Adviento 4B Alégrate 18-12-11

342 views
286 views

Published on

Published in: Spiritual
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
342
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Adviento 4B Alégrate 18-12-11

  1. 1. Una mujer alcanzada plenamente por el Espíritu, por regalo de Dios y colaboración suya, fue María de Nazaret. El Espíritu habrá alcanzado nuestra piel si toda nuestra persona respira y vive el aire de Jesús, es decir, si –como le pasó a María de Nazaret- nos hemos dejado configurar por el Espíritu de Dios hasta que Cristo se forme en nosotros y nos vaya convirtiendo en criaturas nuevas. Entonces viviremos los valores evangélicos de un modo casi natural, sin voluntarismos ni perfeccionismos sino como fruto de haber descubierto la verdad de nuestro ser, de habernos dejado alcanzar por la fuerza del aliento de Dios que nos prometió en Jesús y que la comunidad primera acogió con asombro de tal modo que aprendió a respirar el “aire de Jesús” hasta que su Espíritu se reveló en cada uno de sus miembros a “flor de piel”. Emma Martínez Ocaña Cuerpo espiritual Texto: Lucas 1, 26-38. Cuarto domingo de Adviento –B- / 18-12-11 Comentarios y presentación: M.Asun Gutiérrez. Música: Johan Svendsen. Romance en Sol.
  2. 2. 26 Al sexto mes, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una joven prometida a un hombre llamado José, de la estirpe de David; el nombre de la joven era María. Nazaret, pequeño lugar de Galilea. Región paganizada que no aparece en el A.T. Los personajes de nuestro mundo preparan sus presencias con grandes anuncios y campañas publicitarias. Convierten sus llegadas y discursos en espectáculo de luces y masas. No es el estilo de Jesús. Jesús no aparece en el centro oficial del judaísmo, sino en una aldea alejada, dentro de la normalidad más absoluta, en el silencio, en la intimidad. ¿Me confunde la normalidad de Jesús? ¿Cómo vivo y entiendo mi fe en Él? Basílica de la Anunciación
  3. 3. 28 El ángel entró donde estaba María y le dijo: – Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. El Mensaje llega, nos llega, en medio de las ocupaciones y vivencias diarias. La invitación a la alegría también es para nosotr@s. El Señor está con nosotr@s. ¿De qué alegría se trata? ¿Soy portador, portadora, de buenas noticias? ¿Alegro a las personas que saludo? “La alegría es el distintivo del cristianismo” (Chesterton). ¿Realmente nos distinguimos l@s cristian@s por ser personas alegres y por contagiar Alegría?
  4. 4. 29 Al oír estas palabras, ella se turbó y se preguntaba qué significaba tal saludo. 30 El ángel le dijo: – No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor. 31 Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. 32 Él será grande, será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, 33 reinará sobre la estirpe de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin . No hay por qué temer. La presencia y cercanía de Dios siempre es motivo de sosiego y de paz. Dios, en Jesús, se hace próximo, solidario con los seres humanos. Asume la realidad humana de forma profunda y rotunda y se compromete con ella. Hace suyo y da sentido al sufrimiento, alegrías, salud, enfermedad, luchas, anhelos, muerte y vida, de todas las personas. Es el sentido central de la Navidad: Jesús siempre está con nosotr@s, nunca nos deja sol@s.
  5. 5. 34 María dijo al ángel: – ¿Cómo será esto, si yo no tengo relaciones con ningún hombre? 35 El ángel le contestó: – El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que va a nacer será santo y se llamará Hijo de Dios. La fe inaugura el diálogo. La confianza puesta en María hace que ella confíe plenamente y se convierta en persona de fe. Dios ha hablado ¿quién no profetizará? (Am 3,8) Lucas, en su obra Evangelio y Hechos, da una gran importancia y protagonismo al Espíritu Santo. El Espíritu que movió toda la vida de Jesús y la de quien quiera continuar su proyecto.
  6. 6. 36 Mira, tu pariente Isabel también ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que todos tenían por estéril; 37 porque para Dios nada hay imposible. Isabel, “Dios es plenitud”, era mayor, pero se sintió joven e hizo cosas propias de jóvenes. Era estéril y fue capaz de dar vida. Inútil y avergonzada, según la mentalidad de su tiempo, y fue fecunda y se llenó de alegría. Dios todo lo hace diferente, lo cambia todo. Todo lo hace posible, contando con nuestra confianza y nuestra colaboración. Para realizar su proyecto, Dios necesita la aceptación, la libertad, las palabras, el modo de actuar, la disponibilidad, los silencios, la fortaleza, el saber esperar... de María y de cada un@ de nosotr@s.
  7. 7. 38 María dijo: –Aquí está la sierva del Señor, que me suceda según dices. Y el ángel la dejó. Lucas señala las actitudes de María al ir conociendo el proyecto de Dios: la turbación, la extrañeza, los interrogantes y, finalmente, la absoluta disponibilidad. Actitudes que coinciden con el proceso que recorre toda persona creyente al ir descubriendo el plan de Dios en su vida. En el caso de María y en el nuestro, la confianza y la disponibilidad son actitudes que permiten que la esperanza se haga realidad,que Dios,en Jesús, se haga presente .
  8. 8. Yo te saludo, María Yo te saludo, María, porque el Señor está contigo: en tu casa, en tu calle, en tu pueblo, en tu abrazo, en tu seno. Yo te saludo, María, porque te turbaste – ¿quién no lo haría ante tal noticia?– mas enseguida recobraste paz y ánimo y creíste a un enviado cualquiera.  Yo te saludo, María, porque preguntaste lo que no entendías – aunque fuera mensaje divino– y no diste un sí ingenuo ni un sí ciego, sino que tuviste diálogo y palabra propia. Yo te saludo, María, porque concebiste y diste a luz un hijo, Jesús, la vida; y nos enseñaste cuánta vida hay que gestar y cuidar si queremos hacer a Dios presente en esta tierra. Yo te saludo, María, porque te dejaste guiar por el Espíritu y permaneciste a su sombra, tanto en tormenta como en bonanza, dejando a Dios ser Dios y no renunciando a ser tú misma. Yo te saludo, María. ¡Hermana peregrina de los pobres de Yahvé, camina con nosotros, llévanos junto a los otros y mantén viva nuestra fe! Ulibarri Fl.

×