La lectura y escritura en el Preescolar

La lectura y escritura en el Preescolar

Análisis de la Práctica Docente
Maestría...
La lectura y escritura en el Preescolar

Índice

CONTENIDO

PÁGINA

Índice

2

Justificación

3

Marco contextual

4

Marc...
La lectura y escritura en el Preescolar

Justificación
La educación en México establece en su Plan Nacional como una prior...
La lectura y escritura en el Preescolar

Marco Contextual
El Jardín de Niños “Benito Juárez García” con clave 30EJN0857T p...
La lectura y escritura en el Preescolar

Marco Teórico Referencial
De acuerdo a Gloria Rincóni la lectura y la escritura s...
La lectura y escritura en el Preescolar

Los niños están consolidando la diferencia entre dibujo y escritura, entre repres...
La lectura y escritura en el Preescolar

que los adultos son quienes deciden cuando y como se va a iniciar con el aprendiz...
La lectura y escritura en el Preescolar

Y por último no se debe mantener a los niños asépticamente alejados de la lengua ...
La lectura y escritura en el Preescolar

Las posibilidades para comprender las escrituras de los niños están dadas por el ...
La lectura y escritura en el Preescolar

Conclusiones
Los debates acerca del momento en que debe comenzar la enseñanza de ...
La lectura y escritura en el Preescolar

intentar escribir (sin estar necesariamente copiando un modelo); intentar leer ut...
La lectura y escritura en el Preescolar

Propuestas para trabajar en el colectivo docente
Sin duda el desafío más importan...
La lectura y escritura en el Preescolar

Propuestas para trabajar con los padres de familia
Los efectos formativos de la e...
La lectura y escritura en el Preescolar



Realizar reuniones formativas e informativas sobre los propósitos de la educac...
La lectura y escritura en el Preescolar

Propuestas Didácticas
¿Lobo estás ahí...?
Cuando los niños analizan un texto con ...
La lectura y escritura en el Preescolar

importante que permita que los niños realicen los intentos de búsqueda necesarios...
La lectura y escritura en el Preescolar

texto o utilizan las grafías como índices para señalar que ahí dice. Si es el cas...
La lectura y escritura en el Preescolar

que elijan la más adecuada. Es probable que la participación, en un inicio, sea m...
La lectura y escritura en el Preescolar

identifiquen los cambios, comenten si se incluyeron y, si no es así, hagan los aj...
La lectura y escritura en el Preescolar

que, en algunos casos, aunque se escriban con la misma letra inicial, las demás s...
La lectura y escritura en el Preescolar

2. Lea y señale el título y el nombre del autor o de la autora. En caso de que lo...
La lectura y escritura en el Preescolar

niños le dicten para que digan si se entiende y si están las ideas que quieren de...
La lectura y escritura en el Preescolar

BIBLIOGRAFÍA
 Curso de Formación y Actualización Profesional para el Personal Do...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Lectura y escritura

3,226

Published on

0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
3,226
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
68
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lectura y escritura

  1. 1. La lectura y escritura en el Preescolar La lectura y escritura en el Preescolar Análisis de la Práctica Docente Maestría en Administración y Gestión de Instituciones Educativas Maestra Rosa Angélica Sánchez Reyes Universidad Euro Hispanoamericana 1
  2. 2. La lectura y escritura en el Preescolar Índice CONTENIDO PÁGINA Índice 2 Justificación 3 Marco contextual 4 Marco teórico referencial 5 Conclusiones 10 Propuestas para trabajar en el colectivo docente 12 Propuestas para trabajar con los padres de familia 13 Propuestas didácticas 15 Bibliografía 23 2
  3. 3. La lectura y escritura en el Preescolar Justificación La educación en México establece en su Plan Nacional como una prioridad las habilidades comunicativas: leer, escribir, hablar y escuchar. El lenguaje es una herramienta para aprender a pensar. Permite a los niños imaginar, crear ideas y compartirlas con los demás. En su proceso de adquisición del lenguaje los niños empiezan a explorar, deliberar, inferir e interrogar correctamente. Cuando ingresan a la educación preescolar, los niños generalmente poseen ya un cierto nivel de competencia comunicativa. Para aquellos niños en cuyo contexto familiar las oportunidades de conversación y de acercamiento o uso de la lengua escrita son escasas, la escuela es el espacio que debe proporcionar y diversificar las oportunidades de comunicación entre pares y con los adultos. En el ámbito de la lengua escrita, uno de los principales riesgos en la educación preescolar es la tendencia a apresurar su aprendizaje a través de prácticas formalistas que no tienen sentido para las niñas y los niños y que obedecen en muchas ocasiones a las demandas de las familias o a la inquietud por prepararlos mejor para la educación primaria. El trabajo con el lenguaje escrito en el aula ha sufrido modificaciones significativas a través del tiempo. Anteriormente se priorizaba el desarrollo del proceso psicomotriz. El enfoque actual conjuga tanto los aspectos psicomotrices como los aspectos cognitivos, ya que considera el proceso constructivo del lenguaje escrito en el niño y la mediación social de la educadora y de sus compañeros de clase. El desafío consiste en plantear el proceso alfabetizador como un conjunto de actividades reflexivas y comunicativas implementadas sistemáticamente a lo largo de la escolarización. Lo que implica la reconsideración tanto de los modos de intervención docente, como de la responsabilidad institucional en dicho proceso, y más aún, la coparticipación y comprensión de los padres de familia. Este es el motivo de nuestra investigación, ya que en el Jardín de Niños “Benito Juárez García” pese al esfuerzo realizado por el personal docente, los padres de familia insisten en que sus hijos hagan planas y aprendan a escribir antes de ingresar a la primaria. Steffany Roxana García Badillo Laura Carolina Godos Cuevas Isabel Montiel Mora Eliseo Texon Sánchez Patricia Iris Viveros Acosta 3
  4. 4. La lectura y escritura en el Preescolar Marco Contextual El Jardín de Niños “Benito Juárez García” con clave 30EJN0857T pertenece a la localidad de Monte Chico, del Municipio de Tlaltetela del Oro, Veracruz. Se encuentra ubicado en la carretera federal Xalapa – Totutla. El personal docente de este Jardín está integrado por tres educadoras, las que atienden cada uno de los grados Primero -con cinco alumnos-, Segundo -con 12 alumnos- y Tercer grado -con 6 alumnosrespectivamente. El Jardín de Niños cuenta con una infraestructura de dos aulas educativas en buenas condiciones y una más en proceso (obra negra). Dos baños los cuales no están diseñados para las características físicas de los niños; tiene una pequeña explanada y un área de juegos que se reduce a cuatro columpios y un arenero móvil en buenas condiciones. Dentro de las instalaciones del Jardín se cuenta con los servicios de agua potable, energía eléctrica, fosa séptica, y algunas calles a su alrededor se encuentran pavimentadas y con guarniciones. Con relación al nivel socio – económico de esta comunidad es de medio a bajo, las actividades a la que se dedican los padres de familia son corte de café, agricultura, en menor medida a la albañilería, carpintería, empleados, comerciantes y algunos otros emigrantes a Estados Unidos. La responsabilidad de la familia y la educación de los hijos recaen en las madres de familia, las que en un setenta por ciento son mujeres muy jóvenes, aunado a que no concluyeron un nivel de educación básica o media y un treinta por ciento son mujeres de edad madura que en ocasiones no saben leer ni escribir. Por lo tanto la escolaridad general en promedio de los padres de familia es de primaria. En los últimos tiempos se ha presentado una problemática entre los padres de familia y el personal del plantel debido a que los padres de familia piden que sus hijos, al cursar tres años obligatorios de educación preescolar sus hijos egresen leyendo y escribiendo para ingresar a la escuela primaria. 4
  5. 5. La lectura y escritura en el Preescolar Marco Teórico Referencial De acuerdo a Gloria Rincóni la lectura y la escritura son procesos muy complejos de naturaleza social, cognitiva y lingüística. Rescatando a Ana Teberosky, menciona que fue necesario superar la idea de que la escritura y la lectura eran exclusivamente materias escolares, para preguntarse que saben los niños antes de que se les enseñe a escribir en la escuela. En segundo lugar, fue necesario disociar el conocimiento sobre el lenguaje escrito de la habilidad para leer y escribir, para averiguar cuán "letrados" eran los niños aún antes de ser "alfabetizados" (Teberosky 1992: 57). Establece que el aprendizaje de la lectura es planteada como una condición necesaria, la concepción de la lectura es la asociación de unos grafemas con unos determinados fonemas, para llegar a un significado y la escritura como representación (trascripción) de lenguaje oral. Jean Piaget, en sus investigaciones consolidó el reconocimiento de los niños como sujetos activos, al concebir a los niños como sujetos activos que construyen conocimientos a través de sus acciones sobre los objetos del mundo y en la confrontación de los resultados de estas acciones con sus propios conceptos y explicaciones así como con las ideas de otros, se fue comprendiendo que también ante el sistema de escritura como objeto social, los niños intentan hipótesis y las ponen a prueba con el propósito de leer y escribir cuando estas prácticas les interesan, así no hayan iniciado la escolaridad. Frente a la escritura como objeto cultural, el niño primero interactúa empíricamente, tanto con los objetos portadores de texto (por ejemplo, libros, vallas, empaques), como con las letras impresas en ellos. En estas interacciones va construyendo conocimiento acerca de ese objeto. Pero esa interacción no es directa: está orientada por hipótesis a través de las cuales los niños buscan relaciones entre la escritura y lo que ella representa, desde el momento en que la escritura se concibe como diferente del dibujo y como objeto sustituto, está en lugar de otra cosa, es un signo. Esas relaciones se van construyendo a partir de la observación de las prácticas socioculturales que los usuarios de la lengua escrita realizan con los textos (y por esto, no todos avanzan al mismo ritmo), es decir, es mediada por la confrontación con las concepciones de los otros, es una construcción intersubjetiva. La escritura que los niños pueden producir en esta etapa está constituida por signos gráficos, que tienen rasgos inequívocos de la escritura convencional, y aún por grafías convencionales (pero que no usan convencionalmente), aprendidas porque alguien se las ha enseñado, o porque algunos textos les han impactado (las marcas de productos comerciales, por ejemplo). Para garantizar la interpretación de sus textos, establecen relaciones espaciales con el dibujo: escriben dentro, junto a, o al lado de él. 5
  6. 6. La lectura y escritura en el Preescolar Los niños están consolidando la diferencia entre dibujo y escritura, entre representaciones escritas y significados, lo conveniente es proponerles actividades que les ayuden a darse cuenta que el texto escrito está vinculado con el discurso oral, no con partes del mismo. Por ejemplo, leer y escribir ante ellos cuentos, cartas, avisos, canciones, notas, etc. sin que ello suponga cómo se escribe, o que el niño trabaje sobre el significado de cada una de las letras. Trabajar con textos completos y variados (cartas, notas, cuentos, recetas, etc), implica traerlos al aula, leerlos y observarlos, compararlos y producirlos (colectiva, individual o grupalmente). De esta manera, desde pequeñitos, los niños irán aprendiendo que escribir es un proceso complejo que involucra la coordinación de un tema, su desarrollo y presentación, la selección de las palabras con las cuales referirse a él, los aspectos a considerar, el orden en que debe hacerse y las letras y otros signos con los cuales registrarlo. Este proceso, como lo señala Tolchinsky, puede ser vivido escolarmente como un aprendizaje inteligente, agradable, participativo y funcional: «Escribir, tal como pretendemos que los niños escriban (con la buscada calidad y variedad) es difícil, pero puede aprenderse, enseñarse y disfrutarse» (TOLCHINSKY,1992:1). Si aceptamos que los niños inician la escolaridad con conocimientos sobre el sistema de escritura, hay que poner en juego estos saberes para conocerlos e intentar favorecer su avance. Indagar qué saben, cómo lo han aprendido y qué funciones y valoraciones sociales le adjudican al saber leer y escribir, es una tarea pedagógica, no psicológica, cuando se hace observando lo que los niños hacen, escuchando su conversación mientras trabajan, o haciendo cortas entrevistas individuales. Es la evaluación continua del desarrollo individual y colectivo mediante la observación cotidiana de las acciones verbales y no verbales, de las actitudes, la confrontación de los desempeños en el tiempo, la inferencia y la búsqueda de comprobaciones sobre los momentos en que los niños se encuentran, la que nos irá haciendo visible este proceso. También es importante que los niños vayan aprendiendo a autoevaluarse, a ser conscientes de sus avances y dificultades, a ir elaborando pautas que les permitan darse cuenta si su trabajo cumple las condiciones acordadas y en fin, a irse formando en la autonomía, que se sientan y perciban como sujetos poseedores de saberes; sean conscientes de los diferentes saberes que existen entre ellos y con el maestro; de la validez de esos saberes en los diversos contextos y también, que se den cuenta de lo que no saben, de lo que necesitan aprender para poder desempeñarse en otros contextos. El abecedario en sí no es preciso enseñárselo en el preescolar ya que los niños hacen sus hipótesis pre silábicas en donde una letra cualquiera para ellos representa una silaba. Por otro lado, Emilia Ferreiro en “El espacio de la lectura y la escritura en la educación preescolar” nos lleva a la reflexión planteando una pregunta clave “¿se debe o no enseñar a leer y escribir en el jardín de niños?”, y establece que siempre va a existir la controversia sobre esta pregunta, aunque se supone 6
  7. 7. La lectura y escritura en el Preescolar que los adultos son quienes deciden cuando y como se va a iniciar con el aprendizaje, y no solo es trabajo de la educación primaria el enseñar estos conocimientos básicos. Establece que en caso de responder negativamente a la pregunta se correría el riesgo de que las educadoras recaerían en las siguientes acciones:      La identificación de los lugares de los niños se hacen mediante dibujos. No dejan ver la forma de su nombre escrito. Los lápices solo se usan para dibujar, no para escribir. El descuido de escribir frente a los alumnos en vez de hacerlo en el receso y a escondidas. Las maestras se abstienen de mostrar a los niños que saben leer y escribir. Por lo contrario, si se respondiera de manera positiva podríamos observar prácticas como:      El salón de preescolar será similar al de primer año de primaria. Se manejaran ejercicios de control motriz y discriminación perceptiva. Se hará el reconocimiento y copia de las letras, silabas o palabras. Repetición a coro. Ningún uso funcional a la lengua escrita. Así mismo menciona que los niños inician su aprendizaje del sistema de escritura en los variados contextos, porque la escritura forma parte del paisaje urbano, y la vida urbana solicita continuamente el uso de la lectura; incluso niños urbanos de cinco años distinguen entre dibujar y escribir, buscando la manera de trabajar cognitivamente (es decir, tratar de comprender) la información de textos que reciben como libros, periódicos, carteles, revistas, etcétera; y cuando se les lee, se les explica su forma, letra o números. También a través de sus actos sociales se les enseña a escribir y leer y así comprender la importancia de estos conocimientos, mientras que un niño urbano de seis años ya tiene nociones de la lectura y escritura, a comparación de un niño rural que tiene desventaja porque no tiene la misma presencia y por lo tanto la lecto-escritura depende del contacto con éstas, a través de ejercicios de preparación, no abusando del nivel de la ejercitación motriz y perceptiva. El jardín de niños debe permitir a todos los niños la experimentación libre sobre las marcas escritas, en una ambiente rico en escritura diversa, o sea; escuchar en voz alta y ver escribir a los adultos; intentando escribir (sin estar necesariamente copiando un modelo), intentar leer utilizando datos contextuales así como reconociendo semejanzas y diferencias en las series de letras; jugar con el lenguaje para descubrir semejanza y diferencias sonoras. 7
  8. 8. La lectura y escritura en el Preescolar Y por último no se debe mantener a los niños asépticamente alejados de la lengua escrita, pero tampoco se trata de enseñarles de modo de sonorizar las letras, ni de introducir las planas ni la repetición a coro en el salón de jardín de niños. Otra autora que nos da referencias sobre este tema es Miriam Nemirovsky, quien en su libro “Antes de empezar: ¿qué hipótesis tienen los niños acerca del sistema de escritura?” cita a Emilia Ferreiro, acerca del proceso de aprendizaje del sistema de escritura, estableciendo tres niveles:  Al comienzo del primer nivel los niños deben distinguir entre el dibujo (libre) y la escritura (lineal). Así mismo ellos establecen exigencias cuantitativas (cuantas letras deben tener como mínimo), y la cualitativa son variaciones que deben haber entre letras; estas dos son principios organizadores.  El segundo nivel es el logro de la diferenciación entre escrituras.  Y el tercero, los niños establecen relación entre los aspectos sonoros y gráficos de la escritura mediante tres modos: o La hipótesis silábica: una letra para representar cada silaba. o La hipótesis silábica-alfabética: oscila entre una letra para cada silaba y una letra para cada sonido. o La hipótesis alfabética: cada letra representa un sonido. Establece que el mejoramiento de la escritura está determinado por las oportunidades que los niños tienen de interactuar con la escritura, en situaciones en que analizan, reflexionen, contrasten, verifiquen y cuestionen sus propios puntos de vista. Con respecto al sistema de escritura, Margarita Gómez Palacio en “El aprendizaje de la escritura: características de las escrituras infantiles” menciona que tiene una función eminentemente social, es un objeto cultural susceptible de ser usado por los individuos de una sociedad, éstos comunican por escrito sus ideas sentimientos y vivencias de acuerdo con su particular concepción de la vida. Las posibilidades de uso del sistema de escritura dependen en gran medida del conocimiento que se tenga de las características y reglas que los construyen estas características son: Con respecto al conjunto de graficas convencionales, establece que tanto al escribir como al leer los niños activan dicha competencia respecto de los elementos y las reglas que rigen al sistema de lengua que habrán de representar cuando realicen actos de escritura y tendrán que comprender al realizar actos de lectura. Sobre el aprendizaje de la escritura características de las escrituras infantiles menciona que las representaciones graficas de los niños son los indicadores del tipo de hipótesis que elaboran y de las consideraciones que tienen acerca de lo que se escribe. 8
  9. 9. La lectura y escritura en el Preescolar Las posibilidades para comprender las escrituras de los niños están dadas por el tipo de organización que les imprimen y por el significado que le atribuyen a cada una de sus representaciones gráficas. Reconocer estos modos de organización significa comprender los procesos psicológicos y lingüísticos involucrados en el aprendizaje de este objeto de conocimiento así como la psicogénesis que implica su construcción. Así mismo menciona que para la compresión de la geometría y la medición se requiere en primer término de la captación de las relaciones espaciales, tal compresión será resultado de que el niño se vea así mismo como un solo objeto móvil entre otros que se mantienen fijos y le funcionan como puntos de referencia. Esto se hace evidentemente cuando el niño realiza las descripciones de su propio cambio de posición en el espacio. Para mostrar las formas en que los niños de cuatro a diez años van utilizan estos recursos, Piaget propuso las siguientes actividades: 1) Desde la ventana del aula observar, elegir y señalar los puntos que el niño los puntos que el niño considerara destacados, incluyendo la propia escuela. 2) Formar una maqueta para ubicar puntos destacados sobre una charola de arena mojada y lista. 3) Dibujar el plano de un trayecto a algún lugar específico. 4) Después de girar 180 grados el plano de la escuela volver a realizar la ubicación del resto de los edificios de manera que queden correctamente colocados. 9
  10. 10. La lectura y escritura en el Preescolar Conclusiones Los debates acerca del momento en que debe comenzar la enseñanza de la lectura y escritura parecen eternos. La pregunta ¿se debe o no enseñar a leer y escribir en el jardín de niños?, es una pregunta reiterada e insistente, además es una pregunta mal planteada, que no puede responderse ni en afirmativo ni en negativo, antes bien debe analizarse las hipótesis en las que se fundamenta. Si respondiésemos afirmativamente a ese cuestionamiento asentando y aceptando que es en la escuela primaria en donde debe realizarse esta “enseñanza”, presuponemos que los jardines de niños sufrirían un escrupuloso proceso de limpieza, hasta hacer desaparecer todo vestigio de escritura, quedaría prohibido leer, prohibido escribir: la lectura que existe de manera natural y abundante en el mundo circundante DEAPARECERÍA en el salón de clases del preescolar. Pero si respondiésemos afirmativamente, y en base a ello se decidiera iniciar el aprendizaje de la lectura y la escritura antes de la primaria, veríamos que el salón de clases del preescolar se transformaría en el salón de clase de primer año de primaria, y a la docente, transformarse y guiar su intervención docente a: ejercicios de control motriz, discriminación perceptiva, reconocimiento y copia de letras, sílabas o palabras, repeticiones a coro y tal vez…con alguna suerte: uso funcional de la lengua escrita. Es necesario reiterar y dejar bien claro que los niños inician su aprendizaje del sistema de escritura en los más variados contextos, que a ese conjunto de marcas que tienen en común “el no ser dibujos” lo llaman números y letras, que esas marcas son para una actividad específica que es leer y que resultan de otra actividad específica que es escribir. La indagación sobre la naturaleza y función de esas marcas empieza en su contexto y los niños tratan de comprender desde muy temprana edad esas informaciones de distinta procedencia: la información que reciben de los textos mismos en sus contextos, la información específica destinada a ellos, como cuando alguien les lee un cuento, les dice que tal o cual forma es una letra o un número, les escribe su nombre o responde a sus preguntas y la información obtenida a través de su participación en actos sociales donde está involucrado el leer o escribir. El niño recibe información sobre la función social de la escritura a través de su participación en dichos actos. Es probablemente a través de una amplia y sostenida participación en situaciones sociales como el niño llega a comprender por qué la escritura es tan importante en la sociedad. La tan “trillada” madurez para la lecto-escritura depende mucho más de las ocasiones sociales de estar en contacto con la lengua escrita que de cualquier otro factor que se invoque El jardín de niños debería permitir a todos los niños la experimentación libre sobre las marcas escritas, en un ambiente rico en escrituras diversas, o sea: escuchar leer en voz alta y ver escribir a los adultos; 10
  11. 11. La lectura y escritura en el Preescolar intentar escribir (sin estar necesariamente copiando un modelo); intentar leer utilizando datos contextuales así como reconociendo semejanzas y diferencias en las series de letras, jugar con el lenguaje para descubrir semejanzas y diferencias sonoras. Finalmente anotamos que en lugar de preguntarnos “si debemos o no debemos enseñar”, hay que preocuparse por dar a los niños ocasiones de aprender. La lengua escrita es mucho más que un conjunto de formas gráficas. Es un modo de existencia de la lengua, es un objeto social, es parte de nuestro patrimonio cultural. 11
  12. 12. La lectura y escritura en el Preescolar Propuestas para trabajar en el colectivo docente Sin duda el desafío más importante que enfrentamos en la actualidad es lograr que la educación que anhelamos se concrete efectivamente en el salón de clase y en la escuela. Para lograr esto es preciso emprender cambios importantes en las prácticas de enseñanza de los maestros y en las relaciones que se establecen en las escuelas, en los salones de clase y con los padres de familia. Una de las estrategias implementadas a nivel nacional para solventar los procesos de mejora en las escuelas es la institucionalización de los colectivos docentes ya que este tipo de trabajo compromete a la totalidad del grupo en acciones comunes. El trabajo en equipo implica la realización de tareas individuales y exige una participación comprometida, activa y responsable de todas las educadoras y los educadores que lo integran. El análisis de la bibliografía es indispensable para tener una referencia común durante la discusión de las situaciones que se propongan analizar. Además es importante considerar que la exposición de los puntos de vista personales es una experiencia fundamental del aprendizaje en cualquier ámbito. Por ello es responsabilidad de todos los participantes crear un ambiente de trabajo en el que todos los maestros y maestras puedan expresar sus conocimientos y opiniones, así como sus nuevos aprendizajes. A partir de este fundamento, proponemos que el colectivo docente se reúna para diseñar un trayecto formativo que conlleve al análisis de las características de desarrollo de los preescolares en específico las relacionadas a los procesos de adquisición del lenguaje oral y escrito, para ello proponemos el análisis de la siguiente bibliografía:     Cuadernillo de estrategias: A escribir escribiendo. SEP, 2004 Cuadernillo de estrategias: La comprensión lectora: ¡Una ventana al conocimiento! SEP, 2004 Cuadernillo de estrategias: Yo escribo, tú escribes, todos escribimos. SEP 2004 Curso de Formación y Actualización Profesional para el Personal Docente de Educación Preescolar. Volumen I. SEP, 2005.  Ferreiro, Emilia. Los niños piensan sobre la escritura. Ediciones interactivas Siglo XXI  PEP 2004. SEP. México, 2004.  TGA La lectura en voz alta. Una estrategia para promover el gusto por la lectura. SEP 2003 12
  13. 13. La lectura y escritura en el Preescolar Propuestas para trabajar con los padres de familia Los efectos formativos de la educación preescolar sobre el desarrollo de los niños serán más sólidos en la medida en que, en su vida familiar, tengan experiencias que refuercen y complementen los distintos propósitos formativos propuestos en este programa. Esta convergencia entre escuela y familia es una antigua y válida aspiración, pero hasta hoy se ha realizado sólo de manera insuficiente y parcial, con frecuencia limitándose a aspectos secundarios del proceso educativo. Es una relación que encuentra en la práctica obstáculos y resistencias, algunos generados por la propia escuela, otros producidos por las formas de la organización y la vida de las familias. Es al personal directivo y docente de los Jardines de Niños a quien corresponde tomar la iniciativa para que esa brecha se reduzca tanto como sea posible. Para lograrlo es necesaria una actividad sistemática de información, convencimiento y acuerdo dirigido no sólo a las madres y a los padres de familia, sino también a los demás miembros de ella que puedan participar en una labor de apoyo educativo a las niñas y los niños. Un primer objetivo es que las familias conozcan los propósitos formativos que persigue el Jardín y el sentido que tienen las actividades cotidianas que ahí se realizan para el desarrollo de los niños. Aunque muchas familias visitan el plantel, asisten a reuniones y participan en actos y ceremonias, son menos las que tienen claridad sobre su función educativa. Explicarla es especialmente importante en el caso del nivel preescolar, porque son comunes los prejuicios y las expectativas infundadas en torno a él, desde considerar que los niños sólo van a jugar, hasta esperar a que anticipe mecánicamente tareas de la escuela primaria, como la lecto-escritura que es el tema que nos ocupa en esta investigación. Es necesario que los padres de familia comprendan que en el enfoque de los programas de estudio actuales, la lectura es considerada como una práctica social en la escuela, la familia y la comunidad. En esta época en la cual los conocimientos cambian vertiginosamente, es fundamental tener un hábito lector que garantice poseer nociones frescas y actualizadas que permita ser académicamente competente, ya que una persona con el hábito de la lectura posee autonomía cognitiva, es decir, está preparada para adquirir conocimientos por sí misma durante toda la vida, aún fuera de las instituciones educativas. La prioridad es entonces que los niños aprendan a leer desde la compresión y aprendan a leer por convicción y placer, para así poder enfrentar los retos presentes y futuros. Sin embargo los padres de familia muchas veces desconocen estos principios pedagógicos y metas que queremos alcanzar en la educación. Para lograr esta comprensión de los padres de familia hacia los principios y propósitos de la labor en el preescolar, proponemos, en base al fundamento del PEP 2004 y del Programa de Orientación Educativa a Padres de Familia: 13
  14. 14. La lectura y escritura en el Preescolar  Realizar reuniones formativas e informativas sobre los propósitos de la educación preescolar puntualizando lo referente a aprender a leer y escribir.  Realizar talleres en donde los padres de familia tengan vivencias de actividades mecanicistas y actividades de disfrute de la lectura y escritura, para que puedan promoverlas a la vez con sus hijos.  Informar sobre las actividades que realizan y sus propósitos, de esta manera lograran que ellos las refuercen en casa.  Informar sobre los avances que tienen los niños de manera continua. 14
  15. 15. La lectura y escritura en el Preescolar Propuestas Didácticas ¿Lobo estás ahí...? Cuando los niños analizan un texto con canciones o poemas que conocen, tienen la oportunidad de identificar palabras que se reiteran, y de percatarse de la estabilidad en la escritura de las palabras. Materiales:  Texto de Edmir Perrotti, ¿Lobo estás ahí?, México, SEP (Biblioteca de la escuela. Libros del rincón).  Fotocopia o reproducción de la letra de la canción, de acuerdo con las parejas que se formen para la actividad.  Copia del texto de la canción, en un pliego de papel o escrito en el pizarrón. 1. Juegue con los niños ¿Lobo estás ahí? Al terminar, propóngales leer la letra de la canción de este juego. 2. Forme parejas y reparta una hoja con el texto de la canción. Explique en qué consiste la actividad: señalar en el texto, con el dedo, dónde dice mientras repiten lentamente la canción. Observe cómo y qué hacen. Seguramente cada pareja tendrá que ponerse de acuerdo para que corresponda aquello que dicen con lo que está escrito, y hacer los ajustes necesarios para que no sobren ni falten partes de la canción. 3. Plantee alguno o ambos de los siguientes problemas a los equipos o parejas de niños: a) Pídales que digan cuántas veces se dice ¿Lobo estás ahí? Seguramente los niños cantarán y tratarán de ponerse de acuerdo en cuántas veces se dice. Para confirmar lo anterior, solicite que busquen y señalen en el texto ¿Lobo estás ahí? Ayúdelos dando pistas: ¿Con cuál empieza? Empieza igual que... Si es necesario diga y escriba en el pizarrón algunas palabras que empiecen igual que lobo. b) De manera similar puede trabajar la localización de otras palabras, por ejemplo: bosque, comerá o juguemos y sugerirles que busquen en otros portadores de texto palabras que inicien igual –por ejemplo, las tarjetas de identificación con sus nombres. c) Pregúnteles: si hasta aquí dice (señale mientras lee) Juguemos en el bosque mientras el lobo no está... ¿Qué dice después? Los niños realizarán anticipaciones acerca de qué dice en una parte no leída a partir de otra cuyo significado ya conocen. 4. Si detecta que varias parejas tienen el mismo problema con algún fragmento de la canción, discútalo con todo el grupo apoyándose en la copia del texto que hizo en el pizarrón o en el pliego de papel. Es 15
  16. 16. La lectura y escritura en el Preescolar importante que permita que los niños realicen los intentos de búsqueda necesarios para confirmar dónde y qué dice, de esta forma está favoreciendo que se inicien en el proceso de leer solos. 5. Lea con los niños el texto de la canción que copió en el pizarrón y realice los señalamientos correspondientes. Solicite a un niño que copie en una tarjeta la palabra lobo para incluirla en el tarjetero con nombres de animales para que puedan consultar cómo se escribe cuando lo requieran. 6. Repita el procedimiento con otras canciones o poemas que los niños conozcan. ¿Dónde dice? Al buscar y localizar el título de un texto los niños tienen oportunidad de coordinar y confrontar información propia y de otros para argumentar que ahí dice cierta cosa, así como de relacionar la información gráfica con la escrita. Material:  Textos diversos, de la biblioteca de aula, de la escuela y otros que no conozcan los niños. 1. Forme equipos pequeños –con dos o tres integrantes máximo. Comente que desea leerles un cuento que le agrada mucho, pero que necesita que le ayuden a buscarlo. Entregue a cada equipo cinco libros. 2. Dígales el título del libro y pídales que lo busquen entre los libros que les entregó. Lo más probable es que los niños se muestren más interesados en explorarlos que en localizar el título solicitado, por lo que es conveniente que les recuerde en qué consiste la tarea: entre todos busquen el libro titulado... o ¿recuerdan qué libro están buscando? 3. Recorra los equipos y permanezca con ellos el tiempo suficiente para observar cómo realizan la búsqueda: si intercambian información, si se ayudan, si todos participan. Intervenga formulando preguntas como las siguientes: ¿qué dice? ¿Cómo sabes que ese es el cuento que estamos buscando? ¿Cómo te diste cuenta? ¿Dónde te fijaste para saber? Señala dónde dice... ¿De qué otra manera podríamos saber cuál es el cuento que estamos buscando? ¿Aquí dirá...? También puede intervenir leyendo algunas partes del texto para que los niños verifiquen sus anticipaciones. Estas intervenciones tienen como propósito saber qué dicen los niños para justificar o argumentar sus afirmaciones o sus anticipaciones, si poseen información previa respecto a los textos que exploran, si establecen diferenciación entre la imagen y el texto, y en qué se basan para afirmar o invalidar sus anticipaciones. También para conocer qué hacen, es decir, qué estrategias utilizan para localizar dónde dice; por ejemplo: sólo toman en cuenta las imágenes para buscar el significado tanto en la portada como en otras partes del 16
  17. 17. La lectura y escritura en el Preescolar texto o utilizan las grafías como índices para señalar que ahí dice. Si es el caso, para saber si localizan otro título o títulos diferentes al solicitado y cómo lo hacen. Esta información le permitirá conocer qué hipótesis tienen los niños acerca del lenguaje escrito. 4. Solicite a un integrante de cada equipo que lea y señale el título del libro y explique por qué cree que es el libro que buscan. En cada caso, propicie la confrontación para que de manera grupal verifiquen si efectivamente el texto corresponde al título solicitado. 5. Concluya la actividad leyendo completo, en voz alta, el cuento que se localizó. Instrucciones divertidas Al reconstruir algunas de las actividades cotidianas que se realizan, los niños fortalecen sus capacidades de escuchar, explicar, escribir y seguir instrucciones. Material:  Objetos o materiales diversos.  Pliegos de papel o un pizarrón. 1. Converse con los niños acerca de algunas actividades que realizan de manera cotidiana: bañarse, vestirse, cepillarse los dientes, servir agua en un vaso, cortarse las uñas, comer sopa, comer un helado, etcétera. 2. Propóngales explicar cómo hacemos algunas de esas actividades y elaborar un libro con instrucciones para realizar algunas actividades para las que no existen instructivos. 3. Anímelos explicando y actuando las acciones correspondientes. Por ejemplo, puede decirles: para cepillarme los dientes lo que necesito es mi cepillo, pasta y agua. Lo primero que hago es abrir la pasta, después aprieto, no muy fuerte para que no salga mucha, y se la pongo al cepillo, después... hasta concluir la acción. 4. Invite a los niños a explicar cómo realizan algunas actividades, por ejemplo: comer un taco, subir una escalera, masticar chicle, comer un helado, bañar al perro, barrer, amarrarse las agujetas, entre otras. 5. Pida que elijan una de las situaciones anteriores y, de manera grupal, traten de explicar los pasos a seguir y todos participen realizando las acciones. Propicie la reflexión acerca de qué sería primero, qué después, etcétera, hasta concluir la actividad. Intervenga para ayudarlos a construir las ideas lo más completas que sea posible, para que se entienda lo que tienen que hacer. En caso de que no lleguen a un acuerdo acerca de algunos de los pasos, intervenga proponiendo alternativas de solución y ayúdelos a 17
  18. 18. La lectura y escritura en el Preescolar que elijan la más adecuada. Es probable que la participación, en un inicio, sea muy poca y se incremente poco a poco y que lo mismo suceda con el vocabulario que utilicen los niños. 6. Propóngales escribir los pasos para no olvidarlos. Pídales que le dicten y escríbalos en un pliego de papel o en el pizarrón. Relea lo que los niños le dictan para que verifiquen si están todos los pasos, si se entienden y, en caso necesario, quitar o agregar lo que haga falta. 7. Invítelos a realizar la actividad. Lea en voz alta las indicaciones que le dictaron para que las realicen y comprueben que se entiendan; de no ser así, realice con ellos las correcciones necesarias. 8. Invítelos a formar un libro titulado, por ejemplo ¿Sabes cómo...?, en el que incluyan los instructivos que elaboren de aquellas actividades que más les agraden; o bien, a publicarlas en el periódico mural para invitar a sus compañeros de otros grupos a realizarlas. ¿Qué pasaría sí...? Al modificar la historia de un cuento, los niños tienen la oportunidad de expresar, interpretar y representar una historia, incorporando sus propias ideas. Material:  Un cuento conocido por los niños. 1. Comente con los niños sobre los cuentos que les han narrado, cuál es su preferido y por qué. 2. Pregunte si reconocen el cuento que les muestra, si recuerdan algunos datos y de qué trata la historia por ejemplo; ¿quién es el autor?, ¿qué fue lo que le sucedió a...?, ¿cómo termina la historia? 3. Invítelos a escuchar nuevamente la lectura del cuento. Al terminar, propóngales cambiar lo que sucede en la historia. Forme equipos pequeños y explique que es importante ponerse de acuerdo respecto a qué es lo que quieren cambiar, por ejemplo:¿cómo empezaría?, ¿qué otras cosas les gustaría agregar o cambiar?, ¿cómo sería la historia si el personaje no tuviera esos poderes mágicos?, ¿y si en lugar de ser valiente fuera miedoso?, ¿d ejarían el mismo título? 4. Recorra los equipos e intervenga para favorecer la confrontación entre las propuestas de los niños y para propiciar la reflexión acerca de las implicaciones que tienen los cambios que han expuesto: Si ya no es valiente, entonces ¿cómo vencerá al dragón?; Si el mago perdió sus poderes mágicos, entonces ¿ya no puede ayudar a ...? Si perdió sus poderes, ¿de qué otra forma puede ayudar a...? ¿De qué otra forma se solucionaría el problema? 5. De tiempo para que los equipos reconstruyan la historia completa con las modificaciones propuestas. Propóngales que un participante del equipo narre al resto la nueva historia para que 18
  19. 19. La lectura y escritura en el Preescolar identifiquen los cambios, comenten si se incluyeron y, si no es así, hagan los ajustes que consideren pertinentes. 6. Pídales que elijan a un integrante de su equipo para que narre el cuento al resto del grupo. 7. Organice al grupo para que escuchen las diferentes versiones y al finalizar comenten cuál o cuáles de los cuentos les resultaron más o menos divertidos e interesantes que el original. 8. Pregúnteles si les gustó más el cuento que ellos hicieron o el original y por qué. El trabajo con el nombre propio El trabajo con la escritura a partir del nombre propio ofrece oportunidades a los niños para que identifiquen la escritura de su nombre, establezcan la relación que existe entre la letra inicial de su nombre con la de sus compañeros y con otras palabras y se percaten de la estabilidad de la escritura al hacer comparaciones. Material:  Carteles con los nombres escritos de cada niño y niña del grupo.  Cinta adherente. 1. Muestre a los niños los carteles con sus nombres. Pregúnteles y señale con el dedo: ¿Qué dirá aquí? Es probable que algunos de ellos conozcan cómo se escribe su nombre y digan que ahí dice... (su nombre). Lea y señale el nombre correspondiente y péguelo en un lugar visible. Repita este procedimiento las veces que sean necesarias hasta leer y pegar todos los nombres de los niños, formando columnas con cinco nombres cada una. 2. Lea en voz alta y señale uno de los nombres que eligió previamente. Pregunte, por ejemplo: ¿Qué otros nombres comienzan igual que...? Seguramente los niños señalarán aquellos carteles con los nombres que comiencen con la misma letra inicial. 3. Forme otra columna con los carteles que señalen y pídales que digan qué dicen; léalos en voz alta para que se percaten de que aunque se escriben con la misma o las mismas letras iniciales, por ejemplo: MARGARITA-MANUEL / JOSEFINA-JUAN ANTONIO- ALICIA, los nombres son diferentes. 4. Pida que digan palabras que empiezan igual que Luisa, por ejemplo, y escríbalas en el pizarrón. Seguramente los niños dirán león, lupa, lámpara, limpio, luna o bien mole, pala, limón. Es importante que las escriba y las lea para que los niños descubran que hay palabras que comienzan igual que su nombre y 19
  20. 20. La lectura y escritura en el Preescolar que, en algunos casos, aunque se escriban con la misma letra inicial, las demás se escriben diferente, o bien que la letra inicial de su nombre no aparece al comienzo de las palabras que mencionaron. 5. Establezca con ellos otras semejanzas o diferencias entre los nombres, por ejemplo en cuanto a la extensión. Pregunte: ¿Qué nombre es el más largo o el más corto? ¿Cómo lo saben? Separe los nombres cortos de los largos. Escuche las explicaciones que los niños dan e intervenga propiciando la confrontación y brindando más información. 6. Diga a los niños que los carteles permanecerán pegados en la pared para que puedan consultar cómo se escribe su nombre y el de sus compañeros. Notas: Para trabajar los nombres compuestos: 1. Elija alguno o algunos de los carteles que contengan nombres compuestos. Escríbalos en el pizarrón o en un cartel. 2. Cubra el primer nombre y pregunte: ¿Qué dirá aquí? Haga lo mismo con el segundo nombre. Los niños saben que ese nombre tiene dos partes, pero en un inicio no identifican que en cada parte dice un nombre diferente, así que en cada parte repiten el nombre completo: en JUAN dice JUAN ANTONIO y en ANTONIO también. Con esta actividad lo que se pretende es que los niños identifiquen que a cada parte le corresponde un nombre: en JUAN dice JUAN y en ANTONIO dice ANTONIO. El libro del mes Al recomendar un libro, los niños y las niñas tienen la oportunidad de utilizar la escritura con una intención; reconocer y usar algunas de las características de este tipo de textos; intercambiar opiniones, y escribir sus ideas a través del dictado a la docente. Material:  Libros del salón de clases (biblioteca del aula y otros que los niños hayan llevado) que ya conocen o han leído.  Ejemplos de recomendaciones, que se utilizarán como modelo.  Pizarrón y/o pliegos de papel. 1. Invite a los niños a sentarse en semicírculo y converse con ellos sobre los libros que hasta el momento han leído. Coloque los libros a la vista de todo el grupo. Muéstrelos y pídales que digan el título; también, si recuerdan el nombre del autor o autora y de qué tratan. 20
  21. 21. La lectura y escritura en el Preescolar 2. Lea y señale el título y el nombre del autor o de la autora. En caso de que los niños no recuerden el título o lo digan de forma incorrecta, léalo y señálelo; haga de igual forma con el nombre del autor. 3. Pregúnteles cuáles les han gustado más y por qué. Recuerde que las respuestas de los niños no deben limitarse a un sí o un no; promueva la participación de aquellos niños que muestran timidez. Escuche con atención lo que los niños digan y coloque aparte los libros que mencionan como sus favoritos. 4. Pregúnteles cómo le podrían hacer para que sus compañeros de la escuela y las maestras conozcan de qué tratan esos libros. Escuche las sugerencias que hagan y propóngales escribir una recomendación de cada libro y colocarla en el periódico mural de la escuela para que todos la lean. 5. Explique a los niños que en una recomendación se dice por qué nos gustó y se platica qué es lo más interesante o divertido de la historia, para que quienes lean la recomendación se animen a leer el libro. Lea en voz alta algunas de las recomendaciones que llevó. Haga énfasis en las partes del texto: título del libro, autor, editorial, qué se dice del libro recomendado y cómo termina, con el propósito de que los niños conozcan algunas características de este tipo de texto. 6. Propóngales elaborar una lista con los títulos de los libros que seleccionaron, para recordar qué libros recomendarán a sus compañeros de la escuela. Acuerde con ellos el tiempo que habrá entre una recomendación y otra, puede sugerir que sea cada mes y que así se llame la sección en el periódico mural de la escuela: El libro del mes. 7. Pídales que discutan y elijan el libro que les gustaría recomendar en primer lugar, cuál en segundo, etcétera. Escríbalos en el orden establecido en un pliego de papel. 8. Explique que entre todos elaborarán la recomendación del primer libro y que usted escribirá lo que ellos le dicten. Pida que digan por qué lo recomiendan y/o qué fue lo que más les gustó. Recuérdeles que no se trata de contar toda la historia sino sólo lo que les parezca más interesante o divertido. En este primer momento, escriba las ideas de los niños tal y como se las dicten. Estas ideas servirán como punto de partida para redactar el borrador del texto. 9. Pida que le dicten de manera pausada, es decir, no tan rápido como se habla, y explique que no se puede escribir a la misma velocidad con que se habla. Una vez que registre las ideas de los niños, elaborará el primer borrador de la recomendación en otro pliego de papel, dejando la primera lista a la vista de los niños, ya que servirá para recordar las ideas generales. 10. Inicie la actividad preguntando a los niños sobre los datos del libro que van a recomendar y a quiénes se lo recomiendan. Escríbalos en el pliego de papel. A continuación lea las ideas y formule preguntas para que los niños decidan cómo empezar el texto. Durante la redacción lea y relea lo que los 21
  22. 22. La lectura y escritura en el Preescolar niños le dicten para que digan si se entiende y si están las ideas que quieren decir. La posibilidad de releer con ellos lo que escribieron les permite identificar y corregir sus propios escritos. 11. Intervenga cuestionando, confrontando opiniones y ayudando a elegir entre dos o más alternativas sobre cómo o qué decir. Por ejemplo, puede cuestionar sobre algún evento específico de la historia, sobre algo importante o interesante que realiza el personaje, acerca del final, de las ilustraciones, entre otras. Lo importante es que los niños vayan construyendo ideas lo más completas posibles. 12. Lea el texto completo y pregúnteles: ¿Está todo lo que quieren decir? ¿Se entiende? ¿Es necesario quitar o agregar información? Recuerden que no se trata de contar todo lo que sucede en el cuento ¿Qué suceso del cuento los animaría a leerlo completo? ¿Quiénes recomiendan el libro? Realice las correcciones sobre este primer borrador, puede tachar o marcar y escribir con otro color, de esta forma los niños se darán cuenta de que lo escrito se puede corregir y que se hace para que el texto quede lo mejor posible, y para que quienes lo lean puedan entenderlo. Vuelva a leer el texto corregido y cópielo en otro pliego de papel. 13. Coloque el texto en el periódico mural de la escuela. 22
  23. 23. La lectura y escritura en el Preescolar BIBLIOGRAFÍA  Curso de Formación y Actualización Profesional para el Personal Docente de Educación Preescolar. Volumen I. SEP, 2005.  Ferreiro, Emilia. “El espacio de la lectura y la escritura en la educación preescolar”. BAM. México 1995  Ferreiro, Emilia. Los niños piensan sobre la escritura. Ediciones interactivas Siglo XXI  Galaburri, María Laura. La enseñanza del lenguaje escrito. Un proceso de construcción. SEP. 2008.  Gómez Palacio, Margarita. El aprendizaje de la escritura: características de las escrituras infantiles. El niño y sus primeros años en la escuela. BAM. México, 1997.  PEP 2004. SEP. México, 2004.  Rincón Bonilla, Gloria. La escritura y la lectura en los niños. Universidad del Valle, Barcelona, España.  SEP. Curso Básico de Formación Continua para Maestros en Servicio. Planeación didáctica para el desarrollo de competencias en el aula 2010.México 2010.  SEP. “Fundamentos y características de una nueva propuesta curricular para la educación preescolar”. Programa de renovación pedagógica en la educación preescolar. México, 2003  SEP. Programa de Orientación Educativa a Padres de Familia. México, 1984. i Tomado de la ponencia de La escritura y la lectura en los niños por Gloria Rincón Bonilla. Académica de la Universidad del Valle en Barcelona España. 23

×