Your SlideShare is downloading. ×

Segunda Parte del Viaje

27

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
27
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El Observador 04-XII-2013 #3 El viaje había comenzado…de la manera más loca y perfecta que jamás se hubieran imaginado vivir. Ellos de alguna manera se vieron inmersos en un mundo hasta ahí desconocido. Con sensaciones y experiencias que superaban sus capacidades de asombro. Gracias a un hermoso acto de locura de ambos, a horas de conocerse, emprendieron un viaje de 6 días. Lo que podría haber resultado como una catástrofe, terminó resultando en algo mágico. Ese viaje se transformó para ellos en el comienzo de otro camino. Todo encastraba como un juego de tetris. Cada situación compartida, cada momento era de una complicidad que parecía armada por un Dios juguetón que les tenía preparado este regalo, y se divertía viendo como el asombro se apoderaba de ellos. Todo fluía armosia y perfectamente. Era difícil poder creer tal nivel de paz y conexión inmediata. Día tras día, el nivel de intensidad entre ellos subía. Junto con esa intensidad, subía el nivel de interés de ambos, el nivel de ganas, el nivel de sonrisas, el nivel de complicidad. De a poco cada uno de ellos, se iban animando a un poquito más. Conscientes del contexto, de la realidad, de los impedimentos, pero
  • 2. inevitablemente consternados ante la evidencia tangente de sus ansias y deseos. Despertaban cada día con más necesidad de saber del otro. Sus mentes en cierto punto se convertían en autopistas que conducían hacia una sola dirección…el otro. Sus sensaciones comenzaban a brotar. Sin lógica ni razones, pero algo hermoso y superior les estaba sucediendo. Como quien avanza, paso a paso, cada día parecía ser un día especial para un paso más grande, un paso más trascendental. Él, no sin timidez y miedos mediante, y casi sin poder controlarlo intentaba deslizar algunas sensaciones y sentimientos. No podía controlarlo…era algo que le surgía instintivamente, que le viene de adentro, sin avisar. Ella, tras el escudo criterioso y pertinente de la duda y algunos miedos, intentaba evadir con elegancia lo que sus miradas y demostraciones se empeñaban en resaltar. Ambos, llenos de deseos. Y cuando hablo de deseos, hablo de deseos de los más diversos. No me refiero sola y únicamente a deseos carnales, sino a deseos de compartir cosas, deseos de invertir tiempo en el contacto, deseos de conocerse, deseos de permitirse gozar y vivir esta enorme y única experiencia. Paralelo a esos deseos, cada uno vivía enfrentado a sus propias contradicciones y restricciones. Él, cuentan quienes lo conocen, está absolutamente sorprendido por cómo se dieron y están dando las cosas. Dicen que al ser tan terrenal y
  • 3. mental, no salía de su asombro al verse asimismo “atrapado” de tal manera. Había experimentado varias sensaciones en su vida, pero no recordaba ninguna tan extraña, tan fuerte, tan inexplicable y tan explosiva. Es más, aseguran que si a él mismo le cuentan una historia así le costaría creerla. Ella, cuentan sus conocidos, está como desorientada. No por no creerse merecedora de vivir algo así, sino por intentar dilucidar si se trata de algo real o en definitiva una ilusión alimentada simplemente por la fantasía. Ella, por momentos se debate en una enorme lucha entre la razón y el corazón. Varios aspectos hacen que ella se sienta aún más cómoda con su hermosa prudencia, que si diera rienda suelta a su locura. Si bien todo esto está sucediendo y es real…ambos, cada uno de diferentes maneras, en sus momentos de reflexión, combaten internamente con sus propios demonios y contradicciones. Él, siente y sabe que lo que le sucede es real, no duda sobre ello en absoluto. Sabe que en otras circunstancias estaría haciendo y dando muchísimas más cosas, actos y demostraciones de las que hoy puede. Él, claramente no cree en las casualidades. Su nivel de percepción le ayuda a darse cuenta que en esa vibración quiere vibrar. Pero enfrentado tiene la ambigüedad de cualquiera que siente sanamente algo por otra persona, y es que de ninguna manera quiere ser egoísta. Le es inevitable trasladarse, traspolarse y tomar el lugar de ella, para entender la complejidad y delicadeza de aquella situación. Bajo ninguna circunstancias él quiere causar un problema y un inconveniente. Sabe que situaciones así, causan mucho estrés, nervios, miedos, etc…y ahí es donde él, cuando piensa en estas cosas, realmente no sabe donde está parado ni que hacer o no hacer.
  • 4. Ella, intenta dilucidar si es real o no lo que le sucede. Sabe que a ella misma no puede engañarse, y que de alguna manera estaba sucediendo algo, que al menos de movida no estaba previsto. Sabe que ciertas situaciones le hacen bien, se siente mimada en su ser y en su alma, siente la adrenalina que podría sentir un adolescente frente a su primer beso. Dicen quienes la conocen, que ella tampoco se reconoce en ciertas situaciones. Que no le había pasado el sentirse tentada a animarse a cosas que no se imaginaba vivir. Ella, se hace muchísimas preguntas, pero sobre todo una, que es el ¿cómo hacer de esto algo posible? Pero en el mismo instante que se la hace, sabe darse cuenta, en primer lugar que no existe respuesta inmediata a esa interrogación. Que hay miles de factores, circunstancias fortuitas y de las otras, que condicionarían para un lado o para el otro esa respuesta. Pero también sabe que si existe esto entre ellos, todo es posible. Solo es cuestión de tiempo, de ser inteligentes, y de hacer las cosas bien. Si bien nada es fácil de esta historia, lo más hermoso y difícil ya lo tienen…y es esa conexión que va más allá de sus voluntades…y es imposible no verla o sentirla. Como verán mis queridos lectores, estamos ante un par de seres, que no buscaron lo que están viviendo, pero a pesar de ello se encuentran insertos en un laberinto de difícil resolución, pero a la vez, un laberinto que les da felicidad y en el cual ellos, mientras siguen viajando se encuentran en paz y disfrutando. Está la lógica para analizar soluciones, poner frenos, comprender y dimensionar, plantear y replantear… Y están los sentimientos, para darse ánimos para vivir, para motivar a lograr cosas deseadas, para dejarse fluir, para dejarse sentir…
  • 5. Como siempre, nada ni nadie tiene la verdad ni la razón absoluta. No es un ejercicio matemático, donde 2+2 resulte 4 sin más. Acá todo es posible, y cuando digo todo, es sencillamente eso, TODO. De algo estoy seguro, mis queridos lectores, no intenten comprender desde la lógica esto, ni tampoco intenten hacerlo desde la parte más visceral, porque como todo en la vida, debería ser un balance. Y sobre todo, no existen verdades absolutas. No hay manera de comprender ciertas cosas, si uno no la vivencia. Ciertos sentimientos, sensaciones, deseos, experiencias…no son plausibles de ser transmitidas o entendidas, si no las vivimos. Por eso, no intenten cometer el error de querer interpretarlos, y mucho menos juzgarlos, porque solo ellos saben lo que están viviendo y sintiendo. Solo quienes viven situaciones así (que seguramente son pocos elegidos), pueden dimensionar y sentir que tan profundo y tan fuerte puede calar algo, que nos haga jugar al límite de nuestras posibilidades, aún sabiendo de las amplias chances de perder cosas importantes. Mientras tanto, ellos…en este momento, estarán viviendo cada uno sus realidades, sus rutinas diarias, sus quehaceres…buscando siempre la excusa y la manera de seguir compartiendo cosas…momentos…sensaciones. Pero de algo estoy seguro mis queridos lectores, ellos en algún punto no hacen más que desearse, pensarse, extrañarse y necesitarse. Esta historia puede tener innumerables desenlaces…de lo único que estoy seguro como observador, es que va a depender absolutamente de lo que sientan cada uno de ellos y de hasta donde se animan a jugársela por eso que sienten…
  • 6. Como todo en la vida, será cuestión de tiempo y que cada uno pueda mirarse al espejo a sabiendas de ser consecuente con lo que siente e intentando vivir de la mejor manera posible esta vida, que muchas veces es por demás caprichosa e irónica.

×