Infecciones por mycoplasma y chlamydia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Infecciones por mycoplasma y chlamydia

on

  • 16,562 views

 

Statistics

Views

Total Views
16,562
Views on SlideShare
16,562
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
121
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Infecciones por mycoplasma y chlamydia Infecciones por mycoplasma y chlamydia Document Transcript

    • ACTUALIZACIÓN PUNTOS CLAVE Infecciones Concepto. Chlamydias y Mycoplasmas son un importante grupo de patógenos tanto para la por Mycoplasma especie humana como para el reino animal. y Chlamydia Manifestaciones clínicas • Neumonía atípica: producida por ambos microorganismos, en ambos casos asociada a M.I. Parejo Sáncheza, D. Sánchez Canoa, multitud de manifestaciones extrapulmonares, N. Chueca Porcunab y F. García Garcíab hecho que ayuda al diagnóstico diferencial de la a Unidad de Enfermedades Infecciosas. bServicio de Microbiología. neumonía típica Hospital Clínico San Cecilio. Granada. • Enfermedades de transmisión sexual: Chlamydia trachomatis produce sobre todo cervicitis; y es el patógeno más comúnmente identificado en el Introducción caso de uretritis no gonocócica; también producidas por Ureaplasma urealytico. Los miembros del orden Chlamydia son bacterias gramnega- Mycoplasma hominis se ha asociado a multitud tivas, intracelulares obligadas e inmóviles. Son los microor- de infecciones del tracto genitourinario, pero ganismos más pequeños dentro de los procariotas, excep- no se ha visto implicado en la etiología de las tuando Mycoplasma. Constituyen un grupo de patógenos uretritis importantes tanto para la especie humana como para el rei- no animal1. Las especies patógenas para el hombre son C. • Linfogranuloma venéreo: enfermedad ulcerosa trachomatis, C. pneumoniae y C. psittaci, que pertenecen a la fa- genital producida por los serotipos L1, L2 y L3 de milia Chlamydiacea2. Chlamydia trachomatis Otros procariotas importantes para el hombre por su pa- • Infecciones en el neonato: producida por togenicidad son los Mycoplasmas. Estos carecen de pared ce- algunos serotipos de Chlamydia trachomatis, lular, por lo tanto son gramnegativos, y están envueltos en Mycoplasma hominis y Ureaplasma una membrana, lo que les permite adoptar formas variadas urealytico como filamentosas, ramificadas y en cocos. Pueden multipli- carse en plantas, peces, reptiles, aves, insectos y mamíferos, • Tracoma: conjuntivitis crónica producida por donde se han aislado en diversos sitios anatómicos. Su capa- algunos serotipos de Chlamydia trachomatis cidad biosintética es limitada, por lo que requieren de me- dios complejos para su crecimiento. En los seres humanos se • Psitacosis: neumonía producida por Chlamydia han aislado más de 120 especies, pero sólo hay 3 con patoge- psittaci. Se adquiere sobre todo por contacto con nidad bien establecida, M. pneumoniae, M. hominis y Urea- aves. plasma urealytico3. Diagnóstico. Fundamentalmente por pruebas serológicas. En el caso de Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealytico, existe un caldo de Aspectos patogénicos de relevancia cultivo para diagnóstico rápido y diferenciar entre ambos. Los factores predisponentes para las infecciones por Myco- pasma y Chlamydia se detallan en la tabla 1. Las infecciones Tratamiento. Basado sobre todo en el uso de pulmonares por C. pneumoniae se producen cuando se inha- macrólidos y tetraciclinas. En las enfermedades lan partículas de pequeño tamaño (< 10 µ) producidas por su- de transmisión sexual por Chlamydia trachomatis jetos infectados al hablar, toser o estornudar. La diana son es esencial el tratamiento conjunto de la pareja. las células del epitelio columnar, responsable del arrastre ci- La psitacosis es una enfermedad de declaración liar, donde se produce un efecto ciliostático que facilita la in- obligatoria. El tratamiento de elección de la vasión por otras bacterias. Tras su paso a la célula la replica- infección por Mycoplasma pneumoniae son los ción ocurre en 48-72 horas. macrólidos. Las infecciones por estos microorganismos producen una respuesta inmune por parte del organismo que es más acentuada en el caso de C. trachomatis y que puede producir Medicine 2006; 9(54): 3525-3531 3525
    • ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VI) TABLA 1 den asociarse a neumonitis (princi- Epidemiología de las infecciones por gérmenes del género Chlamydia y Mycoplasma palmente en niños mayores y adul- Germen Epidemiología y reservorio Vía de transmisión Cuadro clínico tos jóvenes), y otras complicacio- C. trachomatis Reservorio humano en adultos Sexual Infección asintomática. nes extrapulmonares (esto último sexualmente activos Uretritis, epididimitis, tracoma, sobre todo en caso de infección LGV C. pneumoniae Reservorio humano. Niños, Aérea de persona a persona NAC. Infección de vías por Mycoplasma). La mayor parte ancianos y en instituciones respiratorias altas de los pacientes presentan fiebre y cerradas tos seca o poco productiva, aunque C. psittaci Aves Inhalación. Contacto Neumonía (psitacosis) con excrementos también es frecuente la infección M. pneumoniae Niños en edad escolar Aérea de persona a persona NAC. Infección de vías asintomática o paucisintomática. El e instituciones cerradas respiratorias altas examen físico suele ser normal o M. hominis Comensal de flora genital Sexual Vaginosis, ITU, EIP femenina con alteraciones mínimas, más aún Ureaplasma urealyticum Comensal de flora genital Sexual Uretritis si la neumonía está en un estadio LGV: linfogranuloma venéreo (adenopatía inguinal dolorosa); NAC: neumonía adquirida en la comunidad; ITU: infección de tracto inicial, pero también pueden pre- urinario; EIP: enfermedad inflamatoria pélvica. sentarse estertores y sibilancias. El Adaptada de las citas bibliográficas 4-12. eritema faríngeo posterior, eritema o bullas a nivel del tímpano y ade- daño crónico en el ojo o en los genitales, conduciendo a la nopatías cervicales, señalarían al Mycoplasma como respon- ceguera o a la infertilidad por cicatrices y/o retracciones. En sable. esta reacción producida por C. trachomatis intervienen varias El recuento de la serie blanca y la bioquímica puede ser proteínas de membrana, entre ellas la proteína MOMP (ma- normal. En la neumonía por Mycoplasma es frecuente encon- jor outer membrane protein), a través de la cual se une a las cé- trar aglutininas frías en sangre (en un 50%), dirigidas contra lulas epiteliales13,14, la heat shock protein (Hsp) y lipopolisacá- el antígeno I de la membrana del hematíe, que puede desen- ridos (LPS) de membrana, desencadenantes de la liberación cadenar hemólisis. Lo normal es que la anemia hemolítica de citocinas y de la respuesta inflamatoria por parte del or- sea subclínica con test de Coombs positivo y con aumento de ganismo. Existe una asociación entre la presencia de anti- los reticulocitos. cuerpos contra Hsp y el desarrollo de secuelas tras infeccio- La radiografía de tórax de la neumonía atípica frecuente- nes genitales y oculares. mente se presenta con un infiltrado intersticial en ambas ba- Por el contrario, las cepas del linfogranuloma venéreo ses pulmonares (fig. 1). C. pneumoniae suele mostrar también (LGV) pueden causar infección sistémica, extendiéndose a un área parcheada de infiltración subsegmentaria. La radio- través de las células del sistema mononuclear fagocítico logía por Mycoplasma puede mostrar, además, cuatro imáge- (SMF) linfático y produciendo linfagitis con cuerpos de in- nes diferentes: bronconeumonía parcheada en lóbulos infe- clusión citoplasmáticos, áreas de necrosis y granulomas abs- riores (lo más frecuente), atelectasias laminares, infiltrados cesificados en nódulos linfáticos15. nodulares y adenopatías hiliares. En un 20% de los casos Hay mayor predisposición a padecer síndrome de Reiter aparece derrame pleural, que raramente es empiema18,19. en la infección por C. trachomatis en caso de HLA B27, tra- coma en HLA A28 y pelviperitonitis en HLA A31. La diana de M. pneumoniae es también el epitelio ciliar, donde causa necrosis, por un doble mecanismo, mediante la producción de peróxido de hidrógeno y superóxido por la bacteria, y por un mecanismo inmunológico. Los Mycoplasmas se anclan a la célula de la que toman los precursores esencia- les para la biosíntesis mediante receptores de membrana y de- sencadenan la respuesta inmune. Los anticuerpos producidos contra el antígeno glicolipídico del M. pneumoniae muestran reacción cruzada con los hematíes y células de la glía16,17 Cuadros clínicos Neumonía atípica Constituye del 7 al 20% de las neumonías adquiridas en la comunidad (NAC) de etiología conocida. M. pneumoniae y C. pneumoniae producen infecciones del tracto respiratorio superior e inferior. La neumonía puede presentar algunos rasgos propios, entre ellos: cuadros de vías respiratorias altas (ronquera, sinusitis, faringitis), de inicio gradual, que pue- Fig. 1. Infiltrado intersticial bibasal en caso de una neumonía atípica. 3526 Medicine 2006; 9(54): 3525-3531
    • INFECCIONES POR MYCOPLASMA Y CHLAMYDIA El diagnóstico diferencial debe hacerse con la neumonía picos son los mismos que los pro- TABLA 2 Manifestaciones clínicas piógena, que presenta un comienzo más agudo y con las neu- ducidos por una infección del trac- asociadas a infecciones monías producidas por Legionella y algunos virus respirato- to urinario (ITU) (disuria, pola- por Mycoplasma pneumoniae23,24 rios, que presentan un cuadro similar. En la infección por quiuria). En el análisis de orina Mycoplasma el diagnóstico diferencial incluye, además de la existe leucocituria estéril (tinción Pulmonares tuberculosis, infecciones por hongos, sarcoidosis y otros cua- de Gram y cultivos negativos). Insuficiencia respiratoria dros con elevación de crioaglutininas, como mononucleosis El diagnóstico diferencial se Atelectasia por virus de Epstein-Barr (VEB) o citomegalovirus (CMV), debe hacer con otras ETS. Recidiva de neumonía neumonía por virus (adenovirus), algunos linfomas y enfer- Las complicaciones de este tipo Derrame pleural medades del colágeno. de infecciones en la mujer inclu- Extrapulmonares yen: la enfermedad inflamatoria Sinusitis pélvica y la perihepatitis o síndro- Miringitis Manifestaciones extrapulmonares me de Fitz-Hugh-Curtis (infla- Otitis media Miocarditis mación de la cápsula del hígado y Pericarditis Las más frecuentemente relacionadas con la infección por superficie peritoneal adjunta). El Trastornos de la conducción Chlamydia son meningoencefalitis, síndrome de Guillain-Ba- papel de M. hominis como patóge- cardíaca rré, artritis reactivas, eritema nodoso, tiroiditis, miocarditis y no primario en la enfermedad in- Hemólisis intravascular endocarditis con cultivo negativo. Se ha involucrado en la flamatoria pélvica es controvertido. Meningitis aséptica patogenia del síndrome coronario20, si bien hoy en día se Meningoencefalitis duda de dicha asociación21,22 Manifestaciones en el hombre Mielitis transversa Las enfermedades extrapulmonares relacionadas con la Uretritis. C. trachomatis es el pa- Síndrome de Guillain-Barré infección por Mycoplasma se recogen en la tabla 2. En caso de tógeno más comúnmente identifi- Pancreatitis Dolor articular afectación del sistema nervioso central (SNC), el líquido ce- cado como causa de uretritis no Glomerulonefritis por falorraquídeo (LCR) muestra pleiocitosis con predominio gonocócica, (30%). El cuadro se inmunocomplejos linfocitario, hiperproteinorraquia y glucosa normal. Su aisla- define por síntomas como supura- Exantema máculo-papular miento en el LCR es muy raro. ción uretral y/o disuria, o infla- Eritema nodoso mación uretral demostrada por Eritema exudativo multiforme leucocitos. El período de incuba- Adaptada de las citas bibliográficas 23 y 24. Enfermedades de transmisión sexual ción varía de 5 a 10 días después de la exposición, pudiendo ser Constituyen otro gran grupo de patologías en las que se han asintomáticas en un 30%. U. urealytico y M. genitalium, gér- visto implicadas tanto Chlamydia como Mycoplasma. Algunas menes habitualmente comensales, pueden también producir- de estas enfermedades de transmisión sexual (ETS) varían en la, pero su incidencia es difícil de determinar. El diagnóstico función del sexo del paciente, otras son comunes: diferencial se debe establecer con otras causas de uretritis. Manifestaciones en la mujer TABLA 3 Cervicitis. Es la infección más fre- Manifestaciones clínicas de las infecciones por Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealytico cuentemente producida por Chlamy- dia, pero es asintomática en más de Infecciones del tracto genitourinario Infecciones extragenitales la mitad de los casos. Cuando se Mycoplasma hominis Pielonefritis Infecciones del SNC en el neonato presentan síntomas, predominan el Absceso de la glándula de Bartolino dolor abdominal inespecífico, junto Vaginitis Artritis en inmunodeprimidos a un aumento del flujo vaginal que Vaginosis Infecciones de heridas suele ser mucopurulento y en la Cervicitis Bacteriemia exploración hay edema y friabili- Pelviperitonitis Endocarditis de válvula nativa y protésica Fiebre postaborto Infecciones respiratorias (tanto en sanos dad cervical. Tradicionalmente se ha como en prácticas sexuales oro-genitales) asociado esta infección con la ecto- Fiebre postparto Infecciones de prótesis articulares pia cervical, pero estudios recientes Corioamnionitis ponen en duda esta asociación25,26. ¿Parto prematuro y bajo peso al nacer? M. hominis pude encontrarse en Ureaplasma urealytico Uretritis no-gonocócica Episodios de neumonitis en recién nacidos el cérvix de mujeres sin cervicitis, y lactantes Prostatitis aguda ¿Displasia broncopulmonar por lo que a veces es difícil dilucidar de los prematuros? su papel como patógeno. Sin embar- Epidedimitis go, se ha asociado tanto a infeccio- Pielonefritis nes del tracto genitourinario como Cálculos urinarios de otras localizaciones (tabla 3). Pelviperitonitis Corioamnionitis Uretritis. Acompaña con frecuen- Bajo peso al nacer cia a la cervicitis. Los síntomas tí- Adaptada de Taylor-Robinson D27. Medicine 2006; 9(54): 3525-3531 3527
    • ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VI) TABLA 4 Infecciones y complicaciones producidas por Chlamydia trachomatis Biovar Serotipo Huéspedes Infección Complicaciones Tracoma A, B, Ba, C Mujeres Tracoma Ceguera Varones No transmisión sexual Niños B, D-K Mujeres Transmisión sexual Salpingitis, endometritis, perihepatitis, embarazo Produce: cervicitis, uretritis, proctitis, ectópico, ¿prematuridad?,¿muerte neonatal? conjuntivitis Varones Transmisión sexual Epididimitis, ¿prostatitis?, ¿infertilidad? Produce: uretritis, proctitis, Síndrome de Reiter conjuntivitis Niños Contagio en el canal del parto. Produce: Bajo peso, Retraso en el desarrollo conjuntivitis, neumonía, otitis media, portadores asintomáticos Linfogranuloma venéreo L1, L2, L3 Mujeres Linfogranuloma venéreo (proctitis, úlceras Estenosis rectal, obstrucción linfática, fístulas genitales, uretritis, adenopatías inguinales) rectales Varones Proctitis. La infección rectal por Chlamydia es rara y casi ex- tánea es rara y produce cicatrices. Puede haber proctitis ul- clusiva de pacientes homosexuales receptivos. Es con fre- cerosa con exudado purulento en las mujeres y hombres ho- cuencia asintomática o poco sintomática y consiste en una mosexuales. inflamación de la mucosa rectal distal. El diagnóstico dife- rencial debe hacerse con gonococo, virus del herpes simple Linfogranuloma venéreo tardío. Si no ha habido un trata- (VHS) e infección por Treponema pallidum28 miento adecuado en las etapas previas pueden aparecer fi- brosis, retracciones y fístulas ano-genitales32. Epididimitis. C. trachomatis es, junto al gonococo, el pató- geno más frecuentemente implicado en la etiopatogenia de epididimitis entre hombres sexualmente activos menores de Infecciones en el neonato 35 años. La clínica viene determinada por dolor testicular unilateral, sensibilidad al tacto, tumefacción palpable del epi- Algunos serotipos de C. trachomatis, M. hominis y U. urealyti- dídimo e hidrocele29. co, van a causar infecciones en el neonato (tabla 3). De todas ellas, las más frecuentes son la conjuntivitis y la neumonía, Prostatitis. La infección por C. trachomatis se ha relaciona- que se asocia con un riesgo aumentado de displasia bronco- do con la prostatitis crónica30, y al U. urealytico con la pros- pulmonar33. tatitis aguda. Artritis aguda. Aproximadamente un 1% de los hombres Tracoma con uretritis desarrollará artritis reactiva; un tercio de éstos manifiestan un síndrome de Reiter completo (artritis, uveí- Conjuntivitis crónica producida por algunos serotipos de C. tis, uretritis). C. trachomatis parece ser el patógeno más co- trachomatis. Es endémica en países pobres y en estadios pre- múnmente implicado en este cuadro31. coces es muy contagiosa. Se caracteriza por exacerbaciones y remisiones progresivas, hipertrofia folicular conjuntival, ne- Linfogranuloma venéreo ovascularización corneal y finalmente cicatrización residual Enfermedad ulcerosa genital causada por los serotipos L1, con opacidad corneal y ceguera. Las manifestaciones clínicas L2 y L3 de C. trachomatis. Más frecuente en áreas tropicales y complicaciones de las infecciones producidas por C. tracho- y subtropicales, se diferencian 3 etapas clínicas15: matis se exponen en la tabla 4. Infección primaria. Tras un período de incubación variable (3-12 días) aparece una úlcera genital o una reacción infla- Psitacosis matoria de la mucosa, que cura espontáneamente en pocos días. Es una neumonía que se caracteriza por fiebre de comienzo brusco, cefalea intensa, a veces fotofobia, y tos seca, aunque Infección secundaria. Relacionada con la extensión local un pequeño porcentaje puede presentarse sin clínica respira- directa de la infección. Entre 2 y 6 semanas tras la resolución toria. Otros síntomas acompañantes son: sudoración, mial- de la úlcera ocurre una reacción inflamatoria unilateral y do- gias, dolor torácico no pleurítico y disnea. Menos comunes lorosa de los linfáticos regionales superficiales y profundos, son la faringitis, diarrea y alteraciones mentales. En el exa- que progresa hasta la formación de una gran masa fluctuan- men físico son usuales los estertores y a veces el roce pleural. te, purulenta, que se adhiere a tejidos profundos e inflama la No suele haber derrame pleural ni hepatoesplenomegalia34. piel supraadyacente y que puede fistulizar. En ocasiones exis- Las manifestaciones sistémicas acompañantes que pueden ten síntomas constitucionales asociados. La curación espon- presentarse se expresan en la tabla 5. 3528 Medicine 2006; 9(54): 3525-3531
    • INFECCIONES POR MYCOPLASMA Y CHLAMYDIA TABLA 5 Detección de antígenos Manifestaciones sistémicas que pueden presentarse en la neumonía por Chlamydia psittaci Se realiza bien por inmunofluorescencia directa, ELISA o EIA (enzima inmunoanálisis). Utilizan anticuerpos mono- Fallo respiratorio clonales contra LPS (poco específicas ya que tienen reaccio- Renales Oliguria, proteinuria, necrosis tubular aguda, nefritis nes cruzadas con otras Chlamydias) o contra la proteina aguda tubulointersticial y glomerulonefritis aguda proliferativa MOMP (más especificas para C. trachomatis). Hematológicas Presencia de aglutininas frías, púrpura trombocitopénica aguda, púrpura trombótica trombocitopénica, pancitopenia por síndrome hemafagocítico Pruebas con anticuerpos Hepáticas Hepatitis granulomatosa Se realizan por microinmunofluorescencia (MIF) y por fija- Neurológicas Trastornos psiquiátricos, encefalitis, disfunción ción del complemento (FC). La FC es un método tradicio- cerebelosa, hipertensión craneal, meningitis, uveítis, parálisis de pares craneales 4.o, 6.o, 7.o y 12.o asociada a nal para el diagnóstico, pero es muy poco específica. Por meningitis frecuentemente, diplopía, sordera contrario, la MIF es bastante sensible y específica y puede neurosensorial, mielitis transversa, síndrome de Guillain- Barré distinguir entre especies. Ni la FC ni la MIF distinguen en- Musculoesqueléticas Artritis reactiva asociada al tipo HLA, rabdomiolisis tre infección reciente o pasada. Se utiliza para el diagnóstico Cutáneas Eritema nodoso, eritema multiforme, eritema marginatum, de LGV, en neumonías por C. pneumoniae, C. psittaci y por C. paniculitis trachomatis en niños. Endocarditis Las técnicas de biología molecular sólo se han estandari- Miocarditis zado para C. trachomatis, ya que en las infecciones por otras Pericarditis Infecciones Fallo respiratorio, disfunción hepática, CID, alteración especies de Chlamydia existe todavía poca experiencia. C. en el embarazo uteroplacentaria del flujo sanguíneo, pérdida del feto trachomatis sólo crece dentro de células columnares y por HLA: antígenos de histocompatibilidad; CID: coagulación intravascular diseminada. tanto es de interés obtener una muestra adecuada que con- tenga estas células de la uretra y cérvix, no siendo apropiada la secreción vaginal. Existen varias técnicas de biología mo- Los datos de laboratorio muestran leucocitos normales, lecular15,29: ocasionalmente con neutrofilia, siendo la hipoalbuminemia e hiponatremia las únicas alteraciones bioquímicas frecuentes35. Pruebas basadas en detectar ADN La radiografía de tórax puede ser normal o mostrar múl- Tanto de C. trachomatis como de N. gonorrheae en orina. In- tiples patrones, consolidación lobar, neumonitis, infiltrados dicada para casos no complicados, tiene un 80% de sensibi- multilobares, etc. lidad y un 95% de especificidad. La sospecha clínica se hace en un paciente con historia previa de contacto con pájaros, que presenta neumonía, ce- Técnicas basadas en la amplificación de ácidos nucleicos falea intensa, esplenomegalia y fallo de la respuesta al trata- Más sensibles que el cultivo o la detección de antígenos, se miento con antibióticos betalactámicos. En el diagnóstico basan en la amplificación de genes altamente repetidos en el diferencial hay que considerar otras causas de neumonía atí- genoma, tales como el plásmido o el ARN ribosomal. Este pica (C. pneumoniae, M. pneumoniae, Legionella, etc.) y en tipo de amplificación aporta una gran sensibilidad a la técnica. función de las manifestaciones extrapulmonares predomi- Existen dos técnicas, la reacción en cadena de la polimerasa nantes, gastroenteritis, hepatitis, meningitis, encefalitis, etc., (PCR) y la reacción en cadena de la ligasa (LCR). Reciente- habrá que hacer el diagnóstico diferencial de las posibles mente se han desarrollado dos técnicas más (BDProbe- causas. Tec®ET y AMPLICOR® CT/NG) capaces de amplificar conjuntamente el ADN de C. trachomatis y N. gonorrhoeae de muestras recogidas por escobillón de orina, endocérvix o Otras entidades uretra. Finalmente, existen otros miembros de la familia que pueden desempeñar un papel en las infecciones en seres humanos como M. genitalium, implicado en algunas uretritis no go- Infecciones por Mycoplasma nocócicas y M. penetrans y M. fermentans, relacionados con El cultivo tradicional es una técnica difícil de realizar, labo- infecciones en pacientes con infección por el virus de inmu- riosa y lenta (se debe mantener hasta 3 semanas en incuba- nodeficiencia humana (VIH) y en otras situaciones de in- ción para descartar infección por Mycoplasma) y observación munosupresión. posterior mediante inmunofluorescencia u otras técnicas de tinciones específicas con anticuerpos marcados. Existen caldos de cultivo de diagnóstico rápido, que además per- Valoración microbiológica miten la identificación, el recuento indicativo y la realiza- ción de antibiograma en caso de U. urealytico y M. hominis Infecciones por Chlamydia (fig. 2). La detección de anticuerpos mediante ELISA constituye El cultivo ha sido tradicionalmente el patrón oro para el el método de elección y está disponible como test rápido, diagnóstico, si bien hoy en día no se utiliza de forma ordina- con buenos resultados a partir de los 5-7 días de enferme- ria, basándose el diagnóstico en: dad19. Otras técnicas que también se utilizan son la detección Medicine 2006; 9(54): 3525-3531 3529
    • ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VI) TABLA 6 Tratamiento de las infecciones producidas por Chlamydia trachomatis29,36 Uretritis, cervicitis, conjuntivitis, proctitis Tratamiento de elección: Azitromicina 1 g vía oral en dosis única o Doxiciclina 100 mg vía oral cada 12 horas, 7 días. En proctitis y cervicitis de 14 a 21 días Tratamiento alternativo: Ofloxacino 300mg oral cada 12 horas, 7 días Levofloxacino 500 mg al día, 7 días Eritromicina 500 mg vía oral cada 6 horas, 7 días o eritromicina etilsuccinato 800 mg cada 8 horas Tratamiento en el embarazo: Fármaco de elección: la azitromicina, 1 g vía oral, dosis única o amoxicilina 500 mg vía oral cada 8 horas, 7 días Fármaco alternativo: eritromicina 500 mg vía oral cada 6 horas, 7 días o eritromicina etilsuccinato 800 mg. Contraindicada la eritromicina estolato Epididimitis Fig. 2. Cultivo positivo para Ureaplasma hemolyticum y mycoplasma hominis, Tratamiento de elección: identificación y antibiograma. En la placa inferior cultivo negativo. Ofloxacino 300 mg cada 12 horas, 10 días o Levofloxacino 500 mg al día vía oral, 10 días Tratamiento alternativo: de aglutininas frías y las pruebas de FC, que tienen poca sen- Ceftriaxona 250 mg vía intramuscular en dosis única, seguido de doxiciclina sibilidad, por lo que cada vez se utilizan menos, y las técni- 100 mg vía oral cada 12 horas, 10 días o tetraciclinas 500 mg cada 6 horas, 10 días cas de biología molecular, poco estandarizadas. Linfogranuloma venéreo Fármaco de elección: Doxiciclina 100 mg vía oral cada 12 horas, 21 días o tetraciclinas 500 mg cada Tratamiento 6 horas (contraindicados en el embarazo) Fármaco alternativo: Infecciones por C. trachomatis Eritromicina 500 mg vía oral cada 6 horas, 21 días o eritromicina etilsuccinato 800 mg Conjuntivitis y neumonía en el recién nacido Las Chlamydias son sensibles a tetraciclinas y macrólidos. En Fármaco de elección: la tabla 6 se expone el tratamiento recomendado para los dis- Azitromicina 20 mg/kg vía oral una vez al día, 3 días tintos síndromes producidos por C. trachomatis. Fármaco alternativo: En un paciente con ETS es esencial para un manejo co- Eritromicina 12,5 mg/kg vía oral cada 6 horas, 14 días rrecto: a) tratamiento conjunto de la pareja; b) evaluación de (El tratamiento con eritromicina en el neonato se ha asociado a estenosis pilórica) otras enfermedades de transmisión sexual (sífilis, gonococia, Tracoma Fármaco de elección: VIH, VHB); c) consejo para la prevención de ETS, reco- Doxiciclina 100 mg cada 12 horas, 4 semanas mendando la utilización del preservativo y c) recomendacio- Embarazo, lactantes y niños < 12 años, eritromicina nes para la contracepción. Uretritis recurrente El mismo tratamiento anterior si ha habido mala cumplimentación, o nueva exposición Infecciones por C. psittaci Tratamiento empírico para trichomonas con metronidazol (2 g vía oral dosis única) o tinidazol, más 7 días con eritromicina Adaptada de las citas bibliográficas 29 y 36. El tratamiento de elección son las tetraciclinas que normal- mente producen una rápida respuesta clínica. La eritromici- na se utiliza en niños y embarazadas con infección modera- da, pero en caso de enfermedad grave y progresiva muchos autores recomiendan también el empleo de tetraciclinas en Bibliografía estos pacientes37. Es una enfermedad de declaración obliga- toria21. • Importante •• Muy importante ✔ Metaanálisis Tratamiento de las infecciones por Mycoplasma ✔ Ensayo clínico controlado ✔ Epidemiología El tratamiento de elección en el caso de infecciones por M. pneumoniae son los macrólidos, pudiéndose utilizar como al- ✔ Bennett JE, Dolin R, editors. Chlamydiaeand practice of infectious 1. • Jones RB. Introduction to Principles disease. En: Madell GL, ternativas doxiciclina o quinolonas38. Para el resto de las es- disease. 4th ed. New York: Churchill Livingstone; 1995. p. 1676. pecies de Mycoplasma el tratamiento de elección sería la do- ✔ fiveEverett KDE, Bush RM,the new chlamydial taxonomy. Procee- 2. • coding genes support Andersen AA. Phylogenic analyses of xiciclina, siendo la clindamicina y las fluorquinolonas otra dings of the Fourth Meeting of the European Society for Chlamy- opción terapéutica adecuada39. dia Research. Helsinsky, Finland, 20-23 Agosto 2000. 3530 Medicine 2006; 9(54): 3525-3531
    • INFECCIONES POR MYCOPLASMA Y CHLAMYDIA ✔ Investigaciones Microbiológicas, Instituto de médico. Centro de 3. • Cedillo Ramírez ML. Micoplasmas de interés Ciencias BUAP. ✔ rosclerosis:Epidemiologic association of Chlamydia pneumoniae Dis. 2000; 21. Saikku P. The initial serologic observation and more. Jinfect and athe- ALEPHZERO 10. Julio-Agosto 1997. 181 Supl 3: S411-13. ✔ MM, etWC,Prevalence of chlamydial and gonococcal infections among 4. Miller al. Ford CA, Morris M, Handcock MS, Schmitz JL, Hobbs ✔ of the road orJL. Infection, antibiotics, Jand atherothrombosis–end 22. • Anderson new beginnings? N Engl Med. 2005;352:1706-9 young adults in the United States. JAMA. 2004; 291: 2229. ✔ maCherry JD. Anemia and mucocutaneous lesions17:S47. Mycoplas- 23. • due to ✔ al. Population-based study ofCohen MS, Pan S, Zheng H, Hoffman I, et 5. Parish WL, Laumann EO, pneumoniae infections. Clin Infect Dis. 1993; chlamydial infection in China: a hidden epi- demic. JAMA. 2003; 289:1265. ✔ pneumoniae infections: diverse spectrum of disease. of report of six 24. • Smith R, Eviatar L. Neurologic manifestations A Mycoplasma ✔ (TWAR).Jackson LA, Campbell1995; Grayston T. Chlamydiae pneumoniae 6. Kuo CC, Clin Microbiol Rev. LA, 8: 451-61. cases and review of the literature. Clin Pediatr (Phila) 2000; 39:195. ✔ diosis inDG, Shipleya A, Galvin JW, processing plant. AustRA. Chlamy- 7. Hinton workers at duck farm and Harkin JT, Brunton Vet J. 1993; ✔• 25. Stamm WE, Holmes KK. Chlamydia trachomatis infections of the adult. En: Holmes KK, Mardh PA, Sparling PF, Wiesner PJ, editors. 70:174. Sexually transmitted diseases. 2nd ed. New York: McGraw-Hill Inc; ✔ nosocomialMaharg P, Rosario P, Herrell M, Bratt D, SalgadoEpidemiol. 8. Hughes C, J. Possible 1990. p. 181-94. transmission of psittacosis. Infect Control Hosp 1997; 18: 162. ✔ 26. Jacobson D, Peralta L, Graham N, Zenilman J. Development of cervical ectopy: epidemiology and meta analysis of relationship of ectopy and oral ✔ 9. Beecham HJ III, Lo SC, Lewis DE, Comer SW, Riley KJ, Oldfield EC III. Recovery from fulminant infection with Mycoplasma fermentans (incognitus contraceptives to the risk of chlamydia infection. Sex Transm Kis. En prensa 2006. strain) in non-inmunocompromised host. Lancet. 1991; 338:1014-5. ✔• 27. Taylor-Robinson D. Infections due to species of mycoplasma ✔ 10. Ainworth JG, Hourshid S, Easterbrook PJ, Gilory CB, Weber JN, Tay- and ureaplasma: An update. Clin Infect Dis. 1996; 23: 671. lor-Robinson D. Mycoplasma species in rapid and slow HIV progressors. Int J STD AIDS. 2000;11:76-9. ✔ 28. Boisvert JF, Koutsky LA, Suchland RJ, Stamm WE. Clinical features of Chlamydia trachomatis rectal infection by serovar among homosexually ac- ✔ 11. Nasralla M, Haier J, Nicolson GL. Múltiple mycoplsma infections de- tive men. Sex Transm Dis. 1999; 26: 392. tected in blood of patients with chronic fatigue syndrome and/or fibrom- yalgia syndrome. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 1999; 18:859-65. ✔• 29. Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmit- ted diseases treatment guidelines 2002. MMWR Morb Mortal Wkly ✔ 12. Taylor-Robinson D, McCormack WM. The genital mycoplasmas. N Rep. 2002; 51(No. RR-6): 1. Engl J Med. 1980; 302:1003. ✔ 30. Ostaszewska I, Zdrodowska-Stefanow B, Badyda J, Pucilo K, Trybula J, ✔• 13. Stothard DR, Boguslawski G, Jones RB. Phylogenetic analysis of the Chlamydia trachomatis major outer membrana protein and exa- Bulhak V. Chlamydia trachomatis: Probable cause of prostatitis. Int STD AIDS. 1998; 9: 350. mination of potential pathogenic determinants. Infect Immun. 1998; 66: 3618. ✔• 31. Barth WF, Segal K. Reactive arthritis (Reiter`s syndrome). Am Fam Physiciam. 1999; 60: 499. ✔• 14. Su H, Raymond L, Rockey DD, Fischer E, Hackstadt T, Caldwell HD. A recombinant Chlamydia trachomatis major outer membrane ✔• 32. Lynch CM, Felder TL, Schwandt RA, Shashy RG. Lymphogra- nuloma venereum presenting as a rectovaginal fistula. Infect Dis protein binds to heparan sulfate receptors on epithelial cells. Proc Obstet Gynecol. 1999; 7:199. Natl Acad Sci USA. 1996; 93: 11143. ✔• 33. Colarizi P, Chiesa C, Pacifico L, Adorisio E. Chlamydia tracho- ✔• 15. Mabey D, Peeling RW. Lymphogranuloma venereum. Sex Transm Infect. 2002; 78: 90. matis-associated respiratory disease in the very early neonatal pe- riod. Acta Paediatr. 1996; 85: 991. ✔ •• 16. Yavlovich A, Tarshis M, Rottem S. Internalization and intrace- llular suvival of Mycoplasma pneumoniae by non-phagocytic cells. ✔ 34. Yung AP, Grayson ML. Psittacosis: a review of 135 cases. Med J Aust. 1988; 148: 228. FEMS Microbiol Lett. 2004; 233:241. ✔• 35. Crosse BA. Psittacosis- a clinical review. J Infect. 1990; 21: 251. ✔ •• 17. Yang J, Hooper WC, Phillips DJ, Talkington DF. Cytokines in Mycoplasma pneumoniae infections. Cytokine Growth Factor Rev. ✔• 36. Drugs for sexually transmitted infections. Treat Guidel Med Lett. 2004; 2: 67. 2004; 15:157. ✔• 37. Garo B, Garre M, Boles JM, Pennec Y, Beaudre F. Severe pneu- ✔• 18. Grayston JT, Aldous MB, Easton A, Wang SP, Kuo CC, Camp- bell LA. Evidence that Chlamydia pneumoniae causes pneumonia mopathy and acute renal insufficiency disclosing Chlamydia psittaci infection: Resistance to the treatment with erythromycin. Ann Med and bronchitis. J Infect Dis. 1993; 168:1231. Interne (Paris). 1987; 138:296. ✔ 19. Hammerschlag MR. Mycoplasma pneumoniae infections. Curr Opin Infect Dis. 2001; 14:181. ✔• 38. Waites KB, Talkington DF. Mycoplasma pneumoniae and its role as a human pathogen. Clin Microbiol Rev. 2004;17:697-728. ✔• 20. Bourke SJ, Lightfoot NF. Chlamydia neumoniae: defining the cli- nical spectrum of infection requires precise laboratory diagnosis. ✔• 39. Bebear CM, Bove JM, Bebear C, Renaudin J. Characterization of Mycoplasma hominis mutations involved in resistance to fluoropui- Thorax. 1995; 50 Supl 1: S43. nolones. Antimicrob Agents Chemother. 1997; 41:269. Medicine 2006; 9(54): 3525-3531 3531