Fuera de Foco.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Fuera de Foco.

on

  • 189 views

Poemario. Libro de Poesía.

Poemario. Libro de Poesía.

Statistics

Views

Total Views
189
Views on SlideShare
189
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Fuera de Foco. Fuera de Foco. Document Transcript

  • Fuera de Foco 2a. Edición Edgar Artaud Jarry
  • 2 CONTENIDO Pag. Urdimbre, instigación, cónclave… ludibrio 4 1. Bienvenido a casa 6 2. Nicholas Hughes 7 3. Alguien 8 4. El último tango 9 5. Oxat Serinam 10 6. hongos 12 7. El hombrecito verde 13 8. La Nada 14 9. Mi gato 15 10. El cadáver seco 16 11. Eres mi wallpaper 17 12. El día del padre 18 13. El fin del mundo 19 14. La cobacha 20 15. En la ducha con Raymond Carver 21 16. Bebidas nocturnas 22 17. Está cabrón 23 18. Bueno, ya me voy 24 19. El dedo gordo 25 20. El temblor 26 21. El Avatar 27 22. A veces tengo deseos de huir 28 23. La Galaxia tres Quesos 29 24. Bronconeumonía 30 25. Acoso en el aire 31 26. De memes y de temes 32 27. Suicidarse es como ir al cine 34
  • 3 28. Los muertos 35 29. La muchacha del arete de perla 36 30. Particle filters 38 31. La casa 39 32. Baile en el tejado del mundo 40 33. El mullido sillón 41 34. Fuera de foco 42 35. Este hijo de puta 43 36. Especies en peligro de extinción 44 37. El demonio de los andes 45
  • 4 Urdimbre, instigación, cónclave… ludibrio Cuadros, frescos, acuarelas y témperas, la pintura norteamericana de los años 30, 40, el siglo de las guerras y posguerras, la obra de Edward Hopper (“Nightawks”, Noctámbulos, 1942), Andrew Wyeth… el extraño realismo digestivo de los poemas de Edgar-Artaud… Alguien que cae –un avatar- alguien cojea, otro orina en la acera… ¿estamos o no estamos, o ya no estamos en red? Juglar en las metrópolis, inconsecuente, valetudinario, incivil, de producciones enfermas, asintomáticas, gerente y administrador de laboratorios propios, aunque poseedor de una inusitada, sorprendente, rústica felicidad; Aedo que siembra su semilla de ciencia; un albatros en las ciudades, quizá gimiendo por la doxa en los tinacos rotoplas de las azoteas; un ser de tebeos, o de vana historieta pulp conduciendo un automóvil en un atardecer rasgado por la ira de sus habitantes… El recorrido del lenguaje por el lenguaje en el lenguaje y con el lenguaje del canon; lo que frecuentemente agota a los poetas que hallan en otros poetas un espejo cóncavo donde el filo de las inconsecuencias retrae la imagen, la enferma; aquellos selenitas que se odian en el morbo y en el envés del espejo. “Toda la humanidad es una secuencia indetenible de fallecimientos, una sucesión interminable de cadáveres”, remata, totalitario, implacable, imperturbable, implicado en sí mismo, estoico, en el poema sobre el vástago de Ted Hughes & Sylvia Plath, suicida en un suicidio por un suicidio… ¿Pero cómo habita así su propia obra? ¿Cómo se atreve? ¿Cómo rayos se escribe así? ¿Por qué en su afán de no-existencia se logra la casi-perfección? Ah, la muerte de Arquímedes cuánto trajo, cuánto ató a la tierra. Retazos de un recorrido nocturno, una comedieta, subespecies ciudadanas, mundos transversales, perpendicularidad, “Bukowskies sin mujeres”, replicantes, Brando en Chilpancingo, ovillado y muriendo (similitud de obras: Vermeer y Hopper, dos realismos; hasta tres: Edgar-Artaud introduciéndose sigiloso en el cuadro de Vermeer “El geógrafo”), foros de suicidas… ¿a dónde llegar así? ¿qué puerto aguarda al poeta que no se conduce en su especie, género, rama, orden,
  • 5 variedad, raza? ¿a qué obedece la simiente de inquietud que siembra esta metapoesía insólita del soma, a su favor? Urdido como una coartada, Fuera de foco –producto de la Convención de Poetas Mentirosos, resultado de la clínica del alma, libro mineral y analgésico, escrito en el papel-tableta de un nosocomio, envuelto en ácido acetilsalicílico- fue pensado por un cosmopolita para mudarse a un planeta virtual, vivir y hacer y nacer en web. Como un desafío a la razón y a las congruencias, pero también a las patologías y a las retóricas, estos textos de pólvora y aserrín murmurados, regoldados, eructados, concursan en nosotros para sembrar su plasma, el riquísimo universo de la mente y sus interrogantes en el curso hacia ese planeta en tránsito que es la existencia. Los temas podrían estar abriéndose al paso de los sucesos, ante el féretro de la poesía –a la que habría ya que desahuciar- el bardo, el zafio sabio, perjudica y repercute en sus befas hacia sí, en sus motes, en su delirante materialismo histórico, renace y se rechaza, y vuelve a devorar la placenta… Se dice en el Talmud: “En la primera hora se recogió su polvo; en la segunda fue diseñada su forma; en la tercera se hizo embrión, gólem; en la cuarta brotaron sus miembros; sus orificios se abrieron en la quinta; recibió su alma en la sexta; en la séptima hora se puso de pie; en la octava se le dio mujer (Isha); en la novena hora Adán (con Isha) fue puesto en el Edén; oyó la voz de la orden de Dios en la décima hora; en la undécima pecó, y en la duodécima fue expulsado del Edén”. Ese mismo ser posteriormente se habituó a sacar el automóvil de la cochera todos los días para pertenecer y pasear por la soledad de los grandes establecimientos comerciales, para habitar en los desasosegantes textos de Carver, delimitarse, definirse, indefinirse, beber cerveza en los estadios, ser futbolista llanero, ser un propósito, un arquetipo, un tutorial, un preceptor, rebobinarse cada fin de año… ah, el gran bullicio de la mente. -Pedro Damián El-Bautista.
  • 6 Bienvenido a casa Regresaba de una convención de poetas mentirosos mi mujer aguardaba en la puerta. "Bienvenido a casa, Cangrejo" me dijo, entonces descubrí el cuchillo de cocina brillando en su mano derecha. "Bueno, ya llegué" dije nervioso. "Bukowski sin mujeres" replicó amenazante. Caminé en derredor y me persiguió presurosa, dábamos vuelta al comedor cada vez más rápido. Me alcanzó con el cuchillo encajándolo en mi vientre y me estaba entumiendo. "Así que eres poeta" dijo, y yo pierdo el sentido sus dos manos se mueven empujando el cuchillo, "bienvenido a casa, Cangrejo" recuerdo que dijo.
  • 7 Nicholas Hughes Nick tenía un año de edad cuando su madre Sylvia Plath cometió suicidio el once de febrero de 1963. Nick obtuvo un Doctorado en la Universidad de Alaska en Fairbanks, donde decidió vivir e investigar sobre la pesca y la naturaleza. El 16 de marzo de 2009 Nick cometió suicidio ahorcándose en la pequeña casa de madera donde vivía con su novia Christine. Su muerte a los 47 años provocó una gran polémica en los diarios amarillistas de Inglaterra. Nick padecía depresiones, ¿acaso tenía consigo los mismos instintos suicidas de la madre? El diario Daily Mail publica fotografías de Sylvia con su pequeño hijo Nicholas Hughes. Toda la humanidad es una secuencia indetenible de fallecimientos, una sucesión interminable de cadáveres.
  • 8 Alguien Encontré a Edgar pegado en el muro de la Facultad con los brazos y los ojos abiertos. "¿Qué haces pegado junto a los anuncios?" pregunté. "No lo sé, creo que soy un aviso" contestó. Entré en la Cafetería y pedí una jarra de café expreso. Me senté con los amigos. "Edgar Artaud permanece pegado allí afuera y me contestó que es un aviso" dije. Oxat se ocupaba de bajar vídeos de la nube. "No puedes hacer eso en la Universidad”, advertí. Alguien llegó y tomó asiento entre nosotros. "He descubierto el enigma de la luna, pero no diré nada. Lo contaré en el Seminario”, dijo. Y después añadió: “me parece que Edgar se quedó crucificado en el muro”. "Quizá lo debieron pegar los administrativos, ellos cuelgan los avisos" respondí. Alguien se levantó sin decir nada. Caminó rumbo a los pasillos. Edgar permanecía pegado en el muro, impasible, observando a los transeúntes.
  • 9 El último tango -para María Schneider y para la chica que se creé María Schneider Conocí a una chica que insiste en repetir el papel que realizó María Schneider ella dice que yo soy Marlon Brando y que debemos reunirnos en su casa y actuar. Pero yo no soy Marlon Brando no vivo en París y no quiero morir todavía. La chica es muy linda pero me lanzó un ultimátum: "si no ejerces de Brando, buscaré otra pareja". Me emborracho en la casa con Whisky y arrojo la botella en el cesto. ¿Por qué no puedo ser Marlon Brando? Destapo una botella de vino argentino escucho un disco de milongas y tangos y bailo entre sombras.
  • 10 Oxat Serinam Después del concierto Oxat, su esposa, mi mujer y yo, fuimos a cenar al restaurante "Tribilín". "El concierto estuvo muy bueno" dije, todos asentimos, el evento nos importaba muy poco, pero había temas para conversar. Oxat vivía obsesionado por las chicas con faldas estuvo encantado mirando a todas partes las esposas se veían unas a otras y cuchicheaban entre sí. Yo salía para ir al baño cada quince minutos me dolían los riñones. El mesero aguardaba nuestra orden. Oxat Serinam pidió un mamut recién nacido "el más pequeño" dijo, las dos esposas ordenaron lo que suelen elegir en estos casos "huevos al gusto" pidieron al unísono. ¿Porqué debemos alimentarnos cada día? "¿Puede traer algo que no se debiera comer? Es que no entiendo por qué debo comer todos los días" expliqué.
  • 11 Trajeron el mamut en una bandeja enorme. "Hace rato" retomé la conversación, "en el baño de hombres, entró una guapa mujer y le costó demasiados segundos entender, mientras yo orinaba con bastedad que ése no era el sitio correcto para ella".
  • 12 hongos "Soy Poeta y tengo hongos" escribí en mi muro de feisbuk pronto mi estado se llenó de me gustas. "¡Invita!" comentó una chica antes había estado con el médico "tengo hongos" dije en efecto, el glande tenía manchitas blancas "¿arde?" preguntó el galeno "no arde" respondí. Con el tiempo empeoró la situación el prepucio se cuarteó el miembro ardía en llamas "seguro es cáncer" afirmó el doctor "busque en Internet" sugirió enseguida "busque hongos, no falla" insistió. Así viajé a Tolohuaxíhuitl encontré Psilocybe zapotecorum, Psilocybe mexicana, Psilocybe caerulescens, Amanita muscaria y Psilocybe cubensis entonces publiqué el aviso en el muro y la chica de feisbuk comió también mis hongos.
  • 13 El hombrecito verde Llegué a la casa con el rostro en verde mi mujer exclamó: "¡Dios mío, te estás poniendo verde!" "Es que parece que voy a morir, pienso retirarme de la vida pública, no me gustaría vivir así" le dije. Mi mujer se quedó sin habla durante veinte años he guiado su automóvil la he llevado a todas partes no sería una buena idea que un cadáver manejara. Me propongo vivir en los mundos virtuales seré una caricatura verde, con una casa enorme al lado del mar, arena limpia y espacios grandes para leer libros, escuchar música y sentarme rodeado de chicas, bebiendo vino y comiendo quesos azules. A mi mujer no le pareció tan mal la idea quizás podría conseguirse un chofer más guapo con el dinero de los seguros podría pagárselo saldrían de vacaciones cada verano sí, no es una mala idea, todos felices. "¿No podrías ponerte todo verde de una buena vez?" me dijo.
  • 14 La Nada En mi adolescencia uno de los juegos favoritos era el de la nada. Se trata de pensar en ti, en las personas con quienes convives, como algo efímero. Al morir, desapareces, se desintegra la memoria. Se apaga para siempre la actividad cerebral que generaba el "yo" no habría más pensamientos el cuerpo es una masa de carne y huesos putrefactos. Después de la vida, ¿qué pasa? :EL VACÍO: Puedes jugarlo de múltiples formas Mirándote de frente en el espejo, acostado e intentando levitar, en presencia de un cadáver o simplemente pensando, imaginando estremeciendo la existencia asumiéndolo: el "yo", se extingue.
  • 15 Mi gato Estaba disfrutando mi programa favorito cuando "toc toc" se escuchó en la puerta "¿quién es?" pregunté "soy el gato" respondió, abrí la puerta, en efecto, era mi gato. "¿Qué haces afuera? es la hora de la siesta” dije. El gato se dirigió a tomar su almuerzo que consiste en leche, croquetas y pellejos. Esto ocurrió quince días atrás. Ahora mi gato está desaparecido o muerto, quizás los maleantes lo secuestraron, para pedir algún rescate. Hace dos horas llamaron a la casa. "¿A qué hora su hogar está vacío? es que deseamos asaltarlos, pero no queremos lastimar a nadie" me dijeron. "Queremos su automóvil", explicó otra voz ruda. Y sugirió que dejáramos las llaves con el guardia de la entrada. "Tendremos que preguntar por el costo de un automóvil usado" le dije a mi mujer. Y también, preguntar por otro gato.
  • 16 El cadáver seco Después de n veces en la cola del Banco un cadáver seco enfrentaba con miedo a la cajera, quien con un semblante agrio retomaba el documento: "son 3.141592 miles de dólares, más la comisión" el cadáver angustiado replicó: "señorita, ya le dije varias veces que mi depósito es en pesos aztecas" la empleada respondió molesta: "mire señor, su Banco no existe no me aparece en la computadora, si deposita 3.141592 miles de dólares el Banco aparece, si no, desaparece." El cadáver emprendió el rumbo a la salida, atravesó la puerta y el Banco a sus espaldas, completo, se desintegró.
  • 17 Eres mi wallpaper Eres mi wallpaper. Te veo cada vez que enciendo la computadora y siempre que fijo la vista en ella te haces la disimulada volteas para otro lado. Me dan ganas de besarte en la pantalla. A veces lo hago. De vez en cuando hablo contigo. Giras el rostro. Entonces charlamos. ¿No puedes salir de la computadora? pregunto. Y tú sin responder retornas a la posición fija mirando el borde el horizonte como si buscaras en la eternidad.
  • 18 El día del padre Mi familia decidió festejar el día del padre y me llevaron al restaurante Tribilín que estaba saturado de familias con padres. En todas las mesas servían vasos con vino, cortesía de la casa, gorros de cartón con papeletas de colores y vuvucelas para padres. Ordenamos un menú vegetariano con sabor a gato horneado y orejas de dulce al estilo maleante acribillado. Los meseros arribaron después a nuestra mesa para cantar un estribillo: "Feliz cumpleaños papá, feliz cumpleaños papá". En las mesas vecinas los padres sonreían complacidos, se quitaban las dentaduras postizas y las sumergían en los vasos con vino. El jefe de meseros pidió silencio y comenzó un discurso. "Ahora voy a declamar el poema Carta al padre del poeta Oscar Altamirano” dijo y comenzó la lectura emocionado. Después los padres formamos una fila para besar y abrazar a las hijas de los otros padres. Disfrutamos de una tarde fenomenal. De pronto huimos todos a los autos: es el momento en que los delincuentes salen a matar.
  • 19 El fin del mundo Yo no dije ke boy a escucharte todo el tiempo no dije ke me tiraría por la bentana no dije ke te fumaras ese porro no dije ke las nubes son indicio del fin del mundo ni ke tomaras esa granada entre las manos y ke soltaras el disparador no dije ke sufrirás lo indesible ke te golpearían hasta morir ke te despedazarían y te lo dirán antes de golpearte meterán tus brazos y piernas en una bolsa negra tu kabesa viajará en una kajuela aparecerá tu fotografía en los diarios junto a un mensaje narko no te dije ke las nubes presagiaban el fin del mundo pero fue solo para ti el fin del mundo.
  • 20 La Cobacha 1. Edgar Artaud bebía su acostumbrado litro de café expreso cuando, 2. Un grito terrible, un alarido mortal invadió la calle. 3. "Es alguien que recién atropellaron, no se ve de lejos." 4. Una bella mujer, con el pelo recogido, apareció en la mesa. 5. "Buenas noches". 6. Es un encanto tenerle aquí. 7. (Uno de los dos, dijo lo anterior). 8. El vehículo de la Cruz Roja entró en la plaza y metieron al gritón en la camilla. 9. El bar "La Cobacha" parecía repleto. 10. Las camareras son guapas. 11. Los parroquianos fuman. 12. Algunos parroquianos son periodistas. 13. Los árboles son frondosos. 14. La Iglesia descansa de costado. 15. La bella mujer lo toma de las manos. 16. Edgar observa los ojos de la chica. 17. Como si estuviera saboreando una cereza.
  • 21 En la ducha con Raymond Carver Entré a la ducha con mi libro de Raymond Carver pensando en Abigail, el terror que le produjo ingresar a la Universidad. "Me comeré las manos" dijo. Mientras caía el agua hirviendo sobre mi cabeza imaginé a mi amiga sin manos, ni brazos "la Universidad es un campo de concentración al que se acude libremente", recuerdo que dijo; "la Universidad es la cultura de la obediencia y la práctica de la autoridad", fue mi respuesta. Leí el poema de la historia de una pluma "los campos anegados duermen a la luz de la luna" escribe Carver; enjaboné todo mi cuerpo y disfruté del vapor que emergía "un ligero viento, y al otro lado de la ventana los árboles se agitan en el dorado aire de la mañana" continuaba Carver, me sequé con la toalla y encendí la secadora del pelo "la oscuridad se reúne en las ramas. Quédate dentro. Mantente quieto." Raymond Carver, concluyó su poema.
  • 22 Bebidas nocturnas Hoy fue el día de Internet, llego a casa y recibo el primer saludo de mi esposa “¿donde mierdas has estado?” dice. “Falleció el poeta Mario Benedetti” respondo y justo entonces llaman de la radio "¿Edgar, qué libro recuerdas del poeta Benedetti?" pregunta el locutor "hum, ninguno, no lo he leído todavía" contesto. Alguien marca otra vez el teléfono, después de quince años, mi agente literario consigue la publicación de mi primer libro quince ejemplares cosidos a mano. "Las Ediciones Clandestino son poderosas, es lo mejor que nos pudo suceder" me dice. Y es absolutamente clandestino, pasará de mano en mano. Salgo a la calle. Llueve a cántaros. Mi mujer grita. No hago caso. Arranco el auto. Busco un lugar de bebidas nocturnas. Observo a los contertulios. Parecen caricaturas, avatares cómicos fugados de algún mundo virtual extraño. Pido una cerveza. Observo la noche. Orino sobre el pavimento.
  • 23 Está cabrón Estaba un día paseando con Elmer Bablot cuando de pronto dijo: "la realidad en que vivimos es un simulacro" me dejó intrigado "tú y yo somos cristianos secretos y debemos ocultarnos de los romanos" dijo esto muy despacio. Y continuó explicando: "vivimos en el periodo inmediato a la resurrección de Jesucristo”. Y dándome una palmada en el hombro continuó su confesión: "mira Artaud, el mundo es ilusión, nuestros cerebros contienen una falla que nos impide entender la realidad.” Y terminó así su diatriba: “pero el espíritu santo llegará y nos aplicará un rayo láser rosa que nos abrirá los ojos.” Está cabrón.
  • 24 Bueno, ya me voy Los pasajeros del avión accidentado en San Francisco bajaron sus maletas en lugar de ayudar a los heridos leía eso, entonces una chica apareció en el chat me voy a suicidar en este momento, escribió yo: no hagas eso por favor, no puedes hacer eso ella: es demasiado tarde ya lo hice mi esposa: ¡te espero en el auto! yo: no puedo salir, una chica está cometiendo suicidio ella: me encantó tu poema “Porque tengo derecho a suicidarme” yo: por favor, no lo hagas, no vale la pena mi mujer toca el claxon y el timbre de la puerta yo: si te suicidas vas a ser famosa, no lo hagas aparecerás en las antologías de chicas guapas suicidas ella: adiós mi mujer: con un demonio necesito comprar doce balastras yo: espera un momento, ya se suicidó ella: todavía no mi mujer no sabe guiar pero enciende el auto los pasajeros ilesos buscaron tomar fotografías antes que ayudar a los heridos, dije eso no está bien, tengo que hablar por teléfono bueno, ya me voy.
  • 25 El dedo gordo Un día apuntó Dios con su dedo gordo al mundo y dijo: "enamórense todas" y lanzó un rayo entonces las mujeres comenzaron a escribir sobre el amor y flotaban en petates voladores escribían en feisbuk combinando imágenes y metáforas ungidas de un contacto amoroso sus corazones desolados pedían amor, mucho amor todo era desesperación en busca de saciar la enfermedad desatada por el todo poderoso hasta que apareció una mujer decidida enfrentó a Dios y le cortó el dedo.
  • 26 El temblor "El cielo parece aborregado" dijo de pronto, "nunca lo vi así" insistió mi mujer, mientras yo manejaba el auto rumbo a la ciudad; "cada pequeña nube tiene el rostro del demonio" añadió, "temblará muy fuerte hoy mismo" concluyó. Llegué a la avenida que conduce al centro y doblé a la derecha para evitar el tráfico. "En nuestro estado tiembla cada día, estamos acostumbrados" respondí. "Sí, pero no como ahora, yo te lo digo, este temblor será más grande, tiene la cara del demonio" -contestó. Con una mujer así no se puede discutir, siempre tienen la razón. "Entonces volvamos a casa" dije nervioso, "rescatemos las cosas importantes y quedémonos dentro del automóvil" añadí sin esperanza. "Eso no importa" dijo "de todos modos no evitarás nada, vuelve a casa, déjame aquí, regresa" insistió. "¿Y tú, adónde irás?" pregunté. "Iré a la casa del demonio" respondió.
  • 27 El avatar Mi avatar estaba enamorado de una chica digital. Yo era un supuesto anarquista falso y ella una mujer complicada. Al salir de la virtualidad, sus imágenes permanecían. El avatar que era yo, siempre caía de borracho. A veces desaparecía del mapa, no estaba en ningún foro, en ninguna red social parecía lógico, pero no explica nada. Mi avatar se embriagaba en Internet. En los mundos virtuales, en el chat, en los foros anarquistas. Ella desapareció para siempre. Comencé a frecuentar foros imposibles, sitios prohibidos también inconcebibles cantinas virtuales, foros de suicidas me quedaba tirado en los chats tumbado en las esquinas como un perro moribundo. Me quedaré toda la eternidad escuchando a los lobos que critican esta estupidez para vivir.
  • 28 A veces tengo deseos de huir A veces tengo deseos de huir agarrar dos costales vacíos colgármelos sobre los hombros elegir zapatos cómodos ropa holgada lápices lentes chocolates y le digo a mi esposa: “me largo, viviré a la intemperie recogeré latas de bebida vacías”. Salgo del fraccionamiento me despido de los guardias "estás loco" grita mi mujer; “no te dejarán vivir en la calle, te meterán al manicomiooooooo” alardea mi esposa y los vecinos observan extrañados. Demonios es cierto no podré vivir como indigente no tengo perspectiva regreso a casa enciendo la televisión tal vez encuentre algo en las noticias.
  • 29 La Galaxia tres Quesos Recibí un mensaje extraño en mi buzón: “Hola, nosotros pertenecemos a la Galaxia tres Quesos te escribimos porque un cataclismo se avecina queremos ayudar, deposita diez dólares y te enviaremos un documento ultra secreto para que puedas sobrevivir al fin del mundo" ¿El fin del mundo? ¡Wow! ¡El fin del mundo! ¡Mierda! El fin del mundo. Entonces sonó la alarma del teléfono "hola vecino, estoy buscando el Banco tres Quesos, no lo encuentro" "¿Por qué te urge?", pregunté en el fraccionamiento todos gritaban corrían y atiborraban su automóvil era como si de repente en la ciudad "La Cañada del zopilote tuerto" nos hubiesen adelantado vacaciones me vestí con mi traje de astronauta parecíamos huir a otro planeta.
  • 30 Bronconeumonía Un colectivo de hormigas decidió mudarse a mis habitaciones, se metían en las sábanas en busca de comida en el día cubrían la pantalla de mi laptop con su hormigueo frenético al salir de la ducha ascendían por mi piel para beberse el agua, estaba irritado abandoné la casa para comprar veneno en la tienda de la esquina me topé con un grupo de empleadas de oficina embriagándose con un cartón de cervezas yo iba metido en mi traje de astronauta y por dentro, un montón de hormigas. ¡Adiós astronauta!, gritaron las mujeres me acerqué un poco enrojecido bebí una cerveza fría con las chicas y vacié otra dentro del traje de astronauta “no te vaya a pegar una bronconeumonía” me advirtieron las oficinistas no se preocupen, respondí sonriendo nunca tendré bronconeumonía.
  • 31 Acoso en el aire "Es fácil enamorarse de mí, pero es imposible que yo ame a nadie" dijo, mirando por la ventanilla del avión, sin voltear. "Soy programador de videojuegos" comenté, sin darle importancia. "Soy neuróloga, me dedico al estudio del cerebro" replicó indiferente. "En casa tengo un robot japonés que limpia la sala y sirve el té" respondí apresurado. Se hizo un silencio del tamaño del mundo. "Estoy enamorado de usted" escaparon estas palabras de mis labios. La neuróloga permaneció en silencio e insistí desesperado: "me salí de la ducha para escribir esto, estoy empapado y con la toalla encima" entonces fijó en mí su bella mirada y su incomprensión, inundó mi cerebro.
  • 32 De memes y de temes "Nuestros cerebros poseen comportamiento de robots, esto es en síntesis lo que diré mañana", dije. El investigador europeo se quedó perplejo y preguntó: "¿Quién es este idiota?". Su pregunta me provocó motivos para continuar: "En nuestro cerebro almacenamos una red de conexiones, el conocimiento y el aprendizaje tienen un fundamento biológico, no psicológico. Como seres humanos no somos más que máquinas reproductoras de memes. Y en Internet, replicamos temes". Los memes son el equivalente a los genes biológicos, preservan la cultura entre diferentes generaciones. Los temes son replicadores en Internet que preservan la cultura sin intervención humana. El investigador extranjero me veía con cara de quién trajo a este tonto. Los dos nos enfrentábamos con la misma expresión directamente: "¿quién invitó a este ignorante?"
  • 33 Un colega de Colombia intentó conciliar y explicó: "lo que me parece muy inquietante bajo esta perspectiva es que como seres humanos no somos más que máquinas reproductoras de memes, lo cual deja bastante comprometida nuestra pretensión de individualidad, independencia y autonomía. Cuando me veo frente al espejo, lo que me produce cierto escozor es que si en realidad somos máquinas de memes, escapar de esta situación podría ser una tarea difícil." Animado por su intervención continué hablando: “Si lo que llamamos conocimiento es un patrón de relaciones, el aprendizaje no puede ser entendido como una transferencia de contenidos y tampoco construimos conocimiento, sino que establecemos nuevos patrones de relaciones. Por lo tanto la teoría constructivista acerca del modo en que aprendemos carece de sentido, no creamos significados, establecemos patrones de conexiones neuronales.” Si estos procesos son autónomos y tienen un fundamento materialista y biológico, no existe el yo humano, el motor que nos hace creativos día con día, somos autómatas biológicos, no existimos, para nada.
  • 34 Suicidarse es como ir al cine “Vamos a retirarnos de nuestros empleos. Abriremos una tienda de abarrotes”, dijo mi esposa yo atenderé el negocio medio día y me haré cargo de abrir y cerrar o sea que podré ver televisión y enchufarme a la Internet… ¡Un momento! ¿Y si me eligen para el viaje a marte? ¡Perderé mi oportunidad, no conoceré el planeta rojo! Además… ¿Cómo lidiaremos con los narco impuestos? Quedamos en silencio. Tal vez resulte una mejor idea arrojarnos del puente elevado, dejaremos una nota: "no se culpe a nadie, a menos que se haga responsable y pague todos los gastos" mi mujer pasó varios días eligiendo el atuendo apropiado fue al salón de belleza y compró en la lencería yo estuve entretenido mirando el fútbol bebiendo cerveza, comiendo baguettes, después, olvidamos el asunto.
  • 35 Los muertos Una tarde lluviosa en medio del huracán que devastó nuestra ciudad abrigados por el frío y la niebla, nos citamos un amigo y yo no para charlar de nuestras comunidades en desgracia sino de los muertos que a lo largo de la vida hubiesen provocado en alguno de nosotros algún impacto extraño, así mientras el humo del café ascendía ligero recordábamos la belleza inexpresiva de nuestros antiguos muertos cuyos rostros fríos y pétreos inhumanos en las yemas de los dedos que insensibles los tocaban, uno a uno y mientras la oscuridad se desplomaba aparecían en nuestra mesa cadáveres de amigos muy queridos como si flotaran con nosotros súbitamente el contorno nebuloso nos abrigó como una manta el lúgubre entorno aparecía desolado levitábamos con los fantasmas.
  • 36 La muchacha del arete de perla 1. Johannes Vermeer nació en Delft el 31 de octubre de 1632 y vivió allí toda su vida. 2. Vermeer es uno de los grandes pintores de la edad de oro en Holanda. 3. Particularmente conocido por su maestría en el uso y tratamiento de la luz. 4. La Joven de la perla o muchacha con turbante es una de sus obras maestras. 5. Edgar Artaud lleva una fotocopia en color de la pintura. 6. Vermeer se casó en 1653 con Catharina Bolnes con quien procreó once hijos. 7. Edgar Artaud confía en toparse algún día con la joven de la perla. 8. Vermeer fue un pintor de provincias con éxito moderado, aunque padeció siempre la pobreza. 9. Edgar Artaud escudriña obsesivo en todos los rostros de las chicas.
  • 37 10. La muchacha con turbante debió ser alguna de las hijas de Vermeer. 11. Edgar Artaud busca en las estaciones de autobuses, en las terminales aéreas, en las casas de putas. 12. “No puedo dejar de pensar en ella.” 13. “Pasaré toda la vida buscándole.” 14. Vermeer murió el 5 de diciembre de 1675 y fue enterrado en la Iglesia vieja. 15. De la joven de la Perla nada sabemos. 16. Y de Edgar Artaud mucho menos.
  • 38 Particle filters Estaba un día ocupado en mi despacho con la vista perdida en la pantalla cuando un anuncio extraño apareció "Curso gratis: Particle Filters Online." Me enamoré inmediatamente de la frase o de la voz: ¡Particle Filters! ¡Particle Filters! Me registré en el Curso habría como 400 mil enamorados aguardando a la chica de la voz descubría mensajes en tantos idiomas que no era capaz de entender entonces mi mujer entró montada en su barredora automática "¡Ve a regar las plantas!" dijo y encendió el motor. Salí a orinar en las macetas encima de un montón de hormigas y agité las aspas de los brazos en completo delirio: ¡Particle Filters! ¡Particle Filters!
  • 39 La casa Junté todos mis ahorros y compramos la casa todo parecía maravilloso el precio era tan bajo que no podíamos entenderlo quizá encontrar fantasmas no encontraba otro motivo "será algo extraordinario y bueno para mis poemas" pensé. Así es que desembarcamos en la construcción mi esposa y yo, cuando descubrimos un aviso: "maleantes verdes, no se acerque" y del otro lado: "maleantes rojos, no pase por aquí" y enfrente: "delincuentes a sueldo, pregunte ofertas"; entonces coloqué mi propio aviso: "poeta maldito, allá usted".
  • 40 Baile en el tejado del mundo Bailo con usted sobre el tejado del mundo alegre de vivir y de que esto me permita tomarla suavemente del talle; solos en medio de luces distantes extasiados con la droga, danza el corazón en el tejado negro; giramos velozmente entre los tinacos, tuberías y los aullidos de los pajarracos flotando sobre nuestras delirantes cabezas; danzamos alucinados hasta que uno de los dos sucumbe al inmenso vacío del abismo desde la bóveda del universo; las terribles aves negras danzando en círculos concéntricos hasta perder el sentido; las luces en éxtasis, las sombras de los muertos encima del tejado del mundo.
  • 41 El mullido sillón Georgette yacía recostada escondiendo la cabeza la televisión en las noticias apunté con la cámara de fotos y encendí el flash mi mujer se levantó sobresaltada: "¿Qué no te sepultamos ayer?" balbuceó confundida y añadió: "escribiré poemas sobre tu muerte." "Es que no quiero poemas ni homenajes" -respondí. entonces agarró las tijeras y cortó mi respuesta. Vete a la mierda, dijo. Y se acurrucó de nuevo con los ojos llorosos con la palidez de la luna ¡vete al diablo!, insistió con su voz apagada por el contacto de los labios sobre el mullido sillón.
  • 42 Fuera de foco La camarera del café La Cobacha arquea su bello cuerpo en la calle. Levanta los brazos, estira los dedos, es un arco. Me encanta viajar en autobuses. Sobre todo en temporadas de poco pasaje. Me acomodo muy bien en el sofá: ¡Un café expreso doble por favor! Asesinaron a ciento treinta en México. Traeré los zapatos de Cartagena. Entregaré tu libro a la persona que me indiques. El gato maúlla, tiene hambre. Edgar Artaud es un cretino, un mentiroso. Este País es una mierda. ¿Cuál País? No importa. Cualquier País. Fumo un cigarro de marihuana. Parece que tiembla. Esta rama es de toronjil. Todos los días activo la cámara Web para mirar esta calle. Caminan. Caminan. Caminan. Entran, salen: fuera de foco.
  • 43 Este hijo de puta Estaba un día soñando plácidamente en la cama yo había muerto y mi mujer no tenía respiro nuestro hogar se inundaba de gente que provenía de muchos sitios me sentía feliz observando a mi esposa que a ratos parecía sonreír, a ratos abrumada, entonces descubrí a mi ex-amante discretamente acompañada y en silencio y a los jóvenes poetas con libros -por favor no hagan ruido- antiguos amigos y alumnos invadían la casa llegaron coronas de flores de la Asociación de Poetas mentirosos, de los conductores de microbuses, de la Presidencia de la República, entonces lo vi, el único hijo de puta allí metido, contando anécdotas abrazando a mi esposa, a mi ex-amante sin acercarse al féretro, evitando mirarlo ¿qué no habrá quien aleje a este imbécil? ¡Olviden todo, el deceso queda cancelado!
  • 44 Especies en peligro de extinción La ambulancia del hospital llegó a mi casa mi mujer abrió la puerta dos minutos después escuché los gritos: ¡Aaaaaahhhhh! ¡Baja, maldito hijo de mierda! ¿Qué sucede? -pregunté desconcertado ¿Me registraste en el programa para incubar especies en peligro de extinción? -preguntó Amor, lo olvidé, solo tienes que dar a luz a un pequeño pescado, le dije -y amamantarlo con su leche materna- terció el paramédico mi pobre mujer se desmayó no se preocupe, dijo el buen hombre la llevaremos al hospital así fue, cuando despertó ya tenía el feto en su vientre dio a luz a un pequeño delfín narigudo al salir del hospital y dejar al cetáceo en la pecera mi esposa me echó a la calle ahora vivo en un cuarto abandonado escribiendo poemas.
  • 45 El demonio de los andes Cada vez que invento un Poema necesito una o dos cervezas así conocí a la mujer oscura entrando al Bar se acomodó junto a mí, tú eres el viejo infrarrealista, dijo solo soy un viejo Ciborg, respondí poseo un pequeño chip conectado a mi cerebro ¿el chip concibe tus poemas? -preguntó y así continuamos la conversación el Bar aparecía en penumbras con parroquianos enmohecidos pedimos una botella de pisco “el demonio de los andes” y continuamos bebiendo; soy terapeuta en un laboratorio para desquiciados mentales, dijo y me pasó un brazo por encima de los hombros nos abrazamos y lloramos
  • 46 entonces emergieron sus ocho patas de aluminio negras y brillantes y con pasos de tarántula me abandonó en el Bar.