Your SlideShare is downloading. ×
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Martin
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Martin

121

Published on

Martin Luther King

Martin Luther King

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
121
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Trabajo de lengua y literatura profesor: Ana Duran Mubarak Llorente Raigon Martin Luther King
  • 2. Martin Luther King1.Introduccion .....................................................................................................................................3 2.Biografía.......................................................................................................................................3 2.1.Juventud....................................................................................................................................3 2.2 King habla durante la marcha sobre Washington. ....................................................................4 2.3.St. Augustine, la Civil Rights Act y el Premio Nobel de la Paz ...............................................5 2.4.«Bloody Sunday» (El domingo sangriento) .............................................................................6 2.5.Chicago ....................................................................................................................................7 2.6.Contra la guerra de Vietnam y la pobreza ................................................................................8 2.7.La campaña de los pobres ......................................................................................................10 3.Asesinato ...................................................................................................................................11 3.1.Investigación y desarrollos posteriores ..................................................................................12 4."I have a dream"....................................................................................................................12 Página 2
  • 3. 1.IntroduccionMartin Luther King, Jr.1 (Atlanta, 15 de enero de 1992 Memphis, 4 de abril de 1968)fue un pastor estadounidense de la iglesia bautista que desarrolló una labor crucial enEstados Unidos al frente del Movimiento por los derechos civiles paralosafroamericanos y que, además, participó como activista en numerosas protestascontra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general.Por esa actividad encaminada a terminar con el apartheid estadounidense y ladiscriminación racial a través de medios no violentos, fue condecorado con el Premionovel de la Paz en 1964. Cuatro años después, en una época en que su labor sehabía orientado especialmente hacia la oposición a la guerra y la lucha contra lapobreza, fue asesinado en Memphis, cuando se preparaba para liderar unamanifestación.2.Biografía2.1.JuventudLuther King era hijo del pastor baptista Martin Luther King, Sr. y de Alberta WilliamsKing, organista en una iglesia.6 Su padre tuvo como nombre al nacer Michael King,por lo que al futuro premio Nobel de la Paz se le puso en principio ese mismo nombre:Michael King, Jr. Pero en un viaje a Europa que realizó la familia en 1934, el padre,durante una visita a Alemania, decidió cambiar los nombres usando Martin Luther enhonor del líder protestante Martin Luther (en español Martín Lutero). Tuvo unahermana mayor, Christine King Ferris, y un hermano más joven, Alfred Daniel WilliamsKing.Desde pequeño, vivió la experiencia de una sociedad segregacionista; a los seis años,dos amigos blancos le anunciaron que no estaban autorizados a jugar con él.En 1939, cantó con el coro de su iglesia en Atlanta para la presentación de la películaLo que el viento se llevó.King estudió en la Booker T. Washington High School de Atlanta. No cursó ni el novenoni el duodécimo grado, y entró en el Morehouse College, una universidad reservada alos jóvenes negros, a los 15 años, sin haberse graduado formalmente en secundaria.En 1948, se graduó en sociología (Bachelor of Arts) en el Morehouse, y se matriculó Página 3
  • 4. en el Crozer Theological Seminary en Chester, en Pensilvania, de donde salió con ungrado de Bachelor of Divinity (una licenciatura en teología) el 12 de junio de 1951. Kingcomenzó en septiembre de ese mismo año sus estudios de doctorado en Teologíasistemática en la Universidad de Boston, recibiendo el grado de Doctor en Filosofía el5 de junio de 1955.14 15Se casó el 18 de junio de 1953 con Coretta Scott, que tomó su nombre paraconvertirse en Coretta Scott King, en el jardín de la casa de sus padres en Heiberger,Alabama.16 Tuvieron cuatro hijos: Yolanda King, en 1955, Martin Luther King III, en1957, Dexter Scott King, en 1961, y Bernice King en 1963.172.2 King habla durante la marcha sobre Washington.Representando al SCLC, Martin Luther King era el dirigente de una de las seisgrandes organizaciones por los derechos civiles que organizaron la marcha sobreWashington por el trabajo y la libertad. Y fue uno de los que aceptaron la sugerenciadel presidente John F. Kennedy de cambiar el mensaje de la misma.El presidente, que ya había apoyado públicamente a Martin Luther King y habíaintervenido también varias veces para que se le dejase salir de prisión,43 se habíaopuesto inicialmente al objetivo de la marcha porque consideraba que podría tener unimpacto negativo en el voto de la ley sobre los derechos civiles. Ese objetivo inicial erael mostrar la situación desesperada de los afro-americanos de los estados del sur ydenunciar el fracaso del gobierno federal en asegurar sus derechos y su seguridad. Elgrupo de los seis aceptó bajo la presión e influencia presidencial presentar un mensajemenos radical. Algunos activistas de los derechos civiles pensaron entonces que lamarcha presentaba así una visión inexacta y edulcorada de la situación de los negros;Malcolm X la llamó «La farsa sobre Washington» y los miembros de la organizaciónNation of Islam, que participaron en la marcha, fueron suspendidos temporalmente.44La marcha planteó, sin embargo, demandas específicas:el fin de la segregación racial en las escuelas públicas;una legislación significativa sobre los derechos civiles (incluyendo una ley queprohibiese la discriminación racial en el mundo del trabajo); Página 4
  • 5. una protección de los activistas de los derechos civiles de la violencia policial;un salario mínimo de 2 dólares para todos los trabajadores sin distinción;un gobierno independiente para Washington D.C., que dependiese de un comité delCongreso.A pesar de las tensiones, la marcha fue un rotundo éxito. Más de 250 000 personas detodas las etnias se reunieron el 28 de agosto de 1963 frente al Capitolio de losEstados Unidos, en lo que constituyó la manifestación más grande que haya tenidolugar en la capital estadounidense.El que a la postre sería el momento álgido en la lucha de Martin Luther King fue sufamoso discurso «I have a dream», en el que manifestó su voluntad y su esperanza deconocer una América fraternal. Este discurso45 está considerado como uno de losmejores de la historia estadounidense, junto con el Gettysburg Address de AbrahamLincoln.2.3.St. Augustine, la Civil Rights Act y el Premio Nobel de la PazA pesar del fallo de 1954 de la corte Suprema (Brown v. Board of Education), quedeclaró la segregación racial como inconstitucional en la escuelas públicas, solo seisniños negros fueron admitidos en las escuelas blancas en St. Augustine (Florida).Además, las casas de dos familias de estos niños fueron incendiadas por lossegregacionistas blancos y otras familias fueron forzadas a marcharse de la regiónporque los padres fueron despedidos del trabajo y no pudieron encontrar otro en lazona.En mayo y junio de 1964, Martin Luther King y otros dirigentes de los derechos civilesllevaron a cabo una acción directa en esa ciudad para denunciar los hechos; unamarcha nocturna alrededor del antiguo mercado de esclavos terminó con losmanifestantes atacados por los segregacionistas blancos y con la detención de cientosde personas. Como las prisiones eran demasiado pequeñas, se tuvo que encerrar alos detenidos al aire libre. Algunos manifestantes fueron arrojados al mar por la policíay por los segregacionistas, y se libraron de ahogarse durante un intento de llegar a lasplayas de Anastasia Island, reservadas a los blancos.La tensión alcanzó su punto álgido cuando un grupo de manifestantes se tiró a la Página 5
  • 6. piscina del motel Monson prohibido a los negros. La fotografía de un policíazambulléndose para arrestar a un manifestante y la del propietario del motel vertiendoácido clorhídrico en la piscina para hacer salir a los activistas, se conocieron en todo elmundo y sirvieron incluso a los estados comunistas para desacreditar el discurso de lalibertad de los Estados Unidos. Los manifestantes aguantaron la violencia física yverbal sin responder, lo que entrañó un movimiento de simpatía nacional y ayudó a ala aprobación de la Civil Rights Act el 2 de julio de 1964.El 14 de octubre de 1964, Martin Luther King se convirtió en el galardonado más jovencon el Premio Nobel de la Paz, por haber dirigido una resistencia no violenta con elobjetivo de eliminar los prejuicios raciales en los Estados Unidos.2.4.«Bloody Sunday» (El domingo sangriento)En diciembre de 1964, Martin Luther y el SCLC unieron sus fuerzas otra vez con elStudent Nonviolent Coordinating Committee (SNCC) en Selma, Alabama, donde elSNCC trabajaba desde hacía meses en el registro de electores en las listaselectorales.46 Selma era entonces un lugar importante para la defensa del derecho alvoto de los afroamericanos. La mitad de los habitantes de la ciudad eran negros, perosolo el 1% de ellos estaban inscritos en las listas electorales; la oficina del registro,que no estaba abierta más que dos días al mes, abrió con retraso y sufría demorasademás por las pausas para comer.47El domingo 7 de marzo de 1965, 600 defensores de los derechos civiles salieron deSelma para intentar llegar a Montgomery, la capital del estado, para presentar susquejas en medio de una marcha pacífica. Fueron arrestados al poco de unoskilómetros en el puente Edmund Pettus, donde se les impidió proseguir por parte de lapolicía y de una muchedumbre hostil de personas de piel blanca, que los rechazóviolentamente a golpe de porras y de gases lacrimógenos. Ese día sería recordadocon el nombre de «bloody sunday» y marcó un punto sin retorno en la lucha por losderechos civiles.Los reportajes que mostraron la violencia policial permitieron al movimientos conseguirel apoyo de la opinión pública y subrayaron el éxito de la estrategia de no violencia deLuther King, que no estaba presente en esa primera marcha pues había estadointentando retrasarla tras su encuentro con el presidente Lyndon B. Johnson. Página 6
  • 7. Dos días después, Martin Luther dirigió una marcha simbólica hasta el puente, unaacción que parecía haber negociado con las autoridades locales y que provocó laincomprensión de los activistas de Selma. El movimiento buscó entonces la protecciónde la justicia con el objeto de realizar la marcha y el juez de la corte federal FrankMinis Johnson Jr resolvió en favor de los manifestantes:La ley es clara con respecto al hecho de que el derecho a presentar quejas contra elgobierno puede ser ejercido por un gran grupo […] y estos derechos pueden serejercidos por una marcha, incluso de la extensión de una vía pública.3200 manifestantes partieron, finalmente, de Selma el domingo 21 de marzo de 1965,recorriendo 20 kilómetros al día y durmiendo en los campos. Fue durante este trayectocuando Willie Ricks ideó la expresión «Black Power».En el momento de su llegada al capitolio de Montgomery, el jueves 25 de marzo, losmanifestantes eran 25 000. Martin Luther King pronunció entonces el discurso «HowLong, Not Long». Ese mismo día, la militante blanca de los derechos civiles, ViolaLiuzzo, fue asesinada por el Ku Klux Klan cuando transportaba a unos manifestantesen su coche. Martin Luther asistió a sus funerales y el presidente Johnson intervinodirectamente en la televisión para anunciar la detención de los culpables.Menos de cinco meses después, el presidente firmó la Voting Rights Act mediante laque se garantizaba el derecho al voto para los ciudadanos negros sin restricciones deningún tipo.2.5.ChicagoEn 1966, tras el éxito en el sur, Martin Luther King y otras organizaciones en defensade los derechos civiles intentaron extender el movimiento hacia el norte: Chicago seconvirtió en el objetivo principal. Martin Luther y Ralph Abernathy, ambos de clasemedia, se mudaron a los suburbios de Chicago en el contexto de una experienciaeducativa y para mostrar su apoyo y empatía con los pobres.La SCLC formó una alianza con la CCCO (Coordinating Council of CommunityOrganizations), una organización fundada por Albert Raby Jr., y con el CFM (ChicagoFreedom Movement). Durante la primavera, realizaron una serie de experimentos(testing) con parejas negras y blancas con el fin de desvelar las prácticasdiscriminatorias de las sociedades inmobiliarias. Los tests revelaron que la selección Página 7
  • 8. de parejas que solicitaban una vivienda no estaba basada en modo alguno en losingresos, la distancia al trabajo, el número de hijos u otras características socio-económicas (pues las parejas presentaban exactamente los mismos), sino más bienpor el color de la piel.Grandes marchas pacíficas fueron organizadas en Chicago y, Abernathy lo contaríamás tarde, la recepción que tuvieron fue peor que en el sur. Fueron recibidos por unamuchedumbre rencorosa que les lanzaba botellas, y Martin Luther y él comenzaron atemer que se desencadenase un motín.Los principios de Luther King chocaban con la responsabilidad de poder tener quellevar a los suyos hacia un hecho violento. Si Martin Luther tenía la convicción de unamarcha pacífica iba a ser dispersada con violencia, prefería anularla para salvaguardarla seguridad de todos, como fue el caso del «bloody sunday».No obstante, y a pesar de las amenazas de muerte sobre su persona, condujo esasmarchas. La violencia en Chicago fue tan intensa que conmocionó a los dos amigos.Otro problema fue la duplicidad de los dirigentes de la ciudad. Algunos acuerdos sobrela acciones que había que realizar indicadas por King y Abernathy fueron anuladasmás tarde por los políticos que formaban parte del ayuntamiento corrupto de RichardDaley[cita requerida]. Abernathy no pudo soportar las condiciones de vida en lossuburbios y se marchó secretamente tras un corto período. Martin Luther King sequedó y escribió sobre el impacto emocional que representaba para Coretta y sus hijosel vivir en medio de una condiciones tan duras.Cuando Martin Luther y sus aliados regresaron a casa, dejaron a Jesse Jackson, unjoven seminarista que ya había participado en las acciones del sur, que organizase losprimeros boicots dirigidos a conseguir el acceso a los mismos empleos, algo queresultaría ser un éxito tal que desembocaría en el programa de igualdad deoportunidades de los años 70.2.6.Contra la guerra de Vietnam y la pobrezaA partir de 1965, Martin Luther King comenzó a expresar públicamente sus dudassobre el papel de los Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. El 4 de abril de 1967,un año antes de su muerte, pronunció en Nueva York el discurso «Más allá de Página 8
  • 9. Vietnam: el momento de romper el silencio». Denunciaba en él la actitud de EstadosUnidos en Vietnam e insistía en el hecho de que estaban ocupando el país como unacolonia estadounidense y llamaba al gobierno estadounidense «el más grandeproveedor de violencia en el mundo de hoy». Insistía, también, en que el país teníanecesidad de un gran cambio moral:49Una verdadera revolución de valores se preocuparía luego, avergonzada, de lossorprendentes contrastes entre la pobreza y la riqueza. Con una indignaciónjustificada, miraría más allá de los mares y vería a los capitalistas individualistas deloeste invirtiendo enormes cantidades de dinero en Asia, en África y en América del sur,solo para conseguir beneficios y sin ninguna preocupación por las mejoras sociales enesos países, diría: “No es justo”.Consideraba que el Vietnam hacía difícil alcanzar los objetivos enunciados porJohnson en su discurso sobre el estado de la Unión de 1964, en el que anunció una«guerra contra la pobreza».Luther King ya era odiado por numerosos blancos racistas de los estados del sur, peroeste discurso hizo que numerosos medios se volviesen contra él. Time calificó eldiscurso como «una calumnia demagógica que parecía un guion de Radio Hanoi», yThe Washington Post declaró que King «había disminuido su utilidad a su causa, supaís, su gente».Luther King expresó con frecuencia la idea de que Vietnam del norte «no habíaempezado a enviar un gran número de provisiones u hombres hasta que las fuerzasestadounidenses no habían llegado por decenas de miles». Elogió también la reformaagraria emprendida por el norte.50 Acusó, igualmente, a los Estados Unidos de haberasesinado a un millón de vietnamitas, «sobre todo niños».51 Y propuso en una carta almonje budista y pacifista vietnamita Thich Nhat Hanh, que luchaba por la detención delconflicto, para el Premio Nobel de la Paz de 1967.Dijo también en su discurso52 quela verdadera compasión es más que dar una limosna a un mendigo; permite ver queun edificio que produce mendigos tiene necesidad de una reestructuración. […] deVietnam a África del Sur pasando por América latina, los Estados Unidos están en ellado malo de la revolución mundial.Además, cuestionó «nuestra alianza con los terratenientes de América latina» y se Página 9
  • 10. preguntó por qué los Estados Unidos reprimían en lugar de apoyar las revoluciones delos «pueblos descalzos y descamisados» del tercer mundo.El discurso era un reflejo de la evolución política de Martin Luther King en sus últimosaños, debido en parte a su afiliación al Highlander Research and Education Centerprogresista, y que lo había llevado a hablar de una necesidad de cambiosfundamentales en la vida política y económica de la nación.Expresaba con mucha frecuencia su oposición a la guerra y la necesidad deredistribuir los recursos para corregir las injusticias raciales y sociales.Y aunque en sus alocuciones públicas era reservado a la hora de adscribirseideológicamente, con el fin de evitar ser etiquetado como comunista por sus enemigospolíticos, en privado declaraba habitualmente apoyar al socialismo democrático:53Ustedes no pueden hablar de una resolución del problema económico de los negrossin hablar de millones de dólares. Ustedes no pueden hablar del fin de las chabolas sindecir primero que los beneficios no pueden conseguirse gracias a las chabolas.Ustedes en verdad falsean la realidad porque tienen negocios ahora con la gente.Ustedes tienen negocios con los capitanes de la industria […] Eso significa ahora queustedes se mueven en un mar agitado, porque eso significa que hay algo que nofunciona con... El capitalismo... Debe haber una mejor distribución de la riqueza ypuede ser que América tenga que dirigirse hacia un socialismo democrático.Martin Luther King había leído a Marx cuando estaba en Morehouse, pero aunquerechazaba el «capitalismo tradicional», rechazaba también el comunismo a causa «desu interpretación materialista de la historia» que niega la religión, su «relativismoétnico» y su «totalitarismo político».542.7.La campaña de los pobresA partir de noviembre de 1967, King y el equipo de la Southern Christian LeadershipConference (SCLC) se reunieron para discutir la nueva legislación, los motines raciales(hot summers) y la aparición del Black power55 Decidieron entonces organizar la PoorPeoples Campaign (la Campaña de los pobres) con el fin de luchar por la justiciasocial. Calificada por el pastor como la «segunda fase en el movimiento de losderechos civiles»,55 pretendía luchar contra la pobreza, analizando su origen y no Página 10
  • 11. restringiéndose sólo a la defensa de los afroamericanos. King afirmó entonces:55No deben ser solo las gentes negras, sino todos los pobres. Debemos incluir a losamerindios, los puertorriqueños, los mexicanos e, incluso, a los pobres blancos.No obstante, la campaña no fue apoyada por todos los dirigentes del movimiento delos derechos civiles, entre ellos Bayard Rustin. Su oposición se basó en argumentosrelativos al hecho de que los objetivos de la campaña eran demasiado amplios, lasdemandas irrealizables y que ello aceleraría el movimiento de represión contra lospobres y los negros.56Luther King recorrió el país de punta a punto para reunir un «ejército multirracial de lospobres», que marcharía sobre Washington e iniciaría una desobediencia civil en elcapitolio, que duraría si fuese necesario hasta que el congreso firmase unadeclaración de los derechos humanos del pobre. El Readers Digest hablaría de una«insurrección».Esta «declaración de los pobres» demandaba un programa de empleosgubernamentales para reconstruir las ciudades estadounidenses. Luther King vio unanecesidad urgente de enfrentarse al congreso que había demostrado su «hostilidad alos pobres» al «distribuir los fondos militares con generosidad» pero dando «fondos alos pobres con avaricia».Su visión era la de un cambio que fuese más revolucionario que una simple reforma:citó los defectos sistemáticos del racismo, de la pobreza, del militarismo e indicó que«la misma reconstrucción de la sociedad era el verdadero problema que había queresolver».57Pero el asesinato de Luther King en abril de 1968 afectó profundamente a la campaña.Ésta se inició a pesar de todo en mayo, culminando con una marcha sobreWashington, sin conseguir lograr sus objetivos.553.AsesinatoA finales de marzo de 1968, Martin Luther King se desplazó a Memphis (Tennessee)para apoyar a los basureros negros locales que estaban en huelga desde el 12 demarzo con el objeto de obtener una mejora salarial y un mejor trato.A los afroamericanos se les pagaba 1 dólar y 70 centavos por hora y no se les pagabacuando no podían trabajar por razones climatológicas, al contrario de lo que se hacía Página 11
  • 12. con los trabajadores blancos.58Como consecuencia de las protestas pacíficas, estalló una oleada de violencia contraellas que degeneró en el asesinato de un joven afroamericano.59El 3 de abril, en el Mason Temple (Church of God in Christ, Inc. - sede mundial), MartinLuther hizo el discurso profético "Ive Been to the Mountaintop" («He estado en la cimade la montaña») ante una auditorio eufórico:No es verdaderamente importante lo que ahora ocurre... Algunos han comenzado a[…] hablar de amenazas que se perfilan. ¿Qué es lo que me podría ocurrir por partede uno de nuestros malvados hermanos blancos? … Como todo el mundo, a mí megustaría vivir mucho tiempo. La longevidad es importante, pero eso es algo que ahorano me preocupa. Yo solo quiero cumplir la voluntad de Dios. ¡Y él me ha autorizado asubir a la montaña! Y he mirado en torno a mí y he visto la tierra prometida. Puede queyo no vaya allí con vosotros. Pero quiero que sepáis esta noche que nosotrosllegaremos como pueblo a la tierra prometida. Y estoy muy feliz esta noche. No tengoningún temor. No tengo miedo de ningún hombre. ¡Mis ojos han visto la gloria de lavenida del señor!3.1.Investigación y desarrollos posterioresDos meses después de la muerte de Martin Luther King, James Earl Ray, un evadido,fue capturado en el aeropuerto de Londres Heathrow cuando intentaba salir del ReinoUnido con un falso pasaporte canadiense a nombre de Ramón George Sneyd. Ray fueextraditado rápidamente a Tennessee y acusado de la muerte de Martin Luther King;reconoció el asesinato el 10 de marzo de 1969 y se retractó tres días después.Aconsejado por su abogado Percy Foreman, Ray se declaró culpable con el fin deevitar la pena de muerte. Fue condenado a 99 años de prisión.4."I have a dream"Estoy contento de reunirme hoy con vosotros y con vosotras en la que pasará a lahistoria como la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestra nación.Hace un siglo, un gran americano, bajo cuya simbólica sombra nos encontramos, firmóla Proclamación de Emancipación. Este trascendental decreto llegó como un gran farode esperanza para millones de esclavos negros y esclavas negras, que habían sido Página 12
  • 13. quemados en las llamas de una injusticia aniquiladora. Llegó como un amanecerdichoso para acabar con la larga noche de su cautividad.Pero cien años después, las personas negras todavía no son libres. Cien añosdespués, la vida de las personas negras sigue todavía tristemente atenazada por losgrilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación. Cien años después,las personas negras viven en una isla solitaria de pobreza en medio de un vastoocéano de prosperidad material. Cien años después, las personas negras todavíasiguen languideciendo en los rincones de la sociedad americana y se sienten comoexiliadas en su propia tierra. Así que hemos venido hoy aquí a mostrar unascondiciones vergonzosas.Hemos venido a la capital de nuestra nación en cierto sentido para cobrar un cheque.Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magnificientes palabras dela Constitución y de la Declaración de Independencia, estaban firmando un pagaré delque todo americano iba a ser heredero. Este pagaré era una promesa de que a todoslos hombres —sí, a los hombres negros y también a los hombres blancos— se lesgarantizarían los derechos inalienables a la vida, a la libertad y a la búsqueda de lafelicidad.Hoy es obvio que América ha defraudado en este pagaré en lo que se refiere a susciudadanos y ciudadanas de color. En vez de cumplir con esta sagrada obligación,América ha dado al pueblo negro un cheque malo, un cheque que ha sido devueltomarcado “sin fondos”.Pero nos negamos a creer que el banco de la justicia está en bancarrota. Nosnegamos a creer que no hay fondos suficientes en las grandes arcas bancarias de lasoportunidades de esta nación. Así que hemos venido a cobrar este cheque, un chequeque nos dé mediante reclamación las riquezas de la libertad y la seguridad de lajusticia. También hemos venido a este santo lugar para recordar a América la intensaurgencia de este momento. No es tiempo de darse al lujo de refrescarse o de tomar eltranquilizante del gradualismo. Ahora es tiempo de hacer que las promesas dedemocracia sean reales. Ahora es tiempo de subir desde el oscuro y desolado valle dela segregación al soleado sendero de la justicia racial. Ahora es tiempo de alzar anuestra nación desde las arenas movedizas de la injusticia racial a la sólida roca de lafraternidad. Ahora es tiempo de hacer que la justicia sea una realidad para todos loshijos de Dios. Sería desastroso para la nación pasar por alto la urgencia del momento y subestimarla determinación de las personas negras. Este asfixiante verano del legítimodescontento de las personas negras no pasará hasta que haya un estimulante otoñode libertad e igualdad. Mil novecientos sesenta y tres no es un fin, sino un comienzo.Quienes esperaban que las personas negras necesitaran soltar vapor y que ahoraestarán contentos, tendrán un brusco despertar si la nación vuelve a su actividad comosi nada hubiera pasado. No habrá descanso ni tranquilidad en América hasta que laspersonas negras tengan garantizados sus derechos como ciudadanas y ciudadanos.Los torbellinos de revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra naciónhasta que nazca el día brillante de la justicia.Pero hay algo que debo decir a mi pueblo, que está en el caluroso umbral que lleva alinterior del palacio de justicia. En el proceso de conseguir nuestro legítimo lugar, nodebemos ser culpables de acciones equivocadas. No busquemos saciar nuestra sed Página 13
  • 14. de libertad bebiendo de la copa del encarnizamiento y del odio. Debemos conducirsiempre nuestra lucha en el elevado nivel de la dignidad y la disciplina. No debemospermitir que nuestra fecunda protesta degenere en violencia física. Una y otra vezdebemos ascender a las majestuosas alturas donde se hace frente a la fuerza físicacon la fuerza espiritual. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a lacomunidad negra no debe llevarnos a desconfiar de todas las personas blancas, yaque muchos de nuestros hermanos blancos, como su presencia hoy aquí evidencia,han llegado a ser conscientes de que su destino está atado a nuestro destino. Hanllegado a darse cuenta de que su libertad está inextricablemente unida a nuestralibertad. No podemos caminar solos.Y mientras caminamos, debemos hacer la solemne promesa de que siemprecaminaremos hacia adelante. No podemos volver atrás. Hay quienes estánpreguntando a los defensores de los derechos civiles: “¿Cuándo estaréis satisfechos?”No podemos estar satisfechos mientras las personas negras sean víctimas de losindecibles horrores de la brutalidad de la policía. No podemos estar satisfechosmientras nuestros cuerpos, cargados con la fatiga del viaje, no puedan conseguiralojamiento en los moteles de las autopistas ni en los hoteles de las ciudades. Nopodemos estar satisfechos mientras la movilidad básica de las personas negras seade un ghetto más pequeño a otro más amplio. No podemos estar satisfechos mientrasnuestros hijos sean despojados de su personalidad y privados de su dignidad porletreros que digan “sólo para blancos”. No podemos estar satisfechos mientras unapersona negra en Mississippi no pueda votar y una persona negra en Nueva York creaque no tiene nada por qué votar. No, no, no estamos satisfechos y no estaremossatisfechos hasta que la justicia corra como las aguas y la rectitud como un impetuosotorrente. No soy inconsciente de que algunos de vosotros y vosotras habéis venido aquídespués de grandes procesos y tribulaciones. Algunos de vosotros y vosotras habéissalido recientemente de estrechas celdas de una prisión. Algunos de vosotros yvosotras habéis venido de zonas donde vuestra búsqueda de la libertad os dejógolpeados por las tormentas de la persecución y tambaleantes por los vientos de labrutalidad de la policía. Habéis sido los veteranos del sufrimiento fecundo. Continuadtrabajando con la fe de que el sufrimiento inmerecido es redención.Volved a Mississippi, volved a Alabama, volved a Carolina del Sur, volved a Georgia,volved a Luisiana, volved a los suburbios y a los ghettos de nuestras ciudades delNorte, sabiendo que de un modo u otro esta situación puede y va a ser cambiada.No nos hundamos en el valle de la desesperación. Aun así, aunque vemos delante lasdificultades de hoy y mañana, amigos míos, os digo hoy: todavía tengo un sueño. Esun sueño profundamente enraizado en el sueño americano.Tengo un sueño: que un día esta nación se pondrá en pie y realizará el verdaderosignificado de su credo: “Sostenemos que estas verdades son evidentes por símismas: que todos los hombres han sido creados iguales”.Tengo un sueño: que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienesfueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capacesde sentarse juntos en la mesa de la fraternidad. Página 14
  • 15. Tengo un sueño: que un día incluso el estado de Mississippi, un estado sofocante porel calor de la injusticia, sofocante por el calor de la opresión, se transformará en unoasis de libertad y justicia.Tengo un sueño: que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no seránjuzgados por el color de su piel sino por su reputación.Tengo un sueño hoy.Tengo un sueño: que un día allá abajo en Alabama, con sus racistas despiadados, consu gobernador que tiene los labios goteando con las palabras de interposición yanulación, que un día, justo allí en Alabama niños negros y niñas negras podrán darsela mano con niños blancos y niñas blancas, como hermanas y hermanos.Tengo un sueño hoy.Tengo un sueño: que un día todo valle será alzado y toda colina y montaña serábajada, los lugares escarpados se harán llanos y los lugares tortuosos se enderezarány la gloria del Señor se mostrará y toda la carne juntamente la verá.Ésta es nuestra esperanza. Ésta es la fe con la que yo vuelvo al Sur. Con esta feseremos capaces de cortar de la montaña de desesperación una piedra de esperanza.Con esta fe seremos capaces de transformar las chirriantes disonancias de nuestranación en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe seremos capaces detrabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a la cárcel juntos, de ponernosde pie juntos por la libertad, sabiendo que un día seremos libres.Éste será el día, éste será el día en el que todos los hijos de Dios podrán cantar conun nuevo significado “Tierra mía, es a ti, dulce tierra de libertad, a ti te canto. Tierradonde mi padre ha muerto, tierra del orgullo del peregrino, desde cada ladera suene lalibertad”.Y si América va a ser una gran nación, esto tiene que llegar a ser verdad. Y así, suenela libertad desde las prodigiosas cumbres de las colinas de New Hampshire. Suene lalibertad desde las enormes montañas de Nueva York. Suene la libertad desde loselevados Alleghenies de Pennsylvania.Suene la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve de Colorado. Suene la libertaddesde las curvas vertientes de California.Pero no sólo eso; suene la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia.Su ne la libertad desde el Monte Lookout de Tennessee.Suene la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi, desde cada ladera.Suene la libertad. Y cuando esto ocurra y cuando permitamos que la libertad suene,cuando la dejemos sonar desde cada pueblo y cada aldea, desde cada estado y cadaciudad, podremos acelerar la llegada de aquel día en el que todos los hijos de Dios,hombres blancos y hombres negros, judíos y gentiles, protestantes y católicos, seráncapaces de juntar las manos y cantar con las palabras del viejo espiritual negro: “¡Al finlibres! ¡Al fin libres! ¡Gracias a Dios Todopoderoso, somos al fin libres!” Página 15
  • 16. Página 16

×