• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
EconomíA Práctica
 

EconomíA Práctica

on

  • 4,186 views

Cómo Los Bancos Crean El Dinero De La Nada.

Cómo Los Bancos Crean El Dinero De La Nada.

Statistics

Views

Total Views
4,186
Views on SlideShare
4,127
Embed Views
59

Actions

Likes
0
Downloads
21
Comments
0

3 Embeds 59

http://ecuamediosnetwork.ning.com 57
http://www.slideshare.net 1
http://webcache.googleusercontent.com 1

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    EconomíA Práctica EconomíA Práctica Presentation Transcript

    • Economía Práctica: Cómo Los Bancos Crean El Dinero De La Nada - La Historia De Los Náufragos Y El Banquero Ecuamedios Network ecuamediosnetwork.ning.com
    • Ecuamedios Network ecuamedios@gmail.com
    •  
    • Economía Práctica: Esta historia describe como los Bancos nos fuerzan en un círculo vicioso del cual resulta muy difícil librarse. El hombre común trabaja durante largas horas por seis días a la semana con el único objetivo de pagar sus deudas. Además, si contraer una hipoteca para adquirir una casa se vuelve un contrato vitalicio, hay algo inequívocamente erróneo con nuestro sistema económico. Es decir, los Bancos están generando ingresos por intermedio de nuestro dinero, el cual NO LES PERTENECE. ¿Pero qué es lo que nos está complicando tanto?
    • El Mito del Dinero Develado Nuestra ignorancia. A menos que usted entienda como funciona el sistema económico y monetario actual, seguramente es un esclavo financiero de alguien que sepa más. Es por esta razón que he decidido informarles de un tópico que seguramente no encontrará en un periódico o revista del medio: un historia sencilla que le explica la verdad acerca de la producción de dinero y cómo los Bancos se las arreglan para vendérsela a cambio de un poco más de dinero (los intereses). Ellos no tienen el derecho ni las matemáticas para hacerlo…pero si usted no es capaz de ver a través de la ilusión, todos los agentes bancarios en el mundo seguirán haciéndo dinero a merced de usted. Gracias a Louis Even y a Michael Journal (un diario de Católicos patriotas que busca la reforma del Crédito Social a través de la educación de la gente sin intervención de entes políticos), existe una gran historia y oportunidad de entender como el dinero, la deuda y los intereses son generados a nuestra vista y paciencia. Entérese como a continuación
    • 1. Los Naúfragos El enigma financiero por fin resuelto — El sistema de deuda monetaria 1. Los Naúfragos Una explosión repentina causo la destrucción de su barca. Cinco de los sobrevivientes permanecieron sobre un pedazo de la barca a merced del mar. Sin embargo, los otros pasajeros de la barca desaparecieron del mapa.. Hora tras hora, los sobrevivientes se preguntaban si alguna barca los recogería o si finalmente anclarían en alguna costa cercana. De pronto, un grito de alivio: “ Tierra! Miren, hacia la dirección en la que las olas nos llevan! ”
    • Una vez que los sobrevivientes avistaron la tenue silueta de la costa, bailaron con alegría. Eran cinco. Frank, el carpintero, era grande y energético. Él fue quien informó a los otros de las tierras cercanas,“ Tierra! ” Paul era el granjero. Puede identificarlo pues él está de frente y a la izquierda de rodillas en la fotografía. Una mano sobre la barca y la otra sobre el mástil. Jim criaba animales. Él se encuentra de rodillas con pantalones rasgados y mirando hacia a la tierra. También se puede observar a Harry , un agricultor rechoncho que se encuentra sentado sobre un cajón. Finalmente, vemos a Tom, quien se dedica a la mineralogía. Él es el sujeto amable que se encuentra a un extremo de la imagen apoyado al hombro del carpintero.
    • 2. La Isla Providencial Poner los pies sobre tierra firme fue como volver a vivir para los 5 sobrevivientes. Después de secarse y calentarse, los 5 hombres procedieron a explorar la isla donde se encontraban. Al parecer ésta se encontraba lejos de cualquier tipo de civilización. Los 5 sobrevivientes determinaron al echar un breve vistazo a sus alrededores que la isla no era un lugar infértil y juzgando por los animales semi-domésticos que apreciaron, algún tipo de civilización había vivido en ella.
    • Jim , el criador de animales, estaba completamente seguro que podía domesticar y utilizar a los animales avistados para su conveniencia. Paul se percató que la tierra de la isla podía ser fácilmente cultivada. Harry descubrió frutos que podían ser cosechados y cultivados con mínimos cuidados. Pero más importantes fueron los inmensos bosques llenos de árboles de distintos orígenes que los náufragos descubrieron. Frank , iba a ser capaz de construir casas y albergues para la pequeña comunidad haciendo uso de los árboles. Mientras que Tom , el experto en minerals, concluyó que con un poco de ingenio y astucia era possible obtener minerals ricos del terreno rocoso de la isla. Los 5 náufragos se dieron cuenta que podían contribuir con sus talentos especiales por el bien común. Todos concordaron en llamar a su nuevo hogar: La Isla de la Salvación. Además, concluyeron que gracias a la providencia el desenlace final de sus historias no había sido tan trágico.
    • 3. Fortuna Real Aquí los hombres realizando sus labores. El carpintero construyó casas y muebles. Si bien al inicio, los sobrevivientes comieron lo que encontraron, más adelante cosecharon frutos de sus propios cultivos. Año tras año y estación tras estación, la Isla de la Salvación se convirtió en una mina de oro y la descendencia de los 5 sobrevivientes se volvió rica. Sus riquezas eran reales y no efímeras como el oro o notas bancarias – exquisiteces alimenticias, para vestir, para cobijarse y protegerse, en general todo lo que satisfacía las necesidades humanas. Todos trabajan su parte de manera equitativa. Todos los excedentes de producción eran intercambiados entre ellos.
    • Sin embargo, la vida no siempre era sencilla y fácil como ellos hubieran deseado. Los hombres extrañaban ciertas cosas a las que estaban acostumbrados en sus vidas previas. Pero las cosas pudieron haber estado peor. Todos habían vivido la depresión en Canadá y recordaban tener el estomago vacío a pesar de ver tiendas llenas de comida. Además , en la isla de la Salvación, ellos no se veían forzados a ver como las cosechas se pudrían frente a sus ojos. Los impuestos no existían y no tenían que temer al bailío . En suma, ellos trabajaban duro pero podían disfrutar del fruto de su esfuerzo. Ellos fueron capaces de desarrollar la isla y constantemente agradecían a Dios por sus vidas y salud esperando el tan ansiado reencuentro con sus familias.
    • 4. Un Serio Inconveniente Los sobrevivientes se reunieron frecuentemente para discutir ciertos eventos. El hecho de tener un sistema económico simple originó un fastidio entre ellos: no tenían ningún tipo de dinero . La reciprocidad, intercambio directo de un bien por otro, tenía sus desventajas. Los productos que iban a ser intercambiados no siempre estaban a la mano cuando se llevaba a cabo la negociación. Por ejemplo, la madera por la cual se iba a intercambiar patatas, no podía ser entregada hasta seis meses después de la negociación. En otras ocasiones, un hombre tenía un producto de dimensiones mayors que quería cambiar justamente por grandes cantidades de un bien de menores dimensiones.
    • Todas estas transacciones económicas y complicadas estaban calando en sus memorias. Con un sistema monetario, cada productor podría vender cantidades exactas de sus bienes al precio deseado y adquirir cuando crean conveniente algún otro producto. Todos estaban de acuerdo que un sistema monetario traería bienestar , pero ninguno sabía como iniciar el proceso. Ellos sabían como generar riquezas materiales pero categorizarlas en un sistema monetario y producir dinero estaba fuera de su alcance. Ellos no tenían idea de como se originó el dinero ni cómo producirlo. (Muchos hombres sabios han estado alguna vez en sus zapatos- todos nuestros gobiernos han tenido la misma incógnita durante 10 años precedentes a guerra. El único bien que los países carecían era dinero y sus dirigentes no sabían donde conseguirlo.)
    • 5. Llega un Refugiado Una tarde, mientras los sobrevivientes discutían por enésima vez como solucionar el problema del dinero, vieron llegar en un bote a un hombre solitario. El era el único sobreviviente de un accidente en barca. Su nombre era Oliver. Encantados por tener un nuevo visitante en la isla, le ofrecieron sus mejores productos y le enseñaron los alrededores de su nuevo hogar.
    • “ Si bien estamos perdidos y lejos de todo tipo de civilización, ” le dijeron, “ no nos podemos quejar. La tierra ha sido buena y generosa con nosotros. Lo único que nos hace falta es dinero. Esto haría el intercambio de bienes más simple para nosotros. ” “ Bueno, le puedes agradecer a la providencia por ello, ” respondió Oliver, “ porque yo era un agente de banco y podría ayudarlos a resolver su problema. Yo iniciaré el sistema monetario que tanto quieren. De esta forma tendrán todo lo que una civilización necesita. ” Un agente bancario! Un BANQUERO! Si un ángel bajaba del cielo no hubiera causado tanta admiración y reverencia por parte de los 5 náufragos. ¿Acaso no es cierto que los hombres estamos acostumbrados a darle un lugar especial a quienes controlan nuestra economía?
    • 6. El dios de la civilización “ Mr Oliver, ya que usted es banquero, usted no trabajará en la isla. Usted sólo se ocupará de nuestro dinero. ” “ Me encargaré, como todo banquero, de forjar la prosperidad común. ” “ Mr Oliver, se le construirá una casa digna de usted Mientras tanto, se puede instalar en el edificio que sirve para nuestras reuniones públicas ” “ Muy bien, mis amigos. Pero empecemos por descargar de la barca las cosas que he podido salvar en el naufragio: una pequeña prensa, papel y accesorios, y sobretodo un pequeño barril que procurarán tratar con sumo cuidado. ”
    • Se descarga el conjunto. El pequeño barril intriga la curiosidad de nuestros buenos hombres. “ Este barril, ” declara Martín, “ es un tesoro sin igual. ¡Esta lleno de oro! ” ¡Lleno de oro! Cinco almas casi se escaparon de cinco cuerpos. ¡Figúrese: el dios de la civilización ha entrado en la Isla de los Náufragos. El dios amarillo, siempre oculto, pero potente, terrible, cuya presencia, ausencia o menores caprichos pueden decidir de la vida de todas las naciones civilizadas! “ “ ¡Oro! ¡Mr Oliver, verdadero gran banquero! ¡Le saludamos respetuosamente y le prestamos nuestros juramentos de fidelidad! ” “ Oro para todo un continente, amigos míos. Pero no es el oro que va a circular. Hace falta esconder el oro: el oro es el alma de todo dinero sano. El alma debe quedar invisible. Les explicaré todo esto cuando les dé dinero. ”
    • 7. El Entierro Secreto Antes de separarse por la noche, Martín les pone una última pregunta: “ ¿Cuánto dinero les haría falta en la isla para empezar, para que los intercambios marchen bien? ” Se miran unos a otros. Se consulta humildemente al propio Martín. Con las sugestiones del benévolo banquero, se conviene que 200 dólares cada uno parecen suficientes para empezar. Los hombres se retiran, intercambian reflexiones conmovidas, se acuestan tarde, no pueden dormir hasta la mañana, después de haber soñado oro largo tiempo con los ojos abiertos.
    • Martín no pierde tiempo. Olvida su cansancio para no pensar más que en su porvenir de banquero. Aprovechando la mañanita, cava un hoyo, hace rodar su barril, lo cubre de tierra, lo disimula bajo matas de hierba cuidadosamente colocadas, transplanta inclusive un pequeño arbusto para ocultar toda huella. Después, pone en marcha su pequeña prensa, para imprimir 1000 billetes de 1 dólar. Viendo salir los billetes, nuevecitos, de su prensa, sueña por dentro: “ “ ¡Que fáciles de hacer son estos billetes! Sacan su valor de los productos que servirán para comprar. Sin productos, los billetes no valdrían nada. Mis cinco tontos clientes no se dan cuenta de esto. Creen realmente que es el oro que garantiza el dinero! Su ignorancia hace que yo sea su amo. ” Por la noche, los cinco llegan corriendo a Martín.
    • 8. ¿A quien le pertenece el dinero? Cinco fajos de billetes están ahí, sobre la mesa. “ Antes de distribuir el dinero, ” dice el banquero, “ les pido su atención. El dinero está basado en el oro. El oro, colocado en la bóveda de mi banco, me pertenece. En consecuencia, el dinero es mío... ¡Oh, no estén tristes! Voy a prestarles este dinero, y ustedes lo emplearán a su antojo. Sin embargo, tendrán que pagar intereses. Considerando la escasez de dinero aquí, creo que un 8% es razonable. ” “ Oh, eso es bastante razonable, Mr Oliver. ”
    • “ Un último punto, amigos míos. Los negocios son los negocios, inclusive entre los mejores amigos. Antes de cobrar su dinero, cada uno de ustedes va a firmar este documento: es el compromiso por parte de cada uno de ustedes de reembolsar capital e intereses, bajo pena de confiscación de sus propiedades. Mera formalidad. No tengo ningún interés de quedarme jamás con sus propiedades, me contento con el dinero. Estoy seguro que conservarán sus bienes y que me devolverán el dinero. ” “ Tiene sentido, Mr Oliver. Vamos a redoblar los esfuerzos en el trabajo para devolvérselo. ” “ Esa es la idea. Vuelvan a verme cada vez que tengan problemas. Su banquero es su mejor amigo... Muy bien, aquí tienen sus 200 dólares para cada uno. ” Y nuestros cinco hombres se fueron, sus manos llenas de billetes y sus cabezas extasiadas con el dinero.
    • 9. Un problema de Aritmética El dinero de Martín entró en circulación en la Isla.. Los intercambios se multiplicaron y simplificaron Todo el mundo estaba feliz. El banquero es saludado con respeto y gratitud. No obstante, el geólogo está inquieto. Sus productos están todavía bajo tierra. No tiene más que algunos dólares en su bolsillo. ¿Cómo reembolsar al banquero en el plazo que se acerca? Tom, como los otros, firmó el acuerdo para devolver en el plazo de un $200, más $16 en concepto de interés. Pero cerca de vencer la fecha de pago, Tom solo tenía unos pocos dólares en su bolsillo.
    • Después de haberse roto la cabeza mucho tiempo ante su problema individual, Tomás lo trata socialmente. “ Considerando la población entera de la isla, ” reflexionó, “ ¿somos capaces de cumplir con nuestros compromisos? Martín ha hecho una suma total de 1000 dólares. Y nos reclama un total de 1080 dólares. Inclusive si reuniéramos todo el dinero de la isla para llevárselo, esto haría 1000 y no 1080. Nadie ha hecho los 80 dólares de más. Hacemos cosas, no dinero. Martín podrá entonces quedarse con toda la isla, porque todos juntos no podemos reembolsar capital e intereses. Si los que tienen posibilidad devuelven su parte de dinero sin preocuparse de los demás, algunos van a caer enseguida, y otros van a sobrevivir. Pero les tocará su turno y el banquero se quedará con todo. Más vale unirse enseguida y tratar este asunto. ” Tomás no tiene dificultad para convencer a los demás de que Martín les ha engañado. Se ponen de acuerdo para una cita en la casa del banquero.
    • 10. El Banquero Benevolente Martín adivina su estado de ánimo, pero hace buena cara. El impulsivo Francisco presenta el caso. “ ¿Cómo podemos devolverle 1080 dólares cuando no hay más de 1000 dólares en toda la isla? ” “ Es el interés, mis amigos. ¿Su producción no ha aumentado? ” “ Sí, pero el dinero no ha aumentado. Y es precisamente dinero que usted reclama, y no productos. Sólo usted puede hacer dinero. Ahora bien, usted no hace más que 1000 dólares y pide 1080 dólares. ¡Es imposible! ”
    • “ Escuchen, muchachos. Los banqueros se adoptan siempre a las condiciones, para el mayor bien del público... No voy a pedir más que el interés. Nada más que 80 dólares. Seguirán guardando el capital. ” “ ¡Dios lo bendiga, Mr Oliver! ¿Nos va a perdonar los $200 que cada uno de nosotros le debe? ” “ Oh no! disculpen pero un banquero nunca perdona una deuda. Ustedes me deberán todavía todo el dinero prestado. Pero me van a devolver cada año solamente el interés, y no voy darles prisa para que devuelvan el capital. Algunos de entre ustedes pueden llegar a ser incapaces de pagar inclusive su interés, porque el dinero va del uno al otro. Pero organícense ustedes en una nación, y pónganse de acuerdo en un sistema de impuestos. Pagarán más los que tendrán más dinero, y los otros menos. Con tal de que me traigan todos el total del interés, estaré satisfecho y su nación se desarrollará. ” Nuestros hombres se retiran, calmados, pero aun dubitativos.
    • 11. El éxtasis de Martín Martín está solo. Reflexiona profundamente. Mi negocio es bueno. Buenos trabajadores, esto hombres, pero ignorantes. Su ignorancia y su credulidad hacen mi fuerza. Querían dinero, les puse las cadenas. Me han cubierto de flores mientras les engañaba. Para ser sincero, se podían haber amotinado y arrojarme al mar. Sin embargo tengo sus firmas. Son honestos. Honran sus compromisos.
    • Gente honesta y duros trabajadores fueron puestos en este mundo para servir a los Financistas. Oh gran banquero!, siento tu genio apoderarse de mi ser. Tú lo has dicho bien, oh ilustre maestro: " Que se me conceda el control de la moneda de una nación y me río de quien hace sus leyes. " Soy el maestro de la Isla de los Náufragos, porque controlo su sistema de dinero. Mi espíritu esta ebrio de entusiasmo y ambición - Yo podría controlar el universo. Lo que estoy haciendo aquí, yo, Martín, puedo hacerlo en el mundo entero. Si un día salgo de este islote, sabré cómo gobernar el mundo entero sin tener corona alguna. Mi placer supremo sería instilar mi filosofía en las mentes de aquellos que lideran la sociedad: banqueros, dueños de industrias, políticos, reformistas, maestros, periodistas – todos serían mis sirvientes. Las masas se contentan viviendo en la esclavitud mientras las elites los supervisan.
    • 12. El Intolerable Costo De Vida La situación empeora en la Isla de los Náufragos. Aunque la productividad aumenta, los intercambios disminuyen. Martín exige regularmente sus intereses. Hay que pensar en ahorrar dinero para él. El dinero no circula. Los que pagan más impuestos se quejan contra los que pagan menos. Aumentan sus precios para compensar las perdidas. Los pobres desafortunados los que no pagan impuestos, gritan contra el costo elevado de la vida y compran menos. La moral estaba baja.
    • Se había esfumado la alegría de vivir. Nadie ya tiene interés en su trabajo. ¿Para qué? Los productos se venden mal; y cuando se venden, hay que pagar impuestos a Martín. Cada uno se priva. Es la crisis. Y cada uno acusa a su vecino de faltar a la virtud y de ser la causa de la carestía de la vida. Un día, Enrique, reflexiona en medio de su huerto. Concluye que el “progreso” traído por el sistema monetario del banquero lo ha echado todo a perder en la Isla. Ciertamente, los cinco hombres tienen sus defectos; pero el sistema de Martín alimenta todo lo que hay de malo en la naturaleza humana. . Enrique decide demostrar esto a sus amigos y unirlos para la acción. Comienza por Jaime, fácil de convencer. “ No soy un genio, ” dice, “ pero hace tiempo que el sistema del banquero me huele mal. ” Uno tras otro llegan a la misma conclusión , y se decide una nueva entrevista con Martín.
    • 13. Encadenados por el Banquero Hubo tempestad en casa del banquero. “ El dinero está escaso en la isla, Señor, porque usted, nos lo retira. Se le paga, se le paga y se le debe todavía tanto como al inicio. Se trabaja, se hacen las tierras más bellas, y nos encontramos peor que antes de su llegada. ¡Deuda! ¡Deuda! ¡Deuda por encima de la cabeza! ” “ Vamos, amigos míos, sean razonables . Si sus tierras son más bellas, es gracias a mí. Un buen sistema bancario es el activo más bello de un país. Pero para aprovecharlo, hace falta antes que nada guardar toda confianza en el banquero. Vengan hacia mí como hacia un padre... ¿Ustedes quieren dinero? Muy bien. Mi barril vale muchas veces mil dólares... Tomen, voy a hipotecar sus nuevas propiedades y prestarles otra vez 1000 dólares. ”
    • “ ¿Cómo? ¡Ahora nuestras deudas se irán a $2000! ¿Dos veces más de interés a pagar cada año, por el resto de nuestras vidas? ” “ Bueno, si pero les iré prestando, a medida que ustedes aumentarán su riqueza territorial; y ustedes no me devolverán nunca nada más que el interés. Ustedes amontonarán los prestamos; llamarán esto deuda consolidada. Deuda que podrá aumentar de año en año. ” “ ¿Y aumentará los impuestos, año tras año? ” “ Obviamente. Pero sus ganancias también aumentarán año tras año. ” “ Entonces, ¿cuanto más produzcamos, mas será nuestra deuda total? ” “ ¡Por supuesto! Como en todos los países civilizados. El grado de la civilización de un país siempre se mide por el tamaño de su deuda con lo banqueros. ”
    • 14. El Lobo Se Come A Los Corderos “ Y eso es lo que usted llama un sistema monetario sano, Mr Oliver? ” “ Caballeros, toda moneda sana debe ser basada en el oro y salir del banco en estado de deuda. La deuda nacional es una buena cosa: ella coloca los gobiernos bajo la sabiduría encarnada de los banqueros. Como banquero, yo soy una antorcha de civilización en su isla. ” “ Mr Oliver, nosotros somos ignorantes, pero no queremos aquí esa civilización. No pediremos ningún préstamo más de usted. Moneda sana o no, no queremos más tratos con usted. ”
    • “ Caballeros, lamento profundamente esta equivocada decisión suya. I deeply regret this very ill-advised decision of yours. Pero si ustedes rompen conmigo, tengo sus firmas. Reembólsenme inmediatamente todo, capital e intereses. ” “ Pero es imposible, Señor. Incluso si le diéramos todo el dinero de la isla, aun quedaríamos con deuda. ” “ “ ¿Que puedo hacer en eso? ¿Han firmado? ¿Sí o no? Muy bien. " “ En virtud del reglamento de los contratos, me apodero de todas sus propiedades empeñadas, tal como quedó convenido entre nosotros, cuando ustedes estaban tan contentos de tenerme. Ustedes no quieren servir de buena fe al poder supremo del dinero, pues lo servirán a la fuerza. Continuarán explotando la isla, pero para mí y bajo mis condiciones. Vamos. Les comunicaré mis órdenes mañana. ”
    • 15. Control de la Prensa Martín sabía que quien controlara el dinero de la nación, controlaría la nación. Martín sabía que para controlar el sistema monetario de una nación era necesario también controlar esta nación. Pero también sabía que, para mantener este control, era necesario mantener el pueblo en la ignorancia y distraerlo en otra cosa. Martín ha notado que, entre los cinco isleños, dos son conservadores y tres son liberales. Esto se nota en las conversaciones de los cinco, por la noche, sobretodo desde que se han vueltos sus esclavos. Hay peleas entre conservadores y progresistas.
    • De vez en cuando, Enrique, el más neutral, sugiere una fuerza en el pueblo para hacer presión sobre los gobernantes... Fuerza peligrosa para toda dictadura. Ningún dictador, financista o lo que sea puede mantenerse frente a un pueblo unido y educado. Martín hará todo lo posible por envenenar sus discordias políticas. Los refugiados ponen a trabajar a su imprenta, generando dos semanario, “ El Sol ”, para los progresistas, y “ La Estrella ”, para los conservadores. La linea general de “ El Sol ” es: “ Si ustedes no son ya los dueños de su país, es a causa de estos atrasados conservadores, siempre pegados a los grandes intereses. ” “ La Estrella ”: dice “ El ruinoso estado de los negocios y la deuda nacional está relacionado directamente con la responsabilidad política de los innombrables progresistas. ”
    • 16. Invalorables Restos De Un Naufragio Un día, Tomás, el geólogo, encuentra encallada al fondo de una ensenada, a la extremidad de la isla, y cubierta por altas hierbas, restos de un bote de salvamento, sin remos, con caja bien conservada. Abre la caja. Entre los artículos, su atención se fija sobre un tipo álbum en bastante buen estado: “ El Primer Año de Crédito Social ”.
    • Curioso, Tom se sienta y comienza a leer el volumen. Aumenta su interés, su rostro se ilumina. “ Bien, ¡mira esto!” exclama. “Aquí está lo que hubiéramos debido saber desde hace tiempo. ” “ El dinero no saca de ninguna manera su valor del oro , sino de los productos que el dinero compra. " “ Puesto de manera sencilla, el dinero debería ser un tipo de contabilidad l os créditos pasando de una cuenta a otra según las compras y las ventas. El total del dinero debe estar en relación con el total de la producción. " “ A todo aumento de producción debe corresponder un aumento equivalente del dinero... Nunca pagar interés alguno sobre el dinero que nace... El progreso queda representado, no por una deuda pública, sino por un dividendo igual para cada uno... Los precios quedan ajustados al poder de compra por un coeficiente de los precios. El Crédito Social... ” Tomás no aguanta más. Se levanta y corre, con su libro, a comunicar su descubrimiento a sus cuatro compañeros.
    • 17 Dinero - Contabilidad Elemental Entonces Tomás se convierte en el profesor. Les enseña a los demás lo que aprendió de esa publicación enviada por Dios. “ Esto, ” dice el, “ es lo que habríamos podido hacer, sin el banquero, sin oro, sin suscribir ninguna deuda. " “ Abro una cuenta a nombre de cada uno de ustedes. A la derecha, el haber, lo que aumenta la cuenta; a la izquierda, el debe, lo que disminuye la cuenta. " “ Cada uno quería 200 dólares. para empezar. De común acuerdo, decidimos escribir 200 dólares al crédito de cada uno. Cada uno posee pues enseguida 200 dólares. "
    • “ Francisco compra productos de Pablo, por 10 dólares. Resto 10 dólares de Francisco; le quedan entonces 190 dólares. Añado 10 dólares a Pablo, que tiene entonces 210 dólares. " “ Jaime compra a Pablo por valor de 8 dólares. Resto 8 dólares de Jaime, a quien le quedan 192 dólares. Pablo, tiene ahora 218 dólares. " “ Pablo compra madera de Francisco, por 15 dólares. Resto 15 dólares de Pablo, al cuál le quedan 203 dólares; añado 15 dólares a Francisco, que tiene ahora 205 dólares. " “ Y así sucesivamente; de una cuenta a la otra, exactamente como los billetes de papel van de un bolsillo al otro. " “ Si uno de nosotros tiene necesidad de dinero para aumentar su producción, se le abre el crédito necesario, sin interés. Él reembolsa el crédito una vez que la producción sea vendida. Lo mismo para los trabajos públicos. " “ Se aumentan también, periódicamente, las cuentas de cada uno con una suma adicional, sin restar a nadie, en correspondencia con el progreso social. Es el dividendo nacional. El dinero es así un instrumento de servicio. ”
    • 18. La Desesperación del Banquero Todos han entendido. Todos los miembros de esta pequeña isla se han vuelto creditistas. Al día siguiente, el banquero Martín recibe una carta firmada por los cinco: “ Señor, usted nos ha llenado de deudas y explotado sin ninguna necesidad. No tenemos más necesidad de usted para regir nuestro sistema de dinero. Tendremos desde ahora todo el dinero que nos hace falta, sin oro, sin deuda, sin ladrón.
    • Establecemos de inmediato en la Isla de los Náufragos el sistema del Crédito Social. El dividendo nacional reemplazará la deuda nacional. Si usted insiste en ser reembolsado , podemos remitirle todo el dinero que usted nos ha dado. Pero ni un centavo más. Usted no puede reclamar lo que usted no ha hecho. ” Martín queda desesperado. Su imperio se derrumba. Sus sueños se hacen añicos. ¿Qué podría hacer? Discutir sería inútil. Los cinco, ahora vueltos creditistas, no hay más misterio de dinero o de crédito para ellos. “ Oh! ” se dice. “ ¡Los cinco, ahora se han vueltos creditistas! Su doctrina se esparcirá más rápidamente que la mía. ¿Debería rogar perdón? ¡Nunca! Mejor, voy a poner la mayor distancia que puedo entre ellos y yo ”
    • 19. Engaño descubierto Para protegerse contra cualquier reclamo futuro , nuestros hombres han decidido hacer firmar al banquero un documento certificando que él posee todavía todo lo que tenía cuando llegó a la isla. El inventario detalla la canoa, la pequeña prensa y el famoso barril de oro. Fue necesario que Martín indique el lugar, y que se proceda a desenterrar el barril. Nuestros hombres lo sacan del hoyo con mucho menos respeto esta vez. El Crédito Social les ha enseñado a despreciar el fetiche oro.
    • El geólogo, quien estaba ayudando a izar el barril, lo encuentra sorprendentemente pesado para que sea oro. “Dudo mucho que este barril esté lleno de oro”. El impulsivo Francisco no vacila más tiempo. Un golpe de hacha y el barril echa por tierra su contenido. ¿Oro? ¡ni un gramo! ¡Rocas, nada más que vulgares rocas sin valor! Nuestros hombres no pueden salir de su asombro. “ ¡No nos digas que nos ha estado engatusando hasta este punto! ” “ ¡Que bobos hemos sido, también, para caer en éxtasis con la simple mención de la palabra oro! ” “ ¡Pensar que hemos empeñado todas nuestras propiedades por pedazos de papel basados sobre cuatro paladas de rocas! ¡Además de ladrón mentiroso! ” “ ¡Pensar que nos hemos puesto mala cara y odiado los unos a los otros durante meses y meses por tal engaño! ¡Qué demonio! ” Furioso, Francisco levanta su hacha mientras, con gran apuro, el banquero desaparece corriendo hacia el bosque más cercano.
    • 20. Despedida de la Isla de la Salvación Después de la apertura del barril y de la revelación de su duplicidad, no se escucho nada más del banquero. Poco después, un navío, alejado de su línea normal de navegación los descubre y rescata. El barco los lleva de regreso a los Estados Unidos. Sobre todo, se aseguran de llevar con ellos el álbum, “ The First Year of Social Credit ”, el cual resultó ser su salvación de las manos del financista, y les iluminó sus mentes con una luz inextinguible. Los cinco prometen solemnemente ponerse en contacto con la administración de ese escrito, cuando regresen a Norteamérica y en convertirse en celosos apóstoles de la causa del Crédito Social en su país.
    •  
    • Escrito originalmente por Louis Even y titulado " The Money Myth Exposed Louis Even nació el 23 de marzo de 1885, en la granja “La Poulanière”, en Montfort-sur-Meu, una municipalidad a 30 kilómetros al oeste de Rennes, en Bretaña, Francia. Dejó Francia para ir a Canadá en febrero de 1903. Desde ahí, fue enviado a enseñar a los indios en Rocky Mountains, en Montana, U.S.A. Permaneció ahí hasta 1906. Esto le permitió un perfecto conocimiento del idioma ingles, el cual fue de enorme utilidad para el cuando luego estudiaría el Crédito Social en los libros de Major C. H. Douglas.