Your SlideShare is downloading. ×
Crónica de una muerte ¿Demasiado anunciada?        Otra vida más que se nos escapa de las manos. Me siento responsablecomo...
Es hora de preguntarnos ¿Dónde estamos los adultos cuando nos robanla inocencia?Nota publicada en el perfil personal de Fa...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Crónica de una muerte

81

Published on

Nota personal publicada en FB

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
81
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Crónica de una muerte"

  1. 1. Crónica de una muerte ¿Demasiado anunciada? Otra vida más que se nos escapa de las manos. Me siento responsablecomo adulta, como madre, como docente por esa vida. Es por eso que necesitoexpresar la indignación ante un hecho como el ocurrido en Lincoln el martespasado. Como en la extraordinaria "Crónica.." de García Márquez aquí apareceun pueblo adormecido, enmudecido que espera que ocurra lo peor, como sifuera un hecho inevitable. A medida que se van conociendo más detalles del asesinato de Tomás,salen a la luz testimonios que horrorizan de sólo escucharlos. Cualquierdetective podría analizar esos hechos como indicios más que evidentes de queese crimen iba a suceder tarde o temprano ¿Qué elemento puede haberdetenido la pronunciación previa a lo acontecido, de alguno de todos lostestigos que ahora salen a hablar ¿Por qué nadie dijo nada? ¿Por qué nadiesospechó, al menos, que podía suceder lo que terminó pasando? ¿Por quénadie protegió a Tomás? Esta semana se conmemoró el Día Internacional por los Derechos delNiño, ¡Qué paradoja! Justo unos días después de otra muerte inentendibledesde todo punto de vista. Y vuelvo a preguntarme ¿Qué le pasa a estasociedad que descuida a los seres más preciados, a quienes debería proteger?¿Qué nos pasa a los seres humanos que tan sumisamente aceptamos perder anuestros niños? ¿Qué nos pasa, que los exponemos desde tan temprana edada las crueldades más atroces que nadie pueda imaginar? En mi opinión creo que de una u otra forma matamos la niñez. No hayespacio en este mundo para los niños. Les exigimos que crezcan tan rápido,que sean adultos, en su forma de vestir, de andar, de ser, de pensar. Lasociedad toda (de consumo básicamente) les roba su niñez. Y de esa formaquedan convertidos, sin saberlo, en campo de batalla de la violencia familiar ysocial que nos aqueja. Tomás no es el único, lamentablemente. En este año2011, 16 niños y niñas murieron por causas de violencia doméstica en nuestropaís.
  2. 2. Es hora de preguntarnos ¿Dónde estamos los adultos cuando nos robanla inocencia?Nota publicada en el perfil personal de Facebook

×