de la Por el ecumenismo, 821 vida,2850-54Por el pan de cada día, 2828-37 Por el perdón, 2631 2838-41 Jesús enseña a orar, 2601 2603-04 2607 tanto las personales como las de lasPedir con filial audacia, 2610 Orar con fe y confianza, 2609-10 comunidades a las que se dirige.Jesús insiste en la conversión del Jesús enseña a orar con su propiacorazón, 2608 oración, 2607 La oración para cumplir la voluntad deJesús, ejemplo de oración, 520 2601 Dios, 2611Pedir en nombre de Jesús, 2614 Orar en vigilancia, 2612
    • [3. Nociones que estructuran la sabiduría del Apóstol sobre la oración][ Elemento 1º. La oración es, ante todo, un don, fruto de la presencia vivificante de Dios en nosotros]Un primer elemento que el Apóstol quiere hacernos comprender es que la oración no se debe ver comouna simple obra buena realizada por nosotros con respecto de Dios, una acción nuestra.Es ante todo un don, fruto de la presencia viva, vivificante del Padre y de Jesucristo en nosotros. Nota 1. Aparece como necesario recordar el modo en que se produce esa presencia viva de Dios en nosotros, por ello se recogen datos sobre la Santísima Trinidad y su inhabitación en el alma humana. Se desarrolla en las dos diapositivas siguientes. José Benlliure. Éxtasis de Francisco y Clara durante una frugal comida. No son las pobres escudillas lo que reclama la atención de los comensales: es la palabra del santo lo que ofrece más alta refección.
    • El misterio de la Santísima Trinidad como fuente del cristianismo explicado por el p. Cantalamessa…Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos con Agustín por haber basado su discurso sobre laTrinidad en la palabra de Juan: "Dios es amor" (1 Jn. 4,10).Dios es amor: por lo tanto, concluye Agustín, ¡Él es Trinidad! "El amor supone a uno que ama, uno que es amado, y el amor mismo con el cual se aman―. El Padre es, en la Trinidad, el que ama, la fuente y el principio de todas las cosas; el Hijo es el que es amado; el Espíritu Santo es el amor con que se aman. En general, las filosofías religiosas de todos los tiempos conciben a Dios sobre todo como "pensamiento", es decir Dios que se pensaba a sí mismo "puro pensamiento", "pensamiento de pensamiento". "Pero esto --añadió el predicador- no es ya posible, en el momento en el que se dice que Dios es sobre todo amor, porque el puro amor de sí mismo sería puro egoísmo, que no es la exaltación máxima del amor, sino su total negación―; y "un Dios que fuera puro Conocimiento o pura Ley, o puro Poder no tendría ciertamente necesidad de ser trino; pero un Dios que es sobre todo Amor sí, porque "menos que entre dos, no puede hacer amor―. Más en: http://custodiosdesanpedro.blogspot.com.es/2012/03/el-misterio- de-la-santisima-trinidad.htmlSan Agustín medita sobre misterio SantísimaTrinidad y ángel en la playa.
    • La Santísima Trinidad y el Misterio de la Inhabitación.No es un privilegio de los místicos; la Inhabitación Trinitaria es la presencia de la Santísima Trinidad enel alma del que está en gracia de Dios.El valor teológico de esta afirmación: es una verdad de fe divina y católica.El testimonio de la Sagrada Escritura es claro, fiel y constante:La inhabitación se afirma de las tres Personas, aunque se atribuya en especial al Espíritu Santo: La inhabitación del Hijo: Juan 14, 23: Jesús le respondió: "Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. La inhabitación del Padre: 2 Cor 6, 16: Porque nosotros somos el templo del Dios viviente, como lo dijo el mismo Dios: Yo habitaré y caminaré en medio de ellos; seré su Dios y ellos serán mi Pueblo. La inhabitación del Espíritu Santo: 1 Cor 6, 19: ¿O no saben que sus cuerpos son templo del espíritu Santo, que habita en ustedes y que han recibido de Dios? Más en: http://diariodealonsogracian.blogspot.com.es/2010/11/de-la- inhabitacion-de-dios-entero-en-el.html
    • [Elemento 2º. Nuestra debilidad –falta de palabras y deseo de Dios- se transforma a través del Espíritu Santo en oración] En la Carta a los Romanos escribe: «Del mismo modo el Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad, pues nosotros no sabemos orar como conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables» (8, 26). Y sabemos que es verdad lo que dice el Apóstol: «No sabemos orar como conviene». Queremos orar, pero Dios está lejos, no tenemos las palabras, el lenguaje, para hablar con Dios, ni siquiera el pensamiento. Nota 2. Aparece como necesario recordar algunos datos básicos del alma humana; y también los dones y frutos del Espíritu Santo, explicado por santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica; se hace en las tres diapositivas siguientes.Salmo 33 Gustad y ved qué bueno es elSeñor, dichoso el que se acoge a Él.
    • El alma realiza los actos que le son propios mediante las facultades.Cuando estos actos se repiten, las facultades adquieren unas cualidades gracias a las cuales el sujeto puede realizar con másfacilidad las actividades que les son propias. Estas cualidades dan a las facultades una disposición añadida a su tendencianatural y son los hábitos.Los hábitos pueden ser buenos (virtudes) o malos (vicios). Son virtudes si le facultan al sujeto para la realización de actosconforme a la norma de la moralidad, y son vicios si son contrarios a dicha regla.Siguiendo a Aristóteles, Santo Tomás consideró que para la conducta buena no es suficiente que la razón nos enseñecorrectamente el deber, además es preciso que la facultad apetitiva esté bien dispuesta mediante el hábito de la virtudmoral.Dado que en el alma humana encontramos el entendimiento y las facultades apetitivas (la voluntad y el apetito inferior), yque las virtudes son perfecciones de dichas facultades, podremos encontrar dos tipos generales de virtudes, lasintelectuales y las morales. Más en:http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiamedievalymoderna/SantoTomas/Principal-Tomas.htm
    • Diccionario Teológico de Santo Tomás de José A. Martinez Puche. O.P. Edibesa 2003.Dones del Espíritu Santo3. Enumeración de los dones… en todas las facultades del hombre que pueden ser principios de actos humanos en lasque hay virtudes, hay también dones: es decir, en la razón y en la facultad apetitiva.Los dones son hábitos que perfeccionan al hombre para secundar con prontitud la moción del Espíritu Santo, así comolas virtudes morales perfeccionan las facultades apetitivas para obedecer a la razón.a. Los dones de las facultades intelectuales.Estos dones se ordenan al conocimiento sobrenatural, que en nosotros se funda sobre la fe…, dos cosas se requieren denuestra parte respecto de las verdades que se nos proponen para creer:1ª Que lleguen a ser captadas por el entendimiento, y esto es lo que compete al: 1. don de entendimiento2ª Que el hombre forme sobre ellas un juicio recto, que ordene la adhesión de las mismas y la repulsa de los erroresopuestos: este juicio corresponde al:2. don de sabiduría cuando se refiere a las cosas divinas;3. don de ciencia, si versa sobre las cosas creadas; y4. don de consejo, cuando considera su aplicación a las acciones singulares.b. Los dones de las facultades apetitivas.La facultad apetitiva es perfeccionada por la caridad en materias tocantes a las relaciones del hombre con los demás.En lo referente a las relaciones consigo mismo, por la 5. fortaleza contra el miedo de los peligros y por el 6. temor contrael deseo desordenado de los placeres.Perfección de los dones respecto de las virtudes.a. Los dones presuponen las virtudes teologales… b. Los dones son menos excelentes que las virtudes teologales…
    • Frutos del Espíritu Santo2. Distribución ordenada de los doce frutos …Como se llama fruto lo que procede de un principio que es raíz y germendebe entenderse ka distinción de estos frutos por el diverso proceso del Espíritu Santo en nosotros, que se realiza en tresaspectos:1º. La mente humana se dispone bien en sí misma cuando se conduce rectamente en los bienes y en los males. Y laprimera disposición de la mente en torno al bien es por el amor, que es la afección primera y raíz de todas las afecciones.Por eso, como primer fruto está la 1. caridad, en la que se da especialmente el Espíritu Santo como en semejanza propia,pues Él es el amor…Al amor de caridad sigue necesariamente el 2.gozo, y es que todo el que ama se goza en la unión del amado, y la caridadtiene siempre presente a Dios, a quien ama, según dice san Juan: El que vive en caridad permanece en Dios y Dios en Él(1Juan 4, 16)…La perfección del gozo es la 3. paz, … lleva consigo dos cosas: que no seamos perturbados por la circunstanciasexteriores, y que nuestros deseos descansen en un solo objeto. Por eso después de la caridad y del gozo se enumera lapaz.En los males se halla bien dispuesta el alma de dos modos. Uno en no ser perturbada por la inminencia de los males, locual pertenece a la 4. paciencia, otro, en que tampoco se turbe por la dilación de bienes, pues según Aristóteles, Carecerde bien tiene razón del mal; esto pertenece a la 5. longanimidad.2º. Respecto al prójimo, el hombre ha de disponerse rectamente: Primero en cuanto a la voluntad de hacer el bien; estopertenece a la 6. bondad. Segundo, en cuanto a la ejecución de la beneficencia, a esto se refiere la 7. benignidad, …Tercero, a tolerar con equidad de ánimo los males inferidos por el prójimo, esta es la función de la 8. mansedumbre querefrena la ira.Cuarto, en que no solo no causemos daños al prójimo por la ira, sino que tampoco los causemos por fraude o engaño;esto compete a la fe, en su sentido de 9. fidelidad…3º. Respecto a lo que es inferior, el hombre se dispone debidamente en cuanto a las acciones exteriores, por la 10.modestia que hace guardar moderación en palabras y obras. En cuanto a las pasiones interiores, por la 11. continencia yla 12. castidad, ya se distingan en que esta refrene los placeres ilícitos y aquellas los lícitos….
    • Sólo podemos abrirnos, poner nuestro tiempo a disposición de Dios, esperar que él nos ayude a entraren el verdadero diálogo. El Apóstol dice: precisamente esta falta de palabras, esta ausencia de palabras, incluso este deseo deentrar en contacto con Dios, es oración que el Espíritu Santo no sólo comprende, sino que lleva,interpreta ante Dios. Precisamente esta debilidad nuestra se transforma, a través del Espíritu Santo, en verdadera oración,en verdadero contacto con Dios. El Espíritu Santo es, en cierto modo, intérprete que nos hace comprender a nosotros mismos y a Dioslo que queremos decir. El diálogo de los pecadores que oran, interpretado en la teología mística de santo Tomás de Aquino, Suma Teológica II-II c. 83 artículo 16. ¿Consiguen algo de Dios con su oración los pecadores? Respondo: Que en el pecador se han de considerar dos cosas, a saber: la naturaleza, que Dios ama; y la culpa, a la que odia. Luego si el pecador, en su oración, pide algo en cuanto pecador, esto es, algo acorde con sus deseos de pecado, Dios, por misericordia, no lo escucha; aunque hay ocasiones en que sí, como castigo, cuando permite que el pecador se hunda todavía más en sus pecados. Como dice San Agustín: Dios niega cosas propicio que otorga enojado. Dios, a pesar de todo, escucha la oración del pecador si procede de un buen deseo natural, no como si en justicia tuviese obligación de hacerlo, pues no se lo merece el pecador, sino por pura misericordia, con tal de que se cumplan las cuatro condiciones antes mencionadas (a.15 ad 2), a saber:fariseo-y-publicano.jpg. Dos tipos depecadores o dos estados de la naturaleza que pida para sí, que pida lo necesario para la salvación y que lo hagapecadora del hombre. con piedad y con perseverancia. Más en: http://hjg.com.ar/sumat/
    • [Elemento 3º. Nuestra debilidad la experimentamos más en la oración y aumenta cuanto másprogresamos –nos abandonamos más a él- en la relación con Dios]En la oración, más que en otras dimensiones de la existencia, experimentamos nuestra debilidad,nuestra pobreza, nuestro ser criaturas, pues nos encontramos ante la omnipotencia y la trascendenciade Dios. Y cuanto más progresamos en la escucha y en el diálogo con Dios, para que la oración se convierta en la respiración diaria de nuestra alma, tanto más percibimos incluso el sentido de nuestra limitación, no sólo ante las situaciones concretas de cada día, sino también en la misma relación con el Señor. Entonces aumenta en nosotros la necesidad de fiarnos, de abandonarnos cada vez más a él; comprendemos que «no sabemos orar como conviene» (Rm 8, 26).Cristo refulgente se aparece ante Francisco y los suyos. José Benlliure y Gil (1855–1937)http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Josep_Benlliure_Gil15.jpg
    • [Elemento 4º. Tanto nos ayuda el Espíritu Santo en la oración que es sobre todo obra suya y suyo ellenguaje de comunicación entre hombres espirituales]Y el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra incapacidad, ilumina nuestra mente y calienta nuestro corazón,guiando nuestra oración a Dios.Para san Pablo la oración es sobre todo obra del Espíritu en nuestra humanidad, para hacerse cargo denuestra debilidad y transformarnos de hombres vinculados a las realidades materiales en hombresespirituales.En la Primera Carta a los Corintios dice:«Nosotros hemos recibido un Espíritu que no es del mundo; es el Espíritu que viene de Dios, para queconozcamos los dones que de Dios recibimos.Cuando explicamos verdades espirituales a hombres de espíritu, no las exponemos en el lenguaje queenseña el saber humano, sino en el que enseña el Espíritu» (2, 12-13). San Juan de la Cruz en Cántico espiritual (B) Canción 26,3 hace una descripción de cómo Dios ayuda nuestra debilidad y nos transforma de amor en Dios: Y podemos decir que estos grados de amor son siete, los cuales se vienen a tener todos cuando se tienen los siete dones del Espíritu Santo en perfección, en la manera que es capaz de recibirlos el alma. Y así cuando el alma llega a tener en perfección el espíritu de temor, que es el último de los siete dones, es filial, y el temor perfecto de hijo sale de amor perfecto de padre; y así, cuando la Escritura divina quiere llamar a uno perfecto en caridad le llama temeroso de Dios. http://www.caminando-con-jesus.org/CARMELITA/juandelac/SJDELACRUZ-Job 2, 10: Si aceptamos de Dios los CANTO%20ESPIRITUAL%20B.pdfbienes, ¿no vamos a aceptar los males?
    • [Elemento 5º. El Espíritu Santo nos cambia y nos une con el Espíritu de Cristo; el Papa precisa quetambién es el Espíritu de Dios]Al habitar en nuestra fragilidad humana, el Espíritu Santo nos cambia, intercede por nosotros y nosconduce hacia las alturas de Dios (cf. Rm 8, 26).Con esta presencia del Espíritu Santo se realiza nuestra unión con Cristo,pues se trata del Espíritu del Hijo de Dios,en el que hemos sido hecho hijos.San Pablo habla del Espíritu de Cristo (cf. Rm 8, 9) y no sólo del Espíritu de Dios. Francisco se aparece sobre fulgentísimo carro de fuego. José Benlliure Francisco recibió constante ayuda de Dios para realizar la ardua labor que debía llevar a cabo a lo largo de su existencia. Esta escena corresponde a una de esas ayudas, cuando un carro de fuego tomó al hermano Francisco y lo elevó por los aires frente a sus compañeros. Más en: http://www.sanantoniocolegio.com/58benlliure/ 22cuadro.php
    • Es obvio: si Cristo es el Hijo de Dios, su Espíritu es también Espíritu de Dios,y así si el Espíritu de Dios, el Espíritu de Cristo, se hizo ya muy cercano a nosotros en el Hijo de Dios eHijo del hombre,el Espíritu de Dios también se hace espíritu humano y nos toca;podemos entrar en la comunión del Espíritu.Es como si dijera que no solamente Dios Padre se hizo visible en la encarnación del Hijo,sino también el Espíritu de Dios se manifiesta en la vida y en la acción de Jesús, de Jesucristo, quevivió, fue crucificado, murió y resucitó. Sueño profético de Francisco. José Benlliure En sueños, oye unas voces que le informan de la caída en manos de los sarracenos de la tierra que pisaron los pies de María y su Hijo. Al punto reconoce en aquellas voces la de María y Jesús. El santo se comprometió a luchar junto a sus hermanos por los Santos Lugares. Más en: http://www.sanantoniocolegio.com/58ben lliure/22cuadro.php
    • [Elemento 6º. Ya no somos nosotros quienes vivimos, sino Cristo quien vive en nosotros]El Apóstol recuerda que «nadie puede decir ―Jesús es Señor‖, sino por el Espíritu Santo» (1 Co 12, 3).Así pues, el Espíritu orienta nuestro corazón hacia Jesucristo, de manera que «ya no somos nosotrosquienes vivimos, sino que es Cristo quien vive en nosotros» (cf. Ga 2, 20).En sus Catequesis sobre los sacramentos, san Ambrosio, reflexionando sobre la Eucaristía, afirma:«Quien se embriaga del Espíritu está arraigado en Cristo» (5, 3, 17: pl 16, 450). Dios omnipotente, profundo misterio inaprensible, hace continuamente su oferta de amor al hombre. Sin embargo, el hombre fundado en la libertad que Él le ha concedido determina la manera en que Dios (que mora en todas las almas secreto y encubierto) more en su alma: •En unas mora solo, en otras no; • en unas agradado, en otras con desagrado; • en unas como en su casa, mandándolo y rigiéndolo todo; • en otras como en casa ajena, donde no le dejan mandar ni hacer nada. Llama de amor viva 4, 14 San Juan de la Cruz. Más en: http://es.scribd.com/doc/77499367/San-Juan-de-la-Cruz-Llama-de- Amor-VivaMonte Alverna. José Benlliure.Es fama que, retirado San Francisco al monte Alverna para orar, la intensidad de su encuentro amoroso en la intimidad deDios fue tal, que los pastores de las inmediaciones decían que, aquella noche, el monte ardía con espléndida y enrojecidaluz, hasta el punto de sentirse atemorizados por tan inexplicable hecho.http://www.sanantoniocolegio.com/58benlliure/22cuadro.php
    • [7º. Tres consecuencias si dejamos actuar en nosotros el Espíritu de Cristo]Y ahora quiero poner de relieve tres consecuencias en nuestra vida cristiana cuando dejamos actuar ennosotros, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu de Cristo como principio interior de todo nuestroobrar. [Consecuencia 1ª: Vivir la auténtica libertad de los hijos de Dios]Ante todo, con la oración animada por el Espíritu somos capaces de abandonar y superar cualquierforma de miedo o de esclavitud, viviendo la auténtica libertad de los hijos de Dios. Nota 3 Estas cuestiones están razonadas por santo Tomás de Aquino, aquí recojo unos fragmentos en estas diapositivas para saber con detalle cuál es la “auténtica libertad de los hijos de Dios”. A) Limites en la naturaleza humana Así como en cualquier artífice preexiste la razón de cuanto produce con su arte, así en el gobernante tiene que preexistir la razón directiva de lo que han de hacer los que están sometidos a su gobierno... Ahora bien, Dios es creador de todas las cosas por su sabiduría, y respecto de esas cosas guarda una relación semejante a la del artífice respecto de sus artefactos, según expusimos en la Parte I (q.14 a.8). El es además quien gobierna todos los actos y movimientos de cada una de las criaturas, como también dijimos en la misma Parte I (q.103 a.5). Suma teológica - Parte I-II - Cuestión 93,Artículo 1. Más en: http://hjg.com.ar/sumat/
    • Sin la oración que alimenta cada día nuestro ser en Cristo, en una intimidad que creceprogresivamente, nos encontramos en la situación descrita por san Pablo en la Carta a los Romanos:no hacemos el bien que queremos, sino el mal que no queremos (cf. Rm 7, 19).[Demostración][a] Y esta es la expresión de la alienación [1] del ser humano, de la destrucción de nuestra libertad, porlas circunstancias de nuestro ser a causa del pecado original:queremos el bien que no hacemos y hacemos lo que no queremos, el mal.B) El pecado, al traspasar los límites propios de la naturaleza humana, nos aliena [enajena/enloquece]Artículo 1: ¿Disminuye el pecado el bien de la naturaleza?El bien de la naturaleza humana se puede entender en un sentido triple:1) Los principios mismos de la naturaleza, por los que está constituida la misma, y las propiedades causadas por ella, comolas potencias del alma y otras cosas semejantes. 2) Puesto que el hombre por su naturaleza tiene inclinación a la virtud, según hemos expuesto más arriba (q.51 a.1; q.63a.1), la misma inclinación a la virtud es un bien natural.3) Puede llamarse bien de la naturaleza el don de la justicia original, que en el primer hombre fue conferido a toda lanaturaleza humana.Pues bien, el primer bien de la naturaleza ni se suprime ni se disminuye por el pecado. En cambio, el tercer bien de lanaturaleza fue totalmente eliminado por el pecado del primer padre.Mas el bien intermedio de la naturaleza, a saber, la misma inclinación natural a la virtud, disminuye por el pecado.Pues por los actos humanos se crea una inclinación a actos semejantes, según expusimos anteriormente (q.50 a.1). Mas porel hecho de que uno se incline a uno de los contrarios, disminuye necesariamente su inclinación al otro.Por consiguiente, como el pecado es contrario a la virtud, por el hecho mismo de que el hombre peca, disminuye ese biende la naturaleza, que es la inclinación a la virtud.Suma teológica - Parte I-IIae - Cuestión 85Efectos del pecado: corrupción de los bienes de la naturaleza
    • [b] El Apóstol quiere darnos a entender que no es en primer lugar nuestra voluntad lo que nos libra deestas condiciones, y tampoco la Ley, sino el Espíritu Santo.Y dado que «donde está el Espíritu del Señor hay libertad» (2 Co 3, 17), con la oración experimentamosla libertad que nos ha dado el Espíritu:una libertad auténtica, que es libertad del mal y del pecado para el bien y para la vida, para Dios. C) La Nueva Ley o Evangelio, es Ley de libertad Objeción 2. La nueva ley es ley del Espíritu, como se dice en Rom 8,2. Pero donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad, como se dice 2 Cor 3,17. Ahora bien, no hay libertad si el hombre está obligado a ejecutar u omitir ciertas obras exteriores. Luego la nueva ley no contiene ningún precepto o prohibición de actos exteriores. Respuesta a Objeción 2. Según dice el Filósofo [Aristóteles] en I Metaphys., se llama libre el que es causa de sí mismo. Por lo tanto, aquél obrará libremente que obre por propia iniciativa. Ahora bien, si obra el hombre por un hábito conforme a su naturaleza, obra por sí mismo, pues el hábito inclina por manera natural. Pero, si el hábito fuese contrario a la naturaleza, el hombre no obraría según lo que es él mismo, sino según alguna corrupción que se le hubiera sobrevenido. Así pues, siendo la gracia del Espíritu Santo como un hábito interior infuso que nos mueve a obrar bien, nos hace ejecutar libremente lo que conviene a la gracia y evitar todo lo que a ella es contrario. En conclusión, la nueva ley se llama ley de libertad en un doble sentido (cf. sol.). Primero, en cuanto no nos compele a ejecutar o evitar sino lo que de suyo es necesario o contrario a la salvación eterna, y que, por lo tanto, cae bajo el precepto o la prohibición de la ley. Segundo, en cuanto hace que cumplamos libremente tales preceptos o prohibiciones, puesto que las cumplimos por un interior instinto de la gracia. Y por estos dos capítulos, la nueva ley se llama ley de perfecta libertad, según la expresión de Sant 1,25. Suma Teológico Parte I-IIae - Cuestión 108 Contenido de la ley nueva Artículo 1: ¿Debe la ley nueva mandar o prohibir algunos actos exteriores?
    • [c] La libertad del Espíritu, prosigue san Pablo, no se identifica nunca ni con el libertinaje ni con laposibilidad de optar por el mal, sino con el «fruto del Espíritu que es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí» (Ga 5, 22).Esta es la verdadera libertad:poder seguir realmente el deseo del bien, de la verdadera alegría, de la comunión con Dios,y no ser oprimido por las circunstancias que nos llevan a otras direcciones. D) La libertad del Espíritu es alegría: "Si nosotros llevamos todas las cosas con paciencia y alegría por Cristo, escribe, hermano León, que en esto está la perfecta alegría". (San Francisco en Florecillas, 7) http://www.sanantoniocolegio.c om/58benlliure/12cuadro.php
    • [Consecuencia 2ª, de la actuación Espíritu de Cristo: La relación hombre-Dios se hace tan profunda queno la altera nada]Una segunda consecuencia que se verifica en nuestra vida cuando dejamos actuar en nosotros alEspíritu de Cristo es que la relación misma con Dios se hace tan profunda que no la altera ningunarealidad o situación.Entonces comprendemos que con la oración no somos liberados de las pruebas o de los sufrimientos,sino que podemos vivirlos en unión con Cristo, con sus sufrimientos, en la perspectiva de participartambién de su gloria (cf. Rm 8, 17). E) La relación hombre-Dios no la altera ni aun cuando nuestra vida anterior haya sido completamente contraria, como ser mago/hechicero/adivino/brujo. Santa Justina de Antioquía rehusó casarse con un joven, mago célebre, llamado Cipriano. Cipriano empleó todos los secretos de su arte; pero el demonio le confesó que ningún poder tenía sobre los cristianos. Esta respuesta lo convirtió; hasta llegó a ser obispo de Antioquía. Padeció con Santa Justina garfios de hierro, azotes y pez hirviendo; finalmente fueron decapitados. SAN CIPRIANO y SANTA JUSTINA, de Antioquía, Mártires
    • [Demostración]Muchas veces, en nuestra oración, pedimos a Dios que nos libre del mal físico y espiritual, y lo hacemoscon gran confianza.Sin embargo, a menudo tenemos la impresión de que no nos escucha y entonces corremos el peligro dedesalentarnos y de no perseverar.En realidad, no hay grito humano que Dios no escuche, y precisamente en la oración constante y fielcomprendemos con san Pablo que «los sufrimientos de ahora no se pueden comparar con la gloria queun día se nos manifestará» (Rm 8, 18). Impresión de las llagas. En el verano de 1224 se retiró al monte Alverna. El Pobre de Asís está arrodillado sobre la tierra y con los brazos abiertos recibe ese particular don divino. "La cruz que llevaba grabada en su corazón, a fuerza de contemplación, le rompió un día la piel, floreciéndosela en llagas". (Leyenda de los tres compañeros, 69)
    • [Argumento 1. La oración nos permite afrontar el sufrimiento con una fuerza nueva: la misma confianzade Jesús]La oración no nos libra de la prueba y de los sufrimientos; más aún —dice san Pablo— nosotros«gemimos en nuestro interior, aguardando la adopción filial, la redención de nuestro cuerpo» (Rm8, 23); El pueblo grita: "Mirad al santo" La santidad de Francisco y su escuálida figura maltratada por la enfermedad enternecen la piedad popular, que al verlo montando un borrico, incapaz de valerse ya de sus propios pies, irrumpe en el camino aclamándolo: ¡Ved ahí al santo! ¡Nuestro santo!.él dice que la oración no nos libra del sufrimiento, pero la oración nos permite vivirlo y afrontarlo conuna fuerza nueva, con la misma confianza de Jesús, el cual —según la Carta a los Hebreos—«en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podíasalvarlo de la muerte, siendo escuchado por su piedad filial» (5, 7).
    • [Argumento 2. Dios respondió al Hijo con la resurrección; así esperamos que nos responda]La respuesta de Dios Padre al Hijo, a sus fuertes gritos y lágrimas,no fue la liberación de los sufrimientos, de la cruz, de la muerte,sino que fue una escucha mucho más grande, una respuesta mucho más profunda;a través de la cruz y la muerte,Dios respondió con la resurrección del Hijo, con la nueva vida. "...Creo en el Espíritu Santo; la santa iglesia católica, la comunión de los santos; el perdón de los pecados; la resurrección de los muertos; y la vida eterna." (Credo)La oración animada por el Espíritu Santo nos lleva también a nosotros a vivir cada día el camino de lavida con sus pruebas y sufrimientos, en la plena esperanza, en la confianza en Dios que respondecomo respondió al Hijo.
    • [Consecuencia 3ª, de la actuación del Espíritu: La oración no es solo por mí, se abre a toda lahumanidad y creación]Y, en tercer lugar, la oración del creyente se abre también a las dimensiones de la humanidad y de todala creación, que, «expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8, 19).Esto significa que la oración, sostenida por el Espíritu de Cristo que habla en lo más íntimo de nosotrosmismos, no permanece nunca cerrada en sí misma, nunca es sólo oración por mí, sino que se abre acompartir los sufrimientos de nuestro tiempo, de los demás.Se transforma en intercesión por los demás, y así en mi liberación, en canal de esperanza para toda lacreación, en expresión de aquel amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones por mediodel Espíritu que se nos ha dado (cf. Rm 5, 5).Y precisamente este es un signo de una verdadera oración, que no acaba en nosotros mismos, sino quese abre a los demás, y así me libera, así ayuda a la redención del mundo. Francisco entona el Cántico de las Criaturas. "Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el señor hermano Sol, el cual es día y por el cual nos alumbras. Y él es bello y radiante con gran esplendor: de ti, Altísimo, lleva significación“ (San Francisco, Cántico de las criaturas, 3-4)
    • Queridos hermanos y hermanas, san Pablo nos enseña que en nuestra oración debemos abrirnos a la presencia del Espíritu Santo, el cual ruega en nosotros con gemidos inefables, para llevarnos a adherirnos a Dios con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser. El Espíritu de Cristo se convierte en: la fuerza de nuestra oración «débil», en la luz de nuestra oración «apagada», en el fuego de nuestra oración «árida», dándonos la verdadera libertad interior, enseñándonos a vivir afrontando las pruebas de la existencia, con la certeza de que no estamos solos, abriéndonos a los horizontes de la humanidad y de la creación «que gime y sufre dolores de parto» (Rm 8, 22). Gracias."El Señor te bendiga y te guarde +te muestre su faz y tenga piedad de ti +Vuelva a ti su rostro y te dé la paz +El Señor te bendiga" (Bendición de San Francisco)
    • Saludo cordialmente a los grupos de lengua española, en particular al de la Institución Teresiana, en elcentenario de su fundación y fiel servicio a la Iglesia, así como a los provenientes de España, México,Costa Rica, Guatemala, Argentina y otros países latinoamericanos.Invito a todos a pedir al Señor, que su Espíritu sea nuestra fuerza para afrontar las pruebas con laesperanza de estar radicados en Dios.Muchas gracias. San Antonio predica a los peces y convierte a los herejes. En el cuadro se ha pintado un pasaje de la vida de san Antonio, aquel en la que dadas las reticencias de los habitantes de Rímini ante su explicación de la Palabra de Dios, decidió hacer partícipe de ella a los animales del mar. En la orilla comenzó su predicación y a él se acercó un gran número de peces para escucharle con evidente interés. "Y todas las criaturas que están bajo del cielo, según su naturaleza, sirven, conocen y obedecen al Creador mejor que tú". (San Francisco, Admonición 5.)