La Biblia, el calefón, Osama y Obama      Sin dudas, los últimos acontecimientos en materia de políticainternacional demue...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La biblia

139 views
98 views

Published on

Nota personal publicada en FB

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
139
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La biblia

  1. 1. La Biblia, el calefón, Osama y Obama Sin dudas, los últimos acontecimientos en materia de políticainternacional demuestran que el "cambalache" no es sólo patrimonio de losargentinos ni fue sólo en el siglo XX. El supuesto o real enfrentamiento con elterrorista más buscado y perseguido de los últimos años, supera ampliamentecualquier ficción de la MGM que se pueda imaginar. Viene a mi mente aquellamítica serie, el Súper Agente 86. el temible espía del recontra espionaje; en laque los inteligentes miembros de la CÍA, no eran tan inteligentes y ni siquieralos enemigos "malos" eran tan temibles como para preocuparse. Algo así seme representa cuando escucho las explicaciones que desde la Casa Blancavan dando, de a cuenta gotas, porque en definitiva algo tienen que decir.Aunque sea a un pueblo que poco pregunta y se cuestiona, y a una prensa quesólo se encarga de transmitir la propia "verdad" de los acontecimientos. Lamuerte del líder de Al Queda, resulta haber sido mucho más simple de lo queellos mismos pensaban, sin resistencia, sin enfrentamientos. Todas las demásexplicaciones que intentan dar los EE.UU quedan insuficientes: dónde está elcuerpo, cuáles son las pruebas de que era realmente Osama Bin Laden quienmurió resitiéndose, por qué no se dan a conocer ni siquiera las fotos. En fin,este hecho despierta más dudas que certezas pero además nos demuestra unavez más que vivimos en un mundo claramente desequilibrado, en el que unospocos son dueños no sólo de la mayor parte de las riquezas materiales si notambién de la vida de millones de personas que sólo por el hecho de vivir endeterminados lugares del mundo o pertenecer a determinada cultura o religión,son condenados a morir sin ni siquiera tener derecho a ser juzgados por loscrímenes que supuestamente cometieron. Es para pensarlo por lo menos. Nota publicada en perfil personal de Facebook

×