• Like

Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Modelos de evaluación institucional

  • 8,306 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
8,306
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
194
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD “DR. RAFAEL BELLOSO CHACÍN<br />VICERRECTORADO ACADEMICO<br />DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO<br />PROGRAMA: CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN<br />MENCIÓN: GERENCIA EDUCATIVA<br />NIVEL: MAESTRÍA<br />EVALUACIÓN INSTITUCIONAL EN ORGANIZACIONES EDUCATIVAS<br />Integrantes:<br />Chacín Islania<br />García Gladys<br />Martínez Elizabeth<br />Nava Mirlene<br />Padrón Elvia<br />MARACAIBO - VENEZUELA<br />1. Análisis de los Modelos de Evaluación Institucional<br />1.1. Modelo Orientado hacia los Objetivos (R. Tyler)<br />Primer modelo de evaluación sistémica, su origen se remonta a los años 30 y tiene como propósito determinar la congruencia entre los objetivos y los logros, además de racional y sistemático es fácil de entender, enfatiza la importancia de un ciclo de continuo de evaluación, análisis y comportamiento, el cual enfoca su atención en las fortalezas y las necesidades del currículo se emplea la retroalimentación. Sin embargo, es contradictorio hablar de retroalimentación cuando sólo se ve como se valora sólo el resultado final.<br />El procedimiento propuesto por Tyler consta de pasos que se detallan a continuación:<br />a. Establecer metas <br />b. Ordenar los objetivos<br />c. Establecer situaciones y condiciones según las cuales pueden ser demostradas la consecusión de los objetivos<br />d. Explicar los propósitos de la estrategia<br />e. Escoger las medidas apropiadas<br />f. recopilar los datos del trabajo<br />g. Comprobar los datos con los objetivos del comportamiento.<br />1.2. Modelo Orientado para la Toma de Decisiones (Stufflebeam, CIPP)<br />Define la evaluación como el proceso para delimitar, obtener y aplicar información descriptiva útil sobre el valor de la planificación metas, ejecución e impacto de un objeto determinado que guíe la toma de decisiones en la solución de problemas y la comprensión del fenómeno implicado. Es decir, hace referencia a aspectos relacionados con la naturaleza del objeto a evaluar, su fundamentación, contexto, recursos y los resultados alcanzados, el cual aporta como novedad a modelos evaluativos anteriores su propuesta de evaluar el proceso, lo cual permite cómo las organizaciones llegan a alcanzar sus objetivos, resaltando así la gestión que lleva a cabo el director..<br />A través de un enfoque sistemático global, esta metodología tiene en cuenta cuatro ámbitos: Contexto, Entrada (imput), Proceso y Producto por lo que se le conoce como CIPP, para los cuales tiene en cuenta objetivos, métodos y relación con la toma de decisiones en el proceso de perfeccionamiento de los programas. Y que serán descritos brevemente:<br />a. Definir el contexto institucional: identificar la población que desea evaluar y valorar las necesidades, identificando sus necesidades logran juzgar si los objetivos propuestos son coherentes con las mismas.<br />b. Identificar y valorar la capacidad del sistema: las estrategias, las alternativas, la planificación de procedimientos y así lograr llevar a cabo dichas estrategias, presupuestos y los respectivos programas.<br />c. Identificar durante el proceso, los defectos de la planificación del procedimiento o de su realización, proporcionando información para las decisiones pre programadas describir y juzgar las actividades y aspectos del procedimiento.<br />d. Recopila juicios acerca de los resultados y relacionarlos con los objetivos y la información proporcionada por el contexto por la entrada de datos y por el proceso e interpretar su valor.<br />1.3. Centrado en el Cliente o Respondiente (R.Stake)<br />Se centra principalmente en ayudar a quienes realizan un servicio cotidiano que tiende a valorar y perfeccionar sus contribuciones tal como lo señala en su artículo Mora (2004), se trata de una investigación activa que orienta a quienes realizan programas que dirigen sus propias evaluaciones, los problemas que suelen presentarse provienen de la comunidad, de grupos locales como también de expertos que ajeno a dicha situación. <br />Por consiguiente, este modelo se basa en las ideas Tylerianas ampliándolas a la evaluación de los antecedentes, el proceso, las normas y el juicio. Stake posteriormente recalcó que se deben registrar tanto los resultados directos como los indirectos, los planeados y los accidentales, asimismo, debe existir entre el evaluador y los evaluados una estrecha compenetración. Así las dos tareas principales son la descripción y el juicio.<br />La principal desventaja es la “ausencia de credibilidad externa y la posibilidad de ser manipulado por ciertos elementos locales que en efecto, ejercen un gran control sobre la evaluación (Stufflebeam y Shinkfield, citado por Morán 2004). <br />En este sentido, el propósito de esta evaluación es proporcionar un servicio dirigido a un grupo de personas específicas, es decir, el evaluador debe conocer el lenguaje e intereses de su audiencia, además de presentar un informe detallado de lo que ha observado acerca del programa y de la satisfacción que pueda sentir un grupo de personas que ha sido seleccionado de manera adecuada Por otro lado se le conoce con el nombre de evaluación respondiente, ya que busca responder a los problemas del programa que se plantean los actores involucrados cuando este se desarrolla y el evaluador responde a las diferentes interpretaciones de cada uno de los implicados, negociando con el cliente lo que debe hacerse.<br />1.4. Modelo Orientado por el Consumidor (Scriven)<br />El primero en aplicarlo es Scriben en 1967, quien concibe la evaluación como un proceso sistemático que busca emitir juicio de valor fundamentado objetivamente, lo cual supone debe ser continua y permanente en las funciones del docente como evaluador. Scriven, al considerar que el proceso evaluativo está dirigido al consumidor, se refiere al beneficiario del servicio que se oferta en relación de los costos que estos generan, las necesidades y los valores en general de la sociedad a la cual se dirige, por lo tanto por muy flexible que sea este modelo, se observa como sólo le interesa la calidad, la producción para así llegar a obtener la satisfacción de dichos consumidores..<br />En el contexto educativo se hace referencia a la inversión que se realice del sector, el grado de satisfacción de necesidades de los alumnos y las respuesta que el sistema es capaz de dar a las demandas de su contexto y sociedad. Por otro lado, destaca dos funciones principales la evaluación formativa y sumativa. En relación a la formativa permite suministrar información para la planificación, así como también permite la autoevaluación acerca del vocabulario empleado, validez de los contenidos, entre otros aspectos, permitiendo ajustarse a cualquier entorno social con características particulares.. <br />Por su parte, la evaluación sumativa, permite suministrar información acerca del valor del objeto después de haber sido llevada a consenso, pero se puede destacar que no es el modelo más apropiado para ser empleado en la educación, ya que toma en cuenta algunos elementos tomando en cuenta sólo el producto final <br />1.4. Modelo de Evaluación como Crítica Artística <br />Elliot Esiner (1981), aplicó este modelo de evaluación y llegó a concebir la enseñanza como un arte, el autor señala que el evaluador es el experto en educación quien interpreta lo que observa, tal y como ocurren un medio cultural el cual está repleto de significados. La crítica artística toma la forma de un documento escrito caracterizado por su carácter descriptivo, interpretativo del contexto, de los símbolos, reglas, tradiciones de los miembros que participan y al realizar los méritos de los juicios que se han descrito.<br />Por lo tanto, la crítica evaluativa es cualitativa, trata de recopilar lo apreciable de la vida en el aula, las relaciones interpersonales y el desarrollo de los procesos.<br />1.5. Modelo de Gerencia Estratégica (David Fred)<br />Según Fred. R David (1995), la Gerencia Estratégica es un proceso mediante el cual se formulan, ejecutan y evalúan las acciones que permitirán que una organización logre los objetivos, la misma requiere la identificación de amenazas y oportunidades externas de una empresa, al igual que las debilidades y fortalezas internas, el establecimiento de misiones de una compañía, la fijación de objetivos, el desarrollo de estrategias alternativas, el análisis de dichas alternativas y la decisión de cuales escoger. Por otra parte, se debe suministrar los incentivos apropiados para atraer y motivar a los gerentes claves de la organización. El éxito estratégico debe ocurrir en el ámbito individual y organizacional. <br />De acuerdo con lo antes expuesto, este modelo consta de pasos primordiales como son: a. Identificar estrategias: determinar cursos de acción que nos permitan obtener ventajas frente a los adversarios lograr conseguir alcanzar nuestros objetivos, tomando en cuenta las debilidades y amenazas, oportunidades y las fortalezas; b analizar las tendencias sociales: Supone evaluar la información, sintetizarla y ver sus pro y sus contras y sobre todo confrontar nuestras observaciones del entorno con nuestra propia realidad, c. evaluar la estrategia: se debe preparar a la organización tanto en sus aspectos estructurales como organizativos, para acometer las estrategias, y deben prepararse los recursos y al factor humano, para asumir el cambio.<br />1.6. Modelo de Evaluación de la Calidad del centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA)<br />Según Reimi en sus estudios “La educación superior en América Latina también enfrenta cambios importantes en cuanto a: (1) transformación y reorganización de los sistemas de educación superior, especialmente el surgimiento de nuevas universidades, primordialmente privadas; (2) nuevas formas y modalidades de relación entre los gobiernos y las instituciones; y (3) valoración de la educación universitaria por la sociedad, grupos empresariales y gobiernos”.<br />En Venezuela esencialmente el deterioro de la calidad de la educación superior está asociado con su violenta masificación, la estratificación y diversificación de las instituciones y la crisis de financiamiento. Adicionalmente, la falta de una eficiente herramienta de análisis, planificación y gestión, contribuye a la crisis del sector. Siendo la educación en general, y particularmente el nivel superior, un eje central para el desarrollo del país<br />Las universidades venezolanas necesitan desarrollar procesos de evaluación institucional de su desempeño, para la revisión de sus estructuras funcionales, conocimiento y diagnóstico de la situación actual a fin de incrementar los niveles de eficacia, eficiencia y efectividad de la gestión universitaria.<br />El modelo más elaborado y aplicado en América Latina es el realizado por el Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA) que ejecuta el proyecto de gestión y evaluación universitaria, integrado al programa multinacional de educación media y superior de la OEA. El modelo identifica seis dimensiones básicas para medir la calidad como lo son: la relevancia, efectividad, disponibilidad de recursos, eficiencia, eficacia y procesos, así como los indicadores, la función universitaria que involucra, el nivel en que se aplica y la fuente de donde se recogen los datos provenientes de los actores participantes en el proceso. <br />CONCLUSION<br />Una de las funciones importantes de la evaluación es proporcionar elementos de juicio que permitan orientar a la toma de decisiones de manera efectiva, permitiendo a su vez que se puedan llevar a cabo los cambios que sean necesarios Es importante acotar el concepto de evaluación en las diversas generaciones que describen Guba y Linconl (1989), quienes señalan que la evaluación ha sufrido cambios tanto en sus contenidos como en el desarrollo de la misma, en cuanto a la primera generación se enfatiza la reproducción de lo aprendido por los alumnos es decir, a la memorización. En este contexto la memorización y la medición resultan similares.<br />Con respecto a la segunda generación supera una limitación de la anterior, se centra tanto en el alumno como en el currículo en función de los objetivos que ellos establecían y así se logra destacar la relación entre evaluación y objetivos, describiendo así las fortalezas y debilidades del currículo de un programa, sin embargo esta concepción también tiene sus limitaciones por suponer que si se logran los objetivos el currículo solía ser considerado como bueno, así sucesivamente hasta llegar a la actual generación se observa como la evaluación va tomando lo bueno de la anterior y la complementa hasta lograr una evaluación holística.<br />Cuando se quiere medir, comparar o querer palpar la calidad educativa, resulta incierta la manera de cómo hacerlo ya que en la mayoría de los casos hay que entender en primer lugar los asuntos de orden político, ético y social que se enfrentan dentro de cualquier contexto educativo. Por lo tanto, lo esencial es plantearse los problemas relacionados con el acceso, uso de la información y la toma de decisiones. Sólo así la calidad dejaría de ser un problema para cualquier docente o sujeto de la gerencia administrativa. Tal como lo expresa Sverdlick(2001), “los fines no justifican los medios”.<br />Por otro lado Mac Donald (1983), define evaluar como juzgar el valor de alguna cosa. Es decir es la emisión de un juicio sobre el valor educativo que suele desarrollarse dentro de un sistema. Asimismo se puede inferir que el juicio de valor requiere de la participación de los actores involucrados en la realidad educativa orientada hacia la argumentación, el análisis de los sucesos, y los resultados obtenidos.<br />Por consiguiente, el resultado de esta argumentación, permite inferir que la evaluación es un proceso de aprendizaje. La cual admitirá desarrollar e interpretar la realidad, tal como lo expresan Angulo, Contreras y Santos (1991) reflexionando sobre la realidad, permitirá desarrollar nuestro juicio profesional sobre las realidades y ambientes educativos en los que estamos implicados, y lograr actuar sobre ellos.<br />FUENTES BIBLIOGRÁFICAS<br />Angulo, J.., Contreras, J. Y Santos, M.. (1991)“Evaluación Educativa y democratización de la sociedad”. En: Cuadernos de Pedagogía. Nº195. Madrid. Ed. Fontalva En línea Disponible en http//www.google.libros.com.ve// [Consultada: 15 de noviembre 2010]<br />Estévez J (2007) Sistema de indicadores para el diagnóstico y seguimiento de la educación superior ANUIES. México. Disponible en http//www.google.libros.com.ve// [Consultada: 19 de noviembre 2010]<br />Stufflebeam, D.L., Shinkfield, A.J. (1985) Evaluación sistemática. Ed. Paidós,España. En línea Disponible en http//www.google.libros.com.ve// [Consultada: 15 de noviembre 2010]<br />Sverdlick, I.y Marengo, R. (1996), La evaluación sigue en debate. Contexto &<br />Educaçao Nº 42. Ed. UNIJUI. Brasil<br />Sverdlick (2001), “La evaluación universitaria. La calidad como asunto político”.En: Revista Páginas del área educación de la Universidad Católica de Uruguay. Montevideo, número 2. Uruguay<br />En línea. Disponible en: http// www.ocw. Usual.es.ciencias sociales htm [Consultada: 17de noviembre 2010]<br />Reimi, M. Prototipo informático para la Evaluación de la Calidad de la Educación Superior. Universidad Simón Bolívar<br />Medina S. y Villalobos E. Evaluación Institucional Mexico.En línea. Disponible en http//www.google.libros.com.ve// [Consultada: 19 de noviembre 2010]<br />