1348740-91440<br />REVOLUCIÓN, EDUCACIÓN Y CULTURA EN MÉXICO.<br />Dra.: Janette Góngora Soberanes.<br />Alumnas:<br />Rey...
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Ensayo
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Ensayo

2,919 views
2,792 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,919
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ensayo

  1. 1. 1348740-91440<br />REVOLUCIÓN, EDUCACIÓN Y CULTURA EN MÉXICO.<br />Dra.: Janette Góngora Soberanes.<br />Alumnas:<br />Reyes Acosta Lucia.<br />REVOLUCIÓN, EDUCACIÓN Y CULTURA EN MÉXICO.<br />En este ensayo tratare de explicar como la educación ha evolucionado, conforme avanza el país y sobre todo bajo la percepción de diferentes figuras como Justo Sierra, José Vasconcelos o hasta el propio Presidente Porfirio Díaz, ya que este tema no es algo reciente, sino que viene desde antes de la revolución Mexicana como se explicara más adelante, además analizare como la educación o la adquisición de la misma es un factor que ayuda al desarrollo de la cultura tanto del país como de cada habitante que se encuentra en él; por otro lado se verá a la educación como forma de obtener o llegar al progreso mediante la implementación de diversos programas o proyectos; como el artículo tercero constitucional en el cual se plantean los puntos más relevantes de la educación como son: laica, gratuita y para todos.<br /> Como lo mencione el tema de la educación es muy antiguo un ejemplo muy claro es la cultura Mexica, donde los gobernantes de tal cultura dispusieron que cada calpulli tuviera templos o escuelas, denominados calmécac para los hijos de la nobleza y telpochcalli para los plebeyos. Ahí se preparaban los varones para la guerra, los jóvenes trabajaban en el servicio eclesiástico para el dios tutelar, participaban en trabajos colectivos y, como cada calpulli tenía alguna especialidad profesional, posiblemente aprendían oficios; según su desempeño, los jóvenes podían ascender en la jerarquía social del estrato al que pertenecieran, nobles o plebeyos.<br /> Esta gran clasificación nos muestra como el hecho de separar la educación en esos tiempos es algo que ha trascendido y se sigue dando lo podemos observar en otro gran proceso como lo fue el de la Revolución Mexicana, en donde la educación era una preocupación del presidente Porfirio Díaz y algunos de sus allegados, ya que creían que la educación era la base del desarrollo y progreso y un elemento que ayudaría a la unión del pueblo como nación, sobre todo porque la educación es una de las variables que tiene mayor influencia sobre el progreso individual y social.<br />Sin embargo esta no se daba de manera equilibrada ya que en el porfiriato la educación se daba también en base a la clase social y esto a su vez hacia la diferencia; por otro lado, el poder y los recursos económicos tendieron a centralizarse a costa de las autonomías locales y estatales, la antigua base municipal de la educación fue deteriorándose por la destrucción de los impuestos y la falta de recursos locales y nacionales dificultaron el desarrollo de un sistema nacional y unitario de educación pública , Joaquín Baranda, Ministro de Justicia e Instrucción durante 19 años (1882-1901), diseñó un sistema nacional de educación que sólo pudo aplicarse en el D.F. y los territorios federales. En su gestión se fundaron cuatro escuelas normales, una de ellas con carácter federal y nacional, que se sumaron a por lo menos otras cuatro que existían en distintos estados. Desde su fundación, la Normal Nacional adquirió la facultad exclusiva de expedir títulos para la enseñanza.<br />En 1888 se promulgó una Ley de Instrucción Obligatoria con alcance jurisdiccional para el D.F. y los territorios federales. Con el objetivo de lograr que los ordenamientos se aplicaran en otros estados y conseguir la unificación educativa nacional, Baranda convocó a dos Congresos de Instrucción en los que se reunieron pedagogos, maestros, intelectuales y autoridades, y cuyos resultados contribuyeron a definir el proyecto estatal de educación pública.<br /> Con la llegada de Justo Sierra a la Subsecretaría de Instrucción Pública se abrió un segundo momento de la educación durante el porfiriato , Justo Sierra era un destacado intelectual y político, que se preocupó por organizar la educación nacional, expandirla a todos los sectores sociales y elevar los niveles de escolaridad, como continuador de los ideales liberales de unidad nacional y progreso, confirió una función civilizatoria a la labor educativa, la cual debía estar organizada como un todo en un sistema con diferentes niveles de enseñanza. <br />El Estado tenía que tutelar la educación primaria para «transformar la población en un pueblo, en una democracia». Como cúspide del sistema, a la universidad le correspondía «la educación nacional en sus medios superiores e ideales, logrando la incorporación del conocimiento universal a las necesidades nacionales y con una visión nacionalista». La tenacidad de Sierra se hizo patente con la creación de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, de la que fue su primer titular en 1905 y con la fundación de la Universidad Nacional en 1910, durante el porfiriato la educación continuó siendo un sistema pequeño y de lenta expansión. <br />En la administración porfiriana aparecieron en pocas ciudades y en número muy pequeño los primeros jardines de niños, la educación primaria sólo llegó a las ciudades importantes, atendiendo principalmente a una porción de las clases medias urbanas y semiurbanas. En cambio, la educación superior recibió mayor atención: la escuela preparatoria surgió en todos los estados del país, los institutos científicos y literarios se multiplicaron y sus contenidos y equipos didácticos mejoraron. En casi todos los estados se contó con escuelas normales, en algunos se desarrolló la educación artística y, al final del periodo (1910), se creó la Universidad Nacional.<br />En el terreno de las ideas, las realizaciones más destacadas del porfiriato fueron los cuatro grandes congresos pedagógicos nacionales, el desarrollo de teoría educativa y el diseño de educativos (la educación popular, integral, liberal, nacional y para el progreso).<br />Durante la revolución mexicana (1910-1917) la educación tuvo un escaso desarrollo. Sin embargo, en algunos estados de la República los gobernadores revolucionarios impulsaron leyes que favorecieron la educación popular y, en algunos casos, pese a las grandes dificultades económicas, crearon escuelas y ampliaron el número de profesores (Gómez, 1981: 136-137).<br />El Congreso Constituyente de 1917 elevó por primera vez a rango constitucional el precepto de la educación laica, obligatoria y gratuita. El Congreso estableció la prohibición al clero y a las asociaciones religiosas de organizar o dirigir escuelas de educación primaria. La Constitución otorgó mayores facultades educativas al Estado, el cual debía vigilar las escuelas primarias oficiales y privadas. Sin embargo, la supresión de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes determinada por el Congreso, dificultó al gobierno federal impulsar el sector educativo. Los municipios tuvieron a su cargo la educación, pero muchas escuelas cerraron por falta de recursos técnicos y humanos.<br /> Esta situación cambió en la segunda década del siglo veinte, ya que fue justamente en estos años cuando se inició el proceso de institucionalización. Prueba de ello fue la creación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que vino a sustituir a la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. La nueva Secretaría sustituyó la vieja fórmula positivista de instrucción por el concepto de educación, realzó el concepto revolucionario de “educar”, es decir, pretendió “moldear el alma del educando para desarrollar en él todas sus potencialidades”. <br />Con Álvaro Obregón en la presidencia se iniciaron las reformas estructurales del gobierno revolucionario. José Vasconcelos fue nombrado rector de la Universidad Nacional de México en 1920 y en octubre de ese mismo año publicó su Proyecto de Ley para la creación de la SEP con su respectiva reforma constitucional, con el fin de darle coherencia a la educación en sus distintos niveles. En febrero de 1921 la Cámara de Diputados discutió el proyecto presentado por Vasconcelos para la creación de la SEP, dicha propuesta pretendía institucionalizar la educación federal en México, lo que trajo acaloradas discusiones en el Congreso de la Unión. <br />Los diputados pensaban que la propuesta de Vasconcelos tenía que ser estudiada ampliamente debido a que se requería reformar la fracción XVII del artículo 73 constitucional para crear la nueva secretaría de Estado. <br />Existían diputados que no estaban de acuerdo con dicha modificación y pedían atención de la Cámara antes de ser promulgado, porque consideraban que no era necesario crear una nueva secretaría encargada del ramo educativo, porque ésta seguramente fracasaría como la extinta Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. <br />Una vez aprobada la creación de la SEP por parte de los diputados, en septiembre de 1921 llegó al senado la propuesta y firmó el decreto el presidente Álvaro Obregón. El 22 de octubre del mismo año, José Vasconcelos llegó como secretario de educación, creada la SEP y con Vasconcelos al mando, se iniciaron las actividades institucionales apoyadas en todo momento por Obregón, se dio la lucha contra el analfabetismo, se impulsó la escuela rural, se implementó la difusión de las bibliotecas, se cultivaron las bellas artes, se impulsó la educación media, se editaron libros de texto gratuitos y se repartieron desayunos escolares entre la población infantil. <br />José Vasconcelos tenía muy claras las actividades que realizaría en la Secretaría. <br />“Para él, el proceso educativo era algo totalmente articulado, de manera que la actividad en ese sentido estuviera dirigida a todos los sectores de la sociedad”. Las ideas educativas de Vasconcelos provienen de sus experiencias personales, su estancia en el Ateneo de la Juventud, así como de los pensamientos de Platón, Nietzsche, Benedetto Croce y Máximo Gorki, entre otros. Su fin era proporcionar por medio de la educación, todos los elementos necesarios que requerían los nuevos mexicanos surgidos de la Revolución, con el fin de llevar a cabo el “ideal democrático” por el que se había luchado. <br />Vasconcelos decía que la formación integral del individuo requería vínculos estrechos entre “las actividades estéticas y la moral”, es decir, que se pretendía que los alumnos encontraran la emoción por medio del “placer desinteresado” más que por el razonamiento. De ahí que Vasconcelos pidiera que los Talleres Gráficos de la Nación pasaran a depender de la SEP y se entregaran más prensas al Departamento Editorial. <br />El plan vasconcelista era publicar cien obras fundamentales de la cultura universal, y al mismo tiempo, libros de índole técnica que sirviesen de auxiliares docentes y elementos de auto-aprendizaje. Los cambios educativos que implementó Vasconcelos se vieron también reflejados en la cultura. Recuperó el edificio del Colegio de San Pedro y San Pablo, para tenerlo como sede de la Secretaría, la restauración estuvo a cargo de Roberto Montenegro y parte de los artistas que se integraron al movimiento vasconcelista fueron José Clemente Orozco y Diego Rivera. Vasconcelos fue un hombre de ideales que consiguió darle un gran impulso a la institucionalización educativa, pero las cuestiones políticas imperantes en el país hicieron que renunciara en 1924, dejando la Secretaría de Educación Pública con nuevos proyectos que se fueron consolidando en los siguientes años y que hoy día <br />Como podemos ver el tema de la educación ayuda a crear una conciencia, lo cual a su vez nos inserta en el mundo, o por lo menos en la problemáticas por las que pasa nuestro país; la educación nos forma una opinión gracias al conocimiento que se adquiere gracias a ella, esto se puede observar en el ámbito social, cultural y político. Por otro lado la educación aun sigue siendo un gran problema a tratar ya que como se veía desde la revolución o antes, esta se de de manera selectiva y depende de los recursos que uno tenga o sea capaz de obtener, que le ayuden a tener acceso a la misma; es decir pueden ser facultades culturales, de conocimiento o simplemente económicas; en la actualidad la educación sigue siendo escasa e insuficiente, debido a que no existen suficientes instituciones en donde se puedan insertar todas aquellas personas que deseen hacerlo, además de que la calidad de la educación que se imparte en nuestro país nos deja en desventaja ante otros países.<br />Creo que este tema es algo que debe de seguir analizándose y no tratarlo como algo de segundo plano ya que como lo mencione antes la educación de los Mexicanos y el conocimiento adquirido por los mismos será la base para el desarrollo del país y lo que a su vez nos hará libres.<br />Bibliografía.<br />Layo, Engracia, Gobiernos revolucionarios y educación popular en México: 1911-1928, México, Ed. COLMEX, 1999. <br />Artículo tercero de la constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.<br />Revista Electrónica de Investigación Educativa Vol. 6, No. 2, 2004 2<br />Ward, Thomas. " José Vasconcelos y su cosmología de la raza" . En La resistencia cultural: la nación en el ensayo de las Américas. Lima: Editorial Universitaria URP, 2004.<br />Torres, Pilar. José Vasconcelos. Editorial el Planeta. México 2006.<br />

×