Fractura de hueso pisiforme. poster

10,357 views
9,858 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
10,357
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fractura de hueso pisiforme. poster

  1. 1. FRACTURAS DE PISIFORME TRATAMIENTO CONSERVADOR EN 6 CASOS Dr. E. Galindo Martens, Dr. A. Gonzalez Diaz, Dra. I. Guillen Vicente, Dr. R. Estrella, Dr. F.J. Sainz Lozano, Dr. J. Sánchez Moreno Unidad de Mano y Microcirugía Fraternidad-Muprespa, Madrid. Introducción: Las fraturas del hueso pisiforme son muy infrecuentes, no llegando al 1% del total de las fracturas del carpo.(1-3). Realizamos un estudio retrospectivo encontrando 6 casos en los ultimos 10 años. Analizaremos el mecanismo de producción, tecnicas empleadas para el diagnóstico, tratamiento y evolución. Anatomía: -Se encuentra en la porción antero-lateral del piramidal. -Forma el borde medial del canal de Guyon. -Inserciones tendinosas y ligamentosas: -Flexor carpi ulnaris. -Abductor del 5 dedo. -Ligamento pisimetacarpiano. -Ligamento pisiforme-ganchoso. -Retinaculo extensor. -Ligamento transverso del carpo. Tratamiento: El tratamiento ha de ser conservador, y debe iniciarse en el momento agudo. Aunque por el momento, no hay evidencia de que este tratamiento modifique la evolución. (4,11). Bibliografía: 1.Bartone NF, Grieco RV: Fractures of the triquetrum. J Bone JointSurg 38A:353‑356, 1956 2. Razemon íP: Fractures of the carpal bone with the exception of fractures of the carpal scaphoid. pp. 126‑129. In Razemon JP (ed): The Wrist. Churchill Livingstone, Edinburgh, 1988 3. Vasilas A, Grieco RV, Bartone NF: Roentgen aspects of injuries to the pisiform bone and pisotriquetral joint. J Bone Joint Surg 42A:1317‑1328, 1960 4. Fleege MA, Jebson P.I, Renfirew DL, Steyers CM Jr, El‑Khoury GY: Pisiform fractures. Skeletal Radiol 20:169‑ 172, 1991 5. Israeli A,Engel J, Ganel A: Possible fatigue fracture of the pisiform bone in volleyball players. Int J Sports Med 3:56, 1982 6. Botte MJ, Gelberman RH: Fractures of the carpus, excluding the scaphoid. Hand Clin 3:149‑161, 1987 7. Failla JM, Amadio PC: Recognition and treatment of uncommon carpal fractures. Hand Clin 4:469‑476, 1988 8.Skeletal Radiol 1991; 20(3): 169-72 Pisiform fractures. Fleege M A, Jebson PJ, Renfrew DL, Steyers CM Jr, el-Khoury GY. 9. Match RM: Nonspecific avascular necrosis of the pisiform bone: A case report. J Hand Surg 5:341 ‑ 342, 1980 10. Von Gadzaly D: Disease of the pisiform bone. Hand Chir 9:235 236, 1977 11. Isolated fractures of the pisiform bone. Pizio Z, Michali K, Wieczorek M, Lach J. Chir Narzadow Ruchu Ortop Pol 1989;54(2):150-3 12. Palmieri TJ: The excision of painful pisiform bone fractures. Orthop Rey 1 l(6):99 ‑ 103, 1982 13. Arner M, Hagberg L: Wrist flexion strength after excision of the pisiforín bone. Scand J Plast Reconstr Surg 18:241 ‑245, 1984 14 Lacey JD, Hodge JC. Pisiform and hamulus fractures: easily missed wrist fractures diagnosed on a reverse oblique radiograph.. J Emerg Med 1998 May-Jun;16(3). Diagnóstico: El diagnostico lo realizamos atendiendo al mecanismo de lesión, la clínica y la radiología. La etiología más frecuente en este tipo de lesión es un golpe directo en la eminencia hipotenar (3,4), aunque tambien se han descrito casos de fracturas por traumatismos repetitivos, (5). Las fracturas del hueso pisiforme, pasan frecuentemente desapercibidas en la primera asistencia. La dificultad en el diagnostico por radiografias rutinarias y la alta frecuencia (hasta el 50%), de lesiones mas graves asociadas en la extremidad superior, enmascaran esta lesión. (3,4,6-8). Para el diagnóstico, necesitamos proyecciones especiales: -15º oblicua en supinación o una proyeccion del tunel carpiano. -Tecnicas especiales como tomografía computerizada son a veces necesarias. ( 4,7,8). Aunque el riego sanguineo del pisiforme es abundante, la osteonecrosis del pisiforme, ha sido descrita en la literatura (9,10). Epidemiología: -Todos los paciente fueron varones. -Edad media de 36 años (entre 24 y 54 años). -Mas frecuentemente en el lado derecho, 67%. -El tiempo medio hasta el alta laboral, fue de 38 dias (25-71 dias) -El mecanismo de lesión fue por caida 67%, golpe directo 33%. -Solo en 1 caso, encontramos una lesion asociada. Esta fue una fractura de olecranon. -El tratamiento empleado fue siempre ortopédico. Complicaciones: Las fracturas de pisiforme, pueden acabar en pseudoartrosis (1) o artrosis postraumática entre el piramidal y el pisiforme. (3,4,7,12) Estas secuelas, pueden no manifestarse clínicamente. Pero en caso de dolor o disminucion de la movilidad, la excisión tardía del pisiforme esta recomendada para mejorar la evolución (12,13). Esta cirugía parece no tener efecto sobre la fuerza o la flexion de la muñeca, y no se han descrito complicaciones quirúrgicas. Además, puede asociarse a neuropatía cubital o tendinitis calcificante del flexor carpi ulnaris. Conclusión y resultados: Todos nuetros pacientes, presentaron una muy buena evolución. Y tras aproximadamente un mes de tratamiento conservador, fueron dados de alta sin secuelas. Ninguno presentó disminucion de la movilidad o de la fuerza. No hubo casos de pseudoartrosis o de osteonecrosis. No alteraciones neurologicas, ni artrosis postraumatica.

×