AUTORRETRATO 5

7,849 views
7,682 views

Published on

YO NARRADO

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
7,849
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
50
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

AUTORRETRATO 5

  1. 1. La autorepresentación <ul><li>El artista es su propio modelo, pero el verdadero modelo no es el hombre sino el pintor, que sea in actu o con sus atributos. Es por eso por lo que las relaciones entre artista y modelo se modifican. El artista puede liberarse de su imaginación; ahora no tiene obligaciones artísticas, plásticas ni morales. A partir de este momento se puede hablar de auto-representación. </li></ul>
  2. 2. <ul><li>Andy Warhol Autorretrato , 1967 </li></ul>
  3. 4. SELF PORTRAIT, 1986. ANDY WARHOL. COPYRIGHT 2009 ANDY WARHOL FOUNDATION FOR THE VISUAL ARTS/ ARTIST RIGHTS SOCIETY (ARS), NEW YORK.
  4. 5. <ul><li>Andy Warhol Autorretrato </li></ul>
  5. 8. <ul><li>Los surrealistas fueron quienes, &quot;por su noción del ser humano que entronca con las emociones&quot;, representaron con más profusión la muerte en el siglo pasado. Entre ellos, Dalí llegó a la obsesión. La catedrática contó la anécdota de las muertes súbitas de Lorca: &quot;Tanto le angustiaba el tema que a veces se hacía el muerto ante sus amigos durante horas y al despertarse estallaba en carcajadas&quot;. Los dolorosos autorretratos de Frida Kahlo, el negro sobre gris de Mark Rothko y las calaveras de Andy Warhol, cuya sombra parece el perfil de un bebé, fueron algunas de las obras comentadas. </li></ul>
  6. 9. <ul><ul><li>La calavera de Andy Warhol, titulada Skull, proyecta una sombra que parece el perfil de un bebé. </li></ul></ul>
  7. 10. <ul><li>La autorepresentación moderna va más allá del autorretrato tradicional. Es una confesión por la que el artista desvela cosas más íntimas de la vida de su creador, de su posición social, de sus ideales y de las relaciones entre el creador y sus modelos. </li></ul><ul><li>¿Cuál es, o, mejor dicho, quién es el verdadero tema del autorretrato moderno o de la autorepresentación moderna? </li></ul>
  8. 11. <ul><li>Autorretrato de Andy Warhol </li></ul>
  9. 12. <ul><li>Autorretrato de Andy Warhol </li></ul>
  10. 13. <ul><li>Son imágenes que tienen el sentido trágico de los retratos de Warhol, que exhibe sin pudor ante las cámaras de Richard Avedon , Brigid Berlin o Fischer las cicatrices que dejó en su cuerpo el ataque que sufrió a manos de Valerie Solanas en 1968. </li></ul><ul><li>Otras veces el artista experimentó con su propio cuerpo y se sometió a una serie de autorretratos vestido de mujer a comienzos de los años ochenta, un época en la que también posó con esa imagen para otros autores como Christopher Makos , quien participará mañana en Madrid en un coloquio organizado con motivo de la exposición. </li></ul>
  11. 15. Características del Autorretrato
  12. 16. <ul><li>Gino Severini Autorretrato , 1960 </li></ul>
  13. 17. <ul><li>El autorretrato reafirma al artista como tema digno de su arte y significa un nuevo estado en la consideración de su profesión, de su nivel intelectual y de su lugar en la escala social, puesto que puede ser él mismo protagonista de las obras. Por medio del autorretrato, el artista se elevaba a las más altas esferas. </li></ul><ul><li>Tomaremos a Alberto Durero, artista Flamenco, para profundizar en este aspecto. </li></ul>Como carta de presentación social
  14. 19. Durero <ul><li>Alberto Durero (1471-1528) hizo del autorretrato uno de los asuntos importantes de su obra. Durero estaba fascinado por su propia imagen y su dignidad social como artista, tanto que se usó a sí mismo como modelo para pintar a Cristo en 1522. Su autorretrato más célebre data de 1500. En él se muestra a sí mismo idealizado y de frente absoluto, como si fuera Cristo. Con ello pone énfasis en su calidad de creador, en su nivel intelectual y su lugar en la escala social, puesto que puede ser él mismo protagonista de las obras que antes se reservaban única y exclusivamente a Dios. </li></ul>
  15. 20. Autorretrato a los 13 años.  Autor: Alberto Durero .  Fecha:1484
  16. 21. Autorretrato a los 22 años. Autor: Alberto Durero. Fecha:1493
  17. 22. <ul><li>Este dibujo de Durero nos muestra una vez más su rostro juvenil, como en tantos otros autorretratos que el artista ha dejado. Sin embargo, este tiene una especial trascendencia, puesto que nos muestra varios elementos aislados, que representan al mismo tiempo aquello que caracteriza al artista. Estos elementos son la mano, el ojo y el papel. En el resto de sus autorretratos también aparecen resaltados de alguna manera, puesto que constituían el credo artístico de su autor. La importancia radica en la concepción que el arte pictórico tiene para Durero: une la actividad manual, más física y terrenal, con la actividad intelectual, simbolizada por el ojo, que mira la naturaleza y la reelabora para que más tarde la mano la plasme sobre el papel. El autorretrato es muy precoz aunque no el primero; en él ya podemos ver cómo se va definiendo lo que será su monograma, la A más la D, con el que firmará toda su obra en adelante. Aquí todavía no tiene la forma unitaria del monograma, sino que se encuentra en una fase de transición, en busca del aspecto definitivo. </li></ul>
  18. 23. Autorretrato como novio.  Autor: Alberto Durero .  Fecha:1493
  19. 24. Autorretrato Durero
  20. 25. <ul><li>AUTORRETRATO Este grabado lleva la inscripción: &quot;Doctor, es aquí donde me duele&quot;. Se trata de un autorretrato de Durero visiblemente aquejado de una enfermedad. La mano derecha señala el órgano del bazo, que según las enseñanzas del médico alquimista Paracelso está bajo la influencia directa de Saturno, por lo cual también se encuentra ligado al humor melancólico. Y si, como estamos viendo, este humor se corresponde con las energías telúricas o terrestres, la enfermedad de Durero indica la propia del iniciado, que en su búsqueda regresa al útero de la Madre Tierra originaria, en cuyo seno se produce el misterio de la regeneración o &quot;nuevo nacimiento&quot;. </li></ul>
  21. 26. Autorretrato (Durero)
  22. 27. <ul><li>Este artista se encontraba fascinado y orgulloso de su propia imagen y de su dignidad social como artista, al punto de usarse a si mismo como modelo para pintar a Cristo. Desde los 13 años se retrató a si mismo como una figura joven, desafiante y orgullosa. Llegó al punto de representarse a si mismo como Jesucristo, en la cual muestra al hombre como interpretación del dolor y el sufrimiento. Es, en definitiva, la humanidad como símbolo y esencia del artista. </li></ul><ul><li>Al autorretratarse, el artista se elevaba a las más altas esferas, puesto que puede ser él mismo el protagonista de las obras que antes se reservaban a otros. Durero no se limita a representarse como un elemento más de una composición más amplia, sino que se refleja a sí mismo aisladamente y con una postura de frente absoluto. </li></ul>
  23. 28. <ul><li>El autorretrato representa la autoafirmación del artista como tema digno de su arte. Significa un nuevo estado en la consideración de su profesión, de su nivel intelectual y de su lugar en la escala social, puesto que puede ser él mismo protagonista de las obras que antes se reservaban única y exclusivamente a Dios, y más tarde a la monarquía y la aristocracia. Al autorretratarse, el artista se elevaba a las más altas esferas. Durero no se limita a representarse como un elemento más de una composición más amplia, sino que se refleja a sí mismo aisladamente y con una postura de frente absoluto. Esta posición estaba reservada en exclusiva a Cristo (Autorretrato frontal, Alberto Durero). </li></ul>
  24. 30. <ul><li>Como en otros de sus autorretratos, los ojos y la mano adquieren un singular protagonismo: los ojos se destacan por su viveza penetrante, y se encuentran enmarcados por sendas inscripciones doradas que revelan el nombre del autor a un lado, y la fecha y su monograma al otro. Mano y ojo son los símbolos de su profesión, la pintura, y al representarse él mismo como figura sagrada se equipara a Dios en dos sentidos: ambos son creadores de una naturaleza propia, la real y la pictórica. Y Durero es la mano que ejecuta lo que el ojo de Dios ve. Durero está ricamente vestido, sus cabellos peinados con cuidado y ensortijados sobre sus hombros. Los dedos de su mano se han estilizado de manera ideal y acarician con gran delicadeza la piel que ribetea su casaca. Su aspecto es el de un gran hombre, elegante, sereno, seguro de sí mismo, una nueva forma de entender al pintor alejado del oficio artesanal al que hasta ese momento se había visto relegado. El nuevo pintor es un intelectual, pleno de sabiduría, digno para conversar con reyes y príncipes de cualquier tema que se le proponga. </li></ul>
  25. 31. Durero (Ecce Homo)
  26. 32. <ul><li>En el Renacimiento, el artista busca “aristocratizar” su imagen, como Durero por ejemplo, añade ciertos objetos o atributos que le confieren fantasía al cuadro o al creador y que logran ennoblecer su arte y su estatuto. </li></ul><ul><li>El “Autorretrato como Ecce Homo” es la culminación de la maestría de Durero como retratista. En principio, el hecho de representarse a si mismo como Jesucristo podría interpretarse como un paso más en la tendencia de Durero a autorrepresentarse de manera orgullosa. Pero la imagen escogida por el artista es la del Ecce Homo, el hombre como interpretación del dolor y el sufrimiento. Es, en definitiva, la humanidad como símbolo y esencia del artista. </li></ul>
  27. 33. <ul><li>El ejemplo más eminente de esta categoría es la serie de 60 autorretratos que Rembrandt desarrolló a lo largo de su vida y que son testimonio del transcurso de esta. Toda una “autobiografía pintada”. </li></ul><ul><li>Desde los 13 años comenzó a pintarse a si mismo y hasta cerca de su muerte a los 63. Durante estos 50 años registró sus cambios a nivel fisiológico y de condición social; en los primeros su vestimenta es sencilla, en los últimos porta finos vestidos. </li></ul>Como testimonio de vida
  28. 34. Rembrandt 1606-1669 <ul><li>El pintor Rembrant no relegó a nadie la responsabilidad de su inmortalización. </li></ul><ul><li>Durante 50 años, Rembrandt se autoconoció a través de sus pinturas. El artista registró sus cambios fisonómicos, pero también su condición social: en sus primeros retratos se pinta en ropa común y corriente y en los últimos que realizó lleva puestos ricos vestidos. En cada retrato el rostro de Rembrandt muestra su estado de ánimo y su situación vital. </li></ul>
  29. 37. <ul><li>Autorretrato </li></ul><ul><li>Rembrandt </li></ul>
  30. 38. <ul><li>El pintor no maquilló el envejecimiento, la decadencia de la carne, los signos de dolor o de amargura. El recorrido por las imágenes de su paso por el mundo nos arrebata el aliento, porque ciertamente la condición trágica de la vida humana puede leerse en esta historia hecha de imágenes. Navegamos por ellas con miedo y pesar. Pero son también el testimonio de una victoria, un modesto pero tangible triunfo en la batalla contra el tiempo, la victoria del hombre sobre la materia, capaz de arrancar del aire con tanta belleza imágenes elocuentes del insondable misterio de la vida. </li></ul><ul><li>Rembrandt: A pesar de sus sufrimientos personales, el pintor encontró las fuerzas para retratarse a sí mismo y dejar un extraordinario testimonio de su propia vida: “Pintó su piel para que hablase por él. Y su piel, en su lenguaje sincero y elocuente, habló de su lucha contra el tiempo. Uno examina el cuadro de Rembrandt y recuerda al paciente que soporta el envejecimiento y la enfermedad, sin abandonar nunca la esperanza”. </li></ul>
  31. 39. <ul><li>Autorretrato </li></ul><ul><li>Rembrandt </li></ul>
  32. 40. <ul><li>Siglo XVII con Rembrandt surge la necesidad para el artista no sólo de reproducir una figura humana sino también de representar humores, actitudes intelectuales o morales. </li></ul><ul><li>Cuando el creador decide ser su propio objeto de estudio el retrato se convierte en un autorretrato. </li></ul><ul><li>El autorretrato se convierte en un subgénero en occidente en el siglo XIV. </li></ul>
  33. 42. <ul><li>En cada retrato Rembrandt muestra su situación vital y su estado de ánimo a través de su rostro. </li></ul><ul><li>El excelente uso de la luz por parte del artista, permite un encuentro cercano y sincero con cada uno de sus autorretratos, sin ningún tipo de artificio o autocompasión. </li></ul><ul><li>El pintor holandés no relegó a nadie la labor de su inmortalización; él mismo decidió cómo lo recordaría el mundo. </li></ul>
  34. 44. Muchacho de rizos desordenados Hombre joven vestido como caballero
  35. 45. <ul><li>¿Era Rembrandt un hombre ególatra, vanidoso, obsesionado con su propia imagen? Tal vez. Pero hay algo mucho más inquietante que un gesto de vanidad en el ejercicio continuo de pintar el propio rostro. Rembrandt se estudió a sí mismo con pasión y con curiosidad. Habrá sido su sed de inmortalidad la que lo llevó a retratarse una y otra vez, pero la inmortalidad era un don que ya le había concedido su maestría. Lo que encontramos en estos lienzos y grabados es la fascinación de advertir cómo el paso del tiempo, los gozos y sinsabores de la vida van dejando sus huellas y modificando un rostro humano --el suyo--, que el pintor supo estudiar con la sangre fría y la mirada despiadada con que se penetra un rostro ajeno. </li></ul>
  36. 46. 1659. 50 años de edad. 1969. 60 años de edad, poco antes de morir
  37. 47. Autorretrato como Zeuxis
  38. 50. Un autorretrato nuevo del Rembrandt van Rijn

×