Diseño estratégico para el cambio en la Universidad de Burgos.


En los centros universitarios que conozco con algún detal...
Si pretendemos vencer las resistencias que plantean, la labor de marketing dentro de la propia
institución debe de ser cla...
para capacitarse en e-learning. Intentemos que esos medios también sea posible trasladarlos a sus
hogares.

Pongamos tambi...
sistema universitario”. La integración de todos los elementos y servicios en un único y destacado portal
web universitario...
Un perfil externo digital, configurable por el usuario y estrechamente vinculado a una aplicación de
portafolio electrónic...
El tercer espacio que conforma el entorno de aprendizaje estaría determinado por espacios
colaborativos en línea donde se ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Diseño estratégico para el cambio en la Universidad de Burgos.

927

Published on

Aproximación al diseño estratégico para la introducción de las TIC en una pequeña universidad

Published in: Education, Travel, News & Politics
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
927
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Diseño estratégico para el cambio en la Universidad de Burgos."

  1. 1. Diseño estratégico para el cambio en la Universidad de Burgos. En los centros universitarios que conozco con algún detalle, y de algunos otros de los que he recibido cumplida información, sencillamente no existe un plan estratégico explicitado para la integración del e- learning. Quizás, por razones distintas. La Universidad de Salamanca, con una imagen de marca muy consolidada y solvente, no parece tener dificultad para aumentar año tras año el número de alumnos y en consecuencia matriculaciones. La Universidad de Burgos, de cercana creación, está en una fase de posicionamiento, tratando de definir su propia esencia y visión sin tener del todo claro cuál será el camino estratégico a escoger en el ámbito de las nuevas tecnologías. Comencemos con una declaración de principios: la estrategia tiene que lograr que el e-learning funcione para obtener los beneficios esperados. Pero nunca debemos olvidar que la tecnología es solo una herramienta, nunca un fin en sí misma. La estrategia del e-learning es una guía para alcanzar los objetivos de capacitación e investigación y tendrá que integrarse y correlacionarse con los generales de la institución. Por eso, en aras a la correlación e integración con los objetivos generales de la institución la introducción del e-learning en sí misma y como estrategia del cambio necesita básicamente un estudio inicial de debilidades y amenazas, el apoyo rectoral y de los órganos de gobierno de la universidad, el mayor consenso posible y el decidido convencimiento de que no es algo que se presupueste su realización en un corto y determinado plazo de tiempo. Realmente es un cambio profundo, omnicomprensivo y permanente de hacer las cosas en cada una de las universidades que se orientan en esa dirección, que necesita de una dirección que maneje con “delicadeza” los hilos del cambio para evitar su fracaso. Olvidando esos presupuestos, y asociado a algunos intentos de cambio, también es muy habitual, y sin tener una visión clara del fin último de la institución, que se estime que la simple introducción de herramientas TIC obrará el milagro del cambio. Cambio que, por otra parte, ni siquiera se sabe cual es. Es un lugar común confundir la estrategia con la tecnología, derivando de ello la introducción de los LMS como presupuesto teleológico del cambio y, junto a ello, volcar en ese LMS los contenidos correspondientes a la oferta tradicional del centro universitario, consiguiendo crear realmente gigantescos centros de reprografía “digitodocumental”. Vencer resistencias. Encontrarnos ante instituciones altamente burocratizadas como son las universidades públicas españolas implica necesariamente vencer diferentes resistencias normalmente asociadas a los sujetos. No creo que exista un único y correcto método para conseguir vencer las resistencias al cambio, y en concreto a la introducción del e-learning en el ámbito universitario. Pero algunas recomendaciones parecen obvias. Si quienes deben aceptar el cambio son las personas, pensemos quienes son estas. En el ámbito universitario cuatro son los actores principales directamente relacionados con la introducción del e-learning. Miembros de los órganos rectores, docentes, alumnos, y especialistas técnicos.
  2. 2. Si pretendemos vencer las resistencias que plantean, la labor de marketing dentro de la propia institución debe de ser clave. Necesitamos promover incesantemente la implantación del e-learning. Comunicar y convencer para proponer su uso. Y no existe mejor manera que dialogando y promoviéndolo como si de la venta de un producto clave en una empresa se tratara. Nunca es suficiente y la comunicación efectiva es esencial. Fijémonos en los órganos rectores, directivos y líderes sociales y académicos en los diferentes centros que conforman la universidad, y mostrémosles las cualidades y los beneficios que puede reportar este método de formación. Promovamos encuentros, mediante conferencias u otros medios, con líderes de universidades de prestigio convencidos de la benevolencia del e-learning y, si es posible, hagámosles participar en las mejores actividades formativas de este tipo que conozcamos. Busquemos y propongamos unos mínimos de partida en los cuales el consenso de todos sea posible, si encontramos los beneficios que reportará el uso del e-learning a cada uno de ellos, y somos capaces de explicarlo, todo será más sencillo. Planteémonos objetivos sencillos y graduales fácilmente alcanzables. No tiene ningún sentido propuestas del tipo que obliguen a todos los docentes a digitalizar el total de los materiales, que tradicionalmente han usado en cada asignatura, de un curso para otro, sencillamente conseguiremos provocar el rechazo. Creemos un equipo o equipos de apoyo y desarrollo del cambio a través del e-learning. Si logramos incorporar en esos equipos miembros de todos los niveles y categorías estaremos facilitando un impacto positivo. Estos equipos serán los responsables de dirigir todos los estudios piloto que consideren necesarios para avanzar en el desarrollo y ajuste del cambio. Su composición ha de ser multidisciplinar, y dotados de los suficientes recursos presupuestarios para poder desarrollar su labor. En la medida en que su cúpula esté dirigida o coordinada por altas instancias de dirección, mayor será la repercusión de sus actividades. Comuniquemos y alabemos constantemente los avances por mínimos que sean, especialmente dentro de la propia comunidad universitaria, no debemos olvidar que estamos promoviendo un difícil cambio cultural. Propongamos y promovamos un centro permanente, continuo, y voluntario, de capacitación en el uso de estas nuevas tecnologías y métodos formativos, tanto para los docentes como para los alumnos y otros miembros de la comunidad universitaria que consideremos de interés. Creemos un equipo de ayuda a la digitalización y conversión en línea de las asignaturas y materiales que los docentes y departamentos aportan. Es necesario que no tengan la sensación de encontrarse solos ante una tarea que perciben ingente cuando no inalcanzable. Valoremos cualquier logro alcanzado, especialmente los derivados de nuestros procesos de formación, y si es posible premiémoslo. Intentemos demostrar que el e-learning funciona, hagamos demostraciones públicas de lo que la tecnología permite realizar en materia formativa y permitamos el acceso a nuestros docentes a las experiencias de éxito desarrolladas en nuestra propia universidad. En general permitamos que todos los interesados puedan acceder a los espacios de realización, cursos, asignaturas, actividades, etc. Facilitemos que todos los docentes tengan a su alcance en su despacho de trabajo medios adecuados
  3. 3. para capacitarse en e-learning. Intentemos que esos medios también sea posible trasladarlos a sus hogares. Pongamos también medios suficientes al alcance de los alumnos para su capacitación y el acceso a la formación a través de e-learning. Es necesario acostumbrar a los estudiantes a sustituir el clásico modelo de interacción social en el aula por los medios de colaboración electrónica. Fomentemos inicialmente su uso en actividades sociales y paralelas al propio aprendizaje académico. Planteémonos unos criterios consistentes para medir la eficacia de la capacitación a través de e- learning y el retorno académico de la inversión. Creemos y comuniquemos múltiples y constantes avances aunque sean pequeños, a modo de generar e impregnar la universidad con un espíritu de innovación, cambio y avance imparables. Propuesta para una universidad pequeña y joven Propondré unas líneas de actuación para la Universidad de Burgos, sin profundizar en exceso. La Universidad de Burgos diseña su plan estratégico para el periodo 2004-2008 y establece su razón de ser: “La razón de ser de la Universidad de Burgos es satisfacer las necesidades del entorno en el que se ubica para mejorar su calidad de vida, liderando el progreso científico, tecnológico y cultural de la sociedad en la que está inmersa.”, esta importante declaración nos presenta un centro educativo que implicado con su entorno quiere convertirse en líder científico, cultural y tecnológico. Y como tal, establecen en la matriz de su análisis DAFO, como una oportunidad la incursión en las TIC y en el EEES, cada vez más impensable sin el uso, precisamente, del e-learning. Su misión, a su vez, se refiere a “ofrecer una formación integral de calidad, personalizada y competitiva y desarrollar una investigación multidisciplinar de proyección internacional.” Aspecto que hoy en día parece inconcebible sin la integración del e-learning en particular y las TIC en general. En consecuencia, definimos la visión de la Universidad en relación a la integración del e-learning y las TIC como un proceso inevitable que, integrando los tres ámbitos esenciales de educación, tecnología y organización, promueve la adopción del EEES, la personalización de la formación, el “lifelong learning”, y su orientación mediante la transferencia de conocimiento e investigación tanto a su próximo entorno regional como en su vocación internacional, colaborando significativamente en la obtención de recursos. En el espacio organizativo se promueven procesos de gestión, acordes a la introducción masiva de las TIC y políticas de personal que apuesten por la profesionalización y formación permanente de todos los sectores implicados, permitiendo eficazmente el desideratum de la participación y el trabajo en equipo. Portal único de acceso. ¿Cómo alcanzar nuestra visión? ¿Cómo desde las TIC podemos intentar desarrollar nuestra/esta visión estratégica? Debemos convertirnos en una institución que use de forma intensiva la tecnología. Puede ser un elemento diferencial y competitivo de primer orden, en una joven y pequeña universidad como la de Burgos que se plantea como principales amenazas, entre otras, el escaso conocimiento de la institución “por parte de la sociedad en general” y la “competencia de otras universidades dentro del
  4. 4. sistema universitario”. La integración de todos los elementos y servicios en un único y destacado portal web universitario que represente y muestre de manera unificada el total de la institución para conseguir la penetración social necesaria y el uso y la difusión del conocimiento generado. Este portal debe de ser desarrollado y permanentemente actualizado por un equipo multidisciplinar y multiusuario. Entender el objetivo de este portal pasa por comprender que “el portal es realmente la institución situada en la red” (Roca, 2002) Un centro educativo universitario es un conjunto sistémico de elementos y procesos sometido a un continuo estado de adaptación y que como tal están en un constante proceso dialéctico. Pero cada proceso tiene su propia lógica y condiciones de cambio, tienen distintos ritmos y causas. Por ello nuestro portal ha de dar cabida a los entornos específicos de información y comunicación institucional, de aprendizaje, de gestión, administración y datawarehouse (mining), de investigación y cooperación, de documentación y biblioteca. Y los ha de dar cabida de un modo en el que constantemente estén interactuando pero también permitiendo su evolución individual. La innovación se produce siempre en el sistema (Kline y Rosenberg, 1987). Necesitamos conocer cuáles son los elementos que lo componen y cuáles son las relaciones que se establecen entre ellos y sus consecuencias favorables o desfavorables para la innovación. La introducción del e-learning como método docente indudablemente provocará cambios en este sistema. Como sistema integrado ha de responder a la flexibilidad, personalización, interacción, cooperación y control de conocimientos generados. Específicamente el entorno de aprendizaje (aula virtual, LMS, otras herramientas) ha de tener como consideración significativa la existencia de una gran variedad de docentes que interactúan a través de diversos modelos pedagógicos y de los cuales no es posible ni prudente prescindir, tanto por cuestiones legales como de sentido común. Ninguna institución educativa debe de obviar el conocimiento y experiencia implícitos que atesoran sus docentes, aun incluso el de aquellos con “dificultades” para adaptarse a los cambios que promueven las TIC. En ese sentido, debemos desarrollar un aula virtual, LMS, que permita su utilización por todos, desde quienes actúan como meros transmisores de información y lo utilizan como repositorio de información y de documentación clásica, o los que promueven métodos prácticos y/o colaborativos. Esta primera oportunidad de acercarse al uso de la plataforma de teleformación puede ser un primer paso en el proceso de adaptación y de modificación de los métodos pedagógicos centrados en la mera transmisión de información. Puede ser el enganche hacia un rol docente facilitador y dinamizador de las actividades de aprendizaje del alumno. Abogando por un alumno con un rol mucho más activo y por el “learning by doing” y el aprendizaje colaborativo a través de la interactividad, apostando por la asunción de mucha mayor responsabilidad en su propio aprendizaje. Este nuevo rol, activo e investigador, del alumno, y, como partener, el del docente (extensible a otros tipos de usuarios), exige unas determinadas características a los espacios de interacción. Recomendamos la existencia de un único acceso del alumno/docente a su espacio virtual a través del portal universitario, desde donde pueda llegar a su “despacho personal virtual”. Espacio que estará configurado con un perfil del usuario con dos modalidades, interno y externo. El perfil interno se nutrirá de la conexión y los datos obtenidos de gestión, administración y datawarehouse. Únicamente accesible por el propio usuario y los órganos de la institución habilitados al efecto. Posibilitará las gestiones de matrícula, secretaria y administrativas, información y servicios de apoyo.
  5. 5. Un perfil externo digital, configurable por el usuario y estrechamente vinculado a una aplicación de portafolio electrónico y red social. Este es uno de los espacios de acceso exterior, especialmente implicado en mostrar a la sociedad, mundo empresarial, los perfiles profesionales de los docentes/ investigadores, egresados y alumnos para prácticas. De este modo, damos a conocer la comunidad universitaria (investigadores) y ofertamos uno de nuestros “principales productos”, los alumnos que se titulan. El escaso conocimiento de la Universidad por parte de la sociedad es una de las amenazas que hay que evitar y qué mejor forma que mostrar los perfiles de los investigadores y licenciados públicamente. Si además se consigue que esta vinculación a su espacio personal y red social universitaria permanezca en el tiempo obtendremos dos importantes objetivos. Por una parte, una importante comunidad de ex alumnos con gran influencia social, incluso globalizada, y por otra un importante mercado de formación a lo largo de toda la vida profesional de nuestros alumnos. Fuente de financiación externa que no debemos menospreciar ante los importantes cambios sociales que se están produciendo. Este perfil externo estará complementado con sistemas de comunicación telemáticos, buzón de correo, VOIP, videoconferencia, etc., que faciliten el contacto con y desde el mundo empresarial hacia y desde nuestros investigadores y licenciados. Concretamente el entorno de aprendizaje (entendido en sentido estricto) estará configurado por tres espacios virtuales independientes pero interconectados. Un aula virtual, accesible desde el mismo portal de la universidad o desde los despachos de los usuarios, que constará de una plataforma “clásica” de teleformación y será el lugar principal de interacción entre docentes y alumnos durante las actividades formativas. No entraremos en la pormenorización de detalles técnicos, aunque por supuesto son determinantes en las posibilidades de aprendizaje, pero, necesariamente, contará con todas las herramientas de comunicación, desde un sencillo foro hasta una compleja herramienta de “webinar” como Elluminate o Adobe Connect, estás como ya hemos indicado serán accesibles desde los “despachos virtuales de los usuarios” y otros espacios de trabajo y colaboración. También constará de un espacio para los programas de asignaturas o cursos, y deposito de materiales formativos y actividades. Un tercer espacio de recogida y almacenamiento del total de la actividad “on line” tanto de alumnos como de docentes especialmente vinculado a una ficha digital de evaluación/valoración de cada usuario, siendo la de los alumnos accesible por cada nuevo docente que tenga la responsabilidad de formarle. Este último aspecto nos permitirá obtener una valiosa información tanto para la toma de decisiones directivas y académicas, como incluso de investigación científica para la mejora de las actividades formativas virtuales. Y se contribuye a reforzar un punto débil, la falta de sistemas de información, así como mejorar los sistemas de seguimiento de la actividad del docente como parte del eje estratégico 3 referido al personal: “Análisis, evaluación y control de la dedicación del personal. Estudio de carga / capacidad. Control de presencia.” Otro espacio virtual de gran importancia es la biblioteca y documentación virtual. Este es un ámbito que, además de cumplir su función de facilitar y mejorar recursos a los procesos de enseñanza e investigación, debe de cumplir una función estratégica como es la de conectar la institución con el exterior, sociedad en general y especialmente empresarial. En este sentido es de especial importancia la codificación y puesta a disposición (acceso) de todo el material documental e investigador producido por la universidad. También puede resultar de interés la apertura al exterior (convenios con instituciones, centros de educación secundaria, cámaras de comercio, etc.) de los servicios propios de biblioteca virtual generando nuevas vías de obtención de recursos.
  6. 6. El tercer espacio que conforma el entorno de aprendizaje estaría determinado por espacios colaborativos en línea donde se puedan crear entornos de investigación y comunidades de aprendizaje. Estos son espacios especialmente vinculados a los portafolios de los usuarios y las redes sociales que se generen en la universidad con una finalidad formativa. Pero, además, la característica que sobre manera se debería fomentar es la conexión, el acceso exterior y la participación desde el mundo empresarial y la administración pública. La transferencia a la sociedad, del conocimiento generado en la propia universidad, es casi una cuestión ética, pero también una cuestión económica que debe de generar recursos externos de libre disposición y solventar el previsible retroceso de la financiación pública. En los últimos tiempos y como medio de superar las barreras que los rígidos sistemas burocráticos universitarios públicos imponen, la introducción de las TIC se asocia al desarrollo de institutos específicos de formación de postgrado y continua. No es menospreciable esta oportunidad ante los retos que se plantean pero no debemos olvidar que no son espacios ajenos a la propia institución universitaria y también deben de servir como campos de experimentación y movilización en la integración de las TIC. Finalmente, el espacio de gestión, administración y datawarehouse que deberá subsanar una de las más importantes debilidades de la universidad en este periodo, la falta de información directiva para la toma de decisiones. Y permitir la fácil integración de los usuarios propios de la formación “on line”. Bibliografía. Roca, G. (2002). Modelos de presencia en la red. Publicado en el portal de la UOC: www.uoc.edu. Accesible en: http://www.uoc.edu/web/esp/art/uoc/rocag0502/rocag0502.html Kline, S.J., Rosenberg, N. (1987), “An overview of innovation” en Landau y Rosenberg (eds) The positive sum strategies. Washington DC: Harnessing Technology for Economic Growth., p. 275-306. PLAN_ESTRATEGICO_2004-2008. Universidad de Burgos. Available at: http://www2.ubu.es/estrateg/ documentos/PLAN_ESTRATEGICO_2004-2008.pdf [Accedido Enero 20, 2008].

×