• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Tendencias en educación a distancia.
 

Tendencias en educación a distancia.

on

  • 2,235 views

Breve visión mundial sobre la tendencia de la educación a distancia por bloques regionales.

Breve visión mundial sobre la tendencia de la educación a distancia por bloques regionales.

Statistics

Views

Total Views
2,235
Views on SlideShare
2,234
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
22
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

CC Attribution-ShareAlike LicenseCC Attribution-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Tendencias en educación a distancia. Tendencias en educación a distancia. Document Transcript

    • ¿Hacia dónde va la educación a distancia? Autor: Eduardo Díaz San Millán. Resumen: Breve visión mundial sobre la tendencia de la educación a distancia por bloques regionales Palabras clave: Ead, TIC, brecha digital, nuevos retos educativos, acceso de calidad en educación, igualdad, tendencias. La revolución tecnológica de finales del siglo pasado ciertamente ha trastocado todos los órdenes importantes de la vida y sin duda la educación no es menor. Las tecnologías de comunicación, la globalización y el conocimiento como eje vertebrador de las nuevas relaciones sociales y económicas marcarán los caminos por los que ha de desenvolverse la educación y su acceso. Esto es la sociedad del conocimiento. La brecha norte-sur, ricos-pobres, con acceso-sin acceso respecto a la educación de calidad, es más, a cualquier educación, sigue agrandándose y nos ofrece datos nada buenos, algunos especialmente críticos, poco halagüeños para el futuro, como es el que 113 millones de niños en las primeras edades de escolarización no tienen ningún acceso a la educación. Si algo significa esta cifra es que en grandes regiones del mundo la situación se perpetúa, si no se agrava. SIDA, guerra, hambrunas, desestructuración familiar, superpoblación, falta de educación, causas y efectos, efectos y causas, que en un discurrir continuo amenazan las posibilidades de educación de 5/6 de la población mundial y en consecuencia de la mejora del bienestar general, ecología, natalidad, salud, esperanza de vida y un largo etcétera. Y curiosamente los problemas educativos, aunque de otra índole, no son menos determinantes en las sociedades desarrolladas donde la dinámica social demanda un nuevo modo de formar que superando los criterios decimonónicos sea capaz de acercarse a las necesidades de formación continua a lo largo de toda la vida que nuestras sociedades actualmente demandan. Y ante esto, la pregunta es obvia, ¿los sistemas educativos están preparados para estos nuevos retos, pueden por si solos mejorar la educación? Intentemos contestar, ¿hacia dónde vamos? Siempre hemos tenido un poco la imagen de que la educación a distancia era propia de los estratos sociales pobres de las sociedades opulentas. Y desde esa visión nos hemos imaginado que la función principal era facilitar el acceso a la educación a quienes no podían acceder a la educación presencial, principalmente por causas económicas. Sin embargo algo ha cambiado al final del siglo XX, la formación tradicional comienza a revelarse insuficiente o incluso incapaz de satisfacer las demandas educativas de los
    • favorecidos. Ante la complejidad de las nuevas “sociedades” la educación a distancia se abre paso al albur de otras nuevas razones no meramente económicas. Pero también es cierto que ni las demandas de formación ni las causas son las mismas en los diferentes países y regiones. Todos vuelven la mirada hacia la “Ead” como estrategia para proporcionar un acceso de calidad y en igualdad a la educación. Sin duda, y con la excepción de los países desarrollados, la calidad de la que hablamos es sobre mínimos y la igualdad es más formal que real. Cuáles son esas grandes causas que producen que mundos tan dispares como Europa y África polaricen su estrategia formativa en la “Ead”. Aunque no se pueden encontrar causas exclusivas y excluyentes, algunas tienen más peso que otras en según que países o regiones. La más universal, la que afecta a más población, es la pobreza y la escasez de recursos. Hace tiempo que conocemos que el mejor tratamiento con los grandes problemas de esas sociedades reside en la educación, y especialmente aquella, centrada en las mujeres. Pero los medios siempre han sido escasos para educación y más en las últimas décadas donde la explosión demográfica, especialmente de los países de Asia meridional, sudeste asiático y África, entre otras muchas consecuencias, ha sometido a los endebles sistemas educativos a una presión inasumible. La falta de medios económicos (entre otras circunstancias) impide que el voluntarismo sea efectivo y el acceso a la educación se generalice. Son necesarios nuevos métodos y estructuras educativas más eficientes. ¿Y en Europa y el mundo desarrollado en general, qué? Las economías fuertemente desarrolladas basadas en la superación del sector terciario y ancladas en la producción de conocimiento exigen a mi entender dos cambios radicales, la necesidad de adquirir nuevos conocimientos ligados a las nuevas habilidades que demanda el mercado global y en segundo lugar la necesidad de reciclarse/rehacerse permanentemente a lo largo de la vida. Sin duda, de manera generalizada, a toda la población del mundo desarrollado, o se es trabajador del conocimiento o no se es. Y ante esa percepción de la “Ead” como solución, ¿cuáles son las tendencias? En los nueve países más poblados del mundo (y también en los países árabes/africanos y asiáticos en desarrollo) se busca en la “Ead” la solución para la capacitación docente, la formación básica y la formación relativa a la salud. En función de sus necesidades, ni el propio Maslow daría una orientación más clara. La “Ead” junto a la creación de redes de ámbito regional es la clave de muchas de las nuevas políticas de educación especialmente en África y Pacífico Sur. Sin duda, como toda generalización, oculta diversidades muy significativas, especialmente en los países emergentes de Asia/Pacífico: China, Bangladesh, India, Indonesia, Malasia, Filipinas, etc. Excepciones significativas, pues entre China e India suponen más de un tercio de la población mundial y situaciones donde además de educación básica lo que se busca es la generalización de la educación superior y profesional. Como miembros de las sociedades opulentas ya nos cuesta pensar en la educación a distancia no mediada por ordenador y TIC, pero la realidad es que gran parte del mundo todavía utiliza sistemas de educación a distancia “tradicionales”. Los países más poblados del mundo (E9), y los de África , Asia y América Sur, en consecuencia, la
    • mayoría de la población, accede a una “Ead” que apenas cuenta con las TIC. Pero cuidado con las generalizaciones cuando pensamos en esos países, pueden tener desarrollos tan punteros como el Instituto Tecnológico de Monterrey en México. En los mares de pobreza siempre encontramos las islas de mayor riqueza. Y también es cierto que están haciendo esfuerzos notables en este sentido. El progresivo abaratamiento del uso de TIC será un paso imprescindible para que la gran masa de estos países pueda acceder a la educación a distancia “on line”. Otra de las grandes tendencias la encontramos en Europa. La Europa oriental, poscomunista, que imperiosamente necesita encontrar destino a sus procesos de transformación democrática e incluso su integración a la Europa comunitaria. La “Ead” debe servir como medio de apoyo a ese fin modernizador. En Europa occidental sin duda la tendencia la podemos calificar de “tech”. Con amplia tradición de educación a distancia en la mayoría de sus países, esta comienza a ser sinónimo de educación mediante TIC. Con un mercado especialmente pujante de formación de adultos cuya educación se orienta al mercado, y con financiación privada, y en el cual también están irrumpiendo con fuerza centros públicos tradicionales, Universidades. Los últimos acontecimientos de Bolonia apuntan hacia una internacionalización y concentración de la educación superior formal imparable. Tradición anglosajona. Australia con una extensa tradición en educación a distancia, como no podía ser de otro modo con las dimensiones del país, ha servido de referente a experiencias tan exitosas como la Universidad Abierta del Reino Unido, que a su vez es el modelo de casi todas las universidades abiertas de Europa. Su característica distintiva es la utilización de un modelo dual, modelo que también se ha trasladado a los países de la región del Pacífico Sur, y el alto componente tecnológico. India con modelo también dual en muchos casos es deudora de la Open University del Reino Unido. Hong Kong que en función de su peculiar pasado histórico está estrechamente ligada a la tradición anglosajona, de donde de hecho proceden la mayoría de sus programas formativos, destaca por su financiación exclusivamente privada, pagada por los estudiantes. China, ha seguido un desarrollo propio dictado por las políticas comunistas que la hicieron pionera en el uso de radio y televisión, y sin duda tendrá mucho que decir en el futuro inmediato de la “Ead” dado su espectacular desarrollo económico y su numerosa población. Sin duda, llamativos son el caso de Japón y Tailandia. En la primera, aun siendo una de las naciones más desarrolladas del planeta predomina la distribución tradicional de correspondencia, audio y video. Y sin embargo, en la segunda se apuesta claramente por la educación abierta y a distancia y por las TIC. América latina y Caribe. En gran medida con una consistente tradición centrada en la formación básica de comunidades rurales y tribales, así como en la utilización de la TV para la educación en masa de niños, es muy común el modelo dual de las universidades. Actualmente se está orientando a la educación superior y profesional. Sin duda el gran reto es la deficiente financiación y la incorporación de las TIC. América del norte. Debido a la extensión de los territorios, como en Australia, la tradición de educación a distancia es consustancial a su sistema educativo. Con una amplia implicación de las TIC, y la formación de docentes para su uso, no se puede
    • esperar otra cosa que incluso vaya a más. Las finalidades y los tipos de “Ead” pueden ser todas las imaginables. De algún modo lo que sucede en EE.UU. marca la pauta del desarrollo en otras regiones. Por tanto, es posible que en general se tienda a la convergencia de tecnologías variadas, hacia metodologías constructivistas, a la colaboración entre instituciones universitarias, y a la utilización de la tecnología para adaptarse a las demandas de la sociedad. En definitiva, entiendo que las tendencias se pueden resumir en la progresiva e imparable utilización de las TIC, la internacionalización, la financiación privada, y orientado a la educación superior, y especialmente profesional a lo largo de la vida, salvo en el caso de los países menos desarrollados que se orientan hacia necesidades educativas básicas. Referencias: Michael Simonson (2005) Concepciones sobre la educación abierta y a distancia. Barcelona: UOC. Sangrà, A. (2002) “Educación a distancia, educación presencial y usos de la tecnología: una tríada para el progreso educativo” Varios (2002) Aprendizaje abierto y a distancia (pdf). UNESCO