Pronunciamiento de monseñor Colindres
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Pronunciamiento de monseñor Colindres

on

  • 3,220 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,220
Views on SlideShare
1,449
Embed Views
1,771

Actions

Likes
0
Downloads
11
Comments
0

6 Embeds 1,771

http://www.elsalvador.com 1713
http://m.elsalvador.com 52
http://172.16.16.122 3
http://207.46.192.232 1
http://131.253.14.66 1
http://translate.googleusercontent.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Pronunciamiento de monseñor Colindres Pronunciamiento de monseñor Colindres Document Transcript

  • 1 CONFERENCIA DE PRENSA VALOR DE LA PERSONA HUMANA MONSEÑORFABlO COLINDRES1 - " La Iglesia es experta en humanidad" ( PP. Pablo VI ).La misión de la lglesia es clara: " Vayan por todo el mundoy anuncien la Buena Nueva a toda creatura" ( M t 28).La buena Nueva es esta: que el poder de la muerte ha sidovencido por la Vida y que Dios tiene un proyecto de amorque me lleva a perder el miedo y a creer que las c.osas quemás nos hacen sufrir tienen solución. vEs con este mensaje fresco que la Iglesia cuida conparticular atención de los más golpeados y abandonados, delos que han perdido el sentido de la vida, de los que mássufren en el cuerpo y en el espíritu.Los pastores conocemos el sentido profundo de las palabrasde Jesús: " No es la gente sana la que necesita médico, sino
  • los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino apecadores" (Marcos 2,17).Lo propio del mensaje, siempre nuevo, de Jesús, que es elmensaje de su Iglesia, de nosotros los pastores, espromover con esperanza y con fe la conversión del corazón,buscar la unidad y trabajar por la paz; por ser " Artesanosde la paz" ( Beato Juan Pablo II ).11 - Antecedentes: A- El dolor nacional Hace tiempo he recibido las súplicas de familiares que han vivido en carne propia, en su familias, la muerte de uno o varios de sus seres queridos (desmembrados, encontrados en bolsas negras, desaparecidos ...). También de familiares de policías y soldados encontrados muertos o amenazados. El clamor ha sido este: " Monseñor diga una palabra de aliento, denos un mensaje de ánimo, queremos sentir
  • la voz de la Iglesia que nos defiende del mal y nosconsuela en nuestras penas y dolor.Una orientación de nuestros pastores que velan pornosotros en medio de las angustia y de la muertecotidianas. Se nos acaban las fuerzas y no podemosmás ... 11 .Además, gran porcentaje de estas peticiones es a favorde los hombres y mujeres privados de libertad en todoel País; son dos las peticiones más recurrentes: 1)sobre los que están muy enfermos o conenfermedades terminales. Y 2) a favor de aquello< queestán urgidos de que su situación jurídica sea evaluadao revisada. El clamor es más sentido por las personasrecluidas en el centro penal de máxima seguridad en laCiudad de Zacatecoluca.B- Decisión de hablar al respecto con el Señor Ministro de Justicia. Desde el año pasado, cuando el Señor General de División David Munguía Payés se desempeña como View slide
  • Ministro de la Defensa Nacional, comienzo aexpresarle, en mi calidad de Obispo Castrense yPolicial de El Salvador, mi preocupación pastoral porla crisis social y situación dolorosa de la Nación.La respuesta es esperanzadora, se compromete aestudiar, analizar los elementos necesarios para estapetición humanitaria, que varios hermanos en la fetambién están pidiendo, tenga eco.III - UNA SEMILLA DE ESPERANZACon el nombramiento del General Munguía Payéscomo Ministro de Justicia y Seguridad, y conociendosu alta sensibilidad por los problemas sociales y surespeto de la dignidad humana, retomo con másinsistencia la necesidad de encontrarJ.nopaliativossociales a la crisis sino tocar con mano, los posiblesfundamentos del laberinto de sufrimiento en quevivimos.En esto coincidíamos, él por la parte de seguridad yprofesionalismo en su Ramo, yo por mi labor propiade pastor que veía perecer a mi rebaño, y dolor de laNación. View slide
  • Por ello, suplico al Señor Ministro dos cosas: 1 El )gesto humanitario de movilizar, en el nombre deDios, un mecanismo que vaya constatando en lamedida de lo posible la situación de salud de losciudadanos privados de libertad en nuestro sistemapenitenciario. A fin de que si la ley lo permitepuedan ser trasladados.Recuerdo haberle mencionado como ejemplo elcaso de salud del señor Carlos Perla a quien pudevisitar en dos ocasiones en el centro penal deMetapán, Santa Ana, y más tarde en Zacatecoiuca,donde llegué para animar a todos los privados delibertad de ese lugar con la celebración de la santaMisa, precisamente porque sabía de sus múltiplesenfermedades y deterioro creciente de salud,últimamente más crítico por su asma crónica. Lomismo el caso delicado en la salud del señor ,Buenaventura, afectado por una parálisis compleja.2) - M i segunda súplica se refería a lo que ya hemencionado, la situación legal de los reos. Susfamiliares me hablaron del cumplimiento de la ley y
  • del cumplimiento de porcentajes de sus penas.Recuerdo que no le supe explicar eso al señorMinistro porque no entiendo de por menores en leypenitenciaria. Sólo le pedí clemencia por ellos eneste sentido.- Respeto al marco de la legalidad.Deseo expresar, y dejar muy claro, que una de lascosas que manifesté al Señor Ministro era que laIglesia jamás pedía vulnerar el sistema legal de unaNación y que, por tanto, todo que yo le suplicaba,como un gesto humanitario, era: llevar a caboaquello que fuese posible dentro del marco de lalegalidad.IV - MEDIACIÓN PASTORAL ENTRE DOS BANDOSEsta es la iniciativa humanitaria que como pastor herealizado, en colaboración de la sociedad civil, con elacompañamiento del señor Raúl Mijango:Al tener la ocasión de un encuentro inicial con ungrupo de reos, primero del grupo pandilleril MS 13 y
  • posteriormente del grupo M18, recluidos en Zacatecoluca, advertimos en primer lugar su situación de enfermedad, que no es alentadora, y luego un cansancio profundo, causado por el desgaste de los años en esa prisión y por la lucha creciente entre pandillas. Inmediatamente les exponemos el sentido del encuentro: 1)la Nación está devastada por la cantidad dolorosa de innumerables muertos, algunos de ellos brutalmente asesinados, el clima sofocante de la práctica de extorciones y la renta, el asesinato de P tantos inocentes entre ellos muchos niños y estudiantes, masacres de familias enteras. El panorama es dantesco e infernal. Gran cantidad de estas víctimas es el resultado de la lucha entre los mismos grupos pandilleros con la consecuente desaparición de sus propios familiares.4 2) - el objetivo primordial es lograr, con la mediación pastoral de la Iglesia y de la sociedad civil, un entendimiento entre pandillas para
  • frenar el índice delincuencial que involucra a sus propias familias y a la entera sociedad.3) -Se trataba de un accionar social sustancial, que nos llevaba a proponerles no el cese temporal de agresiones mortales sino la definitiva humanizacion de un conflicto, con dimensiones ya descontroladas y alarmantes para todos.4) - dejamos muy claro lo siguiente: no estábamos hablando de una negociación entre Gobierno y pandillas, tampoco de una negociación ente la Iglesia y las pandillas; sino de un entendimiento entre las padillas mismas para que, llegando a la comprensión y al dialogo entre ellas, pudiéramos lograr la paz anhelada por todos.5) El fundamento motivador de esta petición se apoyaba en una serie de reflexiones espirituales a la luz de la Palabra de Dios y aprovechando el tiempo de la Cuaresma, espacio propicio para el arrepentimiento, la conversión, el cambio del corazón. Les canté la canción "se puede", para recordarles que donde hay fe y amor todo es posible.
  • 6) Además era rnotivador saber que la Iglesia había abogado con particular esmero, junto a la sociedad civil, para que en un gesto humanitario las autoridades correspondientes atendieran los casos de salud más delicados y se tuviera la pronta evaluación de los casos de posibles traslados a aquellos que por motivos de salud o porque la ley así lo estipulaba calificaran para ello. Jamás dejamos de mencionar que todo ello debía llevarse a cabo en el marco de lo legal y que nosotros tan solo intercedíamos y no nos correspondía tomar ninguna decisión. v V - SORPRENDENTE RESPUESTA1 Quedamos sorprendidos al escuchar de parte de ) ambas pandillas que: - Elloseran los primeros en experimentar la necesidad de un entendimiento entre ellos que frenara la situación caótica de la Nación, que involucraba a sus propias familias.
  • 10 Que estaban esperando el momento oportuno para poder dar este " paso" y necesitaban una presencia humanitaria de cierta dimensión con la cual poder llegar a un entendimiento entre pandillas y a ser escuchados en sus necesidades mas urgentes en los distintos centros penitenciarios de la Nación. Que el terreno estaba "maduro" para este acontecimiento; porque, ellos estaban muy conscientes de que, si bien se les ha visto como un problema o el problema más grande del País, ellos también eran gran parte de la solución.- Que no pedían la condonación de sus penas o que los dejaran en libertad, que estaban bien conscientes de sus delitos y que probablemente muchas personas nunca los perdonarían, solo Dios, que lo único que pedían era un trato digno en las cárceles para ellos y para sus familiares que les visitan; las aplicaciones justas de las leyes y el esfuerzo de la sociedad para no perseguir, agredir o condenar a una persona solo por el hecho de llevar marcado su cuerpo con tatuajes. Que la sociedad considerara la posibilidad futura de no destruirlos
  • sino ayudarles para volverse útiles a la Nación ypoder así un día ganar dignamente un sustento parasus propias familias y no tener así necesidad deimponer rentas para sobrevivir.Ahora estaban dispuestos a poner de su parte paracesar las agresiones en nombre Dios, y con elsoporte espiritual y humanitario de la Iglesia Católicay la sociedad civil, empeñando todos sus esfuerzospor demostrar su deseo de ser vistos como parte dela soluci6n.Fue particularmente significativo el momento enque nos vimos rodeados y apoyados en n u ~ s t r apropuesta humanitaria por ambas pandillas; queríandemostrar su buena voluntad de cambio y deentendimiento con la mediación de la Iglesia.VI - BREVE REFLEXIÓN LOS HECHOS DE1 He procedido a esta iniciativa pastoral y humana ) en mi calidad de Obispo Castrense y Policial de El Salvador. Es precisamente a mí a quien compete hablar o callar en este ámbito, observar silenciosamente o intervenir pastoralmente ante
  • el clamor de esta Diócesis que comparte la realidad de toda sociedad salvadoreña. He preferido hablar, pero con la pedagogía de Jesús, buen pastor, sin destruir a nadie y buscando el bien de todos. Buscando las soluciones a los problemas con el trato y el entendimiento humanitario que ya logró una vez la paz en El Salvador.2) La división y enfrentamiento sangriento de las pandillas es reflejo del estilo de sociedad que tenemos, vivimos enfrentados destruyéndonos entre nosotros mismos, no somos capaces de respetar a los demás en sus distintas formas de pensar o de ser.3) El descenso en el índice cotidiano de muertes no debe ser motivo de sospechas infundadas y falsas, sino motivo de alegría y esperanza en un nuevo amanecer, en un nuevo El Salvador con la bendición de Dios y nuestra madre la Reina de la Paz,4) Esto es por lo que tanto el País ha orado.
  • 5) Esto lo que la entera sociedad ha exigido con angustiante perseverancia, la paz social.6) La paz es el más grande sueño de todos, no tengamos temor de ya no tener noticias malas, nosotros somos capaces de cosas buenas y esa es la mejor noticia que hay.7) Cuantos hombres y mujeres han ofrendado sus vidas por este ideal. No se trata de obtener la paz a cualquier costo, se trata de costear todps el precio de la paz, que no es barato, por ello invito a la Nación, con mucha humildad, a unirnos y no a dividirnos cada día más, a pensar en nuevas soluciones para los nuevos problemas sociales, a pensar en soluciones extraordinarias (como la que nos ocupa) porque extraordinarios son los problemas que vivimos, a tener el coraje de liberarse del miedo para no hacernos parte del mal sino hacedores de bien.
  • Vamos a servir al País, vamos a promover los valores quenos han hechos libres, sería hermoso reunirnos un díatodos, en la Plaza del Divino Salvador del Mundo, bajolas únicas banderas de la Paz y de nuestro PabellónNacional.