Your SlideShare is downloading. ×
0
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Generación del 98 4 eso
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Generación del 98 4 eso

2,356

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,356
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. III. LA GENERACIÓN DEL 98
  • 2. A) Concepto
    • Término propuesto por «Azorín».
    • Hace referencia a un grupo de jóvenes escritores que comienzan a publicar a principios del S. XX.
    • Comparten con los modernistas una actitud de protesta contra la sociedad y la literatura del momento.
    • Sus principales preocupaciones son «el problema de España» y temas filosóficos.
    • Son Generación porque hay unas edades similares (nacidos entre 1864-1875), relaciones entre ellos, unos temas y un lenguaje semejantes y un acontecimiento generacional: el desastre del 98.
  • 3. b) características
  • 4. c) Miguel de Unamuno (1864- 1936)
    • Se caracteriza su pensamiento por ser profundamente crítico.
    • Fue clave en su vida la crisis espiritual que sufrió en 1897, a partir de entonces dudará sobre la existencia de Dios, sobre el papel del hombre en el mundo y el sentido de la muerte.
    • Siempre escribió sobre sí mismo y sus problemas de conciencia .
    • Ensayos: En torno al casticismo, Del sentimiento trágico de la vida.
    • Novelas (« nivolas »): Niebla; San Manuel Bueno, mártir; La tía Tula.
  • 5. Del sentimiento trágico de la vida (fragmento) " La mente busca lo muerto pues lo vivo se le escapa; quiere cuajar en témpanos la corriente fugitiva, quiere fijarla. Para analizar un cuerpo, hay que menguarlo o destruirlo. Para comprender algo hay que matarlo, enrigidecerlo en la mente. La ciencia es un cementerio de ideas muertas, aunque de ellas salga vida. También los gusanos se alimentan de cadáveres. Mis propios pensamientos tumultuosos y agitados en los senos de mi mente, desgajados de su raíz cordial, vertidos a este papel y fijados en él en formas inalterables, son ya cadáveres de pensamientos. ¿Cómo pues, va a abrirse la razón a la revelación de la vida? Es un trágico combate, es el fondo de la tragedia, el combate de la vida con la razón. "
  • 6. " Mientras iba así hablando consigo mismo cruzó con Eugenia sin advertir siquiera el resplandor de sus ojos. La niebla espiritual era demasiado densa. Pero Eugenia, por su parte, sí se fijó en él, diciéndose: "¿Quién será este joven?, ¡no tiene mal porte y parece bien acomodado!" Y es que, sin darse clara cuenta de ello, adivinó a uno que por la mañana la había seguido. Las mujeres saben siempre cuándo se las mira, aun sin verlas, y cuándo se las ve sin mirarlas. Y siguieron los dos, Augusto y Eugenia, en direcciones contrarias, cortando con sus almas la enmarañada telaraña espiritual de la calle. Porque la calle forma un tejido en que se entrecruzan miradas de deseo, de envidia, de desdén, de compasión, de amor, de odio, viejas palabras cuyo espíritu quedó cristalizado, pensamientos, anhelos, toda una tela misteriosa que envuelve las almas de los que pasan. (...) El amor precede al conocimiento, y este mata a aquel. Nihil volitum quin praecognitum , me enseñó el padre Zaramillo , pero yo he llegado a la conclusión contraria y es que nihil cognitum quin praevolitum . Conocer es perdonar, dicen. No, perdonar es conocer. Primero el amor, el conocimiento después. Pero ¿cómo no vi que me daba mate al descubierto? Y para amar algo, ¿qué basta? ¡Vislumbrarlo! El vislumbre; he aquí la intuición amorosa, el vislumbre en la niebla. Luego viene el precisarse, la visión perfecta, el resolverse la niebla en gotas de agua o en granizo, o en nieve, o en piedra. La ciencia es una pedrea. ¡No, no, niebla, niebla! ¡Quién fuera águila para pasearse por los senos de las nubes! Y ver al sol a través de ellas, como lumbre nebulosa también. " Niebla
  • 7. Empezó hablándome de mis trabajos literarios y más o menos filosóficos, demostrando conocerlos bastante bien, lo que no dejó, ¡claro está!, de halagarme, y en seguida empezó a contarme su vida y sus desdichas. Le atajé diciéndole que se ahorrase aquel trabajo, pues de las vicisitudes de su vida sabía yo tanto como él, y se lo demostré citándole los más íntimos pormenores y los que él creía más secretos. Me miró con ojos de verdadero terror y como quien mira a un ser increíble; creí notar que se le alteraba el color y traza del semblante y que hasta temblaba. Le tenía yo fascinado. —¡Parece mentira! —repetía—, ¡parece mentira! A no verlo no lo creería... No sé si estoy despierto o soñando... —Ni despierto ni soñando —le contesté. —No me lo explico... no me lo explico —añadió—; mas puesto que usted parece saber sobre mí tanto como sé yo mismo, acaso adivine mi propósito... —Sí —le dije—, tú —y recalqué este tú con un tono autoritario—, tú, abrumado por tus desgracias, has concebido la diabólica idea de suicidarte, y antes de hacerlo, movido por algo que has leído en uno de mis últimos ensayos, vienes a consultármelo. El pobre hombre temblaba como un azogado, mirándome como un poseído miraría. Intentó levantarse, acaso para huir de mí; no podía. No disponía de sus fuerzas.
  • 8. —¡No, no te muevas! —le ordené. —Es que... es que... —balbuceó. —Es que tú no puedes suicidarte, aunque lo quieras. —¿Cómo? —exclamó al verse de tal modo negado y contradicho. —Sí. Para que uno se pueda matar a sí mismo, ¿qué es menester? —le pregunté. —Que tenga valor para hacerlo —me contestó. —No —le dije—, ¡que esté vivo! —¡Desde luego! —¡Y tú no estás vivo! —¿Cómo que no estoy vivo?, ¿es que me he muerto? —y empezó, sin darse clara cuenta de lo que hacía, a palparse a sí mismo. —¡No, hombre, no! —le repliqué—. Te dije antes que no estabas ni despierto ni dormido, y ahora te digo que no estás ni muerto ni vivo. —¡Acabe usted de explicarse de una vez, por Dios!, ¡acabe de explicarse! —me suplicó consternado—, porque son tales las cosas que estoy viendo y oyendo esta tarde, que temo volverme loco. —Pues bien; la verdad es, querido Augusto —le dije con la más dulce de mis voces—, que no puedes matarte porque no estás vivo, y que no estás vivo, ni tampoco muerto, porque no existes... —¿Cómo que no existo? —exclamó. —No, no existes más que como ente de ficción; no eres, pobre Augusto, más que un producto de mi fantasía y de las de aquellos de mis lectores que lean el relato que de tus fingidas venturas y malandanzas he escrito yo; tú no eres más que un personaje de novela, o de nivola , o como quieras llamarle. Ya sabes, pues, tu secreto.
                    • Niebla
  • 9. d) Pío Baroja (1872-1956)
    • Presenta siempre una visión pesimista, una actitud individualista y solitaria, un inconformismo total y un escepticismo radical en todos los temas.
    • Destaca fundamentalmente como novelista:
    • Debe basarse en la observación directa de la realidad.
    • Debe ser abierta («como un saco donde cabe todo»), sin plan previo, pues debe buscar el entretenimiento del lector.
    • Siempre hay un personaje central, inconformista y aventurero.
    • Estilo claro y sencillo, da la sensación de naturalidad.
    • Obras: Zalacaín el aventurero, La busca, El árbol de la ciencia.
  • 10. " A oscuras anduvieron el Bizco y Manuel de un lado a otro, explorando los huecos de la Montaña, hasta que una línea de luz que brotaba de una rendija de la tierra les indicó una de las cuevas. Se acercaron al agujero; salía del interior un murmullo interrumpido de voces roncas. A la claridad vacilante de una bujía, sujeta en el suelo entre dos piedras, más de una docena de golfos, sentados unos, otros de rodillas, formaban un corro jugando a las cartas. En los rincones se esbozaban vagas siluetas de hombres tendidos en la cama. Un vaho pestilente se exhalaba del interior del agujero....Manuel pensó haber visto algo parecido en la pesadilla de una fiebre. (...) Era la Corrala un microcosmos, se decía que puestos en hilera los vecinos llegarían desde el arroyo de Embajadores a la plaza del Progreso; allí había hombres que lo eran todo y que no eran nada: medio sabios, medio herreros, medio carpinteros, medio albañiles, medio comerciantes y medio ladrones. (...) Era, en general, toda la gente que allí habitaba gente descentrada, que vivía en el continuo aplanamiento producido por la eterna o irremediable miseria; muchos cambiaban de oficio, como un reptil de piel; otros no lo tenían; algunos peones de carpintero, de albañil, a consecuencia de su falta de iniciativa, de comprensión y de habilidad, no podían pasar de peones, había también gitanos, esquiladores de mulas y de perros, y no faltaban cargadores, barberos ambulantes y saltimbanquis. " La busca
  • 11. d) José Martínez « azorín » (1873-1967)
    • Escribe novelas y ensayos.
    • Estilo sencillo y claro :
    • frases muy cortas ;
    • vocabulario exacto y preciso;
    • uso de arcaísmos;
    • muchas descripciones: paisajes, impresiones, sensaciones;
    • Ensayos: La ruta de Don Quijote.
    • Novelas: La voluntad.
  • 12. Castilla (fragmento) " No puede ver el mar la solitaria y melancólica Castilla. Está muy lejos el mar de estas campiñas llanas, rasas, yermas, polvorientas; de estos barrancales pedregosos; de estos terrazgos rojizos, en que los aluviones torrenciales han abierto hondas mellas; mansos alcores y terreros, desde donde se divisa un caminito que va en zigzag hasta un riachuelo. Las auras marinas no llegan hasta esos poblados pardos de casuchas deleznables, que tienen un bosquecillo de chopos junto al ejido. Desde la ventana de este sobrado, en lo alto de la casa, no se ve la extensión azul y vagarosa; se columbra allá en una colina con los cipreses rígidos, negros, a los lados, que destacan sobre el cielo límpido. A esta olmeda que se abre a la salida de la vieja ciudad no llega el rumor rítmico y ronco del oleaje; llega en el silencio de la mañana, en la paz azul del mediodía, el cacareo metálico, largo, de un gallo, el golpear sobre el yunque de una herrería. Estos labriegos secos, de faces polvorientas, cetrinas, no contemplan el mar; ven la llanada de las mieses, miran sin verla la largura monótona de los surcos en los bancales. Estas viejecitas de luto, con sus manos pajizas, sarmentosas, no encienden cuando llega el crepúsculo una luz ante la imagen de una Virgen que vela por los que salen en las barcas; van por las callejas pinas y tortuosas a las novenas, miran al cielo en los días borrascosos y piden, juntando sus manos, no que se aplaquen las olas, sino que las nubes no despidan granizos asoladores. "
  • 13. f) Antonio Machado (1875-1939)
    • Poeta de la Generación del 98
    • Poesía que trata sobre temas filosóficos (existencia humana) y sobre la situación de la sociedad española del momento.
    • Inicios modernistas : Soledades (1903) -> expresión de sentimientos personales (nostalgia, melancolía, el paso del tiempo, el recuerdo, la muerte) por medio de símbolos.
    • Poesía del 98 : Campos de Castilla (1912-17)
    • -> Poesía que evoluciona hacia lo social y lo reflexivo .
    • -> Castilla es la inspiración (paisaje, pasado glorioso, gentes) pues es donde está la esencia de lo español.
    • -> Frecuentes descripciones del paisaje soriano y reflexiones derivadas de esta contemplación.
  • 14. PROVERBIOS Y CANTARES - XXIX Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar.
  • 15.
    • A JOSÉ MARÍA PALACIO
    • Palacio, buen amigo, ¿está la primavera vistiendo ya las ramas de los chopos del río y los caminos? En la estepa del alto Duero, Primavera tarda, ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!...
    • ¿Tienen los viejos olmos algunas hojas nuevas?
    • Aún las acacias estarán desnudas y nevados los montes de las sierras.
    • ¡ Oh mole del Moncayo
    • blanca y rosa, allá, en el cielo de Aragón, tan bella!
    • ¿Hay zarzas florecidas entré las grises peñas, y blancas margaritas entre la fina hierba?
    • Por esos campanarios ya habrán ido llegando las cigüeñas.
    • Habrá trigales verdes, y mulas pardas en las sementeras, y labriegos que siembran los tardíos con las lluvias de abril. Ya las abejas libarán del tomillo y el romero.
    • ¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas?
    • Furtivos cazadores, los reclamos de la perdiz bajo las capas luengas, no faltarán. Palacio, buen amigo,
    • ¿tienen ya ruiseñores las riberas?
    • Con los primeros lirios y las primeras rosas de las huertas, en una tarde azul, sube al Espino, al alto Espino donde está su tierra...
  • 16. g) Ramón M.ª d el Valle-Inclán (1866-1936)
    • Personaje extravagante y bohemio
    • Cultivó la narrativa y el teatro, donde fue un gran renovador del género , en contraste con lo que triunfaba en el momento.
    • Busca un estilo personal, que llamará «esperpento» .
    • ESPERPENTO: deformación sistemática de la realidad que llega a los personajes, convertidos en seres grotescos, tratados como fantoches o marionetas; al lenguaje, mezcla de lo culto y lo vulgar; y a la escena.
    • Intención: reflejar lo absurdo de la realid ad y de la vida española de la época.
    • Novelas: Sonatas (prosa modernista)
    • Teatro: « Comedias bárbaras», Divinas palabras, Luces de bohemia
  • 17. MAX: Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato. DON LATINO: ¡Estás completamente curda! MAX: Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. DON LATINO: ¡Miau! ¡Te estás contagiando! MAX: España es una deformación grotesca de la civilización europea. DON LATINO: ¡Pudiera! Yo me inhibo. MAX: Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas. DON LATINO: Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato. MAX: Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta, Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas. DON LATINO: ¿Y dónde está el espejo? MAX: En el fondo del vaso. DON LATINO: ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo! MAX: Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España. Luces de Bohemia

×